Anda di halaman 1dari 6

Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente

Repositorio Institucional del ITESO rei.iteso.mx

Publicaciones ITESO PI - Revista Renglones

2001-12

Ethos profesional y ethos cívico: bases de una


ética en construcción

Aguilar-Sahagún, Luis A.

Aguilar-Sahagún, L.A. (2001) "Ethos profesional y ethos cívico: bases de una ética en construcción".
En Renglones, revista del ITESO, núm.50. Tlaquepaque, Jalisco: ITESO.

Enlace directo al documento: http://hdl.handle.net/11117/471

Este documento obtenido del Repositorio Institucional del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de
Occidente se pone a disposición general bajo los términos y condiciones de la siguiente licencia:
http://quijote.biblio.iteso.mx/licencias/CC-BY-NC-ND-2.5-MX.pdf

(El documento empieza en la siguiente página)


Ethos profesional y ethos cívico:
bases de una ética en construcción
Luis Armando Aguilar Sahagún*

Introducción Ethos profesional y ethos cívico como ex-


presión del modo de ser persona
Entendida como la reflexión normativa sobre la
racionalidad de las acciones humanas individuales El trabajo humano ha cobrado diversos significa-
y colectivas, la ética se finca en las acciones de dos en la sociedad moderna. Hoy no es evidente
los individuos o de colectividades. Éstas, a su vez, todo lo que abarca el trabajo como actividad hu-
surgen del conjunto de disposiciones y criterios mana, tampoco si debe estar asociado forzosamente
de acción de las personas. La ética le da una ex- a las estructuras del mercado laboral que lo retri-
presión razonable a estos elementos y establece buyen de una u otra manera. Por otra parte, por el
cuáles son sus fundamentos, su fuerza vinculante, hecho de ser ciudadanos, los profesionistas man-
sus implicaciones y su sentido. La unidad de una tienen vínculos con la colectividad por encima del
ética que vincula a la actividad profesional con el orden jurídico. Tanto en el mundo laboral como
ejercicio de la ciudadanía supone la capacidad de en la sociedad en general, el trabajo presenta exi-
los sujetos —como profesionistas y ciudadanos— gencias en el orden de la conducta que, a su vez,
de desarrollar un conjunto de disposiciones y acti- suponen la existencia o el desarrollo de un ethos o
tudes respecto a lo que hacen, así como de inte- modo de ser de los sujetos que trabajan.
grarlo a la luz del contexto social y político en que Como ciudadano, el sujeto debe proceder a partir
viven. de un ethos cívico asociado a inclinaciones como la
En este trabajo se plantea la posibilidad de una solidaridad, la justicia, la disposición a cooperar,
ética que responda a las exigencias de la actividad la tolerancia, etc., y como profesionista, ha de res-
profesional y de la vida ciudadana. En estos dos ponder a exigencias mínimas de honestidad, honra-
ámbitos de la vida la acción de los sujetos se lleva dez, discreción, profesionalismo, etc. La ciudadanía
a cabo de acuerdo con modos de ser que tienen es el modo de ser de la persona en relación con la
su raíz en su misma diversidad. En un primer mo- comunidad política.
mento se describe la unidad de estos criterios y El trabajo es una de las formas de realización de
valores, luego se señalan elementos necesarios para la persona, entre las que también se encuentra el
integrarlas y finalmente se proponen algunas re- trabajo profesional. El mismo sujeto es persona,
flexiones sobre el carácter dinámico de una ética profesionista y ciudadano. Por eso el ethos cívico y
cívica-profesional. el ethos profesional son expresiones del único modo
de ser persona: sujeto que se posee a sí mismo en
libertad y responsabilidad en relación con los demás.
En la sociedad actual las necesidades tien-
den a rebasar los recursos, se multiplican las
* Doctor en filosofía, profesor e investigador del Departamento
voces discrepantes respecto de lo que constitu-
de Educación y Valores del ITESO, integrante del colegio aca- ye el bien común, el ritmo de vida impide la
démica del Doctorado en Filosofía de la Educación. toma de decisiones bien ponderadas sobre los

