Anda di halaman 1dari 8
FACULTAD DE DERECHO Y CIENCIA POLÍTICA ESCUELA PROFESIONAL DE DERECHO TEMA ORATORIA, DELIBERACIÓN Y JUICIO DOCENTE

FACULTAD DE DERECHO Y CIENCIA POLÍTICA ESCUELA PROFESIONAL DE DERECHO

TEMA

ORATORIA, DELIBERACIÓN Y JUICIO DOCENTE FERNADEZ RUJEL JONATHAN ALUMNO LIVIA TORRES, CRISTIAN

TUMBES – PERÚ

2018

ORATORIA, DELIBERACIÓN Y JUICIO

La naturaleza del juicio surge de un proceso de deliberación. Un académico puede ser sometido a dar su punto de vista, sobre la materia que está investigando, y en ese espacio- tiempo los oyentes, en una reunión de envergadura deliberan sobre la materia, para determinar 1a controversia. En consecuencia, quien (o quienes) delibera debe tener y conocer la retorica. ¿En que se basa el estudio de la retorica? EI estudio se basa precisamente, en el entendimiento de empatía y en la reflexión moral-ética. Para ello es necesaria la descripción detallada de la naturaleza de la deliberación política, jurídica, y obviamente, de su posible relación con el juicio que esa conexidad da pie al surgimiento. Godomer presenta la teoría del maestro griego Aristóteles como el complementado programa filosófico de Platón, basado fundamentalmente en la teoría del llamado mutuo acomodo del habla (el orador) y el alma (el sentimiento). ¿En que consiste la tarea? En dominar la facultad de expresar en forma persuasiva, en donde los argumentos propuestos siempre tienen la tendencia de ser específicamente recibidos precisamente por esas almas que se van convirtiendo progresivamente en personas entusiastas de conocer el mensaje.

¿Que requiere el orador? La aptitud del orador es tener un conocimiento profundo de las almas - o de sus conductas-comportamientos- a las que él desea persuadir. Un autentico arte de la Retorica debe fundamentarse básicamente, en un conocimiento de la receptividad de la conducta de las personas entusiasmadas y motivadas en los mensajes, es el conocimiento hermenéutico. La retorica -prosigue Godomer- o el arte retorico es un modelo de lo que extraña el conocimiento hermenéutico: un modo de verdad no accesible o menos accesible a las metodologías epistemológicas modernas. La retorica -desde la tradición- ha sido la única defensora de una pretensión a la verdad que defiende lo probable, y aquello que es convincente para la razón ordinaria.

2

Convencer es más difícil que persuadir. Los que convencen son los mas llamados a la retorica elocuente; los que persuaden son retóricos con poca prudencia. Si no se logra probar en lo dicho sobre el llamado conocimiento y la persuasión, este modo de verdad es precisamente común a la Retórica y a la Hermenéutica. Esta firma de verdad -creada e inventada de maneta personal- es invalidada por ilustres pensadores como Descartes. É1, en forma manifiesta excluye a la Retorica, del dominio o del conocimiento.

En defensa de la posesión de Godomer, y para refutar el ataque del cartesianismo, aparece la excelsa figura de Vico. Él señala: los antiguos nos sobrepasan en sabiduría, nosotros somos mas exactos y más ciertos que ellos. EI problema es permitir a ellos ser mas elocuentes que nosotros, por ello es recomendable equipararnos en los campos de la sabiduría y la elocuencia, pero si la superamos por e1 tiempo en lo que respecta a la ciencia. Vico, en su entusiasta defensa pretende unir la sabiduría con la elocuencia.

Es recomendable, que el juicio no debe abstraerse del mecanismo contextual del auditorio, que es e1 receptor del mensaje. Este es pues, el objeto de la reflexión filosófica referente a la retorica. Según Aristóteles, la retorica es un estudio del juicio político, encargada de examinar las cualidades de juicio que han de capacitar a un orador político: en sus arengas y en sus discursos ante el pueblo. En estos mensajes el orador político progresivamente, en merito a la realidad contextual va seleccionando los modos y las formas mas satisfactorias de la actividad persuasiva.

Plantea la relación entre los juicios de las asambleas políticas (mítines, certámenes) y los procesos de deliberación que han de culminar necesariamente en el juicio (resultado deliberado) o el extracto del acuerdo. En uno u otro caso, se muestra que el arte de la retorica es un ingrediente necesario para hacer juicios: del impulsor del mensaje como del receptor del mismo. Una investigación acerca de la retorica es posible realizar simultáneamente con una investigación acerca del juicio político.

