Anda di halaman 1dari 40

UNIVERSIDAD VIÑA DEL MAR

ESCUELA CIENCIAS JURÍDICAS Y SOCIALES.


CARRERA PSICOLOGÍA (V)

ARTICULO
LA LABOR DEL PSICÓLOGO DENTRO DEL SISTEMA EDUCACIONAL
CHILENO

PARA LA ASIGNATURA:
PROCESOS DE APRENDIZAJE Y TRANSFORMACIÓN HUMANA

POR
ALUMNOS DE 2° AÑO PSICOLOGÍA (V)
UNIVERSIDAD VIÑA DEL MAR

PROFESORA
CAROLINA BENITEZ

VIÑA DEL MAR. SEPTIEMBRE DE 2012


ALUMNOS:

ORIETTA ALLIMANT
CAROLINA AVALOS
GIANFRANCO CAMBIASO
GLORIA DARROUIZ
DAVID JOFRE
ROMINA NORAMBUENA
MARIA PONCE
MARIA JOSE PORRAS
GEORGINA RUBILAR
SANDRA VASQUEZ
LESLIE VELIZ

Los psicólogos educacionales estudian aquellos cambios que parecen


vinculados al hecho de que las personas participen en actividades que se
califican de educativas, ya sean formales, informales, escolares, familiares,
entre muchas. Cada vez que haya un tipo de práctica social que se pueda
identificar como educativa, y cuando se identifiquen cambios en el
comportamiento de las personas asociadas con el hecho de que participen en
esas actividades; aparecen ahí los objetos de estudio de la psicología de la
educación y por lo mismo, la obligación del profesional del área es generar
conocimientos, modelos explicativos e instrumentos de intervención para
orientar, guiar y explicar esos cambios.

Desde un comienzo la relación entre la psicología y las prácticas


educativas ha sido prolífica y controvertida a la vez; en este sentido es
necesario tener en cuenta dos áreas de análisis: Por una parte se debieran
categorizar los usos y las implicancias que en el ámbito educacional han tenido
las diversas publicaciones e investigaciones realizadas desde la psicología, así
como aquellas consecuencias no deseadas que se han arrastrado consigo. Y
por otra parte la implementación de prácticas psicoeducativas aplicadas al
quehacer educativo para mejorar las metodologías de enseñanza, como las
interacciones dentro del sistema llamado colegio.

El objetivo del presente artículo es conocer otras perspectivas del rol del
psicólogo educacional en chile, las instituciones que regulan esta función, así
como datos estadísticos en cuanto a su práctica profesional dentro del mundo
educativo. A través de este documento se hará un recorrido acerca de la
historia, la teoría, diversas funciones que debe cumplir un psicólogo
educacional, y cómo estas se efectúan realmente en el ejercicio profesional, a
través de la visión de sus propios actores. Además, se presenta una revisión de
las políticas públicas que respaldan la labor del psicólogo educacional, así
como los estudios e investigaciones en el área; todo esto con el propósito de
generar una opinión crítica basada en los antecedentes obtenidos y exponer un
tema que debería ser considerado con más atención.

Se espera que el trabajo pueda constituir un aporte para la reflexión de


las funciones que tiene un psicólogo en las instituciones educativas de nuestro
país, dado que es una cuestión importante en relación al quehacer profesional
y a la formación de futuros profesionales que estén orientados a trabajar en el
ámbito educacional.

ROL DEL PSICÓLOGO EDUCACIONAL A TRAVÉS DEL TIEMPO

La psicología y la educación tienen un vínculo estrecho que va desde su


concepción, siendo la educación un área de investigación para la psicología y
ésta, a su vez, ha significado variados aportes para el ámbito de la educación,
en lo que refiere al conocimiento de los procesos de desarrollo y aprendizaje de
los educadores; los dinamismos sistémicos e institucionales. Es así como la
psicología educacional se va configurando progresivamente a lo largo del siglo
XX en la intersección entre la educación y la psicología

Parece importante reiterar que es imposible hablar del fenómeno


educativo sin hacer referencia a la historicidad y a su vinculación con
fenómenos sociales en el ámbito del psicólogo educacional, ya que las
instituciones educativas son antes que nada instituciones sociales.

Para visualizar de mejor manera cuáles podrían ser los roles y funciones
específicas del psicólogo educacional, puede ser necesario revisar los hitos
históricos que fueron marcando el origen y desarrollo de esta área de la
psicología. En ese aspecto se pueden apreciar distintos períodos de
consolidación de esta disciplina.

La psicología de la educación tiene una larga historia y sus orígenes


pueden remontarse hasta el principio de la psicología como disciplina
científica, la que nació junto con el inicio del siglo XX. Es ya en la primera
década de aquel siglo cuando la psicología educacional se presenta como un
área diferente dentro de la psicología general, incluyendo en ese entonces
investigaciones sobre el aprendizaje, educación especial, los test mentales, las
mediciones del comportamiento, la psicología del niño y la clínica infantil,
enfocada principalmente en tratamiento de niños problemáticos

En una segunda etapa (1900 - mediados de siglo XX) el impacto


promueve servicios psicológicos para tratar los problemas psicológicos
infantiles dentro y fuera de la escuela y divulga la idea de una psicología
"escolar" no limitada al diagnóstico y tratamiento de los problemas de
aprendizaje escolar, sino además preocupada de atender aspectos
emocionales, afectivos y sociales del alumno, teniendo como principal impulsor
de esta idea a Thorndike.

En el tercer período (1950-1970/1980) empieza a considerarse la


necesidad de formar a los profesores en los avances del conocimiento
psicológico y en su integración en la metodología didáctica y se piensa en el
psicólogo como el profesional que actúe de puente entre tal conocimiento
psicológico y la práctica escolar. Los principales exponentes de esta teoría
fueron Hall y Dewey.
A partir de 1980, comienza la búsqueda de modelos alternativos
basados en las teorías cognitivas, sistémicas, organizacionales, ecológicas y
en la psicología comunitaria, intentando dar un giro al esquema tradicional de
atención individualizada a los casos problemáticos; subrayando la importancia
del contexto, tanto instruccional como sociocomunitario. El comienzo de los
años ochenta marca el paso de una psicología educativa muy relacionada con
modelos clínicos y de psicología "escolar" tradicional a una progresiva
especialización y concreción en el objeto de trabajo, desde entonces el
constructivismo se ha hecho dominante.

De este modo comienzan a verse dos líneas de acción, una que se


centra en la conducta del individuo, las diferencias determinadas por la
herencia y el ambiente, y la capacidad de aprendizaje. La otra, se centra en los
grandes problemas educativos y las dificultades que presenta la escuela,
preocupándose del currículo y la organización escolar (Arancibia, Herrera y
Strasser, 1997).

En 1903 Edward Thorndike publica su libro “Educational Psychology”


(Psicología Educacional), el que constituye uno de los primeros esfuerzos para
definir y acotar el campo de trabajo de la psicología educacional, ya que para
este autor se encontraba ligada centralmente a los temas de las diferencias
individuales y la elaboración de test, los procesos de aprendizaje y la psicología
del niño. Por otra parte, y dando origen a una visión distinta de la psicología
educacional, se encuentran los trabajos de Charles Judd, para quien la
prioridad de la psicología de la educación se encontraba “determinada por los
grandes problemas y dificultades con los que se enfrentan los intentos por
mejorar la educación escolar y, a través de ella, la condición humana”(citado
por Coll, 1998) por lo que este autor se preocupó por temas ligados al
currículum y la organización escolar, destacándose estudios dedicados al
aprendizaje de los principales contenidos escolares (Matemáticas, lenguaje,
ciencias naturales, ciencias sociales etc.).

Según Báez (Revista de psicología general y aplicada 1993) se puede


entender la psicología educacional como la interacción entre las demandas del
sistema educativo, la respuesta científico-profesional a estas demandas y el
contexto social en que se dan. La interacción de estos tres factores determinan
los roles y funciones específicas del psicólogo educacional.

Coll (1989) la define a la psicología educacional como una disciplina


puente entre la educación y la psicología general, que aborda los fenómenos y
procesos educativos. Asimismo el autor reconoce la necesidad del trabajo
interdisciplinario para lograr una mejor comprensión de la complejidad de estos
asuntos y señala que “es tanto un ámbito de investigación como de actividad
profesional”. En tanto esto generaría nuevas facetas para los profesionales de
la psicología que se desempeñan en el campo educativo, lo cual se traduciría
en la creación de nuevos roles y funciones.

