Anda di halaman 1dari 1

Capítulo 1

FUNDAMENTACIÓN DEL NÚMERO RACIONAL

§ 1. Introducción lógica

  1. Unidad y conjunto. — La idea de unidad nace en nosotros al distin-


guir o individualizar un objeto del resto del universo, prescindiendo (hacien-
do abstracción) de todas sus demás cualidades (v. g.: al tomar conciencia del
yo como algo distinto del no-yo). La idea de unidad lleva implícita en ella la
idea de pluralidad o conjunto de entes.
  Estas ideas de unidad y conjunto son primitivas, es decir, no reducibles a
otras más simples, y tienen valor puramente relativo, pues todo ente es, a
su vez, un conjunto de otros entes que lo componen, y todo conjunto puede
considerarse a su vez como una nueva unidad, pudiéndose formar con estas
unidades compuestas (también llamadas de orden superior) nuevos conjun-
tos, y así sucesivamente.
  Ejemplo 1. Pueden considerarse como unidades de los conceptos posteriores y
como conjuntos de los anteriores, los conceptos siguientes: letras, sílabas, palabras,
párrafos, páginas, capítulos, libros, bibliotecas. O como se ha visto en Aritmética
elemental: unidad, decena, centena, millar, etc.
  Hay dos caminos para definir o determinar un conjunto, también llamado
clase, métodos que los lógicos designan por extensión y por comprensión.
Para expresar que el conjunto M consta de los elementos a, b, c, escribiremos
M = {a, b, c}, o bien: a, b, c; con ello damos la extensión del conjunto M al
anunciar cada una de las unidades que lo componen. Este método para de-
terminar los conjuntos es el más frecuente en la vida ordinaria, pero sólo es
apropiado para conjuntos con pocos elementos. Por otra parte, los conjuntos
infinitos (§ 2-9) sólo pueden definirse por comprensión, es decir, dando un
criterio que permita reconocer para cada ente arbitrario, si pertenece o no al
conjunto.
  Para evitar antinomias (expresiones contradictorias), algunos autores
consideran que solamente puede formarse un conjunto con objetos que exis-
tan (§ 1-4) anteriormente. Así, definir un conjunto M es dar una propiedad
característica P, perteneciente a ciertos elementos de un conjunto N, ante-
riormente definido. Éste es el género próximo, y P la diferencia específica.