Anda di halaman 1dari 4

BIODESCODIFICACIÓN - HOMBROS

6 de mayo de 2015 a las 11:03


BIODESCODIFICACIÓN - HOMBROS

3ª Etapa (Movimiento, Valoración)

En la anatomía humana, el hombro es la parte del cuerpo donde se une el brazo con el tronco. Está formado por la conjunción de los extremos de
tres huesos: la clavícula, la escápula y el húmero; así como por músculos, ligamentos y tendones.

El hombro es la articulación con mayor amplitud de movimientos del cuerpo humano y en biodescodificación simbolizan nuestra capacidad para
dar abrazos, recibir abrazos, sentirnos abrazados. Tomando el abrazo como real o simbólico, ya que puede ser: apoyado, reconocido, protegido,
valorado, etc. También el hombro puede representar mi capacidad para llevar mis responsabilidades o una carga.

Qué conflicto emocional estoy viviendo?


Si yo presento una molestia en alguno de mis hombros, necesariamente estoy viviendo un conflicto emocional en el que tengo la impresión de
vivir llevando una carga muy pesada (mantener a mis padres, sacar adelante a mi familia, ser el mejor de los hermanos, etc).
Como el hombro es la parte del cuerpo que se une a los brazos y éstos significan "trabajo", necesariamente tendrá relación SIEMPRE, con algo
que hago. Tal vez me impido hacer lo que me gusta por hacer cosas por los demás, o tal vez quiero hacer demasiado por alguien porque lo creo
"mi responsabilidad". Y mientras me mantenga haciendo cosas por los demás o por obligación, seguiré con molestias.

DOLOR EN EL HOMBRO DERECHO:

Conflicto:
Desvalorización de uno mismo respecto a la pareja (el 80% de las veces).
Conflicto de identidad entre parejas: no sé qué papel juego.
Pueden ser parejas sentimentales o laborales.

Resentir:
"Soy un mal esposo".
"No soy un trabajador reconocido".
"No soy un buen estudiante" (cabeza del húmero).
"No he protegido lo suficiente a mi pareja o compañero de trabajo" (si afecta a la cápsula).

DOLOR EN EL HOMBRO IZQUIERDO:

Conflicto:
Desvalorización de uno mismo en referencia a su imagen como padre o tutor.
Desvalorización en relación a "madre/hijo", ahijado, persona mimada.
Conflicto de identidad en un marco particular, vinculado a aquello que mimamos.

Resentir:
"Soy un mal padre/madre, hijo/a".
"No he protegido suficientemente a mis hijos/padres" (si afecta a la cápsula).
"No he podido mantener bajo mi ala a alguien muy cercano (si afecta a la cabeza del húmero).

Puedo presentar molestias en los hombros si...


- Siento que no he protegido bien a mis hijos o a mi pareja.
- Siento que no competitivo como jugador de algún deporte.
- Traigo arrastrando de mi árbol genealógico algún drama laboral.
- He golpeado a alguien muy fuerte (real o simbólico).
- Traigo historias en mi árbol de luchas perdidas.
- Me he sentido impotente para apoyar, abrazar, mimar a alguien.
- No siento el apoyo de mi familia.

LUXACIÓN O FRACTURA DE HOMBRO

Resentir:
"Quiero ser yo mismo, no quiero estar atrapado en esta familia".
"Me siento atrapado en este trabajo".
"Quiero llevar mi cabeza a otro sitio".
Si me duelen los tendones del hombro: Es un conflicto presente.
Si me duelen los ligamentos del hombro: Es un conflicto que veo venir a futuro.

Las molestias en los hombros, indican que estás imponiéndote tareas que no nos necesarias para ti. Eso puede ser ayudar a los demás o cargar con
responsabilidades que no son tuyas.

Revisa tus compromisos y deja de vivir para los demás.


Sé más cariñoso y abraza más, déjate querer y vive feliz.

