Anda di halaman 1dari 3

¿Cuándo y cómo surge la revista Khronos?

Apenas hace un año. Después de observar durante bastante tiempo la existencia


de toda una amalgama de revistas que se hacen llamar de “divulgación histórica”, junto a
la proliferación de gran cantidad de blogs que muestran una Historia sin fundamento que
se aleja de la realidad para convertirse en la historia novelada y que carece del rigor
científico que requiere el análisis de nuestro pasado; un error muy común que cometen
aquellos que desconocen el método de estudio de la Historia, arrastrando y difundiendo
toda una serie de abusos, tergiversaciones, tópicos o errores, bajo la creencia de que la
investigación de la Historia puede ser realizada por cualquiera, aun careciendo de la
formación necesaria… Algo que nunca ocurriría, por ejemplo, en el caso de la Medicina.

¿Quiénes participan en la misma y cuáles son los objetivos principales que persigue
la publicación?

Nuestro equipo está compuesto principalmente por jóvenes historiadores


formados en universidades de todo nuestro país, así como otros profesionales de las
Ciencias Sociales y Humanísticas. La restricción a un grupo tan específico se debe
fundamentalmente a la necesidad de conocer el método histórico y todas las herramientas
necesarias para crear historia, porque la Historia la hacen los historiadores y no se “cría”
en las bibliotecas. El paso previo para difundir el conocimiento del pasado es la
investigación, recopilación e interpretación del mismo.

El objetivo primordial de Khronos es romper con el estigma que pesa sobre la


Historia, al ser considerada aburrida, insustancial e inútil, pero sin caer en la banalización
de la misma, como ocurre en muchos de los casos ya mencionados. Para ello, Khronos
Historia, pretende reconciliar al academicismo histórico y “la calle”, eliminando las
distancias actuales entre investigadores (que normalmente permanecen en su torre de
marfil) y divulgadores frecuentemente ajenos a nuestra ciencia. Esta premisa se consigue
aglutinando a investigador y divulgador en la misma persona.

¿A quién está especialmente dirigida?

Nuestro proyecto pretende no ceñirse a un único sector de la población, ya que


consideramos esencial hacer llegar la Historia a toda la ciudadanía, de poco sirve el
conocimiento histórico si se queda en la academia, y encerrado en las bibliotecas, alejada
de su legítima dueña, la ciudadanía. Hace tiempo que esta función social de la Historia se
abandonó (si es que alguna vez existió) en beneficio de su uso partidista y sesgado,
alejando la propia razón de ser de la Historia: ser contada y servir para la vida. En
definitiva, Khronos promueva una divulgación abierta a todo el mundo, sin importar edad
o formación.
¿Es un proyecto de carácter voluntario o percibe algún tipo de financiación?

Es un proyecto de carácter solidario basado en la colaboración altruista guiada por


la vocación de todos los que componemos este equipo y por el afán llevar la Historia al
público en general, ya que consideramos responsabilidad de los historiadores hacer llegar
el conocimiento del pasado a la ciudadanía. Además, el hecho de no tener que responder
a grupos de presión, nos otorga libertad para escribir motivados en base a nuestros propios
principios.

Por ello estamos abiertos a la colaboración de aquellos profesionales de la materia


a los que les interese formar parte de nuestra gran familia, en Khronos contarán con un
espacio abierto donde podrán escribir sobre su pasión, sin restricciones y sin ataduras.

Podría comentar brevemente las distintas secciones que componen esta publicación

Khronos se sustenta en tres pilares. El primero y fundamental tiene la forma


tradicional de una revista; se trata de artículos divertidos, breves, ilustrados, con un
lenguaje sencillo y cercano. A pesar de que la mayoría de nuestros artículos son
transversales y de que no creemos en el encajonamiento clásico de la Historia, por
comodidad y amplio uso de la periodización habitual, nuestros posts aparecen divididos
en las 5 categorías tradicionales (Prehistoria, Antigua, Medieval, Moderna y
Contemporánea).

En segundo lugar, desde nuestro apartado “Desafíate” promovemos el


acercamiento a la Historia de una forma lúdica, mediante juegos y test en los que el lector
podrá poner a prueba sus conocimientos y publicarlo en las RRSS, con divertidos
cuestionarios como “¿Sabes más Historia que un niño de 12 años?”

Por último, una sección que estrenamos en breve “Khronos Experience”, en la


que a través de la emisión en radio, y posteriormente vía podcast, el usuario podrá
escuchar y descargar las Historias de Khronos, para aproximarse a nuestro pasado de una
forma más dinámica.

En su opinión, ¿qué iniciativas podrían tomarse para revitalizar el interés y la


curiosidad por la Historia en los jóvenes?

Aunque la mayoría de la gente no lo sepa, todo el mundo y en todo momento


consume Historia aunque no sea consciente de hacerlo, no sólo porque sea parte de
nuestra realidad cotidiana, sino porque nos encanta; todos hemos visto Gladiator,
rezamos porque no nos hagan spoiler del nuevo capítulo de Vikings o hemos jugado al
Assasin´s Creeds… Está claro que nos gusta la Historia pero los métodos tradicionales
no saben cautivar al público. Así que creemos que para hacerla atractiva a la gente debe
transmitirse con un lenguaje y unas formas cotidianas, que todo el mundo entienda.
Podría comentar cuáles son los principales problemas que encuentran los titulados
en las Áreas de Historia y Humanidades para acceder al mercado laboral, y cuáles
son las principales salidas profesionales para estos titulados.

Es evidente que existen problemas entre los graduados en Historia y el resto de


ramas de Humanidades para incorporarse a un mercado laboral, ya difícil de por sí. La
salida lógica parece ser la educación pública, sin embargo, la tendencia hacia la
privatización de la educación dificulta este camino que nunca fue fácil. La otra vía natural
es la investigación y la docencia universitaria, igualmente complicada por las políticas de
recortes educativos, más si cabe en un tema tan desprestigiado como la Historia, debido
a que actualmente se busca crear “obreros mecánicos subversivos” más que individuos
críticos que reflexionen. En este sentido, nosotros proponemos una tercera vía, la
divulgación histórica responsable y de calidad; debemos recuperar el compromiso de
hacer llegar nuestro pasado a la sociedad, esa función de la Historia que hace tiempo que
los historiadores abandonamos y está siendo explotada por personas ajenas a nuestro
ámbito.

¿Cómo puede el conocimiento de la historia mejorar las condiciones de vida en la


actualidad?

El conocimiento y el análisis de nuestro pasado se hace esencial para comprender


la realidad que vivimos, quiénes somos y hacia dónde nos dirigimos. La Historia brinda
a la ciudadanía las herramientas necesarias para desarrollar un sólido sentido crítico e
invita a la reflexión. Hoy en día, con la masificación de los medios de comunicación se
hace vital disponer de la capacidad de discernir entre abusos, tergiversaciones y usos
partidistas de la información, y la Historia nos otorga armas para luchar contra estos
peligros. Frente al uso tradicional de la Historia como instrumento de adoctrinamiento
nacional, se debe promover una Historia basada en la capacidad propia de pensar y en la
adquisición de valores y principios como la equidad, la libertad y la justicia. Como dijo
Georges Orwell: “quien controla el pasado controla el futuro; quien controla el presente
controla el pasado”.