64 RENGLONES # 50, DICIEMBRE 2001-MARZO 2002


asuntos que afectan a los demás; éstas suelen cipios basado en el profesionalismo y el amor al
ser precipitadas y producir graves daños socia- trabajo, de manera que se fuera creando una cul-
les. En este contexto la prudencia, la serenidad tura de la responsabilidad, al menos en los contex-
y la confianza se vuelven disposiciones indispen- tos donde incide la actividad de cada profesionista.
sables de toda profesión.
En la configuración de este modo de ser, el Cooperación y responsabilidad
logro de que la auténtica realización y el bienestar
personales puede ser tanto más real cuanto más Sin negar la enorme importancia de esta expecta-
integre la perspectiva del otro, de la gente con la tiva, podemos decir que el ethos cívico exige más.
que tenemos que convivir día con día: su palabra, En primera línea, no en el sentido de hacer más
sus necesidades, sus deseos, su posibilidad de apor- de lo que exige el trabajo, las actividades y com-
tar alternativas de solución para vivir y celebrar la promisos laborales y extralaborales, sino como la
vida en un mundo que podría ser cada vez menos disposición fundamental a partir de la cual se lle-
deshumanizante. La conjunción de un ethos profe- va a cabo todo lo que se presenta como una exi-
sional con un ethos cívico sería la manera en que gencia ética. Esa disposición es la cooperación.
la persona podría encontrar en su profesión un Cuando el horizonte de comprensión se ex-
modo de concretar su vocación de ser cada vez tiende; cuando lo que se desempeña no tiene como
más humana, integrando lo que hace en el contex- punto de referencia inmediato y exclusivo la satis-
to social en que lo realiza. El ethos cívico y el facción de necesidades humanas básicas ni de de-
ethos profesional son sólo expresiones de un ethos seos que se juzgan legítimos; cuando lo determi-
único: el modo de ser de la persona dispuesta a nante para adoptar o permanecer en un empleo
trabajar, hacer las cosas bien y cooperar con los no es sólo el temor de no encontrarlo o de perder-
demás de manera responsable y solidaria. lo; cuando la ciudad, la comunidad y el estado son
referencias que preocupan; cuando se experimenta
Elementos constitutivos del ethos cívico un malestar en la cultura o se viven los problemas
del profesionista de la convivencia como verdadero mal social, los
sentimientos de impotencia, resignación, resenti-
Es difícil determinar cuáles son los componentes miento, indignación o de la mala conciencia se
de lo que pudiera ser el ethos cívico del profesio- traducen en disposiciones que permiten asumir el
nista en la sociedad actual. La dificultad tiene va- vivir en un contexto determinado en el que, como
rias raíces. Por una parte, en una sociedad profesional, es posible cooperar; en el que se tie-
funcionalizada la pérdida del valor y del sentido ne una palabra y numerosas formas de encauzar la
del trabajo profesional en sí mismo va de la mano creatividad que busca el auténtico bien común, así
de un ethos propiamente dicho y tiende a reducir- sea compartiendo las inquietudes, los malestares,
se a los modos de proceder necesarios para que conocimientos y deseos en contextos informales.
funcione el sistema productivo. Otra dificultad de La disposición a colaborar de manera libre y
no menor magnitud es la del alcance de la respon- responsable supone la conciencia explícita y el
sabilidad profesional, que varía de una profesión a deseo de hacerlo. Empresa, ciudad, comunidad
otra y se delimita respecto de la profesión misma. política, país, y mundo son referentes a la luz de
El ámbito de la ciudadanía suele quedar muy los cuales la disposición básica de llevar a cabo un
distante. Como la obra común que compete a to- trabajo se traduce en opciones, acciones, actitudes
dos los ciudadanos, los profesionistas sienten que y modos de ser y proceder. No existe una fórmula
la construcción de la sociedad política, como obra única para lograr la conjunción del querer y poder
que corresponde a todos, rebasa sus capacidades de profesionistas libres, responsables, veraces, con
reales para involucrarse activamente en ella. En un agudo sentido de la justicia y dispuestos a cola-
general, puede constatarse un creciente grado de borar en lo que a todos conviene.
desmoralización y desencanto en la mayoría de
las personas respecto de sus posibilidades reales Seriedad profesional
de hacer algo por la sociedad.
Suele considerarse que sería un gran logro que La seriedad se define sobre todo en relación con
en cada profesión se procediera de acuerdo con lo frívolo y por contraste con ello. En la frivolidad
un ethos propio, con un código de normas y prin- hay una huida de la realidad, un temor a enfrentarla.

