Anda di halaman 1dari 114

JOAQUÍN MUR TORRES

JOAQUÍN MUR AMADA

TEMARIO PARA INGRESO


EN EL GRUPO
AUXILIAR ADMINISTRATIVO
DEL SERVICIO ARAGONÉS
DE SALUD

TOMO I

ZARAGOZA
2009
© Joaquín Mur Torres (Temas 1 al 25)
Apdo. 895 – 50080 Zaragoza
Fax: 976 75 17 92
© Joaquín Mur Amada (Temas 26 al 30)

I.S.B.N.: 978-84-95050-97-7 (Obra completa)


I.S.B.N.: 978-84-95050-98-4 (Tomo I)
Depósito Legal: Z-1165-2009

Imprime: COPYCENTER DIGITAL


Avda. Goya, 58. 50005 – ZARAGOZA
ÍNDICE

Tema Pag.

1. La Constitución Española de 1978: Principios funda-


mentales. Derechos y deberes fundamentales de los
ciudadanos. La protección de la salud en la Cons-
titución..................................................................... 3

2. El Estatuto de Autonomía de Aragón. Principios in-


formadores. Estructura y contenido. La organización
institucional de la Comunidad Autónoma. Las Cortes
y el Justicia de Aragón. Las competencias de la
Comunidad de Aragón con especial referencia a las
relativas a la sanidad............................................... 37

3. La Ley 14/1986, de 25 de abril, General de Sanidad:


El Sistema Nacional de Salud y los Servicios de Sa-
lud de las Comunidades Autónomas. El Área de
Salud…………………………………………………………… 97

4. La Ley 6/2002, de 15 de abril, de Salud de Aragón.


Principios generales. Derechos y deberes de los
ciudadanos. Derechos de información sobre la salud
y autonomía del paciente…………………………………. 133

5. Estructura del Departamento de Salud y Consumo.


Estructura del Servicio Aragonés de Salud. Decreto
Legislativo 2/2004, de 30 de diciembre, del Texto
refundido de la Ley del Servicio Aragonés de Sa-
lud…………………………………………………………… 157

6. Decreto 41/2005, de 22 de febrero, de organización y


funcionamiento del Sector Sanitario en el Sistema de
Salud de Aragón……………………………………………. 211

JOAQUÍN MUR TORRES – ZARAGOZA 2009 601


7. Ley 55/2003, de 16 de noviembre, del Estatuto Mar-
co del Personal Estatutario de los Servicios de Salud
(I). Clasificación del Personal Estatutario. Derechos y
Deberes. Adquisición y pérdida de la condición de
personal estatutario. Provisión de plazas, selección y
promoción interna. Movilidad del personal……………. 249

8. Estatuto Marco del Personal Estatutario de los Servi-


cios de Salud (II). Retribuciones. Jornada de trabajo,
permisos y licencias. Situaciones del personal es-
tatutario. Régimen disciplinario. Incompatibilida-
des………………………………………………………………. 285

9. Ley de Prevención de Riesgos Laborales: conceptos


básicos. Derechos y obligaciones en materia de
seguridad en el trabajo. Organización de la pre-
vención de riesgos laborales en el Departamento de
Salud y Consumo: Unidad Central y Unidades Bási-
cas de Prevención…………………………………………… 335

10. La Ley 7/2007, de 12 de abril, del Estatuto Básico


del Empleado Público. Deberes del empleado público
y código de conducta. Representación, participación
y negociación colectiva…………………………………….. 371

11. El Régimen General de Seguridad Social. Estructura


del Sistema de Seguridad Social. Afiliación, cotiza-
ción y recuadación. Acción protectora, concepto y
clases de prestaciones……………………………………… 411

12. La atención primaria de la salud: concepto y carac-


terísticas generales. La ordenación de la Atención
Primaria en la Comunidad Autónoma de Aragón. Ór-
ganos de dirección………………………………………….. 479

13. La asistencia especializada: concepto y ca-


racterísticas generales. La ordenación de la atención
especializada en la Comunidad Autónoma de Aragón.
Órganos de dirección……………………………………… 519

602 JOAQUÍN MUR TORRES – ZARAGOZA 2009


14. El usuario del Sistema Nacional de Salud: sus
derechos y deberes. La tarjeta sanitaria individual.
El derecho de información sanitaria y a la intimidad
en la Ley 41/2002, de 14 de noviembre, básica
reguladora de la autonomía del paciente y derechos y
obligaciones en materia de información y documen-
tación clínica…………………………………………………. 547

15. La comunicación paciente/usuario. Factores que la


facilitan o dificultan. Diferencia entre información y
comunicación………………………………………………… 573

JOAQUÍN MUR TORRES – ZARAGOZA 2009 603


Tema 1

La Constitución española de
1978: Principios fundamenta-
les. Derechos y deberes funda-
mentales de los ciudadanos.
La protección de la salud en
la Constitución.

Sumario
1. La Constitución española de 1978: Principios fundamen-
tales.
1.1. Concepto de Constitución.
1.2. Cronología de la Constitución Española de 1978.
1.3. Características.
1.4. Estructura y contenido.
1.5. Principios básicos.

2. Derechos y deberes fundamentales.


2.1. Derechos fundamentales.
2.1.1. Derechos de ámbito personal.
2.1.2. Derechos de la esfera privada.
2.1.3. Derechos de ámbito político.
2.1.4. Derechos sociales.
2.2. Deberes fundamentales.

JOAQUÍN MUR TORRES – ZARAGOZA 2009 3


2.2.1. Deberes morales.
2.2.2. Deberes-obligación.

3. Garantía y suspensión de los derechos fundamentales.


3.1. Niveles de protección de los derechos fundamentales.
3.2. Suspensión de los derechos fundamentales.

4. La protección a la salud en la Constitución.


4.1. El artículo 43 de la Constitución, norma principal del
derecho a la protección de la salud.
4.2. El reparto constitucional de competencias entre el
Estado y las Comunidades Autónomas en relación con
el derecho a la protección de la salud.
4.3. Otras normas constitucionales relacionadas con el
derecho a la protección de la salud.
4.4. Carácter de las normas constitucionales sobre el
derecho a la protección de la salud.

1. La Constitución Española de 1978: Principios


fundamentales

1.1. Concepto de Constitución

Una Constitución es una Superley. Es la norma de las


normas.
En definición de C. VIVER PI-SUNYER, la Constitución es la
norma jurídica suprema, que regula los principios fundamentales
de la convivencia política de una comunidad, que emana de un
proceso especial -en el que generalmente interviene el pueblo de
forma directa- y que está dotada de un procedimiento de reforma
más gravoso que el utilizado para modificar las demás normas
jurídicas.

1.2. Cronología de la Constitución Española de 1978

― Aprobada por las Cortes el 31-10-78.

4 JOAQUÍN MUR TORRES – ZARAGOZA 2009


― Ratificada por Referéndum el 6-12-78.
― Sancionada por el Rey el 27-12-78.
― Promulgada en el B.O.E. el 29-12-78, fecha inicial de
vigencia.
― Reformada en su artículo 13.2 el 27-8-92, siendo la fecha
de entrada en vigor de la reforma el mismo día de su
publicación en el BOE, el 28-8-92.

1.3. Características

• Es una Constitución escrita: de acuerdo con la tradición


constitucional continental europea, es una Constitución escrita y
codificada. No se ha tratado de crear una Constitución funda-
mentalmente consuetudinaria al estilo inglés ni se quiso articular
el texto constitucional en una serie más o menos amplia de leyes
independientes.
• Es una Constitución extensa: con excepción de la
Constitución de 1812, la actual es la más extensa de las
Constituciones españolas. Y ello no sólo por el número de artículos
(169 con 4 disposiciones adicionales, 9 transitorias, 1 derogatoria y
1 final), sino por la extensión y complejidad de muchos de ellos
(por ej. el 149).
• Es una Constitución rígida: es decir, de difícil reforma. Está
pensada para que no pueda cualquier mayoría, por sí sola y sin
acuerdo de la oposición, proceder a una reforma constitucional.
• Es una Constitución consensuada: su realización fue
posible gracias a una serie de pactos entre las fuerzas políticas del
país. Lo que produce ambigüedad en algunos preceptos, permi-
tiendo interpretaciones diversas. Quizás la elasticidad de esta
Constitución está permitiendo que sea duradera.
• Es una Constitución de origen popular: fue elaborada y
aprobada por un parlamento elegido por el pueblo; fue aprobada
por el pueblo en referéndum.

1.4. Estructura y contenido

La estructura de nuestra Constitución es como sigue:

JOAQUÍN MUR TORRES – ZARAGOZA 2009 5


• Un preámbulo: en el que se exponen los motivos para la
adopción del texto constitucional y los objetivos pretendidos.
• Once títulos: de los cuales hay uno denominado Título
preliminar, estando numerados los restantes del uno al diez. Su
contenido es el que a continuación se indica:
Título Preliminar . Principios generales.
Título Primero ..... De los derechos y deberes fundamentales.
Título Segundo..... De la Corona.
Título Tercero...... De las Cortes Generales.
Título Cuarto ...... Del Gobierno y de la Administración.
Título Quinto ...... De las relaciones entre el Gobierno y las Cortes.
Título Sexto.......... Del Poder Judicial.
Título Séptimo ..... Economía y Hacienda.
Título Octavo ....... De la Organización Territorial del Estado.
Título Noveno....... Del Tribunal Constitucional.
Título Décimo....... De la reforma constitucional.
Hay que decir también en relación con la estructura de la
Constitución:
• Los títulos pueden dividirse en capítulos; en un supuesto
(capítulo II del título I) el capítulo se divide en secciones.
• La Constitución tiene, como ya hemos comentado antes,
169 artículos, 4 disposiciones adicionales, 9 transitorias, 1
derogatoria y 1 final.
Doctrinalmente se distingue entre Parte Dogmática y Parte
Orgánica de la Constitución.
La Parte Dogmática comprende la definición de los principios
generales referentes a la estructura política, así como la
declaración de derechos y el régimen de libertades. Son los títulos
preliminar y primero.
La Parte Orgánica define la composición y funcionamiento de
los órganos del Poder público y el reparto de la competencia y
relaciones entre ellos. Son los títulos segundo al décimo.

6 JOAQUÍN MUR TORRES – ZARAGOZA 2009


1.5. Principios básicos

El Título preliminar (arts. 1 al 9) fija los valores que inspiran


la actual Constitución española de 27 de diciembre de 1978.
Estos valores o principios básicos son los siguientes:

A) España se constituye en un Estado social y democrático de


Derecho.
Ante esta afirmación del art.º 1.º de nuestra Constitución
caben plantearse dos cuestiones:
1.ª Cuestión. ¿Qué es el Estado? ¿Debiera haber dicho el texto
constitucional: “España es…”? Pensamos que la redacción del
precepto es correcta, pues:
España es la nación, es decir, una comunidad histórica,
cultural y sociológica que opta en favor de que: su orga-
nización jurídico-política, que es el Estado,
sea de un determinado tipo: social y democrático de De-
recho.
2.ª Cuestión. ¿Qué significan estas tres ideas, que el
legislador constituyente entendió complementarias para definir el
Estado Español?
• Estado de derecho significa:
― que los ciudadanos y los poderes públicos están sujetos a
la Constitución y al resto del ordenamiento jurídico;
― que este ordenamiento jurídico debe realizar lo que es
adecuado para que la persona tenga su plena dignidad y
pueda desarrollar libremente su personalidad.
El Estado de Derecho debe concebirse como un principio
ético de limitación de la arbitrariedad del poder y de respeto al
Derecho.
• Estado social significa:
― igualdad ante la ley;
― que son fines fundamentales del Estado los de redistri-
bución de la riqueza y compensación de las discrimina-
ciones reales que proceden de la naturaleza o de la so-
ciedad.

JOAQUÍN MUR TORRES – ZARAGOZA 2009 7


• Estado democrático significa:
― que la soberanía reside en el pueblo;
― pero “Estado Democrático” indica también:
x que es una tarea de los poderes públicos facilitar la
participación de todos los ciudadanos en la vida
política, social, cultural y económica;
x que la democracia, como norma de convivencia,
implica el derecho a la libertad.

B) Los valores superiores del ordenamiento jurídico español


son:
la libertad,
la justicia,
la igualdad y
el pluralismo político.

C) La soberanía nacional reside en el pueblo español, del que


emanan los poderes del Estado.
De esta afirmación de la Constitución (art.º 1.2), se deduce
nítidamente que todos los poderes e instituciones surgen del
pueblo: la Monarquía, las Cortes Generales, la Justicia, el
Gobierno, etc.

D) La forma política del Estado Español es la Monarquía


parlamentaria.
Cuando la Constitución afirma que la monarquía es parla-
mentaria, quiere decir básicamente lo siguiente:
Que, en la práctica, el Rey reina pero no gobierna. La función
legislativa corresponde, esencialmente, al Parlamento. La función
ejecutiva corresponde al Gobierno. El Rey ni gobierna ni legisla. El
Rey tiene una función arbitral.

E) Hay una única Nación española, integrada por nacionali-


dades y regiones a las que se garantiza el derecho a la autonomía.
Se trata del principio, repetido en numerosas ocasiones en la
Constitución, de que la autonomía política no atenta contra la

8 JOAQUÍN MUR TORRES – ZARAGOZA 2009


Temario para las oposiciones al grupo Auxiliar
Administrativo del Servicio Aragonés de SALUD

• Temario absolutamente actualizado a la fecha de la


convocatoria:
o BOA del 27-3-2009.
• El precio de la obra completa es 56 euros, incluido IVA.
• El temario se actualizará gratuitamente un mes antes del
examen. El cuaderno de actualización se podrá recoger en la
librería o academia de adquisición; enviándose, sin
necesidad de petición, al domicilio del opositor en el
supuesto de adquisición por correo.
• Temario elaborado con los mejores criterios didácticos
para facilitar la memorización por parte del opositor.

Adquisición del temario:

• En las principales librerías y academias de la Comunidad


Autónoma de Aragón.
• Por correo -paquete azul- contra reembolso (no se cobran
gastos de envío).

JOAQUÍN MUR TORRES ZARAGOZA 2009 www.joaquinmur.com


3. La organización institucional de la Comunidad
Autónoma de Aragón
De acuerdo con el artículo 32 del Estatuto de Autonomía de
Aragón, son instituciones de la Comunidad Autónoma de Aragón
las siguientes:
― Las Cortes.
― El Presidente.
― El Gobierno o la Diputación General.
― El Justicia de Aragón.
Analizaremos cada una de estas instituciones en epígrafes
independientes.

4. Las Cortes de Aragón

4.1. Características generales

Las Cortes de Aragón:


• Representan al pueblo aragonés.
• Tienen carácter unicameral.
• Llevan a cabo las tres funciones clásicas de todo Parla-
mento:
¾ el ejercicio de la potestad legislativa;
¾ el impulso y control de la acción del Gobierno;
¾ la aprobación de los presupuestos.
• Ejercen las demás competencias que les confieren:
¾ la Constitución;
¾ el Estatuto de Autonomía;
¾ el resto de normas del ordenamiento jurídico.
• Son inviolables.
• Pueden ser disueltas por el Presidente del Gobierno de
Aragón.

JOAQUÍN MUR TORRES – ZARAGOZA 2009 55


• En base a su autonomía, establecen su propio Reglamento,
aprueban sus presupuestos y regulan el estatuto de sus funciona-
rios y personal; debiendo ser aprobado el Reglamento por mayoría
absoluta de sus miembros.
• Tienen su sede permanente en la ciudad de Zaragoza, en el
palacio de la Aljafería, sin perjuicio de que se puedan celebrar
sesiones en otros lugares dentro del territorio de Aragón.

4.2. Composición y régimen electoral

4.2.1. Número de diputados y diputadas

• De acuerdo con el artículo 36 del Estatuto de Autonomía,


“las Cortes de Aragón, según se establezca en la ley electoral,
estarán integradas por un número de Diputados y Diputadas
comprendido entre sesenta y cinco y ochenta, correspondiendo a
cada circunscripción electoral un número tal que la cifra de ha-
bitantes necesarios para asignar un Diputado a la circunscripción
más poblada no supere 2,75 veces la correspondiente a la menos
poblada.”
• De acuerdo con el artículo 13 de la citada Ley electoral de la
Comunidad Autónoma de Aragón (Ley 2/1987, de febrero), las
Cortes de Aragón están formadas concretamente por 67 diputados,
siendo su distribución actual, en aplicación de dicho artículo, la
siguiente:
Teruel: 14 diputados.
Huesca: 18 diputados.
Zaragoza: 35 diputados.

4.2.2. Elección

a) Los diputados y diputadas se eligen:


• mediante sufragio
¾ universal,
¾ igual,
¾ libre,

56 JOAQUÍN MUR TORRES – ZARAGOZA 2009


¾ directo
¾ y secreto;
• por un período de cuatro años;
• atendiendo a criterios de representación proporcional que
aseguren además, la representación de las diversas zonas del terri-
torio;
• siendo la circunscripción electoral la provincia.

b) Son elegibles a Cortes de Aragón los ciudadanos y las ciu-


dadanas
― que tengan la condición política de aragoneses
― y que, de acuerdo con lo previsto en la ley electoral, estén
en el pleno uso de sus derechos políticos.

c) La ley electoral, aprobada en las Cortes de Aragón por


mayoría absoluta, determina las causas de inelegibilidad e
incompatibilidad de los Diputados.

4.3. Estatuto de los diputados

De acuerdo con el artículo 38 del Estatuto de Autonomía de


Aragón, los diputados y diputadas de Aragón tienen las prerroga-
tivas siguientes:
• No están vinculados por mandato imperativo.
• Son inviolables, aun después de haber cesado en su
mandato, por los votos y opiniones que emitan en el ejercicio de su
cargo.
• Durante su mandato no podrán ser detenidos ni retenidos
por los actos delictivos cometidos en el territorio aragonés, sino en
caso de flagrante delito, correspondiendo decidir, en todo caso,
sobre su inculpación, prisión, procesamiento y juicio al Tribunal
Superior de Justicia de Aragón. Fuera de dicho territorio, su
responsabilidad penal será exigible, en los mismos términos, ante
la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo.
Esta última prerrogativa se conoce como “inmunidad”, pero la
inmunidad de los diputados de las Cortes de Aragón es inferior a la

JOAQUÍN MUR TORRES – ZARAGOZA 2009 57


que la Constitución establece para los parlamentarios de las
Cortes Generales, pues, en relación con estos últimos parla-
mentarios, el Congreso o el Senado deben autorizar su procesa-
miento.

4.4. Organización de las Cortes de Aragón

Debemos considerar los siguientes órganos de las Cortes de


Aragón:
― Órganos de gobierno: el Presidente, la Mesa, la Diputación
Permanente y la Junta de Portavoces.
― Órganos funcionales:
¾ de producción parlamentaria: el Pleno y las Comi-
siones.
¾ de gestión: los grupos parlamentarios.
Veamos cada uno de estos órganos:

A) Órganos de gobierno:

• El Presidente: Ostenta la máxima representación de las


Cortes de Aragón, establece y mantiene el orden de las discu-
siones, dirige los debates y asegura la buena marcha de los
trabajos.
• La Mesa: Es el órgano rector de las Cortes de Aragón,
estando integrada por el Presidente de las Cortes de Aragón, dos
Vicepresidente y dos Secretarios.
• La Diputación Permanente:
1) Es el órgano al que corresponde velar por los poderes de
las Cortes de Aragón,
― cuando éstas no estén reunidas;
― o cuando haya expirado su mandato;
― o cuando queden disueltas:
¾ por no haberse conseguido la investidura del
Presidente del Gobierno de Aragón en el plazo de
dos meses a partir de la constitución de las Cortes;

58 JOAQUÍN MUR TORRES – ZARAGOZA 2009


¾ o por acordarlo así el Presidente del Gobierno de
Aragón.
2) Está integrada por el Presidente de las Cortes que la
presidirá, por los demás miembros de la Mesa de las Cortes y por
el número de diputados que, respecto de cada grupo parlamentario
fije la Mesa, de acuerdo con la Junta de Portavoces.
• La Junta de Portavoces: Es el órgano constituido por los
Portavoces de los distintos grupos parlamentarios, con funciones
tendentes a agilizar y mejorar el trabajo parlamentario.

