Anda di halaman 1dari 12

Universidad Católica de Santo Domingo

(UCSD)

ASIGNATURA:
Microeconomía I

TEMA:
La rentabilidad y su importancia en una empresa

SUSTENTANTE:
Esteuris Diaz Alvarez

Matricula
2017-0373

PROFESOR:
Dra. Suhaill Romero

FECHA:
Santo Domingo, D.N.
30 de marzo 2017

1
INDICE

Introducción ................................................................................................................................................. 3
Tema: ........................................................................................................................................................... 3
La rentabilidad y su importancia en una empresa ................................................................................ 3
Concepto de rentabilidad .......................................................................................................................... 4
Rentabilidad: Beneficio / Recursos Financieros ................................................................................ 5
Diferentes formas de medición ............................................................................................................ 5
Metodologías de evaluación ................................................................................................................. 6
LA IMPORTANCIA DE LA RENTABILIDAD .......................................................................................... 8
¿Hay una propuesta de valor acorde a la utilidad que nos dejan?). .............................................. 9
Análisis de la rentabilidad en la empresa ......................................................................................... 10
Conclusión ................................................................................................................................................. 11
Bibliografía ................................................................................................................................................ 12

2
Introducción

Rentabilidad es una noción que se aplica a toda acción económica en la que se movilizan
unos medios, materiales, humanos y financieros con el fin de obtener unos resultados.
En la literatura económica, aunque el término rentabilidad se utiliza de forma muy variada
y son muchas las aproximaciones doctrinales que inciden en una u otra faceta de la
misma, en sentido general se denomina rentabilidad a la medida del rendimiento que en
un determinado periodo de tiempo producen los capitales utilizados en el mismo.

Esto supone la comparación entre la renta generada y los medios utilizados para
obtenerla con el fin de permitir la elección entre alternativas o juzgar la eficiencia de las
acciones realizadas, según que el análisis realizado sea a priori o a posteriori.

Tema:
La rentabilidad y su importancia en una empresa

3
Concepto de rentabilidad

La rentabilidad es lo que miden los inversores al decidir si relnvierten sus ahorros en una
determinada compañía, o si, por el contrario, retiran sus fondos. La rentabilidad es lo que
buscan los inversores al invertir sus ahorros en las empresas.

La rentabilidad es, al menos una parte, de lo que busca el management con sus
decisiones directivas. La rentabilidad es uno de los conceptos con mayor importancia en
las empresas modernas y más utilizado por toda la comunidad de negocios, pero a pesar
de su importante relevancia en la sustentabilidad de cualquier proyecto, es uno de los
conceptos menos comprendidos por quienes lo utilizan cotidianamente.

Lo que comúnmente se cree es que cualquier emprendimiento que logra que sus costos
sean menores que los ingresos, generando así un resultado positivo, se considera que
fue rentable.

Pero este es un concepto totalmente contable y no quiere decir que el proyecto haya sido
exitoso. En esta nota analizaremos diferentes formas de medir la rentabilidad que nos
permitirá ir más allá de un un resultado positivo contable. Cuando nos referimos a la
rentabilidad de un proyecto, pensamos inmediatamente en el beneficio económico que
se puede obtener.

Para algunos, la rentabilidad mide la eficiencia con la cual una empresa ejecuta sus
recursos financieros disponibles, es decir, que una empresa es eficiente ya que no
desperdicia recursos.

Toda empresa utiliza recursos financieros para obtener diferentes tipos de beneficios.
Éstos son el capital que aportan los accionistas; la deuda, que la aportan los acreedores,
y las reservas, todos los beneficios que retuvo la empresa de ejercicios anteriores con el
fin de autofinanciarse en los ejercicios futuros (estas reservas, junto con el capital, son
los que contituyen los Fondos Propios).

4
A modo de ejemplo, si una empresa utiliza unos recursos financieros muy altos, pero
obtiene unos beneficios relativamente más bajos, tendremos como resultado que no ha
sido eficiente en su utilización: usó muchos recursos y obtuvo poco beneficio con ellos.

