Anda di halaman 1dari 8

“AÑO DEL DIÁLOGO Y LA RECONCILIACIÓN NACIONAL”

UNIVERSIDAD NACIONAL DE SAN MARTÍN-TARAPOTO


FACULTAD DE MEDICINA HUMANA

TEMA:
“CONTROL POR NIVELES Y DISEÑO DE ESTRUCTURAS”

ASIGNATURA:

GESTIÓN EMPRESARIAL

DOCENTE:

LIC. ADM. MIGUEL ÁNGEL SALAZAR HIDALGO

ESTUDIANTES:
CASTILLO PÉREZ, JULIO CESAR
NORIEGA PÉREZ, ALEX FERNANDO
SILVA ZULUETA, FANNY LUZ

FECHA:

05/07/2018

TARAPOTO – PERÚ
2018
INTRODUCCIÓN

El término "control por niveles" se utiliza generalmente para definir, cuantas personas
dependen de un Director General (Director de División, Director de Departamento, etc.).

Lo que pretendemos indicar con esta definición es saber dónde se sitúa el Gerente
desde el punto de vista lineal, es decir, qué lugar ocupa en el organigrama de la
organización, sin especificar el contenido de sus cometidos funcionales y/o personales.
El control por niveles podrá variar en función, como es lógico, de las características y
circunstancias de la organización, su tamaño o dimensión, el grado de competencia
dentro de los valores de la organización y el grado de complejidad tecnológica de la
misma.

En este tema vamos a estudiar los niveles operativos y de eficacia de una empresa,
desde el Director General, Directores de Departamento, Mandos Intermedios, etc. hasta
el personal de apoyo.

No existen controles por niveles ideales para cada circunstancia, pero si podremos
identificar los factores a tener en cuenta para un control adecuado a todos los niveles
de la empresa. Lo que sí se verá reflejado, sin duda, es la personalidad, capacidad y
energía de mando del gestor, por el dinamismo de los activos y los recursos humanos
que ha implementado al diseñar la organización funcional. Habrá que tener en cuenta
como es el estilo de la gestión general dentro de la organización. Una empresa con un
estilo de gestión "orgánica" que propicia las comunicaciones fluidas y la responsabilidad
de los comités de trabajo, estará habituada a trabajar en equipo, compartiendo
responsabilidades.

Este tipo de estructura permitirá un excelente control por niveles, favoreciendo la marcha
eficiente de la empresa. Si el control por niveles es demasiado complejo, los
subordinados sentirán frustración al no poder acceder fácilmente a sus mandos
superiores por estar éstos con problemas de tiempo y excesiva carga de trabajo, sobre
todo en las áreas bajo su control que no han sido delegadas.
EL CONTROL POR NIVELES Y LAS ESTRUCTURAS

Algunos consultores de gestión, han determinado que el número ideal de colaboradores


que deben depender de un gestor superior es de cinco o seis. Dependerá en gran
medida la naturaleza del departamento y de las funciones o trabajos a realizar. En el
departamento de Contabilidad, por ejemplo, donde el trabajo es reiterativo, el control por
niveles funciona eficazmente porque el jefe de departamento puede delegar en su
personal y estos realizar los trabajos sin controles exhaustivos.

Sin embargo, en un departamento con poca estructura, el jefe del departamento se


involucrará constantemente en discusiones sobre la definición y dirección de los trabajos
y colaborará estrechamente en la aportación de ideas innovadoras.

Para trabajar con eficacia en un departamento de estas características, el número de


personas máxima serían seis para realizar un control por niveles eficaz.

Para definir el control por niveles idóneo de un departamento dentro de la pirámide de


la organización, se tendrá en cuenta la relación existente con las funciones de otros
niveles controlados. Tenemos las siguientes estructuras:

a. Las estructuras "piramidales" o jerárquicas (Figura 1), de pocos departamentos,


los gestores superiores tienen que delegar más autoridad y responsabilidad en
los niveles inferiores para no verse sobrecargados con tareas que no le son
comunes habitualmente. Este es el modo dominante de organización entre las
grandes organizaciones; mayoría de las empresas, los gobiernos y las religiones
organizadas son las organizaciones jerárquicas, con diferentes niveles de
gestión, poder o autoridad.

FIGURA 1
b. Las estructuras "planas", (Figura 2) con pocos niveles de autoridad, desarrollan
tal vez mayor iniciativa y responsabilidad, con apoyos constantes de los mandos
intermedios. Organización plana (también conocida como organización
horizontal) se refiere a una estructura organizativa, con pocos o ningún nivel de
intervención de gestión entre el personal y los directivos. La idea es que los
trabajadores bien entrenados serán más productivos cuando estén más
directamente involucrados en la toma de decisiones, y no supervisados de cerca
por muchas capas de gestión.

FIGURA 2

EL CONTROL POR NIVELES Y LAS RESPONSABILIDADES

El control por niveles tiene una consecuencia directa con los "niveles de
responsabilidad". Un control de niveles más amplio aumenta el nivel de
responsabilidades en el gestor y el nivel de influencia de sus decisiones, afecta a todos
los niveles de la organización.

Desde el punto de vista práctico, un control por niveles bajo, podría permitir al
responsable de la gestión mantener un control absoluto sobre su área funcional, pero la
experiencia nos ha demostrado que si se amplía el área de actuación, también aumenta
el área de influencia, pues el gestor participa o se involucra más en los circuitos de
comunicación interna de la empresa.

El control por niveles puede tener un efecto muy significativo en la eficacia y eficiencia
de la organización.