B) Órganos de producción parlamentaria:


• El Pleno: Es la reunión de todos los diputados integrantes
de la Cámara, con la función fundamental de aprobación de las leyes.
• Las Comisiones: Son los órganos integrados por los
miembros que designen los grupos parlamentarios en el número
que, respecto a cada uno de ellos, fije la Mesa de las Cortes,
encargados de preparar el trabajo parlamentario.
Las Comisiones pueden ser permanentes y no permanentes.
Las Comisiones permanentes tienen como función fundamen-
tal, entre otras, dictaminar los proyectos y proposiciones de ley,
para su posterior debate y aprobación en el Pleno.
Las Comisiones permanentes son actualmente las siguientes:
Institucional; Economía y Presupuestos; Ordenación Territorial;
Agraria; Industria, Comercio y Turismo; Sanidad y Asuntos
Sociales; Educación y Cultura; Medio Ambiente; Peticiones y Dere-
chos Humanos; Reglamento y Estatuto de los Diputados.
Las Comisiones no permanentes pueden ser: Comisiones de
investigación o Comisiones especiales para el estudio de un asunto
concreto.

C) Órgano de gestión: los grupos parlamentarios:


Constituyen el eje vertebral de las actividades del Parlamento,
precisando el Estatuto de Autonomía que “participarán en la
Diputación Permanente y Comisiones, en proporción a su impor-
tancia numérica.”
Según el artículo 20 del Reglamento de las Cortes, los
diputados en número no inferior a tres, incluidos en las listas de un

JOAQUÍN MUR TORRES – ZARAGOZA 2009 59


mismo partido, agrupación o coalición electoral que hubiera
comparecido como tal ante el electorado en las últimas elecciones
autonómicas, tendrán derecho a constituir grupo parlamentario
propio.
Precisa dicho artículo:
― Por cada partido, agrupación o coalición electoral sólo
podrá constituirse un grupo parlamentario.
― Ningún diputado podrá formar parte de más de un grupo
parlamentario.
Por su parte, el artículo 22 del citado Reglamento indica que
los diputados que no hayan quedado integrados dentro de un
grupo parlamentario en el plazo de los ocho días siguientes a la
constitución de las Cortes, o que durante la legislatura dejaran de
pertenecer a su grupo parlamentario, quedarán incorporados al
Grupo Mixto por todo el tiempo que reste de legislatura.

4.5. Funcionamiento de las Cortes de Aragón

El funcionamiento de las Cortes de Aragón se efectúa funda-


mentalmente a través de las sesiones.
El artículo 75.1 del Reglamento de las Cortes entiende por
sesión “el tiempo parlamentario dedicado a agotar un orden del
día”. Lo que significa que la sesión puede registrar reuniones en
varios días.
Las sesiones pueden ser ordinarias y extraordinarias.
Los periodos ordinarios de sesiones son dos:
― El primero tendrá lugar entre septiembre y diciembre.
― El segundo tendrá lugar entre febrero y junio.
Las sesiones extraordinarias serán convocadas por el
Presidente de las Cortes de Aragón, con especificación en todo caso
del orden del día, a petición:
― de la Diputación Permanente;
― de una quinta parte de los Diputados;
― del número de grupos parlamentarios que el Reglamento
de las Cortes determine (en el actual Reglamento, dos);

60 JOAQUÍN MUR TORRES – ZARAGOZA 2009


― del Gobierno de Aragón.

4.6. Funciones de las Cortes de Aragón

Hay que distinguir:


― Funciones principales: legislativa; de control de la acción
del Gobierno; de aprobación del presupuesto.
― Otras funciones: electivas, constitucionales; tributaria.

4.6.1. Función legislativa

Como dice el art. 42.1 del Estatuto de Autonomía, las Cortes


de Aragón ejercen la potestad legislativa.
Conviene distinguir los siguientes cinco puntos, en relación
con la función legislativa de las Cortes de Aragón.

Punto 1º) Iniciativa legislativa:


La cuestión brevemente tratada por el artículo 42.2 del
Estatuto, ha sido desarrollada por: Texto Refundido de la Ley del
Presidente y del Gobierno de Aragón, aprobado por Decreto Legis-
lativo 1/2001, de 3 de julio, en relación con los proyectos de ley;
arts. 137 a 142 del Reglamento de las Cortes en relación con las
proposiciones de ley; Ley 7/1984, de 27 de diciembre, en relación
con la iniciativa legislativa popular.
De acuerdo con esta normativa, las modalidades de iniciativa
son las siguientes:

a) Proyectos de ley:
De conformidad con el art.º 26 del citado Texto Refundido,
procede indicar:
Los anteproyectos de ley se formulan por los Departamentos
a quienes les compete según la materia. En el supuesto de que
exista interés de varios Departamentos, el Gobierno (la Diputación
General) determinará lo procedente acerca de su formulación.
El Gobierno aprueba los proyectos de ley y los envía para su
tramitación a las Cortes de Aragón acompañados de una exposi-
ción de motivos en la que, al menos, se justificará la necesidad de

JOAQUÍN MUR TORRES – ZARAGOZA 2009 61


Temario para las oposiciones al grupo Auxiliar
Administrativo del Servicio Aragonés de SALUD

• Temario absolutamente actualizado a la fecha de la


convocatoria:
o BOA del 27-3-2009.
• El precio de la obra completa es 56 euros, incluido IVA.
• El temario se actualizará gratuitamente un mes antes del
examen. El cuaderno de actualización se podrá recoger en la
librería o academia de adquisición; enviándose, sin
necesidad de petición, al domicilio del opositor en el
supuesto de adquisición por correo.
• Temario elaborado con los mejores criterios didácticos
para facilitar la memorización por parte del opositor.

Adquisición del temario:

• En las principales librerías y academias de la Comunidad


Autónoma de Aragón.
• Por correo -paquete azul- contra reembolso (no se cobran
gastos de envío).

Más información en: www.joaquinmur.com


Tema 3

La Ley 14/1986, de 25 de
abril, General de Sanidad.
El Sistema Nacional de
Salud y los Servicios de
Salud de las Comunidades
Autónomas. El Área de
Salud.

Sumario
1. La Ley 14/1986, de 25 de abril, General de Sanidad.
1.1. Fundamentos.
1.2. Finalidad.
1.3. Carácter de la Ley General de Sanidad.
1.4. Contenido de la Ley.
1.5. Examen especial de los aspectos principales de la Ley.
1.5.1. El alcance del derecho a la protección de la
salud.
1.5.2. Los fines de las actuaciones de las Administra-
ciones Públicas Sanitarias.
1.5.3. Competencias de las Administraciones Públicas
en materia de sanidad.
1.5.3.1. Competencias del Estado.

JOAQUÍN MUR TORRES ZARAGOZA 2009 97


1.5.3.2. Competencias de las Comunidades Au-
tónomas.
1.5.3.3. Competencias de las Corporaciones Lo-
cales.

2. El Sistema Nacional de Salud y los Servicios de Salud de


las Comunidades Autónomas.
2.1. El Sistema Nacional de Salud.
2.1.1. Concepto y características del Sistema Nacional
de Salud.
2.1.2. Las actuaciones sanitarias del Sistema Nacional
de Salud.
2.2. Los Servicios de Salud de las Comunidades Autónomas.

3. El Área de Salud.
3.1. Concepto.
3.2. Normas básicas de la Ley General de Sanidad en relación
con las Áreas de Salud.
3.3. Normas supletorias de la Ley General de Sanidad en
relación con las Áreas de Salud.
3.3.1. Estructura orgánica.
3.3.2. Estructura funcional.

1. La Ley 14/1986, de 25 de abril, General de


Sanidad

1.1. Fundamentos

La Ley General de Sanidad, en su exposición de motivos,


explica la aparición de la propia Ley por las siguientes razones o
fundamentos:
• La necesidad de reforma de una legislación de sanidad
anticuada, en la que las responsabilidades públicas en materia de
sanidad se reducían a aquellos problemas sanitarios que podrían
afectar a la colectividad considerada como conjunto, quedando al

98 JOAQUÍN MUR TORRES – ZARAGOZA 2009


margen la asistencia a los problemas de salud individual.
• El reconocimiento en el artículo 43 y en el artículo 49 de la
Constitución del derecho de todos los ciudadanos a la protección de
la salud, derecho que, para ser efectivo, requiere de los poderes
públicos la adopción de las medidas idóneas para satisfacerlo.
• La existencia de una pluralidad de sistemas sanitarios funcio-
nando en paralelo, derrochándose las energías y las economías
públicas y sin acertar a establecer estructuras adecuadas a las
necesidades de nuestro tiempo, lo que hacía necesaria su in-
tegración.
• La institucionalización, a partir de las previsiones del Título
VIII de nuestra Constitución de Comunidades Autónomas en todo el
territorio del Estado, a las cuales han reconocido sus Estatutos
amplias competencias en materia de sanidad.

1.2. Finalidad

• La Ley General de Sanidad tiene por objeto, como dice su


artículo 1º, la regulación general de todas las acciones que permitan
hacer efectivo el derecho a la protección de la salud reconocido en el
art.º 43 y concordantes de la Constitución.
• Para hacer efectivo tal derecho de protección a la salud, la
Ley General de Sanidad crea el Sistema Nacional de Salud, que se
concibe como el conjunto de los Servicios de Salud de las Comu-
nidades Autónomas convenientemente coordinados; proyectándose
en la ley la creación de tales Servicios de Salud de una forma
paulatina.
• Podemos decir que la Ley 14/1986, de 25 de abril, General de
Sanidad, constituye el núcleo del sistema normativo de la sanidad.

1.3. Carácter de la Ley General de Sanidad

• La Ley General de Sanidad es una ley ordinaria (no una ley


orgánica), que presenta la siguiente connotación especial:
― Tiene la condición de norma básica en el sentido previsto en
el art.º 149.1.16ª de la Constitución y es de aplicación a
todo el territorio del Estado.

JOAQUÍN MUR TORRES ZARAGOZA 2009 99


― No obstante, el artículo 31, apartado 1, letras b) y c) referido
a determinadas actuaciones inspectoras, y los artículos 57 a
69, referidos a la organización de las Áreas de Salud, no
tienen tal carácter de norma básica, constituyendo derecho
supletorio en aquellas Comunidades Autónomas que hayan
dictado normas aplicables a la materia que en dichos
preceptos se regula (todas en la actualidad).
• Debido a la condición de norma básica que, con carácter
general, tiene la Ley General de Sanidad, las comunidades
Autónomas pueden dictar normas de desarrollo y complementarias
de dicha Ley en el ejercicio de las competencias que les atribuyen
los correspondientes Estatutos de Autonomía.
En la Comunidad Autónoma de Aragón, hemos de citar
fundamentalmente la Ley 6/2007, de 15 de abril, de Salud de
Aragón, que respetando los preceptos básicos de la Ley General de
Sanidad, regula la ordenación del Sistema de Salud de Aragón.

1.4. Contenido de la Ley

El contenido de la Ley General de Sanidad, que ha sufrido


bastantes derogaciones y modificaciones es actualmente el si-
guiente:

― Título Preliminar: Del derecho a la protección de la salud.


Capítulo Único.

― Título I. Del sistema de salud.


Capítulo 1.º De los principios generales.
Capítulo 2.º De las actuaciones sanitarias de los siste-
mas de salud.
Capítulo 3.º De la salud mental.
Capítulo 4.º De la salud laboral.
Capítulo 5.º De la intervención pública en relación con la
salud individual o colectiva
Capítulo 6.º De las infracciones y sanciones.

― Título II. De las competencias de las Administraciones

100 JOAQUÍN MUR TORRES – ZARAGOZA 2009


Públicas.
Capítulo 1.º De las competencias del Estado.
Capítulo 2.º De las competencias de las Comunidades Autó-
nomas.
Capítulo 3.ª De las competencias de las Corporaciones
Locales.

― Título III. De la estructura del sistema sanitaria público.


Capítulo 1.º De la organización general del sistema sani-
tario público.
Capítulo 2.º De los Servicios de Salud de las Comunida-
des Autónomas.
Capítulo 3.ª De las Áreas de Salud.
Capítulo 4.º De la coordinación general sanitaria.
Capítulo 5.º De la financiación.
Capítulo 6.º Del personal.

― Título IV. De las actividades sanitarias privadas.


Capítulo 1.º Del ejercicio libre de las profesiones sanita-
rias.
Capítulo 2.º De las Entidades Sanitarias.

― Título V. De los productos farmacéuticos.


Capítulo Único.

― Título VI. De la docencia.


Capítulo Único: De la docencia en el Sistema Nacional de
Salud.

1.5. Examen especial de los aspectos principales de la Ley

Es aspecto principal de la Ley General de Sanidad la


regulación de la estructura del sistema sanitario público, lo que
veremos, de acuerdo con el programa, en los epígrafes 2 y 3 de este
tema.

JOAQUÍN MUR TORRES ZARAGOZA 2009 101


Son asimismo aspectos principales de la LGS, que deberemos
ver a continuación, los siguientes:
― El alcance del derecho a la protección de la salud.
― Los fines de las actuaciones de las Administraciones
Públicas Sanitarias.
― Las competencias de las Administraciones Públicas.

1.5.1. El alcance del derecho a la protección de la salud

A) La Ley General de Sanidad, consecuente con el derecho


constitucional de protección a la salud, proclama en su artículo 1.2
que “son titulares del derecho a la protección de la salud y a la
atención sanitaria todos los españoles y los ciudadanos extranjeros
que tengan establecida su residencia en el territorio nacional”.
Ahora bien, la disposición transitoria 5.ª de la Ley determina
que la extensión sanitaria pública se efectuará de forma progresiva.
Dentro de esta progresividad en la extensión de la asistencia
sanitaria, hay que citar el Real Decreto 1088/1989, de 8 de
septiembre, por el que se extiende la cobertura de la asistencia
sanitaria de la Seguridad Social a las personas sin recursos
económicos suficientes.
Según este Real Decreto, desarrollado por Orden de 13 de
noviembre de 1989,
― Se reconoce el derecho a las prestaciones de la asistencia
sanitaria a los españoles que tengan establecida su residencia en
territorio nacional y carezcan de recursos económicos suficientes.
― A estos efectos se entienden comprendidas las personas
cuyas rentas, de cualquier naturaleza, sean iguales o inferiores en
cómputo anual al IPREM. Se reconoce, asimismo, este derecho,
aunque se supere dicho límite, si el cociente entre las rentas
anuales y el número de menores o incapacitados a su cargo fuera
igual o menor a la mitad del IPREM.
― La asistencia sanitaria reconocida por este Real Decreto
tiene idéntica extensión, contenido y régimen de la prevista en el
Régimen General de la Seguridad Social.
― Corresponde al órgano competente de las Comunidades
Autónomas que gestione la asistencia sanitaria de la Seguridad
102 JOAQUÍN MUR TORRES – ZARAGOZA 2009
Temario para las oposiciones al grupo Auxiliar
Administrativo del Servicio Aragonés de SALUD

• Temario absolutamente actualizado a la fecha de la


convocatoria:
o BOA del 27-3-2009.
• El precio de la obra completa es 56 euros, incluido IVA.
• El temario se actualizará gratuitamente un mes antes del
examen. El cuaderno de actualización se podrá recoger en la
librería o academia de adquisición; enviándose, sin
necesidad de petición, al domicilio del opositor en el
supuesto de adquisición por correo.
• Temario elaborado con los mejores criterios didácticos
para facilitar la memorización por parte del opositor.

Adquisición del temario:

• En las principales librerías y academias de la Comunidad


Autónoma de Aragón.
• Por correo -paquete azul- contra reembolso (no se cobran
gastos de envío).

Más información en: www.joaquinmur.com


7. Los programas de orientación en el campo de la plani-
ficación familiar y la prestación de los servicios correspondientes.
8. La promoción y mejora de la salud mental.
9. La protección, promoción y mejora de la salud laboral, con
especial atención al acoso sexual y al acoso por razón de sexo.
10. El control sanitario y la prevención de los riesgos para la
salud derivados de los productos alimentarios, incluyendo la mejora
de sus cualidades nutritivas.
11. El control sanitario de los productos farmacéuticos, otros
productos y elementos de utilización terapéutica, diagnóstica y
auxiliar y de aquellos otros que, afectando al organismo humano,
puedan suponer un riesgo para la salud de las personas.
12. Promoción y mejora de las actividades de Veterinaria de
Salud Pública, sobre todo en las áreas de la higiene alimentaria, en
mataderos e industrias de su competencia, y en la armonización
funcional que exige la prevención y lucha contra la zoonosis.
13. La difusión de la información epidemiológica general y
específica para fomentar el conocimiento detallado de problemas de
salud.
14. La mejora y adecuación de las necesidades de formación
del personal al servicio de la organización sanitaria, incluyendo
actuaciones formativas dirigidas a garantizar su capacidad para
detectar, prevenir y tratar la violencia de género.
15. El fomento de la investigación científica en el campo
específico de los problemas de salud, atendiendo a las diferencias
entre mujeres y hombres.
16. El control y mejora de la calidad de la asistencia sanitaria
en todos sus niveles.
17. El tratamiento de los datos contenidos en registros,
encuestas, estadísticas u otros sistemas de información médica
para permitir el análisis de género, incluyendo, siempre que sea
posible, su desagregación por sexo.

2.2. Los Servicios de Salud de las Comunidades Autónomas

• El eje del modelo de Sistema Nacional de Salud, que diseña la


Ley General de Sanidad, viene constituido por las Comunidades
JOAQUÍN MUR TORRES ZARAGOZA 2009 121
Autónomas.
Como hemos indicado, son los Servicios de Salud de las
Comunidades Autónomas los que, convenientemente coordinados,
constituyen el Sistema Nacional de Salud. Ahora bien, dentro de
dicho Sistema hay que incluir, además de los 17 Servicios de Salud
de las Comunidades Autónomas, las Direcciones Territoriales de
Ceuta y Melilla del Instituto Nacional de Gestión Sanitaria – Entidad
Gestora de la Seguridad Social adscrita al Ministerio de Sanidad y
Consumo-, encargadas de gestionar los servicios sanitarios en
dichas Ciudades Autónomas.
• Hay que resaltar, de acuerdo con la LGS, las siguientes
características de los Servicios de Salud:
1ª) Los Servicios de Salud de cada Comunidad Autónoma se
constituyen bajo el principio de integración. Dice a este respecto el
art.º 50.1 de la Ley General de Sanidad: “En cada Comunidad
Autónoma se constituirá un Servicio de Salud integrado por todos
los Centros, servicios y establecimientos de la propia Comunidad,
Diputaciones, Ayuntamientos y cualesquiera otras Administraciones
territoriales intracomunitarias, que estará gestionado como se
establece en los artículos siguientes bajo la responsabilidad de la
respectiva Comunidad Autónoma”.
2ª) Los Servicios de Salud se gestionan, como acabamos de
decir, bajo la responsabilidad de las Comunidades Autónomas, pero
también bajo los poderes

de dirección en lo básico
del Estado
y de coordinación

A efectos de esta coordinación se confeccionará un Plan


Integrado de Salud, con la vigencia que en el mismo se determine,
que recogerá en un documento único los planes estatales, los
planes de las Comunidades Autónomas y los planes conjuntos.
3ª) Los Servicios de Salud que se creen en las Comunidades
Autónomas se planificarán con criterios de racionalización de los
recursos, de acuerdo con las necesidades sanitarias de cada
territorio. La base de la planificación será la división de todo el
territorio en demarcaciones geográficas, al objeto de poner en
práctica los principios generales y las atenciones básicas a la salud

122 JOAQUÍN MUR TORRES – ZARAGOZA 2009


que se enuncian en la Ley General de Sanidad.
La ordenación territorial de los Servicios será competencia de
las Comunidades Autónomas y se basará en la aplicación de un
concepto integrado de atención a la salud.
Las Administraciones territoriales intracomunitarias no po-
drán crear o establecer nuevos centros o servicios sanitarios, sino
de acuerdo con los planes de salud de cada Comunidad Autónoma y
previa autorización de la misma.

3. El Área de Salud

3.1. Concepto:

Se entiende por Áreas de Salud “las estructuras fundamen-


tales del sistema sanitario, responsabilizadas de la gestión unitaria
de los centros y establecimientos del Servicio de Salud de la
Comunidad Autónoma en su demarcación territorial y de las
prestaciones sanitarias y programas sanitarios a desarrollar por
ellos” (art.º 56.2 de la Ley General de Sanidad).

