Anda di halaman 1dari 21

BIOGRAFÍA DEL VENERABLE GRAN MAESTRO PRISCILIANO

COBOS MAR
1890 – 1988

Nace en Alvarado, Veracruz, en 1890, desde muy joven sus padres lo internan en el
seminario de Veracruz con la intención de que se convierta en sacerdote, y al poco
tiempo es enviado a un seminario en Francia, ahí es tomado bajo la tutela de Calixte
Mélinge mejor conocido como el Abate Alta que era cura de Morigny en la diócesis de
Versalles. Con él empieza a emprender su camino espiritual, y es gracias al Abate Alta, que
tiene sus primeros acercamientos a las diferentes logias y ritos Masónicos y Rosacruces de
la época.
Algunos de los Ritos y Logias a las que perteneció y alcanzó los más altos grados y
reconocimientos fueron; el Rito de York, el Rito Escocés Antiguo y Aceptado, la Gran
Logia de Francia, el Rito de Memphis-Misraim, el Gran Oriente de Francia, la Gran Logia
Nacional de Francia, la Hermandad Hermética de Luxor, la Orden Cabalística de la Rose-
Croix, la Orden Martinista, la Golden Dawn, la Orden Rosacruz de Alpha et Omega, la
O.T.O, la Orden Masónica de la Rosa Cruz de Oro, la Sociedad de Les Amitiés Spirituelles
y la Logia de Las Tres Espadas y por supuesto la gran Fraternidad Rosacruz Antigua.

Gracias al apoyo del Abate Alta, tiene la oportunidad de conocer y estudiar con los grandes
maestros e iniciados de la época, como; Saint Yves D'Alveyder, Josephin Péladan, Paul
Adam, Philippe de Lyon, Albert Faucheux, Austin Osman Spare, May Banks Stacey, Jean
Bricaud, Marc Haven, Annie Besant, Will L. Garver, Charles Detre, Lucien Chamuel,
Oswald Wirth, Gerard Encausse (Papus), Constante Chevillon, Frantz Hartmann, Edmon
Gloton, Guido Von List, Albert Puyou, Maurice Barres, Paul Sédir, Francoise Barlet, René
Guénon, Cyril Scott, Carl Kellner, Léon Champrenaud, Sri Mahatma Agamya
Paramahansa, Jean Chapas, Léonce Fabre des Essarts, Spencer Lewis, Samuel Liddell
McGregor Mathers, Rudolf Steiner, Charles Barlet, Aleister Crowly, Alexis Carrel y
Theodor Reuss.

El Maestro Cobos me platicaba que había días que se pasaba tardes y mañanas enteras en
compañía del Abate Alta, en la "Librería de lo Maravilloso", a la cual asistían todos los
grandes maestros de la época, en ella se discutían, hablaban y contaban historias de los
grandes misterios de la Rosacruz y de la Masonería y sus adeptos.

Uno de los maestros que recordaba con mucho cariño y admiración, era el Gran Maestro
Philippe de Lyon, esto a pesar de que el Dr. Cobos era demasiado joven para poder
aprovechar la oportunidad de aprender de él todo lo que hubiese querido, recordaba con
mucha precisión cuando el Maestro Philippe le decía, ven Prisciliano para que conozcas a
dios, vamos a rezar, y le ponía la mano en la cabeza mientras rezaban, lo que lo llevaba a
experimentar profundos despertares místicos que lo llenaban de un gozo, una paz y una
alegría indescriptible y además lo hacían sentir como surcaba la energía por todo su cuerpo.
Después de la muerte del Maestro Philippe, y por instrucciones de éste, el Dr. Cobos siguió
su preparación en las técnicas de imposición de manos y limpieza áurica con dos de sus
discípulos el Dr. Gerard Encausse mejor conocido como el Mago Papus y el también Gran
Maestro Paul Sédir.

Durante su juventud el Maestro Cobos tuvo la oportunidad de conocer mucho sobre las
tradiciones orientales, debido a la relación de amistad que llevo con Rene Guénon, fue con
él donde comenzó a aprender sobre el Taoísmo, el Hinduismo y el Sufismo, y fue también
gracias a él, que fue iniciado en el camino Sufí por el Gran Maestro Mustafa al-Alawi.

De entre todos todos los Grandes Maestros con los que estudio, hubo algunos que
recordaba con especial cariño y con los que tuvo mucho más cercanía, uno de ellos fue
Saint Yves D'Alveyder quien era un personaje misterioso que decía no pertenecer a ninguna
logia pero sin embargo conocía a profundidad cada una de ellas y era recibido como Gran
Maestro en todas, el siguiente fue, Philippe de Lyon que tampoco pertenecía a ninguna
logia pero que también era recibido con honores en cada una de ellas, para el Maestro
Cobos, él Maestro Philippe fue uno de los adeptos más adelantados que tuvo la oportunidad
de conocer en Francia, Oswald Wirth al que lo unió una gran amistad hasta su muerte, por
supuesto el Dr. Arnoldo Krumm Heller, al que consideraba un gran adepto, un genio y un
sabio con capacidades sobrehumanas, Tashi Gyaltsen Rimpoche, un iluminado al cual
conoció unos años antes de morir y con el cual pasó varios años estudiando y con quién
además experimento uno de los despertares espirituales más trascendentes en su vida que le
permitió detonar muchas de sus capacidades mentales y espirituales que hasta ese momento
estaban solo latentes, con él experimento en todo su potencial el poder de la respiración y
aprendió todo lo relacionado a la tradición Bön del Tíbet, específicamente del linaje "Dru",
otro gran maestro y ser iluminado para el Dr. Cobos fue, Li Ching Yuen quien le develo
muchos secretos de la energía, la respiración y la alquimia secreta del yoga taoísta así como
de la medicina tradicional china, sobre todo la forma de combinar las diferentes hiervas
para potencializar sus efectos, y por último su mentor, el Abate Alta, que lo tomo como a
un hijo y sin el cual no hubiese tenido la oportunidad de acercarse y conocer a muchos de
esos grandes maestros, fue también éste último el que le sugirió y le sembró la idea de
estudiar y conocer de todo (eclecticismo cultural y espiritual), le instruyó también para que
abandonara el seminario cuando tenía alrededor de 18 años, recomendándole que viajará a
las cunas de la espiritualidad en el mundo; India, Tíbet, China y por supuesto América, con
la intención de prepararse más, tanto en lo esotérico como en la cuestión terapéutica, que
era su verdadera vocación .

Entre los años de 1918 y 1919 viaja para estudiar con el Dr. Arnold Ehret a Alhambra,
California sus teorías sobre la alimentación a base de frutas y como estas eran la fuente de
combustible óptimo para el organismo humano, sobre todo la uva, que según sus
investigaciones, era un agente de vitalidad extraordinaria. Gracias al Dr. Ehret, el Dr.
Cobos termina por convertirse en frugívoro y acuñar poco a poco lo que al final termino
siendo su propio "Sistema de Salud Integral". Es en ese mismo viaje en donde empieza a
relacionarse con diferentes tribus Norteamericanas del suroeste de EU, específicamente con
hombres y mujeres medicina de las tribus Pomo, Miwok, Hupa y Yana, para conocer y
entender un poco más sobre sus tradiciones y diferentes técnicas de curación chamánicas,
de entre todos ellos destacaban los Hupa por sus "sociedades secretas" y sus grandes
conocimientos sobre la medicina espiritual la cual era ejercida en su mayoría por mujeres.
Durante su juventud y con el apoyo de su mentor y de otros iniciados, comienza a visitar y
estudiar a lo largo de muchos años en el templo subterráneo y secreto de la Rosacruz que
estaba oculto en las profundidades de la selva negra de Alemania, al cual solo tenían acceso
algunos pocos adeptos e iniciados Rosacruces y del cual aún en nuestros días se sabe muy
poco.

