Anda di halaman 1dari 12

FACULTAD DE DERECHO

ESCUELA ACADEMICO PROFESIONAL DE DERECHO

Informe

“El estrés”

Autor(es):

Farfán Del Rosario Jery Juvicsa

Fiestas Pingo Rosa Lourdes

Figallo Peña María Paola

Morales Juárez Gianfranco

Ontaneda Maza Leydi Diana

Pinday Siancas Aaron Joel

Asesora:

Arturo Oloechea

Piura-Perú

2017

1
Índice
....................................................................................................................................................... 1
Introducción .................................................................................................................................. 3
1. Orígenes ................................................................................................................................ 4
2. Definición .............................................................................................................................. 4
3. Clasificación ............................................................................................................................... 5
3. Causas.................................................................................................................................... 5
4. Consecuencias ....................................................................................................................... 6
5. Respuesta del estrés ............................................................................................................. 7
6. Conclusiones.......................................................................................................................... 8
Anexo ............................................................................................................................................ 9

2
Introducción

Este trabajo se realizó refiriéndose a un concepto multidisciplinar en cuya formación participan


diversos condicionantes externos. Por tanto, las dificultades, en consecuencia, para establecer
una definición plausible del término son notorias; ya que hay que tener en cuenta que es un
fenómeno altamente personal, por lo que se describe desde un punto de vista muy subjetivo y
es totalmente distinto para cada persona; sin embargo, desde una perspectiva puramente
objetiva, podemos deliberar que el estudio del estrés, teniendo en cuenta las distintas
ciencias, intenta encontrar su justificación en el hecho que este síndrome a largo plazo, se
puede convertir en la raíz común de numerosos enfermedades tanto física, como psicológica.

Ahora bien, no podemos simplemente encaminar la noción de estrés a un aspecto


puramente negativo; ya que para poder entenderlo como un componente normal de nuestra
vida es necesario tener en cuenta que es una respuesta vital para la supervivencia que nos
permite adaptarnos a todas las situaciones que afrontamos en nuestra vida cotidiana. Sin
embargo, no debemos subestimar la respuesta del estrés, ya que si aparece de manera
frecuente e intensa podría llegar a ser nocivo.

Muchos han sido los autores que han estudiado el estrés desde las más variadas disciplinas,
llegando a conclusiones muy dispersas, incluso contradictorias, sobre las funciones,
características y, en suma, definición de la misma, como María Crespo, Francisco J. Labrador,
Dr. Daniel López Rosetti, entre otros. De igual manera, el estudio de este fenómeno puede
dedicarse a muchos trastornos relacionados con ella. De tal forma, lo que este informe
persigue como objetivo general, es dar a conocer conocimientos relacionados al Estrés; y
teniendo en cuenta el objetivo específico de explicar las características, causas y consecuencias
de esta compulsión.

En conclusión, ante esta premisa de esta manifestación psicológica, podemos sostener que el
estrés se ha convertido en una epidemia en pleno siglo XXI, ya que es una reacción inmediata
e intensa, que implica la inmovilización general de los recursos el organismo, y que se produce
ante situaciones que supone importantes demandas para el individuo.

3
1. Orígenes
En el pasado, el estrés era contemplado como un concepto unidimensional y superficialmente
análogo; sin embargo, aproximadamente durante el siglo XIV, el término estrés fue utilizado
por primera vez en un sentido no técnico para referirse a dificultades, adversidad y luchas. Sin
embargo, a finales del siglo XVII, Robert Hooke, un prominente científico biólogo contribuyó
con su análisis de ingeniería sobre el estrés; donde describió tres conceptos, carga, tensión y
estrés; los cuales a partir del XX, se aplicaron estas ideas a la sociedad, al cuerpo y a la mente
de un individuo, estas nociones se readaptaron a los conceptos básicos en las ciencias de la
psicología, sociología y medicina.

Es importante recalcar que durante un largo tiempo hubo cierto interés en el concepto de
activación, lo que vinculaba una dimensión psicológica que oscilaba desde la somnolencia
hasta la excitación en estado de alerta con una dimensión de inactividad en partes del sistema
nervioso.

