Anda di halaman 1dari 9

ESCUELA DE DERECHO Y

CIENCIAS POLÍTICAS
CURSO: DERECHO ECONÓMICO Y
FINANCIERO
TEMA: SENTENCIAS DEL TRIBUNAL
CONSTITUCIONAL
“RESUMEN”
DOCENTE: DR. FERNANDO LOZADA
ALUMNOS:
CARRILLO MEDINA VICTOR
HUACO ZUÑIGA EMILIO
YUCRA MEZA ALFREDO
ZAMBRANO ORTIZ ARACELY
AREQUIPA- PERU
RESUMENES DE LA 3 SENTENCIAS DEL TRIBUNAL
CONSTITUCIONAL

EXP. N.° 05961-2009-PA/TC


LIMA
DEMANDANTE: TRANSPORTES VICENTE,
DEMANDADO: EUSEBIO, ANDREA S.A.C. (TRANSP VEA S.A.C.)

El 04 de junio de 2010 el Tribunal Constitucional emitió la Sentencia recaída en el


Expediente N° 5961-2009-PA, estableciendo las siguientes reglas vinculantes: 1. Que
las normas legales que regulan los requisitos para la importación de autos usados son
constitucionales, por lo que no pueden ser inaplicadas en ninguna clase de proceso por
los jueces del Poder Judicial. 2. Que las resoluciones judiciales que hayan inaplicado las
normas legales que regulan los requisitos para la importación de autos usados son
eficaces y ejecutables hasta el 5 de noviembre de 2008. 3. Que a partir del 6 de
noviembre de 2008, todas las resoluciones judiciales que hayan inaplicado las normas
legales que regulan los requisitos para la importación de autos usados son ineficaces por
contravenir la uniforme y reiterada jurisprudencia del Tribunal Constitucional. 4. Que el
Ministerio de Transportes y Comunicaciones, excepcionalmente, tiene habilitado el
plazo de prescripción para demandar, vía el proceso de amparo, la nulidad de las
resoluciones judiciales emitidas a partir del 6 de noviembre de 2008, que hayan
inaplicado las normas legales que regulan los requisitos para la importación de autos
usados. Finalmente, se estableció en la Sentencia que el 6 de noviembre de 2008 es la
fecha de ineficacia de las resoluciones judiciales que inaplican las normas legales que
regulan los requisitos para la importación de autos usados, porque a partir de la citada
fecha la jurisprudencia del Tribunal Constitucional es uniforme y reiterada, a pesar de
que con anterioridad había emitido dos sentencias en las que se reafirmó la
constitucionalidad de las normas legales que regulan los requisitos para la importación
de autos usados.

Para resolver la presente controversia, este Tribunal considera necesario recordar su


jurisprudencia sobre la constitucionalidad de los decretos que establecen requisitos para
la importación de vehículos automotores usados, así como para la importación de
motores, partes, piezas y repuestos usados para vehículos de transporte terrestre.

Ello a fin de verificar si la jurisprudencia constitucional mencionada es, o no, uniforme,


clara y precisa. Pues en caso que no lo sea, esto es, si es ambigua, confusa o imprecisa,
resultará oportuno establecer una línea uniforme, a través de una sentencia de
unificación, tal como se hizo ya en el caso de la protección previsional por accidentes de
trabajo y enfermedades profesionales mediante la sentencia recaída en el Exp. N.º
02513-2007-PA/TC.
O en todo caso, si sobre esta materia la jurisprudencia constitucional es reiterada y
uniforme, este Tribunal puede evaluar si concurre alguno de los seis presupuestos
básicos para la aprobación de un precedente vinculante, a fin de que exista
predictibilidad y seguridad jurídica sobre la constitucionalidad del contenido normativo
de los decretos cuestionados.

La solicitud de aclaración de la sentencia de autos, su fecha 4 de junio de 2010,


presentada por Aftermarket Corporation S.A.C.

Que de acuerdo con el artículo 121º del CPConst., el Tribunal Constitucional, de oficio
o a instancia de parte, puede aclarar algún concepto o subsanar cualquier error material
u omisión en que hubiese incurrido.

Que de la lectura del escrito de aclaración presentado, este Tribunal concluye que el
pedido resulta desestimable, por cuanto en la sentencia de autos no existe ningún
concepto oscuro, omisión o error material o aritmético que aclarar o corregir y porque
tiene por finalidad cuestionar las reglas establecidas como precedente vinculante en las
SSTC 05961-2009-PA/TC y STC 00001-2010-CC/TC, lo cual contradice el carácter
inimpugnable de las sentencias emitidas por este Tribunal.

