Anda di halaman 1dari 36

Analisis de comportamiento aplicado

¿Qué es el análisis de
comportamiento aplicado?
El análisis de comportamiento aplicado (ABA) utiliza principios de aprendizaje para enseñar
comportamientos socialmente significativos en entornos de la vida real. Por ejemplo, si un
comportamiento es seguido por una recompensa o refuerzo, es más probable que se repita. Este
principio también se aplica a los comportamientos negativos que se refuerzan inadvertidamente.
Esta intervención individualizada y dirigida por adultos se ocupa de la comunicación, las habilidades
sociales, la autogestión, la cognición y las habilidades preacadémicas, como los conceptos de
imitación, correspondencia, letras y números. Cuando se usan con niños más pequeños, las
intervenciones de ABA a menudo se conocen como "intervenciones conductuales intensivas
tempranas" (EIBI). ABA se considera un tratamiento efectivo para el trastorno del espectro autista.

Implementado por el maestro, enfocado en ABA con


desarrollo social pragmático
La ABA enfocada y implementada por el maestro con la pragmática social del desarrollo es
otra forma de ABA que se ha demostrado que funciona en el tratamiento de las habilidades de
comunicación social asociadas con el trastorno del espectro autista. Este tipo de terapia involucra los
mismos principios que ABA, pero incluye tratamientos enfocados entregados por los
maestros. Emplea el compromiso conjunto en actividades de juego con padres y maestros que
impactan positivamente las habilidades de comunicación social en los niños.
Terapia del comportamiento

¿Qué es la Terapia del comportamiento?


Las terapias conductuales para niños y adolescentes varían ampliamente, pero todas se enfocan
principalmente en cómo algunos pensamientos problemáticos o conductas negativas pueden ser
"recompensadas" sin saber o sin intención dentro del entorno de una persona joven. Estas
recompensas o refuerzos a menudo contribuyen a un aumento en la frecuencia de estos
pensamientos y comportamientos indeseables. Las terapias conductuales se pueden aplicar a una
amplia gama de síntomas psicológicos entre adolescentes y niños.
Aunque las terapias conductuales pueden variar sustancialmente de un trastorno a otro, un hilo
común es que los terapeutas conductuales alientan a los niños y adolescentes a probar nuevos
comportamientos, recompensar los comportamientos deseados y permitir que los comportamientos
no deseados se "extingan" (es decir, ignoran los comportamientos no deseados).

Por ejemplo, imagina a un adolescente que tiene dificultad para completar la tarea. Para alentar los
comportamientos deseados (por ejemplo, la finalización de la tarea), los padres establecen un plan
de recompensa que incluye ganar puntos cada día que se completa la tarea que se puede
intercambiar por una recompensa deseada al final de la semana (por ejemplo, usar el automóvil para
ir al cine con amigos). La recompensa debe ser algo que el joven quiera y debe estar
específicamente vinculada a un objetivo específico (completar la tarea). Al principio, el joven trabaja
para la recompensa externa, pero con el tiempo, la tarea en sí misma se vuelve más fácil y la
recompensa puede desaparecer. Entonces, se pueden generar nuevos objetivos.

En la terapia conductual, los padres y los niños aprenden a promover conductas deseables y
a reducir los comportamientos no deseados.
Una trampa común en la que caen las familias es recompensar involuntariamente el comportamiento
incorrecto. Por ejemplo, tome al adolescente que no ha terminado su tarea, pero realmente quiere
tomar el automóvil. A pesar de las objeciones iniciales, el adolescente persiste y se enoja, se irrita y
es desobediente con sus padres. Después de una rabieta, los padres deciden que ya no pueden
soportar la molestia y le permiten tomar prestado el automóvil. De esta forma, los padres
involuntariamente recompensan o refuerzan el comportamiento de oposición del adolescente. La
mejor manera de manejar estas situaciones es ignorar de manera planificada el comportamiento de
actuación y reforzar el comportamiento deseado (intentos de tarea) tanto como sea posible. Los
terapeutas conductuales buscan comprender tales vínculos entre las conductas, las recompensas y
el aprendizaje, y ayudar a los jóvenes y padres a modelar sus propios comportamientos para
alcanzar los objetivos individuales y familiares.

Tipos de terapias conductuales


Gestión del
aula conductual La gestión del aula conductual es un tipo de terapia basada en la evidencia diseñada
para respaldar los comportamientos positivos de los alumnos en el aula, al tiempo que evita
conductas negativas y aumenta la participación académica de los alumnos. En este tipo de terapia,
el maestro del niño participa en la entrega del tratamiento. El manejo conductual del aula ha recibido
un apoyo empírico sustancial como una terapia efectiva en el tratamiento del trastorno por déficit de
atención con hiperactividad (TDAH).
Intervenciones
conductuales entre iguales Las intervenciones conductuales entre iguales involucran a uno o más
de los compañeros del estudiante que brindan asistencia al niño con problemas de conducta. Un
maestro capacitará a los compañeros de un niño para reforzar las conductas positivas y el
rendimiento académico del niño con estrategias de apoyo social y académico. Este tipo de terapia a
menudo se usa en el entorno escolar y se ha demostrado que proporciona muchos beneficios para el
desarrollo académico, social e interpersonal.
La participación también ha demostrado ser una influencia positiva para el asistente de pares
también, porque refuerza el sentido de responsabilidad y los cambios constructivos de
comportamiento. La ciencia ha demostrado que las intervenciones conductuales entre iguales son
efectivas en el tratamiento del TDAH.

Hay una variedad de intervenciones conductuales basadas en compañeros, que incluyen:

 Modelo de pares
 Entrenamiento de iniciación de compañeros
 Tutoría en el salón de clase
Entrenamiento
conductual para padres El entrenamiento conductual para padres fue desarrollado para enseñar a
los padres cómo reforzar las conductas deseables en sus hijos, desalentar las conductas no
deseadas y mejorar las interacciones entre padres e hijos. En esta forma de terapia, los padres
juegan un papel importante en el tratamiento de los problemas de conducta de sus hijos. Durante las
sesiones de terapia, los padres aprenden a observar cuidadosamente los comportamientos de sus
hijos en el hogar y se les enseñan habilidades para recompensar los comportamientos positivos de
sus hijos mediante el uso de elogios, atención positiva y recompensas. También se les enseña a
usar el establecimiento de reglas, el tiempo de espera y el ignorar para desalentar los malos
comportamientos.
La terapia conductual para padres ha recibido apoyo empírico sustancial para ser eficaz en la
reducción de problemas de conducta, especialmente en niños con TDAH.

Intervenciones combinadas para el manejo de la conducta La


investigación ha descubierto que la combinación de formas de manejo conductual del salón de clase,
entrenamiento conductual para padres y / o intervenciones conductuales entre iguales está bien
establecida y es efectiva para tratar el TDAH.
Modelado El
modelado es una forma de terapia en la que un terapeuta demuestra una respuesta no temerosa a
una situación negativa para promover la imitación en el niño o adolescente. Se ha demostrado que
es eficaz en el tratamiento de la ansiedad en niños y adolescentes.
Terapia cognitiva conductual
¿Qué es CBT?
La terapia conductual cognitiva (TCC) para niños y adolescentes generalmente son tratamientos a
corto plazo (es decir, a menudo entre seis y 20 sesiones) que se enfocan en enseñar a los jóvenes y
/ o sus padres habilidades específicas. La TCC difiere de otros enfoques terapéuticos al centrarse en
las formas en que los pensamientos, las emociones y los comportamientos de un niño o adolescente
están interconectados y cómo se afectan mutuamente. Debido a que las emociones, los
pensamientos y los comportamientos están relacionados, los enfoques de TCC permiten que los
terapeutas intervengan en varios momentos del ciclo.

Se ha demostrado que estos tratamientos son efectivos en el tratamiento de muchos trastornos


psicológicos entre los niños y adolescentes, como la ansiedad, la depresión, el trastorno de estrés
postraumático (TEPT), los problemas de conducta y el abuso de sustancias.

Existen diferencias entre las terapias cognitivas y las terapias conductuales para los jóvenes. Sin
embargo, ambos enfoques tienen mucho en común, como:

 El terapeuta y el niño o adolescente desarrollan juntos los objetivos de la terapia, a menudo


en estrecha colaboración con los padres, y hacen un seguimiento del progreso hacia las
metas a lo largo del curso del tratamiento.
 El terapeuta y el cliente trabajan juntos con el entendimiento mutuo de que el terapeuta tiene
experiencia teórica y técnica, pero el cliente es el experto en sí mismo.
 El terapeuta busca ayudar al cliente a descubrir que él / ella es poderoso y capaz de elegir
pensamientos y comportamientos positivos.
 El tratamiento a menudo es a corto plazo. Los clientes participan activamente en el
tratamiento dentro y fuera de la sesión. Las asignaciones de tareas a menudo están incluidas
en la terapia. Las habilidades que se enseñan en estas terapias requieren práctica.
 El tratamiento está orientado a los objetivos para resolver los problemas actuales. La terapia
implica trabajar paso a paso para alcanzar los objetivos.
Tipos de Terapia Conductual Cognitiva
TCC
individual La terapia cognitivo-conductual individual se centra únicamente en el niño o adolescente e
incluye un terapeuta que le enseña al niño o adolescente las habilidades necesarias para superar
sus desafíos. Esta forma de TCC ha demostrado su eficacia en el tratamiento de la depresión y los
trastornos de ansiedad en niños y adolescentes, así como en el abuso de sustancias en
adolescentes.
La
terapia cognitiva conductual grupal de grupo CBT incluye no solo al niño o adolescente y al
terapeuta en las sesiones de terapia, sino también a otras personas fuera de los grupos sociales de
niños o adolescentes, generalmente nuevos conocidos que también están siendo tratados por el
mismo trastorno. Quienes participan en la terapia grupal a menudo se enfrentan a problemas de
conducta similares y, a diferencia de la TCC individual, el formato grupal permite la formación de
relaciones útiles, además de las habilidades de aprendizaje necesarias para cambiar el
comportamiento. La TCC grupal a menudo es menos costosa que la TCC individual , y más
ampliamente disponible. Se ha demostrado su eficacia en el tratamiento de la depresión y el abuso
de sustancias en adolescentes.
TCC con los padres
La terapia cognitiva conductual que incluye a los padres en el proceso de tratamiento ha demostrado
a través de la investigación que es efectiva en el tratamiento de niños y adolescentes con trastornos
de ansiedad . Específicamente, la TCC que enseña técnicas a los padres para ayudar a cuidar a los
jóvenes ansiosos, incluida la psicoeducación, la terapia individual, el afrontamiento de los cuidadores
y las técnicas de capacitación para padres, es especialmente útil. En esta forma de terapia, los
padres participan directamente en el tratamiento de sus hijos y están esencialmente capacitados
para ayudarlos a manejar los temores de sus hijos en el hogar.
CBT con Medication
Research ha demostrado que la combinación de la terapia cognitiva conductual con medicamentos
psicotrópicos puede ser efectiva en el tratamiento de los síntomas de ansiedad o depresión de un
niño o adolescente . El equipo de cuidado infantil podrá recetar el medicamento correcto si cree que
es necesario en el proceso de terapia de su hijo.
CBT centrada en el
trauma La terapia cognitiva conductual centrada en el trauma se desarrolló para ayudar a los niños y
adolescentes afectados por un trauma. Es eficaz para tratar el TEPT, pero también puede ser
efectivo en el tratamiento de otros trastornos relacionados con el trauma. Se administra de la misma
manera que la terapia cognitiva conductual, por lo general a corto plazo en seis a 20 sesiones con el
niño y sus padres presentes. Una sesión de CBT centrada en el trauma aborda varios factores
relacionados con las experiencias traumáticas del niño, incluidos problemas conductuales y
cognitivos y síntomas de depresión o ansiedad, y ayuda a mejorar las habilidades de crianza y las
interacciones de los padres con sus hijos para ayudar a soportar y lidiar con las luchas de sus hijos.
TCC emparejado con terapia de
mejora motivacional La terapia de mejora motivacional (TME) es un tipo de terapia basada en la
evidencia que motiva a los adolescentes a cambiar su comportamiento internamente. Cuando MET
se combina con CBT grupal, es efectivo para cambiar el comportamiento de un adolescente hacia el
abuso de drogas y alcohol . Esta terapia usa discusión, estrategias de afrontamiento y principios de
entrevista motivacional para ayudar a los jóvenes a iniciar un plan para cambiar su comportamiento y
motivar a los jóvenes para que cumplan. A lo largo de las sesiones, el terapeuta guiará a los jóvenes
a través de su plan para dejar de usar sustancias y continuará motivando y alentando su
progreso. Luego de las sesiones de terapia MET, el adolescente participaría en CBT grupal para ver
los mejores resultados.
TCC emparejado con tratamiento de mejora motivacional y tratamiento conductual basado
en la familia En el tratamiento conductual basado en la familia, los padres dan ejemplos para que
sus hijos cambien su propio comportamiento para ayudar a sus hijos a cambiar sus comportamientos
a largo plazo . Un componente importante de este tipo de terapia es la capacitación de los padres
sobre el manejo del niño y las habilidades para resolver problemas. Esta terapia integrada ha
demostrado ser efectiva en el tratamiento del abuso de sustancias en adolescentes.
Terapia cognitiva

¿Qué es la terapia cognitiva?


