Anda di halaman 1dari 4

Actividad de aprendizaje 11

Evidencia 3: Ensayo “Free Trade Agreement (FTA): advantages and


disadvantages”

Negociacion Internacional
Aprendiz: Ana Maria Martinez Morelo
Empecemos explicando cuando se suscribió El Tratado de Libre Comercio entre
Colombia y Estados Unidos, este proceso se realizó en noviembre de 2006, en
Washington y en Colombia, se aprobó el Acuerdo en el Congreso de la
República en junio de 2007 y un mes después el Presidente de la República
sancionó la Ley 1143 que le dio vida. En julio de 2008 la Corte Constitucional
lo encontró ajustado al ordenamiento constitucional, al igual el “Protocolo
Modificatorio” del mismo Acuerdo, firmado en Washington en junio de 2009

Entro en vigencia el 15 de mayo de 2012. Este fue establecido entre los


presidentes de Colombia, Juan Manuel Santos, y de EE.UU., Barack Obama,
durante la Cumbre de las Américas, en Cartagena, donde se llevó a cabo el
correspondiente canje de notas entre los dos gobiernos.
Hay que recalcar que el tratado de libre comercio con Estados Unidos aparece
hoy como la mejor opción y la más viable que tiene nuestro país en el contexto
de la integración internacional
El TLC con EE.UU. es importante para Colombia, porque les permite a los
empresarios colombianos colocar sus productos en condiciones privilegiadas
permanentes en el mercado más grande del mundo ya que EE.UU. tiene cerca
de 314 millones de consumidores

Además, este país es el principal socio comercial de Colombia y el incremento


del comercio bilateral generará más empleo y mayores ingresos y los
productos colombianos tienen acceso permanente y sin barreras a mercados
de países industrializados
No hay que olvidarnos que países similares al nuestro, como Chile, México,
Perú y los centroamericanos, ya han firmado tratados con EE.UU. y no
podemos quedarnos atrás.

Hay un total de 59 productos de 350 nuevos que conquistaron el mercado


norteamericano y han sabido sacarle provecho al TLC.

En la lista se destacan desde productos agropecuarios como las hortalizas y


nueces; agroindustriales como el aceite, agua mineral y de la industria
teléfonos celulares y pilas; hasta los más curiosos: órganos humanos para uso
osoterápico como glándula espinal, hígado, entre otros.
El ministerio de Comercio asegura que en los primeros cinco años del TLC con
Estados Unidos han sido positivos ya que 8.700 empresas diferentes
exportaron sus productos a ese país. Además, algo muy importante de este
acuerdo es que antes de su puesta en marcha había solo 5.670 productos con
partidas arancelarias y hoy en día hay más de 10.63, generando con esto
estabilidad y confianza ya que los beneficios arancelarios ya no dependen de
las decisiones del Congreso.
Otra parte importante es que han ingresado más de 350 productos nuevos al
mercado estadounidense, algunos de ellos son, los hongos, productos
laminados y dentífricos y neumáticos. En la parte agrícola, por ejemplo, la
uchuva, el aguacate y los cítricos tienen muy buenas posibilidades en el futuro.
Un beneficio concreto del TLC es que los empresarios pueden negociar con un
plazo más largo, que les permite planear y distribuir mejor los recursos,
aunque hay que tener claro que la balanza comercial con Estados Unidos ha
pasado de positiva a negativa, debido a la caída del comercio mundial. El
comercio estadounidense tiene muchas oportunidades para la
comercialización de cosméticos, confecciones, fajas y ropa interior.

Aunque no todo es color de rosa, ya que existen ciertas desventajas en este


tratado, básicamente por el adelanto tecnológico de los Estados Unidos,
además de su fuerte influencia política y nosotros los colombianos no
contamos con las herramientas suficientes para competir en términos
comerciales con la potencia norteamericana, generando un tratado en cierta
medida desventajoso.
Hay sectores incluidos en el TLC que no pueden competir con los Estados
Unidos, especialmente en asuntos agrarios, como lácteos, avicultores, así
como productores de maíz y arroz.
Colombia no cuenta con el desarrollo tecnológico de ese país, aquí hace falta
más infraestructura industrial para competir con los productos originados de
allá. De ahí la afectación de la agricultura, toda vez que allá se produce a mayor
escala, con más tecnología y eso hace que al llegar aquí dichos productos sean
más baratos. Entonces se tendrían que plantear medidas urgentes para
preparar a los pequeños productores frente a la competencia internacional;
de lo contrario la crisis del sector se verá agudizada paulatinamente a medida
que se efectúa la desgravación de los productos sensibles, como los agrícolas
que acabe de mencionar, con lo cual aumentan los daños para las familias
campesinas.

Se ha realizado un trabajo analítico que concluye lo siguiente “Los Estados


Unidos lograron imponer sus condiciones en la negociación en el TLC, dado
que Colombia no pudo acordar mecanismos de trato diferenciado que
permitieran equilibrar o nivelar las asimetrías que se presentaban entre las
partes. Este fenómeno determinó de antemano los resultados de la
negociación y en últimas los mismos resultados del acuerdo, pues no puede
negarse que la influencia de los Estados Unidos en las políticas internas de
Colombia afectó la toma de decisiones”.