En Chile, el Ministerio de Educación, se ha preocupado de mejorar la


calidad de la educación entregando recursos materiales y humanos a los
establecimientos más necesitados. Se puede señalar que en el contexto de la
educación chilena el rol del psicólogo educacional hasta la actualidad ha
carecido de precisión y delimitación, encontrándose hoy ejerciendo trabajo
psicodiagnóstico. Sus tareas oscilan entre el diagnóstico, la asesoría a
profesores/as y la intervención con los alumnos/as, que a veces es un simple
entrenamiento intensivo y a veces es una psicoterapia.

Lo anterior ocurre porque el sistema educativo, en general, desconoce


sus necesidades en relación con el rol del psicólogo educacional. Como
resultado de ello, le atribuyen una serie de poderes respecto a problemas del
sistema y le plantean la expectativa de solucionar los problemas en forma
aislada del mismo sistema, y a través de capacidades profesionales que se
supone debiera poseer (Banz, 2000).

De este modo, pesa una suerte de estigma sobre el profesional


especializado en educación, pues se le etiqueta como “diagnosticador” y como
“terapeuta impotente”, atribuyéndosele la condición de mago omnipotente
poseedor de los conocimientos y la práctica requeridos para resolver el caso
(Palazzoli; en Arias y Rojas, 1998), concepción relativamente generalizada que
encasilla el desempeño de su rol a la puesta en práctica de la Psicología
Clínica en la escuela,, traducido en intervenir a niños/as catalogados/as como
“casos difíciles”, en la realización de tareas de psicodiagnóstico y
ocasionalmente como orientador vocacional.

Queda de manifiesto que el rol del psicólogo/a educacional va desde una


perspectiva de modelo simplista a una perspectiva de modelo complejo. Es
perspectiva del paradigma simplista, debido a que las funciones estarían
centradas en lo individual, en la valoración del conocimiento técnico, en la
funcionalidad de la patología, y en la relación jerárquica entre los campos del
saber. Desde esta perspectiva simplista, se parte de las premisas de la
existencia de una realidad observable, manejable, individualista, ordenada, y
parcelada, donde unos crean políticas y otros las ejecutan. El psicólogo
educacional sería un experto que poseería el poder de evaluar, de ayudar a
otros, de resolver los problemas de otros. En el plano educativo, se tendería a
desarrollar relaciones con sujetos (estudiantes y docentes) fragmentados y
descontextualizados, de sí mismos y del mundo (Alarcón, 2005)

En cambio de una perspectiva compleja se plantea la existencia de una


educación más socializada, valórica, integrada, que se centre en sus actores;
una mirada que busca hacer crecer la institución con y para sus actores, es
decir, una mirada práctica (comprensiva) o crítica (transformadora) (Ruz y
Bazán, 1998; Santos Guerra, 1996)

Esta situación afecta al rol y al campo de acción del psicólogo/a


educacional, por cuanto muchos profesionales se desempeñan en centros
educativos, donde el profesional sólo logra desarrollar lo que la organización ha
definido como ese puesto de trabajo (Arias y Rojas, 1998).

Siguiendo a Banz (2002), podemos señalar que el rol debiera estar


caracterizado por lo sistémico, preventivo, el trabajo conjunto con otros
profesionales de la educación y en procesos psicoeducativos.
Esto se puede relacionar con la crítica que señala Coll sobre la mirada
indirecta y de aplicación de la psicología educacional, planteando la necesidad
de cambiar a otra mirada que permita unir el campo psicológico y educativo en
una nueva área, con una reformulación de su objeto de estudio, pasando del
proceso normal o anormal de aprender, a centrarse en los cambios que
experimenta la persona en el entorno educativo (Coll, Palacios, Marchesi,
2001).
En Chile no existe ningún marco legal ni institucional que regule el
desempeño de los psicólogos al interior del ámbito educativo ni que permita el
desarrollo de la psicología educacional como disciplina científica. Según Vidal
Tamayo (2007), el rol del psicólogo educacional es escasamente visualizado al
interior de las instituciones educativas y su trabajo se ve más bien ligado al
ámbito clínico aplicado a la educación; principalmente enfocado al
psicodiagnóstico y la atención de casos individuales al interior de las escuelas,
lo que ciertamente constituye una concepción muy limitada respecto de lo que
los psicólogos educacionales pueden aportar a los establecimientos en
diversos campos de acción.

En Europa existe un proceso de transformación en la Educación


Superior, durante la formación de psicólogos educacionales, a través de la
carga lectiva y cursos que garanticen la competencia. Se ha propuesto un
“Master en Psicología de la Educación”; donde se explicitan las siguientes
competencias para el perfil de Psicólogo Escolar:

1. Capacidad para evaluar procesos psicológicos de desarrollo y


aprendizaje humano, tanto normales como atípicos, desde los primeros
meses de vida hasta le vejez.
2. Capacidad para detectar, prevenir e intervenir para favorecer el
desarrollo y aprendizaje en personas con discapacidades o con riesgo
de exclusión social.
3. Competencias para recoger, transcribir, analizar datos y generar nuevos
conocimientos sobre el aprendizaje mediatizado por las nuevas
tecnologías en contextos educativos.
4. Capacidades para evaluar e intervenir en programas, procesos y
prácticas psicoeducativas, para promover y mejorar el desarrollo
psicológico integral de personas de todas las edades, los procedimientos
psicoeducativos utilizados y el funcionamiento de grupos e instituciones
educativas.
5. Capacidad para recoger y transcribir, analizar, evaluar datos y generar
nuevo conocimiento relacionado con la interacción y el discurso utilizado
en situaciones escolares y familiares para promover procesos de
aprendizaje.
6. Capacidad para recoger datos, analizar, intervenir y hacer
investigación/intervención sobre procesos psicológicos relacionados con
el aprendizaje de la comunicación y el lenguaje oral, escrito, firmado y
asistido; en contextos familiares y escolares; en situaciones monolingües
y multilingües.
7. Capacidades para analizar y favorecer procesos de pensamiento y
aprendizaje mediante el uso de diferentes tipos de lenguajes.
8. Capacidad para adaptar el proceso de aprendizaje a contextos sociales
concretos.

Esto viene a demostrar cómo operan otras naciones en lo que respecta


al campo de la psicología educacional. No quiere decir que chile debería copiar
el perfil del psicólogo educacional de dichos países, ya que cada uno inserta su
realidad dentro de un contexto particular, con su propia historia y cultura. Los
profesionales se deben a su propia realidad nacional, provincial y comunal,
pero sí se visualiza la forma en que funcionan los países desarrollados y de lo
bien asentada que está la psicología educacional se podría obtener un
referente respecto a los aportes significativos que entrega a los sistemas
educativos.

En consecuencia, el perfil profesional del psicólogo educacional en Chile


se encuentra ligado al modelo clínico de intervención, el que pone énfasis en
“los alumnos-problema o con problemas” donde toda acción va dirigida hacia el
propio alumno, lo que no provoca mayores impactos en el sistema u
organización escolar. Este tipo de trabajo no permite realizar prevención ni
mejoras ya que por definición se interviene una vez que el problema ya se ha
presentado. Además los problemas se atribuyen a factores personales del
individuo (causas intrapsíquicas), dejando así de lado los importantes aspectos
contextuales. Estas explicaciones se basan en medidas psicométricas (uso de
test) que en muchos casos contribuyen más a patologízar y etiquetar a los
alumnos que a una mejora de su situación. Incluso muchas veces los
resultados de los test son mal utilizados y entregados de forma irresponsable a
terceros que no realizarán una interpretación correcta de los datos. La
sobrevaloración y explotación de medidas psicométricas se convierte en un mal
frecuente en Chile, en respuesta a las demandas de los profesionales del
sistema educativo.

Otro problema del modelo clínico es que la labor se centra en la relación


terapeuta-alumno, dejando fuera a padres y profesores, quienes sólo han de
esperar los resultados. Por otro lado existe una sobre demanda por parte del
establecimiento educacional, por lo que no se puede abarcar a la totalidad de
los alumnos propuestos. Es necesario que el psicólogo educacional realice una
reestructuración, otorgue asesoría a los profesionales del sistema educacional
para el cual trabaja aplicando un modelo ecológico y/o sistémico para abordar
procesos más complejos que se dan en las múltiples y variadas interacciones
entre los actores del establecimiento educacional.

CONSIDERACIONES ACERCA DEL ROL DEL PSICÓLOGO EN EL SISTEMA


EDUCATIVO

.
Los psicólogos que se desempeñan en el ámbito educacional
normalmente realizan sus funciones en instituciones educativas. Desde esta
perspectiva el profesional sería un experto que poseería el poder de evaluar, de
ayudar a otros, de resolver problemas en el plano educativo, dentro de la
institución, en desarrollar relaciones con estudiantes y docentes con el fin de
mantener un buen clima educativo. A raíz de esto último, se plantean una serie
de desafíos en el trabajo del profesional psicólogo en este ámbito.
El desarrollo y evolución posterior de la psicología educacional, no ha
estado exento de inconvenientes debido a las constantes críticas por atención
excesiva y a veces exclusiva que ha prestado el psicólogo educacional a los
alumnos disfuncionales respecto del sistema, dejándolo muchas veces de lado.
Esto se fundamenta en la escasa efectividad de los diagnósticos y tratamientos
que hoy en día se realizan, ya que al ocuparse individualmente de cada
persona necesitada de atención psicológica, se estigmatiza el efecto rotulador
de las acciones clínicas en la escuela que se condicen con el rol del psicólogo
educacional.

