Anda di halaman 1dari 20

See discussions, stats, and author profiles for this publication at: https://www.researchgate.

net/publication/279205623

Determinación el período de recurrencia y magnitud máxima para el


control de las estructuras en el rango elástico ante un sismo asociado a las
fallas inversas de Quito

Article · December 2014

CITATIONS READS

12 1,330

3 authors, including:

Roberto Aguiar
Universidad de Fuerzas Armadas ESPE
139 PUBLICATIONS   244 CITATIONS   

SEE PROFILE

Some of the authors of this publication are also working on these related projects:

Reforzamiento sísmico de estructuras afectadas por el terremoto del 16 de Abril de 2016 en Ecuador View project

Reforzamiento de Edificios de Altura de Manta, afectados por el terremoto del 16 A View project

All content following this page was uploaded by Roberto Aguiar on 29 June 2015.

The user has requested enhancement of the downloaded file.


Revista Internacional de Vol. 19,2, 203 - 221 (2014)
Ingeniería
de Estructuras

Determinación del período de recurrencia y magnitud


máxima para el control de las estructuras en el rango
elástico ante un sismo asociado a las fallas inversas
de Quito

Alicia Rivas-Medina
Departamento de Ciencias de la Tierra y la Construcción
Universidad de Fuerzas Amadas ESPE
Av. Gral. Rumiñahui s/n, Valle de los Chillos.

Roberto Aguiar
Departamento de Ciencias de la Tierra y la Construcción
Universidad de Fuerzas Amadas ESPE
Av. Gral. Rumiñahui s/n, Valle de los Chillos.
Correo Electrónico: rraguiar@espe.edu.ec

María Belén Benito, Jorge M. Gaspar Escribano, Humberto Parra


Departamento de Ingeniería Topográfica y Cartografía
Escuela Técnica Superior de Ingeniería en Topografía, Geodesia y Cartografía
Universidad Politécnica de Madrid

Humberto Parra
Departamento de Ciencias de la Tierra y la Construcción
Universidad de Fuerzas Amadas ESPE
Av. Gral. Rumiñahui s/n, Valle de los Chillos.

RESUMEN
Se presenta el marco teórico, con bastante detenimiento, de los siguientes
modelos de recurrencia: Gutenberg-Richter truncado y Gutenberg-Richter
modificado. Con este último modelo, se obtienen los períodos de recurrencia
asociados a sismos de diferente magnitud que pueden producirse en los
segmentos de la falla ciega de Quito.

Por otra parte, el tamaño del plano de falla de los diferentes segmentos de
la falla ciega de Quito, se utilizará para (1) estimar la magnitud máxima que se
podrá generar en cada segmento de falla y para (2) estimar la tasa de momento
sísmico que se está acumulando en cada segmento de acuerdo con la tasa de
deslizamiento estimada en dichos segmentos.

ABSTRACT
A detailed theoretical framework of several recurrence models, including
the truncated Gutenberg-Richter and modified Gutenberg-Richter models, is
presented. This last model is use to estimate recurrence periods associated with
earthquakes of different magnitude that can be produced in active faults located in
Quito.

Recibido: Abril de 2014


Aceptado: Octubre de 2014
204 Alicia Rivas Medina, Roberto Aguiar, María Belén Benito, Jorge M. Gaspar…..

In addition, the size of fault planes corresponding to different segments of


active faults in Quito, is used to estimate (1) the maximum magnitude that can be
generated by the different fault segments and (2) the seismic moment rate that is
accumulating in each segment in accordance with the estimated slip rate.

1 INTRODUCCIÓN

Quito es una ciudad alargada con una longitud que está alrededor de los
40 km, y un ancho que varía entre 6 y 12 km, que se encuentra sobre el sistema
de fallas ciegas de Quito, que tiene una longitud de aproximadamente 60 km. Este
sistema de fallas está compuesto por un conjunto de fallas, cuya proyección en
superficie (rectángulos amarillos en la Figura 1, que corresponden, de sur a norte,
a los segmentos de: Puengasí; Ilumbisí-La Bota (ILB); Carcelén-El Inca (CEI);
Bellavista-Catequilla (BC); y Tangahuilla.) coincide, en un 70% aproximadamente,
con el núcleo urbano de Quito. Esto convierte a la capital de los ecuatorianos en
una ciudad con un alto grado de peligrosidad sísmica. Para ello basta ver los
epicentros de los sismos asociados a estas fallas en la Figura 1.
Determinación del período de recurrencia y magnitud máxima para el………... 205

Figura 1 Sismos asociados a las fallas ciegas de Quito, excluyendo el de 1859.


Parra (2014)

Desde hace miles de años se tiene actividad sísmica que ha llevado a que
el bloque donde se asienta la ciudad de Quito, se eleve unos 400 m con relación a
los valles, debido a fuerzas de compresión. Históricamente se tienen datos desde
la colonia, que indican que el primer sismo registrado es el de 1587, cuya
magnitud asignada por Beuval et al. (2010) es 6.4, de tal manera que las
estructuras de la capital del Ecuador, que han sido diseñadas utilizando los
espectros de la Norma Ecuatoriana de la Construcción de 2011, NEC-11, o los
espectros de la Microzonificación Sísmica de Quito, ERN-12, deben verificar su
comportamiento ante un sismo asociado a las fallas ciegas de Quito, con una
magnitud similar a los 6.4. (Alvarado et al. 2014; Aguiar 2003, 2013).
206 Alicia Rivas Medina, Roberto Aguiar, María Belén Benito, Jorge M. Gaspar…..

Los sismos asociados a estas fallas ciegas cercanas son de tipo impulsivo,
tienen una profundidad focal superficial, son de poca duración pero con un poder
destructivo alto debido al efecto de campo cercano.

En este artículo no se obtienen espectros específicos, el objetivo del


mismo es centrar la atención en el modelo de recurrencia asociado a una fuente
sísmica (en este caso los diferentes segmentos asociados a la falla ciega de
Quito).

