Anda di halaman 1dari 22

CONCEPTOS FUNDAMENTALES DE DERECHO

PRIVADO:

*Gerardo Mitre Flores


UNIDAD I: El Derecho Privado

1. Concepto de Derecho Privado: Conjunto de normas que se refieren a la persona, su


organización familiar y a su actividad patrimonial (Carlos Ducci).

1.1 Concepto de Derecho Público: Conjunto normativo que regula la organización y


funcionamiento del estado; las relaciones de los poderes públicos entre sí y las
relaciones del estado con los ciudadanos; y la garantías y derechos de éstos frente
al primero.

2. Diferencia entre Derecho Público y Derecho Privado:

En un sentido ontológico, no hay distinción entre derecho público y derecho privado porque
el derecho está sometido a una publicidad general. Ambas ramas del derecho se someten
a la ley y están sujetas a principios como la justicia, la coacción y los tribunales de justicia.
De esta forma, su distinción es más bien en sentido metodológico. Porque recogen lógicas
(orden espontaneo, orden regulado y la organización social) y principios distintos (el
principio de autonomía de la voluntad o autonomía privada en el Derecho privado y el
principio de legalidad en el derecho público).

El principio de la autonomía de las personas, llamado también dispositivo: implica que las
personas son libres para regir su conducta como deseen, a menos que una norma prohíba
o mande algo distinto; sólo cuando las partes no han establecido por si mismas las reglas
que han de regir sus relaciones, operan las leyes señalando las consecuencias de sus
conductas en cuanto actuar libre. Mientras que el principio de legalidad o juricidad
(artículos 6 y 7 CPR), limita la acción de los poderes públicos exclusivamente a aquello que
la ley les faculta o permite.

Decir que las normas de derecho privado solo miran al interés de los particulares, mientras
que las normas de derecho público miran al interés de la colectividad es un error porque al
regular una situación específica (reparar a una víctima por daños) se redunda en un interés
común al existir una norma que beneficie a las víctimas cuando son dañadas.

3. Criterios de distinción:

Los criterios de distinción, no conducen a resultados exactos, pero combinándolos


adecuadamente pueden obtenerse soluciones relativamente evidentes y precisas. Los
principales criterios para definir la naturaleza del derecho público y del privado son:
a) Criterio del interés de la norma: En un texto recogido en el Digesto (Dig. I, 1) ULPIANO
define al derecho público como “todo aquello que interesa al estado de Roma”, y al derecho
privado como “lo que se refiere o concierne a la utilidad de los individuos”. Conforme a esta
clásica distinción, la diferencia reside en el interés que persigue la norma. Si el interés
protegido por la norma corresponde a la comunidad en general o al estado, ella pertenece
al derecho público. Si, en cambio, se refiere a relaciones entre particulares, corresponde al
derecho privado.
Sin embargo, en esta clasificación cabe la duda si acaso puede sostenerse que alguna norma
interese única y exclusivamente al particular, o bien, sólo al estado. Quizá en la Roma clásica
era más inequívoca de lo que puede resultar hoy. En una sociedad donde existe
multiplicidad de propósitos, derechos e intereses perseguidos por las normas, esto resulta
discutible.

b) Criterio del sujeto destinatario de las normas: De acuerdo con este criterio el derecho
público se aplica al estado y a las personas jurídicas de derecho público y, el derecho
privado, a las personas privadas, sean éstas naturales o jurídicas (corporaciones,
fundaciones, sociedades). El artículo 547 inciso 2° del Código Civil hace una enumeración
de las personas que al tiempo de su dictación se consideraban públicas: la nación, término
con que se refiere al estado mismo; el fisco, que es el propio estado en cuanto ente
patrimonial; las municipalidades; las iglesias y las comunidades religiosas, inclusión ésta
justificada en la época en atención al entrecruzamiento entre la iglesia y el estado; y, los
establecimientos que se costean con fondos del erario, mención bajo la que se engloban los
restantes entes públicos personificados sean corporaciones o fundaciones (como, por
ejemplo, la Universidad de Chile o las empresas públicas creadas por ley). A estas personas
se referiría el derecho público. Sin embargo, este tampoco es un criterio que permita
separar excluyentemente estas dos ramas. En muchas relaciones jurídicas en que participan
personas jurídicas de derecho público coactúan normas de derecho público y de derecho
privado.

c) Criterio de la naturaleza de la relación: Postula que no sólo el sujeto determina las


normas aplicables a cada caso, sino que lo que las define es el tipo de relación.
Así, aunque participen particulares si el tipo de relación es de subordinación, es decir, de
poder o imperio, se rige por normas de derecho público. Por el contrario, cuando las
relaciones son de coordinación, es decir, desarrolladas sobre el principio de igualdad
jurídica, aunque intervengan en ellas entes públicos, están regidas por el derecho privado.
Por eso las normas de derecho privado se limitan a establecer los efectos de las conductas
de los sujetos, mediante normas preferentemente dispositivas y no imperativas. No
obstante, también se puede encontrar relaciones de subordinación en el derecho privado
(en el derecho del trabajo, por ejemplo).
3.1 Límites a la autonomía privada:

1. Prohibiciones
2. Regulaciones
3. Conceptos jurídicos indeterminados (Moral, buenas costumbres y orden público). Es
necesario para el legislador recurrir a estos conceptos, puesto que permiten abarcar
un mayor número de situaciones fácticas sin necesidad de extenuar la redacción.

Es necesario dejar claro que no todos los conceptos jurídicos indeterminados son límites a
la autonomía privada, por ejemplo: el justo precio, la buena fe, buen padre de familia,etc.
El problema de estos conceptos es que se deja al interprete (juez) la labor de dotar de
contenido a dichos conceptos poniendo en riesgo la seguridad segurídica ya que el ideal
moderno del derecho es que el juez sea solo “la boca que dice la ley” en el sentido que el
legislador no tenga un margen demasiado amplio de discrecionalidad para evitar la
arbitrariedad.

Por otra parte algunos conceptos jurídicos indeterminados son además conceptos
esencialmente controvertidos. Por ejemplo: libertad, igualdad, justicia, moral y buenas
costumbres.

Que un concepto sea esencialmente controvertido significa que no hay unanimidad


respecto a su contenido.

3.2 La renunciabilidad en el Derecho:

En el Derecho privado las normas son irrenunciables (por ejemplo: vacaciones). El orden
público representa las normas que fijan un marco indisponible para las partes y por ende es
el criterio de irrenunciabilidad de los derechos (normas sobre registro en el conservador de
bienes raíces, sobre regímenes patrimoniales en el matrimonio, ciertos derechos laborales,
las normas sobre sufragio, ejemplos de normas de orden público).

