Anda di halaman 1dari 6

Justicia TRIBUNAL SUPREMO

TRIBUNAL

82 CLÍO
SUPREMO
EL SANTUARIO DE LA JUSTICIA
EL TRIBUNAL SUPREMO ES EL ÓRGANO CONSTITUCIONAL DEL REINO DE ESPAÑA QUE
SE ENCUENTRA EN LA CÚSPIDE DEL PODER JUDICIAL. REPRESENTA LA INSTANCIA SUPERIOR
EdKK^>K^MZE^Έ/s/>͕WE>͕KEdE/K^KͳD/E/^dZd/sKz^K/>Ή͕^>sK
>K/^Wh^dKEDdZ/'ZEd1^KE^d/dh/KE>^͕hzZ^WKE^/>/
^E^E>dZ/hE>KE^d/dh/KE>͕:EK>WKZ:h//>͘^d^^h,/^dKZ/͘

WKZDǒE'>^>MW>/^

ESDE LOS INICIOS DEL ESTADO ESPA- nal Supremo, aunque la Guerra de la Independencia y el asedio

D
ÑOL, TAL Y COMO HOY LO CONOCE- KLSHJP\KHKKL*mKPaPTWPKPLYVUSHLÄJHJPHKLSHU\L]HLZ[Y\J[\-
MOS, LA ADMINISTRACIÓN DE JUSTI- ración constitucional de la justicia.
CIA ESTUVO SIEMPRE EN MANOS DEL Con el repliegue de las tropas francesas, las Cortes de Cádiz
REY, QUIEN IMPARTÍA JUSTICIA Y LE- ZL[YHZSHKHYVUH4HKYPKYL\UPtUKVZLWVYWYPTLYH]LaLS
GISLABA EN EL ÁMBITO PENAL. No fue de enero de 1814, en el Teatro de los Caños del Peral. Y, con-
hasta bien entrado el siglo XVIII, con la lle- tinuando con su labor reformadora, aprobaron el Reglamento
gada de la Ilustración y sus ideas, muchas KLS:\WYLTV;YPI\UHSKL1\Z[PJPHX\LUV[\]V]PNLUJPHHSN\UH
de ellas relacionadas con la separación de poderes, que aparece debido a que el primer acto de gobierno del rey Fernando VII,
la idea de un tribunal independiente que administre justicia. al regresar del exilio, fue la derogación de la Constitución y de
Pero realmente el concepto de Tribunal Supremo, como tal, [VKVZSVZ+LJYL[VZKLSHZ*VY[LZH[YH]tZKLSSSHTHKV4HUPÄLZ-
no se plasma hasta la Constitución de 1812. En el informe de la [VKL=HSLUJPHKLKLTH`VKL,SSVZPNUPÄJHIHSH]\LS[H
Comisión encargada de la formación del proyecto constitucional, a los Consejos Reales y la asunción de los poderes administra-
fueron consignados los propósitos que conducirían a su creación. [P]V`Q\KPJPHSJVTVLTHUHKVZKLS7VKLY9LHS
En el apartado XVL de aquel dictamen memorable, se razonó la En 1834, la reina Isabel II suprimió los antiguos Consejos de
creación del Tribunal Supremo: "Delegada por la Constitución a España y de Indias, y reinstauró, por Real Decreto, el Tribunal Su-
los Tribunales la potestad de aplicar las leyes, es indispensable es- premo. Este quedó compuesto por tres Salas, una de ellas encar-
tablecer, para que haya sistema, un centro de autoridad en que gada de los asuntos de ultramar, recibiendo el nombre de Tribunal
]LUNHUHYL\UPYZL[VKHZSHZYHTPÄJHJPVULZKLSHWV[LZ[HKQ\KPJPHS Supremo de España e Indias. Respecto de las otras dos, quedaron
Por lo mismo, se establece en la Corte un Supremo Tribunal de Jus- bautizadas como Tribunal Supremo de Guerra y Marina, una, y
[PJPHX\LJVUZ[P[\PYmLZ[LJLU[YVJVT‚U:\ZWYPUJPWHSLZH[YPI\[VZ Tribunal Supremo de Hacienda, la otra.
deben ser los de la inspección suprema sobre todos los Jueces y Un Decreto de 1868 remitió a la jurisdicción ordinaria del
Tribunales encargados de la administración de la Justicia". Tribunal Supremo el conocimiento de los asuntos contencioso-
HKTPUPZ[YH[P]VZJYLHUKV\UH:HSHX\LLU[LUKPLYHKLLSSVZ@V[YV
PUESTA EN MARCHA Decreto posterior, fechado en diciembre del mismo año, suprimió
Promulgada y jurada la Constitución, el 19 de marzo de 1812, por los fueros especiales, cuyas causas conocían los Tribunales ecle-
Decreto de 17 de abril del mismo año, quedó instaurado el Tribu- siásticos y el Tribunal de las Órdenes Militares.