3.2. Normas básicas de la Ley General de Sanidad en relación


con las Áreas de Salud

a) Actividades de las Áreas de Salud:


En todo caso, las Áreas de Salud deberán desarrollar las
siguientes actividades:
― En el ámbito de la atención primaria de salud, mediante
fórmulas de trabajo en equipo, se atenderá al individuo, la familia y
comunidad; desarrollándose, mediante programas, funciones de
promoción de la salud, prevención, curación y rehabilitación, a
través tanto de sus medios básicos, como de los equipos de apoyo a
la atención primaria.
― En el nivel de atención especializada, a realizar en los
hospitales y centros de especialidades dependientes funcionalmente
de aquéllos, se prestará la atención de mayor complejidad a los
problemas de salud y se desarrollarán las demás funciones propias
de los hospitales.

JOAQUÍN MUR TORRES ZARAGOZA 2009 123


b) Dirección de las Áreas de Salud:
Las Áreas de Salud serán dirigidas por un órgano propio,
donde deberán participar las Corporaciones Locales en ellas
situadas con una representación no inferior al 40 por 100, dentro
de las directrices y programas generales unitarios establecidos por
la Comunidad Autónoma.

c) Delimitación de las Áreas de Salud:


Las Áreas de Salud se delimitarán por Comunidades Autóno-
mas, teniendo en cuenta factores geográficos, socioeconómicos,
demográficos, laborales, epidemiológicos, culturales, climatológi-
cos, y de dotación de vías y medios de comunicación, así como las
instalaciones sanitarias del Área. Aunque puedan variar la
extensión territorial y el contingente de población comprendida en
las mismas, deberán quedar delimitadas de manera que puedan
cumplirse desde ellas los objetivos que en la Ley General de
Sanidad se señalan.

d) Población de las Áreas de Salud.


Como regla general, y sin perjuicio de las excepciones a que
hubiera lugar, atendidos los factores antes expresados, el Área de
Salud, extenderá su acción a una población no inferior a 200.000
habitantes ni superior a 250.000.
Se exceptúan de la regla anterior las Comunidades Autónomas
de Baleares y Canarias y las ciudades de Ceuta y Melilla que podrán
acomodarse a sus específicas peculiaridades.
En todo caso, cada provincia tendrá como mínimo un Área.

3.3. Normas supletorias de la Ley General de Sanidad en rela-


ción con las Áreas de Salud

Las normas de la LGS relativas a la estructura orgánica y


funcional de las Áreas de Salud, que a continuación expondremos,
constituyen derecho supletorio para aquellas Comunidades
Autónomas que hayan dictado normas aplicables sobre la materia
(todas en la actualidad).

124 JOAQUÍN MUR TORRES – ZARAGOZA 2009


Temario para las oposiciones al grupo Auxiliar
Administrativo del Servicio Aragonés de SALUD

• Temario absolutamente actualizado a la fecha de la


convocatoria:
o BOA del 27-3-2009.
• El precio de la obra completa es 56 euros, incluido IVA.
• El temario se actualizará gratuitamente un mes antes del
examen. El cuaderno de actualización se podrá recoger en la
librería o academia de adquisición; enviándose, sin
necesidad de petición, al domicilio del opositor en el
supuesto de adquisición por correo.
• Temario elaborado con los mejores criterios didácticos
para facilitar la memorización por parte del opositor.

Adquisición del temario:

• En las principales librerías y academias de la Comunidad


Autónoma de Aragón.
• Por correo -paquete azul- contra reembolso (no se cobran
gastos de envío).

JOAQUÍN MUR TORRES ZARAGOZA 2009 www.joaquinmur.com


debido a su estado físico o psíquico, deberá ponerla en cono-
cimiento de los familiares o de las personas allegadas que se
responsabilicen del paciente.

4.1.2. El derecho a la información epidemiológica.


Los ciudadanos de la Comunidad Autónoma de Aragón tienen
derecho a ser informados adecuadamente y en términos com-
prensibles de los problemas de salud de la colectividad que
impliquen un riesgo para la salud individual.

4.2. El derecho a la intimidad y a la confidencialidad

A) Alcance del derecho a la intimidad:


Toda persona tiene derecho a preservar la intimidad del
cuerpo con respecto a otras personas ajenas a los profesionales
sanitarios.

B) Alcance del derecho a la confidencialidad:


Toda persona tiene derecho:
― a que se respete la confidencialidad de los datos referentes
a su salud.
― a que nadie que no se encuentre autorizado pueda acceder
a ellos si no es al amparo de la legislación vigente;
― a que se le pida su consentimiento antes de la realización y
difusión de registros iconográficos.

C) Garantía de los derechos:


De acuerdo con el artículo 11.4 de la Ley de Salud de Aragón,
los centros asistenciales deben adoptar las medidas oportunas
para garantizar los derechos anteriores y, a tal efecto, elaborarán
las normas de régimen interno y los procedimientos protocolizados
necesarios.

JOAQUÍN MUR TORRES ZARAGOZA 2009 149


4.3. El derecho a la autonomía del paciente

Dos cuestiones fundamentales estudiaremos aquí: el consen-


timiento y las voluntades anticipadas.

4.3.1. El consentimiento

A) La exigencia de consentimiento informado:


Cualquier intervención que se produzca en el ámbito de la
salud requiere el consentimiento específico y libre de la persona
afectada, tras haber sido informada conforme a lo establecido en el
artículo 8 de la Ley de Salud de Aragón (información amplia,
verídica, comprensible y, por regla general, de forma verbal).
En el caso de que el paciente manifieste su voluntad de no ser
informado, sin perjuicio de obtenerse el consentimiento previo para
la intervención, deberá dejarse constancia documentada de esta
renuncia en la historia clínica.
En cualquier momento la persona afectada puede revocar
libremente su consentimiento.

B) Los supuestos de prestación del consentimiento informado


por escrito:
• El consentimiento debe realizarse por escrito en los casos
de:
― intervenciones quirúrgicas;
― procedimientos diagnósticos invasivos;
y, en general, cuando se lleven a cabo procedimientos que puedan
suponer riesgos e inconvenientes notorios y previsibles susceptibles
de repercutir en la salud del paciente.
• Se efectuará un documento de consentimiento para cada
supuesto, sin perjuicio de que se puedan adjuntar hojas y otros
medios informativos de carácter general.
El documento deberá contener como mínimo información
sobre la finalidad y naturaleza de la intervención, así como sus
riesgos y consecuencias más frecuentes.

150 JOAQUÍN MUR TORRES – ZARAGOZA 2009


• En todos los casos en que el paciente haya expresado su
consentimiento informado, tendrá derecho a que se le dé una copia
del documento firmado.

C) Excepciones a la exigencia de consentimiento:


• De acuerdo con el artículo 13 de la Ley de Salud de Aragón,
son situaciones de excepción a la exigencia del consentimiento:
― Cuando la no intervención suponga un riesgo para la salud
pública, si así lo exigen razones sanitarias de acuerdo con
lo que se establece en la legislación reguladora de esta
materia.
― Cuando la urgencia no permita demoras por la posibilidad
de ocasionar lesiones irreversibles o existir peligro de
fallecimiento y no haya manifestación negativa expresa del
enfermo a dicho procedimiento.
En los supuestos mencionados, se pueden realizar las
intervenciones indispensables desde el punto de vista clínico a
favor de la salud de la persona afectada.

D) Otorgamiento del consentimiento por sustitución:


• El consentimiento por sustitución se dará en las siguientes
situaciones:
a) Cuando el Médico responsable de la asistencia no considere
al enfermo en condiciones para tomar decisiones porque se
encuentre en un estado físico o psíquico que no le permite hacerse
cargo de su situación: En este caso el consentimiento debe
obtenerse de los familiares de éste o de las personas a él allegadas
que se responsabilicen del paciente.
b) En los casos de incapacidad legal: En estos casos el
consentimiento deberá darlo su representante, de acuerdo con lo
dispuesto en la legislación civil aplicable.
c) En los casos de menores: En estos casos hay que dis-
tinguir:
― Si los menores no se encuentran preparados, ni intelectual
ni emocionalmente, para poder comprender el alcance de
la intervención sobre su salud, el consentimiento debe
darlo el representante del menor, después de haber

JOAQUÍN MUR TORRES ZARAGOZA 2009 151


escuchado, en todo caso, su opinión si es mayor de doce
años.
― Si se trata de menores emancipados y adolescentes
mayores de dieciséis años, el menor dará personalmente
su consentimiento.
― Si se trata de los supuestos legales de interrupción
voluntaria del embarazo, de ensayos clínicos y de práctica
de técnicas de reproducción humana asistida, se estará a
lo dispuesto con carácter general por la legislación civil
sobre mayoría de edad, así como a lo establecido en la
normativa específica en esas materias.
• El artículo 14 de la Ley de Salud de Aragón añade las
siguientes puntualizaciones a lo dicho.
1ª) En los supuestos definidos anteriormente en los
apartados a) y b), se podrán realizar, sin la exigencia del
consentimiento previo del paciente, las intervenciones indis-
pensables desde el punto de vista clínico a favor de la salud de la
persona afectada.
2ª) En los supuestos de sustitución de la voluntad del
afectado, la decisión debe ser la más objetiva y proporcional
posible a favor del enfermo y de respeto a su dignidad personal.
Asimismo, se intentará que el enfermo participe todo lo posible en
la toma de decisiones.

4.3.2. Las voluntades anticipadas

A) Concepto:
De acuerdo con el artículo 15 de la Ley de Salud de Aragón,
“se entiende por voluntades anticipadas el documento dirigido al
Médico responsable en el que una persona mayor de edad, con
capacidad legal suficiente y libremente, manifiesta las instrucciones
a tener en cuenta cuando se encuentre en una situación en que las
circunstancias que concurran no le permitan expresar perso-
nalmente su voluntad.”
En este documento la persona puede también designar a un
representante, que es el interlocutor válido y necesario con el
Médico o el equipo sanitario, para que le sustituya en el caso de no
poder expresar su voluntad.

152 JOAQUÍN MUR TORRES – ZARAGOZA 2009


Igualmente, en el Documento de Voluntades Anticipadas, se
podrá incluir la declaración de voluntad sobre donaciones de
órganos y destino del cuerpo al fallecimiento, según así lo señala el
artículo 1 del Reglamento de organización y funcionamiento del
Registro de Voluntades Anticipadas, aprobado por Decreto
100/2003, de 6 de mayo.

B) Formalización del Documento de Voluntades Anticipadas:


El Documento de Voluntades Anticipadas se formalizará por
escrito mediante uno de los siguientes procedimientos:
a) Ante notario, mediante acta notarial.
b) En documento privado, ante tres testigos mayores de edad
y con plena capacidad de obrar, de los cuales dos, como mínimo,
no pueden tener relación de parentesco hasta segundo grado ni
estar vinculados por relación patrimonial con el otorgante.

C) Lugar de presentación:
Si existe Documento de Voluntades Anticipadas, la persona
que lo otorgó, sus familiares, allegados o su representante legal
deberán entregar el documento en alguna de las siguientes
dependencias administrativas:
a) En el Registro de Voluntades Anticipadas.
b) En el Centro Sanitario donde sea atendido. En este su-
puesto se dará traslado del documento al Registro de Voluntades
Anticipadas cuando así lo solicite el otorgante, y, en su caso, este
documento deberá incorporarse a la historia clínica del paciente.

D) Comisiones de valoración:
En los centros sanitarios asistenciales de Aragón se
constituirá una Comisión encargada de valorar los Documentos de
Voluntades Anticipadas de que tuvieran conocimiento. Esta
Comisión estará formada al menos por tres miembros, de los
cuales al menos uno poseerá formación acreditada en Bioética
Clínica y otro será licenciado en derecho o titulado superior con
conocimientos acreditados de legislación sanitaria. Los miembros
de las Comisiones de Valoración serán nombrados por el Director
del centro sanitario asistencial de entre el personal del mismo, con
la posibilidad de nombrar miembros entre el personal ajeno al
propio centro.

JOAQUÍN MUR TORRES ZARAGOZA 2009 153


La función de estas comisiones será la valoración de los
Documentos de Voluntades Anticipadas que se presenten en los
Centros Sanitarios o que les sean remitidos por el Registro de
Voluntades Anticipadas. Cuando la Comisión valore que el
contenido de un Documento contiene instrucciones que puedan
suponer una vulneración de la legislación vigente, de la Ética
Médica, de la buena práctica clínica o que no se corresponda
exactamente con el supuesto de hecho que se hubiera previsto en
el momento de emitirlas, la Comisión tomará el acuerdo de que no
sea tenida en cuenta. En estos casos, debe hacerse la anotación
razonada correspondiente en la historia clínica del paciente.

E) El Registro de Voluntades Anticipadas:


• El Registro de Voluntades Anticipadas, creado por la Ley
6/2002, de 15 de abril, de Salud de Aragón, en su artículo 15, se
constituye como órgano administrativo dependiente del Servicio
Aragonés de Salud, donde se inscribirán los Documentos de
Voluntades Anticipadas que se realicen a petición de la persona
otorgante, con el objeto de garantizar su conocimiento por los
Centros Asistenciales, estando regulado su funcionamiento por el
Reglamento aprobado por Decreto 100/2003, de 6 de mayo.
• Conforme a lo dispuesto en el artículo 15 y 17.1 de la Ley
6/2002, de 15 de abril, de Salud de Aragón, el Registro de
Voluntades Anticipadas tendrá las siguientes funciones:
― Inscribir los Documentos de Voluntades Anticipadas, de
acuerdo con los requisitos formales y materiales
establecidos en el Reglamento antes mencionado, así como
informar y asesorar a los otorgantes del documento sobre
los mencionados requisitos.
― Facilitar a los Centros Asistenciales los Documentos de
Voluntades Anticipadas que hayan sido inscritos para su
estudio por parte de la Comisión de Valoración y su
posterior incorporación a la historia clínica, así como
facilitar el acceso y consulta a los Documentos de
Voluntades Anticipadas por los profesionales sanitarios en
los supuestos contemplados en la Ley 6/2002, de Salud de
Aragón.
― La coordinación del Registro de Voluntades Anticipadas con
el Registro Nacional de Instrucciones Previas, regulado por
la Ley 41/2002, de 14 de noviembre.

154 JOAQUÍN MUR TORRES – ZARAGOZA 2009


Temario para las oposiciones al grupo Auxiliar
Administrativo del Servicio Aragonés de SALUD

• Temario absolutamente actualizado a la fecha de la


convocatoria:
o BOA del 27-3-2009.
• El precio de la obra completa es 56 euros, incluido IVA.
• El temario se actualizará gratuitamente un mes antes del
examen. El cuaderno de actualización se podrá recoger en la
librería o academia de adquisición; enviándose, sin
necesidad de petición, al domicilio del opositor en el
supuesto de adquisición por correo.
• Temario elaborado con los mejores criterios didácticos
para facilitar la memorización por parte del opositor.

Adquisición del temario:

• En las principales librerías y academias de la Comunidad


Autónoma de Aragón.
• Por correo -paquete azul- contra reembolso (no se cobran
gastos de envío).

JOAQUÍN MUR TORRES ZARAGOZA 2009 www.joaquinmur.com


Tema 6

Decreto 41/2005, de 22 de
febrero, de organización y
funcionamiento del Sector
Sanitario en el Sistema de
Salud de Aragón.

Sumario
1. Aspectos generales del Decreto 41/2005.
1.1. Objeto del Decreto 41/2005.
1.2. Concepto de Sector Sanitario.
1.3. Principios informadores de la asistencia sanitaria
prestada por el Sector Sanitario.
1.4. Principios generales de gestión del Sector Sanitario.

2. La organización de la actividad asistencial del sector sani-


tario.
2.1. Línea asistencial de atención primaria.
2.2. Línea asistencial de atención especializada.
2.3. Línea asistencial de atención sociosanitaria.
2.4. Línea asistencial de atención a la salud mental.

3. Estructuras del Sector Sanitario.


3.1. Estructuras de Atención Primaria.
3.2. Estructuras de Atención Especializada.
3.3. Estructuras de Atención Sociosanitaria.
3.4. Estructuras de Atención a la Salud Mental.

JOAQUÍN MUR TORRES – ZARAGOZA 2009 211


4. Órganos del Sector Sanitario.
4.1. Órganos unipersonales de dirección.
4.1.1. La Gerencia de Sector.
4.1.2. Los órganos unipersonales de Dirección de los
Centros.
4.2. Órganos colegiados de dirección.
4.2.1. La Comisión de Dirección del Sector.
4.2.2. La Comisión de Dirección del Centro.
4.3. Órganos de gestión.
4.3.1. Las Unidades Clínicas.
4.3.2. Las Unidades de Enfermería.
4.4. Órganos de asesoramiento y participación de centros.
4.4.1. La Comisión Técnico Asistencial de Hospitales de
Atención Especializada.
4.4.2. La Comisión Técnico Asistencial de Atención
Primaria.
4.4.3. La Comisión Técnico Asistencial de Atención
Sociosanitaria.
4.4.4. La Comisión Técnico Asistencial de Salud
Mental.
4.4.5. La Comisión Mixta Hospitalaria.
4.5. Órgano de participación del sector: el Consejo de Salud
del Sector Sanitario.

1. Aspectos generales del Decreto 41/2005


Examinaremos las siguientes cuestiones:
⎯ Objeto del Decreto 41/2005.
⎯ Concepto de Sector Sanitario.
⎯ Principios informadores de la asistencia sanitaria
prestada por el Sector Sanitario.
⎯ Principios generales de gestión del Sector Sanitario.

212 JOAQUÍN MUR TORRES – ZARAGOZA 2009


1.1. Objeto del Decreto 41/2005

El objeto del Decreto 41/2005 es regular la organización y


funcionamiento del Sector Sanitario en el Servicio Aragonés de
Salud, en el marco de la Ley 6/2002, de 15 de abril, de Salud de
Aragón y las normas que regulan el Servicio Aragonés de Salud.

1.2. Concepto de Sector Sanitario

El Sector Sanitario constituye la estructura territorial


organizativa dentro de las Áreas de Salud para la provisión de los
servicios sanitarios en la Comunidad Autónoma de Aragón.
Dispondrá de la financiación y de las dotaciones necesarias para
realizar las actuaciones de atención primaria, atención
especializada, atención a la salud mental y atención sociosanitaria.
Cada Sector Sanitario estará constituido por el conjunto de
Zonas de Salud que le asigne en cada momento el Departamento
responsable en materia de Salud a través de la regulación del
Mapa Sanitario de la Comunidad Autónoma.
Cada Sector Sanitario de la Comunidad Autónoma de Aragón
dispondrá de, al menos, un hospital que oferte los servicios que
aconsejen las características de la población y la estructura y
organización del Sector.
Podemos decir que el Sector Sanitario es una estructura
territorial intermedia en Aragón entre el Área de Salud y las zonas
de Salud.
De acuerdo con el mapa sanitario de Aragón, actualizado
últimamente por el Decreto 58/2007, de 17 de abril, las Áreas de
Salud son 5, ordenadas de la primera a la quinta, mientras los
Sectores Sanitarios son 8 (Alcañiz, Barbastro, Calatayud, Huesca,
Teruel, Zaragoza I, Zaragoza II y Zaragoza III).

1.3. Principios informadores de la asistencia sanitaria prestada


por el Sector Sanitario

En su organización y funcionamiento, así como en el ejercicio


de sus competencias, el Sector Sanitario asegurará una correcta,
coordinada y continuada asistencia a la población, en los mejores
términos de efectividad y de eficiencia posible y acomodándose a

JOAQUÍN MUR TORRES – ZARAGOZA 2009 213


los siguientes principios:
a) Equidad, en la línea de desarrollo del principio
constitucional de igualdad, de manera que se garantice
el acceso a las prestaciones y, de esta manera, el
derecho a la protección de la salud en condiciones de
igualdad efectiva para toda la población del Sector.
b) Atención global. Desde cada Sector se realizarán las
prestaciones correspondientes a la atención primaria,
atención especializada, atención a la salud mental y
atención sociosanitaria.
c) Atención continuada, asegurando igualmente la
continuidad asistencial de procesos, administrativa, y de
información de los usuarios en su itinerario por los
distintos centros y unidades del Sector.
d) Atención integral, prestando al usuario servicios
preventivos, diagnósticos, terapéuticos, rehabilitadores y
de cuidados en el nivel de asistencia más adecuado
según las necesidades de la población.

1.4. Principios generales de gestión del Sector Sanitario

El Sector dispondrá de autonomía de gestión y organización


de los recursos que le sean asignados desde el Departamento
responsable en materia de Salud a través del Servicio Aragonés de
Salud en un marco de interacción y de solidaridad con el resto de
los Sectores, de acuerdo con los siguientes principios generales de
gestión:
a) El Departamento responsable en materia de Salud
establecerá la cartera de servicios y acreditará aquellos que
se consideren de referencia según los criterios de calidad
que para cada Unidad se establezcan y fijando para estos
la población a la que tendrá obligación de atender. (La
cartera de servicios sanitarios del sistema de Salud de
Aragón ha sido aprobada por el Departamento de Salud y
Consumo mediante el Decreto 65/2007, de 8 de mayo).
b) El Sector potenciará las unidades de atención primaria
como puerta principal de acceso al sistema y como
coordinadoras de la continuidad de la asistencia.

