Anda di halaman 1dari 9

CRISTIANISMO PRIMITIVO

¿El cristianismo de HOY, era realmente el cristianismo que enseño Jesús a través de
sus Apóstoles?

Hubo una época en mi vida que pensaba y hacia lo mismo que todos y con todo esto
me creía un buen cristiano, hasta que Dios confronto mi vida (y la de muchos de mis
hermanos) con la cruda realidad de lo que es ser un “Verdadero Cristiano”, incluso
eso nos llevó a cambiar nuestras “Doctrinas Cristianas Modernas” por las “Doctrinas
Bíblicas Originales”.

No me considero dueño de la verdad, porque la verdad es Cristo y, por cierto, “Él es el


Dueño”.
Por esta razón dejare que sean los mismos “Cristianos Primitivos del primer y
segundo siglo” quienes nos cuenten que es vivir como cristiano, y solo de esta
forma ustedes podrán sacar sus propias conclusiones y hacer los cambios necesarios
para llevar una vida cristiana bíblica real y honesta.

ANALIZANDO LA HISTORIA

Muy aparte de los manuscritos bíblicos que conforman el Nuevo Testamento,


existieron otros manuscritos importantes que no fueron incluidos en el Canon Bíblico
(ver diccionario) pero que son importantes a nivel histórico ya que nos proporciona
información importante de cómo era la vida cristiana originalmente. Este cristianismo
fue registrado por nuestros hermanos del primer y segundo siglo, y son
extremadamente valiosos por la simple razón de estar “Libres de toda Contaminación
Doctrinal Moderna” eso quiere decir que el cristianismo que ellos documentaron es
totalmente puro, libre de las muchas iglesias que hoy conocemos y que profesan
enseñanzas diferentes entre sí.

Estos documentos están conformados por:

 1. Obras Apologéticas (ver diccionario) que es la explicación de las creencias


cristianas a los romanos y judíos de la época.
 2. Obras que defienden el Cristianismo Apostólico contra los Herejes de la
época.
 3. Correspondencia entre iglesias

De estas mismas obras, vamos a extraer los puntos más relevantes que ayudaran a
comprender como era el “Cristianismo Original” y porque hoy hemos llegado a vivir un
cristianismo totalmente diferente y conflictivo en muchos aspectos, por favor, no
confundamos las enseñanzas apostólicas originales (divinas), con las enseñanzas
humanas posteriores que diseñaron la iglesia Católica Romana y la iglesia Ortodoxa
occidental, ya que la mayor de sus enseñanzas se originaron después de la época del
Emperador Constantino, las mismas que fueron desconocidas por los cristianos
primitivos.

PREGUNTANDO TEMAS CENTRALES A


LOS CRISTIANOS PRIMITIVOS

a) ¿Que me pueden decir sobre las riquezas? “LA TEOLOGIA DE LA


PROSPERIDAD”

Antes de hablar sobre este tema, quiero aclarar que el ser rico no es pecado ya que
Abraham, Job (por citar algunos) fueron ricos, el problema está en el “Corazón” con el
cual se manejan las riquezas, si nuestra riqueza esta puesta al servicio de Dios y en
ayudar a otros, está bien, pero si estas mismas riquezas van a dominar nuestro
corazón y nos consume la vida día a día por conseguir más y más, pues es claro que
ese camino nos aleja de Dios y es decisión de cada uno saber qué camino seguir
(caso del joven rico y Jesus). Debemos tener el corazón correcto para Dios, si esto te
aleja de Dios pide ayuda a hermanos maduros en la fe para saber que hacer al
respecto. (Las siguientes escrituras los ayudaran mucho).

Fue en los primeros siglos que los herejes (y no la iglesia) enseñaron la “Teología de
la prosperidad”, tal como hoy en dia oímos a muchas iglesias predicar esto, por
ejemplo uno de los herejes conocido y mas famoso del siglo III, fue Pablo de
Samosata quien predicaba abiertamente el mensaje de riqueza. Un grupo que
formaba parte del consejo de la época, lo describió de la siguiente manera: “Antes era
desposeído y pobre. No heredo riqueza alguna de su padre. No adquirió nada a través
de negocios o del comercio. Pero ahora posee una abundante riqueza obtenida de su
maldad y de sus actos sacrílegos… sus seguidores se han vuelto ricos. Los que
desean tales cosas lo aman y lo admiran”.

