Anda di halaman 1dari 8

SALUD MENTAL

TRASTORNOS AFECTIVOS
Debido al frecuente uso del termino depresión ha quedado un poco desvirtuado
y muchas veces a cualquier estado de ánimo negativo se le llama depresión.
Sí es cierto que casi todos los trastornos mentales, hay mas de trescientos,
producen síntomas depresivos y probablemente será por esta razón por la que
el termino depresión se use con tanta frecuencia. Sin embargo y según las
clasificaciones internacionales para el diagnóstico de los trastornos mentales CIE-
10 y DSM la depresión se engloba dentro de los trastornos afectivos o estados del
ánimo entre los que se encuentran son los siguientes:

EPISODIO DEPRESIVO MAYOR


Trastorno afectivo grave que se manifiesta en más de un 15% de la población en
países desarrollados y esta cifra va en aumento. Se caracteriza por:

 Tener un ánimo depresivo la mayor parte del día


 Disminución acusada del interés por las actividades cotidianas
 Pérdida del apetito y como consecuencia pérdida de al menos un 5% del peso
 Alteraciones graves en el sueño
 Agitación o enlentecimiento motor
 Fatiga o cansancio la mayor parte del día
 Sentimientos de inutilidad y culpa excesivos e inapropiados.
 Disminución de la capacidad para concentrarse e indecisión
 Pensamientos recurrentes respecto a la muerte sobre todo cuando el episodio
depresivo tiene un carácter grave.

Estos síntomas deben ser más o menos constantes durante un periodo de tiempo
de al menos dos semanas para poder diagnosticar un Episodio depresivo mayor.

TRASTORNO DISTÍMICO
Trastorno afectivo menos grave que el anterior pero es precisamente esta
diferencia de intensidad en sus síntomas lo que hace que en muchas
ocasiones la distimia se confunda con un problema de carácter o “mal
humor”.
Se caracteriza por los mismos síntomas que el Episodio depresivo mayor pero
estos síntomas son menos intensos y deben de estar presentes al menos durante
dos años para poder se diagnosticado.
Cuando se aprecia en una persona que “no es como antes”, “está siempre
irritado”, “se levanta con el pie izquierdo”, “se ha vuelto muy callado”, “está
amargado” y esto ocurre desde hace tiempo (al menos dos años) puede padecer
una distimia. Sobre todo son las personas que le rodean los que se dan mas
cuenta de que “algo raro pasa” ya que las personas distímicas se muestran
irritables con facilidad, se vuelven puntillosas y critican por pequeñeces.
El principal problema de la distimia al pasar desapercibida y ser confundida con un
problema de carácter es que puede llegare a cronificarse si no se trata e incluso
puede desarrollarse y convertirse en un Episodio depresivo mayor con
consecuencias mas graves.

TRASTORNO BIPOLAR O MANÍACO-DEPRESIVO


Se caracteriza por cambios cíclicos en el estado del ánimo que van desde la
depresión a la manía. En fase depresiva el paciente se encuentra con los mismo
síntomas que en el Episodio depresivo mayor, sin embargo la fase maniaca es
todo lo contrario a la fase depresiva y se caracteriza por:

 Una euforia anormal y excesiva


 Energía incrementada excesivamente (el paciente está hiperactivo y no se
cansa nunca)
 Irritabilidad
 Pensamientos y habla (logorrea) acelerados
 Ideas de grandeza (delirios de grandeza)
 Falta de juicio
 Disminución de la necesidad de sueño
 Aumento del deseo sexual

Las clasificaciones de los trastornos del afecto se basan principalmente en cómo y


cuánto tiempo aparecen unos síntomas en un paciente. Son puramente
descriptivas y útiles para acotar los trastornos mentales pero no se refieren al por
qué de los mismos. Es decir, cuando se le diagnostica a una persona un Episodio
de depresión se le dice que padece unos síntomas pero no se le está hablando de
las causas de su depresión. La Psicoterapia Integrativa además de tener en
cuenta los síntomas depresivos que presenta el paciente comunes a todos los
pacientes depresivos investiga individualmente cómo vive, interpreta y siente ese
paciente concreto lo que le ocurre y que le hace producir esos síntomas comunes,
es decir, investiga y trata lo que hay detrás de los síntomas de esa persona en
concreto.
TRASTORNOS DE ANSIEDAD

