Anda di halaman 1dari 11

Fabricante Pietro Beretta

Modelo 92 FS
Nacionalidad Italiana.
Tipo de Arma Pistola semiautomática de doble acción.
Calibre 9 x 19 mm.
Sistema de funcionamiento Retroceso corto de cañón.
Sistema de acerrojamiento Geométrico tipo Walther P 38
Cargadores metálicos de quita y pon, capacidad
Alimentación
15 cartuchos.
De aguja percutora y desamartillado automático
Seguro que a su vez es un seguro manual de aleta
ambidiestro.
Aparato de puntería Guión fijo y alza regulable en deriva.
Longitud del arma 21,7 cm.
Longitud del cañón 12,5 cm
Altura del arma 13,7 cm.
Estrías 6, de paso derecho.
Peso del Arma 975 g., sin cargador.
Particularidades Su empuñadura es de aleación de aluminio.

Paso 1: (Fig. 4–15)


Fig. 4–15. Con el arma descargada y sin cargador, presione el tetón de desarme del lado
derecho del arma (1) y baje la palanca de desarme del lado izquierdo.
Fig. 4–16. Al bajar la palanca de desarme (1) retire la corredera hacia delante.
Paso 3: (Fig. 4–17)
Fig. 4–17. Retire el resorte recuperador y su guía.

Paso 4: (Fig. 4–18)


Fig. 4–18. Retire el cañón.

01.01. Definiciones

La palabra arma proviene del vocablo inglés arm que significa brazo, en clara
alusión a que el arma más primitiva del hombre es su propio brazo.

El diccionario de la Real Academia Española la define como: “instrumento


destinado a ofender o defenderse”. Es decir, que cualquier elemento (una
piedra, un palo, un cuchillo, un revólver) caben en esta definición.

El origen de las armas de fuego se remonta a la Edad Media y guarda estrecha


relación con la invención de la pólvora, atribuida a los chinos. Pero, sin lugar a
dudas, es en la Europa de esa época dónde se comienza a emplear el
concepto de un tubo (al principio de madera y zunchos de metal, luego de
bronce) para arrojar piedras esféricas impulsadas por la fuerza de la pólvora
negra. Estos primitivos cañones se emplearon contra los muros de los castillos,
marcando con ello el fin de los largos sitios a fortalezas de este tipo.

No tardó demasiado el ingenio del hombre en comenzar a producir estos


cañones, haciéndolos más portátiles mediante el uso del bronce y luego del
hierro en su fabricación, así como el plomo o el hierro para sus proyectiles.
Esto significó el fin del empleo del arco y la ballesta, con sus respectivas
flechas, como “armas portátiles”, ya que el tiempo que demandaba formar un
buen arquero (o, en su caso, ballestero) era de varios años, mientras que para
utilizar un arma de fuego era sólo cuestión de meses.

Para comprender mejor el uso de las armas de fuego es importante recordar


algunos conceptos generales establecidos, en su mayoría, en el Decreto
reglamentario de nuestra Ley de armas:

1. Arma blanca: Se utilizan esgrimiéndolas y actúan por la fuerza que le


otorga quien la emplea; por ejemplo: una espada, cuchillo, etc. A su vez
podemos clasificarlas en:

1.1. Armas de punta: Actúan por penetración produciendo heridas


punzantes; por ejemplo: el florete, pica de hielo, bayoneta, etc. (Fig. 1-
1)

1.2. Armas de corte: Por su conformación producen heridas cortantes


aunque pueden utilizarse ocasionalmente como punzantes: una
espada, machete, etc. (Fig. 1-2)

Fig. 1–1. Bayoneta de fusil FAL, Fig. 1– 2. Típico machete


modelo paracaidista

2. Armas arrojadizas: Son las que producen el efecto buscado cuando se las
arroja; por ejemplo: una lanza, etc.

3. Armas de proyección: Actúan cuando se las arroja hacia el blanco


utilizando algún medio de proyección; por ejemplo: el arco, la ballesta, etc.