Por el contrario, si una empresa utilizó pocos recursos, pero obtuvo unos beneficios
relativamente elevados, podemos decir que aprovechó bien sus recursos. Por ejemplo,
puede ser que sea una empresa muy chica y que, pese a sus bajos recursos, está muy
bien gestionada por lo cual obtiene beneficios elevados. En realidad, hay varias medidas
posibles de rentabilidad, pero todas tienen la siguiente fórmula:

Rentabilidad: Beneficio / Recursos Financieros

Pero la rentabilidad, deber ser mirada desde otro punto de vista ya que es un concepto
aún más amplio que, en función del tipo de proyecto, puede verse de diferentes
perspectivas pudiendo incluir aspectos más cualitativos o Intangibles que por la forma
mencionada en el párrafo anterior no pueden ser medibles, como pueden ser el
conocimiento y la experiencia adquirida, las mejoras operativas logradas o Incluso la
"rentabilidad social", derivada de aquellos beneficios que un proyecto puede entregar al
entorno en el que se desarrolla (por ejemplo generación de empleo con salarlos justos).

Trataremos de definir la rentabilidad desde el punto de vista económico y financiero, que


es la relación entre el excedente que genera una empresa en el desarrollo de su actividad
y la inversión y los recursos necesarios para llevarla a cabo.

Diferentes formas de medición

Partiendo entonces del concepto de que la rentabilidad es la capacidad o aptitud de la


empresa de generar un excedente a partir de una serie de inversiones efectuadas,
podemos medirla con diferentes perspectivas. El enfoque dependerá desde qué óptica
se analice el desempeño del negocio, como empresario o inversor, o bien como directivo
de la empresa.

Para un accionista o cuotapartista, la rentabilidad deberá medirse desde la óptica de


cuánto recibió por dividendos, pero desde la óptica de un ejecutivo es la eficiencia con la

5
que se desempeñó la empresa y qué rentabilidad se generó como resultado operativo.
Como vemos, las perspectivas son diferentes según desde qué situación se lo mire. Es
por esto que, determinar la rentabilidad puede ser un tema difícil. En primer lugar para
definir los criterios y segundo para aplicarlos consistentemente y con datos confiables.

Metodologías de evaluación

Valor Económico Agregado (EVA: economic valué added, en inglés): sostiene que,
dado un determinado período de tiempo, una empresa gana dinero cuando es capaz de
generar ingresos superiores a los costos explícitos y al costo de oportunidad del capital
invertido (es decir, considerando otras inversiones alternativas que hubiera podido
efectuar con esos mismos recursos). El EVA podría definirse como el importe que queda
una vez cubiertos todos los gastos y satisfecha la rentabilidad mínima esperada por parte
de los inversores.

Es decir, que se toma en cuenta el hecho de que el accionista tiene otras alternativas en
donde invertir, con lo cual exige una rentabilidad mínima esperada para mantener su
dinero en la empresa, que no es ni más ni menos que el costo de oportunidad.

De esta manera, el EVA se determina como una diferencia entre el rendimiento que se
otorga a los accionistas y el costo ponderado de capital (incluye el costo de la deuda y el
costo de los recursos propios de los accionistas); y se aproxima bastante al concepto de
ganancia descripto por la teoría económica, por lo tanto los recursos empleados por una
empresa deben generar un beneficio mayor a su costo contable.

La fórmula es EVA = Valor contable del activo X (rentabilidad del activo costo promedio
del capital).

Es decir la Tasa de Rentabilidad neta por el Activo de la empresa. Es una medida de la


creación de valor para los accionistas o inversionistas de un proyecto.
Como primer inconveniente que se presenta en la obtención del valor, es en la
determinación de los activos que se deben tomar en cuenta.

6
Todos los recursos que se utilizan en el proceso de creación de valor los denominamos
activos netos de operación y son aquellos que participan en forma directa en la
generación de la utilidades operacionales.

Como consecuencia, además de los bienes y derechos que se presentan en el balance


dentro del rubro de otros activos deberán excluirse: las inversiones temporarias y las de
largo plazo y cualquier activo corriente o fijo que no tenga relación directa de causalidad
con la utilidad operacional.

Y como segundo problema importante de esta herramienta de medición, es que es una


medida de performance histórica que no captura la potencialidad de una empresa de
generar ingresos futuros.

Como contrapartida, disponemos de un concepto superador, el MVA (Market Valué


added, en inglés), que compara el valor intrínseco de las acciones de una empresa,
considerando la expectativa de generación de fondos futuros y lo compara con el capital
invertido por los accionistas (y el costo de oportunidad de ese capital).

Para una empresa que cotiza en bolsa, el valor intrínseco de las acciones puede
estimarse fácilmente por la cotización de esas acciones en el mercado.
En el caso de firmas que no cotizan en Bolsa, el valor del capital propio puede estimarse
por diversos métodos, pero el más correcto técnicamente para los accionistas es el flujo
de fondos futuros descontados, es decir que el MVA es equivalente al valor presente de
todos los flujos EVA esperados.

