Anda di halaman 1dari 12

EROSIÓN DEL SUELO: UNA AMENAZA ALIMENTARIA Y MEDIOAMBIENTAL

Resumen. La erosión del suelo es uno de los problemas ambientales y de salud pública más graves a los que se enfrenta la humanidad.

Los seres humanos obtienen más del 99,7% de sus alimentos (calorías) de la tierra y menos del 0,3% de los océanos y otros ecosistemas acuáticos. Cada año se pierden alrededor de 10 millones de hectáreas de tierras de cultivo debido a la erosión de los suelos, reduciendo así las tierras de cultivo disponibles para la producción de alimentos. La pérdida de tierras de cultivo es un grave problema porque la Organización Mundial de la Salud informa de que más de 3.700 millones de personas están desnutridas en el mundo. En general, el suelo se está perdiendo en las zonas terrestres entre 10 y 40 veces más rápido que la tasa de renovación del suelo, lo que pone en peligro la futura seguridad alimentaria humana y la calidad del medio ambiente.

Palabras clave: medio ambiente, erosión, alimentación, nutrición, suelo, agua, viento.

1.

Introducción

La pérdida de suelo de las superficies de la tierra por la erosión es generalizada en todo el mundo y afecta negativamente la productividad de todos los ecosistemas naturales, así como de los ecosistemas agrícolas, forestales y de pastizales. Paralelamente al aumento de la población humana, la erosión del suelo, la disponibilidad de agua, la energía y la pérdida de biodiversidad son las principales causas de la pérdida de biodiversidad los problemas medioambientales en el mundo.

Las futuras poblaciones mundiales requerirán un suministro de alimentos cada vez mayor. Considere que más del 99,7% de los alimentos humanos (calorías) provienen de la tierra (FAO, 1998), mientras que menos del 0,3% proviene de los océanos y otros ecosistemas acuáticos. Mantener y aumentar el suministro mundial de alimentos depende básicamente de la productividad y la calidad de todos los suelos.

Los cambios producidos en los suelos por la erosión inducida por el hombre a lo largo de muchos años son significativos y han dado lugar a que tierras valiosas se vuelvan improductivas y a menudo eventualmente abandonado (Pimentel et al., 1995; Young, 1998). En pocas palabras, la erosión del suelo disminuye el suelo calidad y por lo tanto reduce la productividad de los recursos naturales, agrícolas y forestales (Pimentel y Kounang, 1998; Pimentel, 2001). Además, el valioso

La diversidad de plantas, animales y microbios en el suelo está dañada (Pimentel et al., 1995). En este estudio se evalúan los diversos factores que causan la erosión del suelo. Se analiza el alcance de los daños asociados a la erosión del suelo, haciendo hincapié en el impacto que pueden tener en la seguridad alimentaria humana futura, así como en el medio ambiente natural.

2. Causas de la erosión

La erosión se produce cuando el suelo queda expuesto a la lluvia o al viento. Golpe de gotas de lluvia el suelo expuesto con gran energía y desprender fácilmente las partículas del suelo de la superficie.

De esta manera, las gotas de lluvia eliminan una fina capa de tierra de la superficie de la tierra y crean lo que se llama erosión de la lámina. Esta erosión es la forma dominante de degradación del suelo (Troeh et al., 1991; Oldeman, 1997). El impacto de la erosión del suelo se intensifica en en pendiente, donde a menudo más de la mitad de la tierra de la superficie es arrastrada como el el agua salpica cuesta abajo en valles y vías fluviales.

La energía eólica también tiene gran poder para desalojar las partículas superficiales del suelo, y transportar a grandes distancias. Un ejemplo dramático de esto fue la erosión eólica en Kansas durante el invierno de 1995-1996, cuando era relativamente seco y ventoso. Luego,

aproximadamente 65 t/ha fueron erosionadas de esta valiosa tierra de cultivo durante un invierno (Figura 1).

La energía eólica es lo suficientemente fuerte como para propulsar las partículas del suelo miles de millas. Este es ilustrado en la fotografía de la NASA (Figura 2) que muestra una nube de suelo siendo soplado desde el continente africano a los continentes de América del Norte y del Sur.

  • 2.1. Estructura del suelo

La estructura del suelo influye en la facilidad con la que puede erosionarse. Los suelos de textura media a fina, bajo contenido de materia orgánica y débil desarrollo estructural son los más erosionados (Bajracharya y Lal, 1992). Típicamente estos suelos tienen bajas tasas de infiltración de agua y, por lo tanto, están sujetos a altas tasas de erosión hídrica y las partículas del suelo son fácilmente desplazadas por la energía eólica.

aproximadamente 65 t/ha fueron erosionadas de esta valiosa tierra de cultivo durante un invierno (Figura 1).

Figura 1. Cerca de 50 mm de suelo soplado desde las tierras de cultivo en Kansas durante el invierno de 1995 a 1996 (EL Skidmore, USDA, Manhattan, Kansas., Foto primavera de 1996).

LA EROSIÓN DEL SUELO

aproximadamente 65 t/ha fueron erosionadas de esta valiosa tierra de cultivo durante un invierno (Figura 1).

Figura 2. Nube de tierra de África que es soplada a través del Océano Atlántico (imágenes por el Proyecto SeaWIFS, NASA / Goddard Space Flight Center y ORBIMAGE, 2000).

  • 2.2. El papel de la cubierta vegetal

Las áreas de tierra cubiertas por biomasa vegetal, viva o muerta, están más protegidas y experimentan relativamente poca erosión del suelo porque se disipa la gota de lluvia y la energía

eólica por la capa de biomasa y la capa superior del suelo es mantenida por la biomasa (Agricultura California, 2002; SWAG, 2002). Por ejemplo, en Utah y Montana, como la cantidad de la cobertura del suelo disminuyó del 100% a menos del 1%, las tasas de erosión aumentaron aproximadamente 200 veces (Trimble y Mendel, 1995).

