Anda di halaman 1dari 31

CON LA AYUDA DE DIOS

(Comedia corta de quince minutos)


Daniel Subauste

Segunda versión

Lima
2 de marzo de 2016

© Copyright 2015 Daniel Subauste: Calle 8 130, San Isidro, CP 15036,


Perú. Teléfono (511) 992776919. Correo electrónico:
daalsuol@gmail.com

1
Daniel Alejandro Subauste Oliden

Profesor de Improvisación teatral en Pataclaun desde el 2004


hasta el 2010. Árbitro de Match de Improvisación teatral.
Estudió dramaturgia con Mariana de Althaus y en el Vivero de
Dramaturgia de Alonso Alegría. Ha estrenado obras como “El
Imaginauta”, “Las Aventuras del Doctor Quark: El Extraño
caso de la Bebida SuperAlegrante”, “Las Aventuras del Doctor
Quark: El Extraño caso de la Noche de los Aullidos
Espectrales”, “Las Aventuras del Doctor Quark: El Extraño
caso del Brujo Enemistante” entre otras.

E-mail de contacto: daalsuol@gmail.com

2
PERSONAJES (en orden de aparición):

MAMÁ MARTA: Curandera de la zona. Su edad es


indefinible. Se ha conservado relativamente
joven durante décadas.

SOR SARITA: Madre Benedictina de la


Congregación de la Anunciación, recién
consagrada.

TIEMPO:
Actual.

LUGAR:
El cuarto donde atiende Mamá Marta en un
pequeño caserío a cuarenta kilómetros al
noroeste de Iñapari. Frontera de Brasil y
Perú.

Daniel Subauste

CON LA AYUDA DE DIOS


Comedia corta

3
ACTO ÚNICO
Escena única

Se puede ver, en primer término, una pequeña mesa circular


con dos sillas viejas de madera. El cuarto está lleno de
adornos y fetiches de magia: velas, frascos con plantas y
restos de algunos animales disecados, telas de diferentes
colores. Sobre la pared del fondo un cuadro del Corazón de
Jesús completa la habitación. La escena comienza con MAMÁ
MARTA preparando su mesa de lectura para recibir a la
siguiente persona.

SOR SARITA entra muy lentamente, está vestida con su hábito


y lleva un pequeño rosario en la mano y está mirando con
mucho asombro todos los objetos de la habitación.

MAMÁ MARTA
Pasa, hijita, pasa.

SOR SARITA
¿Usted es la señora Marta?

MAMÁ MARTA
¿Señora Marta? No, no, hijita, dime
Mamá Marta. Siéntate aquí.

SOR SARITA se sienta sin dejar de mirar con asombro todos


los objetos de la habitación. MAMÁ MARTA prepara su mesa de
trabajo. Saca una bolsa con hojas de coca y la pone sobre
la mesa. Trae una vela blanca que prende y pone en la mesa
y se pone un poco de aceite en las manos las cuales frota
vigorosamente.

4
MAMÁ MARTA (cont.)
A ver, hijita ¿En qué te puede ayudar Mamá Marta?

SOR SARITA
Yo vengo del convento.

MAMÁ MARTA
Claro, hijita, tu hábito y el
rosario que llevas en las manos me
lo deja claro. ¿Cómo te llamas?

SOR SARITA
Claro. Perdón, lo siento. Me llamo
Sarita. Sor Sarita.

MAMÁ MARTA
No tienes que pedirle perdón a Mamá
Marta. ¡Oh! Eres consagrada. Por tu
juventud seguro eres de las nuevas,
es muy lindo estrenar hábito. Ahora
sí, dime en qué te puedo ayudar.

SOR SARITA
Quería saber si es que puede
decirme mi futuro.

MAMÁ MARTA toma la bolsa de hojas de coca y comienza a


formar un círculo con las hojas de coca en la mesa mirando
con asombro fingido a SOR SARITA.

MAMÁ MARTA

5
Pero claro hijita. A eso me dedico
todos los días desde hace mucho. Yo
te puedo decir tu futuro y ̶

SOR SARITA
(interrumpiendo)
Pero señora, espere, yo quería...

MAMÁ MARTA
(seria)
Es “Mamá Marta”, no “señora”. La
Señora es nuestra madre: María…
Bueno ¿Qué querías?

SOR SARITA
Es que me han dicho que lanzar las
hojas de coca es pecado.

MAMÁ MARTA sigue formando el círculo de hojas mientras ríe


y mira con ternura a SOR SARITA. SOR SARITA mira
avergonzada hacia el piso por un momento.

