Anda di halaman 1dari 6

INTRODUCCIÓN

En muchos países de Latinoamérica las empresas y las instituciones de educación superior y


gubernamentales establecen programas y proyectos para estar preparados ante el cambio
constante de la sociedad y las empresas. Por ello todo directivo necesita desarrollar, adoptar,
aprender y perfeccionar sus habilidades directivas en la comunicación, liderazgo, creatividad,
toma de decisiones, administración del tiempo, trabajo en equipo, asertividad, etc. y toda una
serie de atributos conocimientos sobre valores, habilidades y actitudes indispensables para
llevar a cabo con éxito las funciones de alta dirección.

Es importante a su vez conocer en relación al liderazgo e identificar sus habilidades y fortalezas


como líder, así como desarrollarlas, aunado a ello es indispensable el trabajo en equipo,
adquiriendo y puliendo las habilidades para el manejo y resolución de conflictos ya se de forma
individual o grupal.

Por otro lado encontramos la Inteligencia emocional, como una habilidad imprescindible para
dirigir, ya que el juego de emociones, sentimientos, pasiones individuales y colectivas siempre
ha existido, pero la inteligencia emocional desempeña un papel mucho más importante que la
inteligencia intelectual en el difícil arte del liderazgo y la dirección. El mundo laboral está
cambiando, y ya no se puede hablar de una profesión única o de un trabajo en la misma empresa
para toda la vida.

Habilidades Directivas: Inteligencia


Emocional
Podríamos definir la Inteligencia Emocional como la habilidad para comprender emociones y
equilibrarlas, de tal manera que podamos utilizarlas para guiar nuestra conducta y nuestros
procesos de pensamiento, con el objetivo de obtener mejores resultados.

El desarrollo de la inteligencia emocional genera habilidades internas de autoconocimiento,


como conciencia propia, la motivación y la gestión emocional; y habilidades externas, como
la empatía y la destreza social, que engloba aptitudes relacionadas con la popularidad, el
liderazgo y la eficacia interpersonal.

Con objeto de fomentar la autoconciencia, el equilibrio emocional, las relaciones armoniosas y


el bienestar psicológico, y poder disponer de estrategias de defensa positivas ante la tensión y
el estrés, los expertos sugieren una serie de comportamientos y recursos que refuerzan las
habilidades anteriores. Dichos recursos son un complemento muy adecuado en diversos
ámbitos como son la educación, el coaching, o la mediación.

Ser emocionalmente inteligente supone una serie de beneficios en aspectos muy diferentes del
ser humano que tienen su reflejo en ámbitos tan distintos como los estudios, el desempeño
laboral, o las relaciones familiares y en pareja.
A continuación les describiré un conjunto de cinco competencias de inteligencia emocional
que han demostrado contribuir más a la consecución del lugar de trabajo de las habilidades
técnicas, la capacidad cognitiva y rasgos de personalidad estándar combinadas.

La intuición y la empatía. Nuestra conciencia de los sentimientos de otros, necesidades y


preocupaciones. Esta competencia es importante en el lugar de trabajo por las siguientes
razones.

Entender a los demás: un sentido intuitivo de los sentimientos y perspectivas de los demás, y
que muestra un interés activo en sus preocupaciones e intereses

Orientación de servicio al cliente: la capacidad de anticipar, reconocer y satisfacer las


necesidades de los clientes

Desarrollo de personas: capacidad de sentir lo que otros necesitan para crecer, desarrollar y
dominar sus fortalezas

Aprovechar la diversidad: cultivar las oportunidades a través de diversas personas

Perspicacia política y Habilidades Sociales. Nuestra destreza en inducir respuestas deseables en


los demás. Esta competencia es importante en el lugar de trabajo por las siguientes razones.

