Anda di halaman 1dari 27

“FAMILIAS Y TERAPIA

FAMILIAR”.
Presentación del libro de Salvador Minuchin
Nacho Álvarez y Helena Ándres MIR psiquiatría.
Almudena Escudero PIR Psicología clínica.
Hospital Universitario Miguel Servet.
Sesión clínica día 4 de marzo 2009.

"Familias y terapia familiar".


http://www.minuchincenter.org
Este ensayo se contextualiza en los años
setenta, en Estados Unidos. En este
momento la terapia de familia está
dejando de ser exclusivamente un
modelo teórico y experimental, para dar
paso a su expansión en la clínica.

Familias y terapia familiar


archivos pdf de terapia familiar.
terapia familiar estructural (1974)
• Existen tres corrientes en la terapia
familiar: la corriente transicional a partir
del modelo dinámico tradicional, la
corriente existencial que tiene como
objetivo el crecimiento y desarrollo
personal y la corriente de sistemas, cuyo
fin último es el cambio del sistema familiar
mediante la transformación de los
procesos interpersonales en disfunción.
• En este último grupo se encuadra este
libro, compendio de la experiencia clínica
del psiquiatra afincado en EE.UU.,
Salvador Minuchin y otros terapeutas (Jay
Haley, Braulio Montalvo y Carl A.
Whitaker).
• La terapia individual, utilizada
tradicionalmente, da paso a la terapia
estructural de familia cuando se amplía
el foco de visión: el marco de referencia
pasa de ser el individuo a ser la familia,
intentando modificar la organización de la
misma, cambiando así las posiciones de
sus miembros y, con ellas, las experiencias
de cada individuo, que es consecuencia de
elementos tanto internos como externos.
Podemos decir que tres axiomas
articulan el trasfondo teórico:
• i) la vida psíquica del individuo no es sólo
un proceso interno, está influida por el
contexto
• ii) modificaciones en la estructura familiar
contribuyen a producir cambios en el
individuo
• iii) la conducta del terapeuta influye en
este cambio. La familia y el terapeuta
forman en conjunto un nuevo sistema
El sistema tiene ciertas propiedades que
son utilizadas por el terapeuta:
• i) una transformación en la estructura
permite alguna posibilidad de cambio
• ii) el terapeuta se une a la familia para
modificar su funcionamiento y así poder
desarrollar tareas con mayor eficacia
• iii) el sistema posee mecanismos de
autoperpetuación, con lo cual, los cambios
iniciados por el terapeuta serán
mantenidos en su ausencia
• La experiencia humana de identidad posee
dos elementos: un sentido de identidad y
un sentido de separación. La matriz de la
identidad es la familia, que otorga un
sentido de pertenencia a sus miembros a
través de la acomodación al grupo familiar
y de la asunción de pautas transaccionales
en la estructura familiar.
• “La estructura familiar es el conjunto
invisible de demandas funcionales que
organizan los modos en que interactúan
los miembros de una familia”
• Se opera en la familia a través de pautas
transaccionales (las transacciones
repetidas generan pautas que apuntalan el
sistema) que regulan la conducta de los
miembros y son mantenidas a través de
dos sistemas de coacción: uno genérico y
otro idiosincrásico (autorregulación)
• Existen pautas alternativas en el
interior del sistema pero éste ofrece
resistencias al cambio. Ante las situaciones
de desequilibrio del sistema es frecuente
que aparezcan requerimientos de lealtad
familiar y maniobras de inducción de
culpabilidad.
• El sistema familiar se diferencia y
desempeña sus funciones a través de los
subsistemas que desarrollan funciones y
habilidades específicas (existen tres
subsistemas principales: conyugal,
parental y fraterno). Los subsistemas
poseen límites que los diferencian y los
salvaguardan de la intrusión del resto.
Para que esto pueda llevarse a cabo de
manera adecuada, los límites han de ser
claros y permeables.
• En el extremo de este espectro nos
encontramos con familias aglutinadas
cuando los límites son difusos, lo que
produce un gran sentimiento de
pertenencia en detrimento de la
autonomía personal de sus individuos y
con familias desligadas cuando los límites
son excesivamente rígidos en el otro
extremo.
Para disponer de un esquema conceptual del
funcionamiento de una familia que ayude al
terapeuta al estudio de ésta, analizamos tres
componentes:
• i) La estructura de una familia es la de un
sistema sociocultural abierto en proceso de
transformación;
• ii) la familia muestra un desarrollo a través de
diferentes etapas que exigen una
reestructuración;
• iii) la familia se adapta a las circunstancias
cambiantes de modo tal que mantiene una
continuidad y fomenta el crecimiento psicosocial
de cada miembro.
• Esta adaptación y reestructuración habrá
de darse ante los diversos requerimientos
externos o internos a los que se ve
sometida una familia. La familia normal no
puede distinguirse de la anormal por la
ausencia de problemas.
• Si se responde al estrés con rigidez, se
pueden poner en marcha pautas
disfuncionales, lo cual puede conducir a
una familia a terapia, generalmente
porque uno de sus miembros presenta
síntomas los cuales mantienen y/o son
mantenidos por el sistema.
• Los procesos que utiliza el terapeuta para
introducir los cambios en la familia, son
dos: los de asociación con la familia y los
de reestructuración, aunque la separación
entre uno y otro es un artificio teórico y
ambos son interdependientes.
• Las operaciones de asociación para crear
un sistema terapéutico son necesarias e
imprescindibles para el posterior intento
de cambio y por otra parte sin el proceso
de reestructuración no se puede
alcanzar el éxito terapéutico.
• Peligros que debemos tener en cuenta con
este tipo de enfoque son: la omisión del
proceso de desarrollo, la omisión de
algunos subsistemas familiares o la
asociación y apoyo a un único subsistema.
Dentro de la formación del sistema
terapéutico se describen las siguientes
fases:
• i) unión y acomodamiento, para
relacionarse y formar una alianza con el
sistema terapéutico (engloba técnicas de
mantenimiento, rastreo y mimetismo);
• ii) diagnóstico, hipótesis de trabajo que el
terapeuta va a desarrollar;
• iii) el contrato terapéutico y
• iv) la unión con los subsistemas (puede
ser una intervención reestructurante).
En la fase de reestructuración, se busca el
cambio terapéutico. Podemos distinguir
siete categorías de operaciones
reestructurantes:
• i) captar las pautas transaccionales de la
familia (mediante dramatización de las
pautas transaccionales, recreación de los
canales de comunicación o manipulación
del espacio);
• ii) señalamiento de los límites;
• iii) intensificación del estrés (bloqueo de
pautas transaccionales, acentuación de las
diferencias, desarrollo del conflicto
implícito, unión en alianza o en coalición);
• iv) asignación de tareas;
• v) utilización de los síntomas ( mediante
enfoque centrado en el síntoma,
exageración / desacentuación del síntoma,
adopción de un nuevo síntoma,
reetiquetamiento del síntoma o
modificación del afecto del síntoma);
• vi) manipulación del humor
• vii) apoyo, educación y guía.
• Los últimos capítulos del libro ejemplifican
la utilización de estas técnicas mediante
cuatro entrevistas clínicas que se
reproducen literalmente en la columna
izquierda. Paralelamente, cada comentario
reseñable se asocia en la columna
derecha con las maniobras de
acomodación y reestructuración así como
con los pensamientos y sentimientos del
entrevistador y de la familia, lo que nos
permite entender de una forma mucho
más cercana su utilidad terapéutica.
PRESENTACIÓN DE UN CASO