La terapia cognitiva es una forma de tratamiento basada en la noción de que muchas de nuestras
emociones son causadas por las formas en que percibimos o interpretamos las cosas que suceden a
nuestro alrededor. Algunas veces estos pensamientos pueden ser poco realistas o inútiles. Por
ejemplo, un adolescente podría interpretar un mensaje telefónico poco claro que sugiere el rechazo
de un amigo; o él / ella puede percibir algunos síntomas físicos como evidencia de un problema
médico grave. Otros pueden establecer expectativas poco realistas para sí mismos, o albergar
preocupaciones con respecto a su aceptación por parte de sus compañeros u otros.
Este tipo de pensamientos pueden contribuir a filtros de pensamiento poco realistas, sesgados o
desadaptativos que contribuyen a sentimientos negativos y acciones improductivas. Entonces, un
adolescente que percibe de manera poco realista un mensaje de texto poco claro como un rechazo,
podría evitar a ese amigo, asumir que el amigo no le gusta y sentirse triste y aislado. La terapia
cognitiva le enseña al adolescente a desafiar esos pensamientos distorsionados, evaluar la situación
de forma más realista y tomar decisiones basadas en un pensamiento más equilibrado.

Trabajar con un niño o adolescente para cambiar sus interpretaciones de los eventos o las
sensaciones puede llevar a respuestas emocionales completamente diferentes.

¿Qué aprendes en Terapia Cognitiva?


En la terapia cognitiva, los niños, los adolescentes y sus familias aprenden a:

 Distinga entre sus pensamientos, sentimientos y acciones.


 Tomar conciencia de las formas en que los pensamientos pueden influir en los sentimientos y
las acciones de maneras que no son útiles.
 Aprenda sobre pensamientos que parecen ocurrir automáticamente, sin que la persona se dé
cuenta de cómo sus pensamientos pueden afectar sus emociones.
 Evalúe críticamente si estos pensamientos y suposiciones "automáticos" son precisos o
sesgados.
 Desarrolle las habilidades para notar, interrumpir y corregir estos pensamientos sesgados de
forma independiente.
Terapia familiar
¿Qué es terapia familiar?
La terapia familiar es una forma de tratamiento que considera los problemas psicológicos y su
tratamiento en términos de las interacciones entre los miembros de la familia. Las familias se ven
como una unidad integrada e interconectada en la que el funcionamiento psicológico está
influenciado por cada miembro de la familia individual y colectivamente como un sistema completo.

En Terapia familiar, no hay un paciente identificado tradicional; la atención se centra en los patrones
de relación y la comunicación entre los miembros de la familia. Por ejemplo, en Terapia familiar,
cuando un niño tiene un problema de conducta, es probable que un terapeuta familiar perciba las
dificultades del niño dentro del contexto más amplio del sistema familiar, en lugar de sus déficits
individuales. Durante la Terapia familiar, los terapeutas evitan culpar a un miembro de la familia
individual por el problema y, en su lugar, ayudan a la familia a interactuar de formas nuevas y
diferentes que pueden mejorar el funcionamiento.

La terapia familiar puede ser beneficiosa para tratar una serie de trastornos, que incluyen:

 Anorexia nerviosa
 Abuso de drogas y alcohol
 Obesidad y sobrepeso
¿Cuáles son algunas formas de terapia familiar?
Comportamiento basado en la familia
En el tratamiento conductual basado en la familia, los padres dan un ejemplo positivo al cambiar su
propio comportamiento para ayudar a sus hijos a cambiar sus comportamientos a largo plazo. Un
componente importante de este tipo de terapia es capacitar a los padres en el manejo del niño y
habilidades para resolver problemas. Este tratamiento ha demostrado su eficacia mediante la
investigación de problemas de obesidad o sobrepeso en niños, así como también en el tratamiento
de la anorexia en adolescentes.

Tratamiento conductual basado en la familia: solo para padres


Los padres a menudo son una parte importante de la terapia para niños, y en la terapia familiar, la
investigación ha demostrado que al tratar a niños con obesidad o problemas de sobrepeso, a
menudo puede ser beneficioso incluir solo a los padres en el proceso de terapia. Tomar este enfoque
a menudo implica que los padres practiquen el modelado, identifiquen las recompensas,
implementen las consecuencias y sean más conscientes de cómo se refuerzan los comportamientos
de los niños.

El tratamiento basado en la familia para padres solo ha demostrado ser especialmente efectivo
cuando se agrega a un estilo de vida o programa dietético para niños con obesidad o problemas de
sobrepeso.

Nota: Tratamiento conductual basado en la familia : solo se ha demostrado que los padres solo
están bien establecidos para los niños, pero no para los adolescentes.
Terapia familiar funcional
La Terapia familiar funcional (FFT) es una terapia familiar que se desarrolló para ayudar a los
jóvenes con problemas de conducta y que ha demostrado su eficacia en el tratamiento de trastornos
por consumo de sustancias en adolescentes. Los objetivos de la Terapia Familiar Funcional son
motivar a los adolescentes y sus familias a reducir la negatividad en el hogar y desarrollar
habilidades dentro de cada miembro de la familia para reducir los comportamientos problemáticos
mediante el uso de la comunicación, la crianza efectiva y el manejo de conflictos.

Terapia familiar multidimensional


La terapia familiar multidimensional (MDF) se centra en la familia y aborda los factores individuales,
familiares y ambientales que influyen en una variedad de problemas de conducta en los
jóvenes. Este tratamiento se basa en la idea de que los problemas de conducta en los adolescentes
son causados por muchos factores y que el tratamiento debe provenir de un lugar de respeto y
compasión. En MDFT, los jóvenes aprenden habilidades de afrontamiento, resolución de problemas
y toma de decisiones, y la familia aprende maneras de mejorar el funcionamiento familiar.

Se ha demostrado mediante investigación que el MDFT es eficaz en el tratamiento de trastornos por


consumo de sustancias en adolescentes.

Terapia multisistémica (MST)


La terapia multisistémica (MST) es una intervención basada en la evidencia centrada en la familia
para jóvenes con comportamientos antisociales, delincuencia y problemas de sustancias
importantes. El MST evalúa estos comportamientos dentro del contexto más amplio de múltiples
sistemas de influencia, incluidos múltiples factores socio-ecológicos, como las influencias
individuales, familiares, de pares, escolares y comunitarias. En un marco rentable, las intervenciones
de MST reducen estos comportamientos problemáticos y mejoran el funcionamiento de los jóvenes y
las familias.

Psicoterapia interpersonal
¿Qué es la psicoterapia interpersonal?
La psicoterapia interpersonal (IPT) es un tratamiento a corto plazo que es efectivo en el
tratamiento de la depresión en los niños. Se basa en la idea de que la depresión ocurre en el
contexto de las relaciones de un individuo, independientemente de sus orígenes en biología o
genética. Más específicamente, la depresión afecta las relaciones de las personas y estas relaciones
afectan aún más el estado de ánimo.
El modelo de IPT identifica cuatro áreas generales en las que una persona puede estar teniendo
dificultades de relación:

 Pena después de la pérdida de un ser querido


 Conflicto en relaciones significativas
 Dificultades para adaptarse a los cambios en las relaciones o circunstancias de la vida
 Dificultades derivadas del aislamiento social
En IPT, los terapeutas ayudan al niño a identificar las áreas que necesitan desarrollar habilidades
para mejorar sus relaciones y disminuir los síntomas depresivos. Con el tiempo, el niño aprende a
vincular los cambios en el estado de ánimo con las cosas que suceden en sus relaciones, comunicar
los sentimientos y las expectativas de sus relaciones, y las soluciones a las dificultades de las
relaciones.

IPT para adolescentes


IPT ha sido adaptado para el tratamiento de adolescentes deprimidos (IPT-A) para abordar
problemas de desarrollo más comunes para los adolescentes, como la separación de los padres, el
desarrollo de relaciones amorosas y la experiencia inicial con la muerte de un pariente o amigo. IPT-
A ayuda al adolescente a identificar y desarrollar formas más adaptativas de lidiar con los problemas
interpersonales asociados con el inicio o el mantenimiento de su depresión.

IPT-A es típicamente un tratamiento de 12 a 16 semanas. La terapia consiste principalmente en


sesiones individuales con el adolescente, aunque se les pide a los padres que participen en algunas
sesiones para recibir educación sobre la depresión, abordar cualquier dificultad de relación que
pueda estar ocurriendo entre el adolescente y sus padres, y ayudar a apoyar al adolescente.
tratamiento.

Muchos estudios han demostrado que IPT es eficaz en el tratamiento de la depresión en


adolescentes, tanto en grupo como individualmente.

Entrenamiento de Habilidades Organizacionales

¿Qué es el Entrenamiento de Habilidades Organizacionales?


El entrenamiento en habilidades organizacionales se enfoca en entrenar a niños con trastorno
por déficit de atención / hiperactividad (TDAH) para superar sus dificultades en la organización de
materiales escolares. Esta intervención enseña a niños y adolescentes habilidades organizativas, de
gestión del tiempo y de planificación. Estos son especialmente útiles para los niños con TDAH que a
menudo luchan con estas habilidades. La falta de habilidades organizativas puede tener un impacto
negativo en el rendimiento escolar, las amistades y puede causar problemas en el hogar. La
capacitación de la organización ha demostrado ser efectiva para enseñar estas habilidades a los
niños con TDAH

¿Cómo se define el soporte de investigación?


Al igual que con todos los profesionales de la salud, los psicólogos clínicos de niños y adolescentes
se dedican a ofrecer el mejor nivel de cuidado disponible mediante la prueba constante y la
comparación de la efectividad de diversos tratamientos para una variedad de problemas de salud
mental de niños y adolescentes. A través de esta investigación, los psicólogos están buscando
descubrir qué tratamiento es más probable que funcione mejor para cada individuo. La Sociedad de
Psicología Clínica de Niños y Adolescentes usa una escala de uno (la mayoría de los apoyos) hasta
cinco (el apoyo más bajo) .

A continuación se encuentra un resumen de los criterios para cada nivel. La investigación que
respalda cada tratamiento enumerado en este sitio web ha sido evaluada para determinar qué tan
efectiva es para cada problema de comportamiento o trastorno mental. Por ejemplo, aunque una
terapia sea un tratamiento de nivel uno para la ansiedad, es posible que no tenga tanta evidencia
que demuestre que funciona bien para la depresión.

A medida que nuevas investigaciones estén disponibles, los tratamientos pueden cambiar los
niveles, moviéndose hacia arriba o hacia abajo. EffectiveChildTherapy.org se esforzará por mantener
sus listas actualizadas.

Niveles de apoyo de investigación para la terapia


Nivel uno: funciona bien; Tratamientos bien establecidos
Los tratamientos de nivel uno tienen el mejor soporte de investigación. Para cumplir con este alto
estándar, estos tratamientos deben cumplir una variedad de criterios. Sobre todo, debe haber al
menos dos estudios científicos exhaustivos, como ensayos controlados aleatorios a gran escala, que
muestren que el tratamiento es más efectivo en el tratamiento de los síntomas de niños o
adolescentes, en comparación con algún otro tratamiento o algo que la gente pueda creer un
tratamiento, como un placebo píldora.

Los tratamientos de nivel uno han sido estudiados por equipos independientes que trabajan en
diferentes escenarios de investigación. Es decir, el tratamiento debe ser uno que funcione bien para
diferentes científicos, no solo para quienes desarrollaron la terapia.

Nivel dos: funciona; Probablemente terapias eficaces


Las terapias de Nivel Dos también cuentan con un fuerte respaldo para la investigación, pero es
posible que no hayan sido evaluadas por equipos diferentes o independientes, como las terapias de
Nivel Uno. También es posible que una terapia se considere Nivel Dos si solo un estudio muestra
que el tratamiento es mucho más efectivo que una terapia de Nivel Uno o si al menos dos estudios
muestran que es mejor que ningún tratamiento.

Nivel tres: podría funcionar; Posiblemente terapias eficaces


Las terapias de nivel tres podrían denominarse "terapias prometedoras". Puede haber un estudio que
demuestre que el tratamiento es mejor que ningún tratamiento, o puede haber una serie de estudios
clínicos más pequeños sin todos los controles de procedimiento apropiados. En general, la confianza
de que un tratamiento de Nivel Tres funciona de manera consistente no es tan fuerte como podría
ser.