2. Definición
El termino estrés es muy utilizado en la actualidad, y no solo en la literatura científica sino
también en el lenguaje cotidiano, siendo objeto en ocasiones de malentendidos y errores, ya
que tiende a confundir la situacion que genera el estrés, o situacion estresante, con la relación
ante ella, y esta con los problemas que acarrea cuando resulta excesiva o inadecuada. (Lopez
Rosetti, 2001)

Por tanto, “se entiende por estrés aquella situación en la cual las demandas externas (sociales)
o las demandas internas (psicológicas) superan nuestra capacidad de respuesta. Se provoca así
una alarma orgánica que actúa sobre los sistemas nervioso, cardiovascular e inmunológico,
produciendo un desequilibrio psicofísico y la consiguiente aparición de la enfermedad” (Lopez
Rosetti, 2001) Por tanto, podemos decir que el estrés es un proceso normal, necesario para
defendernos ante amenazas y prepararnos para la lucha y la huida; no obstante, si esta
activación psicofísica se prolonga en el tiempo, podría llegar a ser incompatible con el
bienestar, la salud y la felicidad.

De esta manera, “el estrés es una reacción inmediata e intensa, que implica la movilización
general de los recursos del organismo, y que se produce ante situaciones que suponen
importantes demandas para el individuo […] La respuesta de estrés en sí misma no es nociva.
Más bien al contrario, se trata de una reacción adaptativa que ha permitido la supervivencia
de la especie” (Crespo & Labrador)

Ahora bien, cuando sostenemos genéricamente un concepto de estrés no lo hacemos en sus


aspectos positivos sino en aquello que nos preocupan y que producen enfermedades. Por lo

4
tanto de ahora en adelante, excepto que lo aclaremos, cuando hablemos de estrés estaremos
haciendo la referencia al estrés malo.

3. Clasificación
Debemos tomar en cuenta lo que Hans Salyed, este científico sostiene que el estrés puede
clasificarse en dos tipos, así encontramos el distrés (estrés malo) o el eustrés (estrés bueno).
Por tanto el Dr. Daniel López Rosetti, comenta que cuando las demandas psicológicas y/o
sociales exceden nuestra capacidad de respuesta la balanza se inclina hacia el distrés o estrés
malo. Este término según Richard S. Lazarus, hace referencia a un tipo de estrés destructivo e
ilustrado por la agresión lo cual es perjudicial para la salud; por otro lado, “claro está que si
nuestra capacidad de responder es aún mayor inclinaremos la balanza, hacia el lado del
eustrés o estrés bueno, aumentando nuestro bienestar y eficiencia.” (Lopez Rosetti, 2001);
Además, Richard S. Lazarus sostiene que “el eustrés es el tipo cognitivo, ilustrado por
emociones asociadas con la preocupación empática por los demás y con los esfuerzos positivos
que beneficiarían a la comunidad, y resulta compatible con la salud del individuo”.

Así mismo, el Dr. Lazarus en su obra diferencia tres tipos de estrés psicológico: Daño/perdida
el cual se entiende como el perjuicio que se ha producido. El segundo tipo es la amenaza, el
cual trata de relacionar el daño con la perdida que no se ha producido aún, pero que es posible
o probable que en un futuro cercano. Y finalmente el tercer y último tipo es el denominado
desafío consiste en la sensibilidad de que, aunque las dificultades se interponen en el camino
del logro, pueden ser superadas con entusiasmo, persistencia y confianza en uno mismo.

3. Causas
Las condiciones propicias que generan la aparición de factores estresantes constituyen un
grupo de ítem que abarca el origen de múltiples causas de este fenómeno traumático. Se trata
de las seis fuentes del estrés los cuales tienen la única finalidad de ubicar en la práctica el área
a la cual pertenecen la o las problemáticas individuales que dan nacimiento a este término y
prestarles, en consecuencia, la atención necesaria para superar los problemas.

