Anda di halaman 1dari 4

EXPEDIENTE N° : 00005-2010-0-2601-JR-CA-01

MATERIA : NULIDAD DE RESOLUCIÓN ADMINISTRATIVA


RELATORA : LIP ZEGARRA, CARLA MELISSA
DEMANDADA : DIRECCIÓN REGIONAL DE SALUD DE TUMBES

DEMANDANTE : OLAYA DE FERNADEZ, ROSA GRISELDA

RESOLUCIÓN NÚMERO: SEIS

Tumbes, veinticuatro de junio del dos mil diez.-

AUTOS Y VISTOS: En audiencia pública el presente expediente, el cual se eleva en


apelación del auto contenido en la resolución número dos de fecha cinco de abril del dos
mil diez; con el acta de vista de la causa que antecede; y CONSIDERANDO:

PRIMERO.- La demandante Rosa Griselda Olaya de Fernández, solicita en su escrito


impugnatorio obrante de folios doscientos cincuenta y uno y siguientes, la nulidad de la
recurrida a efecto que se admita a trámite su demanda, por considerar: a) ha cumplido
con anexar a su escrito de demanda copia certificada de la Resolución Directoral N°
491-2009-GOBIERNO REGIONAL DE TUMBES – DRST-DR, con la cual se da por
agotada la vía administrativa; por tanto, no le es exigible presentar original o copia
cerificada de la resolución de primera instancia administrativa; en tal sentido señala, el
articulo 235° del Código Procesal Civil- invocado por el A quo como sustento de la
impugnada- no establece requisito alguno al respecto; b) El A quo no ha tenido en
cuenta que entre sus medios probatorios ofrecidos se encuentra el merito del expediente
administrativo que dio lugar al presente proceso, el cual corresponde ser remitido por
las demandadas; en consecuencia, la omisión calificada por el juez del proceso bien
pudo ser suplida con dichos actuados administrativos; y c) Se incurre en error al no
haber aplicado los principios de “igualdad procesal, “ favorismo” y “suplencia de
oficio”.

SEGUNDO.- No existe objeción en el sentido que el petitorio de la demanda sea


concreto, pues éste se dirige- al amparo de lo establecido en el articulo 5.1 del Texto
Único Ordenado de la Ley 27584- a solicitar la NULIDAD de la Resolución
Administrativa N° 164-2009-GOBIERNO REGIONAL TUMBES- DRST-OEGy DRH,
de fecha veinticuatro de setiembre del dos mil nueve, y la Resolución Directoral N°

-1-
491-2009-GOBIERNO REGIONAL TUMBES- DRS-DR, de fecha doce de octubre del
dos mil nueve; con el objeto que las demandadas emitan nueva resolución, disponiendo
el pago de la gratificación que le ha sido reconocida a la demandante por prestar
veinticinco años del servicio a favor del Estado, tomando como base de cálculo la
remuneración total permanente.
TERCERO.- De la revisión de autos se tiene que el juez del proceso, haciendo
referencia al articulo 146° y parte in fine del articulo 426° del Código Procesal Civil, ha
estimado que la presentación en copia simple de la Resolución Administrativa N° 164-
2009-GOBIERNO REGIONAL TUMBES- DRST-OEG y DRH materia de
impugnación, resulta gravitante para rechazar la demanda si se tiene en consideración
que su presentación en original o copia certificada constituye un requisito de ineludible
cumplimiento para dar trámite a la misma.
CUARTO: En este sentido, es de tener presente que la finalidad de los medios
probatorios, según el contenido del artículo 188° del Código Procesal Civil, aplicable
por supletoriedad al caso de autos, consiste en “acreditar los hechos expuestos por las
partes, producir certeza en el Juez respecto de los puntos controvertidos y fundamentar
sus decisiones”. A este respecto, es de señalar que el artículo 235° del Código Procesal
Civil- sustento normativo invocado por el A quo para emitir la resolución que declaró
inicialmente inamisible la demanda- no establece de manera expresa como requisito
para la admisión de este tipo de demandas que el accionante cumpla con presentar
documentos originales o copias certificadas; tan es así que esta norma se dirige
exclusivamente a regular la valoración probatoria que efectúa el juzgador en el instante
mismo de sentenciar; cuestión ésta que es totalmente distinta a la acontecida en este
proceso, puesto que nos encontramos en la etapa postulatoria, en donde sólo le es
permitido al juez tener por ofrecidos los medios probatorios aportados por las partes y
verificar los llamados presupuestos procesales y condiciones de la acción, los mismos
que se encuentran contenidos con mayor precisión en los artículos 424°, 425°, 426°,
427° y demás pertinentes del Código Procesal Civil.
QUINTO: Conforme a este discurso, la decisión del juez de primer grado limita y
restringe en demasía el derecho a la tutela jurisdiccional efectiva1 que asiste a todo

1
La tutela jurisdiccional efectiva, establecida como un principio general del proceso, se encuentra elevada al rango
constitucional al haber sido establecido en el numeral 3° del Artículo 139° nuestra Constitución Política del Estado.
Este principio, que edifica el ordenamiento jurídico procesal en su conjunto, se encuentra constituido por un conjunto
de derechos, que van desde el libre acceso a la justicia hasta la propia ejecución de las resoluciones judiciales. La
multiplicidad de derechos que se desarrollan a partir de este macro derecho son el derecho a probar, de defensa, al