Nivel cuatro: Desconocido / no probado; Terapias Experimentales


Las terapias de nivel cuatro pueden estar en uso, pero no se han estudiado
cuidadosamente. Algunos sugerirían que estos tratamientos deberían evitarse hasta que haya más
evidencia disponible. Sin embargo, para algunos síntomas o trastornos de niños / adolescentes con
opciones de terapia limitadas, vale la pena considerar un tratamiento a este nivel.

Nivel cinco: no funciona / probado pero no funcionó


Las terapias de nivel cinco se han probado en estudios bien diseñados y aún no han mostrado
resultados positivos. Un tratamiento de Nivel Cinco puede no ser mejor que ningún tratamiento (u
otros tratamientos de comparación) o bien el tratamiento realmente empeoró los síntomas o las
conductas. Si bien es posible que nuevos estudios muestren que una terapia de Nivel Cinco funciona
mejor en el futuro, una terapia actualmente incluida en la lista del Nivel Cinco no sería una buena
opción de tratamiento.

¿Terapia o medicación?
Terapia o medicación? Tanto en niños como en adultos, las terapias psicosociales basadas en la
evidencia han demostrado funcionar para una amplia gama de trastornos de la salud mental, así
como para muchos problemas de la vida. Lo mismo puede decirse de la eficacia de algunos
medicamentos. La información a continuación está destinada a ayudar a los padres / cuidadores a
elegir entre las opciones de tratamiento para su hijo o adolescente, y para decidir si la terapia y la
medicación deben combinarse para obtener el tratamiento más efectivo.

Terapia o medicación para trastornos no psicóticos y


psicóticos
Trastornos no psicóticos (p. Ej., Trastornos que NO implican una pérdida de contacto con la
realidad, como trastornos esquizofrénicos o maníacos)
 En general, los hallazgos sugieren que la terapia cognitiva conductual para niños y
adolescentes puede hacer cualquier cosa que los medicamentos puedan hacer en el
tratamiento de trastornos no psicóticos, y puede hacerlo sin causar efectos secundarios
problemáticos.
 La investigación sugiere que los medicamentos para los problemas de salud mental de niños y
adolescentes a menudo funcionan, pero solo si su hijo continúa tomándolos. La razón de esto
es que los medicamentos psiquiátricos generalmente tratan los síntomas, pero no resuelven
las causas subyacentes de los trastornos.
 La terapia conductual cognitiva (TCC), por otro lado, puede mejorar los síntomas de una
manera más duradera al enseñar a los jóvenes habilidades valiosas que pueden reducir los
síntomas y también el riesgo de problemas recurrentes después de que el tratamiento haya
terminado.
 Los jóvenes con síntomas más graves pueden beneficiarse al tomar medicamentos
psicoactivos, ya sea solos o junto con el tratamiento de TCC, particularmente para trastornos
como la depresión, el trastorno obsesivo compulsivo y el trastorno por déficit de atención con
hiperactividad. Para los casos menos graves de estos trastornos, sin embargo, la evidencia
que respalda la TCC es al menos tan fuerte como la de los medicamentos, y para algunos
trastornos es aún más fuerte.
 Los medicamentos tienden a funcionar un poco más rápido que la TCC (en cuestión de
semanas) y a veces se obtienen beneficios al usar los dos en combinación o en
secuencia. Actualmente, la mejor evidencia de investigación indica que, para la mayoría de los
niños y adolescentes, una combinación de medicamentos y TCC es el tratamiento "estándar
de oro" para los síntomas clínicos de ansiedad, depresión y trastorno por déficit de atención /
hiperactividad.
 Los hallazgos con respecto a la efectividad de la psicoterapia infantil / adolescente como una
alternativa a la medicación están disponibles principalmente para la TCC. Si bien hay muchos
otros enfoques de la psicoterapia, todavía están surgiendo datos que indican si estos otros
enfoques son efectivos.
Trastornos psicóticos
Se aplica una regla diferente para los trastornos psicóticos (aquellos que implican una pérdida de
contacto con la realidad, como la esquizofrenia o la manía). Para estos trastornos, el tratamiento con
medicamentos tiene el mejor apoyo empírico y representa el estándar de tratamiento actual.

 Se aconseja a los padres de jóvenes con trastornos psicóticos que busquen un buen
tratamiento psiquiátrico para sus hijos y que los mantengan con sus medicamentos recetados.
 La TCC y ciertas intervenciones centradas en la familia a menudo pueden desempeñar una
función de apoyo útil en estos trastornos, pero no deben utilizarse en lugar de medicamentos.
¿Qué pasa si mi hijo tiene solo un problema menor o
específico?
Muchos niños y adolescentes tienen ciertos problemas de la vida que generalmente no se clasifican
como trastornos psiquiátricos que pueden beneficiarse de la TCC.

 Los jóvenes que tienen problemas para defenderse o que son propensos a la ira o la agresión
a menudo se benefician de la TCC.
 Los niños / adolescentes que experimentan dificultades en sus relaciones con miembros de la
familia, compañeros, parejas románticas o personas en la escuela a menudo se benefician
con CBT.
 Para los problemas cotidianos de la niñez y la adolescencia, la aplicación hábil de la TCC y
los principios relacionados generalmente son tan efectivos como los medicamentos para los
problemas cotidianos. Con frecuencia, los resultados del tratamiento de TCC para estas
situaciones son mejores y de mayor duración.
 Al considerar cómo lidiar con dificultades de larga duración para niños o adolescentes, como
el temperamento o los problemas cotidianos de la vida, es importante tener en cuenta que
algunos de los medicamentos recetados con más frecuencia pueden ser adictivos y tener una
cantidad de efectos no deseados o dañinos. efectos.
La mayoría de los niños consultan a un pediatra con regularidad, mientras que pocos verán a un
psicólogo. Con el advenimiento de medicamentos más nuevos y seguros, más niños y adolescentes
reciben medicamentos que nunca antes para problemas como la depresión y la ansiedad. Por un
lado, esto puede ser beneficioso dado que estos problemas pueden estar causando una angustia
significativa, especialmente si no se tratan. Por otro lado, esto podría representar una oportunidad
perdida ya que los medicamentos generalmente no resuelven la tendencia subyacente de que estos
jóvenes se sientan ansiosos o deprimidos.

Dadas las tendencias actuales en la práctica médica, muchos niños crecen para enfrentar una vida
de dependencia más o menos continua de los medicamentos, sin aprovechar alternativas igualmente
efectivas y de mayor duración. No es que los pediatras o los médicos de atención primaria no
quieran ayudar, lo hacen, pero a menudo la única forma en que lo saben es recetándolos. El pediatra
de su hijo probablemente lo derivará a un psiquiatra si el niño tiene un trastorno más grave. Pero
muchos jóvenes con trastornos o problemas no psicóticos (p. Ej., Depresión, ansiedad, estrés
cotidiano, etc.) se beneficiarían tanto o más de recibir CBT.

Tipos de medicamentos
Hay varios tipos diferentes de medicamentos psiquiátricos:

 ¿Qué son los antipsicóticos? Los antipsicóticos se usan en el tratamiento de la


esquizofrenia y otros trastornos psicóticos como la manía. Los antipsicóticos comunes
incluyen clorpromazina o haloperidol, y los antipsicóticos atípicos más nuevos incluyen
aripiprazol u olanzapina. Estos son medicamentos potentes que están destinados a tratar
trastornos graves y, a veces, pueden tener efectos secundarios o complicaciones graves. Por
lo general, requieren una estrecha gestión psiquiátrica.
 ¿Qué son los Estabilizadores del estado de ánimo? Los estabilizadores del estado de
ánimo como el litio y los anticonvulsivos se usan para reducir el riesgo de manía y depresión
en pacientes bipolares, y generalmente requieren tratamiento psiquiátrico.
 ¿Qué son los antidepresivos? Los antidepresivos son ampliamente utilizados en el
tratamiento de la depresión y la ansiedad. Los nuevos inhibidores selectivos de la recaptación
de serotonina (ISRS) son relativamente seguros y se recetan ampliamente en entornos de
atención primaria; Los tipos más antiguos de antidepresivos como los antidepresivos tricíclicos
(TCA) y los inhibidores de la monoaminooxidasa (IMAO) funcionan al menos tan bien, pero
son más difíciles de manejar.
 ¿Qué son los Estimulantes? Los estimulantes, como metilfenidato y dextroanfetamina, se
usan comúnmente en el tratamiento del trastorno por déficit de atención (con o sin
hiperactividad) en niños y adolescentes, y en ocasiones se usan para complementar otros
medicamentos en el tratamiento de la depresión. Los estimulantes pueden tener efectos
secundarios significativos, incluido el crecimiento físico. Sin embargo, la medicación
estimulante, especialmente en combinación con TCC, puede estar indicada para el TDAH más
severo.
 ¿Qué son los ansiolíticos? Los ansiolíticos incluyen las benzodiazepinas como el diazepam
y el clordiazepóxido y se usan para tratar la ansiedad y los trastornos relacionados con el
estrés. Aunque se prescriben ampliamente y proporcionan un alivio muy rápido de los
síntomas, pueden ser adictivos si se usan por demasiado tiempo (especialmente las
benzodiazepinas de alta potencia como el alprazolam). A veces, la TCC se usa para ayudar a
los niños y adolescentes a abandonar estos medicamentos, y muchos psiquiatras ahora
prefieren tratar estos trastornos con los antidepresivos de acción lenta pero no adictivos.
 ¿Qué son hipnóticos? Los hipnóticos incluyen medicamentos como el zolpidem que se usan
ampliamente para tratar el insomnio, pero también pueden ser adictivos si se toman por
mucho tiempo. Una vez más, se ha demostrado que la CBT proporciona un alivio comparable
y más duradero del insomnio pediátrico sin los riesgos asociados con la medicación.
Cada una de estas clases de medicamentos tiene sus usos y desventajas. En resumen: la CBT se
agrega comúnmente como un tratamiento para los antipsicóticos y los estabilizadores del estado de
ánimo en el tratamiento de pacientes con trastornos psicóticos y bipolares. La TCC también es una
alternativa viable a los antidepresivos y estimulantes para los trastornos no psicóticos menos
graves. La TCC se utiliza mejor en combinación con la medicación para los trastornos no psicóticos
más graves y, en general, es superior en el tiempo a los ansiolíticos e hipnóticos para la ansiedad y
los trastornos del sueño.

Algunas limitaciones de CBT incluyen:


 A veces puede ser difícil encontrar un buen practicante de TCC. La Asociación de Terapias
Conductuales y Cognitivas (ABCT) mantiene un sitio web para ayudar en ese sentido.
 Se ha puesto de moda que los terapeutas se describan a sí mismos como personas que
ofrecen TCC, incluso cuando hacen algo completamente diferente; es perfectamente
apropiado preguntar qué tipo de capacitación ha recibido su potencial terapeuta. Consulte
nuestra página de consejos para seleccionar un psicólogo sobre las credenciales correctas.
 Puede ser difícil encontrar un terapeuta de TCC bien capacitado en algunas comunidades. En
este caso, los medicamentos pueden representar la mejor opción disponible.
 La TCC no funcionará para todos, y si no funciona para su hijo dentro de un período de tiempo
razonable, entonces podría ser conveniente considerar agregar o cambiar a los
medicamentos.
 También puede ayudar a agregar medicamentos si CBT produce algo de alivio pero, después
de un tiempo, no resuelve completamente los problemas que llevaron a su hijo al tratamiento.
 Algunos padres, o incluso los propios niños o adolescentes, pueden preferir los medicamentos
a la TCC, ya que los medicamentos generalmente funcionan un poco más rápido y pueden
requerir menos tiempo y esfuerzo. Eso está perfectamente bien; es bueno vivir en una época
en la que existen múltiples opciones de tratamiento eficaces. Pero recuerde, al igual que la
adición de medicamentos a veces puede ayudar cuando la TCC por sí sola no es suficiente,
agregar TCC a los medicamentos a menudo puede ayudar cuando los medicamentos por sí
solos no son suficientes

natención e hiperactividad (TDAH)


Llévame a las terapias efectivas para TDAH

Los niños con trastorno por déficit de atención /


hiperactividad (TDAH) tienen problemas debido a un período de atención corto, impulsividad y / o
hiperactividad. Los niños con TDAH a menudo tienen dificultades en el hogar, durante la escuela o
con otros niños. Por ejemplo, los niños con TDAH pueden no completar tareas, seguir reglas o
llevarse bien con amigos.

¿Qué es el trastorno por déficit de atención / hiperactividad


(TDAH)?
Los niños y adolescentes con TDAH muestran falta de atención, hiperactividad y acciones impulsivas
que no son normales para su edad. La falta de atención incluye dificultad para concentrarse,
distraerse fácilmente, desorganización y olvido.