En Alvarado et al. (2014) se determinaron los periodos de recurrencia Tr,


de estos segmentos de falla, aplicando el modelo del Terremoto Característico
TC propuesto por Wesnousky (1986), este modelo considera que la falla solo
rompe con sismos de la misma magnitud (magnitud característica MTC ) y que
estos ocurren con una periodicidad perfecta cada Tr años, imposibilitando de este
modo que en la falla se produzcan sismos de magnitud inferior a la MTC
determinada. En la Figura 2 (arriba) se presenta en forma gráfica este modelo
desarrollado de TC y se aprecia la periodicidad perfecta como se dan los sismos
(en la gráfica, el período de recurrencia se ha supuesto de 50 años únicamente
como ejemplo para facilitar la explicación del modelo de Terremoto Característico).
En la Figura 2 (abajo) se muestra el caso en el que a mitad de un ciclo, antes de
cubrirse el periodo Tr completo, ocurre un terremoto (indicado por la flecha roja) de
magnitud menor a la MTC . Esto supone una liberación súbita de energía sísmica (o
caída de momento sísmico Mo) e implica un retardo para que la falla alcance el
punto de máxima acumulación de tensiones Mo max, aumentando el Tr asociado
al sismo de magnitud característica. (en el ejemplo Tr=65 años en la Figura 2,
abajo). Este tipo de modelo de recurrencia es descrito con mucho detalle en
Aguiar et al. (2014), donde además se estima el período de recurrencia para el
segmento de falla Bellavista-Catequilla donde ocurrió el sismo del 12 de agosto de
2014.
Determinación del período de recurrencia y magnitud máxima para el………... 207

60

40
Mo

20

0
0 50 100 150 200
Tiempo (años)

Figura 2 Ejemplo de la hipótesis del Modelo de Terremoto Característico.

El no considerar que la falla pueda romper con sismos de magnitud menor


a la magnitud característica, tiende a infravalorar el periodo de recurrencia
asociado a dicha magnitud. Presentando de este modo Tr inferiores a los
registrados y, de este modo, se asocia una mayor frecuencia a la ocurrencia de
dichas magnitudes características (véanse los periodos de recurrencia asociados a
las magnitudes características de la Tabla 1).

Si se observa el registro sísmico próximo a los segmento de la falla ciega


de Quito (Figura 1), se puede ver que en los últimos años se han registrado
terremotos de magnitud inferior a las magnitudes características (o máximas
estimadas en Alvarado et al, 2014) en las proximidades de la falla ciega de Quito.
Tal es el caso del segmento Bellavista-Catequilla, donde se aprecia claramente el
registro de dos sismos de magnitud 5.1 (12 de agosto de 2014) y magnitud 5.3 (11
de agosto de 1990). La ocurrencia de estos eventos, con un periodo de
recurrencia de 24 años, produce un aumento en los periodos de retorno asociados
a magnitudes mayores, disminuyendo de este modo la frecuencia de sismos de
magnitudes iguales o superiores a 6.0.

Para poder considerar la posibilidad de que una falla pueda romper en


sismos de distinta magnitud, es necesario aplicar otro tipo modelo de recurrencia
que contemple este hecho. Entre los diferentes modelos que ofrece la literatura, el
más empleado es el modelo de Gutenberg-Richter (GR), aplicado con la su
versión modificada.

El hecho de que se hayas producido dos sismos de magnitud 5.1 y 5.3, en


24 años, en uno de los segmentos de las fallas, obliga por el momento a
determinar las magnitudes máximas de los sismos que pueden darse en
estructuras que tienen una vida útil de 50 años, caso de Viviendas; 75 años, para
Puentes y 100 años para Presas. Estas magnitudes se obtendrán de las curvas
que relacionan la tasa acumulada de sismos con la magnitud, para posteriormente,
en otro artículo determinar los espectros de respuesta elásticos con los cuales se
debe verificar que la estructura no sufra ningún tipo de daño, debido a que sismos
con períodos de recurrencia de 50, 75 o 100 años van a ocurrir (con alta
probabilidad) durante la vida útil.
208 Alicia Rivas Medina, Roberto Aguiar, María Belén Benito, Jorge M. Gaspar…..

2 MODELO DE GUTENBERG-RICHTER

La formulación clásica del modelo de Gutenberg-Richter (Modelo GR,


Gutenberg y Richter 1958) es la más utilizada en la caracterización sísmica de una
fuente para estudios de peligrosidad combinados con fuentes tipo área. El modelo
de recurrencia, supone considerar una relación logarítmica entre la tasa de
terremotos grandes y pequeños que pueden ocurrir en una zona fuente o en una
falla (o bien relación lineal entre el logaritmo de la tasa de terremotos grandes y
pequeños). La fórmula establece que:

log 𝑁(𝑚) = 𝑎 − 𝑏 𝑚
(1)

Donde N(m) es el número anual (tasa) de sismos de magnitud mayor o


igual a 𝑚; 𝑎, 𝑏 son los coeficientes (ambos números reales positivos) que se
obtienen al ajustar la sismicidad observada N(m) a una recta. Para ajustar el
modelo de GR a la sismicidad, es posible hacerlo con varias métodos, los más
usados son el método de máxima verosimilitud y el de mínimos cuadrados. Si se
ajusta el modelo utilizando en método de mínimos cuadrados, las ecuaciones que
conducen a determinar los coeficientes 𝑎, 𝑏 tienen como objetivo minimizar la
suma de cuadrados de las diferencias en las ordenadas (llamadas residuos) entre
los puntos generados por la recta GR y las observaciones.

