Anda di halaman 1dari 110

0

AUTORIDAD BINACIONAL DEL PROGRAMA DE LAS NACIONES


LAGO TITICACA UNIDAS PARA EL DESARROLLO
(ALT) (PNUD)

PROYECTO CONSERVACIÓN DE LA BIODIVERSIDAD EN LA CUENCA DEL


LAGO TITICACA – DESAGUADERO – POOPO - SALAR DE COIPASA

UNIVERSIDAD NACIONAL DEL ALTIPLANO – PUNO


FACULTAD DE CIENCIAS BIOLÓGICAS

EVALUACIÓN DE LA INFORMACIÓN DISPONIBLE


DE SURI, PISACA Y RANA GIGANTE DEL LAGO.

SUBCONTRATO 21.18

PUNO, MARZO DEL 2000

1
UNIVERSIDAD NACIONAL DEL ALTIPLANO DE PUNO
FACULTAD DE CIENCIAS BIOLOGICAS

"EVALUACION DE LA INFORMACION DISPONIBLE DEL SURI, PISACA Y


RANA GIGANTE DEL LAGO".

COORDINADOR:
M. Sc. ELIAS CONDORI ROBLES

DIRECTOR:
M. Sc. DANTE CHOQUEHUANCA PANCLAS

EJECUTORES:

Lic. LISOY DENISSE RAMOS HUAMANQUISPE


Evaluación de la información disponible de la "Rana Gigante del Lago".

Lic. NANCY GALLEGOS FUENTES


Evaluación de la información disponible del "Suri".

Lic. LUZ SULMA QUISPE FLORES


Evaluación de la información disponible de la "Pisaca".

2
CONTENIDO

PRESENTACIÓN 5
RESUMEN 7
SUMMARY 9

Telmatobius culeus “RANA GIGANTE DEL LAGO” 12

1. Descripción general de las ranas 14


2. Descripción general de Telmatobius culeus 20
2.1 Morfología externa e interna 20
3. Posición taxonómica 23
4. Especies afines 24
5. Ciclo biológico 28
5.1 Reproducción 28
5.2 Hábitos alimentarios 31
5.3 Factores diezmantes 33
6. Hábitat 34
7. Comportamiento natural y en cautiverio 36
7.1 Comportamiento natural 36
7.2 Comportamiento en cautiverio 37
8. Estado de conservación 38
9. Población 39
10. Distribución geográfica 40
11. Uso tradicional de la especie productos y subproductos 43
12. Aprovechamiento económico de Telmatobius culeus 44
12.1 Crianza de Telmatobius culeus en cautiverio 48
13. Aprovechamiento económico de las ranas 50
13.1 Crianza de ranas en cautiverio 51
14. Conclusiones 53
BIBLIOGRAFÍA 55

Pterocnemia pennata “SURI” 60

1. Descripción general de la especie 60


1.1 Características de la especie 61
1.2 Descripción general de las Rátidas 62
2. Posición taxonómica 64
3. Ciclo biológico 65
3.1 Reproducción 65
3.2 Hábitos alimentarios 66
3.3 Factores diezmantes 67
4. Hábitat 68
5. Comportamiento natural y en cautiverio 69
5.1 Comportamiento Natural 69
5.2 Comportamiento en cautiverio 71
6. Estado de conservación 71
7. Población 73
7.1 Antecedentes 73
7.2 Población actual 73
7.3 Distribución geográfica 75
8. Uso tradicional de la especie productos y subproductos 76
9. Aprovechamiento económico de la especie 77
10. Aprovechamiento económico del avestruz 77

3
11. Conclusiones 81
BIBLIOGRAFÍA 83

Nothoprocta ornata “PISACA” 88

1. Descripción general 88
1.1 Características específicas 88
1.1.1 Nothoprocta ornata “Pisaca” 88
1.1.2 Nothura maculosa “Lluto” 91
1.1.3 Tinamotis pentlandii “Kiula” 91
2. Posición taxonómica 93
3. Ciclo biológico 93
3.1 Reproducción 93
3.2 Hábitos alimentarios 96
3.3 Factores diezmantes 96
4. Hábitat 97
5. Comportamiento natural y en cautiverio 99
5.1 Comportamiento Natural 99
5.2 Comportamiento en cautiverio 100
6. Estado de conservación 101
6.1 Población actual 101
6.2 Distribución geográfica 102
7. Uso tradicional de la especie productos y subproductos 102
8. Aprovechamiento económico de la especie 103
8.1 Aprovechamiento económico de Alectoris rufa ”Perdiz roja” 104
8.2 Aprovechamiento económico de Coturnix coturnix ”Codorniz”
105
9. Conclusiones 107
BIBLIOGRAFÍA 108

4
PRESENTACIÓN

La Autoridad binacional Autónoma del Lago Titicaca a cargo de la


Dirección del Proyecto Binacional de Conservación de la Biodiversidad en
la Cuenca del Lago Titicaca, Desaguadero, Poopó, Salar de Coipasa a
través de contrato con la Universidad Nacional del Altiplano encarga a la
Facultad de Ciencias Biológicas, entidad promotora de la actividad
investigadora, el desarrollo del estudio “Evaluación de la Información
Disponible de las Especies Nativas Suri (Pterocnemia pennata), Perdiz
altoandina Pisaca (Nothoprocta ornata) y Rana gigante del Lago
(Telmatobius culeus)”.

El proceso de recopilación de datos fue obtenida de diferentes fuentes


como: Biblioteca de la Universidad Agraria la Molina, Universidad Nacional
Mayor de San Marcos, Museo de Historia Natural “Javier Prado”, Instituto
Nacional de Recursos Naturales INRENA, Universidad Nacional del
Altiplano, Facultad de Ciencias Biológicas, Centro de Datos del Proyecto
Especial Lago Titicaca, Consejo Nacional de Camélidos Sudamericanos
CONACS-Puno, Biblioteca Municipal de Puno, Instituto de Ecología de la
UMSA La Paz-Bolivia, Museo de Historia Natural, Ministerio de Agricultura
y Asuntos Campesinos-Centro de Investigación y Desarrollo Pesquero del
Altiplano CIDPA La Paz-Bolivia, Agroindustrias Peruana de Exportación

5
Suri APX S.A. (La Joya-San Camilo, Arequipa) y otras fuentes como
entrevistas a investigadores que tienen alguna experiencia sobre estas
especies, pobladores de la zona circunlacustre del lago Titicaca y lugares
altoandinos.

Este trabajo es una respuesta ante las necesidades de armonizar


políticas de conservación de las especies nativas cuya distribución es la
zona altoandina, especies que se encuentran en proceso de disminución
de su población por la caza indiscriminada.

Este documento se encuentra dividido en tres partes: La primera


aborda lo relacionado a Telmatobius culeus “rana gigante del lago titicaca”;
la segunda parte desarrolla antecedentes de trabajos de Pterocnemia
pennata “suri” y la última parte contiene información relacionada a
Nothoprocta ornata “pisaca”

De las especies mencionadas se ha obtenido información disponible


sobre descripción general de la especie, posición taxonómica, ciclo
biológico, hábitat, comportamiento natural y en cautiverio, estado de
conservación, uso tradicional, productos y subproductos y aprovechamiento
económico.

6
RESUMEN

La Cuenca del Sistema Hídrico Titicaca-Desaguadero-Poopó-Salar de


Coipasa presenta características geográficas, hidrológicas y climáticas muy
peculiares, que han dado lugar a una diversidad de flora y fauna, tanto
acuática como terrestre, incluyendo especies endémicas como Telmatobius
culeus “rana gigante del lago”, Nothoprocta ornata “pisaca”, así como
especies en peligro de extinción como Pterocnemia pennata “suri”.

La metodología utilizada para la ejecución del presente estudio se basa


en procedimientos hipotéticos deductivos, que incluye la recopilación
bibliográfica a traves de la revisión de archivos, centros de información
computarizada e investigaciones documentadas, concentradas en bibliotecas y
hemerotecas, percepción reportada por los pobladores rurales a traves de
encuestas y las observaciones directas en el campo por los ejecutores que
han validado todo tipo de informe permitiendo interpretar y discutir cada uno
de los tratamientos que se aplico a las tres especies en estudio.

La caza indiscriminada constituye un factor principal en la disminución de


la población de estas especies.

La “rana gigante del lago” endémica del lago Titicaca tiene como hábitat
las profundidades del lago. Actualmente, el aprovechamiento de esta especie
es básicamente la carne; sin embargo, se tiene referencias que la piel de este

7
anfibio de tamaño considerable, adecuadamente tratada tiene un alto valor
comercial.

La ranicultura es una actividad nueva, poco conocida en la zona;


fomentar esta actividad con técnicas apropiadas, constituiría una fuente
alternativa de ingreso económico para el poblador altoandino.

La “pisaca”, habita entre matorrales, pajonales y tolares desde los 3,800


a 4,600 msnm. Ave de tamaño mediano (34 a 38 cm ), cuya carne y huevos
constituyen un recurso alimenticio para el poblador altoandino; la crianza en el
Perú es desconocida, sin embargo, por experiencia de los pobladores, en el
intento de criar esta especie, para el aprovechamiento de carne y huevos, la
consideran factible.

El “suri “ considerada como el ave corredora más grande del Perú, habita
en los desiertos, bofedales y arenales altoandinos de la ecoregión puna, sobre
los 4,500 hasta los 5,300 msnm. La caza furtiva y la recolección de los huevos
son factores que influyen en la disminución de la población de esta especie,
categorizada en peligro de extinción.

El valor comercial actual en la zona, que se da a esta especie, es debido


al aprovechamiento de los huevos, plumas y carne. La crianza de “suri”
requiere de conocimientos y técnicas apropiados, por ser una especie delicada
al manejo por el hombre.

Para iniciar trabajos sobre el manejo sostenible de Telmatobius culeus


“rana gigante del lago”, Nothoprocta ornata “pisaca” y Pterocnemia pennata
“suri” es necesario contar con información y experiencias para lograr una
crianza exitosa.

La información que se tiene sobre estas especies es muy escasa, sin


embargo se hace alcance de algunas experiencias recogidas a través del
presente trabajo, los cuales son el inicio del proceso de plantear alternativas
del uso y manejo racional de estas, llegando a fomentar la crianza semi
intensiva y porque no intensiva.

8
SUMMARY

The basin of the hydric system to Titicaca-Desaguadero-Poopó-Salar of


Coipasa presents characteristic geographical, hydrological and climatic very
peculiar that have given place to a flora diversity and fauna, so much aquatic
as terrestrial, including endemic species as Telmatobius culeus “giant frog of
the lake”, Nothoprocta ornata “pisaca”, as well as species in extinction danger
like Pterocnemia pennata “suri.”

The methodology used for the execution of the present study is based on
deductive hypothetical procedures that it includes the bibliographical summary
through the revision of files, centers of on-line information and documented
investigations, concentrated on libraries and hemerotecas, perception reported
by the rural residents through surveys and the direct observations in the field
for the executioners that have validated all report type allowing to interpret and
each one of the treatments that you applies to the three species in study to
discuss.

The indiscriminate hunt constitutes a main factor in the decrease of the


population of these species.

9
The “giant frog of the lake” endemic of the lake Titicaca has as hábitat the
depths of the lake. At the moment, the use of this species is basically the meat;
however, one has references that the skin of this considerable, appropriately
treated size amphibian has a high commercial value.

The frog raising is a new activity, not very well-known in the area; to
foment this activity with appropriate techniques, it would constitute an
alternative source of economic entrance for the resident altoandino.

The “pisaca”, inhabits among heaths, pajonales and tolares from the
3,800 to 4,600 msnm. Bird of medium size (34 to 38 cm) whose meat and eggs
constitute a nutritious resource for the resident altoandino; the upbringing in the
Peru is ignored, however, for the residents' experience, in the intent of raising
this species, for the meat use and eggs, they consider it feasible.

The “suri “considered as the bird bigger of the Peru, inhabits the deserts,
bofedales and sandbanks altoandinos of the ecoregión puna, on the 4,500 until
the 5,300 msnm. The stealthy hunt and the gathering of the eggs are factors
that influence in the decrease of the population of this species, categorized in
extinction danger.

The current commercial value in the area that one gives to this species, is
due to the use of the eggs, feathers and meat. The upbringing of “suri” it
requires of knowledge and adapted techniques, to be a delicate species to the
handling for the man.

To begin works on the sustainable handling of Telmatobius culeus “giant


frog of the lake”, Nothoprocta ornata “pisaca” and Pterocnemia pennata “suri” it
is necessary to have information and experiences to achieve a successful
upbringing.

The information that one has on these species is very scarce, however
reach of some experiences is made picked up through the present work, which
are the beginning of the process of outlining alternative of the use and rational
handling of these, ending up fomenting the upbringing intensive semi and
because not intensive.

1
0
EVALUACIÓN DE LA

INFORMACIÓN DISPONIBLE DE

Telmatobius culeus

“ RANA GIGANTE DEL LAGO ”

1
1
Telmatobius culeus
“Rana Gigante del Lago”

1
2
RANA GIGANTE DEL LAGO

(Telmatobius culeus)

Los primeros estudios realizados sobre batracios de los altos Andes del
sur del Perú y norte de Bolivia fueron en base a las expediciones científicas
del siglo XIX; en 1835, Wiegmann al estudiar las colecciones de Meyen crea el
género Telmatobius para una especie del sur del Perú (Telmatobius
peruvianus), en 1841, Dumeril y Bribon describieron las principales formas de
batracios del Lago Titicaca llevadas por D’ Orbigny y Pentland, determinados
como Cycloramphus marmoratus (actualmente Telmatobius marmoratus), Hyla
marmorata (actualmente Gastroteca marmorata) y Leiuperus marmoratus
(actualmente Pleurodema marmoratus). Los estudios “modernos” comienzan
con los viajes de Agassiz, Orton y las publicaciones de Cope y Garman en
1875 y 1877 quienes describen por primera vez al género Telmatobius; en
1920 Barbour y Noble, hacen una primera revisión del género Telmatobius y
describen varias formas nuevas; en 1940 Parker, basándose en el material
recogido por la expedición Percy Sladen en el Lago Titicaca escribe
importantes memorias. A partir de 1950, Vellard emprende el estudio de los
batracios andinos, trabajando en la región del Altiplano, el Lago Titicaca, el
Lago Poopo y los lagos de altura de los Andes, publica sus informaciones en
una serie de memorias entre 1951 y 1970, dedicándose a precisar la
sistemática de estos organismos así como su fisiología, estudiando la
respiración cutánea, la función de los pliegues cutáneos y del disco dorsal en
Telmatobius marmoratus y Telmatobius culeus (Vellard 1991).

El género Telmatobius, reúne a numerosas formas de batracios andinos


cuya taxonomía sigue muy discutida. Los factores físicos ambientales del
Altiplano, condicionan la vida de estos batracios. Para resistir a estos factores
adversos ofrecen modos distintos de adaptación, buscando sitios húmedos,
llegando en algunos casos a llevar una vida exclusivamente acuática, o
adquiriendo una piel muy áspera, glandulosa con tegumentos fuertemente
córneos (Vellard, 1951).

Bajo las modificaciones del ambiente, los Telmatobius presentan


variaciones considerables, favorecidas por el aislamiento de los biotopos en

1
3
las regiones andinas, repercutiendo de modo profundo no sólo en su
morfología externa, coloración, aspecto de la piel, membrana interdigital,
desarrollo de las patas posteriores, sino también en sus caracteres internos,
tales como regresión progresiva del oído, variación de los dientes maxilares y
vomerianos, estructura histológica de la piel, desarrollo de los pulmones, y en
su ciclo biológico (ciclo sexual, duración del periodo larvario, talla de los
renacuajos, y otros. (Vellard 1951).

1. DESCRIPCIÓN GENERAL DE LAS RANAS

La rana, muy especializada, está provista de un tronco corto, carece de


cola. En la cabeza se observa una boca grande, con un par de orificios
respiratorios externos o ventanas nasales, un par de ojos y dos membranas
timpánicas o tímpanos redondos.

FIGURA No 01. Esqueleto de la Rana.

1
4
Las patas anteriores (apéndices pectorales) son más cortas que las
posteriores (apéndices pélvicos), con cuatro dedos, faltando el pulgar. Las
posteriores, grandes, y provistas de membranas interdigitales muy
desarrolladas, modificaciones que corresponde a su medio de vida. El dedo
medio más grueso en los machos que en las hembras, en el estado adulto que
sirve en forma especial en la fase de reproducción (ayuda al macho a
sujetarse a la hembra durante el amplexus).

Por la piel lisa y húmeda, se realiza el intercambio de gases, además de


proteger al animal y ser el punto de recepción de estímulos sensitivos,
presentado una coloración verdusca, (no contiene pigmento verde); esta
coloración se debe a la reflexión de luz amarilla y azul por algunos pigmentos
y gránulos refringentes bajo la epidermis.

El esqueleto de la rana (figura No 01) es el sostén de su cuerpo; sirve de


inserción a casi todos los músculos, además de envolver y proteger gran parte
del sistema nervioso. El esqueleto axial comprende: columna vertebral,
esternón y cráneo; el esqueleto apendicular comprende los miembros
anteriores y posteriores. El urostilo representa la unión de varias vértebras
caudales especializadas como punto de inserción de los potentes músculos de
la pelvis, la cara inferior del cráneo y del aparato hioideo, soporta el piso de la
boca. El esternón, así como la cintura escapular, forman un arco de hueso y
cartílago que prácticamente cierra la parte anterior del tronco. La cintura
escapular comprende una clavícula anterior y una coracoides posterior,
extendida a los lados a partir del esternón, así como una escápula que se
extiende hacia atrás a partir del extremo de los huesos mencionados.

La fosa glenoidea, concavidad donde se unen estos tres huesos, se


articulan con el húmero, hueso de la parte superior del miembro anterior.

La cintura torácica sólo se fija al tronco mediante músculos, sin conexión


con la columna vertebral; en cambio la cintura pélvica, formada por el ilion,
isquión y pubis, se fija a las vértebras sacras. El fémur, hueso del miembro
posterior, se articula con una cavidad llamada acetábulo, situada en el punto
de unión del pubis, isquión e ilion.

1
5
Los músculos superficiales son ejemplo de la disposición general de la
musculatura en los vertebrados. Los músculos sólo pueden mover los distintos
segmentos mediante contracción o acortamiento; por lo tanto, siempre hay una
disposición en pares antagónicas; uno de los músculos mueve la parte ósea
en una dirección y el antagónica en dirección opuesta. Hay así flexores y
extensores, aductores y abductores, retractores y protractores. Casi todos los
músculos se fijan a los huesos mediante tendones, el origen de estos
músculos es el extremo relativamente más fijo, es decir, que el extremo que se
mueve menos durante la contracción; y el otro extremo, que se desplaza más,
se llama inserción.

Los órganos internos que ocupan la cavidad celómica, con una pequeña
cantidad de líquido celómico, está tapizada por epitelio delgado llamado
peritoneo. Casi toda la cavidad celómica está ocupada por los órganos del
sistema digestivo, en general semejante a los del ser humano. La lengua de la
rana, se encuentra unida en la parte anterior de la boca, es protráctil y retráctil
puede salir y entrar de la boca para atrapar insectos u otras presas. El sistema
respiratorio de la rana comprende no solamente los pulmones, sino también la
piel y las mucosas de la boca y faringe. En todas estas regiones encontramos
membranas húmedas, muy vascularizadas y semipermeables, por donde
pueden difundirse los gases; el aire llega a los pulmones por acción impulsora
del piso de la boca. Durante la inspiración, desciende el piso de la boca y
entra el aire del exterior, a través de las fosas nasales. Luego se cierra el piso
nasal por presión de la mandíbula inferior sobre los huesos premaxilares
móviles, asciende el piso de la boca, y el aire está obligado a pasar a los
pulmones a través de la glotis; en el estado larval la respiración es de tipo
branquial.

Gran parte de la sangre de los miembros posteriores y región dorsal


llegan a dos venas portas renales que a su vez forman capilares dentro de los
riñones. Luego siguen dos venas renales que desembocan en la cava
posterior. El corazón de la rana está formado por un seno venoso de pared
delgada, que recibe la sangre de la vena cava y la pasa a la aurícula derecha.
La aurícula izquierda recibe la sangre de los pulmones por vía de las venas
pulmonares. Ambas aurículas se abren en un ventrículo único, cuya pared
muscular, al contraerse, expulsa la sangre a través del cono arterial (con una

1
6
válvula espiral peculiar) al tronco arterial. En el ventrículo, la sangre oxigenada
de la aurícula izquierda se mezcla en grado considerable con la sangre de la
aurícula derecha, parcialmente oxigenada.

Algunos residuos del metabolismo se expulsan por la piel y el pulmón,


pero la mayor parte son eliminados por los riñones, que son órganos
alargados situados por detrás de la cavidad celómica general. Los riñones
vierten su secreción a dos conductos de Wolff, equivalentes a los uréteres de
los vertebrados superiores desde el punto de vista funcional, aunque su origen
embrionario sea diferente. Estos conductos se abren en la cloaca, donde la
orina pasa directamente al exterior o permanecer algún tiempo en la vejiga
urinaria, que ocupa la superficie ventral de la cloaca; en la vejiga es posible la
reabsorción parcial del líquido. Las glándulas suprarrenales son bandas
amarillentas irregulares sobre la superficie ventral de cada riñón.

El sistema reproductor comprende las gónadas y los conductos que


llevan los gametos al exterior. Los rudimentos masculinos están representados
por pequeños cuerpos amarillentos (testículos), que tienen la forma de haba,
unido a los riñones por pliegues peritoneales que producen los
espermatozoides. En la parte anterior del testículo se encuentra un cuerpo
graso, alargado de mayor tamaño en el otoño y menor en primavera, que
representa una reserva de alimento para el invierno. Los espermatozoides
avanzan por el conducto eferente, en el pliegue peritoneal que une los
testículos a los riñones, para llegar a algunos túbulos renales y luego por el
conducto de Wolff, a la cloaca y finalmente al exterior.