RENGLONES # 50, DICIEMBRE 2001-MARZO 2002 65


La seriedad nos dispone de la mejor manera a El trabajo que conduce a la obra sin retrasos ni
vivir en el presente. El pasado es fuente de nos- precipitaciones es serio.
talgias, el futuro nos transmite un entusiasmo que La seriedad es una virtud necesaria en la vida
en ocasiones nos puede hacer evadir lo que tene- de todo ciudadano. Es expresión de la responsabi-
mos frente a nosotros. El presente requiere un lidad. Para el profesionista, como para cualquier
espíritu sereno y una voluntad lúcida. En el pre- trabajador, la seriedad en el trabajo tiene múltiples
sente se neutralizan la melancolía por lo que fue o frutos en la vida privada y en la pública. No es
lo que pudo haber sido, y los sueños de un futuro posible hablar de ética profesional ni de ética del
que no es del todo previsible. El presente expresa ciudadano si no existe seriedad ante la vida, de la
la realidad de la acción. que se deriva la seriedad profesional y la seriedad
Ser adulto (del griego Spoudé) significaba para ciudadana.
los griegos tanto la gravedad de la prudencia, como Trabajar en serio es hacer las cosas bien, con
la prisa y el apremio. Podemos decir que la serie- esmero artesanal, con amor al detalle. La eficacia,
dad del adulto es la prontitud diligente, de una ve- más que una virtud, es resultado de la actitud de
locidad eficaz, activa, servicial, enteramente canali- seriedad en el trabajo.
zada hacia la obra final. Aunque no es el único aspecto, el trabajo serio
La seriedad adulta es la virtud del hombre traba- es una contribución esencial que garantiza una vida
jador que “se apresura lentamente, sale a tiempo, social ordenada.
hace las cosas importantes con rapidez, pero sin Todos ganamos cuando los bienes y servicios
precipitación; es la virtud del hombre ponderado”.1 que se prestan en una sociedad llevan la huella de

Sin título, de la serie “Chinerías”, óleo sobre lámina, 8 x 12 cm, 1998, colección Carlos Ashida.

