Anda di halaman 1dari 148

(ÁÜASY CASETAS

DESPEDIDA CORDIAL
Príncipe Je Gates. — Perdone que
no pueda darle la mano derecha.
Roca.— Yo tampoco.
Da a su Cabello un
lueontparable E u e a u t o -
que no se obtiene con el lavado ordinario
P o r q u é el c h a m p ú apropiado da a su cabello un n u e v o atractivo y
l o deja suave y sedoso, pictórico d e vida, brillante y resplendente.

N O hay nada más cautivante que un hermoso


cabello. Un cabello suave, hermoso, encanta-
dor fué siempre de un irresistible atractivo.
Por fortuna la hermosura del cabello depende casi
enteramente del modo con que se lava.
una cabellera hermosa emplean el Aceite de Coco
Mulsified para Champú.
Limpia absolutamente el cabello, y siendo tan
suave y puro, en ningún caso puede dañarlo, aunque
se use muy a menudo.
Constantemente se forma sobre el cabello una Dos o tres cucharaditas de Aíulsified en un vaso
película o capa fina y aceitosa, que si se descuida, o jarro con un poco de agua tibia producen una
retiene el polvo e impurezas—empaña el brillo—y abundante y rica espuma que limpiará bien y se
el cabello se vuelve entonces opaco y sin atractivo. enjuagará fácilmente, llevando consigo la caspa y
Sólo un buen lavado con Champú destruye esta las partículas de polvo que se adhieren al cuero
nociva capa, haciendo renacer la cabelludo.
brillantez, y los delicados matices
naturales del cabello. Nótese la diferencia
Porqué el lavado ordinario El mismo día que empiece a
es inadecuado usar Mulsified advertirá Ud. la
diferencia en el aspecto de su ca-
El lavado con jabón corriente bello, pues produce una sensación
no quita esta capa, porque no de limpieza dejando el cabello
limpia el cabello adecuadamente. exquisitamente suave y sedoso.
Además, el cabello no puede Pruebe el champú Mulsified y verá
soportar los nocivos efectos de cómo su cabello brilla con nueva
los jabones comunes. vida y esplendor.
La cantidad de álcali libre que Note la docilidad de su cabello
jabones ordinarios contienen, al peinarlo, as! como lo seductivo
pronto reseca el cuero cabelludo, y encantador.
vuelve el cabello quebradizo y lo
arruina. El Aceite de Coco Mulsified
para Champú puede obtenerse en
Por eso millares de mujeres, que todas las farmacias y perfumerías
reconocen el valor inapreciable de del mundo entero.

M U L S I F I E D CHAMPÚ ACEITE de COCO


A

K
.'3 Jü€|rfMÍcliila^ "^/«cv^

L€X
•j
Por FERNANDEZ
M O R E N O /

I
D e s d e él suelo a la silla
y al escritorio,
estos dos chicos míos
son dos demonios.
Rosa y celeste,
nadie tiene m á s lindos
pisapapeles,
II
Zapatitos calados
u s a n mis niños.
No los h ay en la pl aza
más cniquititos.
Sobre la arena,
parece que se calzan
con dos estrellas.
III
A los niños que dicen
palabras feas,
un escorpión les pica
toda la lengua.
Hijitos míos,
no digáis otra cosa LJ
que rosa y lirio.

%KÍu^Yl^í^
Los patricios diezmados en Chuquisaca
A los pocos días de estallar la Revolución en Buenos Aires, un grupo
de soldados del cuerpo de Patricios p a g ó , con el más c r u e n t o de les
castigos, su entusiasmo y su lealtad a la causa a b r a z a d a por su j e f e .
- N pocos dominios españoles se evidenció el espí- Los comienzos del año 1810, en Chuquisaca, fue-
E ! ritu de rebeldía con el apremio, persistencia y
-.decisión que en el alto Perú. Mucho antes de
empezar el que seria siglo de la Independencia, en
ron tétricos. Hombres como Goyeneche, Sanz y Nieto
habían posado sus implacables manos sobre la pobla-
ción que ya conocía el sabor de la libertad y, para
las pequeñas pofalacioties indígenas como en las gran- contenerlos y atemorizarlos, entre otras tropas, desde
des ciudades, ya en forma de conflictos entre cabil- la capital del virreinato, habíase llevado un contin-
dos y autoridades, ya en alzamientos francamente gente del famoso regimiento de Patricios porteños.
sediciosos, hasta el mismo año de 1810, puede ase- Pero, el correo del 23 de junio llevó a Chuquisaca
gurarse, la revolución estuvo latente. la nueva de que en Buenos Aires también se había
De todos aquellos movimientos revolucionarios, nin- producido un movimiento revolucionario. Inmediata-
guno más decisivo ni más sangriento que el de 1809 mente, Nieto y el gobernador Sanz pusiéronse a las
en la intendencia de La Paz. Fué aquél un reguero órdenes del virrey del Perú y como medida de pre-
de pólvora, motivado por los conflictos de jurisdicción caución se desarmó a la tropa de patricios porteños,
entre las autoridades civiles y religiosas; por las a conocimiento de los cuales llegó la noticia de que
noticias cada vez más alarmantes que llegaban de el que encabezaba la revolución porteña era su anti-
España, que se prestaban a las maquinaciones de los guo jefe, don Cornelio Saavedra. Aquello, para ellos
nobles ambiciosos que se consideraban con derechos fué lo suficiente. Un conato de motín se produjo la
al perdido cetro de Castilla; y, finalmente, por la noche aquella y oficiales y soldados brindaron por la
obra de un reducido puñado de hombres jóvenes a lejana patria y por el inolvidable jefe Caro les cos-
quienes entusiasmaba la idea de una independencia tó aquel justificado entusiasmo. Horas más tarde, la
definitiva, si bien la disimulaban bajo un más que tropa fué diezmada y a los que les tocó el fatídico
sospechoso acatamiento a la autoridad fernandina. número se les envió al trabajo de socavón de las
En Chuquisaca, la sangre de los realistas y la de minas de Potosí —
los rebeldes cubrió repetidas veces plazas y palacios. Patriotas anónimos, mártires ignorados, es posi-
El saqueo y la destrucción se perpetraron como re- ble que la historia ignore para siempre cuáles fueron
presalias y, a la postre, los arriesgados patriotas, de los patricios porteños ios que pagaron así su entu-
con el valiente y altivo Murillo a la cabeza, paga- siasmo y su lealtad a la causa que para ellos era
ron con la vida y la prisión su fe en la libertad. sagrada, porque era ki defendida por el admirado jefe.
DIBUJO I E S ATLtS
Anee d otario

Bal2;ae
® V SU-S
deudas
Fué grande. Creó un mundo y dio vida
a una nueva humanidad, con idénti-
cas pasiones, con las mismas miserias, con
iguales grandezas. Su cerebro privilegiado
concebía hermosas novelas y acariciaba
descabellados proyectos financieros. Soñó
toda su vida con los millones ganados en
un segundo y fué el hombre a quien más
asediaron los acreedores. Llegó a sufrir
prisión por deudas y, para mayor con-
traste, hasta escribió un manual del per-
fecto hombre de negocios. Tal Honorato
de Balzac, el padre de la novela moderna.

UJ i anticipo. . .
En Balzac el arte se convertía en operaciones financieras mucho antes de que la creación
lomara cuerpo. Su proyecto no pasaba de simple imaginación y ya el gran escritor estaba
cotizándolo. Un día Balzac exponía uno de sus fantásticos negocios a uno de sus íntimos,
Henn Monnier. Era algo grandioso. Los dos ganarían inmediatamente varios millones de
rancos; y, fué ése, precisamente, el instante aprovechado por el amigo para decirle: "¿No
"le puedes anticipar cincuenta francos a cuenta de tantas eanancias?"

Delirio de grandezas. • •
Tanto como aficionado a los negocios monumentales e . . . imposibles, era Balzac inclinado
3 las magnificencias. Cierta vez una persona tropezó con él en una librería en el momento
preciso en que, sobre una gran hoja de papel, iba di-señando el plano de una suntuosa residencia
para mejor ilustración del librero. Aquello fué un verdadero derroche de salas,. salones, par-
ques y palaciegas dependencias. Cuando terminó, muy ufano, se despidió y salió.
El recién llegado, saliendo entonces de su estupefacción, le preguntó al librero quién era
aquel caballero que proyectaba la construcción de tan suntuoso palacio.
— Es Balzac, el novelista, ¿no le conoce usted?
N o . . . ¡Y, gana tanto como para poder construirse una casa así? — inquirió el hom-
bre, todavia.
— Como g a n a r . . . recibe bastante. Ahora que, como para poder edificar esa residencia,
no lo creo. Acaba de pedirme un anticipo de quinientos francos sobre su próximo l i b r o . . .

improvisación genial. • •
Refiere Teófilo Gautier que una mañana fué llamado con toda urgencia por Balzac quien,
«n cuanto le recibió, le dijo:
— Hace una hora que te estoy esperando.. Mañana debo leer un drama en cinco a c t o s . . .
. "— i Y necesitas mi opinión ? — le preguntó Gautier, sentándose en una butaca con la
sc.itud sumisa de quien tiene que aguardar semejante suplicio.
— No, de ninguna manera, -r- replicó Balzac. —'• Lo que necesito es tu colaboración; por-
que ci drama todavía no está escrito.
Gautier, amigo íntimo, accedió y se dispuso a ayudarle poniéndose a escribir inmediatamente.
—-Sólo te pido que me digas algo sobre los personajes... — le insi.nuó a Balzac.
Pero éste, con verdadero desaliento, le dijo, entonce»:
~ l A h l Si tengo que decirte el argumento no concluiremos m á s . . .
(El drama se escribió. Lleva el título de Vautrin.)

•^° gloria: he pagado por ella doce mil francos por concepto de préstamo a los amigos
y cinco mil escudos he gastado en cenas y festines".
(H, de Balzac: "Las ilusiones perdidas")
CARAT- Y'CARETAJ"

-^.^

CHRISTI/MNI
ROEBER
Esta poesía fué publicada en "Caras
y Caretas" el 23 de enero de 1904.

Coloco en el atril la partitura resuena sobre toda voz humana,


de la gran sinfonía wagneriana. y el bullicioso festival termina.
En el salón inmenso, que figura Es una Apocatástasis. Los mismos
un coliseo de época romana, que estaban en la altura, caen, voltean
se agolpa la elegante muchedumbre y antes de sepultarse en los abismos
de gente encopetada -y desdeñosa, por el cóncavo espacio patalean.
que expresa con su gesto la costumbre Y los que estaban tristes y humillados
de vivir en la altura luminosa. ascienden a la altura, iluminada
En el ancho hemiciclo están los hombres; por nuevo sol, por astros renovados.
ministros, consejeros, generales Esta parte final es complicada.
e ilustres personajes, cuyos nombres Pero no se termina. El coliseo
etundan en las crónicas sociales. se convierte en un campo de Agramante:
Los palcos son lucientes joyerías, todos me gritan y me llaman feo,
y en las damas, que ocupan sus asientos, bruto, anima!, imbécil, ignorante.
mucho más que las ricas pedrerías Una silba feroz. Y luego, un crítico
deslumhran los escotes opulentos. que oficia de poeta, de prosista,
de orador, de erudito, de político,
Voy a :elevar la mágica batuta, de historiador, filólogo y artista
voy a dar la señal. Hay . un instante (y no sé si también de rebuznante),
de imponente silencio, que me inmuta, con ademán de oráculo elocuente
tiembla mi mano en el ceñido guante, llega hasta mí y en tono altisonante,
y creo que los negros garabatos rae larga la filípica siguiente:
que el pentagrama llenan y decoran La silba no es a Wágner. El silbado
son legiones de ratas y de gatos por unanimidad y con porfía
que se arañan, se muerden, se devoran. es usted, director, que ha interpretado
I Ea I valor. La orquesta me obedece, perfectamente mal la sinfonía.
suenan los numerosos instrumentos. Ha trastornado usted el pensamiento
Es una tempestad, el fragor crece; del gran compositor y ha pervertido
se oyen bramar las olas y los vientos; las frases musicales, el acento,
las notas se atropellan, se confunden los tonos, la expresión y el colorido.
y forman un tumulto de sonidos. En esas armonías peregrinas,
Después, voces extrañas, que se funden tan admirablemente instrumentadas,
en roncos clamoreos y gemidos no hablan voces humanas ni divinas,
de todos los que sufren, los que implora!, por usted solamente imaginadas.
amor' contra las luchas fratricidas, Lo que usted creyó llantos y gemidos,
los que piden justicia, los que lloran o coros y canciones delirantes,
detrás de las virtudes perseguidas. no son notas humanas.. Son aullidos
Hay una transición. Alegres voces de perros asustados y atorrantes.
expresan ahora el júbilo que embriaga Lo que usted figuró Dios soberano,
á los que se hartan en continuos goces imponiendo su voz a los clamores,
y en eterno festín, que el pueblo paga. es simplemente el grito de un gitano
Y en ese festival forman el coro que hace huir a los perros aulladores.
todas las medianías que se encumbran Y eso es todo y no hay más.
por el próspero azar o por el oro,
faroles sin mechero, que no alumbran. La silba aumenta.
Todos los ambiciosos, pretendientes Veo en todos los hombres rostros fieros, '
a las más elevadas posiciones,^ la colectiva cólera revienta,
todos los que poseen buenos dientes me arrojan a la cara los sombreros,
y hacen maravillosas digestiones. huyen todos los músicos, se apagan
Todos los Mirabeau de pacotilla, todas las luces y el furor se agota.
todos los mercaderes de partido, Pero hay miles de voces que propagan
todos los intrigantes en pandilla, _^ por la gran Buenos Aires mi derrota.
y todos los trepantes, que han subido. Yo juro sin enojo, en calma fría,
aunque me ofrezcan un millón en pago,
1 Oh, qué intrincada música alemana I no dirigir ninguna sinfonía
Hay otra transición. La voz divina aquí, ni en Petersburgo, ni en Chicago.

¥ CHRISTIAN ROEBER
C A R A / Y CARETA/

A G U A F U E R T E DE
k A P F/Ñ A
vi^uarca, Asturias) 'Arturú Reque M,
EL CONDE DE KEYSEIiLINQ
PUBLICO UN LIBKO DONDE
HABLA DE
LAS PAMPAS
n la Argentina, con su paisaje orís'inal un supremo refinamiento de destreza, los la-
Ti—f? se armonizan todas las especies extin- zos fueron arrojados desde diversos lugares,
J L<| guidas de la prehistoria; y, antes que tanto en torno de un cuerno, tanto alrede-
nada, los desdentados gigantes. Las escasas dor de una pata, hasta que la presa quedó
formas de vida antigua subsistentes en el pre- inmovilizada. Luego, un golpe rápido en el
sente producen, de una o de otra manera, una cuello...
impresión antidiluviana. Así el ombú, el único
árbol autóctono de la pampa, esponja más
que madera, es la pseudomorfosis semejante La carne sin desollar fué asada inmedia-
a esos gigantescos lagartos que en tiempos tamente en masas formidabies sobre leña v e d e
remotos fueron el esbozo anticipado de los encendida al aire libre. Los cuartos gigantes-
mamíferos del futuro; el armadillo, el guana- cos del asado con cuero colmaban los platos.
co, el avestruz; ese enorme pájaro amarillo, Pero muchos preferían las visceras. Todo,
de alocados gritos de jazz, que construye ni- hasta las tripas, encontraba aficionados. - Y
dos de avispa; la liebre de la Patagonia, ese todo transcurrió exactamente como entre los
rudimento del ciervo y del antílope. Pero pretendientes de Penélope.
todo cuanto imprime a la Argentina actual
su verdadero carácter es importado, sin una
sola excepción. Sin los pastos europeos, no
existiría la pampa actual; si Coock no hubiei a A partir de entonces, me ha perseguido la
descubierto la Australia, le faltaría el elemento imagen de la sangre chorreando. Creo ver
vertical sin el cual nos sería difícil imaginár- sobre la pampa — aquella llanura la más
nosla en el presente: el eucalipto. llana, aquella inmensidad la más inmensa de
la tierra gracias a la ausencia de la menor
curva que le imprima forma, con sus colores
Don Segundo Sombra todavía v i v e . . . l i e eternamente vesperales, con la profunda me-
gustado sus finos sarcasmos proferidos en lancolía de su atmósfera que aumenta aún h
presencia de esos grandes pájaros que pasan
un. español arcaico. Se tocó la guitarra y
volando numerosos... Creo ver brotar sobre
hubo cantos y bailes... Con una gracia in-
la pampa, por todas partes, oleadas de sangre
comparable, el viejo ejecutó algunos de esos
roja y humeante.
pasos en que el hombre del campo argentino
concentra en sus pies todo el ritmo de su cuer-
po, así como la bayadera hindú lo hace en un
solo movimiento de dedos. Esos gauchos tan finos de espíritu y tan
delicados de sentimientos, siempre discretos
de tono, siempre benévolos, esos gauchos son
Hubo un festín literalmente homérico. Los esencialmente degolladores de bestias, dispues-
gauchos habían capturado vacuno tras vacuno. tos a toda hora a sacar su cuchillo con em-
Aquello habíase realizado con esa su caracte- puñadura de plata para hacer correr la sangre
rística seguridad y gestos precavidos. Con de no importa qué garganta.

ff" odos los años, una o dos personalidades europeas de consagra


¡ nosotros unos cíiantos meses, cuando no menguadas semanas,
de conocimiento de los muchos millares de lectores y admira
realisado el acopio más o menos abundante de informaciones sobre
a escribir algunos libros interesantes, más o menos acertados, más o
después, es lo que hizo el conde de Keyserling. Su obra — esta vez
llegado con el título de "Meditaciones sudamericanas", y, aunque no
más de lo común en tales casos. Ha sido, entre los libros extranjeros
importancia de los juicios emitidos, hemos extractado algunos parra
total a que indudablemente han de
CASJKSt
CARETAX

El tango nació en los subur-


bios equívocos; los más impor-
tantes de sus antecesores cono-
cidos fueron las danzas de los
negros cubanos y las canciones
napolitanas. Dada la gran pasi-
vidad de la naturaleza argenti-
na, era claro que el impulso de-
bía venir del exterior. Pero, muy
pronto, toda la inmensidad, toda
a melancolía, toda la pasión sin
limites y sin esperanza de la
Argentina se introdujeron en
las formas e x t r a ñ a s . . . La se-
gura destreza del domador de
caballos sustituyó como último
plano a la indolencia napolitana.
^í golpe de látigo, adaptado a
la p i t a r r a , creó un ritmo v¡-
i""- En el presente el tango, raú-
sica y danza, pertenece al cla-
sicismo de la época. La forma
fo que lo bailan los compadri-
tos, única forma históricamen-
te exacta, produce ahora, sobre
cualquiera que sepa interpretar-
lo, el efecto de un sacrilegio, bien que Hacia más extenuantes fatigas, con peligro de su
el 1900 no se bailara de otra manera. Puede vida y sin descanso, busca y reúne la hacienda
aecirse otro tanto de la forma voluptuosa con dispersada por la tormenta.
'J'^^ se lo baila en Europa. Ejecutado en su
verdadero estilo, el tango no expresa una pa-
sión desencadenada, sino en suspenso. El ver- El argentino es de una arrogancia en ex-
aadero tango se asemeja sobre todo al minué; tremo particular. Carece del orgullo natural
salvo que este último expresa la melancolía del español, que en el fondo implica modestia
otoñal y el tango la ansiosa tristeza de la y resignación a ser lo que en realidad es,
primavera. grande o pequeño, fuerte o débil, según el
caso: representa menos su estado actual que
su porvenir; vive de acuerdo con una imagen
•ruede decirse que la inmensidad horizors- anticipada de sí m i s m o . . .
tai de la pampa es una flagrante refutación
e cuantas teorías afirman la redondez de la
íierra. De todos los hombres que conozco, el gau-
cho es el más comprensivo frente a la muerte
considerada como un fenómeno terrestre. No
^os sudamericanos no son perezosos, como se precia de heroísmo, de honor ni de gloria.
pretende Carlos Octavio Bunge. Nadie rea- El coraje es para él lo único que cuenta. Es
iza los prodigiosos esfuerzos que ejecuta el indiferente hasta para sí mismo. Tiene, pues,
gaucho cuando es menester. Corriendo por es- para la muerte una sonrisa de melancólica
pacio de días y de noches, al precio de las indulgencia, un supremo desdén...

Pfonuif^^"T''^"^°^ ''^fl'."" '"Jjía nuestro pais. Permanecen entre '


dores '^"^ ° <^onferencias y satisfaciendo el muy justificado anhelo
«tícjiro"" ^"^ cuentan en este país. Luego, cumplida su misión y
menos ^ r^"^- ^ <^°^^^fnbres, regresan al viejo continente y se dedican
^nsiosa^ '^^^°^' ^^'°' como muchos otros antes y muchos más
vertida'^^^^^ "S^'^^dada, dados los merecimientos del autor — ha
^'^ItitnaM'*'' " ""^^^'"o idioma, menester es constatar que ha interesado
fos, ^11 ^"'^ alegados, el más notable. De él, en consideración a la
incitar ni ^^^^^''' P"^^, o modo de muestra para la lectura definitiva y
*" 9«e los aquilate aquí.
C A R A / Y CARETA/
C A R A / Y CARETA/

los monumentos de su grandeza y de su soberbia, boy aletargados ambos


El monasterio del Parral, San J u a n de los Caballeros, las iglesias de San en las márgenes del E r e s m a . H u b o un tiempo en que vivieron el uno
Millán y San Clemente, son, en la castellana Segovia, piedras eternizadoras junto al otro, pero las luchas de las comunidades fueron causa de su
del alma de un pueblo viril y orgulloso. P e r o son el Alcázar y la Catedral
, CA.RAJ- Y CARETATj
separación, y las puntiagudas torres del Al- tellano, mejor dicKo, español, donde s e
cázar divorciáronse de la " t o r r e románti- respira m á s hondamente el soplo históri-
c a " de la Catedral mararillosa, torre que co que animó la vida de la península, y
llegó a tener ciento dos metros de altura. la catedral segoviana, el monumento m á s
Otras catedrales españolas — las de Sala- digno del pueblo que guarda entre sus
manca, Santiago, León y Burgos — ten- recuerdos los nombres de F e r n á n Gonzá-
drán mayor magnificencia exterior que la lez, de F e r n á n García, de Alvar Fáñez,
segoviana, pero es ésta, indiscutiblemente, del obispo Gutierre Girón, de P e d r o I el
el mayor exponente de belleza del arte Cruel, de los T r a s t a m a r a , de I s a b e l la
gótico que posee España. Tanto su ábside Católica, de los bravos comuneros, etc.
heptagonal, como sus cúpulas y su torre son Y si por fuera luce insuperable majestad,
de una belleza que conmueve al especta- por dentro es arcón de tesoros envidiables,
dor por sus líneas severas y su arrogancia. pues su magnífica nave central, de ciento
F u é don J u a n Gil de H o n t a ñ ó n el ar- cinco metros de largo por treinta y t r e s
quitecto que comenzó a construirla, pero, de alto, sus navecillas laterales, sus sepul-
muerto poco después de baber iniciado la cros, sus vitrales, sus artesonados, sus
fachada, continuaron la obra don García decoraciones m u r a l e s , hablan de la labor
de Cubillas y don Rodrigo Gil de Honta- genial de Benvenuto CeUini, de Sánchez
ñón, que tuvo la fortuna d e colocar la Coello, de Churriguera, d e Alonso Cano,
primera piedra del altar mayor, gozo que de Pantoja, de Zuloaga y de tantos otros
habría deseado para sí su padre. Aconte- que, con sus cuadros, sus tallas, sus buri-
ció esto en 1563. Dos siglos más t a r d e , lados y sus esculturas, hicieron del templo
después d e los trabajos d e don M a r t í n un museo de arte, solamente comparable
Ruiz y don J u a n de M u g a r u r e n , pudo ser a los de los grandes palacios florentinos
consagrado el teniplo. o a los de los templos flamencos. Con
Contemplada desde lejos, encanta por j u s t a razón se le ha llamado " L a dama
la majestad con q u e se alza sobre su base de las basílicas españolas". H o y en día,
pétrea, y tanto sus agujas como sus ven- alzada frente a la soledad castellana, en
tanales dan l a impresión de joyas de orfe- medio d e la m á s castellana d e las ciuda-
brería. Domina el apretado caserío que se des de Castilla la Vieja, es la representa-
alza en torno suyo, como si lo amparase ción venerable del temperamento español,
con su grandeza, y entre ella, el Alcázar, de ese temperamento que ansia las accio-
las austeras iglesias y el acueducto, dan n e s gigantescas y los grandes letargos,
la impresión de una nave, "la nave ideal como si no pudiera vivir constantemente
que fingía la mayoría de las urbes ar- despierto y trabajando constantemente y
caicas", según la expresión del poeta. Sin con lentitud sin descansa, como pide el
disputa alguna, Segovia es el lugar cas- sereno filósofo d e Alemania.

D t B o .r o o B R A U !_ A T l. 1.
irtimirmiitumutiiiMi

MOTIVOS FERROVIARIOS
R E T I R O - T I G R E
POR EDUARDO URIBE
arremete contra los molinos
Estación Retiro — gigantes de hojalata
Llega rxa. tren. Y vomita "made in U. S. A . " - -
su lastre heterogéneo de viajeros. de las quintas de Olivos,
De los ojos se escapan los paisajes y se desangran en chorros de agua.
recién aprisionados en el Tigre,
se estrellan y se hacen trizas El ciego del vagón de
en las baldosas del andén.
segunda
Vagón de primera Del acordeón envejecido
Ingleses con sus pipas y manoseado,
—pequeños saxofones que sinfonizan el ciego va sacando
con bocanadas de humo, cincopadas, lucecitas musicales
brumosa nostalgia de Londres. que encandilan
el sentimiento de los pasajeros.
Don ¿luijote en Olivos Vuelan de losr bolsillos proletarios
El viento, moneditas de níquel
metempsícosis de Don Quijote. al plato de su lazarillo.
AIDIYINA, C7KRA/ Y
CA-RETA^

>4IDIIYIINAID€IC
il@llllllllliailllllllMlli
EL E N I G M A — ¿En qué se parecen
los vagos a las resmas de
DEL SALTERIO papel ?
— En que están mano
En tierra y; mar, mi primera
Se cría, y se considera sobre mano.
Mineral.
Incorrupta y transparente,
Tiene virtud, ciertamente,
Sin igual. — I Dónde puso Dios
Grato y delicioso aroma, las manos a Adán?
Cual tú, mi segunda encierra, — En las muñecas.
Rico arbusto que la tierra
M E S A Produce abundosa en sí;
Y aunque tu valor, i oh, Filis!
REVUELTA A todo tesoro excede,
El que lo tiene bien puede
Decir que te tiene a ti.
— i En qué se parece Muchas veces mi tercera
una .cocinera a un volcán? Hago, por cualquier tontera,
•— En que echa lumbre Sin querer,
y lava. Y olvido mi ingrata suerte;
Otras veces lo hago al verte.
De placer.
Si tú lo haces, embelesas.
— ¿Y un buque a un Mostrando tantas riquezas
glotón ? De valor.
— En que se atraca. Que me da celos y enojos
De que gocen otros ojos ADIVINANZAS
Tal primor.
Con otro significado CRIOLLAS
"— i Cuál es el santo que
no es de ninguna parte?
Fecunda el valle y el prado,
O se ve
S O B R E LA
•—Santo T o m á s de Destruir la campiña entera, LECHUZA
A q u í . . . no. Sin dejar rastro siquiera
Donde fué.
Es mi todo, en conclusión,
Si sus partes equilibro. Alico,, aüco
—-¿Quiénes son los Un libro; Que alza la cola y vuelve
que tienen el cabello más Tomado en otra acepción. [el pico.
lejos de la nariz? Oración,
•— Los calvos. Y en el musical concento, II
Instrumento. En altos barrancos
T Filis: ya en este argumento Pantalones blancos.
Tienes, si los has descifrado.
— ¿ Q u é es u n a ta- Para el cántico sagrado,
berna? III
Libro, oración e instrumento.
'— Una jaula de monas. Le, pero no en un libro,
F. Acuña de Figueroa Chuza, pero no de gallo.
IV
~— ¿ Cuál es la letra más
alegre ? Trancos barrancos.
— La Mechones blancos.

illillillllilBi
CARAy y CARETAS

51 ' f^

Por L V D W I K

edad, en el caso del Sol, antepasado de la Tie-


rra, y en la de las otras estrellas.
En realidad, en tiempos pasados, no se in-
Casiopea, h tentó dar cifra alguna definida para la edad de
hermosa egtas últimas, ni siquiera para dar una idea de
su orden de magnitud; pero, según las teorías
constelación propuestas con objeto de explicar su radiación
boreal, ac- y el manantial en que se origina, se puede creer
tualmente. que se pensaba vagamente en números de
ocho a nueve cifras; los escritores modernos
sobre cosmogonía no ven la posibilidad de ad-
ORPRENDE observar en qué grado y con mitir menos de 12 cifras significativas, es de-
qué rapidez se han ampliado nuestras cir, "billones" de años.
ideas, acerca de la edad de nuestro pro-
pio planeta, del Sol y de las estrellas, Es bastante curioso que, en la última dé-
durante estas últimas décadas. Hace 60 años, cada, también hayan aumentado considerable-
lord Kelvin, entonces William Thomson, ba- mente las dimensiones especiales del Universo,
sándose en la rapidez del incremento de la y especialmente las de nuestro propio sistema,
temperatura, con la profundidad (en el seno la Galaxia o Vía Láctea: claro que no ha si.lo
de la Tierra) y apoyándose en un cálculo al?o un aumento real, sino en la opinión de los
discutible, asignó a la Tierra, como globo só- principales astrónomos.
lido, una antigüedad comprendida entre 20 y Efectivamente, en 1921, todavía H. D. Cur-
400 millones de años; más tarde, partiendo de tís defendía tenazmente las teorías que, diez
datos más seguros, de 20 a 40 millones de años o veinte años antes, defendían investigadores
tan sólo. Investigaciones recientes sobre los de vanguardia, como Newcomb, Charlier y
minerales radioactivos están de acuerdo, casi otros, y atribuía a la Galaxia un diámetro de
unánimemente, en conceder al precámbrico 30.000 años-luz, o sean, 9.000 parsecs; en la
(granito) una antigüedad de unos 1800 millo- actualidad, en cambio, la apreciación de Sha-
nes de años. pley, que es la más aceptada, fija en unos
En las formaciones cuarzosas y areniscas, 300.000 años-luz su diámetro más bajo.
desgraciadamente, no se encuentran aquellos Finalmente, hay una tendencia predominante
minerales, para atestiguar su edad; pero es casi (algunas veces demasiado precipitada) a tra-
indudable, que las areniscas son mucho más bajar en escala mayor, tanto en materia de
antiguas que el precámbrico, de manera que la tiempo como en materia de espacio, a pesar
edad de la Tierra debe ser considerada, cuan- del hecho positivo de que nuestra vida sucle
do menos, de algunos miles de millones de ser más bien algo más corta y de que, cor-
años. poralmente, ocupamos tal vez menos sitio que
Puede observarse una ampliación análoga ile nuestros antepasados remotos.
Existen diferentes métodos, más o inenos
hipotéticos, para estimar la edad de las estre-
llas. De ellos, sólo uno expondremos, de ca-
rácter fragmentario. Este método, en realidad,
sólo determina un límite superior de la edad
de las estrellas, pero dicho límite resulta coin-
cidir bastante exactamente con el límite que,
para la vida real de las estrellas, señalan algunos
otros métodos.
De las estrellas dispersas por todas las re-
giones del cielo, son muchas las que aparecen,
como dobles (y algunas de ellas triples, etc.)
y que constan de dos astros separados, pero
acoplados por medio de la acción de la gravi-
tación, formando un solo sistema dinámico.
Observando los movimientos de estos astros
compañeros que describen órbitas elípticas,
cada uno alrededor del otro o, mejor dicho to-
Orion, ta! y
cAmo la va-
nos todas las
noches;
síSlcíS^ '^ií/"""*
CARAJ- T CARETA/

5L.5

SILBE^STEIN

davia, en torno del centro de gravedad común


ei sistema, y teniendo en cuenta la ley de la
gravitación universal de Newton, se pueden
entonces calcular las masas. El espectroscopio L a misma
s un auxiliar importante para este trabajo, l e n t r o de
e esta manera se han podido calcular las ma-
36.000 a Sos
as de buen número de estrellas (aunque no
j¡"'^"/S'™as)- En algunos casos, puede ser es- con n u e v a
macla la masa de una estrella por otro pro- forma.
'^^^'Piiento menos directo.
Ahora bien, comparando la luminosidad de lanza al espacio la prodigiosa masa de más de
innü^"*'^^ estrellas de masa conocida y relacio- cuatro millones de toneladas por segundo; y
nian ^''"'^"^s con éstas, se ha encontrado, de esto viene haciéndolo, y aun de manera mái
añera puramente empírica, para empezar, que abundante, desde un pasado sumamente rem.oto.
mu ^^*'''^"as de mayor masa son, en general, Esta masa, lanzada al espacio con la radia-
'ucflo mas luminosas que las más ligeras. Pa- ción, resulta perdida para el astro; de modo
tre f^i! -^'^ euenta esta notable correlación en- que si este gasto no se repone por medio da
el brillo absoluto y la masa, independiente aportaciones de materia o de energía del exte-
tonr^ temperatura, Eddington ha elaborado una rior, la masa de la estrella irá decreciendo en la
J-.ona, basada en un modelo de estrella imi- misma proporción. "•
Mnano,^ pero nada inaceptable. Cabe admitir que la estrella puede captar par.
su t^ ,^'""ta algo complicada a que conduci tículas errantes de materia, a su paso por los es-
f .?"3> da las luminosidades observadas, en pacios. Pero la cantidad de materia dispersa por
Aun'°" ^^ í^^ masas, con bastante precisión. el espacio interestelar es sumamente pequeña,
ma -'^^ obtiene, sin embargo, mayor aproxí- si es que la hay. Recientes investigaciones pa-
acion a la realidad, usando una fórmu'a em- recen demostrar que el espacio interestelar es
Jl j ^ "las sencilla, según la cual la luminosi- de una transparencia casi ideal y se halla, por
, ,. ""a estrella es proporcional exacta- consiguiente, espantosamente vacío. Tampoco
cub k^ cubo de su masa. Esta fórmula del es posible que la estrella reponga sus reservas
sob° ^'''^ comprobada satisfactoriamen,':e de energía, absorbiendo radiaciones que a ella
• '? muchas estrellas cuya masa varía de un lleguen desde el exterior, puesto que la inten-
sidad de la iluminación general del espacio in-
"ñn r^ de la del Sol (como es la denominada terestelar es excesivamente pequeña, en com-
de T ' í " ^ ' ' ^"^' "^^^'^ '* '^"^ *'*^"^ '^ estrella paración con la de la radiación propia de la
ha<!t" 1 "'askett (la de mayor masa registrada estrella; bastaría difícilmente para leer una car-
sta ahora), que tiene, cuando menos, 76 ve- ta en una noche sin luna, por serena y clara
líue t "'"^^^ '^'^^ ^ ° ' - ' ^ ° " '^ luminosidad de que fuese. En resumen, pufs. in Pítrelk irra-
sida!l(° '^°' (tomada como unidad de l:imino-
fóri 1 ^ *" ™-¡ís^ (como unidad de masa), ln
r^k'^",^ puede expresarse así: luminosi'iad =
•^"00 de la masa.
dad°H ^'"^^ parte, es evidente que la luminosi-
dad H ""'"^ ^^'^''^^'a es equivalente a la totali-
SCB A '^ energía radiada por la estrella cada
j^°""do y, como (según sabemos ya acíual-
"*V.*°da energía posee masa (inercia de la
nn '^^\^' y ésta es igual a dicha energía dividida
ina"" ^V^adrado de la velocidad de la luz, !a
diant ^^^ trillones de ergs de energía (ra-
darn /* "^^ °^^^ clase) equivale muy aproxima-
es m " ^ a un gramo. Esto verdaderamente no
T-
lyj/?'"^"^; sin embargo, en la economía de los
¡j^ '"^''es celestes representa un capitulo muy
g P°'''ante. Considérese tan sólti que nuestro
' ' . 1 " e sostiene nuestras vidas (y que dists D e n t r o do
cho de ser el astro que más energía irradia), 36.000 a « o s
las Tres Ma-
rías no apun-
tarín • Sirio.
CARAy Y CARETA^'

día continuamente su masa, sin casi com' Será mejor expresar directamente la mi-„
aensación alguna. tad de su reciproca, que equivale a un
Además, exceptuando los casos suma- tiempo y que tiene una significación de
mente esporádicos de formación de planetas interés inmediato.
(sea ésta espontánea o provocada por el paso de Este tiempo, que podemos llamar T, es da
algún gigantesco cuerpo celeste), las estrellas no 7'55 billones de años. La ley completa que ex-
emiten materia al espacio en forma de materia presa la historia (o, cuando menos, un deter-
propiamente dicha: derrochan liberalmente su minado aspecto de la historia) de una estrella
capital, pero sólo en forma de monedas radian- se condensa ahora en esta fórmula cómoda y
tes, por decirlo así. De manera que la pérdida sencilla: la velocidad de disminución de la masi
de masa se debe total o casi totalmente a la de la estrella es igual a la mitad del cubo de
radiación; como la luminosidad indica el Tés;i- su masa actual dividida por 7'SS billones de
men de dicha radiación, resulta que la rapidez años. (La masa unidad es, en este caso, 1'i
del decrecimiento de la masa de una estrella es, masa del Sol, según ya se ha dicho en la pá-
en todo momento, proporcional a su lumi- gina anterior).
nosidad. Esta ley o ecuación, de fácil resolución, pue-
Pero, según ya vimos, la luminosidad, es pro- de enseñarnos muchas cosas interesantes.
porcional al cubo de la masa. El coeficiente de En primer lugar, nos enseña, ya a simp'e
esta proporcionalidad, que es el mismo para to- vista, que una estrella de masa muy grande,
das las estrellas, puede ser determinado, par- empieza por radiar con gran abundancia; dfs
tiendo de los datos de cualquiera de ellas (del pues, a medida que va envejeciendo, se va vol-
Sol, por ejemplo) y utilizándolo luego para las viendo más prudente y cada vez radia más len-
demás estrellas. tamente. Así, por ejemplo, cuando su masa se
Ahora bien, la masa radiada por el Sol, en la va reduciendo a la mitad, su nuevo régimen de
época actual, es de 4'2 millones de toneladas gasto y, por consiguiente, su brillo se halla
por segundo y la masa total del Sol, expresada reducido a una octava parte; si sólo queda una
también en toneladas, es "un 3 seguido de vein- décima parte de masa, la radiación es de una
tisiete ceros". milésima, y así sucesivamente; es un aumento
El coeficiente numé- sumamente rápido de
rico buscado es el pri- prudencia y modera-
mer número dividido por ción, muy diferente de
el segundo. Sin embar-
go, no hace falta que
Ludwik. Silb er s tein lo que, por desgracia,
suele acontecer a los
escribamos el resultado. humanos.

y parece abrir su boca


con carcajada siniestra.
Ya no se ve ni la esquina;
Por Carlos Roméu la cerrazón es tan densa
que si tuviera un cuchillo
podría cortar la niebla.
Niebla...
niebla... Pasa un auto. Se me pierde
Regreso tarde a mi casa el farol de la trasera
y la humedad me penetra entre la bruma. A lo lejos
hasta los huesos. Los pies la luz se esfuma. La niebla
resbalan en la vereda parece que, lentamente,
mojada. hasta los tuétanos entra.
Me abrigo el cuello
con mi echarpe blanca y negra. La calle está silenciosa,
completamente desierta.
Son las tres. Sigue cubriéndome Tocan ronda... Canta un gallo.
el sudario de la niebla. Cae la niebla.
El vigilante en la esquina
resignado se pasea. ,9 l « « . V '
Su compañero, el buzón, <¿jyv¡* * .
impasible lo contempla.

IKgll liui
V M.Á. ^

CARETAJP

I"7
n A SEL
"T" NA de las vías aéreas más sorprendentes es en el presente
I la que con toda regularidad y diligencia funciona en la
-f Nueva Guinea. Después de la guerra, Gran Bretaña posee
casi la mitad de la isla, el resto de la cual es posesión de
los Países Bajos. En 1927, fueron descubiertos grandes yacimien-
tos auríferos en la parte británica, en Búlalo, cerca de Wau, a cua-
renta millas de la costa del golfo de Huon. Para llegar a dichos
terrenos auríferos con el ferrocarril habría sido necesario abatir
una selva casi impenetrable y atravesar tres cadenas de montañas.
Estos inconvenientes fueron los que dieron origen al proyecto de
una línea aérea, la que inmediatamente organizó la Guinea Airways
Limitada.
Se realizaron exploraciones utilizando un avión monomotor de
armazón de madera, pero el clima tropical resultó perjudicial para
el aparato. Se recurrió entonces a un equipo metálico, el que dio
resultados sorprendentes en condiciones de transporte tan difíci-
les, y de inmediato se creó una flotilla de transportes, para estable-
COMO U N A PEUEBA B E cer una base en plena selva, en Búlalo.
^ U E LOS A E E O P L A N O S
^ON UN RÁPIDO. SEGU- Para esto se necesitaron aviones de transporte muy resistentes.
" O Y EFICAZ MEDIO DE Se agregaron tres aparatos más, enteramente metálicos, provistos
LOCOMOCIÓN, H E A Q U Í de potentes motores.
ALGUNOS D E T A L L E S DE
UNA I M P O R T A N T E VIA Y, en un año y medio, estos aviones han transportado por enci-
A t R E A QUE F U N C I O N A ma de las selvas y las montañas, pieza por pieza, una importante
™ ^ TODA REGULARIDAD cantidad de maquinarias. Así, por vía aérea, han llegado: dos dra-
^OR ENCIMA DE TERRITO- gas completas, de 1.200 toneladas cada una; el material para una
«ÍOS C O M P L E T A M E N T E estación hidroeléctrica de 4.000 kilovatios; compresores de aire;
SALVAJES Y QUE, SIEM- máquinas a vapor; sierras mecánicas; tractores, automóviles y he-
r « E POR LOS AIRES. ESTA rramientas varias hasta un total de 4.000 toneladas.
TRANSPORTANDO T O D A S
^AS M A Q u j N ^ j j j ^ g N E C E . Dos aviones han realizado, respectivamente, 458 y 462 viajes
rmi"^^ PARA LA FOEMA- a Búlalo. El tercero, llegando hasta Wau, ha hecho 287 y^ en total,
han conducido más de 900 toneladas de mercancías.
^iON DE UN GRAN CENTRO
INDUSTRIAL. Algunos viajeros que han llegado hasta aquellas remotas regio-
nes, maravillados, refieren cómo uno de los aviones ha podido
cargar, con la ayuda de los indígenas, la parte esencial de una dra-
ga que pesaba nada menos que 3.450 kilogramos, para conducirla
hasta Wau, S.SOO pies sobre el nivel del mar. Este trabajo resultó
tanto más difícil cuanto que los aeródromos donde dichos aviones
operan no son sino simples campos húmedos y casi cubiertos por
espesos pastos que requieren un corte constante y cuidadoso.
Los aviadores de esta extraordinaria línea de aviación no cuentan
más que con la ayuda de los indígenas, muchos de ellos en estado
casi primitivo. Los reclutan en las poblaciones cercanas y les abo-
nan un salario de una libra, al que hay que agregar la alimentación,
que, debido a las dificultades del aprovisionamiento, resulta eii
extremo onerosa.
Así, aíroHitando peligros sin par, luchando contra los elementos
y con el aislamiento de todos los centros de civilización, los avia-
dores están levantando una ciudad y creando un importante empo-
rio industrial, donde no puede llegar el ferrocarril, conduciendo
hombres, maquinarias y víveres pura y exclusivamente por los
aires.

^^^^^mmmpmM^^m^mmMmmm^:^
CARA.r Y CARETAJ"

A I^UNTA DE L A i : ) I Z « por VALDIVIA

Previsión Los tres pusieron algo


— ¿Por qué no has ido a la oficina? — Fué una combinación entre los tres. Cada uno
— Porque hay temores de que el próxi- puso algo. Yo puse el auto.
mo invierno haya mucha gripe. — í Y usted?
— Eso es una ejcusa ridicula. Todavía no — Yo puse la nafta.
estás enfermo de gripe. — ¿Y usted?
— Pero me estoy ensayando. — Yo puse la resignación. Fui el atropellado.
C A R A / Y CARETA/

L
LENO del presentimiento de mi humilde des-
tino, llegué no pocas veces a desear que-
darme olvidado para siempre en aquellas
agrestes soledades. No obstante estas im-
presiones melancólicas que cual la niebla en la
alborada nacen y se disipan en el oriente de la
vida, eran muy luego substituidas por otras más
conformes con los instintos y las inclinaciones de
mi edad. Tentado estoy de hablarte de mis ensue-
ños juveniles, de la exuberancia de sentimiento y
de savia que sentía bajo aquel clima ardiente, de
mis paseos nocturnos por el río, amaneciendo en
alguna de esas islas desparramadas como esmeral-
das en el azul del mar, y casi te cuento alguna
de mis aventuras novelescas. Te diré que en Río
de Janeiro a los veinte años se ama como en nin-
guna parte. Aquel sol, aquellas dulzuras tropica-
les, los vivos perfumes de los montes, las excitan-
tes exhalaciones del ubérrimo suelo, las voluptuo-
sas armonías del cielo y de la tierra, te impregnan
hasta el alma, y ésta, templada a las vivas emo-
ciones, a los éxtasis paradisíacos, siente la necesi-
dad imperiosa de amar a todas las mujeres...

* El amor ennoblece y sublima el espíritu. Bajo


su influjo creador ¿quién no es poeta? ¿Quién
no se siente capaz de ser un héroe llegada la oca-
sión? ¡Cuántos versos no compuso tu amigo, y
EL A M O R Y LAS en cuántas cosas grandes no pensó 1...

MUJERES * Sobre todas las grandezas de Londres, lo que


más admiré fueron las bandadas de niños rubios,
sonrosados, angélicos, flores animadas, triscando
SEGÚN LOS por los parques, y las bellas, novelescas, inglesas.
En realidad, éstas me parecieron divinas, ¡qué dia-
blos !, tenía yo veinte años, aunque a pesar de los
GRANDES AUTORES vapuleos del tiempo estoy por creer me sucede-
ría hoy otro tanto. Digan lo que quieran, no hay
• • • sangre más pura, ojos más serenos, manos más
transparentes, frentes más limpias, cabellos más
vaporosos y brillantes, ya se desprendan en rizos
CARLOS GUIDO dorados cual las espigas maduras, ya caigan sobre
el cuello de azúcar en ondas ambarinas. Si a esto
Y S P A N O agregas una blancura de papel de arroz, labios que
las cerezas envidiarían, dientes nacarados, el con-
tinente señoril, el velo de modestia echado casta-
mente sobre el esplendor de la belleza, resultan
unas mujeres que no parecen pertenecer a este
mundo tan lleno de picardías sabrosas, sino he-
chas a propósito para figurar en algún sueño fan-
tástico, después de haberse uno dormido como un
ángel sobre un lecho de musgo, embriagado por
el olor de los azahares. Si alguna vez aspiras a
una perfecta beatitud, hazte amar en inglés, pero
que te lo digan al oído en italiano...

* Queriendo coronar la más hermosa — En tor-


no al sol las horas se juntaron — Y allí en ronda
genial se armonizaron — Del primer día a! son-
rosado albor. — Mal envueltas en gasas transpa-
rentes — En el éter azul, todas son bellas; —
Mas fué reina elegida al fin por ellas, — La hora
inefable del primer amor.
— Desde entonces el alma está a su imperio —
Con misteriosos vínculos unida; — Se confunde
a la esencia de la vida, — Rica en tiernas prome-
sas al pasar, — Y deja en pos dulcísimas memo-
rias — Al perderse en el tiempo en raudo vuelo,
— Como brillan los astros en el ciclo — Cuando
en la tarde el sol se hunde en el mar.
r y y
DIBUJOS DE
A h
I C I A P E N A ü B A Selección de Bernardo Manuel
^'CARAS Y CARETAS'^ EN LAS

j^s grandes tragedias


en la Tierra del Fuego
Cómo se busca el oro en la actualidad. ~ La bahía Slogett. — El
- Las noches australes. - El rey de la Patagonia. - Una
María Behety de Menéndez. - El Emperador de la Tierra del
de fantasmas. - La historia de Pascualín. - Cómo se escapó
Por J U A N J O S É

Pescadores de pepitas
o deje usted de visitar — me dije- — ¡Oro!
N ron en la Tierra del Fuego — los
lavaderos de oro.
— iOro?
Me parecía imposible que existieran aún
en estas tierras desoladas y tristes de la
región austral hombres tan románticos que
buscaran oro. Creí, sinceramente, que, des-
pués de tantos cuerdos que se han vuelto
locos, ya nadie intentaría la tragedia de
remover las arenas auríferas,
— Sin embargo — me informó un co-
merciante de Ushuaia, — usted podrá ver,
en la parte argentina de la Tierra del Fue-
go, a lo largo del canal de Beagle, hom-
bres que buscan oro.
Los acabo de ver. Son aventureros soli-
tarios que se instalan, aisladamente, en
las ensenadas y bahías de este maravilloso
canal de la Tierra del Fuego. No necesitan
mucho para establecerse. Construyen un
refugio, cerca de la orilla, con robles fue-
guinos y con ramas de coigüe. En seguida
se entregan a la tarea de pescar pepitas.
Realizan su obra con una desesperada pa-
ciencia de ratones. Su labor no requiere
mucha maquinaria, puesto que emplean los
métodos antiguos. Les basta una vasija
grande de metal — un tacho o batea, —
redonda y poco profunda, como la que sue-
le utilizarse en la cocina para lavar los
platos. Es la célebre paila que, desde hace
siglos, usan los lavadores de oro en todas
las regiones del mundo. En la paila reco-
gen un poco de agua con arena o piedri-
tas y allí, en cuclillas, se pasan largas ho-
4«y ht8U» . /' h ras agitando la vasija, zarandeándola, con
El buscador de t>ro de la Tierra del Fues^o ae los ojos fijos en el fondo. Si no encuen-
pasa las horas zarandeando las arenas auríferas
en una vasija de latón. Luego, pitra purificar el tran nada, vuelcan el contenido. Se corren
oroj lo coloca en el fuego, como hace cuatro-
cientos años. un poco más allá. Llenan otra vez el reci-
L E J A N A S T I E R R A S DE LA P A T R I A

de los buscadores de oro


y en la Patagonía
pan de los hijos. — El silencio fueguino. — Ni los zorzales cantan,
^^gentina heroica. — La muerte de una santa patagónica: doña
t^ego. — Las aventuras de Popper en el Páramo. — Un ejército
^ddowisky del presidio de Ushuaia, en la goleta de Pascualtn.
^ E S O I Z A R E I L L Y¡

P ente. Zarandean de nuevo el agua con la ca canta. Pero, su carne es muy sabrosa.
j,""®"^ ""T ^^ izquierda a derecha y de de- Superior a la carne de pavo.
echa a izquierda, — poniendo en su tarea — Me explico que no cante.
. "ÍJ^estría del cocinero que al hacer la El silencio de la naturaleza se ve hasta
ula trata de que no se le queme en en las tormentas. En la Tierra del Fuego
sartén. Por fin, de tarde en tarde, al- no hay truenos, ni relámpagos, ni rayos.
j n z a n a ver, oculta en los residuos de la Las tempestades son de viento. Un viento
ena, en el fondo del tacho, una pequeña
'aminita sin brillo, amarillenta, paliducha:
— ¡Oro I
cul ^"^ lámina tan delgada, tan minús-
3> tan tenue, que, para recogerla, sin
1 e se escape de los dedos, es preciso ejer-
er una ciencia especial. Se trata de una
P rticula de oro nativo, tan cascarita de ce-
la que casi no valdría la pena de guar-
ría. Yo se lo digo a uno de estos silen-
losos pescadores auríferos:
— iVale la pena?...
'1 hombre me mira sin mover los la-
s. Estos extraños obreros parecen anti-
^ " ° ^ soldados de Laconia. No hablan nun-
• A fuerza de vivir en plena soledad, sin
V "^""a mujer, han olvidado el prodigio de
d 1 E ' ^^ "lisma naturaleza de la Tierra
Fuego — naturaleza dramática, domi-
adora, trágica, bárbara y salvaje — les
^ n e silencio. Bastará decir que en toda
Tierra del Fuego no he hallado en los
, "^"^es ni un solo pájaro que cante. Exis-
"na especie de zorzal silvestre, pariente
el plumaje del zorzal de Entre Ríos.
ero, es un zorzal a la violeta, falso, sin
^scendencia lírica, que no merece ni sí-
4 lera el honor de ser comparado con la
gionosa alondra de Montiel.
^y este zorzal fueguino canta como
^' zorzal? En el rio de la Mina, en Magallanes, los "des-
ocupados" de Chile se dedican a la búsqueda dé
«o, señor. Es un pájaro mudo. Nun- oro con excelente resultado.
C A R A / Y CARETA/

silencioso, tan rudo, tan feroz y tan fan- El tubito contiene una escasa porción de
tástico, que ningún anemómetro es capaz escamitas de oro.
de medirlo. Se le calcula una velocidad — i Cuánto pesa este oro?
de doscientos o de doscientos cincuenta ki- — Más o menos, diez gramos.
lómetros por hora... Cuando no hay tor- — (¡Es el producto de su trabajo de hoy?
menta — en invierno sobre todo, — los — El producto de un mes...
días y las noches son paisajes emocionan- ¡Diez gramos! El trabajo de un m e s . . .
tes de serenidad y de transparencia. Son Afortunadamente, de tarde en tarde, el
noches y días de una grandiosidad teatral buscador encuentra de improviso pepitas
tan estupenda, que sólo podría ser inter- de importancia.
pretada por un músico con garras de Stra- — Aquí mismo, en la bahía Slogett —
winsky, alma de Debussy y cerebro de loco. cuenta mi cicerone Pascualín, — se reco-
El sol fueguino es un sol especial. Sol de gen con frecuencia, al bajar la marea, en-
lujo, que no tiene nada que ver con ese tre los cantos rodados, pepitas del tamaño
pobre sol de baratillo que se usa diaria- de un poroto. Se encuentran muchas, pero
mente en el resto del mundo. La luna y el que las descubre no lo dice para que no
las estrellas son astros de escaparate artís- aparezcan los competidores. El tamaño
tico de la calle Florida, elaborados por re- común de las pepitas es el de las len^
comendación de un millonario, para ador- tejas.
nar la belleza de un cielo hecho aquí — ÍY no hay en estas tierras argentinas
mismo con pedazos de m a r . . . Pero como ninguna compañía que explote las riquezas
si la naturaleza tuviera conciencia de su auríferas con métodos modernos, como en
propia majestad divina, se rodea de una el África del Sur o en Australia?
plácida atmósfera de templo. Su solemni- — Todos los que han venido por aquí
dad transmite a las cosas y a las almas con grandes proyectos y con maquinarias,
el silencio blanco de la nieve... Por eso han muerto en la miseria. Unos fracasaron
al preguntarle ingenuamente al buscador por falta de paciencia. Y otros por culpa
de oro, si vale la pena gastar tanta pa- del oro, que es caprichoso como las mu-
ciencia para recoger, al cabo de dos horas, jeres. En varios lavaderos se ha probado
una impalpable laminita, me mira sin de- la extracción por medio de las máquinas.
cir una sola palabra. Oyéndome insistir, No ha dado resultado porque el oro se
me replica, dándome esta soberbia lección esconde. Hay que buscarlo con los dedos.
de voluntad: Sólo asi la gente puede enriquecerse.
— Con este poquito, otro poquito y un Aquí, en la zona argentina, debiera po-
poquito más, compro el pan de mis hijos. nerse en práctica lo que están haciendo
El buen hombre quiere mostrarme su los chilenos...
cosecha. Primero extrae del bolsillo su re- — íQué?
vólver, debajo del cual, envuelto en algo- — Cuando vaya usted a Punta Arenas,
dón, lleva oculto un tubo de aspirina. la gran ciudad chilena de la Patagonia,
— No tenemos más remedio que andar que ahora se llama Magallanes, visite los
con el revólver. La gente es muy tranquila, lavaderos de oro del río de la Mina. Verá
muy honrada, pero... ¡el oro es una por- usted cómo Chile ha resuelto, sin ruido,
quería tan hermosa!.., el problema de los desocupados.

