Anda di halaman 1dari 16

la visitación pastoral como plan

discipulador: Una propuesta


[The Pastoral Visiting as a
Discipleship Plan: A Proposal]

Christian Varela1

Resumen
La visitación pastoral tiene características propias que la diferencian de una
visita social, promocional, administrativa o casual fuera de la iglesia. Esta tiene
el propósito intencional de animar y fortalecer la fe de los creyentes a través del
diálogo, el estudio de la Palabra y la oración en un significativo un momento
espiritual. Por lo tanto, en el presente estudio primero se describe el fundamento
bíblico, luego se destaca la importancia de la visitación y el apoyo laico en esta
obra según Elena G. de White. Finalmente, se propone un plan de ejecución
para llevar a los líderes al compromiso de discipular a su feligresía.
167
Palabras clave: Iglesia Adventista, obra evangélica, visitación, discipulado

Abstract
Pastoral visiting has its own characteristics that differentiate it from a social,
promotional, administrative or casual visit outside the church. It has the inten-
tional purpose of encouraging and strengthening the faith of believers through
dialogue, the study of the Bible and prayer in a meaningful spiritual moment.
Therefore, in the present study, first the biblical foundation of pastoral visiting
is described, then the importance of visitation and lay support in this work is
highlighted according to Ellen G. White. Finally, a plan of visitation to lead the
leaders to the commitment to disciple their parishioners, is proposed.

Keywords: Seventh-day Adventist Church, evangelism, visitation, discipleship

1
Magister en Teología Sistemática. Pastor distrital en Córdova, Argentina. Email: chrav2009@
gmail.com

Estrategias para el cumplimiento de la misión | Volumen 15 - Número 01 | Enero - Junio 2017


Christian Varela

Introducción

Muchas iglesias están sufriendo un gran impacto de apostasía en sus


nuevos y antiguos miembros. Para revertir este problema, la Iglesia Adven-
tista del Séptimo Día (IASD) en Sudamérica ha delineado programas con
énfasis en la comunión, relacionamiento y misión a fin de involucrar a sus
miembros en el proceso de discipulado. Para ello, los pastores tienen una
gran responsabilidad y cabe preguntar: ¿Cómo pueden los pastores disci-
pular con eficacia a los miembros de su iglesia? ¿Puede la visitación ayudar
en el proceso de discipulado? ¿Cómo pueden los miembros ser visitados
eficazmente cuando las responsabilidades pastorales se incrementan más?
El presente estudio propone la importancia de la visitación pastoral por
parte de otros líderes aparte del pastor:2 ancianos,3 diáconos, diaconisas,4
líderes de grupos pequeños5 y maestros de escuela sabática entre otros. El
objetivo es discipular a la feligresía a través de este ministerio. La visitación
pastoral se define por sus características propias que la diferencian de una

168
2
Sobre la importancia de la visita pastoral en la tarea ministerial véase Jonas Arrais, Se busca
un buen pastor (Buenos Aires: Asociación Casa Editora Sudamericana, 2011), 73-83. Michael
W. Campbell, “The Art of the Pastoral Visiting”, Ministry (Julio de 2013), 18-20. Chor-Kiat Sim,
“Why pastoral visitation? An evaluation of the base aspects and objectives of visitation”, Ministry
(Mayo de 1999): 22-23. Wagner Aragão, “Pastoral visiting: An irreplaceable task An”, Ministry
(Diciembre de 2014): 9-11. Cristian Gonzales Yupanqui, “La visitación pastoral como método
eficaz de crecimiento integral de los miembros de iglesia”, Estrategias para el cumplimiento de la
misión, 13/1 (2015): 145-155. Ibid., “El verdadero significado de la visitación-Episkopes”, Estrate-
gias para el cumplimiento de la misión, 12/2 (2014): 64-77. Rubén Rivero, “Las visitas pastorales”,
Ministerio Adventista (Enero- Febrero de 1980): 9-11. Valentín Pitino, “El arte de visitar”, Minis-
terio Adventista (Enero- Febrero de 1980): 12-14.
3
Asociación Ministerial de la Asociación Ministerial de los Adventistas del Séptimo Día, Guía
para ancianos de iglesias (Buenos Aires: Asociación Casa Editora Sudamericana, 2014), 124-126.
Chor-Kiat Sim, “Nine B.L.E.S.S.I.N.G.S. of pastoral visitation”, Elder’s Digest (Abril- Junio
2014): 6-8. Lyndon S. Uttley, “Home Visitation: Necessary for a Healthy Church”, Elder’s Digest
(Invierno de 1994): 12-13.
4
Asociación ministerial y Depto. De los ministerios de la mujer de la División Sudamericana
de la Iglesia Adventista del Séptimo Día, Guía para diáconos y diaconisas (Buenos Aires: Asociación
Casa Editora Sudamericana, 2014), 61-69.
5
Wagner Aragão, 10.

