Anda di halaman 1dari 62

La columna vertebral: osteología, artrología y miología

La columna vertebral (o espina dorsal) es una estructura anatómica que se extiende desde el
cráneo hasta la pelvis y se compone de 33 huesos individuales que se denominan vértebras. Las
vértebras en la columna reciben el nombre de la primera letra de la región donde se localizan (a
excepción de la primera y segunda vértebras cervicales denominadas atlas y axis
respectivamente), es decir, cervical, dorsal o lumbar, además de que se les asigna un número para
indicar su posición a lo largo de la columna, desde el eje superior al eje inferior.
Las funciones de la columna vertebral son las de proteger a la médula espinal a la cual recubre y la
de proporcionar sostén y equilibrio al cuerpo.
Las vértebras de la columna están alineadas de tal manera que sus agujeros vertebrales forman un
tubo de hueso vacío, el canal raquídeo, con la intención de proteger a la médula espinal de
infecciones y daños externos. Entre estas vertebras se encuentran pequeños espacios
intervertebrales a los que se les conoce como agujeros de conjunción o forámenes
intervertebrales, los cuales permiten a los nervios espinales salir de la médula espinal y conectarse
a las diferentes regiones del cuerpo.
La columna vertebral se divide en 5 regiones bien diferenciadas:
Región cervical. Las 7 vértebras del cuello forman la región cervical de la columna vertebral. En
este caso, las vértebras cervicales son vértebras más finas y más delicadas que ofrecen una gran
flexibilidad al cuello. La primera vértebra cervical (C1), es compatible con el cráneo y recibe el
nombre de Atlas. La segunda vértebra cervical (C2), es llamada Axis debido a que permite que
tanto el cráneo como el Atlas roten sobre ella.
Región dorsal. Las 12 vértebras en la región del pecho forman la región dorsal o torácica. Se trata
de vértebras más grandes y más fuertes que las cervicales, sin embargo tienen una mucha menor
flexibilidad.
Región lumbar. Las cinco vértebras de la zona lumbar forman esta región en la columna vertebral,
una región que incluso es más grande y más fuerte que la región dorsal, además de que es más
flexible. Es importante ya que todo el peso de la parte superior de nuestro cuerpo se apoya sobre
las vértebras lumbares.
Región sacra. Esta región en la columna vertebral se caracteriza porque únicamente tiene un solo
hueso en el esqueleto de una persona adulta. Este hueso se forma a su vez por la fusión de 5
vértebras más pequeñas en la etapa de la adolescencia. Se trata de un hueso plano y triangular,
que se localiza en la parte inferior, justo entre los dos huesos de la cadera.
Región coccígea. Se trata de una región en la que se encuentra el coxis humano, un único hueso
en el esqueleto de los adultos que se forma gracias a la unión de tres a cinco pequeñas vertebras,
aunque lo habitual es que sean 4, durante la etapa de la adolescencia. Es un hueso muy
importante porque soporta nuestro peso corporal al sentarnos, además de que también
proporciona puntos de unión tanto a los músculos de los glúteos como a la región pélvica.
Vista lateralmente la columna presenta una serie de 4 curvas.
Curvatura cervical: convexa hacia adelante y cóncava hacia atrás (lordosis cervical).
Curvatura dorsal: convexa hacia atrás y cóncava hacia adelante (cifosis dorsal).
Curvatura lumbar: convexa hacia adelante y cóncava hacia atrás (lordosis lumbar).
Curvatura sacro-coxígea: convexa hacia atrás y cóncava hacia delante (cifosis sacrococcigea).
Los agujeros vertebrales de todas las vértebras se encuentran alineados formando el canal
raquídeo a través del cual pasa la medula espinal.
Entre una vértebra y otra van saliendo los nervios espinales.
Caracteres comunes a todas las vértebras:
Todas las vértebras tienen:
Un cuerpo: con forma de cilindro, con dos caras y una circunferencia que comprende la parte
anterior de cada vértebra.

Vista superior Vista lateral


Un agujero: comprendido entre la cara posterior del cuerpo vertebral y el arco vertebral.
Un arco vertebral y procesos óseos especiales que surgen desde el arco. El arco vertebral es un
círculo parcial de hueso que está conectado a la parte posterior del cuerpo, la unión del arco
vertebral al cuerpo se produce mediante los pedículos. Los procesos óseos especializados
derivados del arco incluyen una apófisis espinosa (que se une al cuerpo mediante dos láminas
simétricas), dos apófisis transversas y cuatro carillas articulares (apófisis articulares).
Apófisis espinosa (vista lateral) Apófisis espinosa (vista superior)

Apófisis transversa (vista lateral) Apófisis transversa (vista superior)


Apófisis articular (vista lateral) Apófisis articular (vista superior)

Láminas (vista superior) Pedículos (vista superior)

Caracteres particulares de las vértebras de cada Región


Columna Cervical. La columna cervical está formada por siete huesos o vértebras, de las cuales
las dos primeras tienen nombres propios ya que tienen características diferentes.
Estas vértebras se articulan por arriba con el hueso occipital y por debajo se continúan con la
columna dorsal o torácica. Los huesos cervicales están diseñados para permitir la flexión (40°),
extensión (75°), inclinación lateral (35-45°) y rotación de la cabeza (45-50°, pudiendo llegar a 90°
en la articulación atlanto-odontoidea). Estas vértebras son más pequeñas que las demás y así
permiten una mayor cantidad de movimiento. En el caso de la columna cervical se puede llevar al
cabo el movimiento de circunducción que se produce cuando se realizan círculos de gran amplitud
con la cabeza combinando los movimientos de flexión, inclinación, rotación y extensión que en este
caso llega a ser hiperextensión.
Vértebras cervicales: presentan un cuerpo alargado, apófisis articulares acanaladas, pedículos con
escotaduras, láminas cuadriláteras, apófisis espinosas cortas, descendentes hacia abajo (para
facilitar el movimiento de extensión), terminadas en dos picos y con excavaciones, apófisis
transversas también terminadas en doble punta y con un canal especial (agujero transversal) para
que pase la arteria vertebral (excepto en C7) y agujero vertebral triangular.