En la actualidad la psicología de la educación es mayoritariamente


visualizada como una “disciplina puente” entre los conocimientos generados
por la psicología científica y la educación (más que como mera psicología
general aplicada a la educación) y que comparte su objeto de estudio con otras
ciencias que se preocupan de la educación. Esta disciplina estudia los
procesos educativos con una triple finalidad:

1. Contribuir a la elaboración de una teoría que permita comprender y explicar


los procesos educativos.
2. Ayudar a la elaboración de procedimientos, estrategias y modelos de
planificación e intervención que permitan orientar estos procesos en una
dirección determinada.
3. Colaborar en la instauración de prácticas educativas más eficaces, más
satisfactorias y más enriquecedoras para las personas que participan en ellas.

En el año 2005 en el congreso de psicología educacional se formó una


mesa destinada a trabajar sobre los resultados de una revisión de las mallas
curriculares de las distintas escuelas de psicología existentes en Chile.
Producto de este análisis se estableció que en el país existen varias
universidades, algunas de bastante renombre, en las cuales no existe un ramo
específico de psicología educacional. En tanto, en las que efectivamente existe
esta asignatura, sólo se remitían a pruebas proyectivas en el contexto escolar,
atención de casos o consejería familiar.
En el 2006, el Colegio de Psicólogos de Chile encarga la realización de un
estudio para conocer la realidad laboral de la profesión en Chile.

La principal área de
especialización es la
psicología clínica,
seguido por el área
laboral y educacional.

La Asociación Nacional de Psicólogos educacionales (Anpse) tiene sus


inicios el año 2005 con la convocatoria realizada por el Ps. Rodrigo Cornejo,
bajo el alero del Colegio de Psicólogos de Chile, con el fin de potenciar las
áreas de especialización de la disciplina. Esta iniciativa lamentablemente no
tuvo el impacto esperado, quedando sin conformación real.

 En términos demográficos, alrededor del 84% de los psicólogos tenía


menos de 40 años, con una participación mayoritariamente femenina
(74%).
 El 81,6% había egresado de la universidad durante los últimos 10 años.
 Se señala además que el 31% no ha tenido formación de postgrado.
 El 61,5% no está colegiado
 Las principales áreas de trabajo son Educación especial, Docencia
universitaria, Psicodiagnóstico, y Apoyo psicoeducativo.
 La renta promedio se encuentra entre los $400.000 y los $800.000 (50%
de la muestra).
 El 43 % tiene contrato indefinido, y el 41% presenta una jornada
completa (44 hrs.).

Respecto al apoyo que debe prestar el Colegio de Psicólogos a la


educación, se encuentran el fortalecer labor profesional, desarrollar el campo
profesional, y fortalecer la actividad gremial. Finalmente el aporte que debiera
hacer Anpse a la profesión del psicólogo educacional sería apoyar la formación
y capacitación en temas de especialidad, desarrollar el campo profesional,
definir el campo y el rol del psicólogo educacional, articulación con
instituciones, a nivel local, regional y nacional, dar apoyo gremial, y validar al
profesional frente a actores del sistema educacional.

Estos grandes desafíos están siendo canalizados actualmente por una


directiva interina, y se ha propuesto fortalecer la convocatoria de los psicólogos
como integrantes activos de la asociación, desarrollar una fuerte línea de apoyo
gremial, y dar respuesta a los requerimientos del MINEDUC respecto a la
acreditación de los psicólogos educacionales.

La sobrevaloración y explotación de medidas psicomértricas se convierte


día a día en un mal endémico de nuestro país, lo que es alimentado por los
propios psicólogos muchas veces en respuesta a las expectativas de otros
agentes y profesionales de la educación (y de otros contextos) que, dado a que
no cuentan con formación en psicometría, ponen sobre los test su imaginería
sin comprender que sus resultados son limitados y constituyen un apoyo a la
evaluación clínica más que una respuesta definitoria absoluta de características
personales, y que por lo tanto no tiene mayor sentido la entrega de resultados
brutos a terceros. Visión que se contrasta evidentemente con la visión de
países Europeos u occidentales, desde un punto de vista de la participación de
profesionales dentro del sistema educativo donde están orientados a la
convergencia en un sistema homogéneo de titulaciones, carga electiva,
estructura de cursos que garanticen la compatibilidad, comparabilidad y
competitividad.

En otras naciones se ha llegado a proponer un Master en Psicología de


la Educación. Sin embargo, el perfil del psicólogo educacional, no tiene por qué
ser en Chile el mismo que podamos encontrar en otros países, es más bien
esperable que el desarrollo de estos profesionales se adapte a las necesidades
de nuestra realidad social, nacional, provincial y comunal y para esto debemos
ampliar el conocimiento y concepción de los psicólogos educacionales en Chile
. A modo de reflexión sería interesante cuestionarse la regulación mas
específica del rol del profesional en las diferentes instituciones educativas, ya
que permitiría establecer precedentes en torno a su labor propiamente tal, y
sus implicancias en políticas y reformas educacionales que debiesen tener un
fuerte impacto tanto socialmente como dentro las instituciones educacionales.
Podemos destacar que si bien existen ciertos estamentos por los cuáles se
rigen los psicólogos educacionales, en su práctica no son tan efectivos y
dependen en su mayoría de las exigencias propias del establecimiento donde
se están desempeñando, que en su mayoría llegan a ser prácticas clínicas de
quienes están vinculados al área de la educación, entiéndase, profesorado,
alumnado, apoderados, etc., por lo cuál consideramos se desvirtúa la labor
profesional del psicólogo educacional.

Por tanto, es fundamental el mundo psicosocial que está en medio de la


psicología y la educación, ya que al intervenir para mejorar el clima no se
debería trabajar con herramientas tipo, sino que se deberían considerar como
aspectos fundamentales las características contextuales del establecimiento,
no sólo los recursos, sino que también aspectos como el carácter rural/urbano,
si es mixta, si tiene proyecto educativo, etc., por lo tanto, parte importante es el
pregrado y lamentablemente existe muy poca formación psicológica para
educadores y mínima formación para los psicólogos educacionales.

LAS POLÍTICAS PÚBLICAS QUE RIGEN LA LABOR PROFESIONAL DEL


PSICÓLOGO EDUCACIONAL

La psicología en la sociedad se ha posicionado como ciencia y


profesión, desenvolviéndose en diversas áreas. Registros del Colegio de
Psicólogos de Chile dan cuenta del campo laboral en que declara ejercer cada
profesional. La mayor parte de los Psicólogos ejercen en el área clínica (67%),
de ellos sólo el 18% están acreditados como psicoterapeutas. En segundo
lugar están los Psicólogos laborales (14%), seguidos por los Psicólogos
Educacionales (9%), Comunitarios (4%), Sociales (3%), Forenses (2%) y
Deporte (1%).

El psicólogo educacional, ligado de alguna manera a las políticas


públicas en materia de educación, ha pasado a integrar el sistema escolar,
debiendo responder los desafíos y demandas impuestas por la Reforma,
siendo necesario comenzar a mirar “al sistema”, como objeto de intervención y
promoción de cambio. Se establece, entonces, un cambio de intervención de lo
individual a lo sistémico, lo que ha implicado trabajar sobre las interacciones
conformadas en los distintos sub-sistemas; ya sea, al interior de la propia
escuela como en el ámbito familiar. Al respecto, Banz (2002) plantea que en la
actualidad, la práctica educativa en las escuelas, se encuentra dirigida y
orientada por el paradigma constructivista basado en la experiencia de la
Reforma Educacional, por lo que la escuela ha tenido que co-asumir la
formación de niños(as) y jóvenes en las áreas de desarrollo de la afectividad y
habilidades sociales.

La reforma educacional de los años 80 redefinió las responsabilidades


del estado en el ámbito social, incluido el de la educación, debilitando el
sistema público de esta, los profesores comenzaron a desempeñarse bajo
condiciones laborales deterioradas y perdieron en el camino los elementos de
prestigio, estatus y dignidad del profesorado. De la misma manera el psicólogo
educacional perdió protagonismo en la instituciones municipales, ya que los
recursos no estaban destinado a suplir las necesidades psicológicas del
alumnado.