66 RENGLONES # 50, DICIEMBRE 2001-MARZO 2002


un trabajo hecho con seriedad profesional, y si ción eficaz. Esto no es obstáculo para que la activi-
bien éste no es privativo de quienes tienen una dad se desarrolle de manera lúdica y creativa. Se-
profesión, se espera del profesionista el más alto riedad no equivale a pesadez, ni se opone al gozo
grado de responsabilidad y seriedad. de la vida. Permite contar con la posible decaden-
La adquisición de conocimientos y el desarro- cia del éxito y la posibilidad de que éste resurja del
llo de habilidades profesionales se acompaña nor- fracaso de hoy. Es la actitud que nos permite situar-
malmente de un desarrollo de la conciencia de nos por encima de ilusiones y desilusiones, del
responsabilidad. pesimismo y del optimismo para vivir sin drama ni
Los profesionistas que hacen suya la vocación ligereza lo que nos toca vivir.
de todo hombre a la ciudadanía suelen esforzarse Cuanto más se vive en el presente más ligeras
para hacer las cosas bien por la satisfacción que se sienten las cargas y se es más capaz de disfru-
acompaña este modo de proceder y, sobre todo, tar de las tareas. La seriedad encierra una intensi-
porque descubren que tomar la vida y la profe- dad y un fervor en lo que se hace, es el esfuerzo
sión en serio, permite vivir en el presente, estar por estar presente con toda el alma o de cuerpo
en la realidad de la mejor manera posible. entero en cada decisión importante, de compro-
Cabe destacar que si bien la seriedad se focaliza meterse hasta el final en cada iniciativa. Henri
más bien en el presente, no se desentiende del Bergson veía en la presencia apasionada en cada
futuro. Tomar en serio el ejercicio profesional es al acción el núcleo de la libertad.
mismo tiempo ocupación y preocupación. La previ-
sión de las consecuencias y la audacia para pensar Confianza y esperanza
en formas cada vez mejores de hacer las cosas, de
cumplir mejor con los compromisos, las tareas, etc., El ethos cívico del profesionista está constituido
caracterizan al profesionista serio y responsable. en lo fundamental por la disposición a cooperar
Junto con el trabajo, la seriedad profesional se con base en la confianza, sentimiento indispensa-
manifiesta de inmediato en la preocupación por ble para poder emprender cualquier actividad jun-
los problemas comunes. Al profesionista le intere- to con otros.
sa que el pago de sueldos sea justo por razones La confianza abre perspectivas de futuro: el
obvias. Pero la seriedad como profesionista y ciu- mundo del trabajo no tiene por qué ser un círculo
dadano es extender el ámbito de sus intereses por cerrado de desgaste laboral, satisfacción de nece-
encima de lo que le interesa y compete. En el sidades y deseos más o menos frustrados, explota-
caso del salario, por ejemplo, la seriedad profe- ción, exclusión, etc. La confianza dispone a la co-
sional conduce a plantear el problema de la justi- operación y convierte la apatía en simpatía y
cia en términos más amplios porque afecta lo mis- compromiso en la búsqueda de nuevos caminos
mo a sus compañeros y colegas que al resto de la para solucionar los conflictos que impiden que el
población. mundo del trabajo sea un espacio de realización
Cuanto más seria es la actitud del ciudadano, humana para todos.
más se expande su interés, como en círculos La sociedad moderna parece haber roto toda
concéntricos, de manera que aquello que comien- posibilidad de dar crédito a los sueños diurnos:
za siendo la defensa del interés propio sea perci- El “principio de esperanza” (Ernest Bloch) no
bido en el ámbito de lo público y se transforme en puede ser totalmente remplazado por el “princi-
un interés expandido, preocupado porque la justi- pio de responsabilidad” (Hans Jonas). La persona
cia y la equidad sean criterios rectores de todos puede esperar más y asumir la responsabilidad
los asuntos públicos. de lo que espera. La conjunción del ciudadano
A medida que aumenta el interés del profesio- preocupado por los asuntos públicos y del
nista por los asuntos que conciernen a todos los profesionista responsable es sólo una posibilidad.
miembros de la comunidad se ubica mejor en el La disposición a cooperar puede superar el hori-
presente de cara a un futuro de manera lúcida y zonte de los intereses personales o grupales in-
prospectiva. En este sentido, puede decirse que el mediatos, rentables o eficientes. El ethos cívico
profesionista serio, que vive ocupado en el presen- del profesionista constituye un talante peculiar
te, es un “ciudadano pre-ocupado” (José Saramago) que se forja sobre la respuesta a la pregunta:
que vive en la tensión de todo lo que puede y ¿para qué y para quién trabajo? Sin una actitud de
debe cambiar a través de su trabajo y su participa- confianza radical cualquier respuesta que supere