CLÍO 83
Justicia TRIBUNAL SUPREMO

FACHADA DEL TRIBUNAL


SUPREMO DE MADRID.

Con la llegada de la Segunda República,


el Tribunal Supremo quedó organizado en Además de conocer y decidir acerca de los
JPUJV:HSHZ!7YPTLYH!WHYHSV*P]PS":LN\U-
KH!WHYHSV*YPTPUHS";LYJLYH`*\HY[H!WHYH
recursos ordinarios y extraordinarios previstos por
SV *VU[LUJPVZV(KTPUPZ[YH[P]V" ` 8\PU[H! la Ley contra las resoluciones de TRIBUNALES
para lo Social. Por su parte, la Constitución /E&Z/KZ^͕ conoce y decide sobre los procesos de
de 1931 crearía una Sala Sexta de Justicia
Militar, asumiendo las competencias de
ilegalización de partidos políticos.
Guerra y Marina.

EN DEMOCRACIA Entre otras atribuciones, el Tribunal Su- ordenar la detención de sus propios
Muerto Franco y recuperada la democra- premo conoce y decide, en instancia úni- miembros, y solo ella puede procesar-
cia en España, la Constitución de 1978 JHSVZWYVJLZVZKLYLZWVUZHIPSPKHKJP]PSV los y separarlos por responsabilidades
dedicó su Título VI al Poder Judicial, y su penal contra el Presidente y los Ministros JP]PSLZ ` WLUHSLZ LU LS KLZLTWL|V KL
artículo 123 al Tribunal Supremo, recono- del Gobierno de la nación, los Senadores sus funciones.
ciéndole como órgano jurisdiccional supe- y Diputados de las Cortes Generales, el El Tribunal Supremo goza de una po-
rior en todos los órdenes, con jurisdicción Presidente y los Magistrados del propio sición análoga a la de las Cortes Gene-
en toda España, y siendo su Presidente ;YPI\UHS :\WYLTV HZx JVTV SVZ ]VJHSLZ rales y el Gobierno de la nación, deri-
nombrado por el Rey, a propuesta del Con- del Consejo General del Poder Judicial, el ]HKHKLZ\WVZPJP}ULX\P]HSLU[LJVTV
sejo General del Poder Judicial, en la forma Presidente y los Magistrados del Tribunal cabeza de uno de los tres Poderes del
determinada por Ley. Desde la entrada en Constitucional, además de otros integran- Estado.
]PNVYKLSH3L`6YNmUPJHKLS7VKLY1\KPJPHS tes de las más altas instituciones del Estado
KL   X\L YLN\SH Z\ JVTWVZPJP}U ` y de las Comunidades Autónomas. EN LA ACTUALIDAD
funciones, siete son los eminentes juristas Además de conocer y decidir acerca En la actualidad, el Tribunal Supremo está
que han ocupado la presidencia del Alto de los recursos ordinarios y extraordi- KP]PKPKV LU JPUJV :HSHZ! 7YPTLYH KL SV
Tribunal: Antonio Hernández Gil, Pascual UHYPVZ WYL]PZ[VZ WVY SH 3L` JVU[YH SHZ *P]PS":LN\UKHKLSV7LUHS";LYJLYHKLSV
Sala Sánchez, Javier Delgado Barrio, Fran- resoluciones de los tribunales inferio- *VU[LUJPVZV(KTPUPZ[YH[P]V" *\HY[H KL
cisco José Hernando Santiago, Carlos Dí- res, conoce y decide sobre los procesos SV:VJPHS"`8\PU[HKLSV4PSP[HY:\VYNH-
var Blanco, Gonzalo Moliner Tamborero y de ilegalización de partidos políticos, nigrama lo componen el Presidente y un
Carlos Lesmes Serrano. siendo la única instancia que puede número indeterminado de Magistrados,