Ante tal conflicto suscitado, este Tribunal estima que la solución más adecuada,
proporcional y racional no es la declaración de nulidad de todas las resoluciones
judiciales firmes que inapliquen los decretos mencionados, pues ello conllevaría la
afectación del derecho de defensa de todas aquellas partes que no han actuado ni
participado en el presente proceso, sino la de habilitar excepcionalmente el plazo de
prescripción previsto en el segundo párrafo del artículo 44º del CPConst., para que el
Ministerio de Transportes y Comunicaciones, a través de su Procurador Público, pueda
demandar la nulidad de las resoluciones a través del proceso de amparo contra
resolución judicial firme.

Esta solución es la más adecuada, proporcional y racional para resolver el conflicto


entre el principio de seguridad jurídica y la garantía de la cosa juzgada constitucional,
pues en estos nuevos procesos de amparo se podrá evaluar si las resoluciones judiciales
firmes contravienen, o no, la jurisprudencia uniforme y reiterada de este Tribunal sobre
los requisitos para la importación de vehículos automotores y partes usadas.

Que, finalmente, este Tribunal advierte que de volverse a presentar un escrito con
similar objetivo, se impondrán las multas a que hubiere lugar.

Por estas consideraciones, el Tribunal Constitucional, con la autoridad que le confiere la


Constitución Política del Perú
RESUELVE

Declarar improcedente la solicitud de aclaración presentada por Aftermarket


Corporation S.A.C.
HA RESUELTO

1. Declarar IMPROCEDENTES las excepciones de incompetencia y de prescripción.

2. Declarar INFUNDADA la demanda, porque no se ha acreditado que los Decretos


de Urgencia N.os 079-2000 y 086-2000, los Decretos Supremos N.os 045-2000-MTC y
017-2005-MTC y el artículo 3º del Decreto Legislativo N.º 843 vulneren los derechos
constitucionales a la libre contratación y al trabajo.

3. Establecer conforme al artículo VII del Título Preliminar del Código Procesal
Constitucional, como PRECEDENTE VINCULANTE las reglas contenidas en el
fundamento 21, que son las siguientes:

a. Que el contenido normativo del Decreto Legislativo N.º 843, de los Decretos
Supremos N.os 045-2000-MTC, 053-2000-MTC, 017-2005-MTC y 042-2006-MTC y
de los Decretos de Urgencia N.os 079-2000, 086-2000, 050-2008 y 052-2008 es
conforme con la Constitución, por cuanto no vulnera en forma directa ni indirecta el
contenido constitucional de los derechos al trabajo y a las libertades de trabajo, de
empresa, de contratación y de iniciativa privada, por lo que los decretos mencionados
no pueden ser inaplicados en ninguna clase de proceso por los jueces del Poder Judicial.

En tal sentido, todos los jueces del Poder Judicial que conozcan de cualquier clase de
proceso en el que se cuestione la constitucionalidad del Decreto Legislativo N.º 843, o
de los Decretos Supremos N.os 045-2000-MTC, 053-2000-MTC, 017-2005-MTC y
042-2006-MTC o de los Decretos de Urgencia N.os 079-2000, 086-2000, 050-2008 y
052-2008, por imperio del tercer párrafo del artículo VI del Título Preliminar del
CPConst. y de la Primera Disposición General de la Ley Orgánica del Tribunal
Constitucional, tienen el deber de confirmar la constitucionalidad de su contenido
normativo.

b. Las resoluciones judiciales que hayan inaplicado el Decreto Legislativo N.º 843, o
los Decretos Supremos N.os 045-2000-MTC, 053-2000-MTC, 017-2005-MTC y 042-
2006-MTC o los Decretos de Urgencia N.os 079-2000, 086-2000, 050-2008 y 052-
2008, son eficaces y ejecutables hasta el 5 de noviembre de 2008.
SENTENCIA DEL TRIBUNAL CONSTITUCIONAL

STC N°2802-2005-PA/TC
LIMA
DEMANDANTE: JULIA MABEL BENAVIDES GARCÍA
DEMANDADO: MUNICIPAD PROVINCIAL DE PIURA

ASUNTO

Recurso extraordinario interpuesto por doña Julia Mabel Benavides García contra la
sentencia expedida por la Segunda Sala Especializada en lo Civil de la Corte Superior
de Justicia de Piura, de fojas 86, su fecha 10 de febrero de 2005, que declaró infundada
la demanda de autos.

