Anda di halaman 1dari 8

Centro Politécnico Carlos Condell

Departamento de Psicopedagogía
Ricardo Fuentes Fuentes
Correo: psicopedagogocpcc@gmail.com

Análisis literario “Tengo miedo torero” Pedro Lemebel


Publicado el 22 noviembre, 2015 por lucasperiodista22

Significado de título.

“Tengo miedo torero” es una canción de los años 60¨s cantada y escrita por la española Marife de
Triana y que viene a representar el constante temor de una enamorada por el ritual jugueteo de muerte
que tiene un torero en la plaza de toros y que al mismo tiempo es un reducto donde no puede intervenir
más que mirar, musitar, vibrar y consentir la pasión por quien ejecuta tal lotería de la vida y el desprecio
de la misma por el afán de desafiar su propio destino. (En la obra la Loca del Frente cree que es Sara
Montiel)

Relación que guarda con el contenido de la narración.


Así como la letra de Tengo miedo torero (canción) Pedro Lemebel se interna en un mundo romántico
con la historia de dos personajes que construyen la base de la narración, por un lado la loca del frente
observa sin mayores comentarios que los que dialogan internamente en su mente por el amor no
correspondido de Carlos, un frentista (FPMR) que juega con la muerte desafiando en tiempos difíciles
la dictadura de Pinochet y planificando frente a ella como si estuviera en una burbuja de misterio el
cual ella no se atreve a intervenir más que comprender y guardar silencio mientras deduce situaciones
limitándose a observar sin preguntas.

Asunto o argumento

Es 1986, año de innumerables sucesos sociales bajo la dictadura de Pinochet y al barrio llega un
nuevo vecino con afanes de arrendar una casa en ruinas después del terremoto. El vecindario se
conforma al diferente y mariposon personaje, este llegara a matizar el ambiente donde se gestara la
heroica decisión de albergar reuniones de frentistas como guardería de cajas y anónimos elementos
que se utilizaran para atentar contra el dictador. Paralelamente, la loca del frente (mariposon) se

1
Centro Politécnico Carlos Condell
Departamento de Psicopedagogía
Ricardo Fuentes Fuentes
Correo: psicopedagogocpcc@gmail.com

enamorara de Carlos, uno de los frentistas que planifica la emboscada desencadenando historias
paralelas al objetivo de la organización frentista.

Por otra parte, existe también un desarrollo en las actividades del dictador junto a su esposa, ambos
motivan y enriquecen el libre paseo del lenguaje que colorea eficazmente Pedro Lemebel al relatar
ficticiamente una historia que de alguna forma toma parte de sus vivencias, sueños y anhelos
personales matizados en el contexto social histórico de Chile durante 1986.

Tema
La idea central de la narración, es plantear la homosexualidad y visión del autor respecto del amor,
prejuicio y la tolerancia en tiempos donde la discriminación es parte incorregible de la cultura
manifestada en el infructuoso intento de relación entre la loca del frente y el frentista Carlos. Este en
su posición de hetero, acepta, comprende y consiente durante toda la narración a la loca sin llegar a
concretar los deseos íntimos de ella quien sueña y justifica cada actuar del frentista sin cuestionar sus
movimientos más que jugar con su imaginación de eterna princesa y su varonil plebeyo.

También se manifiesta el tema (homosexualidad) en el episodio cuando Pinochet expulsa a un joven


oficial de la casa en el Cajón del Maipo y da orden de expulsión de la Escuela militar por creerlo
afeminado.

Pedro Lemebel expone el tema en ambos universos planteando la homosexualidad como un ente que
siempre ha estado presente sea en el ejército o la vida cotidiana.

Otros temas o sub-temas:

Abusos sexuales en la niñez: Origen del homosexualismo en la loca del frente expresado
coloquialmente (lenguaje marusho) en el abuso del padre hacia su hijo violándolo como castigo quien
finalmente asume su condición de homosexual.