214 JOAQUÍN MUR TORRES – ZARAGOZA 2009


c) Los servicios asistenciales y administrativos del Sector
deberán personalizarse atendiendo a las características
específicas de cada usuario, disponiendo estos de la
máxima información posible y potenciando su capacidad
de elección, tanto respecto al profesional y centros desde
donde desean ser atendidos, como respecto a las distintas
alternativas diagnósticas y terapéuticas que se les
ofrezcan. Se garantizarán en cualquier caso el máximo
respeto a su dignidad e intimidad y el cumplimiento de los
derechos reconocidos en la Ley autonómica 6/2002, de 15
de abril, de Salud de Aragón y en la Ley estatal 41/2002,
de 14 de noviembre, reguladora de la autonomía del
paciente.
d) La gestión y organización del Sector se articulará en torno a
las líneas de actividad y gestión clínica de cada uno de sus
centros y unidades, favoreciendo la autonomía clínica de los
profesionales y su capacidad de organización.

2. La organización de la actividad asistencial del


sector sanitario
Cada Sector se organiza para la provisión de sus servicios en
las siguientes líneas asistenciales.
⎯ Atención primaria.
⎯ Atención especializada.
⎯ Atención a la salud mental.
⎯ Atención sociosanitaria.

2.1. Línea asistencial de atención primaria

La atención primaria es el nivel básico e inicial de atención,


que garantiza la globalidad y continuidad de la atención a lo largo
de toda la vida del paciente, actuando como gestor y coordinador
de casos y regulador de flujos. Comprende, con carácter general,
actividades de promoción de la salud, educación sanitaria,
prevención de la enfermedad, asistencia sanitaria, mantenimiento
y recuperación de la salud, de cuidados, así como la rehabilitación

JOAQUÍN MUR TORRES – ZARAGOZA 2009 215


física y el trabajo social.
• La atención primaria comprende en concreto:
a) La asistencia sanitaria a demanda, programada y urgente,
tanto en la consulta como en el domicilio del enfermo.
b) La indicación o prescripción y la realización, en su caso, de
procedimientos diagnósticos y terapéuticos.
c) Las actividades en materia de prevención, promoción de la
salud, atención familiar y atención comunitaria cuya
naturaleza aconseja que se realicen en este nivel.
d) Actividades de información y vigilancia en la protección de la
salud cuya naturaleza aconseja que se realicen en este
nivel.
e) La rehabilitación básica.
f) La atención y servicios específicos relativos a la mujer, la
infancia, la adolescencia, los adultos, los mayores, los
enfermos crónicos y los grupos de riesgo.
g) La atención paliativa a enfermos terminales.
h) La atención básica a la salud mental.
i) La atención a la salud bucodental.
j) La atención a urgencias.

2.2. Línea asistencial de atención especializada.

• La atención especializada comprende, con carácter general,


actividades asistenciales, diagnósticas, terapéuticas, de rehabi-
litación y cuidados, así como aquellas de promoción de la salud,
educación sanitaria y prevención de la enfermedad, cuya
naturaleza aconseja que se realicen en este nivel.
La atención especializada garantiza la continuidad de la
atención integral al paciente, una vez superadas las posibilidades
de la atención primaria y hasta que aquél pueda reintegrarse en
dicho nivel.
El acceso a los servicios de atención especializada se realiza a
instancia de la Atención Primaria, exceptuándose en todo caso las
situaciones de urgencia y los casos que excepcionalmente se

216 JOAQUÍN MUR TORRES – ZARAGOZA 2009


determinen.
• La atención sanitaria especializada comprende en con-
creto:
⎯ La asesoría sobre pacientes requerida desde la atención
primaria
⎯ La asistencia especializada en consultas.
⎯ La asistencia en hospital de día.
⎯ La asistencia en régimen de internamiento.
⎯ La indicación o prescripción, y la realización, en su caso,
de procedimientos diagnósticos y terapéuticos.
⎯ La atención paliativa a enfermos terminales.
⎯ La atención a la salud mental, en régimen ambulatorio,
de internamiento y domiciliario.
⎯ La asistencia y cuidados de rehabilitación.
⎯ La atención urgente.
⎯ Actividades de información y vigilancia en la protección de
la salud, cuya naturaleza aconseja que se realicen en este
nivel.
• La atención especializada se prestará, siempre que las
condiciones del paciente lo permitan, en régimen ambulatorio.

2.3. Línea asistencial de atención sociosanitaria

• La atención sociosanitaria comprende el conjunto de


cuidados destinados a aquellos enfermos, generalmente crónicos,
que por sus especiales características pueden beneficiarse de la
actuación simultánea y sinérgica de los servicios sanitarios y
sociales para mejorar su calidad de vida, aumentar su autonomía,
paliar sus limitaciones o sufrimientos y facilitar su reinserción
social.
• En el ámbito sanitario, la atención sociosanitaria se reali-
zará por los profesionales de atención primaria y especializada,
comprendiendo:
⎯ Los cuidados sanitarios que requieran internamientos de

JOAQUÍN MUR TORRES – ZARAGOZA 2009 217


duración media.
⎯ La atención sanitaria a pacientes en fase de
convalecencia y que requieran internamiento.
⎯ La coordinación de la rehabilitación en pacientes con
déficit funcional recuperable a través de la acción conjunta
de los servicios de atención primaria y rehabilitación.
⎯ La coordinación de la atención a pacientes que requieran
cuidados paliativos.
• La continuidad asistencial sociosanitaria se establecerá a
través de la adecuada coordinación entre las Administraciones
Sanitarias y Sociales.

2.4. Línea asistencial de atención a la salud mental

La atención a la salud mental se prestará por los


profesionales de atención primaria y especializada, desde los
dispositivos sanitarios y rehabilitadores de la red asistencial. A
estos efectos, los profesionales y centros específicos de salud
mental se inscriben en el nivel especializado de la red asistencial
del Servicio Aragonés de Salud. Además, en coordinación con los
servicios sociales, se establecerán los mecanismos y recursos
necesarios que permitan, en condiciones de equidad:
⎯ Alternativas residenciales que permitan el mantenimiento
del paciente en el medio comunitario e integradas en los
programas de rehabilitación psicosocial del Sector.
⎯ Reinserción social y laboral de los pacientes.

3. Estructuras del Sector Sanitario


Consideraremos las estructuras del Sector Sanitaria en
relación con las líneas asistenciales antes mencionadas. Así pues,
veamos:

3.1. Estructuras de atención primaria

• Procede tener en cuenta:

218 JOAQUÍN MUR TORRES – ZARAGOZA 2009


Temario para las oposiciones al grupo Auxiliar
Administrativo del Servicio Aragonés de SALUD

• Temario absolutamente actualizado a la fecha de la


convocatoria:
o BOA del 27-3-2009.
• El precio de la obra completa es 56 euros, incluido IVA.
• El temario se actualizará gratuitamente un mes antes del
examen. El cuaderno de actualización se podrá recoger en la
librería o academia de adquisición; enviándose, sin
necesidad de petición, al domicilio del opositor en el
supuesto de adquisición por correo.
• Temario elaborado con los mejores criterios didácticos
para facilitar la memorización por parte del opositor.

Adquisición del temario:

• En las principales librerías y academias de la Comunidad


Autónoma de Aragón.
• Por correo -paquete azul- contra reembolso (no se cobran
gastos de envío).

JOAQUÍN MUR TORRES ZARAGOZA 2009 www.joaquinmur.com


Tema 7

Ley 55/2003, de 16 de no-


viembre, del Estatuto Mar-
co del Personal Estatutario
de los Servicios de Salud
(I). Clasificación del Perso-
nal Estatutario. Derechos y
deberes. Adquisición y pér-
dida de la condición de
personal estatutario. Provi-
sión de plazas, selección y
promoción interna. Movili-
dad del personal.
Sumario
1. Ley 55/2003, de 16 de noviembre, del Estatuto Marco del
Personal Estatutario de los Servicios de Salud.
1.1. Nota introductoria.
1.2. Las razones del Estatuto Marco.
1.3. Objeto y ámbito de aplicación.
1.4. Características de las normas del Estatuto Marco.
1.5. Contenido del Estatuto Marco.

JOAQUÍN MUR TORRES – ZARAGOZA 2009 249


2. Clasificación del personal estatutario.
2.1. Criterios de clasificación.
2.2. Personal estatutario sanitario.
2.3. Personal estatutario de gestión y servicios.
2.4. Personal estatutario fijo.
2.5. Personal estatutario temporal.

3. Derechos y deberes del personal estatutario.


3.1. Derechos individuales.
3.2. Derechos colectivos.
3.3. Deberes.

4. Adquisición y pérdida de la condición de personal esta-


tutario fijo.
4.1. Adquisición de la condición de personal estatutario
fijo.
4.2. Pérdida de la condición de personal estatutario fijo.
4.2.1. Causas.
4.2.2. La renuncia.
4.2.3. La pérdida de la nacionalidad.
4.2.4. La sanción de separación del servicio.
4.2.5. Las penas de inhabilitación absoluta o especial.
4.2.6. La jubilación.
4.2.7. La incapacidad permanente.
4.3. Recuperación de la condición de personal estatutario
fijo.

5. Provisión de plazas, selección y promoción interna.


5.1. Provisión de plazas.
5.1.1. Concepto.
5.1.2. Principios que deben regir en la provisión de
plazas.
5.1.3. Puntualizaciones.
5.2. Selección de personal estatutario fijo.
5.2.1. Iniciación del procedimiento de selección.
5.2.2. Desarrollo del procedimiento de selección.

250 JOAQUÍN MUR TORRES – ZARAGOZA 2009


5.3. Selección de personal estatutario temporal.
5.4. Promoción interna.
5.4.1. Normativa general.
5.4.2. Particularidades de la promoción interna
temporal.
5.5. La carrera profesional.

6. Movilidad del personal.


6.1. Movilidad por razón del servicio.
6.2. Movilidad voluntaria.
6.3. Comisiones de servicio.

7. Reingreso al servicio activo.

1. Ley 55/2003, de 16 de noviembre, del Esta-


tuto Marco del Personal Estatutario de los
Servicios de Salud

1.1. Nota introductoria

Los centros y servicios del Sistema Nacional de Salud


cuentan con los siguientes tipos de personal: funcionario, laboral y
estatutario. Pero el personal más característico de estos centros es
el estatutario.
Antes de la Ley 55/2003, que aprobaba el Estatuto Marco,
había tres Estatutos aplicables en las instituciones sanitarias de la
Seguridad Social:
⎯ El Estatuto Jurídico del Personal Médico de la Seguridad
Social, aprobado por Decreto 3160/1966, de 23 de
diciembre.
⎯ El Estatuto del Personal Sanitario no Facultativo de las
Instituciones Sanitarias de la Seguridad Social, aprobado
por Orden del Ministerio de Trabajo de 26 de abril de 1973.

JOAQUÍN MUR TORRES – ZARAGOZA 2009 251


⎯ El Estatuto de Personal no Sanitario al servicio de las
Instituciones Sanitarias de la Seguridad Social, aprobado
por Orden del Ministerio de Trabajo de 5 de julio de 1971.
Estos Estatutos fueron derogados por la disposición
derogatoria única de la Ley que analizamos. Pero la expresión
“personal estatutario”, derivada directamente de los tres Estatutos
mencionados, siguió manteniéndose en el Estatuto Marco del
personal de los Servicios de Salud.
Nota.- Pese a la derogación mencionada, las disposiciones re-
lativas a las categorías profesionales del personal estatutario y a
las funciones de las mismas, contenidas en los tres Estatutos, se
mantienen vigentes en tanto se procede a su regulación en cada
servicio de salud (Disposición transitoria 6ª. 1 b del Estatuto Mar-
co). Esta regulación no se ha producido todavía en nuestra Comu-
nidad Autónoma.

1.2. Las razones del Estatuto Marco

De acuerdo con la exposición de motivos de la Ley 55/2003,


las razones de esta Ley consisten en la necesidad de actualizar y
adaptar el régimen jurídico del personal estatutario.
⎯ tanto en lo que se refiere al modelo de Estado autonómico,
⎯ como en lo relativo al concepto y alcance actual de la
asistencia sanitaria.
La necesidad de esta Ley venía ya recogida en la Ley General
de Sanidad (Ley 14/1986, de 25 de abril). Esta Ley establecía en el
artículo 84 que un Estatuto marco regularía la normativa básica
aplicable al personal estatutario de los distintos Servicios de
Salud.
La conveniencia de unas normas básicas específicas de este
personal estatutario, diferenciadas de las generales de los
funcionarios públicos, deriva de la necesidad de que su régimen
jurídico se adapte a las específicas características del ejercicio de
las profesiones sanitarias y del servicio sanitario-asistencial, así
como a las peculiaridades organizativas del Sistema Nacional de
Salud, constituido por el conjunto de Servicios de Salud de las
Comunidades Autónomas.

252 JOAQUÍN MUR TORRES – ZARAGOZA 2009


1.3. Objeto y ámbito de aplicación

De acuerdo con su artículo primero, el Estatuto Marco tiene


por objeto “establecer las bases reguladoras de la relación
funcionarial especial del personal estatutario de los servicios de
salud que conforman el Sistema Nacional de Salud”.
Ahora bien, conviene advertir, como así lo hace la disposición
adicional octava del Estatuto Marco, que, cuando dicha norma
efectúa referencias a los servicios de salud, se considerará incluida
la entidad gestora de los servicios sanitarios de la Administración
General del Estado: el Instituto Nacional de Gestión Sanitaria, que
gestiona la asistencia sanitaria de la Seguridad Social en las
ciudades autónomas de Ceuta y Melilla.
• Así pues, el Estatuto Marco es aplicable al personal estatu-
tario que desempeña su función:
⎯ en los centros e instituciones sanitarias de los servicios de
salud de las Comunidades Autónomas;
⎯ en los centros y servicios sanitarios de la Administración
General del Estado.

1.4. Características de las normas del Estatuto Marco

Hay que resaltar las siguientes características:


Primera: El Estatuto Marco se dicta al amparo del artículo
149.1.18ª de la Constitución, que determina que el Estado tiene
competencia exclusiva en relación con las bases del régimen
jurídico de las Administraciones Públicas y del régimen estatutario
de sus funcionarios:
Segunda: En desarrollo de la normativa básica contenida en el
Estatuto Marco, el Estado y las Comunidades Autónomas, en el
ámbito de sus respectivas competencias, pueden aprobar los
estatutos y las demás normas aplicables al personal estatutario de
cada servicio de salud.
Para la elaboración de estas normas de desarrollo, se tendrá
en cuenta lo siguiente:
⎯ Las propuestas normativas serán objeto de negociación en
las mesas correspondientes en los términos establecidos en

JOAQUÍN MUR TORRES – ZARAGOZA 2009 253


la Ley 7/2007, de 12 de abril, del Estatuto Básico del
Empleado Público.
⎯ Los órganos en cada caso competentes tomarán en consi-
deración:
¾ los principios generales establecidos en el artículo 4 del
Estatuto Marco, entre los que hay que citar: la igualdad,
mérito, capacidad y publicidad en el acceso a la
condición de personal estatutario; la estabilidad en el
empleo y en el mantenimiento de la condición de
personal estatutario fijo; la libre circulación del personal
estatutario en el conjunto del Sistema Nacional de
Salud;
¾ las peculiaridades propias del ejercicio de las profesiones
sanitarias;
¾ las características organizativas de cada servicio de
salud y de sus diferentes centros e instituciones.
Tercera: En lo no previsto en el Estatuto Marco ni en las
normas de desarrollo mencionadas, ni en los pactos o acuerdos
que de conformidad con lo establecido en el capítulo XIV del
Estatuto Marco puedan alcanzarse, serán aplicables al personal
estatutario las disposiciones y principios generales sobre función
pública de la Administración correspondiente.

1.5. Contenido del Estatuto Marco

El contenido de la Ley 55/2003 se estructura en 14 capítulos,


a través de los cuales se regulan los aspectos generales y básicos
de las diferentes materias que componen el régimen jurídico del
personal estatutario. La denominación y contenido de los capítulos
es como sigue:

― Capítulo I. Normas generales.


Se establece con nitidez el carácter funcionarial de la relación
estatutaria.
Se establecen los principios y criterios de ordenación del régi-
men estatutario.

254 JOAQUÍN MUR TORRES – ZARAGOZA 2009


― Capítulo II. Clasificación del personal estatutario.
Se clasifica este personal atendiendo a la función desarro-
llada, al nivel del título exigido para el ingreso y al tipo de nombra-
miento.

― Capítulo III. Planificación y ordenación del personal.


Se determina que la Comisión de Recursos del Sistema
Nacional de Salud desarrollará las actividades de planificación,
diseño de programas de formación y modernización de los re-
cursos humanos del Sistema Nacional de Salud. Dependiente de
esta Comisión se crea el Foro Marco para el Diálogo Social que
prestará apoyo y asesoramiento en todas las funciones de
coordinación de las políticas de recursos humanos de dicha
Comisión.

― Capítulo IV. Derechos y deberes.


Dentro de los derechos, el capítulo dedica un artículo a los
derechos individuales y otro a los derechos colectivos.

― Capítulo V. Adquisición y pérdida de la condición de


personal estatutario fijo.
El capítulo establece los requisitos sucesivos necesarios para
la adquisición de la condición de personal estatutario fijo.
Analiza cada una de las causas de extinción de dicha
condición; la renuncia; la pérdida de la nacionalidad; la sanción de
separación del servicio; las penas de inhabilitación absoluta o
especial; la jubilación; la incapacidad permanente.
Examina, por último, los supuestos de recuperación de la
condición de personal estatutario fijo.

― Capítulo VI. Provisión de plazas, selección y promoción


interna.
Entre otras disposiciones se establece que la selección del
personal estatutario se efectuará con carácter general a través del
sistema de concurso-oposición.
Se regula la promoción interna temporal.

JOAQUÍN MUR TORRES – ZARAGOZA 2009 255


― Capítulo VII. Movilidad del personal.
Se consagra la posibilidad de movilidad del personal en todo
el Sistema Nacional de Salud.

― Capítulo VIII. Carrera profesional.


El único artículo que contiene este capítulo, el 40, determina
que las Comunidades Autónomas, previa negociación en las mesas
correspondientes, establecerán, para el personal estatutario de sus
servicios de salud, mecanismos de carrera profesional, de forma
que se posibilite el derecho a la promoción de este personal
conjuntamente con la mejor gestión de las instituciones sanitarias.

― Capítulo IX. Retribuciones.


El capítulo distingue entre:
¾ retribuciones básicas: sueldo, trienios y pagas extra-
ordinarias;
¾ y retribuciones complementarias: complementos de
destino, específico, de productividad, de atención
continuada y de carrera.

― Capítulo X. Jornada de trabajo, permisos y licencias.


Este capítulo, que es el más largo de la Ley, regula:
¾ los distintos tipos de jornada: ordinaria; comple-
mentaria; especial; a tiempo parcial;
¾ los descansos: pausa en el trabajo; descanso diario;
descanso semanal y vacaciones.
En cuanto al régimen de fiestas y permisos, el capítulo remite
a lo que se establezca en el ámbito de las correspondientes Comu-
nidades Autónomas.

― Capítulo XI. Situaciones del personal estatutario.


El capítulo regula las distintas situaciones del personal
estatutario fijo: servicio activo; servicios especiales; servicios bajo
otro régimen jurídico; excedencia por servicios en el sector público;
excedencia voluntaria; suspensión de funciones.

256 JOAQUÍN MUR TORRES – ZARAGOZA 2009


Temario para las oposiciones al grupo Auxiliar
Administrativo del Servicio Aragonés de SALUD

• Temario absolutamente actualizado a la fecha de la


convocatoria:
o BOA del 27-3-2009.
• El precio de la obra completa es 56 euros, incluido IVA.
• El temario se actualizará gratuitamente un mes antes del
examen. El cuaderno de actualización se podrá recoger en la
librería o academia de adquisición; enviándose, sin
necesidad de petición, al domicilio del opositor en el
supuesto de adquisición por correo.
• Temario elaborado con los mejores criterios didácticos
para facilitar la memorización por parte del opositor.