En primavera que es época de reproducción de las ranas, el ovario,


repleto de huevos maduros, ocupa casi toda la cavidad abdominal. Los huevos
salen del ovario por acción de los músculos lisos de la pared del saco
(folículo) que rodea cada ovario. El estímulo para la contracción de estos
músculos es la hormona gonadotropina secretada por la hipófisis. Los huevos
caen a la cavidad general y llegan a su extremo anterior por acción de los
cilios del epitelio. Ahí entran en orificios en forma de embudo (ostia) del par de
oviductos. Durante su viaje por los oviductos, bajo la acción de los cilios del
epitelio, los huevos están cubiertos por varias capas de una sustancia
gelatinosa. Cerca de la cloaca, cada oviducto se ensancha para formar el

1
7
ovisaco, donde pueden almacenarse los huevos algún tiempo hasta el
apareamiento y fecundación externa de los huevos (Figura No 02).

FIGURA No 02. Ciclo Biológico de la Rana.

Durante el acoplamiento, el macho sujeta a la hembra con sus miembros


anteriores, en un abrazo llamado amplexo; cuando la hembra expulsa los
huevos en el agua, el macho descarga los espermatozoides, así, la
fertilización es extracorpórea; los huevos fecundados se transforman en larvas
dentro de la capa gelatinosa; luego emergen las larvas de vida libre conocidas
como renacuajos.

El ojo de la rana es semejante al del ser humano, pero el enfoque para la


visión próxima o lejana se debe al movimiento adelante o atrás del cristalino
(igual que al enfocar una cámara fotográfica), en lugar de cambiar la forma del
mismo como lo hacen los mamíferos. El cristalino enfoca los rayos luminosos
sobre las células sensibles a la luz de la retina, en la parte posterior del ojo.

1
8
El oído constituye un sentido de identificación del sonido. El oído interno
está formado por tres conductos llenos de líquido, cada uno en ángulo recto
con los otros dos, que permiten percibir el movimiento en cualquier plano a
través del desplazamiento del líquido en los conductos y sacos.

Los sonidos hacen vibrar la membrana timpánica (en la piel detrás del
ojo). Las vibraciones se transmiten a través de la cavidad del oído medio,
detrás de la membrana timpánica, merced a un hueso alargado llamado
estribo. La cavidad del oído medio es homóloga a una bolsa branquial de pez,
unida a la faringe por un conducto llamado trompa de Eustaquio. El extremo
interno del estribo coincide con la ventana oval del oído interno, lo que permite
transmitir las vibraciones a los líquidos de los conductos y bolsas del oído
interno. La vibración estimula grupos celulares específicos en estos canales,
transmiten impulsos por el nervio acústico hasta llegar al cerebro.

El cerebro de la rana difiere del ser humano, no solo por su tamaño


absoluto, sino también por las distintas regiones. Los hemisferios cerebrales y
el cerebelo son pequeños, en tanto que el bulbo es relativamente grande. Las
ranas sólo tienen 10 pares de nervios craneales y no 12, como los vertebrados
superiores. La médula espinal, igual que la región del tronco, es corta con solo
10 pares de nervios raquídeos. Cada nervio espinal está unido a la médula por
una raíz dorsal y una ventral, transmisor de impulsos motores y sensitivos.
Cada nervio espinal tiene un ramo comunicante, que lo une a la cadena
simpática, paralela a la médula espinal, a nivel de un engrosamiento conocido
como ganglio simpático. Las dos cadenas simpáticas se encuentran a ambos
lados de la aorta dorsal o toracoventral. Las fibras motoras de las cadenas
simpáticas y los nervios, junto con fibras motoras del vago y algunos otros
nervios craneales, forman el sistema nervioso autónomo, inerva las vísceras,
los vasos sanguíneos y las glándulas.

Además de las glándulas suprarrenales y las gónadas ya mencionadas,


el sistema endocrino de la rana comprende la hipófisis, tiroides y páncreas. La
hipófisis secreta la hormona estimulante de los melanocitos (MSH), que
interviene en la regulación del color de la piel, hormona de crecimiento y
gonadotropina. La tiroxina, producida por el tiroides, es necesaria para la
metamorfosis de la forma larvaria a adulta, y también para la conservación del
metabolismo normal en el adulto.

1
9
2. DESCRIPCIÓN GENERAL DE Telmatobius culeus

2.1. MORFOLOGÍA EXTERNA E INTERNA

Es de cuerpo grande, llegando a medir hasta 145 mm de SVL (longitud


de boca a ano) según Limachi cit. en Pérez (1998). Jacques-Yves Cousteau
afirma que mide 50 cm de longitud total (desde la boca hasta el extremo
posterior de las patas extendidas) y un peso de 1 k. La hembra es más grande
que el macho Vellard (1951), Cuentas (1996) y Pérez (1998). Vellard (1991),
manifiesta que los individuos del género Telmatobius, debido a una vida
estrictamente acuática, son comprimido dorso-ventralmente, con numerosos
pliegues o “bagginess”. El tipo extremo se encuentra en la especie
Telmatobius culeus y más todavía en Batrachophrynus macrostomus.

La cabeza es grande, ancha y aplanada, de contorno redondeado,


Cuentas (1996). Los ojos y los oídos son muy influenciados por la vida
acuática de los Telmatobius, alcanzando su grado más alto de especialización
en T. culeus, T. escomeli y B. macrostomus; los ojos se deslizan hasta la parte
superior del cráneo, volviéndose globoso y salientes, con cristalinos esféricos,
igual al de los peces, adaptados a una visión acuática con una membrana
nictitante externa protectora, además le permite visualizar con mayor precisión
objetos en movimiento, Vellard (1951). Presenta una membrana timpánica
visible, de forma redonda, localizada en la parte posterior e inferior de la
cabeza, por detrás del globo ocular, externamente no se observa ningún
orificio, Cuentas (1996). Garman (1875), cit. en Pérez (1998), señala que el
tímpano está oculto y la trompa de Eustaquio no es visible, obliterada o
ausente según Vellard (1951); las especies exclusivamente acuáticas como
T. culeus y B. macrostomus, la presencia del anillo timpánico es nulo o
vestigial, Vellard (1951). Presenta un par de agujeros externos, denominadas
narinas, localizados en la parte antero-superior de la cabeza, sobre el vértice
del triángulo maxilar superior, Vellard (1951), Cuentas (1996) y Pérez (1998), y
un par de agujeros internos denominados coanas, localizadas en la parte distal
del palatino, delante de los dientes vomerianos y vértice del triángulo maxilar
superior, Vellard (1951), Cuentas (1996) y Garman (1875), cit. en Pérez
(1998). No presenta saco vocal; la lengua es más ancha hacia adelante,
Garman (1875), cit. en Pérez (1998); es redondeada, a veces un poco
alargada, libre en su parte posterior y en parte de sus bordes laterales, fija en

2
0
la parte anterior, Vellard (1951), Cuentas (1996). Presenta generalmente
dientes vomerianos, en dos pequeños grupos entre las coanas interiores,
Vellard (1951). Según Pérez (1998), los dientes vomerianos están reducidos a
un mínimo, a menudo ellos están ausentes en una parte o por completo;
dientes maxilares superiores siempre presentes, Vellard (1951), Cuentas
(1996) y Pérez (1998).

Las extremidades posteriores son más largas que las anteriores,


llegando a ser más largo que su propio cuerpo (SVL), permitiéndoles dar
largos saltos, con 5 largos dedos unidos por una membrana interdigital bien
desarrollada, que les favorece en la natación; las extremidades anteriores son
cortas en comparación a las posteriores, con 4 dedos cortos y libres; en los
machos, estos dedos son engrosados y de una coloración oscura,
presentando además una callosidad en forma de almohadilla, denominada
prepollex, cuya función es la de sujeción a la hembra durante el amplexus; los
dedos son finos, delgados y carentes de pigmentación en las hembras, Vellard
(1991), Cuentas (1996), Garman (1875), cit. en Pérez (1998).

La piel es suave, muy holgada en forma de un saco, la superficie dorsal


es muy glandular, provocando, cuando la especie es cogida con la mano, en
muy poco tiempo una secreción mucosa-pegajosa Garman (1875), cit. en
Pérez (1998). Vellard (1951), manifiesta que la piel, tanto en su estructura
histológica como en su morfología externa, presenta variaciones considerables
relacionadas con el modo de vida. T. culeus como T. marmoratus presentan
una piel totalmente lisa o con verrugosidades poco numerosas y aplanadas,
especialmente en los flancos y en la parte posterior del tronco, llegando a
formar una manta o pequeño escudete dorsal muy nítido, duro liso y un poco
grueso. La adaptación de T. culeus a una vida acuática, que muchas veces no
sale del agua, hace que la piel se manifieste con abundantes pliegues,
especialmente en los muslos y en las partes posteriores del cuerpo, dando al
animal un aspecto arrugado muy característico, esta formación designada por
Parker (1940), con el nombre de “bagginess”, aumenta de modo considerable
la superficie cutánea, interpretada como mecanismo compensatorio,
acrecentando la capacidad respiratoria de la piel en aguas con baja tensión de
oxígeno. Estos pliegues, poco marcado en las formas jóvenes, se acentúan
con el crecimiento del animal, permitiéndole permanecer muchas horas en el

2
1
fondo sin venir a respirar a la superficie, marcando una disminución del
volumen pulmonar. Los pliegues no solo aumentan la superficie cutánea,
también modifica la estructura histológica de la piel. Se desarrolla una rica
vascularización dérmica con terminaciones vasculares epidérmicas en forma
de criptas o infundíbulos muy numerosos, aumentando en relación directa con
el espesor de la epidermis, esta vascularización aumenta de modo
considerable la capacidad respiratoria de la piel. La piel, que generalmente es
lisa, puede ser verrugosa sobre los costados, desde el tímpano.

La coloración de la piel es variable en los diferentes individuos, desde


olivo oscuro uniforme a oscuro irregular con motas blancas, frecuentemente
diseminado con puntos, hasta parecer gris, Garman (1875), cit. en Pérez
(1998); dorsalmente gris plomizo, la coloración ventral es gris claro (Cuentas,
1996).

En estado juvenil es muy parecido a juveniles de Telmatobius


marmoratus, pero en lugar de estar bien levantados y bien acondicionado con
palmas y tubérculos plantares, es deprimido y aplastado, Garman (1875), cit.
en Pérez (1998).

El esqueleto de Telmatobius culeus es débil y menos osificado que T.


marmoratus; el cráneo es similar a una cáscara delgada, Garman (1875), cit.
en Pérez (1998).

La reproducción es a partir de huevo. Alave (1992), en estudios sobre


caracterización de aspectos anátomo-histológicos de la ovogénesis en
Telmatobius sp., indica que el índice gonadal somático guarda relación
proporcional con el desarrollo de los diferentes estadios de maduración sexual
en hembras de Telmatobius sp. Las fases de desarrollo ovocitario demuestran
las variaciones morfológicas del ciclo ovárico; el ovario de Telmatobius sp., es
un órgano hueco que se continúa con el oviducto directamente hacia el
exterior, donde los óvulos pasan a través de un canal hacia la abertura genital
en la superficie anterior presenta el cuerpo amarillo o adiposo que permanece
siempre junto al ovario. El ciclo ovárico se determina por cinco fase: ovario
inactivo, ovario pre-vitelogeno, ovario vitelogeno, ovario maduro y ovario en
post-desove.

2
2
CUADRO Nº 01. Diferencias entre ranas verdaderas, sapos Y T. Culeus.

Características Rana Sapo Telmatobius culeus


Piel Lisa y resbaladiza Áspera, rugosa y Lisa y resbaladiza,
seca flácida y plegable
Cuerpo Alargado y esbelto Rechoncho Alargado, cabeza bien
ensanchada
Patas traseras Muy desarrolladas Poco desarrolladas Muy desarrolladas
Dientes Poseen dientes la Carecen de dientes Dientes en el maxilar
mayoría superior solamente
Glándulas No poseen glándulas Poseen glándulas Presentan glándulas,
secretoras secretoras de sustancias secretoras de pero no secretan
tóxicas sustancias tóxicas sustancias tóxicas
Búsqueda de Mayormente lo buscan Mayormente lo Lo buscan en el medio
alimento en el medio terrestre buscan en el medio acuático, nunca
terrestre abandonan este
medio
Lengua Musculosa, se fija en el Musculosa y larga, Musculosa, fija en el
borde anterior, libre y fija en el borde borde anterior,
bífida en la parte anterior y libre en la parcialmente libre en
posterior; protráctil parte posterior; la parte posterior, no
protráctil es protráctil
Fuente: Cuentas 1996

3. POSICIÓN TAXONÓMICA

Pérez (1998), basándose en Garman (1876), Barbour y Noble (1920),


Lavilla (1989), clasifica a Telmatobius culeus de la siguiente manera:

Phyllum : Chordata

Sub-phyllum : Vertebrata

Clase : Amphibia (vida acuática y terrestre)

Subclase : Apsidospondyli

Superorden : Salientia (saltadores)

Orden : Anura (sin cola), ranas y sapos

Familia : Leptodactylidae

Género : Telmatobius

Especie: Telmatobius culeus

Nombres comunes: “kaira” o “quelle” según los


pobladores de la zona aymara y quechua, “rana gigante del Lago” y Huankele”
según Ergueta y Harvey (1996), “ranas altoandinas” según Rodríguez (1996) y
“sapo acuático” según Jacques-Yves Cousteau, creando incertidumbre sobre
la existencia de ranas en el Altiplano.

2
3
Etimológicamente, el nombre de la especie hace referencia a su modo
de vida que deriva del Griego Telma, que significa permanente en el agua,
Bios que significa vida y culeus envoltura, escroto.

4. ESPECIES AFINES

Desde el punto de vista ontogénico, solo existe una verdadera especie


que es marmoratus, la que ha colonizado los diferentes medios de la cuenca
del Titicaca, observándose hasta los 5,000 msnm sufriendo modificaciones
adaptadas tanto en numero como variedades. Es muy difícil determinar
establecer diferencias específicas y subespecíficas definidas, en un grupo tan
multiforme, con innumerables intermediarios.

Todas las formas de la región del Titicaca, se agrupan alrededor de T.


marmoratus y los del centro del Perú forman una cadena paralela alrededor de
T. jelskii. Las formas de la descendencia marmoratus se dividen en:
marmoratus y culeus, existiendo numerosos intergrados entre estos dos
grupos. (Fig. Nº 3).

FIGURA. Nº 3. Ensayo de clasificación de telmatobius de la cuenca del lago


titicaca (Vellard, 1991).
GENERO : TELMATOBIUS, Garman

PHYLUM MARMORATUS

FORMAS DE PANTANO FORMAS LACUSTRES


Y RIACHUELOS

GRUPO marmoratus GRUPO culeus

1 2 3 4 5
rugosus marmoratus alviventris culeus escomeli
pustulatus riparius parkeri lacustris dispar
angustipes punensis fluviatilis semipalmatus
globulosus crawfordi
exsul
1. Formas con pústulas corneas, 2. Formas lisas, 3. Formas que viven en
aguas poco profundas, 4. Formas que viven en aguas profundas, 5. Formas de
alturas elevadas, excepto T. exsul (2575 m).

2
4
a) Grupo marmoratus; de tamaño mediano, de 50 a 60 mm de SVL,
piel sin pliegues, lisa, con algunas pústulas o granulaciones poco numerosas;
algunas veces presentan raros puntos córneos. La cabeza es apenas más
ancha que larga, tímpano invisible. Los machos presentan una placa córnea y
espinosa en el pulgar, sin puntas pectorales; dorsalmente gris con jaspeados
más oscuros, vientre ligeramente ahumado. Las variaciones de este grupo son
numerosas. La forma rugosus, dorsalmente cubierta de tubérculos ajustado a
menudo córneos. El número de estos tubérculos, la presencia en la faz
plantar, las variaciones de la membrana natatoria, dieron lugar a la creación de
taxones a límites imprecisos. Las patas se alargan en las formas de vida más
acuática (angustipes, Cope), la piel más gruesa esboza un disco dorsal y
granulaciones córneas en el pecho de los machos (ripalius, Vellard),
anunciando una transición con la rama culeus.

b) Grupo culeus; formas lacustres de poblaciones propias a las


diferentes bahías del Lago Titicaca, habitan totorales o fondos herbosos de 2 o
3 m. De talla mediana, la cabeza baja sin canthus rostralis pronunciado, más
estrecha que el cuerpo, con caracteres propios de cada zona. La bahía de
Puno, al norte del lago, alberga una forma media punensis (Vellard), los
machos miden de 40 a 60 mm y las hembras de 50 a 65 mm, dorsalmente son
de color gris plomo muy oscuro y el vientre es gris claro. Al sur se encuentra la
serie albiventris (Parker), el macho mide 75 mm y la hembra 80 mm,
ventralmente presentan una coloración anaranjada y rayas en las patas
posteriores, poseen un disco dorsal reducido y más marcado aún en
ejemplares grandes. La forma parkeri (Vellard) presenta las patas más largas,
la forma globulosus (Vellard) de talla pequeña (50 mm), la cabeza es corta,
más estrecho que el tronco, de cuerpo corto, las patas posteriores largas.

Las formas que viven en aguas profundas (hasta 20 m y más), se


presentan bajo dos formas: culeus del Lago Titicaca y escomeli de lagos de
altura, a más de 4000 msnm.

- Telmatobius culeus; sobrepasa los 130 mm de SVL, la cabeza casi tan


grande como el tronco, baja y achatada, el cuerpo y las patas presentan
grandes pliegues flotantes, dándoles un aspecto deprimido, en la parte dorsal
presenta un escudo duro, lisos y un poco grueso, posee una coloración gris
verdosa con algunos puntos amarillos en el dorso.

2
5
- Telmatobius escomeli; más o menos del mismo tamaño que T. culeus,
la cabeza es pequeña, estrecha, corta y media integrada en el escudo dorsal
que es de naturaleza colágena, dura y gruesa, con un espesor de más de un
dedo, dándole un aspecto circular. Dorsalmente presenta una coloración gris,
marcado de raros puntos blanquecinos, más abundante ventralmente,
formando grandes jaspeados.

Aunque diferentes a primera vista, T. culeus y T. escomeli plantean un


problema taxonómico difícil de resolver.

Las poblaciones de T. culeus muestran variaciones que se asemejan a


T. escomeli, existen colonias mixtas en las cuales las dos formas se mezclan
con series intermediarias; en colecciones realizadas por Vellard en el río
Coata (a 40 Km. del Lago Mayor), se encontró dentro del grupo de T. culeus y
T. escomeli a una serie de caracteres intermediarias entre éstas dos formas.
Parece existir afinidades bien marcadas entre estas dos formas “capaces de
mezclarse”, esta población de intergrado recibió el nombre de dispar.

Vellard, (1991), al clasificar a los Telmatobius del Lago Titicaca,


reconoce 2 taxa principales marmoratus y culeus y un cierto número de
formas derivadas, insistiendo en la existencia de series de intergrados entre
todas estas formas, mencionando los lugares de recolección. Además,
muestra la distribución de las diferentes formas del género Telmatobius, a
nivel de cuenca del Titicaca, que se aprecian en la Fig. Nº 4.

2
6
1
Fig. 4 Distribución de las diferentes formas del género Telmatobius
(grupo marmaratus y culeus a nivel de la cuenca del Titicaca
3
1
1
9
2 2
4
4

4 2
12
13

4
15
11 8 2
8
14 11
4
1
8
2

12

6 6

5 6
7
5

10 7
2

7
2
- Grupo marmoratus:

1) T. marmoratus Dumerell y Bribon, 1841. Guasacoma


2) T. m. rugosus Vellard, 1951. Calacoto (La Paz)
3) T. m. pustulosus Cope, 1877. Tanta (río Vilcanota)
4) T. m. angustipa Cope, 1877. Juliaca
5) T. m. riparius Vellard, 1953. Juli

- Grupo culeus:
6) Telmatobius culeus Garman, 1875. Achacachi.
7) T. c. albiventris Parker, 1940. Bahía de Puno
8) T. c. punensis Vellard, 1951. Isla Amantani
9) T. c. parkeri Vellard, 1951. Lago Arapa
10) T. c. globulosus Vellard, 1960. Copan
11) T. c. lacustris Vellard,1953. Checayani (Azángaro)
12) T. c. fluviatilis Vellard, 1953. Río Ilave
13) T. c. dispar Vellard, 1953. Río Coata
14) T. c. escomeli Angel, 1923. L. Titicaca y Laguna Lagunillas
15) T. c. crawfordi Parker, 1940. Lago Saracocha

16) T. c. semipalmatus Vellard, 1953. Lago Chajchora


T. c. exsul Vellard, 1953. Yura (Arequipa)

5. CICLO BIOLÓGICO

5.1 REPRODUCCIÓN

No se conoce trabajos específicos en cuanto a la reproducción de T.


culeus, sin embargo se hace referencia solo de algunos aspectos generales.
Rodríguez, (1996), señala que los anuros comprenden especies con una
forma típica del modo de reproducción, con huevos algo esféricos y los
renacuajos de aspecto alargado, con cola y acuáticos, como las ranas andinas
(Telmatobius y Batrachophrynus), pero también existe especies con desarrollo
terrestre y directo a partir del huevo (sin renacuajo) como los
Eleutherodactylus o los Phrynopus o como las ranas marsupiales (Gastroteca)
que llevan sus crías en una bolsa de piel en la espalda, durante todo el
desarrollo.

27
El proceso de reproducción tiene como inicio el desove de los huevos por
la hembra, que es estimulado por el abrazo nupcial llamado amplexus, que el
macho lo realiza en una posición pectoral o inguinal; a medida que la hembra
va desovando, el macho descarga el esperma sobre los huevos,
fecundándolos de esta manera.

El amplexus dura de 2 a 3 días, desovando en varias oportunidades y


lugares, sobre sustratos que pueden ser plantas acuáticas o piedras.