En las zonas boscosas, es necesario un mínimo del 60% de cobertura forestal para evitar graves daños a la biodiversidad. erosión del suelo y deslizamientos de tierra (Singh y Kaur, 1989; Haigh et al., 1995; Conservación de los bosques Ley, 2002). La extracción extensiva de bosques para cultivos y pastos es seguida de una extensa erosión del suelo.

La pérdida de la cubierta vegetal del suelo está especialmente extendida en los países en desarrollo donde la población es numerosa y las prácticas agrícolas son a menudo inadecuadas para proteger los suelos superficiales. Además, la cocción y la calefacción dependen con frecuencia de la la quema de los residuos de los cultivos cosechados como combustible. Por ejemplo, alrededor del 60% de la cosecha en China y el 90% en Bangladesh son despojados rutinariamente de sus tierras. quemado como combustible (Wen, 1993). En áreas donde la leña y otra biomasa son más escasas, incluso las raíces de pastos y arbustos son recogidas y quemadas (McLaughlin, 1991). Todas estas prácticas dejan el suelo estéril y totalmente expuesto a la lluvia y el viento. fuerzas de erosión.

  • 2.3. La topografía de la tierra

La topografía de un paisaje determinado, las precipitaciones y / o el viento y la exposición se combinan para influir en la susceptibilidad a la erosión. En las Filipinas, donde más de 58% de la tierra tiene una pendiente de mayor que 11%, y en Jamaica, donde el 52% de la tierra tiene una pendiente mayor que 20%, las tasas de erosión del suelo tan alto como 400 t / ha- año se han reportado (Lal y Stewart, 1990). Las tasas de erosión son altos, especialmente en tierras marginales y empinadas que han sido convertidas de bosques para la agricultura para reemplazar la ya erosionada, las tierras de cultivo improductivo (Lal y Stewart, 1990). Además, en condiciones áridas y con vientos relativamente fuertes tanto como 5.600 t / ha-año de suelo ha

sido reportado perdido en una región árida de la India (Gupta y Raina, 1996).

  • 2.4. Otras alteraciones del suelo

Aunque la producción agrícola mundial por cerca de tres cuartas partes de la erosión del suelo en todo el mundo, la erosión también se produce cada vez que los seres humanos eliminan la cubierta vegetal (Lal y Stewart, 1990; FAO,2002). La construcción de carreteras, aparcamientos y edificios son ejemplos de este problema. Aunque la tasa de erosión de las obras de construcción puede variar de 20 a 500 t / ha-año, la erosión asociada con la construcción especialmente es relativamente breve, generalmente dura sólo mientras que la superficie de la tierra es perturbada. Luego, una vez que la superficie de la tierra se siembra a pasto o la vegetación vuelve a crecer naturalmente, la erosión disminuye (IECA, 1991). Sin embargo, si el suelo permanece cubierto por edificios, estacionamientos y caminos, el área se pierde para la producción de vegetación y aumenta la escorrentía de agua en las áreas adyacentes.

Los ecosistemas naturales también sufren pérdidas por erosión. Esto es especialmente evidente a lo largo de donde la erosión se produce naturalmente por la poderosa acción de las corrientes de agua adyacentes. agua en movimiento. El aumento de las pérdidas de suelo ocurre en pendientes empinadas (30% o más), cuando un atraviesa terrenos adyacentes. Incluso en terrenos relativamente llanos con sólo un 2% de pendiente, las riberas de los arroyos se erosionan, especialmente durante las fuertes lluvias e inundaciones. Allí también, el la presencia de ganado dentro y alrededor de los arroyos, aumenta aún más la erosión de las riberas. Para por ejemplo, un arroyo de Wisconsin habitado por ganado perdió alrededor de 60 t/año de tierra a lo largo de la costa. cada kilómetro de longitud del arroyo (Trimble, 1994; Trimble y Mendel, 1995). La erosión del suelo acompaña los deslizamientos de tierra y los terremotos (Bruijnzeel, 1990;

McTainish y Boughton, 1993). Deslizamientos de tierra, en los que se desprenden capas de tierra y se mueven cuesta abajo por lo general se asocian con diversas actividades humanas, como la construcción de carreteras y edificios, y la retirada de bosques. En general, el impacto de los terremotos sobre la erosión es comparativamente mínimo, principalmente porque éstos son relativamente raros. Sin embargo, cuando ocurren terremotos, cantidades masivas del suelo, incluidos los cultivos y los bosques, se ven afectados en las laderas de la zona y en las zonas circundantes áreas.