Hay tres tipos de TDAH, que se enumeran a continuación, junto con sus síntomas:

TDAH predominantemente inatento: los


niños con este tipo de TDAH con frecuencia muestran al menos seis de los siguientes síntomas:
 No preste mucha atención a los detalles ni cometa errores por descuido
 Tiene dificultad para prestar atención
 No pareces escuchar
 Lucha con las siguientes instrucciones (o terminar las tareas a tiempo)
 Tiene dificultad para organizarse (o administrar el tiempo)
 Evite o no le gustan las tareas que requieren una gran cantidad de pensamiento
 Perder cosas
 Se distraen fácilmente
 Son olvidadizos en las actividades diarias
TDAH predominantemente hiperactivo-impulsivo: los
niños con este tipo de TDAH con frecuencia muestran al menos seis de los siguientes síntomas:
 Fidget con las manos o los pies
 Tiene dificultad para permanecer sentado
 Corre o trepa excesivamente
 Tiene dificultad para trabajar o jugar en silencio
 Actuar "motorizado" - (estar inquieto y tener problemas para calmarse)
 Hablar mucho
 Reproduce las respuestas a las preguntas o termina las oraciones de otras personas
 Tiene dificultad para esperar o tomar turnos
 Interrumpir o inmiscuirse en otros
TDAH combinado:
estos niños son hiperactivos y tienen problemas para prestar atención. Con frecuencia muestran al
menos seis síntomas de las dos listas anteriores.
Para ser diagnosticado con TDAH, los niños deben mostrar algunos síntomas antes de los 12
años. También deben tener dificultades en al menos dos entornos, como en casa y en la escuela.

No existe una prueba única para diagnosticar el TDAH. La mejor manera de saber si su hijo tiene
TDAH es que lo vea con un pediatra, un psiquiatra, un psicólogo, un neurólogo o un trabajador social
familiarizados con el TDAH. Una visita con el médico ayudará a diagnosticar al niño y también
determinará si el niño puede tener otras afecciones.

La visita de su hijo al médico debe incluir una mirada a:

 Historial médico
 Crecimiento y desarrollo histórico
 Éxito / desafíos en la escuela
 Otras áreas de rendimiento (es decir, interacciones con la familia y los compañeros)
 Historia familiar
 Información de padres y maestros
Terapias efectivas para TDAH
Los niños con TDAH generalmente necesitan más de un tipo de tratamiento para satisfacer sus
necesidades. La capacitación en administración de medicamentos y / o comportamiento para padres
y maestros ha demostrado ser más efectiva. Además, el médico de su hijo o un psiquiatra pueden
recetarle un medicamento.

Los psicólogos, consejeros y trabajadores sociales pueden ayudar con el comportamiento del
niño. También puede hablar con el maestro de su hijo, el consejero escolar o el psicólogo de la
escuela sobre el apoyo para su hijo en la escuela.

Los enfoques conductuales y las intervenciones organizativas son las terapias no médicas basadas
en la evidencia más eficaces para niños y adolescentes con TDAH. Éstas incluyen:

 Entrenamiento conductual para padres (BPT)


 Gestión del aula conductual (BCM)
 Intervenciones conductuales entre iguales (BPI)
 Intervenciones combinadas para el manejo del comportamiento
 Entrenamiento organizacional
El siguiente cuadro incluye más información sobre las diferentes formas de terapias para niños y
adolescentes basadas en la evidencia para el TDAH. Estas terapias han sido probadas por
investigadores y psicólogos clínicos de niños y adolescentes, y clasificadas según la evidencia que
muestra qué tan efectivas han sido en el tratamiento del TDAH.

 Intervenciones conductuales (cualquier combinación)


 BPT
Nivel uno:
 BCM
funciona bien
 BPI
 Entrenamiento organizacional

Nivel dos:
 Intervenciones combinadas de entrenamiento
funciona

Nivel tres:
 Entrenamiento Neurofeedback
podría funcionar

Nivel cuatro:
 Entrenamiento Cognitivo
Desconocido / no probado

Nivel cinco:
 Entrenamiento de habilidades sociales
probado y no funciona
Tested Behavioral Therapies para niños y adolescentes

Terapias y términos definidos:


 BPT: entrenamiento conductual para padres
 BCM: gestión del aula conductual
 BPI: intervenciones conductuales entre iguales

Fuente: http://effectivechildtherapy.org/concerns-symptoms-disorders/disorders/inattention-and-hyperactivity-adhd/

Mitos y malentendidos
La evidencia de los estudios de investigación continúa disipando los mitos y malentendidos sobre el TDAH. Aquí están algunos de los
conceptos erróneos y las investigaciones recientes disponibles para abordarlos:

Mito n. ° 1: el TDAH no es un desorden real


Mito n. ° 2: el TDAH es un desorden del
mito n. ° 3: el TDAH es un diagnóstico excesivo
Mito n. ° 4: los niños con TDAH son excesivamente medicinales
Mito n. ° 5: la crianza deficiente causa el TDAH
Mito 6: Los niños de minorías son sobrediagnosticados con TDAH y están excesivamente medicados.
Mito # 7: Las niñas tienen tasas más bajas y TDAH menos severo que los niños

Mito n. ° 1: el TDAH no es un trastorno real


Los casos de TDAH se han descrito ya en el libro de texto publicado en 1775 por Adam Weikard en alemán. Desde entonces, se han
publicado más de 10.000 publicaciones clínicas y científicas sobre el TDAH (Barkley 2015). Los estudios de investigación muestran
numerosas diferencias entre aquellos con y sin TDAH (Roberts et al., 2015). El TDAH afecta las principales actividades de la vida,
incluido el funcionamiento social, emocional, académico y laboral. Es un trastorno de la vida en la que la mayoría de los niños con
TDAH continúan luchando con los síntomas cuando son adultos. El TDAH también se presenta en familias con una probabilidad de
heredabilidad del 57% para un niño si el padre tiene TDAH, y un 70% -80% de posibilidades para un gemelo si el otro gemelo tiene
TDAH (Barkley 2015). Los estudios de escáner cerebral muestran diferencias en el desarrollo del cerebro de individuos con TDAH,
como el adelgazamiento cortical en las regiones frontales; volumen reducido en la circunvolución frontal inferior; y reducción de la
materia gris en las cortezas parietal, temporal y occipital (Matthews et al., 2014).

Mito n. ° 2: el TDAH es un trastorno de la infancia


Los estudios a largo plazo de niños diagnosticados con TDAH muestran que el TDAH es un trastorno de la vida. Estudios recientes de
seguimiento de niños con TDAH muestran que el TDAH persiste desde la infancia hasta la adolescencia en el 50% -80% de los casos,
y en la edad adulta en el 35% -65% de los casos (Owens et al., 2015). Un estudio de seguimiento de 16 años de niños diagnosticados
con TDAH encontró que el 77% continuaba con TDAH DSM-IV completo o subumbral (Biederman et al., 2012). Un estudio de las
niñas de 6 -12 años con TDAH en la infancia encontró que 10 años después, sigue teniendo tasas más altas de las condiciones de
TDAH y coexistentes, incluyendo las tasas más altas de intentos de suicidio y autolesiones, en comparación con las niñas sin TDAH
(Hinshaw et al . 2012).

Mito n. ° 3: el TDAH está sobrediagnosticado

La tasa de TDAH diagnosticado en los niños ha aumentado aproximadamente un 5% cada año, según la Encuesta Nacional de Salud
Infantil, 2003-2011. Esto ha llevado a muchos a preguntarse si la condición está siendo diagnosticada en exceso. Pero el informe
basado en la Encuesta Nacional de Diagnóstico y Tratamiento del TDAH 2014 y el Síndrome de Tourette encontró que los
profesionales de la salud diagnostican cuidadosamente a los niños. La gran mayoría (9 de cada 10) de los 2,976 niños diagnosticados
con TDAH habían sido diagnosticados por médicos que usaban las mejores prácticas (Visser et al., 2015). Posibles explicaciones para
el aumento de las tasas de diagnóstico incluyen una mayor conciencia sobre el TDAH entre los profesionales de la salud y los padres,
más exámenes de detección por parte de pediatras y otros cuidadores primarios, disminución del estigma sobre el TDAH,
disponibilidad de mejores opciones de tratamiento,

Mito n. ° 4: los niños con TDAH tienen exceso de medicación


La mayoría de las pruebas de estudios de investigación sugieren que los niveles de tratamiento del TDAH con medicamentos son
apropiados o que el TDAH no está bien tratado (Connor 2015). De acuerdo con la Encuesta Nacional de Salud Infantil (NSCH)
2003 - 2011, de los 5,1 millones de niños con diagnóstico actual de TDAH, el 69% (o 3,5 millones) tomaban medicamentos para el
TDAH. Los datos de la Encuesta Nacional de Comorbilidad Suplemento del Adolescente, que incluyó a más de 10.000 adolescentes
de 13 años - 18, encontraron que sólo el 20,4% de las personas con TDAH recibido estimulantes (Merikangas et al 2013.). Los datos
de la Encuesta Nacional de Examen de Salud y Nutrición informan una tasa de prevalencia de TDAH del 7,8% entre los 3.042
participantes de 8 años .15, pero solo alrededor del 48% de ellos recibieron tratamiento en los últimos 12 meses (Merikangas et al.,
2010).

Mito # 5: la crianza deficiente causa el TDAH

Los estudios de investigación apuntan a factores genéticos (hereditarios) y neurológicos (como complicaciones de embarazo y parto,
daño cerebral, toxinas e infecciones) como las principales causas del TDAH en lugar de factores sociales que incluyen la crianza
deficiente. Los estudios gemelos de niños con TDAH muestran que los entornos familiares de los niños contribuyen muy poco a sus
diferencias individuales en los síntomas del TDAH (Barkley, 2015). Aunque las prácticas de crianza no causan TDAH, pueden
contribuir al empeoramiento de los trastornos coexistentes como el trastorno negativista desafiante (ODD) o el trastorno conductual
(CD), y la disciplina inconsistente de los padres y la baja participación paterna se asocian con los síntomas del TDAH (Ellis y otros,
2009).
Mito n. ° 6: los niños de las minorías son diagnosticados en exceso con TDAH y están excesivamente
medicados
Los hallazgos de la Encuesta Nacional de Salud Entrevista (NHIS) 2011-2013 muestran que no se trata de niños de minorías, sino de
niños blancos no hispanos que tuvieron las tasas más altas de diagnóstico según los informes de los padres. Las tasas de prevalencia
para los niños blancos no hispanos es del 11,5%, en comparación con el 8,9% para los niños negros no hispanos y el 6,3% para los
niños hispanos (Pastor et al., 2015). El análisis del Estudio Longitudinal de la Primera Infancia, Clase de Kínder de 1998 - 1999 (n =
17,100) también encontró que los niños de minorías tenían menos probabilidades que los niños blancos de recibir un diagnóstico de
TDAH (Morgan et al., 2013). Este mismo estudio encontró que los niños con TDAH eran mucho menos propensos a usar
medicamentos recetados para el trastorno si eran hispanos, afroamericanos o de otras razas / etnias.

Mito # 7: Las niñas tienen tasas más bajas y TDAH menos severo que los niños
El TDAH en niñas y mujeres ha sido reconocido solo en las últimas décadas, y más estudios de investigación informan sobre las
deficiencias sustanciales que experimentan, a menudo en la misma medida que los niños. Están en riesgo de muchas de las mismas
condiciones y deficiencias coexistentes que los varones : trastorno de desafío de oposición, trastorno de la conducta, deficiencias
académicas y sociales, problemas de manejo, abuso de sustancias y comportamiento sexual arriesgado. Las adolescentes con TDAH
pueden ser más propensas que los niños a los trastornos alimentarios, pero en la edad adulta esta diferencia se reduce (Owens et al.,
2015). Un estudio de seguimiento de 10 años de niñas de 6 años -12 años por Hinshaw et al. (2012) encontraron un mayor riesgo de
intentos de suicidio y autolesiones en la edad adulta entre las niñas. Los últimos datos de diagnóstico según lo informado por los
padres de los niños de 4 - 17, en la Encuesta Nacional de Salud (ENS) 2011 - 2013 encontraron una tasa de diagnóstico del 13,3%
para los varones y el 5,6% para las niñas. Otras muestras de grandes comunidades han encontrado una proporción de género similar de
2.3: 1.0, pero en la edad adulta, los estudios han encontrado que la prevalencia es casi la misma entre los sexos (Owens et al., 2015).

Referencias
Barkley, Russell A. (2015). Historia de TDAH En RA Barkley (Ed.), Trastorno por déficit de atención con hiperactividad: un
manual para diagnóstico y tratamiento, 4ª ed . (pp. 356 - 390). Nueva York, Nueva York: Guilford Press.

Barkley, Russell A. (2015). Etiologías del TDAH. En RA Barkley (Ed.), Trastorno por déficit de atención con hiperactividad: un
manual para diagnóstico y tratamiento, 4ª ed. (pp. 356 - 390). Nueva York, Nueva York: Guilford Press.

Biederman, Joseph y cols. (2012) Resultados en adultos del trastorno por déficit de atención / hiperactividad: un estudio
de seguimiento controlado de 16 años. Journal of Clinical Psychiatry 73 (7): 941 - 950.

