Anda di halaman 1dari 19

UNIVERSIDAD NACIONAL DE SAN ANTONIO ABAD DEL

CUSCO

FACULTAD DE ARQUITECTURA E INGENIERIA CIVIL

ESCUELA PROFESIONAL DE ARQUITECTURA

Tema:
CONSENSO DE WASHINGTON
Curso:
URBANISMO I
Docente:
ARQ. ZAMALLOA TORRES GREGORIO NORBERTO

Alumnos:
Palomino Dueñas Adriana Nahomi
Choquemaqui Aiquipa Richard

Cusco, junio del 2018


UNIVERSIDAD NACIONAL SAN ANTONIO ABAD DEL CUSCO 2018-I
FACULTAD DE ARQUITECTURA E ING. CIVIL

Presentación
En el siguiente trabajo explicaremos el ``consenso de Washington``
empezando con su definición, luego mencionaremos el contexto
histórico en el que se desarrolló, después explicaremos
detalladamente de que se trata el consenso de Washington, veremos
qué impacto tuvo en los distintos continentes, países y sobre todo
que influencia tuvo el Perú, explicaremos que criticas tuvo y para
finalizar daremos nuestras conclusiones y opiniones propias del
tema.

ESCUELA PROFESIONAL DE ARQUITECTURA Y URBANISMO URBANISMO I


UNIVERSIDAD NACIONAL SAN ANTONIO ABAD DEL CUSCO 2018-I
FACULTAD DE ARQUITECTURA E ING. CIVIL

ÍNDICE
¿QUÉ ES? ........................................................................................................................ 4
CONTEXTO HISTÓRICO ................................................................................................. 4
DIEZ PUNTOS.................................................................................................................. 4
1. DÉFICITS FISCALES ............................................................................................... 4
2. PRIORIDADES DE GASTO PÚBLICO ................................................................... 6
3. REFORMA FISCAL .................................................................................................. 7
4. TASAS DE INTERÉS ................................................................................................ 7
5. EL TIPO DE CAMBIO .............................................................................................. 8
6. POLÍTICA COMERCIAL ......................................................................................... 9
7. LA INVERSIÓN EXTRANJERA DIRECTA ........................................................... 9
8. PRIVATIZACIÓN ................................................................................................... 10
9. DESREGULACIÓN ................................................................................................. 10
10. DERECHOS DE PROPIEDAD............................................................................ 11
RESULTADOS DE LA IMPLEMENTACIÓN DEL CONSENSO DE WASHINGTON ........11
LOS PROBLEMAS DEL CONSENSO DE WASHINGTON ..............................................14
Exclusión de temas importantes ....................................................................................... 14
Origen metódico de esta exclusión: ................................................................................. 14
CONCLUSIONES ............................................................................................................17
BIBLIOGRAFIA: ...............................................................................................................19
LINKOGRAFÍA.................................................................................................................19

ESCUELA PROFESIONAL DE ARQUITECTURA Y URBANISMO URBANISMO I


UNIVERSIDAD NACIONAL SAN ANTONIO ABAD DEL CUSCO 2018-I
FACULTAD DE ARQUITECTURA E ING. CIVIL

CONSENSO DE WASHINGTON
¿QUÉ ES?
El concepto y nombre del consenso de Washington ``fue presentado por primera vez en 1989
por John Williamson, economista del Instituto Peterson, un comité de expertos en economía
internacional con sede en Washington``. (Williamson, 2002) Su objetivo era describir un
conjunto de diez fórmulas relativamente específicas, el cual consideró que ``constituía el
paquete de reformas «estándar» para los países en desarrollo azotados por la crisis, según las
instituciones bajo la órbita de Washington D. C. como el Fondo Monetario Internacional
(FMI), el Banco Mundial y el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos``. (John
Williamson, 2002)

CONTEXTO HISTÓRICO
…``En los años ochenta se vivía las crisis macroeconómicas que afecto a gran parte de
América Latina y otras regiones en desarrollo. La crisis tuvo múltiples orígenes: el drástico
aumento en el precio del petróleo importado seguido del surgimiento de la OPEP, el
crecimiento de la deuda externa, el aumento en los Estados Unidos (y en consecuencia en el
mundo) de las tasas de interés, y como consecuencia de los problemas anteriores, la perdida
al acceso a un crédito extranjero adicional. Las políticas a las sustituciones de las
importaciones que han sido perseguidas por varios gobiernos de países en desarrollo en
América Latina y otros lugares por varias décadas han dejado sus economías mal equipadas
para expandir sus exportaciones lo suficientemente rápido para pagar el costo adicional del
petróleo importado (por el contrario, varios países de Asía Oriental``, (Hebe, 2007) que
habían seguido estrategias orientadas más a la exportación, encontraban relativamente fácil
expandir todavía más las exportaciones y por lo tanto lograron adaptarse a las perturbaciones
externas con mucho menos trastornos económicos y sociales). ``Incapaces tanto de extender
los préstamos externos todavía más o de incrementar los ingresos de exportación de manera
fácil, varios países de América Latina tuvieron que buscar alternativas sostenibles, las cuales
no eran obvias, para reducir la demanda interna general a través de una mayor disciplina
fiscal, mientras que en paralelo adoptaban políticas para reducir el proteccionismo e
incrementar la orientación a la exportación de sus economías`` (Michael, 2007).
«las políticas del consenso de Washington fueron diseñadas en respuesta a problemas muy
reales en América Latina y tenía sentido considerable aplicarlas». (Stiglitz, 2002)

DIEZ PUNTOS

1. DÉFICITS FISCALES
…``Washington cree en la disciplina fiscal. El Congreso promulgó Gramm-Rudman-
Hollings con miras a restablecer un presupuesto equilibrado para 1993. Los candidatos
presidenciales deploran los déficits presupuestarios antes y después de ser elegidos. El Fondo
Monetario Internacional (FMI) hace que el restablecimiento de la disciplina fiscal sea un
elemento central de los programas de alta condicionalidad que negocia con sus miembros
que desean obtener préstamos. Entre los think tanks derechistas puede haber algunos
creyentes en la equivalencia ricardiana: la noción de que los individuos ajustan su
comportamiento de ahorro para anticipar impuestos futuros, de modo que si el gasto público

