Anda di halaman 1dari 6

Corazones rotos

Dentro de poco no va a haber altos cargos del PP en libertad

Jorge M. Reverte

25 FEB 2016, El País digital

Muy fuerte tiene que tener uno el corazón para aguantar sin inmutarse la
presencia de Francisco Camps, militante de base y expresidente de la
Generalitat valenciana. Camps se tiene que comprar ahora los trajes donde los
demás militantes del partido, y se ve obligado a pedir que no le detengan, que
para preguntarle cualquier cosa basta con que le llamen a casa.

Rompe el corazón escuchar a Camps, amiguito del alma de sus


amiguitos, preocupado ahora incluso más que por sí mismo por la tristeza que
embarga el alma de su conmilitona Rita Barberá, también muy afectada por sus
presuntas actividades fuera de la ley pero dentro del PP.

Y así están centenares, por no decir millares, de cotizantes del PP,


acosados por la policía y la guardia civil, que parece ser que ya no obedecen a
su jefe natural, Jorge Fernández Díaz, sino a jueces y fiscales, que se han
insubordinado a sus mandos para ponerse a obedecer a la ley. Y con mucha
razón se pregunta el ministro del Interior, ¿es que no hay más que gente del PP
entre la implicada en casos de corrupción?

Rajoy está mucho más harto que Antonio Damborenea, el presidente del
PP de Vizcaya. Ya se lo habíamos notado. Las sedes del PP tiemblan mucho
más cuando ven aparecer a un mando del partido, como Dolores de Cospedal,
que cuando ven a un guardia civil. Pero eso está a punto de cambiar, porque
dentro de poco no va a haber altos cargos en libertad.

A mí se me rompe el corazón escuchando a Camps, viendo la foto de


Alfonso Grau y la sonrisa quizá en extinción de Rita Barberá. El asunto es que
el PP está dejando libre el camino a la investidura de Pedro Sánchez. Su
majestad quizá no tenga a quien llamar a partir del día 6 de marzo si el
socialista no ha reunido apoyos suficientes.

Los votantes del PP van a tener que mirar los últimos puestos de las
listas si hay nuevas elecciones. Porque los primeros pueden cambiar de
situación procesal en un plis-plás. Ahí se le rompe a uno el corazón
democrático. ¿Adónde va a ir tanto voto?

Si los de Podemos llegan a gobernar y Sánchez les da la guardia civil,


podrían empezar a arreglar sus relaciones con los Cuerpos de Seguridad.
GUIÓN PREVIO:

1. ASPECTOS GENERALES. JUSTIFICACIÓN

• Tipología textual

• Ámbito de uso

• Elementos de comunicación y funciones de la lengua

2. ANÁLISIS DEL CONTENIDO. JUSTIFICACIÓN

• Resumen

• Tema. Actualidad del tema

• Tesis, estructura argumentativa

• Análisis de los argumentos.

• Estructura interna.

• Justificación.

3. ANÁLISIS DE LA FORMA

• Estructura externa

• Modos del discurso

• Análisis del lenguaje (modalización, deixis, estilo, etc.)

• Justificación.

4. POSICIONAMIENTO PERSONAL y CONCLUSIÓN o CIERRE.

"¿Adónde va a ir tanto voto?" esta es la pregunta que Jorge M. Reverte


nos ofrece en esta columna de opinión publicada el 25 de febrero de 2016 en
El País digital, periódico generalista de ámbito estatal. El artículo que nos
ocupa es un texto periodístico del subgénero de opinión, cuyo carácter
subjetivo, cercano e irónico, además de su extensión, señalan que se trata de
una columna.

Con respecto a los elementos de la comunicación, podemos señalar que


el emisor es el autor -Jorge M. Reverte-; el receptor es un público amplio (los
lectores en general); el canal que utiliza es el formato digital; el contexto, el
periódico El País.digital y, por último, el código es el registro culto formal del
español, aunque con toques de coloquialidad e ironía con los que se consigue
el acercamiento a los lectores, que no precisan de conocimientos determinados
o especializados sobre el asunto y el tema del texto.

En cuanto a las funciones de la lengua, podemos señalar que


predominan la apelativa, la expresiva y la representativa, porque el autor
pretende llamar la atención del lector, manifiesta su opinión sobre un tema de
actualidad y aborda un asunto de actualidad de la realidad española,
respectivamente.

Después de ofrecer los aspectos introductorios del comentario, pasemos


al análisis del contenido.

Francisco Camps ha manifestado su voluntad de colaborar con la justicia y


su preocupación por la situación de la dirigente del PP de Valencia, Rita
Barberá, preocupada por sus actividades presuntamente ilegales. Ellos son
algunos de los muchos militantes del PP que están siendo investigados por la
policía y la guardia civil en cumplimiento de la ley vigente. La investigación de
tantos casos de presunta corrupción en las filas del Partido Popular es la razón
de la pregunta que se hace el Ministro del Interior sobre si la corrupción sólo
existe entre miembros del PP.

Rajoy y otros dirigentes del partido están hartos de esta situación,


porque ella facilita la posibilidad de que Pedro Sánchez forme gobierno o bien
que, de lo contrario, el Rey no pueda volver a proponer candidato para
formarlo. ¿Qué harán los votantes del PP cuando en próximas elecciones
muchos de ellos no sepan a qué votar? ¿Qué decidirán hacer?

Así podríamos resumir la columna que nos ocupa, cuyo tema –de
absoluta actualidad- es la relación entre la corrupción del partido popular y la
voluntad de voto en próximas elecciones en España.