MAMÁ MARTA
Ay hijita, no seas antigua. Eso no
existe.

SOR SARITA
Sí existe Mamá Marta, yo lo he
leído en la Biblia que adivinar el
futuro es pecado.

MAMÁ MARTA
Pero cariño, eso es el Antiguo
Testamento.

6
SOR SARITA
Bueno, sí, pero igual es palabra de
Dios.

MAMÁ MARTA
No, por favor. Eso ya no es así.
Mira, ese era el Antiguo Testamento
¿entiendes? ¡ANTIGUO!
(señalando al corazón de
Jesús)
Eso ya no vale. Él lo cambió todo.
Ya esas leyes no valen.

SOR SARITA
(persignándose)
¿Cómo que no valen?

MAMÁ MARTA
Mira, la Biblia dice que ustedes
tendrían que matarnos a pedradas
por ver el futuro ¿comprendes?

SOR SARITA
Sí, pero eso era en esa época.

MAMÁ MARTA
¡Exacto! ¿Y acaso has visto a la
Madre Superiora persiguiéndome por
el monte con una piedra en la mano?

SOR SARITA
(divertida por la idea)
No, no la he visto…

7
MAMÁ MARTA
Bueno ¿ves? Incluso ella ha venido
alguna vez.

SOR SARITA
¿La Madre Roberta?

MAMÁ MARTA
Así es. Hace muchos años ya, claro.

SOR SARITA
¿Y le dijo su futuro a ella?

MAMÁ MARTA
No, ella vino por otra cosa. Bueno,
pero, ¿quieres ver lo que se te
viene o no?

SOR SARITA
Sí, sí quiero.

MAMÁ MARTA
Muy bien. A ver, ¿quién te
recomendó que vinieras con Mamá
Marta?

SOR SARITA
La hermana Francisca.

MAMÁ MARTA
¡Ah! La hermana Francisca. Una
picarona es la hermana Francisca.

8
Siempre viene a pedir que la ayude
con sus nervios. Muy nerviosa es.

SOR SARITA
Sí.

MAMÁ MARTA
Bueno, vamos a ver.

MAMÁ MARTA completa el círculo con las hojas de coca y


saca un puñado que lanza al centro del círculo. SOR SARITA
mira las hojas con curiosidad. MAMÁ MARTA mira un momento
a SOR SARITA.

MAMÁ MARTA
Veo que has tenido problemas.

SOR SARITA
Sí.

MAMÁ MARTA
Pero no van a durar mucho.

SOR SARITA
¿No?

MAMÁ MARTA
Depende de una decisión que tienes
que tomar. Parece un problema muy
personal.

SOR SARITA
Sí. Es personal.

9
MAMÁ MARTA
Bien. Así es. Veo una duda de fe.

SOR SARITA
Sí, eso es. Exactamente.

MAMÁ MARTA
Así es. Pero depende de lo que tú
decidas si eso va a ser un problema
para siempre o solamente va a ser
un problema temporal.
(señalando las hojas de
coca)
Aquí está claro. Las hojas dicen
que hay una decisión que tienes que
tomar. En cuanto la tomes sabrás si
es que el problema va a durar o no.
Depende de ti.

SOR SARITA asiente con la cabeza completamente asombrada de


la habilidad de MAMÁ MARTA. MAMÁ MARTA saca un segundo
puñado de hojas de coca y lo lanza al círculo. SOR SARITA
mira con suma curiosidad el montón de hojas de coca. MAMÁ
MARTA mira a SOR SARITA un segundo.

MAMÁ MARTA
Aquí sale claramente.
(pausa)
Hay un hombre relacionado con tu
problema.

SOR SARITA
Sí.

10
MAMÁ MARTA
Veo que ese hombre te va a traer
problemas serios.

SOR SARITA
¿Si?

MAMÁ MARTA
Sí, aquí está muy claro. Parece que
no es de aquí, es de lejos.

SOR SARITA
No. No es de aquí

MAMÁ MARTA la mira durante un segundo sin decir nada. SOR


SARITA la mira expectante.

MAMÁ MARTA
Es de España. Es uno de los
sacerdotes que vinieron de visita
al convento el mes pasado.

SOR SARITA
Sí, sí, el padre Borja.

MAMÁ MARTA
(lanzando otro pequeño puñado de hojas)
Aquí sale algo, no muy claro.
(pausa)
Parece que es joven y muy guapo.