Influencia: el uso de tácticas y técnicas eficaces para la persuasión y los resultados deseados

Comunicación: el envío de mensajes claros y convincentes que puedan ser entendidos por los
demás

Liderazgo: inspirar y guiar a grupos de personas

Cambio de catalizador: para iniciar y / o la gestión del cambio en el lugar de trabajo

Resolución de conflictos: negociación y resolución de desacuerdos con la gente

Bonos de construcción: fomentar relaciones instrumentales para el éxito empresarial

Colaboración y cooperación: trabajar con compañeros de trabajo y socios de negocios hacia


metas compartidas

Capacidades del equipo: crear sinergia grupal en la consecución de metas colectivas

Competencias personales Competencias que determinan cómo nos manejamos

Timidez: Estados de uno Sabiendo internos, preferencias, recursos e intuiciones. Esta


competencia es importante en el lugar de trabajo por las siguientes razones.

La conciencia emocional: reconocer las propias emociones y sus efectos e impacto en los que
nos rodean

Autoevaluación precisa: conocimiento de las propias fortalezas y limitaciones

Confianza en sí mismo: seguridad acerca de la propia autoestima y las capacidades

Autorregulación: Estados de una Gestión internos, impulsos y recursos. Esta competencia es


importante en el lugar de trabajo por las siguientes razones.

Autocontrol: manejo de las emociones perturbadoras y los impulsos

Honradez: el mantenimiento de los estándares de honestidad e integridad


Conciencia: asumir la responsabilidad y ser responsable para el rendimiento personal

Adaptabilidad: flexibilidad en el manejo del cambio

Innovación: estar a gusto con una apertura a nuevas ideas, enfoques, y la nueva información

Auto Expectativas y motivación: Tendencias emocionales que guían o facilitan la consecución de


objetivos. Esta competencia es importante en el lugar de trabajo por las siguientes razones.

Unidad Logro: esforzarse por mejorar o cumplir con un estándar de excelencia que nos
imponemos a nosotros mismos

Compromiso: la alineación con los objetivos del grupo o de la organización

Iniciativa: disposición a actuar sobre las oportunidades sin tener que contar

Optimismo: persistencia en la consecución de objetivos a pesar de los obstáculos y


contratiempos

Hasta la fecha, muchas empresas han centrado sus criterios de selección y programas de
capacitación en habilidades duras (por ejemplo, la experiencia técnica, conocimiento de la
industria, la educación) y la evaluación de los rasgos de la personalidad.

Esperando que sea de su interés nuestro aporte y termino con esta frase del filósofo y ensayista
José Antonio Marina: “La felicidad es la armoniosa satisfacción de tres grandes necesidades: el
bienestar personal, la vinculación social y la sensación de progreso”.

Es importante saber que las emociones nos guían a tomar decisiones y acciones en nuestra vida
cotidiana aunque en el momento no nos damos cuenta. Las emociones están presentes en
nuestro ámbito familiar, laboral y personal. Estas nos guían para enfrentar cualquier situación
complicada.

Tanto es así que la nueva medida da por sentado que tenemos suficiente capacidad intelectual
y preparación técnica para desempeñarnos en el empleo; en cambio, la inteligencia emocional
se concentra en ciertas cualidades personales, tales como la iniciativa y la empatía, la
adaptabilidad y la persuasión.

El Libro De Inteligencia Emocional En La Empresa del autor Daniel Goleman, explica acerca de la
inteligencia emocional en el ámbito laboral, así mismo demuestra que quienes alcanzan los altos
niveles dentro de las organizaciones poseen un gran control de sus emociones, de igual manera
que estén motivadas y que sean generadoras de entusiasmo y empatía; por tanto la Inteligencia
Emocional demuestra que al saber trabajar en equipo, tener iniciativa y logra influir en los
estados ánimo de sus compañeros es de suma importancia ya que es una forma de adaptarse a
las condiciones de las empresas modernas.