3.3 Constitucionalización del derecho privado

Consiste en reconocer que la constitución es una norma suprema. De ello se derivan tres
consecuencias, en el plano vertical (entre el Estado y los privados)

El derecho privado empieza a verse influenciado por la Constitución, el intérprete civil no


es libre porque tiene la norma superior jerárquica que no le permite interpretar de
cualquier manera, solo bajo la mirada de la Constitución. Entre sus características
principales, encontramos:

a) Interpretación conforme a la Constitución: Las normas inferiores deben ser


interpretadas en conformidad a la constitución;
b) Derogación de normas incompatibles con la Constitución: Las normas inferiores
(con rango de ley) contrarias a la constitución no son válidas y por ende son
inconstitucionales o inaplicables. Esto lo determina el tribunal constitucional;

c) Aplicación directa de los Tratados Internacionales: Se incorporan al derecho


interno las reglas de tratados internacionales sobre derechos humanos (art. 5º de la
constitución).
Por su parte, en el plano horizontal (entre privados) implica reconocer que la constitución
puede recibir una aplicación directa en la solución de conflictos entre privados
(drittwirkung) o eficacia horizontal de los DDFF.
O siguiendo a Corral, este fenómeno se manifiesta:
Por vía reformadora: promoviendo el cambio legislativo
Vía hermenéutica: o de interpretación indirecta de la Constitución: moderada y radical.
Vía de aplicación directa: Secundum legem y contra legem.

Soft law y control de convencionalidad: El Soft law se refiere a ciertas ideas que están en
documentos internacionales y que si bien no son reglas sirven para resolver casos de
derecho interno.

3.5 Propietarización de los derechos


Se refiere a la propiedad que se tiene sobre un derecho. Se ha construido a partir del inciso 1
del artículo 19 N°24 de la Constitución y se ha canalizado en gran parte a través del recurso de
protección. Es así como dicho artículo garantiza “el derecho de propiedad en sus diversas especies
sobre toda clase de bienes corporales e incorporales”, el artículo 565 del Código Civil que
señala que “Los bienes consisten en cosas corporales e incorporales”, para luego señalar
que “Incorporales las (cosas) que consisten en meros derechos, como los créditos, y las
servidumbres activas”, agregándose por el artículo 583 la especial característica de que
“Sobre las cosas incorporales hay también una especie de propiedad. Así, el usufructuario
tiene la propiedad de su usufructo”. Finalmente agrega en el inciso 1 del artículo 584 que
“Las producciones del talento o del ingenio son una propiedad de sus autores”. De este
modo, a partir de la Constitución y siguiendo ineludiblemente al Código Civil se (construye
una base sólida) concluye que por la vía de la propiedad (especie de propiedad) es posible
abarcar y dar protección a estas abstracciones jurídicas que son los derechos,
produciéndose su incorporación al patrimonio. Queda así consagrada de la normativa
expuesta, la propiedad sobre los derechos, la “propietarización de los derechos”.
En conclusión, se trata de convertir los más variados derechos, situaciones y aun hechos, en
propiedad o dominio para así lograr la protección que el art. 19 N°24 consagra a este
derecho y así poder hacer uso de la acción de protección. De esta manera la conclusión
judicial ha sido que sobre toda cosa incorporal hay una propiedad y, por tanto, todas
merecen protección constitucional.

4. Categorías o ramas del Derecho Privado:

El núcleo central del derecho privado, en consecuencia el derecho común privado es el


derecho civil, puesto que es la rama que surgió históricamente en roma para solucionar las
cuestiones de orden espontaneo entre particulares.

Es un derecho general, en cuanto es aplicable a todas las personas prescindiendo de sus


circunstancias peculiares, y un derecho común, por cuanto se aplica a la generalidad de las
relaciones, a menos que exista un ordenamiento o estatuto especial. Por lo mismo es
supletorio: rige a falta de una norma especial diversa, como lo son las del Código del Trabajo
o del Código de Comercio.

Existe una corriente que señala que hoy por hoy el Derecho del consumidor es el derecho
común privado, puesto que para el ciudadano común esta rama es su principal herramienta
debido a que regula la relación de las personas con los comerciantes, en una sociedad
donde los servicios (retail por ejemplo) son los que más impactan en la vida de las personas.

De este modo el derecho civil ha quedado relegado a un carácter burgués, en parte


coincidente con su origen. Como el derecho de aquellos que tienen el patrimonio para
negociar y transar, pero al fin al cabo las relaciones reguladas por el derecho civil han
terminado siendo las mínimas (aquellas materias generales que no han sido reguladas o
desarrolladas en leyes especiales), de manera que las relaciones más sofisticadas escapan
del Código Civil y han terminado siendo reguladas por grandes contratos complejos (tienen
preámbulo, exposición de motivos, fines generales, clausulas, se designa tribunales
arbitrales, etc.). En pocas palabras, son normas que se sustraen del derecho civil.

Que un derecho sea común tiene que ver con aquel conjunto de normas que sea más
fundamental o elemental, y en ese sentido el derecho civil está por sobre el derecho del
consumidor (podría considerarse común porque es el que más impacto tiene pero en
cuanto a lo básico por su raíz romana el derecho civil es el derecho común) debido a que
éstas no son reglas que surgen del orden espontaneo, sino son una combinación de normas
de organización social.

Derecho civil es el conjunto de principios y reglas jurídicas recaídos en la personalidad y en


las reglas y las reglas de familia y patrimonio.

No todo el derecho civil está contenido en el Código Civil. Hay leyes que siendo de derecho
civil no están en el Código Civil. Por ejemplo:

1. Ley de arrendamiento de predios urbanos (18.101)


2. Ley de arrendamiento con promesa
3. Ley de prendas sin desplazamiento
4. Ley de operaciones de crédito

Estas normas se consideran de derecho civil, porque tienen una lógica que es propia del
derecho civil. Dicha lógica es la coordinación entre personas considerada como centro de
imputación de derechos.

Hay ramas de derecho privado pero que se consideran ajenas al código civil. Como por
ejemplo: el derecho comercial. La ley de protección al consumidor se comenzó a estudiar
como parte del derecho comercial.

Ejemplo de relación civil es aquel que compra para usar, gozar o disponer de un bien,
mientras que en una relación comercial se compra para lucrar1.

