Anda di halaman 1dari 9

Diferencias cerebros masculina y femenino

Con sus cerebros tan diferentes las niñas y los niños deben aprender de una
manera diferente y podemos aprovechar estas diferencias para utilizar
estrategias de enseñanza específicas.

Usted encontrará muchas excepciones a lo que yo escribo porque el desarrollo


cerebral sexual se entiende mejor como un espectro de desarrollo que como
dos polos, masculino o femenino. Muchas niñas se inclinan hacia un cerebro
femenino y muchos niños hacia el cerebro masculino pero usted habrá
observado lo que se denomina “cerebros puente”. Estos son niñas y niños que
tienen diferentes cantidades de cualidades masculinas y femeninas y son, en
cierto sentido, un puente entre las características femeninas y masculinas.

Este artículo no debe ser utilizado para estereotipar o limitar niñas y niños
porque cada criatura es un individuo único. Más bien deberá agregarle
sabiduría a la individualidad ya asumida en cada ser humano. Además las
diferencias no son evidencias de superioridad o inferioridad de género.

El cerebro femenino madura antes que el masculino. Un ejemplo es la


mielinización: en las mujeres termina a los 20 años, en los hombres a los 30
años.

Las niñas pueden adquirir habilidades verbales complejas un año antes que los
varones. Por esto a menudo en el preescolar las niñas leen más rápido y con
más vocabulario y hablan con una mejor gramática.

En las niñas el cuerpo calloso es más grande (tiene más axones)


permitiéndoles una mejor conexión interhemisférica.

Las mujeres tienen un desarrollo más rápido del Prefrontal (regulación de las
emociones y decisión ejecutiva) y del Occipital. Por esto las niñas son mejores
para controlar conductas inmorales, impulsivas y de alto riesgo.

Los hombres son más propensos a ser agresivos.

Las habilidades verbales se desarrollan antes en las niñas por lo que se basan
más en la comunicación verbal. Los niños se basan más en la comunicación no
verbal y son menos capaces de verbalizar sentimientos. Estamos más
entrenados en escuchar palabras que en observar señales silenciosas lo que
hace más dificultosa la comunicación con un niño.

Los niños desarrollan más el hemisferio derecho lo que les provee de más
capacidades espaciales como medir, diseño mecánico, geografía y leer mapas.
En un concurso llamado National Geography Bee donde han participado 5
millones de personas es 45 veces más probable que los finalistas sean
hombres.

El procesamiento menos efectivo de la Serotonina (que controla impulsos) en


el hombre hace que sea más impulsivo y más inquieto.
Como la mujer tiene más Oxitocina hace que esta tenga más respuestas
empáticas a los dolores y necesidades de los demás. Además es la hormona
del apego y del vínculo afectivo.

La testosterona es responsable de la agresividad.

Por esto es más probable que una niña se vincule primero y pregunte después
y que un niño sea agresivo primero y haga preguntas después.

Una niña tratará de manejar los vínculos en los grupos a través de alianzas
igualitarias mientras que los hombres lo harán a través de la dominancia
social o de la jerarquía.

Los niños de 10 años tiene 10 picos de testosterona diarios, durante estos


picos el niño puede volverse agresivo o retraído. Durante el ciclo sexual la
elevación de estrógeno hace que las niñas mejoren su rendimiento en las
evaluaciones. Cuando se eleva la testosterona el niño mejorará su
rendimiento en evaluaciones espaciales como matemática pero empeora en
las verbales. La testosterona hace a los varones más competitivos que las
mujeres.

Los hombres dirigen la información para su procesamientohacia la Amígdala


(respuesta de luchar o huir), las mujeres hacia el neocortex donde ocurre el
pensamiento cognitivo.

El cerebro femenino en reposo está tan activo como el cerebro masculino en


actividad. El cerebro femenino jamás reposa, lo que le da una ventaja de
aprendizaje al estar más consistentemente comprometida aún estando
aburrida.