Estrategias para el cumplimiento de la misión | Volumen 15 - Número 01 | Enero - Junio 2017


La visitación pastoral como plan discipulador: Una propuesta

visita social, promocional, administrativa o casual fuera de la iglesia. Esta


tiene el propósito intencional de animar y fortalecer la fe de los creyentes a
través del diálogo, el estudio de la Palabra y la oración en un significativo un
momento espiritual.6 A continuación se describirá el fundamento bíblico
y la importancia de la visitación y el apoyo laico en esta obra, según Elena
G. de White. Finalmente se propone un plan de ejecución, llevando a los
líderes al compromiso de discipular a su feligresía.7

Fundamento bíblico de la visitación

La enseñanza sobre la visitación se haya implícita en las Escrituras, evi-


denciándose siempre en el principio esencial de establecer y fomentar las
relaciones personales. Por esta razón, desde el Génesis al Apocalipsis, Dios
interviene y visita al hombre.8 Aunque el pecado causo separación con el
hombre, Dios lo asistió para darle esperanza de salvación en el momento
más crítico de su vida (Gen 3:8-16). Así, la primera visita de Dios al peca-
dor fue motivada por el amor con el propósito de suplir las necesidades de
perdón y restauración frente al pecado cometido. Este principio teológico 169
sentará las bases del ministerio de la visitación a través de las Escrituras.
A partir de allí, las teofanías o visitaciones divinas al pecador en el Anti-
guo Testamento son recurrentes. Entre ellas se pueden destacar los encuen-
tros con Noé (Gen 6:8-9), Abraham (Gen 19; 21:1-21), Moisés (Ex 3:1-
15), Israel (Ex 3:16; Jer 29:10), Gedeón (Jue 6), Manoa (Jue 13), Samuel
(1 Sam 3), Elías (1 Rey 19:1-18) y Jeremías (15:15). Job y Salmos también

6
Campbell, “The Art of the Pastoral Visiting”, 18. Cristian Gonzales, “El propósito de la
visitación pastoral: Una mirada en las Escrituras”, Berit Olam 12/2 (2015): 137-150. Paul Miller,
“The pastor and visitation: Richard Baxter’s model”, Ministry (Noviembre de 2003): 23. Howard
A. Kuhnle, Bible Reading and Prayer in Visitation, Ministry (Noviembre de 1973): 17. James A.
Cress, “Visitation revisited”, Ministry (Marzo de 2003): 27. Wagner Aragão, 10-11.
7
Por cuestiones de tiempo e instrumentación no podrá realizarse para la presente investiga-
ción un estudio de campo para evaluar los resultados de un ministerio de visitación activo en el
distrito.
8
Robert A. Wilson, “The Pastor and Personal Visitation”, Ministry (Marzo de 1962): 32

Estrategias para el cumplimiento de la misión | Volumen 15 - Número 01 | Enero - Junio 2017