  • 3. La evaluación de la erosión del suelo

La erosión del suelo ha tenido lugar muy lentamente en los ecosistemas naturales a lo largo del tiempo geológico, sus impactos acumulativos en la calidad del suelo a lo largo de miles de millones de años. ha sido significativa. En todo el mundo, las tasas de erosión oscilan entre 0,001- 2t/ha/año en terrenos relativamente llanos con pastos y/o cobertura boscosa a tasas que van desde 1-5 t/año en regiones montañosas con cobertura vegetativa normal (Patric, 2002). Sin embargo, incluso las bajas tasas de erosión sostenidas a lo largo de miles de millones de años, provocan el desplazamiento. de enormes cantidades de tierra. Por ejemplo, durante un período de 100 años con una tasa de pérdida de erosión de 2 t/ha/año en 10 ha, la erosión depositará el equivalente al suelo de aproximadamente 1 ha de tierra con una profundidad de suelo de 15 cm. Además, el suelo erosionado con frecuencia se acumula en valles formando vastas llanuras aluviales. Los grandes deltas del como los del Nilo y el Mississippi, son el resultado de siglos de erosión (Solliday, 1997). Myers (1993) informa que aproximadamente 75 mil millones de toneladas de suelo fértil se pierden de los sistemas agrícolas mundiales cada año, con mucha menos erosión ocurren en los ecosistemas naturales. De hecho, los 75 mil millones de toneladas es probablemente un valor conservador. Los científicos del suelo Lal y Stewart (1990) y Wen (1997) informan de 6.6 mil millones de toneladas de suelo por año se pierden en la India y 5,5 mil millones de toneladas cada año se pierden en China. Teniendo en cuenta estos dos países juntos ocupan sólo el 13% de la superficie total del mundo, los cerca de 75 mil millones de toneladas de suelo perdido por año en todo el mundo es conservadora. La cantidad de suelo perdido en los Estados Unidos se estima en alrededor de 3 mil millones de toneladas por año (Carnell, 2001).

4. La pérdida de productividad en ecosistemas gestionados

Aproximadamente el 50% de la superficie de la tierra está dedicada a la agricultura; de este, alrededor de un tercio está sembrada con cultivos y dos tercios a las tierras de pastoreo (USDA, 2001). Los bosques ocupan aproximadamente el 20% de la superficie terrestre (WRI, 1997). De estas dos áreas, la tierra de cultivo es más susceptible a la erosión debido a la frecuente el cultivo de los suelos y la vegetación a menudo se retira antes de sembrar cultivos. Esta práctica expone el suelo a la energía eólica y la lluvia. Además, la tierra de cultivo a menudo se deja sin vegetación entre las plantaciones. Esta intensificación de la erosión es la práctica en terrenos agrícolas, que se estima que es 75 veces mayor que la erosión en zonas de bosques naturales (Myers, 1993).

4.1. Las tierras de cultivo en todo el mundo

Actualmente, cerca del 80% de la tierra agrícola del mundo sufre de moderada a severa mientras que el 10% experimenta una ligera erosión (Pimentel, 1993; Lal, 1994; Speth, 1994). En todo el mundo, la erosión en las tierras de cultivo promedia alrededor de 30 t/ha/año y oscila entre las siguientes cifras 0,5 a 400 t/año (Pimentel et al., 1995). Como resultado de la erosión del suelo, durante el último 40 años, alrededor del 30% de la tierra cultivable del mundo se ha vuelto improductiva y, en gran medida de eso ha sido abandonado para uso agrícola (Kendall y Pimentel, 1994; WRI, 1994). Los cerca de 1.5 mil millones de hectáreas de tierra cultivable mundo ahora bajo cultivo para la producción de cultivos son casi iguales en el área a la cantidad de tierra cultivable (2 mil millones de hectáreas) que ha sido abandonado por el hombre desde la agricultura comenzó (Lal, 1990, 1994). Tal tierra, una

vez biológica y económicamente productivo, ahora no sólo produce poca biomasa sino que también ha perdido una considerable diversidad de las plantas, animales y microbios una vez soportado (Pimentel et al, 1992;. Heywood, 1995). Cada año se producen unos 10 millones de hectáreas de tierras de cultivo en todo el mundo son abandonados debido a la falta de productividad causada por la erosión del suelo (Faeth y Crosson 1994). A nivel mundial, las pérdidas por erosión del suelo son más altas en los agroecosistemas de Asia, África y América del Sur, con un promedio de 30-40 t / ha-año de la pérdida de suelo (Taddese, 2001). En los países en desarrollo, la erosión del suelo es particularmente grave en las granjas pequeñas, que a menudo se encuentran en tierras marginales donde la calidad del suelo es pobre y la topografía es escarpada con frecuencia. Además, los agricultores pobres tienden a elevar los cultivos en hileras, como el maíz. Los cultivos en hilera son muy susceptibles a la erosión ya la vegetación no cubre todo el suelo. (Southgate y Whitaker, 1992; Stone y Moore, 1997). Por ejemplo, en la región de la Sierra de Ecuador, el 60% de la tierra cultivable fue abandonada recientemente porque la erosión y las prácticas agrícolas inapropiadas dejaron la tierra devastada por la erosión del agua y el viento (Southgate y Whitaker, 1992). Problemas similares son evidentes en la región amazónica de América del Sur, especialmente donde se están despejando vastas áreas forestales para proporcionar más tierra para la producción agrícola y ganadera.

  • 4.2. Las tierras de cultivo de EE.UU.

Las más bajas tasas de erosión en las tierras de cultivo se producen en los Estados Unidos y Europa, donde hacen un promedio de cerca de 10 t / ha-año (USDA, 2000a, b). Sin embargo, estas bajas tasas de erosión exceden en gran medida la tasa media de formación natural del suelo del material de matriz; en condiciones agrícolas que varía de 0,5 a 1t / ha-año (Troeh y Thompson, 1993; Lal, 1994;. Pimentel et al, 1995; Young, 1998; Sundquist, 2000). Esto significa que el 90% de las tierras de cultivo de Estados Unidos ahora está perdiendo terreno más rápido que su tasa sostenible, la sustitución (USDA, 2000a, b). La erosión del suelo es grave en algunos de los ecosistemas agrícolas más productivas en los Estados Unidos. Por ejemplo, la mitad de la capa fértil del suelo de Iowa se ha perdido por la erosión durante los últimos 150 años de la agricultura debido a la erosión (Risser, 1981; Klee, 1991). Estas altas tasas de erosión continúan allí a una velocidad de aproximadamente 30 t / ha año, debido a la topografía de rodadura y el tipo de agricultura practicada (USDA, 1989). Del mismo modo, el 40% de la tierra fértil de la región de Yakima, en el noroeste de los Estados Unidos se ha perdido durante los últimos 100 años de cultivo (Ebbert y Roe, 1998). En ambas regiones, se emplea la agricultura intensiva y las plantaciones de monocultivo son comunes. Además, muchos de estos campos se quedan sin sembrar durante finales de otoño y el invierno, exponiendo aún más el suelo a la erosión. Anualmente en los EE.UU., varios miles de hectáreas de tierras de cultivo valiosas son abandonados debido a la lluvia y la erosión eólica han hecho improductiva (Problemas Mundial, 1999). El impacto económico de la erosión del suelo es significativo. Uri (2001) estima que la erosión del suelo en los Estados Unidos le cuesta al país