Cuentas (1996), observó que en el lapso de 2 a 3 días los reproductores


de Telmatobius culeus, desovaron durante el día de 10 a 20 huevos en cada
postura, depositados sobre plantas de Elodea sp., los huevos que son
sueltos, se adhieren rápidamente a los vegetales.

En época de reproducción, los adultos, emergen hacia las zonas


ribereñas, al respecto Cuentas (1996) registró hasta 1800 huevos, sin
embargo Pérez (1998), señala que en el mes de mayo, observó reproductores
en amplexus, cuya hembra contenía 115 huevos, en octubre 777 a 866 huevos
y febrero 941 huevos; en juveniles 600 huevos según Limachi cit. en Pérez
(1998). La variación del número de huevos es probablemente a causa de la
madurez sexual y épocas del año. El tamaño de los huevos es de 2.2 mm.

El desarrollo de huevo a renacuajo, en crianza en cautiverio, ocurre a los


7 días, a 22 ºC, según Limachi cit. en Pérez (1998). Y de 8 a 9 días, a una
temperatura de 10 a 15 ºC, según Cuentas (1996), señalando además que
pasa por las siguientes etapas:

- Segmentación, dura aproximadamente de 1 a un día y medio.


- Gastrulación, dura aproximadamente 2 días.
- Neurulación, dura aproximadamente 3 días.
- Yema caudal, dura aproximadamente de 2 a 3 días.

Los huevos embrionados, al eclosionar dan lugar a larvas de 15 mm, con


una coloración crema en algunos casos y otros de color negro, con presencia
de saco vitelino que fue reabsorbido a los 6 a 7 días, alimentándose
posteriormente de fito y zooplancton; estas larvas o renacuajos presentan
branquias externas y a los 12 días de haber eclosionado, estas pasan a ser
internas.

28
A los 24 días tuvieron una longitud de 5 cm, cuerpo rechoncho, oblongo,
cabeza y cuerpo unidos, de coloración negruzca; a los 3 meses presentan un
tamaño de 8 cm y los 100 días se inicia el desarrollo de las patas posteriores,
luego las anteriores. En esta etapa, los renacuajos se alimentan de Hyalella
sp. y caracoles.

Posterior a la aparición y desarrollo de sus extremidades, la cola es


reabsorbida lentamente. A medida que esto ocurre, la boca empieza a
ensancharse y los ojos se hacen saltones, modificándose también el sistema
respiratorio y digestivo; además, la piel, en esta etapa, no presenta pliegues,
en el estado juvenil y adulto la formación de los pliegues epidérmicos es
paulatina.

La longitud del adulto oscila de 100 a 145 mm de SVL, existiendo


dimorfismo sexual, donde la hembra es más grande que el macho, con un
peso que oscila de 118 a 380 g .

Según Pérez (1998), señala que el estado sexualmente maduro de


Telmatobius culeus, se registró en una hembra de 2 años y 9 meses con una
talla de 50 mm de longitud de boca a ano (SVL), este trabajo se realizó bajo
cautiverio en el Centro de Investigación y Desarrollo Piscícola del Altiplano
(CIDPA), a una temperatura de 12 ºC.

En el estado adulto los Telmatobius, se alimentan de Hyalella


(camaroncillo de agua dulce), caracoles, anfípodos, crustáceos, insectos,
hidroacaridos, restos de vegetales, pequeños peces y otros. Ocasionalmente
se alimentan de individuos de su propia especie.

29
5.2 HÁBITOS ALIMENTARIOS

La abundancia y distribución de los organismos de los cuales se alimenta


la especie, son factores determinantes en la composición de la dieta.

El hábitat es determinante en la diversidad del alimento, los anfibios son


conocidos por ser oportunistas, se alimentan de diferentes organismos, pocas
son las especies de anfibios selectivas en su dieta.

Garman (1875), cit. por Pérez (1998), observó que Telmatobius culeus
se alimenta de moluscos, crustáceos, gusanos, insectos acuáticos,
mencionando a los anfípodos como los más preferidos, en los análisis del
contenido estomacal se encontró frecuentemente insectos acuáticos; en
algunas ocasiones se observó renacuajos de tamaños diferentes y peces
pequeños del género Orestias, llegando a ser las presas de hasta 90 mm de
largo (Allen, 1922).

Según Pérez (1998), al realizar el análisis del contenido estomacal de 21


ejemplares, provenientes de la Isla Suriqui, Isla de la Luna y ejemplares de
Huatajata, conservados en la Colección Boliviana de Fauna, se encontraron:

 Crustáceos y moluscos; en Huatajata.

 Anfípodos (Orchestidae), moluscos (Hidrobiidae, en mayor proporción


que Planorbidae), larvas de Dípteros (Chironomidae) y restos de
vegetales, proveniente de la Isla del Sol.

 Peces (Orestias sp.), nayadas o larvas de Odonatos e incluso restos de


miembros posteriores de otros anuros, de la isla Suriqui.

Al realizar un análisis general sobre la dieta de Telmatobius sp. se tiene


que está constituida principalmente por Gasterópodos (Littoridina y Taphius)
en un 66%, seguido por Crustáceos (Hyalella) en un 30%, restos de vegetales
(Chara y Schoenoplectus) e insectos, como Coleópteros (Austrelmis) que
corresponden organismos de abundancia relativa en el Lago Titicaca (29.51 %
de moluscos y 19.32 % de crustáceos). (Dejoux, 1991).

30
CUADRO N° 02. TAXONOMÍA DEL CONTENIDO ESTOMACAL DE
Telmatobius culeus.

Clase Orden Familia Género y especie


Gasterópoda Mesogasterópoda Hydrobiidae Littoridina profunda
Littoridina lacustris
L. andicola neveui
Littoridina n. Sp.
Basomatófaro Planorbidae Taphius montanus
Ancylidae Anisancylus crequii
Miriápoda Pentazonios ------------- Sphaerotherium sp.
Lamelibranquia Heterodonta Sphaerioidae Sphaerium titicacense
Sphaerium forbessi
Crustácea Peracarida Orchestidae Hyalella dentata
SUBCLASE: SUB ORDEN: H. neveu
Ostrácoda Anfípoda H. latimana
Arácnida ------------ Hydroacaridae Hydrocetes sp.
Insecta Odonata Aeshnidae Aeschna peralta
Hemiptera Notonectidae Notonecta virescens
Ectemnostegella quechua
Coleoptera ------------ Austrelmis consors
Himenoptera Elmidae Atta sp.

Amphibia Anura Leptodactylidae Telmatobius sp.


Peces ------------- Cyprinidontidae Orestias sp.
Restos de Charales Characeae Chara sp.
vegetales Helobiales Potamogetonaceae Potamogeton sp.
Poales Cyperaceae Scirpus totora
Myrtales Haloragaceae Myriophyllum sp.
Fuente: Basada en Pérez (1998)

Para estudios del contenido estomacal de T. culeus, se recolectaron 131


ranas de las Islas Suriqui y Taquiri, en diferentes épocas del año (75 hembras
y 56 machos), en diciembre, enero, febrero y marzo (verano lluvioso) se
recolectó 56 especímenes y sólo 12 en abril (época de transición), del total de
ranas recolectadas sólo 80 con algún contenido alimenticio (37 machos y 43
hembras).

La categoría alimentaria con mayor porcentaje de frecuencia de aparición


fue: Hyalella con un 81.25%, Littoridina 63.75%, restos vegetales 42.50%,
Taphius 23.75% y el resto de las presas con una frecuencia menor al 20%.

La dominancia en numerosidad fue: Hyalella con 39.08%, Littoridina


3.89%, restos vegetales 11.73%, Hydrozetes 5.09%, Telmatobius 4.38%,
Taphius 3.69% y las demás presas estan en mínima proporción.

31
En porcentaje volumétrico, los resultados muestran una dominancia de
Hyalella con 33.51%, Littoridina 32.35%, restos vegetales 17.38%, Taphius
5.39%, Telmatobius 4.95%, Orestias 3.26% y otros 3.26%.

Según el Índice de Importancia Relativa, se tiene que: Hyalella,


Littoridina y los restos vegetales forman los componentes de la categoría
alimentaria principal; los componentes adicionales o secundarios lo
constituyen: Taphius, Telmatobius, Orestias y otros de menor importancia
como: Sphaerium, Elmidae, Anysancylus y los componentes casuales lo
conforman los insectos del orden Odonata y algunos Heminopteros, dentro de
los hidroacáridos se tiene a Hydrozetes que alcanza valores elevados, su
presencia se explica porque realiza su ciclo reproductivo en los macrófitos, en
muchos casos fueron los únicos en encontrarse dentro de los estómagos.

En resumen, Hyalella alcanza mayor porcentaje en frecuencia de


aparición, numerosidad, porcentaje volumétrico e índice de importancia
relativa, en segundo lugar Littoridina y luego restos de vegetales.

Según información del Ing. Pesquero E. Aragón (2000), indica que en


análisis del contenido estomacal de Telmatobius culeus, encontró: moluscos,
crustáceos y con mayor frecuencia Orestias ispi, señalando además que
Telmatobius culeus se encuentra siempre presente en cardúmenes de “ispi”,
esta especie presenta migraciones tanto horizontales como verticales, lo que
hace suponer que Telmatobius culeus tendría el mismo comportamiento.

5.3 FACTORES DIEZMANTES

Garman (1876); manifiesta que una causa para ser rechazados por sus
predadores es la gran secreción defensiva de una substancia viscosa,
lechosa, probablemente desagradable al gusto de sus enemigos. Según Allen,
(1922), Telmatobius culeus es repugnante para peces y aves, tiene mayor
actividad en la noche, cuando sus enemigos son menos activos.

Observaciones hechas por los habitantes aledaños, señalan que las aves
son enemigas de las ranas, este hecho no fue evidenciada por Garman
(1876); y Allen, (1922). Según los campesinos, el “pájaro bobo” o “garza”,
Nycticorax nycticorax hoactli se alimenta exclusivamente de ellas. Esta

32
especie, supuestamente predatora de ranas, se encuentra siempre
observándo las profundidades del agua en busca de alimento. (Allen, 1922).

Hasta 1922, Allen reportó que Telmatobius culeus, a diferencia de


especies emparentadas, no fue encontrada en mercados locales ni vio que los
indígenas lo cazaran, como es el caso de Batrachophrynus “rana de Junín”,
cuyo uso ha sido posiblemente originado por extranjeros. No obstante, ya se
tenían reportes de que las ranas del Lago Titicaca eran comestibles, la
explicación dada por Allen es que para la región eran raros, por lo que nunca
fueron utilizados como alimento.

En la actualidad esta especie es capturada por algunos pobladores


ribereños del Lago Titicaca con fines de comercialización, constituyendo un
factor principal de la disminución de la población de T, culeus.

El uso más extendido actualmente, es el de la alimentación, las ancas


se ofrecen como un plato gourmet en los restaurantes existentes a orillas del
Lago Titicaca en Bolivia. Además se tiene en conocimiento, la exportación
ilegal, en gran número, principalmente a Brasil y Japón (De Morales y Ergueta
1996).

6. HÁBITAT

Las especies del género Telmatobius viven en lagos, lagunas y ríos de


profundidad, así como el Lago Titicaca y el Lago Junín. Además, riachuelos
torrentosos, acequias, lugares pantanosos o riachuelos de poca pendiente, en
aguas frías casi al pie de los nevados o fuentes termales tibias, punas
heladas, ceja de montaña o cabecera de valles templados. Se encuentran
tanto en el lado del Pacifico como del lado oriental de la cordillera (Vellard,
1951).

Una difusión tan amplia, con biotopos muy variados, ha tenido por
resultado un polimorfismo extremo del género Telmatobius; todos llevan una
vida acuática o semiacuática, existiendo especies que viven en zonas rocosas,
en las orillas de los riachuelos (Vellard, 1951).

Telmatobius culeus, especie endémica del Lago Titicaca a 3,810 msnm.


es estrictamente acuática, desplazándose de la orilla a varios metros de

33
profundidad, los más grandes se desplazan de 15 a 20 metros de profundidad;
soportando una temperatura de 10 ºC, saturadas de oxígeno.

Pasan la mayor parte del tiempo desplazándose lentamente sobre el


fondo barroso del lago, o permanecen escondidos en la vegetación (Chara,
Elodea, Myriophyllum, Potamogetom, y otros), normalmente viven a grandes
profundidades emergen a intervalos para respirar en la superficie, solamente
de noche o al amanecer algunos pueden ser vistos flotando sobre el agua
(Vellard 1951). De Macedo (1960), cit. por Pérez (1998), señala que esta
especie puede habitar hasta los 20 m. de profundidad, sin embargo Cuentas
(1996), considera que se les encuentra de 3 a 4 m, en fondos rocosos sobre
las que se encuentran descansando; logrando capturarlas a un metro de
profundidad en el muelle de Moho, señalando además que es posible
encontrarlas a más de 20 m.

Jacques-Yves Cousteau (?), afirma que pudo encontrarlos a una


profundidad de 120 m, señalando además que esta especie mide
aproximadamente 50 cm de longitud total (desde la boca hasta el extremo
posterior de las patas extendidas) y un peso aproximado de 1 K.

La flora acuática (plancton y macrófitas) y la fauna béntica del Lago


Titicaca, constituyen la alimentación, medio de desove y hábitat de
Telmatobius culeus.

La presencia de la flora y fauna acuática determinan el hábitat y la


distribución de T. culeus. Según Diagnostico Ambiental del Sistema TDPS.
(1996) considera las siguientes zonas:

a. Zona litoral, que comprende desde la orilla hasta un metro de


profundidad, con asociaciones de vegetales de Myriophyllum - Elodea, y
entre la fauna béntica se tiene la abundancia de Hydracarinas y
Amphípodos.

b. Zona de totoras, comprende de 1 a 2 m de profundidad, existiendo


asociaciones de Totora-Potamogeton y Totora-Chara; con abundancia de
Moluscos, Chironómidos (insectos) y Amphípodos.

34
c. Zona de Chara, que comprende de los 2 a 10 m de profundidad, donde
solo existe Chara y una abundancia de Moluscos (Littoridium sp) y
Amphípodos, que son consideradas como alimento principal de
Telmatobius culeus, según Pérez (1998).

d. Zona periférica, que comprende desde los 10 a 60 m de profundidad, con


escasa presencia de Chara y predominancia de Moluscos.

e. Zona central, de 60 a más metros de profundidad, fondo desnudo y


abundancia de Hidracarinas, con escasa presencia de Amphípodos.

En conclusión, la densidad poblacional de Telmatobius culeus, está


sujeta a la presencia de alimento y condiciones para el desove, siendo la zona
de Chara el hábitat preferido de esta especie. Pérez, (1998), señala que el
hábitat y las diferencias estacionales determinan la diversidad del alimento,
tanto para las presas como para los consumidores.

Pérez (1998), señala que en el lago Menor o Huiñaimarca, el substrato


preferido por Telmatobius culeus son los bancos de macrófitas, donde la
vegetación está dominada por Chara sp., la profundidad en que se capturaron
las ranas varían de 1 a 4 m de profundidad, encontrándose en mayor
abundancia a los 2 m, las mayores profundidades corresponden a zonas
rocosas, donde generalmente se encuentran individuos de mayor tamaño.

7. COMPORTAMIENTO NATURAL Y EN CAUTIVERIO

7.1 COMPORTAMIENTO NATURAL

Telmatobius culeus, es una especie endémica del Lago Titicaca,


Rodríguez (1996); de vida acuática, pocas veces fueron vistas cerca de la
superficie, Garman (1875), cit. en Pérez (1998). Vellard (1951), señala que,
solamente de noche o al amanecer pueden ser vistos flotando en el agua; de
día se encuentran desplazándose lentamente en el fondo barroso o
permanecen ocultas en las plantas vigilantes para la captura de alguna presa.
A veces a muchos metros de profundidad, Vellard (1951). Pudiendo habitar en
aguas profundas de hasta 20 m, De Macedo (1960), cit. en Pérez (1998).

35
Garman (1875), cit. en Pérez (1998), observó que esta especie es
repugnante para peces y aves, por la secreción de una sustancia viscosa,
lechosa, probablemente desagradable al gusto de sus predatores; es más
activa en la noche cuando sus enemigos son menos activos.

Cuentas (1996), menciona que viven normalmente a grandes


profundidades, encontrándose de 3 a 4 m de profundidad y en fondos
pedregosos al medio día, al parecer salieron en busca de aguas más
calientes.

En relación al período reproductivo, Duellman (1994), cit. en Pérez


(1998), afirma que Telmatobius culeus, realiza dos ovoposiciones, una durante
el invierno y otra en el mes de transición, antes de las lluvias (octubre).

No se tiene mucha información sobre la etología de esta especie.

7.2 COMPORTAMIENTO EN CAUTIVERIO

Cuentas (1996), en experiencias realizadas en la crianza de Telmatobius


culeus en medio natural y en cautiverio, observó que al colocarlas en los
estanques previamente acondicionados, los individuos se situaron en la parte
de mayor profundidad; al momento de proporcionarles alimento, croan,
comunicándose de esta manera la presencia de alimento; esta especie solo
distingue, con mayor con claridad objetos o presas móviles, para que puedan
ser capturadas en necesario dar movimiento a las presas. Algunas ranas
reaccionaban poniéndose a la defensiva, atacando al alimento lanzado,
retirándose luego. A otros se les observó que cubrían a hembras más
próximas, como si el alimento los excitará para entrar en un falso amplexus,
que dura de 1 a 2 horas, separándose luego sin desovar.

36
8. ESTADO DE CONSERVACIÓN

En 1977, el Gobierno Peruano, mediante Resolución Ministerial N° 1710-


77-AG promulga la primera Lista de Categorización de Especies de Flora y
Fauna Silvestre Amenazadas y en Peligro de Extinción; clasificándolas de la
siguiente manera:

a. En vías de extinción
b. En situación vulnerable
c. En situación rara, y
d. En situación indeterminada.

En esta primera categorización, no se incluye a Telmatobius culeus.


Mediante Resolución Ministerial N° 01082-90-AG/DGFF del 14 de septiembre
de 1990, se aprueba la clasificación oficial de las especies de la fauna
silvestre; donde se considera a Telmatobius culeus dentro de las especies en
situación indeterminada, dejando sin efecto a la R.M.N° 1710-77-AG.

Pulido (1991), en el Libro Rojo de la Fauna Silvestre del Perú considera a


Telmatobius culeus, en la categoría de especie en situación rara.

El Instituto Nacional de Recursos Naturales INRENA (1997), consideran


a esta especie en situación indeterminada.

En la clasificación oficial de las especies amenazadas de la fauna


silvestre peruana; las especies Telmatobius culeus y Telmatobius marmoratus
están consideradas en la categoría de especies en situación vulnerable, al
igual que se considera en Bolivia de acuerdo al “Libro Rojo de los Vertebrados
de Bolivia”.

Pulido (1996), afirma que Telmatobius culeus, especie endémica del


Lago Titicaca se encuentra protegida en la Reserva Nacional del Titicaca.

Rodríguez (1996), señala que la cuenca del Lago Titicaca es una zona
endémica de Telmatobius culeus y debe ser considerada como área prioritaria
de conservación.

37
En la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies
Amenazadas de Flora y Fauna Silvestre (CITES), no consideran a Telmatobius
culeus en ninguno de sus apéndices.

Por Decreto Supremo 013-99-AG, publicada el 19 de Mayo, se aprueba


la nueva lista de categorización de especies amenazadas de fauna silvestre,
considerando a Telmatobius culeus en la categoría de situación
indeterminada. Además se Decreta que desde el primero de Enero del 2000,
está prohibido la caza, extracción, transporte y/o exportación con fines
comerciales de todo espécimen, producto y/o subproducto de las especies de
fauna silvestre, a excepción de los provenientes de zoocriaderos o Áreas de
Manejo de Fauna Silvestre, debidamente autorizadas por el INRENA del
Ministerio de Agricultura.

9. POBLACIÓN

Terrazas (1980), menciona que al realizar un censo de la población de


ranas en 1955, estimó 12000 ejemplares, solo en la Zona Boliviana del Lago
Titicaca, y considerando únicamente la población visible.

Morawetz (1994), cit. en Pacheco (1997), estimó que en el Lago Titicaca


existen cerca de 75 millones de ranas, donde 13 millones están cerca de las
playas en aguas poco profundas en el lado boliviano, todos de la misma
especie Telmatobius culeus, afirmando además que si solo el 20% de estas
ranas son capturadas cada año; esto para asegurar la preservación de la
especie; quedará 2.6 millones para la pesca.

Esta aseveración, resulta ser exagerada para Castañón (1997), citado


por Pacheco (1997), señala la existencia de pocos ejemplares de ranas, éstas
se localizan sólo en algunas zonas específicas del Lago Titicaca (sobre todo
en el Lago Menor). Razón por la cual surge la necesidad de repoblar el lago
con esta especie a causa de la disminución drástica de la población.

Jacques-Yves Cousteau (?), realizó una estimación de la población de


Telmatobius culeus, en mil millones de individuos, empleando un área de
muestreo de mil metros cuadrados, recolectando el total de individuos de esta
área, interpolando este resultado con la superficie total del Lago Titicaca.

38
Esta especie es capturada por algunos pobladores ribereños del Lago
Titicaca con fines de comercialización destinadas a otras localidades.

En intervenciones realizadas por la Policía Ecológica y el INRENA, se


tiene registrado las siguientes capturas:

- El 07 de octubre de1999, se decomisó 1,085 ranas.


- El 17 de octubre de 1999, se decomisó 3,000 ranas.
- El 21 de octubre de 1999, se decomisó 500 ranas.
- El 28 de enero del 2000, se decomisó 1,518 ranas.

El origen de las ranas capturadas fue la localidad de Chatuma del distrito


de Pomata. Estas capturas se realizaron en momentos en que eran
transportadas a diferentes ciudades (Tacna, Arequipa y Lima), para su
posterior comercialización ilícita.