Christian Varela

presentan a Jehová recorriendo su creación (Job 7:17-18; Sal 8:4; 17:3; 65:9;
106:4). En estas ocasiones Dios se reúne con el propósito de salvar, cuidar,
animar, brindar oportunidades, suplir necesidades físicas y espirituales.
Finalizada la revelación divina durante un largo “periodo de silencio
profético”, se acaban las visitas de Dios hasta la mayor manifestación de
la divinad en Cristo (Lc 1:68, 78; Jn 1:14). Así, en el Nuevo Testamento
complementa otra faceta de la visitación en el ministerio de Jesús y los
apóstoles desde una nueva perspectiva de enseñanza, predicación y sani-
dad y a través de la ministración personal. Otro aspecto a destacar es la
estrecha relación entre la visitación y el cuidado según lo evidencia en el
grupo de vocablos formados con la raíz skep más el prefijo epi presentando
la idea de cuidar, vigilar y visitar.9
Durante la vida terrenal de Jesús, este ministerio fue importante para
establecer relaciones con hombres y mujeres en un proceso de discipulado.
Elena de White afirma: “Nuestro Salvador iba de casa en casa, sanando
a los enfermos, consolando a los que lloraban, calmando a los afligidos,
hablado palabras de paz a los afligidos”.10 Entre las visitas destacadas en la
170 vida de Jesús se encuentra su entrevista con la mujer samaritana, al que Juan
afirmó que “era necesario pasar por Samaria” (Jn 4:4). Esta necesidad por
parte de Cristo se debía al plan divino de salvar y animar la fe sincera de
aquella comunidad, considerando a esta mujer como un instrumento útil
para aquel propósito. Jesús visitó a Simón el leproso (Mat 26:6), Simón y
Andrés (Mc 1:29-31), Mateo (Mat 10:9-10); Jairo (Mc 5:37-42), María,
Marta y Lázaro (Lc 10:38-42), a María y Marta en el sepelio de su hermano
(Jn 11) y Zaqueo (Lc 19:5-7). En el sermón del juicio a las naciones desta-
có las visitaciones de los justos a los enfermos y encarcelados (Mat 25:36,
43). Esta referencia brinda la pauta de que es un ministerio que no solo le
compete al pastor. Antes de su ascensión, Jesús dejó la comisión a Pedro de
apacentar a sus ovejas y corderos (Jn 21:15-23), implicando el cuidado de
9
Lothar Coenen, “Vigilar, cuidar de”, en Diccionario teológico del Nuevo Testamento. Eds. Lo-
thar Coenen y Erich Beyreuther Hans Bietenhard. 4 Vols. (Salamanca: Ediciones Sígueme, 1994),
4:366. Cf. Cristian Gonzales,
10
Elena G. de White, Obreros evangélicos (Buenos Aires: ACES, 1926), 196.

Estrategias para el cumplimiento de la misión | Volumen 15 - Número 01 | Enero - Junio 2017


La visitación pastoral como plan discipulador: Una propuesta

los creyentes bajo su responsabilidad. Haciendo referencia de este suceso,


Pedro señala en su epístola a los líderes: “Apacentad la grey de Dios que está
entre vosotros, cuidando de ella, no por fuerza, sino voluntariamente” (1
Pe 5:2). De esta manera, el ministerio de la visitación debe ser realizado por
el pastor y por todos los líderes en general, quienes tengan el propósito de
aliviar, consolar y fortalecer la fe de los necesitados.
Siguiendo el ejemplo de Jesús, los apóstoles vieron la necesidad de
continuar enseñando y predicando en las casas (Hch 5:42). Así, el tra-
bajo en los hogares sentó las bases de una comunidad de relaciones
estables y duraderas. Los discípulos hacían más discípulos a través sus
encuentros a los nuevos creyentes y fortaleciendo a los estaban en la fe.
Según Hechos de los Apóstoles, Pedro fue un visitador de los “santos”.
Durante su paso por Lida, curó a un paralitico llamado Eneas (9:32).
El apóstol realizó su primer encuentro de predicación con los gentiles
en el hogar de Cornelio (10:24-27). Por otro lado, Pablo luego de esta-
blecer iglesias durante su primer viaje misionero, resuelve junto a Ber-
nabé “visitar a los hermanos por todas las ciudades en las cuales hemos
anunciado la Palabra del Señor, para ver cómo están” (Hch 15:36). Esta 171
decisión tenía el propósito de conocer las condiciones espirituales en las
que se encontraban y suplir las necesidades necesarias de los conversos.
El apóstol se destacó así por su interés en la visitación a creyentes par-
ticulares (16:15, 34;18:7) y los hogares-iglesias (Hech 28:8; Ro 15:24,
28; 1 Co 16:5, 7; 2 Co 1:15-16; 12:14; 13:1; 1 Te 2:1), afirmando que
“nada que fuese útil he rehuido de anunciaros y enseñaros públicamente
y por las casas” (Hch 20: 20). Por esta razón les exhorta a los líderes a
“apacentar la iglesia del Señor” (Hch 20:28). Santiago por su parte des-
taca al igual que Jesús la importancia de la visitación a los necesitados
como a los huérfanos y a la viudas en sus tribulaciones (Sant 1:27). El
apóstol destaca que este ministerio debe ser voluntario y de asistencia
social a las necesidades de los desafortunados. Los apóstoles, por lo tan-
to tuvieron como prioridad la visitación para la enseñanza, predicación
y curación con el fin de fortalecer en la fe a la Palabra de Dios a los

Estrategias para el cumplimiento de la misión | Volumen 15 - Número 01 | Enero - Junio 2017


Christian Varela

creyentes. Ellos comprendieron que esta era la mejor de manera de dis-


cipular a los santos de una manera personal y directa.
En conclusión, las Escrituras presentan los principios teológicos del
ministerio de la visitación pastoral en las personas de Dios, Jesús y los
apóstoles con el propósito de salvar, ayudar, exhortar, fortalecer la fe, sa-
nar y suplir las necesidades sociales y espirituales.

