Anda di halaman 1dari 4

REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA

MINISTERIO DEL PODER POPULAR PARA LA EDUCACIÓN UNIVERSITARIA


CIENCIA Y TECNOLOGÍA
UNIVERSIDAD POLITÉCNICA TERRITORIAL DEL NORTE DE MONAGAS
“LUDOVICO SILVA”
CARIPITO, ESTADO MONAGAS.

SISTEMA LOCOMOTOR Y CARDIO RESPIRATORIO


RESPUESTAS Y ADAPTACIONES AL EJERCICIO

Facilitador: Participantes:
Reinaldo Pinto Medina, Frederick. C.I: 19.719.341
Rincones, Luisanis. C.I: 27.341.338
Santoya, Diafrannys. C.I: 25.453.172

PNF. Enfermería Integral Comunitaria


Trayecto II. Trimestre I
Sección: 02

CARIPITO, JULIO 2018


APARATO LOCOMOTOR
El aparato locomotor es el conjunto de estructuras que permite a nuestro cuerpo realizar
cualquier tipo de movimiento. El aparato locomotor está formado por el esqueleto o sistema óseo
(huesos) y el sistema muscular (músculos).
RESPUESTAS Y ADAPTACIONES AL EJERCICIO
El aparato locomotor humano permite correr, agarrar objetos y manipularlos, es el que realiza las
respuestas musculares ordenadas por el sistema nervioso a través de los movimientos.
Nuestro aparato locomotor está constituido por huesos, músculos, tendones, ligamentos y
articulaciones.
a) Los huesos, son órganos rígidos y duros.
b) Los cartílagos, son más flexibles.
c) Las articulaciones, es el sitio por donde se unen los huesos.
Es muy importante el acondicionamiento paulatino de las distintas estructuras del aparato
locomotor para poder hacer frente a las cargas crecientes del ejercicio físico.
Los huesos se ejercitan con el entrenamiento regular y se van adaptando al aumento de las
cargas, haciéndose más fuertes y robustos.
Estos cambios se van haciendo de forma lenta y progresiva.
El cartílago recubre las superficies articulares de los huesos y permite el deslizamiento entre los
huesos durante el movimiento.
El ejercicio físico mantiene al cartílago fuerte, mientras que la inactividad lo convierte en una
estructura fina, débil y que se puede lesionar fácilmente. La mejor forma de mantener un cartílago en
buenas condiciones es por medio del ejercicio suave y mantenido.
Las estructuras formadas por tejido muscular y conjuntivo, (ligamentos, cápsulas articulares,
tendones, vainas y fascias), forman también parte del aparato locomotor.
Los ligamentos son fuertes y poco elásticos, dando estabilidad a las articulaciones.
La cápsula articular consiste en una cubierta fibrosa, que proporciona estabilidad, forrada por
dentro por una fina membrana que segrega el líquido sinovial. Cuando se sobrecarga a la articulación, o
se irrita la membrana sinovial se produce una mayor secreción de líquido dando origen al derrame
articular.
El ejercicio regular preserva la fortaleza del tejido conjuntivo y retrasa la degeneración propia del
paso de los años. También mejora las propiedades mecánicas y estructurales.
La inactividad hace más rígidos a los tendones y a los ligamentos por lo que se pueden lesionar
con más facilidad.
El músculo está formado por numerosas fibras contráctiles que con el ejercicio se hipertrofian.
Con la edad se pierde la fuerza, y parte del volumen disminuye, siendo reemplazado por grasa.
La inactividad afecta al músculo de varias maneras: disminuye la fuerza, y se alteran la
coordinación y la propiocepción, por lo que aumenta el riesgo de lesión. Por otra parte un músculo
fuerte y activo protege a las articulaciones de las lesiones porque absorbe y disipa las fuerzas externas
que impactan desde el exterior.
 Tejido óseo y huesos
Adaptación estructural en dependencia del tipo de carga predominante: compresión, tracción y
torsión.
a) Hipertrofia de trabajo (engrosamiento de la cortical compacta diafisiaria).
b) Reforzamiento de procesos óseos (apófisis, espinas, bordes, rugosidades) que son puntos de
inserción de ligamentos y tendones musculares, formación de osteofitos.
c) Reorganización de la sustancia esponjosa ósea en las zonas de mayor carga en epífisis de huesos
largos, cuerpos vertebrales, huesos del tarso y otros.
d) Ampliación de la superficie de soporte en los cuerpos vertebrales dorsales y lumbares.
e) Aumento de la densidad mineral ósea en huesos sometidos a altas cargas.
f) Equilibrio de los procesos de osteoclasia y regeneración: remodelado óseo: constante, dinámico y
variable en dependencia de la actividad física.
g) Cartílago hialino articular y cartílago fibroso en discos intervertebrales y meniscos
h) Grosor del cartílago hialino aumenta ante ejercicios dinámicos para dar mayor capacidad de carga
de compresión y amortiguación. Ante cargas estáticas, disminución de su grosor y del numero y
tamaño de los condorcitos.
i) Activación de la síntesis de Colágenos y Proteoglicanos.
Modificación de la estructura fibrosa según dirección de cargas aplicadas en discos
intervertebrales y meniscos.
a) Fascias y tendones musculares (transmisores de la fuerza muscular a las palancas ósea)

b) Hipertrofia de las fibras colágenas: aumenta grosor de los tendones.