ESCUELA PROFESIONAL DE ARQUITECTURA Y URBANISMO URBANISMO I


UNIVERSIDAD NACIONAL SAN ANTONIO ABAD DEL CUSCO 2018-I
FACULTAD DE ARQUITECTURA E ING. CIVIL

se financia mediante impuestos o bonos no tiene impacto en la demanda agregada, ¿quiénes


están preparados? para negar el peligro de grandes déficit fiscales, pero claramente están
fuera del consenso de Washington. Creyentes de izquierda en "Keynesian" (John
Williamson, 2002)
``Sin embargo, existen diferencias de opinión sobre si la disciplina fiscal necesariamente
implica un presupuesto equilibrado. Una opinión es que un déficit es aceptable siempre que
no resulte en un aumento de la relación deuda / PNB. Un criterio aún más relajado redundaría
en la parte del aumento de la deuda que tiene una contrapartida en la formación de capital
público productivo y simplemente trataría de evitar un aumento de las obligaciones netas del
sector público en relación con el PNB. Otra modificación, que considero persuasiva, aunque
gran parte de Washington la considera demasiado "keynesiana" para respaldarla
explícitamente, sostiene que un presupuesto equilibrado (o al menos una relación deuda /
PNB no creciente) debería ser una norma mínima de mediano plazo, pero ese corto - los
déficits y superávit de crecimiento en torno a esa norma deberían ser bienvenidos en la
medida en que contribuyan a la estabilización macroeconómica.`` (Williamson, 2002)
El déficit presupuestario se ha medido tradicionalmente en términos nominales, como el
exceso de los gastos del gobierno sobre los ingresos. En 1982, Brasil argumentó con el FMI
que esta forma de medir el déficit es muy engañosa en un país con alta inflación, donde la
mayoría de los pagos de intereses nominales sobre la deuda del gobierno son en realidad
amortizaciones aceleradas del principal. El FMI ha aceptado este argumento (Tanzi 1989),
si bien inicialmente con cierta renuencia, y por lo tanto a veces ahora presta atención al
"déficit operacional", que incluye en el gasto solo el componente real de los intereses
pagados por la deuda pública. (Washington político aún no ha descubierto esta innovación
sensata, que por lo tanto queda por explotar como un medio para relajar las limitaciones de
Gramm-Rudman-Hollings cuando estos amenazan con morder). De hecho, Tanzi (1989)
también indica que en la formulación de programas, el Fondo ha estado usando cada vez
más el "déficit primario", que excluye todos los pagos de intereses del déficit, basándose en
que esto incluye solo elementos que en principio son directamente controlables por las
autoridades. (Esto va demasiado lejos para mi gusto, ya que los pagos de intereses reales
ciertamente tienen implicaciones para la demanda agregada y la evolución de la deuda real
del sector público).
La exageración de los déficits presupuestarios por la inclusión del componente inflacionario
de los intereses sobre la deuda pública no es la única insuficiencia de la contabilidad del
sector público. La mayoría de las otras prácticas cuestionables parecen implicar una
subestimación del verdadero déficit:
Los gastos contingentes, como las garantías otorgadas a las instituciones de ahorro y
préstamo en los Estados Unidos, rara vez se incluyen en los desembolsos presupuestarios
informados.
Los subsidios de intereses y algunos otros gastos a veces son provistos por el banco central
y no por el presupuesto.
``Los ingresos de la privatización a veces se registran como ingresos en lugar de como un
medio para financiar un déficit fiscal.
La acumulación de pasivos futuros del sistema de seguridad social no está incluida en los
desembolsos presupuestarios.
A pesar de las diferencias significativas en la interpretación de la disciplina fiscal,
mantendría que existe un acuerdo muy amplio en Washington de que los déficits fiscales
grandes y sostenidos son una fuente primaria de dislocación macroeconómica en las formas
de inflación, déficits de pagos y fuga de capitales. No resultan de un cálculo racional de los
beneficios económicos esperados, sino de la falta de coraje político o honestidad para igualar

ESCUELA PROFESIONAL DE ARQUITECTURA Y URBANISMO URBANISMO I


UNIVERSIDAD NACIONAL SAN ANTONIO ABAD DEL CUSCO 2018-I
FACULTAD DE ARQUITECTURA E ING. CIVIL

el gasto público y los recursos disponibles para financiarlos. A menos que el exceso se utilice
para financiar inversiones en infraestructura productiva, un déficit presupuestario
operacional que supere entre 1 y 2 por ciento del PNB 1 es prima facieevidencia de falla de
política. Además, un déficit menor, o incluso un superávit, no es necesariamente evidencia
de disciplina fiscal: su adecuación debe examinarse a la luz de la fuerza de la demanda y la
disponibilidad de ahorros privados``. (John Williamson, 2002).

2. PRIORIDADES DE GASTO PÚBLICO


…``Cuando se necesita reducir un déficit fiscal, surge la opción de si esto se debe lograr
aumentando los ingresos o reduciendo los gastos. Uno de los legados de la administración
Reagan y sus aliados del "lado de la oferta" ha sido crear una preferencia en Washington por
reducir los gastos en lugar de aumentar los ingresos fiscales, aunque no está claro que esta
preferencia sea muy fuerte fuera de la política de derecha. círculos (incluidos los think tanks
de derecha).`` (John Williamson, 2002)
``Se tienen opiniones mucho más fuertes, especialmente en las instituciones internacionales,
sobre la composición del gasto público. En ocasiones, los gastos militares son deplorados en
privado, pero en general se los considera la prerrogativa última de los gobiernos soberanos
y, en consecuencia, están fuera de los límites de los tecnócratas internacionales. Los gastos
en la administración pública se reconocen como necesarios, aunque a veces se cree que son
innecesariamente inflados, especialmente cuando la corrupción está fuera de control. Pero
hay tres grandes categorías de gastos en las que se mantienen puntos de vista fuertes:
subsidios, educación y salud, e inversión pública.
Los subsidios, especialmente los subsidios indiscriminados (incluidos los subsidios para
cubrir las pérdidas de las empresas estatales) se consideran los principales candidatos para
la reducción o, preferiblemente, la eliminación. Todo el mundo tiene historias de terror sobre
países donde la gasolina subsidiada es más barata que el agua potable, o donde el pan
subsidiado es tan barato que se alimenta a los cerdos, o donde las llamadas telefónicas
cuestan un centavo porque alguien olvidó (o no tuvo coraje) subir los precios para mantener
el ritmo de la inflación, o donde el "crédito agrícola" subsidiado está diseñado para comprar
el apoyo de terratenientes poderosos, que reciclan rápidamente los fondos para comprar
papel del gobierno. El resultado no es solo una sangría en el presupuesto, sino también una
gran cantidad de desperdicios y asignación inadecuada de recursos, con pocas razones para
esperar una compensación de los efectos sistemáticamente favorables sobre la distribución
del ingreso.
La educación y la salud, por el contrario, se consideran objetos por antonomasia del gasto
público (Balassa et al., 1986, capítulo 4). Tienen el carácter de inversión (en capital humano),
así como el consumo. Además, tienden a ayudar a los desfavorecidos. Este es un objetivo
que cayó en la nube en los primeros años de la administración Reagan, pero que ha
recuperado su prestigio en la década de 1970 ("necesidades básicas") a fines de los años
ochenta, ayudado por el empuje de UNICEF (Cornia, Jolly y Stewart 1987). Por lo tanto, el
Director Gerente del FMI, Michel Camdessus, ha declarado que el Fondo tiene una
preocupación sobre el impacto de sus programas en los pobres, y más recientemente Barber
Conable, Presidente del Banco Mundial, ha reafirmado el compromiso del Banco de buscar
terminar con la pobreza 2
La cantidad de ayuda que los gastos en educación y salud de hecho brindan a los
desfavorecidos depende tanto de su composición como de su nivel. La educación primaria
es mucho más relevante que la educación universitaria, y la atención primaria de salud
(especialmente el tratamiento preventivo) es más beneficiosa para los pobres que los
hospitales de la capital, repletos de los últimos dispositivos médicos de alta tecnología. Esto

