Anda di halaman 1dari 6

El surgimiento de los costos

En 1776 el surgimiento de la revolución industrial trajo las grandes fábricas. Se pasó de


la producción artesanal a una industrial, creando la necesidad de ejercer un mayor
control sobre los materiales y la mano de obra y sobre el nuevo elemento del costo que
las máquinas y equipos originaban. El “maquinismo” de la revolución industrial origino
el desplazamiento de la mano de obra y la desaparición de los pequeños artesanos. Todo
el crecimiento anterior creó un ambiente propicio para un nuevo desarrollo de la
contabilidad de costos.

En 1777 se hizo una primera descripción de los costos de producción por procesos con
base en una empresa fabricante de medias de hilo de lino. Mostraba como el costo del
producto terminado se puede calcular mediante una serie de cuentas por partida doble
que llevaba en cantidades y valores para cada etapa del proceso productivo.

En las últimas tres décadas del siglo XIX Inglaterra fue el país que se ocupó
mayoritariamente de teorizar sobre los costos.

En 1.778 se empezaron a emplear los libros auxiliares en todos los elementos que
tuvieran incidencia en el costo de los productos, como salarios, materiales de trabajo y
fechas de entrega. Fruto del desarrollo de la industria química es la aparición del
concepto costo conjunto en 1.800 aunque la revolución Industrial se originó en
Inglaterra, Francia se preocupó más en un principio por impulsar la contabilidad de
costos. Una muestra la dio el Señor ANSELMO PAYEN quién fue el primero en
incorporar por primera vez los conceptos depreciación, el alquiler y los intereses en un
sistema de costos.

Un francés fabricante de vidrios M. GORDARD, publicó en 1827 un tratado de


contabilidad industrial en el que resalta la necesidad de determinar el precio de las
materias primas comparadas a precios diferentes.

Consolidación de los sistemas de costos


En las últimas tres décadas del siglo XIX a Inglaterra fue el país que se ocupo
mayoritariamente de teorizar sobre los costos. Así fue como entre 1828 y 1839
CARLOS BABBGE publicó un libro en el que resalta la necesidad de que las fábricas
establezcan un departamento de contabilidad que se encargue del control del
cumplimiento de los horarios de trabajo. A finales del siglo XIX el autor HENRY
METCALFE publicó su primer libro que denomino costos de manufactura.

El mayor desarrollo de la contabilidad de costos tuvo lugar entre 1890 y 1915 en este
lapso de tiempo se diseño la estructura básica de la contabilidad de costos y se
integraron los registros de los costos a las cuentas generales en países como Inglaterra y
estados unidos y se aportaron conceptos tales como: Establecimientos de
procedimientos de distribución de los costos indirectos de fabricación adaptación de los
informes y registros para los usuarios internos y externos, valuación de los inventarios y
estimación de costos de materiales y mano de obra.
Hasta ahora la contabilidad de costos ejercía control sobre los costos de producción y
registraba su información con base en datos históricos pero al integrarse la contabilidad
general y la contabilidad de costos entre 1900 y 1910, este llega a depender de la
primera.

Pero la contabilidad se comenzaba a entender como una herramienta de planeación lo


cual demandada la necesidad de crear formas para anticiparse a los simples hechos
económicos históricos, fruto de esto el surgimiento de los costos predeterminados entre
1920 y 1930 cuando el norteamericano Frederick W. Taylor empezó a experimentar los
costos estándar en la empresa de acero BETHLEHEM STEEL CO.

Hay evidencias que permiten afirmar que los costos predeterminados fueron empleados
en 1928 por la empresa americana WESTINGHOUSE antes de difundirse por las
grandes empresas de la unión americana. Estos costos permitían disponer de datos antes
de iniciar la producción luego viene la depresión de los años 30 época durante la cual
los países industrializados tuvieron que realizar considerables esfuerzos para proteger su
capital.