Por otra parte, este método nos permite estimar las incertidumbres con las
que se obtienen los coeficientes 𝑎, 𝑏 (desviación estándar 𝜎𝑎 , 𝜎𝑏 y la covarianza
𝜎𝑎𝑏 ). Por medio de la matriz de covarianza .
𝑙𝑜𝑔𝑁(𝑚1 ) 1 𝑚1
𝑙𝑜𝑔𝑁(𝑚2 ) 𝑚2 𝑎
log 𝑁(𝑚) = 𝑎 − 𝑏 𝑚 -> [ ]= [1 ⋮ ] ∙ [ ]
⋮ ⋮ −𝑏
𝑙𝑜𝑔𝑁(𝑚𝑛 ) 1 𝑚𝑛
L = A  x

𝜎𝑎2 𝜎𝑎𝑏
 = (𝐴𝑇 ∙ 𝐴)−1 = [ ]
𝜎𝑎𝑏 𝜎𝑏2

La ecuación de GR puede escribirse con logaritmos naturales, para el


efecto de la ecuación (1) se tiene.

𝑁 = 10𝑎−𝑏𝑀

ln 𝑁 = (𝑎 − 𝑏𝑀) ln(10) = 𝑎 𝑙𝑜𝑛(10) − 𝑏 𝑀 ln(10)

Por otra parte, la ecuación (1) se escribe de la siguiente manera.


Determinación del período de recurrencia y magnitud máxima para el………... 209

ln 𝑁 = 𝛼 − 𝛽 𝑚 (2)
𝛼 = 𝑎 ln 10 𝛽 = 𝑏 ln 10
𝜎𝛼 = 𝜎𝑎 ln 10 𝜎𝛽 = 𝜎𝑏 ln 10

2.1 FORMULACIÓN CLÁSICA DE GUTENBERG-RICHTER

Para un segmento de falla, la ecuación de GR se escribe de la siguiente


manera.

𝑁̇(𝑚) = 𝑒 (𝛼− 𝛽 𝑚) (3)


Donde 𝑁̇ (m) representa la tasa acumulada de sismos de magnitud mayor
o igual a una magnitud dada 𝑚. Se destaca que es tasa acumulada. Al desarrollar
esta ecuación, se tiene que:

𝑁̇(𝑚) = 𝑒 (𝛼− 𝛽 𝑚) = 𝑒 𝛼 𝑒 −𝛽𝑚

En el exponente se suma y se resta 𝑀𝑚𝑖𝑛 la magnitud mínima


considerada.

𝑁̇ (𝑚) = 𝑒 𝛼 𝑒 −𝛽𝑚 = 𝑒 𝛼 𝑒 −𝛽 (𝑚+𝑀𝑚𝑖𝑛 −𝑀𝑚𝑖𝑛 )

𝑁̇ (𝑚) = 𝑒 𝛼 𝑒 −𝛽 (𝑚+𝑀𝑚𝑖𝑛 −𝑀𝑚𝑖𝑛 ) = 𝑒 𝛼 𝑒 −𝛽(𝑚−𝑀𝑚𝑖𝑛 ) 𝑒 −𝛽 𝑀𝑚𝑖𝑛

𝑁̇ (𝑚) = 𝑒 𝛼−𝛽 𝑀𝑚𝑖𝑛 𝑒 −𝛽(𝑚−𝑀𝑚𝑖𝑛 ) = 𝑁̇𝑀𝑚𝑖𝑛 𝑒 −𝛽(𝑚−𝑀𝑚𝑖𝑛 )

𝑠𝑖𝑒𝑛𝑑𝑜 𝑁̇𝑀𝑚𝑖𝑛 = 𝑒 𝛼−𝛽 𝑀𝑚𝑖𝑛


(4)
𝑁̇𝑀𝑚𝑖𝑛 es la tasa acumulada de sismos de magnitud mayor o igual a 𝑀𝑚𝑖𝑛 . Luego

𝑁̇(𝑚) = 𝑁̇𝑀𝑚𝑖𝑛 𝑒 −𝛽(𝑚−𝑀𝑚𝑖𝑛 )

(5)
Ahora bien, la tasa simple de sismos de una cierta magnitud 𝑛̇ (𝑚) se
encuentra con la siguiente expresión.

𝑑𝑁̇(𝑚)
𝑛̇ (𝑚) = −
𝑑𝑚
(6)
Al derivar con respecto a la magnitud la ecuación (5) se tiene.

dṄ(m) 𝑑
ṅ (m) = − =− 𝑁̇ 𝑒 −𝛽(𝑚−𝑀𝑚𝑖𝑛 )
dm 𝑑𝑚 𝑀𝑚𝑖𝑛
𝑛̇ (𝑚) = −𝑁̇𝑀𝑚𝑖𝑛 (−𝛽)𝑒 −𝛽(𝑚−𝑀𝑚𝑖𝑛 )
210 Alicia Rivas Medina, Roberto Aguiar, María Belén Benito, Jorge M. Gaspar…..

𝑛̇ (𝑚) = 𝑁̇𝑀𝑚𝑖𝑛 𝛽𝑒 −𝛽(𝑚−𝑀𝑚𝑖𝑛 )

(7)
El modelo de Gutenberg y Richter se aplica considerando un doble
truncamiento en la magnitud (Cosentino et al. 1977) desde un valor mínimo 𝑀𝑚𝑖𝑛
hasta un valor máximo 𝑀𝑚𝑎𝑥 , este de tal manera que la función de densidad del
modelo se obtiene de la siguiente manera.
1 dṄ(m)
𝑓(𝑚) = − = βe−β(m−Mmin)
𝑁̇𝑀𝑚𝑖𝑛 dm

(8)
Donde 𝑓(𝑚) es la función de densidad de la magnitud; 𝑁̇𝑀𝑚𝑖𝑛 es la tasa
acumulada de sismos de magnitud mayor o igual a 𝑀𝑚𝑖𝑛 , (ecuación 4). Al integrar
la función de densidad de probabilidad de magnitud en los límites de truncamiento
(Mmin, Mmax) se obtiene un valor diferente a la unidad.
Mmax Mmax
∫ f(m) dm = ∫ βe−β(m−Mmin) 𝑑𝑚 = −(e−β(Mmax−Mmin) − e−β(Mmin−Mmin) )
Mmin Mmin

= −(e−β(Mmax−Mmin) − e−β(Mmin−Mmin) ) = −(e−β(Mmax−Mmin) − 1)


Mmax
∫ f(m) dm = (1 − e−β(Mmax−Mmin) ) = C ≠ 1
Mmin

(9)
Esto significa que f(m) no es una función de densidad de probabilidad en
sí. Por este motivo, para usar el modelo de GR como modelo de recurrencia en la
caracterización de las fuentes sísmicas, es necesario aplicar una serie de
variaciones al propio modelo. Estas variaciones puedes dar lugar al modelo de GR
Truncado o al modelo de GR Modificado.

