Anda di halaman 1dari 2

) Líquido, o en polvo soluble en agua

Constituidos por sales obtenidas de resinas de madera, detergentes sintéticos sales


lignosulfonadas, sales de ácidos de petróleo, sales de materiales proteínicos, ácidos
grasosos y resinosos, sales orgánicas de hidrocarburos sulfonados etc. Algunos son de
los llamados aniónicos, que al reaccionar con el cemento inducen iones cargados
negativamente que se repelen causando la dispersión y separación entre las partículas
sólidas y un efecto lubricante muy importante al reducirse la fricción interna.

Existe un campo muy grande de materiales con los cuales se pueden obtener
incorporadores de aire, sin embargo no todos pueden producir la estructura de vacíos
adecuada para combatir el hielo y deshielo, lo que ha motivado una gran labor de
investigación por parte de los fabricantes y científicos para hallas las combinaciones
mas eficientes contra el fenómeno.

Existe un campo muy grande de materiales con los cuales se pueden obtener
incorporadores de aire, sin embargo no todos pueden producir la estructura de vacíos
adecuada para combatir el hielo y deshielo, lo que ha motivado una gran labor de
investigación por parte de los fabricantes y científicos para hallas las combinaciones
mas eficientes contra el fenómeno.

Este tipo de incorporadores de aire son sensibles a la compactación por vibrado, al


exceso de mezclado, y a la reacción con el cemento en particular que se emplee, por lo
que su utilización debe hacerse de manera muy controlada y supervisada para asegura
los resultados pues de otro modo estaremos incorporando menos vacíos y de calidad
diferente a la requerida.

Una de las ventajas de estos incorporadores, es que el aire introducido funciona además
como un lubricante entre las partículas de cemento por los vacíos adicionales en su
estructura.

Las proporciones en que se dosifican normalmente estos aditivos oscilan entre el 0.02%
y el 0.10% del peso del cemento consiguiéndose incorporar aire en un porcentaje que
varía usualmente entre el 3% y el 6% dependiendo del producto y condiciones
particulares.

Acelerantes

El azúcar en dosificaciones mayores del 0.25% del peso del cemento, la urea, el ácido
láctico de la leche, el ácido oxálico que se halla en muchos productos comerciales que
sirven para quitar manchas y limpiar metales.

b) Incorporadores de aire.

Los detergentes, las piedras porosas de origen volcánico finamente molidas, las algas.

c) Plastificantes retardadores

Los siguientes productos en porcentajes referenciales relativos al peso del cemento:


El almidón (0.10%), el bicarbonato de sodio (0.14%), el ácido tartárico (0.25%), la
celulosa (0.10%), el azúcar (< 0.25%), resinas de maderas.

Para concluir, debemos mencionar que las normas ASTM C-260 y C-494 (Ref. 6.11 y
6.12) establecen los requisitos que deben cumplir los aditivos para poder emplearse en
concreto, siendo una herramienta útil para verificarlos, pero que no reemplaza a la
prueba efectiva con el cemento, la mezcla y las condiciones de obra particulares que
enfrentemos, en que debe cuidarse de comprobar su efectividad en forma científica,
evaluando con métodos y pruebas estándar las propiedades que se modifican , de
manera de poder cuantificarlas y obtener conclusiones valederas.