cerca de $ los 37,6 mil millones cada año en pérdida de productividad.

  • 4.3. Pastizales y Tierras de Alcance

En contraste con la pérdida media del suelo de 10 t / ha-yr de las tierras de cultivo de Estados

Unidos, los pastos de los Estados Unidos pierden aproximadamente 6 t / ha-año (NAS, 2003). Sin embargo, las tasas de erosión en pastos se intensifican cada vez que se permite que se produzca exceso de pastoreo en los pastos. Incluso en los Estados Unidos, alrededor del 75% de las tierras no federales requieren tratamientos de conservación para mejorar presiones de pastoreo (Johnson, 1995). Más de la mitad de las tierras de pastoreo, incluyendo aquellos en tierras no federales y estatales, que ahora se ha convertido en un pastoreo excesivo y sujetos a altas tasas de erosión (Bailey, 1996; Campbell, 1998).

Aunque las tasas de erosión en las tierras de cultivo de Estados Unidos han disminuido durante las últimas dos décadas, las tasas de erosión en los pastizales siguen siendo relativamente alta o aproximadamente 6 t / ha-año (NAS, 2003). Las altas tasas de erosión son típicas en más de la mitad de los pastizales del mundo (WRI, 1994). En muchos países en desarrollo, pesado pastoreo de ovejas y cabras ha eliminado la mayor parte de la cobertura vegetal, la exposición del suelo a la erosión severa. En África, el 80% de las zonas de pastos y pastizales está erosionado y degradado por la erosión del suelo (NPDAF, 1996). Las causas de esto son el pastoreo excesivo y la práctica de la eliminación de los residuos de cultivos como combustible para cocinar.

  • 4.4. Tierras forestales

En ecosistemas forestales estables, donde el suelo está protegido por la vegetación, las tasas de erosión son relativamente bajos, que van desde solamente 0,004 a 0,05 t / ha-año (Roose, 1988; Lal, 1994). hojas y ramas de árboles no sólo interceptar y disminuir la lluvia y el viento de la energía, sino también cubrir el suelo bajo los árboles para proteger aún más el suelo. Sin embargo,

esto cambia dramáticamente cuando los bosques son talados para la producción de cultivos o pastos (Diario, 1996). Por ejemplo, en Ecuador, el Ministerio de Agricultura y Ganadería informó que el 84% de los suelos de la montañosa y boscosa parte noreste del país nunca debería haber sido aprobado para pastos debido a la alta vulnerabilidad de los suelos a la erosión, su fertilidad limitada, y el pobre tipo del suelo en general que dio (Southgate y Whitaker, 1992).

5. Efectos de la erosión en los ecosistemas terrestres

La erosión del suelo reduce la productividad de los ecosistemas terrestres. En orden de la erosión del suelo aumenta la escorrentía del agua y, por lo tanto, reduce el consumo de agua, infiltración y la capacidad de almacenamiento de agua del suelo (Troeh et al., 1991; Pimentel et al., 1995; Jones et al., 1997). Además, durante el proceso de erosión, la materia orgánica y los nutrientes esenciales de las plantas son removidos del suelo y la profundidad del suelo es reducido. Estos cambios no sólo inhiben el crecimiento vegetativo, sino que reducen la presencia de de la valiosa biota y la biodiversidad general del suelo (Troeh et al., 1991; Pimentel y otros, 1995). Debido a que estos factores interactúan entre sí, es casi es imposible separar los impactos específicos de un factor de otro. Para, Por ejemplo, la pérdida de materia orgánica del suelo aumenta la escorrentía del agua, lo que reduce el consumo de agua. capacidad de almacenamiento de agua, que disminuye los niveles de nutrientes en el suelo y también reduce la biomasa de la biota natural y la biodiversidad de los ecosistemas (Lal y Stewart, 1990; Jones et al., 1997).

  • 5.1. Disponibilidad de agua

El agua es un factor primordial limitante de la productividad en todos los ecosistemas terrestres porque toda la vegetación requiere enormes cantidades de agua para su crecimiento y para la producción de fruta (Falkenmark, 1989; Pimentel et al., 1997). Por ejemplo, 1 ha de maíz o de

trigo se transpirar más de 5 y 7 millones L de agua cada temporada de crecimiento (Klocke et al,

1996;

Pimentel et al, 2004) y perder un adicional de 2 millones de litros de agua por evaporación

Pimentel et al, 1997). Durante la erosión por la lluvia, la

.. desde el suelo (Donahue et al, 1990;