2.2 MODELO DE GR TRUNCADO

En este caso, se obtiene sumando a la función de densidad una constante


𝑘2 multiplicada por una función delta de dirac, en el punto Mmax, que obligue a
que su integral entre los límites 𝑀𝑚𝑖𝑛 y 𝑀𝑚𝑎𝑥 sea 1.

2.2.1 Función de densidad 𝒇(𝒎)

1
𝑓(𝑚) = 𝑛̇ (𝑚) + 𝑘2 𝛿(𝑀 − 𝑀𝑚𝑎𝑥 )
𝑁̇𝑀𝑚𝑖𝑛

(10)
Determinación del período de recurrencia y magnitud máxima para el………... 211

Donde 𝑘2 es una constante y 𝛿(𝑀 − 𝑀𝑚𝑎𝑥 ) la función de la delta de dirac


en el punto de magnitud máxima 𝑀𝑚𝑎𝑥 . En este caso se supone una acumulación
de probabilidad en el extremo derecho de la recta (para magnitud máxima 𝑀𝑚𝑎𝑥 ).
Para obtener 𝑘2 se procede de la siguiente manera.

Mmax
∫Mmin f(m) dm = (1 − e−β(Mmax−Mmin) ) = C

𝑘2 = (1 − 𝐶) = 𝑒 −𝛽(𝑀𝑚𝑎𝑥 − 𝑀𝑚𝑖𝑛 )

(11)
Luego la función de densidad queda.
1
f(m) = 𝑁̇𝑀𝑚𝑖𝑛 ∙ βe−β(m−Mmin) + e−β(Mmax−Mmin) ∙ δ(m − Mmax)
̇
𝑁𝑀𝑚𝑖𝑛

𝑓(𝑚) = 𝛽 𝑒 −𝛽(𝑚−𝑀𝑚𝑖𝑛 ) + e−β(Mmax−Mmin) ∙ δ(m − Mmax)

(12)
Al integrar ahora la función de densidad de probabilidad de magnitud 𝑓(𝑚)
entre 𝑀𝑚𝑖𝑛 y 𝑀𝑚𝑎𝑥 ya si se obtiene la unidad.

Demostración:
𝐌𝐦𝐚𝐱 Mmax ̇
∫ f(m) dm = ∫ βe−β(m−Mmin) dm + e−β(Mmax−Mmin) ∙ δ(m − Mmax) dm
𝐌𝐦𝐢𝐧 Mmin

Mmax Mmax
= β∫ e−β(m−Mmin) dm + e−β(Mmax−Mmin) ∫ δ(m − Mmax) dm
Mmin Mmin

= −(e−β(Mmax−Mmin) − e−β(Mmin−Mmin) ) + e−β(Mmax−Mmin)


= (1 − e−β(Mmax−Mmin) ) + e−β(Mmax−Mmin) = 𝟏

Con lo que se ha demostrado que la integral de la función de densidad es


igual a la unidad. Ahora a partir de ésta función se determina la función de
distribución de probabilidad 𝐹(𝑚), integrando la función de densidad.

2.2.2 Función de distribución de probabilidad 𝐅(𝐦)

m m
F(m) = ∫ f(m) dm = ∫ βe−β(m−Mmin) + e−β(Mmax−Mmin) ∙ δ(m − Mmax) dm
Mmin Mmin

m m
F(m) = β ∫ e−β(m−Mmin) dm + e−β(Mmax−Mmin) ∫ δ(m − Mmax) dm
Mmin Mmin

La integral de la delta de dirac vale la unidad únicamente cuando 𝑚 =


𝑀𝑚𝑎𝑥 , para valores diferentes de la magnitude vale cero. Con esta acotación se
tiene.
212 Alicia Rivas Medina, Roberto Aguiar, María Belén Benito, Jorge M. Gaspar…..

1 − e−β(m−Mmin) si m < 𝑀𝑚𝑎𝑥


F(m) = { }
(1 − e−β(Mmax−Mmin) ) + e−β(Mmax−Mmin) = 1 si m = Mmax

(13)
La tasa de sismos acumulada Ṅ(m), utilizando el modelo truncado se halla
como sigue:

2.2.3 Tasa acumulada de sismos 𝐍̇(𝐦)


Ṅ(m) = 𝑁̇𝑀𝑚𝑖𝑛 ∗ [1 − F(m)]

1 − e−β(m−Mmin) si m < 𝑀𝑚𝑎𝑥


Ṅ(m) = 𝑁̇𝑀𝑚𝑖𝑛 ∗ [1 − { −β(Mmax−Mmin) }]
(1 − e ) + e−β(Mmax−Mmin) = 1 si m = Mmax

De donde se obtiene que:


−β(m−Mmin)
Ṅ(m) = 𝑁̇𝑀𝑚𝑖𝑛 ∗ {e si m < 𝑀𝑚𝑎𝑥}
0 si m = Mmax

(14)
Del mismo modo, a partir de esta, se obtiene la expresión de la tasa
simple ṅ (m):

2.2.4 Tasa simple de sismos 𝐧̇ (𝐦)

−β(m−Mmin)
(𝑁̇𝑀𝑚𝑖𝑛 ∗ {e si m < 𝑀𝑚𝑎𝑥 })
dṄ(m) d
ṅ (m) = − =−
dm dm 0 si m = Mmax

ṅ (m) = 𝑁̇𝑀𝑚𝑖𝑛 (β ∙ e−β(m−Mmin) + e−β(Mmax−Mmin) δ(m − Mmax))

(15)