Adquisición del temario:

• En las principales librerías y academias de la Comunidad


Autónoma de Aragón.
• Por correo -paquete azul- contra reembolso (no se cobran
gastos de envío).

JOAQUÍN MUR TORRES ZARAGOZA 2009 www.joaquinmur.com


profesionales.
― Licencia por riesgo durante la lactancia natural: Procede
cuando, debiendo la mujer trabajadora cambiar de puesto de
trabajo por otro compatible con su estado de lactancia natural de
hijo menor de 9 meses, no resulte técnica u objetivamente posible,
o no pueda razonablemente exigirse por causas justificadas.
Esta licencia de protege por el sistema de Seguridad Social
del mismo modo que el riesgo durante el embarazo.
• Aparte de las licencias mencionadas, el personal estatutario
tiene derecho a licencia por incapacidad temporal debida a enferme-
dad o accidente. Esta situación se protege de acuerdo con las
normas del Régimen General de la Seguridad Social, si bien el
subsidio a cargo de la Seguridad Social se complementa por el
Servicio Aragonés de Salud hasta el 100% de las retribuciones
correspondientes.

2.4.5. Fiestas

De acuerdo con el artículo 61.1 del Estatuto Marco, el


personal estatutario tendrá derecho a disfrutar del régimen de
fiestas que se establezca en el ámbito de cada una de las
Comunidades Autónomas.
Estas fiestas son las catorce laborales, a las que se refiere el
artículo 37.2 del Estatuto de los Trabajadores, más los días 24 y
31 de diciembre.

3. Situaciones del personal estatutario fijo

3.1. Advertencia inicial

El artículo 62 del Estatuto Marco mantiene las tres posicio-


nes siguientes en relación con las situaciones del personal estatu-
tario.

1ª posición: El Estatuto Marco regula expresamente las


siguientes situaciones del personal estatutario fijo:
― servicio activo;

JOAQUÍN MUR TORRES – ZARAGOZA 2009 313


― servicios especiales;
― servicios bajo otro régimen jurídico;
― excedencia por servicios en el sector público;
― excedencia voluntaria;
― suspensión de funciones.

2ª posición: El Estatuto Marco determina que las Comuni-


dades Autónomas podrán establecer los supuestos de concesión y
el régimen relativo a las situaciones de:
― expectativa de destino;
― excedencia forzosa;
― excedencia voluntaria incentivada;
― y otras situaciones administrativas aplicables a su
personal estatutario dirigidas a optimizar la planificación de sus
recursos.
En nuestra Comunidad Autónoma, estas situaciones admi-
nistrativas se hallan reguladas actualmente por el artículo 29 del
Reglamento de 10 de junio de 1997, de provisión de puestos de
trabajo, carrera administrativa y promoción profesional del per-
sonal funcionario de la Comunidad Autónoma de Aragón, así como
por el artículo 29 de la Ley estatal 30/1984, vigente tran-
sitoriamente en virtud de la disposición final 4ª del Estatuto Básico
del Empleado Público.

3ª posición: El Estatuto Marco determina que es aplicable al


personal estatutario la situación de excedencia para el cuidado de
familiares establecida para los funcionarios públicos por la Ley
39/1999, de Conciliación de la Vida Familiar y Laboral de las Per-
sonas Trabajadoras.
A la fecha actual debemos entender que la excedencia para el
cuidado de familiares, aplicable al personal estatutario, es la que
se recoge en el Estatuto Básico del Empleado Público, pues el ar-
tículo 29.4 de la Ley 30/1984, modificado en su día por la Ley
39/1999, ha sido derogado por el Estatuto Básico del Empleado
Público, siendo sustituido dicho artículo por el 89.4 del
mencionado Estatuto.
Por otra parte, hay que estudiar también como situación de

314 JOAQUÍN MUR TORRES – ZARAGOZA 2009


excedencia aplicable al personal estatutario la que, como conse-
cuencia de la violencia de género, se recoge en el artículo 89.5 de
dicho Estatuto Básico del Empleado Público.
Recordemos que, de acuerdo con el artículo 2 de dicho
Estatuto Básico, el personal estatutario de los Servicios de Salud
se rige por la legislación específica dictada por el Estado y las Co-
munidades Autónomas en el ámbito de sus respectivas compe-
tencias y por lo previsto en el Estatuto Básico del Empleado Pú-
blico, excepto determinados artículos entre los que no se incluye el
89.
Así pues, de acuerdo con lo dicho, indiquemos cuanto sigue:

3.2. Situaciones administrativas reguladas expresamente por


el Estatuto Marco

3.2.1. Servicio activo

a) Casos:
El personal estatutario se halla en servicio activo:
― cuando preste los servicios correspondientes a su nombra-
miento como tal, cualquiera que sea el servicio de salud, insti-
tución o centro en el que se encuentre destinado;
― cuando desempeñe puesto de trabajo de las relaciones de
puestos de las Administraciones públicas abierto al personal esta-
tutario.

b) Efectos:
El personal que se encuentre en situación de servicio activo
goza de todos los derechos y queda sometido a todos los deberes
inherentes a su condición, y se regirá por el Estatuto Marco y las
normas correspondientes al personal estatutario del servicio de
salud en que preste servicios.

c) Precisiones:
Para evitar dudas, el Estatuto Marco efectúa las siguientes
observaciones:
1ª) Se mantendrán en la situación de servicio activo, con los

JOAQUÍN MUR TORRES – ZARAGOZA 2009 315


derechos que en cada caso correspondan, quienes:
― estén en comisión de servicios:
― disfruten de vacaciones o permisos;
― se encuentren en situación de incapacidad temporal;
― reciban el encargo temporal de desempeñar funciones
correspondientes a otro nombramiento conforme a lo
previsto en el artículo 35 del Estatuto Marco (promoción
interna temporal).
2ª) Se mantendrán en servicio activo, con las limitaciones de
derechos que se establecen en el artículo 75 del Estatuto Marco -lo
que después se verá- quienes:
― sean declarados en suspensión provisional de funciones.

3.2.2. Servicios especiales

a) Casos generales y efectos:


El personal estatutario será declarado en situación de
servicios especiales:
― en los supuestos establecidos con carácter general para
los funcionarios públicos (por servicios internacionales; por
desempeño de cargos de necesaria elección; por desempeño de
cargos de designación política; por desempeño de puestos de apoyo
a los órganos constitucionales y cargos políticos);
― cuando acceda a plaza de formación sanitaria especia-
lizada mediante residencia;
― cuando acceda a puesto directivo de las organizaciones
internacionales, de las Administraciones públicas, de los servicios
de salud o de instituciones o centros sanitarios del Sistema
Nacional de Salud.
Quien se encuentre en alguna de las situaciones de servicios
especiales mencionadas tendrá derecho al cómputo de tiempo: a
efectos de antigüedad y carrera, en su caso; al percibo de trienios;
a la reserva de la plaza de origen.

b) Caso especial y efectos:


También será declarado en situación de servicios especiales:

316 JOAQUÍN MUR TORRES – ZARAGOZA 2009


Temario para las oposiciones al grupo Auxiliar
Administrativo del Servicio Aragonés de SALUD

• Temario absolutamente actualizado a la fecha de la


convocatoria:
o BOA del 27-3-2009.
• El precio de la obra completa es 56 euros, incluido IVA.
• El temario se actualizará gratuitamente un mes antes del
examen. El cuaderno de actualización se podrá recoger en la
librería o academia de adquisición; enviándose, sin
necesidad de petición, al domicilio del opositor en el
supuesto de adquisición por correo.
• Temario elaborado con los mejores criterios didácticos
para facilitar la memorización por parte del opositor.

Adquisición del temario:

• En las principales librerías y academias de la Comunidad


Autónoma de Aragón.
• Por correo -paquete azul- contra reembolso (no se cobran
gastos de envío).

www.joaquinmur.com
Tema 9

Ley de Prevención de Ries-


gos Laborales: Conceptos
básicos, derechos y obliga-
ciones en materia de segu-
ridad en el trabajo. Organi-
zación de la prevención de
riesgos laborales en el De-
partamento de Salud y Con-
sumo: Unidad Central y
Unidades Básicas de Pre-
vención.

Sumario
1. Ley de Prevención de Riesgos Laborales: Conceptos
básicos.
1.1. Idea general de la Ley de Prevención de Riesgos
Laborales.
1.2. Conceptos básicos.

JOAQUÍN MUR TORRES – ZARAGOZA 2009 335


2. Derechos y obligaciones en materia de seguridad en el
trabajo.
2.1. El derecho a la protección frente a los riesgos
laborales.
2.2. Los principios de la acción preventiva.
2.3. Obligaciones específicas del empresario en materia
preventiva.
2.4. Obligaciones específicas de los trabajadores en materia
preventiva.

3. Organización de la prevención de riesgos laborales en el


Departamento de Salud y Consumo: Unidad Central y
Unidades Básicas de Prevención.
3.1. Organización de la prevención en la Administración de
la Comunidad Autónoma de Aragón.
3.2. Servicio de Prevención del Departamento de Salud y
Consumo y Organismos Autónomos.
3.2.1. Adscripción.
3.2.2. Estructura.
3.2.3. Funciones específicas de la Unidad Central.
3.2.4. Funciones específicas de las Unidades Básicas de
prevención.

1. Ley de Prevención de Riesgos Laborales: Con-


ceptos básicos

1.1. Idea general de la Ley de Prevención de Riesgos La-


borales

• La Ley de Prevención de Riesgos Laborales es la Ley


31/1995, de 8 de noviembre.
Esta Ley ha sido modificada bastantes veces a lo largo de su
vigencia, debiendo destacarse los cambios introducidos por la Ley
54/2003, de 12 de diciembre, de reforma del marco normativo de

336 JOAQUÍN MUR TORRES – ZARAGOZA 2009


la prevención de los riesgos laborales; Ley que reforzaba: 1) la
necesidad de integrar la prevención de los riesgos laborales en los
sistemas de gestión de la empresa; y 2) el objetivo de fomentar una
auténtica cultura de la prevención de los riesgos en el trabajo, para
asegurar el cumplimiento efectivo y real de las obligaciones
preventivas, prohibiendo el cumplimiento meramente formal o
documental de tales obligaciones.
• La Ley de Prevención de Riesgos Laborales, así como las
normas reglamentarias dictadas por el Gobierno en virtud de lo
establecido en su artículo 6, constituyen legislación laboral de
competencia exclusiva del Estado al amparo del artículo 149.1.7ª
de la Constitución. Ahora bien, las disposiciones de carácter
laboral contenidas en la Ley y en sus normas reglamentarias
tienen en todo caso el carácter de Derecho necesario mínimo
indispensable, pudiendo ser mejoradas y desarrolladas en los
convenios colectivos.
Respecto del personal civil con relación de carácter admi-
nistrativo o estatutario al servicio de las Administraciones Pú-
blicas, los artículos que se relacionan en la disposición adicional 3ª
de la Ley (que constituyen la mayoría del articulado) constituyen
normas básicas en el sentido previsto en el artículo 149.1.18ª de la
Constitución.
• El objeto de la Ley es, según su artículo 2.1., promover la
seguridad y la salud de los trabajadores mediante la aplicación de
medidas y el desarrollo de las actividades necesarias para la
prevención de riesgos derivados del trabajo.
A estos efectos, la Ley establece:
― Los principios generales relativos a la prevención de los
riesgos laborales para:
x la protección de la seguridad y de la salud;
x la eliminación o disminución de los riesgos derivados del
trabajo;
x la información, la consulta, la participación equilibrada
y la formación de los trabajadores en materia preventiva.
― Las actuaciones a desarrollar en esta materia por las
Administraciones Públicas, así como por los empresarios,
los trabajadores y sus respectivas organizaciones
empresariales.

JOAQUÍN MUR TORRES – ZARAGOZA 2009 337


• La Ley se distribuye en siete capítulos, que examinaremos
seguidamente, destacando de cada uno de ellos los aspectos y
conceptos más importantes.

1.2. Conceptos básicos

Capítulo I. Objeto, ámbito de aplicación y definiciones.


Mencionado antes el objeto de la Ley, debemos fijarnos ahora
en su ámbito de aplicación y en las definiciones de determinados
conceptos utilizados en la Ley.

a) Ámbito de aplicación de la Ley:


La LPRL y sus normas de desarrollo son de aplicación tanto
en el ámbito de las relaciones laborales reguladas en el Estatuto de
los Trabajadores, como en el de las relaciones de carácter
administrativo o estatutario del personal al servicio de las
Administraciones Públicas, con las peculiaridades que, en este
caso, se contemplan en la mencionada Ley o en sus normas de
desarrollo. Ello sin perjuicio:
― del cumplimiento de las obligaciones específicas que se
establecen para fabricantes, importadores y suministradores;
― y de los derechos y obligaciones que puedan derivarse para
los trabajadores autónomos.

b) Definiciones:
1. Se entiende por “prevención” el conjunto de actividades o
medidas adoptadas o previstas en todas las fases de actividad de la
empresa con el fin de evitar o disminuir los riesgos derivados del
trabajo.
2. Se entiende como “riesgo laboral” la posibilidad de que un
trabajador sufra un determinado daño derivado del trabajo. Para
calificar un riesgo desde el punto de vista de su gravedad, se
valorarán conjuntamente la probabilidad de que se produzca el
daño y la severidad del mismo.
3. Se consideran como “daños derivados del trabajo”, las
enfermedades, patologías o lesiones sufridas con motivo u ocasión
del trabajo.

338 JOAQUÍN MUR TORRES – ZARAGOZA 2009


4. Se entiende como “riesgo laboral grave e inminente” aquel
que resulte probable racionalmente que se materialice en un
futuro inmediato y pueda suponer un daño grave para la salud de
los trabajadores.
En el caso de exposición a agentes susceptibles de
causar daños graves a la salud de los trabajadores, se
considerará que existe un riesgo grave e inminente cuando
sea probable racionalmente que se materialice en un
futuro inmediato una exposición a dichos agentes de la
que puedan derivarse daños graves para la salud, aun
cuando éstos no se manifiesten de forma inmediata.
5. Se entienden como procesos, actividades, operaciones,
equipos o productos “potencialmente peligrosos” aquellos que, en
ausencia de medidas preventivas específicas, originen riesgos para
la seguridad y la salud de los trabajadores que los desarrollan o
utilizan.
6. Se entiende como “equipo de trabajo” cualquier máquina,
aparato, instrumento o instalación utilizada en el trabajo.
7. Se entiende como “condición de trabajo” cualquier carac-
terística del mismo que pueda tener una influencia significativa en
la generación de riesgos para la seguridad y la salud del
trabajador. Quedan específicamente incluidas en esta definición:
― Las características generales de los locales, instalaciones,
equipos, productos y demás útiles existentes en el centro
de trabajo.
― La naturaleza de los agentes físicos, químicos y biológicos
presentes en el ambiente de trabajo y sus correspondientes
intensidades, concentraciones o niveles de presencia.
― Los procedimientos para la utilización de los agentes
citados anteriormente que influyan en la generación de los
riesgos mencionados.
― Todas aquellas otras características del trabajo, incluidas
las relativas a su organización y ordenación, que influyan
en la magnitud de los riesgos a que esté expuesto el
trabajador.
8. Se entiende por “equipo de protección individual” cualquier
equipo destinado a ser llevado o sujetado por el trabajador para
que le proteja de uno o varios riesgos que puedan amenazar su

JOAQUÍN MUR TORRES – ZARAGOZA 2009 339


seguridad o su salud en el trabajo, así como cualquier
complemento o accesorio destinado a tal fin.

Capítulo II. Política en materia de prevención de riesgos para


proteger la seguridad y la salud en el trabajo.
Los aspectos más relevantes en este capítulo son los
siguientes:
• La política en materia de prevención tiene por objeto la
promoción de la mejora de las condiciones de trabajo, dirigida a
elevar el nivel de protección de la seguridad y la salud de los
trabajadores en el trabajo.
• Dicha política se llevará a cabo por medio de :
― normas reglamentarias;
― actuaciones administrativas
¾ de coordinación entre Administraciones Públicas,
¾ de promoción de la educación en materia preventiva,
¾ de fomento de las actividades preventivas,
¾ de vigilancia y control del cumplimiento de la normativa
de prevención de riesgos laborales.
• Las normas reglamentarias se dictarán por el Gobierno
previa consulta a las organizaciones sindicales y empresariales
más representativas.
• Las normas reglamentarias regularán, como así se ha
hecho, las siguientes materias.
― Requisitos mínimos de las condiciones de trabajo.
― Limitaciones o prohibiciones, condiciones o requisitos
especiales en exposiciones laborales a agentes que
entrañen riesgos para la seguridad y salud de los traba-
jadores.
― Procedimientos de evaluación de los riesgos.
― Modalidades de organización, funcionamiento y control de
los servicios de prevención.
― Medidas preventivas específicas en trabajos especialmente
peligrosos.

340 JOAQUÍN MUR TORRES – ZARAGOZA 2009


― Procedimiento de calificación de enfermedades profesio-
nales.
• En el desarrollo de la política en materia de prevención,
deben mencionarse las siguientes Entidades:
― El Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo,
que es el órgano científico técnico especializado de la
Administración General del Estado que tiene como misión
el análisis y estudio de las condiciones de seguridad y
salud en el trabajo, así como la promoción y apoyo a la
mejora de las mismas. Para lo cual establecerá la coo-
peración necesaria con los órganos de las Comunidades
Autónomas con competencias en esta materia.
― La Inspección de Trabajo y Seguridad Social, órgano al que
corresponde la misión de la vigilancia y control de la
normativa sobre prevención de riesgos laborales, incluido
el cumplimiento de las normas jurídico-técnicas que
incidan en las condiciones de trabajo en materia de
prevención, aunque no tengan la calificación directa de
normativa laboral.
― La Comisión Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo,
que es el órgano colegiado asesor de las Administraciones
públicas en la formulación de las políticas de prevención y
órgano de participación institucional en materia de
seguridad y salud en el trabajo.
La Comisión está integrada por un representante de
cada una de las Comunidades Autónomas y por igual
número de miembros de la Administración General del
Estado y, paritariamente con todos los anteriores, por
representantes de las organizaciones empresariales y
sindicales más representativas.

Capítulo III. Derechos y obligaciones.


Los derechos y obligaciones en materia de seguridad en el
trabajo se estudian, de acuerdo con el programa, en epígrafe
independiente.

JOAQUÍN MUR TORRES – ZARAGOZA 2009 341


Capítulo IV. Servicios de prevención.
• De acuerdo con este capítulo IV de la LPRL, y teniendo en
cuenta asimismo el Reglamento de los Servicios de Prevención,
aprobado por Real Decreto 39/1997, de 17 de enero, debemos
indicar la existencia de cuatro modalidades de organización de los
recursos para las actividades preventivas:
1ª) Asunción personal por el empresario de la actividad pre-
ventiva.
2ª) Designación por el empresario de uno o varios trabaja-
dores para llevar a cabo la actividad preventiva.
3ª) Constitución de un servicio de prevención propio.
4ª) Concierto con un servicio de prevención ajeno.
• El empresario puede asumir personalmente la actividad
preventiva:
― en empresas de menos de 6 trabajadores,
― y siempre que desarrolle de forma habitual su actividad
profesional en el puesto de trabajo.
No puede asumir la actividad preventiva en actividades
industriales peligrosas incluidas en el Anexo I del Reglamento
mencionado. Tampoco puede llevar a cabo la medicina laboral.
• Es posible la designación de uno o varios trabajadores,
siempre que los designados tengan capacidad suficiente y su nú-
mero sea el adecuado a las necesidades.
Ahora bien, no procede la modalidad de designación, cuando
sea obligatorio constituir un servicio de prevención propio.
• La empresa tiene obligación de constituir servicio de pre-
vención propio en los siguientes supuestos:
― Que se trate de empresas de más de 500 trabajadores.
― O que, tratándose de empresas entre 250 y 500 tra-
bajadores, desarrollen actividades peligrosas de las espe-
cificadas en el Anexo I.
― O que, tratándose de empresas no incluidas en los
apartados anteriores, la Autoridad Laboral así lo acuerde,
previo informe de la Inspección de Trabajo y Seguridad
Social y, en su caso, de los órganos técnicos en materia

342 JOAQUÍN MUR TORRES – ZARAGOZA 2009


Temario para las oposiciones al grupo Auxiliar
Administrativo del Servicio Aragonés de SALUD

• Temario absolutamente actualizado a la fecha de la


convocatoria:
o BOA del 27-3-2009.
• El precio de la obra completa es 56 euros, incluido IVA.
• El temario se actualizará gratuitamente un mes antes del
examen. El cuaderno de actualización se podrá recoger en la
librería o academia de adquisición; enviándose, sin
necesidad de petición, al domicilio del opositor en el
supuesto de adquisición por correo.
• Temario elaborado con los mejores criterios didácticos
para facilitar la memorización por parte del opositor.

