Anda di halaman 1dari 4

SESIÓN 15 – La trascendencia de la poesía contemporánea

FICHA DE LECTURA Y ANÁLISIS DE TEXTO POÉTICO

LA MUJER DE LOT

Miré atrás dicen que por curiosidad.


Mas, curiosidad aparte, pude haber tenido otras razones.
Miré atrás de pena por la fuente de plata.
Por descuido, mientras ataba la correa de mi sandalia.
Para no mirar más el cogote justo
de mi esposo, Lot.
Por la súbita certeza de que, si muriera,
ni siquiera se habría detenido.
Por la desobediencia de los sumisos.
A la escucha de la persecución.
Tocada por el silencio, esperando que Dios cambiara de parecer.
Nuestras dos hijas ya desaparecían detrás de la cima de la colina.

Sentí la vejez en mí. La lejanía.


La vanidad de la andadura. El sueño.
Miré atrás al poner el hatillo sobre el suelo.
Miré atrás por temor a dónde dar el paso.
En mi sendero aparecieron serpientes,
arañas, ratones, polluelos de buitres.
Ya ni lo bueno ni lo malo —simplemente, todo lo vivo,
reptaba y saltaba en pánico colectivo. Miré atrás por
mi soledad.

Por vergüenza de estar huyendo a hurtadillas.


Por ganas de gritar, de volver.
O quizá sólo cuando arreció el viento
soltó mi cabello y me levantó el vestido.
Sentía que me miraban desde las murallas de
Sodoma y rompían en carcajadas sonoras, una y otra
vez. Miré atrás por rabia.

Para saciarme de su gran perdición.


Miré atrás por todas las razones arriba expuestas.
Miré atrás de forma involuntaria.
Fue sólo una piedra la que giró rugiendo bajo mi cuerpo.
Fue una grieta la que, de súbito, me corto el camino.
En el borde un hámster se agitaba sobre sus dos patas.
Y fue entonces cuando ambos miramos atrás.
No, no. Yo seguí corriendo,
arrastrándome y levantando el vuelo,
hasta que la oscuridad cayó del cielo,
y con ella la gravilla ardiente y las aves muertas.
Por falta de aliento giré repetidas veces.
Quien lo viese habría pensado que bailaba.
No descarto que tuviera los ojos abiertos.
Es posible que me desplomara con el rostro vuelto hacia la ciudad.

Wislawa Szymborska. (1997) El gran número, Fin y principio y otros poemas.


Madrid: Hiperión, p. 111-112.

EJERCICIOS
Este poema aunque no es tan complicado como el de Marçal, también es largo.
Por tanto, volveremos a ir pasito a pasito.
Bloque A
1. Antes que nada: diccionario y a buscar las palabras que no se entiendan.
2. ¿Cómo se estructura este poema? ¿Cuántas partes tiene? ¿Cuántos
versos, cada una?
3. ¿En qué persona está escrito?
4. ¿Quién habla?
5. ¿Con qué signo de puntuación acaban los cuatro primeros versos?,
¿te parece que estos versos están relacionados?
6. ¿A qué razón atribuye su mirada hacia atrás? Te fijarás que en el
primer verso lo matiza con un «dicen que», recuérdalo porque al final
quizás te aclarará el poema.
7. ¿Introduce algún elemento o razón más la palabra «Mas» con qué
empieza el segundo verso? Busca un sinónimo para este término.
8. ¿De qué tipo de cosas habla en el tercer y cuarto verso?, ¿cómo las
definirías?
9. ¿Son del mismo tipo que del quinto al octavo?, ¿de qué habla?
10. Maria-Mercè Marçal, al marido de la mujer de Lot, en un momento
de su poema lo califica de «justo», ¿qué adjetivo le dedica
Szymborska?, ¿lo utiliza también Ajmátova? ¿A qué crees que se
debe esta coincidencia?
11. ¿Hay alguna relación en la manera que Marçal describe a Dios y la
manera cómo Szymborska describe a Lot?, apunta los versos que
se parezcan de una y otra.
12. ¿Qué tipo de razones se apuntan en los versos diez y once?, ¿qué
te parece que quiere decir cuando habla de que quizás Dios hubiese
cambiado de parecer?
Bloque B
1. ¿Qué contrapone entre los versos doce y trece?, ¿por qué crees que
ellas ya han coronado la montaña y ella no?, ¿qué diferencia hay
entre ellas y ella? ¿Qué relación establece con lo que dice en el
verso catorce?
2. ¿Qué tipo de acciones describe los versos quince y dieciséis?,
¿tienen relación con los versos inmediatamente anteriores?
3. ¿De qué hablan los cuatro siguientes versos?, ¿te parece que los
animales pueden encarnar la vida?, ¿qué tipo de situación
describen?
4. ¿Qué sentimientos describe entre los versos veintiuno y veintitrés?
5. ¿Qué pasa en los dos siguientes versos?
6. ¿Cómo lo relacionarías con la reacción que tiene la gente de
Sodoma en los versos veintiséis y veintisiete?, ¿por qué rompen a
reír?, ¿cómo se relaciona el verso veintiocho con los anteriores?, ¿y
el veintinueve?
7. ¿Te parece que los versos treinta y treinta y uno se contradicen o
más bien se complementan?, ¿por qué motivo dice que se giró?
8. ¿Qué dice de los versos treinta y dos al treinta y cinco?, ¿qué tipo
de accidente describe?, ¿hay algún elemento que ya haya salido
anteriormente?
9. ¿Qué hace la mujer en los versos treinta y seis y treinta y siete?, ¿son
acciones voluntarias o involuntarias?, ¿de ritmo rápido o lento?, ¿dan
tiempo para poder pensar o no?, ¿qué cae del cielo?, ¿por qué caen
tantos pájaros?, ¿por qué ella se retuerce?
10. ¿Qué hubiese pensado una persona que lo hubiera visto?, ¿las
apariencias la hubiesen engañado o tendría una percepción correcta?
11. ¿Qué no excluye respecto a sus propios ojos en el verso cuarenta y dos?
12. ¿Se sabe nada con seguridad de todo lo que pasó?, ¿realmente ella
se giró para mirar hacia atrás?
13. En el primer verso salía la expresión «dicen que», ¿tiene relación con
el «Es posible» del último verso?
14. ¿Te parece un final irónico?, ¿por qué?

Eulalia Ledó Cunill (2012) Escritoras del mundo. Navarra