Anda di halaman 1dari 3

Principios físicos del intercambio gaseoso; difusión de oxígeno y

dióxido de carbono a través de la membrana respiratoria

Física de la difusión gaseosa y presiones parciales de gases


La velocidad de difusión de los gases (O2 y CO2) depende directamente de su
presión parcial (PO2, PCO2). La presión parcial de un gas se calcula multiplicando
su concentración por la presión total ejercida por los gases. Los gases difunden
desde áreas de alta presión parcial hasta áreas de baja presión parcial.

La presión parcial de un gas depende de la concentración pero además también


de su coeficiente de solubilidad. El dióxido de carbono es atraído por moléculas
de agua, lo que permite un mayor disolución. La ley de Henry expresa que:

A medida que el aire entra a las vías respiratorias se humidifica, esta agua
evaporada ejerce también una presión parcial en la mezcla de gases que es de 47
mmHg.

Las composiciones del aire alveolar y atmosférico


Las concentraciones de la atmósfera y los alvéolos difieren por:

- El aire alveolar solo es sustituido en parte con el atmosférico en cada


respiración.
- El oxígeno es absorbido constantemente del aire alveolar.
- El dióxido de carbono difunde desde la sangre constantemente.
- El aire atmosférico es humidificado antes de alcanzar a los alvéolos.

El vapor de agua diluye los demás gases del aire inspirado, resultando en una
disminución de 159 mmHg de O2 en el atmosférico a 149,3 mmHg de O2 en el
aire humidificado.

El aire alveolar se renueva lentamente por el aire atmosférico, en una respiración


normal la sustitución sólo llega a una séptima parte del total. Esto impide
cambios bruscos en los alvéolos. La concentración de O2 en los alvéolos está
regulada por la velocidad de entrada del mismo y su velocidad de absorción. El
aire espirado es una combinación del aire del espacio muerto y el aire alveolar.
Difusión de gases a través de la membrana respiratoria
Una unidad respiratoria consta de un bronquíolo respiratorio, conductos
alveolares, atrios y alvéolos. Las paredes alveolares son muy delgadas y albergan
una red de capilares interconectados, este flujo sanguíneo se ha descrito como
una lámina de sangre. El intercambio gaseoso tiene lugar en las membranas de
todas las porciones terminales de los pulmones y no sólo en los alvéolos, a estas
membranas se les agrupa bajo el nombre de membrana respiratoria.

La membrana respiratoria está compuesta de varias capas:

o Líquido que tapiza al alvéolo, con surfactante.


o Epitelio alveolar.
o Membrana basal epitelial.
o Un delgado espacio intersticial entre el epitelio y la membrana capilar.
o Una membrana basal capilar, que se fusiona con la membrana basal
epitelial.
o La membrana endotelial capilar.

La membrana basal tienen una serie de características que optimizan el


intercambio gaseoso, como:

o Grosor de la membrana, de 0,6 micras, es inversamente proporcional a la


velocidad de difusión;
o superficie de membrana, de unos 70 m2;
o volumen sanguíneo capilar, entre 60 y 140 mL;
o diámetro capilar, de unas 5 micras.

Además del grosor de la membrana y la superficie de la membrana respiratoria,


el coeficiente de difusión de los gases y la diferencia de presiones parciales,
determinan la velocidad de paso del gas por la membrana respiratoria.

La capacidad de difusión es el volumen de gas que difunde por la membrana en


cada minuto para una diferencia de presiones de 1 mmHg. La capacidad de
difusión en los pulmones para el dióxido de carbono difunde es 20 veces mayor
que el oxígeno. La capacidad de difusión del oxígeno aumenta durante el
ejercicio por el incremento de la superficie (capilares), y la mejora de la relación
ventilación perfusión (Va/ Q).
Efecto del cociente de ventilación perfusión sobre la concentración de gas
alveolar
Algunas enfermedades pulmonares presentan zonas bien ventiladas y mal
perfundidas, y viceversa. El cociente ventilación perfusión (Va / Q) ayuda a
entender estos desequilibrios:

o Cuando Va/ Q es igual a cero, no hay ventilación alveolar, las presiones


parciales alveolares se igualan a las sanguíneas.
o Cuando Va/ Q es igual a infinito, no hay flujo sanguíneo, el aire alveolar
se iguala al inspirado humidificado.
o Cuando Va/ Q es normal, se facilita el intercambio alveolo- capilar. La
PO2 alveolar es de 104 mmHg, mientras que la PCO2 alveolar alcanza los 40
mm Hg.

El cortocircuito fisiológico, cuando Va/ Q es menor de los normal, resulta de la


cantidad de sangre no oxigenada que no se oxigena a su paso por los pulmones,
la que fluía por los vasos bronquiales y no a través de los alveolares (2% del
gasto cardíaco).

El espacio muerto fisiológico, cuando Va/ Q es mayor de lo normal, resulta de


trabajo ventilatorio que no tiene perfusión correspondiente.

Anomalías del cociente de ventilación perfusión:

o Relación Va/ Q alta en el vértice pulmonar y baja en la base pulmonar. Se


reduce durante el ejercicio.
o Relación Va/ Q puede aumentar o disminuir en una enfermedad
obstructiva crónica:
- Va/ Q baja: obstrucción de bronquiolos pequeños, resulta en alvéolos sin
ventilar.
- Va/ Q alta: en áreas con destrucción de las paredes alveolares que
conservan ventilación.

Bibliografía: Hall J E, Guyton A C. Compendio de Fisiología médica.


12ma edición. Barcelona: Elsevier; 2012.

Por: Lidia Hjartaker, estudiante de la Facultad de Medicina.