-2-
justiciable, específicamente el derecho al acceso a la justicia, pues torna en
impracticable siquiera que se pueda presentar una demanda de este tipo ante la
judicatura, si previamente no se escolta a la misma documentos originales o copias
certificadas; ello incluso es contraproducente si se tiene en consideración que quien
tiene interés de restar valor probatorio a los medios de prueba presentados por la
demandante es su contraparte a través de los instrumentos que prevé nuestro
ordenamiento jurídico procesal; por lo demás, la supuesta omisión de parte calificada
por el A quo es fácilmente salvada si se requiere a las demandadas copias cerificadas de
los actuados administrativos que dieron lugar la presente proceso, tal y conforme se
prevé en el articulo 24° del Texto Único Ordenado de la Ley que regula el Proceso
Contencioso Administrativo-Ley 27584.
SEXTO: Se debe tener en consideración además, que se trata de una demanda típica
en la sede de esta Corte Superior de Justicia y que según el principio de
favorecimiento del proceso (más conocido como indubio pro actione) establecido en el
articulo 2°.3 del citado texto unificado :“El Juez no podrá rechazar liminarmente la
demanda en aquellos casos en los que por falta de precisión del marco legal exista
incertidumbre respecto del agotamiento de la vía previa” “ Asimismo, en caso de que
el Juez tenga cualquier otra duda razonable sobre la procedencia o no de la demanda,
deberá preferir darle trámite a la misma.”(el subrayado es nuestro). Como logramos
observar, si bien este principio adquiere su máximo esplendor en supuestos de
improcedencia de la demanda, con mucha más razón podríamos admitirlo como
aplicable en la hipótesis de inadmisibilidad de la misma. Por otro lado, en el repertorio
de principios que rigen el Proceso Contencioso Administrativo, encontramos también al
Principio de suplencia de oficio, según el cual “El Juez deberá suplir las deficiencias
formales en las que incurran las partes, sin perjuicio de disponer la subsanación de las
mismas en un plazo razonable en los casos en que no sea posible la suplencia de
oficio.”

contradictorio e igualdad sustancial en el proceso, a no ser desviado de la jurisdicción predeterminada ni sometida a


procedimientos distintos de los previstos por la ley, a la obtención de una resolución fundada en derecho, a acceder a
los medios impugnatorio regulados, a la imposibilidad de revivir procesos fenecidos, a la actuación adecuada y
temporalmente oportuna de las resoluciones judiciales y la observancia del principio de legalidad procesal, entre
otros. En puridad, “el derecho a la tutela jurisdiccional efectiva, reconocido en el articulo 139, inciso 3, de la
Constitución, implica que cuando una persona pretenda la defensa de sus derechos o intereses legítimos, ella deba
ser atendida por un Órgano Jurisdiccional mediante un proceso dotado de un conjunto de garantías mínimas” (STC
Exp. N° 004-2006-AI/TC,P,f.j.22)

-3-
SÉTIMO: En ese orden de ideas, este Colegiado llega a la conclusión que no existe
argumento jurídico valedero que permita rechazar la demanda; por tanto, resulta
manifiesta la nulidad de la apelada y así debe ser declarada de conformidad con lo
establecido en el articulo 171° del Código Procesal Civil, al haberse infringido además
el artículo 122.3 del mismo cuerpo adjetivo de leyes en cuanto exige que la decisión
judicial debe ser apoyada en el mérito de lo actuado y de la ley.

DECISIÓN

Por las consideraciones expuestas, en ejercicio de sus atribuciones previstas en el


artículo 40, inciso 1, del Texto Único Ordenado de la Ley Orgánica del Poder Judicial,
administrando justicia a nombre de la Nación, los Jueces de la Sala Civil de la Corte
Superior de Justicia de Tumbes:

FALLA

1.1. DECLARANDO NULA la resolución número dos de fecha cinco de abril del
dos mil diez que resolvió RECHAZAR la demanda la demanda interpuesta por
ROSA GRISELDA OLAYA DE FERNÁNDEZ contra la DIRECCIÓN
REGIONAL DE EDUCACIÓN DE TUMBES y el GOBIERNO
REGIONAL DE TUMBES sobre IMPUGNACIÓN DE RESOLUCIÓN
ADMINISTRATIVA; con lo demás que es materia del recurso; asimismo,
declararon NULA por convexidad la resolución número uno de fecha quince de
marzo del dos mil diez.

1.2. DISPUSIERON que la A quo renueve el acto procesal de calificación de


demanda teniendo en consideración además lo fundamentos de la presente
resolución.

1.3. ORDENARON la notificación de la presente y se devuelvan los autos al


juzgado de origen en su oportunidad.

INTERVINO como ponente el señor Juez Superior Boris Vladimir Maqui Vera.
Notifíquese.-

Señores Jueces Superiores: Valencia Hilares, Díaz Marín y


Maqui Vera. Secretaria: Carla M. Lip Zegarra.-

-4-