Una nueva visión de los costos


Posterior a la gran depresión se comienza a dar gran preponderancia a diferentes
sistemas de costos y a los presupuestos como herramienta clave en la dirección de las
organizaciones. Entre las razones que evidenciaban el nuevo auge de la contabilidad de
costos figuraban:

1. El desarrollo de los ferrocarriles

2. El valor de los activos fijos utilizados por las empresas que hicieron aparecer la
necesidad de controlar los costos indirectos

3. El tamaño y la complejidad de las empresas y por consiguiente las dificultades


administrativas a las que se enfrentaban

4. La necesidad de disponer de una herramienta confiable que les permitiera fijar los
precios de venta.

En 1953 el norteamericano AC. LITTELTON en vista del crecimiento de los activos


fijos definía la necesidad de amortizarlos a través de tasas de consumo a los productos
fabricados como costos indirectos, en 1955 surge el concepto de contraloría como
medio de control de las actividades de producción y finanzas de las organizaciones y un
lustro después, el concepto de contabilidad administrativa como herramienta del análisis
de los costos de fabricación y como instrumento básico para el proceso de la toma de
decisiones.

Hasta antes de 1980 las empresas industriales consideraban que sus procedimientos de
acumulación de costos constituían secretos industriales pues el sistema de información
financiera no incluía las bases de datos y archivos de la contabilidad de costos.

Indiscutiblemente esto se tradujo en estancamiento para la contabilidad de costos con


relación a otras ramas de la notabilidad hasta cuando se comprobó que su aplicación
producida beneficios. Así fue como en 1981 el norteamericano HT. JHONSON resalto a
importancia de la contabilidad de costos y los sistemas de costos como herramienta
clave para brindar la información a la gerencia sobre la producción, lo cual implicaba
existencia de archivos de costos útiles por la fijación de precios adecuados en mercados
competitivos.

Es así como han surgido los actuales sistemas de costeo, y mientras más avance y
cambie el sistema organizacional y los sistemas de producción se implementarán nuevas
metodologías y herramientas de medición y control de los costos.

Qué es el costo
El costo se define como el valor sacrificado para adquirir bienes o servicios
mediante la reducción de activos o al incurrir en pasivos en el momento en
que se obtienen los beneficios.

Definición de contabilidad de costos


En un sentido general, la contabilidad de costos es la técnica empleada para recoger,
registrar y reportar la información relacionada con los costos y, con base en dicha
información, decidir de manera óptima y adecuada relacionada con la planeación y el
control de los mismos. Dicho de otra forma similar, la contabilidad de costos es
un sistema de información empleado por la empresa para determinar, registrar,
controlar, analizar e interpretar toda la información relacionada con los costos de
producción, distribución, administración y financiamiento de la entidad. La contabilidad
de costos tiene un enfoque gerencial ya que proporciona información básica a los
gerentes de las empresas de cara a la adecuada planeación y el control de la misma, así
como para el costeo de sus productos y servicios. Por lo tanto, esta contabilidad ayuda a
los gerentes a tomar mejores decisiones dentro de la empresa. (Label, Wayne y otros.
Contabilidad para no contadores, 2da edición. ECOE Ediciones, 2016, p.20)

Objetivos de la contabilidad de costos

 Proporcionar la información para determinar el costo de ventas y poder calcular la


utilidad o pérdida del período.

 Determinar el costo de los inventarios, con miras a la presentación del balance general
y el estudio de la situación financiera de la empresa.

 Suministrar información para ejercer un adecuado control administrativo y facilitar la


toma de decisiones acertadas.

 Facilitar el desarrollo e implementación de la estrategia del negocio.

Contabilidad de Costos

Es la información financiera que emana de la contabilidad, que implantada por las


empresas industriales, permite conocer entre otros el costo de producción y sus
elementos, materia prima (MP), mano de obra (MO) y costos indirectos (GI), así como el costo
de venta por unidad; la capacidad productiva y su eficiencia expresada tanto en términos
cuantitativos como cualitativos para fines internos y que le permita a la administración
elegir decisiones tanto nacionales como internacionales. La Contabilidad de Costos forma parte
de la contabilidad administrativa de tal forma que al clasificar, acumular, analizar y asignar los
costos provee la información necesaria a la administración para la toma de decisiones.

La contabilidad de costos identifica, define, mide, reporta y analiza los diversos


elementos de los costos directos e indirectos asociados con la producción y la
comercialización de bienes y servicios. La contabilidad de costos también mide el
desempeño, la calidad de los productos y la productividad.