De 1919 a 1924 aproximadamente, se fue a estudiar medicina naturista al Instituto Luis


Kühne de Leipzig, Alemania. De 1925 a 1930, fue enviado por el Abate Alta a estudiar
hidroterapia al balneario del padre Sebastian Kneip en Werissoffen, Alemania.

En está misma época además de estudiar, viaja por diferentes ciudades europeas, sobre todo
viaja entre Alemania y Francia. Es así que en uno de estos viajes y motivado por el Abate
Alta, a principios de 1923, conoce al peculiar místico, George Gurdieff, quien acababa de
establecer en el sur de París, el "Instituto para el Desarrollo Armónico del Hombre". El Dr.
Cobos estudia con él sus teorías sobre el cuarto camino así como todo lo relacionado con
las danzas sagradas de los derviches. Para el Dr. Cobos, Gurdieff, era un hombre
tremendamente carismático, con una energía y vitalidad extraordinarias, además de ser un
sibarita y tener un gran conocimiento "intelectual" de lo esotérico, aunque cabe destacar
que el Dr. Cobos no congenió con sus teorías, ni tampoco con su manera de ser, ya que para
él era demasiado egocéntrico.

De 1930 a 1933, por instrucciones de sus maestros hace su primera incursión al Tíbet, para
estudiar y contactar con un hombre al que muchos de sus maestros espirituales de
Occidente, consideraban un gran maestro, y un "iluminado" en toda la extensión de la
palabra y de quien se dice que alcanzó el tan anhelado "cuerpo de arco iris", Tashi Gyaltsen
Rinpoche, él lo introduce en las diferentes técnicas espirituales de meditación Dzogchen,
tantrismo, yoga del sueño, tummo, así como diferentes técnicas de movimiento y
respiración de la tradición Bön, introduciéndolo también en las diferentes prácticas secretas
del control energético "Trul Khor" que desde milenios atrás solo se transmitían de manera
oral, de maestro a discípulo.

A partir de 1933 curso medicina naturista en la Universidad Científica de Berlín. En 1935


se desplaza a Estados Unidos a estudiar neuropatía en la Universidad de New York, la cual
en ese tiempo era dirigida por el conocido médico naturista Benedict Lust. Aprovechando
su estadía en Nueva York, contacta con las tribus del Este norteamericano, con los Senecas
y los Mohawk y con ellos aprende sobre su medicina tradicional y ritos chamánicos.
Allá por el año de 1940 comienza a estudiar, quirología médica y botánica con su muy
querido, venerado y admirado Maestro de lo incógnito, el Dr. Arnoldo Krumm Heller,
aunque cabe destacar que su relación con el Gran Maestro Krumm Heller, en lo esotérico,
comienza realmente desde 1906, cuando el Dr. Heller estuvo en París, según recordaba el
Maestro Cobos.

El Dr. Cobos tenía un especial cariño y cercanía con su "Gran Maestro", el Dr. Arnoldo
krumm Heller de quien aprendió también, gran parte de lo que después formó su "Sistema
de Salud Integral", el Dr. Cobos decía que de entre todos los maestros y líderes espirituales
que había conocido en su vida, muy pocos de ellos, tenían verdaderamente la altura
espiritual para que él los considerara "verdaderos Maestros", ya que la mayoría eran solo
"grandes intelectuales", que solo tenían conocimientos teóricos de lo que hablaban o
escribían.

Un poco antes del final de la 2a guerra mundial fue apresado por la Gestapo, junto con
muchos otros maestros e iniciados que pertenecían e impartían conocimiento en él
misterioso y secreto templo Rosacruz de la selva negra, ya que Hitler quería precisamente
utilizarlos para que dieran clase en un centro de investigación esotérica que tenía para
preparar a los altos oficiales del ejército y que estaba vinculado con la "Sociedad del
Thule". Dentro del grupo de maestros con los que estuvo preso en un campo de
concentración, estaba Constance Chevillon, juntos planearon el escape pero
desgraciadamente al Maestro Constance lo capturaron pero el Maestro Cobos logro escapar,
aunque no ileso, tenía como testigo de su huida una cicatriz en uno de sus brazos producto
de una herida de bala, desgraciadamente el Maestro Constance fue asesinado en el campo
de concentración.

En Italia, allá por 1944, estudia medicina homeopática, en la "Academia de Medicina


Homeopática de Roma", y durante ese mismo tiempo, viaja por diversos países europeos
aprendiendo con los padres del naturismo y la alimentación. En Barcelona, España estudia
iridología con el Dr. Adrián Vander, después se desplaza a Archanda, Bilbao, para ampliar
sus conocimientos sobre el mismo tema con el Dr. Ángel Bidaurrázaga, y de ahí comienza
su peregrinar por toda Europa y Asia, para aprender todo lo que pudo sobre medicina
natural y espiritualidad.

Otro dato muy interesante, es que, aproximadamente en 1926, el Maestro Cobos junto con
varios otros maestros y adeptos, entre ellos Charles Leadbeater fueron convocados a Roma,
para recibir instrucciones del Conde de Saint Germain. Años más tarde, en 1985, poco
después del terremoto de la Ciudad de México, el Maestro Cobos me informa que el conde
de Saint Germain estaba en México, escribiendo algunos artículos bajo un pseudónimo para
el periódico "El Universal", y me da instrucciones para contactarlo, así como una tarjeta de
presentación para que lo localizará y me presentará.

Después de la 2a guerra mundial, de 1947 a 1950, el Maestro Cobos Mar, viajó a Canadá
para estudiar medicina botánica en el Dominion Herbal College de Ontario,
Canadá. Aprovechando también su estadía, contacta con los indígenas Chippewa e inicia
un largo y meticuloso estudio con ellos, de ahí viaja a Cuba, en donde se le reconoce, y es
iniciado por la sociedad secreta de los Abakuás, del juego de "Usagaré Ibonda Éfo",
confiriéndole el grado honorífico de "Basayo", porque sabía "hacer al río, la transmisión del
pez".

Es importante mencionar que gran parte de lo que formó el "Sistema de Salud Integral" del
Dr. Cobos incluye muchas técnicas de respiración y meditación que aprendió durante los
años que estudio y medito en monasterios y ermitas en el Tíbet, China, India, Europa y
América del Norte y del Sur, involucrándose con diferentes escuelas, siempre buscando que
su sistema "integrará" y "fusionará" ambas tradiciones porque según me explicaba él, en
esa fusión e inclusión estaba la verdadera salud, espiritualidad y equilibrio femenino -
masculino, oriente - occidente (Ying y Yang).

Estudió el budismo Tántrico y los 6 Yogas de Naropa, con Maestros como Kyabje Ling
Rinpoche (cabeza de la tradición Gelug), Trijang Lobsang Yeshe Rinpoche (tradición
Gelug) y Khunu Lama Rimpoche (del movimiento no sectario dentro del budismo tibetano
denominado "Rimé"). Profundizó después sus prácticas de budismo Tántrico, sobre todo, lo
que estaba relacionado a la práctica del yoga del fuego interno (Tummo), en el Monasterio
de Khampagari que pertenecía a la tradición Drukpa Kagyiu (muy similar a la escuela
Nyingma de budismo tibetano) con Dongyud Nyima, el 8vo Khamtrul Rinpoche.