El hombro, que une el brazo al tronco, es una articulación compleja y extremadamente móvil que
permite efectuar movimientos amplios y precisos en todas direcciones. La descripción que sigue se
refiere al dolor de hombros.
Las personas a la que les duele la parte superior de los hombros, tienen la impresión de llevar una
carga demasiado grande sobre ellos. Como unen los brazos al tronco, este dolor tiene relación con
“querer hacer demasiado” por los demás. Este tipo de persona se impide ir en la dirección deseada
porque se cree obligada a hacerse cargo de la felicidad o del éxito de los demás. En general, este
dolor se manifiesta en la persona que tiene capacidad de actuar, de llevar a la práctica objetivos y
concretarlos. Su mensaje no es que deje de hacer diferentes cosas en su vida, sino que las haga por
amor en vez de por obligación. Si el dolor de hombros le impide mover los brazos, el mensaje se
relaciona con su dificultad para abrazar a una persona o a una situación nueva.
Tu dolor de hombros te indica que te impones tareas que no son necesarias para ti. Al querer hacer
mucho por los demás te obligas a cargar sobre tus hombros un peso que no te pertenece. Mientras lo
hagas, los demás no pueden aprender a hacerse cargo de su propia vida. Te sugiero que verifiques tus
compromisos. ¿Prometiste a esas personas que te ocuparías de todo? O más bien… ¿crees que esto
se sobreentiende de manera automática? Es tiempo de que revises tus límites y tus necesidades y que
sólo cargues sobre tus hombros lo que corresponda a lo que quieres. Concédete el derecho de
quererte y ocuparte de ti mismo. Date cuenta de que lo que te impones proviene de ti mismo y que los
demás respetarán tus necesidades cuando tú las respetes. Además, date el derecho de ser más
flexible y de abrazar a quien quieras o a lo que quieras sin temer a las consecuencias.
Los hombros representan mi capacidad de llevar una carga. Mis hombros llevan mis alegrías, mis
penas, mis responsabilidades y mis inseguridades. Como cualquier otra persona, no estoy exento de
llevar una carga. Si me hago responsable de la felicidad y del bienestar de los demás, entonces
aumento el peso que llevo y me duelen los hombros. Tengo la sensación de tener “demasiado por
hacer” y de nunca ser capaz de realizarlo todo. Puede también que tenga la sensación de que me
impiden actuar, bien a causa de opiniones diferentes o porque simplemente no quieren asistirme y
apoyarme en mis proyectos. También me duelen los hombros cuando vivo grandes inseguridades
afectivas (hombro izquierdo) o materiales (hombro derecha) o que me sienta aplastado por el peso de
mis responsabilidades., tanto afectivas como materiales.
Tengo tanto miedo al mañana que me olvido vivir hoy. Las dificultades que encuentro, la
responsabilidad de deber crear, hacer, perfeccionar, todo esto puede “aplastarme”. Puedo querer
probarme que, a pesar de todo, puedo enfrentarme con las situaciones echando los hombros hacía
atrás, poniendo el pecho más en evidencia, pero la realidad es que mi espalda es débil y distorsionada
por el miedo. Si la parte afectada de mi hombro se refiere a los huesos (fractura, ruptura), esto se
relacionará más con mis responsabilidades fundamentales. Si la parte afectada de mi hombro es
muscular, esto se relacionará más con mis pensamientos y emociones. Aprendo también a dejar
circular la energía de mi corazón hasta los hombros y después, en mis brazos, lo cual evitará la rigidez
y el dolor, porque mis hombros representan la acción y también el movimiento, desde la concepción
hasta la materia. Pasan a través de ellos mis deseos interiores de expresarme, crear y ejecutar porque
nacieron al nivel de mi corazón. La energía emocional debe dirigirse hasta mis brazos y mis manos
para realizar dichos deseos.
Si me freno en decir o hacer cosas, si me “encasillo” (viene de la palabra “casa”, que quiere decir
encerrarse en un lugar, que, en sentido figurado significa replegarse sobre sí) por temor a hundirme
en la vida; si llevo máscaras para tapar mis miedos y mis aprehensiones, mis hombros estarán tensos
y más rígidos. Si el hueso de mi hombro se quiebra o se rompe, existe en mi vida un conflicto que es
muy profundo y que toca la esencia de lo que soy. La tensión o cualquier otro malestar que sienta en
el área de los hombros tiene un significado diferente según se localice en el hombro derecho o en el
izquierdo.
Si mi hombro derecho está afectado, se trata de mi lado masculino activo: puedo vivir un conflicto o
una tensión en relación a mi trabajo, a mi modo de actuar frente a la autoridad. Es el lado “recio y
controlador” que gana; puede estar relacionado a nivel transgeneracional con una línea ancestral muy
machista o misógina en la cual los valores de lo masculino eran considerados muy superiores a los
femeninos y todo lo femenino era considerado débil, sucio o inferior. Debo trabajar entonces mis
creencias y mitos familiares para modificarlos y equilibrar las fuerzas femeninas y masculinas dentro
de mi consciencia.
En cambio si es mi hombro izquierdo el que está afectado, la molestia o dolor está relacionado con el
aspecto femenino de mi vida, es decir con el lado creativo y receptivo, con mi habilidad para expresar
mis sentimientos. A nivel transgeneracional puede estar refiriéndose a una alianza o lealtad hacia
alguna mujer de mi árbol genealógico a la cual no se le permitió desarrollar plenamente su creatividad.
Ese dolor viene a golpearme para que yo abra la puerta de mi propia creatividad y sensibilidad,
“pidiendo” de alguna manera, que las desarrolle al máximo en ésta vida, quizás en honor a aquella
persona de mi familia a la cual se le prohibió desplegar sus dones. Una vez que me abra a mi lado
receptivo y femenino, el dolor comenzará a ceder hasta desaparecer.
Un hombro rígido y doloroso significa que hay algo frente a lo cual me vuelvo inflexible, intolerante y
controlador. Existe una profunda tensión que me indica que quiero realmente hacer algo diferente de
lo que estoy haciendo actualmente. Tengo que aprender a vivir el instante presente, lo cual me
permite aliviar el peso que llevo sobre mis hombros. Necesito aprender a confiar en el Universo y a
delegar en él la carga, cuando ésta se torna demasiado pesada de sobrellevar.