En cuanto a las actividades económicas, las extractivas ocupan el primer lugar por ser
las que tienen un contacto directo con los recursos naturales. Estas pueden a su vez
clasificarse en no renovables (minería, petróleo, canteras, etc.) y en renovables
(agrícolas, ganaderas, de bosques, de pesca, etc.). La característica común es la
obtención de los bienes de la naturaleza a través de una explotación planeada y
sistemática. En el caso especial de las industrias de recursos renovables, debe efectuarse
en forma tal que garantice la continuidad prácticamente indefinida de la explotación.
Esto puede lograrse mediante la siembra y cultivo reiterados, en las agrícolas y de
bosques, y la reproducción de las especies, en la ganadería y la de pesca.
Cuando en estas actividades se aplican las técnicas y procedimientos de la
Contabilidad de Costos, los costos respectivos reciben la denominación de "Costos de
explotación". En cuanto a las unidades de costos variarán de acuerdo con cada actividad
en especial. Por ejemplo en la ganadería se determinará el costo por cabeza de ganado,
en agricultura el costo por hectárea del cultivo de que se trate.

En las industrias de transformación se destacan, entre otras, tres tipos de actividades


fundamentales: la adquisición de la materia prima, su transformación en productos
elaborados y la distribución de los mismos entre los consumidores.
A cada una de estas actividades es posible aplicar las técnicas de la Contabilidad de
Costos, configurándose los costos de compra, de producción y de distribución
respectivamente. Estos últimos pueden referirse no sólo a los productos vendidos, sino a
las áreas en que se venden, a la clase y categoría de clientes a quienes se vende, a los
métodos de ventas adoptado, etc.
La técnica de los costos puede aplicarse a las empresas dedicadas a la compra venta
de artículos elaborados: comprende por igual a distribuidores, mayoristas, minoristas,
etc. Si sólo se refiere a la determinación de los costos de compra de los artículos
vendidos y en existencia, éstos se denominarán "costos de compra"; si la técnica se hace
extensiva a la fase de distribución de los artículos vendidos, se llamarán "costos de
distribución", cuyos grados de análisis pueden ampliarse, determinándose los mismos,
por línea de productos, por canales de distribución, por importancia de los pedidos, etc.

Los costos en las actividades de servicios se caracterizan por el predominio de los


elementos: mano de obra y costos indirectos. Se refieren con preferencia a aquellas, en
las cuales la unidad de costo es generalmente, intangible y se obtiene por la agregación
de los desembolsos. Si en ellas se implantan los métodos de la Contabilidad de Costos,
los Costos respectivos reciben el nombre de "costos de operación" y las unidades que,
en cada caso sirven de base a dichos costos son igualmente variadas.
Se conocen tres tipos de costos de servicios:
1. Personales: profesionales, educacionales, etc.

2. De capital: generación de energía, transporte, etc.

3. Mixtos: hospitalario, bancos, hotelería, construcción, etc.

Se denominan "personales" por cuanto predomina la labor humana como factor


decisivo, y su unidad de medida es la hora profesional/hora hombre.
Se denomina "de capital" por cuanto predomina la inversión en bienes físicos. Su
unidad de medida es la referida al servicio específico que la misma presta con relación a
un factor de medida mensurable como la hora, cantidad de pasajeros o de kilómetros.
Las unidades de costeo más aceptables para este grupo son:

o Transporte de carga terrestre: tonelada/kilómetro.

o Transporte de carga marítima o fluvial: tonelada/milla.

o Transporte de pasajeros: pasajero/kilómetro.

o Energía: Kilovatio (kw)/hora.

o Telefonía: pulsación.

o Agua-gas: m3.

Reciben el nombre de "mixtos"los que participan de la labor humana y la inversión en


bienes físicos o capital en proporciones tales en las que uno depende del otro para la
prestación o generación del servicio.
La unidad de medida se refiere al factor de mensura para el cual se presta el servicio,
tales como: día-cama, costo de operación bancaria, m2 de construcción, hora/taller, etc.
Las unidades de costeo más aceptable para este grupo son:

o Bancos: Unidad de costo por operación.


ídem por operación promedio.
ídem por $ 100.- operado.

o Seguros: Costos de administración.


Costo de riesgo.

o Construcción: m2.de construcción.

o Hotelería: pasajero-día.

o Hospitales: paciente-día.

La actividad desarrollada por la administración pública, está sujeta también a la


aplicabilidad de las técnicas de costos.
Así podríamos seguir recorriendo, casi indefinidamente, las más variadas actividades
económicas y en cada caso hallaremos la posibilidad de aplicación práctica de los
principios, procedimientos y mecanismos inherentes a Costos.