Entonces, al valor del capital propio de la firma se resta el capital que aportaron los
accionistas considerando el costo de oportunidad del capital. La fórmula entonces queda
definida de la siguiente manera: si el MVA es positivo, significa la firma creó valor, en
cambio, si es negativo, la empresa destruyó parte del valor aportado por sus accionistas.

Otra forma de medir la rentabilidad es el Flujo de Efectivo Generado: que se refiere los
recursos líquidos que tenemos para operar y hacer crecer el negocio. Es una de las
formas más simple de hacer una aproximación sobre la rentabilidad.

7
Los especialistas en finanzas saben que éstas son las formas correctas de medir el valor
de una firma, proyecto o cualquier clase de inversión. Pero no es tan claro para todos los
empresarios ni inclusive para los niveles gerenciales de grandes compañías, ya que un
Gerente de Producción podría medir la rentabilidad a través de la utilidad de operación
de las empresas, es decir, con los recursos disponibles cuánto soy capaz de ganar, sin
importar lo que haga el gerente de administración y finanzas para planificar los
impuestos, o los créditos contratados, es decir sin importar el valor que aporta cada una
de las actividades dentro de una empresa.

Los empresarios, emprendedores y personas vinculadas con la toma de decisiones de


inversión seguramente son muy capaces para detectar oportunidades en el mercado y
generar valor, pero muchas veces no tienen capacidad para la valuación de sus
probabilidades y cuantlficación, lo que puede llevarlos a tomar decisiones de inversión
erróneas.
Por lo tanto, el inicio del camino hacia esta medición, comenzará cuando los
inversionistas junto a los directivos, determinen los Indicadores que serán considerados
válidos a la hora de decidir la factibilidad económica de un proyecto, es decir lo que ellos
consideran que aporta valor a la Inversión.

LA IMPORTANCIA DE LA RENTABILIDAD

Para nadie es noticia que las empresas tienen que obtener una rentabilidad adecuada
que permita financiar sus operaciones de corto, mediano y largo plazo, así como
recompensar a sus accionistas y - porque no - empleados.

La rentabilidad se ve afectada por decisiones que tomemos tanto en la parte comercial


(generación de ingresos) como en la parte más operativa (generación de costos). Por lo
tanto tener un modelo o un sistema de información de la rentabilidad pasa por ser una
obligación para cualquier empresa.

Pero la rentabilidad tiene muchas formas de ser medida, y muchas dimensiones a través
de la cual puede ser vista. Particularmente, pienso que un buen modelo de rentabilidad

8
debe contemplar la forma en que la empresa genera las ventas y utiliza sus recursos
(con el respectivo costo) , además de permitir entender cómo se genera esta rentabilidad.

Puesto de forma gráfica:

Un modelo adecuado de rentabilidad debe contestar preguntas relacionadas a los


productos con los cuales ganamos o perdemos dinero (¿es un tema de precio?

¿De volumen?; a los canales que mejor desempeño tienen (y no únicamente por una
eficiencia transaccional); y a los clientes con los cuales hacemos el 80% de la utilidad
(¿tienen un nivel de atención adecuado?

¿Hay una propuesta de valor acorde a la utilidad que nos dejan?).

Un modelo adecuado de rentabilidad tiene además que darnos luces acerca de por
dónde vienen los desempeños superiores y los problemas (¿le dedicamos muchos
recursos al producto? ¿Los procesos para determinados canales no son lo eficientes que
deberían?).

De mi experiencia observo los siguientes problemas con los distintos modelos de


rentabilidad:

El método de asignación de los costos indirectos: parto del principio que no hay método
perfecto o 100% objetivo, pero si métodos más adecuados a la realidad de cada
empresa. Unos pueden optar por absorber los costos de forma directa, utilizando
distribuidores relacionados con el desempeño (unidades producidas, Horas - Hombre
trabajadas, etc.); otros quizás elijan modelos más sofisticados como el Costeo ABC.
Indudablemente que la elección de tal o cual método depende en disponer de la
información necesaria y en la capacidad de la empresa en poder procesar esta
información.

La utilización y decisiones que se tomen a partir de los resultados del modelo. Por
supuesto que se tomarán decisiones que afecten a varias áreas, y esto puede causar
que se vea al modelo como algo que no funciona.