2.3 MODELO DE GR MODIFICADO

En este caso, la función de probabilidad de ocurrencia de diferentes


magnitudes se multiplica por una constante 𝑘1 que haga que la integral valga la
unidad. Este modelo, el de GR-modificado, es la variante más usada en
peligrosidad sísmica. (Ej. Modelo empleado en CRISIS2007).
1
𝑓(𝑚) = 𝑘1 𝑛̇ (𝑚)
𝑁̇𝑀𝑚𝑖𝑛

Donde 𝑘1 es igual a (véase el valor de C en ecuación 9):

1 1
𝑘1 = =
𝐶 (1 − e−β(Mmax−Mmin) )
(16)
Determinación del período de recurrencia y magnitud máxima para el………... 213

Al remplazar en la ecuación (16) se tiene que la función de densidad es:


1 1
f(m) =
𝑁̇ 𝑀 (1−e−β(Mmax−Mmin))
𝑁̇ 𝑀𝑚𝑖𝑛 ∙ βe−β(m−Mmin)
𝑚𝑖𝑛

β
f(m) = ∙ e−β(m−Mmin)
(1 − e−β(Mmax−Mmin) )

(17)
A continuación se demuestra que la integral de la función de densidad
entre los límites de magnitud mínima y máxima vale la unidad.
Mmax Mmax
β
∫ f(m) dm = ∫ ∙ e−β(m−Mmin) dm
Mmin Mmin (1 − e−β(Mmax−Mmin) )
Mmax
β β 1 −β(Mmax−Mmin)
= ∫ ∙ e−β(m−Mmin) dm = ∙ (e
(1 − e−β(Mmax−Mmin) ) Mmin (1 − e−β(Mmax−Mmin) ) −β
− 1)

β (1 − e−β(Mmax−Mmin) )
∙ =𝟏
(1 − e−β(Mmax−Mmin) ) β

Por lo tanto, la función de densidad descrita en la ecuación (17) es


legítima, con esto se procede a calcular la función de distribución de probabilidad
𝐹(𝑚).

2.3.1 Función de distribución de probabilidad 𝐅(𝐦)


m m
β
F(m) = ∫ f(m) dm = ∫ ∙ e−β(m−Mmin) dm =
Mmin Mmin (1 − e−β(Mmax−Mmin) )
m
β β 1 −β(m−Mmin)
= ∫ ∙ e−β(m−Mmin) dm = ∙ (e − 1)
(1 − e−β(Mmax−Mmin) ) Mmin (1 − e−β(Mmax−Mmin) ) −β

(1−e−β(m−Mmin) )
F(m) =
(1−e−β(Mmax−Mmin) )
(18)

2.3.2 Tasa acumulada de sismos 𝐍̇(𝐦)


La tasa acumulada Ṅ(m) se calcula a continuación de la misma manera
que la realizada en el apartado anterior.

Ṅ(m) = 𝑁̇𝑀𝑚𝑖𝑛 ∗ [1 − F(m)]

(1−e−β(m−Mmin))
Ṅ(m) = 𝑁̇𝑀𝑚𝑖𝑛 ∗ [1 − ]
(1−e−β(Mmax−Mmin))

Al sustituir en el numerador y denominador 1 = 𝑒 −𝛽 𝑀𝑚𝑖𝑛 𝑒 𝛽 𝑀𝑚𝑖𝑛 , se tiene:

(1 − e−β(m−Mmin) ) (e−β(Mmin) − e−β(m) )


Ṅ(m) = 𝑁̇𝑀𝑚𝑖𝑛 ∗ [1 − −β(Mmax−Mmin)
] = 𝑁̇𝑀𝑚𝑖𝑛 ∗ [1 − −β(Mmin) ]
(1 − e ) (e − e−β(Mmax) )
214 Alicia Rivas Medina, Roberto Aguiar, María Belén Benito, Jorge M. Gaspar…..

e−β(Mmin) − e−β(Mmax) − e−β(Mmin) + e−β(m) e−β(m) −e−β(Mmax)


= 𝑁̇𝑀𝑚𝑖𝑛 ∗ [ ] = 𝑁̇𝑀 ∗ [ ]
(e−β(Mmin) − e−β(Mmax) ) 𝑚𝑖𝑛
(e−β(Mmin) − e−β(Mmax) )

e−β(m) −e−β(Mmax)
Ṅ(m) = 𝑁̇𝑀𝑚𝑖𝑛 ∗ [ ]
(e−β(Mmin) − e−β(Mmax) )

(19)

2.3.3 Tasa simple de sismos 𝒏̇ (𝐦)


Del mismo modo, se obtiene la expresión de la tasa simple:

dṄ(m) d e−β(m) −e−β(Mmax)


ṅ (m) = − =− (𝑁̇𝑀𝑚𝑖𝑛 ∗ [ −β(Mmin) ])
dm dm (e − e−β(Mmax) )
e−β(m)
= 𝑁̇𝑀𝑚𝑖𝑛 ∙ β ∙ [ −β(Mmin) ]
(e − e−β(Mmax) )

e−β(m)
ṅ (m) = 𝑁̇𝑀𝑚𝑖𝑛 ∙ β ∙ [ ]
(e−β(Mmin) − e−β(Mmax) )

(20)

3 TASA DE MOMENTO SÍSMICO ACUMULADA EN LAS


FALLAS (𝑴̇𝒐 )

La tasa de momento sísmico que se está acumulando en la falla, puede


ser estimada a partir del tamaño del plano de falla (A km 2), la tasa de
deslizamiento de la falla (𝑢̇ mm/año) y el módulo de deformación de la corteza
(𝜇 = 3 ∗ 1010 𝑃𝑎), suponiendo conservadoramente que la tasa de momento
sísmico se está acumulando de forma uniforme en todo el plano de falla, aplicando
la expresión propuesta por Brune (1968).