Ellis, Brandi y Joel Nigg (febrero de 2009). Las prácticas de crianza y el trastorno por déficit de atención con
hiperactividad: los nuevos hallazgos sugieren una especificidad parcial de los efectos. Revista de la Academia Americana de
Psiquiatría Infantil y Adolescente 48 (2): 146-154.

Hinshaw, Stephen P. y col. (2012) Seguimiento prospectivo de las niñas con trastorno por déficit de atención /
hiperactividad en la adultez temprana: el deterioro continuo incluye un riesgo elevado de intentos de suicidio y
autolesiones. Journal of Consulting and Clinical Psychology 80 (6): 1041 - 1051.

Matthews, Marguerite et al. (2013). Desorden hiperactivo y deficit de atencion. Temas actuales en Behavioral
Neurosciences 16: 235 - 266.

Merikangas, Kathleen et al. (2013). Uso de medicamentos en jóvenes con trastornos mentales en los Estados
Unidos. JAMA Pediatrics 167 (2): 141 - 148.

Morgan, Paul L. et al. (2013). Disparidades raciales y étnicas en el diagnóstico de TDAH desde el jardín de infantes hasta
el octavo grado. Pediatrics 132 (1): 85 - 93.

Owens, Elizabeth et al. (2015). La progresión del desarrollo y las diferencias de género entre las personas con TDAH. En
RA Barkley (Ed.), Trastorno por déficit de atención con hiperactividad: un manual para diagnóstico y tratamiento, 4ª ed. (pp.
223 - 255). Nueva York, Nueva York: Guilford Press.

Pastor, Patricia N. et al. (2015). Asociación entre TDAH diagnosticado y características seleccionadas entre niños de 4 a
17 años: Estados Unidos, 2011-2013. Resumen de datos de NCHS, no 201 . Hyattsville, MD: Centro Nacional de Estadísticas
de Salud.

Roberts, Walter y otros (2015). Síntomas primarios, criterios diagnósticos, subtipificación y prevalencia del TDAH. En RA
Barkley (Ed.), Trastorno por déficit de atención con hiperactividad: un manual para diagnóstico y tratamiento, 4ª ed. (pp.
51 - 80). Nueva York, Nueva York: Guilford Press.

Russell, Abigail E. y col. (2015). Asociaciones Socioeconómicas con TDAH: Hallazgos de un Análisis de Mediación. PLoS
One 10 (6): e0128248.

Visser, Susanna N. y col. (3 de septiembre de 2015). Experiencias de diagnóstico de niños con trastorno por déficit de
atención / hiperactividad. Informes Nacionales de Estadísticas de Salud; no 81 . Hyattsville, MD: Centro Nacional de
Estadísticas de Salud.

Datos y estadísticas
Hay varias fuentes de información estadística sobre TDAH. Incluyen encuestas nacionales realizadas por los Centros para el Control y
la Prevención de Enfermedades (CDC), como la Encuesta Nacional de Salud Infantil (NSCH) y la Encuesta Nacional de Salud
Entrevista (NHIS). Otras organizaciones gubernamentales y no gubernamentales como la Organización Mundial de la Salud también
brindan estadísticas confiables. Los estudios de prevalencia realizados por investigadores generan datos muy útiles, al igual que el
análisis de la industria de la salud de los costos y el uso de medicamentos con receta. Las estadísticas de varias fuentes se presentan
aquí bajo estas categorías:

 Prevalencia general
 Condiciones coexistentes
 Resultados a largo plazo
 Datos de tratamiento
 Costo del TDAH
 Otros datos, incluida la adopción, la conducción, la desviación, el riesgo hereditario, las poblaciones carcelarias y el riesgo de
suicidio

Al analizar los resultados de los estudios de prevalencia, es posible que desee tener en cuenta el tamaño de la muestra; la población
encuestada , ya sean médicos, padres, maestros, niños, adultos o una combinación de estos grupos; las preguntas que se hacen; y las
conclusiones del estudio.

Prevalencia general
GLOBAL

Un metanálisis de 175 estudios de investigación en todo el mundo sobre la prevalencia de TDAH en niños de 18 años o menos
encontró una estimación general conjunta del 7,2% (Thomas et al., 2015). La Oficina del Censo de EE. UU. Estima que 1,795,734,009
personas tenían entre 5 y 19 años en todo el mundo en 2013. Por lo tanto, el 7,2% de esta población total es de 129 millones, una
estimación aproximada del número de niños en todo el mundo con TDAH.

Según el cribado del DSM-IV de 11.422 adultos para el TDAH en 10 países de América, Europa y Oriente Medio, las estimaciones de
la prevalencia mundial de TDAH en adultos promediaron el 3,4% (Fayyad et al., 2007).
ESTADOS UNIDOS
Niños y adolescentes
El análisis de los datos informados por los padres de la Encuesta Nacional de Salud Entrevista (NHIS) 2011-2013 encontró lo
siguiente (Pastor et al., 2015):
 9,5% de los niños de 4 a 17 años alguna vez fueron diagnosticados con TDAH
 Por grupos de edad:
o 2.7% de niños de 4-5 años
o 9.5% de niños de 6 a 11 años
o 11.8% de niños entre 12-17 años
 Por género:
o 13.3% de niños
o 5.6% de las chicas
 Por raza / etnia:
o 11.5% niños blancos no hispanos
o 8.9% niños negros no hispanos
o 6.3% niños hispanos
El mismo estudio encontró que la tasa de diagnóstico de TDAH aumentó del 7,0% en 1997 - de 1999 a 10,2% en 2012 - 2014. Durante
este período, la prevalencia aumenta entre los niños blancos no hispanos del 8,5% al 12,5%, entre los niños negros no hispanos de
5.5% a 9.6%, y entre los niños hispanos de 3.8% a 6.4%.

La Encuesta Nacional de Salud Infantil (NSCH 2003) - 2011 - basado en entrevistas con los padres -destaca los siguientes datos
para los niños de 4 - 17 (US CDC 2014):
 5.1 millones de niños (8.8% o 1 en 11 de este grupo de edad, entre 4 y 17 años) tienen un diagnóstico actual de TDAH:
o 6,8% de los niños de 4 - 10 (1 en 15)
o 11.4% de niños entre 11 y 14 años (1 en 9)
o 10.2% de niños entre 15 y 17 años (1 en 10)
 La edad promedio del diagnóstico actual de TDAH fue de 6.2 años, que incluye:

o TDAH "leve" diagnosticado a los 7 años,


o TDAH "moderado" diagnosticado a los 6.1 años, y
o TDAH "severo" diagnosticado a los 4.4 años.
 3,5 millones de niños (69% de los niños con TDAH actual) tomaban medicamentos para el TDAH.
 Los niños (12.1%) continúan teniendo más del doble de probabilidades que las niñas (5.5%) de tener TDAH actual.
 Las tasas actuales de prevalencia de TDAH varían entre los estados, Nevada tiene la tasa más baja en 4.2% y Kentucky tiene la
tasa más alta de 14.8%.
 De acuerdo con los informes de los padres, 6,4 millones de niños (11% de este grupo de edad 4 -17 años) nunca han sido
diagnosticados con TDAH, y las tasas de TDAH se diagnostica cada vez aumentado un promedio de aproximadamente un 5%
entre 2003 y el 2011.
Infografía:
 Niños en los Estados Unidos diagnosticados con TDAH
Estados Unidos
 Datos de prevalencia basados en el estado del padre Diagnóstico de TDAH informado por un proveedor de atención médica
 Datos de prevalencia basados en el estado del tratamiento de medicación del TDAH notificado por los padres

Niños en la escuela primaria

Según un estudio reciente basado en la población que usa los criterios del DSM-IV, el 15.5% de los niños en edad escolar inscriptos
en los grados 1 a 5 tienen TDAH. El estudio combinó los resultados de las escalas de calificación completadas por los maestros y las
entrevistas telefónicas de los padres de 7.847 niños (Rowland et al., 2015).

Adultos
De acuerdo con una pantalla para el TDAH en 3.199 adultos de entre 18 y 44 años de la National Comorbidity Survey Replication
(NCS-R) , el 4.4% de los adultos estadounidenses tienen TDAH. De estos adultos con TDAH, el 38% son mujeres y el 62% son
hombres (Kessler et al., 2006).

Referencias
Fayyad J. y col. (Mayo de 2007). Prevalencia a nivel nacional y correlatos del trastorno de hiperactividad y déficit de atención en
adultos. British Journal of Psychiatry , 190 (5): 402 - 409. http://dx.doi.org/10.1192/bjp.bp.106.034389
Pastor, Patricia N. (28 de agosto de 2015). QuickStats: Porcentaje de niños y adolescentes de 5 a 17 años con trastorno por déficit de
atención / hiperactividad diagnosticado (TDAH), por raza e hispanos - Encuesta Nacional de Entrevistas de Salud, Estados Unidos,
1997-2014, Informe semanal de morbilidad y mortalidad (MMWR) 64 (33): 925 - 925.
Pastor, Pastor N. et al. (2015). Asociación entre TDAH diagnosticado y características seleccionadas entre niños de 4 a 17 años:
Estados Unidos, 2011-2013. Resumen de datos de NCHS , no 201. Hyattsville, MD: Centro Nacional de Estadísticas de Salud.
Ronald C. Kessler et al. (Abril de 2006). La prevalencia y correlatos del TDAH en adultos en los Estados Unidos: resultados de la
replicación de la encuesta nacional de comorbilidad, American Journal of Psychiatry163 (5): 71.
Rowland, Andrew et al. (Septiembre de 2015). La prevalencia del TDAH en una muestra basada en la población. Journal of Attention
Disorders v19 (9): 741 - 754.
Thomas, Rae et al. (Abril de 2015). Prevalencia del trastorno por déficit de atención con hiperactividad: revisión sistemática y
metaanálisis. Pediatría , 135 (4), pp. E994 - e1001.
Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (2014). Resultados clave: Tendencias en el Padre-Informe del proveedor de
atención médica-Diagnóstico y Tratamiento Los medicamentos para el TDAH: Estados Unidos, de 2003 - 2011.
NOS. Oficina del Censo, División de Población. Población mundial de medio año por edad y sexo para 2013

Condiciones concurrentes
NIÑOS

La Encuesta Nacional de Salud Infantil (NCSH) de 2007 encontró que el 33% de los niños con TDAH tenían una afección coexistente,
el 16% tenían dos y el 18% tenían tres o más (Larson 2011):

TDAH y condiciones coexistentes


Desorden coexistente Niños con TDAH Niños sin TDAH
Discapacidad de aprendizaje 45% 5%
Desorden de conducta 27% 2%
Ansiedad 18% 2%
Depresión 15% 1%
Problemas del habla 12% 3%
Estas son las condiciones concurrentes más comunes en niños y adolescentes según un estudio de Elia et al. (2008):

 El trastorno de desafío oposicional (ODD) fue el más común y apareció el 41% de las veces.
 La depresión menor / distimia (MDDD) fue la segunda, con una tasa del 22%.
 El Trastorno de ansiedad generalizada (TAG) fue el tercero, apareciendo el 15% del tiempo.
Por Subtipos de TDAH
TDAH sin TDAH hiperactivo- TDAH
Condición coexistente
atención impulsivo combinado
Trastorno de desafío opuesto (ODD) 21% 42% 50.7%
Depresión Menor / Distimia (MDDD) 21% 21% 21.7%
Trastorno de ansiedad generalizada
19% 19% 12.4%
(TAG)

Discapacidades de aprendizaje y escritura

Del 31% al 45% de los niños con TDAH tienen una discapacidad de aprendizaje, y viceversa (DuPaul 2013).

"Se estima que hasta un tercio de los que tienen LD también tienen TDAH" (NCLD 2014).

Los niños con TDAH tienen alrededor del 65% de discapacidades de escritura, en comparación con el 16.5% de los niños sin TDAH,
mientras que las niñas con TDAH tienen un 57% de riesgo en comparación con un 9.4% de niñas sin TDAH (Yoshimasu 2011).

Enfermedad del corazón

El TDAH parece ser más prevalente en niños con cardiopatía. Un estudio de Kraut et al. (2013) examinaron a 13,460 niños que usaban
medicamentos para el TDAH y encontraron que el 2% tenía un trastorno cardíaco preexistente en comparación con el 1,2% de los
niños que no usaban medicamentos.