Las seis fuentes del estrés son:

 Inteligencia intrapersonal
 Inteligencia interpersonal
 Amor
 Proyecto
 Trabajo
 Salud

5
Así mismo, (Lopez Rosetti, 2001) indica que para que se origine este cuadro de estrés es
necesario considerar el tipo de reactor físico el cual determina la manera en que nuestro
cuerpo reacciona, se evidencian dos tipos de reactores físicos: los tensos y los calmos. En
suma, los primeros presentan respuestas físicas extremas por ende estos tienen más
predisposición a contraer enfermedades relacionadas a la hipersensibilidad; por otro lado, en
el segundo tipo se entiende que el sujeto tiene más resistencia a las situaciones
potencialmente estresantes.

Por tanto, la determinación del tipo de reactor físico se realiza a someter a la persona a test de
estrés estandarizado y medir la respuesta física, al mismo tiempo que se establece el perfil
psicobiologico del estrés y sobre esa base abordar el tratamiento. (Crespo & Labrador)

(Lopez Rosetti, 2001) Supone otra postura que determina el factor causante del fenómeno
abordado en la cual describe que existe una personalidad A o personalidad estresadora.

4. Consecuencias
Para tener en cuenta las diversas consecuencias o efectos que pueden originarse de este
trastorno, tenemos que tener en cuenta la cadena del estrés; la cual se compone de eslabones
o etapas más o menos consecutivas. La primera fase tiene que ver con las percepciones que,
cuando son distorsionadas o erróneas, originan el inicio del proceso como estímulos. La
segunda se relaciona con los posibles cambios de conductas y comportamientos habituales
que se hacen menos evidentes durante el estrés. En el tercer escalón se evidencias la aparición
de síntomas no vinculados con alguna enfermedad específica. Y en el cuarto y último eslabón
es el de la enfermedad, que se ve facilitado por el estrés y de acuerdo, con los agentes
externos adecuados, se contraerá tal o cual patología. (Lopez Rosetti, 2001)

Así, el estrés puede generar enfermedades tanto físicas como psíquicas; en suma, de este
fenómeno pueden desembocar infinidad de enfermedades o síntomas relacionados a estas;
entre las afecciones cardiovasculares encontramos los infartos, la hipertensión, taquicardia e
incluso la muerte súbita. (Lopez Rosetti, 2001)

Además, entre las afecciones digestivas encontramos el aumento o disminución de apetito,


acidez y ulceras gástricas y dolor de estómago. (Lopez Rosetti, 2001)

A nivel respiratorio, encontramos los procesos alérgicos y el asma como principales


alteraciones conectadas al estrés, así como es responsable de disfunciones en nuestro sistema
inmunológico, ya que predispone a infecciones, resfríos, gripe, neumonía e incluso el cáncer.
También, ocasiona alteraciones sexuales y la infertilidad en hombres y mujeres (Lopez Rosetti,
2001)

Así mismo, encontramos la depresión y demás trastornos asociados dentro de las


consecuencias en el ámbito psíquico o psicológico; como la depresión, los síntomas más
comunes son decaimiento, tristeza, sensación de aislamiento, desanimo, disminución de la

6
autoestima, el abatimiento, irritabilidad y cambios de apetito. Así mismo, es síntoma de fatiga
crónica. (Lazarus)

5. Respuesta del estrés


Dentro de la respuesta del estrés podemos distinguir tres componentes: a) Cognitivos
(percepción, evaluación de la situación, memoria, pensamientos, emociones, organización de
la acción); b) fisiológicos (cambio en los distintos sistemas del organismo: muscular,
cardiovascular, endocrina, etc.) y c) motores (aquellas conductas que la persona emite para
tratar de afrontar la situación, como correr gritar, decir determinadas palabras, ponerse ropa
de abrigo, etc.)

Así mismo, la “respuesta del estrés” consiste en un incremento sustancial de la activación


fisiológica y cognitiva, así como en la preparación del organismo para una intensa actividad
motora. (Lazarus).