RENGLONES # 50, DICIEMBRE 2001-MARZO 2002 67


el horizonte de los intereses más inmediatos ca- oficios. En una sociedad democrática todos los ciu-
rece de sentido. dadanos son protagonistas.3
Por eso la confianza se acompaña de la espe- El choque de las libertades genera el conflicto,
ranza. En una sociedad predominantemente indi- la violencia y el desastre. El encuentro de personas
vidualista quien tiene disposición a colaborar avi- libres, responsables y solidarias en el respeto a la
zora un mundo distinto en el que el esparcimiento, diversidad y mediante el auténtico diálogo, genera
el juego y la celebración, la creatividad y la vida las condiciones para que una ciudadanía madura
compartidas se convierten en valores fundamenta- decida cómo quiere convivir dentro de los estre-
les. chos límites y las posibilidades del mundo moder-
no.
Conclusión Los profesionistas tienen en principio igual voz
y voto en la construcción de la comunidad política.
El profesionista, como ciudadano, día con día se El saber al que tienen acceso las dota de un poder
enfrenta al reto de cumplir con su trabajo de la extra. Se suele esperar más de quien más ha recibi-
mejor manera posible. El mundo laboral exige que do.
los profesionistas cuenten con un alto grado de La construcción de la sociedad cívica está en
calificación, pues las sociedades contemporáneas manos de los profesionistas que, junto con los des-
exigen una actualización permanente. Los ámbitos pojados y excluidos, asumen su papel de ciudada-
y las condiciones de trabajo profesional demandan nos.
el desarrollo de un conjunto de disposiciones éti-
cas que permitan a los profesionistas garantizar la Notas
calidad humana de su trabajo.
1. Jankelevitch, Iván. El aburrimiento, la aventura, lo serio,
Una ética que busca vincular la ciudadanía a la
Taurus, Madrid, 1989, p.159.
profesión nunca será una tarea concluida. La ciu- 2. Platón, La República (libro IV), UNAM, México, 1971.
dadanía no es un ente abstracto sino el conjunto 3. Cortina, Adela. Los ciudadanos como protagonistas, Ga-
de personas concretas que se encuentran en cir- laxia Gutenberg, Barcelona, 1999.
cunstancias particulares. Cada una de ellas es una
tarea para sí misma, como lo son las distintas aso- Bibliografía
ciaciones, instituciones y ámbitos en que viven y
BLANCO Fernández, Domingo. “El contenido de la sociedad
se desempeñan. bien ordenada”, en Muguerza, Xavier et al. Ética día tras
La ciudadanía tiene como primera tarea su pro- día, Trotta, Madrid, 1991.
pia constitución sobre la base de valores y crite- BLOCH, Ernest. Das Primip Hoffnung, Suhrkamp, Francfort,
rios prácticos y éticos. Cuando esto ocurre el ci- 1967.
vismo se convierte en componente fundamental CORTINA, Adela. Los ciudadanos como protagonistas, Galaxia
de una cultura; por lo tanto la sociedad civil pue- Gutenberg, Barcelona, 1999.
GARCÍA de Alba, Juan Manuel. Ética profesional. Parte funda-
de ser caracterizada como sociedad cívica. En la
mental, AMIESIC, Morelia, 2000.
cultura se recogen los frutos del trabajo de todas HAEFFNER, Gerd. “Elemente einer Anthopologie der Arbeit en
las personas. Haeffner, Gerd u.a.”, en Arbeit im Umbruch, Kohlhammer,
La ética es expresión de un ethos presente de Stuttgart, 1999.
alguna manera en una cultura o a la que se le echa HORTAL Alonso, Augusto. “Tres perspectivas del ejercicio pro-
de menos porque lo exige la realidad. fesional”, en Fernández, José Luis y Augusto Hortal. Ética
El caldo de cultivo de una ética cívica que de las profesiones, Universidad Pontificia de Comillas, Ma-
drid, 1997.
involucra directamente a los profesionistas es la JANKELEVITCH, Iván. El aburrimiento, la aventura, lo serio,
moral pública, creada o padecida en buena medi- Taurus, Madrid, 1989.
da por ellos mismos. Toda cultura verdadera es JONAS, Hans. Prinzip Verantwortung, Suhrkamp, Francfort,
fruto de una sociedad cívica en transformación 1990.
permanente. Si no existen personas con un ethos MARZAL Funtes, Antonio. “El ethos del trabajo en la sociedad
cívico y profesional la ética se convierte en dis- actual”, en Fernández, José Luis y Augusto Hortal, op. cit.
PLATÓN, La República, UNAM, México, 1971.
curso moralista. RICOEUR, Paul. Étique et responsabilité, Baconniére, Neuchâthel,
En los distintos esbozos de la sociedad ideal, Suiza, 1994.
desde Platón2 hasta las grandes utopías modernas, ——“Postface au temps de la responsabilité”, en Lectures 1,
se han asignado tareas específicas a los diferentes Autour du Politique, Seuil, París, 1994.

68 RENGLONES # 50, DICIEMBRE 2001-MARZO 2002