“Tan ardiente su cuerpo de elefante encima de mí punteando, como pichón sin plumas, sin
cuerpo ni valor para resistir el impacto de su nervio duro enraizándome”

Racismo: La esposa del dictador expresa airada y despectivamente su opinión frente a los negros de
África luego de su frustrada visita en la cual no fueron recibidos. “En mi vida me había sentido tan
humillada por esos negros mugrientos”

Posesión, arribismo y egocentrismo: Constantemente la esposa del dictador se muestra posesiva


queriendo tomar cada situación como el resultado de sus advertencias, siendo ella la mentora vidente
de las consecuencias y malas decisiones de su esposo aprovechando cada momento para reprochar
y sentirse dueña de la verdad; se siente superior a los demás aludiendo a la envidia de cómo la miran,
la comentan o saludan. “Me vas a decir que tus amigotes generales del club militar son gente
fina, menos sus mujeres que se visten como empleadas domésticas en día domingo”

2
Centro Politécnico Carlos Condell
Departamento de Psicopedagogía
Ricardo Fuentes Fuentes
Correo: psicopedagogocpcc@gmail.com

Clasificación

La libre narración de Lemebel nos permite viajar imaginariamente por las palabras de un lenguaje a
ratos coloquial y poético sin dejar de lado el realismo en tercera persona y que aporta diálogos
directamente salidos de los personajes. Comprendiendo lo anterior y el contexto en el que se produce
esta obra, hablamos de una clasificación realista, satírica y política.

Realista: Converge en el contexto social del año 1986 y sucesos que vinieron desarrollándose desde
1973 hasta 1990 (periodo de dictadura) Lemebel presenta una crítica social a través de la historia
tanto en lo que respecta su posición de homosexual como a las violaciones de los derechos humanos.

Satírica: El lenguaje caracterizado por términos “marushos” (Lemebel da su propia definición al


lenguaje homosexual) plasma sentimientos propios de autor como forma de replica y protesta a la
intolerancia y discriminación al mundo oculto de los “maricones” tanto en el cotidiano como en el intimo
(episodio del cine) atendiendo la necesidad de aceptación provocando a punta de palabras vulgares
la moral conservadora que finalmente tiene que reconocer sus derechos en defensa de todos aquellos
que no son iguales a los estereotipos criollos y culturales.
“Maricones cochinos pensó, ni se lavan poto antes de venir a culear en la fila el fondo”

Política: Durante el año 1986, Santiago está asediado por militares dispuestos a seguir las órdenes
del dictador y pisotear a quien se le cruce por delante, el respeto por la edad es un mero trámite del
bototo y palos en la cabeza insinuando que el silencio prevalece por sobre el respeto de la vida
humana. En este sentido, la narración nos traslada a una capital gris de estruendosos cacerolazos y
bombazos por doquier en una atmósfera de miedo y poder mal habido en un contexto político social e
histórico marcado por los abusos y violaciones a los derechos humanos sin importar sexo, raza ni
edad.

Personajes
Los personajes principales son el retrato simbólico de un amor que no prospera más allá de la
aceptación en un contexto social político de tolerancia y aceptación.
La loca, un homosexual con más de 40 años que usa placa dental y que ha sufrido duros embates en
su vida. Apacible y sensible de carácter, manifiesta una indiferencia al mundo político más allá de su
simple interés por realizar trabajos de bordados a esposas de coroneles y generales hasta que conoce
a Carlos y su preocupación e intranquilidad se fijan en los movimientos que realiza su amado
entrampando en su romanticismos y preocupación por lo que ve a su alrededor tal como las injusticias
y violaciones a los derechos humanos.

Carlos, un universitario joven, educado y respetuoso en los años de dictadura, se presenta como un
apasionado por la ideología comunista, un soñador por un nuevo tiempo para Chile. Místico a ratos se
define como indiferente a la condición homosexual pero vivaz para aprovechar los beneficios de la
loca al darse cuenta que esta manifiesta cierto interés en el sin percatarse que con el paso del tiempo
se involucrara sentimental y afectivamente haciéndola parte sin querer en los planes del frente.