.. cantidad de aumentos significativamente runo agua y siguientes, con menos agua que entra en el suelo, y menos agua disponible para apoyar la vegetación que crece. En contraste con los suelos erosionados, suelos moderadamente erosionados absorben de 10-300 mm menos agua por hectárea por año a partir de la precipitación. Esto representa una disminución del 7 al 44% en la cantidad de agua disponible para el crecimiento de la vegetación (Wendt et al, 1986;. Murphee y McGregor, 1991). Una tasa ff runo de agua de aproximadamente 30% de la precipitación total de 800 mm puede dar lugar a escasez de agua signi fi cante para los cultivos, como el maíz, y los rendimientos en última instancia bajo cultivo. Cuando la disponibilidad de agua del suelo para un ecosistema agrícola se reduce de 20 a 40% en el suelo, la productividad de biomasa vegetal se reduce de 10 a 25% dependiendo también de la

precipitación total, el tipo de suelo, la pendiente y otros factores (Evans et al., 1997 ). Importantes reducciones en la biomasa vegetal no sólo disminuyen los rendimientos de los cultivos, pero negativamente a una ff reflejan la diversidad total de especies dentro del ecosistema (Heywood, 1995; Walsh y Rowe, 2001).

  • 5.2. Pérdida de nutrientes

El suelo erosionado se lleva nutrientes vitales para las plantas como el nitrógeno, el fósforo, el potasio y el calcio. Típicamente, la erosión del suelo contiene aproximadamente 3 veces más nutrientes que los que quedan en el suelo restante (Young, 1989). Una tonelada de tierra fértil tiene un promedio de 1-6 kg de nitrógeno, 1-3 kg de fósforo y 2-30 kg de potasio, mientras que el suelo en tierras erosionadas tiene niveles promedio de nitrógeno de sólo 0.1-0.5 kg por tonelada (Troeh et al., 1991). Cuando los recursos de nutrientes están tan agotados por la erosión, el crecimiento de las plantas se paraliza y la productividad general disminuye (Lal y Stewart, 1990; Pimentel et al., 1995). Nutriente los suelos deficientes producen entre un 15 y un 30% menos de rendimiento que los suelos no erosionados (Olson y Nizeyimana, 1988; Schertz et al., 1989; Langdale et al., 1992). Para compensar las pérdidas de nutrientes que la erosión inflige en la producción de cultivos, grandes cantidades de a menudo se aplican fertilizantes. Troeh et al (1991) estiman que los nutrientes perdidos del suelo le cuestan a la agricultura estadounidense 20.000 millones de dólares anuales. Si la base del suelo es relativamente profunda, aproximadamente 300 mm, y si sólo se pierden de 10 a 20 toneladas de suelo por hectárea y año, la pérdida de los nutrientes pueden ser reemplazados con la aplicación de fertilizantes comerciales y/o estiércol animal (Pimentel et al., 1995). Sin embargo, esta estrategia de sustitución es costoso para el agricultor y la nación y por lo general no es asequible para los agricultores pobres. No sólo son los insumos de fertilizantes dependientes de la energía fósil, estos productos químicos pueden dañar la salud humana y contaminar el medio ambiente (NAS, 2003).

  • 5.3. Materia orgánica del suelo

Los suelos fértiles suelen contener alrededor de 100 toneladas de materia orgánica por hectárea (o el 4% del peso total del suelo) (Follett et al., 1987; Young, 1990; Sundquist, 2000). Aproximadamente el 95% del nitrógeno y el 25-50% del fósforo del suelo están contenidos en la materia orgánica del suelo (Allison, 1973). Debido a que la mayor parte de la materia orgánica del suelo se encuentra cerca del la superficie del suelo como hojas y tallos en descomposición, la erosión disminuye significativamente la materia orgánica del suelo. Tanto la erosión eólica como la hídrica eliminan selectivamente las finas partículas orgánicas en el suelo, dejando grandes partículas de tierra y piedras. Varios estudios han demostrado que el suelo removido por la erosión es de 1,3 a 5 veces más rico en materia orgánica. que el suelo que quedó atrás (Allison, 1973; Lal y Stewart, 1990). Para por ejemplo, la reducción de la materia orgánica del suelo del 1,4 al 0,9% redujo el rendimiento. potencial de granos en un 50% (Libert, 1995; Sundquist, 2000). La materia orgánica del suelo es un recurso valioso porque facilita la formación de agregados del suelo y por lo tanto aumenta la porosidad del suelo. La mejora de la estructura del suelo en facilita la infiltración de agua y, en última instancia, la productividad general del suelo (Langdale et al., 1992). Además, la materia orgánica ayuda al intercambio de cationes, mejora el crecimiento de las raíces de las plantas, y estimula el aumento de la importante biota del suelo (Allison, 1973; Wardle y otros, 2004). Una vez que la capa de materia orgánica se agota, la productividad de nuestro ecosistema, como medida por la biomasa vegetal, disminuye tanto debido a la estructura degradada del suelo como a la el agotamiento de los nutrientes contenidos en la materia orgánica. Además de los bajos rendimientos, la biomasa total de la biota y la biodiversidad general de estos ecosistemas es sustancialmente (Heywood, 1995; Lazaroff, 2001; Walsh y Rowe, 2001).

Colectiva e independientemente, los diversos impactos de la erosión reducen la biomasa de los cultivos, tanto por la degradación de la estructura del suelo como por el agotamiento de los nutrientes. Por ejemplo, la erosión redujo la productividad del maíz en un 9 a 18% en Indiana, 0 a 24% en Illinois y Indiana, 25 a 65% en el sur del Piamonte de Georgia, y 21% en Michigan (Olson y Nizeyimana, 1988; Mokma y Sietz, 1992; Weesies et al., 1994). En el Filipinas en los últimos 15 años, la erosión causó disminuciones en la producción de maíz como hasta un 80% (Dregne, 1992).

