Anda di halaman 1dari 11

Revista de Ciencias Sociales (Cr)

ISSN: 0482-5276
revista.cs@ucr.ac.cr
Universidad de Costa Rica
Costa Rica

Cantú Martínez, Pedro César


EL AXIOMA DEL DESARROLLO SUSTENTABLE
Revista de Ciencias Sociales (Cr), vol. III, núm. 137, 2012, pp. 83-91
Universidad de Costa Rica
San José, Costa Rica

Disponible en: http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=15325492007

Cómo citar el artículo


Número completo
Sistema de Información Científica
Más información del artículo Red de Revistas Científicas de América Latina, el Caribe, España y Portugal
Página de la revista en redalyc.org Proyecto académico sin fines de lucro, desarrollado bajo la iniciativa de acceso abierto
Rev. Ciencias Sociales 137: 83-91 / 2012 (III)
ISSN: 0482-5276

PERCEPCIONES SOBRE MEDIO AMBIENTE


PERCEPTIONS ABOUT ENVIRONMENT

EL AXIOMA DEL DESARROLLO SUSTENTABLE

THE AXIOM OF SUSTAINABLE DEVELOPMENT

Pedro César Cantú Martínez * 1

RESUMEN

La construcción histórica de la relación entre la naturaleza y el ser humano, pone de


manifiesto el proceso dialéctico existente que ahora denominamos medio ambiente y desa-
rrollo. Hoy, esta relación se analiza a través del desarrollo sustentable. Este axioma cuenta
con varios puntos de vistas teóricos que pretenden una adecuada relación entre el medio
ambiente y el desarrollo, pero además, pretenden orientar el progreso de nuestra sociedad.
En el presente trabajo se exhibe su ascenso y definición.

PA LA BR AS CLAVE: DESA RROLLO SOSTENIBLE * MEDIO A MBIENTE * DESA RROLLO


ECONÓMICO * SOCIEDAD

ABSTRACT

The historical construction of the relationship between nature and humans, highlighting
the dialectical process exists; now, we refer to it like environment and development. Today,
this relationship is analyzed through sustainable development. This axiom has several
theoretical views, which seeks an appropriate balance between environment and develo-
pment, but also, aims to guide the progress of our society. In this article, we show its rise
and definition.

KEYWORDS: SUSTAINABLE DEVELOPMENT * ENVIRONMENT * ECONOMIC DEVELOPMENT *


SOCIETY

*
Facultad de Salud Pública y Nutrición de la Universidad Autónoma de Nuevo León, Monterrey, México.
cantup@hotmail.com
84 Pedro César Cantú Martínez