Estudió también Dzogchen, Tantra y Yantra Yoga con otro iluminado y gran yogui
tibetano Togden Ugyen Tendzin de quien según me dijo, también alcanzó el "cuerpo de
arco iris".

También tuvo la oportunidad de recibir las enseñanzas completas del linaje secreto
"Shangpa Kagyu", de la mano del 8vo. Tsar Tsar Drubgen Karme Yizhin Norbu. Uno de
los seres más sabios, humildes, compasivos y poderosos que tuvo la oportunidad de
conocer a lo largo de su vida, todo un "Buda Viviente", según le gustaba comentar.
En 1956, en el monasterio de Samye, en el Tíbet, tuvo la oportunidad de conocer al gran
sabio Khenpo Acho (quien seguía las tradiciones Gelug y Nyingma), y con quien viajó
después al monasterio de Lumorap en Nyarong para recibir enseñanza. De este gran Yogui
tibetano se dice que también alcanzó el cuerpo de arco iris en 1998.

El Dr. Cobos recibió tanto las enseñanzas de la tradición Bon como las Gelugpa, Nyingma,
Mahamudra, Theravada, Vajrayana, Mahayana y las enseñanzas secretas de la tradición
Kalachakra. Por eso podemos decir que tenía el saber y conocía a profundidad todas las
Tradiciones del Budismo Tibetano.

Dentro de las diferentes iniciaciones y prácticas de movimiento, respiración y meditación


que aprendió en el Tíbet podemos resumir las siguientes:

Tummo, Tsa Lung, Trul Khor, Yantra Yoga, Dzogchen, Mi-Nang Bai, Kha-Cho Kyi, Chu-
Len Gyi, Ril-Bu Ngo, Anuttarayoga Tantra, Lojong, kang-Gyok, Drong-Jug, Gyulu, Kum
Nye, Osei, Milam, Bardo, Phowa, Kamamudra, Shangpa Kagyu, además de los famosos
cinco ritos tibetanos (aunque muchos tibetanos los consideraban una fusión con el yoga
Hindú).

En el monte Kailash, Tíbet, cerca del lago Manasa Sarovar, pasó más de un año dentro de
una cueva estudiando yoga y pranayama con Rammohan Brahmachari, un iluminado que
en esa época tenía casi 150 años, aunque no aparentaba más de 50, y además gozaba de
perfecta salud, fue éste quien le instruyó para que buscará a un antiguo alumno de él, para
lo cual tuvo que viajar a Madrás, India, para conocer a este hombre, de nombre Tirumalai
Krishnamacharya, a quien se le puede considerar como uno de los "padres del Yoga
contemporáneo", y quien además era muy venerado por sus dotes como curandero y con
quien tuvo la oportunidad de profundizar en sus conocimientos sobre medicina ayurvedica,
pranayama y yoga, ya que Krishnamacharya combinaba estas ciencias para restablecer la
salud de sus pacientes. Viajo después a Cachemira, India, para estudiar el Shivaísmo
tántrico con varios yoguis y ermitaños. En ese mismo viaje tuvo la oportunidad de conocer
y estudiar durante varios meses con Bhagawan Nityananada de quien recibió iniciación y la
enseñanza del despertar del Kundalini a través del “Shaktipat Diksha ”. Algo que al Dr.
Cobos le llamaba mucho la atención porque era un patrón que vio en muchos de los seres
iluminados que caían en la categoría de “santos” en muchas de las tradiciones que estudio
orientales y occidentales, fue la facilidad para encolerizarse cuando algo no les parecía,
como era el caso de Nityananada, que llegaba al punto de apedrear a sus discípulos cuando
no seguían sus instrucciones correctamente.
En China se internó en monasterios Taoístas y también en diferentes ermitas en las
montañas de Wudang, aprendiendo sus técnicas de la alquimia secreta del yoga taoísta (Nei
Dan), sobre todo especializándose en las relacionadas con el manejo de la energía sexual y
la respiración, que para él eran el máximo secreto de todas las tradiciones para alcanzar la
iluminación y la longevidad.

En las montañas de Jiu-hua tuvo la oportunidad de conocer y aprender de Wu Yunqing,


famoso por su longevidad y dominio de las técnicas de alquimia y rejuvenecimiento
Taoístas, quien a la fecha del encuentro contaba con 118 años y que al igual que muchos
otros sabios e iluminados que conoció en su vida, el tiempo parecía haberse detenido con
él.

En la montaña de Wudang, caminando por un sendero solitario, tuvo un encuentro fortuito


con dos adeptos, uno de ellos alto y misterioso, de nombre Li Ching Yuen, quien era un
monje Taoísta que vivía como ermitaño en cuevas, nunca pasaba mucho tiempo en un solo
lugar, y "decía" tener a esa fecha, 279 años de edad, esto a pesar de que él mismo le
comentó que los periódicos habían reportado su muerte en 1933 a la edad de 256 años. El
otro monje taoísta que lo acompañaba se llamaba Lang Shou,, Aún más sorprendente
porque este "decía" tener casi 600 años de edad, mucho más parco y menos platicador que
Li, era la imagen viva de hombre sabio del Tao, siempre con una sonrisa y un brillo y una
mirada insondable en sus ojos. Ambos compartieron también con el Maestro Cobos sus
conocimientos de "alquimia interna", para alcanzar la iluminación y la longevidad.

Entre las técnicas y ejercicios respiratorios de Chi Kung y alquimia energética que aprendió
de estos hombres sabios del Tao en las diferentes ermitas y monasterios Taoístas
destacaban el; Tai Hsi Ching, Tao Yin, Xin Yi, Pa Kua, Tai Chi Chuan, Chi Nei Tsang,
Kan & Li, Ba Duang Jin, Yi Jing Xi Sui Jing, Tai Chin Hua Tsung Chih, Xia Tan Tien Chi
Kung, Yuan Jing Chi Kung, Tai His y Shii Shoei Ching, esto además del uso de algunas
hiervas tradicionales Chinas como el Ho Shou Wu, el Renshen, la Wu Wei Tza, las Kou
Chi Tza y el Ling Zhi que según decían, todos los grandes maestros taoístas las habían
usado, considerándolas las "reinas" del herbalismo porque habían descubierto a lo largo de
los siglos que tenían la cualidad de potenciar la iluminación y preservar el "chi prenatal",
además de llevar a la mente a un estado de serenidad, paz y concentración imposible de
alcanzar con otros medios, sobre todo el Ling Zhi. El Maestro Cobos me comentó que Li
Ching era un curandero extraordinario, que combinaba la herbolaria y el uso de la energía y
la respiración para curar a sus pacientes, era estrictamente vegetariano y usaba unas hiervas
y complementos especiales que le ayudaban a conservar su mente y cuerpo en buen estado
para sus prácticas espirituales y alquímicas, y de las cuales el Maestro Cobos decía tenían
un poder realmente asombroso para aumentar la claridad mental, la serenidad y la salud y
vitalidad de las personas. En cambio el Maestro Lang estaba más especializado en las
Técnicas del manejo de energía y el cultivo interno derivado de la alquimia secreta del yoga
taoísta.