El rey de la Patagonia
los pueblos más lejanos del orbe buscaban
H ACE sesenta años empezó a difun-
dirse por el mundo una noticia lu-
minosa:
"En la Tierra del Fuego y en la Pata-
en los mapas la ubicación geográfica de
este paraíso terrenal:
— ¡Tierra del Fuego!
gonia hay machos yacimientos auríferos. Hasta el mismo nombre se prestaba pa-
Son arenas de oro al alcance de quien ra soñar mejor. Y luego:
quiera agacharse". — ¡Patagonia!
Resulta fácil reconstruir la ilusión que Era la zona de los indios salvajes — los
esta noticia despertó en las almas sedien- alacalufes — que devoraban carne huma-
tas de los chiquilines. Los muchachos de na, diezmando a sus vecinos, los yaganes.
C A R A / Y CARETAJ"

El ilr '^*"°'^''» P""" donrie pasan las aguas auríferas, se pona una plancha de cobre cubierta de mercurio,
t- ° j ^ilhien! al mercurio. Loeffo se hace en la plancha un raspajo del oro con el mercurio, som«.
tiendo esa amalgama a la acción del fuego. El mercurio so volatiliza y queda el oro puro.

i Qué importancia tienen los peligros? mos aún flota de guerra. Sarmiento no la
Es el país del oro... había fundado todavía. La bandera de la
t'ué inútil que Darwin, en su "Viaje al- patria ondulaba apenas en el mástil del
rededor del mundo", bautizara estas tie- queche "Luisito", del valeroso pescador
'^^®' ^^"_ 1833, con un nombre infamante: Piedrabuena. Desde entonces y hasta la
,.^"7 "^^^fa de maldición. Tierra mal- fecha, todo el progreso de la región aus-
dita". tral se debió exclusivamente a la marina
Los oídos juveniles no ignoraban las pa- de la patria...
labras^sabias del apóstol: El primero en comprender que la abun-
'El oro se esconde en las manos del dancia del oro en las costas del sur era
diablo", un invento de la imaginación fué el pro-
' hacia la tierra del demonio venían los pio Menéndez. Había oro, sí, en sólidas
'•"Uchachos a quitarle el tesoro escondido pepitas, pero no tanto como exigía el en-
^" los dedos... sueño. En cambio, José Menéndez descu-
,El primero que llegó fué don José Me- brió que en la Tierra del Fuego y en la
nendez. Era un mozo español, de noble Patagonia había otras fuentes de riqueza
3'curnia, valiente como el Cid y fuerte co- más sólidas que el oro. Bosques estupendos
0 España. Arribó de Buenos Aires a la de maderas preciosas; campos que, culti-
t^atagonia en 1872, en una carabela argen- vados con esmero, podían competir con las
jna, gobernada por un marino criollo: el tierras del norte; mares fecundos en pe-
'ustre don Martín Guerrico. Menéndez se ces, en lobos y en ballenas; minas incal-
1 ledó en estas tierras dispuesto a encon- culables de carbón lignita; campos de pas-
ar oro. La Patagonia no era ni la som- toreo para criar mil millones de ovejas; y,
a de lo que es actualmente. Era — como además, ¿por qué no?, el oro de las are-
^Jo Estanislao Zeballos en la tumba del nas del mar y de los ríos.
'stno Menéndez — un desierto pavoroso — ¡Jauja!
a itado por indios, fieras y asesinos pró- Sí, era Jauja. Pero, para que Jauja diera
gos de las grandes ciudades. No tenía- su provecho, era menester luchar, cuerpo
C^RA./• Y eXRETA^

lentía, derribó los peligros de la Patagonia,


venció a la naturaleza y enriqueció con
pueblos y negocios y escuelas públicas to-
da la zona austral de nuestra América...
Al lado de su figura magnífica de conquis-
tador, se levanta la de una mujer maravi-
llosa: su compañera de fatigas, la señora
doña María Behety de Menéndez. Era ar-
gentina y hermana de aquel exquisito ora-
dor, Matías Behety, bohemio y poeta, a
quien Miguel Cañé consagró una de las
páginas más bellas de su "Juvenilia". Do-
ña María Behety contrajo enlace siendo
muy joven con el señor Menéndez. Con él
se fué a la Patagonia, más que a buscar
oro, a darle a su marido el oro de su propio
coraje. A menudo, cuando los indios se
echaban en son de guerra sobre las chozas
de los pobladores llevados a la Patagonia
por Menéndez, "doña Mariquita" — nom-
bre cariñoso con que la conocía todo el
mundo — esgrimía las armas como un
hombre. Peleaba junto a su marido, defen-
diéndolo y animándolo con gritos heroicos
de mujer espartana. En 1877 estalló en
Punta Arenas un motín. Doña Mariquita
fué herida gravemente. Se salvó por mila-
gro. Su esposo quiso mandarla a Buenos
Aires para no exponerla a otros nuevos pe-
L a s aguas son conducidas por canaletas de m a -
ligros de la tierra maldita.
dera con obstáculos, en cuyo fondo quedan las — No me mandes a Buenos Aires —
péirtículas de oro.
suplicóle ella, sollozando. — No quiero se-
pararme de ti. Yo vine contigo a buscar
a cuerpo, con la naturaleza, con los ani- oro. La parte del oro que me corresponde
males y con los antropófagos... Es cómodo eres tú solamente...
asombrarse de que la fortuna que dejó Algún día los niños de las escuelas ten-
Menéndez se calcule hoy en cuatrocientos drán que llevar flores a la estatua de esta
millones de pesos. Pero más justo es asom- legendaria gaucha del progreso argentino.
brarse de la energía rampante de ese hom- Murió besando a su marido, el 24 de no-
bre que, solo, sin más amparo que su va- viembre de 1908.

El emperador de la Tierra del Fuego

D ESPUÉS de Menéndez continuaron lle-


gando nuevos buscadores de oro. Se
desparramaron por la Patagonia y la
Tierra del Fuego. Muchos se hicieron ri-
por aquí el dinero. Los pobladores llevaban
siempre consigo una botellita con láminas
y pepitas de oro. El oro se encontraba con
facilidad en las arenas, traído por las olas.
cos. La bahía Slogett, sobre el canal de Debe haber mucho todavía, pero nadie se
Beagle y cerca del Le Maire, poblóse de ocupa de buscarlo. Todos los almaceneros
habitantes. No había concesiones. Las are- y hasta los bolicheros tenían en el mos-
nas auríferas eran, como en los tiempos trador una balanza especial para pesar el
vírgenes, del primero que se inclinaba so- oro por miligramos. Los clientes tomaban
bre ellas para buscar pepitas. la copa, hacían sus gastos y, cuando iban
Un viejo comerciante de Ushuaia, el se- a pagar, sacaban la botellita en vez de la
ñor Bevans, me cuenta: cartera. Yo conservo los libros comerciales
—- En aquellos tiempos no se conocía de la antigua casa que fundó mi padre. En
C A R A / r CAREPAy

el primer asiento del libro de caja, donde


se declara el capital con que se inicia el
establecimiento, dice: "Capital: ocho ki-
los de oro"...
Sugestionado por la fama del oro, llegó
en 1889 a la Tierra del Fuego un hombre
extraordinario: Popper. Austríaco o ale-
"lán, poseía las cualidades fuertes de su
^^a^a. Se instaló en el paraje conocido por
¿í Páramo, cerca de San Sebastián. Lu-
chó,^ como Menéndez, con los indios. Se
les impuso por la fuerza, de tal modo, que
Jps domesticó, incorporándolos a las fami-
"as teutónicas y balcánicas que trajo a
sus lavaderos auríferos de El Páramo. Un
wen día, sintiéndose poderoso, y aprove-
chando la desidia oficial, se proclamó so-
lemnemente Emperador de la Tierra del
"ego. (Un gran maestro de periodistas,
el inolvidable José Manuel Eizaguirre,
^n su olvidado libro "Patagonia", descri-
e las mil y tantas aventuras del "imperio
^e Popper").
El gran aventurero no se concretó a pro-
clamarse emperador. Desde 1890 a 1895
"nprimió estampillas de correo y acuñó mo-
nedas de oro por valor de un gramo, tres
gramos y cinco gramos. En una de las
caras de las monedas aparece la imagen
"^ un guanaco. El comandante del trans-
porte nacional "Pampa" — héroe del viaje Indios yaganes buscadores de oro.
a las Oreadas, — teniente de navio Ángel
odríguez, conserva varias de esas mone- rida. A la luz de la luna, aquellos jinetes
, *s. En cuanto al cuño que sirvió para adquirían contornos de fantasmas. Los
hacerlas, encuéntrase en poder del señor anas, los yaganes y hasta los alacalufes,
^edro Reyes, vecino de San Martín (Bue- echaban a correr dando gritos de es-
"os Aires) y caballero que actuó con pres- panto ...
agio en los pueblos del sur. Popper llegó a ser varias veces millona-
fc-ntre las aventuras que me cuentan de rio. Pero el oro de su imperio fué a morir
r'opper, figura la siguiente: siempre, como incienso, a los pies de las
Para asustar a los indios, haciéndoles damas. Murió pobre, en un hospital de
ereer que disponía de un ejército numero- Berlín. Sus últimas palabras fueron:
^ y fantástico, fabricaba muñecos con •—Soy el Emperador de la Tierra del
olsas rellenas de paja y caretas horribles. Fuego.
entaba esos muñecos en caballos y mu- El acta de su defunción, dice, en cambio:
^^- En las noches claras los hacía ir y — Murió loco. Delirio de grandcras...
^^"'"''j a la carrera, por las cumbres neva- etcétera.
"^ de los cerros que circundaban su gua- Murió, sin duda, como un emperador.

Problema de los desocupados

L os fracasos voltean en la desesperan-


za a muchos buscadores del metal
de los dioses. Sólo pueden mante-
Magallanes — hay uno de esos apóstoles
tenaces que ha logrado triunfar; don José
Curriguetti. Con paciencia de faquir se in-
"^^se a flote los valientes. En la costa del troduce debajo de las piedras y siempre
abo Vírgenes — entrada del estrecho de sale con el puño repleto de pepitas. Hace
C A R A / Y CARETA/'

poco, a fuerza de cavar en la arena, en- como en el fondo de una criba. Se utiliza
contró tres cañones antiguos. Debieron también el método de la amalgamación.
pertenecer a algún navio español. Tal vez Consiste en una placa de cobre cubierta con
a la nao "Trinidad", que perdió Magalla- mercurio, por sobre la que pasa el agua
nes. Los tres cañones han venido al Mu- aurífera. El oro, al tocar el mercurio, se
seo Histórico Nacional en el transporte disuelve en el propio mercurio y perma-
"Pampa". nece aprisionado. Después se raspa el mer-
Pero donde la búsqueda del metal pre- curio con el oro. La mezcla se pone al
cioso se desarrolla con más actividad es fuego dentro de una batea. El mercurio
en la parte chilena de la Patagonia. Acabo se volatiliza y queda en el fondo de la va-
de visitar los grandes lavaderos auríferos sija una pepita de oro.
del río de la Mina. Pertenecen a la socie- — ^Sacan mucho oro puro? — interro-
dad anónima "Las Hormigas", que presi- go al activo jefe de los trabajos, señor Ja-
de el señor Sánchez Pareja. Los lavaderos cobo Asaban.
están cerca de Punía Arenas, ciudad que, — Por ahora sacamos lo bastante para
desde hace cuatro años, ha cambiado de pagar a los obreros. En esta sección se ob-
nombre. Ahora, por decreto oficial, se lla- tienen treinta gramos por día.
ma: Magallanes. He tenido el placer de Y es bastante. El gobierno de Chile ha
ser acompañado en mi gira por el presti- resuelto con los lavaderos de oro un pro-
gioso cónsul argentino, don Ángel M. Man- blema difícil: la desocupación. Ha dictado
go, cuya actuación brillante contribuye a una ley obligando a los propietarios de las
que los argentinos y chilenos se sientan tierras auríferas a que las exploten para
más unidos que nunca. También me acom- dar trabajo a cincuenta mil desocupados.
pañó con varios colegas el señor Salvador El propietario que no está en condiciones
Sackel, gentil presidente del Círculo de Pe- de hacer la explotación por su cuenta, que-
riodistas magallánicos. da obligado, por la ley, a arrendar el terreno
Los procedimientos que se utilizan son a quien quiera explotarlo.,.
los primitivos. Las grandes maquinarias ¡Qué bien estarían buscando oro en el
modernas no han dado resultado. Además sur argentino todos los desocupados de
de la "paila" o vasija, se emplea el siste- nuestro Puerto Nuevo! Hasta los penados
ma llamado "long-tom" y también "sluice". del presidio de Ushuaia debieran ser utili-
El agua se hace correr por una canaleta zados en la misma tarea. La única ocupa-
con obstáculos dispuestos de tal modo, que ción de los presos es arrasar los montes
las escamas y pepitas de oro que vienen cortando para leña, millones de árboles que
con el agua son detenidas en su marcha, pudieran utilizarse industrialmente.

La historia de Pascualtn

C ON las historias de los buscadores de


oro sería fácil escribir otras "Mil y
una noches"... ¡Qué tragedias, qué
luchas, qué novelas vividas e ignoradas se
jor dicho, cúter, porque no tiene más que
un palo — desafía a todas las tormentas.
Lo invito a comer en un fondín de Us-
huaia, en el famoso "Tropezón". Allí ms
han tragado las tierras del oro! El último relata su vida. Yo le pregunto si es contra-
sobreviviente de esta pintoresca raza de bandista. Responde con orgullo:
aventureros es, seguramente, mi amigo •—Soy pirata.
Pascualín. Es célebre a lo largo de todos Nació en Torre di Greco, una aldea na*
los canales fueguinos. Se conoce de me- politana próxima a Pompeya.
moria las picardías más ignotas de los vien- — Soy napolitano, y, como todos los na-
tos del sur. Todos los oficiales y jefes, politanos, desciendo de los griegos. Me lla-
tanto de la armada argentina como de la mo Pascual Ríspoli. ¡Oiga bien: Rispoli!
chilena, hablan de él con respeto porque Griego auténtico...
admiran su maestría para luchar con las Fué pescador de perlas. Vino a América
olas del mar. En su pequeña goleta — me- como timonel del trágico "Principessa Ma-

¿^^«s^^^^^-s-» ^^^e^-^t-eS ¿aC^^


C A R A ^ Y CARETAJ'

falda". Oyó hablar del oro de la Tierra del Ushuaia y los puertos de la Patagonia. Ya
Fuego, adquirió un cúter y se dispuso a no busca oro. Le resulta más práctico com-
enriquecerse. prárselo a los indios. De repente, al pasar
-—-¡Esto es una Babilonia! — exclama por los canales, lo llaman:
bebiéndose de un trago el botellón de vino. — ¡Pascualín! ¡Oro!
En algunas partes no me quieren. Un Compra pepitas por botellas de caña.
subprefecto me ha hecho un expediente Los indios lo quieren como a un dios. Las
Srande como una casa. Aquí tengo, en Us- indias tienen para él las mejores sonrisas.
i^iiaia, ochenta kilos de sumario. Felizmen- — Lástima — me dice Pascualín — que
^e,en Magallanes, me han hecho, sobre pa- ya queden tan pocas. Las indias son feas
peí sellado, veinte kilos de buena conducta. pero se salvan del infierno por la hermo-
Con su goleta, Pascualín navega entre sura de sus ojos tristes...

La fuga de Radowisky

C uénteme, Pascualín, i cómo se esca-


pó Radowisky del presidio de Us-
huaia? Dicen que usted lo llevó...
camino. Le dejaría alimentos y cuando pa-
saran quince o veinte días volvería a bus-
carlo. No quiso. Tenía miedo de que yo lo
— ¡Babilonia! Naturalmente. He sido olvidara. No creía en mi palabra de pirata.
yo-y Me contrataron para llevar una "car- ¡Babilonia! "¡Nos van a agarrar!" — le
^^ desde Ushuaia a Magallanes. Me en- dije. — "No importa — me contestó. —
Saron dos mil pesos por anticipado y me Vamos a Chile."
prometieron ocho mil si conducía esa "car- Sucedió lo previsto. Cerca de Magalla-
Sa hasta la propia ciudad de Magallanes. nes, en "Aguas Frescas", apareció un es-
¡Convenido!... Me escondí con la goleta campavía — nombre que en Chile dan a
^J^ el puerto Golondrina, donde estaba el los "buques - avisos" de la armada.
^itiguo presidio militar. Al obscurecer vi — Me hicieron las señales de parar —
w costa dos liombres que me hacían se- agrega Pascualín, — pero yo embiqué rá-
^Sj llamándome. Me embarqué en el chin- pidamente mi goleta, que entonces se lla-
ctiorro y remé hasta la orilla. Una de las maba "Sokol" sobre la costa de "Aguas
personas era la que había arreglado con- Frescas". En seguida le grité a Radowisky
migo el negocio. Era el condestable Barre- que se arrojara al agua para salvarse de
"•• Se me acercó y me dijo: la policía. No quiso. Lo tomé de un brazo
Llévenos a bordo, Pascualín. y lo eché al agua. Al mismo tiempo le
'¡y la carga? tiré a la costa una bolsa con víveres...
— '^quí está. Salí nuevamente con la goleta rumbo a Ma-
^Barrera me señaló a su compañero. Yo gallanes. Me detuvo el escampavía y me lle-
„, ° conocía: era Radowisky. Buen mu- vó a la cárcel. Gracias a mis veinte kilos de
'^"acho. Simpático... buena conducta, demostré mi inocencia.
Radowisky se había fugado del presidio Radowisky, entre tanto, vivió escondido
lió rt ° "^on un uniforme de guardián. Sa- en el monte de "Aguas Frescas". Cuando
de la cárcel a la hora del relevo, mar- pasaba la policía buscándolo, él se subía a
ando a la par de los demás guardianes. los árboles y desde arriba espiaba a los
uera lo esperaba el amigo, organizador agentes. Pocos días después el hambre lo
admirable de la fuga. venció. Cayó en poder de las autoridades.
~~'¿y después, Pascualín? — ^Y usted, Pascualín, no cobró los
'~~^'^vegamos una noche, un día y otra ocho mil pesos restantes?
^ ' **" novedad. No encontramos a na- — Naturalmente que no. Lo convenido
¡1^: ^° iuve un palpito. Pensé que la po- era llevar la "carga" hasta Magallanes.
^ " a de Ushuaia, en cuanto viera desapare- ¡Y no pude! ¡Pero, qué Babilonia! Los
f.!^.^\Soleta del puerto, telegrafiaría a buscadores de oro somos como el oro:
'^'•f pidiendo mi captura. Aconsejé a Ra- cuanto más nos ponen en el fuego, más
doTvisk '^y que se quedara en alguna isla del limpitos salimos de las brasas.,,

/^^ TP^^e^^.
C A R A / Y CARETAS

c/a s i l l a e l e V
Por Jorge Cárdenas Nannettt

A ratos deteníamos el coche pa- cia inofensiva: i la silla eléctrica I horrible pesadilla, de celos y ven-
ra indagar e¡ camino. ¿Ossining? No bien hemos entrado, se abre ganza, estranguló bárbaramente a
Catorce oiillas más al n o r t e . . . al fondo una portezuela en cuyo las dos mujeres.
seis millas... dos millas... dintel el letrero "Silencio" lo La mano de la autoridad no an-
A medida que la ondulante ca- impone con lacónica solemnidad, duvo lerda, y Núñez va a pagar es-
rretera, sobre la banda oriental del como si no fuera suficiente, para ta noche, con la propia, las dos vi-
río Hudson, se iba acortando, devo- establecer el mutismo de la audien- das que ahogaron sus manos cris-
rada por las ruedas del coche, una cia, el profundo silencio que se ha padas en la garganta de sus víc-
mano imaginaria nos estrechata ca- hecho en esas veintitrés almas so- timas.
da vez más el corazón; nos acer- brecogidas de terror. Por la porte-
zuela avanza, acompañado del reve- En la "celda de la muerte" to-
cábamos a la prisión de Sing Sing, do sucede con extraordinaria rapi-
donde un infortunado debía sufrir rendo padre Me Caf f rey y de dos o
tres guardias, un hombre de cua- dez y sin pompa ni aparato. El reo
la pena capital antes de la media ocupa la silla, conducido por los
noche, y había podido más «n mi renta y tres años de edad, de pe-
queña estatura, pálido, enjuto; su guardias y el sacerdote. Viste ca-
ánimo una curiosidad morbosa de misa blanca y pantalón oscuro, ras-
presenciar la escena de la sill« mirar tiene la fijeza de la demen-
cia ; su pasividad es absoluta, como gado en la pierna derecha desde la
eléctrica, que el horror que me pro- rodilla, para facilitar la aplicación
ducía la sola idea de ser testigo si fuera ajeno a toda esa maquina-
ria terrible de Sing Sing, puesta en del contacto metálico. Una masca-
de un homicidio a sangre fria, le- rilla oculta su rostro a nuestra vis-
gal, es cierto, pero homicidio al fin. marcha esta noche exclusivamente
para arrancarle le vida. ta horrorizada ; una banda metálica
¿Credenciales? La policía las lo sujeta por el pecho y los brazos.
examina detenidamente a la en- Vida terrible y trágica, casi tan Los policías se retiran, e inme-
trada del edificio principal, que da trágica como la muerte que le es- diatamente eriza nuestros nervios
más la impresión de una escuela pera. Muchos años atrás Alejandro y nos sacude de espanto el rumor
que de una cárcel. Faltan veinte Núñez fué agente de la autoridad sordo, inconfundible de una descar-
minutos para la hora terrible, y en Lisboa; viajó por la América, y ga eléctrica. El reo exhala un pro-
espero en el despacho del secreta- en el Brasil formó un hogar que fundo suspiro; pasan pocos según,
rio del alcaide, donde se han coa- más tarde iba a ser su perdición. dos; un estertor de muerte turba
gregado hasta veintitrés periodistas. Tenia treinta años cuando llegó a el silencio impresionante de la cel-
El ambiente «s cálido, desagra- Estados Unidos con Margarita, su da. Por segunda vez la electricidad
dable: las caras de los circunstan- esposa y Maria, hija de ésta. En ha descargado su golpe sobre ese
tes son severas; empiezo a sentir los trece años que vivió con ellas pobre cuerpo que acaso no resistió
el malestar del arrepentimiento... en Yongers se dedicó a diversas el primero; y por tercera vez se re-
El secretario pone fin a esta an- ocupaciones y ganaba honradamen- pite la descarga con un chirrido
gustiosa espera, invitándonos a pa- te la vida, hasta principios del año horripilante de carne chamuscada.
sar al despacho del alcaide, que pasado en que sus negocios se re- Todo ha sucedido con una rapi-
haciéndonos formar en fila llama sintieron de Jos efectos de la crisis; dez vertiginosa, pues no ha durado
a lista y hace breves advertencias. los reveses de la fortuna sumados la ejecución en totalidad más de
Debemos firmar el acta a la sali- a los desengaños sufridos con su tres minutos; pero la emoción es
da, y abstenernos de todo comenta- esposa y su hijastra lo llevaron a demasiado deprimente, como si to-
rio durante la escena que vamos a un estado de nerviosidad que buscó da la tragedia larga de la vida de
presenciar. alivio en el demonio del alcohol; y Núñez se hubiera concentrado en
Acompasados por varios policías bajo su influencia una noche de su momento final.
y por el secretario del alcaide, co-
menzamos a recorrer corredores y Los médicos que han avanzado
descender escaleras; en cada puer- para auscultarlo declararon: "es-
ta hay guardias que nos cuen- te hombre ha muerto", únicas
tan como ganado: uno, dos, palabras pronunciadas en la
t r e s . . . hasta llegar a vein- "celda de la muerte" du-
titrés. Hemos salido a un rante toda la ceremonia, y
patio interior donde es- la guardia nos hace se-
p e r e un automóvil ñales para que aban-
para conducirnos a la donemos el recinto.
"celda de la muerte". Varios de los cir-
El viaje no puede du- , cunstantes nos ne-
rar más de dos mi- gamos a firmar el
nutos y atravesa- acta, para que no
mos otra puerta aparezca n u e s t r o
donde nos vuelven nombre como tes-
e contar, haciéndo- t i g o s , i Inconse-
nos marchar en fi- cuencia? ¿Remordi-
la de uno en uno miento? Interpréte-
y nos registran pa- se como se quiera...
ra cerciorarse de Afuera, el aire fres-
que no llevamos ar- co de la noche vuel
mas. ve a dar ánimo al es-
Entramos al fin en píritu y huyendo de
otro edificio y nos en Sing Sing a todo el co-
contramos de manos a rrer del automóvil, senti-
bota, casi de sorpresa, mos que corremos a la
en un salón de piso de ce- ibertad, a la vida, a esta
meato, sin más moblaje vida a veces tan ingrata, pe-
que algunos bancos de igle- ro tan injustamente calumnia-
sia para les espectadores y una da por los que no han conocido
si'.k desmantelada y en aparien- ¡a verdadera tragedia.
Aycs de dolor
Nada es peor
que el dolor de pié
J se explica, no se puede prescindir
«e ellos. El dolor de pié hace ver
estrellas en pleno día,
^as grietas, los ojos de gallo y los
pjcs hinchados son muy dolorosos,
sobre todo para los que caminan
«nucho o están siempre parados.
Para aliviar gi
y suprimir I
«stas dolcn-
''«as, basta
darse va-
rias noches,
b a ñ o s de
pies calien-
tes con un
poco de

TATborAts

Verdadero baño oxigenado que


hace circular la sangre; descon.
gestiona y desinflama los pies
volviéndolos a su tamaño normal.
Jabón Tarborats es un ejicaz colaborador de estas
sales sanativas.
arborats refresca y rejuvenece los pies en los casos
más rebeldes.
En todas las farmacias $ 2.60 el paquete y en la

Parmacia Franco-Inglesa
«
Sarmiento y Florida
LA UAYOR DEL HUNDO
l A UAYOH DEL- 5*51,
MUNDO ^ 1 ^
41 - RETIRO Buenos Aires
Bl CIRCO MUNICIPAL LLEVARA ALEGRÍA y
FELICIDAD a TODOS los BARRIOS PORTEÑOS
L circo!... ¡El Por iniciativa de la Comisión de Fiestas Popu- equilibrista que danza
E circo!... ¡ Ha lares se darán magníficos espectáculos por sólo en la cuerda floja con
llegado el cir- veinte centavos. Hay que tratar de que resurja su sombrilla japonesa
co!... el viejo circo de los Anselmi, los Podestá, los de vivos colores, hasta
La chiquilinada de Rafetto y Frank Brovyn. el perro sabio que sabe
Parque Patricios ha hacer inaravillas de in-
sido por esta vez la Por E R N E S T O E. DE LA F U E N T E genio y el malabarista
agraciada. El circo, coa que asombra con sus
sus grandes carpas, habilidades.
sus carromatos, tonys y payasos, ha llegado a Por sólo veinte centavos, podrán 2000 perso-
la populosa barriada... nas cada noche pasar varias horas de intensa
Por sólo veinte centavos, toda una gran fun- alegría, porque los programas preparados no
ción. Tres horas de risa, de esparcimiento y de desmerecerán en nada a los de los mejores es-
dicha... Debajo de la lona inmensa, chicos y pectáculos circenses. Buenos Aires, ciudad tris-
grandes pugnan por lograr los mejores puestos. te por excelencia, verá desparramado en todos
Las boleterías resultan insuficientes para aten- sus suburbios, un gran montón de felicidad, de
der a la demanda y de pronto aparece el le- esparcimiento y de dicha sencilla que llegará
trero fatal. "No hay más localidades". Mil al alma de todos los humildes.
voces infantiles se levantan airadas, pero, ya
no hay nada que hacer. Todos los sitios están L circo siempre ha representado para la
ocupados. Hasta los palcos han sido invadidos infancia de nuestra ciudad, y aun para
por los pibes patricienses. La banda de mú- I -/ los grandes, una satisfacción amplia y
sica inicia la ejecución de una marcha y desde sincera. Desde los tiempos viejos de
la parte exterior se escucha una inmensa car- nuestros padres y nuestros abuelos, hasta hoy,
cajada. Es que han salido los payasos, sem- la afición por ese espectáculo no ha decaído.
brando alegría con sus chistes y con sus frases Pero, desgraciadamente, su índole ha ido trans-
oportunas, arrancando risas que son una ben- formándose y decayendo continuamente.
dición. . . ¿Quién no conserva aún en su mente las re-
miniscencias de los espectáculos inolvidables
A llegada del circo a Parque Patricios que nos brindaron los Anselmi, los Podestá,
L
horas.
fué casi inesperada. En medio de los Frank Brown y los Rafetto?... ¿Cuál es el niño
jardines y de las plazoletas, se elevaron porteño, de hace un cuarto de siglo, que no
las carpas en el transcurso de pocas disfrutó de las maravillas de los circos de en-
tonces, que satisfacían ampliamente y brindaban
— ¡Sólo veinte centavos y podremos ir al tema para hacer el comentario de las grandes
circo! hazañas de los artistas durante varios días?. ..
La voz se ha corrido en todo el barrio con Con el retiro de Frank Brown terminaron los
una rapidez inesperada, y poco después la gran circos tradicionales. Después vino lo que po-
caravana de la chiquilinada corre hacia el sitio dríamos llamar la decadencia de esos espectácu-
donde espera encontrar su felicidad. Los peo- los. Sarrasani fué quien trajo a Buenos Aires,
nes clavan en tierra las largas estacas que sos- hace pocos años, toda una demostración de lo
tendrán las lonas, defendiéndolas de la fuerza que es el circo científico, y posteriormente Há-
del viento y de las posibles tormentas. Los pa- genbeck, con sus maravillosas colecciones de
yasos y bailarinas que deben iniciar los ensa- animales exóticos domesticados y hábilmente
yos ocupan las carpas pequeñas que han de amaestrados. Pero, la calidad y costo de la pre-
servirles de camarines y otros trabajan colo- sentación desanitnaron un tanto a los directo-
cando banderas, gallardetes y guirnaldas de res de este último.
luces. Hoy el circo ha quedado reducido a modes-
La gran novedad ha tenido una repercusión tos conjuntos de artistas que no lograron casi
gratísima y en muchos rostros se refleja una nunca alcanzar la emotividad ni la calidad de
alegría infinita. los espectáculos de antes, de los que sólo con-
servamos un lejano, pero dulce recuerdo.
A Comisión de í'iestas Populares de la
Municipalidad de Buenos Aires tiene uizÁ la actual iniciativa de la Comisión
J / en su haber el mérito de haber llevado
a la práctica esta idea plausible.
Ha contratado un circo. Recorrerá todos los Q de Fiestas Populares pueda tener una
influencia benéfica. Un poco de esfuer-
zo y de buena voluntad y podremos lle-
barrios porteños: Patricios, Flores, Liniérs, gar a hacer revivir e! viejo circo. Hay elemen-
Belgrano, Palermo, Devoto, Boca, Barracas, tos, y el público ha respondido ampliamente.
Saavedra, Urquiza, etc. Permanecerá una se- Tomemos un programa de los espectáculos que
mana o más, si fuera necesario, en cada uno antes nos brindaban los Anselmi o Frank
de ellos, apartándose, dentro de lo posible, del Brown, y tratemos de imitar aquéllos mejorán-
asfalto y de los barrios donde imperan los pa- dolos si es posible, y habremos hecho resurgir
lacios y las residencias principescas... Irá ha- la diversión tradicionalmente porteña. Por
cia las barriadas pobres, a las barriadas humil- veinte centavos solamente, el público de Bue-
des, donde las gentes trabajadoras no tienen a nos Aires, podrá disfrutar, pues, de esas horas
su alcance las diversiones y los pasatiempos de de alegría, que hoy más que nunca son indis-
que disponen los ricos. pensables, como un bálsa-
Allí se presentarán los mo, casi capaz de mitigar
más variados progra- las múltiples preocupa-
mas. Desde la "ecu- ciones que anidan en
yere" vistosa y la nuestros espíritus.
"COMO TÚ
ME DESEAS

el hechizo de un
cutis juvenil
para conservarlo- e/ A C E I T E de O L I V A
es el principal ingrediente de belleza del Palmolive
I TSTED puede mantener el hechizo de el cutis. Enjuagúese con agua tibia, se-
^^ su juventud, indefinidamente. Más guida de fría... Después de 10 dias de
de 20.000 especialistas de belleza atesti- este tratamiento, toque su cutis. Deleita
guan los efectos rejuveneced ores, suavi- su reconquistada lozanía; su suave, atra-
zantes, cosméticos, del aceite de oliva. yente, cautivante juventud. Es el efecto
Úsese en un jabón, en el Palmolive. del Palmolive, con su espuma de aceites
•^sta es la recomendación expresa de los de palma y oliva que imparte al cutis el
especialistas. Porque de tftdos los jabo encanto que la hace y conserva a Vd.
les mundialmente reconocidos, Palmolive siempre adorable.
es el que está hecho de ese ingrediente
de belleza -— aceite de oliva — en ge-
nerosa proporción.
Dése un buen masaje con la rica y re-
juvenecedora espuma del Palmolive en
ctvs.
3 por $ I..
^^^'''^M}\A>t u^ Cuitó (k CoLfJa

•i
CA.RAJ- Y CARETA^'
D o n a c i o n e s de libros a la
Biblioteca Nacional
Una de las mejores iniciativas de la dirección
de la Biblioteca Nacional consiste en promover
la donación de libros. El público responde am-
pliamente como lo demuestra la siguiente lista
de obras recibidas en los últimos días:
Señor Liborio Justo, una obra en inglés, tal vez
la más completa que se haya escrito sobre la
cuestión de las Islas Malvinas: "The Struggle
for the Falkland Islands". D. Jorge M. lyUbary,
23 tomos encuadernados de la "Ilustración Es-
pañola y Americana"; D. Bartolomé J. Ronco,
un valioso opúsculo manuscrito, que probable-
mente pertenecía a la biblioteca del rey Car-
los I I I ; es la relación de lo que rindieron las
minas del cerro de Potosí, de ISSó a 1783, he-
cha por D. Lamberto de Sierra. Además el Dr.
Ronco ha donado 275 folletos encuadernados
que pertenecieron a la biblioteca del doctor Es-
talislao S. Zeballos; D. Ezequiel Leguina, las
obras completas del P. Feyjoo y Montenegro,
16 tomos, edición antigua; doctor Alejandro
E. Shaw, 350 libros sobre temas diversos; D.
Carlos V. Silva, 90 libros; general Ramón Jo-
nes, 153 volúmenes; D. Rodolfo Ñervo, por in-
termedio del doctor Fernández del Casal, 735
ejemplares de la obra "Elevación", de Amado
Ñervo; D. Ernesto P. Turini, 75 volúmenes;
Bibioteca Nacional de Río de Janeiro, 35 obras
que versan sobre ciencias, artes, historia, geo-
grafía y folklore; don Julio A. Quesada, 42 li-
bros y folletos; don J. C. Maveroff, 25 libros,
algunos antiguos; D. Esteban Repetto, 30 ejem-
plares de su obra "Tratado sobre mareas y
análisis armónico".

100 X 1 0 0 puro
Es s i e m p r e el favorito de las
damas y caballeros de buen gus-
to por su fresca y limpia fragan-
cia :el "bouquet" de lavanda de
Dubarry que "huele a limpio".

El Jabón
LE SANCY
por el a d m i r a b l e equilibrio de
sus componentes refresca y flexi-
biliza el cutis, y, usándolo diaria-
mente confiere al cutis el codi-
ciado blanco mate.

0.35 la pastilla.

El "Paquete Familiar" de 12 jabo-


ne», $ 4.—

• ¿Está seguro que el champaña es legítimo?


• i Segurísimo 1 Lo fabriquí yo mismo.
(De Gutiérrez, Madrid)
r\TíAS Y CARFTA/
Conservación de m a d e r a s
En una asamblea d« especialistas reunida hace
poco, uno de los asambleístas presentó un resumen
de los métodos actualmente en uso para preservar
las mderas de los agentes destructores, como son
el "dry rot", las hormigas y el teredo, entre otros.
En los últimos años se ha dedicado mucha aten-
ción por los constructores de obras en el mar a
las causas que originan la destrucción de los pilo-
tes, muelles de madera y otras construcciones ma-
rítimas; pero, por desgracia, muchas de las pie-
zas ensayadas han dado insuficientes o negativos
resultados, aunque los medios empleados podrían
haber sido útiles aplicados en mayor medida. La
creosota, especialmente, ha dado resultados poco
satisfactorios en estos ensayos en pequeña escala,
en contraste con el hecho de que muchos millares
de pilotes creosotados se mantienen fuertes y sa-
nos en algunos de los puertos más frecuentados
del mundo. De hecho, este método de conserva-
ción^ se había colocado a la cabeza de todos los
nemas en eficacia, y su costo, relativamente ele-
vado, puede reducirse considerablemente por la
recuperación de una gran cantidad del producto
empleado y mezclándolo con petróleo bruto, mez-
cla que posee enérgicas cualidades antisépticas,
S'n dejar de ser eficaz físicamente, es decir, con-
servando la fluidez conveniente para facilitar la
Encanto de
inyección. Es menester, sin embargo, al hacer la
mezcla poner mucho cuidado y conocer con pre-
juventud
cisión las características de ambos componentes, Es tan fino y transparente'
^n un principio se mezcló alquitrán bruto con
creosota, en tiempos en que el primer producto el Polvo LE SANCY que
alcanzaba un alto precio; y si bien para algunas se extiende sobre el cutis
aplicaciones los elementos bituminosos del alqui-
i-ran podían mejorar las cualidades físicas de la como un invisible velo de
madera, la cantidad de carbón libre presente era belleza que disimula toda
«n grande que la manipulación resultaba desagra-
•°r/ «n el local se acumulaban el agua y la su- arruga incipiente y confiere
ciedad. En cuanto a los durmientes de ferroca- al rostro el encanto fasci-
" " . el autor del trabajo afirma que el uso de la
creosota no sólo aumenta la vida de las piezas, nante de la juventud.
mo que mejora sus características mecánicas.
EL POLVO
LE SANCY
se vende en 6 tonos
y en la caja Tricolor.

Cajas de
O.SO
0.70
1.90

^ ^ ^ • ^

Cuando un perro es de raza.


(De LUe, Nueva York)
C A R A / Y CARETA/

OMBEERo diminuto, capricho- los hogares donde su presencia ins-


samente terciado sobre cas-
cadas de bucles dispuestos
NOTAS pirara esperanza y gratitud.
El nombre compuesto de la gen-
con refinado arte sobre la
nuca; talle muy corto, que devuelve SOCIALES til figurita, une el de la Inmaculada
con el de origen hebreo inmortali-
a la silueta la gracia un tanto arti- Por zado en las letras por una de las
ficiosa de las elegantes del Directo- heroínas del teatro clásico de Ra-
r i o . . . Las mundanas porteñas se LA DAMA D U E N D E cine: su apellido, también compues-
apresuran a obedecer los dictados to, une a dos hogares de tradición
de la moda. Con la llegada de personalidades en nuestra sociedad; el primero de ellos, muy
femeninas muy brillantes, "retour d'Europe", respetado siempre, es el mismo del gobernante
acrece el interés de las que cifran todo su empe- que rige hoy los destinos de la primera entre
ño en su reputación de elegancia impecable. La las provincias argentinas.
boina vasca, tan prác- El manso rumor
tica para viajar y pa- de la brisa que reco-
ra la vida deportiva, ge las ondas mara-
o el sombrerito co- villosas del senti-
quetamente terciado, miento, asegura que
no reconocen límite han vibrado ya las
de edad ni inconve- palabras definitivas
nientes de silueta: en este nuevo roman-
S. M. la Moda nive- ce que sugiere tan
la todas las épocas cariñoso comentario.
de la vida: desde la
e d a d quinceañera ONOCEN uste-
hasta el ocaso. des, lectoras
y amigas

L A caravana mías, c ó m o
del placer y se designa en los
la 'alegría, la circulillos aristocrá-
que se aleja- ticos a los conquista-
ra la c i u d a d hir- dores de oficio, que
viente en busca de han sentado sus rea-
reposo o de nuevas les en los salones y
diversiones, inicia su terrazas de uno de
regreso. De La Cum- los "pa laces" más
bre me llega hoy el lujosos de n u e s t r a
c o m e n t a r i o s e n t i - gran ciudad? Los
mental, que anota "lancelottis"... (sin
los nombres de figu- que tenga nada que
ras juveniles, a las ver esta clasificación
que el destino acer- con la figura legen-
cara en aquel paisaje daria del héroe de la
luminoso y apacible. Mesa R e d o n d a . . . )
A la vera del río El ambiente espe-
soiioliento, buscando cialísimo que se ha
la frescura del cho- formado en el ele-
rro de agua que sur- gante "palace", en
ge y se tiende como cuyos salones se con-
un arco; escuchando gregan en gran ma-
el manso rumor de yoría aquellos de los
la brisa en las ondu- circulillos femeninos
laciones y serranías, y, sobre todo, el sortilegio que hacen alarde de una liberalidad rayana en la
indecible del atardecer, se conjuran para esti- licencia, ha atraído a la falange de solterones re-
mular el discreteo romántico entre la intere- calcitrantes, y con preferencia a los caballeros
sante porteña que ha vivido durante largos años divorciados dispuestos a desgarrar todo vínculo
en el viejo mundo, disfru- conyugal. Desencantados o
tando en la montaña de la egoístas, conquistadores sem-
belleza de un paisaje mara- piternos, todos tratan — usan-
villoso: el de Suiza, y el jo- do un término netamente crio-
ven compatriota al que ha llo — de "tirarse un lance"...
conocido justamen'te en la La experiencia de las coque-
elegante "villeggiatura" cor- tas profesionales pone en ja-
dobesa. De tipo rubio y ojos que sus pretcnsiones, pero
claros — haciendo contraste cuando cae en aquel ambiente
con la cabellera y mirada muy cinematográfico alguna
obscura de ella — lleva el ingenua dispuesta a debutar
simpático muchacho el nom- en esa vida de molicie y de
bre de un profeta y apellido vanidad, su mesa ofrece el as-
prestigioso en nuestra alta pecto de un panal rodeado de
sociedad, que ha ilustrado el zánganos y moscones...
venerable jefe de su hogar,
verdadero apóstol de la me-
dicina, bendecido siempre en C-p?¿¿<^-i-t.-t-á;^-e*'-^^-,
DIBUJOS os CABAU.fi
La arquitectura de vanguardia / dice Margarita Koux ' es como muchas
vidas actuales: de aspecto monumental, por fuera; miserable, por dentro.
E N un ambiente íntimo y encantador, mientras
conversábamos con la artista, la confianza más
exquisita fué acomodando su paso al libre ritmo
de nuestros pensamientos. La pintora daba franco
Chevalier, el "chanteur de rué", que hace llegar al
corazón del pueblo la divina emoción de su expre-
sión romántica.
— ¿Y la canción criolla? — insinuamos.
curso a sus recuerdos y a sus emociones. Habíamos — Es precioso — dice. — Sutil y dolorosa, la cam-
-enalado tres o cuatro puntos esenciales, sin necesidad, pera. Doliente y grave la provinciana del norte, como
porque Margarita Roux es una chiquilla grande, que el baile que la acompaña; y i por qué no decirlo ?
5 f encontrar en su vida las páginas de un cuento también me conmueve el tango orillero, con su acen-
o« hadas. to solemne y melancólico.
j^Nos dice que siguió sus estudios en la Academia Margarita Roux, es una artista distinguida, que tie-
dn °"i."®'- y ^""^ ''"° ° ° puede olvidar a su maestro ne al propio tiempo una noble actuación en la ense-
el / 1 '''•° •''^'•''B^e, bohemio y gran señor, de tan ñanza ; por ello manifestamos el deseo de conocer su
levada distinción espiritual. Sabemos, luego, cómo opinión sobre tema tan interesante.
por sus continuos viajes a Europa, va formándose Valientemente, dice:
a cultura que trasciende confiadamente en su char- — La educación se encuentra en un estado desas-
sñr ^'" ''"^ ^^ premedite ni exponga. En España su troso. Ija causa principal reside — no es un secrito
con "i^^^ la constituyen Goya y el Greco. El priinero, para nadie — en que se distribuyen, por lo general, ¡as
la tremenda sensación de sus temas anecdóticos; cátedras, sin consultar las necesidades del cargo, ni
?egundo "por su intensa personalidad que aun se los conocimientos del aspirante. Se da el caso de que
esta imponiendo en Toledo". un médico enseñe matemáticas y de que un matemá-
Usted me habló — murmura — de las viejas tico dicte cátedra de idiomas. Esto por una parte; por
^ 5 " ^ ^ s arquitecturas, para conocer mi impresión la otra, nos empeñamos en tratar a nuestros niños
peisonal al respecto. Recuerdo que en un día lluvioso, como si fuesen universitarios. Mi ideal seria la crea-
«•amaba sin rumbo por el viejo París, sin otro obje- ción de pequeñas escuelas, intimas y confortables,
j^j'í'-^c el de a n d a r . . . De pronto rae encontré al cos- más titiles que las imponentes con que contamos, coa
s» ? ""^ iglesia gótica, mientras sobre mi cabeza pocos grados y pocos alumnos, para que la maestra
levantaba una gárgola representando a un monje, se encuentre en comunión espiritual con los pequeños,
^ue arrojaba el agua del cielo, mientras se desgarraba sintiéndose más madre que profesional estricta, en
níf^^'^ 1 '^''"elmente herido. Allí estaba la fuerza mag- estos instantes en que el hogar parece disgregarse...
tidñ*^^ '® estatuaria, abrigada en un filosófico sen- ¿qué madre podría atender, en conciencia, a más de
^™¿como la encontré, ec la armonía, en la "Mesure" diez o doce chicos a la vez?
a_ .^'•'s. donde surge el asombro y el equilibrio de la Una demanda aparece a flor de labio.
jj¿""cetura francesa de la época de Luis XIV y, se — I Qué suceso o aspecto inolvidable — expresamos
con 1^ estupor, de contemplar Sainte Chapelle, hecha — tuvo mayor intensidad en su vida? j L a pregunta
a„. '"^ • •. Y ya que parece ser indispensable — es indiscreta?
van ^?"''iendo — le diré que la arquitectura de — Peor que indiscreta — declara, — es difícil ds
„yJ'"^'^'J'a me produce una tristeza desoladora en lo , contestar. Sin embargo... Podría decir... Mire us-
ción^^ '•eíiere a la vivienda, si bien es la interpreta- ted : hallándome en la estancia de mis tías, mataron
mnii 'nuchas vidas actuales: por fuera de aspecto a un escuerzo, colocándolo entre unos ladrillos que
'onuniental... miserables por dentro. cubrieron con otro, en un lugar húmedo, de cierto
[12i "^ la pintura de vanguardia? — insinuamos, jardín abandonado, donde crecían pensamientos y ale-
ser 1 • " " "bluff", — responde. — La pintura debe líes amarillos, en medio del boj de los canteros. Tenía
temn '"'^'"P'"etación de la naturaleza a travé.? de un yo siete años y escuché en la ocasión ten terribles
El gf!'''™cnto, guiado por el solo goce de objetivar, narraciones sobre animal tan perverso y feo, que el
"g ..:^" de afear los seres y las cosas es sólo una claro e infantil concepto de justicia que tienen todos
esni'-f ' ^^^^^ "° puedo concebirlo como necesidad los niños, justificó el sacrificio. Al año siguiente,
mí ^ 'i^ de nuestra época. El artista máximo, para cuando volvimos a la estancia, visité la tumba del es-
Se '\^^ /8nacio Zuloaga. En él, un espíritu moderno, cuerzo. Con temor, levanté el ladrillo y, en el sitio
T?^ íormado sobre la gloria antigua, espantoso, sólo hallé un diminuto montón de huese-
rita Tí ' «"toices, un poco de música y, Marga- cilios blancos. ¿ Cómo era posible ? Si el animal fué
hovp ' suavemente, se refiere al genio de Beet- malo ¿podría ser aquello tan bonito?, ¿y por qué sen-
.1 •" •'y ""=
DcK,. de vvagne
Wágner y a sus dioses menores que son . tí tanta pena, como si fuese cómplice de la muerte del
iJektssy y Albenis. : bichito? Entonces, pensé por primera vez, que los se-
ciiCr'' 1"^ piensa usted inquirimos — de la can- res humanos se morían, como los animales. Y el
ciírn^ popular francesa? ' estupor llegó, cuando pude más tarde contemplar que
ejl^ ^ 'oda Francia — contesta. — Tan natural en también debíamos corrompernos, como la vaca muerta,
com'o'^^'"° '^ ^^'"^ ^" ^^ planta. Brota de su alegría que hinchada en un potrero, despedía un olor insopor-
irónic -'^^ ''^"'' ^' como ella misma, es delicada, table y nauseabundo...
te Q ' ^'n amargura; alegre, sin bullicio; chispean- Impresionados, nos despedimos. Por la callecita, las
¿¡3j ."'^l^ncólica. Nos puede narrar por sí sola, la flores y los pájaros nos hicieron olvidar que éramos
b vi '^ patria, porque ella fué en toda época hombres. Y resguardados dentro de la ausencia de lo
De rt '^?5P''««ón de su alma. verdadero, nos metimos por un sendero oculto del
tant»° .Gentil duc de Lorraine", como una voz dis- país de lo imposible.
de P J*}"'*'^ en nuestro recuerdo "II pleut, bergere",
me ¿"i 1 .'''Englantine, "Frétillon", "Bonjour, mada-
PaniDol • S"^"' "Nous ti'irons plus au bois" o "La
toa ^ . * " s e " . . . hasta la gracia de "Mimí", que en es-
nusmos instantes populariza Chevalier y, más que
C A R A / Y CARETA/,

Li o n f u C I O a o t s e n
Loi noTrj'ures Laotsén (Lau-tzi) testantes. Una de estas ¡¡amadas menos auténtica de las ideas del
y Coníjcio (Kung-fuíset;) repre- religiones es !a de! Tauismo, que filósofo, a! paso qtie otros, .^'uia-
senlKii las dos v e r d a d e r a s reli- se cree que está basada en un dos por el profesor H. A. Giles,
giones indígenas de China, si es texto denominado Tatí-to-king^ adoptan un punto de vista escép-
cjue e! nombre de "reunión" no "Canon o libro clásico del camino tico y consideran el Tau-to-king
resulta una denominación impro- de la virtud", cuya paternidad como una falsificación, Confucio
pia que debiera substituirse por suele atribuirse a Laotsen. Sin y sus partidarios, que son las
la de doctrina. Las filosofías de embargo, es muy dudoso que ¡a fuentes más antiguas por las que
Ijaoísén y de Confucio, si también obra en su forma actual sea real- conocemos la historia de la dinas-
"filosofía" no es otra denomina- mente la misma que escribió el tía de Chou, no dicen nada acerca
ción impropia, han llegado a ser, filósofo, si es que escribió efecti- de Laotsen ni de su obra ; pero esto
a pesar de haberse aplicado erró- vamente una obra y no desempeñó puede obedecer al antagonismo en-
neamente y de no haberse enten- un papel parecido al de Sócrates, tre ambas escuelas; porque, no
dido en su verdadero sentido, el cuyas enseñanzas fueron recogidas puede imaginarse un contraste ma-
punto de partida de aquellas fra- y coleccionadas por oíros. yor que el que existe entre las en-
ses de cultura que pueden calificar- No obstante, algunos de sus crí- señanzas de Laotsen y las de Con-
se de religión por estar relacÍMa- ticos, y entre ellos Legge, la coa- fucio. El primero permanecería ig-
das con eí culto y representadas .íideran como una relación más o norado a no ser por los fragmentos
por templos y sacerdotes. transmitidos en las obras de sus
Desde que se añadió e! budismo posteriores discípulos, donde a me-
a la doctrina de Laotsen, referente nudo se halla la frase: "dice Lf.ot-
a! Tau, "camino recto", y a ÍES !s*ri9K"""' sén", y por el Taii-ko-king, que
enseñanzas de Confucio sobre los puede ser falso por completo, pero
deberes del "hombre superior", los que, por otra parte, puede contener
chinos hablaron de sankiau, es de- restos de sus verdaderas má.'cimas.
cir, "Las tres ens«ñanzas", o Con el material que tenemos a In
"Religiones", si es que admitimos vista es muy difícil, si no imposi-
el paralelo en virtud del cunl ble, reconstituir lo que dijo Laot-
el c r i s t i a n i s m o fué ilaniadn sen. Su filosofía nos parece tras-
hin-kiau, "la religión luminosa", cendental si la comparamos con la
cuando por la vez primera fué i.'i- filosofía moral de Confucio.
troducida en China por los nesto- Como Juan Jacobo Engel, el pre-
rianos (63S de J. C.) o t'ién-chii- ceptor del rey Federico Guillermo
kiait, "la religión de! Sefior del P I I IH de Prusia, Confucio fué "un
cielo", que es el término moderno El dentista — Listo, señorita filósofo para el mundo" tomando
que se aplica a! catolici-mo roma- Piedrabuena: puede usted admi- el mundo en un sentido mucho
no, o Yé-sn-kiati, "la religión de nistrar el anestésico...
(De Tbe Saturday Bvening más restringido que el de Laotsen,
Jesús", denominación bajo la cual Post, Filadelfia) el mundo chino tal como ha ido
suelen comprenderse las scc'as pro- saliendo de su propia historia.

JUANA SE REHUSA
A ENVEJECER
Todas las mañanas ella se levanta con
una cara sonriente y con un cutis siem-
pre más hermoso. Mientras ella duerme,
desaparece de su rostro hasta el más

^¿í^
insignificante defecto que su tez pudiera
tener al a c o s t a r s e .
Y usted también
puede o s t e n t a r un
cutis juvenil si hace
lo que ella h a c e .
Basta e f e c t u a r , de
n o c h e y a n t e s de
acostarse, un ligero
masaje con un poco
de suave y pura cera
iTiercoHzada. Esta cera absorbe durante
la noche toda la muerta cutícula exterior,
la que luego es eliminada conjuntamente
con todos los defectos al lavarse usted
por la mañana. Es bien sencillo y perfec
tamente innocuo. Haga usted la prueba,
y verá. La cera mercolizada puede ser
obtenida en todas las casas que venden
artículos de tocador.
El mercado de barras de plata londinense
E l mercado de b a r r a s de plata sino que sea embarcado en N u e v a nicacioncs cablegráficaii y radiote-
a e Londres fué por espacio de mu- Y o r k y enviado por la vía del Ca- legráficas con que se cuenta en la
chos años e; más importante de su nal de P a n a m á o por tierra hasta actualidad. E n efecto, es cosa m u y
clase en el mundo, y hay algunas la costa del Pacífico y de allí a común encontrar cargamentos de
personas que aseguran que todavía la China. U n curso de esta natu- plata embarcados con destino a un
•? es. Sin embargo, no hay duda raleza no impediría el que hubie- cierto puerto y cuyos documentos
« que el mercado de Nueva Y o r k ra sido comprado y vendido en de embarque estipulan que puede
¡o rivaliza muy estrechamente en Londres, teniendo en cuenta las hacerse la entrega, si se quiere, en
importancia y que, por lo menos maravillosas facilidades de comu- cualquier otro puerto de la trave-
en ciertas ocasiones, es m á s im- sía o aun en otro más distante del
portante que el de Londres. Cuan- que figura en los documentos. De
do uno piensa en el precio de la esta manera la plata puede embar-
Plata como un precio mundial y carse desde Londres a Bombay, con
cu toda la plata que se ha estado la opción de descargarla en Shan-
pendiendo en el mundo corriendo, ghai, o desde Shanghai con " a p -
por decirlo así, a un sitio común a ción de descargarla en Yokohania
aoncle se atiende la demanda, se o Hong K o n g . "
ve claramente que ningún mercado Participando, como participan, en
PW SI solo es el "único mercado". el mercado de Londres, tantas per-
"•' 'Cercado lo constituye la oferta sonas procedentes de todos ¡os paí-
L ,, °^™a"da. Aquel lugar en que ses del mundo, seria de suponer
« l l e v e a cabo mayor número de que un mercado tan amplio debe-
transacciones de demanda y oferta ría ser muy complejo en su mane-
, en la fecha en que éstas se ve- j o ; sin embargo, las operaciones
" i i c a r o n , el verdadero mercado, actuales son relativamente simples.
n a t u r a l m e n t e no puede haber ven- Por lo genera!, la mayor parte de
rr "Mientras no haya compras, así las tran.5acc¡ones de barras de plata
como tampoco puede haber com- se verifican en una reunión diaria
idas donde no haya ventas, bien que d u r a de 15 a 30 minutos, y
«ía en el mercado de N u e v a Y o r k en la cual participan los represen,
te e ^ ; ! ^f Londres. E n gran par- tantcs de cuatro firmas de corre-
to , , 1 ^ , ' " creencia de que la pla- dores de este metal que han exis-
Z Y^naida en Nueva Y o r k apare- tido por muchos años.
dr» , " " " ' 0 en el mercado de Lon- Naturalmente, el precio de !a
M ^ T?"^^' comprada en los E s - plata para entrega posterior de-
S v f '-'"'dos, se le revende a los — I Qué lástima que no tenga pende del precio que tenga el me-
habitantes de la India y de la Chi- otro pelo!
— I Cómo I ¿Le falta uno? tal en el mercado, la tasa de inte-
• J^uede acontecer que el metal (De Le Rire, París) rés que prevalezca y otras consi-
J l j c e n v i e realmente a Londres, deraciones por el estilo.