INTRODUCCIÓN equilibrio de la empresa, la distribución de los


ingresos y otros enfoques” (Adelman, citado en
La evolución y la prosperidad de la socie- Díaz y Solís, 1997: 1). Sin embargo, las dos con-
dad, las cuales han sido estimuladas en gran flagraciones bélicas mundiales y las depresiones
parte por el desarrollo de las fuerzas producti- suscitadas en los inicios del siglo pasado, modi-
vas, fueron alcanzadas por los diferentes grupos ficaron de manera radical los tópicos de análisis
sociales en función de poseer o no los medios de y discusión, situándose estos hacia la reduc-
producción, lo que ha determinado sus valores
ción de las distancias entre las naciones ricas y
y sus representaciones para constituirse social-
pobres, además de los problemas inherentes del
mente, además, de la noción del medio que lo
desarrollo económico (Díaz y Solís, 1997).
rodea, afectando su cultura y diversificación,
No obstante, se cuenta con un consen-
así como, sus modelos de actuación, los cuales
so sobre la locución de “desarrollo”, el cual se
determinan el impacto que puede suceder en la
puede definir, según Díaz (citado por Díaz y
naturaleza.
Solís, 1997: 1) como “un proceso que tiende
Lo anterior se observa palpablemente en el
al mejoramiento de las condiciones sociales y
transitar del período de la Revolución Industrial
económicas para el total de la población”, esto
hacia la época moderna. De manera que actual-
no es así en la forma de ejecutarse, ya que se
mente, surgen fenómenos como la liberalización
sabe que las corrientes de pensamiento que se
económica y la globalización, que orientan y
han ejercido para realizar los propósitos de este,
reprimen las acciones del Estado, trayendo como
se han llevado a cabo de muy diversas mane-
consecuencia que este se vea obligado a reducir
ras a través del tiempo por nuestra sociedad
su tamaño y algunas funciones (Inza, 2006);
(Rodríguez,1997). Esta diversificación ha sido el
estos dos aspectos han sido la marca del cambio
resultado de los escenarios y condiciones, tanto
entre los modelos de desarrollo, donde por diver-
económicas como sociales, que se han susci-
sas razones se ha generado una distribución de la
riqueza de manera desigual (Méndez, 2007) y el tado y evidenciado a través de diferentes sucesos
medio ambiente ha sido dañado ostensiblemente como es la autonomía de los enclaves coloniales,
de forma progresiva. el tránsito por las doctrinas de carácter marxis-
Por lo tanto, es trascendente e imperativo ta y capitalista, al esfuerzo teórico-técnico que
integrar la dimensión ambiental a los propósitos se ha retomado para la formulación y aplicación
del desarrollo económico y hacer compatible de políticas económicas con el fin de alcanzar el
las necesidades de toda la sociedad con el sos- desarrollo (Díaz y Solís, 1997; Rodríguez, 1997)
tenimiento del equilibrio ambiental y social, y que hoy se han mostrado por las orientaciones
tanto reinante y como aquel que se concibe llevadas a cabo de libre mercado y el fenómeno
(Cantú-Martínez, 2010). Estos componentes de globalización ahora imperante.
económicos, sociales y ambientales, sumados a Este denuedo para abreviar la brecha
los políticos institucionales, son los que logran imperante entre los países desarrollados y
enunciar un nivel de desarrollo sustentable; esta aquellos en desarrollo, se centró en el creci-
apropiada unificación es la inmejorable forma miento económico a través de la acumulación
para prolongar y propiciar las condiciones que de capital financiero y físico. Por esto, se privi-
faciliten la subsistencia de nuestra sociedad legió el factor tecnológico por encima de los
(Capra, 1998 y Cantú-Martínez, 2011). recursos culturales, humanos e instituciona-
les, así como, de los naturales (Díaz y Solís,
¿CUÁL HA SIDO EL TRAZO DEL DESARROLLO? 1997). En este sentido, se consideraba exclusi-
vamente, el capital creado por el “ser humano”
En las primeras cinco décadas del siglo como único factor limitativo del desarrollo y así
XX, se advierte que nuestra sociedad se encon- alcanzar el tan ansiado crecimiento económico
traba ocupada en el “análisis estático a corto junto al de bienestar social (Ornelas, 1997).
plazo del equilibrio (y los)… Productos de Sin embargo, recientemente se han compren-
este período son las teorías de la demanda, del dido las cuestiones sobre el medio ambiente y el

Rev. Ciencias Sociales Universidad de Costa Rica, 137: 83-91 / 2012 (III). (ISSN: 0482-5276)
El axioma del desarrollo sustentable 85