Cuando le pregunté al Dr. Cobos sobre cómo lucían físicamente el maestro Lang y Li, me
comentó que su piel estaba radiante e hidratada, no tenía manchas seniles y brillaba con el
sol, caminaban ágilmente, se doblaban como serpientes y se movían con una agilidad
extraordinaria, pareciendo que flotaban cuando caminaban o corrían, y en cuanto a su edad,
era "indefinible", bien podrían tener 50 o 1000 años.

Así mismo en él año de 1956 aproximadamente, en el monasterio de Gao Ming, tuvo la


oportunidad de conocer a otro ser iluminado, el Gran Maestro de Budismo Chan, Xu Yun,
quien a esas fechas contaba ya con 116 años de edad y el cual había logrado, realmente,
desde la visión interna del Maestro Cobos, la tan anhelada iluminación espiritual.

Estudio además con el monje Taoísta La Pa en Wu Tang Shan en la provincia de Hupei.


Con Loy Ching Yuen aprendió técnicas de curación, manejo de energía y artes marciales.
Otros maestros con los que estudió en China diferentes técnicas de Artes Marciales, Chi
Kung, Nei Kung y alquimia taoísta fueron; Ma Litang, Liu Guizhen, Jiang Weiqiao, Wang
Xiangzhai, Wu Yihui, Jiang Rong Qiao y Zhan Yu Ting.

En Taiwán conoce a otro erudito, el gran maestro en Taoísmo, Confucianismo, Budismo


Chan y Budismo Tibetano, Nan Hui-Chin, con quien se queda un tiempo para estudiar y
profundizar sus conocimientos de Budismo y Taoísmo.

El Maestro Cobos me llego a comentar que tanto en la India, el Tíbet y China conoció
muchos monjes, ermitaños y adeptos que decían tener más de 100 años de edad, y que,
inclusive en uno de sus diferentes viajes al Tíbet, el Panchen Lama Chokyi Nyima, le
presento en el monasterio de Tashilhunpo, Tíbet, a dos grandes adeptos de quienes recibió
iniciación e instrucciones, uno pretendía ser el mítico Kuthumi y el otro Babaji, quienes
"decían" tener miles de años, aunque parecían tener no más de 40 o 50 años de edad, y que
era precisamente a través de estas técnicas respiratorias, de meditación y de tantrismo
sexual, que podían llegar a tan avanzada edad, en perfecto estado de salud.
En el Tíbet, en el monasterio de Dhargyey fue iniciado en la tradición del "Kalachakra
Tantra" bajo la tradición Gelug. También tuvo la oportunidad de pasar varios meses
meditando y sentir la energía y la serenidad que emanaba de un alabado santo tibetano que
vivía desde hacía décadas dentro de una cueva cerca del monasterio de Rongbuk, dentro de
la cordillera del monte Everest, el cual llevaba décadas meditando encerrado, por lo que
tenía todo su cuerpo prácticamente paralizado, lo único que podía mover era su dedo índice
de la mano derecha, pero cuando lo levantaba, el maestro Cobos podía sentir en su cuerpo y
en su mente las corrientes de energía que lo recorrían y estallaban en su interior llevándolo
a experimentar el gozo y el éxtasis místico, este yogui ermitaño de nombre Thang, no
comía absolutamente nada, y solo se comunicaba de manera telepática.

Durante su peregrinar por Europa y Asia, tiene contacto con diferentes logias y grupos
espirituales, recibiendo algunos reconocimientos e iniciando y confiriendo diferentes
grados a sus adeptos.

Alguna vez platicando con el Dr. Cobos sobre la vida tan intensa que había tenido y la
gran oportunidad de conocer a tan grandes maestros, me explicó con gran detalle el tema de
la reencarnación y me platico que durante sus prácticas espirituales había logrado tomar
consciencia de 33 vidas anteriores, lo que le había posibilitado rescatar todo ese
conocimiento y reencontrarse con antiguos maestros, compañeros y amigos que le ayudaron
durante su vida a despertar todas sus potencialidades, incluyendo su capacidad para hablar
los diferentes idiomas que necesitaba para comunicarse durante su peregrinar por los
diferentes países.

Entre los personajes conocidos a los que inicia en alguno de los diferentes grados, estaba
Serge Raynaud de la Ferriere, al que le confiere el grado de príncipe Rosacruz. En París en
1926 al Barón Ives Marsaudon, y en 1950 al que posteriormente sería Papa, Angelo
Roncalli (Juan XXIII) a quienes les confiere el grado 33. (El papa además se convertiría en
su cuñado ya que el Dr. Cobos estaba casado con su media hermana, Emma)

Otro Maestro Espiritual al que le tenía mucha estima y con el que se reunió en múltiples
ocasiones tanto en Europa como en Ojai, California, fue Jiddu Krishnamurti. La amistad
que los unía, venía de otras vidas, así que las coincidencia de ambos en lo espiritual eran
muchas, sobre todo en lo concerniente al eclecticismo y la universalidad del conocimiento,
el cual para ellos debería de estar libre de todo prejuicio. A Krishnamurti le comparte y le
enseña la técnica de curación que aprendió del maestro Philippe de Lyon y de Paul Sedir .
Precisamente uno de los primeros libros que el Maestro Cobos me instruye para que lo
estudiara y después lo comentáramos fue justamente; "A los pies del Maestro".
Después regresa a América comienza un recorrido desde Sudamérica para aprender
botánica y medicina herbal, ahí aprende diferentes técnicas de chamanismo tradicional y es
iniciado por diferentes tribus, poco a poco va subiendo hasta llegar América central. Dentro
de su recorrido por América, el Maestro Cobos recordaba con especial cariño su encuentro
con dos comunidades, los Quero y los Shipibo. Quienes lo iniciaron y le enseñaron sus
misterios en el manejo de la energía y las hierbas medicinales sagradas, así mismo, lo
instruyeron para que llevará el mensaje del cóndor del sur a su hermano, el águila del norte,
para que "volvieran a volar juntos otra vez".

Con los Quero en el poblado de Japu, tuvo la oportunidad de aprender directamente de Don
Mariano, un viejo chamán el cual lo condujo e inició en la ceremonia del "Mosoq Karpay",
en donde pudo ver a través de una ventana, cómo se detenía el tiempo, penetrando así en el
corazón del universo y dándole el impulso para saltar al cuerpo de un "Inca". Después con
Don Manuel Qespi tuvo la oportunidad de aprender sobre los misterios del chamanismo y
se le reconoce como "Taytanchis Ranty". Conoció de viva voz sobre las profecías de los
tiempos por venir y su rol en ellas, juntos llevaron a cabo una ceremonia de "Despacho
Chaska", con la intención de integrar la energía del sol a la de las estrellas, los apus y la
pachamama, nuestra madre tierra, para que el águila y el cóndor se conduzcan por el
camino correcto y vuelvan a volar juntos, cumpliéndose la antigua profecía del "gran
Mastay".

El Maestro Cobos sube rumbo a México pero se detiene en Colombia, específicamente en


la sierra de Santa Marta para estar con los "hermanos mayores", los "hijos del jaguar", los
indios Koguis, con quienes llevó a cabo varías ceremonias, en conjunto con Mamo Nakogui
y Mamo Naimara, en las que se pretendía limpiar la energía de la tierra y preparar al mundo
para recibir la luz. Después tuvo el honor de iniciar y llevar a ver su primer amanecer a
varios Mamos jóvenes, quienes habían pasado los primeros 18 años de su vida dentro de
recintos subterráneos en total obscuridad, recibiendo instrucciones y preparándose para su
misión espiritual por venir con los ancianos Mamos.