La visitación en los escritos de Elena G. de White

Elena de White destaca la necesidad de la visitación en la experiencia


cristiana. En sus escritos invita a pastores y miembros en general a rea-
lizar esta actividad, ya que “muchos están aguardando a que se les hable
personalmente.”11 A continuación, se describirá brevemente el valor de
la visitación por parte del pastor y la acción de los laicos en apoyar la
obra pastoral.

La visitación en el ministerio pastoral


172 Elena de White afirma el valor de la visita pastoral a los miembros de
la iglesia y a personas interesadas en la Palabra de Dios. Ella nota que “el
pastor debe visitar a sus feligreses de casa en casa, enseñando, conversando
y orando con cada familia, y atendiendo al bienestar de sus almas”.12 En
algunas ocasiones destaca el ministerio de la visitación como complemen-
to del ministerio de la predicación pública, afirmando que “la obra de un
ministro no consiste meramente en predicar. Debe visitar a las familias
en sus hogares, orar, por ellas y escudriñar las Escrituras con ellas. El que
hace una obra fiel fuera del púlpito logrará diez veces más resultados que

11
Ibid., El Deseado de todas las gentes (Buenos Aires: ACES, 1984), 115.
12
Ibid., Obreros evangélicos, 352.

Estrategias para el cumplimiento de la misión | Volumen 15 - Número 01 | Enero - Junio 2017


La visitación pastoral como plan discipulador: Una propuesta

aquel que limita su trabajo al escritorio”.13 Para ella, la falta de visitación


en la vida ministerial muestra a “un pastor infiel, y la reprobación divina
lo alcanza”,14 afirmando que deberían ser despedidos por su falta de res-
ponsabilidad.15 Las iglesias, según ella, se ven afectadas por este descuido,
convirtiéndose en “desorganizadas, debilitadas, y enfermizas y listas para
morir”.16 El pastor al visitar a las familias debe hacerlo con un propósito
definido para conversar, instruir, aconsejar y estudiar la Palabra.17 Por esta
razón, es fundamental en la tarea ministerial, que no debe ser descuidada
por el bien de sus miembros.18

La obra de los laicos en ayudar la obra ministerial19


Es interesante notar que destaca el deber del pastor en educar a sus
miembros para la obra de la visitación. Ella aconseja lo siguiente:

Nuestro trabajo está incompleto si nosotros no educamos a otros para ser obre-
ros juntamente con Dios, visitando y orando con las familias, mostrando al
13
Ibid. Testimonies for the Church, 9: 124. (Ellen G. White Writings. CD-Rom. The Ellen G.
White State, 2008). Ella también observa: “Un ministro puede gozarse en sermonear; porque es 173
la parte placentera del trabajo y es comparativamente fácil; pero ningún ministro debe ser evalua-
do por su habilidad como predicador. La parte más dura viene después que deja el púlpito... el
interés despertado debe ser cultivado por un esfuerzo personal: “Visitando...”. En, El evangelismo,
321. Cf. Ibid., El ministerio pastoral (Silver Spring, MD: Asociación Ministerial de la Asociación
General, 1997) 257-258.
Ibid., El evangelismo (Buenos Aires: ACES, 1978), 323.
14

Ibid., El ministerio pastoral, 255-256.


15

Ibid., 256.
16

Ibid., 256-257.
17

Elena G. de White también afirma al respecto: “Con frecuencia un pastor descuida vergon-
18

zosamente los deberes que le incumben, porque carece de fuerza para sacrificar sus inclinaciones
personales al retraimiento y el estudio. El pastor debe visitar a sus feligreses de casa en casa,
enseñando, conversando y orando con cada familia, y atendiendo al bienestar de sus almas”. En,
Obreros evangélicos, 352.
19
Para un estudio sobre el concepto de la obra del pastorado en el adventismo primitivo y en
Elena de White véase Russell Burrill, en Reencendiendo una pasión perdida (Buenos Aires: ACES,
2013), 53-86.