La sociedad va avanzando rápidamente y las necesidades van aumentando es por eso que en las
empresas u organizaciones tienen que ir mejorando día con día ya que las exigencias para los
colaboradores son cada vez más y si no hay un buen control y manejo de las emociones el
sistema inmunológico se debilita y es más probable adquirir una enfermedad física o emocional.
Esto significa que el grado de Inteligencia Emocional adquirida por un participante en una
empresa es esencial para tener un buen desempeño dentro de la empresa u organización en la
que estemos laborando.
Por otro lado, un elemento esencial en la inteligencia emocional es la empatía, “percibir lo que
los otros sienten sin decirlo”, “el requisito previo de la empatía es el conocimiento de uno
mismo: reconocer las señales viscerales de los sentimientos de mi propio cuerpo” (Daniel
Goleman); en mi criterio, la empatía es la capacidad de ser sociable, de establecer buenas
relaciones interpersonales, de conocer a los demás, así como reconocer las inquietudes de las
otras personas, además pienso que si en un elemento fundamental en la inteligencia emocional
ya que va ligado al trabajo en equipo y más aún con el liderazgo.

Es verdad que, “El desafío número uno para nuestro liderazgo es lograr que los jefes de unidades
de trabaje juntos y colaboren” (Ejecutivo de una Empresa de Primera Línea); es decir, el liderazgo
es la capacidad para motivar e influir en los miembros del equipo que genera resultados
beneficiosos para el líder y el equipo, las habilidades de equipo entran en juego cada vez que la
gente se une para alcanzar una meta en común, el trabajo en equipo es una manera ética y
positiva de contribuir con entusiasmo para lograr los objetivos del equipo y la organización.

A los colaboradores se deben motivar mediante metas, retos e incentivos para influir en su
comportamiento, estos cuentan con la libertad de poder elegir cuándo tener una actitud de
cooperación o de resistencia hacia la autoridad, también deciden su cuota de compromiso con
los objetivos de la organización debido a que las personas no pueden administrarse de la misma
manera que los recursos materiales, la dirección de la administración debe preocuparse por
asegurar el aporte de los esfuerzos individuales de sus miembros.

Para motivar a todos los colaboradores y parte del equipo de trabajo es necesario que el
directivo cuente con habilidad estratégica que se resume en todos los procesos que sirven de
base a la realización de las tareas intelectuales, se deduce entonces que serán las secuencias
integradas de procedimientos que se eligen con un determinado propósito. El líder debe
convertirse en un líder estratégico que procure que sus colaboradores y estos comprendan la
importancia de ser estrategas y definir las metas que pretenden alcanzar, esto los llevará a
conocer el ambiente y la cultura en los que operarán, por ello las capacidades que deben
desarrollar y las tareas que requieren ejecutar deben ser parte de una estrategia para que los
resultados sean efectivos.

En los últimos tiempos se ha observado un creciente interés, tanto en el ámbito académico como
en el organizacional, respecto de las características y aplicaciones de la inteligencia emocional
(Matthews et al. 2002).

En el ámbito organizacional, el creciente interés en la Inteligencia Emocional y en su aplicación


ha generado una serie de enfoques nuevos. Por un lado, se ha reconocido la importancia de las
emociones como parte integral y real de la vida laboral y en el desarrollo del clima organizacional
(Fisher y Asquenasy 2000; Scott 1998), a diferencia de las décadas anteriores, en las que sólo se
tomaba en cuenta el coeficiente intelectual. Asimismo, hoy se busca encontrar la solución de
problemas a través del manejo de las emociones del trabajador (Fisher y Asquenasy 2000). Estas
tendencias han encontrado asidero en las investigaciones que demuestran que la Inteligencia
Emocional es un factor que influye, entre otros, en la efectividad organizacional, el liderazgo, el
desarrollo de carreras y el trabajo grupal (Bar-On 1997, 2000; Caruso et al. 1999; Caruso y Wolf
2001; Cherniss y Goleman 2001; Cooper y Sawaf 1997; Goleman 1998; Rice 1999).
El cociente intelectual determina lo que sabe un ejecutivo, pero la inteligencia emocional
determina lo que hará.