A finales de los 80's el líder Kogui en ese momento, Napoleón Torres, se pone en contacto
con el Dr. Cobos porque estaba muy preocupado sobre lo que estaba ocurriendo en la
naturaleza y en el planeta, el Dr. Cobos, le dice que es tiempo de salir a la luz pública y dar
su mensaje al mundo por lo cual le da instrucciones del "Sumo Supremo Santuario" de
ponerse en contacto con una persona de nombre Alan Ereira quien les ayudaría a llevar su
mensaje al resto del mundo.
Entra después a México por Quintana Roo y comienza su peregrinar aprendiendo la danza
sagrada del omeyotl y diferentes técnicas de medicina tradicional Maya, como la
acupuntura con espinas de maguey, el diagnóstico por medio del pulso, el masaje y el
manejo de la energía que según me decía el Dr. Cobos, eran mucho muy parecidos al
método chino, conoce a Don Panchito y con él observa las estrellas y viaja a los mundos
sutiles, en Oaxaca se queda un tiempo con María Sabina, con quien tenía una gran amistad,
y con ella aprende el secreto de los niños santos, de ella me platicaba como se comunicaba
telepáticamente con los niños santos y como estos respondían y salían a su encuentro con
toda su sabiduría y poder curativo cuando ella los llamaba, sigue hasta Veracruz en donde
es recibido por Manuel Utrera el brujo mayor de Catemaco con el que intercambia
posiciones y puntos de vista sobre su trabajo, estableciendo límites y líneas de acción
conforme a los estatutos del "Sumo Supremo Consejo de los 33".

En San Andrés Tuxtla, se reúne con Doña Raquel, una conocida curandera y espiritista de
la región, a la que inicia en ciertos rituales de la santería, y además le da ciertas prácticas
para mejorar su conexión con los maestros espirituales y acrecentar su poder de curación.
Años después, a mis padres les da instrucciones de contactar con ella para que los iniciará y
me iniciará en algunas de estas prácticas, así que durante muchos años fuimos con ella a
recibir sus bendiciones, y justo un poco antes de cumplir los 18 años, fui iniciado dentro de
su tradición y camino espiritual.

Otro famoso brujo de Catemaco, Veracruz, que orgulloso me dijo conocer al Dr. Prisciliano
Cobos, fue Julian Gueixpal Rodríguez que en su consultorio de "El Salto del Tigre", me
platicó del gran conocimiento, energía y poder del Dr. Prisciliano Cobos.

En Angangueo Michoacán, se entrevista con Don Pompeyo, para conocer su técnica del
lenguaje corporal y la lectura del rostro, a través de la cual conocía los males de las
personas con solo mirarlas.

Continúa subiendo por el norte del país para entrevistarse con los Huicholes, los Yaquis,
Tarahumaras, Seris y Lacandones. En la comunidad de Vicam, se entrevista y pasa algún
tiempo con la gran curandera Yaqui, doña María Matuz, con la que intercambió muchos
conocimientos de curación chamánicas, diagnóstico a través de la mano y el uso de la
medicina tradicional Yaqui. La misma María lo pone en contacto con un gran Nahual de
nombre, Víctor González Sandoval a quien le apodaban Tata Cachora, hombre enigmático
y de gran poder, que gozaba del respeto de todos los curanderos de la zona. Con el Tata
lleva a cabo diferentes ceremonias y rituales para la curación de la tierra y el despertar de la
conciencia espiritual en el mundo.
Sube después a Estados Unidos para seguir estudiando chamanismo y medicina tradicional
con los Lakotas, Hopis, Utes, los Chippewa, Mohawk, y los Powwah, se reúne con William
Commanda, quien era jefe de los Indios de América y fundador del "Circulo de Todas las
Naciones" y de la sociedad de medicina "Sunbow”. Durante su recorrido por EU visita
varias logias Masónicas y Rosacruces, en donde inicia y además confiere y le confieren
diferentes reconocimientos.

Posteriormente regresa a México y establece su consultorio en la Ciudad de México en


1966, en donde comienza su práctica como médico Naturista y Homeópata, aunque sigue
haciendo viajes al extranjero para actualizarse y visitar algunas logias. En 1974 regresa a
Zúrich, Suiza, con el Dr. Bircher-Benner, para ampliar sus conocimientos de Iridología, y
es durante ese mismo viaje que tiene la oportunidad de conocer a la científica Rumana, Ana
Aslan, quien le comparte parte de su investigación sobre geriatría y gerontología, y aprende
de ella su tratamiento natural antienvejecimiento, así como las propiedades del Gerovital
H3 y la procaína. Es durante este mismo viaje, que se traslada hacia la selva negra de
Alemania para hacer su última visita al "Templo Secreto Rosacruz".

En uno de sus viajes a México, visita la logia "Fraternitas Rosacruciana Antiqua", que en
esa época estaba a cargo de Doña Elvira García, quien le pidió que por ser el último
discípulo vivo directo del Dr. Arnoldo Krumm Heller, se quedara a cargo de la logia, él le
contesto que su misión en está vida era curar, no enseñar, por lo que solo se limitaría a
llevar a cabo algunas iniciaciones, ante la insistencia de Doña Elvira para quedarse a cargo
de la logia, el Dr. Cobos le dijo que iba a seguir con su recorrido y que al finalizar el
mismo, regresaría, algo que obviamente nunca cumplió. En una de estas iniciaciones,
escondida entre las cortinas de la logia se encontraba una niña de 12 años, quien era hija de
uno de los hermanos asistentes, el Dr. Cobos se dio cuenta de su presencia y saco a la niña,
quien entre llantos pedía que la iniciarán, el Dr. Cobos para tranquilizarla le dijo que no se
preocupara, que él mismo, cuando tuviera la edad y estuviera preparada, la iniciaría
personalmente. Pasaron más de 30 años hasta que su búsqueda dio frutos y lo volvió a
encontrar en su consultorio de la calle de Baja California en la Ciudad de México, se
convirtió en su asistente y fue iniciada entonces en la antigua tradición Rosacruz. Esta
historia me la contó ella, destacándome que cuando ella lo había conocido de niña, él ya era
un hombre "viejo" y que cuando lo había vuelto a encontrar, lo había reconocido
instantáneamente porque estaba prácticamente igual. Está misma aseveración me la han
dicho las diferentes personas que lo conocieron y que he ido conociendo a lo largo de mi
vida, el mismo Dr. Cobos, pocas semanas antes de morir en un ritual de despedida que
llevo a cabo me dijo que nos íbamos a volver a ver porque se quería venir a vivir a
Guadalajara, cuando vio mi cara de asombro, soltó una carcajada y me dijo; "nos vamos a
volver a ver, pero lo más seguro es que no me reconozcas”, soltando otra sonora carcajada,
muy a su estilo.
Esta última anécdota me recuerda que hace varios años, un alumno mío de Tai Chi me
platico que había conocido a una pareja, de la cual el padre de uno de ellos había sido
curado por el Dr. Cobos hacía muchos años en su consultorio de París, Francia, cabe
destacar que esto me asombró mucho, ya que en los más 20 años que tuve la oportunidad de
convivir con el Dr. Cobos, este nunca mencionó que hubiera tenido un consultorio en París,
pero además para hacer más misterioso el asunto, el padre de este había sido referido al Dr.
Cobos por recomendación de un antiguo presidente de México que había sido curado por el
Dr. Cobos, el Lic. Gustavo Díaz Ordaz.