c) Modificación de la ultra estructura de las fibras tendinosas a nivel de inserción periostio-hueso:
aumenta la capacidad de sujeción y tracción.
d) Cápsulas articulares y ligamentos (estabilizadores articulares)
e) Modificación en la estructura fibrosa similar a lo señalado para los tendones.
f) Aumenta la capacidad elástica que favorece la amplitud de movimientos.
En general se amplía la capilarización en huesos y músculos, lo que provoca mejora en la
nutrición del cartílago y aumento del flujo del líquido sinovial.
a) Musculatura estriada esquelética
b) Hipertrofia de la masa muscular (aumento del sarcoplasma, las miofibrillas y las moléculas de
actina y miosina)
c) Incremento del número y tamaño de las mitocondrias en las fibras musculares
d) Ampliación de la vascularización del músculo
e) Elevación de la fuerza muscular que depende, en gran medida del área del corte transversal del
músculo (sección fisiológica muscular)
f) Variaciones morfológicas cardiorrespiratorias por el ejercicio
SISTEMA CARDIORESPIRATORIO
El sistema cardiorespiratorio o sistema respiratorio está formado por el corazón, vasos
sanguíneos y pulmones. Su trabajo consiste en hacer circular la sangre por todo el cuerpo y cuando no
funciona correctamente, la salud se pone en riesgo, de acuerdo con el American College of Sports
Medicine. Los efectos a largo plazo del ejercicio en este sistema son positivos, y pueden reducir el
riesgo de enfermarse y mejorar tu calidad de vida.
RESPUESTAS Y ADAPTACIONES AL EJERCICIO
Durante el ejercicio
Al realizar ejercicio cardiovascular, e incluso entrenamiento con pesas, el sistema
cardiorrespiratorio se ve afectado. Cualquier cambio en la intensidad de la actividad, como levantarse de
una silla, cambia las necesidades del cuerpo. El ritmo cardíaco y la respiración aumentan. Esto es debido
a la necesidad de oxígeno en los músculos que utilizas. Cuanto más te ejercites, más alta será tu
respiración y ritmo cardíaco. Después del ejercicio estos niveles vuelven a su normalidad.
Rendimiento cardiaco máximo
Uno de los cambios más significativos en el sistema cardiorrespiratorio es el aumento del
rendimiento cardíaco máximo. Esto es un cambio a largo plazo. El rendimiento cardíaco es la cantidad
de sangre bombeada por el corazón en litros por minuto, de acuerdo con la National Strength and
Conditioning Association. Es el resultado del volumen sistólico y la frecuencia cardíaca. Este cambio a
largo plazo es el resultado principal de la mejora del volumen sistólico, o de la cantidad de sangre
bombeada con cada latido del corazón. Básicamente, el corazón es más fuerte y puede bombear más
sangre con menos latidos.
Consumo mejorado de oxígeno
La sangre rica en oxígeno se bombea por todo el cuerpo constantemente, y esto aumenta durante
la práctica de ejercicio. El consumo de oxígeno se refiere a la cantidad de oxígeno que se toma de la
sangre y que usan los músculos durante el ejercicio. Una adaptación crónica es una mejora del sistema.
Con el tiempo el sistema cardiorrespiratorio se vuelve más eficiente en conseguir sangre oxigenada por
todo el cuerpo y los músculos mejoran en cuanto a retirarlo y reemplazarlo con dióxido de carbono. Esto
es una mejora de la condición física general y disminuye el riesgo de enfermedades.
 Corazón y circulación
a) Aumenta el peso del corazón.
b) Modificaciones en el grosor de las paredes de las cavidades ventriculares.
c) Elevación del volumen cardiaco.
d) Aumenta la capilarización y colateralización coronaria.
e) Mejora la elasticidad de los vasos coronarios.
f) Aumenta la capilarización periférica en los distintos órganos y tejidos corporales.
g) Tórax y órganos respiratorios
h) Modificaciones antropométricas: mayores diámetros antero-posterior y transversal del tórax.
i) Hipertrofia de la musculatura ventilatoria.
j) Mejores indicadores de capacidad vital.
k) Mayor capacidad vital relativa (en relación al peso corporal: más ml x kg).
l) Aumenta la superficie de intercambio gaseoso alveolar.
m) Mejora la capilarización pulmonar.
n) Cambios estructurales en glándulas endocrinas, otros órganos y tejidos
o) Hipertrofia de la hipófisis anterior, la corteza suprarrenal y la tiroides.
p) Aumento del volumen y el peso del hígado.
q) Incremento del tamaño del bazo.
r) En la sangre se eleva el número de hematíes, de Hb y el volumen circulante.
s) Modificación de la composición corporal: disminuye la adiposidad y se eleva la masa corporal
activa o masa magra, así como el Índice de Masa Corporal Activa (Índice AKS: distribución de
la masa magra respecto a la talla del individuo).

Adaptaciones respiratorias
Las adaptaciones respiratorias no son tan importantes como las adaptaciones cardiovasculares. El
número de respiraciones en reposo o durante la práctica de ejercicio intenso no cambian mucho.
Cualquier cambio que notes es específico para cada actividad. Por ejemplo, cuando inicias un programa
de jogging notarás que respiras con dificultad y podrás correr durante 10 minutos. Con el tiempo se
volverá más fácil y podrás correr más tiempo sin respirar con tanta dificultad. Esta es una mejora
específica de esta actividad lo que denota un mejor estado físico, pero no afecta a otras actividades.