𝑀̇0 = 𝜇 ∙ 𝑢̇ ∙ 𝐴

(21)
Determinación del período de recurrencia y magnitud máxima para el………... 215

4 PARÁMETROS DE LA RECTA DE GR-MODIFICADA A


PARTIR DE LA (𝑴̇𝒐 )

La tasa de momento sísmico que se está acumulando en la falla 𝑀̇𝑜 , será


liberada por medio de sismos de diferente magnitud (suponiendo un modelo de
recurrencia tipo GR). Estas magnitudes variarán desde una magnitud Mmin,
próxima a 0, y la magnitud Mmax, que vendrá definida por el tamaño del plano de
falla algunas de las relaciones empíricas propuestas por Leonard, 2010, Wells and
Coppersmith 1994; Stirling et al. 2002, 2008, entre otras.

Para poder relacionar esta tasa de momento acumulada con la tasa de


momento que se libera (según el modelo de recurrencia), puede aplicarse la
ecuación propuesta por Anderson (1979). Donde se estable una relación directa
entre dichas variables.
𝑀𝑚𝑎𝑥

𝑀̇𝑜 = ∫ 𝑛̇ (𝑚) 𝑀𝑜 (𝑚)𝑑𝑚


𝑀𝑚𝑖𝑛

(22)
Donde la tasa de momento sísmico que se está acumulando en la falla,
será igual a la tasa (simple) de sismos que se producen al año de magnitudes
entre (Mmin, Mmax) 𝑛̇ (𝑚) por el momento sísmico que se libera en cada uno de
esos sismos 𝑀𝑜 (𝑚).

Si se considera el modelo de GR-modificado, a la ecuación (22) se le


incorpora la expresión de la tasa simple de sismos según dicho modelo (ecuación
21):
𝑀𝑚𝑎𝑥
e−β(m)
𝑀̇𝑜 = ∫ 𝑁̇ 𝑀𝑚𝑖𝑛 ∙ β ∙ [ −β(Mmax)
] 𝑀𝑜 (𝑚)𝑑𝑚
𝑀𝑚𝑖𝑛 (e−β(Mmin) − e )

(23)
El momento sísmico que se libera en sismos de diferente magnitud, se
obtiene por medio de la expresión propuesta por Hanks y Kanamori (1979).
(Considerando que la magnitud está en escala Magnitud momento).
̅
𝑀𝑜 (𝑚) = 𝑒 (𝑐̅+𝑑𝑚)
(24)
Donde 𝑐̅ = 16.05 ln(10) ; 𝑑̅ = 1.5 ln(10)

Luego, incorporando la expresión (24) a la ecuación (23), se obtiene que:


216 Alicia Rivas Medina, Roberto Aguiar, María Belén Benito, Jorge M. Gaspar…..

𝑀 e−β(m) ̅
𝑀̇𝑜 = ∫𝑀 𝑚𝑎𝑥 𝑁̇ 𝑀𝑚𝑖𝑛 ∙ β ∙ [ −β(Mmax) ] 𝑒 (𝑐̅+𝑑𝑚) 𝑑𝑚
𝑚𝑖𝑛 (e−β(Mmin) −e )

Desarrollando esta expresión:


𝑒 𝑐̅ 𝑀 ̅
𝑀̇𝑜 = 𝑁̇𝑀𝑚𝑖𝑛 𝛽 −β(Mmax) ∫𝑀 𝑚𝑎𝑥 𝑒 (𝑑−𝛽)𝑚 𝑑𝑚
(e−β(Mmin) −e ) 𝑚𝑖𝑛

𝑁̇𝑀𝑚𝑖𝑛 𝛽
𝑀̇𝑜 = −𝛽𝑀𝑚𝑎𝑥 ) [𝑒 −𝛽 𝑀𝑚𝑎𝑥 𝑀𝑜 (𝑀𝑚𝑎𝑥 ) −
(𝑑̅ −𝛽)(𝑒 −𝛽𝑀𝑚𝑖𝑛 −𝑒
𝑒 −𝛽 𝑀𝑚𝑖𝑛 𝑀𝑜 (𝑀𝑚𝑖𝑛 )]

Al despejar 𝑁̇𝑀𝑚𝑖𝑛 se encuentra.

𝑀̇0 (𝑑̅ − 𝛽) (𝑒 −𝛽 𝑀𝑚𝑖𝑛 − 𝑒 −𝛽 𝑀𝑚𝑎𝑥 )


𝑁̇𝑀𝑚𝑖𝑛 =
𝛽 [𝑒 −𝛽 𝑀𝑚𝑎𝑥 𝑀0 (𝑀𝑚𝑎𝑥 ) − 𝑒 −𝛽 𝑀𝑚𝑖𝑛 𝑀0 (𝑀𝑚𝑖𝑛 )]
(25)
Esta última relación expresa la tasa acumulada de terremotos que ocurre
en una fuente entre las magnitudes Mmin y Mmax, de acuerdo con la tasa de
momento sísmico que se acumula en la falla, un valor de  y el modelo de
recurrencia GR-modificado.

5 PERÍODOS DE RECURRENCIA

El período de recurrencia es el tiempo que transcurre entre la ocurrencia


de dos eventos de la misma magnitud en una misma fuente sísmica. Por tanto, es
un concepto que ayuda a estimar el tiempo esperado para que se produzca un
sismo de una determinada magnitud y es muy importante en el diseño sísmico de
estructuras.

En el estudio geológico de las fallas activas de Quito (Figura 1), Alvarado


et al. (2014) presentan magnitudes máximas relativamente altas y períodos de
recurrencia bajos, para cada uno de los segmentos de las fallas ciegas de Quito,
aplicando el modelo de Terremoto Característico propuesto por Wesnousky
(1986).

