Anda di halaman 1dari 2

Pedagogia para mal educados

si la naturaleza ha hecho que los niños sean protragonistas de percibir, observar e imitar, antes
que ninguna otra cosa el quid del asunto estará en “que se les ofrece para ser observado e
imitado”. Si se les ofrece sensatez y recursos, tenderán a aprender sensatez y recursos, y si
sometimientos y carencias, pues sometimiento y carencias.

En este sentido seria mas adecuado afirmar que no se debería tolerar a los adultos que hagan
siempre los que se les antoja, porque lo hacen donde hay niños e influyendo en los niños. La
afirmación de que no se les puede tolerar que hagan siempre lo que quieren, presupone que
quieren lo que no se les puede permitir. Por eso importante persuadirles desde pequeño de
porque ciertas cosas no se toleran. Lo que ocurre que a los adultos les es más comodo dejarles
hacer lo que quieren mientras son pequeños, porque esa dejadez aún no acarrea
incomodidades.

El estimulo aun teniendo la contundencia de un hecho, no es algo absoluto sino susceptible de


interpretación. (ej: estamos tomando café, y escuchamos una explosión de improvisto, o
primero olemos algo, dps vemos el humo; o asociamos la explosión con un trueno, y
comentamos lo malo que está el tiempo).

Aprender a educar
El control no es eficaz porque los humanos nos resistimos a él por naturaleza.

El amor es amor sólo cuando no hay condiciones. En el momento en que se utiliza el amor
como recompensa a un comportamiento o un logro, deja de ser amor y se convierte en unan
lección sobre dar y recibir.

Nuestras aspiraciones se basan en ideas heredadas del pasado. Debemos permitir a nuestros
hijos crear a partir de quienes son y no de quienes queremos que sean.

Cuando un niño está llorando , preguntar “por qué lloras?” pone al niño en la defensiva e
implica que no vemos razón para llorar y los niños creen que la razón de su llanto es evidente.

El resultado de la validación es que el niño se siente seguro sintiendo sus sentimientos y


expresándose plenamente.

Habitualmente vemos en los demás cosas que necesitamos oír nosotros.

Realice peticiones honestar “necesito que la sala esté limpia”. Su hijo puede decidir o no
ayudarle, pero conocerá su preferencia por el orden y finalmente deseará lo mismo para sí.

La práctica no hace al maestro, la práctica fija los comportamientos. Sus viejos hábitos llegan a
serlo tras mucha práctica en el pasado.

El niño, como el adulto, no queda satisfecho con un Lo siento. Quieres que se le demuestre que
se comprende exactamente lo que le ha ocurrido, como “estabas jugando en el agua, y han
cerrado la piscina. No querías salir y yo te he sacado del agua”. Después de escuchar su versión
de la historia, pida al niño cómo quiere que proceda usted la próxima vez en al misma
situación.

A veces los padres se disculpan aunque no haya motivo. Dicen “ lo siento, pero no puedes
comerte un caramelo”. Al niño le parece que si papá lo sintiera o estuviera triste, no le
prohibiría el caramelo. Sea autentico, en lugar de decirle lo que puede y no puede hacer, que
suena a control y a negación, exprésese haciendo evidente su elección “no quiero que comas
este caramelo porque no es saludable.”

Las palabras enjuiciantes nos separan de los seres queridos. No enseñe a nadie mas que asi
mismo. Por ejemplo cuando un niño dice Que su hermana es una mentirosa, puede hacerle
una pregunta validadora como, ”quieres decir tu lo que sabes sobre lo ocurrido?”

No regamos un flor si se abre, la regamos para que se abra

Culpabilizar es siempre una acción relacionada con el pasado, lo cual desarma al niño porque
no puede hacer nada al respecto

Todas las dificultades emocionales son historias que la mente inventa basándose en
experiencias dolorosas.

La fuerza no es el resultado del éxito constante sino de la capacidad de resistir el fracaso y


seguir adelante una y otra vez.