HOMBROS ENCORVADOS
Los hombros encorvados dan comúnmente lugar a expresiones como Joroba de Bisonte o Jorobado.
Además de todo lo que se refiere al dolor de hombros, los hombros encorvados simbolizan que dejo
de luchar frente a la vida y su peso. Ya no puedo llevarlo todo solo y creo que no hay esperanza.
Además de llevar todos mis numerosos problemas, tengo la sensación también de tener que llevar el
peso de la gente que me rodea. “¡Su destino está entre mis manos!”. Arrastro mucha culpabilidad
frente a mi pasado. Si además mis hombros están crispados, hay un constante estado de tensión
interior en mí. Estoy constantemente al acecho, listo para resolver cualquier situación imprevista,
tomando así la responsabilidad de la felicidad de los demás.
Acepto que es tiempo de cuidar de mí y de dejar que los demás se cuiden a sí mismos y se ocupen de su propia
felicidad.
Este tipo de desviación pronunciada de mi columna vertebral también puede indicarme una obligación
a la humildad. Debo aprender a desarrollar la humildad porque este bloqueo energético procede de
grandes iras pasadas que aún me afectan hoy y que se acompañan de mucha irritación frente a ciertas
personas o ciertas situaciones. Soy responsable al 100% de lo que me sucede, acepto mi elección,
conscientemente o no, y soy responsable. Es probablemente el reto más grande de mi vida.
A nivel transgeneracional puedo estar en alianza o lealtad con algún ancestro que haya estado muy
acostumbrado a ejercer la autoridad en la familia y a cargar con todas las responsabilidades del clan.
Este ancestro puede haber sido alguien autoritario y orgulloso, con lo cual el aprendizaje de la
humildad no lo llevó a cabo. Si tengo hombros encorvados puedo estar viviendo inconscientemente
ese aprendizaje ahora en mi vida para compensar el autoritarismo de mi ancestro con el cual me
siento unido a un nivel profundo, ayudándolo de alguna manera a cerrar el ciclo de aprendizaje y
beneficiando así a todo mi clan. Aprender a ser humilde frente a lo que me supera, a delegar y a soltar
el control de todos y todo confiando en que una fuerza superior me guía y me sostiene en todo
momento y lugar, es una de las más importantes tomas de consciencia que debo aprender a hacer.