SOR SARITA

11
¡Sí! Ese es. ¡Ese es!

MAMÁ MARTA mira a SOR SARITA un segundo. SOR SARITA mira


avergonzada e incómoda a la mesa.

MAMÁ MARTA
Pues aquí sale muy claramente que,
este hombre joven y problemático,
va a estar muy lejos de ti.

SOR SARITA
¿No se ve que me voy a ir con él?

MAMÁ MARTA
No, cariño, lo siento. Aquí
claramente dice que cada quién se
va por su camino. Solamente que el
tuyo va a ser más complicado.

SOR SARITA
¿Segura de que no me voy a ir a
España con él? ¿No sale un viaje?

MAMÁ MARTA saca las hojas del centro del círculo y las pone
a un lado.

MAMÁ MARTA
No, hijita. Si crees que vas a
dejar el convento y te vas a ir a
España con un sacerdote a comenzar
desde cero, lamento decepcionarte.

SOR SARITA

12
¡Ay! Yo pensaba que sí me iba a
ir.

MAMÁ MARTA mira a SOR SARITA y sin dejarla de mirar lanza


otro puñado de hojas al círculo de hojas de la mesa. Se
quedan mirando una a la otra un segundo y MAMÁ MARTA
lentamente baja la mirada y mira las hojas y se lleva la
mano a la boca. SOR SARITA la mira asustada.

SOR SARITA
¿Qué pasa? ¿Qué sale?

MAMÁ MARTA
(lentamente)
Vas a tener que decirle toda la
verdad a Mamá Marta, si quieres que
te pueda ayudar.

SOR SARITA
Sí, ¿Qué sale? ¿Qué sale?

MAMÁ MARTA
Hija, estás embarazada. ¡Llevas una
vida en tu vientre!

SOR SARITA
¡No! ¡Eso no es posible!

MAMÁ MARTA
¡Toda la verdad a Mamá Marta te
dije! No le mientas a tu Mamá
Marta.
(pausa)

13
Tú fuiste… bendecida por el padre
Borja.

SOR SARITA se tapa la cara avergonzada. MAMÁ MARTA se para


de la silla, toma una rama de ruda y se acerca a SOR
SARITA. MAMÁ MARTA comienza a realizar ligeros golpes con
la rama de ruda sobre SOR SARITA.

MAMÁ MARTA (cont.)


No puedes ocultarle nada a Mamá
Marta. Veo que te ha dado toda su
bendición. Dile todo a Mamá Marta
para poderte ayudar.

SOR SARITA
Sí Mamá Marta, es verdad. El padre
Borja y yo… me dio, me dio su
bendición.

MAMÁ MARTA
(señalando las hojas)
Así es hija, así es, toda su
bendición. Ahí sale todo.

SOR SARITA
Necesito que me ayude Mamá Marta.
Me van a excomulgar y botar del
convento.

MAMÁ MARTA
Así es hija, la Madre Superiora te
va a botar del Convento
inmediatamente. Y al padre Borja no
lo vuelves a ver más. Y si lo

14
buscas se va a perder en el
Vaticano. No lo vas a volver a ver
en tu vida.

SOR SARITA
Por favor ayúdeme Mamá Marta.

MAMÁ MARTA
¿Hace cuánto que sabes que la
bendición del padre fue efectiva?

SOR SARITA
¿Cómo?

MAMÁ MARTA
¿Hace cuánto que no te viene el
periodo, hija?

SOR SARITA
Ah, bueno. Más o menos un mes y
medio.

MAMÁ MARTA
Ya veo ¿Y cómo pretendes que Mamá
Marta te ayude?

SOR SARITA
La hermana Francisca me dijo que
había escuchado que usted tenía
unas hierbas que si se toman hace
que se corte todo.

15
MAMÁ MARTA toma horrorizada un envase del que saca sal y
comienza a poner un poco en cada rincón del cuarto, muy
apurada.

MAMÁ MARTA
¡No! ¡El pecado mortal del aborto!

MAMÁ MARTA vuelve a la mesa y se pone un poco de sal


haciendo un círculo sobre su cabeza. Luego toma un poco de
sal y la pone sobre la cabeza de SOR SARITA a quien vuelve
a hacer pequeños toques con la rama de ruda.

SOR SARITA
No, no, no es aborto. Son las
hierbas que hacen que se corte. No
abortar, sino cortarlo.