Atlas: es la primera vértebra cervical y se une al hueso occipital. Está constituida por dos masas
laterales unidas por dos arcos. Todas estas partes circunscriben el agujero occipital. El atlas es
una vértebra incompleta ya que no tiene verdadero cuerpo vertebral, la apófisis espinosa está
representada por el tubérculo posterior, las apófisis articulares, por las cavidades glenoideas y las
láminas, por el arco posterior. Presenta en su cara superior unas superficies articulares para los
cóndilos del hueso occipital. En la zona anterior se encuentra el agujero vertebral y cruzando de
lado a lado el ligamento transverso del atlas.

Axis: es la segunda vértebra cervical. Se articula por arriba con el atlas y por debajo con la C3
Presenta una eminencia denominada apófisis odontoides en la cara superior de su cuerpo que
actúa como un pivote para la rotación del atlas y el cráneo. Se caracteriza por tener una apófisis
espinosa muy ancha y apófisis transversas cortas.
Columna Dorsal. Está formada por doce huesos o vértebras situadas a continuación de la columna
cervical. Sus vértebras se caracterizan por ser más gruesas y menos móviles que las cervicales
además poseen las siguientes características: un cuerpo vertebral más grueso con facetas costales
que se articulan con las costillas, pedículos mucho más escotados, láminas cuadriláteras, apófisis
espinosas dirigidas oblicuamente hacia abajo (excepto la D11 y D12) para limitar el movimiento de
extensión, muy voluminosas y con una proyección puntiaguda en forma de asta, apófisis
transversas con carillas articulares para las costillas y un agujero vertebral casi circular.
En la región inferior se encuentra la región dorso-lumbar cuya movilidad presenta características
particulares. La vértebra D12 en su cara superior presenta características de las vértebras dorsales
mientras que en su cara inferior presenta características de las vértebras lumbares, por lo que la
movilidad entre D12 y L1 es de carácter lumbar. De esta manera, esta vértebra al tener una
apófisis espinosa más corta y menos oblicua, presenta mayor extensión. Además los grados de
movilidad rotacional aumentan ya desde la unión D11-D12 por la libertad que proporcionan las
costillas flotantes.
Los movimientos que se pueden realizar con la columna dorsal son los de flexión (105°), extensión
(60°), inclinación lateral (20°) y rotación (35°). En cuanto a la circunducción, la columna dorsal no
se caracteriza por tener este movimiento en sí, pero facilita la realización de la misma a nivel
lumbar.
Como se puede ver la columna dorsal puede realizar todos los movimientos pero éstos se
encuentran limitados por la unión de las vértebras dorsales a las costillas sobre todo de D1-D7
(costillas verdaderas) ya que sus cartílagos de unión al esternón son cortos, en D8, D9 y D10
(falsas costillas) se permite mayor movilidad porque el cartílago de unión al esternón es más largo
y en D11 y D12 (costillas flotantes) hay mayores niveles de movilidad porque las costillas no se
unen al esternón.
Columna lumbar. Está formada por cinco huesos o vértebras situadas a continuación de la
columna dorsal. Sus vértebras se caracterizan por presentar el cuerpo más voluminoso de todas
las vértebras, por tener láminas alargadas, las apófisis espinosas más rectangulares y más
horizontales, por apófisis transversas largas y delgadas, apófisis articulares que sobresalen tanto
por encima como por debajo del cuerpo vertebral (lo que hace que los movimientos de rotación
sean limitados, sin embargo esta zona posee una buena movilidad a nivel de flexo-extensión e
inclinación lateral) y un agujero vertebral triangular, de mayor dimensión que el de las vértebras
dorsales pero menor que el de las cervicales.
Los movimientos que se pueden realizar con la columna lumbar son los de flexión (60°), extensión
(35°), inclinación lateral (20°) y rotación (5°). En el caso de la columna lumbar se puede llevar al
cabo el movimiento de circunducción que se produce cuando se realizan círculos de gran amplitud
con la espalda combinando los movimientos de flexión, inclinación, rotación y extensión.

Sacro. Se trata de un hueso único y plano


formado por la unión de 5 vértebras sacras sin disco vertebral ente ellas que se fusionan en un
solo hueso. El sacro tiene forma de pirámide, una base superior que se articula a la L5, un vértice
truncado hacia abajo que se articula con el coxis y a los lados se articula con los huesos coxales.
Coxis (cóccix). También es producto de la fusión de varios huesos. Se articula por encima con el
sacro y el resto del hueso está libre. Es un hueso plano en forma triangular y tiene en su base que
es superior las llamadas astas menores.