4. Armas de fuego: Las que utilizan la energía de los gases producidos por la
deflagración de pólvoras para lanzar un proyectil a distancia.

01.02. Clasificación de las armas de fuego

Se las puede clasificar:

1. Por su manejo:

1.1. Arma de lanzamiento: Es la que dispara proyectiles auto


propulsados, granadas, munición química o munición explosiva. Se
incluyen en esta definición los lanzallamas cuyo alcance sea superior
a tres metros.
1.2. Arma portátil: Es el arma de fuego o de lanzamiento que puede ser
normalmente transportada y empleada por un solo hombre sin ayuda
animal, mecánica o de otra persona. Por ejemplo: un fusil FAL.

1.3. Arma no portátil: Es un arma de fuego o de lanzamiento que no


puede normalmente ser transportada y empleada por un hombre sin
ayuda animal, mecánica o de otra persona. Ejemplo: un cañón de
105 mm.

2. Por su longitud:

2.1. Arma de puño o corta: Es el arma de fuego portátil diseñada para ser
empleada normalmente utilizando una sola mano, sin ser apoyada en
otra parte del cuerpo. Ejemplo: una pistola, revólver, etc.

2.2. Arma larga o de hombro: Es el arma de fuego portátil que para su


empleo normal requiere estar apoyada en el hombro del tirador y el
uso de ambas manos. Ejemplos: escopeta, fusil, etc.

3. Por su funcionamiento:

3.1. Arma de carga tiro a tiro: Es el arma de fuego que no teniendo


almacén o cargador, obliga al tirador a repetir manualmente la acción
completa de carga del arma en cada disparo. Ejemplo: un
lanzagranadas HK-69, una escopeta de caza.

Fig. 1– 3. Arma de tiro a tiro. Lanzagranadas HK 69, calibre 40

3.2. Arma de repetición: Es el arma de fuego en la que el ciclo de carga y


descarga de la recámara se efectúa mecánicamente por acción del
tirador, estando acumulados los proyectiles en un almacén cargador.
Ejemplo: Acción del tirador sobre una palanca, manivela o chimaza
del arma (un fusil Máuser, una escopeta Ithaca, etc.) (Fig. 1– 4)

Fig. 1– 4. Arma de repetición. Fusil de caza Remington, modelo 700


3.3. Armas semiautomáticas: Es el arma de fuego, en la que es
necesario oprimir el disparador para cada disparo y en la que el ciclo
de carga y descarga se efectúa sin la intervención del tirador. Son
aquéllas en donde el ciclo de carga y descarga se produce en forma
automática, cada vez que el tirador acciona la cola del disparador. La
acción de una parte remanente de los gases de la combustión de la
pólvora al producirse el disparo, activa los mecanismos que expulsan
la vaina servida, montan el mecanismo de disparo y tomando un
nuevo cartucho del cargador lo introduce en la recámara quedando de
esta forma el arma lista para hacer fuego nuevamente. Una nueva
presión en la cola del disparador repetirá el ciclo.

3.4. Armas automáticas: Son las armas de fuego en las que,


manteniendo oprimido el disparador, se produce más de un disparo
en forma continua. Su secuencia de disparo es igual a la mencionada
anteriormente, con la diferencia que mientras se mantenga
presionada la cola del disparador se producirá una salida continua de
los proyectiles hasta que se agote el cargador o deje de presionarse
el disparador; ejemplo: una ametralladora MAG (Fig 1–5). Hay armas
que poseen la dualidad semiautomática y automática mediante la
utilización de un selector de fuego; ejemplos: pistola ametralladora
MP5, fusil FAL, etc. (Fig.1– 6)

Fig. 1– 5. Arma automática, MAG (con afuste de infantería),


calibre 7,62 x 51 mm.