Con la tesis, “¿Adónde va a ir tanto voto?”, Reverte pretende que los


lectores reflexionen sobre la gravedad de la actual situación política en España
y sobre las repercusiones que pueden provocar los numerosos casos de
corrupción en las filas del Partido Popular.

Dado que la tesis aparece al final de la columna, después del cuerpo


argumentativo, podemos afirmar que la estructura argumentativa es inductiva.
Con respecto a los argumentos que utiliza el autor, abundan los de
opinión personal, que Reverte ofrece bajo un evidente matiz irónico, crítico (así,
por ejemplo, “Muy fuerte tiene que tener uno el corazón para aguantar sin
inmutarse la presencia de Francisco Camps, militante de base y expresidente
de la Generalitat valenciana (…), Camps se tiene que comprar ahora los trajes
donde los demás militantes del partido, y se ve obligado a pedir que no le
detengan(…) Rompe el corazón escuchar a Camps, amiguito del alma de sus
amiguitos, preocupado ahora incluso más que por sí mismo por la tristeza que
embarga el alma de su conmilitona Rita Barberá,(…) Las sedes del PP
tiemblan mucho más cuando ven aparecer a un mando del partido, como
Dolores de Cospedal, que cuando ven a un guardia civil.(…), El asunto es que
el PP está dejando libre el camino a la investidura de Pedro Sánchez.(…)”.

Además de éstos, encontramos otros de datos y hechos que el


columnista incluye como pretexto para su crítica periodística. Podemos
destacar los siguientes: “ (…)se ve obligado a pedir que no le detengan, que
para preguntarle cualquier cosa basta con que le llamen a casa.(…), se
pregunta el ministro del Interior, ¿es que no hay más que gente del PP entre la
implicada en casos de corrupción?(…)”.

Conviene concluir el análisis de la argumentación, haciendo hincapié en


que la ironía critica personal del autor subyace y/o es evidente a lo largo de la
columna.

Con respecto a la estructura interna y siguiendo la pauta general de los


textos expositivo-argumentativos, podríamos dividir el contenido en tres
partes: los dos primeros párrafos actúan como introducción al asunto de la
columna a partir de la referencia a Francisco Camps y a Rita Barberá; los
párrafos tercero y cuarto sirven para desarrollar la idea inicial, y abordar el
problema de la corrupción más allá de las filas del partido en Valencia; y, por
último, los tres párrafos finales sirven como conclusión personal del autor en
la que con ironía nos ofrece su tesis.

Así pues, la estructura interna no coincide con la externa, pues la


columna está formada por siete párrafos en los que predomina el modo
expositivo-argumentativo, el registro formal culto del español, con algunos
“guiños” de oralidad o coloquialismos -“(…) Rompe el corazón escuchar a
Camps, amiguito del alma de sus amiguitos (…)Rajoy está mucho más harto
que Antonio Damborenea (…)A mí se me rompe el corazón (…) en un plis-plás.
Ahí se le rompe a uno el corazón democrático (…)”

Con respecto al léxico, encontramos abundante adjetivación valorativa


con la que Reverte incide en su crítica (ejemplo, “amiguito del alma”,
“conmilitona”, “cotizantes”…).
En lo que se refiere a la estructura sintáctica, predominan las oraciones
subordinadas que ofrecen una cohesión más elaborada del texto y, entre ellas,
destacan las adjetivas o de relativo que actúan como adjetivos o aposiciones
de lo señalado (por ejemplo,”(…) millares, de cotizantes del PP, acosados por
la policía y la guardia civil, que parece ser que ya no obedecen a su jefe natural
(…)”), o bien las subordinadas causales o finales con las que el columnista
estructura la progresión temática del texto, sirviéndose de los marcadores o
conectores textuales necesarios (por ejemplo, “(…) corazón para aguantar sin
inmutarse la presencia de Francisco Camps, (…) que para preguntarle
cualquier cosa basta con que le llamen a casa, (…) Pero eso está a punto de
cambiar, porque dentro de poco no va a haber altos cargos en libertad, (…)
Porque los primeros pueden cambiar de situación procesal en un plis-plás (…)”)

El carácter personal del texto y su intención crítica, se sirven de algunos


recursos literarios. Como muestra de ellos, encontramos metáforas (“A mí se
me rompe el corazón”, “amiguito del alma”, “la sonrisa quizá en extinción de
Rita Barberá”), alguna personificación (“Las sedes del PP tiemblan”), pregunta
retórica (“¿Adónde va a ir tanto voto?”).

Con respecto a los recursos de modalización destaca la presencia del


pronombre de primera persona del singular reflexivo (“A mí”, “me”), la presencia
de verbos en primera persona del singular y el uso del pronombre uno (con el
que el autor se incluye y generaliza a la vez).

Con respecto a otros rasgos del lenguaje, encontramos la presencia de


elementos deícticos tales como los pronombres le, sí, les y los determinantes
sus, su con valor anafórico.

El estilo general de la columna es cercano a los lectores, manteniendo el


registro culto y procurando la ironía expresa o implícita con valor crítico,
mordaz.

Dada la actualidad del tema, considero que... (POSICIONAMIENTO


PERSONAL).

Para finalizar, cabe señalar que esta columna de opinión, publicada en


El País digital el pasado mes de febrero nos ofrece la visión personal de un
destacado articulista ante la actualidad política que vive España: el aumento de
los casos de corrupción en una sección del partido que gobierna el estado - el
Partido Popular- y su relación con la formación del gobierno, tras las últimas
elecciones del mes de diciembre.
Su estilo cercano e irónico actúan favorablemente para lograr la cercanía con
los lectores y conseguir que opinen, que se posicionen al respecto de la tesis
que ofrece Jorge M. Reverte.