El surgimiento de las ramas del derecho privado solo se justifica cuando los principios
fundantes de las instituciones difieren de los del derecho civil. Es una de las manifestaciones
de la descodificación del derecho. La descodificación tiene que ver grosso modo con
descomponer pero recomponiendo en otro lugar áreas de una materia.

4.1 Concepto de Derecho Civil:

Civil deriva del latín civilis, de civis: ciudadano. En consecuencia, es el derecho concerniente
al ciudadano. Traducido en el lenguaje jurídico actual significa el derecho propio de los
nacionales de un país o estado. Se define como el conjunto de principios y preceptos
jurídicos sobre la personalidad y las relaciones patrimoniales y de familia.

Es el derecho privado general y común. Que sea general quiere decir que rige las relaciones
jurídicas más ordinarias y más generales de la persona. Por otra parte, es común, porque
rige las relaciones privadas que no tienen una rama especial que las rija y además sus
principios y normas son la ley supletoria. Finalmente, el derecho civil tiene una tercera
función de cohesión para el sistema puesto que le da una congruencia interna al derecho
privado representando la unidad del mismo pese a su fraccionamiento.

Doctrina de los actos propios:

1
Acto mixto o de doble carácter: Para una parte el acto es de comercio y para la otra es un acto civil. Por
ejemplo: Si voy a Sodimac a comprar un florero para mi casa ese será un acto civil, pero al venderme, Sodimac
realiza un acto de comercio, puesto que está lucrando con ello.
Mutuo o préstamo de consumo (2196 CC): es un contrato en que una de las partes entrega a la otra cierta
cantidad de cosas fungibles (que se consumen con el uso) con cargo de restituir otras tantas del mismo género
y calidad.
La idea de acto propio radica en que cuando yo actúo de determinada manera voy
constituyendo un precedente que me obliga hacia el futuro. Es decir yo no puedo ir contra
mis actos pasados.

5. La codificación2 del derecho privado:

Codificar en su sentido más primario es la acción y efecto de hacer un código. El origen


etimológico de código es codex3 y este a la vez se deriva de caudex que significa “tronco de
árbol” o “unión de varias tablas” porque de ellas se componían los codex. Nos referimos a
un conjunto de tablillas de madera enceradas que eran escritas con un punzón y que se
denominaban tabulae. Con el codex la división es en títulos (esto proviene de las tablas
funerarias). Desde los albores del derecho occidental, es decir desde el siglo VI A.C hasta
hoy los códigos han contenido leyes. Pero no es lo mismo el código justinianeo que el
hermogeniano, o el código civil.

Un código en general es un compendio de leyes, mientras que el Código Civil responde al


fenómeno de la codificación que tiene una lógica distinta debido a que busca la
sistematización. Es un cuerpo que tiene un razonamiento interno de principio a fin.

Hay dos grandes hitos o fenómenos en la historia del derecho occidental:

i) La recepción del derecho romano en el siglo XII, es decir el redescubrimiento


del Corpus Iuris Civilis en la Universidad de Bolonia (la más antigua del mundo
occidental)

Tras varios siglos perdido, el año 1.100 se recupera el Corpus, sucediéndose una serie de
escuelas jurídicas, como por ejemplo: la de los glosadores, la de los comentaristas y la de
los humanistas que utilizan el método propio de la escolástica, esto es el método del trívium
y quadrivium4 que mezclan la gramática y la retórica. Utilizan herramientas que no tenían
los romanos para analizar el derecho, por ende surge un nuevo derecho que se comenzó a
llamar el derecho común. En esa época surge el derecho canónico, y a ambos derechos se
les denomina utrumque ius. Al derecho romano se le llamaba derecho común porque se

2
El término codificación es un neologismo acuñado por Jeremy Bentham (el padre del utilitarismo).
3
Los codex se dividen en títulos, los volúmenes en cambio (rollos) se dividen en capítulos. El Digesto es una
recopilación de la jurisprudencia romana que servía en forma de «citas» a los juristas de la época. Mientras
que el Corpus Iuris Civilis es la más importante recopilación del Derecho romano. Se trata de una
recopilación de constituciones imperiales y jurisprudencia romanas desde 117 hasta 565 compuesta por
el Codex (vetus), el Digesto o pandectas, las Institutas y las Novellae constitutiones.

4
El Trivium y el Quadrivium hacen referencia a las “Siete Artes Liberales” que se estudiaban en las primeras
universidades durante la Edad Media. Utilizaban las palabras “arte” del griego “areté” que significa “virtud” y
“liberal” porque su finalidad era la de formar “hombres libres”. Dicha libertad se obtenía por medio del
conocimiento y el desarrollo de las habilidades intelectuales. El Trivio comprendía la gramática, la dialéctica y
la retórica; y el Cuadrivio, abrazaba la aritmética, la geometría, la astronomía y la música.
entendía que no era un derecho legislado en el sentido que no imperaba por su fuerza
normativa sino por la razón que había en él porque era común a toda la cristiandad.

Dicho fenómeno dura desde esa época hasta la revolución francesa (Código de Napoleón -
1804) y las emancipaciones latinoamericanas para el caso chileno. Hubo casi 700 años de
ius comune.

ii) La codificación: Se dice que hay tres características básicas de la codificación


moderna:
1. La simplificación del sistema jurídico: En un sistema de derecho común no había
mucha certeza. La manera de interpretar el derecho romano del corpus iuris civilis
era a través de la opinio iuris –distinto del sistema de responsas del derecho clásico-
(lo que interpretaban los juristas). Se buscaba la comunis opinión u opinión común
en caso de disensos.
El mundo pre codificación era el mundo del derecho común que radica en la idea
que el corpus iuris civilis producto de los romanos obliga o gobierna en razón que es
ratio scripta (razón escrita). En conclusión conviven dentro de los Estados el derecho
propio de cada país, el derecho común y el derecho canónico. De esta manera a
través de la codificación se reduce el número de disposiciones legales y a la vez estas
se vuelven más claras y precisas. Se busca limitar el sistema jurídico, es decir, limitar
las fuentes de producción del derecho. La idea es acotarlo a la ley y específicamente
al código en aras de la seguridad jurídica.
2. Racionalización del sistema jurídico: El sistema jurídico comienza a ser considerado
un ordenamiento lógico de preceptos enunciados por los códigos que se vinculan
entre sí mediante derivaciones provenientes de una misma lógica. Las reglas y las
proposiciones normativas del código constituyen un sistema, en sentido antiguo
código es compilación mientras que en sentido moderno corresponde a una
sistematización del derecho. Se establecen relaciones entre articulos y normas.
3. Tendencia a la regulación exhaustiva de un ámbito o sector jurídico: La idea es que
todos los conflictos sociales deban hallar respuesta en el código, que regula
exhaustivamente la materia que es su objeto, sin que existan lagunas atribuyéndose
por tanto eficacia total. La idea de la codificación es que el legislador es capaz de
abarcar todo, es decir se pasa de la casuística (casos particulares) a la abstracción.
De esta manera se puede entender que un área del ordenamiento jurídico se
encuentra codificada cuando sus respectivas reglas están previstas en textos
normativos unitarios y sistematizados (tienen relación entre si las reglas), cuyas
normas se expresan en formulas abstractas y generales y se pretende que constituya
la única fuente jurídica para la materia objeto de la regulación (no hay
jurisprudencia, costumbre ni principios). Por ende, se encuentran presente en un
código dos ideas fundamentales: la idea de sistema (orden y unidad) y la idea de
completitud (ausencia de lagunas dentro del sistema jurídico).