En México sigue aprendiendo y compartiendo sus conocimientos con curanderos y


chamanes como; Pachita, Don Lucio, Don Iván Ramón, Don Florencio y su grupo que
venían desde Morelos, Doña Magdalena Ortega y Tacho Arias, Nicolás Chagala, Tillio
Lutrera, Rodolfo Berdon, Gilberto Rodríguez Pereyda y otros. Todos ellos decían que
venían con el Dr. Cobos para que les quitara las malas vibras, así como también para poder
ampliar sus conocimientos sobre el chamanismo y el manejo de la energía para la curación.

A principios de los ochentas el Dr. Cobos me citó un viernes a las 4:00 de la mañana
porque iba a tener la visita de un hombre que le interesaba que conociera, se trataba de Don
Gonzalo Aguirre Pech, brujo mayor de Catemaco, a quien el Dr. Cobos había citado por
orden del "Consejo Supremo de los 33", para ponerle un ultimátum sobre su actividad, lo
que ahí se discutió y tuve la oportunidad de presenciar sale de los límites de la razón y de
este relato.

Otra de las personas a las que el Maestro Cobos, también por orden del "Consejo Supremo
de los 33", tuvo que poner límites y dar por terminada su misión y además ordenarle que
saliera de inmediato de la Ciudad de México, a mediados de 1982, por la cantidad de
abusos sexuales y excesos de poder que empezó a cometer contra sus alumnas, fue al Gurú
José Manuel Estrada.

Durante mis estudios con el Maestro Cobos, a mediados de los años ochenta tuve la
oportunidad de conocer a Masones y Rosacruces de la talla de Robert Ambelain, Armand
Toussaint, Yves Marie Antoine Marsaudon y Roger Caro, con quienes el maestro llevó a
cabo rituales en los que el maestro me dio la oportunidad de estar presente, en ellos les dio
algunos grados y reconocimientos. Nunca se podrá borrar de mi memoria sus expresiones
de gozo cuando el maestro les imponía las manos y los llevaba a experimentar lo que él
llamaba "éxtasis místico".
Otro asiduo visitante de su consultorio era el Dr. Pablo de Ballester, obispo archimandrita
de la iglesia Ortodoxa Griega, al cual le gustaba ir a conversar con el Maestro y con el cual
también llevó a cabo interesantes rituales. Siempre recordaré la brillantez y elocuencia del
Dr. Ballester, era todo un privilegio poderlo escuchar hablar sobre cualquier tema religioso
o cultural.

Otro personaje que solía visitarlo a principios de los años 70's era Alejandro Jodorowsky,
que estaba muy interesado en los temas del chamanismo y ocultismo, desgraciadamente en
sus reuniones nunca tuve la oportunidad de estar presente.

Otra más de las personas a las que tuve la oportunidad de conocer y ver en varias ocasiones
fue a Carlos Castaneda, quien por instrucciones directas de su maestro, Don Juan Matus,
visito desde principios de los 70's al Dr. Cobos, con quien platicaba sobre temas de
nahualismo, brujería y curación, cabe destacar que Carlos, nunca se iba, sin antes pedirle
que le diera su "alineada y balanceada", como él le decía a la "limpia astral" del Dr. Cobos.

En 1985 fui a conocer en Guadalajara, Jalisco, a una conocida bruja, curandera y vidente de
la ciudad, a la cual una pariente mía, había ido a visitar, por lo que yo posteriormente le
había platicado de ella al Dr. Cobos, y para no variar, me dijo que la conocía, y después me
platicó una historia sobre ella. Me dijo; "hace muchos años Esperanza me hablo para que le
ayudara a localizar un testamento que una familia tenía perdido, estando ya en la casa, vi
que el testamento estaba escondido dentro de una pared, así que tuvieron que romper el
muro para poder sacarlo de su escondite". Obviamente que me nació la curiosidad, así que
en mi próxima visita a Guadalajara, me dirigí a conocerla y comprobar si en realidad era la
misma persona, primero deje que me hiciera una limpia, después me leyó el futuro con las
cartas, y posteriormente le pregunté si conocía al Dr. Cobos, ella me miró muy extrañada y
me dijo que si, preguntándome si yo lo había conocido, le dije que si, que era mi doctor, y
sorprendida me dijo; “pero como que está vivo, yo lo conocí hace más de 30 años y ya era
un hombre muy viejo, de unos 90 años”, le dije que seguía vivo y que acaba de estar con él
unos días antes, se quedó en silencio un momento y volvió a echar las cartas y me dijo con
tono de asombro; "no lo puedo ver", me tomo una mano y exclamó; "¿porque no lo puedo
ver?", después me platicó la misma historia que me platicó el Dr. Cobos, pero al revés,
siendo ella la que había encontrado el testamento. Al final de la plática me pregunto, del
porque estaba investigando al Dr. Cobos, me dijo que él era un hombre muy poderoso y que
no le iba a gustar que yo lo estuviera investigando, pero que no me preocupara, que ella no
le iba a decir nada, me reí nervioso, y le dije que tenía razón, y me despedí, no sin antes
preguntarle, cuánto le debía, a lo que me contesto que no era nada porque era amigo del Dr.
Cobos. Unos días después, cuando fui a mi clase con el Dr. Cobos, me dijo en tono travieso
e irónico, “ya me dijeron que estuviste en Guadalajara, y que te fuiste a hacer una limpia y
a leerte la suerte”, yo me quede helado y él soltó un carcajada y con ojos de complicidad
me dijo; “ya con lo que hacemos aquí, no es necesario que te hagas ninguna limpia, ni que
nadie te lea tu suerte”, y después me dijo; “¿y a todo esto, como está Esperanza...?”.

Después del evento con Esperanza, el Dr. Cobos me dijo, que mientras él estuviera vivo,
nunca le dijera a nadie que yo tenía un maestro, cuando le pregunté, porque, me dijo que en
este camino mucha gente trataría de hacerme daño astralmente y que para él sería mucho
más fácil neutralizar estos ataques si la gente no sabía que yo tenía un maestro.

En 1993 fui convocado en Guadalajara, Jalisco, por el Yoghi Bhajan, líder mundial del
Kundalini Yoga y del Tantra Blanco, a una mesa redonda ecuménica en la que estuvimos
reunidos representantes de varias religiones, credos y filosofías, con la intención de hablar
y discutir sobre distintos temas, como la espiritualidad, la alimentación y la familia y
sociedad para el siglo 21, después de la reunión fui invitado por el Yogui Bhajan a una
reunión a puerta cerrada en la que tuvimos la oportunidad de conversar sobre diversos
temas, grande fue mi sorpresa cuando me dijo que él había ido varias veces con el Dr.
Cobos para tratar su salud y platicar sobre temas relacionados con la espiritualidad, esto me
sorprendió muchísimo porque el Dr. Cobos nunca me platicó que lo conociera y que lo
hubiera tratado con homeopatía, naturismo u energía. Aunque sí recordaba que la hija de
Bawati Kaur, una de las dirigentes del Ashram de Kundalini Yoga de la Ciudad de México,
que estaba en la colonia San Ángel y que por "casualidad", también fue maestra mía de Tai
Chi Chuan, había estado estudiando y además había sido asistente del Dr. Cobos durante
un tiempo para aprender sobre homeopatía y naturismo.