84 CLÍO
HKZJYP[VZ H SHZ KP]LYZHZ :HSHZ X\L SV PU[L-
gran, nombrados, en todos los casos, por
Su Majestad el Rey, a propuesta del Conse-
jo General del Poder Judicial.
En sus más de doscientos años de exis-
tencia, el Alto Tribunal ha sido testigo de
grandes hitos de la historia de España. Des-
de la inscripción del Partido Comunista en
el Registro de Partidos Políticos, gracias al
beneplácito de la Sala de lo Contencioso-
(KTPUPZ[YH[P]VLU OHZ[HSHJVUKLUH
KLSVZ]LPU[PK}ZWYVJLZHKVZWVYLSNVSWLKL
Estado del 23 de febrero de 1981, cuyas
penas dictadas por la jurisdicción militar
fueron sensiblemente aumentadas por la
Sala de lo Penal.
El Alto Tribunal, emplazado hoy entre
las calles del Marqués de la Ensenada, la
plaza de la Villa de París y los jardines de la
iglesia de Santa Bárbara, constituye uno de
los conjuntos arquitectónicos más monu- LA REINA BÁRBARA
DE BRAGANZA.
TLU[HSLZKL4HKYPK-\LLKPÄJHKVLU[YLZ
alturas y con dos amplios patios cuadrados
porticados con columnas y con planta bre desde el reinado de Felipe II, dispu-
rectangular prolongada en tres alas hacia
la fachada oriental. Durante la presidencia
sieron la ubicación de su sepultura en la
contigua iglesia de Santa Bárbara. Se trata
SENTENCIAS
de Pascual Sala]HSLUJPHUVKLW\YHJLWH de uno de los enterramientos más bellos de CÉLEBRES
echando de menos su tierra, mandó plan- Madrid. De estilo barroco italo-francés, fue
[HY ]HYPVZ UHYHUQVZ [YHxKVZ L_WYLZHTLU[L realizado por Francisco Gutiérrez, bajo las EhEdK^h^^EdE/^͕
KLZKL=HSLUJPHJ\`HZÅVYLZLUWYPTH]LYH directrices de Francesco Sabatini. MERECEN ESPECIAL MENCIÓN LA
siguen inundando de perfume el Tribunal. La Reina había planeado instalar la con- /d͕Eϭϵϴϭ͕ en el caso de las
+PJLUX\LLSWYLZPKLU[L]HSLUJPHUVTPTH- gregación de monjas de la Visitación de intoxicaciones por aceite de colza, que
ba aquellos árboles, de tal modo, que los San Francisco de Sales –de ahí el nombre mató a cientos de personas y causó
cubría personalmente con plásticos para de Salesas Reales–, y así se dispuso en el patologías gravísimas a otras miles.
WYLZLY]HYSVZKLSVZOPLSVZPU]LYUHSLZ YLJPU[VJVU]LU[\HS3HJVUZ[Y\JJP}UJVZ[} También, el proceso que envió a la
Bajo el impulso de su mentora, la reina ochenta y cinco millones de reales, cifra cárcel, por primera vez, a un Ministro del
portuguesa Bárbara de Braganza, esposa fabulosa en su época y, según cuentan Gobierno de la nación, tuvo lugar en el
de Fernando VI, puso en marcha las obras, SVZJYVUPZ[HZWHYHJ\IYPYSHSH9LPUHZL]PV Supremo. Hablamos de José Barrionuevo
que duraron ocho años, y que estaban des- obligada a empeñar sus joyas. El Tribunal y el escándalo de los GAL. Igualmente,
tinadas, en principio, a la construcción de Supremo se fundaría después en 1812, Javier Gómez de Liaño fue el primer
\UNYHUJVUQ\U[VJVU]LU[\HS`LZJVSHYKLZ- como consecuencia de lo dispuesto por la juez expulsado de la carrera judicial
tinado a ser cenobio monacal, internado Constitución de Cádiz. por un delito de prevaricación durante
para señoritas nobles y retiro personal re- La orden religiosa continuó residiendo ůĂŝŶǀĞƐƟŐĂĐŝſŶĚĞůĐĂƐŽ^ŽŐĞĐĂďůĞ͖Ğů
NPVWLUZHKVWHYH]P]PYLUtS\UH]P\KLKHK hasta 1870, año en que el presidente del segundo fue el juez Baltasar Garzón,
que nunca llegó, porque la reina Bárbara Gobierno, el general Juan PrimPU]VJHUKV Sentencia por la que el Alto Tribunal
falleció un año antes que su enamorado decisiones desamortizadoras emitidas en ƌĞĐŝďŝſůĂƐŵĄƐĚƵƌĂƐĐƌşƟĐĂƐƉŽƌƵŶ
esposo, que enloqueció tras la muerte de 1837, se incautó del palacio, encargando importante sector de la opinión pública.
LSSH +PJLU X\L LU ]PKH JHU[HIHU H K‚V su adaptación al arquitecto Antonio Ruiz En relación con la banda terrorista ETA,
TPLU[YHZ UH]LNHIHU WVY LS;HQV MYLU[L HS de Salces y cediéndolo después a la Admi- el Supremo también ha hecho historia.
palacio de Aranjuez. Tanto se quisieron nistración de Justicia. Las monjas litigaron Como muestra, sirva de ejemplo la
Bárbara y Fernando que, al morir, lejos de por su propiedad, sin éxito, hasta bien en- Sentencia que dejó a Herri Batasuna fuera
hacerse enterrar en el Monasterio de San trado el siglo XX. El palacio, de propiedad ĚĞůƌƵĞĚŽƉŽůşƟĐŽĞŶϮϬϬϯ͘
Lorenzo de El Escorial, como era costum- estatal, había albergado durante cuatro