desarrollo, por lo tanto, la relación de este bino- que se ha permutado —en el marco de nues-
mio ha conllevado a un intenso y generalizado tra perspectiva y constructo social— la rela-
debate, que se debe a las etapas por las cuales ción naturaleza-ser humano, por la de medio
discurrió el desarrollo actual, siendo origen de ambiente-desarrollo.
muchas problemáticas ambientales, producto La configuración reciente de la arquitec-
del legado histórico de instituciones económi- tura de la relación medio ambiente y desarrollo,
cas, sociales y políticas prevalecientes hasta ese tiene su origen progresivo en la trascendencia
entonces (Ornelas, 1997). de los debates de carácter mundial y en los
diálogos de orden social con la realización
CONFIGURACIÓN HISTÓRICA DE LA RELACIÓN —hacia finales de la década de los 80— del
MEDIO AMBIENTE–DESARROLLO Informe Brundtland sobre el medio ambiente
y más adelante, con el encuentro celebrado
La constitución histórica de la edifica-
en 1992 sobre Medio Ambiente y Desarrollo
ción y relación naturaleza-ser humano pone
Sustentable en la ciudad de Río de Janeiro,
de manifiesto el proceso dialéctico existente
Brasil; al cual se le suma en este marco de refe-
que da origen a las primeras confrontaciones
rencia, la Conferencia Mundial sobre Desarrollo
de acciones transformadoras por parte del ser
Sustentable efectuada en Sudáfrica. Aunado a
humano, las cuales más adelante inducen a una
la aceptación con carácter universal del docu-
carrera que se convierte en los cambios y las
mento denominado Objetivos de Desarrollo del
variaciones que se transcriben en alteraciones
Milenio, en el año 2002 y a otras reuniones más
a escala mundial, como son: la contaminación
que se sucedieron (Cantú-Martínez, 2008). A
del aire, agua y suelo, producto de las prácticas
estos se le agregan antecedentes documentales
industriales y de los grandes conglomerados
muy relevantes, que se remontan a las siguien-
humanos; las evidencias de los efectos nega-
tivos por el cambio climático, generado por tes publicaciones e informes:
las actividades económicas del ser humano y
otras más, como el efecto invernadero, la llu- “Primavera silenciosa”: esta publicación
via ácida y la disminución de la capa de ozono realizada en 1962, por Rachel Carson, se
alrededor del mundo (Bonasewicz, 2004). No centraliza en la disertación de los resulta-
obstante, estas alteraciones han sido atenuadas dos perjudiciales del empleo de pesticidas
en muchas ocasiones bajo el mecanismo de en el medio ambiente. Particularmente,
resiliencia, el cual se describe como la capaci- lleva a una muy dura censura al uso del
dad de los sistemas naturales para adaptarse a Dicloro, Difenil, Tricloroetano (DDT), al
estas nuevas transformaciones, cuya génesis que conceptuaba como el elíxir de la
son principalmente las actividades antrópicas. muerte. Además, en esta obra se cuestio-
De esta relación naturaleza-ser humano, naban las prácticas agrícolas y la apro-
emerge este componente transformador que bación de estas actividades por parte de
se ha trazado como “desarrollo”, el cual se ha un sector de la comunidad científica y
caracterizado por una actitud de dominio y del aparato de gobierno de su país —
explotación asociada a una posición totalmen- Estados Unidos— en ese entonces; por lo
te utilitarista y que por un prolongado tiem- cual, realiza una denuncia pública a tra-
po, dejó de lado las consecuencias y secuelas vés de este libro y hace una advertencia
que tenía sobre la naturaleza y en la propia de la necesidad de reemplazar la manera
transfiguración de nuestra sociedad. De tal existente, en que la humanidad perci-
manera, que el nivel de desarrollo en nuestra bía a la naturaleza durante esa época.
sociedad se evalúa conforme a indicadores de Haciendo un llamado para promover polí-
actividad económica, que no necesariamente ticas públicas de protección al ambiente
se reflejan en un beneficio palpable para el ser y a las personas, cancelando así lo que se
humano o bien, con las marcas de una prospe- denominó como políticas biocidas, donde
ridad (Ramiro y William, 2002). Al punto tal, el uso de la tecnología con una visión

Rev. Ciencias Sociales Universidad de Costa Rica, 137: 83-91 / 2012 (III). (ISSN: 0482-5276)
86 Pedro César Cantú Martínez