Adquisición del temario:

• En las principales librerías y academias de la Comunidad


Autónoma de Aragón.
• Por correo -paquete azul- contra reembolso (no se cobran
gastos de envío).

Más información en: www.joaquinmur.com


Tema 10

La Ley 7/2007, de 12 de
abril, del Estatuto Básico
del Empleado Público. Debe-
res del empleado público y
código de conducta. Repre-
sentación, participación y
negociación colectiva.

Sumario

1. La Ley 7/2007, de 12 de abril, del Estatuto Básico del


Empleado Público.
1.1. Objeto de la Ley.
1.2. Vigencia de la Ley.
1.3. Ámbito de aplicación.
1.4. Estructura y contenido.
1.5. Aspectos más relevantes de los distintos títulos del
EBEP.

2. Deberes del empleado público y código de conducta.


2.1. Deberes básicos.
2.2. Principios éticos.
2.2.1. Diferencias entre los principios éticos y los de
conducta.
2.2.2. Enumeración de los principios éticos.
2.3. Principios de conducta.

JOAQUÍN MUR TORRES – ZARAGOZA 2009 371


3. Representación, participación y negociación colectiva.
3.1. Representación.
3.1.1. Concepto.
3.1.2. Advertencias.
3.1.3. Órganos de representación.
3.2. Participación institucional.
3.2.1. Concepto.
3.2.2. Desarrollo pendiente.
3.3. Negociación colectiva.
3.3.1. Concepto.
3.3.2. Principios generales de la negociación colectiva.
3.3.3. Las Mesas de negociación.
3.3.4. Las materias objeto de negociación.
3.3.5. Pactos y Acuerdos.

1. La Ley 7/2007, de 12 de abril, del Estatuto


Básico del Empleado Público

1.1. Objeto de la Ley

El objeto de la Ley 7/2007 es, como indica su artículo 1º,


doble, a saber:
1) Establecer las bases del régimen estatutario de los funcio-
narios incluidos en su ámbito de aplicación.
2) Determinar las normas aplicables al personal laboral al
servicio de las Administraciones públicas.
Así pues, el Estatuto Básico del Empleado Público (EBEP)
persigue establecer una regulación de los elementos comunes
aplicables al conjunto de los funcionarios y al personal laboral.

372 JOAQUÍN MUR TORRES – ZARAGOZA 2009


1.2. Vigencia de la Ley

Conviene indicar:

1ª) La disposición final 4ª del EBEP establece su entrada en


vigor en distintas fases, al prever que “entrará en vigor en el plazo
de un mes a partir de su publicación el BOE”, -por tanto, el 13 de
mayo de 2008-, pero exceptuando diversos preceptos que “produ-
cirán efectos a partir de la entrada en vigor de las Leyes de
Función Pública que se dicten en desarrollo de este Estatuto”.
Estos preceptos del EBEP de vigencia retardada son los relativos a:
derecho a la carrera profesional y a la promoción interna; la eva-
luación del desempeño; derechos retributivos; provisión de puestos
de trabajo; movilidad.

2ª) La disposición derogatoria única del EBEP, deroga expre-


samente determinadas disposiciones con rango de Ley que tienen
el carácter de normativa básica del régimen de la función pública
(entre ellas, determinados preceptos de la Ley de Funcionarios
Civiles del Estado de 7 de febrero de 1964 y de la Ley 30/1984, de
2 de agosto, de Medidas para la Reforma de la Función Pública),
pero precisa que dichas disposiciones “quedan derogadas con el
alcance establecido en la disposición final cuarta”, que establece:
“Hasta que se dicten las Leyes de Función Pública y las
normas reglamentarias de desarrollo se mantendrán en
vigor en cada Administración Pública las normas vigentes
sobre ordenación, planificación y gestión de recursos
humanos en tanto no se opongan a lo establecido en el
Estatuto”.

3º) El legislador, al igual que no ha dispuesto una entrada en


vigor automática de todas las disposiciones del EBEP, tampoco ha
optado por una derogación automática de la normativa vigente
anterior en materia de función pública. Y ello porque el EBEP tiene
naturaleza de Ley básica necesitada de un desarrollo legislativo
ulterior, tal como se prevé en su artículo 6.

JOAQUÍN MUR TORRES – ZARAGOZA 2009 373


1.3. Ámbito de aplicación

Hay que distinguir:

A) Aplicación general:
• El EBEP se aplica directamente:
― al personal funcionario
― y, en lo que proceda, al personal laboral
al servicio de las siguientes Administraciones Públicas:
― la Administración estatal;
― la Administración autonómica;
― la Administración local;
― los Organismos Públicos, Agencias y demás Entidades de
derecho público con personalidad jurídica propia, vincula-
das o dependientes de cualquiera de las Administraciones
Públicas;
― las Universidades Públicas.
• De acuerdo con el artículo 7 del EBEP, conviene precisar:
“El personal laboral al servicio de las Administraciones Públicas se
rige, además de por la legislación laboral y por las demás normas
convencionalmente aplicables, por los preceptos de este Estatuto
que así lo dispongan.”

B) Aplicación especial a determinados colectivos:


Hay que tener en cuenta las siguientes reglas:

1ª) Aplicación al personal investigador:


En la aplicación del EBEP al personal investigador, se podrán
dictar normas singulares para adecuarlo a sus peculiaridades.

2ª) Aplicación al personal docente y al personal estatutario de


los Servicios de Salud:
El personal docente y el personal estatutario de los Servicios
de Salud se regirán por:
― la legislación específica dictada por el Estado y por las

374 JOAQUÍN MUR TORRES – ZARAGOZA 2009


Comunidades Autónomas en el ámbito de sus respectivas
competencias.
― y por lo previsto en el EBEP, a excepción de las siguientes
materias:
¾ derecho a la carrera profesional y a la promoción interna
(aunque si es aplicable el artículo 20 relativo a la
evaluación del desempeño);
¾ retribuciones complementarias ligadas parcialmente a la
carrera profesional;
¾ movilidad voluntaria entre Administraciones Públicas.
Para evitar dudas, el artículo 2.4. del EBEP destaca que “cada
vez que este Estatuto haga mención al personal funcionario de
carrera se entenderá comprendido el personal estatutario de los
Servicios de Salud”.

C) Aplicación directa únicamente cuando así lo disponga la


legislación específica de determinados colectivos.
Conforme a su artículo 4, las disposiciones del EBEP sólo se
aplicarán directamente cuando así lo disponga su legislación
específica al siguiente personal:
a) Personal funcionario de las Cortes Generales y de las
Asambleas Legislativas de las Comunidades Autónomas.
b) Personal funcionario de los demás Órganos Constitu-
cionales del Estado y de los Órganos Estatutarios de las Comu-
nidades Autónomas.
c) Jueces, Magistrados, Fiscales y demás personal funciona-
rio al servicio de la Administración de Justicia.
d) Personal militar de las Fuerzas Armadas.
e) Personal de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad.
f) Personal retribuido por arancel.
g) Personal del Centro Nacional de Inteligencia.
h) Personal del Banco de España y Fondos de Garantía de
Depósitos en Entidades de Crédito.

JOAQUÍN MUR TORRES – ZARAGOZA 2009 375


D) Aplicación supletoria:
De acuerdo con su artículo 2.7, el EBEP tiene “carácter
supletorio para todo el personal de las Administraciones Públicas
no incluido en su ámbito de aplicación”.
Para evitar dudas, el artículo 5 hace las dos precisiones si-
guientes en relación con el personal de la Sociedad Estatal de Co-
rreos y Telégrafos:
― “El personal funcionario de la Sociedad Estatal Correos y
Telégrafos se regirá por sus normas específicas y supleto-
riamente por lo dispuesto en este Estatuto”.
― “Su personal laboral se regirá por la legislación laboral y
demás normas convencionalmente aplicables”. (Para el
personal laboral de Correos no hay supletoriedad del
EBEP).

1.4. Estructura y contenido

El EBEP tiene 100 artículos, 11 disposiciones adicionales, 8


transitorias, 1 derogatoria y cuatro finales.
Los 100 artículos se distribuyen en ocho títulos, cuya deno-
minación es la siguiente:
Título I: Objeto y ámbito de aplicación.
Título II: Clases de personal al servicio de las Administracio-
nes Públicas.
Título III: Derechos y deberes. Código de conducta de los em-
pleados públicos.
Título IV: Adquisición y pérdida de la relación de servicio.
Título V: Ordenación de la actividad profesional.
Título VI: Situaciones administrativas.
Título VII: Régimen disciplinario.
Título VIII: Cooperación entre las Administraciones Públicas.

376 JOAQUÍN MUR TORRES – ZARAGOZA 2009


1.5. Aspectos más relevantes de los distintos títulos del EBEP

• Título I:
Este título trata del objeto y ámbito de aplicación del EBEP, a
los que ya nos hemos referido antes. Pero conviene añadir los
siguientes fundamentos de actuación, que refleja el Estatuto:
a) Servicio a los ciudadanos y a los intereses generales.
b) Igualdad, mérito y capacidad en el acceso y en la promo-
ción profesional.
c) Sometimiento pleno a la ley y al Derecho.
d) Igualdad de trato entre mujeres y hombres.
e) Objetividad, profesionalidad e imparcialidad en el servicio
garantizadas con la inamovilidad en la condición de funcionario de
carrera.
f) Eficacia en la planificación y gestión de los recursos huma-
nos.
g) Desarrollo y cualificación profesional permanente de los
empleados públicos.
h) Transparencia.
i) Evaluación y responsabilidad en la gestión.
j) Jerarquía en la atribución, ordenación y desempeño de las
funciones y tareas.
k) Negociación colectiva y participación, a través de los
representantes, en la determinación de las condiciones de empleo.
l) Cooperación entre las Administraciones Públicas en la
regulación y gestión del empleo público.

• Título II:
Hay que destacar:
1º) Según el artículo 8, son empleados públicos “quienes de-
sempeñan funciones retribuidas en las Administraciones Públicas
al servicio de los intereses generales.”
2º) Los empleados públicos se clasifican en los cuatro grupos
siguientes:

JOAQUÍN MUR TORRES – ZARAGOZA 2009 377


a) Funcionarios de carrera: Quienes en virtud de nom-
bramiento legal, están vinculados a una Administración
Pública por una relación estatutaria regulada por el
Derecho Administrativo para el desempeño de servicios
profesionales retribuidos de carácter permanente.
b) Funcionarios interinos: Los que, por razones expresamente
justificadas de necesidad y urgencia son nombrados como
tales para el desempeño de funciones propias de funcio-
narios de carrera, cuando se dé alguna de las siguientes
circunstancias:
⎯ La existencia de plazas vacantes cuando no sea posible
su cobertura por funcionarios de carrera.
⎯ La sustitución transitoria de los titulares.
⎯ La ejecución de programas de carácter personal.
⎯ El exceso o acumulación de tareas por plazo máximo de
6 meses, dentro de un período de doce meses.
c) Personal laboral: El que en virtud de contrato de trabajo
formalizado por escrito, en cualquiera de las modalidades
de contratación de personal previstas en la legislación
laboral, presta servicios retribuidos por las Administra-
ciones Públicas; pudiendo ser fijo, por tiempo indefinido o
temporal, en función de la duración del contrato.
d) Personal eventual: El que, en virtud de nombramiento y con
carácter no permanente, sólo realiza funciones
expresamente calificadas como de confianza o asesora-
miento especial, siendo retribuido con cargo a los créditos
presupuestarios consignados para este fin.
3º) El artículo 13 regula la nueva figura del personal directivo
profesional, que está llamado a constituir en el futuro un factor
decisivo de modernización administrativa, puesto que “estará
sujeto a evaluación con arreglo a los criterios de eficacia y
eficiencia, responsabilidad por su gestión y control de resultados
en relación con los objetivos que le hayan sido fijados.” El apartado
2 de dicho artículo 13 dice que “es personal directivo el que
desarrolla funciones directivas profesionales en las Admi-
nistraciones Públicas, definidas como tales en las normas
específicas de cada Administración.”

378 JOAQUÍN MUR TORRES – ZARAGOZA 2009


Temario para las oposiciones al grupo Auxiliar
Administrativo del Servicio Aragonés de SALUD

• Temario absolutamente actualizado a la fecha de la


convocatoria:
o BOA del 27-3-2009.
• El precio de la obra completa es 56 euros, incluido IVA.
• El temario se actualizará gratuitamente un mes antes del
examen. El cuaderno de actualización se podrá recoger en la
librería o academia de adquisición; enviándose, sin
necesidad de petición, al domicilio del opositor en el
supuesto de adquisición por correo.
• Temario elaborado con los mejores criterios didácticos
para facilitar la memorización por parte del opositor.

Adquisición del temario:

• En las principales librerías y academias de la Comunidad


Autónoma de Aragón.
• Por correo -paquete azul- contra reembolso (no se cobran
gastos de envío).

Más información en: www.joaquinmur.com


5. Cotización
El sistema contributivo de la Seguridad Social se financia con
las aportaciones de los trabajadores y empresarios que se deno-
minan “cuotas”.
La cotización es obligatoria para los trabajadores y empresa-
rios incluidos en el campo de aplicación. Se trata de una obliga-
ción impuesta por la ley, a fin de sostener las cargas económicas
de la Seguridad Social.
La cotización tiene, pues, doble aportación:
― La cuota patronal.
― La cuota obrera.
No obstante, en accidentes de trabajo y enfermedades profe-
sionales, la cotización completa corre a cargo exclusivamente de los
empresarios, justificándose la medida en el hecho de que tra-
dicionalmente los riesgos profesionales han sido concebidos en los
ordenamientos jurídicos como de responsabilidad empresarial
directa.
La obligación de cotizar nace desde el comienzo de la presta-
ción de servicios en una empresa, incluido el período de prueba, y
se mantiene durante todo el tiempo en que el trabajador está en
alta o presta sus servicios en la empresa. Solamente se extingue la
obligación de cotizar con la comunicación de la baja a la Dirección
Provincial o Administración correspondiente de la Tesorería
General de la Seguridad Social, una vez finalizada la prestación de
servicios en la empresa.
Conviene precisar que la obligación de cotizar permanece du-
rante las situaciones de incapacidad temporal, riesgo durante el
embarazo, riesgo durante la lactancia natural, maternidad y
paternidad, aunque estas situaciones supongan una causa de
suspensión de la relación laboral.
En la cotización hay que distinguir tres conceptos básicos, a
saber: la base de cotización, los tipos de cotización y la cuota.

JOAQUÍN MUR TORRES – ZARAGOZA 2009 431


5.1. Base de cotización

• Es el importe salarial sobre el que se aplica el tipo de coti-


zación a efectos de determinar la cuota o líquido a ingresar.
• La base de cotización está compuesta, pues, por la remune-
ración total, cualquiera que sea su forma o denominación, que
tenga derecho a percibir el trabajador o la que efectivamente per-
ciba, de ser ésta superior, por razón del trabajo que realice por
cuenta ajena. Pero se excluyen los siguientes conceptos:
→ Las dietas y asignaciones para gastos de viaje,
gastos de locomoción, cuando correspondan a
desplazamientos del trabajador fuera de su centro
habitual de trabajo para realizar el mismo en lugar
distinto, así como los pluses de transporte urbano
y de distancia por desplazamiento del trabajador
desde su domicilio al centro de trabajo habitual,
con la cuantía y alcance reglamentariamente es-
tablecidos. (Exclusión parcial).
→ Las indemnizaciones por fallecimiento y las corres-
pondientes a traslados, suspensiones y despidos.
(Exclusión total).
→ Las cantidades que se abonen en concepto de
quebranto de moneda y las indemnizaciones por
desgaste de útiles o herramientas y adquisición de
prendas de trabajo, cuanto tales gastos sean
efectivamente realizados por el trabajador y sean
los normales de tales útiles o prendas en los
términos reglamentariamente establecidos. (Exclu-
sión parcial).
→ Los productos en especie concedidos voluntaria-
mente por las empresas en los términos reglamen-
tariamente establecidos. (Exclusión parcial).
→ Las percepciones por matrimonio. (Exclusión total).
→ Las prestaciones de la Seguridad Social, así como
sus mejoras (Exclusión total).
→ Las asignaciones asistenciales concedidas por las
empresas, en los términos reglamentariamente
establecidos. (Exclusión parcial).

432 JOAQUÍN MUR TORRES – ZARAGOZA 2009


• En cuanto a las horas extraordinarias no son cotizables para
contingencias generales. No obstante, existe una cotización adi-
cional para recursos generales del sistema, sin repercusión en
prestaciones.
Las horas extraordinarias sí son cotizables para accidentes de
trabajo y enfermedades profesionales.
• Hay que distinguir entre topes máximo y mínimo de
cotización y bases máximas y mínimas de cotización.
El tope máximo de la base de cotización, único para todas las
actividades, categorías profesionales y contingencias, será el esta-
blecido para cada año en la correspondiente Ley de Presupuestos
Generales del Estado. El tope máximo de la base de cotización es
aplicable igualmente en los casos de pluriempleo.
El tope mínimo de cotización será equivalente a las cuantías
del salario mínimo interprofesional vigente en cada momento incre-
mentadas en un sexto, salvo disposición expresa en contrario.
Para 2009 los topes absolutos de cotización importan men-
sualmente: máximo, 3.166,20 euros; mínimo, 728,10 euros (tra-
bajadores mayores y menores de 18 años).
Las bases de cotización se hallan también limitadas para
cada grupo de categorías profesionales por bases mínimas y máxi-
mas, fijadas periódicamente en la Ley de Presupuestos Generales
del Estado. Debe advertirse que en la cotización por accidentes de
trabajo no hay topes por categorías profesionales, pero sí se apli-
can los topes máximo y mínimo.

5.2. Tipos de cotización

El tipo de cotización es el porcentaje que, aplicado a la base,


nos da como resultado la cuota o importe a pagar. Su estableci-
miento y distribución, para determinar las aportaciones respecti-
vas del empresario y trabajador obligados a cotizar, se efectuarán
en la correspondiente Ley de Presupuestos Generales del Estado
(art.º 16.1 de la Ley General de la Seguridad Social).
Los tipos de cotización vigentes en 2009 para el Régimen
General son los siguientes:

JOAQUÍN MUR TORRES – ZARAGOZA 2009 433


Empresario Trabajador Total

Contingencias comunes 23,60% 4,70% 28,30%

C. adicional Norma general 23,60% 4,70% 28,30%


horas extras
Fuerza mayor 12% 2% 14%
Tarifa de
primas de la
disposición
adicional 4ª
de la Ley
42/2006, de
28 de
diciembre,
Accidentes de trabajo y en
enfermedades profesionales redacción
dada por la
disposición
adicional
13ª de la
Ley 2/2008,
de 23 de
diciembre.

Contratación indefinida 5,50% 1,55% 7,05%

A tiempo
6,70% 1,60% 8,30%
Desempleo Contratación completo
de duración
determinada A tiempo
7,70% 1,60% 9,30%
parcial

Fondo de Garantía Salarial 0,20% — 0,20%

Formación profesional 0,60% 0,10% 0,70%

Nota.– De acuerdo con la disposición adicional 6.ª de la Ley


12/2001, de 9 de julio, “en los contratos de carácter temporal cuya
duración efectiva sea inferior a siete días, la cuota empresarial a la
Seguridad Social por contingencias comunes se incrementará en
un 36%. Dicho incremento no será de aplicación a los contratos de
interinidad”.

434 JOAQUÍN MUR TORRES – ZARAGOZA 2009


5.3. Cuota
Es el líquido a pagar, resultante de aplicar los porcentajes o
tipos de cotización a las bases de cotización correspondientes.

6. Recaudación
Antes hemos visto quién estaba obligado a cotizar. Ahora he-
mos de decir que el sujeto responsable directo del ingreso de las
cuotas es el empresario; éste ingresará las aportaciones propias y
las de sus trabajadores, en su totalidad.
Como consecuencia de este sistema de pago: el empresario
descontará a sus trabajadores, en el momento de hacerles efectivas
sus retribuciones, la parte de cuota que corresponda a la apor-
tación de los mismos.
Si no lo hace en ese momento, no podrá realizarlo con poste-
rioridad, quedando obligado a ingresar la totalidad de las cuotas a
su exclusivo cargo.
Si hace el descuento y no lo ingresa, responde frente a los tra-
bajadores y Entidades Gestoras, sin perjuicio de las responsabili-
dades penal y administrativa que procedan. Si hay retención y no
hay ingreso, es apropiación indebida.
Dentro de la recaudación, hay que hacer referencia al plazo y
lugar del ingreso y a la forma de liquidación de las cuotas.