Los Cristianos del primer y segundo siglo conocían de estas enseñanzas que hoy
tenemos en la biblia tales como Hebreos 13:5; Mateo 6:19-21; Mateo
6:24; 1Timoteo 6:8 (hacer clic para leerlo). Los cristianos primitivos no eran una
religión que enseñaba o prometía prosperidad material y lamentablemente eso no se
enseña hoy en día. Entendiendo estas enseñanzas nuestros hermanos primitivos
escribieron al respecto:

Hermas, antes del 150 Autor de una obra alegórica titulada “El Pastor”
ampliamente leída y difundida a través de las primeras iglesias cristianas.
“De hecho, estos son los que tienen fe, pero también tienen las riquezas de este
mundo. Cuando viene la prueba, niegan al Señor, debido a sus riquezas y
negocios… Por consiguiente, aquellos que son ricos en este mundo no pueden
ser útiles al Señor, a menos que se reduzcan primero sus riquezas. En su caso,
aprendan primero esto. Cuando ustedes eran ricos. Eran inútiles. Pero ahora son
útiles y aptos para la vida”.

Por lo tanto, aconsejaba:

“Absténganse de tanto negocio y evitaran el pecado. Aquellos que están


ocupados con tantos negocios comenten también muchos pecados y sus asuntos
de negocio hacen que se distraigan, en vez de servir al Señor”

Clemente de Roma, del 30 – 100. Obispo del siglo I de la iglesia de Roma y


compañero tanto de Pedro como Pablo (Filipenses 4:3). Escribió una carta a
los Corintios al final del siglo I.
Clemente Advertía:

“La riqueza que por sí sola puede hinchar y corromper las almas de aquellas que
la poseen, desviándolas del camino de la salvación”.

Clemente también describía la riqueza como:

“Una carga que debe ser quitada como si fuera una enfermedad peligrosa y
mortal”

Cipriano, 200 – 258. Obispo de la iglesia de Cartago, África del Norte,


durante uno de los periodos de más fuerte persecución. Fue pastor de su
congregación de manera clandestina durante una década antes de ser
capturado y ejecutado por los romanos. Muchas de sus cartas, escritas por
él y dirigidas a él, se han conservado.
Cipriano, un hombre acaudalado que le dio todos sus bienes a los pobres al
convertirse en cristiano, reprendió a los miembros de congregación con esta
palabras:

“El amor ciego hasta nuestras propiedades ha engañado a muchos. ¿Cómo


podrían estar preparados para partir de esta tierra si sus riquezas los tienen
encadenados… por lo tanto, el Señor, el maestro de las cosas buenas, al advertir
acerca del futuro, dice: “SI quieres ser perfecto, anda, vende todo lo que tienes y
dáselo a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo… luego ven y sígueme” (Mateo
19:21). “Si los ricos oyeran esto no perecerían a causa de sus riquezas…porque
donde esta tu tesoro, allí estará también tu corazón” (Mateo 6:21). “El que no
tenga nada en el mundo no podrá ser vencido por el mundo y podrá seguir al
Señor, libre y sin cadenas, como lo hicieron los Apóstoles… pero ¿Cómo pueden
seguir a Cristo cuando son frenados por la cadena de sus riquezas?... creen que
poseen, cuando en realidad son poseídos. No son amos de su dinero, sino mas
bien esclavos del dinero”.

Muchas iglesias de HOY predican constantemente “PROSPERIDAD MATERIAL” sin


embargo Jesús dijo “Nadie puede servir a dos señores” (Mateo 6:24). Pero he oído de
Pastores que enseñan que se puede vivir con ambas cosas. Pero los cristianos
primitivos no vivían así, veamos el siguiente escrito:

Justino Mártir 110 – 165. Filosofo convertido al cristianismo e incansable


evangelista. Autor de las primeras apologías cristianas de las que se
tenga referencia. Ejecutado durante el reinado Marco Aurelio
“Nosotros, le dábamos valor a adquirir riquezas y posesiones más que a
cualquier otra cosa, ahora llevamos lo que tenemos a un fondo común y lo
compartimos con cualquiera que lo necesita. Nos odiábamos y nos
destruíamos entre nosotros mismos y nos negábamos a asociarnos con
pueblos de otras razas o países. Ahora, por Cristo, vivimos junto a esas
personas y oramos por nuestros enemigos”.