3
Centro Politécnico Carlos Condell
Departamento de Psicopedagogía
Ricardo Fuentes Fuentes
Correo: psicopedagogocpcc@gmail.com

Los personajes secundarios reales


Pinochet y Lucia aparecen en la historia como personajes secundarios, si bien su aporte contextualiza
la historia, esta no aporta relevancia a los sucesos entre la loca y Carlos.

Pinochet, Dictador, autoritario, constantemente lo persigue su conciencia a través de sus pesadillas


narradas ficticiamente.

Lucia, esposa del dictador se muestra como obsesiva, arribista, racista y manipuladora de las
situaciones.

En ambos casos, Lemebel manifiesta su ironía y descargo en contra de estos personajes siniestros
(Pinochet y su esposa) para exponerlos burlescamente en un tono picaresque de la historia.

También están los personajes secundarios simbólicos que inciden en el contexto central del tema
complementando la historia pero que su rol no es fundamental dentro del relato así como la Rana, un
homosexual que ocupa el lugar de figura materna siendo vital en la vida de la loca y demostrando
hasta el final una preocupación al pedirle a Carlos que no le haga daño. Lupe, Fabiola (homosexuales
que viven con la Rana) Laura (amiga de Carlos) Gente del barrio, etc. son parte de esta definición.

Ambiente
Los hechos se suceden en Santiago, un ambiente externo físico influenciado por los acontecimientos
de represión propios de la dictadura y barnizado por los tintes de una época en busca de la identidad
perdida.
La flacuchenta casa arrendada por la loca del frente, se transformo en el principal escenario de las
juntas de Carlos, con una sola escalera que conducía al altillo se podía ver la ciudad como un palomar,
ahí se desarrollaban las reuniones de planificación, era el lugar de encuentros y desencuentros de
amor con Carlos, incluso, el cumpleaños del mismo.
Plaza Italia pasa a ser la línea divisoria entre lo económico, social y político marcando una gran
diferencia en lo estético, se plasma en la descripción de la loca al ir a dejar el mantel bordado a la
esposa del Coronel de ejército.

“Aquella casa primaveral del 86 era su tibieza. Tal vez lo único amado, el único espacio propio que
tuvo en su vida la Loca del Frente. Por eso el afán de decorar sus muros como torta nupcial.
Embetunando las cornisas con pájaros, abanicos, enredaderas de no me olvides, y esas mantillas de
Manila que colgaban del piano invisible” (Lemebel, 2010: 12).

Atmósfera
Un Santiago asediado por patrullajes, despertares de caceroleos y relámpagos de apagones, atomizan
el toxico olor de neumáticos quemados el día anterior para contextualizar una ciudad sumida en el
descontento y la tristeza por la violencia y la imposición dictatorial marcada claramente con la
prepotencia del poder autoimpuesto militar.

En este último contexto, Lemebel aporta en la narración una escenografía a los sucesos paralelos
entre la relación de la loca del frente con Carlos y la vida cotidiana del dictador, graficando una

4
Centro Politécnico Carlos Condell
Departamento de Psicopedagogía
Ricardo Fuentes Fuentes
Correo: psicopedagogocpcc@gmail.com

atmósfera que desarrolla la realidad más adversa al sentido de humanidad adornada por el miedo y
sufrimiento del ciudadano común y corriente, del que nunca más vera a su padre, madre, hermano o
hijo desaparecido. Un escenario digno del terror que maquilla un Chile marchitado por el invierno de
17 años bajo la angustia y tristeza de un pueblo.