En la Tabla 1, se presentan, en la última columna, los períodos de


recurrencia hallados por Alvarado et al. (2014) aplicando el modelo de Terremoto
Característico. Las magnitudes fueron estimadas a partir del tamaño del plano de
falla y las ecuaciones empíricas publicadas en Leonard (2010); en la tercera
columna se tiene la magnitud que se obtiene en función del área de ruptura (RA,
del inglés Rupture Area) y en la quinta columna la magnitud hallada en base a la
longitud de la superficie de ruptura (SRL, del inglés Surface Rupture Length); se
aprecia que las dos magnitudes son convergentes en la mayoría de los
segmentos.
Determinación del período de recurrencia y magnitud máxima para el………... 217

Tabla 1 Períodos de Recurrencia, hallados con modelo de Terremoto


Característico (modificado de Alvarado et al., 2014).
Segmento Área Magnitud Longitud Magnitud Período de
ruptura (RA) de (SRL) Recurrencia
(km)2 Superficie (años)
de Ruptura
(km)
Puengasí 259 6.4 22 6.4 188
ILB 176 6.2 15 6.2 138
CEI 82 5.9 7 5.7 105
BC 191 6.3 17.5 6.3 183
Tangahuilla 108 6.0 12 6.0 115

Si se considera que la falla rompe con sismos de distinta magnitud,


asociando un modelo de recurrencia de GR-modificado, en lugar de un modelo de
Terremoto Característico TC, es posible estimar la recurrencia de los eventos de
máxima magnitud esperada (Magnitud (RA) de la Tabla 1) así como de otros
eventos de menor magnitud. Los periodos de recurrencia asociados a las
magnitudes máximas serán mayores que los obtenidos en la Tabla 1, ya que se
supone que la energía acumulada en la falla será liberada también con terremotos
de magnitud inferior.

Suponiendo un valor de b entre 0.8 – 1.0, una tasa de deslizamiento entre


3.0 y 4.0 mm/año (Alvarado et al 2014) y que la falla puede romper en sismos que
van desde una Mmin=4.0 (lo que implica asumir que la energía liberada en la falla
por terremotos de menor magnitud es ínfima en relación a la energía liberada por
los terremotos de magnitud 𝑚 ≥ 4.0) y una Mmax = Magnitud (RA) de la Tabla 1.
Las tasas de sismos y los periodos de recurrencia asociadas a diferentes rangos
de magnitudes quedarían como se muestra en la Tabla 2.

Tabla 2. Período de Recurrencia, hallados con modelo de Gutenberg y Richter


Modificado.

Rango de Periodo de recurrencia (años)


magnitudes PUESGASÍ ILB CEI BC Tangahuilla
[5,0 - 5,5) 20 - 35 18 - 30 27 - 39 18 - 31 23 - 34
[5,5 – 6.0) 62 - 87 56 - 75 85 - 130 58 - 78 65 - 97
[6,0 < 164 - 262 179 - 279 169 - 279 579 - 1016
1224 - 2190 610 - 981 549 - 952 908 - 1630 579 - 1016
Mmax
(Mw6,4) (Mw6,2) (Mw5,9) (Mw6,3) (Mw6,0)

El sismo del 12 de agosto de 2014, tuvo una magnitud de 5.1 y está


asociado al segmento Bellavista Catequilla. Si observamos el periodo de
recurrencia obtenido según el modelo GR-modificado para ese rango de
magnitudes, se observa que el periodo entre 18 – 31 años se ajusta a la
recurrencia de sismos registrada en los últimos años en este segmento (1990 y
2014).
218 Alicia Rivas Medina, Roberto Aguiar, María Belén Benito, Jorge M. Gaspar…..

En la Figura 4 se presenta la tasa acumulada 𝑁̇ (𝑚) en función de la


magnitud. La inversa de la tasa acumulada reporta el período de recurrencia, de
ahí la importancia de esta gráfica que permite encontrar el período de recurrencia
para las rupturas de diferente tamaño que puedan producirse en los diferentes
segmentos de las fallas ciegas inversas de Quito.

1.000
Puesgasí
ILB
CEI
0.100 BC
Tangahuilla
Ṅ(m)

0.010

0.001
4.0 4.5 5.0 5.5 6.0 6.5
Mw
Figura 4 Tasa acumulada de sismos para los segmentos de las fallas ciegas de
Quito (gráfica desarrollada con una b=0.9 y tasa de deslizamiento de 3.5
mm/años).

En base a la Figura 5, se determina la magnitud de un sismo con la cual


se deben obtener los espectros de respuesta elástico, para un 5% de
amortiguamiento, aplicando uno de los modelos de movimientos fuertes del suelo
para cuando se tiene un sismo registrado en uno de los segmentos de las fallas
inversas de Quito.

Los modelos de Campbell y Borzognia (2013), Zhao et al. (2006), se


pueden utilizar para para obtener los espectros de respuesta elástico. Aguiar et al.
2014.
Determinación del período de recurrencia y magnitud máxima para el………... 219

Figura 5 Tasa anual acumulada de terremotos ocurridos en cada una de las fallas
de Quito en función de la magnitud (teniendo en cuenta un valor de b (0.8 – 1.0) y
de tasa de deslizamiento (3 – 4)mm/año). Se marca con línea discontinua los
rangos de magnitud que se cabe considerar para estructuras con diferente periodo
de vida útil (50 y 100 años)

Las estructuras destinadas a Viviendas u Oficinas tienen una vida útil de


50 años; los Puentes 75 años y estructuras muy importantes como Presas 100
años. Considerando estas cantidades como períodos de recurrencia se obtuvo la
tasa acumulada de sismos y posteriormente, en la Figura 5, se determinó la
magnitud inferior 𝑀𝐼𝑁𝐹 y superior 𝑀𝑆𝑈𝑃 que deben ser consideradas para hallar el
espectro de respuesta elástico. Aguiar (2003).

En la Tabla 3 se muestran los rangos de magnitud inferior y superior


asociados al tiempo de vida útil de las diferentes estructuras analizadas.
Recomendando que se obtengan espectros para la magnitud superior. Se destaca
que con ese espectro la estructura trabajará en el rango elástico ya que se va a
registrar un sismo de esa magnitud durante la vida de la edificación.

Tabla 3 Magnitud máxima que se debe considerar para hallar los espectros
elásticos
Vida útil (años) 𝑴𝑰𝑵𝑭 𝑴𝑺𝑼𝑷
50 5.2 5.5
75 5.4 5.7
100 5.5 5.8
220 Alicia Rivas Medina, Roberto Aguiar, María Belén Benito, Jorge M. Gaspar…..