Clemente de Roma, del 30 – 100. Obispo del siglo I de la iglesia de Roma


y compañero tanto de Pedro como Pablo (Filipenses 4:3). Escribió una
carta a los Corintios al final del siglo I.
“Se empobrece a sí mismo a causa del amor, de modo que está seguro que
nunca pasara por encima de un hermano necesitado, en especial si sabe que
puede soportar la pobreza mejor que él. De la misma manera considera el
dolor de otro como su propio dolor. Y si sufre alguna dificultad no se queja”

Obra de un autor desconocido escrito alrededor del año 130 (Letter to


Diognetus, cap. 5) y explica a los romanos como viven los cristianos.
“ …moran en sus propios países como si fueran a pasar sólo una temporada…
están en la carne, pero no viven tras la carne. Pasan sus días sobre la tierra,
pero son ciudadanos del cielo. Obedecen las leyes prescritas y al mismo
tiempo superan las leyes con sus vidas. Aman a todos los hombres pero son
perseguidos por todo el mundo. Son desconocidos y condenados. Son
asesinados, pero restaurados a la vida. Son pobres pero hacen ricos a
muchos. Poseen pocas cosas; sin embargo abundan en ellas. Son
deshonrados pero en sus mismo deshonor son glorificados… y aquellos que
los odian son incapaces de dar alguna razón para su odio”
(Letter to Diognetus) Esta misma temática la vemos en un Testimonio de
un romano. Antagonista pagano escribió:
“Ellos aborrecen los templos como casas de muertos. Rechazan a los dioses
se burlan de las cosas sagradas. Desdichados, sienten lastima de nuestros
sacerdotes. Aunque estén semidesnudos, desprecian los honores y las túnicas
púrpuras. ¡Que increíble descaro y estupidez! No les temen a los tormentos
actuales, sino que le temen a los tormentos que son inciertos y futuros.
Aunque no teman morir para el presente, tienen miedo de morir después de la
muerte. Al menos dense cuenta por su situación actual, pueblo desdichado, de
lo que realmente les espera después de la muerte. Vean muchos de ustedes,
de hecho la mayoría de ustedes lo reconocen, están deseosos, tienen frio,
tienen hambre y trabajan duro. Sin embargo, su dios lo permite. O no quiere o
es incapaz de ayudar a su pueblo. De modo que es débil o injusto… ¡dense
cuenta! Para ustedes hay amenazas, castigos, torturas y cruces… ¿Dónde
esta el dios que debe ayudarlos cuando vuelvan de entre los muertos? ¡Ni
siquiera puede ayudarlos en esta vida! ¿no es cierto que los romanos
gobiernan, dominan, y disfrutan de todo el mundo e incluso los dominan a
ustedes, sin ayuda de su Dios?.

b) ¿y sobre la salud física? “LA SANACION”

Este tema es muy interesante, ya que estudiando a los primeros cristianos, vemos
que ellos si creían en la sanación divina, pero lo que ellos comentan como milagros de
sanación siempre lo relacionaron para los no creyentes de la época (los gentiles que
no conocían de Jesús) y esto era a modo de señal (leer articulo relacionado, clic). El
cristianismo primitivo no era una religión que prometia sanación física, ellos si creían
en el poder de Dios pero no se los ve predicar sobre sanación física, nuestro hermano
Cipriano comento:

Cipriano, 200 – 258. Obispo de la iglesia de Cartago, África del Norte,


durante uno de los periodos de más fuerte persecución. Fue pastor de su
congregación de manera clandestina durante una década antes de ser
capturado y ejecutado por los romanos. Muchas de sus cartas, escritas por
él y dirigidas a él, se han conservado.
Cipriano hablo acerca del hecho de que algunos cristianos se desilusionaban
cuando sufrían una terrible plaga:

“Para algunos es molesto que el poder de esas enfermedades ataquen a nuestra


gente de la misma forma en que ataca a los paganos. Como si el cristiano creyera
con el fin de tener los placeres del mundo y una vida libre de enfermedades, en
vez de soportar la adversidad y esperar un gozo futuro. Mientras estemos aquí en
la tierra, experimentamos las mismas tribulaciones carnales que el resto de la
raza humana, aunque estemos separados en espíritu… de modo que cuando la
tierra sea vuelta estéril y la cosecha sea improductiva, la hambruna no haga
distinción. Cuando un ejército invasor se toma una ciudad, todos por igual son
tomados prisioneros. Cuando las nubes serenas retienen la lluvia, la sequía es
igual para todos… nos enfermamos de los ojos, nos da fiebre y nuestros
miembros se debilitan, asi como ocurre con los demás”.

c) EL ENTRETENIMIENTO DEL MUNDO

Hoy en día vemos como el pecado está presente en gran parte de lo que nos
entretiene, como padres debemos ser supervisores y selectivos de aquello que miran
nuestros hijos y que el mundo llama “Arte” (incluido los video juegos violentos) pero
que corrompe la mente de nuestra sociedad (Pero si existe buen arte, en cine y teatro
con mensajes profundos, es nuestra responsabilidad la elección de lo que vemos).
Las diversiones romanas de aquel entonces no difieren de las temáticas de HOY en
día. Veamos que pensaban los primeros cristianos al respecto:

Lactancio 260 – 330. Importante maestro Romano de retórica,


posteriormente se convertiría al cristianismo. Se estableció en Francia,
donde fue maestro del hijo de Constantino. “Introducción a la verdadera
religión o la divina institución” fue su principal obra.
“Me inclino a pensar que la corrupción generada por los escenarios es aún peor
(que la del coliseo) los temas de la comedias son la perdida de la virginidad o los
amores de las prostitutas… de igual modo, las tragedias exponen, a la vista de
todos, el asesinato de los padres y actos de incestos cometidos por reyes
perversos… pero el arte de los mismos no se queda atrás. Enseñan sobre
adulterio en cada una de sus actuaciones. ¿Cómo podemos esperar que nuestros
jóvenes reaccionen cuando ven que estas cosas son practicadas sin vergüenza y
que todo el mundo las mira con entusiasmo?”

Luego Lactancio les escribió a sus amigos romanos lo siguiente:

“El que encuentra placentero ver que a un hombre lo asesinen, así este hombre
haya sido condenado por la ley, contamina su conciencia casi como si fuera
cómplice o espectador voluntario de un asesinato cometido en secreto… ¡Y
todavía llaman a esto un “deporte”, cuando se derrama sangre humana!... cuando
ven hombres bajo el golpe de la muerte pidiendo clemencia, ¿pueden ser justos
cuando no solo permiten que los hombres sean asesinados, sino que además
exigen que asi sea? Emiten votos crueles a favor de la muerte, no satisfechos con
el derramamiento de sangre o la presencia de heridas profundas. De hecho,
ordenan que los gladiadores, aunque estén heridos y tirados en el suelo, sean
atacados nuevamente y que sus cuerpos sean maltratados a puñetazos, para
asegurarse que no están fingiendo su muerte. Las multitudes incluso se enfurecen
con los gladiadores si uno de los dos no es asesinado rápidamente. Como si
tuvieran sed de sangre humana, detestan los retrasos… Al sumirse en esa
práctica han perdido su humanidad… por lo tanto, no es adecuado que aquellos
que luchamos en el camino de la rectitud compartamos este homicidio público.
Cuando Dios nos prohíbe matar, no solo prohíbe la violencia, a la cual condena
las leyes públicas, sino que también prohíbe la violencia que se considera licita
entre los hombres”.

Tertuliano 140 – 230. Lider de la iglesia de Cartago, Africa del Norte, y uno
de los primeros autores cristianos en escribir en Latin. Autor de numerosas
apologías, obras en contra de los herejes y exhortaciones a los demás
cristianos.
“El padre que guarda y protege cuidadosamente los virginales oídos de su hija de
toda palabra contaminante, decide llevarla al teatro. Entonces la expone a todo
aquel lenguaje y actitudes indecentes… ¿Cómo puede parecernos correcto lo que
está mal? ¿Cómo esas cosas que contaminan a un hombre cuando salen de su
boca no lo contaminan si entra a través de sus ojos y oídos?”

d) ¿PARAR DE SUFRIR? “Cristianismo sin dolor”