Articulaciones de la columna vertebral


Las articulaciones de la columna vertebral permiten la unión entre los cuerpos de las vértebras
adyacentes y las articulaciones entre los arcos vertebrales adyacentes. Hay dos tipos de
articulaciones en el cuello que son objeto de especial atención porque son diferentes de otras
articulaciones: las atlantooccipitales y las atlantoaxiales en la región cervical superior. Estas
articulaciones se localizan entre las dos primeras vértebras cervicales y el cráneo y permiten un
mayor grado de movimiento que en el resto de la columna vertebral. Las vértebras también se
articulan con las costillas y los huesos de la cadera.
Articulaciones atlantooccipitales: Unen la cabeza y el atlas
Son articulaciones sinoviales situadas entre los cóndilos occipitales y las superficies articulares
superiores de las masas laterales del atlas. Poseemos dos articulaciones atlantooccipitales, que
permiten asentir con la cabeza (movimiento hacia arriba y abajo). Se sostienen en su lugar gracias
a las membranas atlantooccipital anterior y posterior, que ayudan a evitar el movimiento excesivo
de las articulaciones.
Articulaciones atlantoaxiales: Unen el atlas y axis
Las tres articulaciones atlantoaxiales son también articulaciones sinoviales. Una se encuentra entre
el diente (apófisis odontoides) del axis (segunda vértebra cervical) y el arco anterior del atlas
(primera vértebra cervical), y las otras dos se encuentran entre las masas laterales de la primera
vértebra cervical y las articulaciones facetas superiores de la segunda vértebra cervical.
Los siguientes cuatro ligamentos estabilizan estas articulaciones:
Ligamento apical: Conecta el diente (apófisis odontoides) al agujero magno del hueso occipital.
Ligamentos alares: Conecta el diente (apófisis odontoides) a los márgenes laterales del agujero
occipital.
Ligamento cruzado o cruciforme: Rodea el diente (apófisis odontoides) hasta el arco anterior del
atlas y el cuerpo del eje hasta el agujero magno del hueso occipital
Membrana tectoria: Comienza en el cráneo y se convierte en el ligamento longitudinal posterior.
Articulaciones intervertebrales: Unen las vértebras entre sí.
Son las que conectan las vértebras adyacentes, incluyen articulaciones tanto sinoviales, como
cartilaginosas.
1.Articulaciones intervertebrales sinoviales: Se encuentran entre las facetas superior e inferior de
los arcos vertebrales adyacentes y son apoyadas por los siguientes ligamentos:
El ligamento interespinoso que se extiende entre las apófisis espinosas.
El ligamento supraespinoso que conecta las puntas de las apófisis espinosas y forma el fuerte
ligamento nucal que pasa por detrás de la columna cervical.
Ligamentos intertransversos que conectan las apófisis transversas adyacentes, y el ligamento
amarillo que conecta las láminas de las vértebras adyacentes.
2. Articulaciones intervertebrales cartilaginosas: Son articulaciones fibrocartilaginosas que se forma
entre los cuerpos vertebrales adyacentes con los discos intervertebrales fibrocartilaginosos
situados entre los cuerpos que son conocidas como “discos intervertebrales”. Cada disco se
compone de una masa gelatinosa, el núcleo pulposo, que está rodeado por el anillo fibroso (que se
compone de capas fibrosas más duras).
El anillo fibroso está compuesto de fibrocartílago duro que se une a las vértebras entre sí, pero que
es lo suficientemente flexible como para permitir los movimientos habituales del cuerpo.
El núcleo pulposo es un núcleo gelatinoso blando, que actúa como un amortiguador con el objetivo
de soportar el peso del cuerpo, así como de evitar que las vértebras “choquen” entre sí cuando
están bajo tensión.
Los ligamentos longitudinales anteriores y posteriores recorren las superficies anterior y posterior
de los cuerpos vertebrales desde el cráneo hasta el sacro. Estos ayudan a estabilizar la columna
vertebral.
Articulaciones del sacro
El sacro se articula con los huesos de la cadera para formar las articulaciones sacroilíacas. La
superficie superior del sacro tiene dos facetas superiores que se articulan con las apófisis
articulares inferiores de la quinta vértebra lumbar. También se articula con el coxis. Tiene un disco
intervertebral y se estabiliza por medio de ligamentos sacrococcígeos.
Video explicativo: Osteología de la columna vertebral
Músculos de la columna vertebral
La musculatura de la columna vertebral ha sido organizada en tres zonas bien diferenciadas: la
zona posterior del tronco y del cuello, la zona anterior y lateral del cuello y la zona lateral de la
columna lumbar.
REGIÓN POSTERIOR DEL TRONCO Y CUELLO:
PLANO PROFUNDO
ZONA POSTERIOR TRONCO. Son músculos que tienen sus orígenes e inserciones en la propia
columna vertebral y son pequeñas estructuras que van de una a otra vértebra.
INTERTRANSVERSOS: se pueden encontrar asociados en tres niveles: cervical, dorsal y lumbar,
siendo muy prominentes y dobles a nivel cervical, muy rudimentarios y prácticamente inexistentes
a nivel dorsal y muy potentes a nivel lumbar.
Se trata de pequeños músculos entre las apófisis transversas de las vértebras contiguas. Son
músculos posturales que estabilizan la vértebra anexa durante los movimientos de la columna
vertebral.
INTERESPINOSO: Los músculos interespinosos son músculos pares cortos que se insertan en las
apófisis espinosas de vértebras contiguas, uno a cada lado del ligamento interespinoso. Son
músculos posturales que estabilizan la vértebra anexa durante los movimientos de la columna
vertebral.

TRANSVERSOESPINOSO: es una secuencia de fibras musculares formando fascículos que toman


inserción en la apófisis transversas de todas las vértebras y de allí se extiende a las apófisis
espinosas. Los transversos espinosos a su vez comprenden 3 grupos musculares: semiespinosos,
multífidos y rotadores. Los multífidos se extienden de las apófisis transversas de las vértebras
superiores a las apófisis espinosas de las vértebras inferiores. En cuanto a su función bilateral es
la extensión de la columna y la unilateral la rotación al lado opuesto de su contracción.
ZONA POSTERIOR CUELLO. Son músculos que unen el cráneo a las primeras vértebras
cervicales.
OBLICUO MENOR DEL CUELLO: Se origina en la apófisis transversa del atlas y se inserta en el
hueso occipital entre las líneas nucales superior e inferior. Su función es la de extender la cabeza e
inclinación de la misma hacia el mismo lado.

OBLICUO MAYOR DEL CUELLO: Se origina en la apófisis espinosa del axis y se inserta en la
apófisis transversa del atlas.
Su función es la de rotar la cabeza hacia el mismo lado.

RECTO POSTERIOR MAYOR: Se origina en la apófisis espinosa del axis y se inserta en la porción
lateral del hueso occipital por debajo de la línea nucal inferior. Su función es la de extender la
cabeza y rotar la cara hacia el mismo lado del músculo.
RECTO POSTERIOR MENOR: Se origina en el tubérculo posterior del atlas y se inserta en la
porción medial del hueso occipital por debajo de la línea nucal inferior. Su función es la de extender
la cabeza.

Aparte de los músculos mencionados existen otros que tienen su origen en la masa común que es
una aponeurosis unida a la parte trasera del sacro y las crestas ilíacas. Destacan los siguientes:
DORSAL LARGO: es un músculo que constituye la parte medial del platisma lumbosacro.
Se fusiona con los iliocostales en la región lumbar y está unido a las apófisis transversas de las
vértebras lumbares. Se inserta en las apófisis transversas de todas las vértebras torácicas e
inmediatamente lateral a los tubérculos de las nueve o diez costillas inferiores.
Su función de forma unilateral es la inclinación y rotación hacia el mismo lado y de forma bilateral la
extensión o hiperextensión de la columna.
COMPLEXO MENOR: Se considera como parte del dorsal largo, ya que es una prolongación del
mismo.
Tiene su origen en las apófisis transversas de las cuatro o cinco vértebras torácicas superiores y
apófisis articulares de las tres o cuatro vértebras cervicales inferiores. Y su inserción en el borde
posterior de la apófisis mastoides del hueso temporal.
Su función de forma unilateral es la rotación y la inclinación de la cabeza hacia el mismo lado. Y de
forma bilateral la extensión o hiperextensión de la cabeza.