Estrategias para el cumplimiento de la misión | Volumen 15 - Número 01 | Enero - Junio 2017


Christian Varela

mundo lo que Jesús ha hecho por nosotros. La Palabra de Dios declara, ‘Visitar
a los huérfanos y a las viudas en sus tribulaciones, y guardarse sin macha de este
mundo’. Estas palabras son dichas a cada seguidor de Cristo. No solamente el
ministro, sino cada alma conectada con él, han de trabajar en su viña.20

De esta manera, se afirma que los miembros no deben esperar que el


ministro haga toda la obra, ya que “el Maestro encomendó a cada uno
su obra. Hay visitas que hacer, hay oraciones que elevar, hay simpatía
que impartir; y la piedad- el corazón y la mano- de toda la iglesia, ha de
empelarse si la obra ha de ser realizada.21 La obra de salvar almas es in-
cumbencia de todo creyente y no solo del pastor.22
La obra del pastor visitador también tiene sus riesgos misionológico si no
se la considera con equilibrio, ya que las iglesias pueden convertirse en pas-
tores dependientes. Elena de White afirma sobre ese tema lo siguiente: “los
pastores están revoloteando sobre las iglesias que conocen la verdad, mien-
tras miles de personas perecen sin Cristo”.23 Ella destaca que “como la mano
de Dios, la iglesia debe ser educada y capacitada para brindar un servicio efi-
174 caz. Sus miembros deben ser los dedicados obreros cristianos del Señor”.24
Así, las iglesias a las cuales los pastores brindan mucha atención pueden
llegar a ser débiles, afirmando que “los que conocen la verdad se debilitan si
nuestros ministros les dedican el tiempo y el talento que debieran consagrar
a los inconversos”.25 Por eso exhorta a los pastores que “la mayor ayuda que
pueda darse a nuestro pueblo consiste en enseñarle a trabajar para Dios y a
confiar en él, y no en los ministros. Aprendan a trabajar como Cristo traba-
jó. Únanse a su ejército de obreros, y préstenle un servicio fiel”.26
20
Ibid., 258-259.
21
Ibid., El evangelismo, 87.
22
Ibid., Los hechos de los apóstoles (Buenos Aires: ACES, 2007), 56.
23
Ibid., Joyas de los testimonios (Buenos Aires: ACES, 2004), 3: 85.
24
Ibid., “The Work in Greater New York”, Atlantic Union Gleaner (8 de Enero de 1902).
25
Ibid., Joyas de los Testimonios, 3: 81-82.
26
Ibid., 82.

Estrategias para el cumplimiento de la misión | Volumen 15 - Número 01 | Enero - Junio 2017


La visitación pastoral como plan discipulador: Una propuesta

Hacia un plan de visitación de discipulado integrado

Las visitas generan relaciones sólidas en la iglesia,27 siendo este un prin-


cipio fundamental para un discipulado eficaz.28 Por tal razón, junto con los
Grupos Pequeños, cada iglesia que busca discipular a sus miembros debe
tener en cuenta la visitación sistemática entre sus actividades principales.
Esta no puede ser realizada únicamente por los pastores, ya que las respon-
sabilidades de ellos se incrementan más cada día ante los desafíos familiares,
evangelisticos y administrativos. Es por eso que, se hace imperativo crear un
programa que enfatice este ministerio como un estilo de vida en ancianos,
diáconos, diaconisas y otros líderes como apoyo para que el pastor pueda
desarrollar de manera armoniosa la implementación y continuidad de di-
versos programas eclesiásticos y evangelisticos en lugares donde nunca fue
oído el mensaje. A continuación se presentará brevemente algunas reco-
mendaciones para la ejecución de un plan de visitación.

Trabaje en coordinación con la junta de iglesia


Las juntas directivas de las iglesias deben tomar parte activa en la coor- 175
dinación de un plan de visitación, ya que este cumple con los primeros
tres puntos a las tareas correspondientes según lo establecido por el Ma-
nual de iglesia.29 El pastor, los ancianos, maestros de escuelas sabáticas y
la secretaría deben poseer las herramientas necesarias para organizar un
programa de visitación de acuerdo a las necesidades de la iglesia local
(miembros desanimados, enfermos, carenciados, viudos, etc.). La secre-
Errol A. Lawrence , “Building relationships through pastoral visitation”, Ministry (Mayo de
27

2008): 26-27. Wagner Aragão, 11.