HOY en dio vemos a iglesias predicar que un cristiano no debe sufrir en este mundo
(material, físico o espiritual), eso es un marketing muy atractivo para muchos pastores,
pero contradice las palabras de Jesús que dijo: “y el que no toma su cruz y me sigue, no
merece ser mío”. Por ejemplo vemos que muchos cristianos HOY en día se divorcian por
no soportar una relación con un no cristiano, por el simple hecho de no querer seguir
sufriendo más ¿a esto llamamos sufrimiento?. El que trate de salvar su vida, la perderá,
pero el que pierda su vida por causa mía, la salvará” (Mateo 10:38-39). A pesar de estas
palabras, el mensaje de HOY es muy diferente. Predicar que todo te ira bien si eres un
cristiano, se ha convertido HOY en día en lo más atractivo para oír. Sin embargo los
primeros cristianos predicaban lo contrario. Veamos estos escritos:

Lactancio 260 – 330. Importante maestro Romano de retórica, posteriormente se


convertiría al cristianismo. Se estableció en Francia, donde fue maestro del hijo
de Constantino. “Introducción a la verdadera religión o la divina institución” fue
su principal obra.
“El que elije vivir bien para la eternidad, vivirá en incomodidad para el presente.
Estará sujeto a todo tipo de dificultadas y cargas mientras este en la tierra, de modo
que al final tendrá consuelo divino y celestial. Por otra parte, el que elije vivir bien para
el presente le ira mal en la eternidad”.
Más tarde dijo:
“Cuando las personas ven que los hombres son lacerados por distintas clases de
torturas, pero permanecen firmes, aun cuando sus torturadores están agotados,
llegan a creer que el compromiso de tantos y la persistente fe de los moribundos
tienen significado. Se dan cuenta que la perseverancia humana sola no podría
soportar esas torturas sin la ayuda de Dios. Ni siquiera los ladrones ni los hombres
corpulentos son capaces de soportar torturas de esa clase. …pero entre nosotros, los
jóvenes y las mujeres delicadas, sin hablar de los hombres superan en silencio a sus
torturadores. Ni siquiera el fuego es capaz de sacarles un gemido. …estas personas,
el sexo débil y los jóvenes, no soportan la mutilación y la quema de sus cuerpos como
si tuviesen otra opción. Podrían evitar este castigo fácilmente si lo desearan (negando
a cristo). Pero lo soportan con gusto porque ponen su confianza en Dios”,

Ignacio 50 – 100. Obispo de la iglesia de Antioquia y discípulo personal del


Apostol Juan. Fue ejecutado a finales del siglo I
“Que traigan el fuego y la cruz. Que vengan las manadas de bestias salvajes. Que
se quiebren y disloquen mis huesos y se separen mis extremidades. Que venga la
mutilación de todo mi cuerpo. De hecho que vengan todas las torturas Diabólicas
de Satanás. ¡Solo déjenme alcanzar a Jesucristo!... preferiría morir por Jesucristo
en vez de reinar sobre los confines de toda la tierra”

(Poco después de escribir estas palabras, Ignacio fue llevado ante la enloquecida
multitud en el coliseo romano, donde fue destrozado por animales salvajes)

Tertuliano 140 – 230. Líder de la iglesia de Cartago, África del Norte, y uno
de los primeros autores cristianos en escribir en latín. Autor de numerosas
apologías, obras en contra de los herejes y exhortaciones a los demás
cristianos.
Tertuliano animaba a un grupo local de cristianos, que estaban encarcelados.
“Todo lo que tengan que soportar véanlo como una disciplina para su mente y su
cuerpo. Están a punto de pasar por una noble lucha, en la que el Dios viviente es
quien los dirige y el Espíritu Santo quien los entrena. El premio es una corona
eterna de esencia angelical, una ciudadanía en los cielos y una gloria eterna”.

También les dijo:

“La prisión le hace al cristiano lo que el desierto le hace al profeta. Nuestro Señor
mismo paso mucho tiempo en aislamiento para poder tener más libertad para orar
y así poder estar lejos del mundo… la pierna no siente las cadenas si la mente
está en el cielo”.
Espero les ayude estos escritos para reflexionar en cuáles son sus actuales
convicciones cristianas, logrando de esta manera acercarlos a la verdad original
contenida en la Biblia tal cual nos lo enseñaron nuestros primeros hermanos en cristo.

Con cariño
http://dj-discipulodejesus.blogspot.com.ar/2012/09/los-escritos-originales.html