TRANSVERSO DEL CUELLO: Está ubicado por fuera del músculo anterior. Se inserta en el vértice
de las apófisis transversas de las cuatro o cinco primeras vértebras dorsales. Las fibras se dirigen
hacia arriba forman un cuerpo muscular, y termina insertándose en las apófisis transversas de C2 a
C6. Su función es la de extender la columna cervical e inclinarla hacia un lado.
SACROLUMBAR: Se encuentra junto al dorsal largo y ancho, presentando 3 porciones: lumbar,
costal o torácico y cervical. Tiene una forma cóncava muy útil para su función, multiplicando el
efecto de sus acciones.
Origen:
La porción lumbar: sacro, apófisis espinosas de las vértebras lumbares y dos últimas torácicas y
sus ligamentos supraespinosos y la cresta iliaca.
La porción dorsal o costal: ángulos de las 6 costillas inferiores.
La porción cervical: ángulos de las cotillas 3 a 6.
Inserción:
La porción lumbar: ángulos de las seis o siete costillas inferiores.
La porción dorsal o costal: ángulos de las seis costillas superiores y la apófisis espinosa de C7.
La porción cervical: apófisis transversas de C4 a C6.
La función de forma unilateral es la inclinación y rotación hacia el mismo lado y de forma bilateral la
extensión o hiperextensión de la columna.
PLANO SUPERFICIAL
TRAPECIO: cada músculo trapecio es aplanado y de forma triangular, con la base del triángulo
situada a lo largo de la columna vertebral (origen) y el vértice apuntando hacia el extremo del
hombro (inserción). Los músculos de ambos lados forman conjuntamente un trapezoide.
El trapecio tiene su origen en la línea nucal superior, protuberancia occipital externa, ligamento
nucal y apófisis espinosas de C7 a D12. Y su inserción en el tercio lateral de la clavícula, espina de
la escápula y acromion. Su función es la de ayudar a la rotación de la escápula durante la
abducción del húmero por encima de la horizontal; las fibras superiores elevan, las centrales
aducen y las fibras inferiores descienden la escápula.
DORSAL ANCHO: Es un músculo grande aplanado y triangular que comienza en la parte inferior
de la región dorsal del tronco y se afila a medida que asciende formando un ancho tendón que se
inserta en el húmero.
Se origina en las apófisis espinosas de D7 a L5, sacro, cresta ilíaca y costillas X a XII y se inserta
en el suelo del surco intertuberositario del húmero. Su función es la extender, aducir y rotar
medialmente el húmero.
ROMBOIDES MENOR Y MAYOR: los dos músculos romboides son inferiores al elevador de la
escápula. El romboides menor es superior al romboides mayor, y es un pequeño músculo cilíndrico
que se origina en la parte inferior del ligamento nucal del cuello y en las apófisis espinosas de las
vértebras C7 y D1 y se inserta en el borde medial de la escápula en espina de la escápula. Su
función es retraer (aducir) y elevar la escápula.
El romboides mayor, es de mayor tamaño, se origina en las apófisis espinosas de D2 a D5 y se
inserta en el borde medial de la escápula entre la espina y el ángulo inferior. Su función es retraer
(aducir) y elevar la escápula.

Romboides mayor Romboides menor

SERRATOS: discurren oblicuamente en sentido externo desde la columna vertebral para insertarse
en las costillas, esta situación sugiere una función respiratoria.
SERRATO MENOR POSTEROINFERIOR: se origina en las apófisis espinosas de D11-L3 y
ligamentos supraespinosos y se inserta en el borde inferior de las costillas IX a XII inmediatamente
lateral a sus ángulos. Su función es deprimir las cotillas IX a XII y puede evitar la elevación de las
costillas inferiores cuando se contrae el diafragma.
SERRATO MENOR POSTEROSUPERIOR: se origina en la parte inferior del ligamento nucal, las
apófisis espinosas de C7-T3 y ligamentos supraespinosos y se inserta el borde superior de las
costillas II a IV inmediatamente lateral a sus ángulos. Su función es elevar las costillas II a IV.
ANGULAR DEL OMOPLATO: es un músculo fino que desciende a partir de las apófisis transversas
de las vértebras cervicales superiores hacia la parte superior de la escápula en su borde medial en
el ángulo superior.
Se origina en las apófisis transversas de C1 a C4 y se inserta en la parte superior, borde medial de
la escápula. Su función es elevar la escápula.

ESPLENIO DE LA CABEZA: Se encuentra junto al esplenio del cuello, dándole a la zona un


aspecto de “V”.
Se origina en la 1/2 inferior del ligamento de la nuca y en las apófisis espinosas de C7 a D4. Desde
ahí se dirige hacia arriba y afuera. Y se inserta en la apófisis mastoides del hueso temporal.
Su función conjunta es dirigir la cabeza hacia atrás extendiendo el cuello; individualmente dirigen y
rotan la cabeza hacia un lado (giran la cara hacia el mismo lado).
ESPLENIO DEL CUELLO: Se trata de una ancha lámina muscular que se dirige hacia arriba y
afuera en la columna cervical. Se encuentra tapando a la parte cervical del músculo dorsal largo.
Se origina en las apófisis espinosas de D3 a D6. Desde ahí se dirige primero hacia fuera y arriba y
luego hacia dentro y arriba.
Se inserta en las apófisis transversas de las 3 primeras vértebras cervicales.
Su función conjunta es extender el cuello; individualmente dirigen y rotan la cabeza hacia un lado
(giran la cara hacia el mismo lado).