ESCUELA PROFESIONAL DE ARQUITECTURA Y URBANISMO URBANISMO I


UNIVERSIDAD NACIONAL SAN ANTONIO ABAD DEL CUSCO 2018-I
FACULTAD DE ARQUITECTURA E ING. CIVIL

no quiere decir que no haya necesidad de universidades o hospitales de vanguardia: los


países en desarrollo necesitan entrenar y retener a una élite culta, así como elevar los
estándares de las masas y los más pobres. Pero es para afirmar que muchos en Washington
creen que los gastos deben redirigirse hacia la educación y la salud en general, y sobre todo
de una manera que beneficie a los desfavorecidos.
La otra área de gasto público que Washington considera productiva es la inversión en
infraestructura pública. Por supuesto, existe la opinión de que el sector público tiende a ser
demasiado grande (ver la sección sobre privatización a continuación). Sin embargo, esa
visión coexiste con la opinión de que el gasto en infraestructura que está propiamente dentro
del sector público necesita ser grande (y también que una industria no debe verse privada de
inversión solo porque es, sin embargo, desaconsejable, dentro del sector público).
Por lo tanto, se considera que la reforma de las políticas con respecto al gasto público
consiste en cambiar el gasto de los subsidios hacia la educación y la salud (especialmente
para beneficiar a los desfavorecidos) y la inversión en infraestructura. Yo agregaría que, para
mi gusto, la hostilidad hacia los subsidios tiende a ser demasiado general. Simpatizo
plenamente con la hostilidad hacia los subsidios indiscriminados, pero también creo que hay
circunstancias en las que los subsidios cuidadosamente focalizados pueden ser un
instrumento útil. Por lo tanto, mi propia prueba de las políticas de un país no sería si había
abolido todas las subvenciones, sino si podría proporcionar una justificación convincente y
explícita para las que permanecen en términos de mejorar la asignación de recursos o la
distribución del ingreso``. (John Williamson, 2002).

3. REFORMA FISCAL
…``El aumento de los ingresos fiscales es la alternativa a la disminución de los gastos
públicos como remedio para un déficit fiscal. La mayor parte del Washington político los
considera una alternativa inferior. Gran parte del Washington tecnócrata (con la excepción
de los think tanks de derecha) considera que la aversión política de Washington a los
aumentos de impuestos es irresponsable e incomprensible.
A pesar de este contraste en las actitudes hacia los méritos de aumentar los ingresos fiscales,
existe un consenso muy amplio sobre el método más deseable para aumentar cualquier nivel
de ingresos fiscales que se considere necesario. El principio es que la base tributaria debe
ser amplia y las tasas impositivas marginales deben ser moderadas. Este principio, la base
de la reforma del impuesto a la renta de 1986, fue promovido con igual entusiasmo por el
fallecido Joseph A. Pechman de la Brookings Institution y el senador Bill Bradley (D-NJ) y
por los "proveedores de la oferta" en el Congreso. y los think tanks de derecha.
Un problema particular que surge en el contexto latinoamericano es si debe hacerse un
intento para incluir dentro de la base imponible los ingresos por intereses sobre los activos
mantenidos en el exterior ("capital de vuelo"). Por sí mismo, la ley de un solo país que somete
dichos ingresos a impuestos puede no tener mucho impacto debido al problema de la
aplicación, pero un país ni siquiera está en posición de iniciar discusiones sobre su aplicación
con países que no lo han hecho hasta que haya legislado para imponer impuestos sobre los
intereses del capital de vuelo (Lessard y Williamson 1987). Lograr una imposición efectiva
de los ingresos del capital de vuelo lleva mucho tiempo, pero sería interesante saber si algún
país se ha embarcado en el esfuerzo``. (John Williamson, 2002).

4. TASAS DE INTERÉS
…``Dos principios generales sobre el nivel de las tasas de interés parecerían contar con un
apoyo considerable en Washington. Una es que las tasas de interés deberían estar
determinadas por el mercado. El objetivo de esto es evitar la mala asignación de recursos

ESCUELA PROFESIONAL DE ARQUITECTURA Y URBANISMO URBANISMO I


UNIVERSIDAD NACIONAL SAN ANTONIO ABAD DEL CUSCO 2018-I
FACULTAD DE ARQUITECTURA E ING. CIVIL

que resulta de los burócratas racionando el crédito de acuerdo con criterios arbitrarios (Polak
1989). El otro principio es que las tasas de interés reales deberían ser positivas, a fin de
desalentar la fuga de capitales y, según algunos, aumentar los ahorros. Muchos,
incluyéndome a mí, calificarían esta declaración para decir que las tasas de interés deberían
ser positivas pero moderadas, a fin de promover la inversión productiva y evitar la amenaza
de una explosión en la deuda del gobierno.
La pregunta obviamente surge sobre si estos dos principios son mutuamente consistentes.
En condiciones no críticas, veo pocas razones para anticipar una contradicción; uno espera
que las tasas de interés determinadas por el mercado sean positivas pero moderadas en
términos reales, aunque las altas tasas de interés internacionales pueden hacer que sea difícil
mantener tasas tan moderadas como se podría desear. Sin embargo, bajo el tipo de
condiciones de crisis que ha experimentado gran parte de América Latina durante la mayor
parte de los años ochenta, es demasiado fácil creer que las tasas de interés determinadas por
el mercado pueden ser extremadamente altas. es entonces de interés examinar si se ha
seguido alguno de los principios o qué tipo de compromiso entre los dos se puede haber
logrado. En particular, sigue siendo interesante examinar si el mercado crediticio está
segmentado y canalizar fondos de bajo costo para ". (John Williamson, 2002)