CLÍO 85
Justicia TRIBUNAL SUPREMO

didos, en cuyos techos se pueden admirar


KVZMYLZJVZX\LYLWYLZLU[HUSH3L`+P]PUH
y la Ley Humana, obras de Álvaro Alcalá
Galiano, discípulo de Joaquín Sorolla.
Grandes mosaicos que representan la
Elocuencia, la Fortaleza, la Igualdad y la
Ley cubren los dinteles de las puertas de
cada Sala. Un enorme cuadro de Cris-
to JY\JPÄJHKV X\L ZL H[YPI\`L H Alonso
Cano, preside la Sala de lo Penal, símbolo
del trance por el que tenían que pasar los
penados, mientras una Inmaculada Con-
cepción, de Claudio Coello, embellece
otra de las Salas.
Si continuamos adentrándonos en el
LKPÄJPVUVZLUJVU[YHYLTVZHU[L\UHIL-
LA GRANDIOSA ESCALERA llísima escalera de mármol que caracolea
DE HONOR DEL VESTÍBULO
PRINCIPAL. hasta la planta noble, presidida por un re-
trato de Isabel de Farnesio, suegra de Bár-
bara de Braganza, a quien ella aborrecía.
La sede del dZ/hE>^hWZDK͕ĂŶƟŐƵŽWĂůĂĐŝŽ Paradójicamente, el cuadro salió indemne
KLSKLZ[Y\J[P]VPUJLUKPVKL (S[LYTP-
ZĞĂůĚĞůƐŝŐůŽys///͕ĞƐĐŽŶĚĞƵŶĂƵƚĠŶƟĐŽŵƵƐĞŽ nar de ascender, nos encontramos ante un
con piezas únicas. De sus paredes cuelgan medio suntuoso corredor donde se celebra el tra-
centenar de cuadros, en su mayoría pertenecientes dicional ágape posterior a la solemne ce-
remonia de apertura del año judicial, que
al catálogo del Museo del Prado. tiene lugar en el Salón de Plenos, con la
presencia de Su Majestad el Rey. Los mo-
años, entre 1910 y 1914, el Consejo de co año, por el arquitecto Joaquín Rojí. La saicos que se extienden en el suelo repre-
Ministros, bajo el mandato del presidente YLJVUZ[Y\JJP}UZLKLTVYHYxHU\L]LH|VZ sentan los símbolos de la justicia: el laurel,
José Canalejas[VKH]LaX\LSHZLKLN\ILY- 7LYVLSU\L]VHZWLJ[VKLSWHSHJPVNHU} la espada y la balanza, sobre unas Tablas
namental del palacio del Infante don Se- en belleza, y en riqueza su ornamentación de la Ley en piedra, con los doce caracte-
bastián, sito en la calle de Alcalá, también `HWHY[PYKLLU[VUJLZLSLKPÄJPVHSILYNH- res que simbolizan la suprema perfección.
llamado Casa de los Heros, se declarara en ría la Administración de Justicia completa, ,ULS[LJOVV[YHZVIYHZKLÍS]HYV(SJHSm