productivista a ultranza, no contemplaba componentes de la naturaleza (Ehrlich y


el concepto de sustentabilidad (Carson, Ehrlich, 1970).
1962). “Los límites del crecimiento”: este infor-
“Ciencia y supervivencia”: libro editado me realizado en 1972 por el Club de
en 1963 y escrito por Barry Commoner, Roma, a través de un estudio llevado
el cual denuncia en este volumen que los a cabo por un grupo de científicos del
avances científicos —de los últimos des- Instituto Tecnológico de Massachusetts,
cubrimientos— en ese momento, esen- dirigido por Dennis L. Meadows, el cual
cialmente ponen en riesgo a la sociedad. trata sobre el pronóstico fundamentado
Menciona una censura a la fragilidad de de un modelo computacional denomina-
la sociedad tecno-científica, así como, do World 3. Sus deducciones prevenían a
al prototipo de progreso anti-ecológico nuestra sociedad sobre la trascendencia,
que socava a la naturaleza y que es pro- impacto y daños de la contaminación, los
porcionado por el adelanto industrial. cuales no se circunscribirían solo a cier-
Asimismo, bosqueja la exigencia de ir al tas regiones sino que incluirían signifi-
encuentro de fuentes energéticas reno- cativas derivaciones en todo el mundo
vables menos impactantes con el medio (Meadows et ál., 1972).
natural (Commoner, 1963). “Una sola tierra”: libro que apare-
“La tragedia de los comunes”: este ce en 1972, escrito por Barbara Ward y
artículo escrito por Garret Hardin en René Dubos, el cual es el resultado de
1968, en el cual citó que la sobrepo- la Conferencia de las Naciones Unidas
blación en el planeta, no se remediaría sobre el Medio Humano. En este se exa-
con argumentos de orden tecnológico, minan las relaciones entre ambiente y
sino que demandaría una renovación desarrollo, donde se detallan los moti-
—con una interiorización profunda— vos que produjeron dicho encuentro en
en el modo de razonar y en los valo- Estocolmo, Suecia. Es uno de los sobre-
res sociales de carácter ético y moral salientes libros en los que se manifies-
que rigen a las colectividades humanas. ta la evidencia de que las necesidades
Particularmente, desde la perspecti- humanas no se pueden otorgar, a expen-
va de que un mundo finito no puede sas del menoscabo del capital natural y
soportar una población infinita. Por de los propios intereses de las generacio-
lo tanto, el propone en su artículo que nes venideras (Ward y Dubos, 1972).
la solución a la situación apremian- “La humanidad en la encrucijada”: edi-
te que vive nuestra sociedad, solo se ción llevada a cabo por el Club de Roma,
solucionaría limitando el uso de los en 1974 y escrito por Mesarovic y Pestel.
bienes públicos —vía su privatiza- Esta publicación revela la pertinencia
ción— así como, interviniendo el creci- de hacer frente a los inconvenientes en
miento demográfico con políticas públi- ciernes que confrontaría nuestra socie-
cas regulatorias (Hardin, 1968). dad, no de manera uniforme, sino en un
“Población, recursos y medio ambiente”: cartabón de crecimiento diferencial en el
publicado en 1970 por Paul R. Ehrlich que regiones del mundo se engranan de
y Anne H. Ehrlich. Es un trabajo pre- forma muy compleja. Esta investigación
cursor de ecología humana y de la cri- expone la coyuntura de pronosticar las
sis ambiental que revela interesantes dificultades y alinear una serie de políti-
orientaciones al instar a la sociedad cas públicas para alcanzar la solución a
para reconocer los límites de los siste- los efectos de carácter negativo emana-
mas naturales y los peligros ambientales, dos de las actividades productivas reali-
los cuales se avizoraban a la generalidad zadas por nuestra sociedad (Mesarovic y
de las poblaciones en el mundo y a los Pestel, 1974).

Rev. Ciencias Sociales Universidad de Costa Rica, 137: 83-91 / 2012 (III). (ISSN: 0482-5276)
El axioma del desarrollo sustentable 87