MAMÁ MARTA
Hijita ¿y qué crees que es cortar
un embarazo? ¿Qué crees que pasa?
¿Crees que desaparece el feto y
vuelves a ser virgen? Eso ya no
sería magia, ni un milagro, sería
un sacrilegio completo.

SOR SARITA
¿Entonces qué hago? Ayúdeme, por
favor.

MAMÁ MARTA comienza a ordenar su mesa de trabajo y empieza


a buscar algo por la habitación. SOR SARITA la sigue con la
mirada, totalmente angustiada mientras toma su rosario y
comienza a pasar las cuentas.

16
MAMÁ MARTA
Creo que no se puede hacer nada
hija.

SOR SARITA
No, por favor.

MAMÁ MARTA
Sabes que en el convento no van a
permitir semejante cosa. Podrían
degradar hasta a la Madre
Superiora.

SOR SARITA
¿Qué hago ahora?

MAMÁ MARTA
Y podría ser un escándalo que
llegue hasta el Papa.

SOR SARITA se para y comienza a recorrer la habitación


nerviosa mientras murmura oraciones pasando las cuentas de
su rosario. MAMÁ MARTA encuentra una rama de Palo Santo
que coloca en la mesa.

MAMÁ MARTA (cont.)


La congregación se puede enterar y
pueden hasta cerrar el convento.
Bueno, tú volverías con tu familia,
supongo.

SOR SARITA
Es que no tengo familia. Soy sola.

17
MAMÁ MARTA
¿Cómo?

SOR SARITA
Es que a mí me encontraron muy niña
después de una matanza, en un
pueblo de Ayacucho cuando era muy
niña. Ni siquiera saben cuál pueblo
era.

MAMÁ MARTA
¡Ay hijita! Peor entonces ¿Qué vas
a hacer?

SOR SARITA
No sé. No sé.

MAMÁ MARTA intenta prender la rama de palo santo sin


éxito.

SOR SARITA (cont.)


Tal vez, puede ser que no me crezca
mucho la panza y no se den cuenta.
Tal vez si me pongo suelto el
hábito…

MAMÁ MARTA
¡Ay, no seas inocente! ¿Crees que
una barriga de nueve meses no se
ve? ¿O acaso crees que van a pensar
que estás gordita no más? No
hijita, esa panza va a crecer hasta
hacerte ver como un pingüino
gigante.

18
SOR SARITA
¿Qué hago? ¿Qué hago?

SOR SARITA recorre desesperada la habitación mientras MAMÁ


MARTA intenta prender la rama de palo santo. De pronto
MAMÁ MARTA se detiene de golpe y se queda paralizada
señalando el cuadro del Corazón de Jesús. SOR SARITA la
mira expectante.

SOR SARITA
¿Qué? ¿Qué pasa?

MAMÁ MARTA
Acabo de ser inspirada. Inspirada
por él.

SOR SARITA
¿Qué? ¿Qué es?

MAMÁ MARTA
(al cuadro de Jesús)
Gracias mi señor. Siempre estás
ahí, para socorrer por intermedio
mío a los menesterosos.

SOR SARITA
¿Qué dice? ¿Qué dice?

MAMÁ MARTA
(al cuadro de Jesús)

19
Siempre con tu ayuda. Con la ayuda
de Dios, todo es posible.

SOR SARITA
¿Qué dice? ¡Carajo!

MAMÁ MARTA la mira horrorizada a SOR SARITA. SOR SARITA se


lleva las manos a la boca asustada por su reacción.

MAMÁ MARTA
Por favor madre, respeto y
recogimiento.

SOR SARITA
Perdón, perdón Mamá Marta, me puse
nerviosa.

MAMÁ MARTA
A Mamá Marta no le tienes que pedir
perdón.
(señalando el cuadro)
A él. A él le vas a tener que pedir
perdón porque me ha iluminado y me
ha dado la solución a tu problema y
tú eres irrespetuosa.
SOR SARITA
Sí, perdón, perdón ¿Qué ha dicho?

MAMÁ MARTA se sienta lentamente en la mesa e invita a


sentarse a SOR SARITA. SOR SARITA se sienta muy apurada.

MAMÁ MARTA

20
Bien, Sor Sarita, lo que vamos a
hacer para ayudarla, con la ayuda
de Dios...

SOR SARITA
Sí, sí, con la ayuda de Dios.

MAMÁ MARTA
Es lo siguiente: vas a hacer tu
embarazo normal y, cuando nazca, lo
cedes, sin costo alguno, a una de
las familias europeas que vienen al
campamento de la mina.