Con fecha 21 de octubre de 2004, la recurrente interpone demanda de amparo contra la


Municipalidad Provincial de Piura solicitando que se deje sin efecto el acta de clausura
de su establecimiento con fecha 16 de octubre de 2004, levantada por la entidad
demandada de manera arbitraria, vulnerando sus derechos fundamentales a la libertad de
trabajo, de petición, a la tutela jurisdiccional efectiva, de defensa y al debido proceso.

Sostiene que en el mes de agosto de 2004 solicitó a la municipalidad emplazada el


otorgamiento de una licencia provisional de funcionamiento para su establecimiento
comercial, así como el correspondiente certificado de zonificación, el cual tuvo un
retardo indebido en su entrega, razón por la cual su local fue multado en dos ocasiones
y, posteriormente, clausurado.

La Municipalidad Provincial de Piura contesta la demanda solicitando que sea


declarada infundada, alegando que el local de la recurrente fue clausurado por carecer
de la autorización municipal de funcionamiento,

El Tercer Juzgado Especializado en lo Civil de Piura, con fecha 24 de noviembre de


2004, declara infundada la demanda, por considerar que la recurrente no acredita contar
con licencia municipal de funcionamiento, y que la vía del amparo no es la adecuada
para otorgar derechos, pues solo protege los ya existentes, agregando que la
municipalidad demandada ha actuado en ejercicio de sus funciones, desvirtuándose toda
arbitrariedad.

Cuando nos referimos al trabajo, lo definimos como el derecho a elegir libremente una
profesión u oficio. Por ello, el Estado no sólo debe garantizar el derecho de las personas
a acceder a un puesto de trabajo o proteger al trabajador frente al despido arbitrario
además garantizar la libertad de elegir la actividad mediante la cual se procuran los
medios necesarios para la subsistencia; debe proteger tanto al trabajador dependiente
como a la persona que realiza actividades económicas por cuenta propia, ejerciendo la
libertad de empresa que la Constitución reconoce.

La libertad de empresa, así como el acceso al mercado empresarial. Se entiende, en


buena cuenta, como la capacidad de toda persona de poder formar una empresa y que
esta funcione sin ningún tipo de traba administrativa, sin que ello suponga que no se
pueda exigir al titular requisitos razonablemente necesarios, según la naturaleza de su
actividad. La libertad de empresa deberá ejercerse sobre dicha base constitucional, de lo
que se concluye que el desenvolvimiento del derecho a la libertad de empresa estará
condicionado a que el establecimiento tenga una previa permisión municipal.

Si al demandante no se le estaría permitiendo abrir su discoteca, tampoco se le estaría


permitiendo trabajar. La sentencia precisa, además, que para poder determinar si se
afecta la libertad de trabajo, tendrá que esclarecerse previamente la vulneración del
derecho a la libertad de empresa.
Asimismo, que para poder reconocer el derecho a la libertad de empresa, debe
acreditarse contar con la licencia de funcionamiento correspondiente de parte de la
autoridad municipal; caso contrario, no puede asumirse la afectación de dicho derecho
fundamental.

Las municipalidades, son competentes para regular actividades y servicios dentro del
marco legal correspondiente. En ese sentido, en el ámbito de competencia municipal,
para desarrollar alguna de las actividades o servicios regulados por la administración
municipal, y a fin de ejercitar válidamente el derecho a la libertad de empresa –y
consecuentemente, de ser el caso, poder alegar la vulneración a la libertad de trabajo,
como derecho accesorio–, se debe contar previamente con la respectiva autorización
municipal, que pruebe la autorización municipal para la prestación de un servicio o el
desarrollo de una actividad empresarial

Con relación a la presunta afectación del derecho a la libertad de trabajo de la


recurrente, según ella misma lo reconoce expresamente en su escrito de demanda, su
local comercial no cuenta con licencia de funcionamiento expedida por la autoridad
municipal
No se acredita fehacientemente que la administración municipal se haya negado a
otorgar una respuesta a la solicitud de la recurrente, debido a que no ha adjuntado el
documento que acredite la petición realizada

La demandante también indica que se vulnerado sus derechos fundamentales y la tutela


jurisdiccional de defensa al debido proceso aduciendo los argumentos antes señalados.

Teniendo en cuenta que la recurrente alega haber cumplido con todos los requisitos para
obtener la licencia de funcionamiento solicitada, y que, pese a ello, la administración
edil de manera arbitraria no expide dicho documento, la presente demanda debe ser
encausada a la vía contencioso-administrativa, la cual, para dirimir la controversia,
cuenta con una adecuada estación para actuar los elementos probatorios presentados por
las partes.

Constituyen precedente vinculante, puesto que son indispensables para determinar la vía
en la que corresponderá que se atiendan las acciones de amparo comprendidas en los
supuestos de improcedencia, siendo de aplicación inmediata a partir del día siguiente de
la publicación.