Greg Ogden, Discipulado que transforma. El modelo de Jesús (Barcelona: Editorial Clie,
28

2006), 121.
29
El manual de iglesia afirma lo siguiente: “(1) Asegurar que haya un plan activo de discipulado
continuo en funcionamiento, que incluya ministerios de alimentación espiritual y de evangeliza-
ción. Este es el punto de agenda más importante para la Junta. (2). Estudiar las listas de miembros
e iniciar planes para rescatar a los miembros que se han separado de la iglesia. (3). Entrenar al
liderazgo de la iglesia local sobre cómo fomentar un crecimiento espiritual intencional en ellos
mismos y en otros”. En, Manual de iglesia 2015, 128.

Estrategias para el cumplimiento de la misión | Volumen 15 - Número 01 | Enero - Junio 2017


Christian Varela

taria debe mantener actualizada la lista de miembros activos e inactivos,


siendo una facilitadora de los datos necesarios para concretar las visitas
(dirección y número de celular o teléfono).

Ministerios integrados en la visitación


La IASD posee una estructura que facilita la organización de los
principales responsables en el ministerio de la visitación: Ancianos y
diáconos. En Guía para los ancianos de iglesias se afirma que “la pla-
nificación para las visitas en las casas debe ser una parte regular en las
reuniones de los ancianos”.30 También es uno de los deberes del dia-
conado,31 por lo que en Guía para diáconos y diaconisas se asevera que
“deberían dedicarse a esta tarea como una parte permanente de su mi-
nisterio”.32 Estos departamentos pueden trabajar en integración con el
ministerio joven, los ministerios de la mujer, maestros de las escuelas
sabáticas, líderes de grupos pequeños y acción solidaria adventista para
la implementación de las visitas. De esta manera, son varios los frentes
de acción que cuidarían a la membresía de la iglesia.
176
Convoque a los visitadores conforme a los dones
El desarrollo de los dones espirituales está muy vinculado con el ci-
clo de discipulado. Por esta razón, los visitadores deben poseer ciertas
cualidades necesarias para realizar visitas pastorales efectivas. En ciertas
ocasiones serán pertinentes las visitas de fortalecimiento y ánimo cuyos
visitadores necesitarán los “dones de apoyo”,33 mientras que para otras ne-

30
Asociación Ministerial de la Asociación General de los Adventistas del Séptimo Día, 125.
31
Iglesia Adventista del Séptimo Día. Asociación General, Manual de iglesia 2015 (Buenos
Aires: Asociación Casa Editora Sudamericana, 2015), 77-78.
32
Asociación ministerial y Depto. De los ministerios de la mujer de la División Sudamericana
de la Iglesia Adventista del Séptimo Día, 61.
33
James Zackrison, Dones espirituales prácticos (Buenos Aires: Asociación Casa Editora Suda-
mericana, 1996), 54-60.

Estrategias para el cumplimiento de la misión | Volumen 15 - Número 01 | Enero - Junio 2017


La visitación pastoral como plan discipulador: Una propuesta

cesitarán los “dones de enseñanza”.34 Por esta razón, siguiendo el método


de Cristo (Mar 6:7) y los apóstoles es recomendable hacerlo por parejas
con el fin de complementarse y evitar ciertos conflictos que pueden pre-
sentarse.35 Así, cada visitador podrá disfrutar de la utilidad de sus dones
en favor de la iglesia.

Organice un plan de entrenamiento


El pastor junto con los miembros de más experiencias debiera or-
ganizar un entrenamiento teórico práctico.36 Braden afirma que “no es
necesario que sea largo o elaborado. Las personas aprenden mucho más
visitando que en una sesión de capacitación”.37 Si bien es cierto que
cada visita es diferente, y el visitador deberá pedir la dirección del Espí-
ritu Santo, es necesario brindar pautas orientativas sobre los casos más
comunes en las visitaciones. Para ello debería puntualizarse el propósito
definido de la visitación pastoral de acuerdo a cada situación (visitas a
miembros, ex miembros, recién bautizados, deudos, enfermos en sus
hogares u hospitales, cárceles, etc.).38 Otro aspecto necesario es destacar
las características del visitador, su manera de proceder durante las visi- 177
tas39 y las limitaciones en el aconsejamiento y resolución de conflictos.
Un entrenamiento adecuado animará, orientará y equipará a los visita-
Ibid., 61-70.
34

Cress, 27. Campbell, 18.