Debido a que el cerebro masculino no está tan activado se abruma más


rápidamente que el femenino por los estímulos, haciendo que seleccione qué
estímulo es más importante para la tarea que debe realizar. Un montón de
estímulos no son atendidos por el cerebro masculino que prefiere resolver la
situación no apartándose de un plan. La ventaja de esta estrategia es una ruta
rápida y directa hacia el objetivo. Una desventaja es que si falla el hombre
tiene pocas alternativas para redirigirse.

La mujer tiene un gran funcionamiento de la memoria (pueden depositar


mucha más información especialmente si está relacionada con una
experiencia emocional) y sensorial (responde más rápidamente a grandes
cantidades de información sensorial). El hombre tiene un gran funcionamiento
en las tareas espaciales (relaciones espaciales: teoremas) y en el
razonamiento abstracto.

Como las mujeres escuchan mejor que los hombres, una voz más fuerte es
necesaria para enseñar a los varones. También esto justificaría sentar a los
varones adelante en el aula. Otra diferencia es la música, las niñas pueden
cantar afinadamente seis veces más que los niños.
Diferencias en procesamiento emocional: el cerebro femenino procesa mucho
mejor y más rápidamente los estímulos emocionales. Los niños pueden
necesitar horas para procesar y verbalizar los estímulos emocionales. Esto los
hace emocionalmente más frágiles.

Un niño que tuvo una crisis en su casa a la mañana antes de ir al colegio


puede llegar a la clase con un nivel de cortisol más alto que su hermana,
porque aún no ha podido procesar y verbalizar el estrés emocional de la crisis
que vivió en su casa. Por lo tanto será incapaz de aprender durante esa
mañana a diferencia de su hermana que sí podrá aprender.

Por lo tanto las niñas son emocionalmente más fuertes, imagen que contrasta
cuando lloran pero eso es por los niveles de Prolactina y no tiene nada que ver
con su fortaleza.

La fragilidad de las niñas proviene del hecho de que se toman las cosas
personalmente (porque procesan más información emocional y se abruman por
toda esa información emocional). La fragilidad masculina es porque tiene
pocas áreas corticales para procesar las emociones.

En el ejemplo de la crisis hogareña, la información sensorial-emocional en las


niñas va al Límbico y de allí es trasladada al Neocortex donde ocurre el
pensamiento, por lo que las niñas pueden procesar y razonar sobre el dolor y
hablar sobre él. En los niños del Límbico la información va hacia la Amígdala
por lo que el niño es más probable que se ponga agresivo (luchar) o se
retraiga (huir). Por esto no rinde bien académicamente.

¿Por qué existen las diferencias cerebrales sexuales? Hasta hace 8 mil años
atrás, cuando apareció la agricultura, los humanos eran cazadores
recolectores. Los hombres eran responsables de cazar (una ocupación
espacial) y protección y guerra (una ocupación muy agresiva). Las mujeres
eran responsables de recolectar vegetales y cuidar a los niños (ocupaciones
sensoriales y emocionales).

Hormonas y Desarrollo Fetal y Pubertad: Testosterona y cerebro fetal.

La testosterona modula los centros de procesamiento espacial.

El pico de testosterona en la pubertad aumenta el tamaño de la amígdala


(genera miedo y agresividad) lo que explica el aumento de la agresividad en la
adolescencia.

El aumento del estrógeno durante la pubertad genera un aumento del


Hipocampo, motivo por el cual las niñas tienen mejor memoria.

Diez áreas de diferencias en el estilo de aprendizaje:

1. Razonamiento deductivo e inductivo: Los niños tienden a ser deductivos en


sus conceptualizaciones, comenzando su razonamiento desde un principio
general y aplicándolo. También realizan el pensamiento deductivo más rápido
que las niñas. Este es el motivo por el cual les va mejor en los multiple
choice.