La codificación como fenómeno es: 1) una reacción al sistema previo 2) Chile es tributario
de ese movimiento y además 3) el Código Civil chileno destaca en ese fenómeno.
No hay que confundir la codificación con la idea de fijación del derecho (que significa reunir
el derecho en cuerpos únicos, compactos y totalizadores) como por ejemplo: el corpus iuris
civilis, las siete partidas y la nueva recopilación de las leyes de indias de 1567, entre otros.
Podemos hablar de codificación solo a partir del siglo XVII.

Con la codificación se dice que hay una reacción al estado previo de las cosas. El cual tenía
las siguientes características:

a) Era un derecho casuístico (basado en la resolución de casos particulares) por


influencia del corpus iuris civilis.
b) No era un derecho legislado (no habían reglas claras que dieran certezas, que eviten
discusiones al juez).
c) El derecho de aquella época era un derecho de controversias, sólo para juristas,
mientras que el código civil va destinado a los ciudadanos.
d) Para llegar a acuerdo las opiniones comunes de los juristas era solo la de los más
autorizados y acreditados. Esto genero una crisis de inseguridad e incerteza en la
población respecto a quienes son los más autorizados o a que juristas recurrir.

6. Movimiento codificador:

Es un hijo del método científico, de este modo, en este estado previo, el desorden de la
jurisprudencia y la legislación crearon el caldo de cultivo propicio para la codificación. De
esta manera el sustrato ideológico para el movimiento codificador vino de dos corrientes:
la escuela del derecho natural racional y el iluminismo. La primera, estuvo formada entre
otros, por Hugo Groscio, Hobbs y Leibniz –este último fue el primero en sugerir que el
derecho debía ser presentado de manera matemática o geométrica a través de axiomas
(enunciados evidentes que no requieren demostración)-, Puffendorf, Wolf y Kant). Dicha
escuela fue la que primera que defendió más claramente la idea que existen derechos
inherentes a la persona humana. La diferencia de esta corriente con el cristianismo que
planteo lo mismo anteriormente es que aquí se deriva de la naturaleza racional del
individuo la idea de que tenemos derechos inherentes a cierta naturaleza -ya no del hecho
de ser imagen y semejanza de Dios-. Estos derechos deben ser respetados por el Estado.
Por otra parte, el iluminismo realizó don grandes contribuciones al derecho: la primera su
preocupación por la afirmación de los derechos naturales del hombre y la segunda, su
énfasis en el predominio de la ley como fuente del derecho sobre todas las demás. De este
modo la ley surge como garante de la seguridad jurídica para evitar la arbitrariedad. Le
llaman arbitrariedad a la incertidumbre sobre cómo se fallara cada caso, se exigen leyes
generales y abstractas en oposición a la casuística. Consecuencia de ello es que las leyes
debían ser pocas, claras y precisas. Y por otra parte el juez debe sujetarse estrictamente a
la ley.

Técnicamente, el primer Código que existe es el Código Prusiano de 1794. Sin embargo, este
aún conserva las características de los cuerpos normativos antiguos. De este modo el primer
código fruto de la idea de codificación es el Código Civil francés de 1804, por Napoleón. El
segundo fruto de la codificación es el Código Civil alemán de 1896 que entró en vigencia en
1900 (a pesar de la oposición de la escuela histórica del derecho de Friederich Carl Von
Savigny que afirmaba que el derecho debía manifestarse a través de la costumbre).

7. Descodificación del derecho civil:

Es una tendencia a la pérdida del carácter unificador del código civil en el sentido que ciertas
hipótesis y materias que han sido objeto de regulación en la actualidad están contenidas en
otros cuerpos normativos o normas especiales.

Esta idea relacionada con la Constitucionalización del derecho en el sentido que el código
civil deja de ser el principal garante de los derechos de la persona y pasa a ser la Constitución
el centro del entramado.

8. Estructura del Código Civil:

Está compuesto por un mensaje, un título preliminar, cuatro libros y un título final de un
solo artículo. Se compone de un total de 2524 artículos, más el artículo final al que se hizo
referencia.

El Código Civil se atribuye al momento se du dictación el rol de norma fundamental, rol que
hoy es propio de la Constitución. Es por ello que en el código se regula y define a la ley, las
fuentes del derecho, etc. Aspectos que en la actualidad regula el derecho constitucional.

Título Preliminar: Este título está compuesto por 53 artículos (a diferencia de los 6 del
Código de Napoleón). En estos artículos se trata acerca de la ley, su concepto, su
promulgación, su obligatoriedad, los efectos en el tiempo y el espacio, su derogación y su
interpretación. También define las palabras legales de uso corriente, trata del parentesco y
de la representación legal, define el dolo, la culpa, la fuerza mayor, la caución y las
presunciones, y establece la forma de computar los plazos.