Según reportaje de TNP Canal 2, señala que en la ciudad de Lima, existe


gran demanda para el consumo de rana licuada “extracto de rana”,
atribuyéndosele propiedades curativas, nutritivas y afrodisiacas. Para atender
dicha demanda, señalan que se sacrifican un promedio de 150 ranas diarias.

Aunque los datos sobre densidad poblacional de esta especie son


todavía escasos, la presión por la demanda para consumo y la destrucción del
hábitat hace presumir que esta especie se encuentra realmente amenazada.
L. Rodríguez (1996).

10. DISTRIBUCIÓN GEOGRÁFICA

La distribución geográfica del género Telmatobius es muy amplia, se


extiende en la región andina; desde el centro de Chile y norte de Argentina (T.
montanus de la provincia de Santiago, T. hauthali de Cajamarca), hasta el sur
del Ecuador (T. niger y T. Cinereus de la provincia de Loja). Son especies
estrictamente de altura; pocas veces se encuentran ejemplares debajo de
2,000 m, con frecuencia sobrepasan los 4,000 msnm (Vallard 1951).

Según Vellard (1951), el grupo de Telmatobius esta limitada al sur del


Perú.

39
Rodríguez et al. (1993); reporta 14 especies para el género Telmatobius,
de los cuales 5 especies fueron registradas para Puno:

- T. albiventris Parker, 1940 Puna (Arequipa, Puno).


- T. crawfordi Parker, 1940 Puna (Arequipa, Puno).
- T. Culeus Garman, 1875 Puna (Puno).
- T. marmoratus Duméril y Bibrón, 1841 Puna (Ayacucho, Cusco, Puno).
- T. arequipensis Vellard, 1955 S. Esteparia (Arequipa, Puno).

En Bolivia, Telmatobius culeus, se encuentra en las profundidades del


Lago Titicaca; en Copacabana y cerca de la Isla del Sol, Coati, Amantani y
Taquile, penetrando al Lago Huiñaimarca o lago pequeño de Guaqui por el
estrecho de Tiquina, fue recolectando por primera vez en Huatajata, entre
Chua y Huarina; considerando como localidad tipo a Achacachi, entre 16°03’ S
y 68°43’ W. (Vellard 1951), en la Isla Taquiri e Isla Suriqui. (Pérez 1998).

En el Perú, se encontraron en las orillas del Lago Titicaca, como en la


península de Chucuito (Sotelo 1985); bahía de Capachica, Llachón, Callejón
de San Pedro de Ichu, Ojerani, Isla de los Uros (Alave 1992); bahía interior de
Puno (puerto muelle – barco muelle) (Apaza 1993); entre Moho y Conima en la
zona Chojocuyo – Cambria (Cuentas, 1996); Yunguyo, Pomata,
desembocadura del río Ilave. (Figura Nº 5)

40
1
Fig. 5 Distribución de la especie Telmatobius culeus en el Lago Titicaca

Telmatobius culeus
11. USO TRADICIONAL DE LA ESPECIE, PRODUCTOS Y SUB-
PRODUCTOS

Los batracios juegan un papel importante entre las poblaciones


indígenas aymaras y quechuas; nunca son maltratados, no forman parte del
consumo diario del poblador andino; muy por el contrario son considerados
sagrados.

Las ranas o kayras, se las relaciona a ritos mágicos, asociándolas a la


presencia de lluvias (cuando se produce sequía); los pobladores de la Isla del
Sol, colocan una o dos ranas en jarrones que son abandonados en la cima de
alguna montaña, éstas según se indican “lloran”, lo que se interpreta como un
llamado a las lluvias, que al poco tiempo llega, haciendo desbordar el jarrón
permitiéndoles volver al lago. (Vellard 1991).

Consideradas también de importancia medicinal; se utiliza para la


preparación de caldo, útil en caso de anemia, astenia y tuberculosis. (Cuentas,
1996).

En el Altiplano, es utilizada como infusión para el tratamiento de la


esterilidad femenina y de la impotencia masculina, ya que asocian a estos
animales con el sol, la luna y el agua (elementos vinculados con la fertilidad)
(Barbado, 1993).

Debido a la demanda existente de esta especie y a la necesidad


económica, algunos pobladores de la zona circunslacustre se dedican a la
captura y comercialización de esta especie, que son destinadas a ciudades
como: Lima, Arequipa, Tacna, Moquegua y otras, dónde son utilizadas junto
con otros ingredientes (maca, algarrobina, polen, miel de abeja y otros) en la
preparación de “jugos de rana”, cuya demanda se ha incrementado en los
últimos tiempos, debido a se le atribuye propiedades curativas, nutritivas y
afrodisiacas.

Según experiencias de algunos pescadores de Pomata, señalan que la


captura de esta especie se realiza manualmente, o utilizando redes de pesca
convencional, adaptándolas para este fin, con pequeñas pesas que facilitan la

42
inmersión de la red a profundidad de 3 m. Ocasionalmente son capturadas en
las redes de pesca de Orestias.

La carne de rana fresca no goza de tantos privilegios curativos;


conservada semiseca es considerada medicinal, especialmente para combatir
la tuberculosis, afecciones a los riñones, reconstituyente en los estados de
convalecencia, aunque en cada lugar se le atribuye con un poder curativo
distinto, así por ejemplo:

 como galactóforo lo toman las nodrizas,


 en el tifus exantemático (Huancayo y Ayacucho),
 para favorecer el sueño y en la hepatitis (Huancayo),
 para combatir el asma y como tónico pulmonar (Arequipa),
 en la pulmonía (Jauja y Huancayo),
 en Ica, son consumidas crudas, para combatir el asma,
 la sangre se toma en casos de epilepsia (Arequipa),
 la grasa, es utilizada en fricciones para combatir los dolores reumáticos,
 para dolores de cabeza, producto de una tensión muy fuerte; para el
cual se consume el caldo de rana en pequeña proporción de agua
(Puno).

12. APROVECHAMIENTO ECONÓMICO DE Telmatobius culeus

Las ranas que actualmente son comercializadas para consumo humano,


son recolectadas de su hábitat natural.

La ranicultura es una actividad nueva en nuestro país. La primera


experiencia de crianza de ranas en el Perú, fue realizada por Vásquez en la
zona Sur del Lago Junín en 1973 (Rodrigo, 1983).

El género Batrachophrynus macrostomus “rana de Junín”, fue una de las


primeras especies que tubo una aceptación comercial en nuestro país,
sufriendo una explotación intensiva, sumándose a esta actividad la
contaminación de su hábitat por relaves mineros, disminuyendo su población
considerablemente. Para satisfacer la demanda ya existente de este recurso,
se recurre a la explotación de Telmatobius sp. “rana del Titicaca”, a pesar de
estar prohibida la comercialización de esta especie (Decreto Supremo 013-99-
AG.)

43
El desarrollo de la crianza extensiva de Telmatobius culeus en la
Cuenca del Lago Titicaca es factible; los beneficios económicos que se
obtienen de esta actividad, no solamente son generados por la
comercialización de ancas de rana para consumo humano; el
aprovechamiento de la piel, debido a su considerable tamaño puede ser
empleada, una vez curtida, en la fabricación de productos de peletería
(Pacheco, 1997).

Como un tercer subproducto se tiene la harina de rana; del residuo que


queda luego que las ancas y la piel han sido utilizadas, se puede producir
harina de rana, para la alimentación de peces y otros animales, e inclusive
para la alimentación de las mismas.

La poca importancia que se le da a este recurso nutritivo en la zona del


altiplano, se debe a la falta de información. Sotelo (1985), señala que es un
alimento de alto potencial nutritivo, muy cotizado en otros países.

En análisis bromatológico de la carne de Telmatobius sp. en


comparación a otras especies, presenta la siguiente composición:

44
CUADRO Nº 03. ANÁLISIS BROMATOLÓGICO DE LA CARNE DE
Telmatobius sp. Y OTRAS ESPECIES

Producto Humedad Proteína Grasa (%) Ceniza (%) Calorías


(%) (%) Kcal/100g

Telmatobius sp 82.5 12.9 1.0 1.0 72.4

Rana de Junin 83.8 13.7 1.6 0.8 68.0

Trucha 78.8 18.2 1.0 1.0 82.0

Pejerrey 80.0 18.7 1.2 --- 86.0

Merluza 78.5 19.3 1.2 --- 82.0

Paloma 58.0 18.6 22.1 1.5 ---

Pollo 72.7 20.6 5.6 1.1 144.0

Vacuno 60.0 17.5 21.7 0.9 283.0

Ovino 56.3 16.4 26.4 0.8 323.0

Fuente: Sotelo (1985)

Sin embargo, Cuentas (1996), determinó que el contenido de proteína de


Telmatobius culeus es de 16.3%.

Los componentes inorgánicos, en carne cruda y hervida de Telmatobius


sp., tienen un rango de variación, tal como se observa en el siguiente cuadro.

CUADRO N° 04. ANÁLISIS DE LOS PRINCIPALES COMPONENTES


INORGÁNICOS DE LA CARNE DE Telmatobius sp.

Componentes Carne cruda Carne hervida


inorgánicos (mg/100g) (mg/100g)

- Hierro 6.504 9.004

- Fósforo 350.000 222.000

- Sodio 74.727 71.510

- Potasio 138.419 51.907

- Calcio 37.077 55.123

Fuente : Sotelo (1985)

45
Los valores de los componentes inorgánicos, sobre todo en hierro,
fósforo y calcio, mantienen niveles altos de concentración en comparación con
otras carnes.

Sotelo (1985), señala que los datos obtenidos en análisis bromatológico


de carne de Telmatobius sp., en comparación a otras especies como: iguana,
lagarto, paloma, merluza, trucha, pejerrey, vacuno, ovino, cerdo, pollo y
vísceras; puede ser considerado como niveles normales.

Las concentraciones promedio de los ocho aminoácidos esenciales


expresados en g/100g de proteína, dan los siguientes resultados:

 fenilalanina : 3.907
 isoleucina : 4.754
 leucina : 7.905
 lisina : 8.115
 metionina : 2.530
 treonina : 4.781
 triptófano : 1.155
 valina : 5.301
Los datos obtenidos en las concentraciones promedio de los ocho
aminoácidos esenciales reflejan que se trata de un alimento con un buen valor
biológico.

En calificativos de pruebas de degustación se obtuvo los siguientes


resultados, que se presenta en el cuadro N° 05.

CUADRO No 05. CALIFICATIVO DE PRUEBAS DE DEGUSTACION

Productos Aroma Sabor Textura

- hamburguesas 3.25 (regular) 3.75 (bueno) 3.25 (regular)

- carne frita 3.75 (bueno) 4.00 (bueno) 3.75 (bueno)

- desastillado de carne 2.75 (regular) 4.00 (bueno) 4.25 (bueno)

Fuente: Sotelo, 1985.

La carne de Telmatobius sp., tiene una buena aceptación. Sotelo (1985),


recomienda su difusión e incentivar su utilización para el consumo humano,

46
como recurso proteico, a través de programas especiales de difusión, en
cuanto a su verdadero valor alimenticio.

12.1 CRIANZA DE Telmatobius culeus EN CAUTIVERIO

La crianza de Telmatobius culeus en la Cuenca del Lago Titicaca es


factible; considerándose como factor limitante la falta de conocimientos
técnicos para el manejo adecuado de esta especie.

La única experiencia publicada en el Perú, sobre la crianza de esta


especie en un medio natural y artificial, es la realizada por Cuentas (1996),
quien utilizó un estanque de 6 m de largo y 3 m de ancho con una profundidad
de 0.8 m a 1.0 m, situado a orillas del lago; sembrando Elodea sp. en el piso,
además introdujo Hyalella y caracoles en una cantidad de 2 Kilogramos, los
cuales se desarrollaron satisfactoriamente, dándole un aspecto similar a su
hábitat natural.

Paralelamente, utilizó 4 artesas de fibra de vidrio con una capacidad de


un metro cúbico cada una, colocadas en las proximidades del estanque con
sus desagües dirigidas a ellas.

CUADRO No 06 CONDICIONES FISICO-QUÍMICAS DEL ESTANQUE Y


ARTEZAS

Medios de crianza Temperatura PH Oxígeno Dureza


Disuelto (mg/l)

- Estanque 6.0 – 16.0 7.7 – 8.9 5.8 mg/l 380.0

- Artesas 5.0 – 18.0 8.1 – 9.1 6.0 mg/l 380.0

Fuente: Cuentas 1996.

En el estanque previamente acondicionado con vegetación, Hyalella y


caracoles, después de 20 días, se colocaron 90 Telmatobius adultos (entre
hembras y machos), los que fueron capturados entre Moho y Conima
(Chojocuyo – Cambria).

47
En los meses de julio, agosto y noviembre, se les observó que se
encontraban en amplexus, de estas observaciones se puede indicar que la
reproducción se realiza varias veces al año.

Las condiciones fisico-químicas del agua en que se presentaron en


amplexus en el estanque, tenían una temperatura entre 8 a 14 grados
centígrados y el pH entre 8.1 a 8.8. La temperatura óptima para la realización
del amplexus oscila entre 9 a 14 grados centígrados, las temperaturas
extremas que esta especie puede soportar, esta entre 7 a 15 grados
centígrados y un pH de 8.1 a 8.8.

Los huevos que fueron depositados en la vegetación, fueron recogidos


cuidadosamente, utilizando para ello una bandeja de porcelana; se ha
observado que los huevos de Telmatobius culeus tienen un tamaño de 2.2
mm, una hembra puede poner hasta 1,800 huevos aproximadamente; una
parte de estos fueron llevados a los vasos de incubación tipo Chasse; la otra
parte fue llevada a una artesa previamente acondicionada con vegetación
(Elodea sp.), en ambos casos los huevos eclosionaron a los 8 y 9 días, a una
temperatura de 10 a 15.5 °C.

Los huevos, al eclosionar dieron lugar a larvas de 15 mm, con una


coloración crema en algunos casos y otros de color negro, con presencia de
saco vitelino que fue reabsorbido a los 6 a 7 días, alimentándose
posteriormente de fito y zooplancton; estas larvas o renacuajos presentan
branquias externas que posteriormente dan lugar a branquias internas a los 12
días de haber eclosionado.

A los 24 días tienen una longitud de 5 cm, cuerpo rechoncho y


coloración negruzca; a los 90 días tienen un tamaño de 8 cm y a los 100 días
se hace presente las patas posteriores, iniciándose la etapa de la
metamorfosis. Se ha observado que tanto los renacuajos como los adultos se
alimentan de Hyalella sp. y caracoles que han sido sembrados en el estanque.

Además de estos alimentos, a la semana se le proporcionaba Orestias


ispi “ispi”, a los que se tenía que dar movimiento con artificios para que los
Telmatobius los capturen, debido a que estas especies no logran divisar los
alimentos inertes; capturando solamente presas en movimiento.

48
Las presas son capturadas en bocados, introduciéndolas con la lengua,
ayudándose con las patas anteriores, en caso de que la presa sea grande. No
mastican los alimentos, las pasan enteras al estómago donde por acción de
las enzimas que estas poseen, logran digerirlas completamente.

13. APROVECHAMIENTO ECONÓMICO DE LAS RANAS

El consumo de carne de rana, desde épocas muy remotas,


apreciadas en el Imperio Romano, se extendió a toda Europa, especialmente
en Alemana, Suiza, Italiana y Bélgica. Los inmigrantes europeos traen consigo
a América el hábito de comer ranas, no siendo esto una novedad para los
nativos, algunos los consumían desde mucho tiempo atrás. Los principales
consumidores de este producto están Estados Unidos, Canadá, Japón, Arabia
Saudita y las naciones de la Comunidad Económica Europea. Según la FAO,
el comercio internacional de este producto en los últimos años, llegó a
promediar las 50 toneladas anuales. (Barbado, 1993).

Las especies de ranas comestibles que se explotan en diversos países,


son múltiples, sobre todo en aquellas de zonas tropicales, donde las
condiciones climatológicas les son más favorables. La Rana Toro o Mugidora
(Rana catesbeiana), originaria de Norteamérica, probablemente sea la más
explotada, seguida de la Rana Goliat Africana (Conraura goliath), considerada
como la especie de mayor tamaño, llegando a medir 60 cm. y pesar 3,5 a 7
Kg (Hernandez, 1989).

La presentación de este producto, es por lo general, bajo la forma de


ancas congeladas, envasados individualmente, como se utiliza para productos
de pesca. (Barbado, 1993).

Massat y Álvarez (1990), mencionado por Pacheco (1997), señalan que


la piel de rana bien curtida es resistente, fina, elástica y suave. El diseño
natural es bello, y además acepta las tinturas, por lo general es lisa, en
algunos ejemplares presenta mayor rugosidad que otros. En Brasil se la utiliza
para forrar carteras, zapatos y cinturones, como adornos de vestimenta de alta
costura, guantes, en la fabricación de mallas de relojes, en la confección de
bikinis, tops y otras prendas femeninas, en encuadernación, billeteras,
cigarreras y demás artículos de lujo. Para la obtención de la piel de rana sin

49
mayores daños, el retiro de la piel se debe realizar en la sala de evisceración
(sala limpia) con la rana colgada de la cabeza, el operador desprende la piel
desde la región de los miembros anteriores hasta los miembros posteriores del
animal. La grasa visceral de la rana es de características semejantes al de la
tortuga, por esta razón, es posible utilizarlas como base para la fabricación de
cosméticos, al igual que el hígado, los volúmenes de producción de grasa son
ínfimos, y hasta que no se industrialice la crianza de rana este producto no
alcanzará la demanda del mercado.

Morawetz (1990), mencionado por Pacheco (1997), indica que existe un


tercer producto potencial; del residuo que queda luego que las ancas y la piel
han sido utilizadas, se puede producir harina de rana para la alimentación de
peces y otros animales. Las ranas del Lago Titicaca, son en general de mayor
tamaño que las ranas que otros países emplean en la producción y
exportación, por tanto su piel se hace particularmente valiosa.

13.1 CRIANZA DE RANAS EN CAUTIVERIO

Para la crianza de ranas en cautiverio, es indispensable considerar los


siguientes factores:

 Agua; además de la disponibilidad de agua, se debe tener en cuenta: la


temperatura, el color, la transparencia, el control de la calidad del agua y
el pH.

 Clima; una temperatura adecuada, favorece el crecimiento de los


renacuajos y adultos.

 Suelo; lo ideal para la construcción de los estanques debe ser un suelo


arcilloso, impermeable, irregular, con declives y con buena cobertura
vegetal.

 Experiencia en la ranicultura; toda persona que desea entrar en esta


actividad, debe tener respaldo técnico o una experiencia vivida en la
ranicultura, a efectos de minimizar riesgos de inversión. (Hernández,
1989; Barbado, 1993; Becerra, 1994).

50
Hernández (1989), propone dos posibilidades de elegir un ranario:

1. Explotación natural de ranas; consiste en aprovechar las charcas,


arroyos y acequias para iniciar una explotación de ranas en forma
rústica controlada. Se sueltan parejas de ranas adultas en este medio, y
se les proporciona una alimentación natural, posteriormente repoblaran
con su descendencia las zonas de agua y sus terrenos colindantes.

2. Explotación intensiva de ranas; consiste en preparar estanques en


terrenos de suelos impermeables y adecuarlos a un ambiente similar al
natural; se sueltan parejas de ranas adultas como en el caso anterior,
cuando la hembra llega a poner los huevos como consecuencia de la
fecundación del macho, estos son retirados cuidadosamente en una
bandeja y llevados a un estanque adecuado para su posterior
incubación.

Becerra (1994), propone un esquema estructural de un ranario para


explotación intensiva, que consiste en la construcción de varios módulos;
cada módulo tiene una finalidad propia, además requiere un manejo
específico:

- Área de Reproductores: es un criadero de ranas, constituida por


diferentes estanques, cuya finalidad es determinada, se tiene estanques
especiales para reproductores, desove, eclosión, renacuajos, engorde
de renacuajos y renacuajos forraje, además se debe de contar con una
estufa para eclosión y un estanque con redes jaulas.

- Área de engorde; constituida por un estanque de engorde, donde se


colocan los renacuajos para que completen su proceso de metamorfosis.

Los estados larvales durante los dos o tres primeros días, digieren la
sustancia de su saco vitelino; seguidamente pasan a una alimentación a base
fito y zooplanctónica, aceptan alimentos inertes consistentes en vísceras de
aves y animales rumiantes, además, harina de pescado, carne, soja, trigo,
maíz y lechuga picada entre otros, proporcionados en forma de pellets.
Culminada la metamorfosis, las ranas son exigentes en su alimentación, solo
aceptan alimentos vivos y en movimiento; alimentándose de renacuajos de su
misma especie, insectos, larva de moscas, peces, gusanos, lombrices y otros.

51
14. CONCLUSIONES

1. Telmatobius culeus, se caracteriza por presentar la piel lisa protegida por


numerosas sustancias mucosas dilatadas (flancos) de una coloración
verde oscura cuya longitud varia entre 40 a 60 cm, la cabeza de aspecto
triangular y ligeramente aplanado dorsoventralmente, ojos prominentes y
boca grande.

2. Existe una diversidad de especies del género Telmatobius, T. culeus


destaca, por su tamaño y habitat.

3. El ciclo biológico de T. culeus, inicia con el denominado amplexus que dura


de 2 a 3 días a partir del cual las hembras ponen entre 10 a 20 huevos en
cada desove alcanzando a un total de 115 a 1800 huevos que se adhieren
a plantas acuáticas.

4. T. culeus se alimenta de moluscos, crustáceos, gusanos y larvas de


insectos acuáticos de todos ellos prefieren a los anfipodos. Sin embargo,
no se descarta también como alimento a peces pequeños de la especie
Orestia ispi.

5. Uno de los factores que posibilita la sobrevivencia de T. culeus de sus


predatores es la presencia de una gran secresión defensiva de una
sustancia viscosa, lechosa, probablemente desagradable al gusto de sus
enemigos.