Estos fueron los primeros estudios y refe- cenamiento. Esto causó la muerte de
rencias redactados por una parte de la comuni- más de 500 personas y de miles más que
dad científica, especialmente, en el período de resultaron heridas, con secuelas de por
la década de los años 60 y apertura de los años vida (Nota de la Redacción, 2010).
70 —esto durante el siglo XX— en los cuales 2) “Bhopal”: este suceso acaecido en una
se evidenciaron escenarios y circunstancias industria productora de pesticidas de la
de esta relación medio ambiente-desarrollo, empresa Union Carbide (Bhopal, India)
los cuales consiguieron dejar huella, tanto en en el mes de diciembre de 1984, conllevó
la generalidad de la sociedad científica, en las la fuga de 24 toneladas del producto quí-
estructuras de gobierno y políticas, así como, mico de Isocianato de Metilo (IM). Esta
también en la opinión pública de la sociedad, fue generada por las labores de lavado
al evidenciar por vez primera la crisis de un con agua a presión en el interior de unas
modelo de desarrollo predominante que no con- tuberías de trasiego de IM, sin las medi-
templaba lo ambiental. das preventivas apropiadas, esto produ-
jo una repentina reacción exotérmica
EVENTOS AMBIENTALES QUE PROMOVIERON EL que pasó rápidamente el IM al estado
CONCENSO DEL DESARROLLO SUSTENTABLE gaseoso con un gran desprendimiento
de calor que escapo a través del estallido
Por otra parte, aunado a lo anterior-
de las válvulas de alivio, causando una
mente citado, se suman una serie de eventos y
nube tóxica que produjo el deceso por
catástrofes ambientales que sucedieron parti-
intoxicación de cerca de 2 500 personas
cularmente durante la década de los 80 —del
y afectó posteriormente, de manera grave
siglo pasado— que pudieron contribuir para
que los gobiernos de todas las naciones del a más de 100 000 personas (Noji, 2000 y
mundo, se persuadieran de la imperiosa nece- Cantú-Martínez, 2002).
sidad de convenir y acoger las recomendacio- 3) “Chernobyl”: este desastre ambiental
nes y orientaciones sobre desarrollo, las cuales sucedió en Chernobyl, en la ex Unión
se habían suscrito en el Informe Bruntland Soviética, en abril de 1986, donde se
en 1987, que señalaba que la crisis ambiental suscito una explosión en las instala-
reinante floreció del efecto negativo del orden ciones establecidas en ese lugar de una
económico y político imperante, llevándose así central nuclear. Este evento fue pro-
en 1992 (Río de Janeiro, Brasil), la Conferencia ducido por un diseño inadecuado de la
de las Naciones Unidas sobre Medio Ambiente y central y del uso de tecnología inapro-
Desarrollo (Cantú-Martínez, 2008). Entre estos piada, además, por los errores produ-
sucesos enumeramos los siguientes: cidos por los operadores de la planta
y el que no prevalecía una institución
1) “San Juanico”: este accidente ocurrió reguladora independiente de las ins-
en el mes de noviembre de 1984, en San tancias gubernamentales. Lo anterior
Juan Ixhuatepec, México. Fue producto conllevó a alrededor de 4000 muertes
de la explosión de instalaciones de gas por radiaciones y donde se vieron afec-
LP de la empresa paraestatal Petróleos tadas por sus consecuencias 2 000 000
Mexicanos (PEMEX), donde un tanque de personas, además 1 300 000 más, que
de 330 000 litros y otros seis depósitos aún viven en zonas contaminadas por
más, estallaron con 30 toneladas, lo cual este desastre ambiental (Cantú-Martínez,
produjo un monumental incendio —con 2002 y Belarus Foreign Ministery, 2009).
llamas de hasta 300 metros de altura— y 4) “Río Rhin”: este conllevó a la contami-
una radiación térmica que calcinó todo nación del río Rhin en Europa, por el
a su alrededor. La causa fue la rotura de vertido de 1 300 toneladas métricas de
una tubería que transportaba gas LP de productos químicos a base de mercu-
tres refinerías hasta la planta de alma- rio e insecticidas altamente tóxicos, en

Rev. Ciencias Sociales Universidad de Costa Rica, 137: 83-91 / 2012 (III). (ISSN: 0482-5276)
88 Pedro César Cantú Martínez