5. EL TIPO DE CAMBIO
…``Al igual que las tasas de interés, los tipos de cambio pueden ser determinados por las
fuerzas del mercado, o su adecuación puede juzgarse sobre la base de si su nivel parece ser
consistente con los objetivos macroeconómicos. Aunque existe algo de apoyo en
Washington para considerar el principio anterior como el más importante (una opinión
sostenida en particular por aquellos que niegan la posibilidad de estimar tasas de cambio de
equilibrio), la opinión dominante es que lograr un tipo de cambio "competitivo" es más
importante que cómo se determina la tasa En particular, existe un apoyo relativamente escaso
al concepto de que la liberalización de las corrientes internacionales de capital es un objetivo
prioritario para un país que debería ser un importador de capital y debería conservar sus
propios ahorros para la inversión nacional.
La prueba de si un tipo de cambio es apropiado es si es consistente en el mediano plazo con
objetivos macroeconómicos (como en mi concepto del "tipo de cambio de equilibrio
fundamental" o FEER, ver Williamson 1985). En el caso de un país en desarrollo, la tasa de
cambio real debe ser suficientemente competitiva para promover una tasa de crecimiento de
las exportaciones que permita que la economía crezca a la tasa máxima permitida por su
potencial de oferta, manteniendo el déficit en cuenta corriente para un tamaño que puede ser
financiado de manera sostenible. El tipo de cambio no debería ser más competitivo que eso,
porque eso generaría presiones inflacionarias innecesarias y también limitaría los recursos
disponibles para la inversión nacional y, por lo tanto, frenaría el crecimiento del potencial
de oferta.
El crecimiento de las exportaciones no tradicionales depende no solo de un tipo de cambio
competitivo en un momento determinado, sino también de la confianza del sector privado
de que la tasa seguirá siendo suficientemente competitiva en el futuro como para justificar
la inversión en posibles industrias de exportación (para evidencia reciente, ver Paredes
1989). Por lo tanto, es importante evaluar la estabilidad del tipo de cambio real, así como su
nivel.
Un tipo de cambio real competitivo es el primer elemento esencial de una política económica
"orientada hacia el exterior", donde la restricción de la balanza de pagos se supera
principalmente por el crecimiento de las exportaciones y no por la sustitución de
importaciones. Existe una convicción muy arraigada en Washington de que la orientación

ESCUELA PROFESIONAL DE ARQUITECTURA Y URBANISMO URBANISMO I


UNIVERSIDAD NACIONAL SAN ANTONIO ABAD DEL CUSCO 2018-I
FACULTAD DE ARQUITECTURA E ING. CIVIL

hacia el exterior y la expansión de las exportaciones -en esencia, el crecimiento de las


exportaciones no tradicionales- son necesarias para la recuperación de América Latina
(véase, por ejemplo, Balassa y otros, 1986)``. (Williamson, 2002)

6. POLÍTICA COMERCIAL
…``El segundo elemento de una política económica orientada hacia el exterior es la
liberalización de las importaciones. El acceso a las importaciones de insumos intermedios a
precios competitivos se considera importante para la promoción de las exportaciones,
mientras que una política de protección de las industrias nacionales contra la competencia
extranjera se considera como una distorsión costosa que termina penalizando las
exportaciones y empobreciendo la economía nacional. Lo ideal es una situación en la que el
costo de los recursos internos para generar o salvar una unidad de divisas se iguale entre las
industrias que compiten entre exportaciones e importaciones.
La peor forma de protección se considera que es la licencia de importación, con su gran
potencial para crear oportunidades para la corrupción. En la medida en que tiene que haber
protección, déjela a través de aranceles, de modo que al menos el dinero público obtenga los
alquileres. Y mantenga las distorsiones al mínimo limitando la dispersión arancelaria y
eximiendo de aranceles las importaciones de bienes intermedios necesarios para producir
exportaciones.
El ideal de libre comercio es generalmente (aunque quizás no universalmente) concedido a
estar sujeto a dos calificaciones. El primero se refiere a las industrias nacientes, que pueden
merecer una protección sustancial pero estrictamente temporal. Además, un arancel general
moderado (en el rango del 10 por ciento al 20 por ciento, con poca dispersión) podría ser
aceptado como un mecanismo para proporcionar un sesgo hacia la diversificación de la base
industrial sin amenazar costos serios. La segunda calificación se refiere al tiempo. No se
espera que una economía altamente protegida desmantele toda la protección de la noche a la
mañana. Los puntos de vista difieren, sin embargo, sobre si la liberalización de las
importaciones debe realizarse de acuerdo con un cronograma predeterminado (el punto de
vista del Banco Mundial, plasmado en muchos préstamos de ajuste estructural) o si la
velocidad de la liberalización debe variar endógenamente``. (Williamson, 2002).

7. LA INVERSIÓN EXTRANJERA DIRECTA


…``Como se señaló anteriormente, la liberalización de los flujos financieros externos no se
considera de alta prioridad. Por el contrario, una actitud restrictiva que limita la entrada de
la inversión extranjera directa (IED) se considera insensata. Dicha inversión puede aportar
el capital, las habilidades y los conocimientos técnicos necesarios, ya sea para producir los
bienes necesarios para el mercado nacional 3 o para contribuir con nuevas exportaciones. La
principal motivación para restringir la IED es el nacionalismo económico, que Washington
desaprueba, al menos cuando lo practican países distintos de los Estados Unidos.
La IED puede promoverse mediante canjes de deuda por acciones. Algunas partes de
Washington, tal vez el Tesoro de los Estados Unidos, el Instituto de Finanzas Internacionales
y la Corporación Financiera Internacional, son muy partidarios de que los países deudores
faciliten los canjes de deuda por capitalización, con el argumento de que esto puede
favorecer simultáneamente el doble objetivo de promover la IED. y reducir la deuda. Otras
partes de Washington, especialmente el FMI, son mucho más escépticas. Cuestionan si la
IED debe ser subsidiada; preguntan si la inversión subvencionada será adicional; argumentan
que, si no lo es, el deudor pierde reduciendo su deuda externa en lugar de obtener divisas
gratis; y, sobre todo, se preocupan por las implicaciones inflacionarias de aumentar la
expansión monetaria interna``. (Williamson, 2002).