5.4. Profundidad del suelo

Las plantas en crecimiento requieren suelos de profundidad adecuada para extender sus raíces. Varias biotas del suelo, como las lombrices de tierra, también requieren una profundidad específica del suelo (Pimentel et al., 1995; Wardle et al., 2004). Por lo tanto, cuando la profundidad del suelo se reduce sustancialmente por erosión de 30 cm a menos de 1 cm, el espacio de las raíces de la planta es mínimo, y la producción de la planta se reduce significativamente.

6. Biomasa y biodiversidad

La diversidad biológica existente en cualquier ecosistema está directamente relacionada con la cantidad de materia orgánica viva y no viva presente en el ecosistema (Wright, 1990; Heywood, 1995; Lazaroff, 2001; Walsh y Rowe, 2001; Wardle et al., 2004). Como ya se ha mencionado, al disminuir la materia orgánica y la calidad del suelo, la erosión reduce la biomasa y la productividad general. En última instancia, esto tiene un profundo efecto en la diversidad de plantas, animales y microbios presentes en todo un ecosistema. Se han establecido numerosas asociaciones positivas entre la abundancia de biomasa y la diversidad de especies (Elton, 1927; Odum, 1978; Sugden y Rands, 1990; Giampietro, 1997; PC, Insituto Nazionale della Nutrizione, Roma, Italia). Vegetación es el principal componente de la biomasa del ecosistema y proporciona los recursos vitales necesario tanto para los animales como para los microbios para su supervivencia. Esta relación se resume en en la Tabla I.

Junto con las plantas y los animales, los microbios son un componente vital del suelo y constituyen un gran porcentaje de la biomasa del suelo. Un metro cuadrado de suelo puede soportar alrededor de 200 000 artrópodos y enquitreidos, además de mil millones de microbios (Wood, 1989; Lee y Foster, 1991). Una hectárea de suelo productivo puede tener una biomasa de invertebrados y microbios que pesan hasta 10 000 kg / ha (Tabla I). Además, las bacterias y hongos del suelo añadir 4000-5000 especies y de esta manera contribuyen significativamente a la biodiversidad especialmente en suelos forestales húmedos, orgánicos (Heywood, 1995).

Las tasas de erosión que son 10-20 veces por encima de la tasa de sostenibilidad (tasas de formación del suelo de menos de 0,5-1 t / ha-año) disminuir la diversidad y abundancia de los organismos del suelo (Atlavinyte, 1965). En contraste, las prácticas agrícolas que controlan la erosión y mantener la materia orgánica del suelo adecuada favorecen la proliferación de la biota del suelo (Reid, 1985; FAO, 2001). La aplicación de materia orgánica o abono también mejora la biodiversidad en el suelo (Agriculture Canada, 2002; IFPRI, 2002). La diversidad de especies de macrofauna (en su mayoría artrópodos) aumentó 16% cuando se añadió abono orgánico a parcelas de trigo experimentales en la antigua URSS (Bohac y Pokarzhevsky, 1987). Del mismo modo, la diversidad de especies de la macrofauna (en su mayoría artrópodos) más que duplicado cuando se añadió abonos orgánicos en pastizales parcelas en Japón (Kitazawa y Kitazawa, 1980), La relación entre la biomasa y la biodiversidad se confirmó en experimentos de campo con berza (brassicae) en el que la diversidad de especies de artrópodos rosa de 4 veces en las parcelas experimentales con la biomasa más alta Collard comparación con la de las parcelas de berza de control (Pimentel y Warneke, 1989). Los informes sugieren que cuando la biomasa se incrementó 3 veces, el número de especies aumentó 16 veces (Ecología, 2002). En un estudio de las

poblaciones de aves, se reportó una fuerte correlación entre la productividad de biomasa vegetal y la diversidad de especies de aves cuando una

poblaciones de aves, se reportó una fuerte correlación entre la productividad de biomasa vegetal y la

aumento de 100 veces en la biomasa vegetal produjo un aumento de 10 veces en la diversidad de aves (Wright, 1990). La erosión del suelo tiene ECTS ff e indirectos sobre los ecosistemas que pueden ser casi tan perjudicial como el ECTS e directos de la reducción de la productividad de la biomasa vegetal. Por ejemplo, Tilman y Downing (1994) encontraron que la estabilidad y la biodiversidad de los pastizales se redujo significativamente cuando se produjo la reducción de especies de plantas. Se informó de que a medida que las especies de plantas riqueza se redujo de 25 especies a 5 o menos especies, los pastizales se hizo menos resistentes a la sequía. La cantidad total de biomasa se redujo a 1/4 del alto nivel. El resultado global fue que el pastizal fue más susceptible a las condiciones de sequía y requiere más tiempo para recuperar su productividad que cuando estaba presente una gran cantidad de especies de plantas. A veces, la erosión del suelo provoca la pérdida de una especie clave, y su ausencia puede tener una cascada e efecto sobre la supervivencia de una amplia gama de otras especies dentro del ecosistema. Las especies que actúan como especie clave incluyen los tipos de plantas dominantes, como robles, que mantienen la productividad y la integridad del ecosistema de la biomasa; depredadores y parásitos que controlan la presión de alimentación de algunos organismos sobre las principales plantas; polinizadores de diversas plantas vitales en el ecosistema; dispersores de semillas; así como las plantas y los animales que proporcionan un hábitat requerido por otras especies esenciales, como la generación X fi nitrógeno biológico (Heywood, 1995; Daily, 1996). Por lo tanto, de diversas maneras, las actividades normales dentro de un ecosistema pueden ser interrumpidos cuando las poblaciones de especies clave son significativamente alterada. Los daños causados pueden ser severos especialmente en los agro ecosistemas cuando, por ejemplo, el número de polinizadores se reduce drásticamente o incluso se elimina y hay poca o ninguna reproducción en las plantas. (Pimentel et al., 1995). La biota del suelo realiza muchas actividades beneficiosas que mejoran la calidad del suelo y en última instancia su productividad (Witt, 1997; FAO, 2001; Sugden et al., 2004). Por ejemplo, la biota del suelo recicla los nutrientes básicos requeridos por las plantas para su crecimiento