El gobierno transfirió la administración e infraestructura de toda las


escuelas y liceos públicos del Ministerio de Educación a las Municipalidades en
que se ubicaban, teniendo éstas que asumir su administración y mantención y
adoptando la autoridad para contratar y despedir profesores. Los nuevos
administradores de establecimientos educacionales no estaban convencidos
del cambio. Se les traspasó la facultad y responsabilidad de administrar
escuelas y liceos, quisieran o no asumir esta responsabilidad, y tuvieran o no
capacidades para dirigir eficazmente la educación de la población.
Paralelamente se diseñó un sistema de evaluación casi censal que ha
sido aplicado alternadamente cada dos o tres años en 4to y 8vo grado de la
enseñanza básica en Lenguaje y Matemáticas, y más adelante en Historia y
Ciencias incorporando al 2do año de enseñanza media. Esta medida puso
énfasis en el resultado de los colegios, y los ranking dieron paso a una
estratificación social de la educación.

Con la vuelta de la democracia el estado retoma su protagonismo en la


educación y se asignan mas recursos, se trabaja en una reforma educacional
orientada a mejorar la calidad de los procesos de enseñanza, las
modificaciones políticas todavía se generaban en una restricción del gasto
público, sin embargo, se aplicaron más subvenciones para los colegios más
vulnerables y se fue incorporando, paulatinamente la participación de los
psicólogos educacionales. Aun así no se ha concretado su contribución directa
asignándole las tareas de mediciones psicométricas más que un trabajo
integral donde se incorporan tanto el aspecto ambiental y familiar del niño como
factor fundamental en el crecimiento de este.

De ahí en adelante, en los próximos gobiernos concertacionistas las


intervenciones apuntaron al mejoramiento de la calidad y equidad de los
aprendizajes y se tradujeron en programas de mejoramiento y renovación
pedagógica financiado por el Mineduc. Se transfieren insumos y apoyos
materiales y técnicos a las unidades educativas. Se inscriben programas como
el P-900, MECE básica y media, Básica Rural, los Proyectos de Mejoramiento
Educativo (PME), el Programa Intercultural Bilingüe, Liceo para Todos,
Montegrande, Escuelas Críticas, sólo por nombrar los más importantes. Se
suma a éstos el programa de informática educativa ENLACES, que alcanza al
100% de los liceos de enseñanza media y al 85% de las escuelas de
enseñanza básica.

El Ministerio de Educación en el Programa de Integración Escolar, Ley


Nº 20.201, decreto n° 170, hace mención a la incorporación de los estudiantes
que presenta discapacidad en los establecimientos con PIE y en las escuelas
especiales. Por lo tanto, la evaluación diagnóstica de ingreso de estos
estudiantes debe considerar la evaluación diagnóstica del psicólogo para
aquellos estudiantes que presenten discapacidad intelectual. Las constantes
críticas que recibe este programa apuntan a la preocupación del desarrollo del
potencial, más que por el mero diagnostico de las dificultades, puesto que la
evaluación psicométrica pone énfasis en la categorización de las habilidades
cognitivas.

En el año 2002 el MINEDUC comenzó a elaborar un programa


apuntando a lo convivencia escolar, siendo asistido por el senado y la cámara
de diputados llamado “Chile Previene a la Escuela” (ex Sistema Integral de
prevención y promoción vida sana), liderado por Conace para prevenir la
violencia, el consumo de drogas y la deserción escolar. En este programa los
adultos de la comunidad escolar (padres, docentes, directivos etc.) deben estar
atentos a los cambios de comportamiento de un estudiante y diagnosticar
pedagógicamente la situación.

Posteriormente la Universidad de Chile realizo un programa de


asesoramiento enmarcado dentro de la implementación de la asesoría al
programa “Liceo Para Todos” que impulsa el MINEDUC, dentro de las políticas
de apoyo a los establecimientos de enseñanza media más vulnerables del país
en el periodo 2001-2005. En este incide directamente la labor del psicólogo
educacional y su trabajo en las escuelas focalizadas; dicho trabajo se centro en
la prevención de la deserción escolar. Esta preocupación encuentra sentido en
los primeros años de los gobiernos de la concertación, en los cuales el primer
desafío fue hacerse cargo de la deuda social que la dictadura había dejado.

Durante el actual gobierno las políticas públicas en materia educativa,


que incorporar psicólogos educacionales son pocas, el 2010 el ministro de
Educación, Joaquín Lavín, presentó públicamente los Programas de
Sexualidad, Afectividad y Género, que se pondrían a disposición de los
establecimientos del país para la orientación en el aula. Este programa fue
elaborado desde el criterio de sexualidad y afectividad. El proyecto incorpora la
capacitación de los docentes en temas relativos y para esto se han incorporado
psicólogos para entregar contenidos específicos en las escuelas, destinado a
alumnos y profesores. Sin embargo no se puede afirmar que los psicólogos
educacionales estén completamente incorporados en la comunidad educativa
ya que, generalmente las escuelas de menos recursos no cuentan en sus
establecimientos con estos profesionales, pese a que existe en el parlamento
chileno una moción que sugiere la obligatoriedad de contratar a un psicólogo
para los establecimientos educacionales del país, mediante la modificación de
la ley n° 18.962 de la antigua orgánica institucional de enseñanza. Esta moción
está en la cámara desde diciembre del 2007.

Finalmente es poco lo que se conoce sobre políticas públicas que


incorporan psicólogos educacionales, en su mayoría estas apuntan a
profesores, psicopedagogos hasta educadoras diferenciales, en algunos
casos.

Lo que queda bastante claro es que la realidad de los psicólogos


educacionales hoy da cuenta de que el profesional en Chile se encuentra
ligado al modelo clínico de intervención, el que pone énfasis en “los alumnos-
problema o con problemas” donde toda acción va dirigida hacia el propio
alumno, lo que no provoca mayores impactos en el sistema u organización
escolar. No existe marco legal que regule el desempeño de los psicólogos al
interior del ámbito educativo. Su trabajo se ve más bien ligado al ámbito clínico
aplicado a la educación; principalmente enfocado al psicodiagnóstico y la
atención de casos individuales al interior de las escuelas.

ESFUERZOS INVESTIGATIVOS EN MATERIA DE PSICOLOGÍA


EDUCACIONAL EN CHILE

ELEMENTOS CONTEXTUALES DE LA INVESTIGACIÓN EN PSICOLOGÍA DE


LA EDUCACIÓN EN CHILE (METANÁLISIS).

Para poder plantear un panorama descriptivo que releve los esfuerzos


investigativos acerca de la Psicología Educacional en el ámbito nacional, se
propone una visión que se hace cargo del quehacer disciplinar a partir de la
mirada hacia diferentes áreas temáticas: Investigación y Universidades
tradicionales acreditadas en investigación, Financiamiento Público en
Investigación: Conicyt Fondos para la Investigación en Chile, Fondecyt/Fonis-
Fondef; Líneas de Investigación en Psicología, y postgrados en la especialidad
dentro y fuera del país..

INVESTIGACIÓN Y UNIVERSIDADES TRADICIONALES ACREDITADAS EN


INVESTIGACIÓN.

A nivel institucional, la Comisión Nacional de Acreditación CNA creada


bajo la Ley de aseguramiento de la Calidad de la Educación Superior N°20.129,
bajo el marco regulatorio de acreditar, autorizar y supervigilar las agencias
acreditadoras y acreditación de carreras de pre y post grado, ha definido dos
áreas mínimas de evaluación: Gestión institucional y Docencia de pregrado; y
áreas electivas de evaluación: Investigación, Docencia de Postgrado,
Formación continua y Vinculación con el medio.

Si se puntualiza en la acreditación del área de investigación, se obtienen


sólo 11 instituciones acreditadas en dicha área.

Instituciones Acreditadas a Mayo 2008 en Investigación


Institución Periodo de Acreditación
Pontificia Universidad Católica de Chile (2004 – 2011)
Universidad de Chile (2004 – 2011)
Universidad de Concepción (2004 – 2010)
Universidad de Santiago de Chile (2005 – 2008)
Pontificia Universidad Católica de Valparaíso (2004 – 2009)
Universidad Austral de Chile (2004 – 2009)
Universidad Católica del Norte (2005 – 2010)
Universidad de Talca (2004 – 2009)
Universidad de Tarapacá (2007 – 2012)
Universidad Técnica Federico Santa María (2005 – 2011)
Universidad de La Frontera (2004 – 2008)

Fuente: R. Interam. Psicol. 42(3), 2008


Desde mayo del 2008, aparecen inscritos como Centros de Investigación
en el Directorio Nacional de Ciencia y Tecnología de Chile 5 Centros en calidad
de Ciencias sociales. De estos, solo uno incorpora en sus palabras clave la
Psicología y corresponde a un Centro Académico Independiente denominado
Centro de Estudios del Desarrollo y Estimulación Psicosocial en la ciudad de
Santiago.