Las niñas prefieren el pensamiento inductivo, agregando más y más a su base


de conceptualización. Tienden a comenzar con ejemplos concretos, por eso es
más fácil enseñarles a ser concretas. Preguntar “Denme un ejemplo” es más
fácil de responder para las niñas. Las niñas comienzan con ejemplos
específicos y luego construyen la teoría general.

2. Razonamiento abstracto y concreto: Los niños son mejores en calcular algo


sin haberlo visto o tocado. Por ejemplo cuando se enseña matemáticas en el
pizarrón los niños rinden mejor. Cuando es enseñada usando objetos que se
pueden manipular y ver las niñas lo encuentran más fácil.

A los hombres les gustan los argumentos abstractos y los debates sobre
principios abstractos. Debemos reiterar que hay muchas excepciones a esto.
La arquitectura y la ingeniería, que se basan en principios de diseño
abstracto, son mundos hacia los cuales ha gravitado el cerebro masculino.

3. Uso del lenguaje: “Mi esposo no me habla desde hace 3 meses. No es que
esté enojado conmigo, es que no quiere interrumpirme”. Las mujeres
producen más palabras. Durante el proceso de aprendizaje a menudo
encontramos niñas que usan palabras mientras aprenden y niños aprendiendo
en silencio. Aún cuando estudian en grupos las niñas usan más palabras.

Las niñas prefieren tener los conocimientos conceptualizados en el lenguaje


coloquial repleto de ejemplos concretos. Los niños prefieren la jerga y el
lenguaje codificado. Ya sea en deportes, música o lo que sea los niños
prefieren elaborar una jerga, un código entre ellos y basarse en él para
comunicarse.

4. Lógica y Evidencia: Las niñas son mejores oyentes, escuchan más de lo que
se dice, y son más receptivas a la plétora de detalles de una clase. Esto les da
más seguridad en el complejo flujo de la conversación y por lo tanto necesitan
menos controlar la conversación con conductas de dominancia o reglas de
lógica.

Los niños escuchan menos y piden más menudo evidencia que sustente lo que
dice el docente. Las niñas parecen más confortables con una secuencia menos
lógica y con un discurso más instructivo.

5. Probabilidad de aburrirse: Los niños se aburren más fácilmente, por esto se


requiere más estímulos variados para mantenerlos atentos.

6. Utilización del espacio: Los niños tienden a usar más espacio cuando
aprenden especialmente en edades tempranas. Cuando se sienta un niño con
una niña en un pupitre, el niño en general tiende a desparramar su trabajo en
el espacio de la niña. Esta tendencia afecta la dinámica psicosocial. Si el
docente no conoce esta tendencia puede considerar al niño rudo, maleducado
o descontrolado. De hecho están aprendiendo de la forma que su cerebro
espacial aprende.

7. Movimiento: Las niñas no necesitan moverse mucho mientras aprenden. El


movimiento ayuda a los niños no sólo a estimular sus cerebros sino también a
controlar y a liberar su conducta impulsiva. El movimiento también es natural
en niños en un espacio cerrado debido a su mayor metabolismo cerebral. Son
muy útiles mini recreos de 60 segundos para elongación o para
moverse. También puede ser útil permitir al niño manipular un objeto (en
silencio) en su mano, como una pelota blanda mientras está aprendiendo: se
está moviendo, su cerebro está siendo estimulado, está confortable y nadie es
molestado.

8. Sensibilidad y Dinámica de Grupos: El aprendizaje cooperativo, que es


bueno para todos, es más fácil para las niñas. Las niñas aprenden mientras
atienden a un código de interacciones sociales mejor que los niños. Los niños
tienden a focalizarse en realizar la tarea bien sin mucha sensibilidad a las
emociones de los que los rodean.