Declarar IMPROCEDENTE la demanda de amparo.


SENTENCIA DEL TRIBUNAL CONSTITUCIONAL
STC Nº 0008-2003-AI/TC
LIMA
DEMANDANTE: ROBERTO, NESTA BRERO
DEMANDADO: ARTÍCULO 4 DEL DECRETO DE URGENCIA N.° 140- 2001

ASUNTO

Acción de inconstitucionalidad interpuesta por don Roberto Nesta Brero, en


representación de 5,728 ciudadanos, contra el artículo 4º del decreto de urgencia
Nº140_2001, por considerar que vulnera el inciso 19) del artículo 118º de la
constitución, así como los derechos fundamentales a la libre iniciativa privada, a la
libertad de empresa, a la libertad de contratación y a la propiedad, consagrados en la
constitución política vigente.
Alegan que la disposición fue expedida sin cumplir los supuestos habilitantes previstos
en el artículo 118º de la constitución, dado que, en los días de su promulgación, no
existía ninguna situación extraordinaria o de excepcional gravedad en el país en el
sector económico o financiero, y que en el contenido de la norma no se hace alusión a
ningún evento o circunstancia extraordinaria.
Así mismo, refieren que el artículo 4º de la norma impugnada permite que mediante
decreto supremo se puedan fijar tarifas mínimas para la prestación del servicio de
transporte terrestre nacional e internacional de pasajeros y carga, lo que supone una
delegación de facultades prohibida por la constitución; que dicha delegación ha sido
asumida por el decreto supremo Nº 021_2003_MTC,publicado el 14 de mayo de
2003,que estableció precios mínimos para el transporte; que, en virtud de ello, todos los
contratos de trasportes sufrieron la intromisión del estado, pues los precios de dicho
servicio ya no pudieron fijarse libremente de acuerdo a la oferta y la demanda; y,
finalmente, que los derechos constitucionales de contenido económico son afectados si
es el estado quien, sin una motivación razonable, impone las condiciones contractuales
en variables tan importantes como el preciso o el valor de los bienes y servicio.
El procurador público a cargo de los asuntos judiciales de la presidencia del consejo de
ministros y apoderado especial del poder ejecutivo, contesta la demanda manifestando
que la norma impugnada es constitucional, pues en todo momento precisa que las
medidas adoptadas serán extraordinarias y basadas en estudios técnicos; que el decreto
de urgencia Nº 140_2001 no ha vulnerado derechos fundamentales, y solamente los has
limitado; que, con su expedición, el estado afrontaba unja emergencia económica
motivada por el bloqueo de carreteras y una huelga en el sector de transporte,
estableciendo una barrera mínima obligatoria a partir de la cual se fija el precio del
transporte libremente, lo cual resulta razonable; y que la disposición cuestionada no ha
efectuado ninguna delegación normativa en los decretos supremos, sino que estos
únicamente han reglamentado la norma.

1_ Los recurrentes interponen la presente acción de inconstitucionalidad contra el


artículo 4º del decreto de urgencia Nº140_2001, alegando que este fue expedido fuera
de los supuestos establecidos en el inciso 19) del artículo 118º de la constitución, dado
que según afirman_ no existía ninguna situación extraordinaria o excepcional en materia
económica o financiera que lo justifique.
Asimismo, refiere la disposición cuestionada contraviene diversos dispositivos
constitucionales que consagran el modelo económico adoptado por la carta
fundamental, toda vez que “ NO EXISTE LIBRE COMPETENCIA, NI LIBERTAD
DE EMPRESA, Y MUCHO MENOS ECONOMIA DE MERCADO, SI ES EL
ESTADO QUIEN IMPONE LAS CONDICIONES CONTRACTUALES EN
ASPECTOS TAN IMPORTANTES COMO EL PRECIO O VALOR DE LOS BIENES
Y SERVICIOS”

Sostiene que no existe sustento ni justificación razonable para que el poder ejecutivo
desconozca las libertades y derechos constitucionales a la libertad de empresa, a la
libertad de contratación y a la propiedad.
Adicionalmente, señalan que la norma cuestionada está viciada de inconstitucionalidad
por permitir que un decreto supremo sea el instrumento jurídico mediante el cual se
decidan medidas extraordinarias.

FALLO

Declara FUNDADA la presente demandada de inconstitucionalidad; en consecuencia,


inconstitucional el decreto de urgencia Nº45, supra.
Dispone notificación a las partes, su publicación en el diario oficial el peruano y la
devolución de los actuados.