Al explorar los centros de Investigación referidos a las Escuelas de


Psicología chilenas, se encuentra indicado en las páginas institucionales de
cada Universidad, el Centro de Desarrollo Cognitivo y el Laboratorio de
Neurociencias Cognitivas de la Universidad Diego Portales y los Centros de
Estudios Organizacionales y de Estudios en Psicología de la Universidad
Adolfo Ibáñez.

FINANCIAMIENTO PÚBLICO EN INVESTIGACIÓN EN CHILE.

La fuente vital de financiamiento público es la Comisión Nacional de


Investigación Científica y Tecnológica (CONICYT), entidad que desde el año
1967, tiene como objetivo el desarrollo, fortalecimiento y extensión de la
investigación científica y tecnológica en Chile.

Este organismo surge, principalmente a través de dos pilares


estratégicos; por un lado fortalecer el capital humano avanzado, mediante
becas para cursar estudios de postgrado, y por otro lado la promoción y
fortalecimiento de la base científica y de la tecnología. Concretando,
principalmente, el financiamiento de proyectos de investigación mediante
diversos programas, como son:
• Fondo de Financiamiento de Centros de Excelencia en Investigación
(FONDAP), el cual fomenta equipos de investigadores en áreas con alto nivel
de desarrollo nacional (matemáticas, oceanografía, estudio celular, entre otros)

• Programa EXPLORA, otorgado especialmente a la promoción y


desarrollo de la cultura científica y tecnológica en población escolar.

• Programa Regional, dirigido al financiamiento en regiones de Unidades o


Centros de Desarrollo Científico y Tecnológico en dimensiones notables para el
desarrollo económico y social de la región.

• Fondo de Fomento al Desarrollo Científico y Tecnológico (FONDEF), el


cual busca vincular al sector científico y tecnológico con el empresarial.

• Programa Bicentenario para Ciencia y Tecnología, que considera tres


áreas: el mejoramiento del Sistema de ciencia, tecnología e innovación en
Chile, para apoyar al desarrollo de políticas y otorgar un medio ambiente
propicio para éstas.

De estos programas los más requeridos por los investigadores en


Psicología son los FONDECYT y FONIS (Fondo Nacional de Investigación de
Salud), que es un subprograma del FONDEF, el cual tiene como objeto crear
información que contribuya a optimizar la toma de decisiones en salud y
suscitar la investigación y desarrollo con aplicaciones clínicas y de salud.

Tal como se indica a continuación, considerando el período comprendido


entre los años 2001 al 2006, a pesar de que anualmente se adjudica un
promedio de 350 proyectos en el concurso regular, sólo un promedio de 6
proyectos fueron específicamente en Psicología, es decir, un 1,7% del total.

Proyectos Adjudicados en Psicología, por Especialidad y Año, en Concurso


Regular FONDECYT
PsBio Clín EdyCo Pers Exp LayOr Soc Otras TotPs TotPs
TotGen
1984 1 1
1985 3 3
1986 1 1 2 1 5
1987 3 1 2 6
1988 4 2 1 7
1989 5 1 2 8
1990 1 1 2 2 6
1991 4 2 6
1992 5 2 7
1993 2 1 1 4 8
1994 4 2 6 12
1995 5 3 8
1996 4 1 1 6
1997 4 1 1 6
1998 6 2 2 10
1999 5 1 2 1 9
2000 2 2 4
2001 1 2 1 2 6 312
2002 2 1 1 4 321
2003 1 5 6 357
2004 2 1 2 5 363
2005 3 1 2 6 373
2006 1 3 1 3 1 9 363
2007 1 2 2 2 4 11
Total 1 1 68 10 4 2 30 43
Notas. PsBio: Psicobiología; Clin: Psicología Clínica; EdyCo: Psicología
Educacional y Cognitiva; Pers: Psicología de la
Personalidad; Exp: Psicología Experimental; LayOr: Psicología Laboral y
Organizacional; Soc: Psicología Social; Otras: Otras
Psicologías; TotPs: Total de proyectos de investigación adjudicados en
Psicología para el año; TotGen: Total de proyectos
adjudicados por fondecyt en similar año (CONICYT, 2008)

Fuente: R. Interam. Psicol. 42(3), 2008


Una de las posibles razones de tan bajo porcentaje de adjudicación de
proyectos de Psicología es la baja cantidad de investigaciones que se
presentan y además el número de éstas que son aprobadas.

PROYECTOS DE PSICOLOGÍA PRESENTADOS Y ADJUDICADOS A


FONDECYT
Concurso Regular 2007-2008
Pre Apr PrePsiAprPsi1% 2% $1 $2 3%
2007 1035 393 30 10 33,1 2,5 8.546.609 118.079 1,4
2008 993 443 32 11 34,3 2,5 11.917.600 185.777 1,6
Nota. Pre: total de proyectos presentados a concurso; Apr: total de proyectos
aprobados; PrePsi: Total de proyectos presentados en Psicología; AprPsi: Total
de proyectos aprobados en Psicología; %1: porcentaje de proyectos de
Psicología aprobados con $1: Monto total asignados a proyectos; $2: monto
total asignados a proyectos de Psicología; %3: porcentaje del monto asignado
a Psicología con relación al monto total asignado a proyectos
(CONICYT,2008)

Fuente: R. Interam. Psicol. 42(3), 2008

Cabe destacar que los psicólogos no solamente ostentan y adjudican


proyectos en el área Psicológica, también innovan en otras áreas, como
Medicina o Educación.

En base al Programa FONIS, este comienza a partir del año 2004,


compartido con CONICYT y el Ministerio de Salud. Desde su creación ha
obtenido una buena acogida entre los profesionales que trabajan o investigan
temas vinculados a la salud, eligiéndose para el primer año 25 proyectos por un
costo que fluctúa entre los 400 millones de pesos, de una cantidad de 696
propuestas en primera instancia. La segunda convocatoria consiguió 564
propuestas, siendo aprobados 31 proyectos. En el 2006 se recibieron 643
propuestas, siendo aprobadas 26. El año 2007 se eligieron 23 proyectos
(CONICYT).

Hasta ese entonces, no era posible saber con exactitud cuántos de estos
son catalogables como concernientes al área psicológica, pues aun cuando
algunos de estos han sido ganados por psicólogos, los proyectos no son
clasificados por disciplina, sino por área de impacto.

POST-GRADOS EN PSICOLOGÍA.

Hacia mayo del 2008, 23 Universidades que tenían la carrera de


Psicología, o sea, más del 50% del total de universidades, ofrecían programas
de maestría en Psicología, principalmente vinculados a rúbricas tradicionales
de la formación psicológica, como la Psicología clínica, la Psicología
educacional y la Psicología social. Hasta el 2008, se han generado ofertas
distintas que provienen del proceso de reforma judicial chileno, que ha
requerido la especialización en la Psicología jurídica. Otra área es la Psicología
de la salud, la cual involucra la incorporación progresiva de la Psicología en
varios campos de acción en salud pública en áreas no psiquiátricas, en la
promoción de la salud y la prevención de enfermedades.

En el país, los programas doctorales son recientes. En el año 1998, se


dio inicio al programa de Doctorado en Psicología en la Universidad de Chile
(UCH), siendo el primero en el país y en Sudamérica. En el 2000, empieza el
programa de Doctorado en Psicología en la Pontificia Universidad Católica de
Chile (PUC) y a partir del 2007 se crea el Doctorado Internacional en
Psicoterapia, realizado en conjunto entre la PUC, la UCH y la Universidad de
Heidelberg, Alemania. Estos últimos programas doctorales chilenos están
acreditados.

LA INVESTIGACIÓN EN PSICOLOGIA.
Mencionado anteriormente, al analizar las líneas de investigación en relación
intrínseca a la adjudicación de proyectos Fondecyt, las áreas que representan
la mayor cantidad de proyectos aprobados, son la Psicología educacional y la
Psicología social, siendo que el segundo porcentaje reincide en la categoría de
“otras Psicologías”, y por ende, no accede a sacar conclusiones más acabadas
sobre líneas relativas al área.

Al revisar las líneas de investigación declaradas por la diversas Escuelas


de Psicología a través de sus sitios web, sólo 11 universidades en donde se
imparte la carrera explicitan las líneas de investigación de la Escuela. El mayor
porcentaje no hace mención alguna a las áreas en que se investiga y las
restantes sólo mencionan las áreas o temas de interés de cada uno de sus
académicos.