ADULTOS
La prevalencia de las enfermedades coexistentes encontradas por la National Comorbidity Survey Replication (NCS-R) en 3,199
adultos con TDAH (edades 18-44) es la siguiente (Kessler et al., 2006):
Condición coexistente Adultos con TDAH Adultos sin TDAH
Cualquier trastorno del estado de ánimo 38.3% 11.1%
Trastorno depresivo mayor 18.6% 7.8%
Distimia (depresión leve y crónica) 12.3% 1.9%
Desorden bipolar 19.4% 3.1%
Cualquier trastorno de ansiedad 47.1% 19.5%
Trastorno de ansiedad generalizada 8.0% 2.6%
PTSD 11.9% 3.3%
Trastorno de pánico 8.9% 3.1%
Agorafobia 4.0% 0.7%
Fobia específica 22.7% 9.5%
Fobia social 29.3% 7.8%
Trastorno obsesivo compulsivo (TOC) 2.7% 1.3%
Cualquier trastorno de abuso de sustancias 15.2% 5.6%
Abuso de alcohol 5.9% 2.4%
Dependencia al alcohol 5.8% 2.0%
Abuso de drogas 2.4% 1.4%
Dependencia de drogas 4.4% 0.6%
Trastorno explosivo intermitente 19.6% 6.1%

Obesidad

La prevalencia de obesidad aumenta en aproximadamente un 70% en adultos con TDAH en comparación con adultos sin TDAH. En
los niños con TDAH, la prevalencia de la obesidad aumenta alrededor del 40% en comparación con los niños sin TDAH (Cortese,
2015).

El análisis de los datos de Collaborative Psychiatric Epidemiology Surveys encontró la siguiente asociación entre el TDAH en adultos
y la obesidad (Pagoto, 2009):

Condición coexistente Adultos con TDAH Adultos sin TDAH


Exceso de peso 33.0% 28.8%
Obeso 29.4% 21.6%

Referencias
Cortese, Samuele et al. (2015). Asociación entre TDAH y obesidad: una revisión sistemática y metaanálisis. American Journal of
Psychiatry (Adelante de la imprenta).
Elia, Josephine et al. (2008) Características del TDAH: I. Patrones concurrentes de comorbilidad en niños y adolescentes. Child and
Adolescent Psychiatry and Mental Health , 2:15.
DuPaul, George J. y col. (2013). Comorbilidad de LD y TDAH: implicaciones del DSM-5 para la evaluación y el tratamiento. Journal
of Learning Disabilities 46 (1): 43 - 51.
Kessler et al. (Abril de 2006). La prevalencia y correlatos del TDAH en adultos en los Estados Unidos: resultados de la replicación de
la encuesta nacional de comorbilidad, American Journal of Psychiatry 163 (5): 71.
Kraut AA et al. (2013). Comorbilidades en niños con TDAH tratados con metilfenidato: un estudio de base de datos. BMC
Psiquiatría 13:11.
Larson, Kandyce et al. (2011). Patrones de comorbilidad, funcionamiento y uso del servicio para niños estadounidenses con TDAH,
2007. Pediatrics , 127 (3): 462 - 470.

Centro Nacional para las Discapacidades del Aprendizaje (NCLD) (2014). El estado de las discapacidades de aprendizaje: hechos,
tendencias e indicadores, Nueva York.

Pagoto, Sherry L. y col. (Marzo de 2009). Asociación entre el trastorno por déficit de atención / hiperactividad en adultos y la
obesidad en la población de EE. UU. Obesidad 17 (3): 539 - 544.
Yoshimasu, Kouichi et al. (Septiembre de 2011). Desorden del lenguaje escrito entre niños con y sin TDAH en una cohorte de
nacimiento basada en la población. Pediatría 128 (3): e605 - e612.

Resultados a largo plazo


Resultados de adultos
Un estudio de seguimiento de 232 niños con TDAH (edad promedio 10,4 años) encontró que alrededor de la edad de 27
años, aproximadamente un tercio (29,3%) cumplía los criterios para el TDAH en adultos. Las tasas de persistencia fueron
similares para hombres y mujeres, (29.3%) y (29.2%) respectivamente (Barbaresi et al., 2013).

Un estudio de seguimiento de 10 años de 110 niños diagnosticados con TDAH cuando tenían entre 6 y 17 años de
edad , encontró que el 78% de los niños continuaron teniendo síntomas de TDAH persistentes totales o parciales como
adultos jóvenes. Los investigadores definen la persistencia como el cumplimiento de los criterios completos del DSM-IV
para el TDAH y la persistencia parcial como la incapacidad de lograr la remisión funcional o recibir tratamiento para el
TDAH. Del 78% que continuaba con síntomas de TDAH, el 35% seguía cumpliendo los criterios completos del DSM-IV
para TDAH, el 22% tenía TDAH subsindrómico, el 15% tenía un funcionamiento deteriorado y el 6% estaba en remisión y
seguía siendo tratado (Biederman et al . 2010).

Un estudio de seguimiento de 16 años de 140 niños con TDAH los encontró significativamente más afectados en el
funcionamiento psicosocial, educativo y neuropsicológico en comparación con aquellos sin TDAH (Biederman et al.,
2012).

Un estudio de seguimiento de 11 años de 140 niñas diagnosticadas con TDAH entre los 6 y los 18 años encontró que el
62% de las niñas continuaba teniendo problemas de TDAH como adultos jóvenes. Tenían riesgos significativamente más
altos para los trastornos antisociales, la depresión mayor y los trastornos de ansiedad que los adultos que las niñas sin
TDAH (Biederman et al., 2010).
Estudios recientes de seguimiento de niños con TDAH muestran que el TDAH persiste desde la infancia hasta la
adolescencia en el 50% - 80% de los casos, y en la edad adulta en el 35% - 65% de los casos (Owens et al., 2015).

Resultados educativos

El 32.2% de los estudiantes con el tipo combinado de TDAH abandonan la escuela secundaria, en comparación con el
15% de los adolescentes sin trastorno psiquiátrico (Breslau et al., 2011).

Se estima que entre el 2% y el 8% de los estudiantes universitarios tienen TDAH (DuPaul et al., 2009). El Centro
Nacional de Estadísticas de Educación estima que hubo 20,642,819 estudiantes matriculados en la universidad en 2012
(US NCES, 2014). Si se estima que el 2% - 8% de esta población tiene TDAH, entonces entre 412,856 y 1,651,425
estudiantes con TDAH se inscribieron en la universidad en 2012.
Un estudio de Kuriyan et al. (2013) encontraron estos resultados para adultos jóvenes diagnosticados con TDAH:
 Son mucho menos propensos a inscribirse en una universidad de 4 años.
 Tienen 11 veces más probabilidades de no matricularse en ninguna escuela que matricularse en una universidad de 4 años.
 50% asisten a universidades vocacionales o junior vs. 18% del grupo de comparación sin TDAH.
 15% posee un grado de 4 años en comparación con el 48% del grupo de control.
 0,06% poseía un título de posgrado en comparación con el 5,4% del grupo de control.

Resultados ocupacionales

El estudio de Kuriyan et al. (2013) también encontraron estos resultados ocupacionales para adultos jóvenes con TDAH
entre las edades de 23 y 32 años:

 Tienen 11 veces más probabilidades de estar desempleados y no en la escuela.


 Tienen 4 veces más probabilidades de ocupar puestos no calificados que de oficinistas, y 6 veces más probabilidades de tener
ocupaciones no calificadas que profesionales.
 61% más probabilidades de haber sido despedido, en comparación con el 43% del grupo de comparación.
 33% más de probabilidades de haber sido despedido, en comparación con el 13% del grupo de comparación.
 53% más de probabilidades de haber abandonado un trabajo debido a la antipatía, en comparación con el 36% del grupo de
comparación.
 Ganaron cerca de $ 2 por hora menos en salarios que el grupo de comparación.
Referencias
Barbaresi, William J. y col. (2013). Mortalidad, TDAH y adversidad psicosocial en adultos con TDAH infantil: un estudio
prospectivo. Pediatría 131 (4): 637-644.
Biederman, Joseph at al. (Julio de 2012). Resultado adulto del trastorno por déficit de atención / hiperactividad: un
estudio controlado de 16 años de seguimiento. Journal of Clinical Psychiatry 73 (7): 941-50.
Biederman, Joseph y cols. (Mayo de 2010). ¿Qué tan persistente es el TDAH? Un estudio controlado de 10 años de
seguimiento de niños con TDAH. Psychiatry Research 177 (3): 299-304.
Biederman, Joseph y cols. (Abril de 2010). Resultados psiquiátricos en adultos de niñas con trastorno por déficit de
atención con hiperactividad: seguimiento de 11 años en un estudio longitudinal de casos y controles. American Journal of
Psychiatry 167 (4): 409-417.
Breslau, Joshua et al. (Marzo de 2011). Trastornos psiquiátricos de inicio en la niñez y adolescencia, uso de sustancias y
falta de graduación de la escuela secundaria a tiempo. Journal of Psychiatric Research 45 (3): 295-301.
DuPaul, George J. y col. (Noviembre de 2009). Estudiantes universitarios con TDAH: estado actual y direcciones
futuras. Journal of Attention Disorders 13 (3): 234 - 250.
Kuriyan, Aparajita B. y col. (Enero 2013). Resultados educativos y vocacionales para adultos jóvenes de niños
diagnosticados con TDAH. Revista de Psicología Infantil Anormal 41 (1): 27 - 41.
Owens, Elizabeth et al. (2015). La progresión del desarrollo y las diferencias de género entre las personas con TDAH. En
RA Barkley (Ed.), Trastorno por déficit de atención con hiperactividad: un manual para diagnóstico y tratamiento, 4ª ed. (pp. 223-
255). Nueva York, Nueva York: Guilford Press.
Departamento de Educación de los Estados Unidos, Centro Nacional de Estadísticas de la Educación (NCES). (Julio de
2014). Tabla 303.10. Total de inscripción de otoño en instituciones postsecundarias que otorgan títulos, según estado de
asistencia, sexo del estudiante y control de la institución: años seleccionados, de 1947 a 2023. Se puede acceder en
línea en http://nces.ed.gov/programs/digest/d13/tables /dt13_303.10.asp .

Datos de tratamiento
Niños
De acuerdo con los datos del 2003 - Encuesta Nacional 2011 de Salud Infantil (NCHS), 3,5 millones de niños (69% de los niños con
TDAH actual según lo informado por los padres) estaban tomando medicamentos para el TDAH (CDC, 2014).

Adolescentes y jóvenes adultos


Los datos de la Encuesta de Gastos Médicos panel que incluyó 62,699 adolescentes (de entre 12 - 17 años) y adultos jóvenes (de
18 - 23 años) durante los años 2003 - 2012, encontraron tasas de uso de medicamentos para el TDAH aumentó tanto para los
adolescentes y adultos jóvenes. Los medicamentos incluyen anfetaminas, metilfenidatos y atomoxetina. El uso de estos medicamentos
aumentó para los adolescentes del 4.2% en 2003 - 2004 al 6% en 2011 - 2012. Para los adultos jóvenes, el uso de medicamentos
aumentó del 1.2% en 2003 - 2004 al 2.6% en 2011 - 2012 (Johansen, 2015).

Adultos
En este sitio se puede encontrar un artículo web que examina el uso de medicamentos para el TDAH para adultos .

Referencias
Johansen, ME et al. (Agosto de 2015). Trastorno por déficit de atención e hiperactividad Uso de medicamentos entre
adolescentes y adultos jóvenes. Journal of Adolescent Health 57 (2): 192 - 197.

Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC). (2014). Resultados clave: Tendencias en el Padre-
Informe del proveedor de atención médica-Diagnóstico y Tratamiento Los medicamentos para el TDAH: Estados Unidos,
de 2003 - 2011.
Costo del TDAH
El costo económico del TDAH es muy alto para los Estados Unidos. Una revisión exhaustiva de 19 estudios de investigación que
informaron sobre el costo excesivo del TDAH en los Estados Unidos para niños y adultos encontró un rango entre $ 143 mil millones
y $ 266 mil millones (ajustado a dólares estadounidenses de 2010) cada año para la nación. La mayoría de los costos fueron incurridos
por adultos debido a la productividad y la pérdida de ingresos. Para los niños, la salud y la educación fueron los principales
costos. Los costos soportados por los miembros de la familia de las personas con TDAH también se incluyeron en las estimaciones del
costo total (Doshi 2012).

NIÑOS
9,5% de los niños de 4 - 17 en los Estados Unidos tienen TDAH (Pastor 2015). Esto fue aproximadamente 5.1 millones
de niños en 2010. Del costo total anual del TDAH, 26% -27% fueron incurridos por niños ($ 38 billones- $ 72 billones). La
educación y la atención médica son los principales costos.

La variabilidad de los costos se basa en la gravedad del TDAH, la presencia y la gravedad de los trastornos coexistentes y la elección
del tratamiento. El costo del TDAH incluye atención médica, educación, justicia juvenil y costos de productividad e ingresos para
niños con TDAH y sus familias.

Los niños con TDAH a menudo no pueden prestar atención o quedarse sentados en clase y atrasarse académicamente sin
intervenciones en el aula. Muchos de estos estudiantes rendirán menos y el 30% - 40% requerirán servicios de educación especial
(Barkley, 2015).