ruina y el Gobierno no hallara aposento en más los calabozos, la Fiscalía, el Colegio Galiano, que representan la Verdad, el De-
el palacio del duque de Uceda, hoy sede de Abogados y el Tribunal Supremo. lito, la Riqueza y el Progreso.
del Consejo de Estado, en la madrileña ca- Porque la sede del Tribunal Supremo, Una contigua sala de exposiciones per-
lle Mayor. antiguo Palacio Real del siglo XVIII, escon- manente de pequeño tamaño muestra los
de un auténtico museo con piezas únicas. collares de pedrería y esmalte que lucen
DE PALACIO REAL... A MUSEO De sus paredes cuelgan medio centenar el Rey y los altos Magistrados en los gran-
Pues bien, cuando el Consejo de Ministros de cuadros, en su mayoría pertenecientes des fastos. Igualmente, se exponen las
J\STPUHIHLU Z\[YHZSHKVKLÄUP[P]VHS HSJH[mSVNVKLS4\ZLVKLS7YHKV]PKYPLYHZ togas de los letrados, con puñetas borda-
palacio del Marqués de Villamejor, donde modernistas, esculturas sacras, escudos das para los Magistrados, sin ellas si son
residió ininterrumpidamente hasta 1978, reales, relojes ingleses, mobiliario román- simplemente abogados, como es el caso
en el Paseo de la Castellana, 3, con una ex- tico donado por la reina Isabel II y tapices de la toga de Adolfo Suárez, también aquí
celente colección de cuadros procedentes de La Granja. L_OPIPKH6[YHZ]P[YPUHZT\LZ[YHU]HSPVZVZ
KLS4\ZLVKLS7YHKV\UWH]VYVZVPUJLU- ;YHZJY\aHYLS\TIYHSÅHUX\LHKVWVYKVZ libros como el Corpus Iuris Civilis, de Jus-
KPVHJHLJPKVLSKLTH`VKL HYYHZ} LUVYTLZJHYPm[PKLZLS]PZP[HU[LWLUL[YHLU tiniano, o el Fuero Juzgo, cuya impresión
JVTWSL[HTLU[LLSLKPÄJPV;HUZVSVZLZHS- el corazón del palacio por su primera plan- está fechada en el siglo XV.
]}SHPNSLZPHKL:HU[H)mYIHYHWLYVLSJ\LY- ta. Los muros lucen un color ligeramente 6[YH]P[YPUHL_WVUL\UHZPUPLZ[YHTHSL[H
WVJVU]LU[\HSZLKLKLS;YPI\UHS:\WYLTV azulado, jalonados por medias columnas X\LJVU[PLULLSNHYYV[L]PSPUZ[Y\TLU[VKL
`SHZ(\KPLUJPHZ[\]VX\LZLYYLJVUZ[Y\PKV que se apoyan sobre peanas de mármol muerte que se aplicaba al cuello del reo,
casi por completo, a partir de aquel fatídi- negro. Delante, la Galería de los Pasos Per- perforado con un grueso tornillo que le