REGIÓN ANTERIOR Y LATERAL DEL CUELLO


ESTERNOCLEIDOMASTOIDEO:
Cabeza esternal: se origina en la parte superior de la superficie anterior del manubrio del esternón
y se inserta en la mitad lateral de la línea nucal superior. Su función individualmente es la de
inclinar la cabeza hacia el hombro del mismo lado girando la cabeza para volver la cara hacia el
lado opuesto.
Cabeza clavicular: se origina en la superficie superior del tercio medial de la clavícula y se inserta
en la superficie lateral de la apófisis mastoides.
ESCALENOS: Se encuentran en las caras laterales del cuello, debajo del músculo
esternocleidomastoideo. Están dispuestos en forma de escalera y lo forman 3: anterior, medio y
posterior, los cuáles son el resultado de un mismo músculo que se ha separado en 3 fascículos.
ESCALENO MEDIO: se origina en las apófisis transversas de C2-C7 y se inserta en la superficie
superior de la primera costilla, posterior al surco de la arteria subclavia. Su función es la de levantar
la primera costilla.
ESCALENO ANTERIOR: se origina en los tubérculos anteriores de las apófisis transversas de C3-
C6 y se inserta en el tubérculo del escaleno y la superficie superior de la primera costilla. Su
función es de elevar la primera costilla.
ESCALENO POSTERIOR: se origina en los tubérculos posteriores de las apófisis transversas de
C4-C6 y se inserta en la superficie posterior de la segunda costilla. Su función es la de levantar la
segunda costilla.
Su función de forma unilateral es la inclinación y rotación hacia el mismo lado.
Su función de forma bilateral es:
Si la columna cervical es móvil: flexión de la columna cervical.
Si la columna cervical está fijada: hiperlordosis cervical.
Si la columna cervical y dorsal alta están fijas: elevan la primera y segunda costilla, iniciando el
movimiento de inspiración.
RECTO ANTERIOR MAYOR: Son fascículos que han ido separándose del músculo largo del
cuello. Se considera continuación del escaleno anterior.
Se origina en la superficie anterior de la parte lateral del atlas y sus apófisis transversas y se
inserta en la superficie inferior de la parte basilar del hueso occipital.
Su función es la de flexionar la cabeza en la articulación atlantooccipital.

RECTO ANTERIOR MENOR: Se origina en la cara anterior y lateral del atlas y se inserta en la
apófisis basilar del occipital.
Su función es secundaria de la flexión del cráneo.

RECTO LATERAL: Se origina en la superficie superior de las apófisis transversas del atlas y se
inserta en la superficie inferior de la apófisis yugular del hueso occipital.
Su función es flexionar la cabeza lateralmente hacia el mismo lado.
LARGO DEL CUELLO: Se encuentra adosado a las caras laterales de los cuerpos de las vértebras
cervicales de forma irregularmente triangular, con base hacia la línea media. Posee 3 partes:
Parte oblicua superior: se origina en los tubérculos anteriores de las apófisis transversas de las
vértebras C3 a C5 y se inserta en el tubérculo del arco anterior del atlas.
Parte oblicua inferior: se origina en la superficie anterior de los cuerpos de las vértebras D1, D2 y
tal vez D3 y se inserta en los tubérculos anteriores de las apófisis transversas de las vértebras C5
a C6.
Parte vertical: se origina en la superficie anterior de los cuerpos de las vértebras D1 a D3 y C5 a
C7 y se inserta en la superficie anterior de los cuerpos de las vértebras C2 a C4.
La función del largo del cuello de forma unilateral es la inclinación hacia el mismo lado y de forma
bilateral la flexión del cuello.

MÚSCULOS LATERALES DE LA COLUMNA LUMBAR


PSOAS:
Psoas Mayor: se origina en la cara lateral de los cuerpos vertebrales D12 y L1 a L5, apófisis
transversas de las vértebras lumbares y discos intervertebrales entre D12 y L1 a L5 y se inserta en
el trocánter menor del fémur. Su función es la flexión del muslo en la cadera.
Psoas Menor: se origina en la cara lateral de los cuerpos vertebrales T12 y L1 y los discos
intervertebrales correspondientes y se inserta en la línea pectínea del reborde pélvico y la
eminencia iliopúbica. Su función es la de flexor débil de la columna vertebral.

Psoas mayor Psoas menor


CUADRADO LUMBAR: tiene su origen en la apófisis transversa de la vértebra L5, ligamento
iliolumbar y cresta ilíaca. Y se inserta en las apófisis transversas de las vértebras Ll a L4 y borde
inferior de la costilla XII. Su función es bajar y estabilizar la costilla XII y algo de flexión lateral del
tronco.
Esqueleto del miembro inferior
El miembro inferior presenta, al igual que el superior, varias regiones: la región glútea situada en
la parte superior detrás de la pelvis, comúnmente llamada nalga, donde hace relieve la masa del
músculo glúteo máximo, pero especialmente la grasa subcutánea que lo cubre; el fémur o muslo
donde forma un relieve por delante los músculos cuadriceps femoral y por detrás los llamados
"músculos de hamstring", la rodilla donde sobresale por delante la patela y por detrás presenta
una depresión romboidea llamada fosa poplítea; la pierna o crura con su saliente posterior, la sura
o pantorrilla, levantada por los gastrocnemios o gemelos pertenecientes al músculo tríceps sural;
el tobilloformado por los procesos que a este nivel presentan la tibia y la fíbula denominados
maléolos; y el pie con el tarso, el metatarso y los dedos. Los dedos del pie se enumeran del I al V
en sentido medial; el primero es el hálux o dedo gordo del pie.