(Pimentel et al

1995). Además, las actividades de excavación de túneles y madrigueras de

, lombrices de tierra y otros la biota del suelo aumenta la productividad al aumentar la infiltración de agua en el suelo (Witt, 1997). Las lombrices de tierra, por ejemplo, pueden producir hasta 220 aberturas de túneles por m2. (3-5 mm de diámetro). Estos canales permiten que el agua se infiltre rápidamente en el suelo. (Anderson, 1988; Edwards y Bater, 1992). Otra biota del suelo también contribuye a la formación del suelo y a la productividad al mezclar el suelo. mejorando la estabilidad de los agregados y previniendo la formación de costras en el suelo. Este la agitación y la mezcla de la parte superior del suelo redistribuye los nutrientes, airea el suelo, expone del suelo al clima para la formación del suelo, y aumenta las tasas de infiltración, lo que hace que el suelo favorable para aumentar la formación del suelo y la productividad de las

..

plantas. Las lombrices de tierra traen entre 10 y 500 t/ha/año de suelo desde el subsuelo hasta la superficie del suelo (Lavelle, 1983; Lee, 1985), mientras que algunos insectos, como las hormigas, pueden traer 34 t/ha de tierra a la superficie (Zacharias y Grube, 1984; Lockaby y

Adams, 1985; Hawkins, 2002). En áridos Euchordrus spp., especies como el caracol del desierto del Néguev, también ayudan a formar el suelo al que consumen líquenes y las rocas sobre las que

crecen los líquenes (Shachak et al

1995). Esta actividad del caracol ayuda a formar alrededor

, de 1000 kg de tierra por hectárea y año, que es igual a la tasa anual de formación del suelo por

..

depósitos transportados por el viento.

7. Sedimentos y partículas de suelo arrastradas por el viento

Más allá de los daños a los ecosistemas agrícolas y forestales de secano, los efectos de la erosión se extienden a los ambientes circundantes (Gray y Leiser, 1989; FEMAT, 1993; Ziemer, 1998). Por ejemplo, grandes cantidades de suelo erosionado se depositan en arroyos, lagos, y otros ecosistemas. El USDA (1989) reporta que el 60% del suelo erosionado por el agua termina en las corrientes de EE.UU. De manera similar, en China, aproximadamente 2 mil millones de toneladas/año de suelo son transportado por el Río Amarillo en China hacia el Mar Amarillo (Lal y Stewart, 1990; McLaughlin, 1993; Zhang et al., 1997). Los daños externos más costosos ocurren cuando las partículas del suelo entran en los sistemas de lagos y ríos (Lal y Stewart, 1990; Martin, 1997; Cuenca, 2002). De los miles de millones de toneladas de suelo perdidas por las tierras de cultivo de EE.UU. y del mundo, casi dos tercios finalmente se depositan en lagos y ríos (USDA, 1989; Pimentel, 1997). En algunas zonas, la sedimentación intensa provoca la inundación de ríos y lagos (Myers, 1993). Por ejemplo, algunas de las inundaciones que ocurrieron en el medio oeste de los Estados Unidos. de los Estados Unidos durante el verano de 1993 fue causada por el aumento de la deposición de sedimentos en el Ríos Mississippi y Missouri y sus tributarios. Estos depósitos elevaron el de los cursos de agua, lo que los hace más propensos a desbordarse e inundarse (Allen, 1994). Los sedimentos alteran y dañan los ecosistemas acuáticos al contaminar el agua con el suelo. y los fertilizantes y pesticidas químicos que contienen (Clark, 1987). Entarquinamiento de embalses y presas reduce el almacenamiento de agua, aumenta el costo de mantenimiento de las presas, y acorta la vida útil de los embalses (Pimentel et al., 1995). El suelo erosionado por el viento también causa daños fuera del sitio porque las partículas de suelo propulsadas por los vientos fuertes actúan como abrasivos y contaminantes del aire (WEI, 2002; Wind Particles, 2002). Se estima que las partículas del suelo arrasan los automóviles y edificios de los EE.UU., y causan aproximadamente $8 mil millones en daños cada año (Huszar y Piper, 1985; SCS, 1993; Pimentel et al., 1995). Un buen ejemplo del impacto ambiental de la erosión eólica se da en EE.UU., donde los índices de erosión eólica alcanzan una media de 13 t/ha/año y a veces llegan hasta 56 t/año (Pimentel y Kounang, 1998; Ecology Action, 2002). Salida de negocios anual los costos de erosión en Nuevo México, incluyendo daños a la salud y a la propiedad, se estiman para alcanzar los 465 millones de dólares (Huszar y Piper, 1985). El daño externo causado por el viento se estima que la erosión en los Estados Unidos cuesta cerca de 10.000 millones de dólares cada año (Pimentel et al., 1995). El transporte a larga distancia de polvo por el viento tiene implicaciones para la salud en todo el mundo. Griffin et al. (2001) reportan que cerca de 20 organismos de enfermedades infecciosas humanas, como el ántrax y la tuberculosis, se transportan fácilmente en las partículas del suelo transportadas por el viento. La erosión del suelo contribuye al calentamiento global, porque el CO2 se añade a la atmósfera cuando las enormes cantidades de carbono de la biomasa en el suelo se oxidan (Phillips y otros, 1993; Lal y otros, 1999; Lal, 2001; Walsh y Rowe, 2001; Lal, 2004). Una hectárea de suelo puede contener alrededor de 100 toneladas de materia orgánica o biomasa. El posterior oxidación y liberación de CO2 a la atmósfera, ya que el suelo orgánico la materia se oxida, junto con otros contaminantes atmosféricos que contribuyen a la de calentamiento (Phillips y otros, 1993; Lal,