En el año 1990 dos psicólogos norteamericanos, el Dr. Peter Salovey y el Dr. John Mayer,
acuñaron un término cuya fama futura era difícil de imaginar. Ese término
es ‘inteligencia emocional’.

Pero fue Daniel Goleman, investigador y periodista del New York Times, quien llevó el tema al
centro de la atención en todo el mundo, a través de sus obras ‘La inteligencia emocional’ (1995)
y ‘La inteligencia emocional en la empresa’ (1999).Goleman nos da un indicación, la cual produce
una pausa inesperada en el desarrollo de nuestras actividades, se nos dice:” La Inteligencia
Emocional es dos veces más importantes, que las destrezas técnicas o el coeficiente intelectual
para determinar el desempeño de Alta Gerencia”

Imagínense a las personas que ocupaban los cargos de alta gerencia, las cuales se venían
preocupando por cada día contar con el mayor número de títulos como algo a que aferrarse, eso
no determinara tu éxito. Muchos de ellos no le prestaron atención a esta alerta de emergencia,
pues se dijeron a sí mismos, como estoy trabajando hasta el momento me ha traído muchos
éxitos ¿por qué cambia fracasos muy dolorosos tanto en ámbito personal como para la
organización que representan.

Lainteligenciaemocionalno significa simplemente ser simpático. En momentos puede requerir


por el contrario, enfrentar sin rodeos a alguien para hacerle ver una verdad importante,
aunque molesta, que haya estado evitando. La inteligencia emocional no significa dar rienda
suelta a los sentimientos, sacando todo afuera. Por el
contrariosignificamanejar los sentimientos de modo tal de expresarlos adecuadamente y con
efectividad, permitiendo que las personas trabajen sin roces en busca de una meta común.

Actualmente, las prioridades para buscar a un empleado han dado un giro rotundo,
pues; las aptitudes técnicas especificas son ahora menos importantes que lacapacidad
subyacente de aprender en el puesto.

Y como líderes que de bueno nos trae?

La aptitud emocional es importante sobre todo en el liderazgo, papel cuya esencia es lograr que
otros ejecuten sus respectivos trabajos con más efectividad. Se necesitan facultades tales como
el conocimiento de uno mismo, la posibilidad de ver las cosas en perspectiva y cierto porte, para
ser la persona en que todos los presentes van a confiar. La capacidad de relacionarse, de hacerse
escuchar, de sentirse a gusto consigo mismo: ese es el tipo de facultades que constituyen la
diferencia crucial.

CONCLUSIÓN

Si bien ser estratégicos en cada una de las actividades o funciones que desarrollamos en el día a
día, nos permite entrar al mundo competente donde solo el mejor sobrevive como en la cadena
alimenticia, puesto que debemos de utilizar todos los recursos suficientes físicos y psicológicos
para llegar a nuestro objetivo, lo cual implica llevar a la práctica nuestros principios enlazados
con un buen liderazgo y una buena comunicación la cual complementara nuestras estrategias,
pues ambas son herramientas que nos apoyaran en el camino a la meta, puesto que el poder de
la palabra puede romper silencios y llegar a concretar grandes pilares, así como también puede
ser una herramienta destructora al sr humano, puesto que esta aunada a una motivación.

Por ello alta dirección es la encargada de guiar a todas las personas al logro de los objetivos
estratégicos que conduzcan al éxito de la organización, lo cual quizá no sea una acción fácil, sin
embargo deben contar con estas habilidades ya que los lideres desempeñan diversas funciones
en la organización y su intervención depende en el éxito o el fracaso de la organización, aunque
cabe mencionar que depende de factores internos y externos relacionados.

Por ello, todo directivo, debe ser un buen líder y este tiene que desarrollar habilidades y llevarlas
a cabo desde su propia vida para alcanzar sus objetivos personales y asi poder entrar en toda
organización y cumplir objetivos de la misma.