Todos sentimos ansiedad y estrés de vez en cuando. Hay situaciones que suelen
despertar sentimientos de ansiedad como, por ejemplo, cumplir plazos de entrega
ajustados, obligaciones sociales importantes o conducir con mucho tránsito. Esta
ansiedad leve puede ayudar a mantenerlo alerta y concentrado para enfrentarse
a situaciones amenazadoras o difíciles.
Pero las personas que sienten temor extremo y preocupaciones que perduran
pueden estar lidiando con trastornos de ansiedad. La frecuencia e intensidad de
este tipo de ansiedad es a menudo debilitante e interfiere con actividades diarias.
Sin embargo, con un tratamiento adecuado y eficaz, las personas que tienen
trastornos de ansiedad pueden llevar vidas normales.
¿Cuáles son las principales clases de trastornos de ansiedad?
Hay varios tipos principales de trastornos de ansiedad. Cada uno tiene
características particulares.
 Las personas con trastornos de ansiedad generalizados tienen miedos o
preocupaciones recurrentes como, por ejemplo, la salud o la situación económica,
y con frecuencia tienen una sensación constante de que algo malo está por
suceder. La causa de estos sentimientos intensos de ansiedad puede ser difícil de
identificar. Sin embargo, los temores y preocupaciones son muy reales e impiden
muchas veces que las personas se concentren en sus tareas diarias.
 El trastorno de pánico implica sentimientos repentinos, intensos y no provocados
de terror y pavor. Por lo general, las personas que tienen este trastorno
desarrollan mucho miedo respecto a cuándo y cómo se producirá su próximo
ataque de pánico, y en consecuencia a menudo limitan sus actividades.
 Un trastorno relacionado incluye fobias, o miedos intensos, respecto a
determinados objetos o situaciones. Las fobias específicas pueden incluir
situaciones como encontrarse con determinados animales o volar en avión,
mientras que las fobias sociales incluyen miedo con relación a entornos sociales o
lugares públicos.
 El trastorno obsesivo-compulsivo se caracteriza por sentimientos o pensamientos
persistentes, incontrolables y no deseados (obsesiones) y rutinas o rituales que
realizan las personas para tratar de evitar o para liberarse de estos pensamientos
(compulsiones). Ejemplos de compulsiones comunes incluyen lavarse las manos o
limpiar la casa en exceso por temor a los gérmenes, o verificar algo una y otra vez
para detectar errores.
 Algunas personas que tienen graves traumas físicos o emocionales, como por
ejemplo, los producidos por un desastre natural o un accidente o delito grave
pueden experimentar un trastorno de estrés postraumático. Los pensamientos,
sentimientos y patrones de conducta se ven seriamente afectados por recuerdos
de estos sucesos, a veces durante meses o incluso años después de la
experiencia traumática.
Los síntomas como el temor extremo, falta de aire, taquicardia, insomnio,
nauseas, temblores y mareos son comunes en estos trastornos de ansiedad.
Aunque pueden producirse en cualquier momento, los trastornos de ansiedad
surgen con frecuencia en la adolescencia o en el inicio de la adultez. Hay algunas
evidencias de que los trastornos de ansiedad son hereditarios. Aparentemente, los
genes, así como las primeras experiencias de aprendizaje en las familias, hacen
que algunas personas sean más propensas que otras a padecer estos trastornos.
¿Por qué es importante buscar tratamiento para estos trastornos?
Si no se tratan, los trastornos de ansiedad pueden tener consecuencias graves.
Por ejemplo, algunas personas que tienen ataques de pánico recurrentes evitan a
toda costa ponerse en situaciones que temen podrían desencadenar un ataque.
Esta conducta evasiva puede crear problemas si está en conflicto con requisitos
del trabajo, obligaciones familiares u otras actividades básicas de la vida diaria.
Muchas personas que tienen trastornos de ansiedad no tratados son propensas a
otros trastornos psicológicos, como depresión, y tienen una mayor tendencia al
abuso de alcohol y otras drogas. Sus relaciones con familiares, amigos y
compañeros de trabajo pueden volverse muy tirantes y su desempeño laboral
puede decaer.
¿Hay tratamientos eficaces disponibles para los trastornos de ansiedad?
Por supuesto. La mayoría de los casos de trastornos de ansiedad pueden ser
tratados satisfactoriamente por profesionales de la salud y la salud mental
apropiadamente capacitados. Varias investigaciones han demostrado que tanto la
terapia de conducta como la terapia cognitiva y de conducta (CBT) pueden ser
muy eficaces para tratar los trastornos de ansiedad. Los psicólogos usan la CBT
para ayudar a los pacientes a identificar y aprender a controlar los factores que
contribuyen a su ansiedad.
La terapia de conducta implica usar técnicas para reducir o detener las conductas
no deseadas asociadas con estos trastornos. Por ejemplo, una táctica implica
tratar a los pacientes con técnicas de relajación y respiración profunda para
contrarrestar la agitación y la hiperventilación (respiración rápida y superficial) que
acompañan a determinados trastornos de ansiedad.
A través de la terapia cognitiva, los pacientes aprenden a entender cómo sus
pensamientos contribuyen a los síntomas o trastornos de ansiedad y cómo
modificar aquellos patrones para reducir la probabilidad de ocurrencia y la
intensidad de la reacción. La conciencia cognitiva aumentada del paciente se
combina a menudo con técnicas conductuales para ayudar a la persona a
enfrentar y tolerar gradualmente situaciones de temor en un entorno controlado y
seguro.
Conjuntamente con la psicoterapia, la medicación adecuada y eficaz puede
desempeñar un papel importante en el tratamiento. En los casos en que se usa
medicación, la atención de los pacientes puede ser manejada por un terapeuta en
colaboración con un médico. Es importante que los pacientes se den cuenta de
que algunos fármacos tienen efectos colaterales, que deben ser controlados
atentamente por el médico que los receta.
¿Cómo puede un terapeuta calificado ayudar a una persona que tiene un trastorno
de ansiedad?
Los psicólogos autorizados para ejercer están altamente calificados para
diagnosticar y tratar los trastornos de ansiedad. El entrenamiento extenso a cual
se sujeten los psicólogos incluye el conocimiento y uso de una variedad de
psicoterapias, incluso CBT o terapia cognitiva y de conducta.
A veces, los psicólogos usan otros métodos además de la psicoterapia individual.
La psicoterapia en grupo, típicamente con personas que no son relacionadas pero
que tienen un trastorno de ansiedad, es una manera eficaz de proveer apoyo.
Además, la psicoterapia entre familia puede ayudar a los miembros de la misma a
entender la ansiedad que siente su ser querido, y aprender nuevas formas de
interactuar que no agraven su ansiedad ni los comportamientos relacionados con
la ansiedad.
Las personas que sufren de trastornos de ansiedad también podrían considerar
una clínica de salud mental u otros programas de tratamiento especializado
dedicados a tratar trastornos específicos de ansiedad como pánico o fobias
disponibles en su zona de residencia.