Estructura interna

Introducción
Se presenta un contexto de atmósfera y ambiente para que rápidamente el lector pueda atribuir a
través de las palabras las imágenes de una época y definir sucesos históricos durante los años 80´s.
“Como descorrer una gasa sobre el pasado, una cortina quemada flotando por la ventana abierta de
aquella casa la primavera del´ 86. Un año marcado a fuego de neumáticos humeando en las calles de
Santiago comprimido por el patrullaje” (Lemebel 2007:9)

Desarrollo
Año 1986, llega a vivir a un barrio pobre arrendando una casa en ruinas la “Loca del frente” un gay
afeminado con más de 40 años.

Carlos, un supuesto universitario joven y apuesto, ayuda a la loca del frente a acomodar sus
pertenencias y la frecuenta invitando también a otros amigos universitarios durante las noches con la
excusa de ser un lugar tranquilo para estudiar.

Carlos comienza a guardar cajas y elementos extraños como un tubo de metal en la casa de la loca
del frente, esta los ocupa para adornar y como muebles.

Carlos no entra a todas las reuniones y aprovecha de conversar con una cada vez más enamorada
dueña de casa. Durante estas conversaciones, la Loca del Frente revela su pasado ligado a la
prostitución y una familia destruida, siendo huérfana de madre e hijo de un padre abusador, a quien
abandonó a los 18 años cuando éste quiso obligarla a hacer el servicio militar.

En plena primavera (septiembre 1986) Carlos invita a la Loca del Frente a pasear al Cajón del Maipo,
también lo hace Augusto Pinochet y su esposa Lucía Hiriart, que acompañados por militares van a su
casa de descanso. Carlos sigilosamente saca fotografías y examina el terreno, supuestamente para
un trabajo universitario, justo en ese momento pasa el dictador con su comitiva.
La Loca, trabaja bordando manteles y va a dejar un pedido al barrio alto, a casa de la Señora Catita,
esposa del General Ortúzar, quien está organizando una gran cena de militares con motivo de la
celebración del 11 de septiembre. Entonces en paralelo ocurre lo siguiente:
Durante el largo viaje en micro, la Loca defiende a unos estudiantes de los insultos de una vieja
“momia” Orgullosa y asombrada por su actitud pues ella nunca se mete en política llega a la
lujosa mansión, pero una vez frente al comedor, unas repentinas náuseas producidas por
imaginar su mantel ensuciado por los militares antimarxistas de Pinochet, la llevan a irse del
lugar sin entregar el pedido, sabiendo que con ello pierde a su mejor clienta, pero al mismo
tiempo sintiéndose una persona digna por segunda vez en el día.

5
Centro Politécnico Carlos Condell
Departamento de Psicopedagogía
Ricardo Fuentes Fuentes
Correo: psicopedagogocpcc@gmail.com

La Loca le celebra a Carlos con una fiesta de cumpleaños, invitando a todos los niños de su calle para
intentar simular los cumpleaños cubanos contados como historia por Carlos.
Por la mañana compañeros de Carlos se llevan las cajas guardadas en casa de la loca del frente.
La loca entrega un paquete por encargo en el centro mismo de Santiago en medio de una protesta.
Carlos regresa para llevarse los últimos paquetes y acompaña a la loca a dejar el tocadiscos donde la
rana (personaje gay que es figura materna de La loca) quien después de dejar en su casa se despide
con un extraño sentimiento de no volverse a ver.
Paralelamente, Pinochet se va a descansar solo y temprano junto a su comitiva al cajón del Maipo y
ya entrada la tarde al emprender el regreso a Santiago, es emboscado por el frente quien en medio
de la balacera es salvado por su chofer al retroceder mientras el dictador se defeca en los pantalones.
Pinochet se va a Viña del mar en medio de toda la conmoción para descansar después del estresante
episodio que lo dejo con miedo.
Laura (compañera del FPMR) lleva a la loca del frente a Viña del mar a un encuentro con Carlos.
Carlos ofrece a la loca del frente que se vallan a Cuba, esta lo rechaza aludiendo que si su amor no
se materializo en Chile, menos lo hará en otro país.

