Anda di halaman 1dari 2

Capitulo I: DERECHO PENAL ECONOMICO

Evolución histórica del derecho económico en el Perú


En nuestro país, la historia nos muestra diversos tipos de sanciones a los delitos
que hoy conocemos como económicos, entre ellos tenemos:
6.1.2.1. En la época del incanato.
En la época del incanato se entendía como delito tributario cuando se falsificaban
las cuentas y los responsables eran severamente sancionados.
6.1.2.2. En la época del Virreinato
En el Virreynato se castigaba a los caciques indígenas que escondían a sus
congéneres durante los censos populares, con el propósito de disminuir el
cálculo de la distribución de las cargas tributarias.
6.1.2.3. En la época republicana
En la época republicana “Simón Bolívar, por Decreto del 18 de marzo de 1824,
dispuso la pena de muerte a los empleados que participaran en la comisión del
delito de contrabando y más adelante, en 1896, modificó el castigo para que los
culpables recibieran multas y pena corporal aflictiva. A partir del siglo XX
tenemos documentos más integrales como el Código Penal de 1924 donde se
define a la defraudación como aquellos actos cometidos en perjuicio de la
administración pública (Art.248), destacando la «Ley sobre adulteración,
acaparamiento y especulación» (Decreto N°21411 del 3 de Febrero de 1976),
que en 1980, mediante Decreto N°22963 del 26 de marzo de 1980 impuso
sanciones administrativas más duras”[2].
Posteriormente se sanciona con la «Ley sobre Delitos Económicos» por Decreto
Legislativo N° 123 de 12 de junio de 1981, donde se perfecciona la tipificación
de las conductas lesivas al orden económico interno.
Las exigencias de la economía de mercado inducen a que en 1991 el sistema
jurídico penal deba responder y regular aquellas conductas que afectan el ámbito
primordial de la vida social, incluyendo innovaciones en el Código Penal, que
podemos mencionar a continuación:
Delitos societarios: interpretación y nuevo contexto de aplicación.
Delitos laborales: atentado contra la libre sindicación, prestar trabajo sin la
debida retribución, trabajar sin las condiciones de seguridad e higiene
necesarias, coacción para la celebración de un contrato, retención dolosa de
remuneraciones e indemnizaciones, incumplimiento de resoluciones, distorsión
y disminución de la producción y simulación de causales para el cierre de local
o abandono con la finalidad de extinguir relaciones laborales y el cierre del centro
de trabajo sin la autorización dela Autoridad Administrativa.
Delito de quiebra: aquí se incluye la quiebra fraudulenta (incremento pasivo,
satisfacción u ocultación de bienes y concesión de ventajas indebidas), y quiebra
culposa impropia (deudores no comerciantes y ventajas indebidas y de
conveniencia).
Delitos contra la propiedad intelectual: delito de hurto de uso, falsificación, de
plagio, de defraudación.
Delitos contra la propiedad industrial, la patentabilidad como objeto de protección
penal.
Delitos contra el orden económico: de monopolio y prácticas restrictivas de la
actividad económica.
Delitos contra el consumidor: acaparamiento, alteración del producto,
adulteración, publicidad engañosa, atentados contra la reputación industrial y la
libertad de precios de remate, concurso y licitación publica.
Represión a la competencia desleal: actos de confusión, engaño, denigración,
comparación, imitación, explotación de la reputación ajena, violación de secreto,
violación de normas y trato discriminatorio y reproducciones no autorizadas.
Delitos financieros: concentración crediticia y obtención indebida de créditos, de
omisión, negativa y falsedad en la información, intermediación financiera
irregular, de condicionamiento para otorgar créditos, pánico financiero, de
omisión de provisiones específicas.
Como demostramos líneas arriba la complejidad de la actividad económica
produce un conjunto de conductas que buscan beneficiarse a expensas de los
demás, afectando a la actividad económica y a la planificación estatal de la
economía, buscando que pasar por alto las normas estatales que organizan y
protegen la vida económica, por lo que la delimitación jurídica de estos delitos
es trascendental.
Debo de manifestar que se debe de continuar investigando sobre este tema, toda
vez de que este tema tiene trascendental importancia, para frenar la actividad
criminal que hace tanto daño a nuestro país en el aspecto patrimonial.