Urra (2006), realizó un análisis de las tesis de pregrado depositadas en


el Colegio de psicólogos (900 sobre un total de 1.600), principalmente en
cuanto a tendencias temáticas, enfoques teóricos y metodológicos. Con
relación a las tendencias en los temas de investigación, en la década de los
setentas el énfasis estuvo en la medición de las capacidades cognitivas en el
ámbito educacional y en experimentos en aprendizaje y terapia conductual; en
los ochentas, la tendencia estuvo en el área de infancia y maternidad y en
temas educativos en los noventas comienzan a emerger temáticas
psicosociales, línea que cobró mayor diversidad y se centró en temas
contingentes en el periodo 2006, apareciendo temas como la reforma
educacional, la Psicología jurídica, la sexualidad, competencias, etc.

PUBLICACIONES.

En el campo específico de la Psicología, el portal universitario Universia


Chile (2008) establece un ranking de instituciones de investigación en
Psicología y Ciencias de la educación. Una de las categorizaciones se realiza
con base al número de producción citable o producción primaria,
operacionalizados como artículos científicos recogidos en revistas indexadas
en las bases de datos Thomson-ISI. Considerando el periodo 1990 al 2005, la
primera Institución con 502 publicaciones en el área es la Universidad Nacional
Autónoma de México, seguida por la brasileña Universidad de Sao Paulo, con
404 publicaciones. La primera institución chilena que aparece es la UCH, en
séptimo lugar, con 90 publicaciones. La segunda institución chilena es la PUC
con 62 publicaciones, ocupando el decimotercer lugar.

Un elemento adicional que debe considerarse para el análisis de este


ranking, es que no todos las publicaciones en las revistas de Psicología son
realizadas por psicólogos, o académicos de Escuelas de Psicología. También
sucede el fenómeno contrario, no todos los psicólogos publican en revistas de
Psicología, sino también en revistas catalogadas en medicina, neurociencias, o
salud pública, entre otras.

Otro elemento que podría incidir en este escaso número de


publicaciones no es tan sólo que hayan únicamente 4 revistas en Psicología ISI
en castellano, sino que a nivel nacional, el número de publicaciones en
Psicología es aún más crítico. De acuerdo a CONICYT, a diciembre de 2007
habría en Chile 2.266 publicaciones seriadas, de las cuales 22 son del ámbito
de la Psicología. De estas 22, sólo 2 revistas (Psykhe, con 8 números y Terapia
Psicológica, con 2 números) han cumplido con los requisitos para estar
incluidas en el índice scielo y en la base de datos más importante en
Psicología, PsycInfo. La falta de continuidad en la emisión de las revistas ha
sido un elemento que ha favorecido el hecho de no contar con mayor cantidad
de revistas indexadas, como es el caso de la Revista Chilena de Psicología,
que fue descontinuada por la actual directiva del Colegio de Psicólogos. No
existen aún publicaciones chilenas de Psicología incluidas en ISI.

UN ENFOQUE PARTICULAR HACIA LÍNEAS ESPECÍFICAS DE


INVESTIGACIÓN

La investigación psicológica tiene una larga data en Chile, incluso previa


a la creación formal de los currículos en Psicología. Pese a esto, al evaluar con
indicadores de productividad científica tales como la cantidad de publicaciones
en revistas ISI, esta trayectoria no se ve reflejada.

Es notoria la diferencia en investigación entre las universidades


pertenecientes al Consejo de Rectores en contraposición a las privadas. En
estas últimas se suele priorizar la docencia, especialmente en aquellas que han
debido distribuir sus recursos académicos en una multiplicidad de sedes a lo
largo del país.

La incorporación paulatina de nuevos doctores en las escuelas de


Psicología auguran un futuro auspicioso para el desarrollo de la investigación
psicológica, aún cuando lo más probable es que ésta siga vinculada solamente
a las universidades.

Otro componente importante de destacar y que podría incidir en la baja


producción científica, lleva relación con la baja capacidad de convocatoria y de
trabajo en redes de las organizaciones en psicología chilenas. El Colegio de
Psicólogos de Chile, dada la no obligatoriedad en el país de colegiarse, es una
institución que no cuenta con el peso suficiente para constituirse en un
organismo técnico capaz de generar lazos de cooperación para la investigación
con otras instituciones del país o internacionales. Las Sociedades Científicas
en Psicología son pocas (Sociedad Chilena de Psicología Clínica, Sociedad
Chilena de Medicina conductual y Psicología de la Salud, Sociedad Chilena de
Psicología Jurídica, Sociedad Chilena de Psicología de la Emergencia) y no
cuentan muchas veces con los recursos necesarios para generar proyectos de
investigación por si mismas o entre sus miembros.

TEORÍA VERSUS PRÁCTICA: DIFICULTADES CONSTANTES EN EL


EJERCICIO PROFESIONAL DEL PSICÓLOGO EDUCACIONAL
Estableciendo un paralelo entre las funciones específicas que debiera
realizar un psicólogo del área educacional y las que realmente ejecuta en la
práctica es posible obtener distintas visiones al respecto, ya sea en el marco
del ejercicio profesional dentro del sistema público como al interior del sistema
privado.

Para el Doctor Cesar Coll, psicólogo clínico y educacional español, con


amplia trayectoria y uno de los más influyentes profesionales en el área de
intervención dentro del terreno educativo, la intervención psicoeducativa o la
formación del psicólogo de la educación va a tener dos pilares: “el primero, el
conocimiento del sistema educativo, de los fenómenos y de los procesos
educativos, y luego, el conocimiento de los procesos psicológicos básicos”.

Carmen Soto, es psicóloga Clínica, con vasta experiencia en el área


educacional. Desde hace más de 20 años se ha desempeñado como psicóloga
para la Corporación Municipal de Viña del Mar en el área de Educación y tiene
una visión crítica respecto a la labor del psicólogo en el ámbito educacional. En
cuanto a la labor fundamental que debiera ejercer un psicólogo educacional
dentro de un establecimiento, la psicóloga argumenta que el profesional:

“debe, respecto de su formación, concebir el lugar de trabajo como una unidad


sistémica y desde esta perspectiva mirar el “sistema” educativo como
observador. Además, debe analizar las diversas relaciones dentro de este, sus
pautas comunicacionales, los reglamentos, el contexto social donde se inserta
el sistema, la congruencia, la sinergia, los “problemas” y sus características así
como la relación con el sistema, entre otras. Sin embargo, no creo que esto
pueda cumplirse en todos los casos de manera absoluta sino en forma parcial.”

Respecto a la evolución del rol del psicólogo educacional, la profesional,


de acuerdo a su experiencia señala que: “en los años 70 en la mayoría de los
colegios El psicólogo educacional era inexistente como profesional de la
manera que existe hoy. Actualmente, el psicólogo es una mercancía que se
ofrece como tal en el sistema de ventas de la educación, se le ofrece como un
producto, como valor agregado a los servicios de un colegio, un jardín infantil,
para que sea consumido, como todo lo que se consume en el mercado, inserto
en el sistema neoliberal, de tal manera que el profesional es alienado en
cuanto a su quehacer y su misión en este sentido, es mantener el statu quo.”

En ese sentido, se menciona la constante crítica que la mayoría de los


profesionales del área argumentan, que tiene relación con la practica clínica:
“Se mantiene el statu quo, si el psicólogo interviene a un nivel de diagnóstico
individual y no en relación a un sistema educacional inserto en una comunidad
y en un país, en este sentido el psicólogo ha sido abducido por el sistema y
sólo se le permite y hasta cierto punto ser un agente de cambio a nivel
individuo.”

En relación al impacto que la psicología educativa tiene hoy en día,


existen opiniones diversas. Por un lado el Doctor Cesar Coll, entrega una visión
de estabilidad:

“Creo que hoy en día, el papel de la psicología de la educación en el marco de


las ciencias de la educación está más equilibrado que en el pasado. Pienso
que históricamente la psicología de la educación jugó un papel de
protagonismo casi absoluto en la primera mitad del siglo XX, cuando
prácticamente era el referente científico de la pedagogía y de la educación o se
pretendía que fuera el referente científico único de la teoría y de la práctica
educativa. Creo que afortunadamente esto ya pasó. Han surgido otras
disciplinas en el ámbito de las ciencias de la educación que en un primer
momento tuvieron que definirse, muchas de ellas, precisamente en
contraposición o disputándole el protagonismo a la psicología de la educación.
Así, se llega a una fase en que la Psicología de la Educación fue cuestionada,
justamente en su papel protagónico.”

En cuanto a visión del psicólogo frente a la educación Coll alude que

“Hoy en día tanto los psicólogos de la educación como los colegas que
trabajan desde otros referentes disciplinarios, tenemos muy claro que los
procesos educativos son tan complejos –en los que están presentes tantas
variables y factores– que requieren una mirada multidisciplinaria, y dentro de
esta mirada pienso que la de la psicología de la educación sigue siendo muy
importante, pero es una más junto con otras miradas, una mirada digamos
específica, y quizá ése es uno de los riesgos que tenemos hoy en día los
psicólogos de la educación: el de diluir la especificidad de nuestra mirada en el
marco de esta aproximación multidisciplinar de los procesos educativos.”