Casa Central.
PUnDñDO€ni887

Qbona.
en caja ole Oliorroj
o/ HASTA DIRECTORIO
/ ® $ 10,000 HORACIO J. FERRARI
Presidente
SALVADOR ORIA
Vicepresidente
J U S T O P. S A E N Z
0/cle$10,001 Director - Gerente
DIRECTORES
Américo E. Aliverti
^9l$20,000 Augusto Elias
Julián Frers
A n t o n i a M. L y n c h
Andrés Maraspín
Enrique Navarro Viola
Carlos A. Pueyrredón
PjrORlDA Esq. Baldomero Villamil
Síndico
CANGALLO BENJAMÍN F . N A Z A R
CARA,/ Y CARETA/

COMPENSACIONES LO PRINCIPAL, LA HIGIENE


os ainigos se encuentran después de lar- "fjp "TT'bCÍA una temporada teatral en una pro-
go tiempo. -—^1 vincia española el gran Borras, y no
•¿Cómo te va? le dice uno. i JI sólo no iba nadie por él teatro, sino que
• No muy bien responde el otro, ni siquiera portaba persona alguna por
— porque me he casado. el camerino a saludarle.
— Buena noticia. Una de las noches en que más aburrido y
— No tanto, porque mi mujer es malísima. desesperado estaba, asomó la cabeza un anti-
— ¡Mala suerte! guo compañero, cuyo estado normal era la
— No tanto, porque su dote es de dos inil embriaguez:
luises. — ¿Se puede, Enrique? — balbuceó el curda.
— ¡Oii, eso consuela! — Sí, hombre, sí. Tanto tiempo sin verte.
Chico, estoy desesperado; aquí no viene nadie,
— No tanto, pues empleé esta suma en car- y a la sala, no hablemos: trabajo para los aco-
neros, que murieron todos de morriña. modadores. Y ya ves qué clase de obras hago:
— ¡Mal negocio! te:itro clásico. . .
— No tanto, porque con la venta de sus El borracho, que apenas se enteraba de lo
pieles recuperé el dinero, que oía, repitió:
— En esc caso, te indemnizaste... — Clásico.
— No tanto, porque la casa donde puse — Sí, clásico; que es la base del teatro; lo
ei dinero' acaba de ser consumida por las más importante que hay en todo es la tase, ¿no
'lamas. le parece?
— ¡Oh, qué desgracia! — Sí, hombre, sí — murmuró el alcohólico;
— No tanto, porque mi mujer y la casa se — "lavase" y "painase".
:!uemarou juntas.,, Borras, furioso, por poco no lo mata.
» V r ^-

im;^
(£^i^£:-R

camuuoft
COMO ACABA UN ESTRENO AN D ALUZ ADAS
E habían juntado los dos a ambos lados

S
E estrenaba, hace unos años, en el teatro
Eslava, de Madrid, una obra que el pú- de una mesita de café, y estaban dale
I blico esperó con gran interés por ser que te dale vendiéndose proezas. Bueno:
de un autor muy aplaudido y estar anun- el uno era pescador; y el otro cazador,
ciada a bombo y platillo. En el elemento feme- i Cómo para que el encuentro no se convirtiera
nino de la compañía se destacaban las figuras en un concurso de embustes!
de Dionisia Lahera y Rafaelita Haro. — Recuerdo una vez — decía el segundo de
Comenzó el estreno y pronto el público se ellos, — en que se me ocurrió atar a la bala
dio cuenta de que la obra era un engendro, pero, de mi escopeta una cinta de bramante... ¡Vie-
en vez de indignarse como en tantas otras ra qué éxito, mi amigo! Le aseguro que tengo
ocasiones, lo tomó a broma. En la primera ganas de patentar el invento; tan buen resulta-
fila de butacas se hallaba un "estrenista", el do me d i o . . . como le digo: fué una cosa bár-
popular Alberdi, hombre gordo, al que llama- bara. Había levantado una bandada de patos,
l)an "El rey del bacalao", terror de autores y y usted sabe cómo son esos bichos: vuelan
actores, por sus ocurrencias e ingeniosidades siempre en montón. Apunté al sitio en que
en todos los estrenos. aquel era más nutrido, disparé y . . . créamelo:
la bala atravesó cien patos, que cayeron al suelo
La obra estaba tan mal construida que, ape- ensartados en la cinta de bramante. No tuve
nas pisaba la escena Dionisia Lahera, salía m.ás que hacerles un nudo y llevarlos tranquila-
detrás Rafaelita Haro o viceversa, lo que pro- mente a casa...
ducía la hilaridad del público. — Algo por el estilo me pasó a mí — dijo
Durante el segundo acto las dos artistas, una entonces el pescador — en la oportunidad aque-
tras otra, h:;bían salido ya ocho o diez veces lla en que pesqué dos cangrejos en la cumbre
y ya en las escenas finales apareció de nuevo del Popocatépetl.
en el tablado la arrogante Dionisia. — ¡Vamos, hombre! — lo interrumpió el
Verla aparecer "El rey del bacalao" e incor- otro. — ¿Va usted a decirme que hay cangrejos
porarse en su asiento fué todo uno y, sacando en la cumbre del'_ Popocatépetl?.._.
el reloj del bolsillo, se volvió al público di-j El pescador frunció las cejas, cruzó los brazos
ciéndole: y espetó, indignado:
— ¡Señores! ¿Lahera?... ¿La H a r o ? . . . ¡La — ¿De modo que yo lo he dejado a usted
hora! matar cíen patos y ensartarlos con una cinta de
Y, tomando el sombrero, inició la marcha, bramante, y usted no me deja pescar dos mi-
seguido de todo el público. serables cangrejos donde me dé la g a n a ? . . .
C A R A / Y CARETAy

«^
LCCIO

S OBRE la colina de Montmar-


t''e, que perfumaban las li-
. las y las fresas, el "atelier",
Por presar en el r;trato... Para lo-
grarlo, llevo ya varias semanas
en una labor agotadora... pero
situado en el fondo de un cer- MyVRGARITA esta vez me parece que estoy a
cado florido, bebía a plenas ven- punto de acertar... o muy cer-
tanas el aire de la primavera, C O M E R T ca... Es horrible, tú lo sabes
oe una dulzura tan sutil, tan pe- bien, cuando se trabaja de me-
uetrante, que ponía enfermos a moria. ..
quienes no tenían un amor. Pero — i Cómo ! ¿ No quiere posar?
iJamel Dolan tenía un amor, — No puede... Habría que
wedio arrodillado delante de su habérselo pedido a tiempo...
«bailete, pintaba con ardor, en pero he aquí que yo ignoraba
«"a especie de fervor extático, guro que quedarías asombrado su existencia... y ahora ella ya
'-uando oyó sonar el timbre, si te contara de qué manera he no existe más...
^nso primeramente, en ocultar vuelto a enamorarme esta vez... — i Qué canción es ésa ? i Te
ta r>^ '^^ miradas indiscre- —• Entonces, apresúrate a de- has vuelto loco?
círmelo... Ya sabes que nunca — No; creo que n o . . . Estoy,
v / ' V 7"° ""^ ^°^ '^'io a 'ra- tuvimos secretos el uno para el
^es de la puerta: "Soy yo; 0!i- sencillamente, loco por ella... y
n.f-''/ r ^"^ * abrir, sin más in- otro... lo más horrible es pensar que
quietud. — Sí, es cierto... pero se tra- ella ha muerto... i Ah, cómo tnc
ta de una aventura tan extra- hace daño esta primavera!...
rM,rí''''^°'^' "^''=í°' i Qué es lo ña, tan especial... I Jamás yo había experimentado
¿a '^«ocurre? No se te encuen-
Tol'^'i^ por ninguna parte... — Razón de más para que me esto..., sentir en el aire el olor
t=n '°s camaradas se pregun- la des a conocer... sin contar de las rosas y el gusto de las
«n que <>g ¡^ ^^^^^ j^^ ^j^,^ ^^ con que la heroína es encanta- frases..., ver que hay tanto y
••• ün vista de ello, he veni- dora, si se juzga por este bos- que ella no es más de este
'10 a verte... quejo... Debe ser su retrato, mundo I . . .
;;^ y a ves... Trabajo... naturalmente... — Entonces, ¿dónde la cono-
iAlgúii encargo urgente? — No del todo... Quizá hasta ciste? ¿Dónde la encotitraste?
~"^^<^a de esol... Pueden cierto punto... ¿No te parece ¿ Cuánto tiempo hace que h.i
c'írJ^'^ '''anquilamente los en- que tiene vida este retrato ? . . . muerto?
wrgos urgentes... ¡Nada me- — ¡ Es cierto! Te sale muy — No Iiace mucho tiempo..,,
JOT para epatar a los clien- bien... con un lindo y ligero en el mes de febrero del año úl-
t e ' '^"':. hacerlos esperar cuanto toque de carne rubia... y la mi- timo..., pero no la he encon-
"«a posible!... rada, sobre todo, es fascinante, trado, ya ves qué mala .suerto,
Mientras tanto, Olivier, diri- con una expresión nostálgica... hasta después de muerta...
^;«idose hacia el caballete, divi- — ¡ Ah, sí! Es su mirada, — A otro con ese embuste,
t r o ^ °?=^fi"ejo feliz de un ros- precisamente, la que me ha he- i No te lo creo!
Kpí, *^.,J"vencita... con los ca- cho prisionero... Su mirada, — ¡ Ah ! ¿ Pero es que me vc.4
viK ""minados de sol, los ojos que yo trato inútilmente de ex- con cara de broma? Yo te juro
:¿^«e^IabocaenfIor... Y que estoy hablando de cosas cier-
d„ ^ cabeza coii un aire tas..., de cosas serias..., de
"« entendido. cosas tristes... Hace alrededor
— ¡Ah! ¡Ahí Ya veo lo que de un año, después de sa muerto,
ES esto... que yo la encontré. A causa de
iilCT ^'^^"'•^"•'«"te no es lo que un accidente de tráfico en la
PWnsas... calle, me vi obligado a detener-
me, por azar, frente a una casa
rado ? ""^^^' i No estás cnamo- de pompas fúnebres... Su ima-
DiS-"'^! alzó las espaldas... gen se encontraba allí, eii la vi-
con 1 ?' "*^^^" y se contentó driera, expuesta con las tarjetas
;„,,' °.'^J«taf. con cierto aire de de participación y las fotogra-
"tipaciencia: fías de los catafalcos. Era una
jj^ "T ^tinque así sea, no se tra- pequeña imagen con su nombre,
la fecha de su nacimiento y la
an,„*^ "" ^"'O"" corriente, de un de su muerte, y con este niego:
-inioi-vulgar.
jjj. ' ^ " ' Con eso no me asom- "Téngala presente en sus ora-
ciones". Sí, ella pedía esto a to-
ve ' • • En amor, cuantas más dos los transeúntes..., pero de
bilí ^^ f«incide, más inédito lo mí imploró otra cosa distinta...
"aliamos...
No podía separar mi mirada de
Irart •'^^•'^ muy bien con mos- su mirada... Jamás los ojos de
" e incrédulo, pero yo te ase-
ninguna viviente me habían fas- — Digo la pura verdad. go, una procesión de imágenes
cinado a s í . . . Me quedé allí con- — Está bien, mi viejo Daniel. en las que se encuentra siempre
templándola infinidad de tiem- ¡ Es preciso cuidarte, hacer exor- el mismo rostro femenino, ilu-
p o . . . y al dia siguiente volví cizar, mi palabra de honor! En minado por todos los matices
otra v e z . . . y los dias siguientes todo esto que me has contado, de la ternura, de la alegría, de
mejor dos veces que u n a . . . , sin hay algo de hechizamiento, mi la melancolía... Los ojos, unas
poder trabajar en n a d a . . . , en querido amigo. veces lánguidos, otras brillantes
nada, tú me entiendes, si no es — No lo creas. Es el amor, el o perlados de l á g r i m a s . . . Aquí
en tratar de pintarla de cora- gran amor, uno de esos amores inclina ¡a f r e n t e . . . Allá ofrece
zón. . . que son suficientes por sí solos su b e s o . . . Más allá tuerce un
— Entonces, ¿es por esto por para llenar de felicidad o de do- poco la cabeza... o la endereza
lo que has renunciado a enviar lor toda una vida. Esta mujer con un aire de reto, como si fue-
tus cuadros al salón ? . . . estaba hecha seguramente para se a gritar: "He hecho bien al
— Por e s t o . . . y por esto tam- m í . . . y, sin saberlo, la estaba morir. Después de muerta, quie-
bién he abandonado mis mode- esperando desde siempre. ro que todavía se me a m e . . . "
l o s . . . La presencia de otra mu- — Lo que no te impedía el Daniel tomó esta última tela
jer en mi "atelier" me resulta tener inspiración varias veces entre sus dos manos, como se
o d i o s a . . . Todas las vivientes me por temporada y presentar ex- toma por las espaldas a una mu-
repugnan, con sus sombreros de celentes obras en los salones... jer para mirarle bien al ros?-o,
través, sus zapatos polvorientos, — Ya v e s . . . tú mismo lo has después de hacerla una tierna y
sus vestidos, de los que se des- d i c h o . . . Esto debiera haber ter- grave confesión.
pojan como se despoja de la piel minado hace mucho t i e m p o . . . , — Estoy seguro — murmuró
a los animales..., su ordinario pero no es posible... A cada — que el que te ha perdido no
olor a los perfumes b a r a t o s . . . , tela en que yo me aplico a resu- te echa tan de menos como y o . . .
sus ojos v a c í o s . . . , sus bocas lle- citar su alma y su sonrisa, mi Por eso te has refugiado en mi
nas de palabras inútiles, estúpi- pasión se exaspera. Este retra- corazón, ¿no es cierto, Nelly?
das, presuntuosas..., sus ince- to que he comenzado esta maña- Y agregó, mostrando a Oli-
santes deseos de comer, de be- na es el décimo quinto. ¿ Quieres vier los "bouquets" esparcidos
ber, de fumar, de embadurnarse ver los otros? por encima de todos los muebles:
con " r o u g e " . . . ¡Y todavía paso Daniel Dolan va a abrir un — Ya v e s . . . Le traigo flores
por alto cosas peores! armario y hace desfilar, ante las todos los días, como a una no-
— ¡ Exageras! miradas estupefactas de su ami- ^•ia...

M A R G A R I T A C O M E R T

¡Pruébela araiiil.,. ante» comprarla. lAene el cupórt ahora


DESPIERTA ATLA.NTI8 LIMITED - C.iLLE MOllENO 750
Quiero probar S.WORA, ru6gole me envía una muestra (¡ra-
EL A P E T I T O tis y el folleto de recetas. Incluyo 10 ota. en eetampUlaa,
c.o. m
NOMBRE .-„,..,~~~., -, -,~

SAVORA
S@^^l^
CALLE.»

CIUDAD...
, N",

. . F.C.
m«^i« ^m nss •s
LAS COMEZONES EN LOS
ENFERMOS DE LA PIEL
Todo el mundo sabe que, en los enfermos de la piel, los venenos que
vician la sangre tienen la tendencia de atacar la epidermis originando
•esiones bien conocidas: acné, herpes, eritemas, eczemas, psoriasis,
psicosis, urticarias, etc.
La irritación que ocasiona esta serie de llagas, provoca una irresistible
necesidad de rascarse, la que aumenta durante la noche, ocasionando
terribles sufrimientos. La cura o el descanso no pueden provenir de un
tratamiento externo, pues, sin cesar, nuevos venenos llevados por la
sangre alimentan la enfermedad y si bien se consigue una mejoría apa-
rente, los males no desaparecen definitivamente. Por el contrario el

Depurativo Richelet
asegura un alivio verdadero, porque su acción curativa se realiza sobre
^a causa misma del mal, es decir, hace desaparecer las comezones, puri-
ficando toda la masa sanguínea, destruyendo las toxinas y facilitando la
eliminación dé los venenos. La gran actividad terapéutica del Dep.
Richelet se manifiesta en todas las enfermedades que tienen origen
en los vicios de la sangre. Gracias a él, los eczemas, acnés, herpes,
eritemas, etc., desaparecen de la piel sin dejar rastros.
^ENTA EN TODAS LAS FARMACIAS DEL MUNDO
: : A R A 7 - Y CAR£TAy

Gincomnutop
f J OAN Crawford ha encontrado, desdichadamente por breves momentos,
al director que le correspondía. Lewis Milestone, con sólo exigirla
como primera figura para su versión de Lluvia, !a intensa e inten-
cionada pieza de Somerset Maugham, ha acreditado su autoridad de direc-
tor y su habilidad en la elección de los actores de los que sabe, como
pocos, extraer partido. Casi nos atreveríamos a afirmar que en todo el
teatro y el cine contemporáneos, no se encontraría otra actriz que, como
Joan Crawford, imprimiera tan intensa dramaticidad al difícil papel de
la aventurera Sadie. Ella sola justifica todo cuanto se ha dicho de esta
óptima película, y una única escena, la de su conversión a los pies del
pastor implacable (sobriamente, dignamente representado por Walter
Huston), evidencia hasta que punto ha llegado la cinematografía y has-
ta qué extremo ha desalojado al teatro. Será ésta una de las buenas
obras que el público conocerá en esta temporada.
V - V í W * . - * % . .- 1

G EOEGE Bancroft, apartado de la dirección de Von Sternberg, ha


sido siempre un excelente, un voluntarioso y hasta si se quiere,
sincero actor; pero, a este hombre de recia contextura y harto
fácil emotividad, desde entonces, lo que le ha faltado es una dirección
hábil así como argumentos de mérito. Contrista, en verdad, ver a este
actor, deljatiéndose, multiplicándose, para dar animación a obras de
endeble contextura. Ha ocurrido con él lo que ya hemos señalado en
el caso de Wallace Beery y, hace ya mucho tiempo, con Lon Chaney.
Es éste y han sido aquéllos actores a los que no es posible presentar
como héroes de historietas en las que sólo alcansan a dar puñetazos y a
hacer caricias de atleta sensiblero a los niños. Pero esto, los empresa-
rios de Bancroft, como los de Wallace Beery, no quieren reconocerlo
y creen ingenuamente que con sólo presentarlos en varios metros de
celuloide han extraído de ellos todo cuanto su tipo y talento artístico
puede dar. ,

ATHERiN Hepbrum, delgada, con una cabeza en la que el carácter


K es superior a la belleza — bella a fuerza de imprimir vida y emo-
ción a este su primer papel — es una de las estrellas que tíos
revelará la pantalla en esta temporada, en la que el cine norteamericano
parece estar di.spuesto a rehabilitarse y brindar al público obras en Ins
cuales existe algo más que insubstanciales devaneos amorosos al son de
banjos y al compás de aires plañideros. Katherine Hepbrum es una dig-
na compañera de John Barrymore en la pieza dramática que es posible
se estrene con el título de La sinfonía del ¡oca. Una y otro se comple-
mentan, una y otro se saturan del carácter de sus creaciones y trans-
miten al espectador una más que angustiosa impresión de realidad. Film
que es adaptación de una pieza teatral bastante conocida y discutida
en los países de habla inglesa, se ha realizado con habilidad y criterio
bien cinematográfico. Lo que no es noco decir...

ICHAED Dix ha hecho su especialidad de estos personajes muy

®
R modernos y románticos que desdeñan mujeres para ahogar un
amor desventurado y realizan los más bellos actos de heroísmo
para dejar bien parado a un amigo. Encarna, pues, esa ejemplarizadora
tendencia de la literatura y del cine norteño, que siempre está bien y
que merece ser destacada en esta época en que, precisamente, los hom-
bres se avergüenzan de mostrar a sus semejantes un gesto noble y han
perdido esa varonil entereza de dejar brillar una lágrima en el borde
de los párpados cuando abrazan a un compañero caído. Richard Dix
es constante y acertadamente utilizado en el desempeño de estos roles
y, por consiguiente, es a él al que hay que elogiar entre los que actúan
en El rugido del dragón, un film que muestra sin excesivas fantasía»
las penurias por que han debido pasar muchos de^ los europeos
sorprendidos por la guerra y ¡as revueltas en tierra china.

"P L cinc norteamericano, que en su producción del pasado año dcclmó más
í-^ de lo que muchos barruntaban, se inicia en esta temporaria con uno serie
de obras en las que, más que el lujo de presentación y los grandes repartos,
prima la jerarquía de sus contados intérpretes, la calidad artística de sus argu-
mentos y hasta la intención ética en casi todos ellos diluida. "Como tú desees",
con Greta Garbo; "Lluvia", con Joan Craivford; "La venus rubia", con Mar-
C ^ R A 7 • Y GARETAJ"

J r / " i ^^'Ty™°r^' 'í"^ ^s de los contados actores de la escena que


a logrado salir airoso eu la difícil prueba de la cinematografía,
eaiiza una verdadera creación en el papel que se le ha asignado
i aa sinfonía
sinfonía rli>l l„rr.Ya
del loco. V,no„„es»„ni„:príncipe
_..:„r:_.bello
t,-ii_ni_:insolente
:....i._»_ Brum
i?
aiell
loera' ri^ ^^Ofa^ un actor maduro, de carácter, torturado, que sabe y
lencia ( f ""^ '""''««'0" de desequilibrio mental sin caer en la trucu-
«n un <y ^w P™'''l! Laughton, que anula su esbeltez para convertirse
labras ^'^° 1^°° S"iñapo humano, que implora amor con gestos y pa-
aparece''"^ bordean lo ridículo y están siempre en lo dramático, que
elimina ^" ^^<^™a al promediar el film y desde aquel instante desaloja,
sivameñ^^"^ ''°'""*^^"'«"tfi al resto de los actores para ser é!, exclu-
del Dúh! W^' ''"^ mantiene en suspenso la atención y la emoción
crecióa n ' ^"^^'"P ^" ^i-' ai^'e, John Barrymore ni ha perdido la dis-
"el gesto ni ha caído en el siempre vituperable amaneramiento.

\\T YNNE Gibson es la compañera que se le ha asignado a George «*»^


cancroft en El retador. Para este actor que ha trabajado con
Wvnn "pV^'^'^s como la Baclanova, Kay Francis y Evelyn Brent, no es
direct ^ °"' actriz de dulce expresión, la más indicada. Pero, el
convie'M- P''^" Roberts se ha empeñado en que asi sea y para esto la
lioxead f" ""^ vampiresa de cabaret, asi como de Bancroft hace un
Mentar'*'' ."'°^° ^^ 'I'-'s todo el mundo castiga... No es con una indu-
a un '^. ™^^ ° menos apropiada con lo que se logra infundir carácter
bien en*^ V^' ^^' como en este mismo film James Gleason está muy
menos ^h """^ve papel de Pin, el menager, no es con un traje más o
extraer'^rt'^°^° "'• ""'^^ gesticulaciones fuera de tono que se logrará
por el ^^'^ actriz de probadas condiciones la personalidad requerida
tos ~ ^'^S^'^'^^to. En la elección de sus actores — o de sus argumen-
esnp,-.,j^* ^^ percibe al buen director. El de este film, infructuosamente
"P«ado, no es de éstos...

V j - Qj,, '-oopcr, pausado, atinadamente modesto, es, empero, el único


g -^ 'i^^ se destaca en El demonio y el abismo, obra de ambiente
•Laughton r " '^ ''"^ igualmente aparecen Tallulah Bankhead, Charles
tiva eu SI \ "^'•y Grant. De la estrella femenina, inteligente, defini-
sarla -4 ;. .'"^'"Pefamento y en sus dotes interpretativas, el afán de obli-
desdibuinií' "I t- *^''^'^ Garbo, ha conseguido presentarnos una figura
una ¿ g ] ' ' ' dubitativa y artificiosa. Afán reprochable, porque es ella
teatral d ^ °'i'=."as figuras de la cinematografía... Del segundo, actor
Puede *d *' ^^^'•''^"'a<^'°i desmesurada y hasta grotesca, lo único que se
film al f'^"' ^^ 9"^' ^" cierto momento, hace peligrar el éxito que el
vataje si i" *^°"^'fíue con sus inmejorables escenas del naufragio y sal-
Sfaío ha'st ^lí'"^' ^ ' ^ ° . '"'"^ supera a todo cuanto presentó el cinemató-
taucia di^ •'^^' "'t'™°i actor al que se pretende asignar impor-
tará ál /^,"^°s que su desempeño lleva hasta a hacer dudar de lo que
lado de Marlene Dietrich en La venas rubia.

Por"^* del Río, estrella de tipo exótico, está en su puesto en esta


el ^•?',"^''°s conceptos recomendable obra de King Vidor que lleva
P''c atr- '.'^ ^^ •^' ""^ '^^^ paraíso. El escenario: una isla de los siera-
seducido^'*^"''^^ ^^^^^ del sur; el héroe (Joel Me Crea) : un marino
na; ¡J^ P°''_ el indudable y justificado atractivo de una belleza indíge-
ena'm'ora ^í"^?'"^ • tina chiquilina toda gracia y espontaneidad; que se
^ sacrif - ^'•''•°Pco, vive con él un romance de dulces amores y termi-
nas divii •'1''j''"^^ '^"'^ ^ ^ suicida sumisión de los paganos temerosos de
luevo y " ^ d e s representadas por las fuerzas de la naturalezn. Nada
í'Offaiio v"? °°stante, en este género en el cual ya existen Moana, Amor
Vidable v<, ."'"'"'o-f blancas en los mares del sur, el creador de la inol-
Sugestivo •^''' "a sabido expresar su arte y trazar un bello y muy
ine; (¡aji PP^'i^a exótico. Dolores del Río es la que más vida le impri
ción cunn ?"'15''"°s que el film es ella y que todo pierde brillo y emo-
'Uüo fugazmente se aparta de la pantalla.

lene Dietrich; "La sinfonía del loco", con John Barrymore; "El ave del pa-
raíso", con Dolores del Rio, para empezar, son pruebas evidentes de que en los
estudios norteños, la posibilidad de perder el cetro del llamado séptimo arte,
ha llevado a los productores a reflexionar y... producir obras de más catego*
fia artística y más justificada intención espiritual.
R z a s
La población indiana pr«s€nta los vnks diver-
sos matices, los más notables contrastes, como no
puede por menos de suceder, dada la enorme ex-
tensión de! país, su variedad física y las conmo-
ciones políticas e históricas sufridas (guerras de
PARA conquista, invasiones, colonizaciones, etc.) El me-
ro examen superficial de los habitantes nos pone
ASEGURARA ya de manifiesto la existencia de distintas razas.
De ellas, dos no pueden propiamente calificarse
de razas índicas; pertenecen a las comarcas fron-
EL PLACER DEL terizas y pueden mirarse como un resultado del
reflujo de los pueblos vecinos.
En la frontera noroeste encontramos diversas
raííWííí: ramas arias: afganos, belntches y brahuis, de co-
lor claro, muy robustos, de elevada estatura, con

ENO cráneo redondo, cabellos negros y nariz larga


y puntiaguda. Haremos constar que, por ejemplo,
ios brahuis se esfuerzan por modelar la cabeza,
la nariz, la boca y los pies de los recién nacidos,
según el concepto de belleza que ellos poseen. A
No puede haber satisfacción real pesar de esto, no cabe dudar que estamos en pre-
ea nuestros entretenimientos, ni sencia de un tipo racial muy distinto del índico
éxito en nuestras actividades, sin propiamente dicho.
La cabeza redondeada es un rasgo caracterís-
el bienestar f í s i c o y el despejo tico también de ciertos pueblos del Himalaya, del
mental que sólo es posible cuando Asam y de Birmania. Pero éstos se distinguen de
el organismo se h a l l a libre de los anteriores en otros rasgos y pertenecen con
acidez y de residuos venenosos. toda seguridad a la familia mongólica. Son de es-
tatura pequeña, aspecto apocado y color amarillen-
• to. Por añadidura, tienen la nariz ancha, la cara
Nada tan agradable para alcan- aplastada y los ojos oblicuos. Los mejor conocidos
zar esta condición que la "Sal de son los tibetanos y birmanos. Junto a ellos residen
Fruta" E N O . Una cucharadita una multitud de ramas afines, en parte en las
comarcas del Himalaya, al norte de la llanura del
en un vaso de agua, cada ma- Ganges y en parte en Assam y Birmania. En con-
ñana, obra en forma natural y junto se denominan ramas tibetobirmánicas. En
s u a v e , efectuando una perfecta las dos últimas comarcas citadas existen otras
limpieza intestinal. Uno se siente aun más emparentadas coa las poblaciones sia-
mesas y chinas, y algunas cuyo origen ha de bus-
bien, d i s p u e s t o , vigoroso, lista carse en las ramas que pueblan la India francesa,
para toda tarea. tales como los llamados Mon-Khiner. En general,
yacen todos ellos en un estado de semibarbarie,
No en vano la "Sal de F r u t a " si bien el contacto de la civilización india se ha
E N O es tan elogiada por médi- dejado sentir favorablemente en algunos.
cos y pacientes. Ensáyela aunque Aun prescindiendo de los pueblos de la perife-
sea por una semana. Adóptela ria, no podemos admitir una unidad de raza en
el interior do la Indií.. En todo caso, cabe distin-
para su familia: pero insista en guir dos tipos: uno, cuyos más puros ejemplares
la legítima. encontramos en el noroeste, en los estados de Ca-
chemira, Pundjab y Rajputana, es el tipo ario, y
otro, asentado en el sur de la península, el dra-
ÍRUTA vida. Los primeros son de elevada estatura, piel
blanca, cabellos abundantes y ojos obscuros. La

•S^^fflí*^

ENO
ENO ES A N T I Á C I D O
ADEMAS DE LAXATIVO.

I,as palabras " S a l de F r u t a " ,
" E n o " , y " F r u i t Salt", y el rótulo
de! envase constituyen m a r c a s
registradas.
Únicos Agentes de Ventasi
HAROLD F. R Í T C H Í E & Co., líl ,i ' 1 y ti oj .on dcol
Belmont Building - Nueva York. (Di Rszzle Londres)
^ i n J úe
íorma de su cráneo es alargada y su nariz afi-
'ada, pero no en demasía. En cuanto a los dravi-
"as son las más de las veces de talla corla, de
Piel_ obscura, a veces negra, cabellos abundantes
CALL
y rizosos y ojos negros. Su cráneo es alargado y
su nariz ancha. En las Provincias Unidas, en al-
El ímí ne i o s
gunas partes de Radj putaña y en Bihar, parecen
mezclarse ambos elementos en tal forma que las
sin PELIGRO
caiactensticas arias se ponen más de manifiesto
«n las clases elevadas de la sociedad, y las dravi-
uas en las clases inferiores. En Bengala y Orissa, No deje ^ue el áolót
rasgos arios se van diluyendo cada vez más de sus callos le hache
«cambio de un nuevo elemento racial que se de- a perder su fiesta y en-
,' ^'^..Por la forma redondeada del cráneo. En vejezca su cara. Aplí-
In 7fi»^ occidental, al sur de Radjputana, desde
mi, -f- ^^ longitud hasta el Indus, ha puesto de queles Zino-pads del
manitiesto sir Herbert Risley un nuevo tipo cuyo Dr. Scholl que alivian
unaamento es el elemento dravida, mezclado, se- en un instante el dolor
r-r.,. ,'^l^y- con el elemento scita, y según otros, más rebelde, suprimen
'^on el alpino. la causa del callo ' pre-.
máí^ • ''^^* ^""'^ ^^*á integrada por los pueblos sión V roce - del calzadcJ
mt,.™'"^'''''"'^^ <1« Europa, además de los ya y lo eliminan por el
endonados de la India. Por esta razón se habla procedimiento natural de absorción.
„ ""^.Sran familia de pueblos llamada indoeuro-
simp° '""°S^™ánica, a la que a veces se llama
suele ™^"'*^ ^'"'^' ^' ^'^" dicha denominación se SIN PELIGRO
de In '^^^'^"'^'' para los miembros indios e iranios
demn uu '"doeuropea. Con propiedad, no po- N o corte sus callos o
pureza ''•^''"' ^° ^^^^' ""^ *^' ^" *°''^ ^" callosidades plantares,
Anti- M° *^'^'^te, por lo demás, en ningún sitio. pues se expone a una
reunir^fT°' y filólogos están de acuerdo en peligrosa infección. No
ya eme "^^"^ pueblos de Europa y de la India, les aplique líquidos o
familia "° ^" ""^ ™^^ única, sí en una sola gran emplastos cáusticos
que irritan los tejidos;
dentro'^"]"*'"*'^'" '^^ '°^ ^'''°^' '°^ dravidas forman Aplíqueles solamente
posible ""^ familia aislada. Ha sido im-
gún ot ™*^°"''^arles afinidades filológicas con nin- Z i n O ' p a d s d e l Dr.
niente I ^'"''° '^'^^erior del continente. Racial- Scholl y estará a salvo
los iñd """ávidas guardan cierta semejanza con de todo peligro. Su mé-
ramas ^^^"^^ aborígenes de Australia. Algunas dico le aconsejará lo CALLOS
en cna„r ^'^'^'"''^^ =1 esta familia se apartan, mismo. Los Zino-pads PLANTARES
se ani • "''o™a, de sus afines de la India, y son finos, protectores
del mn'^^'T^'í ^ °''^°^ pueblos que habitan las islas e impermeables. N o se
pues rn ^"^'^'^ y *^*=' ° " ™ ° Pacífico. Es, desprenden ni en el
en el n t '^'^™^''"^'' 'Jue los dravidas, sobre todo
con otra*" ^ *^'^ '^'^ ?°''oeste, se hayan mezclado baño. Elaborados en 4
líjanos ^ "^^^^s, quizá similares, en tiempos muy formas diferentes.

ocupan°e'"1"'^? ^ suponer que fueron los dravidas, La Cajita $ L-


Primei-os^r, n , '^'^'^^'^^ ™''^ antiguas del país, los
abordaro '^° ™°''2s de! mismo, mientras los arios UNA GARANTÍA MAS!
relativ-,, " ^°'" '°s pasos del noroeste en tiempos
'ativamente modernos. Los «nvaies de Zino-pads llevan
una estampilla de seguridad, con
la firma del Dr, Scholl, que ga-
rantiza la legitimidad del producto
N O LOS COMPRE SUELTOSI CALLOS ENTRE
LOS DEDOS
MUESTRA GRATIS
Este cupón se canjeará por una muestra de Zinc-
pads del Or. Scholl, para callos.
Casas del Dr. SCHOLL
F^lorida 46 o Av. de Mayo mil
Nombre .

I Cali.
i-«ne ,..., .................^..^.jC-e,

Zino-pads
íPor qni n^ ' Cómo se le paran los cabellos I
^ ° no usa gomina?
(Do Loadott Opinión, Londres)
del Dr Scholl
Zino Aplicado » Dolor Terminado,
u
eppe
El extraño vuelo de la
aterrizaje del dirigible
greso de la aeronave.
P O R
sobre Epiual, volando sobre h s
fortificaciones a escasa altura.
Después de mediodía aparecía
sobre la guarnición militar de
Luneville describiendo un am-
plio ocho y pasando sobre el
fuerte Manonvillers, situado 10
kilóm.etros a! este, cuya cons-
trucción acababa de ser termi-
nada. Poco después se le vio
maniobrar en procura de aterri-
zaje, el que se efectuó en el can-
po de maniobras del regimiento.
La muchedumbre que se había congregado

E
•j^ L día 3 de abril de 1913 la guarnición
militar de Luneville, población france- rápidamente, se encaminó al dirigible en cuan-
"v sa cerca de Nancy, muy próxima a la to hubo tomado contacto, en actitud decidida-
frontera, fué sorprendida por la apari- mente hostil, pues había comprobado la pre-
ción de un gigantesco dirigible alemán que, luecfo sencia de oficiales alemanes uniformados y se
de evolucionar por sus alrededores, se posal)a sabía que venían navegando hacía largo rato
en el campo de maniobras del 17'' regimiento sobre territorio francés. Los oficiales de la
de cazadores. guarnición debieron desplegar numerosa tro-
Este episodio, en épocas en que las relaciones pa para evitar los desmanes del -público,
entre ambos países eran ya tirantes, causó ver- al mismo tiempo que adoptar e n é r g i c a s
dadera sorpresa provocando una delicada situa- medidas.
ción, debiéndose echar mano de todos los re- A bordo de la aeronave se encontraban doce
cursos para que el pueblo enardecido no trocara personas: el comandante Glund, capitán do la
la situación aun más grave. Pero hagamos reserva, tres oficiales, un suboficial y siete
crónica, repi'oduciendo los detalles del curioso civiles.
episodio y cómo fué juzgado en aquel entonces. Interrogado el comandante por su extraña
situación manifestó haber partido de Friedrichs-
hafen, sobre el lago Constanza, a objeto do
L comunicado oficial publicado al día realizar una prueba de la aeronave en altura
siguiente de! descenso del globo esta- llevando a su bordo, además del equipo, a 'os
"y blecía, como resultado de una investiga- miembros de la comisión militar de recepción.
ción practicada por el inspector general Su propósito era alcanzar Badén, situado al
de aeronáutica y el sub prefecto de Luneville, nornoroeste del punto de partida, pero, navegan-
que el dirigible pertenecía a la casa "Zeppelin" do sobre las nubes e impulsados por un f^uerte
y que tres oficiales alemanes uniformados que viento del oeste llegaron a Francia, imposibilita-
integraban su equipo, pertenecían a la comisión dos de comprobar su situación antes por haber
de recepción; que el viaje que realizaban lo perdido contacto con el suelo y no pudiendo
era en el transcurso de una de las pruebas de descender por temor de encontrar las montañas
contrato, habiendo el dirigible extraviado su de Felberg que alcanzan l.SOO metros de altu-
rumbo y al comprobar que se hallaba en terri- ra. Cuando distinguieron la tierra pudieron com-
torio francés y sobre una guarnición militar, probar que habían cruzado la frontera y al ver
sus tripulantes, como medida de cortesía, habían la tropa de la guarnición de Luneville en el
juzgado de rigor aterrizar y justificar el sobre- campo de maniobras, de común acuerdo resol-
vuelo de Francia sin haber cumplido los requi- vieron aterrizar para justificar las razones que
sitos diplomáticos. El gobierno francés se dio obligadamente les llevaron a volar sobre Fran-
por satisfecho (?) con las explicaciones dadas cia sin autori-
por el comandante de la aeronave y permitió
su regreso a! día siguiente exigiendo que los zación.
oficiales fueran reintegrados a su país por vía Estas fueron
terrestre. las satisfaccio-
nes dadas. Sin
embargo, no pu-
dieron justificar
"^ siA es la versión oficial. Veamos ahora claramente el
los detalles que rodearon este extraño
H j episodio porqué navega-
que ocasionó, al producirse, ron desde Ve- 'ñ--';
una verdadera agitación en Francia. soul a Luneville,
Por la mañana del día citado la población cerca de l.TO ki-
de Vesoul, pueblo situado a 60 kilómetros de lómetros sobre '•.f

la frontera francesa-alemana, fué sorprendida territorio fran-


por la presencia de un gran dirigible que, evolu- cés y la posición
cionando a regular altura, se dirigía hacia el crítica de la ae- L.as dos fases de la medalla que
norte, siendo su paso señalado poco más tarde ronave volando pch'n en
XVF' en Francia, en 1913
aeronave sobre territorio francés. — El
extraviado", — La investigación. — Re-
— Una medalla "rememorativa".
I C A R O
sobre el fuerte Manonvillers. También el examen
"e 'f «ja del barógrafo registrador de altura
rnn ' 1 ñor ^"""^i^s ^ra cierto que el dirigible al-
nuÁ'? • , "tetros, también lo era que en varias
^e^rT ^^ '^''"° ^ ^''"'"^ menor. La ruta
•guíela por la aeronave ya en territorio fran-
!: ,'??r°'°"gada, pasa por Metz, base aeronáutica
y nuitar de las más importantes de Alemania,
caso f°™P''°'^° que el dirigible tenía muy es- •-..jSii^-
totnr 1 V'^'^' '""^'"endo sido arrojado casi en su
aiiüad para alcanzar y conservar altura, como
«^1 losextnitores de incendio, útiles y parte del Trayecto seguido por e! zepelín desde su salida de
Friedrichshafcn,. Puede wvse el territorio francés
Muipaje, conservando en los tanques 100 litros sobrevolado. — * BadeH,destino ( ? ) del dirigible.
nnr 1 ', suficientes para alimentar los motores
IJor dos horas.
lo descara. La partida fué anunciada para la
t n 1^1 '^°^ opiniones sostenidas en pro y en con- 1 y 30, pero, tea porque el reloj del comandante
ciaei aterrizaje efectuado, fueron las siguientes: no estuviera en hora o porque sabía exactamente
orno quedaban dos horas de vuelo, el piloto t-- cuál era el sentimiento popular, lo cierto es que
a t e r r i T ' ^ " de franquear la frontera; luego, el mientras el personal de la guarnición militar
zaje no ha sido forzado sino voluntarlo. estaba almorzando, el zejelín, sin aviso, par-
do tip ''^ aterrizaje: habían volado demasia- tió inesperadamente.
ner 1 sobre territorio francés y debían tc- El público, sorprendido, arreció en manifes-
nmJt .'^^r*^^^ 'í"^ su pasaje hubiera sido de- taciones hostiles entre las que tuvieron que
ennin • •''"'^' ^'" duda, hubiese originado una pasar los dos oficiales alemanes, acompañados
hin^r^- '"C'dencia diplomática. Tales son las por el comisario militar de Luneville, quien, en
n , i ' '' n«'ias en aquella oportunidad aun- automóvil, los condujo hasta la frontera.
el tPr •<"'°''''^"''° t°dos en que el vuelo sobre
"^ L incidente había sido ya olvidado cuan-
territorio de Francia había sido voluntario.
NCLADo el dirigible y desembarcada su
tripulación con los oficiales vestidos con
IR do volvió a cobrar actualidad a raíz de
Jl ^ una singular medalla hecha acunar en
.ropa civil, las autoridades militares fran- Alemania destinada a rememorar (?)
ciuitaro'^^'^'^ ,'°"^^'''°" posesión del zepciín, £,e el aterrizaje del "Zeppelin XVI" en Luneville.
V f„¿ ? ^^ ""J'^''^ de incendio de los motores En el número de octubre de 191.3 la publica-
uno d^ r " ' ^°^ '^''os de peso, retirándchn ción inglesa, "Monthly Numismatic Circular"
mentó t ^""^^ motores. A partir de este mo- reproduce dicha medalla en sus dos fases (Nú-
ción ]p ?*° ^' comandante como a su tripula- mero de octubre, volumen XXI, íaicículo X,
de U prohibida la permanencia a bordo pag. 782) y ella demuestra el estado de animo-
"c la aeronave. sidad que creó aquel episodio.
Peccim ?^"*na siguiente el dirigible fué ins- Sobre' el anverso, el dirigible está representa-
ridades f '^"'^ *°^° detenimiento por las auto- do inclinado de proa, en tanto que soldados de
nes a n A*^®^^s y, terminadas las negociacio- caballería le amenazan con sables y fusiles y
el ree-r ^ diera lugar este episodio, se autori^.ó un aeroplano vuela sobre él. Una irónica ins-
el de 1 ^'^^ del zepelín y sus tripulantes, no así cripción se agrega al sentido do las figuras:
panado^ ""'diales del ejército, que fueron acom- "Viva la cortesía francesa". En el reverso, se
hpct., i^ P°'" camaradas del ejército francés muestra el gallo galo en una actitud humillante
y^. 'a frontera. delante del águila germánica; y puede leerse esta
hombres pertenecientes al cuerpo aéreo leyenda en forma de diálogo: "Poi aquí es tierra
alemán fueron francesa, ¿entendido? Muy bien, pero mi globo
autorizados a es suelo alemán, ¡entendido! (La última frase
trasladarse des- en alemán).
de Strasburgo Este episodio constituye el epilogo del aterri-
para cooperar en zaje inopinado de un dirigible alemán en una
la tarea de po- de las ciudades fronterizas de Francia, ct'.j'a
ner en condicio- población hacía 40 años que vivía en un estado
nes do retorniir de tensión continua.
al zepelín. Un año más tarde, esta situación de tirantez
entre ambas naciones hacia crisis, empeñándose
Cerca de me- en la más sangrienta guerra q«e registra la
diodía el dirigi- historia y cuyas consecuencias sufre todavía el
ble quedaba en mundo entero. .
condiciones de
salir, siendo su
comandante au- T
••ccuerda i t o r i z a d o para
Francia? al^rri^ajc del zo-
hacerlo cuando
í^rí 'H,W4•<''''I'IJI

— Es una vergüenza, reconózcalo usted, que ea


nuestro siglo, de progreso y de libertad, se tenga
todavía a los globos cautivos...
(De Estampa, Madrid)

3 MATICES MAS BLANCOS


Rascacielos prehistóricos
EN 3 DÍAS En Nuevo Méjico existen las ruinas de una
casa a las que los arqueólogos atribuyen veinte

N O es natural tener los dientes man-


chados y amarillos. Para demostrar
esto, comience a usar el Kolynos—sólo
mil años de antigüedad y que fué conslniída por
los antepasados de los indios de Puebla, con blo-
ques de magnífico cemento. Lo más extraordina-
rio de este edificio es que tenia siete pisos, y dis-
un centímetro en un cepillo seco, dos tribuidas en ellos, quinientas habitaciones. La co-
veces al día. En 3 días sus dientes lu- munidad que habitaba esfa enorme vivienda esta-
cirán 3 matices más blancos. ba gobernada por mujeres, las cuales cooperaron
en su construcción. Esto está probado por las
Esta maravillosa crema dental limpia impresiones de delicados dedos femeninos halla-
los dientes y los blanquea más que cual- das en el cemento. Por otros descubrimientos rea-
quiera otra preparación que Ud. haya lizados en estas ruinas, se sabe que todos los tra-
usado antes, porque contiene dos ingre- bajos importantes corrían a cargo de las mujeres
dientes notables. Uno—el mejor agente y que eran ellas las que dirigían declaraciones de
amor a ios hombres y elegían a! que había de ser
para limpiar que se conoce—cuya es- su marido. Lo más curioso es que si la mujer no
puma penetra y limpia todos los inters- estaba satisfecha de su compañero, podía divor-
ticios y desaloja las partículas impuras ciarse de él con suma facilidad: le bastaba colocar
que causan la caries, borra las manchas fuera de la alcoba conyuga! las botas del marido.
feas e impide la formación del sarro. Este comprendía entonces que allí estaba de más
Mientras que el segundo ingrediente y se marchaba para no volver. Toda ijrotesta hu-
biera sido inútil. Las autoridades eran femeninas
destruye millones de microbios que pulu- y siempre daban la razón a las mujeres.
lan en la boca y producen las enferme-
dades de los dientes y encías. Así se
limpia la boca y los dientes y se recobra
la blancura natural del esmalte.
Si desea dientes blancos, lustrosos y
sanos, y encías firmes y rosadas, co-
mience a usar el Kolynos. Nunca se
arrepentirá de haberlo hecho.
Es lo más Económico—
Un centímetro es Suficiente
LA CREMA DENTAL
Antiséptica

KOLYNOS La mujer. — ¿Por qué has dicho a la mucama que


desde mañana se sienten ella y su prometido a la
mesa con nosotros?
El marido. — Porque estoy harto de que su novio
ee coma los mejores bocados.
(De London Opinión, Londres)
ítii tiovia. iUf, Federico! i Qué valiente eres!
(De The Sketch, Londres)

^ ^ " gf u 1 f s t r e a m''
, '?','^''^- E. Church ha descubierto muchas irre-
gularidades _en la "corriente del golfo"; se re-
^ en principalmente a variaciones de ancliura
spr * ™ P " a t " r a ; en cambio, no lia podido ob-
se ohí "."'=*"'i'^'0"es con las estaciones. IJSS datos
talntl '^''^''°" '"«^'iante aparatos registradores ins-
tri-tn / ' j '^"^'"^^ comerciales que cruzaban el
R o r l " , *^^ "•'^'' comprendido entre Haliíax, las
i^«mudas y la costa de la Georgia,
la l m ^ ^ " l costera llega aproximadamente basta
una ;, I, ^ ^^° "^•'' "^ás allá de ella existe cabello bien peinado.
blement ^ ° " ^ ^^ ^^"^ "™y f"a. debida posi-
"cnfr;»:'; ^ji;«'noción de aguas profundas. La Le da apariencia
P r e n i f 1 t ' ^ ° " ° " «e halla a continuación.
90 t i l / , ^ .'^^''° Hatteras la distancia es de unos
al s , r T X ? ' ' " " "lue « ^ « d a de 130 kilómetros
distinguida y ordenada,
te d^í
de lo-,
,í "-""^ Escocia. Más allá de la "corrien-
, . ^ ^'^^'^ «' SE. hay una ancha zona S I su cabello carece de su lustre y suavidad
naturales y si cuesta peinarlo o conservarlo
ordenado, fácil es mejorarlo, darle esa apariencia
océano n " * ^ '^"^ "*^°^ ''^^'^ '^ ""''^^ ^'*=' brillante, aseada, distinguida, tan esencial a todo
ocas4n f"'^''^-*? ' ° ^ "''^^'^s invernales y en alguna culto caballero.
streára" "- '^" <=" otras estaciones, el "gulf _ B a s t a pasarse sobre el cabello un poco de
con una í -^ íorniado por una doble corriente, Glostora una o dos veces por semana, o después
desviar ^nn!^ '"'«[««dia de agua fría que puede de lavarse la cabeza: su cabello permanecerá luego
te crin.; ,/^'^'<^'""it« hacia el sur la corricn- cada día, tal como usted lo peine.
gmia I \ f''^'' ^^'"'^^ " " ^^ explicación al- Glostora deja flexible y dócil el cabello. Aun el
vez QP ",1 u ,"<^sviación, pero sospecha que tal más i-eácio se mantiene luego invariablemente
bien peinado.
el bord<. ' ' ' ^ " ' ° - ^"ía^'a «' s""^ de Halifax,
540 IfíiA, "?^'*^ ^*= '¡1 "corriente del golfo" pasa a Imparte al cabello una apariencia de natural
tre 47^^'^°.^ '''= 'a costa; tal distancia varía en- distinción, en lugar de dejarlo aplastado y duro,
•= ^^^3 y 775 kilómetros. de aspecto artificial, como sucede con las cremas
o pomadas.
Glostora, además, mantiene suave el cuero ca-
belludo y sano el cabello pues devuelve al primero
los aceites naturales do los que el cabello deriva
su vigor, su vida, su
brillo y hermosura.
¡Ensáyela usted!
Vea cuan fácil es con-
servar el cabello orde-
nado, peinado a gusto
de usted, ya sea cepi-
llado liso o peinado
flojo.
Sideseaquoel cabe-
llo le quede bien liso,
h umedézcalo con agua
desp ués dehaberle pa-
sado Glostora; luego
cepíllelo.
G l o s t o r a e s t á de
vcntaen las farmacias
ISl hombr^^^'^AS DE CIRCO EN E L CAMPO ypcrfumeríasa precio
"lore serpiente duerme la siesta.
. (De Estampa, Madrid) sumamente módico.
Las ruinas de Sharon Kín
fía política de Asiría, ni llevar d e -
finitivamente la capital de su im-
perio, de Ninive a D u r S h a r r u k i n .
Cuando ese monarca fué asesina-
do, el a ñ o 705 antes de la E r a
Cristiana, su hijo Scnacherib
volvió a trasladar la capital a
Ninive.
Podemos creer que los m á s de
los subditos de Sargón, a menos de
que s u permanencia cerca del r e y
fuese obligatoria, hayan sido rete-
nidos en la vieja capital por sus
intereses comerciales y familiares,
lo que les impidió seguir al sobe-
La base del trono de Sargón, empacada para el transporte. E s un mono- rano a la nueva ciudad.
lito de piedra caliza, con la figura del rey en su carro, sobre un enemigo P o r este motivo se observa q u e
caído y delante de u n a pirámide de cráneos que levantan los oficíales. grandes espacios d e terreno, d e n t r o
de los muros, n o fueron fincados
y de esta suerte las cuatro puertas
K HORSAEAD es el nombre d e
una pobre aldea, azotada por
el paludismo, habitada en s u
de baldosas colocadas verticalmen-
t e sobre uno d e sus lados menores.
U n pavimento de piedra, para el
que Sargón hizo construir e n l a s
murallas fueron excesivas respecto
a las exigencias del tráfico.
mayor parte por curdos y situada tránsito de carros, conduce de la
D e t r á s de la que excavamos, la
a unos 24 kilómetros a l noroeste p u e r t a exterior a la interior y d e
zona de la ciudad está completa-
de Mosul. P e r o esta aldea se h a allí al terreno de la ciudad, situa-
metite desprovista de ruinas de c a -
hecho famosa por su proximidad do a u n nivel ligeramente inferior.
sas y ello explica por qué la puerta
a las ruinas d e D u r Sharrukin, una Cerca de la entrada había u n a fué tapiada.
ciudad que el rey asirio Sargón rampa a fin de subir a la muralla
(721-705), fundó e n u n territorio E n el palacio mismo descubrimos
y a las torres que estaban a u n o
virgen para que fuese la capital de las ruinas de la sala del trono, q u e
y otro lado de la puerta.
su imperio. N o se impone allí la antes no había sido reconocida c o -
M u c h o nos sorprendimos al ver
necesidad de romper tierra nueva mo tal. También hallamos la base
que la puerta no había sido usada
como en E s h n u n n a , y a que hace del trono, enorme monolito de pie-
nunca. L a s piedras de los pivotes
cosa d e ochenta años, u n francés, d r a caliza que tiene 4.50 metros
estaban en su sitio, pero las baldo-
Víctor Place, a quien debe reco- d e longitud, 3.60 d e latitud y 150
sas de! pavimento, ya cortadas, h a -
nocerse como el mejor excavador d e espesor.
llábanse puestas en el suelo, de
d e su generación, permaneció cua- canto, listas para colocarlas en po- La base del trono tenía dos e s -
t r o años en Khorsabad, exploró la sición e n cuanto se instalaran las caleritas, u n a en cada u n o de los
zona ampliamente en condiciones hojas de la puerta. M a s esto últi- ángulos delanteros, y vemos exac-
por demás difíciles y desenterró mo n o se hizo nunca, sino que pos- tamente la misma disposición en el
tesoros que en la actualidad enga- teriormente la entrada fué tapiada templo descubierto d u r a n t e el in-
lanan los museos del Louvre y B r i - con gruesas piedras. vierno próximo pasado por míster
tánico. Loud, donde, por vez primera, en-
L a explicación debe encontrarse, contramos un p a r de escaleras que
Sin embargo, es conveniente d i - s i n duda, en el hecho de que el r e y conducen a la elevada plataforma,
lucidar varios puntos de importan- Sargón n o pudo alterar la geogra- en un extremo de! templo. Allí es
cia científica, de que n o pudo te- taba un nicho que sostenía la ima-
n e r conocimiento Place en su épo- gen del dios, sobre u n pedestal d e
ca. N u e s t r a obra gana en interés ladrillos cocidos.
debido a que por el momento es la El rey en el trono y el dios ett
única excavación que se refiere el altar, tenían la misma significa-
exclusivamente a l a s ruinas a s i - ción p a r a los asirlos.
rías. M r . Gordon Loud está en-
El palacio de Sargón contenía
cargado d e los trabajos en K h o r -
seis templos: tres grandes, dedica-
sabad.
dos a Sin, la D i o s a - L u n a ; S h a -
E n las figuras se v e u n a d e las masch, el Dios-Soí, y a la Diosa
puertas de D u r Sharrukin. Queda Ningal, esposa de S i n ; tres peque-
bastante material p a r a restaurar la ños dedicados al dios d e las tor-
bóveda primitiva d e la parte exte- mentas, A d a d ; al dios de la gue-
r i o r ; los muros estaban completa- r r a , N i n u r t a , y a l d i o s d e las
mente enjalbegados y la parte i n - aguas, E a .
ferior era protegida por una h u e r a

Magnífica obra de a r t e asirio. E s -


t a t u a de una deidad inferior, de Una de las puertas de Dur S h a -
Un rompecabezas arqueológico; or- l.SO metros de altura, que lleva rrukin, construida por el rey Sar-
ganizando los fragmentos do u n a en l a s manos u n vaso del cual s a - gón. A la izquierda, parto d e u n a
inscripción del rey Sargón, halladott lían doá chorros de agua, signo calle empedrada que conduce a la
en Dur Sharrukin. de la fertilidad. ciudad.
C A R J V Y CARETA/

Arquitectura arai en la Indi;


El principal tema arquitectóni- to que se llama Jacobo Burck- cierto que en las ciudades - resi-
co del estilo espacial islámico es hardt; sin embargo, los arquitec- dencias de los Mongoles se junta-
Ja construcción central. Y asi co- tos musulmanes supieron hacer ban artistas y artesanos proceden-
mo en el Renacimiento italiano, brotar de aquéllas las chispas de tes de los más diversos países. Et
con el vencimiento y dominio del geniales creaciones. sultán de los creyentes enviabr;
sProblema de la estructura central, Se ha dicho en muchas ocasio- desde Estambul los más preclaros
«esde la capilla Pazzi de Brune- Jies que artistas europeos tras- elementos de sus falanges artísti-
Ileschi hasta los proyectos de San plantados a la India han laborado cas, discípulos del genial Sináu,
J^edro debidos a Bramante y Mi- en las construcciones islámicas de de aquel que, bajo Solimán el Mag-
guel Ángel, se alcanzó, simultánea- este país (por ejemp'.o en el Taj nífico, levantó las grandiosas mez-
ínente la realización perfecta del Mahal) e incluso que han interve- quitas de Consíantinopla y Adria-
laeal c asico, de un reposo espa- nido en el conjunto del proyecto nópolis según el modelo de Santa
cial sublime, así también el íeit arquitectónico. Se menciona, sobre Sofía. La edificación del Taj Ma-
motiv de los príncipes conquista- todo, a un italiano establecido en hal se deije, empero, exclusiva-
dores del Islam fué siempre la la corte del Gran Mogol y tam- mente, el genio de un maestro na-
convicción de que sólo una trama bién a un aventurero francés: tivo, de Isa Mohammed, a quien
arquitectónica serena y armoniosa Austin de Burdeos. Desde luego, es se otorgó el premio de un concur-
d?, "T'^'*?'' ^'« " " eje central, po- so celebrado al efecto. En cuantj
OITJ 'a sensación de espacio a los jardines en torno del mau-
inn„f,°' ^'í'^'aban. En verdad, el soleo, parece probable interviniera
mausoleo del emperador Huma- en su formación el citado francés.
donn*"*,?'^"" (1554-1572 erigi- Su arquitectura guarda, en efec-
do por Akbar en honor de sus pre- to, múltiples concordancia; con l.r
(ed fi/'f^ ° el Taj Mahal de Agrá de los parques estilo francés de'
¿orsi^,'*%««dedor del año 1630 siglo XVII.
o°ras I / * ? " ^ " " P^'-e<^™ sino
dro con"'?'. •'^'^"'^^^ de San Pé- El poder espacial de los gran-
tales F ^ ' ^ " ' '^^ ™=<li°s orien- des mausoleos representa una
con ;;n„ ^ Paralelismo, muestra, cristalización transfigurada nia-
gistralniente del pensamiento ab-
solutista. Los dos tipos prin;ipa-
la t é c n d 2''='^'^'°" recorrida por les de la arquitectura religiosu is-
lidad« ? ^* ' ^ ' artísticas posibi- lámica — la mezquita de colum-
nas arábigas (tipo antiguo) y las
constrnf^*' fundamentales. "La — iTe felicito! V ¿cuánto te centrales mezquitas de cúpula y
ha costado ese sobretodo con mausoleos — son fiel reflejo dei
tes, como el . I'-'s formas absoiu- cuello de piel? espíritu de los tiempos que leí
— No sé. No tenía etiqueta. vieron nacer, de los pueblos que
(De Le Miroii du Monde, los produjeron y del esplendor de
nado de l « ^^^ amante apasio- París)
- i z l i ^ J f i ^ r t e s del Renaciinien- sus soberanos.