Esqueleto apendicular inferior

El esqueleto del miembro inferior está conformado por un cíngulo, el hueso coxal, y un esqueleto
del miembro libre conectado al tronco mediante el cíngulo. El esqueleto del miembro libre consta
del hueso del fémur, la tibia, la fíbula y lo huesos del pie (los huesos del tarso, los metatarsianos
y las falanges).
Hueso Coxal

Del hueso coxal se pueden palpar en el vivo la cresta iliaca en toda su extensión y en cada
extremo las espinas iliacas anterior superior y posterior superior (a nivel de esta última se
forma una pequeña depresión en la piel), el túber isquiático en la parte medial inferior de la región
glútea (especialmente cuando el fémur está flexionado) y el cuerpo del pubis en el monte del
pubis, con su tubérculo púbico que se encuentra a 3 cm de la línea mediana. Por vía vaginal,
desviando los dedos en dirección posterolateral es posible palpar la espina isquiática.
Hueso del fémur
Del hueso del fémur se pueden palpar en el vivo el trocánter mayor(aproximadamente 10 cm por
debajo de la cresta iliaca en la parte lateral del fémur), los cóndilos y los epicóndilios.
Tibia

De hueso de la tibia se pueden palpar en el vivo los cóndilos, la tuberosidad, el borde anterior,
la cara medial del cuerpo y el maléolo medial.
Fíbula o peroné

Del hueso de la fíbula se pueden palpar en el vivo arriba su cabeza y abajo el maléolo el cual
forma con el de la tibia el tobillo. De los maléolos el que más desciende es el lateral.
Huesos del pie

El esqueleto del pie está constituido por siete huesos del tarso, cinco metatarsianos y las falanges.

Los huesos de la fila posterior del tarso son el calcáneo y el talo, los cuales están superpuestos, el
talo sobre el calcáneo. Los huesos de la fila anterior del tarso son los cuneiformes medial,
intermedio y lateral y el cuboideo; estos huesos están yuxtapuestos quedando el cuboideo en
una posición lateral. El hueso que queda interpuesto entre las filas anterior y posterior del tarso es
el navicular. Los metatarsianos y las falanges constan de base, cuerpo y cabeza.

Por su forma y la manera como están dispuestos los huesos del pie conforman la mitad de una
cúpula con un arco longitudinal y un arco transversal. El arco longitudinal presenta una parte
medial más alta que pasa por el calcáneo, el talo, el navicular, los cuneiformes y los metatarsianos
I, II y III. La parte lateral del arco longitudinal del pie pasa por el calcáneo, el cuboideo y los
metatarsianos IV y V, y sus partes blandas se apoyan en el suelo en toda su extensión. Este arco
se apoya por sus extremidades en el túber del calcáneo y en la cabeza de los metatarsianos I y
V. El arco transversal del pie se debe a la forma de cuña de los cuneiformes, de los cuales el
medial tiene base plantar y los demás base dorsal (la base es la parte no articular más ancha), y a
la disposición de los metatarsianos II, III y IV que quedan elevados del suelo; este arco se apoya
por sus extremidades en la cabeza de los metatarsianos I y V. El descenso del arco longitudianl
constituye el pie plano y del arco transverasl el pie plano transverso.
Músculos del miembro inferior
Los músculos del miembro inferior comprenden los músculos de la región glútea, del fémur, de la
pierna y del pie.
Músculos de la región glútea
La región glútea o región cluneal corresponde a un cuadrilátero delimitado por: una linea horizontal
superior que pasa por la parte más alta de la cresta iliaca, una linea horizontal inferior que cruza el
pliegue glúteo, una linea vertical que pasa por la linea mediana y otra linea vertical que desciende
desde la espina iliaca anterior superior.
El músculo más superficial de esta región es el glúteo máximo; profundo a él se encuentra
el glúteo medio y por delante de éste el glúteo mínimo. Por debajo de los glúteos medio y
mínimo se encuentran en orden descendente el piriforme, el gemelo superior, el obturador
interno, el gemelo inferior y el cuadrado femoral.
Por delante del cuadrado femoral se encuentra el obturador externo y en la parte lateral de la
región glútea el tensor de la fascia lata
Los músculos glúteos se originan en la cara glútea del hueso coxal, el máximoadicionalmente en
la cara dorsal del hueso sacro, el piriforme se origina en la cara pélvica del hueso sacro,
los obturadores externo e internorespectivamente en las caras externa e interna del marco del
foramen obturado, como también en la membrana obturatriz que cierra casi completamente este
foramen, y los gemelos y el cuadrado femoral se originan en el borde posterior del hueso coxal.

Los músculos que tienen origen en el hueso coxal se insertan en el trocánter mayor por lo que se
les puede llamar pelvitrocantéricos.

Los glúteos medio y mínimo también se insertan en el trocánter mayor y el máximo lo hace en el
cuerpo del hueso del fémur por debajo del trocánter y principalmente en el tracto iliotibial. Este
tracto es el engrosamiento fibroso que presenta lateralmente la fascia lata que envuelve a los
músculos del fémur y se extiende desde la cresta iliaca hasta la tibia.

La región glútea clínicamente está divida en cuadrantes superolateral, superomedial, inferolateral e


inferomedial. Las inyecciones intramuscularesdeben aplicarse en el cuadrante
superolateral por encontrarse libre de vasos y nervios de consideración, en tanto que en el
cuadrante inferomedial se localiza el nervio isquiático.

El sitio para la aplicación de inyecciones intraglúteas o intramusculares se localiza también en el


punto de trisección superior de una linea extendida entre la espina iliaca anterior superior y la parte
superior de la crencha del ano o hendidura interglútea (la depresión entre ambas nalgas).
Músculos del fémur

Los músculos del fémur están dispuestos en grupos anterior, medial y posterior. Al grupo
anterior pertenecen el iliopsoas, el sartorio y el cuadriceps femoral. El iliopsoaspertenece en
gran parte a la pared abdominal posterior y está formado por el músculo psoas mayor que se
origina en las vértebras lumbares y el iliaco que se origina en la fosa iliaca del hueso coxal. Ambos
músculos se unen y terminan insertándose en el trocánter menor.
El sartorio cruza oblicuamente el fémur en sentido lateromedial desde su origen en la espina iliaca
anterior superior hasta su inserción en la parte superior y medial de la tibia.

