Anda di halaman 1dari 6

FACULTAD DE CIENCIAS EMPRESARIALES Y ADMINISTRATIVAS

CARRERA PROFESIONAL DE CONTABILIDAD Y FINANZAS

TEMA: MERCADO DE DERIVADOS

CURSO: SEMINARIO DE FINANZAS

DOCENTE: MORALES HERNÁNDEZ, LUIS ALBERTO

ALUMNA:

Cajamarca, noviembre de 2017.


MERCADO DE DERIVADOS
I. INTRODUCCIÓN
Dentro del mundo financiero, encontramos diversos instrumentos de inversión
que denominamos mercado de derivados. Se define como mercado derivado
financiero a todos aquellos productos financieros cuyo valor se basa en el precio
de otro activo. Este activo subyacente puede ser una acción, un índice bursátil,
una materia prima, o cualquier otro tipo de activo financiero como son las divisas,
los bonos y los tipos de interés.
La función principal del mercado de derivados es la de brindar instrumentos
financieros de inversión y cobertura que posibiliten una adecuada gestión de
riesgos.
El mercado de derivados es un mercado de transacción “a futuro”, es decir, su
negociación es inmediata pero su liquidación es a un plazo posterior. básicamente
lo que pretende el mercado de derivados es controlar el riesgo que implica una
transacción de un bien físico en “cash” en un futuro bajo la existencia de
volatilidad en los precios de dicho bien, mediante la fijación del precio de dicho
bien “a futuro “considerando las variables que inciden en la valuación de dicho
precio.

II. MERCADO DE DERIVADOS


(Fernandez, 1996) hace mención que, los agentes económicos están sujetos a una
constante incertidumbre y les resulta difícil y riesgoso planear a futuro, ya que
puede ser que los resultados finales no sean como los habían estimado, o aún todo
lo contrario a lo que esperaban.
El desarrollo de los mercados de derivados ha surgido como respuesta a las fuertes
y persistentes fluctuaciones de los mercados físicos y financieros, que representan
altos niveles de riesgo para los agentes económicos y financieros en sus
transacciones operativas.
Es por esto que surge la necesidad de utilizar instrumentos de cobertura para estos
riesgos a fin de permitir que los agentes económicos puedan planear a futuro
logrando reducir la incertidumbre del mercado del que dependen los riesgos en
que incurren, es decir, que de cierta forma dichos riesgos pueden ser controlados.
El mercado de derivados es un mercado referenciado al mercado de físicos,
directamente sobre un bien subyacente o indirectamente sobre una opción o futuro
de un bien subyacente.
Los derivados financieros cuentan características las cuales mencionamos algunos
en general.
•Los derivados financieros requieren de una inversión inicial muy pequeña en
comparación con otros tipos de contratos que presentan una respuesta parecida
ante los cambios en las condiciones generales del mercado. Este fenómeno le
permite al inversionista tener mayores ganancias, así como pérdidas más elevadas
si la operación no se desarrolla como creía.
•El valor de los derivados cambia en respuesta a los cambios en la cotización del
activo subyacente. Actualmente existen derivados sobre todo tipo de activos como
divisas, commodities, acciones, índices bursátiles, metales preciosos, etc.
•Los derivados se pueden negociar tanto en mercados organizados como las bolsas
de valores o en mercados no organizados o también denominados OTC.
•Como todo contrato, los derivados se liquidan en una fecha futura.

(Hull, 2014) sostiene que estos mercados se remontan a los mercados holandeses
del siglo XVII donde se negociaban contratos derivados, cuyo activo subyacente
eran los bulbos de los tulipanes. No obstante, el primer mercado de derivados en
su formato moderno surgió en Chicago y, de hecho, fue allí donde se negoció el
primer contrato que permitía asegurar un tipo de cambio a fecha futura, surgiendo
así el derivado de naturaleza financiero.
Asimismo, indica que los mercados de derivados son mercados en los que se
intercambian contratos a plazo, que tratan de cubrir el riesgo de mercado del
activo al que hace referencia. Este activo de referencia se denomina activo
subyacente y puede ser un instrumento financiero de renta fija o variable o incluso
un activo físico.