ESCUELA PROFESIONAL DE ARQUITECTURA Y URBANISMO URBANISMO I


UNIVERSIDAD NACIONAL SAN ANTONIO ABAD DEL CUSCO 2018-I
FACULTAD DE ARQUITECTURA E ING. CIVIL

8. PRIVATIZACIÓN
…``Los swaps de deuda-capital no implican presión monetaria cuando el capital comprado
por el inversionista extranjero se compra al gobierno, en el curso de una empresa que se
privatiza. Esta es una atracción que se ve en la privatización. En términos más generales, la
privatización puede ayudar a aliviar la presión sobre el presupuesto del gobierno, tanto en el
corto plazo por los ingresos producidos por la venta de la empresa como a largo plazo en la
medida en que la inversión ya no debe ser financiada por el gobierno.
Sin embargo, la principal razón para la privatización es la creencia de que la industria privada
se gestiona más eficientemente que las empresas estatales, debido a los incentivos más
directos que enfrenta un gerente que tiene un interés personal directo en los beneficios de
una empresa o es responsable ante aquellos Quién hace. Por lo menos, la amenaza de quiebra
coloca un piso bajo la ineficiencia de las empresas privadas, mientras que muchas empresas
estatales parecen tener acceso ilimitado a los subsidios. Esta creencia en la superior
eficiencia del sector privado ha sido durante mucho tiempo un artículo de fe en Washington
(aunque quizás no tan fervientemente como en el resto de los Estados Unidos), pero fue solo
con la enunciación del Plan Baker en 1985. que se convirtió en una política oficial de los
Estados Unidos promover la privatización extranjera.
La falta de un sector privado indígena fuerte es una razón que ha motivado a algunos países
a promover las empresas estatales. Esta es una vez más una motivación nacionalista y, por
lo tanto, tiene poco respeto en Washington.
Mi opinión es que la privatización puede ser muy constructiva cuando da lugar a una mayor
competencia y es útil cuando alivia las presiones fiscales, pero no estoy convencido de que
el servicio público sea siempre inferior a la codicia privada como una fuerza motivadora.
Bajo ciertas circunstancias, como cuando los costos marginales son menores que los costos
promedio (por ejemplo, en el transporte público) o en presencia de derrames ambientales
demasiado complejos para ser fácilmente compensados por la regulación (por ejemplo, en
el caso del suministro de agua), seguir creyendo que la propiedad pública es preferible a la
empresa privada. Pero esta visión no es típica de Washington``. (Williamson, 2002).

9. DESREGULACIÓN
…``Otra forma de promover la competencia es mediante la desregulación. Esto fue iniciado
en los Estados Unidos por la administración Carter y llevado adelante por la administración
Reagan. Generalmente se considera que ha sido exitoso dentro de los Estados Unidos, y
generalmente se supone que podría brindar beneficios similares a otros países.
El beneficio potencial de la desregulación parece ser mucho mayor en América Latina, a
juzgar por la evaluación en Balassa et al. (1986, 130):
La mayoría de los países más grandes de América Latina se encuentran entre las economías
de mercado más reguladas del mundo, al menos en papel. Entre los mecanismos reguladores
económicos más importantes están los controles sobre el establecimiento de empresas y
nuevas inversiones, restricciones a las entradas de inversión extranjera y salidas de remesas
de utilidades, controles de precios, barreras a las importaciones, asignación discriminatoria
de créditos, altas tasas impositivas corporativas combinadas con impuestos discrecionales -
reducción de mecanismos, así como límites al despido de empleados .... En varios países de
América Latina, la red de regulación es administrada por administradores mal pagados. El
potencial de corrupción es grande.
La actividad productiva puede estar regulada por la legislación, los decretos del gobierno y
la toma de decisiones caso por caso. Esta última práctica es generalizada y perniciosa en
América Latina, ya que crea una incertidumbre considerable y brinda oportunidades para la

ESCUELA PROFESIONAL DE ARQUITECTURA Y URBANISMO URBANISMO I


UNIVERSIDAD NACIONAL SAN ANTONIO ABAD DEL CUSCO 2018-I
FACULTAD DE ARQUITECTURA E ING. CIVIL

corrupción. También discrimina a las pequeñas y medianas empresas que, aunque son
importantes creadores de empleo, rara vez tienen acceso a los niveles más altos de la
burocracia``. (Williamson, 2002).

10. DERECHOS DE PROPIEDAD


…``En los Estados Unidos, los derechos de propiedad están tan arraigados que su
importancia fundamental para el funcionamiento satisfactorio del sistema capitalista se pasa
por alto fácilmente. Sospecho, sin embargo, que cuando Washington se pone a pensar sobre
el tema, hay una aceptación general de que los derechos de propiedad sí importan. También
existe una percepción general de que los derechos de propiedad son altamente inseguros en
América Latina (véase, por ejemplo, Balassa et al., 1986, capítulo 4)``. (John Williamson,
2002)

RESULTADOS DE LA IMPLEMENTACIÓN DEL CONSENSO DE


WASHINGTON
… “El Consenso de Washington encontró eco en las prácticas de los diferentes gobiernos de
América Latina entre los ochenta y los noventa, pues como ya se trató, en buena parte
constituía un condicionamiento de organismos como el FMI para firmar acuerdos con los
respectivos países y brindar confianza en el mercado de capitales durante episodios de
desaceleración económica” (Castañeda, 2013).
No obstante, estas políticas permitieron combatir problemas estructurales, como la inflación
asociada a la sustitución del financiamiento de fuente externa tras la crisis de la deuda, lo
que les brindó legitimidad. Por otra parte, ello no garantizó altas tasas de crecimiento, ni
siquiera cercanas a las exhibidas por la región en los setenta (Figura 1).

Figura 1. Comportamiento de la inflación y del crecimiento económico en América Latina (promedio) entre
1967 y 2014.
Fuente: elaboración propia con base en datos del Banco Mundial
(3 de marzo de 2016).

… “Adicionalmente, aspectos relacionados con la redistribución fueron dejados en un


segundo plano, en el supuesto de que la recuperación económica en un entorno de
disciplina fiscal bastaría para que posteriormente se generaran mejores oportunidades para