86 CLÍO
H[YH]LZHIHSHTtK\SHLZWPUHS`SHNHYNHU[H
5VKLILTVZVS]PKHYX\LSHWLUHKLT\LY-
te fue abolida en España en 1978, después
KLOHILYZLSSL]HKVWVYKLSHU[LHSVSHYNV
de su historia, a decenas de miles de delin-
J\LU[LZYLHSLZVÄJ[PJPVZ
7VY Z\ WHY[L SVZ HYJOP]VZ KLS;YPI\UHS
Supremo contienen documentos singula-
res como el Apuntamiento del asesinato
del general Juan Prim, ocurrido el 20 de
diciembre de 1870, cuando dos coches
de caballos le cortaron el paso y tirotearon
a los ocupantes del carromato en el que
]PHQHIHLSWYLZPKLU[LKL.VIPLYUVWVYSH
madrileña calle del Turco, hoy Marqués
KL*\IHZ"VSVZZ\THYPVZKLSJYPTLUKLS
EL EDIFICIO DEL TRIBUNAL
WYPTLY6IPZWVKLSHKP}JLZPZKL4HKYPK SUPREMO FUE ANTES UN
Alcalá, Narciso Martínez Izquierdo, a MONASTERIO DE MONJAS
QUE FUE INCAUTADO.
manos del enajenado sacerdote Cayetano
Galeote"VLSWYVJLZVJVU[YHSHWYLZ[HTPZ[H
Baldomera Larra, hija del célebre perio- alfombra sobre la que descansa, fueron K\YHU[LH|VZLSWHSHJPV[\]V\UHM\U-
dista y autora del primer fraude piramidal necesarias seis personas. Igualmente, de JP}ULK\JH[P]H
del que se tiene noticia, o los del juicio pesada carga son las seis sillas de estilo ro- También en la segunda planta se en-
contra Eleuterio Sánchez, El Lute, cono- TmU[PJVKLRPSVZJHKH\UHTmZ[YLZZP- J\LU[YHSH:HSHKL.VIPLYUV,UZ\]LZ[xI\-
JPKVKLSPUJ\LU[L`L_M\NP[P]VHJ\ZHKV` SSVULZIHYYVJVZKLRPSVZ`\UIHYN\L|V SVWYPUJPWHSLZWVZPISLHKTPYHY\UH]PKYPLYH
condenado por atraco y asesinato. que adorna un lateral del despacho. TVKLYUPZ[H JVU SH ÄN\YH KL Temis, diosa
Si el presidente del órgano de gobierno griega de la justicia. Es una de las obras
EL DESPACHO PRESIDENCIAL KLSVZQ\LJLZSL]HU[HSH]PZ[HKLZ\TLZHZL WYLKPSLJ[HZ KL SVZ Q\LJLZ ` SVZ ÄZJHSLZ
7LYVZPOH`\UHLZ[HUJPHLUSHX\L]HSLSH encontrará con un óleo sobre lienzo de la del Supremo. Finalmente, en la Sala pro-
pena detenerse es el despacho del presi- Inmaculada, de autor desconocido. Apo- piamente dicha, se sitúan dos obras muy
KLU[LKLS;YPI\UHSX\LVJ\WH\UWYP]PSL- yado sobre una mesa auxiliar descansa un ]HSPVZHZKLDiego Velázquez, Esopo y Me-
giado lugar en la segunda planta del pala- reloj francés de sobremesa, fabricado en nipo, además de un retrato anónimo de la
JPV:\HS[\YHLZKLTL[YVZ`Z\Z\WLYÄJPL mármol negro de Bruselas con herrajes de emperatriz Sisí.