9
La solución a ambos problemas, opino, viene por definir bien el objetivo del modelo, es
decir, que decisiones vamos a tomar con el, y esto dependerá de nuestra estrategia de
negocio. A partir de aquí, y en función a los recursos humanos, tecnológicos y de
información que tengamos, definamos el método de distribución que mejor soporte estos
objetivos. Por supuesto que cualquiera sea la decisión que se tome, si esta no viene
respaldada por la gerencia poco se podrá conseguir.

Al final, y volviendo al inicio de este artículo, el modelo debe medir el desempeño tanto
comercial como operativo del negocio.

En la próxima entrega quiero comentar con ustedes mi experiencia con un modelo de


rentabilidad basado en costeo ABC.

Análisis de la rentabilidad en la empresa


Los gerentes, accionistas, empleados, banqueros, etc…, son conscientes de que los
ingresos son fundamentales en el correcto funcionamiento y desarrollo de su negocio.
El rendimiento de una empresa se puede evaluar de diferentes maneras, y puede ser
expresado por la tasa de crecimiento de las ventas por cuota de mercado, su posición
competitiva… Sin embargo, detrás de todo esto está la idea de que el negocio debe
ser rentable, es decir de la rentabilidad de la empresa. ¿Y qué implica esto?

Se puede definir la rentabilidad de una empresa como su capacidad de producir un


beneficio. La rentabilidad de una empresa, por tanto se puede evaluar comparando el
resultado final y el valor de los medios utilizados para llegar al mismo. En la rentabilidad
se pueden distinguir la rentabilidad financiera y la rentabilidad económica, en las cuales
dos conceptos serán de vital importancia: la eficiencia y la eficacia.

La eficacia es la capacidad de una empresa para alcanzar sus objetivos, y


la eficienciaes la capacidad de una empresa para alcanzar estos objetivos pero
realizándolo de forma que se optimicen sus recursos. La rentabilidad puede ser
analizada desde el punto de vista del empresario (rentabilidad económica) y el punto de
vista de los accionistas (rentabilidad financiera).

10
Conclusión

Al finalizar la presente investigación luego de analizar toda la información requerida


hemos llegado a las siguientes conclusiones

 La rentabilidad económica mide la rentabilidad de los capitales invertidos y sólo


se determina antes de impuestos. La viabilidad es lo que nos indica desde el
punto de vista económico si es rentable la empresa. La viabilidad económica de
un negocio varía con el nivel de actividad, una mejor gestión de inventario,
reducción de plazos de pago de clientes o un permiso de renovación del capital
mejoran la rentabilidad.

 La rentabilidad financiera mide la rentabilidad del capital propio. Interesa


generalmente a los accionistas y está determinada después de impuestos. La
rentabilidad financiera varía en función del nivel de endeudamiento de la empresa.
Las formas de mejorar esta rentabilidad pueden venir por el aumento de los
ingresos de explotación de la empresa o por la modificación de la estructura de su
financiamiento y el aumento de la proporción de préstamos de su inversión
(aumentar su ratio de deuda).

 Cuando la rentabilidad económica es más alta que la tasa de interés que cobran
los bancos (préstamos), este endeudamiento permite aumentar la rentabilidad
financiera. Esto significa que es más ventajoso para la empresa financiar una
parte de su inversión con préstamos en lugar de recurrir a las aportaciones de los
accionistas (patrimonio). Esto se conoce como apalancamiento de la deuda.

 Sin embargo cuando la rentabilidad es más baja que la tasa de interés, la deuda
da como resultado una disminución de la rentabilidad. En este caso, es preferible
utilizar el patrimonio en lugar de préstamo bancario.

11
Bibliografía

 BERNSTEIN, L.A. (1995): Análisis de estados financieros. Teoría, aplicación e


interpretación, Ed. Irwin, Madrid.
 CUERVO, A. (1994): Análisis y planificación financiera de la empresa, Ed. Cívitas,
Madrid.
 CUERVO, A. y RIVERO, P. (1986): “El análisis económico-financiero de la
empresa”, Revista Española de Financiación y Contabilidad,
 ESTEO SÁNCHEZ, F. (1998): Análisis contable de la rentabilidad empresarial,
Centro de Estudios Financieros,Madrid.
 GONZÁLEZ PASCUAL, J. (1995): Análisis de la empresa a través de su
información económico-financiera, Ed. Pirámide, Madrid.
 MARTÍNEZ GARCÍA, F.J. (1996): Análisis de estados contables: comentarios y
ejercicios, Ed. Pirámide, Madrid.
 PARÉS, A. (1979): “Rentabilidad y endeudamiento en el análisis financiero y la
planificación empresarial”, Moneda y Crédito, diciembre, nº 151,

12