Sin embargo, Soto, desde su experiencia argumenta que esto no es del


todo cierto: “yo creo que el psicólogo educacional y los psicólogos chilenos en
general no tienen ningún poder para influir en las políticas públicas y en la
calidad de la educación, o en la salud pública o en cualquier política que
implique seres humanos y a mi juicio esto se debe a que este gremio es
personalista, extremadamente individualista y con ninguna formación de
colectividad”

DIFERENCIAS EN EL AMBITO PÚBLICO Y PRIVADO

Otro tema importante relacionado a la práctica profesional del psicólogo


educacional tiene que ver con las normativas propias de cada establecimiento.
Y aquí hay que hacer una distinción importante respecto a los colegios
municipalizados versus colegios privados. “Primero que todo hay que entender
que el rol del psicólogo va a depender del sistema en el que esté inmerso; ya
que es muy distinta la labor que se ejerce ya sea en el sistema público o
privado. En mi caso, trabajo en un sistema de educación que es público, que
es desde donde hablaré” señala Luis A. Retamal, psicólogo (UVM), magíster en
Psicología Clínica (UV) quien actualmente trabaja como parte del Programa de
Integración PIE en la comuna de Casablanca. Retamal distingue desde dos
ámbitos fundamentales:

”En el área pública los establecimientos educacionales no están regularizados


por si mismos, ni tienen autonomía ni toma de decisiones. Estos están
supervisados por el DAEM (Dirección de Establecimientos Municipalizados)
que controla que todos los equipos profesionales interactúen en los distintos
establecimientos. Por lo tanto, las decisiones más importantes las toma el
DAEM, quienes administran y distribuyen los recursos que corresponden a
cada establecimiento, desconociendo, muchas veces las realidades de cada
escuela. Ellos determinan las horas que debe trabajar cada profesional, pero
no realizan inspección en terreno. Por lo tanto, hay una constante carencia de
elementos básicos como materiales, implementación incluso espacios.”

“Yo trabajo en el área de educación pública pero en un programa específico


como es el Programa de Educación Escolar PIE. En este proyecto se trabaja
con dos profesionales que están a cargo del diagnóstico y la preparación para
que el niño pueda ser evaluado para poder ser ingresado al programa.
Cuando comencé a trabajar en los PIES, mis expectativas eran bastante altas,
pero en la realidad no hay ninguna condición favorable para que esto se pueda
dar”, enfatiza Luis Retamal

Carmen Soto a su vez, entrega una visión respecto al ejercicio dentro


del ámbito privado:

“En primer lugar ser psicólogo de un colegio implica subordinación y “amarra”


las decisiones que pueden surgir desde su quehacer; si esto ocurre, la
resolución del dilema ético del psicólogo es muy importante en la situación, ya
que esta resolución define la permanencia en su lugar de trabajo o bien podría
eventualmente lograr una real transformación de su espacio laboral, en cuyo
caso la empresa se arriesga a implementar un nuevo equilibrio, con nuevas
relaciones de poder y control en su interior”. En ese sentido el colegio es quien
determina el accionar del psicólogo.

En muchos casos se implementa el ejercicio de un profesional como un


plus para el establecimiento lo que lo hace más atractivo socialmente al
momento de inscribir alumnos. Pero en la práctica el psicólogo está delimitado
y sus funciones dependerán de lo que decida el establecimiento ya que no
existe una regulación que obligue al psicólogo educacional a cumplir funciones
específicas. No asi en el caso del psicólogo que es contratado por el sistema
público o por la Ley SEP (Subvención Escolar Preferencial)
En el sistema público la escuela no tiene autonomía en la toma de
decisiones cualquier accionar por parte de alguno de los que trabaja en los
programas, por tanto todo accionar debe ser debe ser consultado y autorizado
por el DAEM. Lo mismo ocurre con quienes están ejerciendo bajo la Ley SEP,
ya que cumplen funciones específicas en la intervención de la población
vulnerable del establecimiento, la cual está previamente definida

Bajo el Decreto 170 del Proyecto de Integración Escolar que define la labor del
psicólogo educacional en los programas específicos. Este decreto dice que el
psicólogo en educación, para el proyecto de integración escolar es de
evaluación, diagnóstico e intervención de familia. La manera y del diseño de
como cada profesional va a intervenir va a depender de sus propias
competencias.

“Creo que el mayor problema recae en la dirección; es decir, la poca


competencia a nivel profesional, ya que algunos directivos a cargo de estos
programas no reúnen las competencias necesarias para estar a la cabeza de
este tipo de programas de integración” asevera Luis Retamal, porque son
cargos públicos dirigidos por miembros de partidos políticos. Por lo tanto, la
problemática se inicia al momento de implementar el diseño metodológico y su
posterior supervisión y control. “Por ejemplo, a mi me coordina una educadora
diferencial que no tiene conocimiento sobre los procesos psíquicos ni los
tiempos de evaluación que debo utilizar por cada alumno, por lo tanto, existe
un desconocimiento en áreas específicas de trabajo, lo que dificulta,
finalmente, la eficiencia y eficacia de la evaluación. Así que a mi parecer, el
problema mayor radica en cómo administrar equipos profesionales para utilizar
de manea optima la totalidad de los recursos ya que existen fondos que
finalmente no llegan al establecimiento y se pierden en el camino”

Y finalmente, en esto coinciden muchos profesionales. La forma en que el


psicólogo educacional podría contribuir a mejorar las condiciones del sistema
estudiantil, tanto desde el punto de vista académico como estructural sería con
un cambio estructural del sistema administrativo que regula las políticas
públicas, con una mejor administración de recursos, implementando mejoras en
la especialización y desempeño docente y de profesionales del área
(fonoaudiólogos, educadores diferenciales psicólogos etc.)

Para Carmen Soto, esto se logra “teniendo poder político y en el entendido de


que exista consenso respecto de lo que es un sistema educacional de calidad
cuestión no menor en nuestro gremio y debemos considerar que en este país
existen otros gremios y partidos políticos interesados en el mismo tema con los
cuales sería muy útil intercambiar opiniones democráticamente.”

De igual manera estos profesionales de la psicología concuerdan en que


lo fundamental para lograr cambios significativos dentro del sistema
educacional es a través del trabajo en equipo con un cuerpo profesional
multidisciplinario bien conectado y bajo la supervisión de profesionales
competentes dentro de la especialidad.

“Bajo el marco de un equipo multiprofesional circulan o aparecen


conocimientos que provienen de disciplinas, de referentes distintos; pero mi
experiencia me dice que los equipos que funcionan, no funcionan porque
cuando llegan las tareas, éstas se dividen y se dice “este trozo es para ti que
eres psicólogo, este trozo para mí, este trozo para tal”, no, son
multiprofesionales, y es lo que garantiza que el conocimiento relevante
procedente de las diferentes disciplinas converja, pero luego ¡todos hacen
todo!” concluye Coll.

Si bien, este es un proceso que no es a corto plazo, al menos existe una


visión crítica por parte de sus protagonistas y la inquietud está planteada.
Ahora sólo queda comenzar a actuar mediante el uso de todos los recursos
que se poseen en pro de un sistema de educación que avance en función del
bienestar del alumno.

Queda la inquietud planteada por Coll: “En educación y en psicología de


la educación, cada vez estamos redefiniendo la educación, la psicología y
absolutamente todo, y eso junto con la falta de tradición y equipos hace que el
campo sea errático, y que al final no haya un proceso acumulativo; yo creo que
este es uno de los problemas más graves que tenemos.”
BIBLIOGRAFÍA

ARANCIBIA, Violeta, HERRERA, Paulina, STRASSER, Katherine, Manual de


psicología educacional, ediciones Universidad Católica de Chile, 1997. pp 21 a
40

Revista Pequén Escuela de Psicología


2011, Vol. 1, N° 1, 72-82.El rol del Psicólogo Educacional: La transición desde
el paradigma de la simplicidad al paradigma de la complejidad
Carlos Ossa Cornejo*
Universidad del Bio Bio

Baéz de la Fe, B.F. (1993) Elementos definitiorios del rol del psicólogo escolar.
Rev. Psicologia general y aplicación 46 (4), pp 465-473. Universidad de la
Laguna.

Vidal Tamayo,J (2007) Aportes del Psicólogo Educacional a los


Establecimientos Educativos. Universidad de Chile

-Breve historia de las reformas educacionales en Chile (1813-presente):


Cobertura, Condiciones, Calidad y Equidad Gregory Elacqua Instituto de
Políticas Públicas Universidad Diego Portales.