Libro I: De las personas (artículo 54 al 564): Al hablar en este Libro acerca de las personas,
no solo se refiere a las personas naturales sino que también a las personas jurídicas, siendo
el primer código que trata sistemáticamente acerca de ellas. Al referirse acerca de las
personas naturales trata del matrimonio (modificado recientemente por una nueva Ley de
Matrimonio Civil), de la filiación, del derecho de familia, de los tutores y curadores. Desde
1991 en adelante esta sección ha sido modificada profundamente con el fin de actualizar
las instituciones centenarias del código a la realidad del Chile moderno.
Libro II: De los bienes (se refieren a las relaciones de las personas respecto de las cosas sin
mediar otra persona), y de su dominio, posesión, uso y goce (artículo 565 al 950): Este libro
estructura los lineamientos básicos acerca de la propiedad, regulando cuales son los bienes
y cuales de estos son apropiables por las personas, establece los modos de adquirir el
dominio, regula los derechos reales y fija su contenido y límites.
Libro III: De la sucesión por causa de muerte y las donaciones (para una parte de la doctrina
las donaciones deberían estar reguladas en los contratos) entre vivos (artículo 951 al 1436):
Este es el libro más antiguo del Código, siendo redactado por Bello alrededor del año 1835.
Regula, como su denominación lo indica, todo lo relacionado a las sucesiones (testamentos,
herederos, etc.) y con las donaciones entre vivos. Pese a que su autor era favorable a un
régimen sucesorio libre (la posibilidad de repartir libremente la herencia), sus normas se
basaron en el derecho sucesorio castellano, modificado en aspectos centrales como la
eliminación de la primogenitura y los mayorazgos, y la no discriminación en razón del sexo.
Libro IV: De las obligaciones en general y de los contratos (artículo 1437 al 2524): Es la parte
más cercana al Código de Napoleón se encuentra en esta área. Aquí se regula la forma de
manifestar la voluntad en el campo del derecho y todas sus condicionantes (todos los vicios
de los que puede adolecer), establece el objeto y la causa del acto jurídico y los medios para
dar validez a la voluntad. Se regula los principales contratos utilizados en la vida común
(arrendamiento, compraventa, permuta, etc.), los efectos de estos, sus causales de nulidad,
los regímenes patrimoniales del matrimonio y cierra el texto con la institución de la
prescripción (norma de clausura del sistema que busca sanear situaciones con el transcurso
del tiempo. Su objetivo es mantener la seguridad jurídica).
Título Final: de la observancia del Código: Fija la fecha de su entrada en vigencia, el 1 de
enero de 1857, y establece la derogación de todas las leyes que se refieran a materias de
las que trata el código, directa o indirectamente.
De estos libros, los que menos cambios han sufrido han sido el libro II y el IV, justamente
los que se refieren a Derecho Civil patrimonial. Por el contrario el libro I es que el más
cambios ha experimentado y de hecho varias normas han sido derogadas.

UNIDAD II: Principios generales del derecho y distinción entre principios y reglas

1. Concepto:

Los principios generales del derecho nacieron para auxiliar a los jueces en el ejercicio de la
función jurisdiccional y para introducir un control que evitara las decisiones discrecionales
de aquellos, operando en los casos de falta de ley que regule el caso a ser decidido; de
oscuridades o contradicciones en las leyes aplicables al caso y que el juzgador no pudiere
despejar valiéndose de los métodos de interpretación de la ley.

Los principios generales de derecho, en general nacen de la idea romana de regulae iuris
que eran máximas de carácter explicativo, no normativo que daban cuenta del derecho de
una manera breve y precisa a través de adagios y aforismos.
En el siglo XVIII, la escuela iusnaturalista tomó el nombre de principios. Ya sea como
principios jurídicos o principios generales del derecho. Por ejemplo: Las cosas se deshacen
como se hacen. La legislación chilena se refiere a los principios jurídicos con las expresiones
“espíritu general de la legislación” y “principios de equidad”.

Los principios hoy tienen una connotación distinta de las regulae iuris. Expresan la idea de
que el orden jurídico responde a ciertas ideas que permiten entenderlo y desarrollarlo. La
función de los principios en el derecho es la de servir de fundamento para la justificación
de reglas más concretas que permitan fundar decisiones judiciales o construcciones de la
doctrina. De esta manera, se podría decir que hay dos formas de entender a los principios:
a) como un concepto distinto de la regla. El principio es sustantivamente distinto de las
reglas, por ende, si el derecho está formado por reglas, entonces los principios están antes
y sobre las reglas. Los principios son mandatos de optimización que pueden ser cumplidos
en diferente grado. Los conflictos entre ellos se resuelven dando prioridad a uno de los
principios, a través de un proceso de ponderación. En general se presentan como casos
difíciles, que no tienen respuestas claras. Mientras que las reglas son normas que mandan
prohíben o permiten. Son mandatos definitivos que pueden ser cumplidos o no. El conflicto
entre ellas se resuelve a través de la subsunción de las mismas en criterios jerárquicos,
cronológicos y de especialidad, lo que deriva en la inaplicabilidad de una de las reglas. b)
los principios y las reglas son normas. Se plantea que de las normas pueden ser principios
o reglas. De esta manera unas normas son principios y otras son reglas. Riccardo Guastini
sigue esta postura y plantea que los principios tienen tres caracteres:

Por un lado, un carácter fundamental: Esto significa que dotan de fundamento a otras
normas y por ende no requieren el fundamento de otra norma. Por ejemplo las personas
nacen libres e iguales en dignidad y derechos, y por otro, una particular forma de
indeterminación: porque el supuesto de hecho que tienen es abierto, mientras que la regla
es para él un enunciado condicional al cual va asociada una prescripción. c) Solo existen las
reglas, se concibe a los derechos solo como regulae iuris, es decir, los principios son una
elaboración de la doctrina para resumir el contenido de las reglas.

Los principios juegan 4 tipos de funciones (para qué y cómo se usan)

1. Integradoras: Sirven para colmar lagunas en el derecho.


2. Hermenéuticas (interpretativas): Sirven para dotar de contenido, o para dar
significado a los enunciados normativos.
3. Antinomias: Contradicción entre dos o más preceptos legales. Permiten resolverlas
a través de tres criterios de solución: jerarquía, especialidad y temporalidad)
4. Derrotabilidad de la norma: Sirven para configurar excepciones implícitas en los
enunciados normativos que determinan su no aplicación.

El código no hace una referencia explícita a los principios. En los art.14 al 19 del Código Civil
habla de equidad natural y espíritu general de la legislación. La primera corresponde a la
concepción de justicia que se tiene en una comunidad determinada. Se asocia al sentido
común. La equidad natural es el punto de encuentro entre el derecho privado y la doctrina
moral sobre la justicia.

2. Dificultades de la aplicación de los principios:

3. Los principios podemos clasificarlos en


1. constitucionales y legislativos.
2. Principios generales (suelen coincidir con los constitucionales) y sectoriales
3. Explícitos e implícitos (carecen de una disposición que los establezca).