La jerarquía es muy importante para los niños que son aprendices frágiles
cuando están en los escalones bajos de la jerarquía. Con jerarquía queremos
decir que los niños se adecúen al ordenamiento social. La jerarquía se
establece por el tamaño físico, habilidades verbales, personalidad, etc. A lo
largo de la vida escolar los niños pueden encontrase en la cima de la jerarquía
en algunas circunstancias (deporte) y en la base en otras (rendimiento
escolar). Algunos gravitan hacia la cima de las grandes jerarquías (como los
chicos más populares) y otros gravitan hacia la cima de las pequeñas
jerarquías (como los chicos más populares entre los más estudiosos).

Las niñas que no son populares es menos probable que fracasen en la escuela
que los niños que no son populares. Esto tira abajo la teoría de que las niñas
sufren porque no son vistas u oídas mientras que los niños que
constantemente buscan atención en el aula florecen. Pero se ha demostrado
que las niñas que están en la base de la jerarquía sacan mejores notas que los
niños en su misma posición. El rendimiento de las niñas no depende de su
status en la jerarquía.

Probablemente el frágil ego masculino es una realidad y aunque no podamos


ver al ego por un microscopio podemos medir su cortisol. La posición del
hombre en la jerarquía influye en cómo aprende porque el nivel de cortisol
aumenta a medida que desciende en la jerarquía. Esto es importante porque
el cortisol fuerza a atender a lo emocional más que a lo intelectual (y esto
afecta el Hipocampo).

9. Uso del Simbolismo: Especialmente en los grados superiores los niños


tienden hacia textos simbólicos, diagramas y gráficos. Mientras que las niñas
prefieren los textos escritos. Los niños se basan más en imágenes para
aprender porque estimulan su hemisferio derecho. En las clases de literatura
los niños se inclinan más por el simbolismo del autor y los patrones de
imaginería mientras que las niñas reflexionan sobre las características
emocionales de los personajes.

10. Utilización de grupos de aprendizaje: Los niños crean equipos


estructurados y las niñas crean organizaciones más laxas. Los niños pierden
menos tiempos en procesos de administración del equipo eligiendo
rápidamente al líder y focalizándose rápidamente en el objetivo.

¡Estas diez son tendencias no absolutas!

Diferencias de aprendizaje y las Inteligencias

Los niños tienden a ser superiores en la inteligencia lógico-matemática. La


diferencia se observa claramente en física.

Con respecto a la inteligencia basada en el espacio y en el lugar, los hombres


la procesan mejor lo cual les da una ventaja y una desventaja. La ventaja es
que son activos en su aprendizaje, orientado al movimiento corporal, y esto
estimula aún más su sus habilidades espaciales aumentado el desarrollo del
hemisferio derecho. La desventaja es que algunos niños están ahí afuera
transportados al mundo espacial mientras están aprendiendo. Por esto hay
que tratar de contener a los niños “espaciales”.

Sesgos de género (sexismo) contra niñas y niños en la escuela

Ventajas para los niños:

Deportes: La mayoría de las becas y aporte económico escolar va para los


deportes masculinos.

Conducta en la clase: Los niños hablan más fuerte, son más agresivos
recibiendo más atención de los docentes.

Áreas académicas específicas: Los hombres son superiores en matemáticas y


ciencias, especialmente en cálculo, química y física.

Trastornos psicológicos: Sufren menos trastornos alimentarios, depresión y


suicidio (1 suicidio masculino por cada 4 femenino).

Embarazo adolescente: La que suele abandonar la escuela es la mujer. El 90%


de los hombres abandonan a la pareja y al hijo.

Abuso sexual: Las mujeres son las víctimas más frecuentes a manos de sus
profesores, compañeros, personal del colegio, familiares, etc.

Ventajas para las niñas:

Rendimiento académico: Estudian más, reciben el 60% de los 10 (los hombres


reciben el 60% de las notas más bajas).
Rendimiento académico específico: Las niñas están adelantadas 1,5 años en
lectura y escritura.

Actividades extracurriculares: Las niñas participan más en ellas.

Aspiraciones educativas: Las niñas tienen mayores aspiraciones educativas.