Tipos de retorica

3

El padre e iniciador práctico de la retorica, es Aristóteles. É1 en su tiempo, logro distinguir tres tipos de retorica, que adecuándolos a la realidad actual se presenta de la siguiente manera:

  • - Política o deliberativa. Todas las cuestiones políticas suscitadas en la realidad política,

para que tengan asidero real, requieren necesariamente de una serie de deliberaciones, preferentemente entre los mas connotados especialistas del acontecer político: politó1ogos y afines.

  • - Epideitica o ceremonial. Es muy usual en las reuniones ceremoniales comunes que se

presentan con frecuencia en las distintas realidades, con la presencia física y espiritual de académicos, plenipotenciarios, funcionarios y servidores de las distintas jerarquías socioculturales, así como los que pertenecen al populorum de una sociedad.

  • - Forense o jurídica. Se refiere obviamente a la expresión locuaz que hace el abogado en

defensa del interés social y la búsqueda de la justicia. Aristóteles expresa con elocuencia un interés especial referido a la Retórica Jurídica, que fuera (y es) el foco de atención predominante entre los sofistas, tratando de diferenciar de la retorica política, por la escasa atención prestada a esta ultima, cuando se pone en práctica la anterior.

En la oratoria política hay poco aliciente para decir y hablar de cosas triviales, trata en la mayoría de casos, de aspectos muy generales. Esto en razón de que la política es pues un asunto noble y apreciado precisamente para ciudadanos involucrados en hacer extensiva la práctica política. En cambio, en los llamados juicios jurídicos los asuntos que han de resolverse pertenecen a otros, ajenos a los intereses de los juzgadores; en consecuencia, es poco probable que los jueces se esfuercen por juzgar imparcialmente. Se preocupan poco en la celeridad procesal, más bien arguyen hacer extensivo un Auto o una Resolución, obstaculizando el desarrollo del proceso.

4

En un debate político general, local, regional, congresal u otros, el que está formándose un juicio está simultáneamente tomando una decisión acerca de sus propios intereses vitales, que es la razón de ser del aludido debate. En consecuencia, los resultados de la deliberación son mas inmediatos para aquellos que participan en el juicio. El maestro Aristóteles observa con sumo cuidado, proponiendo, que en los tribunales se debe prohibir todo aquello que no viene al caso, debiendo ser más específico en el tratan1iento del juicio jurídico. En la asamblea publica esa objeción no es necesaria porque es de considerar, quienes tienen que formarse un juicio, como están en juego sus propios intereses, estamos seguros, que los asambleístas son capaces de guardarse los que tienen.

¿Por que es conmovedora la retorica? La retorica -continua Aristóteles-" Es una

combinación de la ciencia de la lógica y de la rama ética de la política". Resulta curioso decir, que se desenvuelve como la dialéctica y como el razonamiento sofistico. Ambos llegan al usuario en una dimensión diferente. Una parte tiende a conmover y la otra a persuadir.

Siendo así, la retorica tiene grandes atributos, unos latentes y otros son manifiestos: su condición no es de ciencia, sino esta revestida de una facultad practica, que establece una afinidad esencial con la capacidad de juicio que se abstrae. ¿La retorica tiene objetos? Según Aristóteles, la retorica se operacionaliza -esto es la ejecución- juzgando probabilidades y contingencias. EI modo de persuasión con el que trata es el enti-mema (Filos. Silogismo reducido a dos proposiciones en que se elimina una de las premisas por evidente). Esto es, una persuasión que no admite silogismos estrictos.

"La persuasión del orador político entra en la urdimbre (es el estambre después de urdido. Trama de un asunto), de la phronesis. Seleccionar entre las contingencias mas probables y menos probables sobre la base de sus entimemas persuasivos en parte integral del ejercicio de la propia facultad de sabiduría practica". Phronesis se encuentra no solo del lado del público que tiene la capacidad de escuchar, juzgar y decidir, sino también del lado del orador mismo, que en el proceso de encodificación ha de seleccionar el lenguaje, el estilo y los medios de persuasión mas apropiados.

5

¿Cuales son los elementos en la capacidad de persuadir? En la capacidad de persuadir intervienen -nos ensena Aristóteles- tres elementos fun-damentales: a) el carácter (del orador), b) la emoción (del publico), c) la racionalidad (los argumentos del discurso). La persuasión consiste en dominar los tres elementos, inclusive toda la retorica. EI orador persuasivo, si pretende conocer la retorica, su actividad ha de consistir en elaborar críticamente cada uno de los elementos, para conocerlo y dominarlo en su naturaleza y estructura.

