Anda di halaman 1dari 4

ARTÍCULO 197.

- EFECTOS DEL SILENCIO ADMINISTRATIVO


• 197.1. Los procedimientos administrativos sujetos a silencio
administrativo positivo quedarán automáticamente aprobados en los
términos en que fueron solicitados si transcurrido el plazo establecido o
máximo, al que se adicionará el plazo máximo señalado en el numeral
24.1 del artículo 24 de la presente Ley, la entidad no hubiere notificado el
pronunciamiento respectivo. La declaración jurada a la que se refiere el
artículo 36 no resulta necesaria para ejercer el derecho resultante del
silencio administrativo positivo ante la misma entidad.
• 197.2. El silencio positivo tiene para todos los efectos el carácter de
resolución que pone fin al procedimiento, sin perjuicio de la potestad de
nulidad de oficio prevista en el artículo 211 de la presente Ley.
• 197.3. El silencio administrativo negativo tiene por efecto habilitar al
administrado la interposición de los recursos administrativos y acciones
judiciales pertinentes.
• 197.4. Aun cuando opere el silencio administrativo negativo, la
administración mantiene la obligación de resolver, bajo responsabilidad,
hasta que se le notifique que el asunto ha sido sometido a conocimiento
de una autoridad jurisdiccional o el administrado haya hecho uso de los
recursos administrativos respectivos.
• 197.5. El silencio administrativo negativo no inicia el cómputo de plazos ni
términos para su impugnación.
• 197.6. En los procedimientos sancionadores, los recursos administrativos
destinados a impugnar la imposición de una sanción estarán sujetos al
silencio administrativo negativo. Cuando el administrado haya optado por
la aplicación del silencio administrativo negativo, será de aplicación el
silencio administrativo positivo en las siguientes instancias resolutivas.
• (Texto modificado según el Artículo 2 del Decreto Legislativo Nº
1272).

¿QUE ES EL SILENCIO ADMINISTRATIVO?


Debemos saber que la finalidad de la actuación administrativa es, por un lado,
proteger el interés general, y por el otro, garantizar los intereses y los derechos
de los administrados; por lo tanto, la falta de respuesta de la Administración
Pública respecto de un pedido particular, lesiona nuestros derechos y al mismo
tiempo vulnera el interés general; ya que la sociedad requiere de una
Administración eficaz y efectiva; y no una, desinteresada y alejada de sus
integrantes.
EL SILENCIO ADMINISTRATIVO POSITIVO Y SUS EFECTOS
Los procedimientos administrativos sujetos a silencio administrativo positivo
quedarán automáticamente aprobados en los términos en que fueron solicitados
si transcurrido el plazo establecido o máximo, la entidad no hubiera comunicado
al administrado el pronunciamiento.
El silencio administrativo (positivo) tiene para todos los efectos el carácter de
resolución que pone fin al procedimiento, sin perjuicio de la potestad de nulidad
de oficio prevista en el artículo 202 de la presente Ley.

Este primer efecto recoge la esencia de esta institución. Si la Administración


Pública no se pronuncia respecto del pedido del administrado dentro del plazo
máximo otorgado por Ley, entonces, dichas solicitudes quedarán
automáticamente aprobadas en los mismos términos que fueron peticionadas.

Por ejemplo, una “licencia de remodelación de obra” es un procedimiento de


evaluación previa, sujeto al SAP y tramitado ante una municipalidad

EL SILENCIO ADMINISTRATIVO NEGATIVO Y SUS EFECTOS

El silencio administrativo negativo tiene por efecto habilitar al administrado la


interposición de los recursos administrativos y acciones judiciales pertinentes. El
silencio administrativo negativo constituye un mecanismo de garantía procesal
que habilita para interponer recursos administrativos; es decir, busca el
agotamiento de la vía administrativa; o en todo caso, habilita para interponer
acciones judiciales; es decir, apertura la vía jurisdiccional.