Costos de educación
Las edades de 3 - 4
$ 12.447 por persona ($ 5.6 mil millones totales)
Edades 5 - 18
$ 2,222 - $ 4,690 por persona ($ 9.36 mil millones - $ 19.75 mil millones en total)
Donde va el dinero:
 educación especial
 terapia ocupacional, del habla y física
 retención de grado
 incidentes disciplinarios y asesoramiento escolar

Costos de atención médica

Los niños con TDAH necesitan evaluación, tratamiento y visitas al médico para controlar y controlar la afección. También tienen más
lesiones y visitas al pediatra y a la sala de emergencias.

Edades 0-21
$ 621 - $ 2,720 por niño ($ 4,12 mil millones - $ 18,04 mil millones en total)
Los hermanos que no tienen TDAH también tienen altos costos de atención médica:
Edades 0 - 18
$ 1,088 - $ 1,658 por hermano ($ 16,97 billones - $ 25,86 billones en total)
Donde va el dinero:
 atención primaria
 farmacia y medicamentos
 sala de emergencias
 salud conductual y emocional
 Los costos de medicamentos comprenden alrededor del 20% de los costos de atención médica.
Sistema de Justicia Juvenil

La impulsividad puede hacer que los jóvenes con TDAH tengan poco juicio y tomen malas decisiones, lo que les ocasiona problemas
con la ley. Tienen tres veces más probabilidades de estar involucrados con el sistema de justicia.

Edades 13 - 17
$ 267 por persona ($ 530 millones en total)
Donde va el dinero:
 costos de centros de detención y arrestos.

ADULTOS
Se estima que el 4.4% de los adultos en los EE. UU. Tienen TDAH (Kessler, 2006). Los adultos incurrieron en $ 105 mil millones -
$ 194 mil millones (73% - 74%) del costo total excesivo del TDAH. Los principales costos del TDAH en adultos son la pérdida de
ingresos y la pérdida de productividad en el trabajo. El ingreso del hogar es de $ 10,532 a $ 12,189 menos por persona por año ($
90,04 mil millones - $ 104,20 mil millones en total).
Preocupaciones en el lugar de trabajo
 La pérdida de productividad en el lugar de trabajo cuesta $ 209 a $ 6,699 por persona por año, dependiendo de la gravedad del
TDAH, o hasta $ 38,71 billones por año.
 Gane $ 2 menos por hora en comparación con otros adultos sin TDAH
 Falta de productividad
 Dificultad para encontrar y conservar trabajos
 Mayor número de días de enfermedad
 Salarios más bajos
 La falta de empleo a tiempo completo
 Más probabilidades de ser despedido (2 - 4 veces) o cambiar de trabajo
 Dificultad para seguir las instrucciones
 Problemas para llevarse bien con los compañeros de trabajo
 Lucha para cumplir con los plazos y completar las tareas
 Más dificultad para administrar grandes cargas de trabajo
 Retos con concentración y atención

Cuidado de la salud
Los adultos con TDAH de 18 a 64 años incurren en $ 137 - $ 4,100 por persona ($ 1,17 mil millones - $ 35,05 mil millones en total)
más en costos de atención médica. Esta cifra incluye los costos de atención de salud mental y se basa en la gravedad del TDAH que
dicta los tratamientos necesarios.

Los adultos con TDAH necesitan evaluación, tratamiento y visitas al médico para controlar y controlar la afección. Tienen un mayor
riesgo de coexistencia de condiciones de salud física, incluidas enfermedades cardíacas y lesiones. Tienen más problemas médicos que
los adultos sin TDAH porque es menos probable que tomen medidas preventivas de salud.

Los adultos (de 19 a 44 años) que viven con un familiar con TDAH tienen alrededor de $ 1,051 en costos adicionales, por un total de $
14.62 billones por año.

Crimen
Los adultos (de 18 a 28 años de edad) con TDAH que participan en conductas delictivas cuestan $ 1,204 a $ 2,742 por persona o $
2,52 mil millones - $ 5,74 mil millones por año.
Donde va el dinero :
 los costos de las víctimas y la sociedad debido a robo, hurto, arrestos / condenas y venta de drogas

Las personas con TDAH, especialmente si no reciben tratamiento, entran en contacto con el sistema judicial a un ritmo mayor que
otras personas.
Los principales síntomas del TDAH ( falta de atención e impulsividad / hiperactividad ) pueden llevar a actos que den lugar al
contacto con el sistema de justicia penal o juvenil.

Referencias
Abright, AR (2012). Estimando los Costos del Trastorno por Déficit de Atención / Hiperactividad. Revista de la Academia
Estadounidense de Psiquiatría Infantil y Adolescente 51 (10): 987 - 989.

Barkley, RA (2015). Problemas educacionales, ocupacionales, de citas y matrimoniales y financieras en adultos con TDAH. En RA
Barkley (Ed.), Trastorno por déficit de atención e hiperactividad: un manual para diagnóstico y tratamiento, 4ª ed. (página 314). Nueva
York, Nueva York: Guilford Press.

Barkley, RA (2010). Trastorno por déficit de atención con hiperactividad en adultos: la última evaluación y estrategias de
tratamiento. Sudbury: Jones y Bartlett Publishers.

Beecham, J. (2014). Annual Research Review: intervenciones de salud mental en niños y adolescentes: una revisión del progreso en
estudios económicos a través de diferentes trastornos. Journal of Child Psychology and Psychiatry 55 (6): 714 - 732.

Bussing, R. et al. (2010). Resultados del adolescente del trastorno por déficit de atención con hiperactividad en una muestra
comunitaria diversa. Revista de la Academia Estadounidense de Psiquiatría de Niños y Adolescentes 49 (6): 595 - 605.

Doshi, JA et al. (2012) Impacto económico de la niñez y el trastorno por déficit de atención / hiperactividad en adultos en los Estados
Unidos. Revista de la Academia Estadounidense de Psiquiatría de Niños y Adolescentes 51 (10): 990 - 1002.e2.

Kessler, Ronald C. y col. (Abril de 2006). La prevalencia y correlatos del TDAH en adultos en los Estados Unidos: resultados de la
replicación de la encuesta nacional de comorbilidad, American Journal of Psychiatry163 (5): 71.

Pastor, Pastor N. et al. (2015). Asociación entre TDAH diagnosticado y características seleccionadas entre niños de 4 a 17 años:
Estados Unidos, 2011-2013. Resumen de datos de NCHS , no 201. Hyattsville, MD: Centro Nacional de Estadísticas de Salud.

Otros datos
Adopción
Un estudio de Keyes et al. (2008) de los adolescentes de EE. UU. Adoptados cuando eran bebés encontraron
prevalencia de TDAH en cada grupo de la siguiente manera:
 Hombres
o 8.5% en adolescentes no adoptados (n = 248)
o 28.8% en adoptados domésticos (n = 105)
o 19.2% en adoptados internacionales (n = 204)
 Hembras
o 5.2% en adolescentes no adoptados (n = 292)
o 16.4% en adoptados domésticos (n = 73)
o 6.5% en adoptados internacionales (fn = 310)
Un estudio de los resultados de los niños de entre 8 y 10 años que fueron adoptados de Europa del Este encontró
estos problemas conductuales y escolares (Miller 2009):
 46% TDAH
 41% de discapacidad de aprendizaje
 28% trastorno de salud mental
 44% comportamientos de externalización
 18% comportamientos de internalización
 50% de síntomas de comportamiento
Conducción
Los adolescentes y adultos jóvenes conductores con TDAH tienen 2 - 8 veces más colisiones, citas, y se suspendieron las licencias de
que los adolescentes y adultos jóvenes sin TDAH (Barkley 2007).

Desvío / Uso no médico de estimulantes


Una encuesta nacional en línea de uso no médico de estimulantes realizada por 10,000 adultos estadounidenses de entre 18 y 49 años
encontró el siguiente uso no médico de medicamentos recetados (Cassidy 2015):
 cualquier medicamento recetado (35.1%)
 analgésicos (24.6%)
 sedantes / tranquilizantes (15.6%)
 medicamentos para dormir (9.9%)
 estimulantes recetados (8.1%). Tasas de uso no médico de estimulantes recetados por nombre de medicamento:
o Ritalin (1.62%)
o Adderall (1.61%)
o Adderall XR (0.62%)
o Concerta (0.19%)
o Vyvanse (0.13%)

Genética / Riesgo hereditario

Según Barkely (2015), el riesgo de tener TDAH si un miembro de la familia también tiene TDAH es el siguiente:

 Si un padre tiene TDAH, el niño tiene hasta un 57% de probabilidades de tener TDAH.
 Si un hermano tiene TDAH, el niño tiene aproximadamente un 32% de posibilidades de tener TDAH.
 Si un gemelo tiene TDAH, el otro gemelo tiene aproximadamente un 70% - 80% de probabilidad de tener TDAH.

Prisión / Justicia

Una revisión de 2011 de los estudios de investigación sobre el TDAH en los reclusos encontró que la tasa de TDAH variaba del 10%
al 70% (Ghanizadeh et al., 2011). Un estudio de 1994 encontró TDAH en el 25% de los presos en los Estados Unidos. (Eyestone
1994).

Un estudio de 3.962 presos adultos de sexo masculino y femenino (3.439 hombres y 523 mujeres, con una edad media de 33,6 años,
edades entre 17 y 73 años) encontró una tasa general de prevalencia de TDAH del 10,5%. La tasa de prevalencia para las mujeres
reclusas fue del 15.1%, mientras que para los hombres fue del 9.8%. Todos habían completado el Autoinforme de 250 ítems, Manual
Diagnóstico y Estadístico de Trastornos Mentales, 4ta edición (Revisión del texto) (DSM-IV-TR) Inventario Correccional Coolidge
(CCI) alineado. (Cahil y otros, 2012).

Suicidio

Un estudio que examinó los resultados a largo plazo, basado en registros médicos de 5,718 adultos en la misma cohorte de nacimiento,
encontró que el 8% de los 367 adultos que tenían TDAH infantil se suicidaron, mientras que solo el 1% de los 4,946 adultos sin
TDAH había cometido suicidio (Barbaresi 2013).

Los adultos con antecedentes de TDAH infantil tienen más del doble de probabilidades que los controles de haber considerado o
intentado suicidarse antes de los 21 años (Barkley, 2008).

Un estudio basado en la National Comorbidity Replication Survey (NCS-R) encontró que de los 365 adultos con TDAH actual, el
16% había intentado suicidarse. Aunque el TDAH solo no fue un fuerte predictor de los intentos de suicidio, tener uno o más
trastornos coexistentes aumentó el riesgo de 4 a 12 veces (Agosti 2011).
Un estudio prospectivo de seguimiento de 10 años de niñas con TDAH en la adultez temprana encontró que de las 93 niñas con
TDAH-Combinadas, el 22% había intentado suicidarse, en comparación con el 8% de las 47 niñas con TDAH-Desatento, y el 6% de
las 88 niñas sin TDAH (Hinshaw 2012).

Referencias
Agosti, Vito y otros (2011). ¿El trastorno por déficit de atención con hiperactividad aumenta el riesgo de intentos de suicidio? Journal
of Affective Disorders, 133 (3): 595 - 599.
Barbaresi, WJ et al. (Abril 2013). Mortalidad, TDAH y adversidad psicosocial en adultos con TDAH infantil: un estudio
prospectivo. Pediatría, 131 (4): 637 - 644.
Barkley, Russell A. (2015). Etiologías del TDAH. En RA Barkley (Ed.), Trastorno por déficit de atención con hiperactividad: un
manual para diagnóstico y tratamiento, 4ª ed. (pp. 356 - 390). Nueva York, Nueva York: Guilford Press.

Barkley, Russell A. y col. (2008) TDAH en adultos: lo que dice la ciencia Nueva York: Guilford Press, 2008.

Barkley, Russell A. y Daniel Cox (2007). Una revisión de los riesgos de conducción y las deficiencias asociadas con el trastorno por
déficit de atención / hiperactividad y los efectos de la medicación estimulante en el rendimiento de conducción. Journal of Safety
Research 38 (1): 113-128.
Cahil BS y col. (2012) Prevalencia de TDAH y sus subtipos en reclusos adultos de sexo masculino y femenino. Behavioral Sciences &
the Law , 30 (2): 154-166.
Cassidy, Theresa A. y col. (2015). El uso no médico y el desvío del TDAH estimulantes entre los adultos estadounidenses mayores de
18 - 49: Una Encuesta Nacional de Internet. Journal of Attention Disorders 19 (7): 630 - 640.
Eyestone LL y RJ Howell. (1994). Un estudio epidemiológico del trastorno por déficit de atención con hiperactividad y la depresión
mayor en una población carcelaria masculina. El Boletín de la Academia Americana de Psiquiatría y la Ley 1994; 22: 181 - 193.
Ghanizadeh A. y col. (Junio de 2011). Trastorno por déficit de atención e hiperactividad en individuos encarcelados : una
revisión. Psychiatria Danubina 223 (2): 139 - 44.
Hinshaw, SP y col. (Diciembre 2012). Seguimiento prospectivo de las niñas con trastorno por déficit de atención / hiperactividad en la
adultez temprana: el deterioro continuo incluye un riesgo elevado de intentos de suicidio y autolesiones. Journal of Consulting and
Clinical Psychology , 80 (6): 1041 - 1051.
Keyes, Margaret A. y col. (Mayo de 2008). La salud mental de los adolescentes estadounidenses adoptados en la infancia. Archives of
Pediatrics & Adolescent Medicine 162 (5): 419 - 425.
Miller, Laurie et al. (Julio de 2009). Resultados de niños adoptados de Europa del Este. International Journal of Behavioral
Development 33 (4): 289 - 298.