CABEZA
NEURALGIAS
GRIPPE
RESFRÍOS
desaparecen
inmediata- v
mente c o n

*
CACHETS FUCUS
«3 fórmula compensada es tolerada por los organismos más delicados, pues
" ° afectan para nada el corazón, el estómago y los riñonea<
— ' " •"•'-- En las farmacias
CARvVr Y CARETAy

L C Jf : L I lE IR € Jf
Por RAÚL P. OSORIO
'LA fNDUSTRIA DE LA DESTILACIÓN DE LA LEÑA Y SUS DERIVADOS'
por el ingeniero químico JUAN A. YANTORNO
dos. Desde la carbonización de la leña
S UELEN ser los teóricos quienes se
encargan de escribir tratados in-
dustriales, porque resulta fácil
hasta la desnaturalización de los alco-
holes extraídos de la madera, e! autor
proporciona las enseñanzas que permi-
perjeñar carillas. Los hombres prácti-
cos realizan su obra beneficiosa y dan ten realizar el provechoso trabajo quí-
a los teóricos pormenores interesantes. mico. Un gran porvenir tiene esta ra-
Pero si un técnico curtido en la acción ma industrial en la Argentina. El tra-
toma la pluma, entonces surgen los li- tado está dividido en tres partes: "Ge-
bros donde la teoría y la práctica se neralidades", que es un verdadero resu-
prestan mutua ayuda. El ingeniero men enciclopédico; "Técnica de la in-
Juan A. Yantorno pertenece a la cate- dustria de la destilación de la leña y
goría de los técnicos útiles que escri- sus derivados", profundo y compendio-
ben sobre materias difícilmente cono- so estudio; y "Analítica", en que se
cidas. En un volumen de más de seiscientas pági- detallan los métodos sobre reconocimiento y en-
nas logró encerrar todo lo que un estudioso prác- sayos. Cumple la obra un anhelo patriótico al
tico necesita saber acerca de tan importante indus- propender a la difusión de una industria de re-
tria, como la destilación de la leila y sus deriva- conocidos beneficios para el país.

"CONTESTACIONES", por M. LÓPEZ PÉREZ

P ENSAMIENTOS inspirados por la política, la


moral, el amor, el arte y la ironía. Es el
autor un joven, cuya mente encuéntrase bajo
el influjo de la inquietud filosófica. Y en vez de
to le parece el mundo y sus miserias. "El dolor
de que habla López Pérez — dice en el prólogo
Salvador Carus — nace de la entraña conmovi-
da. Abarca y sintetiza e! espectáculo del mundo
darnos un tratadito filosófico, nos dice todo cuan- para penetrarlo en la recóndita esencia."

"LECCIONES DE LITERATURA", por JUAN B. SELVA


E halla fuera de discusión la re-
S conocida maestría de este emi-
nente pedagogo. Su gramática
es base segura para los estudiantes,
, ui:,,:,;
!!;!&is;a?
! n/Jás
Hado es consuetudinario. Las nociones
de estética, e! concepto de la literatu-
ra, la alocución, las palabras, cláusu-
las, tropos, las figuras, el estilo, la poe-
que allí encuentran un venero de lec- sía, la versificación, las combinaciones
ciones bien desarrolladas. El nuevo li- •,; métricas y el estudio de la poesía lí-
bro, primera parte de la obra que ha ||i:f. rica están concienzudamente desarro-
emprendido el autor, significa otro tes- |||:, llados, con abundancia de ejemplos y
timonio de competencia. Sencillamen- [p' ejercicios. Este libro será una buena
fe, en forma breve, desarrolla temas !í§:;' guía para todos los profesores y alum-
sobre estética y retórica, dedicados a í'i'éírt*: ' - nos. La enseñanza de la literatura no
los alumnos de cuarto año nacional y :,: ----" es artículo de primera necesidad: sin
de tercero de normal. En la exposición saber distinguir el tintineo del ritmo
de Jas materias empleó el señor Juan B. Selva I)ue<ie gustarse el de ¡a pecunia. Sin embargo, la
un método que tiene bastantes novedades, cosa cultura literaria da más excelencias a la cultura posi-
improba en tan abstrusa disciplina, donde lo tri- tiva. Y se adquiere así, como el buen autor la enseña.

'VERGEL DE OTOÑO", por JOSÉ PASCUAL

E L poeta nos dice el porqué de su libro:


"A igual distancia del otoño de la vida, —
y aquella estación bastante aborrecida, —
que hasta del nombre olvidarme quiero, — vieja
el anhelo de expresar en forma rítmica toda la scn-
timentalidad que ha rebosado siempre en el alma
del autor. En casi todas las páginas lo supo lograr.
El los califica de "versos de aficionado viejo".
y tirana una inquietud dormida — pretende hacer- La composición dedicada a Rosalía de Castro re-
me de nuevo prisionero." La inquietud dormida es sulta, según nuestro parecer, la mejor del libro.

I\¡!UUKJL^ TZ Cy^H'T/t^
CASILLA N? 600
GARAGE N9 68 De 1 pieza de 4 X 4 y galería de 1-50
«naTet'T"^ ? ^ ^ ' ^°n^fuído con chapa por 4; construida con chapa canaleta
galvanizada y m a d e r a de pino tea.
pino tía *'r?'"^«'ía V a r m a z ó n de Colocada, al contado;
tea. Colocada, al contado: NETO $ 7 1 2 . 5 0
NETO $ 2 8 5

GALLINERO TIPO "B"


^^ CASILLA TIPO "Z" N» 67 De metras 1.50 X I-SO, construido con
canXt*»"^ f^'*; «^onsfuida con chapa madera machihembrada de t pulgada,
pino tea ^r'',=""'f^a V a r m a z ó n do frente de alambre tejido y techo de
£^2?='^a' "1 contado: chapa canaleta galv. con cielo raso.
Colorado, al contado: NETO $ 9 0 . —

GALLINERO TIPO "A"


Do mU. 1.00X).00, cotts-
ti-LU'do con nisdorB macUi-
hembrnda do Vt piilRoda,
(rente dñ atambrs tejido y
techo de CIÍBP» cnnnlula
solvnnlzadii.
Colocada, al cotitadot

NETO • 3 2 . -

FACILIDADES DE PAGO A los interesados


de! i n t e r i o r que

Ventanas, Casillas TORTOSA Hitos. nos soliciten cata»


logos i l u s t r a d o s ,

I
lea rogamos indi-
r-"¿wá"en ESTABLECIMIENTOS M A D E R E R O - METALÚRGICOS
Exposición y Ventas: Administración y Ta Icres: car el artículo que
CHARCAS. 2950. Av. CHICLANA, 3341, necesiten.
B U E N O S A I R E S
LAS D E S V E N T U R A S

z
VlEJO,Hft(?E/AEELFAVOR
DE REVISAR ESTAS eUEN-
TAS.POR LO MENOS.QÜt
ELPRIMEROQOEVAYA
A VER.,PA&ÜE.
E1 t o
c uLas personificaciones o1
£1 culto al sol es antiquísimo. solares en que lo veía y preveía todo. Enco-
El hombre lo adoró porque a! re- el vedismo son los Adityas, hijos mendábanse a su custodia los mo-
cibir de él grandes beneficios, en- de Aditi (la Naturaleza). numentos públicos y las tumbas.
tre otros la luz y e! calor, lo con- Para los griegos el Sol es He- En algunas medallas romanas apa-
sideró como !Q manifestación más lios, el dios que todo lo ve. En rece representado el "Sol Oriens"
visible de poder y de fuerza. Italia, el culto al astro tuvo más símbolo de todo principio. La mis-
La religión del antiguo Egipto importancia que en Grecia. En la ma idea Cita representada en otras
fué esencialmente solar. El Sol mitología romana es cuando apa- monedas por la imagen de la Au-
no era sólo el símbolo divino por rece el dios Sol con este nombre. rora, la que, según los poetas, era
excelencia; lo consideraban como Tenia en Roma un templo sobre hija del Sol.
manifestación material de Dios. cuyo frontispicio se trazó, en el Odín, padre universal en la mi-
Para los egipcios, Dios había or- año 293 antes de Jesucristo ,e! tología escandinava, personificaba
ganizado el Universo por la luz primer cuadrante solar. El Sol era al Sol, y en este concepto no tenia
y el calor. también para los romanos el dios más que un ojo.
Para los caldeos y asirios el Sol Aunque no pueda aceptarse con
Bo tuvo tanta preponderancia. Fué certeza un fundamento monoteísta
creado por Belo, ser supremo que en la religión primitiva de los ma-
en la mitología caldeo-asiría es la yas y de los diferentes pueblos que
energía primera que dustruye el se sucedieron en Méjico, hay. sin
caos separando el cielo de la tie- embargo, quien opina que exi.ítió
rra, o sea dividiendo en dos a la la creencia en una divinidad supe-
diosa Omoraka, la noche. El dios rior que venía a ser como la más
Sol es Shamas. alta expresión y resumen de las
Entre los fenicios, el dios Tam- fuerzas de la Naturaleza, repre-
muz o Adón personifica el cur- sentadas separadamente por otras
•o periódico del Sol. divinidades inferiores. Este dios
Los masagetas y otros pueblos supremo era una divinidad solar.
inmolaron al Sol perros y caba- En cuanto a los peruanos, es co-
llos, y los últimos reyes de Judá nocido su culto al Sol, y mucho
consagraron al astro caballos y ca- se ha escrito acerca de los famo-
rros. sos templos en que se adoralxi, en-
El Sol ocupaba puesto muy prin- tre ellos el de Cuzco, cuyos mu-
cipal en la religión del pueblo del ros estaban revestidos con placas
Yemen. En el país de Heyaz, la de oro.
denominación dada al Sol signifi- Las célebres ruinas llamadas de
caba "la luz suprema". Para los — Mamita, yo quiero un oso Tiahuanaco, que se hallan en te-
que gruña...
oabateos el dios solar y nacional — ¡Ah, no, hijitol, tengo bas- rritorio boliviano, no lejos de la
era Dhu-Sara ("Señor del monte tante con tu padre... orilla del lago Titicaca, demues-
Scir"). tran lo que fué su civilización.

f ^ A < ^ f l 1211 B.deIRIGOY£N,4S0


l#ft^fi Uli. "Buenos Aires
B A N D O N E Ó N alemán de 71 teclas, 142 voces
aceroi caja formato, como el modelo, con estuche,
método para aprender sin m a e s t r o y banquito
p a r a los
p:es, de la
afamada
marca T Í -
PICO, a $

Otras mar-
cas, $ 105
Flete pos-
tal, $ 3.1S.

M á q u i n a s semi-nuevas
p a r a coser y b o r d a r , d e s d e
$ 35.-, 40.-,
50.-, 8 0 . . a
$ 160.-
" S i n g e r " , "Nau-
mann", "Mundlos",
y otras. Todas ga-
rantidas. C a t á l o -
go gratis. A g u j a s ,
CAJA DE R e p u e s t o s , Compos-
PlÍ^UE BEL/1 UNA DOSIS $0,40 turas. Para el inte-
rior, embalaje gratis.

HAtSNESIA
"M-yS^lGfflíAIJr^^é?^7
5.PELLEGRIN0 Método* p a r a todos los conservatorios,
piezas clásicas y p o p u l a r e s p a r a piano,
violín o g u i t a r r a y l a s n o v e d a d e s d e ! d í a .
Av. DE MAYO SSS
CASA AMERICA Buenos Aires.
C A R A / Y CAR£.1A/

El "hierro carbonilo"" como antidetonante


El problema de los antidetonan- que es expulsado junto con los ga- do un procedimiento para su ía-
tes es de mucha importancia. Re- ses, sin que se haya podido obser- bricación en grande escala y em-
cordaremos aquí, únicamente, que var que ejerza tampoco acción al- pieza a lanzarse al mercado, coa
üicha denominación se lia dado en guna perjudicial sobre el motor. las nombres de Motyl y Metanil,
particular a ciertos compuestos Fué descubierto por Mond en 1891, el petróleo, la gasolina, etc., mez-
químicos volátiles, que tienen la y hasta hace algunos años no ha- clados ya con la proporción con-
propiedad de moderar la veloci- bía pasado de ser una curiosidad veniente de dicho antidetonante.
dad de explosión de las mezclas química, cuya preparación era por Esta mezcla es más estable y
aetonantes. Un excelente antide- otra parte difícil. Se ha encontra- más fácil de manejar que el pro-
tonante_ es el plomo tetraetilo, el ducto puro, el cual tiene el in-
cual, añadido a la gasolina en muy conveniente de que, a la luz del
pequeñas proporciones, suaviza sol, se va descomponiendo lenta-
grandemente la marcha del motor, mente. Basta una proporción del
la explosión de la mezcla detonan- 2 por 1.000 para asegurar la re-
w^es menos brusca y ofrece, ade- gularidad de las explosiones, aun
^f^: la gran ventaja de que per- en los motores de compresión más
muc forzar mucho la compresión elevada; de suerte que, mediante
oei motor y aumentar, por lo tan- su empleo, ha de ser posible uti-
«>• s«_ rendimento, sin peligro de lizar algunos combustibles que
explosiones prematuras, evitando hasta ahora no habían tenido apli-
l°°Jl todo el que sean más o me- cación por la facilidad con que
detonaban; y se podrá, además,
tn ,1 i"^"'^'- ^"° =5'= compues- generalizar el empleo de las altas
o oe plomo tiene el inconveniente compresiones, en beneficio de la
rin,f'' '°^"=°' y en grado tal, pria- ligereza del motor.
c=rti"l''"'^ ^'^ >os obreros en-
111^°^ <J« su fabricación, que ha Parecido en sus efectos «s el
f^"*" Pf«'so renunciar a ella, por níquel carbonilo, pero es muy ve-
10 menos temporalmente. nenoso y no tiene ventaja real
sobre el anterior. Es interesante,
tituto í '>^"a"<= algún buen subs- con todo, hacer notar que la in-
ToU= " ' * cuerpo tan peligroso, vención del níquel carbonilo, fa-
carbono'"" '"? combinaciones del bricado ya desde algún tiempo en
grande escala para la obtención del
EI p»chá, volviendo a su ha- níquel metálico en estado de pu-
^Ve¡rhf ^'^''^ pentacarboni- rén, después de una noche de reza casi absoluta <99'8%), es
ol n„j ^^'^•'«' posee en alto grado farra. — i Qué felices 8on lo» Ja que condujo a Mond a ensayar
n e a ' ^ l ' ' r * ' ' í * ' ° ° « " t = y "<> «» ve- sionógamost No tienen que dar
P o n e ^ ; " " ^ ? . ^ ' ^'••J" «« des*:»™- con éxito la sustitución del ní-
más que una aola explicación... quel por el hierro en los proce-
do L v^"*"^"*^" <^fbonico y óxi- (De Le Rite, Parí»)
^ ^ hierro, producto este último dimientos de preparación.

^ ^ s •• •
EN TODA LÁ
REPÚBLICA
CON LAS MODERNAS COCINAS
"Super-Volcán"
A GAS
DE NAFTA

SE
ENCIENDEN
EN EL A C T O
iii»%/l
Siéntese, amigo;
LLAMA A Z U L
tome una Hesperidina"
GRADUABLE.
L OS setenta años de creciente acep-
itación de que goza Hesperidina
los debe al hecho de que contiene ele-
mentos tonificantes y digestivos, co-
HIGIÉNICAS mo la quinina y el extracto de corte-
zas de naranjas amargas, que tanto
E,°N HORNO FIJOl ECONÓMICAS ayudan a disfrutar plenamente el pla-
cer de vivir.
ENLOZADA Prospecto So 74 B
GRATIS con todas
$ 175.— loa rnodeloa,

p Ü A K E T A B UyE N O S €áa.
CERRiTo, 217 AIRES —
J[esperidina
CAKAJ- Y CARETAS

U n nuevo e ingenioso

^ .-fJTOÍ]
- 1111 Se comprueba entonces que encierran tres
veces el mismo acorde, muy fácil, y que, tra-
ducido al sistema nuevo, todo el mundo los
sabrá leer y obtenerlos sobre el piano, sin
Un sonido que puede escribirse de cuatro maneras di- error posible.
ferentes, en el sistema actúa! ( a ) , se ejecuta al piano Las consecuencias son muy importantes:
je una sola manera ( b ) , y no necesita sino un solo
modo de representación (c) en el sistema Leyat, Por lo pronto, se suprime el estudio del
solfeo, o sea el de las convenciones, porque la

e
representación usual es instintiva, clara y
ON el fin de facilitar a su hija el estu- perfecta.
dio del piano, el ingeniero M. Leyat in- En el sistema tradicional para que un alum-
ventó un sistema nuevo de notación no entienda el sonido representado por un
musical. El ingenioso inventor quería punto negro del pentagrama, necesita aprender
suprimir las dificultades ilógicas, debidas úni- el nombre de ¡a nota, que depende de un sig-
camente a una falta de concordancia entre la no llamado clave y de otros signos denomi-
escritura de una pieza y el teclado del piano. nados . accidentes. Constituye esto un doble
El sistema tradicional presenta, en efecto, trabajo de traducción, identificación del punto
numerosas incoherencias. Los sonidos de la con el nombre de la nota.
gama están separados por intervalos desigua-
les, tonos y semitonos que la escritura no indi-
ca, y que se traducen en el teclado por la
ausencia de teclas negras cuando hay allí un
semitono. En fin, en ciertos casos, puede habei
sonidos diferentes (caso de accidente), pero y-''J<ii%'^ '•••
en el mismo lugar de la escritura.
Por ejemplo, el mismo sonido compuesto: si,
re, fa, la, puede ser escrito de cuatro maneras
atmque se ejecute de la misma manera. Mediante
la escritura Leyat, la presentación es la mis-
ma, es la imagen del teclado que se desarrolla
leyendo de abajo hacia arriba. Con el sistema
clásico el mismo acorde puede escribirse en
octavas diferentes, en cada una de las claves
en uso para la orquesta y en todas las tonali-
dades; se llega así a 1960 siluetas netamente
diferentes, para representar el mismo efecto
armónico. Con el nuevo sistema, es un solo
signo característico que se desplaza sobre el
pentagrama siguiendo la octava y el tono co-
mo la mano que ejecuta.
Examinemos tres acordes (extraídos de "Pa-
pillons", de Schumann, op. 2, N ' 5, 9" compás)
que exigen largos estudios. Para ver a qué
notas del teclado corresponden, hay que hacer
girar el pentagrama 90 grados.

La señorita L^yat ejecuta en el teclado nuevo una


pieza traducida a la notación de s u ingenioso padi-e.
C A R A / Y CARETA/

"•-iX 1^ ^ JL %^ ^\> A ey
sistejtna de notación

En el sistema Leyat la plaza de un punto


corresponde a un sonido, a uno solo, y se pro-
hibe al alumno darle nombre a ese sonido,
antes que la asociación de ideas entre la
plaza y el sonido no sea perfecta. Si el prin-
cipiante sabe distinguir el blanco del negro,
ffllffllBlIl
"O equivocará la tecla. Oye la misma nota
para el mismo signo.
Los intervalos musicales están descompues-
os en tonos y semitonos, no representados
gráficamente en la notación antigua. Por el
contrario, en la escritura nueva los intervalos Leerdeabajoamba
graticos son proporcionales a los musicales, de I II I I I I M I M I
manera que la vista prevé lo que el oído va
a percibir. Entonces el alumno sabe, al cabo de Estos t r e s acordes de "Papillons", de Schumann, exi-
günas horas, el equivalente de la gramática gen largos estudios para llegar al oído del ejecutante.
El lector se dar& cuenta, inclinando el pentagrama en
usical y es capaz de reconocer una tonalidad un ángulo de 90 grados. Son tres representaciones de
acordes complejos, mejor que un director un mismo acorde sencillo. Traducidos al sistema Leyat,
todo el mundo los traduce sin error sobre el teclado.

de orquesta, por la sencilla razón de que un


solo signo reemplaza a millares de combina-
ciones utilizadas hasta aquí para representar
ese mismo acorde, ese mismo sonido, en el siS'
tema tradicional.
En cuanto al ritmo, la única dificultad con-
siste en enseñarle al alumno a contar regular-
mente, es decir, a no acelerar el movimiento,
cuando la música es sencilla, y a no retardarlo
cuando es enmarañada. Un metrónomo basta
para comprobar la observación de la medida
y todas las viejas dificultades del ritmo.
Rápidamente, el niño adquiere un mecanismo
espontáneo, sin haber hecho escalas ni ejerci-
cios. Los ejercicios sólo son considerados como
un refinamiento artístico de ejecución, de un
trabajo de digitación.
El nuevo sistema no necesita imperiosamen-
te teclado, especial, porque puede aplicarse
al antiguo, merced a la escritura llana "Vi-
tartist".
Leyat imaginó una combinación ingeniosa
que permite substituir el teclado ahora en uso
por el teclado racional, o éste por aquél, sin
auxilio de herramientas.

cambio do teclado es sencillísimo, quedando abajo


el que no se utiliza.
os primeros descubridores
El primer viaje a los territorios llamó de las Amazonas. Como a como compañero de Lepe figuraba
descubiertas por Colón, fué reali- los portugueses en África, ocurrió Vespucci, quien parece que hizo
zado por tres hombres que nos son entonces a los españoles en el Nue- hasta cinco viajes a América, se-
snuy conocidos: Alonso de Hojeda, vo Mundo que, al atravesar el gún resulta de las investigaciones
quien llevaba a su servicio a Juan Ecuador, conocieron un cielo com- de Hugues. Las informaciones de
de le Cosa y a Américo Vespucci. pletamente distinto; Pedro Mar- Vespucci, sirvieron a Andrés de
Salieron de Cádií, acertando a üe- tyr, con gran estupor, afirma que Morales para trazar un mapa de
gar a América del Sur en el actual en el cielo antartico no había nin- la región noroeste de América del
territorio de Sarinam, donde que- guna estrella polar. Sur. Rodrigo de Bastidas siguió
daron admirados de las extrañaj Este año de 1499, se caracterizó el contorno de la costa en e! año
«dificaciones lacustres que encon- también por otro viaje importan- 1500, penetrando hasta el interior
traron a lo largo de la costa norte te. Dirigía la expedición Diego del golfo de Darien. Intentos pos-
de este país y en las que los in- de Lepe y en ella no se hizo nin- teriores de Hojeda y los dos (jue-
dios se ponían en seguridad. A gún nuevo descubrimiento, pero en rra, acabaron de precisar este li-
Vespucci le trajo esta región lito- cambio, se fijaron, relativamente toral ,
ral el recuerdo de la gran ciudad bien, los lugares recorridos, pues Hasta entonces, solamente en-
marítima italiana y por esta causa contramos en el suelo americano a
se le puso el nombre de Venezuela expedicionarios españoles; pero, a
("Pequeña Venecia"). Hojeda se pesar del Tratado de Tordesillas,
dirigió desde allí hasta Haití y que les excluía expresamente, pron.
regresó a Cádiz, pasando por Cti- to aparecieron allí los portugue-
ba y las Bahamas. Posiblemente, ses. Ya hemos citado el viaje de
fué entonces cuando por primera Ciabral a la India, que si cierta-
vez «e costeó la isla de Cuba, co- mente alcanzó su objeto, no fué
mo parece deducirse del mapa de por el camino más corto. Se cree,
Juan de la Cosa y de la precisa generalmente, que Cabral fué arro-
indicación de Pedro Martyr. jado por la violencia de los vien-
Al mismo tiempo que Hojeda, tos, en la primavera de 1500, a
visitó la costa suramericana Pero una tierra que por la abundancia
Alonso Niño, quien además de la de "palo del bresil" que allí había,
noticia de la gran riqueza de per- recibió el nombre de Brasil; pero
las de la isla Margarita, regresó a en 1892, Baldaque da Silva ha tra-
su patria con el convencimiento de — I Quí mal gusto tienen es- tado de probar que esta aparente
que el Orinoco corría por un dila- tos ríñones I arribada forzosa obedeció a órde-
tado continente. En el mismo año —«No son ¡08 ríñones se- nes terminantes de la corte de Lis-
1499, encontró V i c e n t e Yáñez ñor, es la "brochette" qus se boa, que ya había enviado en 1495
Pinzón otro poderoso no, al nor- usa para destapar la pileta... a Duarte Pacheco con tal misión.
te de Cabo de Santo Agostinho, (De Le Jouraal Aamsant,
París)
esto es, el mismo que luego se SIBGMUND GUNTHER

Pierda Vd. varios kilos de su peso


actual sin necesidad de recurrir a
tratamientos molestos; tome después
de cada comida una taza de infusión de

^1* ^ E T O V A R
Es agradable y muy recomendado por sus efectos saludables.
Con él eliminará el exceso de gordura.
Se vende en las farmacia».

•••••••••^^•••••••••••••••»^^

Pídanos por carta lo que necesite.


Atenderemos con rapidez y exactitud sus órdenei.

En ÓPTICA y FOTOGRAFÍA
siempre lo mejor y lo más práctico a loi precios más convenientet.
SOLICITE NUESTRO CATALOGO

CAÍA \ «l.t-l€l..*.>a.. 6U6N0I \


CENTDAI. FiODIDA 04O >.i*rmii.«
CARAT" Y C A R E T A S

li O B r a h
Tycho Brahe, el genial astróno- bir una revolución anual en tm como axiomático que la naturale-
°iOj nació en 1546, tres años des- epiciclo, en consecuencia del mo- za no podía dilapidar el espacio
pués de la muerte de Copérnico; vimiento de traslación de la Tie- hasta el punto de que entre la ór-
'a observación de un eclipse de rra alrededor del Sol; las estrellas bita de Saturno, último planeta co-
Sol ocurrido el 21 de agosto de fijas, que están situadas fuera del nocido entonces, y las estrellas fi-
1560, le hizo aficionarse a la a¡- sistema solar, debieran presentar jas, hubiera una distancia cien ve-
trononiia, asombrado de que tal el mismo movimiento si la hipóte- ces mayor que la de este planeta
fenómeno pudiera anunciarse, con- sis fuese verdadera, inoiíimiento al Sol. Pero, al mismo tiempo, ¡as
sagrándose por completo al estudio que no revelaban ni las observa- pruebas que aducía Copérnico en
•de esta ciencia admirable. En l.í7ó ciones de Tycho, ni las de sus pre- favor de la teoría heliocéntrica
tundo el rey de Dinamarca el fa- decesores. eran demasiado poderosas para qi-'e
moso observatorio de Uraniborg, A esto hubieran debido replicar fuese posible destruirlas; Tyo.'io,
en^ el que Tycho, por espacio de los defensores de Copérnico aue por lo tanto, adoptó un sistema in-
veinte años consecutivos, esti'dió las estrellas fijas están demasiado termedio entre el de Ptolomeo y
las posiciones de los cuerpos celes- lejos para que fuese posible perci- el de Copérnico. Supuso que los
tas, empleando los instrumentos bir estos tpovimientoi; los astró- cinco planetas giraban alrededor
mas perfectos que podían cons- nomos de aquella época admitían del Sol, como centro de sus movi-
truirse en apuella época. Por des- mientos ; que el Sol también gira-
Emcia, aun no se había inventa- ba en una órbita anual en torno de
do el anteojo, y este astrónomo hi- la Tierra, y que ésta, inmóvil, era
fo toda; sus observaciones a la el centro del universo.
Mple vista, de modo que su im- Tal vez fué una circunstancia
portancia y celebridad se deben, favorable para la admisión del sis-
principalmente, a que suministra- tema de Copérnico que los ins-
ron a Kcplero los medios de des- trumentos astronómicos de Tycho
cubrir sus inmortales leyes de ¡03 Brahe ofreciesen una inferioridad
luijvimientos planetarios. tan marcada con los de nuestro si-
Lomo astrónomo teórico fué glo, pues si le hubieran permitido
J ycho poco afortunado ; rechazó el averiguar con toda exactitud que
istcma de Copérnico apoyándose las estrellas no presentan en abso-
^".""=1 razón que en su tiempo no luto paralaje de ninguna eip<rcie,
uejaba de tener alguna fuerza; es- y que, por lo tanto, de ser cierto
° / f ' ^," la increíble distancia a el movimiento de traslación de !a
.' ,, '^ ^"s suponer situadas las — Yo, también, yerno mío, Tierra, debieran encontrarse, cuaü.
=»trellQs fijas, para que pudiera cuando me casé hubiera devo- do menos, a una distancia 21)0.000
^ r aceptable el movimiento de rado a besos a mi mujer. veces superior a la del Sol, es bien
— ¿y ahora? seguro que los astrónomos hubie-
traslación de la Tierra. Segúa el — Estoy arrepentido de no
^l„T ''*' canónigo Thoin, ¡os ran dado la preferencia al sistema
haberla "devorado". ptolomaico.
P'anetas superiores parecen descri-

Esta mansión
espera su visita
La soberbia casa, valor S 50.000, es-
pecialmente construida p a r a |er.
Premio del Gran Concurso del riquísimo Chocolate Noel,
ya está lista, embelleciendo la esquina J u a n M. F e r n á n d e i
y Juez Tedín, en el barrio P a l e r m o Chico, Capital F e d e r a l .
Visítela. Todavía tiene Vd, tiempo de a u m e n t a r sus pro-
babilidades de obtener gratis esa valiosa p r o p i e d a d o
cualquier otro de lo» 4 9 5 premios restante». El sorteo se
realizará el próximo 6 de Agosto Reúna más cupones.
S recortes de tas etiauetas de Chocolate Noel, se canjean
par Vn CupAn. en fífvadavia 1928. CapítaU y en todas tas
Sucursales y Agencias de tJoel «0 Cia- Lda. en el interior

t i r a n Conewrso Cliofolate IJíoel


con $ 100.000 en Premios i
CARA/ Y
CARETAy Los» b a r r i o s « o b r e r o s •d e •Bo m b a y CARA/ Y
CARETAJ"

Aji^unos obreros habitan en ranchos que n bajo los puentes.


edifican en la entrada de la ciudad> Habitación de un obrero acomodado. Lo:, ¡lOb, i „

tos lícitos e ilícitos, acer- matrimonios e n t r e ellos.

C
OMO en otras partes del mundo, la cri- pequeño, cuyos jefes tienen amplia jurisdicción ca de las ceremonias de la Puesto que las castas son
sis económica gravita sobre los obreros sobre todos los miembros de la colectividad. boda y usos matrimonia- hereditarias, parecería natu-
de Bombay. Y también, como en todas La autoridad es ejercida, bien por una sola per- 'es,^ honores fúnebres, etc. ral que no se pudieran for-
partes, hay personas privilegiadas que sona, bien por utia agrupación aristocrática. La Así, por ejemplo, sólo con mar otras nuevas espontá-
ganan cómodamente su pan. Bombay, centro casta del individ'" "" •""terminada por su na- 'OS miembros de la propia naemente, y que la separación
i n d u s t r i a l de cimiento, es de- casta se puede comer o fu- entre unas y otras fuera ab-
mucha i m p o r - cir, heredada de mar en la pipa de agua o solutamente r i g u r o s a ; sin
tancia, ofrece el sus padres. De nuqqa". Cualquier trans- embargo, en la práctica, no
curioso cuadro aquí proviene la gresión de tales preceptos ocurre así, pues sin cesar na-
de c o s t u m b r e s antigua denomi- cen castas nuevas, y esto
originales, allí es castigada, generalmen-
nación india de te, con multas en metálico desde los tiempos más anti-
donde impera eí "djati", emplea- guos. Dentro de cada una se
régimen de las y algunas veces obsequian-
da para desig- •^o^el culpable a sus com- forman agrupaciones, llama-
castas. Una cas- nar las castas y das subcastas, las cuales aca-
ta es un grupo paneros de casta con una
que, traducida al lesta. En ocasiones tam- ban por desligarse, constitu-
de familias de castellano, signi- yendo castas independientes.
un mismo lina- fica "nacimien- Jien se infligen castigos
'lumillantes. Así, por ejem- Tal suele suceder si una par.
je, que con fre- to". Los prejui- te de la casta cambia su pro-
cuencia — teó- cios de casta Pto. los tesamaren o traba-
ricamente siem- jadores del cuero, son cun- fesión u oficio, si emigra o
juegan un papel se convierte a otra religión.
pre — se dedi- importantísimo aenados a llevar sobre su
can a una mis- cabeza los zapatos de sus También ocurre que aquellos
en el matrimo- individuos que ejercen una
ma profesión u nio; en cada una colegas de casta o bien a
oficio, y las cua- cortarse la mitad de la ocupación propia de una cas-
de ellas rigen ta distinta de la suya, poco
les forman den- preceptos m u y Barba. El castigo más ri-
tro del estado guroso consiste en la ex- a poco acaban por ser reco-
rigurosos acerca Una callejuela. nocidos como miembros de
otro estado más Casi toda la pieza está ocu- de los alimen- pulsión de la casta, lo cual
pada por una cama hindú. "cva aparejada la pérdida ellas. Las ramas primitivas o
de todas las prerrogativas inherentes: los ex- aborígenes, sometidas a la influencia del brah-
pulsados no pueden ya comer ni beber en com- manismo, acaban igualmente por clasificarse en
pama de sus antiguos compañeros, ni contraer castas.

Cacas baratas edificadas poi una sociedad particular. Niños pobres jugando en Jas calles de un barrio obrera. Casa de parias hecha con chapas de cinc. Un poeta musulmán instalado en una casa de obreros.
C \ R A / Y CARETAJ"

£Z CANCÁN
VUELVE
L cancán, la famosa danza del siglo pa- tando sus ágiles piernas para mostrar sus inmen-
E sado que se popularizó en el extinto Mou-
lin Rouge, de París, ha hecho reaparición
en la ciudad que lo vio nacer. El cancán
fué pintado por Toulouse-Lautrec, descrito por
sas enaguas. Pero no solamente en Montmartre
ha sentado sus reales de nuevo la frenética danza,
sino que ha llegado hasta el escenario de la augus-
ta Comedia Francesa, y también ha merecido
Du Maurier en su célebre novela "Trilby", olvi- los honores del cine sonoro en un baile aristocráti-
dado y vuelto a resucitar últimamente en París. co de caridad. El cancán atrae a los viejos porque
De todas partes acuden las gentes a Montmartre les recuerda los felices tiempos de la juventud, que
para ver el espectáculo de las modernas "girls", 1 ay 1 no volverá. Y también despierta interéa en los
ataviadas con "aquellas toilettes de antes", levan- jóvenes como una curiosidad d e . . . museo.
. - /M) A r V C A R E T A y

hila. — iMala suerte I Ya estoy de novia.


El. — No importa: esperaré.
(Do Lt Rite, Paría)

Las cascadas Victoria


El río Zambeze ocupa el cuarto lugar entre los
africanos, pues le preceden, por su longitud, el
J^i.'o, el Congo y el Níger. El Zambeze halla su
origen en las montañas graníticas del África
^; O- C, en el propio límite de la cuenca meri-
dional del Congo, siendo su línea de arranque tan
indeterminada que, probablemente, se deberá a la
luerza de los vientos en determinadas ocasiones
La misma cara
<íue los lagos y aguazales de la región manden su {pero qué diferencia! Las arrugas e
sobrante de agua al Kaskai - Congo o al Zambeze. imperfecciones del cutis, hacen huir
'is posible que antiguamente el río Zambeze crea- el aspecto agradable de una cara.
^? un mar de agua dulce en el África Meridional,
siendo recuerdo de él el lago Ngami. Además, Evítelo usando diariamente para su
^xistia otro río que nacía también en el punto toilette el afamado
"« partida del Congo, el Kafue, que fluía al sur
y oriente y recibía las aguas de los antiguos y
modernos lagos del sur africano; pero el gran
lago o mar sudafricano se abrió camino a través
^ la barrera granítica, y el Zambeze se unió al
JABÓN

TlNl(i¡ü.
•K-afue y escurrió las aguas del África S. C. hacia
«1 océano Indico..
Se considera que la principal de las corrientes
superiores del Zambeze es el Liba. Este se reúne,
después de una carrera de unas doscientas millas,
con el Kalximbo, casi de la misma importancia. El
Libe recibe luego importantes afluentes del ex-
t^remo oeste, nacidos en los confines de la provin-
cia de Angola y tierra montañosa de Bihé. Bajo
1 ."onibre de Liambai, el Zambeze fluye a través
del fértil pero cenagoso valle Barotse, que Li-
•vuigstone, o el gran descubridor del Zambeze,
creyó ser el lecho de un antiguo lago.

E S UMA PROMESAS
ES U N A E E A L I D Á D
CONSAGRADA

3 GENERACIONES HAN
COMPROBADO SU BONDAD

PERFUMERÍA
— Quiere ser meteorólogo. ¿Es bueno el oficio?
— No es m a l o . . . Pero nunca se está seguro ilel
r^ V E R 1 T A S
mañana.,, I Y I DE LA FÁRMACO ARGENTINA, S. A.
(De Le Miroii da Monde, París)
CARA^ Y CARETAS

^^M^

BOCA S
Evitad a los niños padecimientos causados
por descuidos de aseo bucal. Enseñadles
las buenas prácticas higiénicas. Que se
habitúen a usar a diario Pasta D e n s ,
el dentífrico suave y p e r f u m a d o , y
t e n d r á n la boca limpia y sana. Sabe a
menta dulce. Limpia el esmalte d e n t a l
con toda delicadeza/ sin rayar ni atacar.
Desinfecta y refresca lo boca.

" Tubo, $ 1,35


en la Capital Federal

PEKPnitlERÍil CilL. . .UAflKlll. . BUENOS AIKES


ANO XXXVl • BUENOS AIRES. 1 DE ABRIL DE 1933 • NUM. 1800

CARAS y CARETAS
J O S É S. ALVAREZ V
V FUNDADOR

CUADROS CELEBRES

NIÑOS COMIENDO FRUTA


ILL'
PINACOTECA ANTIGUA
MUNICH
^ViH

E L S A O'CONNOR

Luisa Vehíl, aplaudidas


Fanny Breña intérpretes de
yElsa O'Connor, nuestra escena.
S e ñ o r i t a s de S-i capitán Ar-
S o r i a n o y de íuro Jauregui-
Montenegro y l>erry con su
señor Z e n o í f . esposa y la se-
ñorita Argenti-
na Tínson.
M^^ i^r' ' ~"-'*-;^'
7 ,

&i„

jp^'-

f.^

AspErto inlerior del circo durante uns de las


primeras funciones netamente popu'ares,

Ei Circo M u n i c i p a l
felicidad a todos los

de todos los circos


ce !a felicidad de chicos
y grandes con sus chistes porteños, haciendo
y ocurrencias. su "to¡',:tte".

"•' '^iH^HHte
i

En la intimidad del camarín se realiza grata cama-


radería durante los instantes en cjue el trabajo cesa,

lleva alegría y
barrios porteños

Emoción, serenidad y silencio absoluto.


Lea el texto, que firma Ernesto E. de El perro sJbio haciendo una demostración de
la Fuente, e i las prúneras páginas, sus conocimientos en matemáticas.
Enlace de la señorita Nancy Beatón con sir H u g o Smiley,
realizado en Londres, en St. Margarets, W e s t m i n s t e r .

DE LA ARISTOCRACIA EUROPEA

••-a princesa Carlo- derechos al trono


ta de Monaco, que del principado en

ha renunciado sus favor de sus hijos.


CA-RA^ Y
V A L P A R A Í S O 0\RETAJ"

A 5U rtgrefio de la conferencia de Mendoza, a Celebración del 75"^ aniversario de la Sexta Com-


ministro de Relaciones Exteriores, doctor Crucha- pañía de Bomberos Cnstóforo Colomho. con asis-
ga Toccrnal, visita el Club Naval de Valparaíso. icncia del embajador de Italia en Chile.
La embalada extraordinaria a Roma

Ingeniero Miguel F.
Diputado Carlos A. \ Casares, in in i s t r o
Pueyí-redón, ministra ' pjenipotenciario
plenipotenciario "ad-hcc".
"ad-hoc".

visila del P r í n c i p e de
P r e s i d i d a por el sv- Piamonte, será un nuevo
ñtJr Ramos M e x í a . figu- testimonio de los vínculos
ra do relieve destacado en fraternales entre Italia y la
nuestro mundo social y políti- Argentina y constituirá un gran
co, la embajada extraordinari;
Mue va a Ruma, a retribuir 1 acontecimiento de nuestra vida
internacional.

eX ía embajador.
Don Ezcquiel Ramo

Ingeniero Horacio V. Coronel Martín Gras, C a p i t á n de n a v i o


^on Rodolfo de Alza- Doctor Guido Comoli, Francisco Lajous,
ba U n 2 u é, conséjelo secretario de la mi- Pereda, consejero de agregado militar.
sión. embajada. agregado naval.
de embajada.

del CoU^fíio San José, al cumplirse ei 75v an de la funda-


Misa en el paiiu de tu ción del establecimiento.
CWRAX Y CARETA/

POR LOS B A L N E A R I O S
M I R A M A R C A R H U E

Señor Francisco Dímartino y Señorita Susana K. Stííora de G a r o f f i y f,e"nrítas tie


señora. JaccTinclli. Ardisono,

Una familia feliz, descansando después ^ ^ •^JP"""' '"" -^"^ Cruiro de bañistas^ veraneantes en la
del baño. -^^ hermosa playa.
Niñas de Picrjácumo y
Di Lorenzo.
V I L A A L L E Í T D E CAPILLADELMONTE
LA F A L D A

Famiiia de Schiavone. Familia de Grego, Señoras de Noé y de Pardal.

NE C O C H E A

Señorita María Niños de Lillo y Señora de Gastaldi con 5eÜGi A. WiHers Señorita María C
I.uísa Millán. Casterán. su hijita. y señora. Pucciarellí.
^if ir

E s t r e l l d s
del c i n e
C A KO L E L O MB A KD
POSTALES FEMENINAS

Helena Castro T Carita Oria


Cranwell de Massey. «0 y deLevingston.

María Esther Laura B r a u ni


Blanco de Caínza. Menéndez.
F O T O S D E W I L E N S K i
CARyVr Y CARETAJ-

Últimos veraneantes

El señor Eugenio C Noé con su El señor A. Godement y su señora El señor A. Benzadon y sus nie-
esposa y sus hijitos Bhnquila Zu- esposa, durante un paseo por las tas posando para nuestra rews-
''¡ma y Eugenio Carlos, en Mar playas de la ciudad de Monte- ta en la rambla de Mar del
del Plata. video. P'<"°-

ME V O Y ? . ME QUEDO ? .

.isi, NO, N O , S I . . !
i'íi^v^'^-"

W"v^r i^-Tí .Í,V. V'-í^-^^ivíá


Doña María Behety
de Menéndez, esposa
beneinérita d e d o n
instalándase allí en José Menéndez y her-
1872. Su vida fué un mana del poeta Ma-
drama de heroísmo, fias Behety. La vida
de abnegación y de de esta dama fué un
esperanza. ejemplo de grandes
virtudes argentinas.

-•astfe&LSE^^t.'i^íííSrf
La célebre bahía Slogett, en la Tierra del Fuego — tieri a
pocos los que se atreven a explotar esos yacimientos aiirí £o^°*Al'^-'^' ci.yab ai.-.ía.^ ^^.U^n todavía Ikiias de oro. Son
• Allí debían ir todos los desocupados de Puerto Nuevo.

"CARAS Y CARETAS" EN LAS


LEJANAS TIERRAS DE LA PATRIA
Jas grandes tragedias de los buscadores de ore
en id Patdgonia y en ^d Tierra del Fue^o
Historia de Pascudlin. r - ^ T
Por JUAN J O S É <^ fuga de I{a d o w i s ky
^ '? S O I Z A R E 1L L Y

La goleta "Rosario", del po- ''Pascua!ín'% comiendo


pular buscador de oro de la con su ayudante — un L-a señora Paulina L. ''Pascualín", en su liarca,
Tierra del Fuego, Pascua! indio puro, — cuenta a de Mango, esposa del no tiene miedo a las t e -
Ríspoli, más conocido por e| Soiza Reiliy, en un activo cónsul argenti- rribles tempestades fue-
apodo de "Pascua! ^n". En fondín del puerto de no en Magallanes, con guinas. Recorre las cos-
esta barca "Pascualín" hizo U s h u a i a , "El Trope- ja señora de Soiza Rei- tas comprando a los indios
escapar a Radowi ky del pre- zón", la historia de la liy, buscando oro en eí yaganes p e p i t a s de oto
sidio de Ushuaia. fuga de Radowisky. í'ío de la Mina, donde por botellas de caña va-
e s t á n los lavaderos. biosa.
Lea en la
las primeras páginas ¡a crónica de emoción y
, f^^llexa que Soiza Reiliy ha escrito sobre los busca-
lores de oro. En el próximo número aparecerá: "Una
^'«ifa al Monte Susana (Ushuaia), donde viven en
libertad algunos
írnosos asesinos".
C A R A y Y CARETAy

Fortalecido . y . aleccionado, .
os . p r i m e r o s « en . vencer .
1Í Lo que dice el presidente

P rrcNSO que la Argentina ha sabido afrontar en la nieinr


forma posible los efectos de esta crisis mundial (|nf -ie
prolonga en forma inusitada.
Sus gobernantes han saneado las finanzas pública.-; y iian
sancionado leyes acertadas, mientras sus habitantes han rea-
lizado con decisión los sacrificios que se les exigía a la ve?,
que han introducido economías considerables en las explo-
taciones privadas.
Estainos, pues, en una situación substancialmente sana
que nos ha de permitir aprovechar de inmediato la mejora en
los negocios internacionales tan pronto como ésta llegue a

f Escribe el presidente ae

F UÉ siempre práctica de esta Institución auspiciar el de-


sarrollo moderado del libre cambio internacional, y la
política económica de las épocas de prosiK'ridad del
mundo estaba basada en estos principios fundamentales.
I3e un tiempo a esta parte el mundo ha olvidado estos
principios; está empeñado en destruir esa obra magna del
pasado.
A la guerra mundial, ha .seguido la guerra económica, y
por todas partes se levantan barreras aduaneras difíciles de
franquear. Las consecuencias han sido fatales para el mundo,
Don Jorge Sanlamari- y destruidos los principios básicos del comercio internacional,
na, presidente del Ban-
co de la Nación Ar-
gentina.
f Opinión del presidente

H ACE aproximadamente dos años, a requerimiento tam-


bién de Caras y Cardas, tuve oportunidad — en mo-
mentos en que se empezaban a sentir en nuestro país
¡os efectos de la crisis mundial — de manifestar mi opi:i¡ón
sobre el futuro económico.
Lo señalaba lleno de dificultades, pero también lo auguraba
con optimismo.
Ese estado de espíritu tenía su fundamento en la natura-
leza de nuestra producción, constituida en su totalidad en
artículos indispensables para la subsistencia del liombre.
Hoy, después del camino recorrido, y cuando ia demanda

f Opina el presidente di

C UANDO un país posee las inmensas riquezas de que el


nuestro dispone y las infinitas posibilidades de engran-
decimiento que ellas otorgan, no se puede ser sino opti-
mista. Las dificultades del presente, cuyas causas se ori-
ginan en la profunda crisis que afecta al mundo entero,
pueden ser sorteadas por una intensa acción de los poderes
públicos y por la fecunda ialxjr de los que producen. No
habremos de ocultar que hemos perdido los mejores años
después de la Gran Guerra, descuidando la defensa económica
(|ue la actitud de los .países europeos y Estados Unidos nos
miponía. Ni fué defendida la riqueza agropecuaria, ni fué
propulsada la industria. Mientras ia mayoría de las naciones,
defendiendo su economía, cerraban las puertas a nuestra pro-
ducción, cuyos precios descendían hasta no cubrir los costos,
Don Horacio N. Bruzo- nuestra aduana permanecía bierta a la manufactura de aqué-
ne, presidente de la llas, con detrimento de nuestra balanza de intercambio y re-
Sociedad Rural Argen- trastindo el progreso fabril de la nación.
tina.
Seguimos sufriendo, desde luego, las consecuencias de he-

A
.¿4.
í^f'
C A R A / Y CAREIAJ

n u e s t r o . país . sera . uno . d ae


a epresion ni Li n el 1 a I ' >>

del Banco de la Nación


aperarse. La diversidad de materias de primera necesidad
que producimos a un costo que nos pone a cubierto de toda
competencia alionda esta convicción. :.
En estos momentos no podría así dejar de recordar una
írase del presidente Avellaneda: _^:'Nada hay perdido, .mien-
tras existe un pueblo que trabaja'.

^0 Bolsa de Comercio •
st hace necesario ahora reconstruirlos gradualmente por medio
Uc convenios individuales con cada país (|ue tenga en cuenta
•as conveniencias recíprocas de las naciones. Para ello se
"iipone la pronta denuncia de los tratados viejos y .•tiiticua-
"03, como una necesidad del presente, reemplazándolos por
'luevos que contemplen las necesidades económicas de los
pueblos y sus conveniencias recíprocas.

^ ,^ ^ • - ^ ^ - / ^ fe2
Don Ernesto Aguirre,
presidente de la Bolsa
ie Comercio de Buenos
Aires.
de la Sociedad Ruval •
ílc nueslros productos .se hace más liberalmcnte, mi opti-
mismo .se reafirma aún más, porque nueslros agrarios han
sabido demostrar que son capaces de resistir las adversida-
des con la entereza propia de los fuertes.
Con valores-hombres de esa potencialidad, y con natu-
raleza tan pródiga que nos brinda sus mejores dones, tengo,
como siempre, fe en el porvenir de mi país.

la Unión Industrial •
chos extraños a nuestro país y pensamos que será vana
esperanza confiar en la mejora de precios ck nuestros pro-
ductos agropecuarios, mientras Europa no entre en la vía ce
la pacificación, arreglando sus deudas y dismmuyendo^ la
fantástica cifra que malgasta en armamentos, lo cual requici e
el mantenimiento de gabelas que han reducido la capacidad
consumidora de sus pueblos hasta el linde de la miseria;
pero podemos aliviar "nuestra crisis", pensando en nosotros
mismos, a base de fomentar la industrialización de nuestras
materias primas, para no .seguir siendo esclavos de los mer-
cados que poco a poco no nos necesitan. Nuestro Jjiencstari^
no vendrá de concesiones a otros países, sino de "bastariioSvi -;|
a nosotros mismos", mientras el mundo no se oriente hacia ^^j,
otras concepciones económicas.
Don Lpis C o 1 o m b o,
• prpsid'éllte de la ünióii
1 n d u tí r r i a I A r g é n -
lina.
CARAy Y CARETAJ-

C o n f e r e n c i a N a c i o n a l del Tabaco

La mesa directiva de la conferencia, organizada por la Administración General de I m p u e s t o s Internos


durante el acto inaugural, que fué presidido por el doctor Jorge Ferri, y al cual concurrieron industria-
les y comerciantes de varias provincias.

Demostración a don Alberto Casaubón

Don Alberto Casaubón en compañía de los amigos que fueron comensales en el banquete que le ofrecieron
con motivo de su próximo enlace.

Federación Agraria Argentina

Foto obtenida durante la maugruracion del congreso extraoi dm jrío con\orad( itada entidad y en
cuyo debate tomaron parte delegados de las institu::iones agropecuarias y ttiJi>^b diites del comercio del
interior deí país.
Bodas de plata de "El Correo de Galicia''
H o m e n a j e s u d i r e c t o r

Aspecto qu|ue ofrecía la hala do\ l.>ali o Cervantes dui ante c! banquete de quinientos
cubiertos con que fué obsequiado el distinguido peí lodista don José R. Lence, con
motivo delíl 25v aniveisatio del peiiudico defensor de la colectividad gallega. En
cuadro: el homenajeado, director del difundido colega.