Aun cuando opere el silencio administrativo negativo, la Administración mantiene


la obligación de resolver, bajo responsabilidad, hasta que se le notifique que el
asunto ha sido sometido a conocimiento de una autoridad jurisdiccional o el
administrado haya hecho uso de los recursos administrativos respectivos.

ARTÍCULO 198.- DESISTIMIENTO DEL PROCEDIMIENTO O DE LA


PRETENSIÓN
• 198.1. El desistimiento del procedimiento importará la culminación del
mismo, pero no impedirá que posteriormente vuelva a plantearse igual
pretensión en otro procedimiento.
• 198.2. El desistimiento de la pretensión impedirá promover otro
procedimiento por el mismo objeto y causa.
• 198.3. El desistimiento sólo afectará a quienes lo hubieren formulado.
• 198.4. El desistimiento podrá hacerse por cualquier medio que permita su
constancia y señalando su contenido y alcance. Debe señalarse
expresamente si se trata de un desistimiento de la pretensión o del
procedimiento. Si no se precisa, se considera que se trata de un
desistimiento del procedimiento.
• 198.5. El desistimiento se puede realizar en cualquier momento antes de
que se notifique la resolución final que agote la vía administrativa.
• 198.6. La autoridad aceptará de plano el desistimiento y declarará
concluido el procedimiento, salvo que, habiéndose apersonado en el
mismo terceros interesados, instasen éstos su continuación en el plazo
de diez días desde que fueron notificados del desistimiento.
• 198.7. La autoridad podrá continuar de oficio el procedimiento si del
análisis de los hechos considera que podría estarse afectando intereses
de terceros o la acción suscitada por la iniciación del procedimiento
extrañase interés general. En ese caso, la autoridad podrá limitar los
efectos del desistimiento al interesado y continuará el procedimiento.
• (Texto modificado según el Artículo 2 del Decreto Legislativo Nº
1272)

¿QUE ES EL DESISTIMIENTO?
El desistimiento El desistimiento opera únicamente en los procedimientos
iniciados a solicitud de parte, en los que el titular de la pretensión es el
administrado. En estos casos, el administrado puede desistirse de su solicitud o
recurso cuando lo considere pertinente. Existen dos formas de desistimiento:
El desistimiento del procedimiento Se produce cuando el administrado se
desiste de continuar con el procedimiento iniciado, pero conservando el derecho
a iniciar otro procedimiento con la misma pretensión. También es posible
desistirse de actos específicos antes de que éstos hayan producido efectos.
Cuando se formule el desistimiento de un recurso administrativo, que se deberá
realizar antes de que se notifique la resolución final en la instancia, esto
determinará que la resolución impugnada quede firme, salvo que otros
administrados se hayan adherido al recurso, en cuyo caso sólo tendrá efecto
para quien lo formuló.
El desistimiento de la pretensión En este caso, el administrado se desiste de
su pedido o solicitud, de tal manera que este desistimiento no sólo genera que
el procedimiento concluya, sino también, que el administrado quede impedido de
iniciar otro procedimiento por la misma pretensión. Como regla general, el
desistimiento sólo afectará a quien lo hubiera formulado, de tal manera que si se
tratara de un procedimiento en el que existe pluralidad de administrados, el
desistimiento formulado por uno de ellos sólo afectará los intereses de éste,
continuando el procedimiento con respecto a los demás. Para formular el
desistimiento no se exige mayor formalidad que la de hacerlo por cualquier medio
que permita su constancia y señalando su contenido y alcance, señalando si se
trata de un desistimiento de la pretensión o del procedimiento. Si no se indicara
expresamente, se considerará que se trata de un desistimiento del
procedimiento. El desistimiento puede formularse en cualquier momento antes
de que se notifique la resolución que pone fin a la instancia. Asimismo, el
funcionario encargado podrá continuar con el procedimiento si considera que
podrían afectarse derechos de terceros o de interés general.