6 COMENTARIOS Y CONCUSIONES

Se ha presentado con bastante detenimiento los siguientes modelos con


los cuales se determina el período de recurrencia 𝑇𝑟 : Gutenberg-Richter Truncado;
Gutenberg-Richter Modificado. Con el propósito de conocer las hipótesis de los
mismos y el desarrollo numérico, para poder utilizarlos en forma eficiente.

Posteriormente en base al modelo de Gutenberg-Richter Modificado se


determinan los períodos de recurrencia para eventos de diferente magnitud
asociados a cada uno de los segmentos de las fallas ciegas inversas de Quito,
considerando el tamaño del plano de ruptura, la tasa de deslizamiento y las
magnitudes máximas propuestas en Alvarado et al, 2014. (Tabla 1).

Finalmente en base a los modelos de recurrencia de GR Modificado que


relacionan la tasa acumulada de sismos con la magnitud se determinó un rango de
variación de las magnitudes para períodos de recurrencia de 50, 75 y 100 años,
que corresponden a la vida útil de las siguientes estructuras: viviendas, puentes y
presas. Del estudio realizado, se desprenden las siguientes conclusiones:

1. Los períodos de recurrencia de las magnitudes máximas asociadas a


las fallas ciegas de quito aumentan considerablemente con respecto a
los obtenidos con el modelo de Terremoto Característico. Esto es
debido fundamentalmente a la suposición de que en la falla pueden
producirse eventos de magnitud menos a la máxima esperada.

2. No obstante, debe tenerse en cuenta que los periodos de recurrencia


asociados a sismos de magnitud mayor o igual a 6.0 en algunos
segmentos, toman valores medios de 220 - 230 años.

3. Las edificaciones destinadas a Viviendas y Oficinas deben trabajar en


el rango elástico ante un sismo de magnitud 5.5; los Puentes deben
ser capaces de no sufrir ningún tipo de daño ante un sismo de
magnitud 5.7 y las Presas deben comportarse elásticamente ante un
sismo de magnitud 5.8.

REFERENCIAS
1. Aguiar Roberto, Alicia Rivas, María Belén Benito, Jorge Gaspar-
Escribano, Santiago Trujillo, Susana Arciniegas, Paola Villalba, Humberto
Parra, (2014), “Aceleraciones registradas y calculadas del sismo del 12
de agosto de 2014 en Quito”, Revista Ciencia. Universidad de Fuerzas
Armadas, ESPE, 14 p. En revisión arbitral.
2. Aguiar Roberto, (2013), Microzonificación sísmica de Quito, Primera
Edición. Instituto Panamericano de Geografía e Historia, IPGH, Ecuador,
212 p., Quito.
3. Aguiar Roberto, (2003), Análisis sísmico por desempeño, Centro de
Investigaciones Científicas. Escuela Politécnica del Ejército, 342 p., Quito.
4. Alvarado A., Audin L., Nocquet M., Lagreulet S., Segovia M., Font Y.,
Lamarque G., Yepes H., Mothes P., Rolandone F., Jarrín P., and
Determinación del período de recurrencia y magnitud máxima para el………... 221

Quidelleur X., (2014), “Active tectonics in Quito, Ecuador, assessed by


geomorpholigical studies, GPS data, and crustal seismicity”, Tectonics,
AGUPLICATIONS, 17 p., Article online.
5. Anderson, J. G. (1979). Estimating the seismicity from geological structure
for seismic-risk studies. Bulletin of the Seismological Society of
America, 69(1), 135-158.
6. Beauval C., Yepes H., Bakun W., Egred J., Alvarado A., and Singaucho
C., (2010), “Locations and magnitudes of historical earthquakes in the
Sierra of Ecuador (1586-1996), Geophys. Journal International, 181,
1613-1633.
7. Brune, J. N. (1968). Seismic moment, seismicity, and rate of slip along
major fault zones. Journal of Geophysical Research, 73(2), 777-784.
8. Campbell K., Bozorgnia Y., (2013), NGA-West2 Campbell-Bozorgnia
ground motion model for the horizontal components of PGA, PGV and
5%-Damped elastic Pseudo-Acceleration response spectra for periods
ranging fro 0.01 to 10 sec, Pacific Earthquake Engineering Research
Center, PEER, 75 p.
9. ERN-2012, Microzonificación sísmica del distrito metropolitano de Quito.
Estudio de la amenaza sísmica a nivel local. Programa de reducción de
riesgos urbanos del Distrito Metropolitano de Quito.
10. Hanks T.C. and Kanamori H. (1979), “A moment magnitude scale”.
Journal of Geophysical Research. 84: 23480-23500.
11. IGPN (2014), Informes del sismo del 12 de agosto de 2014, Instituto
Geofísico de la Politécnica Nacional, online.
12. Leonard M., (2010), “Earthquake fault scaling: Self consistent relating of
rupture length width, average displacement, and moment release”,
Bulletin of the Seismological Society of America, 100 (SA), 1971-1988.
13. Parra Humberto, (2014), Metodología para el cálculo de la Peligrosidad
Sísmica en el Ecuador y cálculo del riesgo sísmico en Quito, Tesis
Doctoral en Ejecución. Universidad Politécnica de Madrid.
14. Ramírez M., Castañon A., Benito B., (2008) Proyecto Expel Sistema
experto de análisis probabilista de la peligrosidad sísmica, Consejo de
Seguridad Nuclear CSN, 296 p., Madrid.
15. Wesnousky S., (1986), Earthquakes, Quaternary faults, and seismic
hazard in California, J. Geophys, Res., 91 (B12), 12587-12631.
16. Zhao J., Zhang J., Asano A., Ohno Y., Oouchi T., Takahashi T., Ogawa
H., Irikura K., Thio H., Somerville P., Fukushima Y., and Fukushima Y.,
(2006), “Attenuation relations of strong ground motion in Japan using site
classification based on predominant period”, Bulletin of the Seismological
Society of America, 96 (3), 898-913.

View publication stats