El buen orador debe dominar, entre otros aspectos las siguientes cues-tiones: a) un

entendimiento del carácter y la bondad del ser humano en sus diversas formas y variantes, b) un entendimiento de las emociones, con el objeto de poner al publico en el buen humor, c) una capacidad de razonar Ilógicamente, ofreciendo pruebas en el campo del discurso.

El orador que va a pretender una phronesis autentica en la manera de dirigirse a la respetable audiencia debe estar perfectamente familiarizado con sus atribuciones de carácter moral, propósito ético, virtud, voluntad, confiabilidad, etc. De esta manera se le han de atribuir los mejores motivos, oportunos caracteres y propósitos altamente posibles; debe tener conocimiento de toda la gama de emociones: amistad, enemistad, regocijo, tristeza, virtud, defecto, temor, confianza, acierto, yerro etc. De modo que el orador. Sepa a ciencia cierta y en la practica divulgue como han de afectar estas emociones, respecto a un juicio dado. Es decir, el orador debe dominar las diversas formas del raciocinio, para que tenga oportunamente los mejores argumentos posibles.

Estas tres Fuentes de persuasión señaladas por Aristóteles, pretenden agotar el estudio respecto al arte de la retorica: emoción de los miembros de la Sala Colegiada, carácter del orador y verdad de los argumentos

propuestos. Es decir, la persuasión en cada caso debe alcanzarse, actuando sobre el estado

emocional

coyuntural de los jueces y otros magistrados; proporcionándoles la correcta (y bien estudiada)

impresión del carácter del orador; probando la verdad de las afirmaciones propuestas.

6

El habla retorica

La oratoria deliberativa tiene la función de recomendar los posibles fines que se deben seguir. A continuaci6n, el habla retórica fija el "blanco" al que se debe "apuntar" (ambos términos entre comillas se utilizan con frecuencia en el lenguaje castrense). La retorica tiene un espacio ganado dentro de la teleología. No es una teleología llamada externa, en la cual, la retorica solo serviría como un medio orientado a un fin independientemente fijado. Lo recomendable es, no emplear la retorica para alcanzar fines, -como aparentemente se quiere entender-, nuestros fines ya están situados en un medio retorico, forjado constitutivamente por este medio.

Nuestros fines en general, y el fin del orador en particular no son buscados retóricamente,

sino que están a su vez, constituidos retóricamente. Esto significaría, que los fines políticos están sujetos a deliberación.

La retorica, no es solo un instrumento de la política, es a su vez, el medio mismo de elección y decisión. La retorica opera cuando se esta buscando un resultado favorable, conquistando la simpatía de los oyentes, sino a su vez cuando el orador sabe, que palabras serán recibidas con hostilidad y resistencia. Al respecto, lo aconsejable es adherirse al modelo tradicional, que pudiese servir para la interpretación de la retorica, iniciando por discernir de lo que se desea, sus fines, eligiendo a continuación el medio mas eficaz. Pero ello no es suficiente, requiere de otras pruebas más consistentes. A mayor abundamiento, el empleo de la retorica pretende cubrir un campo cada vez mas amplio y en distintas dimensiones.

En el habla retorica, hay que tener en consideración, fundamentalmente, el eco de la recepción del discurso expuesto por el orador forense. No se trata de pretender adornar

nuestro discurso con términos supuestamente atractivos, que finalmente no tiene buenos resultados. EI discurso debe provocar una apreciación retorica en cada uno de los oyentes, al margen del nivel

7

sociocultural y preparación académica; siempre que el orador forense en cada una de sus palabras, haga sentir el peso de su pronunciación y el énfasis en cada uno de los aspectos mas relevantes que produce.

La operación de la retorica, pronunciado por un experimentado orador forense tiene la expectativa de cubrir un dominio universal, considerando que se da en sus diversos ámbitos y especialidades, utilizando para tal efecto las mínimas cualidades que debe tener aquel que hace retorica, procurando relacionar la retorica y la visión historia: categorías discursales, que siempre deben estar presentes en la mente del orador. No en vano Aristóteles tenia una apreciación definida de la retorica como rasgo constitutivo esencial del orador.

El orador forense que elige una manera apropiada y peculiar de discurso, a la distancia se distingue tener una gran virtud: persona de propósito moral y de juicio. Siendo así, el solo se esta recomendando, porque el publico lo juzgara en forma imparcial su talento y su virtud. En Francia, Mirabeau reunía estos requisitos, que superaban ampliamente a su figura física. La presentación de un discurso, obviamente, mediada por la oratoria, tiene que desembocar en un juicio, que ha de ser deliberado por los oyentes.

8