SOR SARITA
¿Qué? ¿El campamento de la mina?

MAMÁ MARTA
Así es. Es la mejor solución. Ellos
lo sacan por la frontera sin
necesidad de papeles y tú vuelves a
tu vida normal.

SOR SARITA
¿Lo sacan por la frontera? Pero ¿a
dónde se lo llevan?

MAMÁ MARTA
Mira, hay una pareja de alemanes
que no pueden tener hijos y le
pueden dar una vida muy hermosa al
bebe.

21
SOR SARITA
Una pareja de alemanes…

MAMÁ MARTA
Algunas de esas parejas no pueden
tener hijos. Entonces, con la ayuda
de Dios, se encuentran casualmente
en mi camino cuando ocurren estas…
bendiciones inesperadas.

SOR SARITA
Pero ¿cómo se los voy a entregar?

MAMÁ MARTA
Mira hijita, tú no quieres un hijo.
El convento no quiere un hijo. El
padre Borja no quiere un hijo. Pero
esta pareja alemana sí quiere un
hijo. Así todos son felices gracias
a la intervención del Señor.

SOR SARITA
Pero ¿cómo saben que tú vas a tener
un bebe para que adopten en ocho
meses?

MAMÁ MARTA
¡Basta de “peros” hija! Qué poca
fe. Qué vergüenza: con la ayuda de
Dios ellos lo sabrán.

SOR SARITA

22
Ya veo. El Señor es realmente
generoso.

MAMÁ MARTA
Así es. Es por eso que te ha
puesto en mi camino. Ahora tu
problema estará solucionado.

SOR SARITA
Sí, pero bueno, de hecho yo
necesitaría una ayuda para poder
hacer esto.

MAMÁ MARTA
¿Cómo que una ayuda? ¿Más ayuda que
la del Señor?

SOR SARITA
Bueno, esa es la ayuda espiritual
pero de todas maneras voy a
necesitar también de la ayuda
terrenal para poder llevar bien
este embarazo.

MAMÁ MARTA se lleva la mano a la boca horrorizada y mira al


cuadro del Sagrado Corazón. Toma un puñado de sal y lo
lanza en la mesa.

MAMÁ MARTA
(al cuadro)
Perdónala Señor. Ella está en un
momento confuso. El pecado ha
confundido su mente.

23
(a SOR SARITA)
¡Más respeto con la ayuda del
Señor!

SOR SARITA
Sí Mamá Marta, yo soy respetuosa de
la ayuda del señor. Pero voy a
necesitar vitaminas y visitar al
doctor a escondidas para poder
llevar bien este milagro de la vida
que me ha sido encomendado.

MAMÁ MARTA
Claro hija pero debes tener fe en
que el Señor proveerá.

SOR SARITA
El Señor es la fuente de todo lo
que es bueno. Gracias por sus
palabras de fe, Mamá Marta.

MAMÁ MARTA sonríe satisfecha y va hacia el cuadro del


Corazón de Jesús. SOR SARITA se postra hacia el cuadro y
reza su rosario con suma devoción.

SOR SARITA (cont.)


Pero también hay que tener en
cuenta que: “A Dios rogando y con
el mazo dando”. Dios provee al que
se esfuerza por conseguir una
ayuda.

MAMÁ MARTA se detiene con la mano sobre el cuadro del


Corazón de Jesús.

24
MAMÁ MARTA
Ah, ya veo. Creo que lo que
tenemos aquí es un caso de
avivamiento.

SOR SARITA mira hacia el cielo con los brazos abiertos en


posición de contemplación divina.

SOR SARITA
No, Mamá Marta, es inspiración
divina. Él también me habla. Ya
sabes, soy una mujer consagrada a
él.

MAMÁ MARTA
Bueno hijita, digamos que el padre
Borja ha roto cierta confianza ¿no
crees?

SOR SARITA
Él me ha dicho que este es el
milagro de la vida y que yo he sido
elegida por él para ser el vehículo
de la felicidad de esta PUDIENTE
familia alemana.

MAMÁ MARTA
Ya veo, palabras llenas de
sabiduría sin duda.

SOR SARITA se levanta y va hacia la mesa.

SOR SARITA

25
Además la pareja de alemanes ya
está esperando recibir un bebe. Y
yo realmente quiero lo mejor para
este milagro del Señor que llevo
en mi vientre.

MAMÁ MARTA
Muy bien hija. Lo mejor es que
dejes que Mamá Marta se encargue
de todo.