es aproximadamente de 40 m2. Lejos de bronce y una esfera de porcelana blanca Estas son algunas de las joyas del museo
las comodidades que cualquier ciudada- con numeración árabe. Se trata de un au- del Tribunal Supremo, que solo puede ser
no imaginaría, la estancia es un pequeño téntica reliquia que el maestro relojero de ]PZP[HKV[YLZKxHZHSH|VK\YHU[LSHZWYVNYH-
museo que rezuma Historia, con piezas de Madrid calibra y da cuerda cada semana. madas jornadas de puertas abiertas.
KLJVYHJP}U‚UPJHZ`KLNYHU]HSVY Además, el despacho del presidente Por lo demás, merece la pena el recorri-
Nada más cruzar el umbral del despa- cuenta con dos entradas –la funcional y la do por las estancias de este "templo de la
cho, que actualmente ocupa Carlos Les- principal–. Esta última solo se utiliza en las justicia": Sala de Gobierno, Sala de Bande-
mesSHTPYHKHKLS]PZP[HU[LZLWVZHLU\U ocasiones solemnes, y da a una estancia, a ras, Salón de Plenos, este último presidido
WVY[LU[VZV JY\JPÄQV KL THYÄS ` THKLYH la que llaman "la Rotonda". WVY\UTHNUxÄJVTLKHSS}UKLIYVUJLLZ-
que irradia solemnidad desde su posición "La Rotonda" es una de las salas más culpido por Mariano Benlliure"KLZWHJOVZ
en el escritorio. La mesa es una singular luminosas del palacio. Como ya hemos suntuosos, escaleras con balaustradas de
pieza de bronce y madera que data de dicho, tras la muerte de Bárbara de Bragan- TmYTVSJVYYLKVYLZ`]LZ[xI\SVZ"KLZS\T-
LUJHYNHKHWVY0ZHILS00H\UTHYX\L- aHLU`\UH|VKLZW\tZKLSHKLZ\ IYHU[LZ ]PKYPLYHZ OLYmSKPJHZ KL 4H\TL-
tero ruso. Cuenta la historia que la reina la esposo, Fernando VI, dicen que de pena, QLHUX\LHWVY[HULSLNHUJPH`]PZ[VZPKHKH
cedió al Palacio de Justicia después de que LSWHSHJPVWHZ}HZLYJVU]LU[VKLTVUQHZ un palacio donde el horror que suscitaban
\UQ\LaMHSSHYHLUZ\MH]VYLULSWSLP[VX\L salesas y colegio residencia para las hijas HU[H|V Z\Z HJ[P]PKHKLZ LU[YL SH JP\KHKH-
ella misma había interpuesto contra el ar- de los aristócratas distinguidos. Las niñas nía ha dado paso, en la actualidad, a la
tista por el sobreprecio de la obra. cosían en aquella estancia, teniendo en JVUÄHUaHZLYLUHX\LUHJLKLSHSPILY[HK
,SLZJYP[VYPVWLZH\UVZRPSVZ3H‚S- cuenta que aún faltaban décadas para la conquistada y ejercida bajo el imperio de
[PTH]LaX\LZLTV]P}WHYHYLJVSVJHYSH llegada de la luz eléctrica. De este modo, la ley.

CLÍO 87