Desenlace
El desenlace de la historia narrada, no sobrecoge en la duda y el abismo de no saber qué destino
tomara la relación, finalmente termina como una atracción sin final feliz. Una de las partes ofrece la
posibilidad de viajar y establecerse fuera del país en una especie de canje para que no se delate
información a los organismos represores de la época, Carlos se muestra sutilmente agradecido
enmascarando con amor los servicios al FPMR, un amor que creció en la medida del tiempo pero que
nunca se concreto. Por otra parte, La loca del Frente rechaza la idea de acompañar a Carlos,
escéptica y vivaz de lo que se plantea, reflexiona ágilmente al ver que el amor no prosperado
difícilmente lo logre en tierras lejanas, produciendo un vacio sin mayores expectativas a la hora de
querer imaginar un final distinto en la proyección del lector.
Técnica y nivel de conocimiento del narrador
Escrito en tercera persona, el narrador de la historia es de carácter omnisciente ya que conoce hasta
los sentimientos más profundos se los personajes, es capaz de hablar desde su interior, conociendo
incluso sus pensamientos, de esta forma Lemebel muestra su lado personal al plasmar de alguna
forma parte de sus deseos, anhelos, decepciones, sueños, etc.

“El viaje de regreso casi no hablaron. Ella se quedó dormida junto a la ventana y él la tapó con su
pullover color pimienta. En realidad ella no dormía, solamente había cerrado los ojos para exponerse
de tanta dicha y poder retornar sin drama a su realidad. Era mucho para un solo día, demasiadas
emociones agolpándose en su pecho y prefería no hablar, no decir nada para no entorpecer esa
alegría” (2007:35)
En la obra hay presente una polifonía de voces, el en caso del dictador Augusto Pinochet y su primera
Dama, ayudan a contar la historia, cuando ellos en primera persona narrar o cuentan un episodio
“Podría prohibir la entrada a este valle, dejar ingresar solamente a propietarios y turistas. Pero cómo
hablarían esos opositores dirían que me creo patrón de fundo, que el país es de todos y más aún el
Cajón del Maipo” (2007:47)

6
Centro Politécnico Carlos Condell
Departamento de Psicopedagogía
Ricardo Fuentes Fuentes
Correo: psicopedagogocpcc@gmail.com

Uso del tiempo cronológico


El autor abarca en todo el contexto de la narración aspectos del pasado con mención a la época de la
dictadura, desde el ambiente descrito por el lugar que habitaba, propio de una casa en ruinas a un
año del terremoto (marzo 1985) hasta la contingencia de temas tan actuales como hace casi 30 años
atrás. Los derechos humanos representados hoy en día por el maltrato a los pueblos indígenas y la
homosexualidad en su plena etapa de validación en el 2015. Podríamos considerar la narración de
forma visionaria a su época ya que el libro si bien toma un periodo pasado estos siguen siendo tema
hoy en el presente con una visión de futuro.

Tono
La actitud del autor nos demuestra a través de un lenguaje, el dramatismo con que desarrolla esta
forma de proyectar las cosas, sin tapujos ofrece una realidad dramática de su mundo donde no hay
cabidas al autocontrol tratando en todo momento de agredir y provocar prostibulariamente la cara de
la discriminación y la moral disfrazada de uniformes, corbatas, sotanas etc. haciendo alusión continua
de los excesos para exponer su sexualidad invalidada ante la sociedad. “A él tan macho, tan canchero
con las mujeres, tan encachao con las putas, tan borracho esa vez manoseando. Tan ardiente su
cuerpo de elefante encima mío punteando, ahogándome en la penumbra de esa pieza, en el
desespero de aletear como pollo empalado…” (Lemebel 2007: 17)

Valores
Desde el punto de vista valores, la obra ofrece una lectura enriquecida con aspectos de lealtad al no
desprenderse en ningún momento de información, la Loca del Frente mantuvo cautela aun frente al
peligro de los mismos frentistas. Sinceridad, compañerismo, transparencia, compromiso y respeto
mutuo acompañaron en todo momento en su relación con Carlos y desde ya su transformación de
conciencia con la cual asumió la realidad política de su país al involucrarse incluso en una protesta
después de haber entregado una encomienda en el centro de Santiago.