35

36
Elena G. de White afirma: “Hay algunas personas con cierta experiencia que debieran, en
ocasión de todo esfuerzo público que se realiza en las iglesias moribundas, así como en nuevos
lugares, seleccionar a hombres y mujeres de edad madura para ayudarlos en la obra. Así obtendrán
conocimiento, interesándolos en el esfuerzo personal, y veintenas de ayudantes se están preparan-
do como instructores bíblicos, colportores y visitadores de las familias”. En, El evangelismo, 344.
S. G. Braden, The first year, incorporating new members (Nashville: Discipleship Resources,
37

1987), 41. Cf. A. F. Harre, Close the back door: Ways to create a caring congregation fellowship. St.
Louis: Concordia, 1984), 92-109.
38
Campbell, 18. Kathy McMillan, “Hospital visitation 101”, Ministry (Septiembre de
2006):13-14. George M. MacLean, “Hospital Visitation”, Elder’s Digest (Septiembre- diciembre
de 1997): 8-9.
Véase las recomendaciones de Uttley para este aspecto en, “Home Visitation”, 13.
39

Estrategias para el cumplimiento de la misión | Volumen 15 - Número 01 | Enero - Junio 2017


Christian Varela

dores a obrar eficazmente. A continuación se presentará un plan divido


en 5 módulos a modo de sugerencia para los temas a desarrollar.

Módulos Temas Objetivos


1 La visitación: Un plan divino Presentar la importancia y el fun-
damento bíblico teológico del mi-
nisterio de la visitación.

Definir lo que es y no es la visita


pastoral.
2 La visitación: Un abanico Analizar los distintos casos de vis-
amplio de cubrir itación pastoral: Miembros, ex
miembros, recién bautizados, en-
fermos, etc.
3 El visitador: Sus característi- Presentar las características y
cas y preparación preparación del visitador que
ministra la visitación pastoral.
178 4 La visitación pastoral: Un Analizar los procedimientos gene-
momento especial rales a tener en cuenta en el mo-
mento de la visitación
5 La visitación pastoral: Un Presentar la visitación pastoral
momento de reflexión como un momento de diálogo en
reflexión.

Destacar consideraciones impor-


tantes de arte de escuchar y acon-
sejar.

Presentar la importancia de la re-


flexión a partir de lectura de las
Escrituras en la visita.
Tabla 1. Capacitación para el ministerio de la visitación

Estrategias para el cumplimiento de la misión | Volumen 15 - Número 01 | Enero - Junio 2017


La visitación pastoral como plan discipulador: Una propuesta

Organice un plan de acción


La junta directiva de iglesia debe organizar un plan de acción que
involucre la visitación a los miembros, ex miembros, interesados, enfer-
mos en los hogares y hospitales, etcétera, en coordinación de ancianos,
diáconos, diaconisas, secretaría, evangelismo y ministerio personal. Se-
ría necesario identificar como prioridad a los miembros que no asisten,
ancianos imposibilitados en asistir, recién bautizados, deudos, enfermos
en hogares u hospitales entre otros. Se debe contactarlos con el fin de
conocer su realidad, visitarlos y ofrecer asistencia espiritual y social.
Estas visitas pueden distribuirse de manera geográfica, por clases de
escuelas sabáticas, rango etario, familias, o por afinidad de los visitado-
res. Sería bueno concertar el encuentro de antemano con las personas
a fin de respetar su intimidad, adecuarse a sus horarios y evitar des-
encuentros. También corresponde reportar al pastor los casos difíciles
que no pueden ser resueltos por este ministerio. Además, es importante
llevar un registro de las personas visitadas, escribiendo en el mismo la
fecha del encuentro y los temas tratados.
Para ello, se sugiere utilizar el material preparado por Cristian Gon-
zales con el fin de facilitar un diagnóstico espiritual efectivo. En el mis-
mo se pueden anotar ciertos datos importantes como fecha de bautis- 179
mo, realización del culto familiar, recepción de sábado, devolución de
los diezmos, ofrendas, promesas y actividades misioneras.40 Por último,
este plan de acción debe ser puesto a consideración de la junta directiva
cada tres meses con el propósito de informar y evaluar el trabajo reali-
zado. A continuación se presenta un esquema de distribución de visi-
tación, el cual puede ir alternándose periódicamente según lo requieran
las necesidades de la iglesia local (bimestre, trimestre o semestre).