6. El comportamiento de T. Culeus es característico por su actividad nocturna


o al amanecer. En condiciones de cautiverio la rana gigante se situa en la
parte de mayor profundidad del estanque emergiendo hacia la superficie
solo en presencia de alimento.

7. En el Lago Titicaca T. culeus se distribuye cerca de la Isla El Sol, Coati,


Amantani, Taquile, Peninsula de Capachica, Llachón, Bahias de Ichu y
Ojerani e Isla de los Uros, bahia de Moho, Conima, Yunguyo, Pomata.

52
8. Según las normas para la protección y conservación de flora y fauna
silvestre, T. culeus es una especie categorizada en situación
Indeterminada tendiente a ser vulnerable debido a la presión que ejerce su
fuerte demanda para consumo y la destrucción del hábitat, hacen que esta
especie se encuentre realmente amenazada.

9. En cuanto a la población actual los diferentes estudios muestran que existe


discrepancia en el número de individuos que se encuentran en el Lago
Titicaca. Aunque los datos sobre densidad poblacional de esta especie
son todavía escasos.

10. El uso tradicional de ésta especie tiene importancia en la medicina popular


de los pobladores aymaras y quechuas.

11. El aprovechamiento económico de T. culeus se orienta hacia el consumo


humano.

53
BIBLIOGRAFÍA

ALAVE VILLANUEVA David (1992). Caracterización de aspectos anatomo-


histológico de la ovogénesis en Telmatobius sp. (sapo del Lago Titicaca).
Tesis de grado. Facultad de Ciencias Biológicas. UNA Puno – Perú.
(Biblioteca FCCBB-UNA).

APAZA CHILCA Jacinto H. (1998). Determinación del contenido estomacal de


Telmatobius sp. Tesis de grado. Facultad de Ciencias Biológicas. UNA.
Puno – Perú. (Biblioteca FCCBB-UNA).

BARBADO José L. (1993). Cría rentable de ranas. Editorial Albatros. Buenos


Aires – Argentina. (Biblioteca Agraria Nacional - Universidad Nacional
Agraria La Molina).

BECERRA DÍAZ Jaime (1994). Crianza de ranas. INDEPROT/SEPAR.


Huancayo – Perú. (CENDOC-PELT).

COUSTEAU, Jacques-Yves ( ? ) . La Leyenda del Titicaca (Video-PELT).

CUENTAS CHOQUEHUANCA José (1996). Avances sobre la crianza del


Telmatobius culeus. Boletín N° 02. INADE/PELT. Dirección de Recursos
Hidrobiológicos. Puno - Perú. (CENDOC-PELT).

--------------------- (1996). El batracio de la bahía de Puno Telmatobius


punensis. Boletín N° 01. INADE/PELT Dirección de Recursos
Hidrobiológicos. Puno - Perú. (CENDOC-PELT).

DEJOUX Claude e ILTIS André (1991). El Lago Titicaca. Síntesis del


conocimiento limnológico actual. La Paz – Bolivia de Recursos
Hidrobiológicos. (CENDOC-PELT).

ERGUETA S. Patricia y De MORALES Cecile (1996). Libro rojo de los


vertebrados de Bolivia. Centro de Datos para la Conservación CDC.
(CDC-La Paz).

HERNANDEZ-BRIZ VILANOVA Francisco (1989). La rana cría y exportación.


Agroguías Mundi - Prensa. Madrid. España. (BAN-UNALM).

54
PACHECO AGUDO Edilberto (1997). Utilización de la piel de la rana del Lago
Titicaca (Telmatobius culeus) para la producción de cuero curtido a
través de diferentes procedimientos. Proyecto de tesis de grado.
Facultad de Agronomía. UMSA. Centro de Investigación y Desarrollo
Piscícola del Altiplano (CIDPA). La Paz – Bolivia. (CIDPA-La Paz).

PEREZ BEJAR María Esther (1998). Dieta y ciclo gametogénico anual de


Telmatobius culeus (Anuro: Leptodactylidae) en el Lago Titicaca
(Huiñaimarca). Tesis de grado. Facultad de Ciencias Puras y Naturales.
Carrera de Biología. UMSA La Paz - Bolivia. (Biblioteca del Instituto de
Ecología-La Paz).

PULIDO Víctor (1991). El Libro Rojo de la Fauna Silvestre del Perú. Lima –
Perú. (REDINFOR-UNALM).

----------------- (1996). Fauna silvestre amenazada en las Áreas Naturales


Protegidas del Perú. En Diversidad Biológica del Perú. Zonas Prioritarias
para su Conservación. Edit. Rodríguez Lily. Proyecto FANPE GTZ –
INRENA. pag. 98-102. (REDINFOR-UNALM).

RODRIGO PAPUICO H. (1983). Experimentos sobre adaptaciones, crianza y


procesamiento de la “rana de Junín”. Tesis. Programa de Ingeniería
Pesquera. La Molina. Lima - Perú. (BAN-UNALMA).

RODRÍGUEZ O. Lily (1996). Áreas Prioritarias para Conservación de Anfibios


en el Perú. En Diversidad Biológica del Perú. Zonas prioritarias para su
conservación. Proyecto FANPE GTZ – INRENA. pag. 87-92. (INRENA-
Lima).

RODRÍGUEZ Lily, CÓRDOVA Jesús y ICOCHEA Javier (1993). Lista


preliminar de los anfibios del Perú. Publicaciones del Museo de Historia
Natural. Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Lima – Perú.
(Biblioteca del Museo de Historia Natural “Javier Prado”-Lima).

SOTELO GARRO Lucio Javier (1985). Introducción al estudio taxonómico


preliminar y análisis bromatológico de la carne del “sapo acuático”
(Telmatobius sp.) Península de Chucuito del Lago Titicaca. Tesis de

55
grado. Facultad de Ciencias Biológicas. UNA Puno – Perú. (Biblioteca
FCCBB-UNA).

VELLARD Jean (1951). Estudios sobre batracios andinos. Memoria N° 1.


I.- El grupo Telmatobius y formas afines. Memorias del Museo de Historia
Natural “Javier Prado”. Lima – Perú. (Biblioteca del Museo de Historia
Natural “Javier Prado”-Lima).

------------------- (1955). Estudios sobre batracios andinos. Memoria N° 4.


III.- Los Telmatobius del grupo Jelskii. Memorias del Museo de Historia
Natural “Javier Prado”. Lima – Perú. (Biblioteca del Museo de Historia
Natural “Javier Prado”-Lima).

------------------- (1960). Estudios sobre batracios andinos. Memorias N° 10.


VI.- Notas complementarias sobre Telmatobius. VII.- El género
Pleurodema en los andes peruanos. Memorias del Museo de Historia
Natural “Javier Prado”. Lima – Perú. (Biblioteca del Museo de Historia
Natural “Javier Prado”-Lima).

----------------- (1991). Los Batracios. En el Lago Titicaca. Síntesis del


conocimiento limnológico actual. Editores Dejoux e Iltis. Editorial
ORSTOM – HISBOL. pag. 453 – 462. (Biblioteca del Museo de Historia
Natural “Javier Prado”-Lima).

UNEP – OEA, (1996) Diagnostico Ambiental del Sistema Titicaca-


Desaguadero – Poopo – Salar de Coipasa (Sistema TDPS) Bolivia Perú.
(CENDOC-PELT).

56
EVALUACIÓN DE LA

INFORMACIÓN DISPONIBLE DE

Pterocnemia pennata

“SURI”

57
Pterocnemia pennata
“Suri”

Pterocnemia pennata

“SURI”

SURI

(Pterocnemia pennata)

58
SURI

(Pterocnemia pennata)

1. DESCRIPCIÓN GENERAL DE LA ESPECIE.

Ave de gran tamaño, que ha perdido su capacidad de vuelo, en


contraposición posee los miembros posteriores muy desarrollados,
permitiéndole desplazarse a gran velocidad. Se caracteriza por tener tres
dedos con garras comprimidas (Koepcke y Koepcke, 1963).

Presenta un plumaje peludo que consiste en largas plumas, cuyos ástiles


son muy flexibles (Koepcke y Koepcke, 1963). La cabeza y el cuello
parcialmente cubierto de plumas (Burton, 1976).

El color general de esta ave es gris pardo con manchas blancas


(Koepcke y Koepcke, 1963), posee mimetismo con el medio donde vive,
perdiéndose fácilmente de vista por su coloración críptica (Montes de Oca,
1994).

Se encuentra distribuida en Sudamérica y habita en los desiertos y


arenales altoandinos por encima de los 3,800 msnm (Brack, 1986), su
alimentación es a base de vegetales, aunque también consume invertebrados
y otros pequeños animales. (Flores, 1997).

Esta especie es gregaria de hábito polígamo que se encuentran siempre


en grupos. (Mercado, 1995).

El macho construye el nido, incuba, guía y defiende a los polluelos.


Varias hembras depositan sus huevos en un solo nido, (Ergueta y Morales,
1996). Las crías son nidífugas; alcanzando la dimensión adulta a los seis
meses y madurez sexual entre los dos y tres años. (Bologna y Jocona, 1976).

En el Perú, el Suri se encuentra categorizado en vías de extinción,


debido a la presión que se ejerce sobre esta especie por la caza
indiscriminada y recolección de huevos, trayendo como consecuencia la
reducción de la población.

59
1.1. CARACTERISTICAS MORFOLOGICAS DE LA ESPECIE.

- Cabeza pequeña, pico ancho y plano de tamaño considerable donde se


encuentran los orificios nasales.

- Los ojos son grandes y redondos, provistos de párpados, la vista está


muy desarrollada, llegan a distinguir una distancia aproximada de 300
metros a más.

- Presenta el oído bien desarrollado, que le permite percibir pequeños


ruidos desde mucha distancia, a pesar de que tiene las aperturas
auriculares vueltas prácticamente hacia atrás, consigue localizar
rápidamente la procedencia del ruido, provocando un rápido control con
la vista.

- El cuello es largo y flexible, cubierto parcialmente de plumas, uniendo la


cabeza con el tronco.

- El tronco no presenta quilla en el esternón ni cavidades de aire en sus


huesos. En la región anterior se encuentran las alas que se pliegan sobre
los lados del cuerpo y en la región posterior vertebral del tronco se
localizan las patas (Blake, 1977), cit. en Montes de Oca, (1994).

- El plumaje, que nace en la parte inicial del dorso, está constituido por
largas plumas, cuyo raquis es muy flexible, no presentan barbicelos,
dándole un aspecto de pelaje.

- Las alas son atrofiadas, carecen de remeras y timoneras (Flores, 1997).

- Patas largas, fuertes, musculosas y callosas, adaptadas para correr,


pudiendo alcanzar velocidades de hasta 80 Km. por hora (Flores, 1997).
La pata de estas aves posee solamente tres dedos. El dedo intermedio y
la parte inferior del tarso tienen alrededor de 30 escudos impares no
divididos, estando 8 a 10 de estos sobre el tarso, característica de la raza
tarapacensis y garleppi; y de 16 a 18 escudos en la raza pennata
(Koepcke y Koepcke, 1963).

- El tamaño de esta especie es de aproximadamente 1.5 m, la altura al


lomo es de 1 m. (Koepcke y Koepcke, 1963; Pulido, 1991; Rocha, 1996).
Con un peso aproximado de 25 Kg. considerado como el ave de mayor

60
peso en el Perú. (Flores, 1997). El macho es ligeramente más grande
que la hembra (Anagarth y Weick, 1988).

- La coloración varía de acuerdo a la edad. Los polluelos son de color café


gris, con presencia de tres bandas negruscas sobre el dorso. Los
juveniles son uniformemente café. En el estado adulto, la cabeza, cuello
y dorso son de coloración gris pardusco, con los extremos de las plumas
y abdomen de color blanco. El iris del ojo y el pico son de color pardo y
las patas amarillentas (Hanagarth y Weick, 1988; Rocha, 1996).

- El Huevo es de color amarillo verduzco con puntos negros, alcanza


dimensiones de 12 a 15 cm de largo, con un diámetro de 7 a 8 cm y el
peso varia de 600 a 800 g. (10 veces mas grande que el huevo de una
gallina) Montes de Oca (1994).

1.2. DESCRIPCIÓN GENERAL DE LAS RATIDAS

Son aquellas aves dotadas de un esternón en forma de escudo o disco,


sin quilla y por tanto no aptas para el vuelo. La denominación de rátidas
procede literalmente del hueso del pecho, que en lugar de tener la forma de
una quilla, en las rátidas tiene un aspecto de una balsa que en latín es “ratis”.
Se caracterizan también por presentar un plumaje de aspecto peludo.

En contraposición a la carencia de la aptitud para el vuelo poseen los


miembros posteriores muy desarrollados, lo que hace que sean aptas para la
carrera, alcanzando velocidades similares a los mamíferos más veloces.

Se discute si se deben considerar primitivas respecto a los que tienen


quilla o viceversa pero preferentemente se les considera como una involución,
ya que habrían perdido la capacidad de volar por reducción de las alas y de la
musculatura pectoral (Anderloni, 1998). A esta gran familia pertenecen los
avestruces, ñandúes, casuarios y kivis.

Pterocnemia pennata ó Rhea pennata, pertenece a la gran familia de las


rátidas, el comportamiento y las costumbres muy similares han justificado
ampliamente a lo largo de los tiempos su pertenencia a esta familia.

61
Las características diferenciales específicas entre el ñandú, casuarios y
avestruces se detallan en el Cuadro Nº 01.

CUADRO Nº 01 CUADRO COMPARATIVO DE LA GRAN FAMILIA DE LAS RATIDAS

STRUTHIONIDOS CASUARIOS
CLASIFICACIÓN STRUTHIO RHEA DROMIDAE CASORIDAE
CAMELUS ÑANDÚ EMU CASUARIO
Camelus Rhea nobilis C. benetti
VARIEDAD Australis Rhea americana C. unapendiculatos
Massaicus Rhea pennata C. casuarios
Distribución África Sudamérica Australia Japón
geográfica Sur de Australia Atlántica Nueva Guinea
En estado natural y Norte de América Norte de Australia
Hábitat natural Sabanas con maleza Pampa con hierba Sabanas tropicales Zonas pantanosas

Características :
Altura Adulto cm 200 – 280 150 130 –160 150 – 170
Peso adulto Kg. 140 – 180 60 – 70 50 – 70 50- 60
Aspecto:
Cabeza Pequeña y pelosa Con plumas Ovoide, desnuda Desnuda con casco
Pico Obtuso y aplanado Corto y denso --------------- Corto y largo
Cuello Largo y desnudo Con plumas Largo y desnudo Parte alta desnuda
Alas (rudimentos) Con plumas largas Con plumas ligeras Pocas plumas Muy rudimentaria
Cuerpo Alargado Alargado Alargado Sólido
Cola Con plumas largas Sin plumas ------- ---------
Patas Altas, ligeras y Cortas, desnudas Cortas desnudas cortas, desnudas
desnudas
Color :
Macho Plumaje negro Superior moreno Moreno con patas Negro con cabeza
Plumas, alas y colas Inferior claro, resto oscuras verde azul, cuello
blancas pico y patas negro, pata gris violeta, pico negro,
rojas pata amarilla gris
Hembra Plumaje gris moreno, Idem Idem Idem
plumas, alas y cola
blanco sucio.

Comportamiento: Sociable Sociable Solitario


“voz”: Hembra Ninguna Ninguna Cacareo Mugido sordo
Macho Mugido/rugido Ronquido corto Idem.
Polluelos Gorgoteo
Reproducción
La familia Poligamia Poligamia Monogamia Monogamia
Puesta 5 - 8 meses calurosos 3–6 meses set.–dic. 3-6meses set.–dic. 2– 4 semanas set.–
N° de huevos 1 cada 2 días por la 1 cada 2 días al final 1 cada 3 días dic.
tarde de la tarde -
Diámetro mm 120/130x150/160 80/90x115/130 88/94125/135 85/95 x 120/150
Peso g 1.200/1.800 450/650 400/650 400/700
Color Crema Amarillo Verde esmeralda Verde oscuro
Aspecto De ligera corteza Brillante Muy rugoso Rugoso
Incubación natural
Macho De noche 12/16h A solas Se alterna A solas
Hembra De día 8/12 - SemanaxSem. -
Duración de la
Incubación 38 – 42 días 20 – 45 días 52 – 60 días 47 – 70 días
Alimentación ( % de la
ración diaria)
Forrajes 65 50 30 -
Cereales 20 - 15 -
Prot.animales 5 5 5 27
Prot. Vegetales 9 40 47 70
Minerales 1 3 3 3

Fuente: Anderloni (1998).

62
2. POSICIÓN TAXONOMICA

Según Zúñiga (1998) clasifica a esta especie de la siguiente manera:

Reino : Animal
Phylum : Chordata
Subphylum : Vertebrado
Clase : Aves
Subclase : Neornithes
Superorden : Neognathae
Orden : Rheiformes
Familia : Rheidae
Género : Pterocnemia
Especie : Pterocnemia pennata
Sinónimo : Rhea pennata (CITES, 1995), (Ergueta y
Morales, 1996).
En el Perú, se le conoce como “suri”, nombre aymara que significa
“colgado”, denominado así por la característica del plumaje (Koepcke y
Koepcke, 1963); “ñandú andino” (Brack, 1986); “avestruz de altura” (Pulido,
1991).
En la región del Altiplano Boliviano se le conoce como “suri” o “ñandú”.
(Ergueta y Morales, 1996).
En Argentina: a Pterocnemia pennata pennata se le conoce como
“malochorque” o “avestruz petizo de la Patagonia” y a Pterocnemia pennata
garleppi como “avestruz cordillerano” (Olrog, 1959).
Nombre inglés: Darwins rhea ( Klasing, 1998). Como Lesser rhea y Puna
rhea, según Mercado (1985).
Según Koepcke y Koepcke (1963) en el Perú existe sólo una subespecie
Pterocnemia pennata tarapacensis, Chubb (1913).
Blake, (1977) cit. en Hanagarth y Weick (1988) menciona que dos
subespecies Pterocnemia pennata garleppi. Chubb (1913) y posiblemente
Pterocnemia pennata tarapacensis. Chubb (1913) se encuentran presentes en
Bolivia.
Olrog (1959) cita dos subespecies para Argentina: Pterocnemia pennata
pennata y Pterocnemia pennata garleppi.

63
3. CICLO BIOLOGICO.

3.1 REPRODUCCIÓN.

La época de reproducción se inicia con el apareamiento, luego la


postura y por último la incubación.

3.1.1 Época de apareamiento.

Según Belón (1981), esta época se inicia en el mes de agosto; sin


embargo Flores (1997), señala que comienza a partir de junio y culmina en
octubre con las últimas parejas. El apareamiento se inicia con el llamado
“cortejo” y se da cuando el macho efectúa círculos alrededor de la hembra, de
este modo se inicia la danza nupcial con movimientos ondulantes del macho;
quien yergue sus alas y plumas, el galanteo se repite varias veces, logrando
finalmente la cópula. (Flores, 1997; Alonso, 1998). Terminado el cortejo, el
macho se encarga de buscar lugares adecuados para la construcción del nido;
que son pequeñas excavaciones o depresiones, cubiertos con restos de
vegetales y plumas (Hanagarth y Weick, 1988; Rocha, 1996).

3.1.2 Época de postura.

Comienza aproximadamente en el mes de septiembre (Belón, 1981).


Varias hembras colocan sus huevos en un mismo nido, a intervalo de dos días
(Bologna y Jocona, 1978; Anderloni, 1998). El número de huevos depende de
la madurez sexual, si es adulta puede poner hasta 20 huevos y si es juvenil
hasta 10 huevos (Flores, 1997).

Según la versión de pobladores de la comunidad de Chua, distrito de


Capazo, provincia del Collao (1998), indican que encontraron nidos hasta con
25 huevos.

Rocha (1996), reporta nidos hasta con 30 huevos y en Argentina se


registró nidos hasta con 50 huevos. Hudson (1927), cit. por Hanagarth y Weick
(1988).

64
3.1.3 Época de incubación.

El macho es el encargado de la incubación de los huevos (Koepcke y


Koepcke, 1963), (Hanagarth y Weick, 1988), (Rocha, 1996), (De Zadra, 1997).
El periodo de incubación dura aproximadamente de 27 a 37 días.
(Flores,1997), pudiendo durar hasta 40 días (Bologna y Jocona, 1978). Las
crías son asistidas por el macho, llegando a la etapa juvenil a los seis meses,
alcanzando la madurez sexual entre los dos y tres años. (Bologna y Jocona,
1978).

3.2. HÁBITOS ALIMENTARIOS.

El Suri es herbívoro (Klassing, 1998), la mayoría de veces son


observados en bofedales, confundidos entre camélidos, bovinos y ovinos de
estas zonas (Koepcke y Koepcke, 1963).

Estudios realizados por Montes de Oca en 1994, sobre hábitos


alimentarios del Suri, indica que la dieta alimentaria de esta especie en su
hábitat natural es a base de vegetales propias del ecosistema altoandino,
pertenecientes a las familias: Poaceas, Juncaceas, Compuestas y Rosáceas.
En análisis de heces del Suri se encontró restos de vegetales: Calamagrostis
amoena, Distichia muscoides, Lobivia sp, Opuntia floccosa, Oxychloe andina e
Hypochoeris taraxacoides.

Considera también que en la dieta alimentaria no existe cambios de


carácter estacional, porque se alimenta de vegetales perennes que se
encuentran en cualquier época del año, notándose solo una pequeña
diferencia en el volumen de alimentos, que es mayor en época lluviosa que en
época seca.

65
CUADRO Nº 02. PORCENTAJE DE CONSUMO EN ÉPOCA SECA Y
LLUVIOSA.

Especies vegetales % de consumo en % de consumo en


época seca. época lluviosa

Oxychloe andina “chapoco “ 29.24 32.38

Hypochoeris taraxacoides “ancocollo” 28.72 35.50

Opuntia floccosa “humalso” 33.25 27.79

TOTAL 90.21 95.75

Fuente: Montes de Oca (1994).