En honor del cónsul general de E s p a ñ a Viaje del ministro de O b r a s Públicas

Don Antonio Manzanera y porsonas que ofrecieion El señor Manuel R. Aivarado, en compañía de les
una demostración en el local de la entidad repre- ministros del Interior y de Relaciones Exteriores y
sentativa de "La Prensa Española", a don José de otras personalidades, en el Retiro, poco antes
Buigas de Dalmáu, que deja nuestro país. de dirigirse hacia Chile, en misión oficial.

D e l e g a d o s a un c o n g r e s o cien t íf

Doctor Francisco Doctor Enrique B. Doctor Raúl Argañarúí».


Belgeri. Demaría.
Distinguidos facultativos argentinos que representarán a nuestro país en. el Congreso Internacional de Oftalmo-
logía, a realizarse en Madrid del 16 al 22 de abril del corriente año.
F U G A DE PRESOS EN LA P L A T A
14 detenidos, acusados de diversos delitos escapáronse de la Cárcel
de Encausados, realizando el hecho con una audacia inconcebible

Palio de la cárcel.. Después de cortar un . _ La ventana del sótano de El patio que atravesaron los procesados
barrote de la ventana del pabel¿pjí 1, los ios Tribunales, mostrando una vez que hubl'éjóñ desprovisto de un
presos" saltaron a la pasarela y de ésta en su parte baja cómo barrote a la vevcsra ventana que en-
pajal on al patio, encaminándose luego quedó la leja después de contraren en su marcha epilogada con
hacia la reja del sótano. quitado el barrote. la fuga.

La entrada al palacio de La puet ta de los Tribuna- Las herramientas utiliza- Estos muchachos, que es-
los Tribunales - ^ está si- íes que da a la calle 47. das para limar los barro- taban jugando frente a los
tuada en ia calle 13, — La falta de un tablero fué tes. En la parte inferior, Tribunales, o b s e r v a r ó n
utilizada por ia mitad de aprovechada por siete de uno de los barrotes serru- parte de la fuga e hicie-
los fugitivos. los encausados. chados por los evadidos. ron las primeras denuncias

Alguno

Juan Genesutta, acusado Miguel Méndez, acusado húio Dusat, acusado de Osear F. Acuña, acusado
de triple homicidio. do robo y homicidio. homicidio. de homicidio.

Valentín Rivas, deusa- Eusebig J. ' Casteít, Luis Maldotti, ocu- OrJanda Mayorca, Benjamín L ó p e z , ' a c u -
do de hoinictdro. , .^ .^robo y Ie_sion.es. sado de robo. acusado de rob.o. sado de robo.
BL ILIL€IC€N IDIE YAILILIE Y I E J €
P O R J U Í . 1 0 V I O N O U A M A N S I U U A
— Llorón, hace bailar el t r o m p o , p u e s ,

S U mote es tal, porque aun las palabras


m á s optimistas le salen de la boca_ con
un llantito que mueve a compasión o
a hilaridad, según el t e m p e r a m e n t o del
— ¡Y tan pobre que soyl Me h a n de p a g a r
por la maraviya.
Y no hay baile, si antes en su m a n o n o relu-
e s p e c t a d o r . . . Su n o m b r e verdadero es Rosa cen las monedas.
Peralta. Desde tiempo inmemorial, su momia Su vecina, la viuda Anselma, quiere vender
escapada de alguna huaca de las m o n t a ñ a s una carretilla y como el avaro piensa que está en
próximas, deambula por las calles de Valle buen uso el objeto, se a r r e m a n g a a comprarlo.
Viejo, colgándole sobre los h o m b r o s el ponchito Regatea, alega, Hora, los días pasan y por cues-
deshilacliado, corcobeando sobre su cráneo el tión de centavos no cierran trato. H a s t a que
aludo sombrerazo y a r r a s t r a n d o en los pies al final, la viuda, harta de lagrimeos y suspiros,
[estos de náufragas u s u t a s . . . Con la finca cede, y Rosa Peralta se aleja con su carretilla
heredada de sus autores, podría alimentarse todo de mano. Al siguiente día, la carga con produc-
el año una tribu numerosa y aun, empetacar di- tos de su finca; del p o n c h o hace un pochiquil
"ero. Ah, pero es que en el espíritu del h o m b r e para la cabeza y sobre éste coloca la carretilla
grazna constantemente el amarillo cuervo de la y parte hacia la ciudad próxima, distante algunas
avaricia. Día a día recorre el pueblo. E n cada leguas de Valle Viejo. P o r el camino, tópase con
portal estalla su lastimero llanto: un arriero que le p r e g u n t a un t a n t o sarcástico:
~ - ¡ Y tan pobre que soyl Leñita seca pal — ¿Y cómo así, ieva don Rosa esa carretii^a
t u e g o . . . pasitas de uva, pasitas de h i g o . . . i Ay, en la cabeza? ¡ H o m b r e , no sea b á r b a r o l
ffli madrecita y tan pobre que s o y ! . . . — Y qué quirís, p o ; tan pobre soy que temo
' — H o y nada, don Rosa. se me le gaste la r u e d a . ; .
~ ~ á N o h a b r á algún trapito que ievar? Condenado voluntario, continúa con el tor-
— Nada, pues, qué ha de haber, si apenas mento a cuestas. Antes de entrar en la ciudad, le
tenemos los trapos puestos. envuelve con trapos la llanta para que las pie-
A otro portal, a llorar su mercadería y su dras no se la m u e r d a n . . . U n a mañana, siempre
pobreza falsa: con la fiebre de hacer dinero, trepa a un altí-
~ ¡ Y tan pobre que soy! L e ñ i t a . . . pasitas, simo álamo. Ai-riba, miiy arriba, en una hor-
quesillos, tripas. queta se balancea un nido lleno de pichones de
^ Porque vasta es la zona industrial que expío- explp- loros
loros ya ya emplumados,
emplumados, grandes.
S^'^""^^;J^', El llorón,
" " ' " ' ^ "una
o
ta el avaro. V a s t a y variada. E n la habitación vez que tiene el nido al alcance de su man^^^
que le sirve de cocina, sala, dormitorio y paja- con salvaje jubilo empieza a '^l^. " ^ ^ P^^^^^^^^^ do
•^"a apila las bolsas con pasas y quesillos, cuel- entre pecho y ^^a'^'^^- ^ f ° ^ ^ 1 " " ^ " deHende y
p las tripas inflamadas y los charquis, a m o n - picotazos en sus canies Rosa se ,detiende
^ona los ataditos de leña y los viejos trapos vocifera. El árbol tjenibla y ^¿ >"= >^"„\„-• ^,\**-
tona
" ' y o s los ataditosél de
botones leña y los
colecciona paraviejos
vender. trapos,
¿Y —-f"-
¿o Por " •1<' - ^ " 1 tiembla
« .^^cha, de viento. y se De mpronto,^^^^^^^
chna...
".í_"o=„ ijuLunes
aun i_ ei colecciona
•,, -.^ ,. 'pcnd
_ V«-Í»<J>-I.
j _ 3 Mo^io t *• /-fcrl
crac!, se sp raja
rain el árbol, el llorón cae como comu un
que es lo que Rosa Peralta no vende? N a d a meteoro, aplastando los pájaros. Algunos días
"le lo que ojo h u m a n o puede percibir, dejará de no poderse mover en la cama. L o atiende un
".e ser explotado por el llorón. E s astuto, pa- torvo personaje que nadie ha visto nunca en el
ciente, algo b r u j o . . . i Q u : las naranjas m a d u - pueblo. Cuando el llorón puede dar los primeros
ran en invierno? Bien, él las ha de vender en pasos, empieza por espantar al t o r v o descono-
el verano, fragantes, jugosas. Nadie conoce su cido que es un devorador cebado de charqui.
procedimiento de c o n s e r v a c i ó n . . . Gente sen- P e r o el devorador de carne seca, n o se va sin
cilla hay que cree que los duendes son los que antes robarle cuanto dinero esconde en la al-
producen las naranjas. A d e m á s , el h o m b r e m o h a d a el avaro. Rosa Peralta, con sus atadi-
posee una habilidad que acaso se la enseñó al- tos de leña, sus pasas, sus quesillos y sus tri-
gún extraordinario ser de los que habitan los pas infladas, otra vez recorre el pueblo lloran-
recovecos sombríos del A m b a t o , el Belén o, An- do m á s tétrica y desconsoladamente que nun-
easti. ]T¡ prodigio consiste en hacer bailar un ca Y cuando la gente, entre festiva y conster-
trompo
j npo y levantarlo del ung vez "üor- "dor
miMv
m i'do"
d o - sobre , . . .suelo
. — una ca. i cuduuu ,^ ^ „ ' 7 V ; : r ' h „ r a desoués del
la uña del pulgar derecho, pa- nada le f ^ g u n t a que h a r á J ^ ° ; ^ ' ^^^P'f^s ^«^^
sar'•1° a la del índice y de ésta a la del mayor. robo de la almohada ^""^«fl ^^"^^^P""^^!"^^
1 j iiiuice y — ¡ Y tan p o b r e que
ia del anular y el ín- soy! Q u é he de ha-
dice, sin que el trom- yU/tSv V^i-wn^rta. /)ac>yvv9v¿l£^ c e r . . . , pues volver
po se "despierte"... a juntar _ de a
Cosa de encanta- centavito.
miento. DIBDJO D£ CABALLÉ
Álbum poético de ^'Caras
La voluntad y\
Caretas
la razón \ ^ Poetas líricos e^
SEXTINA portugueses
No puedo tornar los ojos

Aquella suave y 1
Do los lleva mi tazón.
¿Quién rige a la voluntad
Confirmada en la costumbre
— Voluntad que a las sus leyes
Manda defender por fuerza? —
Y esto ¿qué es, si no la fuerza
Que me hacen estos mis ojos
dulce...
Quebrantadores de leyes?
¡Bien me grita la razón 1 Aquella suave y dulce madrugada
Mas ¿qué es contra la costumbre Tan llena de clemencia y de piedad
Si existe la voluntad? Para calmar la angustia y la ansiedad.
Quiero sea por siempre celebrada.
Y contra la voluntad,
Consejos, no tenéis fuerza; Sólo ella, cuando amena y esmaltada
No podéis de la costumbre Irradió, dando al mundo claridad,
Sacar un punto a estos ojos. Vio cual se separó una voluntad
Aun teniendo la razón De do no volverá a verse apartada.
Que hace y deshace las leyes,
Sólo ella vio los llantos, suyo y mío.
¡Ah, tiranía de leyes! Que de unos y otros ojos derivados
¡Ah, falta de voluntad! Juntándose formaron vasto río.
jAh, mengua de la razón!
Quiera o no quiera, a la fuerza Y escuchó unos acentos apenados
Se me van aquestos ojos Que podían tornar el fuego frío
Do los lleva la costumbre. Y dar paz a los pobres condenados.
¿Qué harán leyes sin costumbre?
Pero costumbre sin leyes Cam oe n s
Puede mucho, y estos ojos
Siguen a la voluntad.
Que el tiempo tomóla fuerza
Despreciando a la razón.
Donde venza la razón,
La voluntad y la costumbre, A Camoens
¿Qué he de hacer a mayor fuerza?
[Tengan compasión las leyes Camoens, grande Camoens, ¡cuan semejante
Del que ama la voluntad Encuentro mi hado al tuyo! Igual trabajo
Y preso va tras sus ojos! Nos cjstó a ti y a mí, al perder el Tajo,
Afrontar al sacrilego gigante.
Ojos tras la volimtad.
Leyes, en pos la costumbre. Como tú, junto al Ganges susurrante.
Tras la fuerza, la razón. De cruel penuria en el horror me veo;
Como tú, por ser vano mi deseo,
Sd de, Miranda También gimiendo estoy, aciago amante.

Cual tú, ludibrio de la suerte dura,


Mi fin demando al cielo, en la certeza
De que mi paz está en la sepultura.
Imagen tuya soy;.. Más ¡oh tristeza!...
Si la suerte me dio tu desventura.
No así tus dones la Naturaleza.

B c a g c
Su p l e m e n l o
f e w i e i l i r i o • fie rr
•^^
Car>as >^ Cai>eras Por BIJOU

D € J M€DELIT€X €T€NALEX
A moda, siempre veleidosa, ha mantenido, en cambio, un puesto de preferencia para los abrigos tres cuar-
tos. Adornados con botones de colores vivos, sobre telas obscuras, ostentaran incrustaciones de pieles chatas
• y echarpes de colores vivos, que armonizarán con los conjuntos obscuros. Los trajes sastres se preterirán
en ajul marino, mientras que los abrigos serán marrones forrados con géneros escoceses. ^
, Presentamos a nuestras lectoras dos interesantes modelitos. El primero, en lana cotelé , ostenta tin nove-
ooso corte que forma la echarpe saliendo de la misma chaqueta. Unas mangas muy originales, adornadas con
pinzas, completan la creación. En segundo lugar, podemos apreciar otro trajecito de franela azul con unos
cortes en la falda y en la blusa, donde forman torera. Como complemento, la inseparable echarpe.

Sintonice todot loa días la audición Bijou en L.'R. 2, Radio Prieto, a las 20.IS horas.
C A R A / Y CARETAJ"

N U E S T R O
HOGAR 7 Los baños modernos

• A simplicidad y el confort de las casas modernas pueden verse hasta en los baños. Roperos
•E— incrustados y espejos con marcos de níquel cromado, ai igual que las cortinas que cierran
a los primeros, representando así modernísimas tendencias dignas de la atención de nuestras
lectoras. Oínstituyen, en suma, efectos de una elegancia incomparable, muy modernos y al
mismo tiempo sencillos.
C A R A / Y CARETA/

PARA LOS RATOS DE OCIO


Interesante motivo para bordar al punto cruz;
EMos recibido numerosos pedidos solicitándonos la publicación de motivos para punto
«v-v-iuiuo en varias ocasiones nuiíieníaija i/i,uii.iu¡j oui.v.>t.....««..— .« ^ »-„-r>i;>-iirf,%
• " u z , , b o r d a d o tan fácil corno práctico, y que-es de dominio de nuestras lectoras, P"?.«^,^'^^„='°° «^/'^^^^^^^
facer ""'"^'•«s anteriores. De ahí que el trabajo que corresponde aiforraar - - —a "todas
' " .l*.d,nnemos
las que hacenhov u an scuito
aüs-
del arreglo
í---^'?^ de solicitudes
su ho^ar"yde deTasTabor¿¡"donde"pueda'n
nuestras lectoras, con lo que poner
esperamos con
de manifiesto su buen gusto,
p r e t . ' ' ' ' ' ' ' " J ° =« Pi-^^'a muchísimo para adornar blusas, manteles y carpetas, resultando, cuando se lo mter-
en lana, hilo o seda de vivos colores, de un gran efecto visual.

Correo de B i j o u
locan^'rt" í'°''^=ta- — En el ajuar de la novia se co- Una admiradora del Suplemento Femenino, — Las
csposo ji'""'^'^''^'' "'^ «"a y '^^ <•«' apellido del futuro esposas llevan por sus maridos un año de luto rieu-
^entev, cuanto al ajuar del novio, se marca única- roso, medio de luto aliviado e igual término de me-
con las iniciales de él dio luto..
CWRA/ Y CA-RETAJ-

UN INTERESANTE
MOTIVO DE ADORNO V V

ODO cuanto siempre he- casera, resulten desde todo

T mos expuesto en esta


página, apoyando 3
las mujercitas habi-
lidosas que sienten verda-
punto de vista inmejorables.
El motivo de hoy es uno
de ellos, pues por su sencillez
y por el dominio que ya nues-
dera satisfacción en realizar tras lectoras poseen del punto
por su propia mano casi to- cruz, cuya rapidez de ejecu-
das sus prendas de vestir, nos ción es indiscutible, pueden
ha creado estrecho vínculo con lograrse bonitas blusas, como
ellas; de ahí que recibamos las que se observan en el
enormes pedidos sobre ideas grabado. Unas sencillas pe-
para la feliz realización de ro elegantes faldas de pana
"toilettes" y labores que, pres- negra las acompañan eficaz-
tándose para una confección mente.
CARA./ Y CARETA/

se desee hacer el bies, y luego, mediante puntadas


€ OKsTiTu,yE ésta una labor de mérito, porque
e^rv Pf^^*"ta el ingenio aguzado en su máxima o vainillas hechas al cordoné, se sujeta en la for-
ma que lo señala el grabado, donde al mismo tiem-
serv^^ " T 7 la habilidad manifiesta puesta a su
tnrl "^'?" ^^' 'i^^ dediquemos este trabajo a po pueden apreciarse distintas prendas decoradas
seen 1 ''^'^'°''^s de CABÁS Y CARETAS que de- con este motivo.
J.J. . "acer alarde de su personal idiosin- Como puede verse por el diseño, sirve maravi-
llosamente • para el adorno de vestiditos, blusas,
Para realizarla se corta la tela del ancho que gorras, cuellos y lencería en general.

Y Y Correo de Bijou
actuar"'!?.'.-?"'^"^ P í r e z . — La tendencia de J a línea relieve su e r a n elegancia. El talle, marcado unas ve-
vestidos • ""^""'''''^^ en a n a linea recta. • Para lo8 ces en su sitio y otras un poco m á s alto, depende m á s
^'Uos a "^""^'''"s se verán mucho los efectos de, bol- que nada de la personal concepción de cada modisto.
•^idas d "li""-''" sobrepuestos. "LiiB echarpeé'irán cblo- Triunfa muellísimo él efecto diagonal, Que parece eozar
"8 distintas maneras, pero poniendo siempre de de las preferencias del mundo femenino.
CARAJ- Y CARETAS
EL ARTE DEL

; RINDAMOS a nuestras lectoras


algunas ideas originales sobre
monogramas, los que pueden apro-
vechar ventajosamente para el
adorno de su ropa y la de sus
familiares. Para' este fin hemos
creado esta sección, desde donde
les ofrecemos ilustrar, a su pedi-
do, el monograma que deseen, se-
gún sus indicaciones. La corres-
pondencia puede ser enviada a
BIJOU, "Caras y Caretas", Cha-
cabuco, 151. Buenos Aires.

g os monogramas que aparecen son los si- Concepción; Delicia Jossen; Anita Grenada;
guientes: Osear; F. G.; A. T.; Julio; Lito; Rosalía Sánchez; Tita; Catalina Perachino de
Pablo; O. L.; A. R.; Tito; J. D.; O. P.; Ma- Vucovich; María Cabrio; L. A. B.; Una lec-
ruca; Luisa; L. A. B.; Delicia; Anita; Imelde; torcita; F. G.; A. T.; Lito; A. R.; Julio; J.
Rosalía; Concepción; Pedro, y R. A., y corres- D.; Subscriptor de Guakguaychú; O. P., y Hay-
ponden a los pedidos hechos por: Una lectora; dee Rossi, respectivamente.
Ai © AMA CARA^ Y CARETyvr

Agradeceríamois a
nuestras gentiles lec-
t o r a s no solicitaran
nías de un monogra-
fía por vez. Adverti-
dlos a las mismas que
no podemos mantener
correspondencia par-
ticular.
CARAy Y CAREIAJ"

P C C
CHET
Y

iitCCOLEjí
C O C T E L
(En un vaso grande): I cucharadita kirsch.
2 gotas b í t t e r a n g o s - y2 copa vermut francés.
tura. I copa dry-gin.
Gotas granadina. (Bátase).

ALMUERZO C E N A
J a m ó n con e n s a l a d a Sopa estrellitas.
rusa. Pescado con alverjas.
Sopa de guisantes.
Huevos en salsa blanca. Milanesas.
Pastel de papas. Ensalada de tomate.

SOPA DE ALVERJAS unas papas, aceitunas y huevo duro, todo fina-


mente picado, que será el relleno del pastel. Se
En buen caldo se hacen cocer ralladuras muy coloca en una fuente de horno, se cubre con
finas de pan, poco tierno, de modo que forme el puré y se deja cocinar durante una hora más
una sopa a medio espesar. Se añaden alverjas o menos.
y una vez cocidas, se sirve la sopa.
P A S T E L D E P A P A S HUEVOS EN SALSA BLANCA
Se hace puré de papas con cien gramos de Cocidos los huevos se dividen por la mitad.
manteca y dos yemas. Se sazona, y se añaden Hágase una salsa blanca y un rato antes de ser
las dos claras Lien batidas y un poco de azú- servidos coloqúense en una tartera de horno,
car. Se tiene preparado un picadillo de carne, cúbranse con la salsa y déjense gratinar un poco.

Una vez mondadas las naranjas se cortan en cua-


tro partes. Se dejan en esta forma durante dos horas
para que se sequen y luego se bañan en un almíbar
N A R A N J A S a punto de caramelo, sacándolas con cuidado y colo-
cándolas en una fuente para que se sequen y acara-
A C A R A M E L A D A S melen.

Rachel, Buenos Aires. — Se lava en varias aguas y se pone en


remojo maíz blanco pisado, durante doce horas. Se pone mucha
agua en una cacerola. Estando ésta caliente se le echa el maíz
y se deja hervir revolviendo con una cuchara de madera. Si se
seca se le va echando agua caliente; cuando el maíz está blando
se le echa una cucharada de bicarbonato disuelto en agua fría. Se
deja espesar y se saca del fuego. La mazamorra se
toma fría como postre; se sirve en platos soperos
•y se le echa azúcar molida y leche cruda.
Santita, Capital. — Para Semana Santa le pro-
porcionaré en esta página un menú completo de
vigilia. Lo haré con mucho gusto.
C A R A / Y CARETAT

i-A Í3Í5ÍN€E1A
ENCANTADA
( C U E N T O )
QUEL año fué muy malo y de escasa cose-
cha. Los campesinos recorrían el país en bus-
ca de trabajo y comida,
j Juan José era uno de ellos. Rendido, cayó
dormido junto a los muros de un soberbio palacio.
^Penas cerró los ojos sintió que le tocaban el hom-
ro. Jira una mano que sostenía una linterna y que
»e indicaba le siguiese.
B f ^^ j°^° ^^ aventuras, Juan José fué tras ella y, pe-
etrando en el palacio, llegó a un regio comedor en cu-
Sptif-*^ 5« hallaban humeantes exquisitos manjares,
•mentóse ante ella, loco de alegría y se hartó de comer,
nue ^ ^^^ ^"? ^"''° saciado su apetito se hizo de
sa h°K- °?f"''''Í3d y la mano lo condujo a una lujo-

míMii
liara "'• '^°"'^^ después de despojarse de sus
rq<,.5''°,^ acostóse en un blando lecho y quedó profun-
damente dormido.
nvA "^''•anoche, despertóle la mano nuevamente y
oyo^una voz que le decía:
guinn ^W "^"^^ • ^ ? ^ ''^'^° prueba de valor al se-
i Quie^ vu^ '^ primera persona que lo ha hecho.
sufre'"^^^ libertar a una joven del encantamiento que
H f P h ^ '^«bo hacer? — preguntó Juan José.
noche, -^ permanecer en esta cama tres días y tres
Ean V ,, " ™°v«rte ni gritar por mucho que te ha-
wn^y veas lo que veas.
^ ^ i L o harél — respondió. Por ¡VIAfVIA A B U E L I T A
Sarrot«"i"^'^^ noche, varios espíritus provistos de
vanecidr, r ^P^S'^''»" ferozmente hasta dejarlo des-
entreffX '-"^™o. solvió en sí vio que la mano le
beridas V í!- "^"^erio y un bálsamo con el cual sus
La •!p ™'chones curaron instantáneamente,
pasó la n." u "'^''^' ^^ ''^P'''° la escena, y el joveii
golpes. ^ ^°^ resistiendo estoicamente la lluvia de LOS PECECIL'LOS GOLOSOS
i-edobl/^^^- '^ '^""c«ra noche en la cual el castigo se Colocad agua en una pa-
tuvo oue ^,"f • ^^Pa"'oso lo que el pobre Juan José langana y haced flotar en
el mpnr^r .í*! para contenerse sin gritar ni lanzar ella unos trocitos de escar-
"jciior quejido.
badientes, que a manera de
sa aDarS""^"" *' ''P^'eo en lugar de la mano misterio- pececillos colocaréis for-
en'juRar^^ "na bellísima princesa que, después, de mando un círculo. Echad en
nuestro in "^"*^^^ con un mágico bálsamo, dejó a el centro una miga de pan
soberbio tr " *^°'"° ""'=^°- Vistióse luego con ui un
la Drinopco^^p íí pasóal comedor donde lo aguardab;la y veréis que los peces no
José"r?n!?' ^^}^ ^^^'^ cautivado el corazón de Juan acuden a comerla; pero, en
un r;„J,_^"'^ la comida le refirió que era la hija de cambio, si echáis un terrón de azúcar, acudirán
fría d Í j ° ™°"arca y que libre del encanto que su- rápidamente a devorarla. P o t el contrario, si cam-
José n^A' '^° ^^'" J""'° a su padre. En cuanto a Juan biáis el agua y en lugar de azúcar echáis un
cesa' des '^ ^?,u"'la y buscarla. Dicho esto la. prin- trozo de jabón, veréis que los pececillos huyen ve-
lozmente.
llévame t^*' *;".''"<1° quiso darse cuenta se encontró
al muro d i '^^ ^^"i'o "^on sus harapos y tirado junto
buscar i Palacio. Pero sin desesperar se dedicó a T
6u reino* Pi'incesa y tras muchas fatigas llegó a
joven ^-^'""^^^a, entretanto, creyéndose olvidada por el
L A L U Z F U G I T I V A
. loa a casarse con un monarca vecino. Este juego es
es p:
para después que ha obscurecido,
Al snl,-r t , ^ ^°^ " " monaica vecino. jt^gte JuegO
de Juan W ^~=h=,""P<=ifl, cruzó su mirada con k Uno de los jugad-lores lleva en la mano una lia-
temnl h t? * iieiios ae lagrmias ios ojos, m -
temni.t.J??^^"^,
^ l a p a . Entonces llenos de lagrimas
la princesa dijo alossuojos, la con-
padre: ^^^^^ encendida, tratando de que la luz no sea vis-
y (:„„ algún tiempo perdí las llaves de mi alhajero ta
creapor los demás Una
conveniente. hastavez
el a
momento en que él
cierta distancia lo
hace
trnr?„ ,''"^ buscar unas nuevas. Pero ahora he encon- ver el rayo de luz pot un instante, y cuando to-
aao las viejas. ¿Cuáles debo usar?
___ p1-as- viejas — icsiJijijuiuic
-^^laa — respondióle el
el rey.
rey. dos corren en su dirección, se esconde, haciendo
José ^'^ S^'^^ * ° " — ^'^° tO'™ando las manos de Juan aiparecer nuevamente la luz desde otro lugar. E n
p„„ ' , .' ^ste valiente joven fué quien me libró del un jardín y con una linterna eléctrica, este juego
^^•antamiento
su esposa. en que me hallaba 1 Debo por lo tanto es muy divertido. El que descubre al que lleva
El la linterna, pasa a su vez a llevarla. P a r a que sea
roso ""°"?^'^a, que era hombre comprensivo y gene- más interesante el juego, conviene que se practi-
Ios 'a ^P'? .la decisión de su hija y colmó de rega- que en el mayor silencio.
ambos jóvenes, que vivieron felices largos años.
Bebiendo un perro en el Nilo Pero, j e s sano el aguardar
"R ?"^™° tiempo corría ; A que me claves el diente?"
iJebe quieto" — le decía EL P E R R O Y I Oh I I Qué docto perro viejo I
^ . taimado cocodrilo, Yo venero su sentir
EL COCODRILO En esto de no seguir
•'ñ i* *' P^ro, prudente:
canoso es beber y andar, POR S A M A N i E G O Del enemigo el consejo.
CA.RAX Y CARETA/

un fondo de ternura almas sobrecargadas de


A de alma se une e! in-
terés por los que su-
fren y la consagración al
amargura, aliento y paz,
con su mano que se extien-
de llena y protectora y su
bien impelida por la bon- palabra confortadora.
dad de su corazón que, con- Además de ser presiden-
templando desigualdades y ta del Consejo Genera! de
miserias, procura dulcifi- la Sociedad de San Vicen-
carlas con la ayuda opor- te de Paul, institución fun-
tuna y pronta. Si está uni- dada por iniciativa gene-
da por su abolengo a lo rosa de su madre política
más encumbrado de la so- la extinta matrona doña
ciedad porteña, doña Dolo- Isabel Amstrong de Elor-
res Anchorena de Elorton- tondo, preside doña Dolo-
do no está menos aliada a res Anchorena la Socie-
ella por las obras de benefi- dad de los Tabernáculos,
cencia en las que la mujer Doña Dolores Anchorena de Elortondo. entidad que tiene por obje-
argentina, desde hace más de to proveer de ornamentos
un siglo, halló expansión a 8 las iglesias pobres del
sus sentimientos filantrópi-
cos y a las cuales
Mujeres de actuación destacada campo. Las prendas destina-
das a ese fin, son
ha dedicado en confeccionadas por
tantas décadas lo las s e ñ o r a s que
mejor de sí mis-
ma, haciendo de
Doña Dolores Anchorena constituyen la aso-
ciación ya citada.
ello su mejor bla- La señora An-
són y su felicidad mayor.
Renombre conmovedor
han alcanzado nuestras da-
^ de Elortondo <^ chorena de Elortondo es
vocal de la comisión direc-
tiva de la Sociedad de Be-
mas en ese sentido y pese Presidenta de la Sociedad San Vicente neficencia de la Capital Fe-
a los vuelcos que han dado
y darán las sociedades hu-
de Paul y de la Sociedad de los deral, miembro del Consejo
Superior de la Liga Argen-
manas en todo el mundo ci- Tabernáculos tina de Damas Católicas,
vilizado, se ha de mirar vocal de la comisión direc-
siempre con respeto la ac- tiva
B o n d a d , n o b l e z a , d i s t i n c i ó n Salesianas, de las Cooperadoras
ción de la mujer en el te- etc.
rreno de la beneficencia, A las obras sociales que
lleve el rótulo que se quie- Por ADELIA DI CARLO
realiza la Sociedad San Vi-
ra y sea hecha bajo la cente de Paul, debe agre-
advocación de cualquier creencia. garse La Semana del Pobre, que se lleva a efecto
Damas como la señora de Elortondo saben guar- en el mes de mayo de cada año.
dar fielmente los grandes ideales y las nobles tradi- El rango que ocupa la señora de Elortondo en
ciones que tuvieron su inspiración en el amor y la nuestra alta sociedad, el cual le impone deberes que
fe. Y así la vemos presidir desde hace cuatro lustros, cumple con amabilidad encantadora, gracia y discre-
aproximadamente, la Sociedad de San Vicente de Paul, ción, no le restan tiempo, antes bien, no son eje
la entidad de beneficencia que se ha difundido más central en su vida, para dar su pensamiento, su sen-
en la Capital Federal y en todo d país, contando con sibilidad, su esfuerzo, su óbolo, su preocupación que
un consejo en cada parroquia, con su respectiva comi- tiende a mitigar la mjseria y la ignorancia, porque
sión autónoma de señoras que se conoce con el nombre entiende que la beneficencia debe ir unida a la edu-
de Conferencia de San Vicente de Paul. Las obras so- cación, de valor y eficacia casi mayor que aquélla
ciales que realiza son muy importantes: talleres y y que, en ocasiones, vale más que la gracia de un
escuelas para niños y niñas, asilos infantiles post pan dado a tiempo.
escolares, cocinas populares para obreros, escuelas Guizot ha dicho, entre otras cosas relacionadas con
profesionales para niñas, colonias obreras con noven- los sentimientos de amor al prójimo que rigen la vida
ta y dos casitas independientes de 2, 3 y 4 piezas, de numerosas señoras cuando la saben vivir huma-
con sus servicios completos de luz y agua; hogares namente, que la mujer gusta de las inmolaciones,
para jóvenes empleadas y maestras, talleres y esctie- pues sabe cómo se llega a completar con el corazón
ias mixtas, institutos superiores de enseñanza domés- la obra de su munificencia cuando la mano no tiene
tica, comercial y primaria, pensionados, hogares para bastante que dar. En el caso de la señora de Ancho-
viudas pobres, etc., etc. rena de Elortondo, la mano tiene mucho que dar y
Como podrá juzgarse, la forma de hacer bien es de da constantemente en aspiración suprema del alma,
las que contemplan muchas necesidades y el cuadro en previsión que se renueva y en infatigable activi-
que ofrece la obra de previsión social es completo, dad ; pero conociendo el medio ambiente que rodea la
importando un progreso digno de loa y una utilidad vida de una gran dama, pregunto: ¿ no se inmola al
para la que resulta inútil toda ponderación. Abne- bien público el tiempo que podría dedicarse a la fri-
gación, misión a cumplir con entusiasmo, altruismo volidad o a la vanidad satisfecha, a los halagos que
y generosidad que emana de la fe cristiana y de la proporciona el dinero bajo formas diversas, a la ocio-
bondad del corazón, tal es el sello que lleva esa obra. sidad, a la despreocupación por el que nada tiene y
El incremento cada día mayor de la población y la se cierran los oídos al lamento de los tristes y de los
época de dificultades económicas por que atravesamos, niños sin hogar o sin p a n ? . . .
hacen necesario aumentar estos centros de beneficen- Reconozcamos, pues, la obra estable y sólida que
cia, y en esa tarea están empeñadas la señora de se realiza en bien de lo's desheredados de la fortuna;
Elortondo y las nobles damas que con ella colaboran. reconozcamos sin banderías que traban a la justicia
Necesidad de su espíritu es para doña Dolores de la forma de interpretar un ideal de belleza que ojalá
Anchorena de Elortondo cumplir con una constancia todas las mujeres mimadas de la suerte realizaran.
encomiable su labor benéfica, efi- Armonía perfecta entre el pen-
caz y fecunda y dar un poco dt // ^ ^ samiento y la acción, verbo de
alivio a sus semejantes necesita- y^-¿?Ci£^/^ciC^ • ^ ^^..Jt-/^ bondades y de virtudes, tal es la
dos. Corre sin ruido allí donde ^^A"^"^'-*-''—<>••<- ^^^*''^'*«* noble dama doña Dolores An-
bay una necesidad y lleva a las _ _ _ •— . __^ chorena de Elortondo.
N mi anterior Si este puré se espesa
'crónica me he demasiado en la coc-
.ocupado de la ción, se le añade po-
importancia de los
huevos y de sus bene-
ncios en la alimenta- l»/4illNA co a poco un chorrito
de agua templada.
Cuando esta pana-
ción de los niños. Hoy
os hablaré de la car- de b de está en su punto,
debe llenar el fondo

NAIHÍE
ne como factor de de un plato sopero,
la nutrición infantil. no más.
Dos cuestiones aná- Este plato de pana-
logas a las p l a n t e a - de, como reúne ade-
das con respecto al más de la carne un po-
nuevo, surgen sobre co de yema de huevo,
^ste tema; pero las resulta muy nutritivo.
divergencias de opi-
LOS HUEVOS y LA CARNE G e n e r a l m e n t e se
niones entre los maes- EN LA ALIMENTACIÓN empieza a dar carne a
tros especialistas de los niños entre los
niños, son aún más DE L O S NIÑOS 18 y 20 meses, es
pronunciadas que en II decir, en la edad que
ei caso anterior. coincide con la apa-
(Je j ^"^"^os médicos prohiben la carne antes rición de los dientes caninos.
med°^ "neo años, otros antes de los dos y Aparecen estos dientes en el momento
Y , ' o de los tres años. Sin embargo, preciso en que la fisiología del tubo diges-
lare el caso del doctor Marian, uno de los tivo se modifica profundamente, de ma-
ños^ dé^^^ maestros de los médicos de ni- nera que permite a este aparato ser capaz
niñ ^ J^'^^ncia, quien recomienda para los de digerir otros alimentos, que no sea la
cJe ?^' °^sde los quince meses, una panade leche.
n„„ ^^'^'^' '^"^^ receta os ofrezco, pues creo Como comprenderéis se e m p i e z a con
^"p°%<^onvendrá utilizarla. pequeñísimas cantidades, que no pasan de
e n 350 gramos de agua filtrada, poned veinte gramos por día, para ir aumentan-
„ gramos de pan (corteza do poco a poco.
y miga) cortado en peque- Terminaré, mis queridas
^„ ,^/°"tos: añadid después
de 15 a 25 gramos
are j . carne
„.„. TlAjjíTJn^^ madrecitas, con una obser-
de y vación que demuestra el in-
flacaa, pero que sea tierna y
Ciy^ teres de lo que os acabo
^angnenta, de carnero DIBUJO DE cABALiÉ dc dccír: la tubercu-
° .de vaquillona, pi- losis está en estos
«cla muy menuda si momentos decrecien-
™fra posible en la do positiva y rápida-
niaquina de picar. Po- mente en todos los
ned la sal necesaria, países civilizados. Es-
^in excederos, y haced te hecho, según la es-
«>«r la mezcla a fue- tadística, se debería
go lento, alrededor al aumento del consu-
ae hora y media, mo de carne y hue-
n^oviendolacontinua- vos, sobre todo en la
"'^^te para impedir primera infancia. De
que se pegue. Casi al ser exacto esto, que-
fnal de la cocción daría demostrada, una
fSregad la mitad de vez más, la importan-
"na yema de huevo cia que tienen estos
> iin poquito de man- dos elementos para es-
teca y pasad el to- timular las fuerzas
do por un ceda- de resistencia del
zo de tejido organismo
compacto. . humano.
CARA^ y CARETAS

P o r P li R C Y

— Después dicen que h a y c r i s i s . . . Miren todas e\ — ¡ L a pipeta! "¿Son mis ojos que sueñan o es
las cosas útiles que la gente tira a la basura. £i la realidad golpeando en mi r a n c h o ? "

— Claro que éste es nn auto para las cuestas / > — ¡ Z a m b o m b a ! ¡ S e me descompuso el motor de,
abajo; para las de arriba, tengo mi b u r r o . . . O ocho velas en línea!

9 ¡¡¡¿to'Ü.r *'°'*^" " " ^ ' ^ par...,hacer ú testa- JQ iHasta... verte, prenda mía!
«Icp ClitnOcilti C A R A / Y CARETAJ"

C R o. S B Y

'J todo r" ™*"°^ «I»e un par de ruedas con eje y A — ¡Eh! ¿Qué tal? Ahora le po-ngo: fabricado en
i-on esto me hago un autor fantástico. *i los talleres Chingólo y Co. Ld. Mg. Inc. Uff. Cav....

-| rt — i Se acahó la fábrica Chingólo y Co. Ld* Uff.


•I i — i G l u , giu, giui i B u á a a l . . í íá Cav. I Ahora me voy a dedicar a dispararle a
la vieja, por uita tcmporadita.
C A R A / Y CARETA r

DE LO V I V O
A LO FILMADO

De un lado, Norma Shearer, en primer plano, sobre el


que há de ser un lujoso salón. Del otro, a escasos centí'
metros, al pie de la cámara móvil montada sobre grue-
sos neumáticos, entre reflectores y cables eléctricos, el
director — esta vez Robert Z, Leonard — y sus ayudantes,
procurando extraer de la estrella ese poco de arte y de
expresión que no siempre posee y que empero, estos hom-
bres del otro lado de los reflectores y del micrófono se
empeñan en obtener anónimamente, sin que el público lle-
gue siempre a saber cuánto hacen v cuánto contribuyen en
lo que siempre se considera expresión del talento de los
intérpretes.

.a.i,..,ií„„lf,r IL.J), " -^'i..

LA CRISIS C I N E M A T O -
GRÁFICA
"El acomodador, desolado. —
Caballero, usted dispense. ¡Lo
he ubicado mal! Ésta es la
butaca que le corresponde al
señor...

Algunas veces, en una que otra


obra, el compás llevado por
los pica de las "girls" de una
revista cinematográfica, resul-
ta más eficaz que los gritos
destemplados de una estrella
fin trance de gran cantante.
Este compás se obtiene sepa-
radamente de la música, y así
nos lo demuestra el experto
de sonidos que, en el suelo y
muy próximo a los píes de
las atrayentes y ágiles mu-
chachas, con el micrófono in-
tenta captar el pegadizo com-
pás. En el mundo del cine
todo es artificio y, siempre de
acuerdo con esto, es muy po-
sible que el lector, si se fija
un tanto en los rostros de es-
tas que aparentemente son son-
rientes bailarinas, d e s c u b r a
también el artificio de la son-
risa, en las bocas bien pinta-
das pero que, mostrando ios
dientes y todo, no pueden bo-
rrar una huella de justificado
cansancio. Que, casi siempre,
esa fugaz e s c e n a que dura
unos segundos, ha requerido
muchas horas de largos y crue-
les e n s a y o s . . .
aduana funcionaba en un

M ísTER J a m e s
Green Pepper en-
tra en la confite-
ría lindera con
la estación Belgrano C. del
pontón que, a la larga, fué
criadero de ratas, ¡y qué
ratas, míster!, algunas tan
grandecitas como un pacu-
f • C. C. A., y se descerra- cito.
ja un whisky con soda. An- — Mi gustar la surubi
tes de pasar a la platafor- al milaneso, con tal que la
ma de la vía descendente, aceite de la frito no sea co-
reincide, y van dos escope- mo para la eje la carro.
tazos. — Poco a caballo, pero
muy poco, dado que fui mi-
Míster James y Cía., per- lico de línea, en el 6 de in-
tenece a la muy difundida fantería, sentando plaza de
familia de, los canilludos
británicos, y a manera de soldao en 1883, año en que
piernas mueve dos tiranti- tocóme realizar buena par-
ilos de 2 X 1 pulgadas, des- te de la expedición al Cha-
"e luego. co Austral, con las fuerza-i
que mandaba el coront:!
Míster James (no es el Obligado.
<^so de decir a secas, por-
gue el hombre siempre an- — ¡Oh, che! ¿Osté mi
Q.a húmedo) domiciliase a habla de una medio siglo
tiro de jabalina de la esta- atrás?
ción ferroviaria de referen- — ¡ Pero sí, míster! Dos
cía, y se gana el reconfor- años con el coronel Obli-
wnte rosbif de cada día gado, barriendo indiadas y
trabajando cinco horas en fundando pueblos; muchas
"na compañía inglesa de se- Emilio Benjamín BeiiiUai hoy son cuasi ciudades "ca-
guros marítimos. té". Diéronme de baja, y
M.ster Green Pepper aquí, en Buenos Aires, nun-
fe asta muy mucho en taba-
co, y su colección de pi-
</as ca conseguí que premiaran
mis servicios en campaila.
Otros, con menos baqueta';
.Pf/"^adas de espanto pa-
cioso ^ "° *^ stipersti- performances que yo, ligaron del arpia-
do pastel de fuente del pre-
supuesto.
"f;!°",'^^ ^'^ y pico, hora
m,l "H; P^'"^ *o<l°s aquellos
que han comido y bebido
de un — ¿No la entró luegue de
chaferóla del policía?
^"demasía de sólido y lí- — Pero sí, me conchabé
quido, '-
,vita a ñora yacaré que in-
siesti, p?'*"?"'- P^'ólogo de
correntíno en una empresa de navega-
ción española que hacía la
"esta. El míster echa a ca- carrera entre Buenos Aires
^«ai- por la plataforma, y
a«__pronto inquiere:
octogenario y Bilbao.
— ¡Qué me la cuenta!
7/T -e ^^^'^ nuches años en ¿Como marinero?
'" jerrocarril? — Pero no, míster; em-
— Diez y ocho, señor.
P or pecé como ayudante de co-
cina, y fui ascendiendo so-
FÉLIX LIMA bre el campo de las cazue-
In V/ ; ^" ""••• ¿cómo . las y los pucheros hasta
L/T^--- 'i' de Lea. llegar a despensero.
'^mc bastante medio botella. ¿Macana?
tirT" '^ macanea fiero, míster. Yo soy corren- — ¿Recuerde nombre la vaporf
"°' ••etacón y de pura mandioca. — "Febrero", vapor "Febrero". Los buques de
— ¿Abre la ojo en el Curuztí - Cuatiáf esa compañía tenían los nombres de los meses del
— Pero no; en Bella Viste, sí, míster. año. Todos los puertos del norte de España lle-
—•Muchc linde Bella Viste, muche naranjos, el garon a serme familiares. En Bilbao, durante una
wranja, sobre todo la jugue, muche bien cuando huelga mayúscula, conocí a Pablo Iglesias, el tata
«no anda de contramano. „. del socialismo hispano.
~ P e r o si hay más naranjas en Bella Vista — ¿Por qué osté la vuelve a tierra, diguef
í i « - - . huesitos en el Museo de La Plata, ¿no?... — Pero porqu^ estaba cansado de la vida mari-
~~For la color la ojos suyos y el pinta de su na, y además, tal vez lo principal, porque me iba
^"'•a, seguro que osté ya la pasa de la primer avejentando a 20 millas por hora. De nuevo en
mi patria, fundé el primer centro socialista de San
•— Pero si voy a cumplir 83 años a mediaditos Nicolás de los Arroyos, y otro tanto hice en Ro-
°el que anda en curso, míster. Nací en 1852, an- sario de. Santa Fe. Y aquí me tiene, míster, en la
tes de la caída de Rosas, ayercito, no más, seguridad, que soy el decano de los peones de pla-
¿en?... taforma de la República.
Osté very matusalénico, — Osté se ha ganado una whisky gite paga tni.
— ¿Maturrango, dice? — Pero si yo ya estoy retirao de la bebida blan-
No; ¡ma - tu -sa-lé • ni -col
— 1 Ah, claro I Y maturrango, también, porque ca, míster.
«« andao poco a caballo; la mayor parte de mi vi- — Entonces mí la toma por osté.
«a. en el agua, como las *—•'^^ y míster James Green Pepper mueve sus ti-
nutrias y los carpinchos. / ^ rantillos de 2X1, rumbo
" « chico, trabajé en el al "jagüel" de la confite-
puerto de mi pueblo, cuya ría lindera con la estación
ferroviaria.
Morfología ¿e los ríos
E n toda sección de un r í o se delicados y preciosos molinetes con en el Sena, y en E s p a ñ a , princi-
áistingucn las vertientes que cons- contadores de vueltas. L a veloci- palmente en el Guadalquivir. E l
tituyen su valle, más o menos in- dad en el fondo se considera apro- meandro puede llegar, exagerán-
clinadas, según ¡a naturaleza de ximadamente igual a los dos ter- dose, a estrangularse, y si el río
!as rocas, pues mientras las. blan- cios de la superficie. L a Ünea de es caudaloso el meandro m u e r t o
das, como son las arcillosas, d a n m á x i m a velocidad se denomina forma un !ago semilunar, como
un perfil en V, las d u r a s originan hilo de a g u a y no se encuentra en es frecuente en el Misisipí. La
cañones o riscas en U . A continua- la misma superficie, ni tampoco velocidad depende de! caudal y d s
ción están las orillas m á s o menos en las línea media, sino que la la pendiente; por esto en un mis-
planas que el río invade eu las menor curva la aproxima a la mo lugar de tm río aumenta con
avenidas y después las paredes de! orilla cóncava, donde el trabajo ¡as avenidas.
álveo o cauce, de más pronunciada de erosión la exagera, mientras E n las desembocoduras la a n u -
iiicliiución, que conducen al lecho que la falta de velocidad en la lación de la velocidad origina loi
del río. Se denomina lecho menor opuesta origina el depósito de alu- depósitos que constituyen las ba-
a la parte mojada cuando el río viones, por lo que la curva va r r a s y deltas, según el mar ofrez-
corre por su álveo, y lecho mayor acentuándose, originando los lla- ca o no mareas, por lo que los
la que invade hasta la base de las mados meandros que hacen tan puertos se sitúan en las desem-
l>aredes del vaile. Relaciones exis- caprichoso el curso de los ríos y bocaduras de los ríos en los pri-
ten e n t r e k profundidad de! lecho, que se observan m u y acentuados meros y huyen de ellas en los se-
la forma del valle y la velocidad gundos. Así en la península ibé-
de! agua, pues los ríos que corren rica, mientras Billiao, Viiro, Opor-
en gargantas ofrecen un lecho pro- to, Lisboa, Sevilla son puertos flu-
fundo y el mayor de muy poca ex- viales, Barcelona lia huido del
tensión, mientras que cuando el Llobregat, el Grao de Valencia,
x'alle es ancho las orillas son dila- del Turia. También en las con-
tadas y e! álveo poco profundo. fluencias de los ríos hay forma-
E l perfil del río se obtiene me- ción de depósitos ciue hacen emi-
diante sondeos de la parte inunda- g r a r la desembocadura del afluen-
da y nivelaciones de la exondada te río abajo del principa!, hacién-
y el cauce se calcula multiplicando dola cada vez m á s aguda.
•a superficie media de! perfil (que Si sobre una línea horizontal
es la suma de los trapecios en que se toman magnitudes proporciona-
(jueda descompuesta su sección por les a distancias en el río levan-
¡os sondeos) por la velocidad nie- tándose perpendiculares a su ele-
<!ia. La velocidad en superficie se vación, se obtiene lo que se llama
puede obtener midiendo e! tiempo el perfil longitudinal del rio, que
•.¡•Je t a r d a un objeto flotante en — Yo creo, mamita, que ha- se aproxima a una parábola tanto
correr un tramo de longuitud de- cemos mal en engañarnos. m á s cuanto m á s evolucionado esté
terminada del río o bien mediante el rio.

DÉBILES Y FALTOS DE V I G O R - Es til tónico moderno que reconstituye y vigoriza el organismo»


HERCULINA equilibra el si&tema nervioso y devuelve la virilidad propia de la
edad. NADA HAY QUE L E IGUALE PARA DAR FUERZA.
p r i n c i p a l e s Farmacias y Droguerías,
Venta en I a a
Remitimos folleto muy interesante para I03 hambres. Escriba hoy mismo.

GRATIS Se envía en sobre cerrada sin membrete.


Laboratorio Medicine Tablets - LavaUe, 1079 - Buenos Aires.

FABRICACIÓN ITALIANA
MODELO V82, Sombrero elegante y m o d i r n o . Colore»
negro, beige, marrón, ploma, gris perla y gris claro.
Se remil» Ubre de gastón.
En calidad "A", « . . . $ 10.-
En castor extra, a. . . „
SOUCITE CATALOGO
15.-
GRATIS
C. D E L t A C O R T E - S a n J a a n , 1 9 9 9 - B s . A i r e s

PARA INSTRUMMOÍIÍUSICALES ¿Conoce Vd. la Cocina a Nafta


de las mejores mar cas y precios reducidos, consulte
nuestro c a t á l o g o que garantiza seguridad absoluta y gran
cjue remito g ^ r a t i s e c o nom í a?
al interiof*
Pida catálogo a:
Casa Soprano Casa Prlmus
BRASIL, 1190. 5a» rsrr ¿3I Estere, ItS
Buenos A i r e s . B u e n o s Aires.
CARAU- Y C A R E T A S

D e f e n s a E p i c u r o
No es culpa de los modernos el tro; mucho pierde quiea me obliga te, sospechen que han sido lleva'
tener a Epicuro por glotón, y el a traducir sus palabras: estas co- dos a otro orbe de la tierra; por
nacerle proverbio de la embria- sas fueran tolerables, si hicieran esto me persuado de que los mu-
guez y <Je la deshonesta lascivia ; lo lugar a quien se encamina a la elo- chachos se hacen ignorantísimos en
Jnismo precedió en la común opi- cuencia: ahora con la hinchazón de las escuelas, pues ninguna cosa de
nión a Séneca: execrable maldad las cosas y el vanísimo rumor de las que son en uso, oyen ni ven.
tue en los primeros, que le hicieron las sentencias, sólo aprovechan Poco es para esta defensa voz
proverbio vil para los que les si- para que, cuando vengan a la cor- «legante;. oigamos voz elegante,
guieron necesariamente d e s p u é s ; doctísima y sagrada. San Jeróni-
la infamia ajena más fácilmente se mo, sobre la epístola de San Pablo
cree que ge dice, y peor, pues a Tito: "Los dialécticos, de quie-
siempre se añade. Diógenes Laer- " nes Aristóteles es príncipe, suelea
cío dice que Diótimo Estoico, de "tender redes de argumentos y
envidia fingió muchos escritos tor- " concluir la vaga libertad de la
Ws y blasfemos, y le achacó otros " retórica en las zarzas de los si-
a tpicuro, y los publicó para difa- " logismos: si esto hacen aquellos
marle y desacreditar k escuela, " de quienes la contención es arte
^ocos hay que murmuren de otro, " propia, i qué debe hacer el cris-
a quienes no les parezca poco lo " tiano, sino huir la contienda?''
que oyen y verdad lo que creen. San Ambrosio en el Examcron:
mi t^,l^^'° ^ Epicuro con los de- " De la manera que el agua (como
nias filósofos, con la intervención " dicen) puede estar sobre el orbe,
^ . las ruindades de la envidia, " revolviéndose el orbe; tal es la
."ipicuro puso la felicidad en el de- " astucia dialéctica. Dame cosa a
'«ite, ^ y el deleite en la virtud: " que te pueda responder, porque
"ootrina tan estoica, que el carecer " si no me la das, no responderé pa.
S I * L "°n*re no la desconoce; " labra". San Agustín contra Cres-
aesembarazó la atención de sus conio, gramático: " Esta arte que
a scipulos, como de trastos, de la " llaman dialéctica, la cual no hace
« alee ica sofistica, de la cual ha- " otra cosa sino demostrar con la
cñli!? ' ^°"i'"' 'a lógica en lo es- DON AMBROSIO MOTTI " conclusión, o la verdad a las ver.
te H , ° "'^ ^""'^^ y valiente, par- El señoi- Motti fué uno de los pro- " dades, o la mentira a las menti-
la ?^,;'* .teología; y el condenar pulsores del adelanto del Azul, ciu. " ras". San Ambrosio: "Los he-
en n "i j («"tiéndese sofística) dad donde se radicara en sus años " rejes fundan toda la fuerza de su
ln= i^ íundaban su mayor pompa mozos, y donde contaba con el alec- " veneno en la arte dialéctica, la
to de numerosas amistades. Su de- " cual, por sentencia de los f ilóso-
los otros filósofos, fué ocasión de ceso ha producido honda impresión
aborrecer y difamar a Epicuro. Con entre sus numerosas relaciones y " fos, se define: arte que no iie-
tehcísimo.estilo le defiende el pri- en los círculos comerciales donde " nc fuema de instruir los esiu-
^^f^;fi;agmento de Petronio Arbi- actuó con reconocida honestidad y " dios, sino de destruirlos" •
encomiable tesón.

HERNIAS Reducción,
Tratamiento,
Curación.
Un nuevo tratamien-
to de reducción pro-
gresiva, mediante los
modernos aparatos
h e m i a r i o s de la
CASA P O R T A ,
aplicados por s u s

Jitaque especialistas, s e g ú n
la necesidad de cada
caso. Sabido es, que
la buena acción re-
ductora de un apara-
EL. VIEJO iIOHO CON to hemiario, depende
no sólo de su técnica fabricación, sino también de
EL ACEITE 3 - E N - su buena adaptación anatómica y correcta aplica-
ción. Los modernísimos aparatos hemiarios de la
El moho no puede formarse en las superficies C A S A P O R T A , aun los de más bajo precio,
^"6 se limpian y pulen con son aplicados bajo estas condiciones, con lo cual
y mediante su exclusivo sistema, las hernias son
Aceite 3 - e n - u n o eliminadas totalmente en forma radical. Recurra
3 - en . Uno protege — impide la herrumbro. usted a los especialistas hemiarios de la C A S A
Úsese para limpiar estufas, hornos, parrillas, P O R T A sin compromiso alguno y si por cual-
planchas, e s p i t a s , bcrramienlas y todas la» quier causa no puede visitar su establecimiento,
superficies oxidables. Las conservará limpias y solicite el nuevrf librito titulado " H E R N I A S "
orillantes, libres de moho, manchas y herrumbre,
«rjíija Aceite 3-en-Una. No acepte substitutos. inter-asante obra, que a manera de catálogo di-
*•' 3 ' blanco sobre el " 1 " rojo es »u protección. vulga en términos comprensibles el mecanismo
de dicha dolencia. Si usted está herniado, es
imperdonable que aun no lo posea, pues se r«-
mite gratuitamente.
ACEITE 3-^EN-UNO Antigua CASA PORTA
THREE-IN-ONE OlL COMPANY,
35 Nueva York, E. U. A, Calle V I C T O R I A , 7 5 S - Bueno» Aire».
Carnavales en la provincia de Buenos Ai r e s
A V E L L A N E D A

Gran baile de fantasía efectuado en los salones del Señoras de Saporitti, García y Apelateguí, y un giupo
Automóvil Club de Avellaneda, en honor de las fami- de niñas de la sociedad local en un intervalo del baile
Uas de sus asociados. de! Automóvil Club local.
S A R Á N A D R O G U E

Urupo de niños que asistieron a la fiesta carnavalesca Señoritas de la sociedad de Adrogué^ que concurrieron
infantil realizada con gran animación en los salonea al baile de Mi Careme cfrecido ea su residencia por el
del Centro Español, ingeniero Manuel Vayala y señora.