4. Principios dominantes del Código civil al momento de su promulgación:

1. Omnipotencia de la ley (sólo la ley puede interpretar a la ley. Se plantea una


limitación al poder del juez). La costumbre es un escaso valor para el código civil.
2. Igualdad ante la ley (el código civil surge cuando ya no existe la esclavitud ni
mayorazgos).
3. Concepción cristiana de la familia y su protección (en esta época la iglesia autorizaba
los matrimonios, después en 1883-1885 cuando se produce la dictación de las leyes
laicas esto cambia).
4. Protección de la propiedad
5. Libertad contractual

5. Principios del derecho privado:

1. Autonomía de la voluntad
2. Buena fe (confianza legítima en que la otra persona va actuar con buenas
intenciones, de manera que cuando yo pacto algo, confío que la otra parte no
me quiere perjudicar).
3. Responsabilidad
4. Proscripción del enriquecimiento sin causa (postula el equilibrio de las
relaciones, a evitar que existan personas que ganan a costa de otros que pierden.
Por ende debe haber un motivo para enriquecerse).

5.1 Autonomía de la voluntad:

Principio que reconoce a los individuos el poder abstracto de autorregular sus relaciones e
intereses. Supone la libre autónoma creación de derechos y obligaciones y el libre ejercicio
de poderes y facultades. Por otra parte, su fundamento lo encontramos en la aplicación en
materia contractual de las doctrinas liberales e individualistas de la Revolución Francesa, la
libertad del hombre e igualdad de este, pero con limitaciones.

Se entiende que la autonomía de la voluntad está en todo el Código Civil, pero está regulada
específicamente en los artículos 1545, 1444, 1546 y 1567. Esta implica una serie de
postulados en los cuales puede desglosarse. i) La creación libre de relaciones jurídicas entre
las partes (me obligo con quien yo quiero), ii) Nadie puede ser obligado a pactar o convenir,
iii) La libertad para darle al contrato los efectos que queramos, iv) Se pueden modificar y
dejar sin efecto los contratos de común acuerdo, v) La interpretación de los contratos mira
a la voluntad de las partes y vi) Intangibilidad de los pactado (nadie puede modificar lo
pactado por las partes, ni la ley ni el juez).

De esta doctrina del derecho privado, se derivan cuatro subprincipios.

6. Sub principios de la autonomía de la voluntad:

1. Consensualismo: Esla doctrina que propugna que el contrato debe nacer a la vida
del derecho mediante un simple pacto desnudo (basta la mera palabra, la expresión
de consentimiento).
2. Libertad contractual
3. Fuerza obligatoria de los contratos
4. Efecto relativo del contrato

La fuerza obligatoria de los contratos está legalmente enfatizada comparándola con la


fuerza de una ley de la República y supone poner el monopolio estatal de la fuerza al servicio
de los privados.
De la autonomía de la voluntad se colige la idea que el individuo no puede quedar vinculado
por obligaciones en las cuales no ha consentido. Los contratos forzosos por ende, son límites
a la autonomía del a voluntad.

Vicio del consentimiento - Lesión enorme: hay lesión enorme cuando un vendedor recibe
como precio de la cosa vendida menos de la mitad del justo precio de la cosa; y el
comprador cuando el justo precio de la cosa que compra es inferior a la mitad del precio
que paga por ella.

5.2 Principio de buena fe:

Principio en virtud del cual en abstracto, se presume que las personas operan con la
convicción de obrar correctamente o conforme a parámetros aceptados como ética y
jurídicamente correctos. A partir de esta presunción se sanciona el actuar malicioso.

(1) Buena fe objetiva: Se observa en abstracto porque lo que se ve si un patrón de


comportamiento es adecuado en relación al estándar esperado. Está contenida en el
artículo 1546, “Los contratos deben ejecutarse de buena fe, y por consiguiente obligan no
sólo a lo que en ellos se expresa, sino a todas las cosas que emanan precisamente de la
naturaleza de la obligación, o que por la ley o la costumbre pertenecen a ella”.
(2) Buena fe subjetiva: Se refiere a la convicción o a la conciencia de la persona, y por ende
se aprecia en concreto. Está contenida en el artículo 706 del Código Civil “La buena fe es la
conciencia de haberse adquirido el dominio de la cosa por medios legítimos, exentos de
fraude y de todo otro vicio”. En otras palabras, la buena fe subjetiva es la convicción de
encontrarse en una situación jurídica correcta o regular.

Alcance transversal en el CC
• Se parte de la base que se actúa de buena fe.
• El justo error no se sanciona.
• Se sanciona la mala fe. P.e. dolo, artículo 44 inc. final.
• Ejemplo de mala fe: no informar sobre la falta de solvencia de una de las
partes.

• Por regla general se presume (no hay que probarla)


• Por excepción se presume la mala fe.
• Artículo 94 regla 6ª “El haber sabido y ocultado la verdadera muerte
del desaparecido, o su existencia, constituye mala fe”.
• Inciso final del artículo 706 “el error en materia de derecho
constituye una presunción de mala fe, que no admite prueba en
contrario”.

5.3 Principio de responsabilidad:

La responsabilidad es de las cuestiones más importantes e interesantes dentro de la


práctica del derecho. Cuando hablamos del principio de responsabilidad en el derecho civil
nos referimos a la idea que las personas deben responder por sus actos, es decir, reparar
los daños causados. El fundamento de la obligación de responder radica en el principio de
justicia que impone la necesidad de restablecer el estado anterior a la lesión causada
injustamente.

El termino responsabilidad va ligado a la consecuencia del actuar de las personas o por las
cosas que están a sus cargo. En definitiva es la necesidad hacerse cargo de las consecuencias
del actuar. La fuente de la responsabilidad está en el principio alterum non laedere
(principio de no causar daño a otro).

Desde un punto de vista tradicional, es posible distinguir entre responsabilidad jurídica y


extrajurídica. La responsabilidad jurídica es aquella que está regulada por reglas jurídicas, y
dentro de ella es posible distinguir:

1. Responsabilidad politica: (para algunos autores responsabilidad constitucional). Se


refiere a las acusaciones constitucionales (impeachment en derecho comparado).
2. Responsabilidad sancionatoria (dentro de esta podemos encontrar la
responsabilidad penal e infraccional)
3. Responsabilidad funcionaria: Infracción de deberes de ciertas personas respecto de
las funciones sobre las cuales fue investido.

Dentro de la responsabilidad jurídica podemos encontrar a la responsabilidad civil. Esta


corresponde a la necesidad que tiene una persona de reparar o compensar el daño que ha
causado a otro por un hecho culpable o doloso.