7
6. Conclusiones
 El estrés es una respuesta normal que se produce cuando la persona se haya en una
situación demandante, se condiciona así una reacción aguda provocada por la
adrenalina, originada por las alteraciones emocionales que surgen cal momento de
desenvolverse en el entorno.
 Así mismo, debemos tener en cuenta que pueden registrarse dos tipos de estrés, el
primero es el denominado Eustrés (estrés bueno), el cual es el que nos ayuda a
mantenernos alertas y en condiciones de enfrentar los desafíos; y el segundo tipo el
Distrés (estrés malo), el cual se entiende como la tensión crónica que resulta
complicada de manejar e incluso puede conllevar a originar enfermedades tanto físicas
como psicológicas.
 El perfil psicobiologico del estrés define nuestra predisposición psicológica y la forma
en que enfrentamos este fenómeno, también se tiene en cuenta el tipo de actor físico,
cual determina la manera en que nuestro cuerpo reacciona ante el estrés.
 Las principales causas que generan el fenómeno descrito son muchas veces la
influencia de los conflictos emocionales, el agotamiento, hipersensibilidad, entre
otros, es necesario resaltar que este es un fenómeno que se ha implantado en pleno
siglo XXI, en estudiantes, profesionales, amas de casa, etc.
 Por otro lado, desde el punto de vista jurídico, el estrés puede producir ciertos efectos,
como por ejemplo el realizar delitos, faltas, entre otros que van en contra del
ordenamiento jurídico.

8
Anexo

Grafico de Barras 1s

Hombre

Mujeres

0% 10% 20% 30% 40% 50% 60% 70%

Nivel de estrés

Grafico de porcentajes

Relajados No relajados No opina

9
Grafico 3

250%

200%

150%

100%

50%

0%
Situación Problemas de Victimas de Problemas de
económica pareja violencia los hijos

Nivel de estrés

Encuesta:

e siento cómodo si tengo que hablar en público si


Algunas veces
No

Puedo expresar mis pensamientos a otras personas cuando estoy enojado Si


Algunas veces
No

Si siento que estoy en lo cierto, lo digo , aunque no les guste a los demás Si
Algunas veces
No

Si alguien cercano a mi (amigo ,familiar ,etc.) hace algo que no me gusta, se lo


manifiesto Si
Algunas veces
No

Me resulta extraño iniciar una comunicación con un extraño Si


Algunas veces
No

Si me invitan a una reunión a la cual no tengo ganas de ir , la


rechazo con facilidad Si
Algunas veces
No

10
Si
Si la atención o la comida no me resultaron buenas , se lo
manifestó al mozo. Algunas veces
No

Me resulta fácil solicitar ayuda de alguien que no forma parte de


mi círculo más cercano. Si
Algunas veces
No

puedo cambias abiertamente de opinión sobre algo de lo que antes


Si
había afirmado públicamente que no era así.
Algunas veces
No

Reconozco con facilidad y en forma pública cuando he cometido


un error. Si
Algunas veces
No

Cuando alguien realiza una tarea o trabajo que apruebo o


admiro, se lo expreso con facilidad. SI
Algunas veces
No

Si alguien se adelanta a mi turno en una cola de espera, me


quejo. Si
Algunas veces
No

Si observo que alguien que se encuentra por encima de mi nivel


en el ámbito laboral está cometiendo un error, se lo hago notar. Si
Algunas veces
No

Si alguien con su vehículo está obstruyendo la salida de mi


garaje, aunque no lo vaya yo a usar inmediatamente, me quejo. Si
Alguanas
veces
No

Si conozco que tengo una debilidad en mi carácter, o forma de


ser, o un defecto fisico,puedo hacerlo público con facilidad. Si
Algunas veces
No

11
Referencias Bibliográficas

Crespo , M., & Labrador, F. (s.f.). Estres. Madrid, España: Sintesis S. A.

Lazarus, R. (s.f.). Estres y Emoción. Desclee De Brouwer.

Lopez Rosetti, D. (2001). Estres, epidemia del Siglo XXI. Buenos Aires, Argentina: Lumen.

12