C A R L O S
T E J E D O R
Comisión organi-
zadora y partici-
pantes en e! bai'e
íe carnaval rea'i-
zado por el Club
Atlético Tejedor.

Mascaritas mlantiles que concurriei-on a la exhibición de una película cinematográfica ítlmada en el


Club Atlético local, por el presidente del mtsmo.
€oii««lioB^¡o m e d i e » ^
£ s í a sección es a t e n d i d a exclusivamente por correspoadertcia. Las r e s - _
Y p u e d a s a las p r e g u n t a s q u e se nos h a c e n van a p a r e c i e n d o sucesivamente T
en esta misma pagina,
t ) ancho del Camtw Lobería — Existen nunie- agua, a la que debe agregar 20 gotas de lauda.
í \ r ^ s í p l - o c e S l t t desinfección para lo- „o, También le serán údles ¿ ^ - P ° s U o r , a , s,-
caks, pero es muy suficiente el siguiente. Haga gu.entes de los cuales puede co!ocai>e uno o dos
hervir una solución comercial, de formol, en ciia- en las. ¿4 horas. ^
tro veces su peso de agua, en un recipiente ancho, Clorhidrato de morfma 0,U1 giamo.
de fondo plano, provisto de una tapadera con un Extracto de belladona . . . . . . U,u- ,
tubo por el qué se escapa el vapor. Coloque-todo Extracto de cannabis md.ca . . . . U,U¿ „
el aparato, sobre una capa de arena, para evitar Antipu-nia <- "
"» incendio. Por cada metro cúbico de local se Manteca de cacao . . . . . . . . O,JU ,
necesitan cuatro gramos de formol. Tratándose ^
de locales muy grandes, hay que emplear vanos . ^ i. , r/ j TTI tr"''.mt->„ín
íocos, uno por cada 80 metros cúbicos. Hay que p ipcrmmt, Canadá Verde. — fA tr,...am,.nco
dejar actuar los vapores durante siete horas como T curativo del enfisema es prácticamente nu-
minimo, obturando cuidadosamente los intersticios lo, lo cual no quiere deor que cuidándose atenta-
de puertas y ventanas Al cal» de ese tiempo, se mente no pueda pasarlo bien por tiempo ^nue
abren las aberturas pero es preciso esperar por finido. En este sentido lo que mas puede agravar
lo menos 20 minutos antes de entrar. su estado son los resfríos, que hay que evitar en
lo posible. Cuando, a pesar de todo, se pesque uno,
• apliqúese sinapismos en las piernas, ventosas se-
J\[ anón Lcscaut. Bahía Blanca. - Ensaye el cas en la espalda, baños de f t ^ l ^ ^ " ^ ^ ° " ^
^^ laxante siguiente, tomando una o dos cu- cuatro cucharadas a! día del lemccto W n t e .
charadas soperas (según el efecto) por la noche Imtura de datura A A gc.as
al acostarse- Tintura de drosera % "
Fenolftaleina 1,S0 gi-amos Acetato de amonio 2 gramos
Tintura de vainilla . . . X X X gotas Jarabe simple ' ' ,m "
Alcohol 80 gramos Agua de tilo . . . . . . . . iw
Jarabe de miel hasta . . 210 „ ^
• 7 7 cce Homo, Thnperley. — Es absolutamente
} ^ adrecita ansiosa, Venado Tuerto. - S\ su ^ ' preciso que evite las fatigas de^V!'¿"«=F ^ ^ ;
•^'^-L chico es sano nn rU-hp aflrVirse ñor SU del- se, os excesos de todo geneío. No beber jaraa^
B-ade. ni a f a i S ^ x c e s t a m l S ' p o r ' ° c o T O i r akohol ni café. Nunca c o m M a s c o ^ s ^
un engorde que, por otrn narte es difícil de con- tación de preferencia lacteovegetanana, para so-
^eguir en c r l t i ^ r n ^ r v l o s a f y m o v e d i l Si el tear el ^ i g r o de las - t - " ' " - - - - - , ^ £ ™ t
apetito está conservado, la alimentación debe ser deb<: estar desprovista de sal poique s« ^ «^
vanada aunque con predominio de harinas, pastas servado que la ^ec orurac on clecn k elmi na
y legumbres du ees El arpitp de bacalao o sus ción de la sal en la alimentación, ejero»; en mu
Bucedáneos del comercia,'rf o en S S n a s ^ ^o" chos casos una feliz iník^ncia, que puede basta
los mejores tónicos aiip niK>dpn usarse en estos Por sí sola para disminuir la fretuencia ne las
casos Puede h a c e H e T a r ' S ^ s " inyecc^ner d : crisis Mantener el vientr. 1 bre aceite de ncmo.
cacod, ato. kcitina o insulina? pero mejor que to- paraf.na 1'^"'^'''): /"'^='°'^,^.,^^ ."„'{„ ^ h ' í L i
do esto es un cambio de aire (playa o sierra), chas t.bias, completan el tratamiento higiénico
«ue estimula poderosamente la nutrición. su enfermedad.

• 7 ^ ispéptico viejo, Capital. - Tome una cucha-
JsA^^o de café. Capital. - Lociónesfl todas las U rada de las de sopa, ,^«^P"jf. ^^ '^.^ ^ l ^ " ; -
^*:^ noches la zona afectada con la mezcla si- cipales comidas, del remedio siguiente, disue.tas en
guíente: un poco de agua: ^
Acido pícrico .. 1 gramos Aicoholaturo de limón _ . . . 5 gramos
,^ Agua destilada. • . ' . " 99 „ Acido clorhídnco oficinal . 1 0 „
También puede usar una solución de taniíio al Jarabe simple hasta . . . • ^w „
itJ por 1000 en la misma forma. 4
• 7 5 tibia afligida, Bánfield. — En su caso no es
•„.,/, . ,, , , 1 j t„ Í V nosible hacer indicaciones útiles sin un pre-
S antafecma, Vera. •— Las causas de los dolo- ^ V POMDI<- "^^ ,
res, pueden ser muy variadas, pero si, como vio examen gencial.
sucede en su caso, coinciden con el periodo, es •
dóñ T Pi-obable que se trate de una deforma- „ ^ ' i „ Qncativo. - Una media hora antes
cÓ?.;?-,"^"^^''^*^'°", ^^ '^ ' ^ ^ ' " ' ' ''"f-'^^'^f f ' I r ^ k r ^ m i d a s y ¿n un poco de agua, tom«
COI regida por un médico competente. Entretanto, -t de las coi mas ^ ; " , " j ^ - j
P^^Hi calmar sus dolores cuando aparezcan las veinte gj^t^s <k la m e . c U s ^
crisis, conviene que guarde reposo en cama y se ; ^ " "F^ i w i H n i , lu
de baños calientes (3^ a 38^). Los dolores se ? ! " ' " ' ^ ' t r,dh.rbó O "
calman bastante pronto con pequeñas enemas de I w t u r a de ruibarbo . . . . lU „
D o c t o r TU A N A. M A S S A
CARA./ Y CARETA/

El r t e m
j Q u i é n e s eran los m a y a s ? E ñ bian ' esas zonas en tía verdadero santes, u n o acerca de l a Aílánti-
la " H i s t o r i a de la A m é r i c a L a t i - paraíso de la abundancia. La pe- da y otro sobre el a r t e de dejci-'
na", J e a n Toussaint Bertrand, labra Nil, e n lengua maya, signi- frar los jeroglíficos mayas.
miembro de la Sociedad de ame- fica lugar de la abundancia. Todas estas cuestiones esperan
ricanistas de P a r í s , dice que los ¡O más bien serian los mayas todavía una respuesta definitiva,
mayas, llamados también quichés, descendientes de los a t l a n t e s ? pero, como dice el célebre diplo-
formaban uno de los cuatro gru- E s t o es lo que cree el fundador mático e historiador guatemalte-
pos étnicos principales de la futu- del Ateneo teosófico de Madrid, co Virgilio Rodríguez Beteta, ca-
ra América española, y que, a la Mario Roso de Luna, el primer da nuevo descubrimiento marca
llegada de los conquistadores, ocu- sabio español que estudió las co- un progreso en ¡a idea de la uni-
paban los actuales territorios de sas mayas y que publicó, a ese dad de la raza humana.
Guatemala, Yucatán y Chiapas, al respecto, dos libros muy iníere- I Cómo los mayas, que no po-
sur de la meseta de Anáhuac, don- seían animales de trabajo, — ca-
de vivian los aztecas. ballos, bueyes, elefantes — pudie-
i Y de dónde venían? 4 E r a n ron en la inmensa p l a n i c i e de
hermanos o antepasados d e los Y u c a t á n y, sobre todo, en plena
egipcios, cuyas a r t e s y creencias selva v i r g e n guatemalteca, cons-
ofrecían, según veremos después, truir esas altas pirámides de diez,
extraordinario parecido con las a r - veinte, hasta cuarenta metros, so-
fes y las creencias de los mayas ? bre superficies de ochocientos me-
Algunos egiptólogos, entre los tros cuadrados, tal la de Zakuleu,
cuales se encuentra M a x MuUer, en el departamento de H u e h u e t e -
a f i r m a n que la fundación de Mem- n a n g o ; esos maravillosos templos
phis tuvo efecto, lo más, siete mil esculpidos, entre los cuales están
años antes de Jesucristo, en tanto los de Copan y Quiriguá, que mi-
que el sabio norteamericano Spi- den más de treinta metros de al-
der ha descubierto en las ruinas t u r a ? ¿ Y eso en una tierra de pan-
de Copan, Guatemala, u n a ins- tanos, donde reinan las zancudos,
cripción que data de 10.584 años las lluvias torrenciales, las sequías
antes de nuestra era. prolongadas y los terremotos ?
O t r o s declaran, como verdad, que Quien no ha salido de E u r o p a
.la cuna de la civilización no fué no conoce aun la majestad t e r r i -
Asia, sino la A m é r i c a Central, y — ¡Vaya una idea la de atar ble de estas p a l a b r a s : ¡ielva vir-
según el doctor Meyer, hasta !a los cuchillos! gen ! La selva virgen es ine.rpug-
palabra Nilo procede del maya, —Simple precaución. Ya sa-
bes que hemoa invitado a tu nable, escribe el famoso sacerdote
Ni!, nombre de un afluente del amigo, el tragador de sables... español Antonio Rey Solo. Rom-
río guatemalteco Usumacinta, cu- (De Le Rire, París) per un poco las fibras de su cora-
y a s inundaciones periódicas cara- za, equivale a tomar una fortaleza.

LA MAQUINA IDEAL
para comerciantes, viajan-
tes, e m p l e a d o s y c o l e g i a l e s .
XINGE
Con estuche valija DtTECTIVt/ PRIVADO/
INVESTIGACIONES - VIGILANCIAS - BÚSQUEDAS.
Casa LEGNANO NECCHI Informacimes p r i v a d a s , f a m i l i n r e s , comerciales,
CORRESPONSALES EN TODO E L MUNDO. Autoriíado»
Rivadavia, 1 6 4 9 - Bs. Aire*. por la Jefatura de Policía. Seriedad y Reservas. Prospec»
tos Grati». VIAMONTE 851 - U. T. 44-0404 - Bs. Aires,

SE ENCIENDE COMO EL GAS


AumentesusGanancias
Enseñanza por medio del correo. Solicite sin de-
mora el liljro COMO SE TRIUNFA, que remite
^»'r;?í "PERPETUA"
gratis el INSTITUTO DE CIENCIAS PROFESIO- No NECESITA A L C O H O L ni
NALES, Lavalle, 1334 - Buenos Aires, AGUJAS como las antiguas que
venden otras casas.
CURSOS QUE ENSEÑA
NO SE TAPAN NUNCA
Comerciales, Dibujo, Química, Farmacia, Propa- por no tener mechas, filtros ni
ganda, Periodismo, Taquigrafía Mecánica, Elec- rellenos.
tricidad, Idiomas, Mandolín, Guitarra, etc., etc. SIN PELIGRO, SIN HUMO Y
SIN OLOR.
CUPÓN ANTES DE COMPRAR vea
nuestro hermosa surtido o pida
Nombre , . , , . . . el Catálogo ilustrado gratis H 46.
Domicilio R I C H E D A & C í a .
Ciudad , . . F . C. Talcahuano, 440 - Bs. Aires.
REVENDEDORES ACTIVOS
Cur.<)o que le interesa NECESITAMOS.

JEPILEPSIA
Pida folleto " A " gratis
iue contiene todos los
nformcs del a f a m a d o
«EMEDIO DE TRENCH
,
In^f^^^^l
lURINARlitS
^ • ' ' * '**'*"'=» K"bre un notable traliimierilt» cur«livo mo-

CURADA ara epilepsia, ataques y


enfermedades nerviosas. \ \
•I ricrno d« lai enícrmedadE-» venérea», jolicitr e ü e fibritO
' > R A t f S » Conceiionario de ta» Pildora» • * B E I 2 " .
T i u i l í * d * Correo 2493 (Sección C,(l . Bueno» A i r e í ) .
Aprobado por el Departamento Nacional de Higiene. k a d j u n t a n d o e t t a m p i t U de- 10 ceniavot pura «I franqueix

4 0 añoí de éxito.
Aparato completo " C L A M O R " p a r a adelgazar. ""'"2"' '~'"'"" .' "í/
S H E P H E R D y Cía. - Bdo. de Irigoyen 846 . Bs. A^.
CARA./' Y C A R E T A /

El d OS e g i p c i o Atón
Después del reinado de Ameno- encontrar en las tumbas de El- profundo sentido de Atan.
*'^ III. el gran faraón emperador Amarna extractos de ¡a "doctrina" La intención del rey parece ha-
Oel Oriente unido, es cuando ve- que Khunatón enseñaba en honor ber sido ésta; ofrecer a la adora-
mos desarrollarse en Egipto el de su nuevo dios. Son himnos que ción de los egipcios, no ya un dioá
culto de una de las formas del canta el rey mismo para exaltar local, particular de una ciudad, ni
sol, Aten, el disco solar, cu;-o las bellezas, los beneficios y el de un carácter exclusivamente na-
nombre evoca a Adotiai, el "Se- cional, sino un dios encarnando la
ñor" de los semitas. Atón fué pro- fuerza esencial de la Naturaleza,
movido por Amenofis IV al rango y, por lo tanto, capaz de imponerse
tle dios principal, si no de dios úni- a la adoración universal, A este
co, del panteón egipcio. La encar- fin el rey escogió el sol, uno de
nizada resistencia de los sacerdotes los dioses primitivos, elementales,
de Amón-Ra, en Tebas, no impidió de la Humanidad, cuyo pode'r, bien-
a reforma religiosa. El rey que- licchor para unos, temible para
brantó toda oposición, arrojó a
Amon de sus templos, a los sacer-
dotes de sus cargos y, para mar-
car el carácter definitivo de estos /^
^5 otros, no aparece en parte alguna
más absoluto que en los países de
Oriente. Este dios no se represen-
ta ya a lo3 hombres, como antaño,
inauditos acontecimientos, cambió — liQué le parece a usted, ca- bajo la forma de un halcón; es un
de nombre y de capital; en ade- ballero? ¿No es intolerable que disco radiante, un signo pictográ-
'?"'c él se llamará Ikhumtón permitan proyectar estas pelícu- fico, un jeroglífico que todos los
UChunatón), "el que agrada a las inmorales... vergonzosas? hombres, egipcios o extranjeros
Aton", y su capital (en el empla- — I Pero hombre, no se ponga ha.íta nosotros \o% modernos),
zamiento actual de Tell-el-Amar- usted así! sabrían leer y comprender al pri-
"a) fué Ikhutatón, "el horizonte mer golpe de vista. Alón, que per-
"e Atón". La imagen y el nombre sonifica el movimiento, el calor,
mismo de Anión y .de su triada es el padre bienhechor, vivificador
iueron picados en los bajorrelieves de todo cuanto existe ; tierra, aguas,
y en las inscripciones; en su lu- jj'antas, animales, hombres de liuip-
Bar, en los monumentos públicos, to y de los países extranjeros: é.ste
se descubría la imagen de Atón, es el punto esencial que ponen en
i'epresentada por un disco, cuyos
rayos caen hasta la tierra como
\ ^ plena evidencia los himnos canta-
dos ])or Ikhunatón.
Brazos provistos de manos" para / . "Til te elevas bellamente ea el
abrazar a sus criaturas y darles — No lo puedo remediar, se-
el signo de la vida. ñor. Es mi carácter. horizonte del cielo, ¡ oh Alón, ini-
— No; si digo que no se pon- ciador de la vida i
lil contenido de esta reforma ga usted así, porque no veo n¡ "Cuando te redondeas en el
seria para nosotros desconocida, si jota. (De Gxitiéttsz, Madrid) oriente, llenas la tierra coi; tus
"O hubiésemos tenido la suerte de bellezas.

l u p i n a parada precisa y el
lljaM^i esgrimista pone su vida
a salvo. Un segundo de indeci-
sión y estará perdido.

LOS CACHETS COLLAZO


obran rápidos y seguros y eliminan
el peligro con la certeza del hábil
luchador. No ensaye pi'oductos de-
ficientes que agotarán su organismo
debilitándolo para la defensa segura.
Por algo recibimos continuamente car-
tas de agradecimiento y testimonios de
Itnédicos que ensalzan la bondad de
nuestro remedio en la curación de
sencillas y complicadas enfermedades
de las

VÍAS URINARIAS
EM A M B O S , , S E X O S
SE VENDEN EN LAS BUENAS FARMACIAS
Preparados por el Dr. COLLAZO
Farmacia del Cóndor - ROSARIO.
'Caras y Caretas" en la p r o v i n c i a de B u e n o s Aires
L A P L A T A

Eutt.4 ni büsiQUcíG rsslizsds en honor ds! dircc- \ii.^ '„a ^^, ^. Lta; i^^! Jc^ky ' Cluh do !a IccsÜdsd
tor gan eral de escuelas, doctoi- Palomeque, con motivo señor Julio Paineeira, que, con. un banquete, lo despí-
del aniversario de su nombramiento. dieron de ia vida de soltero.

G E N E R A L P I N T O

Autaridad''« de] partido que fueron obsequiadas con Un asado a la criolla» en atención
bueaob servicios.

Comisión de dainas y caballeros que oiganizaion las romcria* españolas, realizada* con todo éxito.
CARAX Y" PASATIEMPOS CARETAJ"
ki»

N? 1
Comprimido, por "Yoli" (Plottier, F . C. S-, Nena«én)

50 2 N» 11
Charada g r á f i c a ,
por Ansrel Schiaffi-
N9 2 no (Ciudad)
Tarjeta anagrama, por J u a n Carlos Eodrígaeí
(Bahía Blanca)
CARLOS AGUADO ESEADER
PINIOR
VENECIA
Formar con las letras de esta tarjeta n n conocido
Refrán. N9 12
Comprimido, por Ángel Schiaffino
(Ciudad)

A nota
Ni a
Comprimido, por Lola A.
Iriarteí Hinojo, F . C. S.)
V • N? 18
Comprimido por "Bohemian" (Trelew - Cliubui)
Ni 4
Descorazonamiento, por T. Legarreta (Bánfiel, F.C.S.)

CASPIO C CEREAL
Un "animal" que estaba lastimado
en un "vehículo" fué cargado.
N i 11
Comprimida por "Bohemian" (Trelew - Chubnt)
N9 B
Comprimido, por Maviricio Rutfon (Avellaneda)

NOTA NOTA NOTA LETRA GRIEGA


NOTA N OIH NOTAS

N9 6
Intercalación, por " K i d " (Ascochinga, Córdoba)
BASES
CARAS Y CARETAS lia establecido un c o n c u r s o men-
HAB 1 P LIDAD sual de juegos de ingenio, para e! que 5e otorgarán
c u a t r o premios en la siguiente f o r m a : dos a ¡os lec-
tores que remitan mayor n ú m e r o d e soluciones e x a c -
tas y otros dos a aquellos a quienes se les publiquen
Ni 7 mayor número de juegos. Deben ajustarse a las si-
Frase comprimida, por guientes b a s e s :
por R. Conté Lacoste 1 ' E n caso de empate, los premios serán adjudicados
(Ciudad) en la forma m á s equitativa que resuelva la Dirección.
2 ' E s requisito indispensable adjuntar a las solucio-
N9 8 nes el cupón respectivo.
Comprimido, por José D. Gentile (Sáena Peña, F . C . P . ) 3 ' Los juegos deben estar aconn^añados át f i r m a
y domicilio, aunque se publiquen con seudónimo,
como también de las soluciones correspondientes.

100 o í a 500 NV310A 4 ' E l aspirante a premios por colaboraciones puede


optar también a los premios por soluciones.
N. de la R. — Toda correspondencia para í s t a
sección debe remitirse a la sección " P a s a t i e m p o s " ,
No 9 CARAS Y CARETAS Chacabuco N' 151.
Metátesis, por Centenarl

1 2 3 4 S MonteclUos de arena Concurso de marzo. — Se reciben soluciones h a s t í


el 16 del corriente inclusive.
5 2 1 4 3 Reglón de África Concurso de abril. — Se reciben soluciones h a s t a
el 15 de mayo próximo inclusive.
N9 10
Comprimido, por Abel Vercesi (hijo) (Bahía Blanca)
Véanse las bases en el CONCURSO DE PASAtlEMf OS

AA 50 primer número de ca-


da mes (con p r e m i o s ) .
ABRIL D E 1933
CUPÓN N9 1800
C A R A / Y CARET/^/

md epe n d e n c i a del ^enio


Volvamoi al pasado francés. En- vio al rey con un gesto respe- del rey - respondió Mignard sin
iremoB en el gran sa!6n de Marte, tuoso : turbarse.
en San Cíoud. El soi del comienzo — Agradezco a Vuestra Majes- Luis, que conocía el orgullo,
de verano inunda los esplendores tad desde el fondo de mi alma, y comprendió ai artista, en vez de
decorativos, en tanto que los ra- le guardaré toda mi gratitud; pe- ceder a su enojo:
yos del astro real comienzan a ro no puedo figurar en una acade- — ¡ Altar contra altar I — dijo
declinar, Luis XIV está allí, en mia presidida por el señor Lebrun. riendo.
pie, apoyado en su bastón. El mo- Luis, que esperaba una explo- — ¡ Pincel contra pincel! — res-
narca contempla el bello trabajo sión de gratitud, frunció el ceño. pondió el artista.
del pintor Mignard y guarda en Nicola palideció. Blouin creyó per- — Veremos — dijo e! monarca,
la mano un pergamino del que dido a su amigo, a quien gustaba ver esponjarse
pende el sello real. — ¿A qué academia — dijo el las glorias junto a la suya, pero
Cerca del rey están tres otros monarca con tono burlón — quie- odiaba, a pesar de todo, a cuantos
personajes: dos hombres y una res acordar entonces ¡a honra de (muy raros) osaran rechazar sus
joven. tu presencia.' favores. — Admiro tu desdén por
El primero es Blouin. su muca- — A la A c a d e m i a San La- ios diplomas que yo otorgo. Una
mo, -su mucamo preferido que cas, que me eligirá mañana pre- tal virtud es especial en las gen-
San Simón pinta asi: "Espiritual, sidente y tendrá la honra de pre- tes de tu especie.
galante, frió, indiferente, inabor- sentar mi elección a la aprobación A esas palabras, Nicola enroje-
dable, glorioso, impertinente, aun- ció, lo que la puso tan bella, que
que poco malvado". el rey, que iba a partir, detúvose..
El otro personaje es el célebre a contemplarla. Esa mirada admi-
pintor Mignard, el sólo rival de rativa le dio valor de o s a r . . . :
Lebrtí», La jovencita es su hija, — Sire, ¡as gentes de nuestra
su modelo para las vírgenes y las especie han derramado su sangre
diosas... en los campos de batalla y han
En ese momento, en todo el merecido la atención de! más ilus-
brillo de su belleza, Nicola posaba tre de vuestra dinastía.
la primavera en el cuadro de las Estupefacto, pero indulgente pa-
cuatro estacione.?, destinado a or- ra con las damas, Luis volvió so-
nar el salón en que se encontra- bre sus pasos, y apoyándose en
ban la5 personas aludidas. Los be- «I pomo de su bastón, dijo con
llos ojos de la chica fijábanse en bondad:
el soberano que ofrecía, sonriendo, El granjero — (Chistl Ha- — Cuéntame la historia, mi lin-
al artista, el diploma de miembro blemos más bajo. ¡Si mis galli- da niña. Supongo que se trata de
de la Academia de Pintura, fun- nas supieran que vendo tan ba- Enrique IV,
dada por Lebrun. rato los huevos, serían capaces
de no poner más I — Sí, Sire — respondió ella.
El pintor recibió el pergamino, (De Le Miroir du Mande, Paría) Pero el rey no se enojó. Tole-
lo leyó lentamente y se lo devol- raba la independencia del genio.

S® srepone de una fuer-


t e grippe y aumenta
4 kilos en tres semanas APRENDA
UNA
S e r e s t a b l e c e r á p i t i a i n e n t e con las Pastillas
M c C O y d e Aceite d e H í g a d o d e
A g r a d a b l e s al p a l a d a r .
Bacalao.
PROFESIÓN
..,
"Gracias a una amiguita",
nos escribe la señorita Ade-
la Balassone, de Avenida
de Mayo 605 - R o j a s ;
LUCRATIVA
"Conseguí restablecerme ENSiaíAMOS POR COHREO;
rápidamente de una fuerte Dibujante
grippe que me tenia su- Procurador
mamente d e b i l i t a d a . Mi Constructor
nmiguita insistió en que to- Perito Agrícola
mase ¡as Pastillas McCOY Sluímico • Farmaaa
I de Aceite de Hígado de Corte y Confecc. mase, y fem.
Bacalao y a la segunda Contador •- Tenedor de Libro*
caja no s o l a m e n t e des-
aparecieron todos los malestares sino que me sentí Mecánico Electricista de Autos
completamente cambiada y del todo fortalecida. Ai Periodismo - Vendedor - Publicidad
poco tiempo aumenté 4 kilos". Electricidad-Radio-Televisión-Ponofilm
Lo mismo que en el caso de la señorita Balassone y El m o d e r n o sistema de enseñanza
en beneficio de todos aquellos hombres, mujeres y técnica y práctica por correo, per-,
niños flacos, débiles y nerviosos; recibimos para que mite a p r e n d e r estas profesiones
se publiquen, miles y miles de cartas — que vienen Mande • el cupón. - Escriba claro.
de todas partes — de personas que obtienen los l059-LaT,alle-l059-—Buenos
mismos sorprendentes r e s u l t a d o s con las Pastillas ESCUELAS SUDA.HEHICAN*8 Aires
McCOY de Aceite de Hígado de Bacalao. Es asom-
broso que estas pastiilitas ro.sadas tan pequeñas MO.ííBRE
contengan todas las vitaminas del aceite más puro
del hígado de bacalao, sin sabor ni olor; y pueden DWECCIÓN
tomarse en cualquier época del año, sin que pro-
duzcan náuseas. Cómprelas en las farmacias; su L0C4UOAD 6
precio es módico — y pronto será Ud. también uno
de sus beneficiados.
C A R A / Y CARETA/

LA S E M A N A
HUMORÍSTICA

— Buena caza, ¿eh?


— S í . . , p e r o . . . ¿y tu escopeta?
— ¿Mi escopeta? iZambombal Me la he dejado en
el m e r c a d o . . .
(De Le Mitoir da Monde, París)

El bombero pesimista va 3 pedir la mano de su novia.


(De lUustrowany Kiiryer Codzianny, Cracovia)

El pequeñín a su emigmto. •— Convéncete, P e p í n :


Por qué no se sentaba a la mesa. nuestra situación no mejorará hasta que sea un hecho
(De Fussiag Show, Londres) lo del desarme total. (De London Opinión. Londres)

¿'^./.-•(•¿«'lí-»*'»**

— lOh, aeflor Jones I Ha habido un error: í s t a es la sala de la m a t e r n i d a d . . .


(De Judge, Nmva Yoik)
: CAR^^y Y CARET/vr
Carnavales en ía provincia de Buenos Aires
MORÓN CIUDADELA

Palco ocupado f o r las señoritas de Gómez en el corso Grupo de clamas y caballeros que asistieron al baile
efectuado en la localidad. realizado por el club Sarmiento.
G'^NER'l.L V I L L r C A S HENDiERSON

Concurrentes al baile de carnaval ofrecido por el club t. ^ . . sentando la fi-agata Sarmiento, que desfiló
Recreativo y Social, en honor de sus asociados. en los corsos del pasado carnaval.
EL PALOMAR CASEROS

r-':'ib)]co que asistió al baile ofrecido por la sociedad L<j i ' 'ií<,nti. t. , r; 11 •• (I ' t (có en las
"Juventud Unida".
íicoEífi carnavíilescas, ganando el primer premio.

E N SE N A D A
Parte de la concu-
rrencia que asistió al
baile de carnaval or-
g a n i z a d o p o r las
autoridades del Club
Náutico.
CA.RA/ Y CARETAS

FIEI^NC CtiINC

Ei clciiiüiiio de
la inueite con-
duce las almas
h«cia lo£5 hoffa-
r e s infernales.

Todo pecado venial se purga en u n a especie de estruja


limones.

ASTA en la invención de suplicios infer-


El demonio en
jefe vigila los
suplicias.
H nales precedieron los chinos a los hom-
bres de las otras razas. Las hermosas
fantasías dantescas resultan juegos infan-
tiles ante las concepciones de los artistas del Ce-
leste Imperio. En el museo de artes populares
chino, se conservan rollos de papel en los .cuales
el curioso sorprende espantosas escenas. Asia fué
siempre refinadísima en la crueldad. Así lo ates-

t.l VL. duifo corta la lengua o las mujeres ituldi"


o g n t c s . Los intestinos de los calumniadores son '~'uti el cuello molido eii iui cepo, el pecador c£> arrastrado
extraídos poco a poco ante filis jueces inexorables.
Ad m On 1c 1 o n De m On 1c O
Pon e! mayor cuidado en vivir sejan. P e r o yo creo que contigo advirtieres que son los m á s gene-
en s e g u r i d a d ; mas si t e sucediere sucederá m u y a l r e v é s ; lo que co- rosos y nobles los placeres que d e
verte en peligro, procura salir de lijo de la afición que has mostra- ello nos resultan. P o r q u e los que
ja guerra con lioara y con gloria, do al trabajo en los demás ramos se divierten y entregan al regalo
y n o con afrenta e i g n o m i n i a : por- d e t u educación. P o r q u e es m u y perciben ya el deleite mezclado con
que ¡a suerte a todos nos h a con- regular que quien de suyo se h a d o l o r ; mas los que trabajan por
denado a m o r i r ; mas el morir con propuesto siempre lo mejor, estime alcanzar la virtud, y ordenan sa-
honor h a querido la naturaleza que a aquéllos que le exhorten a la vir- biamente su vida, gustan un delei-
só!o sea de los varones excelentes. tud, P e r o con más ardor te excita- te mucho más puro y d u r a d e r o ;
Ni te maravilles de que muchas r á s a obrar bien y noblemente, si que aquí, aunque al principio h a y
d e las cosas que llevo dichas no a l g ú n gusto, después todo es a m a r -
puedan ahora serte de provecho gura ; cuando aquí desaparece lue-
por razón de tu edad, que a raí go el trabajo y quedan el deleite
tampoco se me oculta ; sino que me y el regalo. Y en todas las cosas
propuse, ya manifestarte lo que a! no d u r a tanto la memoria del prin-
presente puede serte útil, y ya tam- cipio como la del gusto o disgusto
bién anunciarte q u é es lo que debe- que causan en el fin. P o r q u e ¡as
r á s hacer cuando estés en la edad m á s de las obras en que entende-
m á s adelantado. P o r q u e el conocer mos e n la vida, no las emprende-
q u é u s o deberás hacer de estos p r e - mos por e l l a s m i s m a s , sino por
ceptos, te ha de ser m u y fáci! ¡ aquello que a ellas se ha de seguir.
cuando no sin gran dificultad ha- Reflexiona también que a los hom-
llarás quien con c a r i ñ o te aconseje. bres vulgares cualquiera cosa les
Así, para que no anduvieses bus- está bien (porque ésta es la especie
cando en otra parte ios avisos que de vida que desde luego se propo-
echases menos, sino que recurrie- nen) ; pero que los nobles o princi-
ses aqui por ellos como a un común pales, o no han de abandonar la
fondo, creí que nada debía omitir virtud, o han de tener infinitos
d e cuanto tenía que prevenirte. Y que los censuren y reprendan. P o r -
daré a Dios ftiuchas gracias si veo que todos aborrecen, no tanto a
que n o me he engañado en la opi- los que delinquen como a aquéllos
nión y esperanza que de ti tengo. que, queriendo ser tenidos por vir-
DOCTOR A L F R E D O PARODIE tuosos, en nada s e distinguen del
P o r q u e vemos que la mayor parte MANTERO
de los hombres, así como en ios Personalidad vastamente conocida común de los h o m b r e s : y con r a -
m a n j a r e s gustan m á s d e los q u e en nuestros círculos universitarios, zón ; pues si abominamos de ¡os
son m á s sabrosos, que no de los ex magistrado de la Suprema Corte que mienten sólo de palabra, j c ó
que son m á s saludables, así tam- de San J u a n , profesor de enseñanza mo no tendremos con más motivo
bién de e n t r e los amigos tratan m á s secundaría y vicedirector, última- por abominables a los que n o s e
con los que llevan a! mal, que n o mente, del C o l e g i o Nacional de) portan como quien son ?
con los que los amonestan y acon- Uruguay, cuyo fallecimiento provo- I S O C R A T B S
có bonda sensación de pesar.

Aswtaewt
Míímm UBINAIMAS
RECOMEMDAMOS
a todo enfermo atacado de

Gonorrea - Blenorragia - Gota Militar


que se t r a t e con la acreditada
COMBINACIÓN
HEIDISAN
ESPECIALIDAD ALEMANA de aplicación íáci!
y de efectos positivo», CONOCIDA HACE YA
MAS D E DOS DECADAS y apreciada por m i -
llares de personas que ¡a emplearon.
Una autoridad médica, el doctor Georgres Luya, de
París, refiriéndose a los balsámicos, como s e r :
Pildoras, Sellos, Cachets, etc., dice entre otros í
" . . . tos balsámicos secan la mucosa uretral, pero
"NO MATAN a los gonococos". TARDE O TEM-
Modelo PRANO usted recordará, pues, la COMBINACIÓN
"VOCES DE BANDONEÓN" H E I D I S A N , el s r a n remedio alemán. Cuanto
ILujasa modelo dorado a fueffo. Voces da acero ejclrm- antes usted se decida a emplearla, mejor será
{uerte. l'eclado enpecial. FuellD reforzado de 16 plieguss. para usted. ¿ P o r qué no lo hace hoy mismo?
Con 21 teclas y 6 bajos. Se envía GRATIS y EN SOBRE SIN MEMBRli.
T E el interesante folleto ilustrativo "Lo que
P R E C I O : coa método y cmbalaja grutls.
%O O cada enfermo debe saber"', a quien lo solicite
mediante al cupón al pie.
El m i s m o modelo, p e r o con 12 bajos, ji ^^
Droguería Suizo-Argentina, Ltda., S. A,
SOLICÍTENOS CATÁLOGOS Rivadavia, 2284 - Buenos Aires,
Sírvanse remitirme GRATIS el folleto " L o
que cada enfermo áebi saber".
Nombre . • . , « « . , , » . . , , . ,
Dirección . . . , , , , , . , , , . , , .
Ciudad o Pueblo . . F . C.
C A R A / Y CARETA/

Primitiva literatura germánica


E s t á probada !a existencia, e n land. Éti 552 Jordanis {ds rebus radores de T i u s y W o d a n celebraba
la época pagana d e los germanos, geticis) conservó algo, muy poco, a sus dioses, cantaba luchas y ca-
oe una épica, una lírica, y u n dé- de la saga gótica. Algo más e x - zas, guerras d e celtas y d e roma-
bu destello de esbozos dramáticos. plícito fué Paulo Diácono en 790 nos, lo sabemos p o r débiles ecos.
Únicamente se han conservado a l - acerca del origen de su pueblo Todo el mundo imaginativo d e los
Sunos ensalmos, fórmulas optati- lombardo, a l cual W o d a n concedió germanos, desvanecióse a n t e la
vas, enigmas, del sinnúmero de lo; nombre y victoria a ruegos d e la deslumbradora luz d e la cultura
que debieron existir, formas Doé- astuta Friya, y acerca de las Can- romano - cristiana.
ticas de uso el más antiguo que se ciones de las hazañas del rey Al- "Inclina e n silencio la cerviz,
remonta a la noche del pasado in- buíno, y asesinato del mismo p o r sicambro", gritó el obispo que en
dogermánico. Dioses y Valquirias su vengativa esposa Rosimunda, 496 bautizó al rey de los francos
Udisi) juegan importante papel en la princesa gépida, que desde el Clodoveo, "adora lo que perseguis-
los ensalmos de Mersebwg, llama- Renacimiento h a sido la heroína te, persigue lo que a d o r a s t e " . Loo
dos así por el lugar donde se ees- de tantas tragedias. L o infinita- alemanes que servían en el ejér-
cubrieron, e n dos notaciones escri- mente poco que sabemos d e las sa- cito del E m p e r a d o r podían invocar
' a s del siglo X . Dichos cnsalmjs gas d e dioses y héroes, de tribus sin escrúpulos l a s divinidades r o -
enseñan, en forma narrativa, a li- y de razas, en las que la n o que- manas, como los mismos romanos
bertar al prisionero d e guerra, ti brantada fuerza natural de los ado- creían reconocer a sus propios dio-
9,«i"ar la dislocación de! caballo. ses bajo los nombres germánicos.
^n otros, el nuevo Seiíor del cie- Cuando más tarde e n el Imperio
1° y sus santos han sustHuído y a romano dominó u n a religión que,
^ los antiguos socorredores. L o s al contrario del culto oficial pa-
••elatos divinos y heroicos d e los gano, satisfecho consigo mismo,
KCTmanos del norte, no termina- sentía u n a necesidad d e difusión
".os antes del siglo I X , l a s can- y de conversión, tan provechoso le
ciones aliterativas, t a n artísticas, fué el hábito que el germano t e -
de k Edda, y el tesoro de las sagas nía que participar e n el culto ro-
noruego-irlandesas, en prosa, q u e mano, como la enorme superiori-
tan útil fué para la poesía de tiem- dad d e la cultura latina. Aunque
pos ulteriores, apenas pueden cons- la cristianización efectuóse lenta-
tituir testimonios d e la potencia mente, aunque después d e vario's
de creación artística de los alema- siglos de cristianismo el signo de
nes del s u r y del norte, como la cruz continuaba en muclios a s -
La señora. — |Josefina! Esto
tampoco de los pueblos góticos. L a es desesperante, i í a y dos dedos pectos siendo u n a etiqueta pegada
«ibundancia d e viejas .sagas de tri- de polvo sobre l a s s i l l a s . . . .sobre lo pagano, había tenido lu-
bu, puede calcularse todavía por La mucama. — No es extraño, gar u n a inmensa ruptura con el
los fragmentos, como los relativos pues aun no se ha sentado na- propio pasado, u n a revolución en
8 los suevos, coleccionados por U h - die en e l l a s . . .
la coneiencia popular.

LO PRinCIPAL
para mantener una salud per-
manente es eliminar la sequedad
de vientre, punto inicial de gran
parte de las enfermedades; pero
en el periodo, dssarreslos, metritis, hemorragia»,
inflamaciones, flujos, etc., desaparecen tomando
para ello hay que recurrir al
''Específico Scheid's"
FRASCO: $ 4 . —
Bn el atraso, escasez o falta del perfodo. tomad
AZÚCAR COLLAZO
el purgo-laxativo, moderno por
•'Aifienorror.' FRAáCO: $ 4 . —
excelencia, que se suministra
comprobado inofensivo, siendo estos dos produe.
'os muy eficaces y recetados por los médicos. como azúcar comün, mezclán-
Pídalos hoy mismo. Venta en toda buena farmacia,
V T T T l H j j ^ T ^ ^ V pida folletos cxplícativus, con dolo con el café, el te, la leche,
« W ^ J E A O B J M S M V copias de certificados médicos,
en sobre cerrado, sin membrete, a ¡ J . Valle, ctc, sin desvirtuar el gusto. No
Carlos Pcllegrini. 603 • Buenos Aires.
. E n Montevideo: D r o g u e r í a Uruguay, 8 4 2 . exige dieta y es lo más eficaz
e inofensivo para combatir el

Los Sordos Oyen cíTRCñimicnTo


en niños y adultos. Indicado para
En seguido con claridad con el aparatito
"Acouslicom" nuevo modelo. Mi expe- los enfermos de la piel, corazón,
riencia de 2S afios a su disposición. Toda
una garantía para usted. Hoy mismo pida ríñones, hígado c intestinos.
folletos a : Julio Valle, calle C. Pellegrinl
N« 603, Buenos Aires. Remita 30 c t v s . Se v e n d e e n la» % u e » a » farmacUs.
en estampillas para gastos. Personalmente PREPARADO POR EL D O C T O R COLLAZO
pruebas gratis. No tenemos sucursalea.
Farntacia del Cóndor«Eosafio
"Caras y C a r e t a s " en el i n t e r i o r de la República
R O S A R I O

Personas que agasajaron al decano del cuerpo consular rosarino, sefior Bruno Gemelíi — cónsul díf
Italia» — ofreciéndole un álbum con tapas de oro y sirviéndose un lunch en su honor.

BALNEARIA
Banquete de d e s -
pedida al s e S o r
Federico A. Blan-
co, que fué t r a s -
ladado a Cruz del
Eje por la direc-
ción de los FF*
c e . del Estado,

S A N J U A N

Concurrencia que asistíú a ]& fie%ía rí^aíl^^ada en la


xntinicipaíjdad de Trinidad» con motivo del cincuente- Empleados de la cotnpaSia de electricidad local, con
nario de la primera oficina del Registro Civil. la copa qu« ganaron en el concuiao ahlprta ontre ellos
para ia mayor coloración de acciones.
CARA/ Y CARETA/

e 6a
MARZO is PORTO ALEGRE. — Partió para Buenos Aire»
el embajador brasileño, doctor Assis Brasil.
ROMA, — Falleció en Mogadir, Somalia, el duque SEVILLA. — Una bomba destruyó la casa donde
de los Abrazos. — Miissolini aseguró a Macdonald había vivido Santa Teresa de Jesús.
<jue cooperaría en el desarme. MADRID. — La Cámara aprobó la ley de incom-
BOGOTÁ, — Los bolivianos atacaron el puesto pe- patibilidades.
ruano Buenos Aires y derribaron un avión ad-
versario,
CIUDAD DEL VATICANO. — Recibió el palio MARZO 22
el arzobispo de Buenos Aires.
LA PAZ. — Campo Jordán está en poder de BUENOS AIRES. — Enviáronse instrucciones
Boiivia. al doctor Roca a fin de salvar el "impasse" sobre
TOQUIO. — En Fau-Chia-Kow fué aniquilada los cambios.
por los chinos una patrulla japonesa. B A H Í A BLANCA. — La crecida de los arroyos
TUCUMAN. — Falleció el ex gobernador de la Sauce Grande y Las Mostazas provocó graves
Provincia, don Juan Bautista Bascary, inundaciones. Hay varios muertos y heridos. Los
daños materiales son considerables.
ROMA. — Produjo buen efecto la nota francesa
MARZO 19 sobre la paz mundial y desilusionó la alemana.
SANTIAGO (Chile). — Cordialmente fué reci-
ROMA. — En principio, ha sido aceptado el plait bido el ministro de Obras Públicas argentino.
Para la paz mundial proyectado por Mussolini. — VIGO. — Llegó a ésta el doctor Alfredo L. Pa-
•inauguróse la exposición de pintores argentinos. lacios, invitado de la Municipalidad del Ferrol y
TOQUlO. — Los japoneses atacaron varias posi- de la Generalidad catalana.
ciones chinas y ocuparon Saochiao. WASHINGTON. — Fué promulgada k ley que
B A H Í A B L A N C A . — Descienden las aguas y va autoriza la venta de cerveza y vino.
renaciendo la calma en las vastas zonas inundadas.
Muchas familias han quedado en la indigencia.
LONDRES, — Falleció el dramaturgo E. Temple MARZO 23
Thurston. — A unas 100 millas de Aberdecn hun-
dióse el vapor "Alheltarn" y perecieron ocho tri- LA PLATA. — Han renunciado a sus bancas los
pulantes. — Falleció Harry H. Morgan, ex cónsul concejales electos en los últimos comicios de Moreno.
general de la Unión en Buenos Aires. BERLÍN. — El Reichstag concedió a Hitier pode-
res dictatoriales por cuatro años. El Parlamento
MARZO 20 entró en receso por plazo indefinido.
LONDRES. — Macdonald, en los Comunes, de-
ROMA. — Partió para París Mr. Macdonald. claró que era preciso devolver a Europa la tran-
Conversará con M. Dakdier acerca del plan Mus- quilidad perdida, consultando también a las peque-
solini, que ha sido favorablemente acogido. ñas potencias.
B E R L Í N . — Hitler pide poder dictatorial por el WASHINGTON. — El gobierno suspendió la emi-
plazo de cuatro años. sión de billetes de banco.
L O N D R E S . — Sc han suspendido las relacione» PEQUIN. — El general tío-Ying-Cliing manifes-
comerciales con los soviets, tó que los chinos resistirán a los japoneses hasta
WASHINGTON, — Promulgóse la ley de econo- que vuelvan a reconquistar sus posiciones.
mías. — En Kaiford fué electrocutado el asesino
de Cerníale, alcalde de Chicago. MARZO 24
TOQUIO. — Las trojas chinas fueron derrota-
das en Tung-Ning.
LISBOA. — Mediante un plebiscito fué aproljada TUCUMAN. — Contintía el desbordamiento «-J
la nueva constitución nacional. Los votos en blan- algunos ríos. En Lules los perjuicios causados por
•¡o fueron considerados como favorables. la inundación son considerables.
DUBLIN. — Todos los diarios comentan la moción
de censura de Mr. Norton contra el gabinete
MARZO 21 irlandés.
EL FERROL. — El doctor Palacios sigue siendo
P A R Í S , —• Daladlcr y Macdonald hablaron del agasajado por las autoridades y la población, que le
Y^í.rme. El plan Mussolini busca el apoyo de la tributaron una recepción triunfal.
Unión. — Daladier obtuvo un voto de confianza.
WASHINGTON, — Roosevelt propuso obras fo-
restales que darán trabajo a 250,000 obreros MARZO 25
desocuiKidos.
BUENOS AIRES. — Embarcóse la misión ex- SANTIAGO (CHILE). — El sefior Alvanado fué
Iraordinaria argentina que va a Italia, presidida huéspíd de la municipalidad de Viña del Mar. Con-
por el señor Ramos Mexla. — Partió para Chi- tinúan los agasajos ch su honor.
le el ministro de Obras Públicas, señor Alvarado. WASHINGTON. — Las organizaciones israelitas
BAlíL^ BLANCA. — Amenazan nuevas inun- y numerosas agrupaciones católicas y protestantes
daciones. ^— Las aguas de! Napostá han vuelto organizan un gran acto contra la expulsión de ios
a crecer. semitas en Alemania.
B'^J^LIN. — El presidente Hindenburg inougur6 LA PLATA. — En 45 partidos de la provincia ce-
«1 Reichstag, en el templo de la guarnición de saron los actos de propaganda electoral, y los co-
Potsdam. micios funcionarán mañana.
CONCURSO DE DIBUJOS INFANTILES
Los dibujos no han de ser copiadoa.y serán hechos con pltjmt y tinta negra.y de tamaño cr
postal. Deberán tener el título de lo que representan, y al respaldo, el mimbre y dirección
del autor. Cada mes se premiarán los dibujos más interesantes con libros especiales para
niños. Los sobres deben dirigirse: "Concurso Infantil CABÁS Y CAHKTAS, Chacabuco JSi"

Sonaste, Maneco. La casa de don Vicente. La oración en el campo.


Roberto Bvhrer Budosw Carlos Lucca María Luisa Ángel

Empezaron las clases. 298. — Papito, tráeme igg. Doña María tiene visitas.
Roberto ViUafañe CASAS Y CAÜETAS. Dora Romeu
Haydee C. Gránala

RICOLTORE
Aceite Sxrlecto porn Mahonesasi^Cnsaladas
BOTAS para h o m b r e .
Del 88 al 46, a I J f t S O
VAQUETA PATRIA. DE RIGUROSA MODA
En O s e a r l a , a
pesos. . . IB.SO
,]Kn Osearla ex-
' tranjera, t 2 5 . - Osearla, Charol, Negro
y Color, a . . $ 5 RQ r o m o / l o rf«
En C a b r f t n i a , la hebilla, «n
¡CALIDAD 8ELÉT!
« . . . . » 2«.. Cabritilla, Charol y Os- fntimttroa:
En enero norte- earía, a $ 7 . 9 0 « p o r 3,r,
e m e r i e a n o , p«<
BOB . . , , 3 6 . -
En Cabritilla
francesa, ? 3 6 . .
• 4'»
$ 0.60 enco- FINÍSIMA H E B I L L A primorosamente
mienda p o s - grabada a r e l i e v e , con su m o n o g r a m a ^ _ .
eí p a r . (2 letras) de esmalte fino azul, s o b r e ^ v *
Catálogo Charol, $ 4.90. Cabritilla plata 000 sellada, con cintur¿n de rico
GRATIS negra, color y blanca, cuero baqueta, a $
$ S.90. Gamuza negra,
CASA BtKNACCHI blanca y gris, $ 6.90.
Cabrit. Charolada, $ 7.90. JOYERÍA Y RELOJERÍA M . S A N T
Cangalla, 1351 - Bs. As. Flete, con regalo, $ 0.7S. SANTARELLI FLORIDA 360-Bs. As.

^Wi 'A.OEIfRTMANM «"^«io^'^r..'''''


Casa Importadora.
Este precioso Bando.
ae£n todo oae. varillo-
Qran s u r t x i o
Viollnas f demAs ;
ID s t r umantos.
Solicita C a t i - ,
logo gratis
do, 71 tcelM, 142 vo-
e« estuche, $ s í i " v 9
Otros modelos desdo
pesos g g . . _
Vau y sa sucesor, Shun, son qui-
I a u cales, y de esta suerte enseñasen
estados del imperio, transforman-
las las dos figuras más populares do a sus pelinegros subditos. Re- respetuosamente al pueblo las es-
°e la historia china, tal como se sultado de todo esto fué la concor- taciones."
ensena en aquel país. A ellos han dia universal." Hi y Ho parecen ser nombres de
sido atribuidas las cualidades más Después de esto cl compilador familia, pues en la conclusión se
estimables de que puede estar do- del "Shu-king" ahonda en los ana- menciona a "Hi, el hermano se-
wao un soberano; la literatura les del reinado de Yau para decir- gundo", "Hi, el hermano tercero",
ctiina está llena de sus alabanzas, nos que ordenó a Hi y a Ho, cua- etc., como funcionarios. Estos her.
y e, relato de sus hazañas, tai co- lesquiera que hubiesen podido ser manos salieron a hacer observacio-
"ío puede verse en el "ijliu-king" estas notabilidades, "que observa- nes astronómicas a las más remo-
ae. Con£ucio_ y en el "Shi-Ki" de sen el cielo, calculasen y trazasen tas regiones del imperio. Si esto
»i-ma Ts'ién, puede considerarse el movimiento del sol, la luna y fuera verdad, revelaría que en
eomo el verdadero "Espejo de los las estrellas y los espacios zodia- aquella época, es decir, en el siglo
principes" impuesto a las genera- XXIH antes de Jesucristo, la cien-
ciones futuras como norma de la cia astronómica se hallaba en fin
ouena conducta de un emperador. estado muy floreciente. Juzgando
^ ^ ,el "Shu-king" el "Canon de por ello. Yau debió de tener cono-
íjau sirve de introducción a aque- cimiento del año astronómico, el
j a venerable obra histórica; de él cual consta de 366 días, y de otros
«opiase lo siguiente, tomado de la hechos que sólo una agudísima ob-
traducción de Legge: servación podía revelar al hombre
t-scudriñando en la antigüedad, primitivo. Se ha publicado casi
vemos que al emperador Yau se le una biblioteca acerca de los cono-
uaniaba Fang-hun. Era respetuoso, cimientos astronómicos que poseían
"iteligente, bien educado y reflexi- los antiguos chinos, figurando en-
o. todo ello naturalmente y sin tre los principales investigadores
estuerzo alguno; cortés en extre- nombres como los de Deguignes,
" 3 sincero y extraordinariamente Gaubil, Biot y Schlégel; y se ha
^'able. La fama de estas cuaiida- derrochado mucho ingenio para
i^^ ''?SÓ a los cuatro confines del probar la exactitud de las afirma-
"nperio y se extendió de la tierra ciones hechas en aquellos archivos
j ' ^'.e'o. Era apto para todo lo antiguos. De otro lado están los
J^aginable, y virtuosísimo, y así escépticos, que sostienen que la
sanóse el amor de las nueve clases forma del texto original del "Shu-
?° su parentela, que vivieron en kin" debe de haber sido alterada
?"^"a armonía. Educó e ilustró a por posteriores interpolaciones y
r°f° su pueblo, que llegó a ser muy Señora M a r i a n a Vecchiarelli de que los últimos editores han intro-
Fernández, cuyo fallecimiento, ocu- ducido asertos que sólo podían ha-
inteligente; y por último unió y rrido recientemente en esta capital»
puso de acuerdo a los millares d« cer astrónomos contemporáneos.
ha dado lugar a numerosas y senti-
das condolencias.

L A Oi<íH,A oil:.i»i.iA y ü E CURA KADlCAt.Mt.lMlt


CASA DE MÚSICA "PÉREZ" Gara/ 947 - Bs. hs. FÁCIL Y PRONTO TODAS LAS ENFERMEDADES
Sensacional oferta, SIN MEDICINAS NI OPERACIONES
hermoso Bando- HOMBRES, SESORAS Y NIÑOS
neón de Con- ICfl Consultas: Prof. Agustín Fortunato
cierto, a $ iUU Decoppi. Este libro se vende. Tra-
Hay m á s bara- tamiento completo, netamente natura,
tos. Solicite cat. lista, maravilloso sin ' emplear cama
gratis. Se mar- ni yerbas, e l e c t r i c i d a d , masajes,
can p i e z a s por fajas, etc., y permite trabajar. Ga
Tono y por Cifra, rantía: Se abona después de curado
PMft rirpcios^ U.T.21»17-3 de Febrero ISBO-RosaH-

'CARAS Y C A R E T A S "
^n l a H a b a n a ( C u b a ) .
"ara lubscripciones y ejemplares de "Cara-
y Caretas" en Habana ( C u b a ) , dirigirse al
Sr. PEDRO CARBÓN, Av. del Brasil entr<-
"^"'ueta V Monserrale, Bajo» det Gran Hotel

5 CARAS Y CARETAS en París !


: Para subscripciones y ejewpla- •
I res de CARAS Y CARETAS I

ShhV ^ M
: en Paris, d i r i g i r s e a i pió*
i LIBRAIRIE UNIVERSUM - J. Gondol. \
\ 33, Rué Mazarina . París. : dc^^^ B9. AS.
-LÍL

DESCOÜFIANZA EN SI M I S M O Tiene una causa íisiea: DEBILIDAD NERyíOSA


Fortalézcace el sistema nervioso. El cuerpo se nutriré mejor, la desconfianza desaparecerá
y 66 estará en excelentes condiciones para la lucha por la vida.
La salud es el capital del hombre que vive de sn trabaja.
EL HOMBRE FUERTE TRIUNFA DONDE EL DÉBIL FRACASA
Investigue el sistema " S A N D E N " .
Mándenos su nombre y dirección e inmediatamente recibirá lo» libros "SALUD Y VIGOR",
completamente jrratultos.
Avenid» DE MAYO, 11S6 - Primer piso • Buenos Aires.
CONSUITA MEDICA GRATUITA de 17 a 18 horas (días hübiles).
"Caras y C a r e t a s " en el i n t e r i o r de la República

SAN JUAN
El cantor Igna-
cio Corslní y sus
acompañantes
que dieron una
a u d i c i ó n en la
cárcel de la lo-
calidad.