2004). De hecho, puede existir un mecanismo de retroalimentación en el que el aumento del calentamiento global intensifique las precipitaciones que, a su vez, aumenta la erosión y continúa el ciclo (Lal, 2002).

  • 8. Tecnologías de conservación e investigación

Se estima que la degradación de las tierras agrícolas por sí sola puede reducir la producción mundial de alimentos en aproximadamente un 30% durante el próximo período de 25 años (Buringh, 1989) o período de 50 años (Kendall y Pimentel, 1994). Estos pronósticos enfatizan la necesidad de implementar técnicas conocidas de conservación del suelo. Estas técnicas incluyen uso de mantillos de biomasa, rotación de cultivos, labranza cero, labranza en cresta, adición de franjas de césped, cinturones de protección, contorno de cultivos en hileras, y varias combinaciones de estos. Básicamente todos de estas técnicas requieren mantener el terreno protegido de la energía eólica y pluviométrica utilizando alguna forma de cobertura vegetal en la tierra (Troeh et al., 1991; Pimentel, 1993; Pimentel et al., 1995). En los Estados Unidos, durante la última década, las tasas de erosión de los suelos en las tierras de cultivo han aumentado. se ha reducido en casi un 25% utilizando diversas tecnologías de conservación de suelos (USDA, 1989, 1994, 2000a, b). Sin embargo, incluso con este declive, el suelo sigue perdiéndose en las tierras de cultivo 10 veces por encima de su tasa de sostenibilidad (USDA, 2000a,b). Desafortunadamente, las erosiones del suelo de pastizales no han disminuido durante esta misma década y se mantienen en torno al 6%. veces la sostenibilidad (NAS, 2003). Se sabe que la erosión del suelo afecta la escorrentía del agua, la capacidad de retención de agua del suelo, el suelo materia orgánica, nutrientes, profundidad y biota del suelo. Todo ello influye en la productividad del suelo tanto en los ecosistemas naturales como en los gestionados. Poco se sabe sobre la ecología de las interacciones de los diversos factores del suelo y su interdependencia (Lal y Stewart, 1990; Pimentel, 1993). Los efectos de la erosión del suelo en la productividad de ambos los ecosistemas naturales y gestionados requieren una investigación seria para desarrollar un suelo eficaz y medidas de conservación del agua. Los agricultores necesitarán incentivos para aplicar plenamente métodos de conservación.

  • 9. Suelos productivos y seguridad alimentaria

No hay duda de que la erosión del suelo es un problema ambiental crítico en todo el mundo. los

ecosistemas terrestres del mundo. La erosión es un proceso lento e insidioso. Efectivamente 1 mm de suelo, fácilmente perdido en una sola tormenta de lluvia o viento, es tan diminuto que su pérdida va sin ser notado. Sin embargo, esta pérdida de suelo en una hectárea de tierra cultivable asciende a 15 t/ha. La reposición de esta cantidad de suelo en condiciones agrícolas requiere aproximadamente 20 años, pero mientras tanto este suelo es cada vez menos capaz de soportar cultivos crecimiento. Al mismo tiempo, las pérdidas igualmente importantes de agua, nutrientes, suelo orgánico y la biota del suelo. Los ecosistemas forestales, de pastizales y naturales son cuando se ignora la pérdida de suelo. En cuanto a la seguridad alimentaria en el futuro, donde se permite la degradación de las tierras de cultivo que se produzca, la productividad de los cultivos es significativamente reducida. Las escaseces de tierras de cultivo ya están teniendo.

impactos negativos en la producción mundial de alimentos (Brown, 1997). Por ejemplo, el Food y la

impactos negativos en la producción mundial de alimentos (Brown, 1997). Por ejemplo, el Food y la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) informa de que la la disponibilidad de alimentos per cápita ha venido disminuyendo durante casi dos decenios, sobre la base de cereales disponibles FAO (1961-2000) (Figura 3). Los granos de cereales representan el 80% de la producción mundial de cereales. la comida del mundo. Aunque el rendimiento de granos por hectárea tanto en los países desarrollados como en los países en desarrollo países siguen aumentando, estos incrementos se están ralentizando mientras que el mundo la población sigue aumentando. Ahora, y en las próximas décadas, el rendimiento de los cultivos debe ser compartida con más y más personas (FAO, 1961-2000; PRB, 2002). En todo el mundo, la erosión del suelo continúa sin disminuir mientras que la población humana y su la necesidad de alimentos, fibra y otros recursos se expanden geométricamente. Ciertamente, lograr la seguridad alimentaria futura para todas las personas depende de la conservación del suelo fértil, del agua, energía y recursos biológicos. Gestión cuidadosa de todos estos recursos vitales merecen una alta prioridad para garantizar la protección efectiva de nuestros recursos agrícolas y naturales. ecosistemas. Si se hace caso omiso de la conservación, los 3.700 millones de personas desnutridas en el mundo se verán afectadas. la producción de alimentos per cápita seguirá disminuyendo (OMS, 2004).