A finales de 1988 en una visita que le hice al Dr Cobos en su casa como lo había venido
haciendo durante el último año (el Dr. Cobos se había retirado de la vida pública) cada
martes y viernes. El Dr. Cobos hizo una ceremonia muy extraña, especial y diferente a lo
que acostumbrará para esos martes y viernes, entró en un trance muy profundo, me dio
varias instrucciones y enseñanzas y después se despidió de mí, tres semanas después
aproximadamente, me enteré por mi madre que el Dr. Cobos había fallecido, su muerte
como gran parte de su vida tampoco estuvo exenta del misterio que siempre lo caracterizó.
Un poco antes de su hora acostumbrada para dormir, la hija del Dr. Cobos entró a su cuarto,
era una noche muy fría y noto que su padre solo estaba en camiseta y sin ninguna cobija
que lo cubriera, le dijo, “papá tápese que hace mucho frío”, a lo que él contestó, “yo ya no
tengo frío ni calor hija, hace mucho tiempo que estoy muerto”, la hija alarmada por su
respuesta le contesto, “papá no diga esas cosas, ya mejor tápese y duérmase”. A los pocos
minutos de retirarse del cuarto de su padre, escucho un ruido muy fuerte, bajo corriendo y
vio a su padre tirado en el suelo, se acercó y lo abrazo, su padre se incorporó y le dijo, si
muero antes de las 12 que me incineren, si muero después de las 12, que me entierren”, su
hija con lágrimas en los ojos asintió. El Dr. murió antes de las 12 de la noche y fue
incinerado, conforme a su última voluntad.
El Dr. Cobos vivía en el antiguo Edificio Gaona, en la Av. Bucareli, frente al reloj chino,
toda una joya arquitectónica, declarado monumento artístico nacional por la Comisión
Nacional de zonas y Monumentos Artísticos del Instituto Nacional de Bellas Artes desde
1980. La familia del Dr. Cobos ocupaba dos departamentos, en este punto me gustaría
mencionar que la forma y estilo de vida del Dr. Cobos siempre me pareció muy congruente,
y que aunque el Dr. Cobos nunca predicó ninguna tendencia hacia la pobreza o la riqueza,
él vivía de forma muy humilde, ya que ocupaba solo lo que era el cuarto de servicio en la
parte trasera de la vivienda y en espacio solo cabía un catre y una cajonera mediana.

Para cerrar está breve semblanza del Dr. Prisciliano Cobos Mar, me gustaría describir
algunos de los impresionantes rituales y curas que tuve la oportunidad de presenciar. Entre
las que más recuerdo por lo impactante de las mismas, están las mi madre, la de Jesus
Rincón, hijo de Marta Cano, alumna también del Dr. Cobos, y la de un famoso curandero
del linaje del Kundalini Yoga, alumno directo y muy cercano del Yogui Bhajan.

Mi madre tuvo una rara enfermedad en la que a lo largo de varios meses le fueron
aumentando los dolores en piernas y columna vertebral hasta que poco a poco fue
perdiendo la movilidad en ellas y quedar prácticamente invalida. Desesperada fue con el
Dr. Cobos a exigirle que la curara (palabras textuales de ella), el Dr. Cobos se rió y le dijo
que primero tenía que preguntar si esto era posible, bajo la cabeza unos momentos y le dijo
a mi madre que "sí" lo autorizaban, pero que tendría que pasar ese karma a otra
encarnación, y que el sufrimiento que tenía en estos momentos, era derivado de su soberbia
al empezar a curar espiritualmente sin estar preparada, y sin contar con la protección de un
guía y protector en el plano espiritual. El Dr. Cobos le pregunto que si estaba dispuesta a
pasar este dolor a otra encarnación, mi madre desesperada le dijo que "sí", él maestro se
acercó y se puso detrás de ella, le hizo algunos pases y mudras con las manos, así como
también pronunció una oración y algunas otras palabras que mi madre y mi padre no
entendieron. Mi madre quedó muy mareada y con un gozo y éxtasis muy fuerte al tiempo
que experimentó un gran alivio de su dolor. Posteriormente el Dr. Cobos, le dio una
respiración junto con un mantra y le explicó que lo tenía que llevar a cabo todos los días,
sin falta, y siempre a la misma hora porque si no el dolor regresaría. Cabe destacar que el
dolor que la había acosado durante tantos meses, cedió a partir de ese momento y para el 2o
día, estaba prácticamente curada, impresionada por su curación, regresó con el Dr. Cobos
para pedirle que la iniciará y la enseñará a curar, el Dr. Cobos muy a su costumbre le hizo
una broma y le pidió que regresara en determinada fecha y hora. Mi padre y mi madre
llegaron el día acordado, antes de las cinco de la mañana entraron a su consultorio y la
iniciación comenzó. El Dr. Cobos les dio una pequeña explicación de lo que iba a hacer y
les hizo hincapié en que pasara lo que pasará no se alarmaran. Mi madre se sentó y el Dr. se
puso atrás de ella de pie, empezó a hacer algunas invocaciones, pases, mudras y oraciones,
y de repente se hizo un vacío en la habitación, un frío helado los invadió y se hizo presente
un espíritu, lo que ahí se dijo no me es permitido revelarlo, lo único que me es autorizado a
revelar, es que era un sacerdote que había vivido en la época de la Atlántida y que a partir
de ese momento se convertiría en el protector y maestro espiritual de mi madre para que
pudiera llevar a cabo sus curaciones. El maestro Atlante le dio a mi madre una serie de
instrucciones para fabricar un dispositivo que tenía que utilizar cuando hiciera sus
curaciones, le dijo que una vez fabricado, lo pusiera en su mesita de noche y que el acudiría
a depositar un elemento radioactivo que traería del lago Titicaca. Después de darle más
instrucciones, el maestro desapareció, y la iniciación termino. Mi padre que estaba presente,
anotó toda la información en taquigrafía para luego transcribirla y que mi madre la pudiera
estudiar. Después de salir mi madre le dijo a mi padre que por favor pasaran a una farmacia
por unas aspirinas porque la presión que le estuvo haciendo el Dr. Cobos con el dedo en la
coronilla, le había dado un terrible dolor de cabeza, mi padre le dijo que el Dr. Cobos,
nunca la había tocado, que él solo había puesto arriba de su cabeza las manos, y había
hecho ciertos pases y signos con las manos pero sin tocarla en ningún momento.

Una vez terminado el instrumento solicitado, mi madre lo colocó sobre su mesa y esa
misma noche un gran flashazo junto con un ruido como de explosión la despertó, a la
mañana siguiente se dirigió al consultorio del Dr. Cobos, para verificar si la transmisión se
había realizado, hecho que fue confirmado por el Dr.

La siguiente curación que me parece también digna de nombrar es la del Jesús Rincón hijo
de Marta Cano, alumna del Dr. Cobos, que después de estar varios meses internado en el
hospital infantil en estado de coma, su madre, Marta lo saco prácticamente a la fuerza para
llevárselo al Dr. Cobos, y pedirle que lo curará, el maestro solicitó permiso para hacer la
curación y procedió a recostar a Jesús en el diván que tenía en su consultorio, le hizo
algunos pases y pronunció una oración y ciertos mantrams, el niño reaccionó y dio ciertos
indicios de sentir la energía vital. El Dr. Cobos le dijo a Marta que Jesús necesitaría varios
tratamientos pero que se recuperaría, y así pasó. Yo tuve la oportunidad de ver a Jesús en
1993, con aproximadamente 20 años de edad y estaba en perfecto estado de salud y sin
ninguna secuela, Marta su madre me comentó que durante varios años había estado
preocupada porque pudiera quedar con alguna secuela, pero afortunadamente no fue así,
Jesús gozaba de perfecta salud y una vida totalmente normal.