SOR SARITA
Claro Mamá Marta. Pero, tomando en
cuenta de que los sacerdotes ya se
fueron a España hasta el siguiente
año y que no hay otra madre que
haya sido bendecida, creo que soy
la única que lleva en el vientre
el milagro de la vida. Supongo que
tener el único milagro del año
vale algo.

MAMÁ MARTA y SOR SARITA se quedan mirando una a la otra


unos segundos. Finalmente MAMÁ MARTA sonríe.

MAMÁ MARTA
¡Está bien! Mamá Marta es
comprensiva y sabe que es
complicado llevar un milagro en el
vientre durante tanto tiempo para
luego entregar el fruto, sin
derecho a reclamo.

SOR SARITA

26
Es usted muy sabia Mamá Marta.

MAMÁ MARTA
Bien, yo creo que lo justo es que
sea un diezmo.

SOR SARITA
Un diezmo…

MAMÁ MARTA
Así es; un diezmo, está en la
Biblia.

SOR SARITA
Ah, pero ese es el ANTIGUO
testamento ¿Acaso alguien da
diezmos hoy en día?
(señalando el cuadro del Corazón de
Jesús)
Él lo cambió todo. El diez por
ciento ya no es nada. Hoy los
verdaderos creyentes son hasta seis
diezmos más generosos con el Señor.

MAMÁ MARTA
¿Sesenta por ciento? Eso es
demasiado generoso. Aún para un
alma tan generosa como la mía. Yo
creo que tres diezmos sería lo
justo en el Señor.

SOR SARITA

27
Bueno, las madres estamos para
servir al prójimo, por eso creo que
me quedaré satisfecha con que sea
una repartición mitad y mitad que
es, ciertamente, justicia
equitativa y la justicia es divina.

MAMÁ MARTA
Veo que las madres han aprendido
negociación.

SOR SARITA
Hemos sido iluminadas por el don de
las matemáticas. El Señor actúa de
formas misteriosas.

MAMÁ MARTA
Sin duda madre. Entonces así
quedamos.

SOR SARITA
Excelente Mamá Marta. Pero todavía
tenemos el problema de que la Madre
Superiora se va a dar cuenta. Ella
no va a permitir que una madre
bendecida por el padre Borja se
pasee por el convento.

MAMÁ MARTA
De la Madre Superiora no te tienes
que preocupar. Si ella recibe un
diezmo, ten por seguro que puede
ser que no vea tu barriga unos
meses. Siempre pasa así.

28
SOR SARITA
Ya veo. No sabía que la madre
recibía diezmos por estos… por
estos dogmas.

MAMÁ MARTA
Nadie debe darle la espalda a las
gracias del Señor.

SOR SARITA
Claro ¿Hay algo más que se tenga
que hacer?
MAMÁ MARTA descuelga el cuadro del Corazón de Jesús y saca
de detrás un folder con papeles y de su bolsillo saca un
lapicero que se lo entrega a SOR SARITA.

MAMÁ MARTA
Lo único que falta es firmar este
documento, donde cedes en adopción
al bebé a esta familia, sin derecho
a reclamarlo luego.

SOR SARITA lee con atención el documento.

SOR SARITA
Bien, solamente voy a agregar en
las observaciones la repartición
mitad y mitad de la colaboración de
la nueva familia entregada en
mensualidades para el control y
bienestar del milagro del Señor.

SOR SARITA comienza a escribir en el papel.

29
MAMÁ MARTA
No hay problema. Todo sea por el
Señor. Ahora tendrás tus controles
y en unos meses volverás a tu vida
normal.

SOR SARITA firma el papel y se lo extiende a Mamá Marta.

SOR SARITA
Por favor, que sean personas
buenas.

MAMÁ MARTA
Pero hijita ¿Qué me crees? Mamá
Marta es muy estricta en buscar a
los mejores padres para esos niños.
Tengo mucha experiencia en esto.

SOR SARITA
¿Eso es todo? Bueno, entonces me
voy.

MAMÁ MARTA
Adiós hijita. Que todo vaya bien y
en unos meses nos vemos para
presenciar el milagro de la vida.
Bendición Madre.

SOR SARITA
Que el Señor esté con usted Mamá
Marta.

30
SOR SARITA sale del cuarto rápidamente y MAMÁ MARTA
acomoda los papeles en el cuadro y lo cuelga nuevamente.
Se persigna y regresa a la mesa donde apaga la vela.

APAGÓN

San Isidro, 2 de marzo de 2016

31