Por su parte el cuadriceps femoral está formado por tres cabezas superficiales: el recto femoral,
el vasto lateral y el vasto medial, y una cabeza profunda: el vasto intermedio. De estas cabezas
la única que se origina en el hueso coxal, en la espina iliaca anterior inferior, es el recto femoral;
las demás se originan en el cuerpo del hueso del fémur. Las cuatro cabezas se unen por un tendón
común que contiene a la patela, el mayor hueso sesamoideo del cuerpo; de la patela el tendón
desciende para insertarse en la tuberosidad de la tibia por que el cuadriceps actúa esencialmente
en la rodilla.
Los músculos del grupo medial están dispuestos en tres planos: el plano superficial está
formado por el pectíneo, el aductor longo y el grácil. El plano medio por el aductor breve y
el plano profundo por el aductor magno. Todos estos músculos se originan en el pubis y se
insertan en el hueso del fémur hacia su parte posterior, excepto el grácil que se inserta en la parte
superior y medial de la tibia, por detrás del sartorio.
Los músculos del grupo posterior moldean la cara posterior del fémur. Son músculos largos cuyas
fibras se extienden entre el cíngulo y la pierna y cruzan la cara posterior de las articulaciones coxal
y de la rodilla.

Lateralmente se encuentra el bíceps femoral, con sus cabezas longa y breve; medialmente
el semitendinoso y, por delante de éste, el semimembranoso. Todos se originan en el túber
isquiático, excepto la cabeza breve del bíceps femoral que lo hace en la parte inferior del cuerpo
del hueso del fémur. El bíceps se desvía lateralmente para insertarse en la cabeza de la fíbula,
mientras que el semitendinoso y el semimembranoso conservan su posición medial para
insertarse el primero en la parte superior y medial de la tibia, por detrás del grácil y del sartorio, y el
semimembranoso en el cóndilo medial.

Los tres músculos del grupo posterior del fémur son llamados "músculos de hamstring" (de la tira
de jamón), en tanto que por la forma como se insertan en la parte superior y medial de la tibia a los
músculos sartorio, grácil y semitendinoso se les llama "músculos de la pata de ganso".
Los movimientos de la cadera o del fémur son realizados de la siguiente manera por los músculos
correspondientes:

- flexión: iliopsoas, sartorio, recto femoral, tensor de la fascia lata, pectíneo y aductores.

- Extensión: glúteo máximo, bíceps femoral (cabeza longa), semitendinoso y semimebranoso.

- Aducción: aductores longo, breve y magno, pectíneo y cuadrado femoral.

- Abducción: glúteo medio, piriforme, glúteos mínimo y máximo, sartorio, tensor de la fascia lata.

- Rotación medial: glúteo mínimo, glúteo medio, tensor de la fascia lata.

- Rotación lateral: iliopsoas, sartorio, pectíneo, aductores, piriforme, obturador interno y externo,
cuadrado femoral, gemelos superior e inferior.

La mayoría de los músculos del fémur actúan sobre la rodilla. Estos son los movimientos y los
músculos que los realizan:

- Extensión de rodilla o de pierna: Cuadriceps femoral. El vasto medial realiza los últimos 15° de
extensión de la rodilla, por lo que es considerado el "cerrojo de la rodilla" ya que su contracción
impide que la rodilla sea fácilmente flexionada.

- Flexión de la rodilla o de la pierna: bíceps femoral, semitendinoso, semimebranoso,


gastrcnemios, poplíteo, plantar.
La hernia femoral (también conocida como hernia crural) es la protrusión o salida de una víscera
abdominal, muy probablemente un asa intestinal, hacia la parte superior y medial del fémur, por
debajo del ligamento inguinal, en una ubicación inferior y lateral con respecto al tubérculo púbico.
Músculos de la pierna

Los músculos de la pierna tienen sus orígenes en la tibia y la fíbula y su acción la realizan en la
articulación crurotalar y en los dedos. Están dsitribuidos en grupos anterior, lateral y posterior.

El grupo anterior comprende los músculos tibial anterior, extensor longo de los
dedos y extensor longo del hálux. El tibial anterior se origina en la cara lateral de la tibia, su
tendón rodea el borde medial del pie y se inserta en el cuneiforme medial y en el I metatarsiano.
Los extensores de los dedos y del hálux se originan en la fíbula; el tendón del hálux se inserta en la
falange distal del dedo gordo del pie, en tanto los cuatro tendones del extensor de los dedos lo
hacen en las falanges media y distal de los cuatro dedos laterales.

El grupo lateral está conformado por los músculos peroneos o fibulares longo y breve. Estos
músculos se originan en la parte lateral de la fíbula, sus tendones pasan por detrás del maléolo
lateral y se insertan en el pie, el breve en la parte lateral del dorso y el longo en la planta a la cual
atraviesa oblicuamente en sentido lateromedial.
El grupo posterior lo forman el triceps sural, que es superficial, y los
músculos plantar, poplíteo, tibial posterior, flexor longo de los dedos y flexor longo del
hálux que ocupan un plano profundo. El músculos triceps sural es un músculo voluminoso
formado, a su vez, por el sóleo que se origina en la tibia y la fíbula y el gastrocnemio que tiene
una cabeza medial y otra lateral, cada originada en el cóndilo correspondiente del hueso del fémur.
Las tres cabezas se unen al tendón calcáneo (o tendón de aquiles), el cual desciende hasta el
talón para insertarse en la parte posterior del hueso calcáneo.
El flexor longo de los dedos se origina en la cara posterior de la tibia, el flexor longo del
hálux en la cara posterior de la fíbula y el tibial posterior en ambos huesos por lo que queda
situado entre los dos músculos flexores. Los tres tendones pasan por detrás del maléolo medial y
en la planta del pie se separan. El flexor longo del hálux se inserta en la falange distal de este
dedo, los cuatro tendones del flexor longo de los dedos se insertan en al falange media de los
dedos II a V y el tibial posterior se inserta en todos los huesos del tarso, excepto el talo, y en los
metatarsianos II, III y IV por lo que ayuda a mantener el arco longitudinal del pie.
Músculos de la planta del pie

Están dispuestos en grupos medial para el hálux, lateral para el V dedo e intermedio para los
dedos II a V. Los músculos que actúan sobre el hálux o dedo gordo del pie son el aductor,
el abductor y el flexor breve del hálux.
Los músculos plantares o propios del quinto dedo son el abductor y el flexor breve del V dedo.
Los músculos plantares medios corresponden al flexor breve de los dedos (flexiona la falange
media de los dedos II a V), los lumbricales(flexionan la falange proximal y extienden las falanges
media y distal de los cuatro dedos laterales), el cuadrado plantar o flexor accesorio (no tiene
equivalente en la mano porque su función es cambiar la linea de tracción del flexor longo de los
dedos, cuyo tendón tiene una dirección oblicua en la planta del pie, para alinearla con los cuatro
dedos laterales), los interóseos plantares(aductores de los dedos III, IV y V) y los interóseos
dorsales (abductores de los dedos II, III y IV).