Según Tuco J. (1999), comunero de Capaso, manifiesta que el Suri tiene


preferencia por los bofedales o zonas húmedas donde permanece la mayor
parte del día alimentándose. En estos bofedales predominan especies
vegetales muy palatable para ellos, como es el fruto de Oxychloe andina
“pacotonco”, y Disticha muscoides “tiña”.

Según el proyecto Alpacas (1990), cit. por Montes de Oca (1994),


considera las siguientes especies como alimento palatable para el Suri

CUADRO N° 03. DIETA ALIMENTARIA DEL SURI

Nombre Científico Nombre vulgar Familia Grado de


palatabilidad
Calamagrostis amoena Orcco ichu Gramíneas Palatable
Distichia muscoides Orcco tiña Juncaceas Muy palatable
Lobivia sp Espina cactáceas Palatable
Oxychloe andina Pacotonco Juncaceas Muy palatable

Fuente: Montes de Oca (1994).

3.3 FACTORES DIEZMANTES.

Uno de los principales factores que influye en la disminución de la


población del Suri, es la presión que sufre esta especie, generadas por las
actividades humanas; entre ellas tenemos:

66
- La Caza Furtiva que se ha convertido en una de las actividades más
frecuentes, por el valor de su carne, grasa, plumas, medicina tradicional,
y otros (Pulido, 1991).

- La recolección de huevos, que son vendidos en las ferias, actualmente el


costo de un huevo en el mercado del Tripartito ( frontera entre Perú,
Chile y Bolivia) es de ocho dólares (Montes de Oca, 1994; Flores, 1997).
Por otro lado también es utilizado en la medicina natural, debido a las
propiedades curativas que se le atribuye. (Pulido, 1991; Hanagarth y
Weick, 1988; Ergueta y Morales, 1996 y Flores, 1997).

- La perdida de hábitat ocasionada por la construcción de caminos, quema


de pajonales y el desarrollo de actividades mineras en su àrea de
distribución, destruyendo directamente su medio de protección, lo cual
repercute en la disminución de su población.

Otras de las razones con menor impacto es la predación que sufren los
huevos y polluelos de esta especie, que son presa fácil de Dusicyon culpaeus
andinus “zorro” y algunas aves rapaces, considerados como enemigos
naturales (Belón, 1981).

4 HABITAT.

El Suri habita en los desiertos y arenales Altoandinas de la ecorregión


puna desde los 3800 msnm hasta las más altas cumbres; que presenta una
diversidad vegetal escasa con predominancia de pajonales y bofedales (Brack,
1986).

Montes de Oca (1994), incluye como hábitat de esta especie la zona de


vida Tundra muy húmeda alpina, entre los 4500 a 5300 msnm, encontrándose
suelos con características de vegetación arbustiva, especialmente tolares de
los géneros Parastrephia y Baccharis, esta zona también cuenta con extensas
áreas de pajonales de tipo Stipa ichu “ichu” y Festuca orthophyla “iru ichu”,
entre otros, también se caracteriza por la presencia de bofedales, los mismos
que concentran especies perennes de flora, que soportan bajas temperaturas
durante todo el año, este hábitat es muy limitante para la vida animal por el
frío, la aridez y la escasa vegetación; alberga también otras especies de fauna

67
entre ellas tenemos los camélidos: Lama glama “llama”, Lama pacos “alpaca”,
Vicugna vicugna “vicuña”; entre las aves tenemos a Pterocnemia pennata
“suri”, Chloephaga melanoptera “huallata”, Phoenicopterus ruber chilensis
“parihuana”, Vultur grifus “condor”, Nothoprocta pentlandii “perdiz”, entre otros.

Estudios realizados por Morales, et. al. (1994), sobre las características
del hábitat del Suri en el sur del Perú, definen dos áreas de preferencia: los
bofedales o zonas húmedas como áreas de alimentación, cuya composición
florística esta dado principalmente por los géneros Astragalus, Distichia,
Oenothera, Phlagyobrotis; Hypsela, etc; y estratos vegetales más altos como
las estepas de gramíneas constituidas por diversas especies, que junto con
Parastrephia, en lugares rocosos conforman las áreas preferidas de anidación
e incubación de estas aves.

5 COMPORTAMIENTO NATURAL Y EN CAUTIVERIO

5.1 COMPORTAMIENTO NATURAL

Pterocnemia pennata, es una especie eminentemente social, llegando a


formar grupos numerosos hasta de 15 individuos. (Flores, 1995). También
pueden formar manadas mixtas con otros animales (vicuñas u otros
camélidos), existiendo una convivencia pacífica. (Koepcke y Koepcke, 1963).

Hanndford y los Mares (1985), cit. enFlores (1997), describe 5 tipos de


grupos sociales:

- Grupos de hembras con uno o más machos.

- Machos únicos.

- Grupos juveniles y no sementales.

- Un macho con varias hembras y

- Pollos solitarios (macho o hembra).

Cuando llega la época de reproducción, el macho escoge su pareja ó


parejas y se separa formando un grupo familiar propio, que puede estar
conformado hasta por tres hembras, dependiendo de la madurez sexual del
mismo (Pulido, 1991; Flores, 1995). Son poligínicos, es decir que el macho

68
construye el nido, incuba , guía y defiende a los polluelos. Las hembras
depositan sus huevos en un mismo nido. Las crías son nidífugas ( Ergueta y
Morales, 1996).

Cuando son pequeños emiten silbidos alternando con gorgoteos que dan
la sensación de una llamada a los padres. En la época de reproducción,
solamente el macho emite profundos e intensos mugidos o rugidos, durante el
cortejo. La hembra, no emite sonidos.

El Suri, cuando está en peligro, puede correr a gran velocidad,


deteniéndose bruscamente y sentándose en el suelo, perdiéndose fácil y
rápidamente de vista por su coloración críptica. (Koepcke y Koepcke, 1963)
.

Durante la época de incubación, son agresivos, al ser descubiertos cerca


de sus nidos se paran y aparentemente no dejan pasar a nadie, espantando
con sus alas abiertas al intruso, cuando los animales o personas insisten,
responden con saltos y fuertes movimientos de sus patas. (Flores 1995).

Los pobladores de Tupala (centro poblado menor del distrito de Capazo),


observaron que cuando esta especie se ve amenazada, empieza a correr,
rasgando el suelo con las patas, provocando la salida de piedras que junto con
la arena son utilizadas como medio de defensa, permitiéndoles huir del peligro.

El desplazamiento que realiza el Suri en el lapso del día, lo efectúan


desde sus dormideros hacia el lugar de alimentación, o viceversa, que pueden
estar alejadas o cercanas a sus dormideros (01-02 Km.), pero en época de
anidación recorren largas distancias buscando lugares adecuados, escondidos
y lejanos para la construcción de sus nidos (Flores, 1995).

Ocupan la mayor parte del día en su alimentación, existiendo momentos


de descanso, permaneciendo en el mismo lugar donde se alimentan o
desplazándose a lugares desérticos. (Flores, 1995).

No se tiene información sobre la longevidad de esta especie, sin


embargo se tiene como referencia el periodo de vida de Rhea americana

69
“ñandú” es de 18 años (Navarro y Martella, 2000), y Struthio camelus
“avestruz” es de 80 años (Buxadé ,1995).

5.2 COMPORTAMIENTO EN CAUTIVERIO

En el intento de crianza y amansamiento del suri, por comuneros


(Tupala), observaron que:

- El porcentaje de huevos fértiles es de 70 a 80 %, los huevos que no


llegan a eclosionar, al descomponerse, producen larvas que sirven como
alimento a los polluelos.

- La madre regurgita el alimento directamente al pico del polluelo, quienes


a través de movimientos rápidos extraen todo la sustancia alimenticia del
interior del pico de la madre.

- Al sentir la presencia del hombre entra en un estado de stress, y más


aún cuando es capturada, llega a provocarles la muerte, lo que hace
suponer que es muy difícil su adaptación.

6. ESTADO DE CONSERVACIÓN

Versiones orales de los habitantes de la sierra sur del Perú, consideran


que las poblaciones del Suri en la época del Incanato eran densas,
conformado por grupos numerosos de 100 a 120 ejemplares. En esa época
estas aves estaban consideradas como propia del Estado Incaico, estando
prohibida su caza, así como la recolección de sus huevos, lo que favoreció el
equilibrio de la población.

Después del incanato se ha descuidado la protección del Suri. El poco


interés que se dio por las autoridades de la colonia, el virreinato y
posteriormente en la República, influyó en el decrecimiento de sus poblaciones
(Pulido,1991).

Hoy la caza furtiva de esta especie, la destrucción de su hábitat y la


recolección de huevos, ha hecho de que se vea amenazada, reduciendo así
el número de individuos en su población. (Pulido, 1991).

70
Actualmente esta especie se encuentra incluida en el Apéndice I de la
Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de
Fauna y Flora (CITES), considerada en vías de extinción. Por otro lado Pulido
(1991), en El Libro Rojo de la Fauna Silvestre del Perú, considera a esta
especie amenazada y en peligro de extinción.

En el Perú está amparada mediante Resolución Ministerial No 01082-90-


AG/DGFF del 14 de setiembre de 1990, categorizando a esta especie en vías
de extinción; así mismo se declara en veda indefinida su caza , captura,
transporte, comercialización y exportación, con la única excepción si los casos
tienen fines científicos o de difusión cultural. (INRENA, 1997).

En 1996 por D.S. No 002-96-AG el hábitat del Suri se declara como Área
Natural Protegida, con la categoría transitoria, de Zona Reservada Aymara-
Lupaca, para la protección y manejo de la Flora y Fauna Silvestre,
comprendiendo los distritos de Zepita, Huacullani, Desaguadero, Kelluyo,
Pizacoma, Santa Rosa y Capazo, con una extensión de 300,000 Has. (Flores,
1997).

Según el Centro de Datos Para la Conservación (La Paz-Bolivia),


considera a Pterocnemia pennata “suri” como una especie en peligro (De
Morales, 1989). Así mismo, existen áreas protegidas como el Parque Nacional
Sajama y La Reserva Nacional de Fauna Andina Eduardo Avaroa para la
conservación de esta especie (Cardozo, 1988).

En la Reserva Nacional de Fauna Andina Eduardo Avaroa (Bolivia), el


Suri está considerado como una especie poco común o rara, puesto que su
presencia es muy esporádico y casual. En toda la extensión de la reserva, se
estima que no existen más de 30 individuos adultos. (Rocha obs. pers).

Rocha (1997), menciona que según el Libro Rojo de la Unión


Internacional de la Naturaleza (UICN), señala que el Suri se encuentra en la
categoría “bajo riesgo, casi amenazado”, sin embargo, tanto en Argentina
como en Chile, se encuentra categorizado como “vulnerable”, (Glade,1988;
Chebez, 1994).

71
7. POBLACIÓN.

7.1 ANTECEDENTES

En 1987 se efectuó un estimado poblacional por El Sub-proyecto Vicuña


de Puno, determinándose que en el mejor de los casos, no más de 300
ejemplares de Suri poblaban los Pajonales alto andinos de la sierra Sur del
Perú. (Zapata, conv. Pers. obtenida por Pulido (1991).

El Centro de Desarrollo Agrario y Forestal-CEDAFOR, en 1994 realizó un


censo poblacional de la fauna existente en la Zona Reservada Aymara –
Lupaca, reportando 60 ejemplares de estas aves.

CUADRO Nº 04 EVALUACION DE POBLACION.

DISTRITO COMUNIDAD / PARCIALIDAD Nº DE


SURIS
PIZACOMA C. Chambalaya Arriba S. Arasaya 6
P. Bajo Chambalaya S. Ancomaya 3
KELLUYO C. Tunti Pucara S. Central 4
S.Utahueco 3
SANTA ROSA C. Umajalso 4
HUACULLANI C. Vilachavi I. S. Silicachi Medio 5
S. Patakpujo 10
CAPASO Estancia Lancatuyo 15
Estancia Cuchuyo 10
TOTAL. 60
FUENTE: Diagnostico socioeconómico de la Zona Reservada Aymara-Lupaca.

7.2 POBLACIÓN ACTUAL

No existe información sobre censos específicos de suri, la única


información que se tiene es la del Consejo Nacional de Camélidos
Sudamericanos (CONACS), que mediante los Comités Comunales de Manejo
de Vicuñas, realizan censos, en el que registran entre otras especies al suri,
reportando en 1999, un total de 170 individuos, en diferentes zonas, que se
detallan en los siguientes cuadros:

72
CUADRO Nº 05. REPORTE DE SURIS DEL DISTRITO DE CAPASO

Comunidad Sector/ Fundo N° de Suris


Rosario Alto Kosapa Tancopata y Koline 2
Ancomarca Vilacunca y Sarani 1
Huamacollo 1
Amani Millone 2
Fuemupata Vilacunca 2
Chua Cuchuyo Pampa 6
Alccamarini Pampa 2
Tokorjaqui 4
Calamarca 3
Capaso Viñarane 2
Camanoma 5
Incuyo 2
Centro Poblado Queollacota 3
Tupala Viñani 2
Japo 5
Yuma 15
Machacuyo 5
Minasa 3
Alpaqueri 3
Capitcala 3
Iscachuri Cancalli 3
Sicuani Arriba 5
Pumultuto 2
Humajalso 2
Sicuani abajo 2
Domuhuta 3
Surane 2
Callacayani 5
Jancocollo Arriba 2
Chontaccollo 5
Villacollo 2
Chontallesa 5
Choricancalli 3
Total 112
Fuente: Emilio Aduviri Uruchi (guardaparque)

73
CUADRO Nº 06. REPORTE DE SURIS DEL DISTRITO DE MAZOCRUZ Y
ACORA.
PROVINCIA DISTRITO COMUNIDAD SECTOR N° DE SURIS
Collao Santa rosa Chichillapi Choricancalla 5
Mazocruz
Puno Acora Jilatamarca Wecco 3
Paripiña 5
Chiarjaque 4
Wausa 5
Chapi 3
Pajcha 3

Total 23

Fuente: Juan Checalla Muñuico.

CUADRO Nº 07 REPORTE DE SURIS DEL DISTRITO DE TARATA.

COMUNIDAD SECTOR N° SURIS


Kallapuma Maure Kallapuma 5
Aychuta 8
Mamuta Sur 6
Mamuta norte 5
Marmuntani iquiani 5

Total 30

Fuente: Agustín R. Condori Mamani (1999).

7.3 DISTRIBUCIÓN GEOGRAFICA.

Pterocnemia pennata “suri”, se encuentra distribuido en América del Sur


(Chile, Argentina, Bolivia y Perú).

En Chile desde las provincias de Atacama, Antofagasta y Tarapacá al


norte de la frontera con el Perú. En Argentina se encuentran en las provincias
de Catamarca y Jujuy. (Norte de Argentina). En la patagonia y al sur de Chile
y Argentina ha sido introducida y se establece al norte de Isla Grande.

74
En Bolivia esta registrada en los departamentos de la Paz, Oruro y
Potosí. (Ergueta y de Morales,1996).

En el Perú se encuentra en el sur, en las vertientes de la cordillera de los


Andes de los departamentos de Puno, Moquegua y Tacna (Belón, 1981;
Pulido, 1991).

El personal técnico del PELT, durante los trabajos realizadas sobre esta
especie consideran que en el departamento de Puno han sido registrados en
el distrito de Capaso, Comunidades Campesinas de Tupala, San José y
Rosario de Anco Marca, Chua, Chichillapi, Viluta, Llusta, Patjata, Alto Llallahua
y Jihuaña. (Flores, 1997).

11. USO TRADICIONAL DE LA ESPECIE PRODUCTOS Y SUB-


PRODUCTOS

La carne del Suri es comestible (Hanagarth y Weick, 1988). La


recolección de huevos es intensa dada las características medicinales que se
le atribuye; es utilizada para calcificar los huesos por su alto contenido de
calcio, controlar hemorragias. (Montes de Oca, 1994), le atribuyen
propiedades para curaciones y fortalecimiento de ovarios; la cáscara del huevo
la utilizan para curar diarreas y cólicos. (Flores, 1985). También es cazada
para utilizar sus plumas, con las cuales se fabrican plumeros de uso domestico
en la limpieza. (Flores, 1985; Ergueta y Morales, 1996), y para la fabricación
de Almohadas y colchones. (Belón, 1981), las plumas se usan también en
prácticas de magia tradicional que son ofrecidos en los mercados y puestos
de venta especializados en La Paz – Bolivia, debido a usos tradicionales. Se
utilizan para la confección de trajes de baile para algunas danzas, como los
Surisikuris en el carnaval o fiestas populares de Bolivia. Hanagarth y Weick,
(1988).

En Jauja y en Huancayo se sahuma a los enfermos con las Plumas para


combatir todo tipo de hemorragias y flujos de sangre. Las plumas del Suri,
quemadas y disueltas en agua, lo utilizan los Kallawayas para el tratamiento de
las hemorragias internas; quemadas y amalgamadas con grasa de llama, para
usarlos como pomada hemostática sobre heridas. (Alarco, 1997).

75
También utilizan la grasa para remedios caseros, su unto lo aprovechan
para desentumecer y alargar cualquier miembro encogido por alguna
enfermedad, contra la inflamación y dolor a causa de sangría resuelve y
ablanda cualquier dureza. (Alarco, 1997).

11. APROVECHAMIENTO ECONOMICO DE LA ESPECIE

El Suri reviste gran importancia en la vida del poblador de la región alto


andina, ya que esta especie es utilizada en su alimentación (aprovechando su
carne y huevos); en la medicina natural y en actividades artesanales (
utilizando sus plumas); obteniendo de esta manera recursos económicos
rentables. (Belón, 1981).

Actualmente no se tiene información sobre la crianza en cautiverio de


esta especie, las únicas experiencias que se tiene son las logradas por los
comuneros en el intento de criar y domesticar a esta especie, no teniendo
buenos resultados.

La crianza del Suri puede representar una alternativa beneficiosa, desde


varios puntos de vista a otros tipos de crianzas actuales y suministrar
económicamente productos al hombre.

Actualmente esta prohibida su caza y comercialización pero con un buen


plan de manejo técnico puede generarse ganancias y al mismo tiempo evitar
su extinción.

10. APROVECHAMIENTO ECONOMICO DEL AVESTRUZ

La explotación comercial del avestruz se inició a mediados del siglo


pasado, en Sudáfrica, país que hasta fechas recientes ha mantenido el
liderazgo mundial en esta producción gracias a la prohibición de su
exportación. Sin embargo la explotación de aquellos tiempos tenía por
finalidad principal la producción de pluma, cuyo mercado cayó bruscamente en
1914, reduciéndose así el censo sudafricano de cerca de un millón de
ejemplares de comienzos de siglo hasta sólo unas 32.000 en 1930.

76
Con anterioridad, a fines del siglo pasado, en Norteamérica ya se habían
importado bastantes ejemplares de Sudáfrica, estableciéndose diversas
granjas en algunos Estados del sur del país. Sin embargo el “crack” del
mercado de la pluma terminó hundiéndolas, no siendo hasta fechas recientes,
los años 80, en que ha vuelto aumentar el número de las mismas, auque en
estos casos con otras finalidades productivas: la carne y la piel. En los
momentos actuales, según Alvarez de la Puente (1995), cit. en Buxadé (1995)
Existen varios cientos de criaderos norteamericanos con un censo que podría
llegar a unos 4.000-5.000 reproductores.

En la actualidad auque los mayores censos de avestruces siguen


hallándose en Sudáfrica, 120.000 aves en 1992, en otros países el interés por
estas aves ha ido creciendo en forma espectacular. En otros continentes cabe
citar a los numerosos criaderos del cono sur africano a parte de la República
de Sudáfrica, Australia, Canadá, Israel, etc.,procediendo concretamente de
este último país una buena parte de la carne de avestruz que ya se consume
en algunos mercados europeos.

El interés que se ha despertado en España y muchos países europeos


por la cría del avestruz es enorme. En el Reino Unido, Italia, los Países Bajos,
Francia y España mismo ya se cuentan con docenas de granjas que,
importando reproductores de Sudáfrica, otros países del cono sur africano o
Estados Unidos, han atraído el interés del inversor por unos aparentemente
elevados beneficios.

La cría del avestruz se realiza generalmente en condiciones semi-


intensivas, requiriendo un manejo muy diferenciado del de las otras especies
de aves domésticas.

De las tres producciones del avestruz, piel, carne y plumas, la primera es


la que tiene actualmente un mercado más claro en aquellos lugares donde se
puede realizar su curtido, debido al elevado valor que alcanzan los bolsos,
cinturones, botas, etc. Elaborados con la misma. La carne se está
comercializando ya en España y algunos países europeos, procediendo de
importaciones de Israel, Sudáfrica, etc (Buxadé, 1995).

77
Actualmente en el Perú existen Empresas privadas dedicadas a la
crianza de avestruces como es la Agroindustria Peruana de Exportación SURI
APX S.A. ubicada en Arequipa (La Joya y San Camilo).

10.1 Crianza de avestruces en San Camilo. ( producción)

En el centro de producción, la población total es de 2,800 individuos.


Especie, Struthio camelus domesticus que es el híbrido comercial más
frecuente en muchas granjas, conocido como “Africa Black”, tiene como base
el avestruz sudafricano, cruzado con el Struthio camelus massaicus y tal vez,
antes de su desaparición, con el Struthio camelus siriacus.

10.2 Características de Struthio camelus domesticus

Cabeza pequeña, pico oscuro, recto y aplanado, el cuello es largo y


robusto, cuerpo robusto, alargado, zonas desnudas sobre el esternòn, bajo
vientre y muslos, alas no aptas para el vuelo, recubiertas por plumas largas y
sedosas, cola con plumas como en las alas. Patas o miembros posteriores
musculosas, potentes y desprovistas de plumas. El pie formado por dos dedos,
el interno provisto de una gran uña y mas desarrollado que el otro, está vuelto
hacia adelante formando el apoyo del animal sobre el suelo. Presentan
dimorfismo sexual, el macho tiene un plumaje de color negro y la hembra de
color gris moreno. El macho mide 2.80 m y la hembra 2.50 m, con un peso de
100 Kg.