ESCUELA PROFESIONAL DE ARQUITECTURA Y URBANISMO URBANISMO I


UNIVERSIDAD NACIONAL SAN ANTONIO ABAD DEL CUSCO 2018-I
FACULTAD DE ARQUITECTURA E ING. CIVIL

todos los agentes, entre ellos los trabajadores. En efecto, la discusión sobre crecimiento y
equidad es álgida y cobija dos posiciones extremas, si primero se crece y luego se
distribuye (enfoque neoclásico) o si se debe distribuir para crecer” (enfoque keynesiano).
Los postulados del Consenso de Washington se alinean con la primera posición, pues se
enfatiza en que primero se debe crecer para luego distribuir, lo que sugiere premiar la
estabilidad macroeconómica y la orientación de Estado como garante de unas condiciones
de mercado idóneas para la acción privada. Esto da sentido al conjunto de políticas cubiertas
por la primera versión del Consenso, que en ningún caso previeron o se preocuparon por los
retrocesos en términos de la distribución del ingreso.
Es decir, se esperaba mejorar el ingreso de los pobres a la par con el ritmo en que se
beneficiaba la sociedad en su conjunto, tras la aplicación de las políticas del Consenso. Así,
se previó que no bastaba con la estabilidad económica caracterizada por una inflación
controlada, sino que ello se debía acompañar de medidas como la apertura comercial, para
aprovechar las ventajas competitivas de cada país.
La Figura 2 presenta el porcentaje de la población pobre o en estado de indigencia en cinco
países de América Latina entre 1985 y 2013, siguiendo para esto el enfoque del Banco
Mundial que supone tomar una línea de pobreza igual a 3.1 dólares diarios (2011, en
términos de Paridad de Poder Adquisitivo, PPP). No se tomaron las líneas de pobreza
nacionales, porque ello implicaba una mayor pérdida de observaciones. En general, se
advierte que a pesar de algunos casos aislados, la década del noventa se caracterizó por un
incremento de este indicador, que solo desde el primer lustro de este siglo empezó a ceder..
… “Ahora, si se revisa la dinámica de la distribución del ingreso en los países de América
Latina, en general se observa que entre los ochenta y los noventa hubo una profundización
de la desigualdad, situación que empezó a cambiar desde los primeros años de este siglo”
(López- Calva & Lustig, 2010). De acuerdo con López-Calva y Lustig (2010), dicha
mejora dependió de factores como un mayor gasto público focalizado en los pobres a través
de transferencias, y un cambio político en que los partidos de centroizquierda quedaron al
mando del Ejecutivo en varios países de la región.

Figura 5. Población de cinco países de América Latina


con un ingreso diario inferior a 3.1 dólares (2011 PPP).
Fuente: elaboración propia con base en datos del Banco Mundial.

Por otra parte, la Figura 3 muestra que en general hubo un crecimiento de la desigualdad,
medida a través del Gini, en la región a lo largo de los noventa, década en que estuvo
especialmente vigente el Consenso de Washington. Sin embargo, lo importante acá es que
también se verifica que las profundidades de los cambios en la materia fueron disímiles,

ESCUELA PROFESIONAL DE ARQUITECTURA Y URBANISMO URBANISMO I


UNIVERSIDAD NACIONAL SAN ANTONIO ABAD DEL CUSCO 2018-I
FACULTAD DE ARQUITECTURA E ING. CIVIL

sobresaliendo casos como el de Colombia, que exhibió un dramático aumento de la


desigualdad en la primera mitad de los noventa, o Venezuela que, por otro lado, es el país
que mayor éxito presenta en la lucha contra este fenómeno (particularmente desde 2005)
… “Si bien el Consenso de Washington en un comienzo pretendió solucionar la
pobreza al reemplazar programas universales por la focalización del gasto, las condiciones
de acceso a los servicios sociales no fueron suficientes para lograr ese cometido” (Uribe,
1992). … “De acuerdo con Sen (2000), se requiere ampliar considerablemente el derecho
de acceso a factores y recursos en igualdad de oportunidades para que los beneficiarios
desarrollen sus capacidades y habilidades, de modo que puedan incorporarse efectivamente
a los mercados.” (Lopez y Lustig, 2010)

Figura 3. Coeficiente de Gini en algunos países de América Latina entre 1989 y 2013. Fuente:
elaboración propia con base en datos de la CEPAL. Se tomaron solo seis países para facilitar la observación y
porque son los que tienen un mayor número
de observaciones para el índice de Gini en el periodo de estudio.

Según la Figura 4, se abre un gran interrogante sobre la efectividad en materia de


equidad de las políticas del Consenso de Washington. En efecto, considerando que
la pobreza y la distribución se constituyen en dos problemas serios y prioritarios en
Latinoamérica, es necesario propiciar un cambio de agenda, de tal manera que en el centro
de las reformas se encuentre la distribución del ingreso, de la riqueza y de la tierra.
Como se observa en la Figura 4, no solo los países de América Latina, por lo general, parten
de una distribución del ingreso más desigual en relación con sus pares desarrollados, sino
que además el efecto redistributivo de sus políticas fiscales (i.e., tributos y gasto público)
es reducido. En efecto, autores como Steiner y Cañas (2013) y Jiménez (2015) ponen de
manifiesto la insuficiencia de la política económica en América Latina para tratar
fenómenos como la desigualdad. Una importante razón para esto es la renuncia de base
tributaria que suponen diversos beneficios tributarios; por ejemplo, las exenciones que
muchas veces se concentran en los más ricos.
Aunque no se puede negar que el gasto público social en la región ha crecido según lo
demuestran las estadísticas de organismos como la CEPAL, en diversas ocasiones este
ha servido como instrumento político, siendo asignado sin criterios técnicos, o también ha sido
presa de la corrupción (véase Gamarra, 2006, en relación con el caso colombiano).

ESCUELA PROFESIONAL DE ARQUITECTURA Y URBANISMO URBANISMO I


UNIVERSIDAD NACIONAL SAN ANTONIO ABAD DEL CUSCO 2018-I
FACULTAD DE ARQUITECTURA E ING. CIVIL

Figura 7. Desigualdad del ingreso antes y después de impuestos y transferencias.


Fuente: Steiner & Cañas (2013, p. 2).

LOS PROBLEMAS DEL CONSENSO DE WASHINGTON

Exclusión de temas importantes


… “El principal problema del consenso de Washington es que en él queda prácticamente
excluido el tema de la equidad. Esta exclusión es grave, porque uno de los lugares en donde
más se aplican las políticas de ajuste derivadas del consenso (e implementadas por el FMI)
es en América Latina. Y éste es el continente más desigual del planeta: el PIB per cápita del
20% más rico es 18'7 veces el PIB per cápita del 20% más pobre, cuando en la OCDE la
proporción es de 6'8 y la media mundial es de 7'1.”( Fuente: Informe PNUD 1997.)En
todo caso, en el año 1990 Williamson argumentaba la exclusión directa de los problemas
de equidad del modo siguiente:

"Intenté describir aquello que normalmente se creía acertado, más que exponer mi
opinión. Es decir, mi pretensión era elaborar una lista positiva más que una lista
normativa (...) Deliberadamente, excluí de la lista cuanto fuera básicamente
redistributivo -no aquello que tuviera consecuencias equitativas como un
subproducto de la búsqueda de objetivos de eficiencia-, porque pensé que el
Washington de los ochenta era una ciudad muy desdeñosa con las preocupaciones
sobre la igualdad."
"La democràcia i el consens..." (1993) 119-120.

También se excluyen temas como el crecimiento o el problema ecológico. Por otro lado, en
un contexto de "victoria del capitalismo", las propuestas son más bien liberalizadoras o anti-
estatalistas; pero se habla muy poco de la necesaria tarea gubernamental de luchar para que
se mantengan condiciones auténticas de competencia en los mercados.
La versión del consenso según Williamson de 1993 constata la exclusión del problema de la
equidad, pero ofrece pocas soluciones.

Origen metódico de esta exclusión:

La raíz de las exclusiones señaladas tiene que ver con el método de formulación y
verificación de este consenso.