Articulaciones del miembro inferior


Las articulaciones del miembro inferior comprenden las del cíngulo (sacroiliaca y púbica) y las del
miembro libre (coxal o de la cadera, de la rodilla, tibiofibulares y del pie: crurotalar, intertarsianas,
tarsometatarsianas, metatarsofalángicas o interfalángicas). Todas son articulaciones sinoviales,
con excepción de la sínfisis púbica y de la sindesmosis tibiofibular.
Articulación coxal, coxofemoral o de la cadera

Las caras articulares de la articulación coxal, también llamada coxofemoral o de la cadera son la
cabeza del hueso del fémur y la cara lunada del acetábulo. Se clasifica como sinovial esferoidea y
realiza los siguientes movimientos:

- Extensión: en el plano sagital el fémur se desplaza hacia atrás.

- Flexión: en el plano sagital el fémur se desplaza hacia adelante.

- Aducción: el fémur se acerca a la línea mediana del cuerpo o al otro fémur.

- Abducción: el fémur se aleja de la linea mediana del cuerpo o del otro fémur.

- Sobre el plano transversal, alrededor de un eje vertical, realiza rotación medial y rotación
lateral.
Su posición más inestable, en la cual puede luxarse con mayor facilidad la cabeza femoral, es la
flexión (que puede asociarse con aducción y rotación lateral como cuando se cruza una pierna
sobre otra). Tanto la luxación traumática como la congénita suele ser posterior desgarrándose la
cápsula por detrás y desplazándose la cabeza femoral directamente hacia atrás o hacia arriba y
atrás en sentido posterosuperior. El fémur adopta una posición en flexión, aducción y rotación
medial, como si se tratara de cubrir los genitales, por lo cual se denomina "posición púdica o del
bañista sorprendido".
Articulación de la rodilla

Las caras articulares de la articulación de la rodilla corresponden a los cóndilos femorales,


los cóndilos tibiales y la patela con lo cual se forman dos articulaciones femorotibiales, tipo
sinovial condileas, y una articulación femoropatelar tipo sinovial plana. Esta articulación está
estabilizada por los ligamentos colateral tibial y colateral medial que desde los epicóndilos
femorales se insertan distalmente en la cara medial de la tibia y en la cabeza de la fíbula,
respectivamente. En el centro de la artcuación se encuentran los ligamentos cruzados anterior y
posterior que ocupan la fosa intercondilea del hueso del fémur y desde los cóndilos femorales se
extienden hasta las áreas intercondileas anterior y posterior de la tibia, respectivamente.
Sobre cada cóndilo o platillo tibial se ubican los meniscos, estructuras de fibrocartílago de forma
semicircular con una superficie cóncava arriba y otra plana abajo que contribuye a siminuir la
incongruencia que existe entre los cóndilos femorales y tibiales. De estos el menos móvil y el que
usualmente se rompe durante las lesiones atléticas es el medial. La articulación de la rodilla realiza
los siguientes movimientos:

- Extensión: en el plano sagital la pierna se desplaza hacia adelante.

- Flexión: en el plano sagital la pierna se desplaza hacia atrás.

(Hay que tener en cuentra que los movimientos de flexión y extensión de la articulación de rodilla
son contrarios a los de la articulación coxofemoral).

- Con el pie apoyado en el suelo, la rodilla ligeramente flexionada gira sobre el plano transversal,
alrededor de un eje vertical, realizando movimentos de rotación medial y rotación lateral.

Enfermedades como el raquitismo y la poliomielitis o la mala psotura pueden ser causa de


deformaciones a nivel de la rodilla. El arqueamiento medial (piernas en X) constituye al genu
valgo, mientras que el encorvamiento lateral (cascorvo) se denomina genu varo.
Articulaciones tibiofibulares

Entre la cabeza de la fibula y el cóndilo lateral de la tibia se realiza una articulación sinovial plana e
inferiormente, entre el cuerpo de la fibula y la incisura fibular de la tibia, se forma una articulación
fibrosa tipo sindesmosis.
Articulación crurotalar
La articulación crorotalar se realiza entre la cara articular inferior de la tibia, los dos maléolos y la
tróclea del talo. Se clasifica como sinovial ginglimo y realiza los siguientes movimientos en el plano
sagital, alrededor de un eje transversal que une ambos maléolos:

- Dorsiflexión: cuando la punta del pie se desplaza hacia arriba.

- Plantiflexión: cuando la punta del pie se desplaza hacia abajo.

EL primer movimiento equivale a la extensión de mano y el segundo a la flexión.

Los esguinces son el estiramiento o la ruptura parcial o total de los ligamentos y cápsulas
articulares, con el consiguiente rompimiento de vasos sanguíneos y formación de hematoma por
extravasación de sangre. Un sitio frecuente de esguince es la articulación crurotalar que, según la
posición que adpote el pie al torcerse, se denomina esguince por inversión cuando el pie se
apoya por su lateral y esguince por eversión cuando el pie se apoya por su lado medial. De ellos
el más frecuente es el esguince por inversión.
Articulación subtalar

Entre el talo y el calcáneo se forma la articulación subtalar, tipo sinovial plana, la cual realiza
movimientos como de bamboideo del pie sobre un eje que desde el calcáneo se dirige
oblicuamnete hacia arriba, adelante y medialmente, pasando por el talo. Los movimientos qe
realizan estas articulaciones son:

- Inversión: el pie gira medialmente de modo que el borde medial se eleva y la planta queda
orientada medialmente. Este movimiento equivale a la supinación de antebrazo.

- Eversión: el pie gira lateralmente de modo que se eleva el borde lateral y la planta se orienta
lateralmente. Equivale a la pronación de antebrazo.

Las demás articulaciones intertarsianas y las articulaciones entre los demás huesos del pie son
similares a las de la mano, con excepción de la tarsometatarsiana del hálux que no presenta
movimientos de oposición como el pulgar.