Fig. 1– 6. Arma semiautomática / automática,


FAL modelo Paracaidista,
calibre 7,62 x 51 mm.
4. Por sus características técnicas:
4.1. Fusil: Es el arma de hombro, de cañón estriado que posee una
recámara formando parte alineada permanentemente con el ánima
del cañón. Los fusiles puden ser de carga tiro a tiro, de repetición,
semiautomáticos y automáticos (pueden presentarse estas dos
últimas características combinadas, para uso opcional mediante un
dispositivo selector de fuego)

4.2. Carabina: Arma de hombro de características similares a las del fusil,


cuyo cañón no sobrepase los 560 mm. de longitud.

4.3. Escopeta: Es el arma de hombro, de uno o dos cañones, de ánima


lisa, que se carga normalmente con cartuchos conteniendo
perdigones. Su accionamiento puede ser tiro a tiro, repetición o
semiautomático.
4.4. Fusil de caza: Es el arma de hombro, de uno o más cañones, uno de
los cuales al menos, es estriado.

4.5. Pistolón de caza: Es el arma de puño de uno o dos cañones de


ánima lisa, que se carga normalmente con cartuchos conteniendo
perdigones.

4.6. Pistola: Es el arma de puño, de uno o dos cañones, de ánima rayada,


con su recámara alineada permanentemente con el cañón. Puede ser
de tiro a tiro (pistola de duelo antigua), de repetición o semiautomática
(pistola Browning).

4.7. Pistola ametralladora: Es el arma de fuego automático diseñada para


ser empleada con ambas manos, apoyada o no en el cuerpo, que
posee una recámara alineada permanentemente con el cañón. Puede
poseer selector de fuego para efectuar tiro simple (semiautomático).
Utilizan para su alimentación un almacén cargador removible. Muy
apta para tareas de patrullaje urbano, emplea generalmente el
cartucho de pistola (9 x 19 mm, 45 ACP, etc.); ejemplos, MP5,
Halcón, UZI, etc.

4.8. Revólver: Es el arma de puño, que posee una serie de recámaras en


un cilindro o tambor giratorio montado coaxialmente con el cañón. Un
mecanismo hace girar el tambor de modo tal que las recámaras son
sucesivamente alineadas con el ánima del cañón. Según el sistema
de accionamiento del disparador, el revólver puede ser de acción
simple o de acción doble.

5. Por su sistema de disparo:

5.1. Armas acerrojadas. Son denominadas también de funcionamiento a


block cerrado; poseen medios mecánicos (correderas, cerrojos) que
mantienen el cartucho dentro de la recamara y el espaldar del cerrojo
o la corredera apoyados firmemente contra el culote de la vaina;
ejemplos: pistola Browning, fusil FAL, etc.

5.2. Armas sin acerrojar: Denominadas también de funcionamiento a


block abierto; en este caso el cartucho se encuentra siempre en el
cargador y al accionar la cola del disparador, se libera el cierre móvil o
block que en su camino hacia delante toma un cartucho del cargador
lo introduce en la recámara y lo dispara; luego el block retrocede y
queda listo para repetir el ciclo. Ejemplos: ametralladora Ingram M9,
UZI, etc.

Todas las armas, independientemente del sistema de disparo que


empleen, deben encontrarse acerrojadas (cerradas) en el momento
de la detonación del cartucho. Si esto no sucediera, se produciría su
estallido estando parcialmente fuera de la recámara, con
consecuencias severas para el tirador y el arma.