ESCUELA PROFESIONAL DE ARQUITECTURA Y URBANISMO URBANISMO I


UNIVERSIDAD NACIONAL SAN ANTONIO ABAD DEL CUSCO 2018-I
FACULTAD DE ARQUITECTURA E ING. CIVIL

En primer lugar, queda muy poco claro aquello que Williamson incluye dentro de
"Washington". Según el autor, incluye una lista de instituciones que están de acuerdo en
ciertos temas; pero cuando afirma que "Washington no siempre practica lo que predica",
está hablando en realidad del gobierno de los EUA. Además, si dice que "Washington es
una ciudad desdeñosa con los problemas de la igualdad", está excluyendo, tal como se
queja Fischer, el Banco Mundial, que al menos se preocupa de racionalizar los gastos
sociales. Finalmente, Richard Feinberg pone en cuestión que, en el congreso de los EUA,
exista el consenso que Williamson ha presentado

"Al fin y al cabo, algo menos de la mitad del Congreso eliminaría a todas las
instituciones financieras internacionales (IFI) si la opción se sometiera a votación".
(GUITIÁN, M. MUNS, J. op.cit.87.)

El significado ambiguo del término "Washington" nos lleva al corazón de la cuestión


metódica del consenso. En el fondo, Williamson intenta formular el paradigma de la política
económica a partir del acuerdo entre los "poderes" que la pueden dictar. Y, a la lista de
medidas que Williamson cree que resulta de este acuerdo, la califica como "positiva"...
porque "describe" y porque excluye los desacuerdos y, en particular, los problemas de
equidad. Vale la pena repetir una cita del mismo Williamson:

"Intenté describir aquello que normalmente se consideraba acertado, más que


exponer mi opinión. Es decir, mi pretensión era elaborar una lista positiva, más que
una lista normativa".
"La democràcia..." op.cit.119. Las cursivas son nuestras.

El problema es que, además de no saber muy bien:


a) a quien incluye "Washington" (el conjunto de sujetos que llegan a un acuerdo), y
b) exactamente en qué están de acuerdo, resulta, además, que podemos poner en duda la
imparcialidad o la falta de intereses de quienes formulan este consenso. Citando de nuevo a
Krugman:

"La cuestión no era si se cumplirían las expectativas optimistas sobre el crecimiento


en los grandes mercados emergentes, sino si los países industrializados serían
capaces de afrontar la nueva competencia y aprovechar las oportunidades que les
ofrecía ahora este crecimiento".
"Les tulipes..." op.cit.151

Pero si, encima, esta "lista positiva" que debe orientar las políticas macroeconómicas
de América Latina excluye los problemas de equidad (... y los ecológicos) en el continente
más desigual de la tierra, se añaden todavía más problemas. Porque, aunque en Washington
no se pongan de acuerdo en temas de equidad; o aunque el Washington de los ochenta sea
"desdeñoso con los problemas de igualdad"..., a pesar de todo en América Latina hay gente
que se muere de hambre al lado de grandes millonarios. Y si esta realidad no debe ser
considerada por el nuevo y único paradigma de la política económica, el problema se
convierte en grave de verdad.
Comprobación empírica del funcionamiento del consenso:
En todo caso, sin embargo, en las cuestiones positivas, lo que acaba imponiéndose es la
comprobación empírica. Y, si seguimos a Krugman, la "comprobación empírica" de la "lista
positiva" no ha acabado de dar buenos resultados, a la luz de la crisis mexicana de 1994-95.

ESCUELA PROFESIONAL DE ARQUITECTURA Y URBANISMO URBANISMO I


UNIVERSIDAD NACIONAL SAN ANTONIO ABAD DEL CUSCO 2018-I
FACULTAD DE ARQUITECTURA E ING. CIVIL

En efecto, Krugman describe cómo ha funcionado el contraste con la realidad de la lista de


Washington, y prevé (ya en julio/agosto de 1995) los problemas que, efectivamente,
han surgido durante la segunda mitad de la década.

"... el dominio de cinco años del consenso de Washington se puede considerar, de


manera muy práctica, como una especie de burbuja especulativa que afectaba, no
sólo al proceso económico habitual, para el cual el excesivo optimismo del mercado
puede constituir una profecía que se cumpla por si misma temporalmente, sino un
proceso político más sutil, a través del cual las creencias comunes de los políticos e
inversores demostrarán que son mutuamente fortalecedoras. Por desgracia,
cualquier proceso de autofortalecimiento de estas características tiene que
enfrentarse, al final, con una comprobación con la realidad, y si resulta que ésta no
es tan buena como el mito, la burbuja estalla. Por todas sus especiales
características, la crisis mexicana marca el principio del deshincharse del consenso
de Washington. Este deshincharse garantiza que la segunda mitad de los
noventa será un período mucho más problemático para el capitalismo mundial que
la primera".
"Les tulipes..." op.cit.152.

Tampoco está claro hasta qué punto las crisis de México y del sureste asiático han afectado
al consenso de Washington. De hecho, Joaquín Muns opina que el consenso no se ha visto
demasiado afectado; y que las conclusiones de la reunión del G-7 de octubre de 1998
contienen los cambios necesarios para reorientar las políticas económicas del consenso
después de estas crisis.
Lo que sí parece claro es que la parte de razón que contienen las medidas del consenso de
Washington no debería verse ensombrecida por su falta de adaptación concreta a cada
país en donde se implementan. Las cautelas son importantes en dos aspectos:

a) Analizar bien cada medicamento del paquete, para ver si será adecuado a los
enfermos a quienes va destinado.
b) Vigilar que la combinación de medicamentos ayude realmente a curar a los
enfermos.

En resumen: deben cuidarse los contextos institucionales en los que se aplican estas
medidas. No sea que tuvieran efectos perversos porque son recibidas desde coordenadas
políticas o culturales distintas de las de aquellos que las han diseñado.

Es en este sentido que… "el desarrollo institucional se convertirá en un componente cada


vez más importante de las estrategias de desarrollo de los años noventa".( GUITIÁN, M.
MUNS, 2008)

Y es que, aplicar sin prudencia los paquetes de medidas derivados del consenso de
Washington, puede precipitarnos hacia aquello de lo que pretendíamos huir: la "ideología".
"El final de estas ideologías no significa el fin, sino el principio, de las discusiones útiles",
afirmaba Fernández Ordóñez. Pero, si no se adapta cada medida concreta y no se revisa el
conjunto de medidas en cada país donde se aplican, existe el peligro de caer de nuevo en
"ideologías", en el sentido de ideas que nos impiden ver con claridad.