La alimentación varia de acuerdo a la edad: de 4 a 7 semanas se les da una


alimentación a base de minerales, vitaminas y concentrados. De 7 a 14
semanas, fibra para mantenimiento, fuente de proteína (cascarilla de arroz,
harina de alfalfa, etc), con una ración de 3 Kg. por día y 10 litros de agua por
individuo.

Producciones: de la carne utilizan solo los músculos de cadera y muslos. lo


que caracteriza al avestruz es la calidad de su carne roja, con bajo contenido
de grasa ( 12%) y colesterol (de 76 a 95 mg/100 g).

La piel es de mayor valor, empleándose en la fabricación de bolsos, casacas,


correas, billeteras, etc. Las plumas la utilizan para fabricar adornos, plumeros;

78
la grasa para hacer cremas; las pestañas para fabricar pinceles y las uñas
para afrodisíacos.

A los 8 meses de edad se encuentran en condiciones aptas para el sacrificio.

10.3 Crianza de avestruz – reproductores (La Joya – Arequipa)

El avestruz llega a la madurez sexual a los 2 o 3 años de edad, el


alcance de la madurez sexual no siempre corresponde con el inicio de la plena
actividad reproductora. La vida productiva de un reproductor puede estimarse
entre 40 y 45 años, auque se citan casos que han llegado hasta los 80.

Se selecciona a los reproductores, tienen que ser los más grandes,


fuertes y belicosos para que pueda dominar a la hembra. Un macho puede
cubrir a 2 o más hembras, dependiendo de la aceptabilidad de las mismas.

El huevo es puesto cada dos días y es recogido, limpiado, transportado


y puesto en una incubadora. La incubación dura 42 días. El polluelo se podrá
llamar destetado no antes de los dos meses de edad.

Actualmente el precio de un polluelo de 8 semanas es de 480$ y de


un año de edad es de $1200 (Información obtenida de Eloina Ponce Médico
Veterinario a cargo del criadero de avestruces en Arequipa).

79
11. CONCLUSIONES

1. Pterocnemia pennata, ave de gran tamaño de caracteristicas muy


singulares, que ha pérdido la capacidad de vuelo, con miembros
posteriores muy desarrolladas adaptados para correr, alcanzando
velocidades de hasta 80 km/h.

2. Los procesos vitales del ciclo biológico, comprenden:


- Reproducción, el apareamiento se inicia en el mes de junio y termina
en octubre de cada año, siendo la época de postura el mes de
setiembre, ovopositando hasta 25 huevos (reportes, Perú).
- El macho es el encargado de la incubación, guía y defensa de sus
crías, las mismas son consideradas juveniles a partir de los 6 meses
alcanzando la madurez entre 2 a 3 años.
- Los habitos alimenticios indican que es herbivoro y se obsevan en
los bofedales junto con los camélidos, ovinos y bovinos. La dieta es a
base de gramineas. En los analisis de heces se ha encontrado restos
de vegetación (Calamagrostis, Distichia, Oxycloe, Hypochoeris,
Opuntia).

3. Habitat reducido a zonas altas de los andes (pajonales, tolares y


bofedales).

4. Los factores diezmantes de la población de "Suri" son la presión


antrópica, recolección de huevos, caza furtiva y la perdidad de habitat.

5. El "Suri" tiene comportamiento gregario, en cautiverio sufren stress


permanente y en la mayoría de los casos llegan a morir.

6. La Convención sobre Comercio Internacional de Especies Amenazadas


de Fauna y Flora (CITES) y El Libro Rojo de la Fauna Silvestre del Perú
consideran al "Suri" como especie amenazada y en peligro o vias de
extinción.

80
7. Reportes de población reciente de P. pennata en el ambito peruano
indican 112 individuos censados en el distrito de Capaso, 23 en el distrito
de Mazocruz y Acora y 30 en el distrito de Tarata, en total 165 individuos.

8. Geograficamente P. Pennata, se encuentra distribuido en America del


Sur ( Chile, Argentina, Bolivia y Perú). En el departamento de Puno se
encuentra en las comunidades campesinas de Tupala, San José,
Rosario de Ancomarca, Chua, Chichillapi, Viluta, Llusta, Patjata, Alto
Llallahua y Jihuaña.

9. La utilidad de ésta especie, constituye un complemento en la


alimentación humana y en la medicina tradicional.

81
BIBLIOGRAFIA

ALARCO DE ZADRA, A. 1997. Nuestra Fauna Comentarios acerca de 521


ejemplares. Editorial Sociedad Geográfica de Lima. (Biblioteca Central
UNALM-Lima).

ALONSO, F. Y ALONSO, J. 1998. Los Secretos de la Naturaleza. Las Aves II.


Editorial Londres. (Biblioteca del Museo De Historia Natural-La Paz).

ANDERLONI, G. 1998. La Cría de la Avestruz. Editorial Mundi–Prensa. Madrid


– Barcelona. (Biblioteca Central UNALM-Lima).

BELÓN F. y CHAVEZ J. 1981. Boletín Técnico “El Suri” Ministerio de


Agricultura. Puno. (Oficina de Información Agraria-Puno).

BOLOGNA, G. y JOCONA, F. 1978. Guía de Aves. Edit. Grigalbo. (Biblioteca


Central UNALM-Lima).

BRACK, A. 1986. Manejo de la Fauna. Gran Geografía del Perú. Edit. Juan
Mejia Baca. (Biblioteca de la UNA-Puno).

BURTON, M. 1976. Aves. Editorial Daimon. (Biblioteca del Museo De Historia


Natural. La Paz-Bolivia).

CARDOZO, A. 1988. Áreas Protegidas de Bolivia. PRODENA. (CENDOC-


PELT).

DE MORALES, Cecile. 1989. Manual de Zoología. Fascículo IV. Edic. Instituto


de Ecología. UMSA. La Paz-Bolivia. Pag. 105-106. (Instituto de Ecología-La
Paz).

ERGUETA, P. y De MORALES, C. 1996. “Libro Rojo de los Vertebrados de


Bolivia” Centro de Datos para la Conservación – La Paz. (CDC-La Paz).

ERGUETA, P., GÓMEZ, H. Y ROCHA, O. 1997. Análisis sobre el estado de


conservación de los vertebrados de la Reserva Nacional de Fauna
Andina Eduardo Avaroa (provincia Sud Lípez, Departamento Potosí,
Bolivia). En Ecología en Bolivia. Revista del Instituto de Ecología N° 30.
pag.1-32. (Instituto de Ecología La Paz).

82
FLORES, R. 1995. “ El Suri” Pterocnemia pennata. Zona Reservada Aymara-
Lupaca. (CENDOC-PELT).

FLORES, R. 1997. Estudio Preliminar Para la Crianza y Reproducción del


“Suri” Pterocnemia pennata en Ambientes Controlados. (CENDOC-
PELT).

HANAGARTH, W. Y WEICK, F. 1988. Los avestruces de Bolivia. Revista


Ecología en Bolivia N° 12 del Instituto de Ecología. (Biblioteca
Especializada de Biología-UMSA-La Paz).

INRENA. 1997. Estudio Nacional de la Diversidad Biológica. Vol. I. Lima-Perú.


(INRENA-Lima).

KEMPEF MERCADO, N. 1985. “Aves de Bolivia”. Edit. Gisbert y Cia S. A. La


Paz Bolivia. (Biblioteca Del Museo Nacional De Historia Natural La paz-
Bolivia).

KLASING, K. 1998. Comparative Avian Nutritión. California-USA. (Biblioteca


Central UNALM- Lima-Perú).

KOEPCKE, H. y KOEPCKE, M. “Las Aves Silvestres de Importancia


Económica del Perú”. Ministerio de Agricultura. Lima – Perú. (Biblioteca
Central UNALM- Lima-Perú).

MONTES DE OCA A. 1995. Hábitos Alimentarios del Suri Pterocnemia


pennata. Tesis. (Biblioteca Facultad de Ciencias Biológicas UNA-PUNO).

OLROG, CLAES CHR. 1959. Las Aves Argentinas .Guía de Campo.


Universidad Nacional de Tucuman. (Biblioteca Central UNALM- Lima).

PULIDO, V. 1991. El Libro Rojo de la Fauna Silvestre del Perú. Impreso en


Perú. (REDINFOR-UNALM).

---------------- 1993. Suri la Gigante Corredora de las Punas. Revista Medio


Ambiente. N° 53. pág. 49. (CENDOC-PELT).

ROCHA, O. Y QUIROGA, C. 1996. Reserva Nacional de Fauna Andina


“Eduardo Avaroa”. Guía de Campo. Museo de Historia Natural. La Paz-
Bolivia. (Biblioteca del Museo de Historia Natural La Paz-Bolivia).

83
ZÚÑIGA, G. 1998. Cordados. Facultad de Ciencias Biológicas. UNA- Puno.
(Gabinete de Zoología de la Facultad de Biología UNA-PUNO).

84
EVALUACIÓN DE LA

INFORMACIÓN DISPONIBLE DE

Nothoprocta ornata

“ PISACA”

85
PISACA
(Nothoprocta ornata)

86
PISACA
(Nothoprocta ornata)

1. DESCRIPCIÓN GENERAL

El orden Tinamiformes representado por una sola familia Tinamidae, la


cual incluye a Nothoprocta ornata “pisaca”, Tinamotis pentlandii “kiula” y
Nothura maculosa “llutho”, conocidas como perdices serranas.

Presenta características comunes: cabeza proporcionalmente pequeña,


cuello delgado, cuerpo robusto y redondeado, alas cortas y redondeadas, cola
corta o inexistente, piernas cortas y gruesas con solo tres dedos, el dedo
posterior prácticamente atrofiado. Generalmente presentan un vuelo corto y
recto (Enciclopedia pintoresca, 1973; Ocampo, 1982; Kempef,1985; Alonso,
1998) .

1.1 CARACTERÍSTICAS ESPECÍFICAS

1.1.1 Nothoprocta ornata “pisaca”

Se caracteriza por presentar una coloración general gris-pardusco, con


manchas negra y líneas amarillentas, sobre la cabeza presenta plumas
eréctiles en forma de cresta de color negrusco con manchas diminutas pálidas,
en la parte inferior del cuello presenta pequeñas manchas negras, el pecho de
color cenizo con finas líneas pálidas transversales, en el dorso presenta
fuertes líneas longitudinales de color amarillento (Koepcke y Koepcke, 1963).

Ave de tamaño intermedio entre Tinamotis pentlandii “kiula” y Nothura


maculosa “llutho”, mide de 34 a 38 cm de longitud y el ala de 19 a 20 cm
(Koepcke y Koepcke, 1963).

El macho tiene un peso promedio de 570 g y la hembra un peso


promedio de 675 g, alcanzando un peso máximo de 760 g (Koepcke y
Koepcke, 1963).

87
Según Forno y Baudoin (1991), señalan que esta especie se
caracteriza por presentar una coloración pardo oscura o canela en el dorso,
alas con finas estrías y profusión de manchas pequeñas negras; el pecho de
color gris y el vientre de color crema claro con estrías pardas poco notorias; el
cuello de color pardo canela y la garganta blanquecina con presencia de
manchas negras visibles a distancia, que se tornan pequeñas hacia la región
del rostro.

En base a un examen anatomico realizado de un especimen de


“pisaca”, procedente de la comunidad de Quimsachata del distrito de Santa
Lucía provincia de Lampa, se describe algunas características del aparato
digestivo:

- El pico mide 3.5 cm de longitud, cubierto por una lámina de queratina


(ramfoteca).
- El esófago, es un conducto de comunicación entre la cavidad bucal y el
buche, mide 7.0 cm.
- Buche; cavidad que posee un esfínter que regula la entrada y salida del
alimento, mide 3.0 cm de ancho y 4.0 cm de largo.
- Posee un estómago glandular, muy similar al de la gallina.
- Molleja; constituido por paredes musculosas, mide 3.0 cm de ancho y
5.5 cm de largo. Practicada la apertura de esta cavidad, se encontró
una cantidad de arenilla (grit), conformado por piedrecillas de 1 a 3 mm
de diámetro y restos de vegetales en franco estado de molienda. La
capa cornea que tapiza la molleja, es de fácil desprendimiento, similar
al de la gallina.
- El intestino delgado, mide 94.0 cm de longitud, con un aza duodenal de
12.0 cm; dos ciegos voluminosos que mide 19.0 cm.
- El recto es corto; mide 11.0 cm, termina en la cloaca y el ano.

Por la variedad de alimento encontrado en el buche (semillas, bulbos,


insectos, restos de vegetales), se asume que esta especie es omnívora,
aunque no se descarta la posibilidad de que tenga otro tipo de hábito
alimenticio de acuerdo a diferentes épocas del año y procedencia.

88
APARATO DIGESTIVO
Nothoprocta ornata
“Pisaca”

89
1.1.2 Nothura maculosa “llutho”

Esta especie se caracteriza por presentar ornamentaciones en las


partes superiores de color amarillento pardusco, pardo rojizo y negro, las
partes inferiores de color amarillento (ocre), finamente manchada en el pecho
y casi blanca en la garganta; además se caracteriza por tener el pico
relativamente corto (Koepcke y Koepcke, 1963; Ocampo, 1982).

Es más pequeña que Nothoprocta ornata “pisaca” y Tinamotis


pentlandii “kiula”, con una longitud de 20.0 cm (Koepcke y Koepcke, 1963).
Ocampo, (1982) menciona que esta especie tiene una longitud de 20.0 a 25.0
cm.

1.1.3 Tinamotis pentlandii “kiula”

Se caracteriza por presentar una coloración general grisacea con


pequeñas manchas amarillentas; dorsalmente de color gris claro con rayas y
manchas pequeñas de color amarillento; las partes inferiores y subcaudales de
color castaño; la cabeza y cuello con rayas longitudinales de color ocraceo y
blanquecino (Koepcke y Koepcke, 1963; Rocha, 1996).

Ave de tamaño grande en relación a Nothoprocta ornata “pisaca”, y


Nothura maculosa “llutho”; mide de 41.0 a 45.0 cm de longitud y el ala de 28.0
cm (Koepcke y Koepcke, 1963; Forno y Baudoin, 1991).

90
91
2. POSICIÓN TAXONÓMICA
Koepcke y Koepcke (1963); Fjeldsa y Crabbe (1990), cit. en Quispe
(1992) y Montoya (1997), ubican a las perdices altoandinas de la siguiente
manera:
Clase : Aves
Sub-clase : Neornithes
Super-orden : Neognathes
Orden : Tinamiformes
Familia : Tinamidae
Género : Nothoprocta
Especie: Nothoprocta ornata
Nombres comunes: “pisaca”, “pesakka”, “wilhue” (nombre quechua);
“pisacca”, “pesakka” (nombre aymara); “perdiz de la puna” en el Perú; en Chile
“perdiz cordillerana del norte”, en Argentina “perdiz de cerro”.

Género : Nothura
Especie : Nothura maculosa
Nombres comunes: “korilluto”, “llutho” (nombre quechua); “q’ullo”,
“llutho” (nombre aymara); “perdicita de la puna” en el Perú; “perdiz chica
comun” en Argentina y “codorna” en el Brasil.

Género : Tinamotis
Especie : Tinamotis pentlandii
Nombres comunes: “kiula”, “kuli”, “kiwua”, “quello”, “chui”, “francolina”,
“perdiz grande” o “yuto” se les denomina así en los andes peruanos; “perdiz
de la puna”, “kiula” o “pisaca” en Chile; “keu” en Argentina.

3. CICLO BIOLÓGICO

3.1 REPRODUCCIÓN

La época de reproducción de Nothoprocta ornata “pisaca”, comienza


aproximadamente en los meses de enero, febrero y marzo (com. pers. De los
comuneros del centro poblado menor de Tupala distrito de Capazo, 1999).

Domefauna (1996); Montoya (1997), mencionan que el proceso


reproductivo de la perdices comienza en la época de lluvias, usualmente en

92
los meses de enero, hasta el mes de marzo. Fjelsa y Krabbe (1990), cit. en
Montoya (1997), indican que le época de reproducción de la perdiz, en la
vertiente occidental de los andes peruanos, comienza en los meses de julio y
agosto.

3.1.1 Apareamiento

Esta época generalmente, comienza en los meses de octubre y


noviembre (versión de los comuneros del centro poblado menor Tupala distrito
de Capazo). Cuando el macho empieza a cortejar a la hembra; se realizan
numerosos y violentos enfrentamientos entre sí, en busca de la posesión de la
hembra. Son aves polígamas, el macho cubre a más de una hembra; una vez
ocurrida la cópula, el macho se aleja de ella en busca de nuevas compañeras
(Domefauna, 1996; Alonso, 1998).

3.1.2 Postura

Una vez fecundadas las hembras, comienzan la búsqueda de un


refugio , para la construcción de sus nidos, oculto entre gramíneas, cetos,
surcos de los sembrados y matorrales, colocando plumas y pajas en su
interior, donde depositaran los huevos, generalmente ponen de 12 a 18
huevos (Domefauna, 1996). Bologna (1978), indica que estas aves llegan a
poner de 9 a 20 huevos a intervalos de uno a dos días.

Las perdices del orden Tinamiformes, ponen huevos en diferentes


nidos (Hilty y Brown, 1986), cit. en Montoya (1997).

Nothoprocta ornata “pisaca”


Koepcke y Koepcke (1963), señalan que esta especie, pone de 4 a 9
huevos, generalmente 7; de color lila chocolate con brillo de porcelana.

La época de postura de esta especie comienza aproximadamente en el


mes de noviembre hasta marzo; llegando a poner un promedio de 5
huevos en el caso de juveniles y cuando son adultas llegan a poner de 7 hasta
12 huevos. La coloración de los huevos es lila azulado (versión de los

93
pobladores de la comunidad de Chua – centropoblado menor de Tupala –
distrito de Capazo).

Nothura maculosa “llutho”


Koepcke y Koepcke (1963), señalan que esta especie pone 10 huevos;
de color chocolate. Sin embargo, Ocampo (1982) indica que esta especie llega
a poner de 2 a 14 huevos.

Tinamotis pentlandii “kiula”


Koepcke y Koepcke (1963), mencionan que esta especie pone de 4 a 8
huevos, de color amarillo limón con finos puntos blancos, de tamaño y forma
similar al de la gallina. Sin embargo, Rocha (1996) indica que esta especie
pone 12 huevos, de forma elíptica.

3.1.3 Incubación

Domefauna (1996), menciona que el proceso de incubación de los


huevos de perdiz, dura aproximadamente 20 días; sin embargo, Bologna
(1978) señala que el proceso de incubación es de 23 a 25 días y de 16 a 22
días según Ocampo (1982).

Según información recopilada de Enciclopedia Pintoresca (1973),


Bologna (1978) y Ocampo (1982), coinciden en afirmar que las perdices, son
aves muy prolíficas y de crías nidífugas, las crías abandonan el nido a partir de
las 24 horas.

Kempef (1985), Fjelsa y Krabe (1990) cit. en Montoya (1997) y Alonso


(1998), señalan que el macho es el encargado de la incubación de los huevos
y del cuidado de los polluelos; sin embargo, Bologna (1978) y Domefauna
(1996), menciona que existen otras especies del orden Tinamiformes, donde la
hembra es la encargada de la incubación y cuidado de los polluelos.

Nothoprocta ornata “pisaca”


En esta especie, el macho es el encargado de la incubación y del
cuidado de los polluelos; el periodo de incubación dura aproximadamente 21
días, las crías permanecen solo un día en el nido y siguen al macho en busca

94
de alimento (versión de los pobladores de la comunidad de Chua centro
poblado menor de Tupala –distrito de Capazo, 1999).

3.2 HÁBITOS ALIMENTARIOS

Carrillo (?), Ergueta y Morales (1996), afirman que los Tinamiformes


son aves omnívoras. Burton (1976), Bologna (1978), Kempef (1985) y
Domefauna (1996), manifiestan que las especies de este orden se alimentan
por lo general de semillas, yerbas tiernas, frutos silvestres, vermes e insectos.

Nothoprocta ornata “pisaca”


Se alimenta de vegetales como: hojas, botones florales, frutos
silvestres, tubérculos, raíces y semillas Koepcke y Koepcke (1963).

En la apertura del buche de esta especie, procedente del distrito de


Santa Lucía provincia de Lampa, se encontró una alta proporción de semillas
de la familia Poaceae y Asteraceae (Tagetes sp.) “anis anis”; una pequeña
proporción de bulbos de la familia Liliaceae (Nothoscordium andicola) “cebollita
silvestre” o “añas sivilla”, además se encontró diferentes insectos del orden
Coleoptera en una mínima cantidad; todos aún en forma y características
naturales, sin degradación alguna.

Nothura maculosa “llutho”


Según Koepcke y Koepcke (1963) y Ocampo (1982), indican que esta
especie se alimenta básicamente de hojas, semillas, bayas, insectos, larvas y
moluscos.

Tinamotis pentlandii “kiula”


Esta especie se alimenta de hojas, raíces, semillas, insectos, caracoles
y renacuajos Koepcke y Koepcke (1963), Rocha (1999).

3.3 FACTORES DIEZMANTES

Ergueta y Morales (1996), señalan que la amenaza principal en la


disminución de la población de esta especie es la alteración del hábitat,
ocasionado por la deforestación.

95
A consecuencia que en las últimas décadas se viene observando una
excesiva extracción de t’ola y quema de pajonales, afectando la cobertura
vegetal en forma directa, ocasionan la pérdida del hábitat de perdices
existentes en el altiplano, destruyendo su medio de protección, repercutiendo
en la disminución de la población.

La caza, es otro de los factores que influye en la disminución de la


población de esta especie; generalmente esta actividad es realizada por los
pobladores del lugar, con fines de alimentación y como fuente secundaria de
ingreso económico.