Dos aspectos de la ceremonia inaugural de un busto de don Agustín Usandivaras, donada por los
amigos de] extinto, para recordar la obra benéfica por él realizada, y que fué erigido en el parque
San Martin de la ciudad.

R O S A R I O

íW»^m^^^mammm^^smí^^^
La delegación del club River Píate, integrada por su presidente, señor Liberti, y los seBore, Do
Mattci, Vulovicf. y Forte, » su llegada a U localidad. señores
C A R A / Y CARETA/

C © N C IL IC Jf © I Nr A NT I L
PARA COLOREAR DIBUJOS
CARAS Y CARETAS invita a sus pequeños lectores a lomar parte en este concurso iluminando
l i b r e m e n t e a U a c u a r e l a , al lápiz o al " g o u a c h e " el d i b u j o q u e p u b l i c a m o s . U n a v e z t e r m i n a d o ,
p u e d e n r e m i t i r l o , u n i d o a l c u p ó n q u e a p a r e c e al p i e , a l a s i g u i e n t e d i r e c c i ó n : C o n c u r s o Infantil
J e " C A R A S Y C A R E T A S " , C h a c a b u c o N« 1 5 1 - 1 5 5 , B u e n o s A i r e s . S e o t o r g a r á n C I E N P R E M I O S ,
<iue s e r á n d i s t r i b u i d o s t o d o s l o s m e s e s e n t r e l o s c i e n n i ñ o s q u e m á s c o n d i c i o n e s a r t í s t i c a s r e v e l e n .

Cnpán para si Concurso Infantil de CARAS Y CARETAS. — N t IS

Nombre y apellido, • • • . « t , t , , i > « < a x « • • . • . » . . . « • • ! « . »

Oomicilii

PablaclDa.
Escríbase claro y mándese este eupdn unido al dibujo coloreado.

Los cien premios ofrecidos para los niños que revelaran más condiciones artisticas y de buen gusto para
colorear el dibujo del concurso correspondiente al mes de diciembre, han correspondido a los firmados con los
nombres que a continuación se expresan:

Areco, Silvestre. D'Andretta LacoIIa, María. Kohier, Francisco H. Peralta, Perico N.


Ajberti, Hlldegond». Delorenzi, Eduardo H. Lucero, Elsa Violeta, Robcrts, Amelia.
Alvarado, Mariana. Delprato, Camilo. Lang, Erico Otto. Rivicre, Héctor B.
Arrieta, Luis. Erpelaing, Rosa. Lennie, Evelyn. Ruzich Kroger, Luisa.
Alvarcz, Carlos. Echandia, Ismael. Moretti, Néiida. Ricotti, Margarita.
gorras, Beatriz, Elli, Zulema. Mauro Pino, Fernando. Real, Raquel.
giionanotte, Julio César, Frezzi, EHsabeth Y. Mosca, Justa. Barrante, José A.
ga'agucr, Marfa Nelly. Flores, Juan Manuel. Marino, Marfa 1, Salaberry, Curuca.
Biscayart, Pura. Ferrer, Elena. Macedo, Vichy. Soiza, Matilde Isabet
I " ! Regina, Ferrarlo, Sabina J. Morini, María. Solari Mosto, Juan José.
gaistrochi, Josefina, Freiré, Marta Modesta, Molió, Armando J. Scála, Alcira V.
«enes, Leoncio Luis. Falabella, Estela Rosa. Mangianti, Osear. Salmún, Moisés.
»;esnfoglio, Elina. Foca, Andrés. Moris, Pantaleón. Sierra, José.
»;abrera, Marta. Guttero, Genoveva. Macadan, Peggie. Sevillano Pando, Gregorio.
C'vigliano, Juan, González, Manuel. Nosengo, Héctor Jorge. Spont, Cecilia.
taatro, Pablo A, Gomenzoro. Atilio, Otero Gabaglio, Ana. Scappaticcio, Isabel.
Coscntlno, Cbonchín. Grandi, Héctor Raúl. Pelli, María Teresa. Salvarregui, M. Cristina.
¡i^olombo Morici, Edgardo. Guastalla, Carmen. Pecce, Nena. Saiz, Nilo.
J;aceres Campera, Lilia V. Guigon, Elba Rosa. Pacenti, Amadeo. Tabanera, Matilde.
J;amoni, Carlos C. Henderson, Mabci, Pérez Sánchez, M. del C. Teso Lombardi, Eba.
Cantan, Aldo H. Hevia, Pi'ar. Passarelia, Amalia Esther, Urrunaga, Esther Dora.
Dehais, Osvaldo. Hayes. Edgardo Adolfo, Petunchi, Juan. Várela, Sara.
Dahil F. Monasterio, J. Hermelo, Néiida. Peral, Sarita Néiida. Waisbord, Jaeobo.
D>eí, Ricardo F. Insarralde, Mariano N. Pedroso Arigós, Zulema B. Wheerler, Elsle.
" e Luco, Josefina. Kaufman, Mauro. Páez, Osvaldo Raúl. Zarauz, Clementina.

,Los niSos premiados residentes «n la Capital deberán presentarse a retirar sus premios a esta Admlnis
f a c i o n los días 3 y 4 de abril, de 9 a 12 y de IS a 18. — Los que residan fuera de la Capital rog^sso!
soliciten SUS premios por carta.
MASCARAS INFANTILES DEL INTERIOR
C A R L O S C A S A R E S

MJMI L I lírui,!, Mldj I - c i Rabiiini, ivljiía Mi.b.1 ¿LIJO, Lilcla Marosu, Delia Selvenker.
holandc reina de corazo- holandesa. aldeana húngara, fantasía. man, florista,
nes.
L O M A S DE Z A M O R A

Teresita Manoli, Ernestina y Nelly Gar- Juan y Nél da MeJono Elba y OJga Avila, Lilia Sisman,
bailarina. cía, muñeca lenci y rosa. y Eda Copo, campesino española y bailarina, pierrot.
y muñecas lenci.
A C E B A L LOBOS ESQUINA A Z U L

Bartolomé y María Coso. José Piccimnl, Juan y OnofreMaluen. Purha C a r r e r o Lemos, Titina Feito,
vich, pescador y bailarina. cosaco. des y Mabel Chotro, tocador. oriental.
p a y a s o s y mariposa.
C'UDADELA FLORENCIO VÁRELA ROSARIO

Lydia Elsa F.rrandn, Sirita E. Cabello, Juha Lambardi y Carmen Niños de Gaspary y Prada Messi,
aurora. aldeana gallega. Paganí, gitanas. marínei itos yanquis.
A V F I T .4 N r n A CARLOS CASARES PARANÁ

Juan y Olga Fani, gaucho y paisanita, r»8- Niños de Viyán, en sus disfiacea Flora Guáranla y Gloria Nogue.
pectivamente. de flamencos. ra, Josefina Baker.
C A R A / V CARETAJ"

Depósitos de cemento armaclo


Hacia el afio 1873 se empezó a blancos o tintos, secos o dulces, mil que tiene lugar en las cubas
emplear este material en la cons- sin que los anteriores dejen res- de madera. E s t a ' diferencia se tio-
trucción de recipientes para vino. tos. Acumulando gran cantidad de ta tanto m á s , cuanto m á s cálido
IJurante diez años se fueron cons- vino en un mismo recipiente se. sea el clima o m á s alcohólico ei
truyendo éstos sin revestimiento tiene, además, la ventaja de que vino. Con licores la proporción es
especial alguno. Sin embargo, em- la temperatura se mantiene siem- mayor.
pezó a observarse que las sustan- pre m á s constante, con lo cual el Cuando se hacen cosechas m e -
cias acidas contenidas en el vino t a n t o por ciento de alcohol que se diocres y quedan sin llenar algu-
atacaban a l hormigón, combinán- evapora es mucho menor. E n las nos d e los recipientes, si éstos son
dose con la cal libre existente e n tinas d e cemento revestidas con de cemento a r m a d o no sufre per-
K1'^' ' ^ ' mismo tiempo, se compro- vidrio, la evaporación es sólo d e juicio alguno como ocurre c o n las
bó u n a acción recíproca, a causa 1 por mil, e n lugar del 6 0 / 7 0 p o r cubas d e madera. E s t a s deben s e r
Oe !a cual, el vino adquiría un tratadas previamente con anhídri-
Sabor de.sagradable. Se pensó en- do sulfuroso: los depósitos de ce-
tonces e n revestir las tinas o d e - mento nada necesitan; basta l a -
pósitos con placas de vidrio (con varlos con a g u a y dejarlos bien
n e r v a d u r a s ) , de im espesor medio destapados. E l mismo aire que cir-
" e 4 a 6 nim. cula los mantendrá en perfecto e s -
La principal ventaja que ofrece tado. Si se tratase de u n plazo muy
la construcción de depósitos de largo, podría adoptarse el sistema
Cemento a r m a d o es la facilidad de lavarlos y secarlos bien, r e -
^e poderles d a r cualquier fonna o pasándolos luego con u n a mezcla
dimensión, circunstancia que per- de agua y alcohol en partes igua-
'i}ite aprovecliar mucho mejor el les. Luego se dejan bien cerrados.
^'tio. L a s tinas se suelen construir Siempre deben seguirse, a l utili-
sn series que permiten aprovechar, zarlos, las reglas generales d e u n a
además de los muros generales, buena vinificación.
cada m u r o divisorio para do3 de Se h a n hecho algunas objecio-
ellas. Los depósitos de cemento nes contra las tinas de cemento
armado son m á s baratos que los armado, y bueno es señalarlas. E n
ue m a d e r a : d a n p o r término m e - primer lugar existe el temor d e
"10 una economía de un 10 % . Otra que detrás de las losetas de vidrio
'^'sntaja e s la limpieza: en cual- RECIBIMIENTO se forme moho u otras vegetacio-
quier momento se pueden lavar y — Su majestad no tiene suer- nes nocivas. E s t o se evita tenien-
^ejar completamente exentos de t o - te. Su majestad ha llegada en el do el debido cuidado al asentar
na impureza. Así es que pueden mismo tren en que viaja, de in- el revestimiento, dejando unas jun-
cógnito una estrella de cine.
Servir para g u a r d a r sucesivamente (De Le Rite, Parts) tas bien finas y haciendo u n buen
Vinos de diversa calidad o clase, rejuntado d e las mismas.

/gp OI^TOPEDIA

Aparatos y Fajas par& Hernia,


Obesidad, Várices, etc., «n am-
bos sexos. Solicite catálogo*
A.DEPETRIS
L n v a l l e 1 7 8 4 - 8 8 . B«. A«.

COMPUESTO DE I DIVORCIO
I Amplio rep«fq 3 cuvnio*. Absoluto tramito «n Mé-
1 ToUatls-polnBilor.
1 CAITIW t t>lkt.«i. xico, domicilio volxintario.
1 Eláilko 2 P U M C Informes I
•se 2 Mei** •!« lut.
V" 1 P^rch* 3 gancho*. Corrientes 435, e«e. 1 0 - B « . A».
IcnquatM.
COLCHÓN 1 To»U«ro-Parcli*.
LATJA 2 > L A 2 A S 1 Cenicero d« pl». Siempre que n e c e s i t e algo de
" Pefcliit* i'tii»«ifií.

'SdcúvStS"''^
t N COTIN FLOREADO
Cr«n iip»rBilor. T A L A B A R T E R I A
$ ss.*
EintnUi« i conduGclaRi
Mei» ovaUíla cea nnit
Pidan Catálogo gratis as
M A N U E L M. A R I A S
GRATtS; '
nuertr*-. C.tíUghi' Uu.-, CMA"
' " * « • . tSOUClTEfcOSr t*N1í^tt m Í^SfU^J™
TALCAHUANO
.J'.lfO'WSPIB
Avenida Montes de Oca, 1068 - 72.
Buenos Aires,
GANARA T I E M P O Y D I N E R O .
CARA^ Y
CARF,T>V/
EN LA RUTA
Por JAIME

El Toboso, que es el pueblo del amor,


del ensueño y de la fe, ha reconquis-
tado por el entusiasmo de sus hijos,
al honrar al que tanto le honró, la
atención mundial, ganándose las .sim-
patías de propios y extraños, como
lo demuestran los centenares de car-
tas y visitas recibidas a diario, alen-
tándonos a proseguir tan loable y pa-
triótica campaña.
Decíamos que es grato a los amantes
Parte antigua de IA Venta, del Quijote, de Cervantes visitar los lugares que
aquél inmortalizó, y sobre todos ellos
El Toboso, porque atrae extraordina-

F UÉ la Dulcinea del Ingenioso Hidalgo


la joven toboseña doña Ana Zarco de
Morales? Todo parece confirmarlo des-
pués de prolijas investigaciones histó-
riamente sobre todos y sobre todas las evoca-
ciones del gran libro.
Representa lo más interesante, lo más grato,
lo más ideal de la vida; representa el amor. Es
ricas. Cervantes, que amaba con loca pasión el pueblo de la princesa ideal, por la que el gran
a doña Ana, fué despreciado por ésta, y por Quijano rompió lanzas y deshizo entuertos,
ello la convirtió donosamente el "Quijote" en sufrió descalabros, e hirió su corazón; por la que
Dulcinea. tejió entre aromas de poesía una historia que
El mayor entusiasmo, la más grata satis- más tarde sería considerada como el más gi-
facción que puede experimentar el devoto de gantesco monumento literario de la Humanidad.
Don Quijote, es llegarse a la ruta caballeresca, Noble iniciativa — según frase del maestro
a los lugares cantados por Cervantes en su Zozaya — que nos honra a los toboseños, por-
libro inmortal; Ruidera, Argamasilla, Criptana, que toda ella es gratitud y reverencia a la dama
Alcázar de San Juan, y, sobre todos. El To- y al excelso escritor.
boso, cuna y sede de la mujer elegida para Al reverenciar a la dama, lo hacemos porque
amada del loco enamorado. Dulcinea es la personalidad más elevada de la
literatut'a de todos los tiempos, pagando _ de
paso al Príncipe de los Ingenios la atención
que tuvo de naturalizarla en El Toboso. Con-
sideró — según frase del citado maestro — que
era capaz de hacerla suya, y por ello le otorgó
un diploma de grandeza romántica que vale
más que cualquier otro blasón histórico.
Para los que año tras año hemos dedicado
todas nuestras actividades a investigar y de-
sempolvar papeles, confrontar las opiniones de
los más destacados comentaristas del Quijote,
no nos ofrecemos duda que Dulcinea existió,
fué una persona real de carne y hueso, y no
fué otra que doña Ana Zarco de iVIorales, her-
mana del doctor Esteban, graduado en Bolonia
(Italia) y Bartolomé.
Para hacer esta afirmación, tenemos prue-
bas irrefutables.
Por la prensa de España y muchas extranje-
ras, corrió la noticia de que en esta histórica
villa habíanse hallado documentos importantí-
simos relacionados con la familia de los Zarcos,
en la que, según los más documentados cer-
vantistas, se debe buscar a Dulcinea. El hallaz-
go es cierto, debiéndose al difunto párroco de
ésta, don Julio Martínez, y al que esto escribe.
Aquél los halló en el archivo parroquial y un
servidor en el suyo, el que antes perteneció
a las familias Zarco y Cervantes, de este
pueblo.
Los mencionados documentos no sólo están
conformes con la tradición trasmitida de padres
a hijos, sino que en ellos están explicados con
claridad suma, los atisbos de los ya nombrados
comentaristas. Veamos la opinión de los mis-
mos.
Puerta áa ia ca*a de Dulcinea. Mayáns, primer biógrafo de Cervantes, dice
DEL QUIJOTE CARA/ Y
CARETAS

PAHTOJA MORALES ^

flue éste hizo manchegos al célebre


caballero andante y a su dama, porque
en este pueblo tuvo un suceso desa-
gradable, y en atención a esto, que no "^««wsf^
"amaremos venganza, ya que resultó
en tanta gloria de La Mancha, les hizo
nwnchegos.
, Martín Fernández de Navarrete sos-
tiene que el atropello que con Cervan-
tes se cometió en Argamasilla, según
unos, él opina fué en El Toboso, por
o""'gir unas frases a una toboseña. Vista del legendaria pueblo El Toboso.
Don PÍO Sánchez de León, vicario
ecleciástico de Consuegra, en contes-
tación al señor Navarrete, manifiesta que Cervantes visitó El Toboso. También comen-
Cervantes fué hidalgo pobre, por lo que tenía ta el disgusto que en ésta recibió Cervantes,
necesidad de ir de ejecutor a los pueblos, y opinando que "éste no fué con los criados y
estando en El Toboso dijo una jocosidad a una familiares de la dama, sino con el propio no-
«lozuela, por lo que le metieron en la cárcel. vio de ella, don Rodrigo de Pacheco, caballero
Don Vicente de los Ríos sostiene que Cervan- calatravo de Argamasilla de Alba". Esta opi-
tes estuvo de asiento en la Mancha, y a esta nión se ajusta más a la tradición del pueblo,
casualidad se debe la ingeniosa novela, que pro- que señala como sitio donde se efectuó el en-
yectó y escribió en aquella provincia, de la que cuentro, el desde aquella fecha célebre Calle-
era conocedor como pocos y en la que tenía jón de Mejía, paso obligado de Cervantes para
"luchos parientes. ir a la casa de sus parientes. Se extiende el ilus-
•Pellicer: "Tan versado se muestra Cervan- tre manchego en otras muchas consideraciones,
tes en las cosas de La Mancha, y tan informado terminando con lo siguiente: "Todos estos an-
^e la topografía de sus lugares, usos, costum- tecedentes nos llevan a creer que Ana es en
"."•es y trajes de sus naturales, que por nece- quien personificó Cervantes a Dulcinea".
sidad tuvo que residir en ella". El erudito escritor murciano don Diego Cle-
El ilustre manchego don Ramón de Ante- mencín dice: "Cuando Cervantes designa a la
quera en su juicio analítico del "Quijote", una persona de Cide Harmete Benengeli, alude al
^e las obras que más luz vierten sobre los per- personaje que de una manera muy directa con-
sonajes cervantinos, nos dice: — "Dulcinea era tribuyó a los disgustos que él sufrió en La
°e El Toboso, hermana del doctor Esteban Mancha, y acaso a alguno de los firmantes de
^arco, hidalgo acérrimo e intransigente e?i pun- las relaciones topográficas de El Toboso y Ar-
tos ideas de nobleza y caballerosidad; que la gamasilla, perdidas por el rey Felipe II, en las
casa de Dulcinea, es, efectivamente, un palacio que se mencionan los que tenían o gfozaban de
eon un pórtico de piedra labrada y las armas hidalguía; éstas fueron formadas y firmadas a
"e los Zarcos de Morales, y en ella vivían el nombre de los vecinos de El Toboso, por el
eitado doctor y su hermana doña Ana, cuando doctor Zarco y el pariente de su madre don

El Toboso. Escudas del palacio de Dulcinea.


C A R A y Y CARETAJ"

Pedro de Morales, y las segundas por don están en el testamento de! doctor Zarco, en el
Rodrigo de Pacheco, declarando en las prime- libro Becerro y en el registro de capellanías de
ras que en El Toboso no existían nobles; son este archivo parroquial, coincidiendo hasta el
todos labradores, sólo lo es el doctor Zarco por color de las faldas y estar acuchilladas, según
ser graduado en Bolonia". costumbre de aquella época.
L,as citadas relaciones han sido halladas re- Exactamente igual ocurre con la casona de
cientemente en la Biblioteca Escurialense, por Dulcinea. Allí, grabados en piedra, se admiran
un hijo de la Mancha, el padre Zarco, bibliote- los escudos y las armas de los Zarcos de Mora-
cario de la misma. les y Villaseñor, formados por cuatro cuarteles
Cervantes, que en otro lugar tachó de linaju- y en el centro de ^Uos, las armas del Colegio
dos a ios de Argamasilla, tira aquí a herir por de los españoles de Bolonia, donde el doctor
los mismos filos al nombrado doctor, propor- fué colegial. Las armas de Colegio las com-
cionándole ocasión oportuna su afectación de ponen una banda verde atravesada de esquina
nobleza e hidalguía, único, según él, que la dis- a esquina, y en los cuarteles superiores un águi-
frutaba; por ello el objeto de burla debe buscar- la negra con un lucero en campo rojo, un moral
se en su casa. en campo plata, y en los de abajo, tres bandas
Dulcinea, al igual que su hermano, era muy negras en campo dorado y siete estrellas y la
dada a blasonar de su linaje y origen; dado su luna creciente en medio de ellas en campo azul.
orgullo, despreció a Cervantes, prefiriendo a Estos datos coinciden en todos sus detalles con
Pacheco, y por ello no es extraño que tanto por la descripción hecha en la cláusula cuarenta y
venganza como por disfrazar a quien aludía ¡a nueve del citado testamento. Además, en el expe-
presentara con el carácter de ridicula aldeana. diente particionai, hecho a la muerte del nom-
El señor Rodríguez Marín también se in- brado doctor, se deslinda la citada casona, coin-
clina a creer que de existir Dulcinea se busque cidiendo los linderos del año mil seiscientos uno,
en la familia de Zarco o entre las hijas de Fia- con los de hoy; un convento de religiosas
minio, si las tuvo. Este solo tuvo dos hijos, uno franciscanas .lo ocupaba en aquella fecha, como
llamado como el padre, y el otro Bautista. Tam- ocurre en la actualidad.
bién da unos apuntes genealógicos de la ascen- Muchas coincidencias más podríamos señalar,
dencia del tantas veces nombrado doctor, equi- pero se haría esta crónica interminable, por lo
vocados, según se colige de un interesante do- que hago punto final con lo siguiente: ¿Son
cumento dado por el bachiller Plaza, aboga- estas pruebas suficientes para proclamar la exis-
do de este Concejo, en el año mil trescientos tencia real de Dulcinea? Creo que sí, pues se au-
noventa y tres, el que se guar4a en ese Museo nan tradición y documentos; pero si esto no
Cervantino. basta para algunos, imitaremos a los dinamar-
Por lo expuesto, vemos que la mayoría de queses que, sin tener pruebas de la existencia
los comentaristas señala a Ana Zarco como el de Hámlet, orgullosos muestran su tumba; nos-
modelo que Cervantes eligiera para heroína de otros, los toboseños, también mostraremos los
su genial novela. Veamos qué nos cuenta la tra- objetos citados y el palacio de nuestra ilustre
dición. paisana, como el legado más preciado de nues-
Como donación a esta iglesia parroquial, se tros mayores, publicando a los cuatro vientos
decía, fueron legados un cupón.unos bancos que Dulcinea existió y no fué otra que doña
forma media luna, unas faldas y una lámpara, Ana Zarco de Morales, hermosa dama, la que
por la familia de Dulcinea; pues bien, dichos inspiró al Genio a escribir la obra más gigan-
objetos existen, aparecen anotados en documen- tesca de todos los siglos, elevando con ella a
tos de cuya autenticidad no podemos dudar; lo nuestra patria a las cumbres de la inmortalidad.

JAIME PA7ÍTOJA MORALES

n todos los caminos


En todos los caminos de las noches despierta, soñaría entre sus grutas;
que se engarzan con platas de la Luna, como la flor del cardo, así salvaje,
en todos los caminos que resuenan me tomaría en la sutál penumbra.
con acentos suavísimos de músicas..,
Mis rimas llenarían de perfumes,
En todos los caminos llenos de oro sabrían a la miel de rojas frutas,
de los astros, que mágicos fulguran; y cuando el viento suspirara leve
en todos los caminos de las noches en el misterio de la noche rubia,
que poetizan las místicas lagunas.
(como un rosal florecería en rosas
Vagaría sin fin, siempre cantando; bajo el plata divino de la luna!

M a r ia D eí i a D onat E s a ndi
M a s e a r a s i n f a n t i l e s i n t e r i o r
R O S A R I O

^'•í- 1.. í< •.!, Lydia G i m é n e z Bcaln^ AI.L.U, ...<-.uiiiio Albci lira Mui- 0111 t i I^. I <'itl> AnscMca Ca-
•nuñcquila do Lovolti, muñeca un d i s f r a z de oda- trogiovanni, C o t e 1 1 a . salís. muñcca Icn.
faiila-ía. Icnci. lisca. — Lomas. holandesa. picrroi:. ci. — Lomas.

Juanita E s p i . Susanita Mar- María M. Franco, Nllda y Edgar Fie- Noemi Elba Pozz!, EUa Nora Mar-
"ardi, d a m a ticorena, f a n - v e s t i d a do japo- rro, aldeana y Pe- p e q u e ñ a y gentil tin, m u ñ e c a
antigua. tasia. nesa. — Loma». pino 88. liada. — Lomas, lenci.
L O M A S DE Z A M O R A

Modesta Novoa, Nélida Editb Selraucola, Nidia Vignola, Catalina Troilo, Ernesto Grami- N. M. Pertace-
japonesa. odalisca. ho'andesa. bailarina. ña, bolandéa. lli, m a r q u e s a .

'>Í>lp

Cora. C. Ramí. M. Basaldúa, Luisilu Catalano, José Agustín Cen- Haydce Juana a.in- leofilo Belayos,
•••^s:. p i e r r e t t e . piarrot. Ailequin. tonaro, holandés. toio, muñcquita. pintor,
f : , f /\ ) PARANÁ (Entre Ríos)

Auu.i y v.iiiniiiia í-o>iyza y María del Carmen Gon. Luis y Armando Bailct.... . — - • •
Susana Cluqucr, damas li- rale/. Bara7al, muñeca dos pequeños rndetes del La- ños towboys tipo cmciiia.
moñas y domadora. lenci, logio Militar. tógrafo.
Carnaval en el interior de la República

P a r t e de los concurrentes ai batie de disfi ^/ cu i; mizado Bajo lo.-- ar.ritJK-ios del CUÍ ^Í J I iii*antes se reali-
por la Sociedad Española de S. M. de la localidad. zó un baile de disfraz en la ííociedad Italiana.
R I O C U A R T O

palco presentado por el Río Cuarto Rugby Club, que Artístico palco presentado por el Club Sportivo Atenas,
llamó la atención y obtuvo premio en el corso oficial. que también fué premiado.
A N A

Comparsa Las Gitaníllas que fué obsequiada en la resi- Concurrentes al baile infantil realizado por la C. D.
dcncia del señor Busquct. del Club Social, para los hijos de sus adherentcs.
C Ó R D O B A

Grupo de niñas que representaron La República Espafiola, en los festejos camavaicscog del Calino Español.
4i«i!ut,iuíjya!»PíJ w i w u ,w-T

La
caricatura
política
en el
extranjero
TV
• EL E X T R A N J E R O BONDADOSO
(Caricatura publicada hace doce años en "The Saturday Eveniag Post", dt
Filadelíia, y que probablemente será de actualidad por doce años mis).

^„r"^ """^t/l ^¡^j^^^^W 11 o n |

La libra esterlina, al recordman de altura. — ¿No tiene un sitio


para mí?
(De Le Rire, París)

— Si continúa la racha de suicidios por


medio del gas, en 1933, se cubrirá entera-
mente el déficit municipal.
(De Simplicissimus, Munich)

r^ • El "wherspoft" (sport militar) en familia.


wttíí^^ítfi^mu
K 4) (De Simplicissimus. Munich)

m^M
W/i
•^^^l^^rr" VT^I
^

jUJ^t-S^FT ^

^ ^ ^ \ ^
S L 15 EL DIOS MARTE
•—-iCfimo, seRoro Pipeletl ¿Usted tam- Antes... ..-y ahora.
bién haciindoae Ja norteamericana?
(De Le Rire, París) (De Wahre Jacob, BerlínÍ
s a r 1 O S
P a r a determinar ¡a comarca en Merou, columna que une el cielo sacado la crítica, llevan a buscar
Que se desarrolló, mientras vivió con la tierra, así como también el la primitiva morada de !os A r y a s
unido, el numeroso y robusto pue- Hara-Berezaiti del Zend-Avesta y en ¡as cercanías de la g r a n m r s e t a
blo ario, han sido cuidadosamen- Albordj de los persas modernos, central del Asia, a l norte y no
te analizadas las leyendas indias ombligo de las aguas, montaña sa- lejos de la cordillera de! H i m a -
y la> tradiciones iranias sobre grada en las vertientes de la cual laya.
la primitiva cuna de la humani- nace el Arvand, rio igualmente sa- E n este orden de investigacio-
dad y centro originario de las grado cuyas aguas bebieron ".os nes ha sido obieto de particular
respectivas naciones, concordándo- primeros h o m b r e s ; y todos los in- estudio el pasaje del primer far-
las con las e n s e ñ a n z a s bíbücaa dicios q u e de tales tradiciones h a gard o capitulo del Vendidad-S.idé
acerca de lo» primeros pasos d a - (uno de los libros del Zend-
dos por los descendientes de Noé, A v e s t a ) , en que se refiere que l o s
con la progenie de cuyo hijo Jafet iranios antes de su estab'ecimien-
se identifican los Aryas ; hase t e - to definitivo habían recorrido d i -
nido en cuenta la situación que en versas regiones, hasta dieciséis,
tiempos posteriores ocupaba cada que A h u r a Mazda (el principio del
una de las fracciones prmcipales bien de la religión zoroástrica)
de esta estirpe y la dirección y creó sucesivamente para e l l o s ;
caminos que para ello pudieran ha- mas de donde Angro-Mainyus ( e l
ber seguido, y se ha atendido, final- principio del ma!) acababa siem-
mente, a los datos geográficos so- pre por echarlos. L a primera d e
b r e condiciones climatológicas y ellas lleva el nombre de Airyanem-
del suelo y sobre toda clase de Vaedjo (Ariana del origen), lugar
productos de los remos minera!, de delicias e n q u e s e erguía el
vegetal y animal, datos que, obte- antes mencionado monte Hafa-
nidos mediante el análisis filoló- Berezaiti, y para expulsarlos d e
gico, se consideran legítimamente allí el m a l principio valióse del
como característicos de la cuna d e terrible azote del frío, convirtien-
la raza. do en larguísimo e insoportable pe-
Q u e había d e s e r u n a región ríodo de diez meses e! invierno que
asiática, para nadie ofreció la más DON A N T O N I O B . M O R E U . I antes sólo duraba cinco. Si e»te
ligera duda. Consideróse, además, pesaje no es puramente mítico y
Vastamente vinculado a periódicos h a y en él algún fondo rea!, la
desde luego, que no debía e s t a r de- e instituciones comerciales de nues-
masiado apartada del A r a r a t p r i - Airyanem-Vaedjo del Venáidad s e
t r o país, el seSor Antonio B, iVfore. refiere sin duda a alguno de los
mitivo, a q u e hace referencia la Ui había logrado conquistar afectos
Sagrada E s c r i t u r a , situado muy a l m á s elevados valles d e la meseta
e imponer las dotes de s u caballe-
este del Senaar y con el cual p a - rosidad y s u cultura. Su deceso, de P a m i r , al noroeste del I r á n , y
rece que debe relacionarse el q u e acaecido en Olivos, produjo honda canta las excelencias q u e r e u n í a
las leyendas indias ¡laman monte consternacidn. la primitiva cuna de la raza.

Gaiie usted l a gránele


en la Casa Vaccaro, única vendedora de 254 grandes, incluso 4 de Navidad. Cuando
adquiera billetes, procúrelos de esta casa, ya que está consagrada como la más acreditada
y afortunada expendedora de la Lotería Nacional — la más equitativa del mundo.
CASA VACCARO — Avenida de Mayo, 638 — Buenos Aires

$150.000 Sortea el día 11 de Abril.


LOTERÍA DE MONTEVIDEO
BILLETE ENTERO $ 3 3 . - _ DÉCIMO $ 3 . 3 0 & ftfl f i n A SORTEO DEL 7 DE ABRIL.
C a s a J . M A Y O R A L 9 Ji\t,%3V\M ENTERO.. $ 2 3 . — n./ar«.
Sarmiento 8 9 3 - Sarmiento 1091 - Callao Z78. ORO U R U G U A Y O DÉCIMO.. . ,, 2 . 5 0 m / a r g .
A cada pedido agregúese $ 1.—• para gastos de
envío y remisión de extracto oficial, A revendedores SORTEO EXTRAORDINARIO DEL 18 DE ABRIL
precios muy convenientes.
$^50.000 UHJ^
$ 150.000 Sorteo del I t de Abril.
Billete entero $ g Q . - rn/arg. Décimo $ g p
A cada pedida debe agregar UN PESO aríjeirtmó para
gastos, envío certificado y extracto oficial. Acepta-
nxos cheques y giros Bancaríos y Postales INTER-
BILLETE ENTERO $ 3 3 . DÉCIMO $ 3 . 3 0 NOS sobre BUENOS AIRES. Giros y órdenes a :
A cada pedida añádase para gastos de envió y
extracto $ I„— m / n . Giras y firdean a i
AÑORES VIVES jl^-^H'^HTr
GENARO BELLIZZI e Hijo. MONTEVIDEO (R. O. del Uruguay)
C H A C A B U C O . 131 — Buenos Airea

ASA DE SUERTE FUNDADA EN


EL AÑO 1898
$ ISO.000
PRÓXIMO SORTEOí
A B R I L t I•
ENTERO. . . . * 3 3
DÉCIMO , 3;30
A cada pedido agregúese, $ 1.— para gastos de envío certificado y remisión da extracto.
ünP«a«l/t''e'*':? KALMAN LÁSER Av. de Mayo 83S ^IREI
C A R A ^ Y CARETAS

L i t e r a t u r a r u s a
En- Rusia, como en Alemania, a pero ninguna de estas cualida<^e3 quios. Puchkin le había expalsado
principios del siglo X I X , no per- ha servido para adelantar la socie- de su casa y de ahí e! desafio.
mitía el régimen absolutista que dad, ni hacerla mejor, ni más feliz. Puchkin es a ú n ei poeta rr.is
Jas ideas tomasen forma clara y El 10 de febrero de 1837 murió grande de su p a í s ; tanto por $u
determinada. Puchkin, retirado en en un duelo que tuvo con un aven- imaginación como por su lenguaje
100 de su padre, acabó en t u r e r o francés, que él había pro- fino y culto. L a corrupción m^ral
1830 su poema " O n e g i n " ; escri- tegido y colocado en una posición grosera que reinaba e n la socie-
b'o diferentes historietas en prosa muy envidiada en la alta socieJid dad, sobre todo en la opuleni-ia,
y algunas escenas draiiiáticaj suel- de la corte rusa, y que en cambio le había alcanzado también a él,
tas "Mozart y Saliere", " L a fiesta importunaba y comprometía a la y fué el gusano roedor de sa ta-
durante el cólera", etc., pero era de esposa de Puchkin con sus obse- lento como de todos. El pueblo, su-
aquellos espíritus que hemos lla- mido en la servidumbre, aunque
mado byronianos, es decir, que no perteneciente a la clase media, no
supieron adaptarse a ¡as condicio- abarcaba sino un horizonte redu-
nes de la época porque no la com- c i d í s i m o : por esto los poetas rusos
prendían ni se comprendían a sí de aquella época pertenecían todos
i i ' s m o s ni querían tomar sobre «í a la aristocracia, a la clase que
Una parte de la carga, pretendien- disfrutaba y no t r a b a j a b a ; cuando
do instintivamente u n privilegio sus medios no bastaban, no tenían
especial de la era pasada, el de otra alternativa que privarse de los
aivertírsc y gozar mientras otros goces mundanales como ellos los
trabajasen y sirviesen de instru- pretendían, o hacerse aduladores
mento a sus placeres. Asi es que del zar, y como los vicios y la
escribió en 1830 a un a m i g o : " S o y esterilidad moral podían en elíos
ateísta respecto a la diosa fortu- m á s que el numen, se decidían oor
na, no creo en ella", y en IS.'iS a lo último generalmente. E s t o no
J|i¡a amiga de talento d i s t m g u M o ; quitaba que a l g u n o s poetas —
j^Créame Vd., la vida podrá ser una I que tales debían ser I — de Mos-
costumbre dulce", pero contiene cú, queriendo mostrarse patriotas
bastantes a m a r g u r a s para h a c e r l e rusos, fueran por las calles en el
aborrecer, al fin y al cabo. Jíl t r a j e del pueblo, pero como fn los
mundo no pasa de ser para mi u n í grandes bailes de máscara, com-
«alie sucia y fangosa." Asi fué es- — 1 Ah, si tus abueloü cono- puesto de las telas y materiviies
te hombre escritor sin propósito cieran tu conducta I m á s preciosos y por el sastre má?
"J ideal, cortesano a la fuerza, em- — Querida amiga: hago honor aristocrático. E l pueblo los miraba
pleado sin idoneidad y cxti-anjero a su divisa: "Deber ante todo". y no comprendía nada.
en su familia. Como otros poetas (De Le Jomnsl Amusant,
de su jaez, tenía talento y brillo, Parí»)
OTTO VON LBIXNER

h I Q U I D A C I O N ACADEMIA DE BANDONEÓN
Aprenda a t o c a r Bandoneón
de máquinas, aparatos, implementos, ete., para la por correspondencia en cual-
fabricación de queso y manteca. De incubadoras, quier p u n t o q u e sea, se le
criadoras, aves do raza. Do colmenas y accesorios enviará el Bandoneón gratis
para la apicultura y fruticultura. Secadoras, pela- para el estudio» e n v i a n d o
doras, estcriiízadoras, etc. 20 centavos en estampillas,
Pida lista de precioa, enviando franqueo. remitimos condiciones. Prof.
A. REINHOLD • Juramento, 5148 - Bs. Aires I P F RP 7
Calle G Á R A Y 9 4 7 - 8 * . A».

DISCOS dobles
d e g r a b• aa cc ii óAn
HERNIADOS
REDUCCIÓN GARANTIDA MEDIANTE NUES-
n ^ ^ ^ f*'
eléctrica, rapar.
repai TROS NUEVOS Reductores reguladores
» f 1 |_ ORION, desde
t o r i o popular
bailable, jpular y " ^ ^ ^ ^ ^
PUt UtU OraUi

CASA AMERICA *'• ^10^11°;. ^"^


ConsuUae, pruebas y
CARAS Y CARETAS en Londres revisación gratis.
Pidan catálogo
Brazos y piernas a r -
^ Para subscripciones y ejemplares de tificiales, aparatos y
"Caras y Caretas" en Londres, corsés ortopédicos, espalderais, ven-
dirigirge a: das, medias para vArlces, fajas de
todas clases, etc.
South American P r e s a Ltd. J. P A Ñ E L L A y P O R T A
101. Feet Street, Londres, E. C. 4 Bdo. DE IRIGOYEN, 2S3 • Bs. Aires.

SI U S T E D S U F E E HE LOS M £ E ¥ I 0 S
de asma, reuma, gota, ciática, parálisis, diabetes, arterioesclerosis, acotamiento, neurastenia
^ debilidad sexual, el gran regenerador de la fuerza vital de la sangre, el aparato electro-
galvánico "ENERGO", último inventa de la ciencia alemana, da resultados verdaderamente
sorprendentes de curación.
Pida GRATIS «I folleto "NUEVOS CAMINOS HACIA LA SALUD".
BUENOS AIRES üni-o Intradoctori ARTURO MtíTZE MONTEVIDEO
Entre Ríos, 237. jity^ j . I L I D A D E S DE PAGO Ciudadels, 1383
C A R A y y CARETAy

Sup ersticiones g e r m a n a s
Cuando a comienzos del si?!o jo. Y cuando Goethe, ea el famoso Wotan, cuyo animal sagrado «ra
IX, los habitantes del Harz fue- intermezzo del "Fausto"—¡a "No- e¡ caballo. Aun hoy se reúnen en
ron convertidos a¡ cristianismo, che de Walpurgis" — nos lleva a el Brocken todos los años, en la
pro-iguió viviendo durante largo la cima del monte para ponernos i3oche de Walpurgis, del 30 de
tiempo e'. viejo cuito pagano. Por en presencia de la revuelta confu- abril a! 1' de mayo, gran cantidad
rigurosos que fueran ios castigos sión de brujas y demonios y perso- de hombres y mujeres, con abiga-
con que se amenazaba a los sos- najes contemporáneos de: poeta, lo rrados disfraces de diablos, brujas
tenedores de las antiguas prácticas, hace apoyándose en la fama del y otros seres malíferos, y hacen
DO dejaban ellos de reunirse en monte, tal como se le apareció en allí toda clase de disparates, se
secreto para celebrar clandestina- las narraciones escuchadas por él embriagan, escuchan predicar a un
inente las ceremonias del cuito, en mismo entre los pobladores de la "diablo" que les alocuciona desde
la cumbre solitaria y tempestuosa. montaña, durante sus viajes al el "pulpito diabólico" y danzan al
A fin de apartar e! pueblo de los Harz. ruido de una "orquesta infernal"
ritos paganos, la Iglesia di^'aró en torno a una hoguera, hasta
al monte Brocken, lugar hechizado Aun hoy los montañeses colo- que aparece el sol.
y diabóiico, dominado por las po- can en el frente de sus chozas ca-
bezas de caballos talladas en ma- A esto hay que añadir que la
tencias infernales y cuya frecuen- naturaleza lo ha hecho todo para
tación quedaba prohibida, por lo dera, en señal de reverencia a
subrayar el ambiente extraño y
tanto, a los fieles. E! monte no es sobrenatural de ese paraje. Duran-
la residencia de ios dioses — expli- te la mayor parte del año el monte
caban — sino el aquelarre d« los está cubierto de nieve. Casi siem-
príncipes del infierno. pre ruge con furia la tormenta en
Así VVotan pasó a ser el diablo, e! altísimo pico, arrastrando nu-
y las Walkirias, que acompañan a! bes deihilachadas y jirones de
dios en su galopar a través de las niebla. Y cuando en la noche rom-
nubes, se tornaron brujas. El Bro- pe la tempestad y los relámpagos
cken fué, desde entonces, el lugar centellean y el rayo se quiebra bra-
donde ellas danzaban y el altar d« mando en las rocas, muy poca ima-
su cumbre fué el "pulpito" del ginación es preciso agregar para
diablo, en que él dirigía satíricos comprender la creencia de los po-
sermones a sus adictos. bladores, de que en noches como
— ¿Le has dicho que si que- ésta, Wotan, el cazador salvaje, en-
Esta opinión, que fué desarro- ría rasarse contigo debía venir
llándose progresivamente durante a verme? vuelto en su capa gigantesca de
la Edad Media, perduró invaria- — Sí mamá, y me contestó nubes y seguido del escuadrón de
ble a través de los siglos. Por mu- que ya te había visto, pero que. los dioses, corre por los aires a la
a pesar de todo, insistía en ca- batalla sangrienta contra los gigan-
cho tiempo, todo aquel que se atre- sarse conmigo. tes y monstruos, tan abundantes
viera a escalar el Brocken corría (De Le Mitón du Monde, París) en la mitología germana.
el riesgo de ser quemado por bru-

CARASYCARETAS
ET^ REVISTA SEMAWAL ILUSTRADA
DIRECCIÓN, REDACCIÓN Y ADMINISTRACIÓN

151, CHACABUCO, 155 - BUENOS AIRES


TELEFONOS! UnXn Telefónicaí Administracciín! 8080 (Rivadavia). Dirección: SOS! (Rivadavla).
Sección Avisos: 8082 (Rivadavia). Talleres 8083 (Rtvadavia).

PRECIOS DE SUBSCRIPCIÓN
EN LA CAPITAL EN EL INTERIOR EN EL EXTERIOR
Trimestre . . . . . $ 2.S0 Trimestre $ 3.—-
Semestre . . . . . . . 5.—- Semestre . . . . . . 6.— Trimestre . . . $ oro 2.—^
Ano > • • • • « » « „ 9, Afio „ 11.—
Número suelto . . . 2 0 ctvs. Número suelto . . . 2 5 ctvs. Semestre , , , a „ 4.—
Kúmero atrasado del Número atrasado del
corriente año . . 4 0 n corriente año . . 5 0 „ Afio ,, „ 8.—
Para Solivia, Brasil, Costa Rica, Colombia, Cuba, Estados Unidos de América, JH^
España, Ecuador, Filipinas, Honduras, Méjico, Nicaragua, Perú, República ^í "~"
Dominicaua, San Salvador y Uruguay, Año $ oro v-^ •
No se devuelven los originales ni se pagan las colaboraciones no solicitadas por la Dirección
annque se publiquen.
Los repórteres, fotógrafos, corredores, cobradores y agente* viajeros están provisto» de
tuia credeccial, y se ruega no atender a quien no la presente.
EL ADMINISTRADOR
Carnaval 1933. Nuestros pequeños
visitantes

Vi,''- -, •11
# >

DEUDAS DE I N V I E R N O
— Le pagaré, pero a treinta días. Y puede decir
(3Ue tiene suerte: estos son los días más cortos
ucl año.
(De Le Rite, París)

Alcirita Rivero, gitana española. Ana María Mateos»


JLJecálogfo ciel obeso española. Ana María Piteo» japonesa. Pedrito
Muñiz, pierrot y muñeca lenci, María Amelia
y EUda
Camele»
marquesa. Nilda Rosa Banchero, midinette. Yolanda
1—No trate de reducir hasta enflaquecer; es Anciello, dama porteña.
Jiecesario cierta gordura, según el tamaño de los
huesos humanos.
2. — Evite el baño frío en la mañana, a menos
de que tenga suficiente tiempo y esté seguro de
íue no sufrirá con ello.
3—Use ropas de acuerdo con el clima en que
^iva, para retener la presión de la sangre pareja,
••-as ropas deben ser cálidas y livianas.
.'*•_— Trabaje solamente de seis a ocho horas
"'arias si tiene más de cuarenta años.
5.-—Coma frutas maduras en sazón, obedecien-
do, sin embargo, cualquier idiosincrasia personal;
P?!" ejemplo: las frescas son casi un veneno para
ciertas personas.
6 — Coma tostadas dos veces al día. Evite los
dulces y pastelerías, pero el bizcocho es permi-
tible.
'. — Evite los juegos violentos, como el tenis;
SI tiene más de 40 años, camine 3 millas diarias;
s' es menor de 40, camine cinco millas.
8—Evite el tabaco y los cigarros fuertes.
9 — Mientras más duerma, mejor, siempre que Benjamm y Lidia García Eposto, cowboy y andaluza.
duerma tranquilo. Los sueños son de mal efecto; Aníbal García Eposto, apache. Matilde Pérez, gitana.
Angelita Gómez, andaluza. Amanda Norma Maglio, m u -
trate de acostarse sin preocupación alguna. ñeca lenci, Irma Elena Rivero, princesa turca. Amelita
10. — No coma más de 250 gramos de carne Gómez, andaluza. Rene Enrique Sacher, Tom Mix. Ro»
roja o pescado blanco cocido, cada día. berta A. Sacher, Tom Mix. Ada Camilletti, fantasía.

AMOR A P R I M E R A V I S T A Lidia Laroliiia lii>l> oimle, baiiaiina. Betty Destilo, daiía


* ' • ~" Llaman a U «eñorita Moore. ¿Eres tú? de la época de Luis XV. América y Ernesto bauri J>2c-
(De Raízle, Londres) kelnp holandesa y paisano, Haydee Novio Alvarcz, dam«
antigua.
T CARETAS EL DOC TOR ZECQ CARA/ Y
CARETAS
yf

Por CHARLES T O R Q U E T
l, señor Cirilo Galvaingt — dijo mi_ ami-
E go al hacer mi presentación al sabio, —
biólogo de gran porvenir, como segura-
mente no lo ignoraréis, querido maestro.
Este doctor Zecq era un ente muy original:
• w Vvy
recio en su rostro la misma risa sarcástica y la
misma intensa palidez. Temblaron sus labios.
Acercóse hasta rozarme casi y me puso en el
pedio la zarpa de su mano. Su semblante ad-
quirió tal ferocidad que instintivamente retro-
de cabeza pequeña, redonda y calva, mentón cedí como temiendo su contacto.
exiguo, nariz larga y puntiaguda y, demasiado — ¡Vamos, hombre!... Otro que se enoja Academia de Ciencias. Quedé extenuado por — Sí, sí, sí —- masculló; — nunca más os fa-
cercanos a ella, dos ojos minúsculos que pare- por una tontería... ¡Cuánta susceptibilidad en completo. tigará el trabajo, querido amigo. Tendréis un
cía que iban a abandonar sus órbitas para lan- todo el mundo!... Dentro de poco nadie tole- j^ .°"^o_es fácil suponer, comuniqué a algunos gran descanso, un descanso definitivo...
zarse al espacio. Sus movimientos eran brus- rará una chanza. Por Dios, señor Galvaingt, migos íntimos la estupenda nueva, sin exigir- — ¿Qué queréis decir? — exclamé horro-
cos y cómicos a la vez, como los de los mirlos, desarrugad e! entrecejo y os ruego que os vayáis es el secreto. Así es que cuando, días más tar- rizado.
cuando, después de salir a zancadas, muy se- acostumbrando a estas pequeñas bromas mías... "e, me presenté en casa del doctor Zecq en — Simplemente, que vos sois la prueba feha-
rios, se detienen de pronto en actitud reflexiva, Eché llaves a mi disgusto, pese a mi mal ca- oucitud de sus inyecciones tónicas, no me ciente de la excelencia de mi suero; sólo que a
examinándolo todo a su alrededor con mirada rácter, y seguí un rato más la conversación en sorprendió que me dijese gentilmente: este suero agregué los cultivos más virulentos
suspicaz y balanceos de cabeza, para emprender el mismo tono de senii-seriedad. Cuando me re- — Salud al vencedor de la "carrera"; pero obtenidos en mi laboratorio. Sí, ángel mío.
de nuevo su marcha siempre apresurada. tiraba, después de dar excusas al sabio por el eml "^^"''""^'"^s'^'S sólo por "una cabeza". Sin Vuestro cuerpo canallesco está a la sazón infec-
Me miró con sus ojillos escrutadores y pre- tiempo precioso que le había robado, sentí que embargo, no os guardo rencor, pues lo impor- tado por completo de esos microbios cuyo des-
guntó : me agarraba por el brazo para decirme: ante no es que el viejo Zecq se cubra de glo- cubrimiento me robasteis y ahora despliegan
— ¿El señor será también médico? — Me ha encantado conoceros, señor Gal- 'a sino que la humanidad se vea al fin libre en él su encantadora actividad. Pronto lo ve-
— No — dijo mi amigo. vaingt, pues ha tiempo os tengo en grande "6 Uno de sus más terribles flagelos. Al ver réis: ¡estáis perdido, perdido, perdido!
Zecq tornóse sombrío y lanzó esta extraña estima. Y como los trabajadores intelectuales vuestro rostro enflaquecido y pálido, adivino lo Y bailaba con cómica gracia simiesca, pelliz-
sentencia: como nosotros nos fatigamos mucho, os parti- que os trae a mi casa y me pongo desde luego cándose de gusto las puntas de los dedos y can-
— No convengo en que un biólogo no sea a cipo que preparo un suero fisiológico de gran ^ las órdenes del querido amigo. turreando a la vez:
la vez médico, pero es verdad que en esta épo- poder reconstituyente. Así es que si un día os Al hablar no estaba un instante quieto: sal-
ca todo está subvertido. sentís extenuado por el cansancio del laborato- a b a de aquí para allá como un estornino y sus ¡Perdido, perdido 1
Turbado por el desdén con que se me trataba, rio, acordaos de que con una serie de inyeccio- °Jos diabólicos brillaban más que nunca. Cuan- ¡Perdido, perdidol
no obstante la notoriedad de mi labor cientí- nes que os ponga (gratuitamente, desde luego, do me hundió la aguja en el brazo: su ros- — Y preludio de lo que digo — agregó triun-
fica, me contenté con sonreír y dar esta res- como colega al fin), recuperaréis las energías '•"0 caricaturesco tomó una expresión de falmente, — es este botoncito rojo que miro en
puesta: gastadas. Lo haré con mucho gusto porque de- •^•"uel alegría y cayeron de sus labios estas el ala derecha de vuestra nariz. Es el comienzo
— Pero, sea como fuere, bendigo este mo- volver fuerzas a un hombre como vos es servir palabras: del mal que os devorará sin piedad, en castigo
mento que me permite la satisfacción de co- a la ciencia. — I Perfectamente I Mañana os pondré la se- de vuestra audacia.'
nocer a un médico ilustre, de fama universal por Le di las gracias, repentinamente olvidado de SUnda inyección. Sin poder contenerme ya más, me arrojé so-
sus descubrimientos y cuyos consejos me se- la primera penosa impresión, mientras él me Me puse a trabajar con sorprendente lucidez bre él para estrangularlo, pero se me escapó y
rán muy valiosos. gritaba en tono de afectuosa familiaridad: ^n la composición de mi vacuna, sintiéndome se puso a amenazarme, a distancia y en sitio
— No acostumbro dar consejos a nadie — re- — ¡Ya veréis la bondad de mi sueritol tan grande como Pasteur. Mi cerebro concebía seguro, con gestos ridiculos.
plicó con marcado ensimismamiento. — Tra- Cuando, ya en la calle, comuniqué a mi ami- lacilmente, como bajo la influencia del opio, Huí de aquel monstruo llevando la muerte en
bajo para mí solo, para la gloria de mi nombre, go mi última impresión, me respondió que Zecq, pero sin la fetal inestabilidad que da esta droga: el alma. Los días subsiguientes fueron de ho-
y estoy en vísperas de descubrir el secreto de apartando ciertas excentricidades, era un exce- las ideas conservaban íntegros su valor y su rrorosos sufrimientos morales: el menor sínto-
la lepra. lente hombre. Me dijo además que muchas per- originah'dad. Jamás me sentí más en posesión ma me enloquecía. Días y noches fueron una
Mis trabajos científicos seguían la misma sonas le habían ponderado la bondad de su «e m¡ potencialidad intelectual, y lo atribuía, prolongada agonía. Deliraba constantemente
ruta, y seguramente estaba más cerca de la suero. como es lógico, al suero de Zecq. con un grotesco pajarraco que me picaba sin
anciada meta que el presuntuoso ornitocéfalo Me entregué otra vez de lleno a mi laborato- Seguí yendo puntualmente a su casa, y el día cesar y sorbía mi último suspiro.
que tenía delante; pero, sin embargo, me in- rio, y no obstante la paciente labor que no in- «" que_ debía ponerme la última inyección, me Sin embargo, transcurría el tiempo y la lepra
cliné humildemente y felicité «1 sabio por terrumpía la noche, me inmunizaba de la fatiga sometió a un minucioso interrogatorio y me no aparecía en mi cuerpo. Poco a poco fui re-
¡os magníficos resultados que auguraba a su la pasión febril que me lanzaba hacia el resul- examinó cuidadosamente, terminando por decir- cuperando la calma gracias también a la influen-
labor. tado definitivo. Jamás olvidaré aquella noche me con voz agria y cortante: cia estimulante de mi labor científica que reanu-
De pronto Zecq palideció y sus ojos relam- calenturienta en que adquirí la certidumbre de — Bien, muy bien. Vuestro caso es claro dé con más entusiasmo que antes. Hace dos
paguearon. Puso sobre mi pecho su mano, ame- haber arrancado su secreto, para vencerla, a la como la luz del día. años de esto y no sólo aun estoy indemne, sino
nazadora como una garra, y con temblorosa voz terrible enfermedad. Como un niño entre sus —• Entonces, me reputáis ya curado por com- que gozo de excelente salud.
exclamó: juguetes, me puse a bailar entre mis aparatos, pleto. Y a fe que han sido maravillosos los El diabólico Zecq — quizás mortificado por
— ¡Ah, sí; ahora recuerdo!... ¿Galvaingt? sin darme cuenta del tiempo... efectos de vuestro suero. A pesar de la ruda verme vivir sano, gozando de una gloria legíti-
También os habéis ocupado de la lepra. Algo Pasado el primer momento de intensa emo- labor que acabo de realizar, me siento fuer- mamente ganada, — paró en loco furioso y fué
he leído con vuestra firma. jAh, con que sois ción y a pesar de! agotamiento que sentía, puse te. Os quedo, pues, profundamente agra- necesario encerrarlo en una celda y ponerle
un rival!... Pero, os advierto que no tolero en orden todos ios elementos de la enorme labor decido. camisa de fuerza. Sin duda lo estaba ya de
rivales y que los aplasto pronto. cumplida y redacté una breve memoria para la Otra vez, como el día en que lo conocí, apa- remate desde cuando confiaba en el poder viru-
E hizo el gesto de triturar un insecto entre lento de sus pretendidos cultivos. De día y de
sus uñas. Seguramente adivinó en mis ojos el noche exclama:
malestar que me producían tan extrañas pala- — iGalvaingtl iGalvaingtl ¡Galvaingtl
bras, pues transformado de pronto en otro K^harl es 1 or qu et Y su cuerpo se crispa en terribles convul-
siones.
hombre, dijo riendo con sorna:
CARETA./ BREMEN, PUER
t •^Vr'í*»*»'' ^**<« '«Í/f*'^W>' Á.'i.''