En cuanto al curandero de Kundalini Yoga de nombre Guru Dev Singh, discípulo directo
del Yogui Bhajan, Gran Mahan Tántrico y fundador de la 3HO, sucedió algo parecido con
él. Esta persona se había dedicado a curar sin estar preparado y protegido (como solía decir
el Dr. Cobos), así que desarrolló un Cáncer testicular muy severo, cuando a mí me llevaron
a verlo al Ashram de la colonia San Ángel, estaba ya muy demacrado y mal por el grado
tan avanzado de su enfermedad, les sugerí que mejor fueran con el Dr. Cobos, al cual ya
conocían porque prácticamente toda la comunidad de IKYTA (Kundalini Yoga) iban con
él, fueron, y según me reportaron después, el Dr. Cobos cerró la puerta de su consultorio, lo
recostó en el diván y empezó a hacer algunos mudras, mantrams e invocaciones, lo que
sucedió después fue muy parecido a lo acontecido con mi madre, se hizo un vacío sepulcral
en el consultorio, un frío helado que les llegaba hasta los huesos los empezó a invadir, y
unas oleadas de energía empezaron a surcar el espacio alrededor de ellos. Quince años
después me reencontré con nuestro amigo mutuo y me comentó que se había curado
completamente, y que seguía dedicado a las mismas actividades, pero que ahora era
reconocido como uno los más grandes curanderos de nuestro tiempo.

Otro de los eventos que me parecen dignos de mención es el de uno de sus encuentros con
Charles Waldemar. El maestro Waldemar vino a México a principios de los setentas, se
reunió con el Dr. Cobos, y juntos fueron a Teotihuacán temprano por la mañana, ya que por
la noche tenían una reunión en una logia masónica del centro de la ciudad. Pasó el tiempo
volando y aunque el Dr. Cobos le recordaba al maestro Waldemar sobre su reunión, a este
parecía no importarle, para cuando se dieron cuenta faltaban cinco para las 10 de la noche,
subieron presurosos al coche, el Dr. le dijo al maestro Waldemar que era mejor que se
fueran con calma porque era un hecho que no iban a llegar a la reunión. El maestro
Waldemar sonrió, y le dijo, no te preocupes Prisciliano, en unos minutos estamos ahí,
arranco el coche y avanzó, de repente el Dr. Cobos sintió un jalón y empezó a ver todo en
cámara rápida y como desde arriba, súbitamente y así de sorpresivo aparecieron
estacionados frente a la logia, justo a un lado de la fachada de la catedral, en la calle de
Seminario, eran exactamente las 10 de la noche en punto.

Por último me gustaría cerrar con otra anécdota que involucró a uno de mis mejores amigos
de la infancia. Tendríamos alrededor de 20 años cuando conocimos al primo de la que sería
meses después, su novia. Este personaje, pertenecía, según nos dijo, a una logia de orígenes
egipcios, y era el Sumo Sacerdote de la misma, obvio nos platicó maravillas y nos invitó a
pertenecer a ella, nos dijo que a través de lo que aprenderíamos en está logia, podríamos
tener todo el éxito, dinero y poder que quisiéramos, en fin, trato de venderse lo mejor
posible, yo ya estaba estudiando con el Dr. Cobos, así que no me interesó, ni tampoco a mi
amigo, al cual le dio mucho miedo, pero en mi siguiente clase con el Dr. le pregunté, me
dijo que no los conocía, pero que le permitiera unos momentos para preguntar por ellos,
bajo la cabeza y unos segundos después me dijo que tratará de no volver a tener contacto
con está persona, porque era un mago negro bastante poderoso, dándome con mucha
exactitud varios detalles de él y de la logia. Meses después, mi amigo empezó a andar con
su prima, y a las pocas semanas desarrolló una rara enfermedad, en la que empezó a perder
vitalidad, se le puso la piel amarilla, los ojos vidriosos e inyectados, parecía como drogado,
los papás se empezaron a preocupar por él, así que su mamá y mi madre lo llevaron con el
Dr. Cobos, éste lo reviso y les dijo, que además de que le estaban dando toloache, le
estaban haciendo un trabajo de magia negra muy fuerte, pero que no se preocuparan,
porque estaban a tiempo de desbaratarlo y que el brujo que lo había hecho, que por cierto
era el primo de ella, se le iba a regresar, y se lo iba a llevar "la chingada" (recordemos que
el Dr. Cobos era de Alvarado, Veracruz), le dio indicaciones a su madre sobre lo que tenía
que hacer después de la curación, ya que iba a arrojar algo, y que eso que arrojará se lo
tenían que traer a él, le dijo también a mi amigo, que no volviera a comer ni beber nada en
casa de su novia, unos días después, justo antes de que su papá, que era médico, lo
llevará a hacerse estudios, empezó con un dolor muy fuerte en el abdomen, así que lo
llevaron de emergencia al hospital y lo intervinieron inmediatamente pensando que era la
vesícula pero al abrir se dieron cuenta que no tenía nada, así que lo revisaron
meticulosamente y se dieron cuenta, que justo 20 centímetros antes del esfínter anal, tenía
un especie de palillo de madera de doble punta, pero mucho más grande que un palillo de
dientes normal. Después de la operación el papá y los médicos que lo habían operado
coincidieron en que era imposible que un palillo de ese tamaño hubiera podido atravesar los
intestinos, y que lo más sorprendente es que no hubiera sido disuelto o ablandado por los
jugos gástricos. Desgraciadamente el palillo se perdió antes de que se lo hubieran podido
llevar al Dr. Cobos, pero al poco tiempo, nos enteramos de que el primo tuvo un accidente
muy fuerte en el coche, se volteó, dio varias vueltas, y estuvo a punto de matarse. La
historia termina con el rompimiento del noviazgo de mi amigo a las pocas semanas y con la
recuperación de su salud.

Sin lugar a dudas el Dr. Prisciliano Cobos Mar, fue un hombre singular y con dotes únicos,
pero lo más admirable de su personalidad era su humildad y entrega al servicio de sus
semejantes. Su ejemplo y guía estarán en mi memoria y en mi corazón para siempre.

"Que las rosas florezcan sobre vuestra cruz y que siempre y así bien unidos nos
encontremos en el más allá", fue lo último que me dijo poco antes de morir..."

Arq. Eduardo Barraza Regalado

28 de junio de 2017, Guadalajara, Jalisco, México

Publicaciones del Dr. Prisciliano Cobos:

El Evangelio de la Salud

Plantas Curativas

Fiesta de Frutas
Buena Alimentación - Salud y Larga Vida

La Ciencia de la Alimentación

Curso Zodiacal para el desarrollo de la consciencia

Desde 1980 estaba traduciendo los cursos del medico norteamericano Roy B. Oliver con
quien tenía planes de establecer la primer Universidad Naturista de América Latina en la
Ciudad de México, desgraciadamente este sueño nunca se concretó.

Fuentes:

Revista Natura No. 42 septiembre de 1980

Currículum publicado por el Dr. Prisciliano Cobos Mar en 1980

Recopilación de apuntes y pláticas personales con el Maestro Prisciliano Cobos Mar de


Alicia Regalado de Barraza, Miguel Barraza y Eduardo Barraza Regalado 1968 a 1988.

...