TRASTORNOS DE ADICCIÓN

Los trastornos adictivos incluyen alcoholismo, las toxicomanías, el tabaquismo y


las adicciones conductuales (juego, Internet). Cuando las personas que usan
drogas no pueden impedir consumirla a pesar de no quererlo, se llama adicción.
La necesidad es muy fuerte para controlarla, a pesar de saber que la droga causa
daño.
Cuando las personas empiezan a tomar drogas, no es su intención volverse
adictos. Simplemente les gusta cómo las droga los hace sentir. Creen tener control
de cuánto y qué tan frecuente pueden tomarla. Sin embargo las drogas afectan al
cerebro, y pasan sin darse cuenta de ser simples usuarios a empezar a necesitar
de la droga para sentirse normal. Esto es la adicción, y puede consumir la vida de
una persona muy rápido. Incluso la necesidad de la droga puede volverse más
importante que la necesidad de comer o dormir. La urgencia de conseguir y usar la
droga puede llenar cada momento de la vida de la persona. La adicción remplaza
todas las cosas que la persona solía disfrutar. Una persona que es adicta puede
hacer casi cualquier cosa, desde mentir, roba hasta herir a alguien, para poder
tener la droga.
Se distinguen 4 categorías de usuarios:
■ experimentadores: han utilizado una sustancia al menos 1 vez en la vidas
■ ocasionales: utilizan una sustancia al menos una vez al año
■ regulares: consumen todos los días
■ usuarios con problema: tiene problemas de abuso y de dependencia
Casi todas las drogas de abuso pueden producir un fenómeno conocido como
tolerancia, que consiste en que cada vez se tiene que utilizar una cantidad mayor
de droga para producir el mismo nivel de intoxicación.

Signos y síntomas de las adicciones


Algunos de los síntomas que pueden indicar la presencia de una adicción:
• la persona permanece mucho tiempo a solas
• pérdida de interés en cosas favoritas
• desaliño (no bañarse, no cambio de ropas o no lavarse los dientes)
• fatiga y tristeza intensas
• muy energético, hablar rápido o decir cosas sin sentido
• nerviosismo o de mal humor
• dormir en horas inusuales
• faltar a eventos importantes
• tener problemas en el trabajo
• comer mucho más o mucho menos de lo usual