5.3. Armas de acción simple: Son aquéllas en las que para efectuar
cada disparo se debe montar el martillo; un ejemplo clásico es el
revólver Colt Frontier del siglo XIX. (Fig. 1– 7)

Fig. 1– 7. Revólver de acción simple, marca Colt, calibre .45

5.4. Armas de acción doble: A diferencia de las anteriores no necesitan


ser montadas para realizar los disparos; un ejemplo son los
revólveres modernos y algunas pistolas cuyo primer disparo es en
doble acción (Ejemplo: Beretta), o no poseen martillo, utilizando un
sistema denominado de percutor lanzado (Ejemplo: Glock 17)

Fig. 1– 8. Revólver de doble acción, marca Taurus,


calibre .357 Magnum
6. Por su peso y potencia

6.1. Armas livianas: Son las que pueden ser transportadas por un solo
hombre; por ejemplo: fusil, pistola, carabina, etc.

6.2. Armas pesadas: Son aquéllas que no pueden ser transportadas por
un solo hombre; por ejemplo: piezas de artillería.

7. Por su sistema de carga


7.1. Armas de avancarga: son aquéllas cuya carga se realiza por la boca
del cañón; ejemplo: mortero, fusiles y pistolas a chispa, etc. (Fig.1– 9)

Fig. 1– 9. Pistola de percusión y sus elementos


para cargarla

7.2. Armas de retrocarga: Son aquéllas cuya carga se realiza por la parte
posterior del cañón, por ejemplo: fusil FAL, escopetas, etc.

8. Armas de uso prohibido.

Esta clasificación se encuentra establecida en la legislación actual en la


Argentina (Ley de Armas) y comprende todas las armas disimuladas, como,
por ejemplo, lapiceras pistolas, paraguas o bastones pistolas, los
silenciadores, dispositivos de puntería con LASER o escopetas recortadas.
Estas restricciones rigen para los particulares, no así para las Fuerzas de
Seguridad.

9. Armas de aire comprimido

De diseño general exterior idéntico al de las armas de fuego, de hombro o


puño, pero utilizan como propelente aire comprimido para impulsar un
proyectil, generalmente de plomo.

01.03. Cartuchos y municiones

1. Cartucho o tiro: Es el conjunto constituido por el proyectil entero o


perdigones, la carga de proyección, la cápsula fulminante y la vaina,
requeridos para ser usados en un arma de fuego.

Los antecedentes históricos del cartucho se remontan a la evolución de las


primeras armas portátiles (Siglo XVI aproximadamente). Éstas eran de
avancarga y el procedimiento de carga era más o menos el siguiente:
primero se colocaba una medida de pólvora negra por la boca del cañón, a
continuación se introducía la bala de plomo puro envuelta en una tela de
lino o algodón (denominada calepino), luego se compactaba todo con una
baqueta y, para finalizar, se colocaba algo de pólvora en la cazoleta y el
arma estaba lista para hacer fuego.

Los soldados rápidamente se dieron cuenta de que necesitaban acelerar


los tiempos de recarga, y para ello comenzaron a envolver la dosis de
pólvora justa en “cartuchos de papel” (Fig. 1–10) que rompían con los
dientes para introducirla por la boca del cañón.

Más adelante, en el siglo XIX aproximadamente, surgieron los primero


cartuchos metálicos, consolidándose su uso en la forma que actualmente
los conocemos, hacia finales de ese siglo.

Fig. 1– 10. Ejemplos de cartuchos de papel

2. Munición: Designación genérica de un conjunto de cartuchos o tiros.

Cartucho es la denominación individual de la munición y se halla integrado


por los elementos que a continuación se detallan:
1. Pólvora o carga impulsora;
2. cápsula fulminante;
3. la vaina, y
4. el proyectil.

01.04. Descripción de cada uno de los componentes de un cartucho.

1. El proyectil es, la parte del cartucho que es proyectada al producirse el


disparo, está colocado a presión en la parte anterior de la vaina.