noviembre de 1986. Esto fue producto te, la configuración de este vocablo fue efímero
de un incendio en uno de los complejos para guiar el curso de los países en el mundo,
industriales de la empresa Sandoz, que ya que aún no se comprendían los problemas
conllevaría —más tarde— a la muer- ambientales y su trascendencia; sin embargo,
te biológica del cauce del río (Waldrop, se le reconoce como uno de los principales
1993 y Cantú-Martínez, 2002). antecedentes inmediatos de lo que hoy se cono-
5) “Exxon Valdez”: este evento ambiental ce como desarrollo sustentable (Nadal, 2007 y
sucedido el 27 de marzo 1989, constituyó Cantú-Martínez, 2008).
la contaminación de aproximadamente El desarrollo sustentable definido con-
2000 km lineales de costas en Alaska, ceptualmente, se refiere a aquel desarrollo que
por el derrame de alrededor de 38 000 es capaz de satisfacer las necesidades actuales
toneladas de petróleo crudo; causando sin comprometer los recursos y posibilidades de
un gran desastre ecológico, particular- las futuras generaciones, eliminando la pobreza
mente, cuando a finales del verano de y promoviendo la equidad social, tanto intra-
ese mismo año, se recuperaron 30 000 generacional como intergeneracional (Cantú-
aves muertas de 90 especies diferentes; Martínez, 2008). No obstante, se puede también
estimándose subsecuentemente que definir operativamente, como aquel que hoy
esta cifra podía superar la cantidad de exige un proceso armónico que demanda a los
300 000 aves afectadas, además del gran diferentes representantes de la sociedad, res-
desastre ecológico en la vida marina (Day ponsabilidades y obligaciones en la práctica de
et ál., 1997; Cantú-Martínez, 2002; Xia y los esquemas económico, político, ambiental y
Boufadel, 2010). social, así como, en las pautas de utilización de
los recursos o bienes naturales que establecen
Estos eventos descritos sobre la relación una calidad de vida adecuada.
medio ambiente-desarrollo, dieron lugar a con- Desde que se incorporó al lenguaje aca-
flictos políticos y económicos entre gobiernos, démico y científico este concepto de desarro-
organizaciones no gubernamentales, acadé- llo sustentable, el mismo ha sido precisado de
micos y empresarios, ya que esto involucraba
muy diversas formas según los puntos de vista
la transformación y cambios de tecnología, así
teóricos existentes en Gallopín (2006) y Cantú-
como, colocar regulaciones de orden global a
Martínez (2008). En seguida se enuncian algu-
las actividades productivas, de tal manera que
nas de estas:
frenara las afecciones sobre el medio ambiente
y las colectividades humanas.
“Ecológico evolutivo”: traza el desarrollo
sustentable como aquel que se expresa
EL CONTRUCTO POLISÉMICO: DESARROLLO
por la capacidad de resiliencia de los sis-
SUSTENTABLE
temas y además, incluye el resguardo de
El vocablo sustentable, adjudicado al la diversidad biótica.
desarrollo, se hizo popular en los ámbitos aca- “Tecnológica evolutiva”: delinea un
démico y político en la década de los 70, a par- desarrollo sustentable a través de la capa-
tir de la reunión de Estocolmo en 1972, en el cidad de adaptación, en términos de cog-
marco de la Conferencia Mundial sobre Medio niciones de orden tecnológico y así hacer
Ambiente y Desarrollo. En esa misma década, frente a los dilemas ambientales.
emerge el término “ecodesarrollo”. Este con- “Sistémica ecológica”: bosqueja el desa-
cepto acuñado por Ignacy Sachs en 1971, se rrollo sustentable en función de la regu-
aproximaba a la representación en la que el lación de las derivaciones de los efectos
desarrollo económico y social debería tener en inmediatos y colaterales que tienen las
cuenta al componente ambiental, maximizando acciones humanas en los ecosistemas.
la eficiencia funcional de los ecosistemas natu- “Sociobiológica”: conceptualiza el desa-
rales en el largo plazo (Nadal, 2007). No obstan- rrollo sustentable a partir de salvaguardar

Rev. Ciencias Sociales Universidad de Costa Rica, 137: 83-91 / 2012 (III). (ISSN: 0482-5276)
El axioma del desarrollo sustentable 89

y ponderar los aspectos culturales de las para conseguir el desarrollo (Cortés, 2001). En
comunidades y de las interacciones con este contexto, es muy frecuente que se puedan
el medio ambiente. encontrar dos expresiones como sustentabilidad
“Ético utópica”: detalla el desarrollo sus- débil y fuerte, que divergen en sus definiciones
tentable a partir de la reflexión sobre de realizar y orientar el desarrollo sustentable,
nuestra sociedad y la incorporación de manteniendo una estrecha permeabilidad de
nuevos valores que promuevan en un orden económico (Canut de Bon, 2007).
largo plazo, un comportamiento solida- En la expresión de “sustentabilidad
rio y responsable. débil”, se deja entrever la sustitución perfecta
“Ingeniería ecológica”: puntualiza el entre el capital económico y el capital natural,
desarrollo sustentable ponderando fun- con lo cual bajo este supuesto, se puede tras-
damentalmente las prerrogativas que mitir por la generación actual a la futura, una
se dan por la aplicación de medidas de existencia de capital total no menor al recibido
carácter ingenieril, en los sistemas natu- por esta; asumiendo que los diferentes tipos
rales con fines antrópicos. de capital son intercambiables y sustituibles
“Biofísica energética”: perfila el desarro- (Canut de Bon, 2007). Mientras la “sustenta-
llo sustentable al transitar a sistemas bilidad fuerte” considera que los tipos de capi-
productivos con un mínimo de efectos tal antes mencionados son complementarios e
contaminantes y procura conservar la indica que no existe semejanza entre las diver-
naturaleza. sas tipologías de capital. Para esto, impugna
señalando que ciertos recursos naturales son
Como se ha mencionado, esta locución fundamentales para la manufactura y su agota-
de desarrollo sustentable, se emplea como un miento puede instaurar un acontecimiento no
vocablo que cuenta con más de un significado reversible y perjudicial; por otra parte, mencio-
(polisémico). Por esta razón, expresa en su na que aún para las actividades de producción
articulación una gran fortaleza, la cual consiste donde el capital natural no es un componente
en que ha permitido a todos los actores socia- primario, el remplazo de este, hace menguar
les —grupales o individuales— el conversar los niveles de producción en la envergadura
constructivamente en un espacio, para crear que las existencias de recursos naturales son
consensos con respecto al tipo de sociedad a consumidos, esto se observa con mayor claridad
la que se aspira, considerando importante al en el uso de los recursos silvestres que son con-
entorno natural (Cortés, 2001). De tal forma, siderados como un capital crítico, el cual no es
que la expresión de desarrollo sustentable, se permutable (Canut de Bon, 2007).
configura en su carácter semántico en el men-
saje que como sociedad alzamos para constituir CONCLUSIONES
acotaciones —algunas de proporción simbóli-
ca— a las actividades productivas de la actual El desarrollo sustentable es uno de esos
generación, con el fin de evitar la invisibilidad conceptos que en escaso tiempo —20 años— se
de las generaciones venideras. ha posicionado en nuestra sociedad, al cual se
le ha mirado como la vía para abatir la preocu-
TIPOS DE SUSTENTABILIDAD pación social sobre los efectos del desarrollo
económico en el medio ambiente y el hecho de
La definición más trivial y dominante de dejar cada vez más gente en la miseria e insegu-
desarrollo sustentable se consigna a la equipa- ridad social. Posteriormente, en un período, de
ración del desarrollo económico y este al creci- tanto estudiarse y proclamarse, se consigue que
miento económico. Es en esta apología, que lo las nuevas generaciones cuestionen su cons-
medio ambiental aflora visiblemente supeditado tructo y su sustantivo significado, con lo cual
a la esfera económica, mostrado en el valor permite alinear siempre los intereses de toda
que tiene el argumento del crecimiento econó- la colectividad humana. Es en este sentido, que
mico, esbozado como una exigencia medular el desarrollo sustentable se le puede considerar