Los elementos clásicos para que proceda la responsabilidad civil son:


1. Hecho;
2. Daño-perjuicio;
3. Nexo causal; y por regla general
4. Culpa.
La responsabilidad civil se divide entre responsabilidad contractual y extracontractual. La
primera se origina en un hecho preexistente y existe cuando hay incumplimiento de una
obligación. Mientras que la segunda es una fuente de obligaciones. Se le llama también
responsabilidad aquiliana o responsabilidad delictual. La responsabilidad se encuentra
consagrada en el título 35 del libro IV, art. 2514.

Culpable significa defraudar un deber de cuidado. Por ejemplo: responsabilidad médica, no


cada vez que se muere un paciente el medico responde porque hay ellos que escapan a un
incumplimiento o negligencia.

En síntesis, este principio consiste en la necesidad en que se encuentra una persona de


hacerse cargo de las consecuencias gravosas de un acto u omisión que se le atribuye como
propio. Clases de responsabilidad dentro del CC:
• Responsabilidad contractual. Fundamento artículo 2465

a) Responsabilidad civil contractual (art. 2465 CC): es aquella que tiene su origen en
un incumplimiento contractual, esto es, la violación de una obligación previa
establecida entre dos contratantes. Es un efecto de las obligaciones. Prescribe su
acción en 5 años desde el incumplimiento.
b) Responsabilidad civil extracontractual (2314): nace en virtud de un hecho ilícito que
causa daño. No existe obligación previa, es fuente de obligaciones. Su acción
prescribe en 4 años desde que acontece el hecho dañoso.

En atención a su fundamento, la responsabilidad delictual o cuasi delictual civil, puede ser


subjetiva u objetiva. Es subjetiva, la que se funda en el dolo o en la culpa de una persona.
Es objetiva la que se funda en el riesgo.

i) Responsabilidad subjetiva: Corresponde al sistema general de responsabilidad


civil basada en un sistema de atribución por culpa (negligencia) donde ésta
consiste en la omisión de un deber de cuidado. En Chile es el estatuto general y
supletorio. Cabe la prueba liberatoria de la diligencia.

ii) Responsabilidad objetiva, estricta, o por riesgo: La responsabilidad objetiva


prescinde en absoluto de la conducta del sujeto, de su culpabilidad o
intencionalidad; en ella se atiende única y exclusivamente al daño producido:
basta éste para que su autor sea responsable, cualquiera que haya sido su
conducta, haya o no culpa o dolo de su parte. El que crea un riesgo, el que con
su actividad o su hecho causa un daño a la persona o propiedad de otro, debe
responder de él. Dentro de este concepto de la responsabilidad, los dementes y
los infantes, serían responsables de los daños que causen. No exige la prueba de
culpa, porque no es necesario el reproche de la conducta del agente, es decir, la
infracción a un deber de cuidado. Por el contrario basta probar el hecho y el nexo
causal con el perjuicio para establecer por la responsabilidad. No cabe
exonerarse probando la diligencia.

Consensualismo:

Doctrina jurídica que propugna la idea de que los contratos deben nacer por la sola
concurrencia de la voluntad de las partes (postula la validez del pacto sin formalidades).

Libertad contractual: en materia de creación de derecho y obligaciones las partes deben


ser libres para celebrar el tipo de obligaciones contractuales que estimen convenientes a
sus propios intereses.

Fuerza obligatoria del contrato: las obligaciones provenientes del contrato son
efectivamente obligatorias como si fueran ley (art. 1545) porque no serviría de nada la
facultad de las personas de crear derechos y que luego este no sea obligatorio.

Efecto relativo del contrato: si reconocemos que es el querer individual el que obliga a los
que contratan, entonces los únicos que se ven obligados son los que han celebrado el
contrato. Res ínter alios acta (los contratos son cosa entre partes) excepción: art. 1449
estipulación por otro.

Negocio Jurídico:

El negocio jurídico se define como la declaración o declaraciones de voluntad privada


encaminadas a conseguir un fin práctico jurídico, a las que el ordenamiento jurídico, por sí
solas o en unión de otros requisitos, reconoce como base para producir determinados
efectos jurídicos.
Elementos esenciales:

La doctrina distingue dos elementos esenciales del negocio jurídico: i) La declaración de


voluntad y ii) la causa o fin.

En primer lugar, el negocio jurídico exige una voluntad consciente y libre; por esto, cuando
la voluntad se forma bajo la influencia de circunstancias que disminuyen la conciencia o
libertad del sujeto, se dice que la voluntad está viciada, y a las causas que determinan esa
privación de conciencia o libertad se las llama vicios de la voluntad, los cuales suponen que
ésta se ha formado de modo diferente a la que hubiera sido la verdadera voluntad del sujeto
sin la existencia de esas causas que la deformaron.

Los efectos de los vicios de la voluntad consisten en la invalidez del negocio. Por regla
general, y entre tales vicios tenemos los siguientes:

1. El error, que consiste en el conocimiento equivocado de una cosa, determinándola


en un sentido distinto al que se hubiera dirigido sin ese falso conocimiento.

2. El dolo, consistente en una maquinación o fraude para engañar a una persona,


logrando que manifieste su voluntad de realizar su negocio jurídico, que no hubiera
realizado sin el engaño o al menos lo habría hecho en condiciones distintas más
favorables.

3. La violencia, consistente en la coacción material o constreñimiento que se hace


sobre una persona para forzarla a manifestar una cierta voluntad, por lo que impide
que el negocio nazca.

4. La intimidación, que es la amenaza de un mal dirigido a una persona para inducirla


por el temor a emitir una declaración de voluntad.

Para que exista negocio jurídico válido es necesario que la voluntad sea manifestada por
cualquiera de los medios usuales de exteriorizar ese estado interno de voluntad,
distinguiéndose dos modos de manifestación: expreso, cuando la manifestación se hace con
la finalidad directa de revelar la voluntad interna; y tácito, cuando la manifestación se
deduce de ciertos actos o conducta de una persona. Asimismo, también el silencio, en
determinadas circunstancias, se puede interpretar como manifestación de voluntad, ya que
si el que puede y debe hablar no lo hace, debe estimarse que consiente.

En cuanto a sus requisitos, la causa ha de ser existente, verdadera y lícita.

Clases:

A este respecto podemos distinguir las siguientes clases de negocios jurídicos:


1. Unilaterales y bilaterales:

Los unilaterales son aquellos en que las consecuencias jurídicas se producen por la
declaración de voluntad de una sola parte; y los bilaterales, cuando se requiere la
declaración de voluntad de dos partes.