TDAH y cuidado de niños


No existe una regla única para todo cuando se trata de encontrar el proveedor de cuidado infantil adecuado. En general, los padres
generalmente buscan proveedores que estén convenientemente ubicados, sean asequibles, que cuenten con la certificación y la licencia
adecuadas, y que tengan un buen plan de emergencia.

Si bien todos los padres desean encontrar el mejor cuidado infantil para su hijo o hijos, los padres de niños con TDA / H y / u otras
necesidades especiales deben sopesar consideraciones adicionales. Éstas incluyen:

 relación de cuidadores a niños


 asegurándose de que el personal sea experto en el cuidado de niños con TDA / H y / u otras necesidades especiales
 asegurando que el proveedor vea a los padres como socios

Idealmente, los entornos que son beneficiosos para los niños con TDAH ofrecen entornos y consistencia altamente estructurados a
través de rutinas, políticas y procedimientos establecidos. La mejor manera de aprender sobre un programa y su capacidad para dar
cabida a niños con TDAH es hablar directamente con el personal del programa. Pregunte sobre su experiencia en el cuidado de niños
con TDAH y qué adaptaciones, si las hay, están dispuestas a ofrecer a un niño con TDA / H y / u otras necesidades especiales. El
personal de cuidado infantil también debe poder implementar técnicas de manejo del comportamiento que respalden lo que los padres
pueden estar haciendo en casa.

La información general sobre cuidado de niños se puede encontrar a continuación, así como un folleto sobre la búsqueda de cuidado
infantil para niños con necesidades especiales publicado por ChildCareAware .
Actualizado: agosto de 2014

Otros sitios web:


 Oficina de Cuidado Infantil, Departamento de Salud y Servicios Humanos de los EE. UU.
La Oficina de Cuidado Infantil ofrece información a los padres y tutores que los ayudará a tomar decisiones informadas sobre el
cuidado infantil de sus hijos. Los recursos incluyen cómo localizar, elegir y pagar un cuidado infantil de calidad.
 Elegir cuidado infantil de calidad para un niño con necesidades especiales (pdf)
Este folleto de ChildCareAware ofrece información y consejos útiles específicamente dirigidos a padres de niños con necesidades
especiales.
 Centro Nacional de Recursos para Salud y Seguridad en Cuidado Infantil y Educación Temprana
El Centro Nacional de Recursos está ubicado en la Universidad de Colorado Denver en Denver, Colorado, y está financiado por el
Buró de Salud Materno Infantil, Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU., HRSA . La misión principal de la NRC
es promover la salud y la seguridad en entornos de cuidado infantil fuera del hogar en todo el país.

Educación
El TDAH puede afectar el aprendizaje y el desarrollo desde una edad muy
temprana. Child Find , sistemas de escuelas públicas, algunas escuelas privadas e incluso colegios y universidades están obligados a
ayudar a los estudiantes con TDAH y otras discapacidades a superar los desafíos educativos.
Los niños con las tres presentaciones de TDAH, predominantemente inatento, predominantemente hiperactivo y con presentación
combinada, pueden enfrentar muchos desafíos en un entorno escolar tradicional y pueden calificar para recibir servicios y
alojamientos educativos, incluso si sus necesidades son menores. Dos leyes en particular, la Ley de Educación para Individuos con
Discapacidades (IDEA) y la Sección 504 de la Ley de Rehabilitación de 1973, están específicamente diseñadas para garantizar que los
estudiantes con discapacidades reciban el mismo acceso a la educación y las actividades escolares. Ambos actos garantizan
una educación pública gratuita y apropiada(FAPE) a todos los niños, independientemente de su capacidad. Desde alojamientos
simples destinados a "incluso el campo de juego" hasta servicios de educación especial en aulas típicas con servicios suplementarios,
las leyes están en vigencia para proporcionar servicios valiosos a niños con discapacidades elegibles.
Para una visión general, vea El proceso de educación especial: Diagrama paso a paso .
Este diagrama se puede encontrar en la guía del Centro Nacional de Recursos, Derechos Educativos para Niños con Trastorno de
Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH): Una cartilla para padres (esta guía está impresa en inglés y español).

Temas relacionados :
 Educación y capacitación para padres

Otros sitios web:


 Know Your Rights , una publicación del Departamento de Educación de EE. UU. Para padres y tutores de estudiantes
con TDAH en escuelas primarias o secundarias públicas, incluidas escuelas charter, que resume los derechos de los
estudiantes con TDAH y las obligaciones legales de los distritos escolares bajo la Sección 504 .
 Ley de Abogacía Especial y Abogacía de Wrightslaw. Un recurso rico y profundo para padres y profesionales en todos los aspectos
de la ley de educación especial.
 Centro PACER . La meta de la Coalición de Defensa de los Padres por los Derechos Educativos (PACER, por sus siglas en inglés)
es crear oportunidades y mejorar la calidad de vida de los niños y jóvenes con discapacidades y sus familias. PACER aborda
necesidades especiales para todas las etapas de la infancia y todas las discapacidades.
 El Centro de Información y Recursos para Padres (CPIR) sirve como recurso central de información y productos para la
comunidad de Centros de Información de Capacitación para Padres (PTI) y los Centros de Recursos Comunitarios para Padres
(CPRC), para que puedan enfocar sus esfuerzos en servir a las familias de niños con discapacidades.
 I dentificar y tratar el trastorno por déficit de atención / hiperactividad: un recurso para la escuela y el hogar . Esta guía de recursos
del Departamento de Educación de EE. UU. Está diseñada para familias y educadores y brinda información sobre la identificación
de TDAH y servicios educativos para niños con TDAH.

Ayuda con la tarea para TDAH


Versión en PDF de esta hoja

La tarea puede ser una fuente de frustración y dificultad, especialmente para los estudiantes con TDAH. Como padre, puede ayudar a
disminuir esa frustración creando un espacio organizado y cómodo dentro de su hogar para que su hijo haga la tarea. Puede ser una
mesa de cocina, un escritorio o incluso una alfombra. El mejor espacio es aquel en el que su hijo puede estar cerca de usted u otro
adulto, pero que a pesar de ello tiene mínimas distracciones.

Con un espacio designado para tareas, su hijo puede entrar en el hábito de la tarea cada vez que se sientan a hacer sus tareas. Su hijo
comienza a asociar ese espacio con ser enfocado y productivo, y aprende cómo organizar y estructurar su tiempo y sus pensamientos.

Los siguientes consejos pueden ayudarlo a configurar el espacio:

 Involucre a su hijo en la creación del espacio para ayudar a descubrir qué funciona mejor para él o ella a principios del año escolar.
 Asegúrese de que su hijo tenga todos los materiales necesarios para hacer su tarea (papel, carpetas, calculadora, reglas, lápices,
bolígrafos y borradores) y, si es posible, un juego extra de libros escolares para el hogar.
 Las carpetas codificadas por colores o aquellas con diferentes patrones son muy útiles para recordarle a su hijo qué es lo que va. A
algunos estudiantes les resulta útil tener una carpeta para las asignaciones de tarea completadas que se desplazan de ida y vuelta al
hogar y a la escuela.
 Una estación de tareas portátil como una canasta con suministros puede ayudar cuando su hijo prefiere estudiar en una alfombra,
un sofá o una mesa cerca de usted.
 Elimine o minimice las cosas que distraen o causan estrés, como mirar hacia afuera de las puertas y ventanas o quitar el televisor.
 Mantenga mascotas en otra habitación.
 Si es posible, encuentre un espacio abierto o una habitación accesible con buena iluminación. Aunque a algunos niños les gusta
hacer sus deberes en el piso, tener una mesa ordenada o un escritorio disponible es una buena idea.
 Elija el espacio para poder vigilar a su hijo, pero no pase el mouse sobre su hijo.
 Proporcione un temporizador o un reloj silencioso para ayudar a su hijo a saber la diferencia entre el tiempo de trabajo y el tiempo
de descanso.
 Su hijo puede funcionar mejor con ruido de fondo predecible o música sin palabras que el silencio total. Pruébelo con su hijo para
ver qué funciona.
 Algunos niños trabajan mejor si pueden pararse o moverse / caminar mientras realizan actividades tales como leer, memorizar o ser
interrogados. Pruébelo con su hijo para ver qué funciona.
 Regístrese a lo largo del año para ver qué funciona para su hijo y si es necesario ajustar el espacio para ayudar a que su hijo trabaje
mejor.

Consejos adicionales sobre tareas:


 Obtenga a su hijo un planificador para registrar las tareas diarias y los recordatorios.
 Muéstrele a su hijo cómo archivar papeles sueltos en carpetas específicas (por ejemplo: matemáticas, lectura, firmas de padres,
ciencia, tarea completada y tareas incompletas).
 Involucre a su hijo en la creación de formas de organizar sus pertenencias, incluida la cartera, las carpetas, la carpeta y las tareas
para que pueda realizar un seguimiento de su trabajo escolar por su cuenta.
 Establezca un tiempo de tarea designado para cada día (¡la consistencia es la clave!).
 Para los niños más pequeños y los alumnos mayores que necesitan ayuda adicional para organizarse, ayúdelos cumpliendo sus
tareas con ellos. Muéstreles cómo leer cuidadosamente todas las instrucciones:
o Use bolígrafos o marcadores de colores para resaltar las partes principales, las preguntas y las instrucciones. Los resaltadores,
plumas de colores y notas adhesivas también pueden ser utilizados por el estudiante para verificar su propio trabajo.
o Haga que su hijo vuelva a leer las tareas para una mejor comprensión.
o Escriba información importante para que su hijo pueda volver a consultarla.
 Trabaje con su hijo para organizar las tareas en partes manejables:
o Divida las asignaciones grandes en otras más pequeñas.
o Use un calendario para ayudar a planificar asignaciones más grandes; esto ayuda a modelar cómo planificar y dividir las
asignaciones más grandes.
o Trabaja en una sección a la vez.
 Si a su hijo le resulta difícil escribir a mano, usar borradores o dictar ideas y luego escribirlos desde el dictado puede ayudar. Su
hijo puede dividir partes o direcciones pensando en ideas y grabándolas, luego escuchando la grabación para organizarse antes de
escribir todo en orden.
 Use un temporizador para administrar la atención:
o Programe descansos de 5-10 minutos para darle tiempo a su hijo para moverse y tomar un refrigerio saludable y beber para
energizar.
o Trabaje con su hijo para ver cuándo y con qué frecuencia se necesitan descansos.
 Verifique la tarea con su hijo.
 Elogie a su hijo por el esfuerzo y sea específico en su alabanza:
o Dé comentarios positivos para mostrar que está notando su esfuerzo y perseverancia.
o Permanezca optimista, paciente y esperanzado. Tómate un descanso si lo necesitas.
o Recompense el esfuerzo de su hijo por continuar haciendo su mejor esfuerzo con elogios específicos y concretos.
o En lugar de decir "buen trabajo", diga "Me gusta cómo lo seguiste intentando incluso cuando los problemas matemáticos se
volvieron más difíciles".
o Sustitúyase "¡lo está haciendo bien!" Con algo más concreto para que sepan lo que están haciendo bien ". Volvió a volver a
leer la pregunta para revisar su trabajo; ese paso extra fue una gran idea! "
 Continúe supervisando el trabajo de su hijo y estudie las habilidades y hábitos para descubrir qué funciona o no funciona y ajústese
en consecuencia.
 Comuníquese con el maestro de su hijo si nota patrones o cosas que funcionan o que son desafiantes para su hijo durante el tiempo
de la tarea.

Referencias
Dolin, A. (2010). La tarea es simple: consejos, herramientas y soluciones para la tarea sin estrés. Libros de ventaja: Washington, DC.
Low, K. (2014). Ayuda con la tarea para estudiantes con TDAH. Sobre salud. Obtenido
de:http://add.about.com/od/childrenandteens/a/Homework.htm
Segal, J. y Smith, M. (2016). ADD / ADHD y la escuela. HelpGuide.org. Obtenido de:http://www.helpguide.org/articles/add-
adhd/attention-deficit-disorder-adhd-and-school.htm#homework
Zentall, SS y Goldstein, S. (1999). Siete pasos para el éxito de la tarea. Specialty Press, Inc .: Plantación, Florida.