DETERMINANTES DE LOS INSTRUMENTOS DERIVADOS


Cada tipo de instrumento derivado posee su peculiar forma de valuarse, sin
embargo, su valor siempre deberá derivarse del valor del bien subyacente, debido
a que su naturaleza implica que su valor está referenciado al precio de un activo
cuyo riesgo de variación se pretende cubrir. Es así que estos instrumentos deben
tener ciertos determinantes en común para la determinación de la cobertura de
riesgos (Martinez, 1991).
(Murphy, 2000) hace referencia que estos determinantes tienen que ver con
factores como: el bien subyacente; que es el precio de referencia en el día que se
cotiza y pacta la adquisición de la cobertura con un instrumento derivado, en otras
palabras es el precio spot , es decir el precio de mercado actual o vigente al día de
la contratación y se proyecta entonces al plazo al que el cliente requiere realizar
la cobertura para fijar el precio al que a futuro el cliente podrá comprar o vender
el subyacente, según sea su necesidad, además de la volatilidad; que viene a ser
un dato estimado sobre el cual se puede proyectar un posible resultado .
Ésta se deriva de un promedio de las fluctuaciones observadas en el
comportamiento histórico del subyacente analizado , es decir es un cálculo
estadístico que se puede obtener mediante diversos métodos, seguidamente se
debe tener en cuenta el plazo; siendo la proyección de los precios del subyacente
a futuro depende del tiempo en la cobertura, ya que es el plazo de exposición al
riesgo, que por probabilidades, a mayor plazo existe una mayor probabilidad de
que los precios varíen en mayor proporción.
Finalmente, las tasas de interés; ya que un alza en las tasas de interés eleva los
costos de financiamiento en el sector productivo, es de manera que a los agentes
económicos les resulta más caro financiar sus actividades productivas y tienen que
trasladar esta alza en sus costos, llegando a tener un alza en sus precios.
Por otro lado, este efecto frena el ritmo de crecimiento de la economía y a su vez
está relacionado con una elevación de los precios porque la oferta resulta menor
a la demanda, que puede convertirse en inflación, es por esto que los instrumentos
derivados consideran este elemento para la valuación de precios futuros a fijar en
la contratación de coberturas.
(Simon Gray y Joanna Place - Primera edición, 2003) En la supervisión de los
riesgos de derivados por parte de los bancos, los derivados originan pocos riesgos
completamente nuevos en sí mismos. Al igual que la mayoría de los productos,
generan exposiciones al riesgo de mercado y al riesgo de crédito de contraparte,
así como la acostumbrada serie de riesgos operativos; sin embargo, los derivados
a veces pueden Re-empaquetar los riesgos en formas bastante complejas. Esto
puede resultar en una mala comprensión de la exposición a estos riesgos y a una
mala fijación de precios a la vez pueden permitirles a los bancos aceptar grandes
exposiciones a los riesgos de mercado a cambio de desembolsos iniciales de
efectivo relativamente pequeños. Esto se conoce como efecto de apalancamiento.
TIPOS DE DERIVADOS
Según (Murphy, 2000) afirma que, dentro del mercado de derivados encontramos
ciertos tipos de instrumentos, entre los cuales describimos los siguientes;
primeramente, encontramos los forwards, este es un contrato por medio del cual
dos partes acuerdan tranzar, en una fecha futura, el subyacente en un nivel de
precio dado. Se pactan desde el inicio, el monto nominal del subyacente, la fecha
de vencimiento y la tasa de intercambio. En un contrato Forward, los flujos
monetarios solo se efectúan al vencimiento; es decir, tanto el subyacente como su
contrapartida, fluyen en la fecha de vencimiento y no en la fecha en que se pacta
la operación.
Por otra parte, tenemos los futuros, un futuro funciona de la misma manera que
un Forward, con la diferencia de que son estandarizados. Se tranzan a través de
una entidad administradora y por ultimo tenemos las opciones que son contratos
mediante el cual se otorga al comprador, el derecho, pero no la obligación de
comprar, que en este caso son las opciones call o vender opciones put; un activo,
a un precio determinado de antemano, denominado precio del ejercicio y en una
fecha dada. Por este derecho, el comprador paga una contraprestación denominada
prima.
III. CONCLUSIONES
El mercado de derivados puede generar grandes ganancias, siempre y cuando el
mercado esté a favor del inversionista, sin embargó si el resultado es el que se
esperaba, su máxima pérdida seria la garantía inicial.
Actualmente los productos derivados tratan de eliminar la incertidumbre sobre el
precio del activo subyacente. Al fijar de antemano el precio de compra y venta,
las dos partes saben lo que van a pagar por hacerse con este activo en un futuro.
De esta forma eliminan cualquier inseguridad, ya que estos contratos cubren los
riesgos que se presentan debido a movimientos inesperados en el precio del
producto o en las principales variables económicas como son el tipo de cambio y
la tasa de interés. Sin embargo, los derivados financieros se han convertido en una
opción más de inversión en la que el inversor apuesta a que un determinado activo
subirá o bajará hasta un precio determinado durante un periodo igualmente
determinado. Por eso, a diferencia de la compra y venta de acciones, permite
obtener un beneficio incluso cuando el mercado cae (Suarez, 2000).

IV. BIBLIOGRAFÍA

1. Fernandez, P. (1996). Opciones, futuros e instrumentos derivados.

2. Hull, J. C. (2014). Mercados de Futuros y Opciones.

3. Martinez, E. A. (1991). Futuros y Opciones en la gestion de carteras .

4. Murphy, J. (2000). Análisis técnico de los mercados financieros.

5. Suarez, A. S. (2000). Decisiones optimas de inversion y financiacion en la


empresa.