6.1. Plazo
A) Norma general:
Las cuotas del Régimen General de la Seguridad Social deben
liquidarse por mensualidades vencidas y se ingresarán por los
empresarios dentro del mes natural siguiente al que corresponda su
devengo.

B) Plazos especiales:
Como excepción a la regla indicada, se prevén plazos espe-
ciales referidos a: 1) determinados colectivos integrados en el R.
General; 2) sistemas especiales; 3) cuotas debidas por abono de
salarios con carácter retroactivo; 4) empresas que, por la índole de
su actividad o fijeza de sus trabajadores, requieran períodos de

JOAQUÍN MUR TORRES – ZARAGOZA 2009 435


liquidación superiores al mensual o períodos mensuales pero
diferidos en uno o más meses naturales.
El Reglamento General de Recaudación de la Seguridad
Social (R.D. 1.415/2004, de 11 de junio) prevé, por otra parte, la
concesión de aplazamientos para el pago de deudas con la
Seguridad Social, a solicitud de los sujetos responsables del pago,
cuando la situación económico-financiera y demás circunstancias
concurrentes, discrecionalmente apreciadas por el órgano
competente para resolver, les impida efectuar el ingreso de sus
débitos en los plazos y términos establecidos con carácter general;
no pudiendo exceder de 5 años la duración total del aplazamiento
y sin que puedan aplazarse las cuotas relativas a accidentes de
trabajo y enfermedades profesionales ni la aportación del
trabajador por cuenta ajena

C) Ingreso de las cuotas fuera de plazo:


• Lo más significativo de los ingresos fuera de plazo es el “re-
cargo”, o sea, el porcentaje sobre la cuota que se añade por falta de
pago a su debido tiempo.
El recargo se imputa exclusivamente a los sujetos responsa-
bles del pago, habiéndose suprimido desde 1-6-2004 la distinción
entre recargo de mora y de apremio.
Existe ahora un recargo único en su naturaleza pero de por-
centaje progresivo en función del momento en que se satisfaga la
deuda fuera de plazo reglamentario.
A partir de la indicada fecha el recargo se gradúa así:
― Si los sujetos responsables del pago han presentado los
documentos de cotización dentro del plazo reglamentario:

Abono de las cuotas debidas con posterioridad


Recargo
al vencimiento del plazo reglamentario
Dentro del primer mes siguiente 3%

Dentro del segundo mes siguiente 5%

Dentro del tercer mes siguiente 10%

A partir del tercer mes siguiente 20%

436 JOAQUÍN MUR TORRES – ZARAGOZA 2009


Temario para las oposiciones al grupo Auxiliar
Administrativo del Servicio Aragonés de SALUD

• Temario absolutamente actualizado a la fecha de la


convocatoria:
o BOA del 27-3-2009.
• El precio de la obra completa es 56 euros, incluido IVA.
• El temario se actualizará gratuitamente un mes antes del
examen. El cuaderno de actualización se podrá recoger en la
librería o academia de adquisición; enviándose, sin
necesidad de petición, al domicilio del opositor en el
supuesto de adquisición por correo.
• Temario elaborado con los mejores criterios didácticos
para facilitar la memorización por parte del opositor.

Adquisición del temario:

• En las principales librerías y academias de la Comunidad


Autónoma de Aragón.
• Por correo -paquete azul- contra reembolso (no se cobran
gastos de envío).

Más información en: www.joaquinmur.com


Tema 12

La atención primaria de la
salud: concepto y caracte-
rísticas generales. La orde-
nación de la Atención Pri-
maria en Aragón. Órganos
de dirección.

Sumario
1. La atención primaria de la salud: concepto y
características generales.
1.1. Concepto.
1.2. Características doctrinales de la atención primaria de
salud.
1.3. Características comunes de la atención primaria en el
Sistema Nacional de Salud.

2. La ordenación de la atención primaria en Aragón.


2.1. Normativa.
2.2. Zona de Salud.
2.2.1. Concepto.
2.2.2. Delimitación de las Zonas de Salud.
2.3. Centro de Salud.
2.3.1. Conceptos.
2.3.2. Funciones.
2.3.3. Precisiones relativas a la ubicación de los
Centros de Salud.

JOAQUÍN MUR TORRES – ZARAGOZA 2009 479


2.4. Equipo de Atención Primaria.
2.4.1. Concepto.
2.4.2. Composición del Equipo de Atención Primaria.
2.4.3. Ámbitos funcionales del Equipo de Atención
Primaria.
2.4.4. Funciones de los distintos colectivos de personal
del Equipo de Atención Primaria.
2.4.5. Actividades específicas del Equipo de Atención
Primaria.

3. Órganos de dirección.
3.1. El Gerente del Sector y los Directores de Atención
Primaria y de Enfermería de Atención Primaria del
Sector.
3.2. El Coordinador del Equipo de Atención Primaria.
3.2.1. Funciones y actividades del Coordinador del
Equipo de Atención Primaria.
3.2.2. Nombramiento y cese del Coordinador.
3.3. El Coordinador de Enfermería del Equipo de Atención
Primaria.
3.3.1. Funciones y actividades del Coordinador de
Enfermería del Equipo de Atención Primaria.
3.3.2. Nombramiento y cese del Coordinador de
Enfermería.
3.4. El Consejo de Salud de Zona.
3.4.1. Composición.
3.4.2. Funciones.

1. La Atención primaria de salud: concepto y


características generales

1.1. Concepto

Según la Conferencia Internacional de la Organización


Mundial de la Salud celebrada en Alma-Ata (Kazajstan) en 1978,

480 JOAQUÍN MUR TORRES – ZARAGOZA 2009


la atención primaria de salud es “la asistencia sanitaria esencial,
basada en métodos y tecnologías prácticas, científicamente
fundadas y socialmente aceptables, puesta al alcance de todos los
individuos y familias de la comunidad mediante su plena parti-
cipación y a un coste que la comunidad y el país puedan soportar”.
Hay que destacar, asimismo que, según dicha conferencia de
Alma-Ata, la atención primaria:
⎯ constituye la función central y el medio principal del sistema
nacional de salud;
⎯ representa el primer nivel de contacto del individuo, familia
y comunidad con el sistema nacional de salud, llevando lo
más cerca posible la atención de salud al lugar donde
residen y trabajan las personas;
⎯ y constituye el primer elemento de un proceso permanente
de asistencia sanitaria.

1.2. Características doctrinales de la atención primaria de


salud

En concordancia con la idea que establece la O.M.S. sobre la


atención primaria de salud, la doctrina ha señalado las siguientes
características de la misma.
• Atención integral, en cuanto se considera al ser humano
desde una perspectiva biopsicosocial.
• Atención integrada, en cuanto en esta atención se integran
los elementos de promoción de la salud, prevención y tratamiento
de enfermedades, rehabilitación y reinserción social.
• Atención continuada y permanente, en cuando es un proceso
activo a lo largo de la vida de las personas, en sus distintos
ámbitos (domicilio, escuela, trabajo...) y en cualquier circunstancia
(consulta, urgencias, tratamiento hospitalario...)
• Atención basada en el trabajo en equipo, en el que el
profesional médico tiene un papel principal, pero no es el único
protagonista de la actividad sanitaria, sino que comparte
responsabilidades y tareas con los demás componentes, sanitarios
y no sanitarios, del Equipo de Atención Primaria.

JOAQUÍN MUR TORRES – ZARAGOZA 2009 481


• Atención comunitaria, en cuanto se atienden no sólo los
problemas de salud individuales, sino también los colectivos,
mediante la utilización de las técnicas propias de la salud pública
y medicina comunitaria.
• Atención programada, en cuanto la atención a la población
se lleva a cabo mediante programas de salud que abordan los
distintos problemas de salud-enfermedad de la zona.
• Atención participativa, en cuanto la atención primaria de
salud está basada en la participación activa de la comunidad en
todas las fases del proceso de planificación, programación y puesta
en práctica de las actividades.

1.3. Características comunes de la atención primaria en el


Sistema Nacional de Salud

A) La cartera de servicios comunes del Sistema Nacional de


Salud, aprobada por Real Decreto 1030/2006, de 15 de sep-
tiembre, establece en su Anexo II las características de la atención
primaria que debe garantizarse a todos los usuarios del Sistema
Nacional de Salud.
Así dice:
― La atención primaria es el nivel básico e inicial de
atención, que garantiza la globalidad y continuidad de la atención
a lo largo de toda la vida del paciente, actuando como gestor y
coordinador de casos y regulador de flujos.
― Comprende actividades de promoción de la salud,
educación sanitaria, prevención de la enfermedad, asistencia
sanitaria, mantenimiento y recuperación de la salud, así como la
rehabilitación física y el trabajo social.
― Todas estas actividades dirigidas a las personas, a las
familias y a la comunidad, bajo un enfoque biopsicosocial, se
prestan por equipos interdisciplinares, garantizando la calidad y
accesibilidad a las mismas, así como la continuidad entre los
diferentes ámbitos de atención en la prestación de servicios
sanitarios y la coordinación entre todos los sectores implicados.
― Las administraciones sanitarias con competencia en la
gestión de esta prestación determinarán la forma de proporcionarla
en su ámbito.

482 JOAQUÍN MUR TORRES – ZARAGOZA 2009


B) El Anexo II citado especifica, además, las actividades y
procedimientos de atención primaria garantizados en el Sistema
Nacional de Salud. Son los siguientes:

1. Atención sanitaria a demanda, programada y urgente


tanto en la consulta como en el domicilio del enfermo:
Comprende todas aquellas actividades asistenciales de
atención individual, diagnósticas, terapéuticas y de seguimiento de
procesos agudos o crónicos, así como aquellas de promoción de la
salud, educación sanitaria y prevención de la enfermedad que
realizan los diferentes profesionales de atención primaria.
Esta actividad asistencial incluye las siguientes modalidades:
― Consulta a demanda, por iniciativa del paciente, preferen-
temente organizada a través de cita previa.
― Consulta programada, realizada por iniciativa de un profe-
sional sanitario.
― Consulta urgente, por motivos no demorables.

2. Indicación o prescripción y realización, en su caso, de


procedimientos diagnósticos y terapéuticos:
Comprende los siguientes procedimientos diagnósticos y
terapéuticos accesibles en el nivel de atención primaria:

a) Procedimientos diagnósticos.
⎯ Procedimientos diagnósticos básicos realizados en aten-ción
primaria, incluyendo entre otros:
¾ Anamnesis y exploración física.
¾ Espirometría, medición del flujo espiratorio máximo y
pulsioximetría.
¾ Exploraciones cardiovasculares: electrocardiografía,
electrocardiografía, oscilometría y/o doppler.
¾ Exploraciones otorrinolaringológicas: otoscopia, larin-
goscopia indirecta y acumetría cualitativa.
¾ Medición de la agudeza visual y fondo de ojo.
¾ Determinaciones analíticas mediante técnica seca, in-

JOAQUÍN MUR TORRES – ZARAGOZA 2009 483


cluyendo la reflectometría.
¾ Obtención de muestras biológicas.
¾ Tests psicoafectivos y sociales, de morbilidad y de
calidad de vida.
⎯ Procedimientos diagnósticos con acceso desde atención
primaria, conforme a los protocolos establecidos y cuando
la organización propia de cada servicio de salud lo haga
posible:
¾ Pruebas de laboratorio.
¾ Anatomía patológica.
¾ Diagnóstico por imagen, entre otros radiología general
simple y de contraste, ecografía, mamografía y tomo-
grafía axial computarizada.
¾ Endoscopia digestiva.

b) Procedimientos terapéuticos.
⎯ Indicación, prescripción y seguimiento de tratamientos
farmacológicos y no farmacológicos adaptados a los con-
dicionantes físicos y fisiológicos del paciente. Se incluyen
los materiales para la aplicación de tratamientos con
insulina y el seguimiento de los tratamientos con anti-
coagulantes orales en coordinación con atención espe-
cializada, conforme a la priorización y los protocolos de
cada servicio de salud.
⎯ Administración de tratamientos parenterales.
⎯ Curas, suturas y tratamiento de úlceras cutáneas.
⎯ Inmovilizaciones.
⎯ Infiltraciones.
⎯ Aplicación de aerosoles.
⎯ Taponamiento nasal.
⎯ Extracción de tapones auditivos.
⎯ Extracción de cuerpos extraños.
⎯ Cuidados de estomas digestivos, urinarios y traqueales.

484 JOAQUÍN MUR TORRES – ZARAGOZA 2009


Temario para las oposiciones al grupo Auxiliar
Administrativo del Servicio Aragonés de SALUD

• Temario absolutamente actualizado a la fecha de la


convocatoria:
o BOA del 27-3-2009.
• El precio de la obra completa es 56 euros, incluido IVA.
• El temario se actualizará gratuitamente un mes antes del
examen. El cuaderno de actualización se podrá recoger en la
librería o academia de adquisición; enviándose, sin
necesidad de petición, al domicilio del opositor en el
supuesto de adquisición por correo.
• Temario elaborado con los mejores criterios didácticos
para facilitar la memorización por parte del opositor.

Adquisición del temario:

• En las principales librerías y academias de la Comunidad


Autónoma de Aragón.
• Por correo -paquete azul- contra reembolso (no se cobran
gastos de envío).

Más información en: www.joaquinmur.com


Tema 13

La asistencia especializa-
da: Concepto y característi-
cas generales. La ordena-
ción de la Atención Espe-
cializada en la Comunidad
Autónoma de Aragón. Órga-
nos de Dirección.

Sumario
1. La asistencia especializada: concepto y características
generales.
1.1. Concepto.
1.2. Principales características.
1.3. Examen especial de la libre elección de médico especia-
lista y de hospital.
1.4. Examen especial de la garantía de plazo en la atención
quirúrgica en el Sistema de Salud de Aragón.
1.5. Cartera de servicios de atención especializada.

2. La ordenación de la atención especializada en la Comuni-


dad Autónoma de Aragón.
2.1. Aspectos generales de la red hospitalaria pública inte-
grada en Aragón.

JOAQUÍN MUR TORRES – ZARAGOZA 2009 519


2.2. Aspectos particulares de los hospitales y centros de es-
pecialidades.
2.3. Examen especial de la vinculación de los hospitales
privados a la red hospitalaria pública.

3. Órganos de dirección.
3.1. El Director del Hospital.
3.2. El Director de Enfermería.
3.3. Subdirectores.
3.4. La Comisión de Dirección de Centro.
3.5. Referencia a los órganos de asesoramiento y participa-
ción de los hospitales.

1. La asistencia especializada: Concepto y carac-


terísticas generales

1.1. Concepto

La asistencia especializada es la atención sanitaria que se


realiza una vez superadas las posibilidades de diagnóstico y trata-
miento de la atención primaria, prestándose en los hospitales y en
los centros especializados de diagnóstico y tratamiento.

1.2. Principales características

a) La asistencia especializada se coordina con la atención


primaria, garantizándose la continuidad durante todo el proceso
asistencial.
b) La asistencia especializada se presta tanto en régimen de
internamiento como ambulatorio y domiciliario, pero dicha
atención deberá ser prestada, siempre que sea posible, de forma
ambulatoria.
c) La estructura sanitaria responsable de la atención especia-
lizada, sea ésta programada o urgente, es el hospital junto a sus

520 JOAQUÍN MUR TORRES – ZARAGOZA 2009


correspondientes centros de especialidades; debiendo disponer
cada área de salud de, al menos, un centro hospitalario, que
ofertará los servicios adecuados a las necesidades de la población.
d) El acceso a la asistencia sanitaria especializada se efectúa
de las siguientes formas:
― Asistencia especializada en régimen ambulatorio: Por
indicación del médico de atención primaria o a través de los
servicios de urgencia.
― Asistencia especializada en régimen de hospitalización: Por
indicación del médico especialista o a través de los servicios de
urgencia.
e) La atención sanitaria especializada comprende:
― La asesoría sobre pacientes requerida desde la atención
primaria.
― La asistencia especializada en consultas.
― La asistencia en hospital de día.
― La asistencia en régimen de internamiento.
― La indicación o prescripción, y la realización, en su caso,
de procedimientos diagnósticos y terapéuticos.
― La atención paliativa a enfermos terminales.
― La atención a la salud mental, en régimen ambulatorio, de
internamiento y domiciliario.
― La asistencia y cuidados de rehabilitación.
― La atención urgente.
― Actividades de información y vigilancia en la protección de
la salud cuya naturaleza aconseja que se realicen en este nivel.

1.3. Examen especial de la libre elección de médico espe-


cialista y de hospital

De acuerdo con el Decreto 57/2007, de 17 de abril, y la


Orden de 18 de enero de 2008, hay que indicar cuanto sigue:

JOAQUÍN MUR TORRES – ZARAGOZA 2009 521


a) Derecho a elección de médico especialista para consulta:
El usuario podrá elegir médico para la asistencia espe-
cializada en consultas externas, pudiendo optar entre ser atendido
por el médico especialista asignado al equipo de atención primaria
o elegir libremente entre los facultativos especialistas que de-
sarrollen su actividad en las consultas externas de los centros de
Atención Especializada del Sistema de Salud de Aragón.

b) Derecho a elección de hospital:


El usuario podrá elegir centro de atención especializada
cuando por un médico del Sistema de Salud de Aragón se le
indique la necesidad de un internamiento programado. La elección
podrá realizarla en cualquiera de los hospitales del Sistema de
Salud de Aragón que oferte los servicios para los que se le ha
indicado el internamiento

c) Especialidades médicas de libre ejercicio del derecho:


Las especialidades en las que el usuario podrá ejercitar el
derecho de elección tanto en consulta de atención especializada
como para internamiento serán las siguientes:
* Cardiología.
* Cirugía general y del aparato digestivo.
* Dermatología médico-quirúrgica y venereología.
* Aparato digestivo.
* Endocrinología y nutrición.
* Neumología.
* Neurología.
* Obstetricia y ginecología.
* Oftalmología.
* Otorrinolaringología.
* Traumatología y cirugía ortopédica.
* Urología.

522 JOAQUÍN MUR TORRES – ZARAGOZA 2009


Temario para las oposiciones al grupo Auxiliar
Administrativo del Servicio Aragonés de SALUD

• Temario absolutamente actualizado a la fecha de la


convocatoria:
o BOA del 27-3-2009.
• El precio de la obra completa es 56 euros, incluido IVA.
• El temario se actualizará gratuitamente un mes antes del
examen. El cuaderno de actualización se podrá recoger en la
librería o academia de adquisición; enviándose, sin
necesidad de petición, al domicilio del opositor en el
supuesto de adquisición por correo.
• Temario elaborado con los mejores criterios didácticos
para facilitar la memorización por parte del opositor.

Adquisición del temario:

• En las principales librerías y academias de la Comunidad


Autónoma de Aragón.
• Por correo -paquete azul- contra reembolso (no se cobran
gastos de envío).

Más información en: www.joaquinmur.com


Tema 14

El usuario del Sistema Na-


cional de Salud: sus dere-
chos y deberes. La tarjeta
sanitaria individual. El de-
recho de información sani-
taria y a la intimidad en la
Ley 41/2002, de 14 de no-
viembre, básica reguladora
de la autonomía del pacien-
te y de derechos y obli-
gaciones en materia de
información y documenta-
ción clínica.

Sumario
1. El usuario del Sistema Nacional de Salud: sus derechos y
deberes.
1.1. Derechos de los usuarios del Sistema Nacional de
Salud.
1.2. Deberes de los usuarios del Sistema Nacional de Salud.

JOAQUÍN MUR TORRES – ZARAGOZA 2009 547


1.2.1. La obligación de utilizar los servicios médicos
asignados.
1.2.2. La obligación de someterse al tratamiento pres-
crito.
1.2.3. La obligación con respecto a las instituciones y
organismos del centro sanitario.