Adicciones a drogas más comunes


Las drogas de abuso más comunes incluyen las siguientes:
◉ Inhalantes. Este grupo de sustancias incluye solventes que emiten vapores,
que causan intoxicación cuando son inhalados. Las personas que abusan de estas
sustancias respiran en estos vapores, directamente de un contenedor, de una
bolsa, o de un trapo impregnado de la sustancia. La intoxicación por inhalante
ocurre rápido y no dura mucho tiempo.
▫︎ Aproximadamente el 58% de los usuarios de inhalantes inicia a usarlos a los 15
años de edad. Los adolescentes que empiezan antes de los 15 años tiene hasta 6
veces más probabilidades de desarrollar dependencia de estas sustancias.
▫︎ Los síntomas de la intoxicación de inhalante son muy similares a los de la
intoxicación por alcohol, como son mareo, torpeza, lenguaje arrastrado, euforia,
cansancio, reflejos lentos, temblor, visión borrosa, estupor o coma, y debilidad.
Pueden presentarse también enfermedades mentales, incluso la muerte repentina.
▫︎ Los daños a largo plazo asociados con el uso de inhalantes y su adicción
incluye daño cerebral y daño nervioso, como también fallo del corazón, del hígado
y los riñones.
◉ Tabaco. Los usuarios de tabaco reportan que su utilización se debe usualmente
al placer, porque ayuda al desempeño y a la vigilancia, alivia la depresión,
disminuye el hambre y ayuda a controlar el peso.
La sustancia primaria adictiva en los cigarrillos es la nicotina (un alcaloide). Pero el
humo del cigarro contiene miles de otros químicos que también dañan la salud
tanto del fumador como de los que están alrededor. Alrededor de un tercio de los
usuarios de tabaco se vuelven dependientes (se estima que para las drogas duras
(heroína, etc.) de un 10 a un 20% de los usuarios se vuelven dependientes o
generan adicción). Aunque solo del 20 al 30% de los fumadores desarrollan una
dependencia física, la dependencia psicológica es mucho mayor. Las adicciones
psicológicas son también difíciles de tratar. El tabaco es la sustancia psicoactiva
que ocasiona más fallecimientos.
Los peligros incluyen enfermedad del corazón, cancer de pulmón, enfisema, úlcera
péptica y ataque al corazón. Los síntomas de abstinencia de fumar incluyen
ansiedad, hambre, perturbaciones del sueño y depresión.
Fumar es responsable de alrededor de medio millón de muertes cada año.
◉ Alcohol. El alcohol es la sustancia psicoactiva más consumida en México, y en
el mundo. Aunque mucha gente se toma un trago para levantar el ánimo, el
alcohol en realidad deprime el cerebro. El alcohol atenúa las inhibiciones,
disminuye el control de los músculos y la coordinación, y el uso prolongado y
excesivo puede llevar al alcoholismo o adicción al alcohol.
Un uso nocivo puede conllevar a cáncer, enfermedades de hígado y de páncreas,
problemas cardiovasculares, enfermedades del sistema nervioso y problemas
psíquicos (ansiedad, depresión, problemas de comportamiento). El consumo
abusivo de alcohol ocasionó la muerte de más de 3.3 millones de personas en el
mundo en 2012, lo que representa el 6 por ciento de todas las muertes en el
mundo, o lo que es lo mismo, una muerte cada diez segundos.
Un uso no abusivo, es un tipo de consumo de alcohol que no conlleva
consecuencias sobre la salud, ni problemas de comportamientos que tengan
consecuencias sobre el entorno.
⁃ La abstinencia del alcohol ocasiona ansiedad, latido del corazón irregular,
temblor, alucinaciones. En casos de severidad, la abstinencia combinada con
malnutrición puede conducir a una condición mortal llamada delirium tremens. El
abuso de alcohol es la causa más común de fallo renal. El alcohol causa aumento
del corazón y cáncer de esófago, páncreas y estómago.
⁃ Además de los efectos directos, el uso y abuso de alcohol está asociado con
alrededor de la mitad de los accidentes automovilísticos fatales.
◉ Adicción a los medicamentos psicotrópicos.Los tranquilizantes y los
somníferos (ansiolíticos e hipnóticos de la familia de las benzodiacepinas)
suponen 2 tipos de dependencia.
Dependencia de dosis débil
Esta dependencia comienza cuando se utiliza un pequeño tranquilizante o un
pequeño somnífero y que, después de varios años, no pasa de ahí. No hay
aumento de dosis, ni de embriaguez o de fases de amnesia . Los inconvenientes
mayores de este tipo de dependencia a lo largo del tiempo son:
- problemas de memoria
- dificultades de concentración
- un aumento de debilitación de funciones intelectuales asociada a la edad
Dependencia de dosis fuerte
De tipo toxicomanía. Las personas con toxicomanía utilizan estas sustancias como
calmantes (para « hacer paracaídas » después de una subida muy fuerte de
cocaína, de crack o de anfetaminas) o como intoxicante (para remplazar la euforia
de la heroína).
Asociados al alcohol, aumentan los efectos y conducen a episodios de paso al
acto con amnesia anterógrada (La amnesia anterógrada es un tipo de amnesia
donde los nuevos acontecimientos no se guardan en la memoria a largo plazo).
Estos medicamentos son utilizados también como « drogas de sumisión » de
manera criminal (robos, violaciones).