Definir una falla en la lectura de la obra seria transgredir el límite de lo subjetivo, desafortunadamente
el vacío del desenlace deja una profunda deuda de Lemebel quizás habiendo esperado de él una
secuela o una clara interrogación para definir cuál hubiera sido el destino de La loca del Frente y
Carlos.

Ficha del autor

Pedro Mardones Lemebel (21 de nov.1952 / 23 de ene2015)


Hijo de Julio y Violeta. Durante su niñez vivió en medio del barro hasta que su familia se mudó a un
conjunto de viviendas sociales en la avenida Departamental. Los niños allí tenían escaso acceso a la
educación, ingresó a un liceo industrial, donde se enseñaba a trabajar el metal y la mueblería.
Posteriormente comenzó sus estudios superiores en la Universidad De Chile, donde obtuvo su título
profesional de profesor de artes plásticas. Su primer encuentro con la literatura fue en los años 80 en
un taller literario donde comenzó escribiendo cuentos. A la edad de los 26 años, cuando ejercía como
profesor de artes, fue despedido por su evidente homosexualidad. Desde ese momento, Pedro,
decidió no volver a hacer clases y se dedicó netamente a los talleres de literatura. Allí se encontró con

7
Centro Politécnico Carlos Condell
Departamento de Psicopedagogía
Ricardo Fuentes Fuentes
Correo: psicopedagogocpcc@gmail.com

escritoras feministas de izquierda, quienes lo acogieron y vincularon a instituciones que estaban


relacionadas a la cultura marginal de resistencia a la dictadura. Lemebel es seguramente es el único
escritor chileno que se maquilla y usa taco alto, por lo menos en público. La primera vez que usó sus
famosos tacones, fue frente a una reunión de los partidos de izquierda en 1986, quienes atónitos
escucharon “Voto por mi diferencia”.
En algún momento, su vida dio un giro sorprendente, pasó del anonimato literario a la
performance artística.
En 1995 Lemebel publicó su primera colección de crónicas “la esquina es mi corazón” y al año
siguiente creó un programa en Radio Tierra, llamado “Cancionero”, donde leía crónicas ambientadas
con sonidos y música incidental. A partir de entonces comenzó a convertirse en un cronista urbano que
husmeaba por los pliegues más oscuros de la vida cotidiana chilena. En los años siguientes
publicó “Loco afán y De Perlas y cicatrices”
Nuevas recopilaciones de crónicas en las que se fue afianzando su singular voz literaria, que mezclaba
lo barroco y lo marginal en un tono de provocación yresentimiento. Hacia fines de la década de los
noventa, Lemebel ya era un personaje popular, se consolidó como figura literaria en el ambiente local
y emprendió su proyección internacional. En el año 2001 incursionó en la novela con “Tengo miedo
torero” volumen que permaneció durante más de un año entre los libros más vendidos en el país,
además de ser traducido a diversos idiomas.

Su movimiento literario
Pedro Lemebel, es un escritor que a partir de su experiencia propia y reflexiva expone su estilo literario
con la mezcla perfecta de realismo y lo que llamamos hoy en día el “posboom” El humor sarcástico a
partir del lenguaje “marusho” en sus escritos, nos confortan con la visión alternativa de ver la historia
en un contexto real adaptado a sus vivencias y deseos personales dando riendas sueltas a su libre
imaginación.

Contexto social
Podemos decir que el libre paseo social que refriega Lemebel en la mayoría de sus historias, siempre
pertenecieron a una fuerte fusión entre el proletariado y sus deseos de dignificar la orientación
homosexual, es en este ámbito que el contexto social político se define como urbano y cotidiano que
va cambiando constantemente a medida que las sociedades avanzan pero sin tranzar el valor del ser
humano como tal y social.