El proyectil debe satisfacer las condiciones generales y de empleo del


arma, para lo cual es necesario que reúna ciertas características en lo
referente a:

1.1. Calibre: Debe ser algo superior al diámetro del ánima considerando la
medida de los fondos. Con ello se obtiene una buena conducción del
proyectil por el rayado y la mayor obturación posible del ánima
durante el avance de aquél. De esta forma las posibilidades de
escape de gases son mínimas, lo contrario ocasionaría una pérdida
de velocidad inicial con disminución del alcance y precisión.
Fig. 1–11. Nomenclatura de un cartucho

01.05. Clasificación de los cartuchos

Cartuchos de guerra: Son los destinados a ser utilizados por las tropas en
una operación de guerra. Se fabrican bajo normas establecidas en la
Convención de Ginebra y éstos pueden ser: comunes (C), perforantes (P)
punta de color negro, trazantes (T) punta color rojo, incendiarios (I), inertes
(DRAG) color azul, de fogueo (para instrucción) y de instrucción, entre otros.

Fig. 1– 24. De izquierda a derecha: Cartucho de adiestramiento trazante (color


azul y punta roja) Cal. 40 mm; cartucho 7,62 x 51 mm, trazante, cartucho 7,62 x
51 mm perforante, cartucho de fogueo, cartucho impulsor de granadas CS, CN
y PAF/PDF para fusil FAL.
Fig. 1– 25. Cartuchos militares de fusil. De izquierda a derecha: 7,62 x 51 mm
(FAL), 7,62 x 39 mm (AK 47) y 5,56 x 45 mm (M-16)

2. Sistemas de funcionamiento.

2.1. Funcionamiento por retroceso corto del cañón: (Fig. 1–36) Este
sistema es empleado en todas las pistolas con acerrojamiento tipo
Browning, Browning mejorado o Walther. El funcionamiento es el
siguiente: al producirse el disparo e inmediatamente después de que
el proyectil abandona la boca del cañón, por el principio de acción y
reacción, el arma retrocede, pero como encuentra un punto de apoyo
firme en la mano que la empuña, sólo continúan hacia atrás el cañón
con la corredera. El cañón retrocede un corto trecho y luego se frena
y desciende, desenganchándose los tetones de acerrojamiento
(ubicados sobre el cañón delante de la recámara en la pistola
Browning, de esta forma sólo
sigue hacia atrás la corredera expulsando la vaina servida; por la
fuerza del resorte recuperador, vuelve adelante y toma un nuevo
cartucho del cargador y lo introduce en la recámara quedando lista
(acerrojada) para hacer fuego nuevamente.
Como regla general enunciaremos algunos principios a tener en cuenta:

1. Jamás apunte a nadie o nada que no desee dispararle;


2. Considere a toda arma como si estuviera cargada;
3. Nunca introduzca el dedo dentro del arco guardamonte si no está
apuntando al blanco y listo para disparar;
4. En el polígono siempre apunte su arma hacia los blancos,
5. Si realiza fuego en movimiento (en instrucción o en la realidad) desplácese
siempre con el dedo índice fuera del arco guardamonte;
6. Jamás entregue un arma sin verificar primero que se encuentra
descargada;
7. El arma no es un juguete; si desea practicar técnicas de desenfunde hágalo
en un sitio seguro y con el arma descargada;
8. Los niños son imprevisibles. No deje un arma al alcance de ellos.
9. Durante una práctica de tiro todos los intervinientes son responsables por la
seguridad;
10. Advierta (a superiores y/o pares) y llame la atención, (o en su caso,
reprenda a sus subalternos) que no observen una conducta segura;
11. Durante una práctica de tiro no desenfunde su arma sin la orden del
responsable de la instrucción y ésta sólo se dará en la línea de tiro;
12. El alcohol y las drogas no se llevan bien con las armas;
13. Antes de disparar en un polígono natural verifique que sus disparos no
provoquen rebotes;
14. El lugar más seguro para guardar la pistola cuando visita a un familiar o
amigo es su cintura; no deje su arma sobre roperos, TV, etc.
15. Todas las instituciones policiales poseen normas específicas sobre el uso,
transporte y cuidado de las armas de fuego ¡No olvide consultarlas y
cumplirlas!