Rev. Ciencias Sociales Universidad de Costa Rica, 137: 83-91 / 2012 (III). (ISSN: 0482-5276)
90 Pedro César Cantú Martínez

no como un estado armónico e inalterable, sino Bonasewicz, A. “Las causas y los efectos de la
más bien, como un proceso de cambio cons- globalización”. Actas latinoamericanas
tante por el cual nuestra sociedad establece de Varsovia. Tomo 27. 2004: 34-39.
como ha de utilizarse los recursos naturales, el Cantú-Martínez, P. C. “El deterioro ambiental y
acomodo de los nuevos avances tecnológicos, la el futuro de la humanidad”. Ingenierías 5
orientación de las inversiones económicas y la (14). 2002: 30-35.
modificación de las políticas públicas, concor- Cantú-Martínez, P. C. “Desarrollo sustentable.
dando lo anterior con la premisa de satisfacer Conceptos y ref lexiones”. Colección
las necesidades de las presentes generaciones y Tendencias Científicas. México: Ed.
garantizar —mediante nuevas formas de coo- Universidad Autónoma de Nuevo León,
peración social— los cambios requeridos para 2008.
sostener el progreso humano y la supervivencia Cantú-Martínez, P. C. “¿La naturaleza o el
del hombre en el planeta. hombre? El dilema ambiental”. Colección
Asimismo, esta noción —desarrollo sus- Senderos México. Ed. Universidad
tentable— es de altísimo valor para nuestra Autónoma de Nuevo León, 2010.
sociedad, ya que el objetivo de este vocablo Cantú-Martínez, P. C. “El costo ambiental por
permite meditar sobre el contenido operativo el ascenso en la ciencia y tecnología”.
del desarrollo y supone la búsqueda de puntos Ciencia UANL 14 (2). 2011: 127-131.
de coincidencia entre las esferas disciplina- Canut de Bon, A. Desarrollo sustentable y
res —social, económico y ambiental— que temas afines. Santiago de Chile: Consejo
lo constituyen, aunado a la interiorización Minero, 2007.
y entendimiento general de mantener en el Capra, F. La trama de la vida. Una nueva
tiempo, una infraestructura y capital de orden perspectiva de los sistemas vivos.
social, económico y ambiental. Sin embar- Barcelona: Editorial Anagrama SA , 1998.
go, el reto es mayúsculo, cuando se descubre
Carson, R. Silent spring. Greenwich: CT,
que se desconoce aún cómo encontrar una
Fawcett, 1962.
adecuada correspondencia entre el tema de
Commoner, B. Science and survival. New York:
medio ambiente y desarrollo, el cual muestre
Viking Press, 1963.
resultados con alta eficiencia, equidad social y
Cortés, A. “Desarrollo sustentable, pobreza
sostenibilidad; quedando al descubierto la exis-
y c alidad de vida”. Ambientico 2.
tencia de una importante incógnita ¿serán las
Universidad Nacional de Costa Rica,
posiciones actuales de las corrientes de susten-
2001: 1-4.
tabilidad fuerte o débil, quienes nos llevaran a
Day, R. H. et ál. “Effects of the ‘Exxon Valdez’
transitar por el contenido de las singularidades
oil spill on habitat use by birds along the
estructurales del desarrollo y lograr las metas
tan buscadas por la sustentabilidad? Toda vez, Kenai Peninsula, Alaska”. The Condor 99.
del desapego existente de las políticas públi- 1997: 728-742.
cas, al no tomar en cuenta las clases sociales Día z Osorio, J. y Solís Welzel, D. “L a
oprimidas —indígenas, campesinos y pobres— globalización y la sustentabilidad en el
global y localmente, dejándolas en una cosmo- proceso de modernización económica”.
visión de exclusión “impensada” que cuestiona UNIVERSUM Revista de Humanidades y
grandemente los valores y el humanismo de Ciencias Sociales. Año 12. 1997: 1-15.
nuestro tiempo. Ehrlich, P. R. y Ehrlich, A. H. Population,
resources, environment: issues in
REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS human ecology. San Francisco: W H
Freeman & Co., 1970.
Belarus Foreign Ministry. Chernobyl disaster. Gallopín, G. C. Los indicadores de desarrollo
Belarus: Chernobyl Department of the sostenible: aspectos conceptuales y
Ministry of Emergencies of the Republic metodológicos. Santiago de Chile:
of Belarus, 2009. FODEPAL , 2006.