Trastornos del aprendizaje y conductuales: Las niñas tiene menos


probabilidades de tenerlos. Los 2/3 de los trastornos del aprendizaje y el 90%
de los trastornos conductuales son en niños. Las niñas son sólo el 20% de los
ADHD, el 30% del consumo grave de drogas y alcohol y el 25% de los suicidios.

Problemas de disciplina: El 90% de los problemas de disciplina son en niños.

Sesgo cultural: El sistema educacional y la clase está mejor diseñada para el


cerebro femenino. El sistema consiste fundamentalmente en maestras y
profesoras, algunas de las cuales no tienen entrenamiento en el desarrollo y
forma de aprendizaje del cerebro masculino.

Los niños participan más en deportes porque eligen actividades sociales


interactivas que disminuyen lo verbal y aumentan lo espacial y la agresión
física, y las niñas en actividades extracurriculares que aumentan lo verbal.

Las niñas tienen un mejor rendimiento académico porque estudian más,


tienen periodos de atención más prolongados y se portan mejor en el aula. Los
hombres son más impulsivos, agresivos y más inmaduros, las mujeres más
sedentarias, lo que mejora su rendimiento.

Especialmente durante los cambios hormonales de la pubertad los hombres


buscan dominar y las mujeres buscan la excelencia.

Aunque es esencial calmar a los niños y darles a las niñas la atención que
requieren, el objetivo central de una clase no debe ser emparejar el griterío,
la agresividad o la dominancia. Es mucho mejor tratar a cada alumno, niña o
niño, con un sentido claro de quién ella o él es y ayudar al alumno a encontrar
una forma personal de expresarse que encaje con sus particulares sistemas
nerviosos. Esto seguramente no es lo que hacemos cuando sobre
diagnosticamos ADHD y drogamos (especialmente niños) con Ritalina a una
edad tan temprana como los tres años.

A los hombres les va mejor en los multiple choice porque favorece el estilo
cerebral masculino deductivo, visual, de corto tiempo y de toma de riesgos. El
cerebro femenino, al pensar inductivamente, necesita más información, más
tiempo y en forma más verbal para tomar una decisión.

El cerebro femenino no sufre tantos problemas de atención, al procesar en


forma más eficiente a la serotonina son menos hiperactivas porque la
Serotonina controla los impulsos. El cerebro femenino también tiene más
actividad en centros de atención como el Gyrus Cingulum y en su sustancia
blanca que conecta diferentes áreas de ambos hemisferios.
El cerebro masculino tiende a lateralizar su actividad, fragmentándola (lo
divide en compartimentos – cajas) en áreas cerebrales más pequeñas por su
prevalencia de sustancia gris que trabaja en forma focalizada y su Gyrus
Cingulum funciona menos, lo cual lo hace más proclive a trastornos del
aprendizaje.

Por lo tanto el cerebro femenino es un cerebro que aprende mejor porque


utiliza más áreas corticales para más funciones de aprendizaje. Si un área del
cerebro femenino experimenta un leve defecto otra puede tomar su función.
Como el cerebro masculino lateraliza y fragmenta (lo divide en
compartimentos – cajas) su aprendizaje, un defecto en un área cerebral
puede afectar la única área cerebral donde esa función particular de
aprendizaje se realiza. En las aulas de educación especial predominan los
niños en parte por esta razón.

Además muchos niños son incorrectamente diagnosticados con ADHD o


trastornos del aprendizaje porque no se entiende sus cerebros o no se han
creado aulas que los ayuden a manejar su impulsividad natural, su
lateralización cerebral, su desventaja en el hemisferio izquierdo y sus estilos
de aprendizaje.

Madurez, disciplina y conducta: La brecha de madurez entre niñas y niños,


especialmente en la segunda década de la vida, es una de las brechas
cerebrales más pronunciadas entre niñas y niños. Es la raíz de muchas
conductas que nuestra cultura llama “defectuosas”. También es una de las
características más profundas de impedimento de la vida en el aula.

