Anda di halaman 1dari 3

7.

1 CASO 1: AMARA

Este caso práctico muestra una empresa de distribución con gran cantidad de referencias y
considerables existencias, en donde la gestión de compras es un factor primordial y, por tanto,
para dar un buen servicio se requiere de un buen control de inventario y de demanda.

7.1.1 EMPRESA

Amara, filial del grupo Iberdrola, es el operador logístico de Iberdrola Distribución, gestiona su
red de almacenes y distribuye material eléctrico de baja y media tensión a la mayor parte de
España.

Es una de las diez principales empresas distribuidoras del sector eléctrico. Sus clientes
principales pertenecen al sector energético, industrial, de la construcción y de las
comunicaciones.

Amara tiene una facturación anual de 122 millones de euros y, en los últimos cinco años, ha
experimentado un crecimiento de la facturación de más del doble de esa cantidad.

7.1.2 MERCADO

El mercado de material eléctrico de baja y media tensión está estrechamente relacionado con
el desarrollo de infraestructuras, comunicaciones e industrias.

Se podría decir que es un mercado regional con crecimiento determinado por las
construcciones de viviendas o edificios industriales, por la ampliación de la cobertura eléctrica
y por aumento de puntos de ventas de minoristas.

Todo el material se compra a grandes fabricantes, por lo que es una actividad crítica.

7.1.3 PRODUCTO

Amara dispone de más de 70.000 referencias, de las cuales entre 30.000 y 40.000 están en uso
continuo y 15.000 se mantiene en existencia. El valor del inventario es de 13 millones de euros
y la rotación oscila entre 5 y 6.

Los productos se caracterizan por cierto grado de obsolescencia técnica, debido a los cambios
tecnológicos.

7.1.4 DEMANDA

Antes el cálculo de las previsiones se realizaba vía office. El cálculo se realizaba a partir del
valor máximo y mínimo de ventas en un mes -dentro de un periodo de 12 a 14 meses- y de la
media de las ventas realizadas en los últimos doce meses.

Las previsiones se utilizaban para gestionar la compra de material –cuando y cuanto- y para
alimentar el ERP con el nivel de existencia y los puntos de pedido. Los cálculos lo realizaba el
área de logística, que disponía de áreas separadas para operaciones y compras.

La problemática principal de estos cálculos era la dificultad de gestionar y mantener


actualizado un promedio de 4.000 referencias solo del almacén central.

Este fue el motivo de buscar una solución más avanzada que les permitiera actualizar los datos
y el poder:

- Generar las necesidades de compras mínimas.


- Calcular el pedido medio y el stock de seguridad.
- Considerar las demandas erráticas.
- Planificar y dimensionar el diario de compra.
- Realizar compras centralizadas y regionalizar.
- Tener un modelo para la forma de compra.

Así pues, implantaron el uso de la herramienta DPM para modelar la demanda. Hoy, hablan de
las siguientes ventajas:

- Automatización del proceso de compra.


- Reducción del personal: una sola persona realiza todos los cálculos
- Mejora en la velocidad de realización del pedido. Los datos están al día.
- Ha podido ser absorbido el crecimiento del 20-30 % de ventas por año, sin problemas
de compras.
- Se ha mantenido la existencia en el nivel objetivo a pesar del aumento de ventas.
- Se tienen mejores compradores en eficiencia y rapidez.
- Se controla un consorcio de inventario sobrante, que reduce los riesgos de
obsolescencia y de situación de stock.

7.1.5 NIVEL DE SERVICIO

Amara mide el nivel de servicio al cliente como el número de pedidos entregados de forma
incompleta sobre el total de pedidos obtenidos. Según esta definición, se obtiene un 95% de
nivel de servicio para los productos tipo A y un 90% de nivel de servicio para los productos
tipo B y C. Cabe señalar que para el cliente no es tan importante el nivel de servicio como otros
factores de valor agregado de la venta.

El cálculo del stock de seguridad se realiza según la fórmula de valor máximo de demanda
menos valor mínimo de demanda por tiempo de reaprovisionamiento por una constante
relacionada con el nivel de servicio. El punto de pedido se calcula por la fórmula de stock de
seguridad por consumo medio y por tiempo de reaprovisionamiento. Cuando se realizaban las
previsiones vía Office, los cálculos anteriores se ejecutaban únicamente cada seis meses,
debido a la gran cantidad de referencias que se debían actualizar. Ahora, con el sistema DPM
estos cálculos se realizan de manera automática y se actualizan los valores de inmediato, lo
que ha permitido tener niveles de servicio diferenciados y reducir las existencias de una
situación de alto crecimiento de ventas.

7.1.6 APROVISIONAMIENTO

La estructura de distribución está diseñada a partir del almacén central y las compras de
material también están centralizadas en ese almacén.

7.1.7 ORGANIZACIÓN INFORMATICA

La empresa empezó con un sistema de gestión realizado por el Centro de Cálculo de Sabadell,
migrando después a SAP R3.

La solución de DPM ha sido impulsada por el área de logística, debido al crecimiento de ventas
y a la necesidad de salir de los cálculos manuales. El personal que lo utiliza forma parte del
departamento de compras que combina la información de los dos sistemas para su labor
diaria. Los comentarios sobre la implantación de DPM son:
- En un inicio, el personal del departamento de compras rechazo DPM por considerarlo
como una caja negra que hacia cálculos desconocidos. La solución fue mostrarles la
metodología de los cálculos – aunque no se pudiera modificar- elevando así la
confianza en éstos.
- Al empezar, el personal comercial y el de compras con experiencia confiaban más en
su olfato que en los cálculos del sistema.
- La parametrización, por ser tan ambiciosa, fue algo lenta. Por otro lado, tener
múltiples proveedores con diferentes tipos de entrega y sectores también dificultó la
parametrización.

7.1.8 RESUMEN

Este caso ilustra la aplicación del proceso en una empresa de distribución, con múltiples
referencias.

Es interesante ver que aquí los conceptos de previsión de demanda y servicios se usan
principalmente para realizar una mejor compra de productos y mantener un alto nivel de
servicio sin sostener un alto nivel de inventario, gracias al cálculo de stock de seguridad y de
los puntos de pedido.

Vemos que aunque a las empresas de marca les interesa pronosticar su demanda, a las
empresas de distribución la previsión de la demanda le sirve para controlar y optimizar el
proceso de compra.