Rev. Ciencias Sociales Universidad de Costa Rica, 137: 83-91 / 2012 (III). (ISSN: 0482-5276)
El axioma del desarrollo sustentable 91

Hardin, G. “The tragedy of commons”. Science Nota de la Redacción. “San Juanico, asignatura
162. 1968: 1243-1248. pendiente. Sección Internacional”. El
Inza Bartolomé, A. “Consecuencias de la Financiero. 8 de julio de 2010: 21.
sobrecarga del Estado y la globalización Ornelas Delgado, J. “¿Es posible un desarrollo
en la concepción del Estado de Bienestar. sustentable para los países pobres y
Hacia un régimen de prestaciones dependientes?”. Papeles de Población 14.
sociales condicionadas”. Papers 81. 2006: 1997: 9-32.
119-129. Ramiro Mateus, J. y William Brasset, D. “La
Meadows, D. L.; Meadows, D. H.; Randers, globalización: sus efectos y bondades”.
J. y Behrens III , W. W. Los límites del Economía y Desarrollo 1 (1). 2002: 65-77.
Rodríguez Peñaloza, M. “Teorías y enfoques
crecimiento. México: Fondo de Cultura
de desarrollo económico”. Papeles de
Económica, 1972.
Población 13. 1997: 55-74.
Méndez Francisco, L. “La globalización y el
Waldrop, T. “Empresas bajo fuego: cómo
Estado nacional”. Revista Global 4 (14).
recuperar la imagen tra s un eco-
2007: 48-56. desastre”. Revista Ambiente y Desarrollo.
Mesarovic, M. y Pestel, E. Mankind at the Septiembre, 1993: 60-64.
turning point: the second report of the Ward, B. y Dubos, R. Una sola Tierra. México:
Club of Rome. New York: EP Dutton & Fondo de Cultura Económica, 1972.
Co. Inc., 1974. Xia, Y. y Boufadel, M. C. “Lessons from the
Nadal, A. (comp.). Desarrollo sustentable y ‘Ex xon Valdez’ oil spill disaster in
cambio global. Obras escogidas de Víctor Alaska”. Disaster Advances 3 (4). 2010:
L. Urquidi. México: El Colegio de México, 270-273.
2007.
Noji, E. K. (ed.). Impacto de los desastres en
la salud pública. Bogotá: Organización Fecha de ingreso: 16/11/2011
Panamericana de la Salud, 2000. Fecha de aprobación: 24/01/2012

Rev. Ciencias Sociales Universidad de Costa Rica, 137: 83-91 / 2012 (III). (ISSN: 0482-5276)