El vapor ¡ ápido "B¡ enien" en el


Muelle "Columbiis" de Bremerhaveit.

uivTO de partida de un servicio de pasa- ciones portuarias son muy adecuadas para el
P je que abarca, le tierra entera, puerto
de matrícula de los vapores alemanes
más grandes y más rápidos, Bremen,
trasbordo del ferrocarril a los buques y vice-
versa. En los últimos años ha mejorado y am-
pliado Bremen constantemente esas instalacio-
con su extensión urbana de Bremerhaven, ha nes, de manera que han alcanzado ya un má-
consolidado y aumentado en los últimos años ximo de rendimiento. La rapidez del trasbordo
su reputación de puerto mundial. No se suelen en los puertos de Bremen se revela en el hecho
conocer, empero, los datos que acreditan el que un vapor con 15.000 balas de algodón pue-
progreso de su actuación en las rernesas de de ser descargado en menos de 12 horas. Todo
mercaderías a ultramar y, sin embargo, la im- está arreglado' en forma que la mercadería pue-
portancia de Bremen como gran puerto alemán da ser cargada o descargada en el menor tiem-
de tránsito, se fundamenta en varias peculiari- po posible, cuidando al mismo tiempo de que
dades que le otorgan una posición especial. la mercancía no sufra deterioro y garantizando
La ciudad de Bremen es el puerto alemán seguridad absoluta.
de situación más meridional y, por lo tanto, los Estos records de trasbordo sólo pueden lo-
transatlánticos pueden llegar por medio de su grarse mediante empleo de los recursos auxilia-
puerto hasta el punto interior accesible más me- res más modernos en los puertos. Los de Bre-
ridional. Además, disfruta Bremen de la ventaja men tienen dársenas largas con extensos mue-
de tarifas de transporte ferroviario muy módi- lles que permiten realizar todos los trabajos
cas tanto para la salida como para la llegada en el mismo muelle. Son éstos tan anchos que
de mercaderías. Este elemento es de notable dan espacio a dos y tres vías ferroviarias para-
significación en los gastos de transporte, por- lelas junto al agua. Por cada kilómetro de mue-
que el flete de ultramar es independiente del lle hay 10 kilómetros de vía. El trasbordo del
puerto de partida o de destino y de su situación barco al vagón y viceversa se efectúa, pues, sin
más o menos cercana a los diversos puntos del necesidad de usar dispositivos intermediarios.
interior. El transporte ferroviario, por el con- Series enteras de grúas de construcción moder-
trario, se calcula por kilómetros. Resulta, pues, nísima, fácilmente movibles y articulables, tra-
que el traspaís es fácilmente accesible desde bajan en grupos de 2 y 3 para una bodega y
Bremen; sus puertos están muy bien situados de 10 a 12 para un barco. Los géneros que no
principalmente con relación a la importante co- se cargan en seguida en vagones se llevan por
marca, industrial alemana de Renania y Vest- las grúas a depósitos espaciosos y claros, que
falia. se elevan a lo largo de las vías y tienen una su-
La peculiaridad de los puertos de Breinen, perficie total de 3S0.000 metros cuadrados. Me-
derivada también de su situación geográfica, diante esas instalaciones se abrevia al mínimo
es su carácter de puertos ferroviarios. 85 por la estadía y, por lo tanto, el costo del flete. Los
100 del tráfico de ultramar procede de los ferro- expedidores saben que su mercancía está segura
carriles o va dirigido a ellos, quedando sólo 15 contra todo^ los peligros de tana manipulación
por 100 para la navegación fluvial. Las instala- inadecuada.
To MUNDIAL CARETA/

Ivos puertos ferroviarios están indicados en


primer lugar para el tráfico de mercaderías de
alto valor. Por esta razón es Bremen desde
nace ya muchos años plaza de enorme impor-
tancia para el algodón iiorteamericano, ocupan-
do el primer lugar en este artículo entre todos
los puertos del continente y, además, para lana,
tabaco, café, cereales, arroz, frutas y otras im-
portaciones de ultramar. La exportación com-
prende en primer lugar productos industriales
de gran valor, artículos de metal y maquinaria.
J?ara varios productos ha construido Bremen
pstalaciones especiales de trasbordo de mucho
'nterés en relación con el tráfico de los demás
puertos^ europeos. Existe en el puerto I I I una
instalación de trasbordo de cereales, en la que
Pueden despacharse simultáneamente cuatro
transatlánticos. Un vapor puede descargar en
una jornada de equipo (8 horas) 2.400 tonela-
das; la cantidad máxima ha sido hasta ahora
2-/00 toneladas. Los cereales pueden pesarse en
^sta instalación al granel o en bolsas, trasbor-
dándolos de barco a barco o de barco a vagón,
y ta.mbién pueden depositarse en silos y depó-
sitos. Estos depósitos tienen una cabida de
«0.000 a 70.000 toneladas y son por tanto los
mayores de Europa. De especial interés es la
instalación para sales de potasa, erigida en 1928
fin el puerto de la industria y el comercio. Sirve
para el trasbordo de las sales de potasa de alto
valor de las embarcaciones fluviales, de los va-
Sones ferroviarios o de los depósitos a los bar-
cos. Allí se han aplicado todos los sistemas del
niovimiento automático de mercaderías; las sa-
les de potasa se transportan en cintas continuas
a los espaciosos depósitos y de allí se extraen
Por medio de máquinas semejantes a las dragas,
llamadas rascadores, y luego, por medio de cin- Un gigante en el dique.
tas, se llevan directamente a los barcos. Bremer-
haven posee una instalación automática para la
descarga de bananas de las Antillas, que se ex- se hallan un aeródromo y un puerto de hi-
piden desde allí al centro de Europa y a los droplanos para que los viajeros puedan uti-
Países escandinavos. lizar estos servicios combinados con el de los
vapores. La nueva esclusa del Norte, que junto
Desde el punto de vista de las comunicacio- con la de Ymuiden es la mayor del mundo, per-
nes, el hombre es el elemento más valioso. Cla- mite a los palacios flotantes cómodo acceso
""o es que- Bremen dedica especialísima atención a los puertos interiores; el dique del Empe-
al transporte de viajeros. El muelle de Colón, rador, ampliado, está pronto para la repara-
en Bremcrhaven, con la "estación ferroviaria ción de los barcos por grande que sea su ta-
junto al mar", permite a los viajeros mimados maño.
de ultramar trasladarse directamente de los va- Los viajeros y las mercaderías exigen, en
pores rápidos a los expresos ferroviarios con- principio, lo mismo: rapidez, seguridad, cui-
tinentales. Se ha tra- d a d o . B r e m e n se
tado de economizar ha impuesto la mi-
tiempo. Indepen- sión de satisfacer es-
dientes de la plea- tos justificados de-
mar y la bajamar, seos y su calidad de
pueden a t r a c a r los puerto mundial está
grandes transatlánti- unida i n d i s o l u b l e -
cos junto al muelle. mente a su idóneo
Y'^ la inmediación cumplimiento de vas-
del muelle de Colón tas proporciones,

Descarga aiitoinálica de bananas de las


Indias Occidentales en Bremerhaven.
GARAy Y C^RETAJ•

E IL J AIR ID I N ID lE
POP A R N O L D

más e x t r a o r d i n a r i a s consecuencias.
Todo estriba en que se decidan a lo-
grar un objetivo más cercano, la libe-
ración del yugo extranjero, pongamos
por caso, para que se derrumben ante
esa voluntad todopoderosa, todos los
obstáculos que se oponen a ello.
Tal parece ser el propósito de Gan-
dhi con su política de no agresión y
no cooperación con que va obteniendo,
poco a poco, quebrantar los lazos que
unen a la India con el invencible Im-
perio Británico.
El conoce a su pueblo y sabe que,
aunque le repugnan, por principios reli-
" L a cama de espinas". Fcimrt muy común de t o r t u r a r s e
giosos muy arraigados, la luclia, el de-
entre los sadhus de la India. Los clavas afiladísimos pe- rramamiento de sangre y la violencia en
n e t r a n más de una pulgada en las carnes del asceta, cualquiera de sus manifestaciones, no
quien permanece impasible leyendo los textos sagrados. carece de valor para soportar las más
duras pruebas y las condiciones de
L cielo está en el aire, el aire está en la vida más adversas. En ese terreno, donde hay
E tierra, la tierra sobre el agua, el agua que poner a prueba una extraordinaria fuerza
sobre la verdad, la verdad en el sacri- espiritual y una decisión de propósito inque-
ficio y el sacrificio en "tapas" o sea la brantable, Gandhi desea encontrar a los in-
imortificación de la carne", según el Artareya gleses. ..
Brahniana, libro sagrado de las religiones Estos ascetas, amantes del sacrificio, pulu-
orientales. lan por la India desde las nevadas cimas del
Basado en esos textos, el pueblo de la India, Himalaya hasta las quietas aguas del océano
profundamente religioso y místico, practica la Indico; se les encuentra en las calles más
tortura personal con un entusiasmo y una fe, transitadas de las ciudades populosas, en las
que a nosotros, occidentales escépticos, nos pa- aldeas y en los villorrios, en el desierto solitario,
recen absurdos y que, sin embargo, constituye- practicando ¡a prueba de la <;( d o cufio la ¡lui-
ron en una época parte también de nuestras
religiones cristianas, aunque, desde luego, no
llevadas al extremo de exageración que se
advierte en los credos indostánicos.
Las grandes asambleas religiosas de la India
o sus fiestas más destacadas, no se considera-
rían genuinas sin la presencia del Sadhu, as-
ceta que practica los sacrificios personales más
horrendos y que es honrado por el pueblo con
la más cordial veneración.
Además de los mendigos profesionales, que
acuden a los festivales religiosos para implorar
la caridad pública, hacen acto de presencia nu-
merosos individuos que, por una razón o por
otra, se someten a los sacrificios de que hemos
hecho mención: unos se entierran vivos durante
cierto número de días; otros caminan o descan-
san sobre clavos afiladísimos; algunos se some-
ten a la tortura del fuego o se revuelcan sobre
arbustos espinosos sin dar la más ligera mues-
tra de dolor, y los más llevan su herocidad
hasta permanecer durante meses en una mis-
ma posición, hasta que los miembros se an-
quilosan por efecto de la inmovilidad. No hay
duda que, por bárbaras que nos parezcan es-
tas prácticas, y para nuestra mentalidad lo son,
la fortaleza de espíritu que se necesita para
llevarlos a cabo requiere una cantidad de valor
y de estoicismo del que no seríamos capaces
la mayoría de nosotros. H a s t a los individuos de las castas más bajas se dedi-
Tal reserva de energía espiritual en un pueblo can a estas prácticas. En esta foto aparece un *'into-
cable" que se ha atravesado las mejillas y la lengua
tiene que producir en un futuro próximo las para cultivar la virtud del silencio.
CARA,/- Y CARETA/

IL C Jí Jí U IP IL i C II € I
ARH EN
E'a más espesa desafiando el peligro
de las fieras, pero en todas partes el
mismo valor, la misma fortaleza es-
piritual, la misma decisión anima a
esos cruzados por la vieja senda.
_ El ascetismo, la penitencia y el mar-
tirio de la carne, existen en todos los
climas y es práctica de casi todas las
religiones más o menos remotas. El
íundador del budismo fué un asceta,
lUe, renunciando a sus prerrogativas
reales, vistió el tosco sayal del peni-
tente y recorrió los campos predican-
do entre las muchedumbres más humil-
des. Místicos a millares los tuvo la
•"eligión católica y por cientos practi-
caron la doctrina de la flagelación de Un catio extraordinario de anquilosis de los brazos y las
'a carne y de los sacrificios. San Si- piernas, lograda tras muchos años de permanecer en la
misma posición. La devoción de los creyentes provee el
món Estilita pasó 37 años de su vida alimento necesario para este asceta heroico.
sentado sobre un poste altísimo, desa-
liando las temperaturas más disímiles y susten-
tándose exclusivamente con lo necesario para vehículo para obtener poderes supranormales
*^"hsistir. para el bien o para el mal.
Entre los cristianos, las practicas de tales Seiscientos años antes de Cristo ya existían
sacrificios se lleva a cabo como un medio de ascetas de la religión brahmánica viviendo en
¿ominar los apetitos de la carne y de ganar '"« ' ' ^ ^ ^ T ' ^° '<=^=°"°"? ^<'".^' "'""^^^ 1^
el cielo sin ulteriores complicaciones. Vanaprtisthas; practicaban los mas severos me-
Entre los budistas y brahmanes, como m, todos de vida _ para lograr poderes milagrosos
medio de llegar a la liberación e impedir las ^ a s tarde nació el deseo de la perfección moral
sucesivas reencarnaciones que exige Karma P°r f} sacrificio y de ese deseo empezó a des-
(Eey de Justicia y Retribución) y entre los arrollarse la doctrina
rcencai-nación y Karma.filosófica, basada en la
adeptos a otras religiones esotéricas como el Por reencarnación se entiende la serie de
vidas sucesivas que todo ser humano está obli-
gado a soportar para lograr su progreso mo-
ral e intelectual, y por Karma, la Ley de la
Justicia Suprema, que da a cada "ego"
lo que le corresponde de acuerdo con su ac-
tuación.
La liberación, por lo tanto, de acuerdo con
esa doctrina, no puede obtenerse más que de
dos maneras: o por el raciocinio que nos con-
vence o por la mortificación de la carne, para
evitar la atracción inevitable entre el alma y el
cuerpo.
Para los pueblos occidentales que desconocen
en lo absoluto la.s prácticas de las religiones
indostánicas, los términos de Faquir, Yogui y
Sudha tienen una misma significación, cuando
es lo cierto que existen diferencias sustanciales
entre ellos, diferencias que no vamos a cla-
sificar en este artículo, dedicado exclusiva-
mente a poner de manifiesto los sacrifi-
cios llevados a cabo por algunas sectas in-
dostánicas.
Las fotografías que ilustran esta información
Iiablarán con mayor elocuencia de estos hechos
y ofrecerán una oportunidad al lector para co-
nocer "de visu" costumbres y prácticas de esos
Sosten
dos grandes principios religiosos del budismo:
j ^"''"-^^fí el bta¿o e» uiía posición üi,tí.iiiuji''íff'iü tierra remota, cuna de religiones y madre de
gra la anquiiosis de ese miembro. Nótese cómo ¡as
*»i a causa do tener ios dedos cerrados, han atra- filosofías.
vesado la palma de la mano.
C A R A / Y CARETAJ"

P I
Puede decirse que al susti-
tuir al hermano difunto en el
obispado de Lucon, el destino
colocó en sus manos, conjun-
tamente con el anillo simbólico,
los destinos de Francia.
Y aquel que andando el tiem-
po vino a ser ministro del hijo
de Enrique IV, nació en París
el 5 de septiembre de 1585.
Descendiente de una familia
noble de Poitou, sus padres lo
destinaron a la carrera de las
armas. Al término de sus es-
tudios en el Colegio de Nava-
rra, pasó a servir al rey en los
ejércitos que reconquistaron
el marquesado de Saluzzo. En
esta acción distinguióse como
un valiente.
Pero no debía cubrirse la
testa genial con el sombrero
de pluma de los mosqueteros.
LGUNOS espíritus, descencantados de la La suerte lo dispuso de otro modo. Y Arman-

A política vigente en el Viejo Mundo, no


se ocultan para dejar constancia de su
desaliento en revistas, libros y periódi-
do Juan Du Plessis fué consagrado obispo a
los 22 años de edad.
Siete años permaneció Richelieu en su obis-
cos. De entre ellos, a más de uno se le ha ocu- pado de Lucon. Se aplicó al estudio y se ocupó
rrido escribir que, para curarse de los males celosamente de su diócesis, consiguiendo para
que afligen a Europa, necesita de la vuelta ella grandes mejoras y para los feligreses re-
de Richelieu. bajas de tributos.
Gon desprecio de lo opinión general han ido La miseria del pueblo, el odio de los labrie-
a tocar con nudillos urgentes y suplicantes al gos hacia sus señores, la posibilidad de la mo-
mármol que cubre, desde hace casi trescientos narquía universal por el empeño de los Aus-
años, las cenizas del cardenal. tria, las inquietudes peligrosas de los protestan-
No pretendo enjuiciar aquí el criterio de tes fueron acicates suficientes para hacerle
aquellos que en nuestro amado siglo — repu- soñar en la gobernación del país.
blicanismo, parlamentarismo, fascismo, comu- Anhelaba convertirse en el dueño y señor
nismo — suspiran por el regreso del ya olvi- de los designios de Francia, como un hombre
dado, aunque inolvidable, ministro de Luis X I I I . de estado que asombra al mundo.
El largo ministerio del protegido de María Elegido en 1614 representante del clero de
de Médicis estuvo enteramente dedicado a des- Poitou a la reunión de los Estados Generales
hacer los planes de la casa de Austria, que convocados por la regente María de Médicis
soñaba con la monarquía universal, terminar para poner término a la rebelión de una gran
las revueltas de los protestantes y abatir el parte de la nobleza, dio tales pruebas de su
orgullo de la nobleza de Francia. elocuencia y elevación de miras que la viuda
Consiguió todo eso, pero ensangrentando el de Enrique I V le nombró su primer limosnero
suelo de su patria y atrayendo sobre ella des- y al año siguiente secretario de estado en el
dichas sin cuento. Departamento de Guerra,
Aprovechando la oportunidad en que se re- Desde ese puesto obtuvo grandes triunfos
sucita la memoria del discípulo de Concini, voy sobre la nobleza rebelada, pero al ocurrir el
a referirme brevemente a su vida. golpe que proclamó rey a Luis XIII, por conse-
Os hablaré, pues, de Armando Juan Du jo de Luynes, el cardenal fué confinado a
Plessis, Cardenal Duque de Richelieu. Aviñón y María, la madre de Luis, pasó a
Sería vano esperar de mí un aporte nuevo Blois despojada de sus poderes.
a la copiosa literatura forjada en torno al En 1622 mientras los calvinistas ocupaban
antiguo obispo de Lucon, el cual, como es las plazas fortificadas de Montauban y la Ro-
sabido, trocó la espada del guerrero por el chela, la reina María se reconciliaba con su
báculo episcopal después de la batalla de Sa- hijo, y Richelieu obtenía el capelo cardenalicio.
luzzo. Nobles y calvinistas mantenían en constan-
Fué la muerte quien, intercediendo, cambió te guerra civil a la Francia, agotándose los
totalmente la vida del soldado Du Plessis. recursos de la nación para combatirlos.
CA-RA/ Y CARETA/-

C m lE IL I lE IL
En esta situación, María de Médicis consigue Por J. Castello Montenegro
lUe Richelieu sea admitido en el Consejo Real,
no obstante la oposición del rey que decía
constantemente a su madre: "No intercedáis tentativas de asesinatos inclusive. Luis X I I I
en favor de ese hombre ambicioso que se co- le decía a su ministro: "Continuad sirviéndome
mería mi reino". como hasta aquí y os sostendré contra las in-
_Richelieu tenía a la sazón treinta y ocho trigas de vuestros enemigos".
anos y dimitió su obispado. Estaba seguro de Persuadido Richelieu de que no conseguiría
su larsro ministerio. dominar a la nobleza sino por el terror y sa-
Su habilidad en el gobierno le permitió cap- biendo que la reina proyectaba darle muerte,
tarse las simpatías del rey, quien comenzó a hizo al rey firmar una ordenanza restablecien-
abandonarse en sus brazos. do las antiguas leyes contra los duelos y los
El gabinete de Viena estaba a punto de enla- delitos de estado.
^•ar en matrimonio al heredero de Jacobo I Al amparo de ese decreto, envió al cadalso
•Je Inglaterra, y a una hija de Fernando II, a numerosos nobles: los condes de Chaláis, da
de Austria. Pero Richelieu deshizo el proyecto Bouteville, de Chapelle.
y el heredero inglés se casó con una hermana Sorprendiendo una conspiración en la que
de Luis JCIII. estaban comprometidos la reina madre, su hijo
De este modo Inglaterra renunció a su alian- el príncipe Gastón y el mariscal de Merillac,
za con Austria y España y entró a formar hizo matar a este último y ocupó los estados
parte de una gran liga con Holanda, Dina- del duque de Lorena, uno de los conspiradores.
marca, Venecia, Saboya y Francia. Los pro- El duque de Lorena subió también al cadalso,
gresos de las armas austríacas quedaron conte- aun cuando no se le pudo probar su partici-
nidas y sin perder tiempo Richelieu lanzó un pación en la conjura.
ejercito francosuizo contra los soldados del El príncipe Gastón, declarado pretendiente
•'• apa, que ocupaban la Valtelina. del trono, se alzó en Castelnaudari con el du-
Este golpe desconcertó a los enemigos de que de Montmorency; y derrotados, hizo ajus-
Francia y disgustó a la corte pontificia. ticiar al-duque ,sin tener en cuenta a cuantos
Siendo tolerante en materia religiosa, acu- pidieron que se le perdonara.
dió él mismo, sin embargo, vestido de guerrero, La reina madre huyó a Bruselas, donde mu-
a sitiar la Rochela, donde se habían hecho rió diez años más tarde, en la mayor miseria.
luertes los protestantes favorecidos por el rey Richelieu, siempre adelante y libre ya de
y ayudados por el duque de Buckingham. Ven- trabas interiores, explayó su acción al exte-
'^''la la Rochela, donde sólo quedaron sin ar- rior, abatiendo el poderío de la casa de Aus-
pias y exhaustos unos cien defensores, en se- tria en sus dos ramas, española y alemana, y
guida se volvió, al frente de cuarenta mil hom- aumentó los dominios de Francia con el Rose-
"'•es, derrotando en Mantua a españoles y aus- llón, la Alsacia, el Artes, la Lorena, el Cana-
tríacos. dá, Terranova, Santo Domingo, la Guayana,
Mientras el cardenal obtenía estas ventajas Madagascar, etc.
en Italia y se las preparaba mejor en Alema- Enfermo ya de muerte, Richelieu hizo ajus-
nia, la nobleza francesa, que se agrupaba en ticiar a Cinq-Mars y a De Thou, quien no ha-
torno de María de Médicis — entonces impla- bía cometido otro delito que callar lo que sabía
cable enemiga de su antiguo favorito — cons- de la conjura de Cinq-Mars y el conde duque
piraba para derribar a! primer ministro, no de Olivares.
solo porque impedía la restauración de las viejas De Thou no merecía la muerte pero el car-
instituciones, sino porque favorecía a aquella denal declaró: "A pesar de su inocencia, quiero
clase media que ascendía lentamente a ocupar que muera De Thou".
mejores sitios dentro de la organización social. Mientras tenían lugar estas ejecuciones, re-
Richelieu estaba a la altura de su siglo y cibió el cardenal la noticia de que las tropas
obedecía a su espíritu. Su tolerancia con los francesas habían entrado en Perpiñán, y, so-
reformados después de vencidos: el rigor que breponiéndose por un instante a sus dolencias,
Usaba con los nobles al mismo tiempo que los escribió a Luis XIII, desde su lecho de muerte:
ntihzaba en la guerra; su proyecto de afirmar "Señor: vuestros enemigos no existen; vues-
el equilibrio europeo y la constancia con que tras armas están ya en Perpiñán".
iavorecía todo género de empresas particula- Próximo a morir, hizo que el cura de San Eus-
res útiles al país, probaron que este hombre taquio le administrase los últimos sacramentos.
nabia nacido para interponerse entre el pasado — ¿Perdonáis a vuestros enemigos? —- le
y el presente, levantando sobre el fraccionamien- preguntó el sacerdote.
to de la nación, la idea de la patria, junto a la — No he tenido más enemigos que los del
monarquía la clase media, el pueblo, y sobre el estado — respondió el cardenal.
poder tiránico de los señores, la autoridad del rey. De esta respuesta se deduce que no conoció
•I'raguábanse en la corte las conjuraciones; los remordimientos.
,/ CARA^ Y w
^ CARETAJ- l"

LA R A D I O
Y « L A
ATMOSFERA
• Por L U I S •
ENRIQUE CARRERA
200 y llegando a veces hasta 1.000.
S I no fue«e por !os rayos cós-
micos, esos misteriosos eflu-
vios que nos ¡legan de los
astros lejanos y que tanto preocu-
Otra teoría contemporánea de
aquélla, la de Blondel, admitió que
las ondas buscaban el apoyo de la
que más satisface a la ciencia. En
torno de eiia se han desarrollado
las experiencias de los últimos
años, especialmente las del físico
pan en estos momentos a los inves- tierra, y que corrían por la con- noruego Karl Stormer, y ella ex-
tigadores, no podrían producirse vexidad del planeta en contacto plica suficientemente varios iiogu-
los fenómenos hertzianoa. con el suelo. La tierra, as!, servia lares fenómenos hertziano».
La onda que descubrió Hertz, de superficie conductora de la co- Y lo que es más admirable: ella
que captó lord Kelvin y que per- da hertziana. Pero los trabajos también ha logrado dar una expli-
feccionó Marconi, no pasaría de de Sommerfield sobre la imperfec- cación satisfactoria de ao fenó-
ser una simple curiosidad de la- ta conductibilidad de! suelo, demos- meno hasta entonces inexplicable:
boratorio y la radiotelegrafía y su traron la inconsitencia de esta teo- el de las auroras polares.
más reciente derivación, la radio- ría en las grandes distancias. Se retorna con ella a la primi-
telefonía, no existirían sino como Quedó en pie la tesis sostenida tiva teoría: la onda hertziana ae
conceptos ideológicos. por Poincaré. Pero tampoco resis- comporta exactamente igual que la
Esta es, por el momento, la con- tió mucho. Los ensayos de onda onda luminosa. Sólo que los ma-
clusión a que llega la ciencia en corta desvirtuaron una vez más la temáticos de hace 40 años no pre-
la investigación de tales fenóme- teoría, toda vez que se demostró \'ieron la presencia de aquel es-
nos. Y esto sólo basta para expli- que esta onda facilita la emisión pejo reflector.
car por qué MiUikan se ha empe- hertziana en las grandes distan- Ahora bien. Las experiencias de
ñado con tanto ardor en establecer cias, lo que ha venido a corrobo- Miliikan y de Kohlhorter demues-
el origen de esas extrañas radia- rarse en estos últimos días con los tran de una manera evidente que
ciones; por qué Piccard se ha ensayos de emisión con onda ultra- esa ionización de alta atmósfera
arriesgado en dos extraordinarias corta, de que se viene hablando terrestre es debida al bombardeo
incursiones aerostáticas por la hace «nos dos años, y que con misterioso y constante que sufre
estratosfera y está ocupado en tanto ardor ha abrazado Marconi. nuestro planeta por los rayos cós-
organizar otras dos y por qué los Descartada la superficie del pla- micos, esos diminutos proyectiles
institutos científicos de todo el neta, hubo que buscar en la alta lanzados desde otros universos en
mundo preparan una especie de atmósfera. formación, que penetra en la tie-
oiEensiva para descifrar el enigma Se juzgó que a una gran altu- rra animados de velocidades fan-
del origen de esos rayos. ra, a unos 100 ó 150 kilómetros, tásticas y que son capaces de atra-
En los comienzos de la radio- la atmósfera debe estar sumamen- vesar chapas de plomo de L20
telegrafía se trató de explicar el te enrarecida, y que en tales con- metros de espesor.
mecanismo de la propagación de diciones el aire atmosférico es pro- Al chocar coa los gases enrare-
sus ondas y se creyó que se ex- penso a los fenómenos de ionización. cidos de la alta atmósfera, que por
tendían en línea recta como las de Ya se sabe en qué consiste la su mismo enrarecimiento no pue-
la luz. Con la base de este princi- ionización. Es la dislocación de den ofrecerle sino una resistencia
pio los más eminentes físicos de los átomos que componen los ga- atómica debilitada, los disocian,
hace cuarenta años expresaron que ses, debido a diversas circunstan- los desmenuzan, vencen la formi-
¡as ondas se dispersaban en el es- cias que explica la física atómica. dable fuerza de cohesión que man-
pacio y que no sería posible, por Y en esas condiciones, es decir, tiene a los electrones girando en
lo tanto, captarlas en los sitios en ionizado, un gas se transforma de torno de sus respectivos núcleos,
que, debido a la curvatura del pla- aislador en buen conductor de la según expresa la electrofísica, y
neta, se presentase el obstáculo de electricidad. producen la ionización atmosférica
la masa terrestre entre el punto Por otra parte, se sabe también de que hablamos.
de emisión y el de recepción. Con que todo cuerpo conductor de ia Y esta ionización, este estado es-
esto se dijo que la radiotelegrafía electricidad no se deja atravesar pecial de la materia, último pelda-
estaba destinada a ser un entrete- por las ondas hertzianas, sino que ño entre ella y la otra forma de
nimiento ingenioso pero poco efi- las refleja, obrando a la manera expresión del "elemento único", la
caz para comunicarse a muy cor- de un espejo con la luz. energía, es la que hace posible que
tas distancias. Así, de acuerdo con esta teoría, la onda hertziana emitida por una
Lord Kelvin había hecho sus pri- la onda hertziana, dispersada en estación, ya contenga el angustio-
meros ensayos entre Inglaterra y la el espacio al ser emitida por una so S O S de una nave en peli-
isla de Man a pocos kilómetros. Pe- estación, asciende hasta la alta at- gro, ya las notas ligeras y vulga-
ro pronto surgieron nuevas teorías. mósfera y allí, al chocar coiitra ese res de un tango de moda, vuelva
Y entre ellas la sostenida princi- verdadero espejo cóncavo que for- a la tierra en vez de perderse en
palmente por Henri Poincaré, de la ma el gas atmosférico ionizado, el espacio infinito.
difracción de las ondas hertzianas. vuelve a la tierra. Por eso expresamos al empezar
Mediante ese fenómeno, tales Los 150 kilómetros del viaje, que si no fuese por los misterio-
ondas, relativamente muy largas aun duplicados por la ida y e! sos rayos cósmicos, el radio, el po-
en comparación con las de la luz, regreso, nada significan para una pularizado radio, no existiría.
podían seguir el contorno d« los onda que se propaga con la velo- Inescrutable armonía de causas
obstáculos que hallasen a su paso, cidad de la luz, o sea a 300.000 y efectos, que hace que un fenó-
incluso el de la curvatura de la kilómetros por segundo. meno de orden sideral, de tras-
tierra. Basada en esta teoría se Esta teoría, muy elegante y cendencia cósmica, que involucra
fundó la radiotelegrafía de onda muy ingeniosa, es, hoy por boy, ¡a Ja organización de un universo,
larga, es decir, la que se propaga sirva al mismo tiempo para un en-
en ondas que fluctúan alrededor tretenimiento vulgar y frivolo, ri-
de los 500 metros, no bajando de o^ís Snriqm. (jarrera gurosamente htuneno.
L.^ N O \ ^ e i - A DEL. J U B V ^ X
TRADUCIDA ESPECIALMENTE PARA "CARAS Y CARETAS"

N€CIHIEjr MIEJlCANAjf
Por L. F O R E M

M ÉJICO/ ¡Tierra romántica! i Tierra exó-


tica! ¡Comarca de leyendas! ¡Eres tam-
bién un país de Iiistoria! La piedra que
se toque y el objeto que se mire, cvo-
caii, instantáneamente, acontecimientos del pasado,
pañol. Callejas torcidas, sin empedrado. Suciedad.
Residuos, vivos y muertos; en los canales, en las
veredas, en los patios. Todo se pudre. Herencia
del dominio español, que agudizó la separación
de clases. Elocuente todo, sin palabras. Habla la
olvidados ya, que excitan la imaginación y acon- historia. Inquisición, "autos de fe". Un terreno
gojan el alma. Callejas angostas; veredas estre- vacío, una emi>elizada. He aquí la tierra que ab-
chas; viejos caserones estilo español, co'i rejas en sorbió los gritos postreros de los torturados. Ha-
las ventanas. Portones macizos; techos de teja; bla la historia. Hay cuadros que evocan e! perío-
balcones con flores. Viejas catedrales lujosas, hoy do azteca, cuando Méjico era Méjico. Cuando el
casi arruinadas; amplios patios con plantas tro- desnudo era un culto; cuando los indios cortaban
picales ; fuentes y estatuas, restos del feudalismo es- las cabezas...
CARA/Y NOCHES MEJICANAS CARETA/

Y las casas con rejas, cuentan algo también. — Muchas gracias, señor.
Una linda historia. Hace años, cuando dos pares La hija mayor:
de ojos negros se encontraban, se hundían los — Muchísimas gracias, señor..
unos en !os otros; un ardiente amor floreció entre La más chica:
la bella señorita y el caballero elegante. Noche — Muy muchas gracias, señor.
tras noche se venía él a sus balcones y ahí, du- Sólo el actor principal, el chico, no me agra-
rante largas horas, le cantaba toda su pasión. Las deció. Yo lo comprendí. Estaba furioso per el fra-
serenatas deí mundo entero decía el caballero. Ella, caso de su tentativa. Lo vi en un rincón, muy
sentada en su cuarto, no podía acercar.se al bal- calladito. De vez en cuando me dirigía miradas
cón. No podía ver a aquel que la atraía poderosa- que tenían muy poco de amistosas.
mente. ¡ Era demasiada libertad i Pero a veces los Me invitaron a tomar asiento. Pero no podía-
ojos escudriñaban la noche y el cuerpo se estre- mos entendernos. El único que entendía el inglés
mecía dulcemente. El fin era el mismo, casi siem- era precisamente el chico. Fué él mismo el que
pre. En una noche hermosa el noble caballero rap- tuvo que traducirme las palabras de sus padres,
taba a su novia adorada. Era el castigo a los pa- no muy favorables para él. Sin ruborizarse, sin
'ires, que negaban el permiso. De entonces es asomo de turbación, el niño me fué repitiendo lo
cuando datan las ventanas con rejas. que decían sus padres. Era un ser enigmático. In-
teligente como pocos, aprendió maravillosamente

D
E un balcón, sobre mi cabeza, oí los au- el castellano y el inglés, así como la música. Pero
llidos de un perrito y la voz gritona de una cosa no podían comprender, tenía inclinacio-
un muchacho. Levanté la vista y vi a un nes malsanas: le gustaba martirizar a los anima-
chico, como de nueve a diez años, que les y luego matarlos. Ya había matado muchos
arrastraba, de la cadena, a un perrito, tratando de gatitos y perritos, así como pájaros, palomas y
arrojarlo del balcón. El animal se defendía aullando hasta pescaditos. Por él no se podía traer ningún
lastimosamente. Pero el muchacho, furioso ya, lo animalito a la casa.
arrojó con fuerza... y vino girando el perrito, Yo miraba admirado a aquel chiquilín que tran-
moviendo las patitas, como si buscara un apoyo en quilamente hablaba de sus inclinaciones extrañas.
el vacío... Y cayó en mis brazos, que yo le ha- Ni se puso colorado, ni pareció mirarnos, porque
bía extendido. al hablar, sus ojos se perdían en algo muy lejano.
Ya en el balcón, además del muchacho, estaban Hablaba bastante bien el inglés y parecía con-
una mujer, bien morena, de mediana edad y una tarnos una historia de otra persona, que nada
chica, de unos doce a trece años, con muleta. Los tenía que ver con él.
tres me miraban... no, miraban al perrito salva- Cuando, finalmente, le pregunté por qué hacía
do, que me lamía las manos, como expresándome todo aquello, me respondió que sentía un gran pla-
su gratitud. cer a! ver cómo sufrían los animalitos, cómo se
La mujer me hizo una señal, pidiéndome que estremecían j ' morían luego.
subiese. Me hablaba, pero yo no entendía el cas- — i Por qué te gusta martirizar solamente a los
tellano. Entonces bajó la chica de la muleta y animales, que no pueden defenderse?
tomando el perrito de mis manos, dijo: — Cuando sea grande lo haré con los hombres
— Pase, señor. también... Ahora soy chico y les tengo miedo.
La madre, desde arriba repitió: El niño me interesó. Le hice decir a sus padres
— Pase, señor, pase usted. que tenía deseos de conversar con ellos acerca de
Me condujeron a un amplio salón, que parecía él. Les agradó la idea y me invitaron para aquella
dedicado a la música. Había dos pianos abier- misma noche. Debía visitarles un pariente que ha-
tos, piezas de música, atriles con libros, retratos blaba bien el inglés, porque había sido cónsul en
de compositores célebres en las paredes, violines, una ciudad de Estados Unidos, Así nos com-
mandolines, una guitarra y arpas. prenderíamos bien,
Un anciano, de aspecto muy respetable, senta-
do en un sofá de terciopelo, se levantó cuando
entramos y me extendió una mano, tan huesosa
y que temblaba de tal manera, que la así rápida-
mente para que no se le cayese. Se presentó:
E L ex cónsul era un hombre joven y simpá-
tico, y se expresaba muy bien en inglés.
Después de un breve intercambio de con-
ceptos acerca de nuestros respectivos paí-
— Alberto Hernández, Profesor de Música de ses, llegamos al muchacho.
la ciudad de Monterrey. Yo dije que las inclinaciones morbosas del ni-
Yo dije mi nombre, muy corto por cierto. ño debían tener origen en algo que le había su-
Los miembros restantes de la familia fueron cedido. Su inteligencia para el estudio ponía en
presentándose: evidencia que no era un anormal. ;. No recorda-
— Señora Alberta Hernández, esposa. ban algún suceso? ¿No se le educaba con insufi-
— Señorita Lucrecia María, la chica de las mu- ciencia?
letas. Los padres hablaban entre sí. Al chico y a la
— Joven Juan Felipe Hernández, el chico que muchacha de las muletas los mandaror» afuera.
arrojó el perrito. Sólo quedó la mayor, la vestida de negro, la que
De una habitación vecina entró una joven, sin parecía una silueta fotográfica. Callaba, no sé si
hacer ruido. Vestía de negro y parecía, por sus por respeto a los padres o porque nada tenía que
pasos silenciosos y sus movimientos apenas per- decir. De vez en cuando nuestras miradas se en-
ceptibles, una silueta fotográfica. contraban y yo sentía una angustia en el cora-
Ella se presentó también, como los anteriores, zón. Quitábame los ojos y la angustia se diluía.
con mucha parsimonia: No era hermosa, era algo más. Atraía, gustaba,
— Señorita Ana Eugenia Hernández, la hija esclavizaba los ojos, encendía el corazón y hacía
mayor. florecer el sentimiento,,.
Empezaron entonces los agradecimiaitos: La señorita Ana Eugenia Hernández era, a
El viejo, primero: simple vista, casi modesta y común. Morena, de
-— Gracias, señor. ojos y cabellos negros, vestida siempre de negro.
Luego, la mujer. En las pocas horas que me encontraba en la ciu-
CARA/Y NOCHES MEJICANAS CARETA-/

dad habia visto varias como ella, Pero ninguna asustado. Tenía fuentes de agua mineral. Los Her-
me angustiaba el corazón cuando me miraba, i Qué nández tenían ahí una villa. Cuando acepté las
tenía ella? No lo sé, no lo sé... clases, me dijeron que viviría en Topo Chico,
_EI ex cónsul también parecía hallarse bajo su donde también pasaría el verano la familia, me-
mágica influencia. Cuando me mira a mí, su voz nos el viejo, que no tiene calor, y la señorita Ana
€s firme, natural; pero cuando la mira a ella, Eugenia, que está preparando un concierto y sólo
cambia de voz, está inquieto, nervioso... hasta vendría de vez en cuando.
llega a tartamudear. Ella... como si nada fuera. — Menos mal — suspiró mi corazón — pero que
Parece no darse cuenta de lo que pasa; en ella venga ella...
fo se nota si comprende o no nuestras impresio-
nes. No se le reconoce nada; es silenciosa y enig-
mática, como una sombra; muda e incomprensi-
ble, como un misterio.
Los padres no recordaban ningún suceso parti-
cular que haya podido arruinar al chico. Sin em-
N ADA me faltaba en Topo Chico. Exce-
lente comida; bebidas refrescantes; aguas
minerales para bañarse... pero no po-
día curarme. Mi enfermedad era capri-
bargo, la madre habló de un gran golpe en la ca- chosa: era la enfermedad de la nostalgia. Sí, año-
beza, en una caída. El padre se acordó de la mor- raba profunda, dolorosamente.,. No me hallaba.
dedura de un perro, que tuvo al chico varios días Mis deberes eran pocos. El chico era muy es-
con fiebre... Yo pensé más bien en la influencia tudioso y obediente. Por mis observaciones pude
de los años del padre. Tenía ochenta y su mu- darme cuenta que andaba siempre solo y muy
jer, cuarenta... pensativo. Le dije a la madre que debía darle al-
Me preguntaron luego acerca de mis ocupa- guna ocupación. La soledad era peligrosa para é!.
ciones en Méjico. Pero ella, demasiado joven, se ocupaba solamen-
— No me guía otro fin particular que mi an- te de su persona y no se acordaba del chico. An-
helo de viajar. Mi situación no es muy buena. daba siempre en compañía de hombres, especial-
Me encuentro sin fondos y hasta mis trajes que- mente de militares. La edad del esposo hacía com-
daron del otro lado de la iírontera. prensible aquellas andanzas. Quise inducirlo a ju-
Me pareció que mi tono sincero se leí impuso. gar conmigo, pero los niños mejicanos son, en
•^Jespués de una breve conversación me pregunta- general, tímidos y muy respetuosos con los ma-
ron si no me quería quedar como profesor de in- yores. No se atrevía. Lucrecia María, la hija me-
gles del muchacho y de la niña más joven... nor, estudiaba apenas. No progresaba. Lo único
(Mi corazón tembló. ¿No me propondrían también que la distinguía era su temperamento enfermizo.
ser profesor de la señorita Ana Eugenia? Pero Yo gustaba mucho pasearme por las aldeas ve-
"o dijeron nada más...) Creían que las condicio- cinas y observar la vida de los campesinos me-
nes se arreglarían... jicanos. Eran hombres sencillos y pacíficos, que
La proposición me gustó. Era una suerte ines- tomaban la vida con mucha filosofía. Trabajan
perada. Pero no demostré mi satisfacción. Pue- poco y necesitan menos. Las casas son pequeños
de serme perjudicial. Debo hacerles creer, a las ranchos. No hay muebles. Las mujeres trabajan
snnpáticas mejicanas, que les hago un favor. Pue- más que los hombres. Al principio me miraban
do fingir admirablemente. No en vano vengo de como a un bicho raro, i>ero poco a poco se acos-
un país tan civilizado como los Estados Unidos tumbraron conmigo y hasta me consideraban
de la América del Norte. amigo.
Replico que me agrada la propuesta, pero que Las tardes eran deliciosas. La noche sucedía
mi finalidad no es ésa. Mi aventura recién em- bruscamente a la luz. La atmósfera se llenaba del
pezaba. Deseaba recorrer todo Méjico, observar aroma de la vegetación exuberante. Por doquier
el país, estudiar sus costumbres... resonaban las voces campesinas, entonando melan-
— ¿Cómo lo haréis sin dinero? cólicos romances de amor. Eran canciones primi-
, —He aquí, justamente, el encanto de los via- tivas, llenas de amor, de pena y de pasión; de que-
jes... ¿Qué gran cosa es viajar con el dinero ja y de pretensiones; de consuelo y de vengan-
necesario? z a . . . La atmósfera se llenaba de melodías y el
Me contestaron que po<lría estar algún tiempo corazón se sentía embriagado de belleza y de
y luego continuar nii viaje. pasión.
—_Sí, podría hacer así... Pero el clima de es- Mi alumno me tradujo algunas de las canciones
'a ciudad me haría mal. Aqui hace un calor te- y pude así interpretarlas bien.
n-iblc... Muchas veces las dulces melodías chocaban con
El viejo estalló en una carcajada que le duró las estridencias del jazz. Los cantos ensordecedo-
media hora. Tan violenta fué su risa que los ojos res ponían una nota discordante en aquel ambien-
Se le llenaron de lágrimas. Yo me encontré sin te idílico. Parecía un combate entre e' mundo
saber qué actitud tomar. No me podía enojar y viejo y el mundo nuevo, que pujaba por entrar.
no debía reírme tampoco. Opté por permanecer Yo sufría mucho cuando venía Ana Eugenia.
nidiferente, hasta que la risa terminara... Aparecía silenciosa, como una silueta fotográfica;
Al viejo le parecía raro que un hombre temie- estaba algunos días y se iba.
se 3.1 calor. Le resultaba increíble... Además, No hablaba conmigo y sólo me sonreía a veces.
aquí no hacía calor... El asunto se arreglaba Eran sonrisas prudentes, aristocráticas, tiernas,
dando yo las clases en Topo Chico, donde el aire que se disolvían antes de tocarme. Traté de en-
es fresco. tablar conversación con ella, pero sin éxito. Me
Hecha la explicación, el octogenario siguió contestaba cortésniente, pero muy pronto, dando
riéndose a carcajadas... alguna excusa, se retiraba.
Me pareció que le temía a la madre. .Segura-

T OPO Chico es un lindo sitio de veraneo,


no lejos de la ciudad, rodeado de mon-
tañas, grandes y chicas, de las cuales To-
po Chico es una, pegada a las otras, cerca
mente se lo había prohibido. Era la costumbre.
Las noche son ahí cortas, pero me parecían in-
finitamente largas. No podía yo dormir. La at-
mósfera estaba tan saturada de efluvios tropi-
de las que parece acurrucarse como un niño cales, que el corazón anhelaba siempre «algo. Una
CARA./ Y NOCHES MEJICANAS
CAUETAJ

laba siempre algo. Una inquietud permanente me — ¡Juan! ¿Qué haces, Juan?
torturaba. Si me dormía, soñaba con Ana Euge- — ¡ Mato serpientes ! ) Mato serpientes!
nia. Me despertaba de mal humor y apenado. Lo tomé de la mano y le dije:
Sabía que no era posible esperar nada. Dormía — ¿Por qué la mataste, Juan?
elía muy cerca de mí, pero con su madre. — ¡ Odio las serpientes 1
Yo había oído hablar mucho del romanticismo — I Pero matas también perritos 1
de las niñas mejicanas. ¿Sería realmente ella tan
fría e indiferente como lo parecía? Tenía ya más — ¡Odio los perros!
de veinte años. ¿No habría tenido ni deseado — ¡ Pero matas también gatitos!
tener un amante? — i Odio los gatos 1
Resolví interrogar a mi alumno, para sacarle I Todo aquel corazón estaba lleno de odio!
algo. Le tenía absoluta confianza. ¡ Aquel chico seguía siendo un misterio para mí 1
Pero no sabía nada. Nunca había visto a su
hermana sola con un hombre. Únicamente cuan-
do estuvo en París, en Roma... no podía saberlo.
— ¿Con quién estuvo en Europa?
— G>n papá.
R ESOLVÍ dar un paso atrevido: darle una
cita a Ana Eugenia. Quería encontrarme
a solas con ella y hablarle de mi enferme-
dad incurable, de mi nostalgia. Le diré
—r¿Cuánto tiempo hace? que su misterio me enloquece, que su actitud me
angustia. Le diré que estoy solo y ella me com-
•—Unos dos o tres años. prenderá. Si me llegan a faltar palabras, hablaré
¡ Ah I Ya comprendí entonces por qué no se con los ojos. Posiblemente le hable con el cora-
entusiasmaba conmigo, como la mayoría de las chi- zón...
cas mejicanas, que nunca habían visto a un ex-
tranjero... ¡Era toda una dama de mundo! ¿Cómo hacer? Hablar con ella en la casa me
era imposible. Por medio del hermanito era pe-
— ¿Sabes? — le dije al chico, — tu hermana no ligroso. Puede contarlo a la madre. Pero podría
me quiere nada... ser la sirvienta...
— i Oh, señor, no! Ella lo aprecia mucho.
- - ¿ Me aprecia ? ¿ Cómo lo sabes ? ¡Excelente proyecto! Escribiré una esquelita,
— Yo lo sé, señor. Lo aprecia mucho. muy diplomática, y se la mandaré con la sirvienta.
— ¿Te lo dijo? Le diré que quiero hablar con ella de música.
— ¡ No señor 1 Mi hermana no habla mucho, ¿Puedo tenerle confianza a la muchacha?
pero... pregunta siempre por usted; me dice que Creo que sí. Me parece que no le soy indife-
le obedezca... rente a la chica. Cuando me alcanza la comida
me mira de tal manera que vislumbro en sus ojos
¡Basta, no quise oír más! jElIa, Eugenia, me mares de súplica y de admiración. Francamente,
aprecia, pregunta por mí 1 ¡ Pero qué vale todo sin no sé lo que me pide ni lo que puede admirar en
ella! Quiero oírlo de su boca, i Que me lo diga,
por lo menos, con sus ojos! ¡ Con sus manos, con Desde los primeros días se ha preocupado mu-
sus labios, con su corazón! j Que me lo diga con cho por mi. Me traía comidas esfieciales. Era una
todo el dulce misterio de su cuerpo refinado 1 fidelidad profunda, real. Por agradecimiento a ella
1 Pero Eugenia no habla! i Ni con la boca, ni le tomé una vez, acariciándola, su mano morena,
con los ojos, ni con el corazón 1 Aparece; angus- temblorosa.
tia mi corazón; no puedo dormir... y desaparece. Cuando yo comía a veces tarde, casi siempre
Vuelve, y las penas retornan y el corazón se con- en el jardín, ella, después de alcanzarme la co-
trae y sufre... y se va otra vez. mida, se paraba entre los árboles cercanos y me
quemaba con sus ojos de fuego.
í Y yo? Nada pude decir, ni hacer. No hacía Comprendí más tarde que la chic?, haría todo
más que pensar por los bosques, lleno de tristeza, por mí. Y resolví utilizarla para llevarle c! recado
recitando los cantos populares. Aquellas palabras a Eugenia. Le expliqué claramente c¡ cuidado
sencillas me llegaban al corazón. que debía tener y ella me respondió:
— ¡Sí, señor, sí, sil
LAROS arroyuelos. Riachos de plata. Cac-
C táceas pequeñas. Palmas enormes. Pája-
ros. Grillos. Serpientes. Plantas. Yo.
¿Qué hago aquí? ¿No seré yo mismo al-
guna planta venenosa en la superficie de la tierra?
C AYÓ la tarde, bruscamente, como siempre.
Noche maravillosa, con cuarto creciente.
Me ^paseaba yo por el lugar de la cita.
Estaba nervioso. Además, creía que Eu-
¿Quién me necesita? ¿Qué utilidad traigo al mun- genia reiSfíondería a mi cita.
do? La vida en sí no vale nada, es injusta, es ¿Y si viene y no la distingo entre los árboles?
fácil, es vana. ¡Viven los pastos, los gusanos y Fácilmente puede confund!.-se con las sombras.
yo, también, como ellos 1 ¿Hasta cuándo esperaré?
Vago por el mundo. Me parece a veces que Sonaron las estridencias de una "jazz". Las
hago mucho, que cumplo una función. ¿No vuela canciones melancólicas de los campesinos se
el pajarillo más raudo que yo? Ruido entre el perdieron en aquel clamor de música moderna.
pasto. Cascabeleos de serpiente... Una voz infan- Alguien me tocó la mano. Era la sirvienta. Me
til furiosa, como la que escuché aquella tarde, en quemó con sus ojos y me entregó un papelito.
la calle, surge cerca de mí. Corro. Encuentro a Lo desdoblé. Tenía una sola palabra: "Impo-
mi alumno golpeando, con un palo, a una serpien- sible. Ana Eugenia".
te y lanzando gritos triunfales. Eran gritos de Quedé anonadado. No lo esperaba. Me sentí
amenaza, de alegría, de triimfo, de éxtasis: el extraño, aquejado, inútil. La sirvienta me mira-
éxtasis del asesinato. ba compadecida. Sus grandes ojos negros ex-
La serpiente se retorcía, bufaba, chillaba de- presaban tanto amor y tanta pasión, que algo
sesperada. Su piel brillosa se contraía, se hundía, se derritió en mí. Me acerqué a ella. Le tomé
perdía ¡os colotes.,. la mano y ¡a atraje hacía m í . . .

L . F O R E M
TRADUCCIÓN DE LIEBERMAS
eiBUiO »U VALBtVIA
<<
Caras y C a r e t a s " en l o s t e r r i t o r i o s nacionales
R E S I S T E N C I A (CHACO)

Bi-^c ^* socias del C\iib de Regatas Reslslencia que La señorita Dita Lequox, vencedora en el mencionado
>-5onciavon el concurso de natación realizado recién- concurso de natación, en compañía de otras compe-
tcincntc. tidoras.

Con motivo de log grandes calares, las playas del Club de Regatas de la localidad se vieron concu-
rridas por vei aneantes.

v°R °,™P'<^'»<l<>a de Coi icos y rdcgrafos, señores Grillo Los ciclistas señores Mario Toledo y Domingo Passotti,
Kodriguez, recientemente Juliiladob, fueron obsequia- que realizaron, con felicidad, el raid Resistcncia-Roi-a.
do» con un banquete por sus compañeros. rio-Resistencia, siendo festejados a su lles^ada.
C A R A ^ Y CARETAS

Dicho Y hecho
por Caballé

Es un político
perfecto. T i e n e cl
valor de sus convic-
ciones.
— Lo malo es que
sus conviccíonts no
tienen ningú:: valor.

D e s i n t e r e s a d o
— y o no soy de los que van a 'a Casa Rasa-
da a pedir algo. Yo soy de los tjue van a ofrc-:Qf.
— ¿ Y qué ofrece usted ?
— Mis servicioj.
iOtm vez
biev!
¡/'"CUANTOS convalecientes n o d e b e n a. Quaker Oats su
V ^ rápido restablecimiento!
Los médicos del m u n d o entero reconocen c u a n indicado es
este alimento para restaurar la salud, restablecer las fuerras y
revitalizar el organismo. Contiene carbohidratos que producen
energía; proteínas q u e reconstituyen los tejidos, y substancias
minerales esenciales para la sangre y los nervios; vitaminas
indispensables para la salud; y substancias fibrosas que con-
tribuyen al perfecto funcionamiento del
aparato digestivo.
El Quaker Oats debe servirse e n una u
otra forma todos los días para beneficio de
toda la familia.
Es delicioso, económico y fácil de pre-
parar, pudiendo servirse ZVa minutos des-
pués de empezar a hervir el agua. Bu.sc/iíe c\ nombre
QUAKER OATS
y iu IMAGEN del
COCIMIENTO C U Á Q U E R O ífue
lleva c\ \c:¿it'imo

I^KPIDO
uaker Oats
Se cuece en 2V2 minutos—ú es preciso 3655
"Mc^ hau ejíciifisicn cúmp£et¿

¡Qomo contribuyen a hacer que del paseo


tenga un grato recuerdo más!
S e a n solas, o en s a n d w i c h e s de caviar, fiambres en general, p a s t a
de j a m ó n o de a n c h o a s , etc., p a t é de foie gras o queso, r e s u l t a n
t a n s a b r o s a s , t a n exquisitas, que b a s t a r á que usted las lleve u n a
vez p a r a que, desde ese día, las E X P R E S S sean algo inseparable
de t o d a s sus excursiones futuras.

Y este nuevo paquete económico,


en virtud de especiales envolturas internas, las brinda
frescas, crocantes, como recién sacadas del horno y se
vende en todo ei país ¡a s ó l o 4 5 c e n t a v o s ! . . ,

S.A.ESTABLECIMIENTO MODELO

TERRABUSI

AÑO XXXVI, —No 1800 lALLERHS G R Á F I C O S


1 DE ASP.IL DL 1S33 « « * DI; CARAS Y CARÍ-:I,\;