Anda di halaman 1dari 3

Capítulo cinco

Planificación de la clase, primera


parte: estructura estándar
(Adaptación y actualización del texto “Planificar y Enseñar”)

I. Inicio: Qué y por qué es importante lo que aprenderán los estudiantes.

II. Adquisición del contenido nuevo (declarativo, procedimental y actitudinal)


III. Práctica guiada

IV. Práctica independiente

V. Cierre: relaciones entre los conceptos y evaluación de lo aprendido

Visión panorámica de la planificación de clases –

Los dos capítulos anteriores de este libro versaron sobre los esquemas más
amplios para organizar el año escolar (plan a largo plazo o anual) y las partes
que componen el año (el plan de unidad). En este capítulo penetraremos a un
nivel de detalle más específico, ya que pondremos el foco en la planificación
diaria, la cual permite avanzar eficazmente y organizar diariamente la enseñanza
para cumplir con los objetivos fijados en sus planes a largo plazo y de unidad.

INTRODUCCIÓN CINCO PASOS PARA PLANIFICAR: ESTRUCTURA Y


COMPONENTES
Si bien los colegios, en general, exigen planificaciones de clases y entregan formatos
de cómo se debe hacer, es importante que usted tenga claro que esto no se debe
hacer solo para cumplir con las exigencias del director. Lo primordial es entender que
planificar las clases permite hacer una reflexión acerca de sus prácticas pedagógicas
y asegurarse que sus alumnos aprendan. No importa cuál sea el formato que se le
pida, lo relevante es que sea útil y que no está simplemente cumpliendo con un
trámite administrativo. Debe planificar para satisfacer un imperativo, que es
asegurarse de que sus alumnos alcancen los objetivos de aprendizaje.

1
No se confunda con la cantidad de formatos que existen; solo varían las terminologías y
presentaciones. Lo importante es que una planificación de clase efectiva deberá
contribuir al logro del objetivo de aprendizaje y estar vinculada a los objetivos de
aprendizaje de largo plazo. Es imprescindible que todas las partes de su clase estén
alineadas con el objetivo, con el instrumento que usará para evaluar y, por último, con sus
objetivos de la unidad. Esta alineación permite focalizar su enseñanza y asegurarse que la
planificación esté cuidadosamente pensada para conducir a los estudiantes al éxito. Hemos
señalado anteriormente la importancia de que todos los instrumentos estén alineados y en el
caso de la planificación diaria de clases es igualmente válido.
Como se analizó en el texto Teoría del Aprendizaje (Learning Theory), los estudiantes
adquieren conocimientos y destrezas más efectivamente si se siguen los siguientes pasos: “yo
hago, nosotros hacemos, ustedes hacen”. Esto significa que los profesores muestran o
modelan primero qué es lo que aprenderán o serán capaces de hacer los alumnos al final del
proceso (“yo hago”). Luego los alumnos dedican un tiempo a practicar con la ayuda del
profesor y entre pares (“nosotros hacemos”), seguido de un período donde intentan demostrar
que son capaces de dominar los conocimientos y destrezas independientemente (“ustedes
hacen”). Este esquema de “yo hago, nosotros hacemos, ustedes hacen” sirve como base para
una de las estructuras de planificación de clase en Cinco Pasos. Veamos algunas de sus
características.

Para implementar estos cinco pasos debe primero asegurarse de que sus alumnos están
conscientes de qué es lo que van a aprender, cómo se relacionan los nuevos
conocimientos que adquirirá con los conocimientos anteriores y hacia dónde se dirigen.
Llamaremos a esto el “inicio de clase”.
Luego, acompañará a sus alumnos en la adquisición de los nuevos aprendizajes y los ayudará
a enfrentar los nuevos contenidos que pueden ser declarativos, habilidades o actitudes,
recurriendo a lo que ellos ya saben, subrayando las ideas centrales e involucrándolos en
actividades que necesiten de diferentes grados de apoyo por parte del profesor, que permitan
el logro del objetivo de la clase (adquisición del contenido nuevo). Después de que los
estudiantes tengan múltiples oportunidades de poner en práctica lo aprendido, primero con
ayuda y orientación del profesor (práctica guiada), para sólo después de eso practicar de
forma autónoma (práctica independiente), podrá medir si logró su objetivo a través de una
evaluación formativa de la clase).

Al finalizar la clase, el profesor y los estudiantes deberán unir todos los conceptos y
resumir lo aprendido, de tal modo que todos los estudiantes salgan de la clase
sabiendo exactamente el contenido principal y cómo pueden aplicarlo a situaciones
futuras. Llamaremos a esto “cierre”. Usted deberá intercalar a lo largo de toda la
clase diferentes estrategias para monitorear cómo van sus estudiantes.
En este capítulo analizaremos la
Comienzo (i) Inicio de clase
planificación de clases de manera
amplia, es decir, que tenga un Parte (ii) Adquisición de los nuevos
comienzo, una parte intermedia y intermedia contenidos
un final. Los términos usados en (lo medular (iii) Práctica guiada
este cuadro nos ayudarán a de la clase)
aunar la terminología que
(iv) Práctica independiente
utilizaremos mientras dure este
Final (v) Cierre de clase
capítulo.

2
Planifique sus clases a la inversa

Así como usó la planificación inversa para diseñar sus planificaciones a largo
plazo y las de unidad, deberá también usarla para organizar diariamente sus
clases. Por lo mismo, tiene que partir por visualizar el final de su clase, para lo
que necesita comprender su objetivo y definir claramente qué señales le darán
sus alumnos al final para demostrar que han comprendido.
Antes de pensar en un inicio de clase o de cómo transmitirá el contenido, debe determinar qué
espera de sus alumnos. ¿Qué cambios debería ver en sus alumnos al final de la clase?
¿Cuánto aprendieron y qué cosas nuevas son capaces de hacer? ¿Qué evidencia necesita
para determinar si han alcanzado el objetivo? ¿Qué preguntas le formularía para obtener estas
evidencias? ¿Qué nivel de respuesta esperamos? Una vez que establezca los criterios de
desempeño o de respuesta necesarias para medir los logros de los estudiantes, úselos para
diseñar una evaluación formativa que le entregue los datos relevantes. Asegúrese de definir
específicamente qué espera de sus alumnos. Si no tiene claridad acerca de esto, será difícil
lograr que sus alumnos dominen el objetivo de aprendizaje de la clase. Como ha podido
constatar a lo largo de este texto, usar la planificación inversa -es decir, diseñar la evaluación
del aprendizaje antes de planificar las actividades por medio de las cuales conseguirá dicho
aprendizaje- es algo que usted debe aprender a hacer. Si la usa consistentemente podrá
calibrar todas sus acciones y alinear cada uno de los pasos, todo con el fin de cumplir con el
fin último, que es el aprendizaje de sus alumnos.

A continuación describiremos los procesos y principios clave de cada uno de los


pasos que constituyen la planificación de clase. A medida que desarrolle su plan de
clase, es imprescindible que visualice cuidadosamente qué estarán haciendo usted y
sus alumnos en cada uno de estos pasos, ya que si se limita solo a cumplir con los
requisitos básicos, sin tener una visión general, no logrará que sus alumnos obtengan
logros académicos significativos. Por consiguiente, planifique rigurosamente cada una
de las partes de su clase para verificar que estén orientadas hacia el logro del
objetivo. Este es un requisito fundamental si quiere que su enseñanza sea exitosa. Si
bien analizaremos cada una de las partes de los Cinco Pasos para planificar en el
orden que seguirá cuando usted planifique que, recuerde que este orden no es como
se los presentará a sus alumnos cuando ejecute su clase.