Anda di halaman 1dari 3

TALLER: DIAGNOSTICO DE LAS MICOSIS

1. Protocolo de laboratorios para la búsqueda e identificación de hongos en:


Infecciones en piel y tejido blandos y mucosos
 En lesiones cutáneas se deberá pasar un algodón embebido en alcohol por
el área de la piel donde se tomará la muestra para retirar contaminantes
bacterianos superficiales. La muestra se toma del margen periférico y
eritematoso de la lesión típica, raspando los bordes con un portaobjeto de
vidrio o un bisturí. Las escamas así obtenidas se recogen en portaobjetos o
cajas de Petri estériles
 En abscesos subcutáneos: Se aspirar con jeringa y aguja la muestra de la
base de la lesión y pared del absceso.
 Las muestras de mucosa oral: Tomar con hisopo de la lesión activa; enjuagar
con solución salina
 El raspado de lesiones de piel puede realizarse con distintos materiales; los
más utilizados son bisturí, moqueta o cepillo.
 En caso de Piel lampiña, pitiriasis versicolor se adherir cinta adhesiva de
varias zonas de la piel para observación directa al microscopio.
 La toma de muestra de uñas se desinfectar con alcohol 70%, se raspa la
superficie y se desecha, recoger la parte profunda. En lesiones dístales:
recoger los residuos de debajo de la uña con bisturí, eliminando las primeras
porciones y cortar la uña con unas tijeras estériles y posteriormente raspar
con un bisturí estéril la parte inferior de la uña.

Infecciones respiratorias
 Recoger 3 esputos en 3 días consecutivos. La recogida del esputo es igual
que en el diagnóstico bacteriano. Puede ser obtenido por expectoración
espontánea o bien inducido, este último es muy útil para el diagnóstico de
neumonía por Pneumocystis jiroveci. La utilidad de esta muestra viene
condicionada por su “calidad” en función del número de leucocitos polimorfos
nucleares e histiocitos en la muestra, igual que en el caso de investigación
de bacterias, excepto cuando se buscan hongos dimórficos patógenos
primarios.
 Esputo de 24 h no es aceptable. Los hongos dimórficos sobreviven poco
tiempo. Requieren procesamiento inmediato. Hacer las extensiones para
tinciones de Gram.
 El esputo y las secreciones respiratorias claramente purulentas, hemáticas o
caseificadas pueden sembrarse directamente en los medios de cultivo. Las
fluidas deben concentrarse por centrifugación (1500xg durante 10 minutos)
desechando el sobrenadante y sembrando el sedimento re suspendido en
solución salina
Infecciones genitourinarias
 Para la toma de muestra de orina se necesita que sea la primera orina de la
mañana en contenedor estéril. Orina obtenida por sondaje. Orina postmasaje
prostático. Volumen necesario entre 10 y 50 ml.
 Usar la orina de la parte media de la micción. Puede utilizarse para detección
de antígeno de Histoplasma
Líquidos estériles
 Deben concentrase por centrifugación (1500-2500xg durante 10 min.) o
filtración (0,2 µm de poro), siempre que haya suficiente cantidad. Sembrar el
sedimento.
 Estas muestras pueden requerir un procesamiento especial, o sembrarse
directamente en el medio de cultivo

2. Exámenes directos, coloraciones histopatológicas, medios de cultivos y


pruebas serológicas.
 Exámenes directos
Las muestras se deben estudiar tanto macroscópica como
microscópicamente.
 Observación macroscópica.
Las muestras, antes de ser procesadas, tienen que observarse
macroscópicamente, en busca de material purulento, hemorrágico, necrótico
o gránulos.
 Observación microscópica.
Es el medio más simple y rápido de detectar una infección fúngica. Cuando
los elementos fúngicos están presentes en número suficiente se puede
establecer una orientación diagnóstica presuntiva, en ocasiones definitiva, y
en pocos minutos informar al clínico, lo cual permitirá la instauración
temprana de una terapia antifúngica, siendo éste uno de los factores
esenciales en el pronóstico de las micosis en los pacientes
inmunocomprometidos.
 Coloraciones histopatológicas
Tinta china: permite observar la cápsula
KOH: se utiliza para aclarar las muestras
Coloración de mucicarmin: Tiñe de rosa el polisacárido capsular de algunos
hongos
Tinción de Metanamina plata: tiñe las paredes del hongo de color marrón
Tinción de Gram: tiñe los hongos de color gram positivo
Tinción de ácido peryódico de Schiff: Permite diferenciar las hifas de
levaduras
Tinción de papanicolau: se puede evidenciar hongos
 Medios de cultivo
Los medios de cultivo pueden ser generales, enriquecidos, selectivos,
diferenciales y especializados

Generales: El más característico y clásico es el agar glucosado de


Sabouraud (AGS). Se utiliza como medio de cultivo general y
fundamentalmente para la realizar la descripción de las características
morfológicas de la mayoría de los hongos.

Enriquecidos: Se utilizan especialmente en micosis sistémicas endémicas


(histoplasmosis, blastomicosis), para la recuperación de la fase
levaduriforme. Un ejemplo de estos medios es el agar cerebro-corazón con
sangre (BHI).

Selectivos: Son medios que favorecen el crecimiento de los microorganismos


deseados impidiendo el de otros. Los componentes más utilizados como
agentes selectivos son antibacterianos (cloranfenicol, gentamicina,
penicilina, estreptomicina) y también inhibidores de hongos como la
cicloheximida que es especialmente útil en las muestras cutáneas y
respiratorias para el diagnóstico de micosis sistémicas endémicas.

Diferenciales: Se utilizan para ayudar a la identificación del hongo basada en


la apariencia de éste en dicho medio, se adiciona determinados
componentes como por ejemplo sustancias cromógenas, o indicadores de
pH.

 Reacciones serológicas
En las micosis sistémicas, histoplasmosis, paracocciodioidomicosis,
coccidioidomicosis, blastomicosis, la prueba serológica tamiz utilizada es la
inmunodifusión en gel de agar o la contrainmunoelectroforesis.

Ambas técnicas tienen una especificidad del 90% y una sensibilidad de 80%.
Su positividad indica infección activa o reciente y en casos positivos se debe
proceder a la cuantificación de anticuerpos por fijación de complemento o
enzimoinmunoensayo.
Los títulos de anticuerpos en estas micosis son proporcionales al número de
unidades infectantes, es decir, a la gravedad de la enfermedad y descienden
cuando el paciente evoluciona favorablemente con el tratamiento.