Las hormonas sexuales femeninas maduran antes y guían a las mujeres hacia
relaciones emocionales de larga duración al mismo tiempo que las hormonas
sexuales masculinas aún no han terminado de madurar y guían a los hombres
hacia relaciones de corto plazo.

Los padres adolescentes, y aquellos en sus veintes, abandonan a sus parejas


embarazadas con alta frecuencia y muchas adolescentes embarazadas deciden
tener y criar a sus hijos guiadas por el imperativo biológico.

Más impulsivo y menos maduro, el cerebro masculino se mete en más


problemas en el aula. El tipo de disciplina laxa que sirve para las niñas no
funciona tan bien para los niños, especialmente en los últimos años de la
primaria y en la secundaria. Debido a la inundación hormonal masculina
muchos chicos maduran mejor a través de sistema de dominancia de mayores
en los cuales una intensa vinculación y autoridad los maneja mejor.

Violencia: Los niños dominan las estadísticas de violencia. Los niños están
manejados por la testosterona y dirigidos por su cerebro hacia una expresión
espacial-física-impulsiva de su estrés, tienden a arremeter físicamente y con
mayor agresión sexual y mayor furia física que las niñas.
Aunque las niñas son las víctimas más frecuentes de violencia sexual, los niños
son las víctimas más frecuentes de violencia física. Los hombres
primariamente victimizan a otros hombres.

Luego de este breve análisis observamos que niñas y niños son víctimas de
desventajas de género en la escuela con la desventaja mayor para los niños.
Para la mayoría de los docentes son los niños los que plantean las mayores
dificultades para enseñar.

El ambiente escolar está dominado por las mujeres, desde el jardín de


infantes hasta la primaria el 90% de los docentes son mujeres. En inicial
menos del 2% de los docentes son hombres. Por lo tanto lo que domina es el
estilo cerebral femenino de enseñanza y aprendizaje. Sería interesante mirar
el aprendizaje de cada sexo a través de la lente de su cerebro.

Nivel inicial: en esta etapa la causa más frecuente de estrés es el miedo a la


pérdida del vínculo con sus padres, seres queridos, etc. Por el estrés aumenta
el cortisol que inunda el Sistema Nervioso y hace que la actividad de los
centros de aprendizaje neocorticales se enlentezcan pero que las actividades
del tronco y el límbico relacionadas con la agresividad y las respuestas de
lucha y huida aumenten.

Por esto el niño estresado aprende menos que el niño con buenos vínculos.
Imprimir (o dejar una huella) de una pérdida de vínculo afecta la memoria lo
cual lógicamente afecta el aprendizaje. El Hipocampo se llena con memorias
asociadas al estrés emocional señalando al Límbico que debe aumentar su
respuesta de estrés. Otras lecciones (sobre el alfabeto o los números) no son
retenidas en el Hipocampo y el Límbico mantiene al Neocortex distraído de
sus funciones principales.

Si bien las niñas y los niños coinciden en cómo sus cerebros manejan el estrés
ya en esta etapa precoz se expresan diferencias entre ambos. Llorar es una
conducta muy común en ambos, pero muchos niños ya comienzan a
enmascarar su dolor con “estoy bien”. Las niñas comienzan a enmascararlo
aumentando sus conductas de responsabilidad: haciéndose responsable de
niños más pequeños o como ayudantes del docente. Algunos niños estresados
por pérdida vincular ya expresan respuestas de agresión física y retrasos en el
lenguaje.

El cerebro femenino se adapta más rápidamente al estrés emocional (por


ejemplo un estrés al levantarse antes de ir al jardín) (y esto es aún más
diferenciado en los cerebros de los niños preescolares) lo que le permite un
mejor desempeño que a los niños.

Crear lazos afectivos: Debido a la importancia de la vinculación en el


aprendizaje (en especial en el frágil cerebro masculino) se deben crear
rituales de vinculación en el aula inicial. La vinculación para los niños en el
aula inicial es más difícil porque están en un ambiente casi exclusivamente
femenino por las docentes.