ESCUELA PROFESIONAL DE ARQUITECTURA Y URBANISMO URBANISMO I


UNIVERSIDAD NACIONAL SAN ANTONIO ABAD DEL CUSCO 2018-I
FACULTAD DE ARQUITECTURA E ING. CIVIL

CONCLUSIONES:
Consenso de Washington es un concepto utilizado por primera vez por John Williamson en
1989 para describir un conjunto de 10 fórmulas para una reforma de los países en desarrollo
azotadas por la crisis de los 80.
La crisis de los años ochenta surgió debido a el drástico aumento del precio del petróleo
importado, aumento de la tasa de interés ocasionaron la perdida al acceso a un crédito
extranjero adicional y para obtener un acceso a un préstamo el BMI y FMI condicionaron
con las políticas del consenso de Washington.
DIEZ FORMULAS
1. DÉFICITS FISCALES: disciplina fiscal (conjunto de reglas para una mejor
administración tributaria), para que exista un presupuesto equilibrado.
2. PRIORIDADES DE GASTO PÚBLICO: reordenamiento del gasto priorizando la
educación, salud e infraestructura evitando la corrupción.
3. REFORMA FISCAL: reforma tributaria (sistema con amplias basas y tasas
marginales moderadas; aumento de impuestos para disminución de gastos públicos).
4. TASAS DE INTERESES: tasas de intereses (costo que tiene un crédito) moderadas
pero positivas
5. TIPO DE CAMBIO: tasas de cambio competitivas, consientes a mediano plazo para
promover tasas de crecimiento.
6. POLÍTICA COMERCIAL: liberación comercial.
7. LA INVERSIÓN EXTRANJERA DIRECTA: liberalización de la inversión
extranjera directa.
8. PRIVATIZACIÓN: comprado por inversionistas extranjeras según el autor debido a
su mejor administración.
9. DESREGULARIZACIÓN: economía de mercado reguladas.
10. DERECHOS DE PROPIEDAD: (poder jurídico sobre un bien) se creía que en
américa latina era inseguro.
A pesar de las deficiencias de contenido y de método del consenso, puede existir un acuerdo
en determinadas medidas de política económica, a la hora de fomentar un marco
macroeconómico estable para el funcionamiento y desarrollo de las economías. Estas
medidas pueden ayudar a:
- fomentar la “cultura de la estabilidad” (importante para el fomento del
comercio y las inversiones internacionales);
- frenar a los políticos locales corruptos, permitiendo la "sostenibilidad política"
(Stiglitz) de los procesos de reforma económica;
- y reorientar el gasto público desde los gastos improductivos hacia la sanidad y la
educación.
La aplicación sin mayor análisis de ciertos principios como la minimización de la
intervención estatal, bajo los que se construyó el Consenso de Washington, ha generado una
mayor vulnerabilidad de las economías latinoamericanas ante las crisis financieras, que con
la globalización han ganado la condición de mundiales. Por ejemplo, actualmente los
gobiernos rara vez cuentan con los instrumentos para limitar una estampida de capitales más
allá de la confianza que genere su disponibilidad de reservas internacionales y su capacidad
de firmar acuerdos con organismos como el FMI, los cuales normalmente se condicionan a
la profundización del modelo.
Asimismo, se encuentra un quiebre a la baja en el crecimiento económico en la región desde
mediados de los ochenta, lo cual impuso restricciones para generar un flujo de

ESCUELA PROFESIONAL DE ARQUITECTURA Y URBANISMO URBANISMO I


UNIVERSIDAD NACIONAL SAN ANTONIO ABAD DEL CUSCO 2018-I
FACULTAD DE ARQUITECTURA E ING. CIVIL

financiamiento (i.e., impuestos) que permitiera emprender programas de gasto social lo


suficientemente continuos y profundos como para atender problemas álgidos en América
Latina, como la pobreza y la desigualdad. De hecho, es notable que el periodo en que más
dinámica fue la adopción de las políticas del Consenso de Washington en la región haya
coincidido con al aumento de los índices de pobreza y desigualdad, lo cual muestra que un
modelo garante de las necesidades de los inversionistas no asegura una mejora generalizada
en las condiciones económicas y sociales de un país.
Además, se evidencia que fenómenos como el endeudamiento y el aumento de los déficits
fiscales y comerciales tienden a aparecer precisamente durante periodos de desaceleración
económica, lo cual genera dudas sobre presunciones que se hacían bajo el Consenso de
Washington, en que era la indisciplina fiscal una de las principales causas de las crisis. Sin
embargo, el conjunto de políticas acentúa la dependencia de las economías locales a los
vaivenes internacionales, lo que incorpora mayores riesgos a la gestión de los gobiernos y
reduce su capacidad de respuesta.

ESCUELA PROFESIONAL DE ARQUITECTURA Y URBANISMO URBANISMO I


UNIVERSIDAD NACIONAL SAN ANTONIO ABAD DEL CUSCO 2018-I
FACULTAD DE ARQUITECTURA E ING. CIVIL

BIBLIOGRAFIA:
Sen, A. (2000). Desarrollo y libertad. México D.F.: Planeta Mexicana.

Steiner, R. & Cañas, A. (2013). Tributación y equidad en Colombia. Bogotá: DNP.

Uribe, F. (1992). Desarrollo regional en el nuevo entorno de políticas públicas: un


nuevo rol para el Estado latinoamericano. Cuadernos de Economía, 12(17), 7-44.

Williamson, J. (1990). What Washington Means by Policy Reform. In Latin American


Adjustment: How Much Has Happened? Washington: Institute of International
Economics.

Williamson, J. (2004). A Short History of the Washington Consensus. In Lecture: From the
Washington Consensus Towards a New Global Governance. Barcelona, September,
2004.
López-Calva, L. & Lustig, N. (2010). Explaining the Decline in Inequality in Latin
America: Technological Change, Educational Upgrading and Democracy. In L.
López-Calva & N. Lustig (eds.) Declining Inequality in Latin America: a Decade of
Progress? USA: Brookings Institution Press/Programa de las Naciones Unidas para el
Desarrollo (PNUD).

Hebe, V. (2007). Claves del desarrollo científico y tecnológico de América Latina.


Madrid. España: SIGLO XXI.

Michael, R. (2007). El Continente Olvidado. Barcelona. España: belacqua.

Stiglitz, J. (2002). El malestar en la globalización. Barcelona, España: Taurus.

LINKOGRAFÍA

John Williamson, P. (noviembre de 2002). Peterson Institute for International Economics.


Obtenido de
https://web.archive.org/web/20090625085003/http://www.iie.com/publications/pap
ers/paper.cfm?ResearchID=486

Williamson, J. (2002). Obtenido de El Peterson Institute for International Economics:


https://web.archive.org/web/20150705172400/http://www.iie.com/content/?ID=1#t
opic3

ESCUELA PROFESIONAL DE ARQUITECTURA Y URBANISMO URBANISMO I