40
Cristian Gonzales, “La visitación pastoral como método eficaz en el crecimiento integral de
los miembros de iglesia”, 164-176. Cf. Wagner Aragão, 10.

Estrategias para el cumplimiento de la misión | Volumen 15 - Número 01 | Enero - Junio 2017


Christian Varela

Enfer- Enfer- Miem- Miem- Ex Con- Espe-


mos en mos bros bros miem- tactos ciales
hogares hospita- regu- irregu- bros y es- (viudos,
larios lares lares tudios caren-
bíbli- ciados,
cos disci-
plinados,
etc.)
Pastor X
Anciano 1 X
Anciano 2 X
Jefe de X
diáconos
Jefa de di- X
aconisas/
Ministerios
de la Mujer
Maestros X
de escuela
180 sabática/
Líderes GP
Director de X
Ministerio
Personal/
Evangelismo
Fecha / /
: Informe y
evaluación
de la junta
de iglesia
Tabla 2. Distribución de visitación por trimestre

Ventajas de un modelo discipulador a través de la visitación

El proceso de discipulado tal como Jesús lo realizó muestra su eficacia


al dedicar tiempo de calidad personalizado en la enseñanza y la proporción

Estrategias para el cumplimiento de la misión | Volumen 15 - Número 01 | Enero - Junio 2017


La visitación pastoral como plan discipulador: Una propuesta

de ánimo a los suyos. Los sermones y capacitaciones tienen su lugar, pero


nada reemplaza la dedicación de los pastores y demás líderes en priorizar el
contacto personal con los miembros de iglesia en el crecimiento espiritual
a través del diálogo, la enseñanza bíblica y la oración. Si bien el discipulado
es un proceso mucho más amplio, la visitación ayuda a definir la condición
real de los miembros para comenzar a trabajar en su crecimiento y fortale-
cimiento espiritual.41 Así, las visitas darán un puntapié inicial e importante
en este proceso que se complementará con otras actividades orientadas a
ese fin. Este ministerio también logrará un sentido de unidad e identidad
con la iglesia local. Afianzará la verdad y mantendrá la visión y misión en
la medida que los visitadores discipuladores dediquen afecto y paciencia a
los suyos. Además, los encuentros establecerán vínculos estables y durade-
ros en el tiempo entre líderes y liderados. Desde el punto de vista del líder
visitador, siguiendo el ejemplo de Jesús, crece a su semejanza, forjando así
una influencia de su liderazgo en un entorno de confianza y cuidado. De
esta manera, la iglesia al poseer un plan de acción comprometerá a pastores
y líderes en el descuidado ministerio de la visitación.
181
Conclusión

En un mundo individualista y carente de relaciones es necesaria la


implementación de los grupos pequeños y la visitación pastoral. Si bien
muchas veces se ha enfatizado como tarea exclusiva del pastor, las visita-
ciones necesitan ser parte del estilo de vida de ancianos, diáconos, dia-
conisas, maestros de escuela sabática, líderes de grupos pequeños y todo
creyente ocupado en el bienestar y unidad de la iglesia. Este ministerio
presenta fundamentos bíblicos en las constantes visitaciones de Dios al
hombre, el ministerio terrenal de Jesús y su continuidad en la obra apos-
tólica. Frente a los continuos desafíos pastorales, es necesario educar a
los líderes y miembros en general sobre la importancia de la visitación

41
N. Ashok Kumar, “The pastoral benefits of visiting church members”, Ministry (Octubre
de 2008): 20-21.

Estrategias para el cumplimiento de la misión | Volumen 15 - Número 01 | Enero - Junio 2017


Christian Varela

como un ministerio que fortalece la comunión con Dios, la relación en-


tre la comunidad y la misión hacia los interesados en la Palabra. Si bien,
se necesitarán mayores investigaciones para analizar los resultados de un
plan de visitación como modelo discipulador, las invitaciones personales
marcarán la vida espiritual de los visitados en fidelidad y compromiso
con Dios y a su iglesia. En conclusión, la visitación crea el ambiente para
discípulos creciendo en comunión, relación y misión.

Recibido: 10 de agosto de 2017


Aceptado: 15 de setiembre de 2017

182

Estrategias para el cumplimiento de la misión | Volumen 15 - Número 01 | Enero - Junio 2017