-Cátedra: Tendencias Actuales de la Psicología Educacional Docente: Jesús


Redondo Aportes del Psicólogo Educacional a los Establecimientos Educativos.
Juan Pablo Vidal Tamayo.
-EXTENSIONES CLÍNICAS EN PSICOLOGÍA EDUCACIONAL Volumen
I,Compiladores Alejandra Taborda y Gladys Leoz.

Psicoperspectivas revista de la escuela de psicología facultad de filosofía y


educación pontificia universidad católica de Valparaíso vol. II / 2003 (pp. 7 - 34).
-http://www.mineduc.cl/inicio.php?id_portal=1
-http://www.uchile.cl/investigación.
-"PERCEPCIONES DE ACTORES SOCIALES SOBRE EL ROL Y APORTE
DEL PSICÓLOGO EDUCACIONAL EN CHILE" Paulina Herrera, Lorena
Alarcón, Angélica Salazar Universidad Academia de Humanismo Cristiano.
-http://www.colegiopsicologos.cl/

-Serie Estudios Socio / Económicos Nº 31“REFORMA EDUCACIONAL


CHILENA: EL DIFÍCIL EQUILIBRIO ENTRE LA MACRO LA MICROPOLÍTICA”
Dagmar Raczynski Gonzalo Muñoz Febrero 2007.

-LA PSICOLOGÍA EN CHILE CARLOS URRUTIA SCHWARTZ Presidente del


Colegio de Psicólogos de Chile BREVES APUNTES HISTÓRICOS.

-“FACTOR QUE ESTRUCTURA EL ROL DEL PSICOLOGO EN LA


EDUCACIÓN ESPECIAL”.CARLOS OSSA.
Seminario LA INTERACCIÓN PSICOLOGÍA-EDUCACION MIRADA DESDE
LA REFORMA EDUCACIONAL n o v i e m b r e • 1 9 9 7 UNIVERSIDAD
CENTRAL E s c u e l a de C i e n c i a s de la E d u c a c i ó n.

-LAS DIFILCULTADES DEL PSICOLOGO EDUCACIONAL EN EL


ASESORAMIENTO DE LAS INSTITUCIONES EDUCATIVAS, Equipo asesoría
psicosocial, Universidad de Chile.

LOS PSICOLOGOS Y EL FUTURO DE NUESTRA EDUCACIÓN: ENTREVISTA


A RODRIGO CORNEJO Por Diversidad Educativa
contacto@diversidadeducativa.cl

Alarcón, R. (1998). La investigación psicológica en América Latina: un enfoque


histórico. Revista de Psicología de la Universidad Nacional Mayor de San
Marcos, 2(1), 7-47

Comisión Nacional de Acreditación de Chile. (2008). Sistema Nacional de


Aseguramiento de la Calidad de la Educación Superior. Santiago, Chile: Autor.
Obtenido desde http://www.cnachile.cl
Comisión Nacional de Investigación Científica y Tecnológica. (2012)
Investigación y Desarrollo (I+D), acerca de, Acciones para el Fortalecimiento de
la Base Científica. Santiago, Chile: obtenido desde
http://www.conicyt.cl/573/article-31831.html
Ortiz, J., & Vera Villarroel, P. (2003). Investigaciones en Psicología Clínica
basadas en la evidencia en Chile: una análisis bibliométrico de tres revistas de
Psicología. Terapia Psicológica, 21(1), 61–66.

Urra, M. (2006). Evolución de la Psicología en Chile a partir de tesis de


pregrado. Ponencia presentada en el I Congreso Chileno de Psicología, Talca.

Urzúa, A. (2008). Elementos Contextuales a la Investigación en Psicología en


Chile. Revista Interamericana de Psicología / Interamerican Journal of
Psychology Vol. 2, Nº 3, pp 446-461.

ANEXOS

Escuelas de Psicología en Chile que Dictan Postgrados a Mayo del 2008

Universidad Postgrado
Pontificia Universidad Católica de Chile Magíster en Psicología Educacional *
(2006 – 2010)
Universidad Alberto Hurtado Magíster en Psicología educacional
Universidad de Concepción Magíster en Psicología, menciones Psicología
de la Salud y
Psicología educacional
Universidad de La Serena Magíster en Psicología, mención en Psicología
educacional
Universidad de Santiago de Chile Magíster en Psicología Educacional
Universidad de Viña del Mar Magíster en Psicología clínica, menciones en
Psicoterapia,
Clínica Infanto Juvenil y peritaje y psicodiagnóstico.
Magíster en Desarrollo Humano, menciones en
Desarrollo Organizacional y en Gerencia Social.
Universidad del DesarrolloMagíster en Psicología de la Adolescencia, con
menciones en
Psicología clínica y en salud y psicoeducación
Universidad Diego Portales Magíster en Desarrollo Cognitivo, mención en
Evaluación
Dinámica dePropensión al Aprendizaje
Universidad Santo Tomás Magíster en Psicología Educacional
Nota.* Programa acreditado, entre paréntesis los años de acreditación (CNA,
2008).
Fuente: R. Interam. Psicol. 42(3), 2008

Líneas de Investigación declaradas por las Escuelas de Psicología en Chile a


través de sus páginas web

Universidad Líneas de investigación


Pontificia Universidad Católica de Chile Psicología cognitiva y neurociencias
Psicología social comunitaria
Psicología del desarrollo
Psicología educacional
Psicología laboral / organizacional
Psicología de la salud
Psicología clínica
Pontificia Universidad Católica de Valparaiso No las explicita
Universidad Academia de Humanismo Cristiano No las explicita
Universidad Adolfo Ibáñez Explicita áreas de interés de cada uno de los
académicos
Universidad Alberto Hurtado No las explicita
Universidad Andrés Bello No las explicita
Universidad Arturo Prat No las explicita
Universidad Austral de Chile No las explicita
Universidad Autónoma de Chile Psicología teórica y aplicada en instituciones
de enseñanza superior
Universidad Bernardo O´Higgins No las explicita
Universidad Bolivariana No las explicita
Universidad Católica del Maule Psicología de la salud
Psicología Educacional
Universidad Católica del Norte Psicología de la salud: Calidad de Vida,
Medicina Conductual
Psicología Social: Sexualidad, prejuicio e identidad,
Infancia y Adolescencia
Psicología Clínica: Terapia Familiar, Violencia
Universidad Católica Silva Henríquez Salud Mental, calidad de vida y
desarrollo humano
Familia e infancia
Pobreza y exclusión social
Género
Universidad Central de Chile No las explicita
Universidad Ciencias de la Informática No las explicita
Universidad de Chile Psicología Clínica
Psicología Educacional
Psicología Jurídica
Psicología Social – Comunitaria
Psicología Laboral – Organizacional
Universidad de Concepción Explicita áreas de interés de cada uno
de los académicos
Universidad de la Frontera Explicita líneas de investigación en magíster
Universidad de La Serena No las explicita
Universidad de las Américas No las explicita
Universidad de los Andes Sexualidad
Psicología Clínica: Alianza terapeútica. Validación
de escalas, entrevistas
Psicología de la salud: Obesidad infantil, apnea
del sueño
Psicología evolutiva: Estilos de apego, personalidad
de la madre y lactancia materna, razonamiento
deductivo, Juego y envejecimiento, Impacto del
divorcio en los niños.
Universidad de Magallanes No las explicita
Universidad de Santiago de Chile Psicología de la Salud
Subjetividad y Género
Ética
Historia de la Psicología
Psicología Educacional
Psicología Ambiental
Psicología Política
Comportamiento Organizacional
Universidad de Talca Desarrollo, calidad de vida y bienestar
subjetivo
Calidad de vida laboral, salud ocupacional y
organizaciones propendedoras de bienestar
Calidad de vida, interfase familia y trabajo,
relaciones interpersonales saludables
Calidad de vida y salud mental
Universidad de Tarapacá Explicita áreas de interés de cada uno de los
académicos
Universidad de Valparaíso No las explicita
Universidad de Viña del Mar Reintegración social de pacientes de
instituciones
de salud mental
Clínica infanto-juvenil
Consultoría organizacional
Desarrollo de intervenciones comunitarias
Universidad del Bio-Bio No las explicita
Universidad del Desarrollo No las explicita
Universidad del Mar No las explicita
Universidad del Pacífico No las explicita
Universidad Diego Portales Psicología Clínica
Psicología Social
Psicología Experimental
Universidad Gabriela Mistral No las explicita
Universidad Internacional SEK No las explicita
Universidad La República No las explicita
Universidad Mayor No las explicita
Universidad Pedro de Valdivia No las explicita
Universidad San Sebastián No las explicita
Universidad Santo Tomás No las explicita
Fuente: R. Interam. Psicol. 42(3), 2008