2. La tarjeta sanitaria individual.

3. El derecho de información sanitaria y a la intimidad en la


Ley 41/2002, de 14 de noviembre, básica reguladora de la
autonomía del paciente y derechos y obligaciones en
materia de información y documentación clínica.
3.1. Aspectos generales de la Ley 41/2002, de 14 de no-
viembre.
3.2. La información sanitaria.
3.2.1. Clases de información sanitaria.
3.2.2. El titular de la información.
3.2.3. El responsable de la información.
3.2.4. Estructura de la información.
3.2.5. Excepciones del derecho de información.
3.3. El consentimiento informado.
3.3.1. Concepto.
3.3.2. El titular del consentimiento.
3.3.3. El responsable de la información previa al con-
sentimiento.
3.3.4. Forma del consentimiento.
3.4. Las instrucciones previas.
3.5. El derecho a la intimidad.
3.6. La historia clínica y otra documentación clínica.
3.6.1. La historia clínica.
3.6.2. Otra documentación clínica: informes de alta,
alta del paciente y certificados médicos.

548 JOAQUÍN MUR TORRES – ZARAGOZA 2009


1. El usuario del Sistema Nacional de Salud: sus
derechos y deberes

1.1. Derechos de los usuarios del Sistema Nacional de Salud

A) De acuerdo con el art.º 10 de la Ley General de Sanidad y


en conformidad asimismo con la Ley 41/2002, de 14 de no-
viembre, básica reguladora de la autonomía del paciente y de
derechos y obligaciones en materia de información y docu-
mentación, que ha derogado los apartados 5, 6, 8, 9 y 11 de dicho
artículo, procede indicar:
Todos tienen los siguientes derechos con respecto a las dis-
tintas Administraciones Públicas sanitarias:
1. Al respeto a su personalidad, dignidad humana e intimi-
dad, sin que pueda ser discriminado por razones de raza, de tipo
social, de sexo, moral, económico, ideológico, político o sindical.
2. A la información sobre los servicios sanitarios a que pueda
acceder y sobre los requisitos necesarios para su uso.
En particular, los usuarios y pacientes del Sistema Nacional
de Salud tendrán derecho a recibir información sobre los servicios
y unidades asistenciales disponibles, su calidad y los requisitos de
acceso a ellos (art. 12, Ley 41/2002), e información previa corres-
pondiente para elegir médico, tanto en atención primaria como en
la especializada, con arreglo a los términos y condiciones que
establezcan los servicios de salud (art. 13, Ley 41/2002). A tal
efecto, los profesionales y los responsables de los centros
sanitarios facilitarán a sus pacientes el ejercicio del derecho a
conocer el nombre, la titulación y la especialidad de los
profesionales sanitarios que les atienden, así como a conocer la
categoría y función de éstos, si así estuvieran definidas en su
centro o institución (art. 5.1.e. Ley 44/2003, de Ordenación de las
profesiones sanitarias).
3. A la confidencialidad de toda la información relacionada
con su proceso y con su estancia en Instituciones sanitarias
públicas y privadas que colaboren con el sistema público.
El principio de confidencialidad aparece desarrollado en los
arts. 16 y 19 de la Ley 41/2002, de 14 de noviembre, de manera
que toda persona tiene derecho a que se respete el carácter

JOAQUÍN MUR TORRES – ZARAGOZA 2009 549


confidencial de los datos referentes a su salud, y a que nadie
pueda acceder a ellos sin previa autorización amparada por la Ley.
4. A ser advertido de si los procedimientos de pronóstico,
diagnóstico y terapéuticos que se le apliquen puedan ser utilizados
en función de un proyecto docente o de investigación, que, en
ningún caso, podrá comportar peligro adicional para su salud. En
todo caso será imprescindible la previa autorización y por escrito
del paciente y la aceptación por parte del médico y de la Dirección
del correspondiente Centro sanitario.
5. A conocer, con motivo de cualquier actuación en el ámbito
de su salud, toda la información disponible sobre la misma,
salvando los supuestos exceptuados por la Ley. Además, toda per-
sona tiene derecho a que se respete su voluntad de no ser informa-
da. La información, que como regla general se proporcionará
verbalmente dejando constancia en la historia clínica, comprende,
como mínimo, la finalidad y la naturaleza de cada intervención,
sus riesgos y sus consecuencias.
6. Al consentimiento informado respecto de toda actuación
sanitaria.
7. A que se le asigne un médico, cuyo nombre se le dará a
conocer, que será su interlocutor principal con el equipo asis-
tencial. En caso de ausencia, otro facultativo del equipo asumirá
tal responsabilidad.
8. A que se le faciliten los certificados acreditativos de su
estado de salud. Éstos serán gratuitos cuando así lo establezca
una disposición legal o reglamentaria.
9. A negarse al tratamiento, excepto en los casos determina-
dos en la Ley. Su negativa al tratamiento constará por escrito.
10. A participar, a través de las Instituciones comunitarias,
en las actividades sanitarias, en los términos establecidos en la Ley
General de Sanidad y en las disposiciones que la desarrollen.
11. Al derecho de acceso a la documentación de la historia
clínica y a obtener copia de los datos que figuran en ella.
El derecho de acceso del paciente a la historia clínica puede
ejercerse también por representación debidamente acreditada.
El derecho de acceso del paciente a la documentación de la
historia clínica no puede ejercitarse en perjuicio del derecho de

550 JOAQUÍN MUR TORRES – ZARAGOZA 2009


terceras personas a la confidencialidad de los datos que constan
en ella recogidos en interés terapéutico del paciente, ni en perjuicio
del derecho de los profesionales participantes en su elaboración,
los cuales pueden oponer al derecho de acceso la reserva de sus
anotaciones subjetivas.
El paciente tiene derecho a que los centros sanitarios esta-
blezcan un mecanismo de custodia activa y diligente de las histo-
rias clínicas.
12. A utilizar las vías de reclamación y de propuesta de suge-
rencias en los planes previstos. En uno u otro caso deberá recibir
respuesta por escrito en los plazos que reglamentariamente se
establezcan.
13. A elegir el médico y los demás sanitarios titulados de
acuerdo con las condiciones contempladas en la Ley General de
Sanidad, en las disposiciones que se dicten para su desarrollo y en
las que regulen el trabajo sanitario en los Centros de Salud.
14. A obtener los medicamentos y productos sanitarios que se
consideren necesarios para promover, conservar o restablecer su
salud, en los términos que reglamentariamente se establezcan por
la Administración del Estado.

B) A los derechos antes relacionados, hay que añadir los que


indica el art.º 4 de la Ley 16/2003, de 28 de mayo, de cohesión y
calidad del Sistema Nacional de Salud.
Según el mencionado artículo, los ciudadanos tendrán los
siguientes derechos en el conjunto del Sistema Nacional de Salud:
a) A disponer de una segunda opinión facultativa sobre su
proceso, en los términos que reglamentariamente se establezcan.
b) A recibir asistencia sanitaria en su Comunidad Autónoma
de residencia en un tiempo máximo, que se aprobará mediante Real
Decreto, previo acuerdo del Consejo Interterritorial del Sistema
Nacional de Salud.
c) A recibir, por parte del Servicio de Salud de la Comunidad
Autónoma en la que se encuentre desplazado, la asistencia sanita-
ria del catálogo de prestaciones del Sistema Nacional de Salud que
pudiera requerir, en las mismas condiciones e idénticas garantías
que los ciudadanos residentes en esa Comunidad Autónoma. (Esta
igualdad de acceso a los servicios de asistencia sanitaria públicos

JOAQUÍN MUR TORRES – ZARAGOZA 2009 551


en todo el territorio español se garantiza mediante el Fondo de
Cohesión Sanitaria, gestionado por el Ministerio de Sanidad y Con-
sumo).

1.2. Deberes de los usuarios del Sistema Nacional de Salud

1.2.1. La obligación de utilizar los servicios médicos asig-


nados

Según el art.º 102.3 de la Ley General de la Seguridad Social


de 30 de mayo de 1974, las entidades obligadas a prestar la
asistencia sanitaria no abonarán los gastos que pueden oca-
sionarse cuando el beneficiario utilice servicios médicos distintos
de los que le hayan sido asignados.
No obstante, si puede pedirse el reintegro de gastos en los
casos de asistencia sanitaria urgente, inmediata y de carácter vital,
que hayan sido atendidos fuera del Sistema Nacional de Salud,
una vez comprobado que no se pudieron utilizar oportunamente
los servicios de aquél y que no se trata de una utilización desviada
o abusiva de esta excepción. (Art.º 4.3 del R.D. 1030/2006, de 15
de septiembre, por el que se establece la cartera de servicios
comunes del Sistema Nacional de Salud y el procedimiento para su
evaluación).

1.2.2. La obligación de someterse al tratamiento prescrito

Viene recogida en el art.º 102.1 y 2 de la Ley General de la


Seguridad Social de 30 de mayo de 1974. Según el texto legal, el
beneficiario deberá observar las prescripciones de los facultativos
que le asistan, pudiendo ser sancionado cuando, sin causa
razonable, rechace o abandone el tratamiento.
La determinación del carácter -razonable o no- de la negativa
de un beneficiario a someterse a un tratamiento prescrito, entra
dentro de las atribuciones del Servicio de Salud autonómico
correspondiente o del Instituto Nacional de Gestión Sanitaria.
El art.º 21.1 de la Ley 41/2002, de 14 de noviembre, estable-
ce a este respecto cuanto sigue:

552 JOAQUÍN MUR TORRES – ZARAGOZA 2009


“1. En caso de no aceptar el tratamiento prescrito, se pro-
pondrá al paciente o usuario la firma del alta voluntaria. Si no la
firmará, la dirección del centro sanitario, a propuesta del médico
responsable, podrá disponer el alta forzosa en las condiciones
reguladas por la Ley. El hecho de no aceptar el tratamiento
prescrito no dará lugar al alta forzosa cuando existan tratamientos
alternativos, aunque tengan carácter paliativo, siempre que los
preste el centro sanitario y el paciente acepte recibirlos. Estas
circunstancias quedarán debidamente documentadas.
2. En el caso de que el paciente no acepte el alta, la dirección
del centro, previa comprobación del informe clínico corres-
pondiente, oirá al paciente y, si persiste en su negativa, lo pondrá
en conocimiento del juez para que confirme o revoque la decisión.”
Firme la declaración de no razonable de la negativa de un
beneficiario a someterse al tratamiento prescrito, el INSS puede
imponer alguna de las siguientes sanciones:
― la suspensión de las prestaciones económicas de inca-
pacidad temporal.
― la pérdida o suspensión futuras de las prestaciones por
incapacidad permanente.

1.2.3. La obligación con respecto a las instituciones y Orga-


nismos del sistema sanitario

De acuerdo con los apartados 1 a 3 del artículo 11 de la Ley


General de Sanidad, son obligaciones de los ciudadanos con las
Instituciones y Organismos del sistema sanitario:
1. Cumplir las prescripciones generales de naturaleza sani-
taria comunes a toda la población, así como las específicas de-
terminadas por los servicios sanitarios.
2. Cuidar las instalaciones y colaborar en el mantenimiento
de la habilitabilidad de las Instituciones sanitarias.
3. Responsabilizarse del uso adecuado de las prestaciones
ofrecidas por el sistema sanitario, fundamentalmente en lo que se
refiere a la utilización de servicios, procedimientos de baja laboral
o incapacidad permanente y prestaciones terapéuticas y sociales.

JOAQUÍN MUR TORRES – ZARAGOZA 2009 553


Temario para las oposiciones al grupo Auxiliar
Administrativo del Servicio Aragonés de SALUD

• Temario absolutamente actualizado a la fecha de la


convocatoria:
o BOA del 27-3-2009.
• El precio de la obra completa es 56 euros, incluido IVA.
• El temario se actualizará gratuitamente un mes antes del
examen. El cuaderno de actualización se podrá recoger en la
librería o academia de adquisición; enviándose, sin
necesidad de petición, al domicilio del opositor en el
supuesto de adquisición por correo.
• Temario elaborado con los mejores criterios didácticos
para facilitar la memorización por parte del opositor.

Adquisición del temario:

• En las principales librerías y academias de la Comunidad


Autónoma de Aragón.
• Por correo -paquete azul- contra reembolso (no se cobran
gastos de envío).

Más información en: www.joaquinmur.com


Tema 15

La comunicación paciente/
usuario. Factores que la fa-
cilitan o dificultan. Diferen-
cia entre información y co-
municación.

Sumario
1. Aspectos generales de la comunicación.
1.1. Noción de comunicación.
1.2. Elementos de la comunicación.
1.3. Funciones de la comunicación.
1.4. Los axiomas de la comunicación.
1.5. Tipos de comunicación.
1.5.1. La comunicación verbal.
1.5.2. La comunicación no verbal.
1.5.3. Relaciones entre la comunicación verbal y la no
verbal.
1.6. Examen de la comunicación interna.
1.6.1. Comunicación ascendente, descendente y hori-
zontal.
1.6.2. Comunicación formal e informal.

JOAQUÍN MUR TORRES – ZARAGOZA 2009 573


2. Aspectos particulares de la comunicación en el contexto
sa-nitario.
2.1. La comunicación entre el personal de las instituciones
sanitarias y los pacientes y usuarios.
2.2. La comunicación interna de los centros sanitarios.

3. Factores que facilitan la comunicación.

4. Factores que dificultan la comunicación.

5. Diferencias entre información y comunicación.

1. Aspectos generales de la comunicación

1.1. Noción de comunicación

La comunicación humana es un proceso en el que se es-


tablece una relación interpersonal de transmisión y recepción de
ideas entre un locutor y su interlocutor. Los sujetos que participan
expresan algo de sí mismos mediante signos verbales y no verbales
con la intención de influir en la conducta del otro. En la comuni-
cación existe un intercambio de opiniones y emociones.
El American Colle Dictionary define la comunicación como
“formulación o intercambio de ideas, opiniones e información, a
través de la palabra, por escrito o por medio de signos”.
Más sintéticamente, Maisonneuve, define la comunicación
como “todo intercambio de mensajes”.
Etimológicamente, comunicar es poner en común; es decir,
compartir contenidos y significados; es decir, poner a disposición
del otro lo que yo tengo.

1.2. Elementos de la comunicación

• Según el modelo de Shannon y Weaver, los elementos que


deben darse para que se considere la existencia de un acto de
comunicación son:

574 JOAQUÍN MUR TORRES – ZARAGOZA 2009


― Emisor: Es la persona que emite el mensaje, iniciando la
comunicación. Para ser comprendido sin confusiones debe expre-
sar: el contenido de forma clara y específica; el sentimiento de lo
que le sugiere el contenido; la demanda de lo que quiere o necesita.

― Receptor: Es la persona a la que va dirigido el mensaje.


Para interpretarlo correctamente, debe saber escuchar (“escucha
activa”), tener capacidad de comprensión y ser capaz de ponerse en
el lugar del otro (“empatía”).

― Canal: Es el medio físico a través del cual se transmite el


mensaje. Es el medio de contacto entre emisor y receptor.

― Mensaje: Es el conjunto de ideas, conceptos o hechos que


el emisor envía al receptor para su comprensión, sea cual sea la
finalidad y el medio de envío.
Es importante distinguir en el mensaje el significante y el
significado. El significante es la palabra o término con que se
designa un objeto o un concepto.
El significado es la idea u opinión que se tiene de un objeto.
Cuando el significante evoca un objeto conocido, no suele
haber problema en la comunicación, pero cuando el significante
hace referencia a conceptos abstractos, el significado puede ser
distinto para emisor y receptor, dificultándose la comunicación.

― Código: Es el conjunto de signos y las reglas de combina-


ción de estos signos, que permiten transformar el mensaje en una
forma que lo hace apto para la transmisión. Los códigos son tantos
como sistemas de lenguaje: español, lenguaje del abanico, señales
de humo…

― Situación o contexto: Es la situación extralingüística en la


que se desarrolla el acto comunicativo.

― Feedback o retroalimentación: El proceso de comunicación


se completa con un feedback o retroalimentación. Es una
respuesta que proporciona el receptor a la información dada por el
emisor, surgiendo la interacción, clave esencial de la comuni-
cación.

JOAQUÍN MUR TORRES – ZARAGOZA 2009 575


• Se considera que el feedback es el proceso por el que una
parte de los actos realizados por una persona o grupo, o de los
sentimientos que experimenta, revierte sobre el comportamiento
inmediato o ulterior de dicha persona o grupo, de manera que
puede decirse que es un fenómeno que se modifica a sí mismo al
manifestarse.
Es el elemento esencial de la comunicación que habitual-
mente surge de manera espontánea, pero que se puede cultivar vo-
luntariamente si somos conscientes de su valor como herramienta
facilitadora de la comunicación.
El feedback es un proceso similar a “cuando una persona se
mira el espejo y modifica su comportamiento como reacción a esa
imagen” (Joseph Luft).

1.3. Funciones de la comunicación

• Con carácter general, podemos señalar las siguientes fun-


ciones:
― La comunicación permite satisfacer las necesidades de in-
formación.
― La comunicación sirve para suscitar una respuesta o
conducta concreta por parte de una persona o un grupo.
― La comunicación es fuente o factor de motivación.
― La comunicación es base para el análisis y toma de deci-
siones.
― La comunicación es un instrumento que asegura el clima
de una comunidad humana.
• Refiriéndonos a la comunicación en grupo, cumple, entre
otras, las siguientes funciones:
― Favorece la cohesión y la unidad de los grupos a través de
los intercambios que facilita y las relaciones que establece.
― Permite la realización de tareas colectivas.
― Valora a las personas con su especificidad propia, a través
de las tomas de posición y demás acciones conductuales.
― Es el medio de resolver los problemas. Los bloqueos, los
desacuerdos, las tensiones, los conflictos no pueden evolu-

576 JOAQUÍN MUR TORRES – ZARAGOZA 2009


cionar sin comunicación. Cuanto más numerosas, profun-
das y auténticas son las comunicaciones, más se facilitan
las relaciones, lo cual hará más equilibrada la vida perso-
nal y social.

1.4. Los axiomas de la comunicación


Siguiendo a Paul Watzlawick, podemos indicar los siguientes
axiomas:

• Es imposible no comunicarse.
Tanto las palabras como el silencio comunican. La
actividad o la inactividad tienen siempre valor de mensajes.

• Toda comunicación tiene un aspecto de contenido (racional)


y un aspecto de relación (emocional) y éste es el más importante de
los dos pues condiciona al primero.
Una comunicación no sólo transmite información sino
que, al mismo tiempo, transmite emociones.
El contenido es “lo que decimos”. La relación es “a quién
y cómo se lo decimos”. El nivel de relación sirve para definir
el tipo de vínculo que quiero establecer con un interlocutor.

• La comunicación es más que una simple suma de elementos


aislados (emisor, receptor, mensaje…).
La comunicación es un proceso interactivo entre emisor
y receptor. Si no hay retroalimentación del receptor, no hay
comunicación, sólo información.

• Todos los intercambios de comunicación son simétricos o


complementarios.
En el intercambio simétrico, ambas personas están al
mismo nivel (comunicación entre amigos o familiares). En el
intercambio complementario existe una asimetría (comuni-
cación entre el personal del centro sanitario y el paciente, o
entre los distintos niveles jerárquicos de la organización).

• En la comunicación lo más importante no es lo que dice el


emisor sino lo que entiende el receptor.
Todo sujeto transmite realidad percibida y esta percep-

JOAQUÍN MUR TORRES – ZARAGOZA 2009 577


ción depende de factores interpersonales y externos o am-
bientales.
A su vez, todo sujeto recibe realidad percibida, pues
emisor y receptor perciben a través de las “gafas” de su
personalidad, su experiencia y su cultura.
Cuando el mensaje recorre una cadena de sujetos, el
mansaje final puede ser absolutamente distinto del mensaje
inicial.

• La comunicación es circular.
El ciclo de la comunicación se cierra cuando el receptor
se convierte en emisor.

• Existe una comunicación digital o verbal y otra analógica o


no verbal.
La comunicación analógica expresa lo que las palabras
no pueden decir.

1.5. Tipos de comunicación

Según el canal de transmisión del mensaje, la comunicación


puede ser verbal o no verbal.
En la comunicación verbal existe un dominio de la palabra
hablada o escrita en la transmisión del mensaje.
En la comunicación no verbal, la transmisión del mensaje se
lleva a cabo mediante los gestos y movimientos del cuerpo, el ritmo
y tono de voz, la distancia del interlocutor… (el “lenguaje del cuer-
po”).
Frente al lenguaje verbal, que es arbitrario, permite mentir y
tiene un alto grado de complejidad y abstracción, el lenguaje ana-
lógico es natural, impide mentir, siendo un lenguaje casi universal
que resulta fácil codificarlo.

1.5.1. La comunicación verbal

• En la comunicación verbal el emisor realiza un esfuerzo


consciente de expresarse mediante palabras para facilitar la com-

578 JOAQUÍN MUR TORRES – ZARAGOZA 2009