Otro factor de importancia, es la recolección de huevos, actividad que


es realizada con frecuencia por los lugareños de las zonas altoandinas,
quienes utilizan para su alimentación y uso medicinal tradicional.

Según los pobladores del centro poblado menor de Tupala-distrito


Capazo manifiestan que el depredador natural de las perdices altoandinas,
principalmente de los polluelos, es Dusicyon culpaeus andinus “zorro andino” y
aves rapaces como: Falco sparverius “cernicalo”, Phalcobaenus megalopterus
“águila” y otros; señalando además que los huevos son consumidos por estas
aves.

4. HÁBITAT

El orden Tinamiformes, habita en zonas diversos, como selvas


tropicales, xerófitas, sabanas y serranías (Kempef,1985). Además, bosques
húmedos subtropicales menos abiertos, de preferencia áreas húmedas sin
mucha vegetación (Ergueta y Morales, 1996). En cordilleras, sobre los 3000 a
4500 m de altitud (Burton 1976).

Nothoprocta ornata “pisaca


Esta especie habita en las regiones altoandinas, entre los 3400 y 4800
m de altitud, de preferencia en pajonales de ichu o en asociaciones de ichu y
t’ola Koepcke y Koepcke (1963).

96
En el altiplano se encuentra entre los 3800 a 4600 m de altitud, dentro
de arbustos de t’ola, pajonales de ichu y pajonales de iru-ichu. Pasan la mayor
parte del día dentro de estos arbustos, preferentemente en asociaciones
vegetales de:
- Pajonales de “iru ichu”; con predominancia de Festuca ortophylla, Stipa
y Calamagrostis.
- Pajonales de “ichu”; con predominancia de Stipa ichu, Stipa sp.,
Erodium y Aristida.
- Tolar-pajonal; con predominancia de Parastrephia, Baccharis,
Diplostephium, Festuca sp. y Stipa sp.
- Tolar; con predominacia de Parastrephia, Baccharis y Diplostephium.

Nothura maculosa “llutho”


Habita en la región altoandina del sur del Perú, en la cuenca del
Titicaca, prefiriendo áreas de cultivo, pajonales y estepas (Koepcke y Koepcke,
1963).

Tinamotis pentlandii “kiula”


Habita en las partes altas de los andes, sobre los 4000 hasta 5300 m
de altitud, prefiriendo terrenos semidesérticos, con pajonal o yareta. En el sur
se encuentra en los pajonales ralos compuestos por Festuca orthophylla “iru
ichu” (Koepcke y Koepcke, 1963; Rocha, 1999).

Forno y Baudoin (1991), consideran cuatro tipos de hábitat o ambientes


mas importantes para Nothoprocta ornata, Tinamotis pentladii y Nothoprocta
pentlandii. Las cuales son:

- Vegetación altoandina
Constituye un tipo de hábitat importante, por que concentra alta
actividad de insectos los cuales son utilizados como recurso alimenticio por
muchas aves. Destaca áreas con pastos muy cortos, silificados y duros
(Calamagrostis sp.); con cojines de Camefitas (Pycnophyllum, Aciachne) y con
pequeñas plantas arrocetadas (Werneria, Hipochoeris, Acaulimalva). En los
bofedales, sobresalen plantas en grandes cojines, como (Disthichia y
Oxychloe). En t’olares (Parastrephya, Baccharis y Aristida). En lugares rocosos

97
de alta exposición a vientos helados, solo se observan pequeñas plantas
rastreras o en roseta.

- Pastizal xérico-cespitoso alto


Comprende principalmente vegetación de piso altoandino y de puna.
Los densos macollos de paja brava (Stipa y Festuca), constituye un micro
hábitat de refugio y nidificación para las perdices y otras aves.

- Matorral microfolioso alto denso


El hábitat de matorral de hoja pequeña y con frecuencia espinoso,
ocupa áreas de puna, los arbustos de apretado ramaje constituyen un lugar
adecuado para la nidificación y alimentación de diferentes aves. El matorral es
comunmente cortado para usarlo como leña o es quemado durante la época
seca provocando la desaparición de espacies como: (Berberis, Adesmia,
Dunalia, Mutisia).

- Matorral ralo degradado y pastos


Es el tipo de hábitat más frecuente en la región de puna. Está formado
por arbustos bajos de t’ola ( Baccharis tricuneata) y otras especies. Estas se
distribuyen dispersas y alternado con pastos duros degradados ( paja brava:
Stipa spp). Entre arbustos macollos de pastos que dan amplios espacios
denudados, que muestra un sustrato pedregoso con algunas caméfitas o
pastos bajo. Solo en algunas circunstancias este tipo de matorral tiene una
mayor cobertura y aparenta mayor densidad, por lo general en lugares menos
accesibles.

5. COMPORTAMIENTO NATURAL Y EN CAUTIVERIO

5.1 COMPORTAMIENTO NATURAL


Las perdices son aves de hábitos sedentarios, por lo que es posible
encontrarlas en una misma zona geográfica (Domefauna, 1996). Ergueta y
Morales (1996), mencionan que esta aves, viven en pequeños grupos de 4 a 6
individuos, sin embargo, en los meses de invierno forman grupos de 20 a 30
individuos. Domefauna (1996), considera que estas aves son sociables;
señalando además, que viven en parejas, en grupos que pueden ser de 10 ó
más individuos.

98
Mercado (1985), menciona que los Tinamiforme, son aves solitarias y
se reúnen solamente en la época de reproducción.

Nothoprocta ornata “pisaca”

Son aves que forman pequeños grupos de 2 a 3 individuos; algunas


veces se les puede observar solitarias (versión de Manuel, M. 1999, poblador
del centro pabldo menor de Tupala-distrito de Capazo).

Su actividad comienza en las primeras horas de la mañana, desde que


empieza el día se perciben sus primeros cantos, el canto de esta aves son
monótonos y algunas veces quejumbrosos, en la época de reproducción
cantan durante toda la noche. Caminan de un lado a otro, con bastante
lentitud, picoteando el suelo en busca de alimentos; cuando están en peligro,
toman una rápida carrera que sostienen por un buen tiempo, cuando se les
hostiga mucho levantan un vuelo brusco , avanzando una distancia
considerable de 10 a 30 m (Quispe, 1992).

5.2 COMPORTAMIENTO EN CAUTIVERIO

No ha sido posible encontrar información acerca de perdices existentes


en el altiplano, bajo crianza en cautiverio.

Sin embargo, se tiene información sobre experiencias de algunos


pobladores del distrito de Santa Lucía- provincia de Lampa, quienes
manifiestan que estas aves se adaptan rápidamente a cualquier medio y
tienen un comportamiento similar al de las aves de corral; por lo general pasan
la mayor parte del día echadas o escarbando el suelo en busca de alimentos,
se sociabilizan facilmente con otras aves de corral, por lo general
acostumbran cortarles las alas con la finalidad de evitar su vuelo.

99
6. ESTADO DE CONSERVACIÓN

Ergueta y Morales (1996), mencionan que el estado de conservación de


estas especies es poco conocida, considerándolas en situación “casi
amenazada”.

En la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies


Amenazadas de Flora y Fauna Silvestre (CITES), no considera a Nothoprocta
ornata y otras especies de perdices en ninguno de sus apéndices.

No se tiene información sobre el estado de conservación de


Nothoprocta ornata “pisaca”, Tinamotis pentlandii “kiula” , Nothura maculosa
“llutho”. Sin embargo, por Decreto Supremo 013-99-AG, se aprueba la nueva
lista de categorización de especies amenazadas de Fauna Silvestre,
decretándose que a partir del primero de enero del 2000, está prohibido la
caza, extracción, transporte y/o exportación con fines comerciales de todo
espécimen, producto y/o subproducto de las especies de Fauna Silvestre, a
excepción de los provenientes de zoocriaderos o áreas de manejo de Fauna
Silvestre, debidamente autorizadas por el INRENA del Ministerio de
Agricultura.

6.1 POBLACIÓN ACTUAL

No se tiene información sobre población actual de Nothoprocta ornata


“pisaca”, Tinamotis pentlandii “kiula” , Nothura maculosa “llutho”, que es
ratificada por el INRENA, señalando el desconocimiento de la población actual
de perdices existentes en el Perú.

Entrevistas realizadas a los pobladores del centro poblado menor de


Tupala del distrito de Capazo provincia de del Collao, distritos de Pichacani y
Laraqueri provincia de Puno y distrito de Santa Lucía, provincia de Lampa,
manifiestan que en los meses de junio a diciembre se observan poblaciones
considerables de estas especies; señalando además, que en el transcurso de
los meses de enero a mayo, ya no es posible observarlas con frecuencia,
suponiendo un cambio de hábitat a zonas más alejadas.

100
6.2 DISTRIBUCIÓN GEOGRÁFICA

La distribución geográfica de los Tinamiformes es amplia, comprende


áreas de América del Sur, trópico y zonas altoandinas (Ocampo, 1982)

Nothoprocta ornata “pisaca”


Se encuentra en los andes del centro y sur del Perú y andes de Bolivia,
en el norte de Chile y noreste de Argentina. En el Perú, se encuentra en los
departamentos de Puno y Junin (Koepcke y Koepcke, 1963).

En el departamento de Puno las perdices se encuentran distribuidas en


toda la zona altoandina, de preferencia en lugares donde predominan
pajonales de “Ichu” , Iru ichu” y T’olares.

Nothura maculosa “llutho”


Se encuentra distribuida en áreas esteparias del Perú, Bolivia,
Argentina, Paraguay, Uruguay y Brasil. En el Perú se encuentra en los
departamentos de Cusco y Puno (Koepcke y Koepcke, 1963), (Alarco, 1997).

Tinamotis pentlandii “kiula”


Se distribuye en los andes del Perú, en el norte de Chile, Bolivia y
noreste de Argentina. En el Perú, en los departamentos de Junin y Puno
(Koepcke y Koepcke, 1963).

7. USO TRADICIONAL DE LA ESPECIE, PRODUCTOS Y


SUBPRODUCTOS

En la actualidad, estas especies, son utilizadas en la alimentación del


poblador altoandino, por lo que su carne es agradable, razón por la cual es
muy perseguida por el hombre.

Quispe (1992), recomienda el consumo de carne de estas especies, a


personas con problemas cardiovasculares, por el bajo contenido de grasa.

101
Los huevos de estas especies, son recolectadas, principalmente para
consumo; también son utilizadas en la medicina tradicional como tratamiento
de hemorragias uterinas (lavado vaginal), para el cual se pulveriza la cáscara
del huevo, luego se agrega una cucharada de este polvo en un vaso de agua
hervida; la clara del huevo , es utilizada como desinfectante y cicatrizante de
heridas (Alarco deZadra, 1997).

8. APROVECHAMIENTO ECONÓMICO DE LA ESPECIE

Este especie es utilizada principalmente en la alimentación,


aprovechando la carne y huevo, además en tratamientos de medicina
tradicional.

Nothoprocta ornata “pisaca” y Tinamotis pentlandii “kiula”, se venden


ocasionalmente en los mercados de Lima, no se tiene valores exactos, pero se
considera que el precio de la “kiula”, es tres veces más alto que el de “pisaca”
(Koepcke y Koepcke, 1963).

La comercialización de carne de “pisaca”, se realiza con mayor


frecuencia en las ferias sabatinas del distrito de Santa Lucía provincia de
Lampa, donde los pobladores de la zona las cazan de su hábitat natural,
comercializando un promedio de 5 ejemplares por semana; los acopiadores,
logran reunir un total de 30 a 60 ejemplares por semana. El precio de la carne
es de dos nuevos soles; asada o al horno tiene un valor de seis a siete nuevos
soles y comercializada viva es de cuatro a cinco nuevos soles. Estos precios
se consideran por unidad.

Estudios realizados por Quispe (1992), menciona que la carne de


“perdiz serrana”, constituye una fuente alimenticia adecuada para la nutrición y
alimentación humana, debido al alto porcentaje de proteína (21.36 %) y un
bajo porcentaje de grasa (2.96 %), los demás componentes se encuentran
dentro de los límites de variación presentes en otras carnes de ves de
consumo tradicional , el valor energético es de 117, 20 Kcal/100g. Presenta un
rendimiento de carcasa de 73.0% que es ligeramente superior al rendimiento
de carcasa de otras aves.

102
CUADRO Nº 1. COMPARACIÓN DE LA COMPOSICIÓN QUÍMICA Y
VALOR ENERGÉTICO DE LA CARNE DE “PERDIZ
SERRANA” CON OTRAS AVES

Especie Proteina Grasa Ceniza Kcal/100g


(%) (%) (%)
“Perdiz serrana 21.36 2.96 0.89 117.20
Gallina 21.30 4.10 1.15 129.60
Fulica americana 20.53 3.38 1.36
Pollo 21.50 2.5 109.60
Pavo 20.10 20.20 1.00 282.00
Pato 18.10 17.20 1.00 243.00

Fuente: Quispe (1992).

Montoya (1997), señala que la caza deportiva es una actividad que


puede repercutir económicamente generando ingresos a favor de la población
local, mediante la utilización de guías. Si bien es cierto que en el Perú no se
conoce con exactitud la magnitud de la cacería deportiva; para iniciar un
programa de cacería que incluya a las perdices serranas, es necesario
establecer un método de conteo confiable y económico que permita cuantificar
los cambios poblacionales de las diferentes especies.

8.1 APROVECHAMIENTO ECONÓMICO DE Alectoris rufa “PERDIZ


ROJA”

Se tiene referencias sobre la crianza en cautiverio de otras especies del


orden de las Gallinaceas, conocidas también como perdices, como por
ejemplo Perdix perdix “perdiz pardilla” y Alectoris rufa “perdiz roja”, con las que
se obtuvieron resultados favorables, en Europa y Asia. El aprovechamiento de
la crianza de estas especies es la venta de carne y para fines cinegéticos,
además, de abastecer a los cotos de caza privados y empresas estatales para
el repoblamiento o incrementar la densidad puntual de caza (Días,1986;
Lopez,1988 y Buxade, 1995).

103
Las explotación de la “perdiz roja”, orientada hacia la producción de
aves, para su suelta en el campo, bien para repoblación o incrementar la
densidad de caza, es la que tiene un mayor interés, por la enorme demanda
existente relacionada con la caza de estas especies. Esta orientación
cinegética, motiva que el objetivo productivo sea muy singular,
comparativamente con otras explotaciones zootécnicas, pues el criar perdices
para su suelta y desarrollo en el campo hace necesario encontrar la mejor
forma de que se adapten a las condiciones de vida silvestre (resistencia,
rusticidad) y que tengan una serie de características que las hagan atractivas
para la caza (Buxade, 1995).

Las aves utilizadas primordialmente son la “perdiz roja” y la “codorniz”.


Así, en 1989, se cazaron en España , más de 3 a 4 millones de perdices en los
cotos de caza. Por la perdiz cinegética se paga elevados precios al productor,
entre 5 y 6 veces que el precio de la carne, lo que permite una relativa y rápida
amortización de las inversiones, su explotación ofrece una excelente
posibilidad como negocio familiar (Buxade, 1995).

8.2 APROVECHAMIENTO ECONÓMICO DE Coturnix coturnix


“CODORNIZ”

El mercado de carne de “codorniz”, prefiere a las codornices vivas, las


cuales se utilizan para las “codornizadas” o parrilladas, por la diferencia de
costos, la codorniz eviscerada, aún no a logrado un lugar en el mercado.

En el Perú la carne de codorniz, a pesar de su excelente sabor, no ha


conquistado el mercado, estas se venden vivas a medio dólar cada una; la
comercialización de huevo de codorniz es amplia, en el mercado interno, se
venden a los chifas y restaurantes, también en los supermercados. Los huevos
sancochados se venden a 3 por un sol, con un precio por kilogramo de más de
33 soles. El precio de venta del productor de huevos es de 11.60 soles por
kilogramo, los supermercados los vende a 3 soles en cajas de 12 unidades.

El mercado de exportación es gigantesco y puede absorber toda la


producción nacional con facilidad, los exportadores pagan 3.41 dólares por
kilogramo y garantizan comprar toda la producción. En el Perú se está

104
desarrollando varias empresas dedicadas a la crianza y exportación. Los
principales mercados de exportación son Estados Unidos y Francia. Los
precios de venta al público, es de 18 dólares por kilogramo, la demanda por
este producto es creciente en estos países, debido al bajo contenido de
colesterol (Bonicelli,?).

105
9. CONCLUSIONES

1. Nothoprocta ornata, caracterizada por la presencia de plumas erectiles


en forma de cresta, coloración gris pardusco con manchas negras y
líneas amarillentas, la parte inferior del cuello con pequeñas manchas
negras, tamaño pequeño (34 a 38 cm); realizan un vuelo brusco de 10 a
30 m.

2. El ciclo biológico de N. Ornata, el apareamiento comprende octubre y


noviembre, la postura de noviembre a marzo, la incubación dura
aproximadamente 21 días; son aves poligamas.

3. Su preferencia alimentaria por lo general se constituye de hojas, botones


florales, frutos silvestres, tubérculos, raíces y semillas, así como de
algunos insectos.

4. La deforestación, extracción de thola y quema de pajonales, afectan la


cobertura del habitat de los perdices, por otro lado la caza indiscriminada
y recolección de huevos son los principales factores diezmantes de
poblaciones de perdices.
5. Posee habitos sedentarios, forman pequeños grupos de 2 a 3 individuos
y en algunos casos solitarios, su actividad comienza las primeras horas
de la mañana emitiendo sus primeros cantos, en épocas de reproducción
cantan toda la noche.
6. No existe reporte de crianza en cautiverio en nuestro medio, pero de
acuerdo a domesticaciones esporádicas por los comuneros se señala
que estos se adaptan rápidamente a cualquier medio.
7. No existen registros y estudios de la población de N. Ornata, solo se
tienen reportes de su presencia en el altiplano puneño.
8. La distribución geográfica comprende lasa áreas de América del Sur,
Trópico y zonas altoandinas ( Argentina, Bolivia, Chile y Perú), En Perú
distribuido en los departamentos de Puno y Junín.
9. Los pobladores rurales hacen uso de N. Ornata y otras pérdices en su
alimentación, los huevos son usados en la medicina tradicional.

106
BIBLIOGRAFÍA

ALARCO de ZADRA, A. (1997). Nuestra fauna, Comentarios acerca de 521


ejemplares. Editorial Sociedad Geográfica de Lima. Biblioteca Central
UNALM-Lima.
ALONSO, F. y ALONSO, J. (1998). Los secretos de la naturaleza. Las aves II.
Club Internacional del libro de Madrid. Museo Nacional de Historia
Natural. La Paz-Bolivia.
BOLOGNA, G. y JOCONA, F. (1978). Guía de aves. Editorial Grigaldo.
Bliblioteca central UNALM-Lima.
BONICELLI, T. (¿). EL ABC de la codorniz. Biblioteca central UNALM-Lima.
BURTON, M. (1976). Aves. Editorial Daimon. Biblioteca central UNALM-Lima.
BUXADE, C. (1995). Zootecnia. Bases de producción animal, avicultura
clásica y complementaria. Explotación de la perdiz. Editorial Mundi
Prensa. Madrid Barcelona, Biblioteca central UNALM- Lima.
CARRILLO, H. J. (¿). Las aves. Generalidades. Mini atlas, Biblioteca
especializada facultad de Biología Puno..
DÍAZ RODRIGUEZ. G. (1986). Cría de la perdiz griz “Perdix perdix” y de la
perdiz roja. Editorial Mundi. Segunda Edición. Madrid Barcelona,
Biblioteca especializada facultad de MVZ - Puno.
DOMEFAUNA. (1996) Perdiz, codorniz, faisan, pintada, colin. Cría moderna y
rentable. Alojamiento y Alimentación. Reproducción, cuidados y zonas
técnicas de caza. Editorial Vecchi. S.A Lima, UNALM-Lima.
ENCICLOPEDIA PINTORESCA (1973). Zoología pintoresca. Biblioteca
Hispana ilustrada. Editorial Sopena. Barcelona - España. UNALM-Lima.
ERGUETA, S. y CECILE De Morales (1996). Libro rojo de los vertebrados de
Bolivia. Museo Nacional de Historia Natural. La Paz-Bolivia.
INRENA (1997). Estudio Nacional de la diversidad Biológica. Vol. II Lima-Perú.
FORNO, E. y BAUDOIN, M. (1991). Historia natural de un valle de los andes.
Instituto de Ecología UNMSA. La Paz – Bolivia.
KEMPEF, M. (1975). Aves de Bolivia. Editorial Gisbert. Museo Nacional de
Historia Natural. La Paz – Bolivia.
KOEPCKE, J. Y KOEPCKE. M. (1963). Las aves silvestres de importancia
económica del Perú. Ministerio de Agricultura. Lima – Perú.
MONTOYA, J. M. (1997). Evaluación de la población de perdices. Tesis.
Biblioteca Central de la UNAM. Lima. Perú.

107
OCAMPO, PORTUGAL. A. (1982). Contribución al estudio de aves silvestres
de la Reserva Nacional del Titicaca. Tesis. Facultad de Biología. UNA-
Puno.
PULIDO, V. (1991). Libro rojo de la fauna silvestre del Perú. Instituto Nacional
de Investigación Agraria y Agroindustrial. Lima. Cendoc PELT.
QUINTANO LOPEZ J. (1988). Avitécnica. Manejo de las aves domésticas
comunes. Universidad Agraria La Molina. Lima. UNALM-Lima.
QUISPE CHAMBI E. (1992). Análisis proximal de los principales compuestos
químicos de la carne de perdiz (Nothoprocta ornata austaleti). Tesis.
Medicina Veterinaria y Zootecnia. UNA - Puno.
ROCHA O. Y QUIROGA C. (1996). Reserva Nacional de Fauna Andina “
Eduardo Avaroa”. Guía de campo. Museo de Historia Natural. La Paz-
Bolivia.

108