Una empresa con 150 empleados, con los correctos controles por niveles, permite una
perfecta coordinación de los trabajos, puesto que los mandos intermedios no necesitan
delegar tanto y pueden supervisar y vigilar el rendimiento de la mano de obra y los
trabajos en curso. Los trabajadores a su vez, pueden satisfacer las exigencias de su
superior, realizando bien los trabajos y no necesariamente deben contribuir con ideas
innovadoras y/o sugerencias.

Esta misma empresa, con más control por niveles, los gestores se verían agobiados y
tendrían que delegar tareas y perderían la posibilidad de supervisar ellos mismos los
trabajos. Serían entonces los propios trabajadores los que tendrían que
responsabilizarse del control y organización de sus propias tareas y contribuir entonces
con sus propias ideas para mejorar la productividad.

EL JUEGO DE LAS CANICAS

El trabajo de investigación sobre las distintas formas de comunicación dentro de una


organización, nos ha servido para desarrollar e ilustrar el tema que estamos estudiando.

Veamos el ejemplo de dos tipos de estructuras:

a. La estructura "estrella" tiene cinco puntas (cinco miembros), cuatro de los cuales
informan y se comunican sólo con el quinto que llamaremos "líder". Hay que
tener en cuenta que los miembros no pueden comunicarse entre sí, y que su
único canal de comunicación es a través del líder. (Fig. 3)

FIGURA 3

b. La estructura "hexagonal" también tiene cinco miembros pero es un grupo "sin


líder". (Fig.4)
FIGURA 4

Cada miembro del grupo recibe seis canicas de colores. La labor del grupo es averiguar
cuál es el color común a todos los miembros. Al comienzo del juego el grupo "sin líder"
va mal, pero poco a poco mejora a medida que se desarrollan las estructuras y formas
de comunicación. El grupo "liderado" o "dirigido" empieza bien, pero a medida que trata
de estructurar su concepción empeora poco a poco, aunque sigue siendo superior al
anterior.

Al cabo de una docena de pruebas, las canicas se cambian por otras con colores
"grises", ambiguos. El funcionamiento del grupo "sin líder" mejora con respecto al otro,
que tiene dificultad en resolver el problema. El grupo "sin líder" pudo encontrar una
nueva tarea estimulante, y se erigió como un grupo creativo e imaginativo para encontrar
la solución.

Al contrario, aunque el líder del otro grupo disfrutaba con la tarea, a los otros cuatro
componentes les parecía bastante aburrido el juego, porque se habían acostumbrado
simplemente a responder a las solicitudes de información del líder. Cuando éste
solicitaba su cooperación y ayuda, estos no deseaban, no podían o no sabían dársela.

Las simulaciones de este juego son de gran importancia para las organizaciones.

Un trabajador que no participa en las decisiones, en quién se delega poco o nada y que
no aporta iniciativas o sugerencias para realizar su trabajo, responderá igualmente como
lo hacen los "trabajadores" del grupo "con líder".

Por el contrario, cuando esto ocurre de forma positiva, la organización puede orientar a
sus mandos intermedios a delegar responsabilidades y así crear una organización
eficaz, con mayor participación a todos los niveles y deseos de cooperación, cuando la
organización lo demande.

EL CONTROL POR NIVELES Y LA COORDINACIÓN


Los directivos de empresa tienen la misión primordial de coordinar las actividades de los
distintos responsables de cada departamento: compras, marketing, finanzas,
producción, investigación y desarrollo; todo ello variará en función de que exista un
control de niveles, grande o pequeño, es decir una estructura pequeña, mediana o
grande.

Un grupo capaz de trabajar con cohesión conseguirá descargar tareas a su inmediato


superior, lo que permitirá a éste dedicar más tiempo a la planificación, presupuestos,
políticas y estrategias, así como a otras decisiones corporativas.

Por este motivo, deberá existir una comunicación muy fluida que permita disfrutar de
una mayor cobertura informativa, con la creación de equipos homogéneos de trabajo
para mejorar el funcionamiento de la empresa.

Un control de nivel superior necesita una gran concentración, cuanto mayor sea el
número de departamentos a controlar. El hecho de que nos encontremos ante una
organización pequeña, también es necesario que sus gestores se preocupen de la
coordinación, aunque no existan canales de comunicación tan complejos como en otras
organizaciones superiores.

Nunca olvide: "Es preferible una pequeña empresa mal organizada que una grande mal
organizada"

La apuesta de una pequeña empresa por la organización es un objetivo inmediato a


conseguir, mientras que si una gran empresa adolece de una organización eficaz, puede
repercutir negativamente en su desarrollo corporativo.

Sobre todo, "No olvidemos que las multinacionales de hoy, tan solo hace 50 años, eran
pequeñas empresas".

Y definitivamente:

"La gestión empresarial es una necesidad imperiosa en la economía moderna. Nada de


remedios-tipo, sino proyectos de racionalización a todos los niveles de la organización,
para aumentar la productividad y los beneficios de nuestras empresas".
CONCLUSIONES

 El control de niveles permite evaluar los resultados y saber si estos son


adecuados a los planes y objetivos que desea conseguir la empresa.
 A través de esta función se pueden precisar los errores, identificar a los
responsables y corregir las fallas.
 Debe llevarse en cualquier nivel de la organización, garantizando de esta forma
que en la misma se cumplan los objetivos.
 Debe ser realizado cuando se lleven a cabo las actividades para que, de esta
forma, se solucionen de manera más eficaz y en el menor tiempo posible todas
las desviaciones que se presenten.

REFERENCIA BIBLIOGRAFICA

1. Postulado de CEDEC (Centro Europeo de Evolución Económica) Bruselas.


2. Estructura Organizacional. Santo Domingo, 2015.
3. GUALTEROS, Dario. El control por niveles y las estructuras. Marzo, 2014.
4. RUBIO DOMINGUEZ, Pedro. Unidad 3 Relaciones dentro de la Organización.

Minat Terkait