2. Personales y patrimoniales:

Los negocios personales están referidos a las relaciones de estado y de familia (p.e.
matrimonio); y los patrimoniales están referidos a las relaciones reales, obligatorias y
sucesorias (p.e. compraventa).

Los negocios patrimoniales unas veces producen una atribución patrimonial, es decir, un
enriquecimiento del patrimonio de otro (p.e. compraventa), mientras que otras no implican
dicha atribución ni enriquecimiento (p.e. otorgamiento de poderes).

3. Gratuitos y onerosos:

Son aquellos que tienen por objeto una atribución patrimonial, según que la atribución vaya
acompañada de contraprestación (p.e. compraventa) o no suponga para el adquirente
ningún sacrificio económico (p.e. donación).

Oneroso proviene de Onus (que significa carga- gravamen, idea de imponer una obligación).
Por otra parte, el contrato es de beneficencia o gratuita cuando tiene por objeto la utilidad
de una de las partes y el gravamen de la otra. Ej: donación y comodato. Hay que distinguir
entre onerosos conmutativos o aleatorios (art. 1441 CC). En el primero cada una de las
partes se obliga a dar o hacer una cosa que se mira como equivalente a lo que la otra parte
debe dar o hacer a su vez. Mientras que en el segundo el equivalente consiste en una
contingencia incierta de ganancia o pérdida.

Los negocios onerosos aportan beneficio o utilidad para ambas partes. Ej: compraventa y
arrendamiento.

4. Entre vivos y mortis causa:

Son negocios inter vivos los que se refieren a las relaciones jurídicas de una persona durante
su vida, aunque los derechos que surjan del mismo no se puedan ejercitar hasta después
de su muerte (p.e. seguro de vida), mientras que son mortis causa aquellos negocios que
tienden a ordenar las relaciones jurídicas de una persona cuando fallezca (p.e. testamento).

5. Solemnes y no solemnes:
Son negocios solemnes aquellos en que se exige una determinada forma de manifestar la
voluntad para que exista el negocio (p.e. testamento), y no solemnes los que no requieren
forma determinada de declaración de voluntad.

Por último, tenemos los negocios dispositivos, en los que la atribución patrimonial se realiza
por una inmediata disminución en el patrimonio del disponente; y negocios obligatorios,
que son aquellos en lo que, de modo inmediato, no tiene lugar esa disminución patrimonial,
sino que se crean obligaciones que pueden ocasionarla más adelante.

Vicios del consentimiento:

EL ERROR:

La doctrina chilena tradicionalmente ha definido al error como la ignorancia o falso


concepto que se tiene de una cosa, de un hecho, de una persona o de la ley.

Es la falsa representación de la realidad, determinada por la ignorancia, es decir, por no


haber tenido la parte conocimiento de todas las circunstancias que influyen en el acto
concertado; o por la equivocación, es decir, por no haber valorado exactamente la
influencia de dichas circunstancias.

Error de derecho:

Se está en presencia de un error de derecho cuando:

- Se ignora la existencia de una norma,


- Se conoce la existencia de una norma, ignorándose el contenido,
- Se conoce la existencia y el contenido de una norma, pero se desconoce su significado.

El error de hecho:

Consiste, como se ha avanzado, en los conceptos generales sobre el error, en una falsa
representación que se tiene, por ignorancia o equivocación, de una cosa, de un hecho, o de
una persona. En síntesis, se trata de creer verdadero lo falso, o a la inversa.
El Código de Bello, apartándose de su modelo usual, siguió en este aspecto las ideas de
Pothier, y distinguió diversas clases de error:

- Esencial
- Sustancial
- Accidental

Solo las dos primeras clases vician el consentimiento, produciendo la anulabilidad del acto.
LA FUERZA

Se ha definido la fuerza como la presión o constreñimiento ejercido sobre la voluntad de un


individuo mediante coacción física, o mediante amenazas que le producen un temor de tal
magnitud que le induce a obligarse.
Hay que notar que, en estricta lógica, el verdadero vicio del consentimiento es el miedo o
temor (efecto) y no la fuerza (causa).

Clases de fuerza:

Fuerza moral: Es la que se ejerce mediante la amenaza de un mal futuro.


2º Fuerza física: Consiste en el maltrato o sufrimiento físico (corporal) actual.
Sin embargo, hay que señalar que, en el caso de los castigos físicos lo que induce a consentir
no es el maltrato en sí, sino el temor de que el sufrimiento inflingido se repita, con lo que,
en verdad, ésta sería también una forma de fuerza moral.

EL DOLO

Conforme lo define el art. 44 del CC, el dolo es la intención positiva de inferir injuria a la
persona o propiedad de otro.
Evidentemente es necesario entender la expresión " injuria " en su sentido gramatical, y
no referido al concepto penal de injuria. Así, la injuria es todo agravio, ultraje, daño o
incomodidad.
El dolo en materias civiles, es un tema que se plantea al menos respecto de los 3
siguientes ámbitos:

Como vicio del consentimiento


Como actitud fundante del incumplimiento de obligaciones
Como fuente de delitos civiles.

Como concepto genérico, la idea del art. 44 es aplicable a cada uno de ellos. Sin embargo,
es preciso acotar el concepto cuando se particulariza.
Así, el dolo como vicio de la voluntad ha sido caracterizado por la presencia de maniobras
engañosas empleadas con el propósito de inducir a error o a mantener en el error a una
persona, a fin de determinarla a expresar su voluntad.
Como se desprende de la definición anterior, lo que verdaderamente vicia la voluntad es
el error. Pese a ello, la consagración legal del dolo como una hipótesis autónoma de vicio
es crucial, porque a su respecto no se formulan las exigencias y requisitos precisados para
lograr la anulación del acto por error, precisamente porque en el error no hay mala fe,
elemento que si está presente en caso de dolo.
Pese a que la consagración legal del dolo como vicio de la voluntad posee un origen romano,
es preciso acotar que este origen es tardío. La Actio Dolii, y la Exceptio Dolii, son fórmulas
que aparecen recién a fines de la República, en la época de Cicerón. Antes, el criterio
dominante consideraba que cada parte debía ser capaz de precaver las posibles trampas
que la contraparte pudiera tender para inducir la celebración de un acto que de otro modo
no se hubiera celebrado. Es famosa la sentencia de Aquilo Galo: La ley no suele proteger a
los necios.