Anda di halaman 1dari 3

Ref.

64-1-15-2 Apelación

SEÑORA JUEZA DE LO CIVIL

JOSÉ LUIS ZALDIVAR VALLE, mayor de edad, abogado, del domicilio de


Sonsonate, con Documento Único de Identidad número cero tres millones
ochocientos veinte y cinco mil novecientos treinta y dos guion cuatro, con Número
de Identificación Tributaria cero trescientos quince guion dos mil seiscientos
ochenta y siete guion ciento cuatro guion dos, con Tarjeta de abogado número
treinta y cuatro mil doscientos dos; actuando como representante procesal de la
parte demandada señores FRANCISCO OSMIN CALDERON Y ARELY GOMEZ
AREVALO, quienes son el primero de cincuenta y nueve años de edad, motorista,
del domicilio de San Francisco Meléndez, departamento de Ahuachapán, con
Documento Único de Identidad cero dos millones ochocientos sesenta y cuatro mil
ochocientos sesenta y cuatro guion cuatro, con Número de Identificación Tributaria
cero ciento ocho guion ciento cincuenta mil cuatrocientos cincuenta y seis guion
cero cero uno guion cuatro y la segunda de cincuenta años de edad de oficios del
hogar, del domicilio de San Francisco Meléndez, departamento de Ahuachapán, con
Documento Único de Identidad cero un millón seiscientos noventa y dos mil
seiscientos ochenta y uno guion seis, con Número de Identificación Tributaria cero
ciento ocho guion ciento cincuenta mil ochocientos sesenta y cinco guion ciento dos
guion siete; a usted con el debido respeto le EXPONGO:

Que habiendo pronunciado su señoría sentencia definitiva con fecha de las


doces horas cincuenta y seis minutos del día treinta y uno de marzo del corriente
año, disponiendo: “(…) Estimase la pretensión del señor ROBERTO SIBRIAN
RIVERA, y declárese que ha lugar a la acción reivindicatoria promovida de parte de
dicho demandante en contra de los señores FRANCISCO OSMIN CALDERON Y
ARELY GOMEZ AREVALO, todos de generales ya citadas en la sentencia.
Condénese a los demandados señores FRANCISCO OSMIN CALDERON Y
ARELY GOMEZ AREVAL, a restituir al demandante el inmueble (…) HAGASE
SABER (…)”

IMPUGNABILIDAD SUBJETIVA
Como lo he dicho “ut supra” comparezco como representante procesal de
los señores FRANCISCO OSMIN CALDERON Y ARELY GOMEZ AREVALO, en mi
carácter de apoderado general judicial, como tal lo compruebo con el testimonio del
poder que adjunté con la demanda, por lo que no está en discusión la personería
con que actuó, estando suficientemente legitimado para actuar.

IMPUGNABILIDAD OBJETIVA

Sobre la base del artículo 508 CPCM., serán recurribles en apelación las
sentencias, que en primera instancia, ponga fin al proceso y siendo la sentencia
definitiva la que decide el fondo del proceso en cualquier instancia o recurso art.
212 CPCM, admite apelación, por ser de las decisiones judiciales objetivamente
impugnables.

CONDICIONES DE TIEMPO

Hago de su conocimiento que con fecha de las once horas del veinte y nueve
de mayo del corriente año fui formalmente notificado de la sentencia que hoy
recurro, por lo que con fundamento de lo que prescribe el art. 511 inciso primero
ibídem, estoy dentro del plazo para impugnarla, es por ello, que vengo a interponer
recurso ordinario de apelación, por los siguientes motivos:

PRIMER MOTIVO:

La sentencia recurrida en su parte que literalmente dice: “…La parte


demandada no aportó ninguna clase de prueba por lo cual no existe prueba
que valorar; por consiguiente es necesario acceder a las pretensiones de la
parte actora o demandante, estimando las pretensiones expuestas en la
demanda…” La jueza expresa que únicamente los elementos probatorios
presentados por la parte actora o demandante, olvidando el contenido de lo
establecido en el art. 312 y siguientes CPCM., y demás, que cuando los
elementos probatorios en que la parte demandante fundamentan su derecho;
que en todo caso la juzgadora debió valorar conforme a derecho art. 416
CPCM. Asimismo si la juzgadora lo consideraba inútil, que no sea idónea o
resultará superflua; que en todo caso la juzgadora tenía la obligación de
rechazar la prueba mediante resolución debidamente motivada (art. 216,318,
319, 320 CPCM.).

Como lo prescribe el art. 510 Ord. 2 CPCM., que se fija el agravio para
los señores FRANCISCO OSMIN CALDERON Y ARELY GOMEZ AREVALO,
el cual consiste que la juzgadora no valoró la prueba presentado por los
señores FRANCISCO OSMIN CALDERON Y ARELY GOMEZ AREVALO,
violando la juzgadora el principio de imparcialidad, el principio de derecho
jurisdiccional, el principio de defensa y contradicción, el principio de igualdad
procesal.

No obstante la juzgadora expresa que “…por consiguiente es


necesario acceder a las pretensiones de la parte actora o demandante,
estimando las pretensiones expuestas en la demanda…”, la cual la parte
demandante se ve desprotegidos de los derechos consagrados por la
constitución y el código procesal civil y mercantil, lo cual es un grave error
por parte de la jueza, ya que ella manifestó que se adhiere a la pretensión de
la demanda; violentando así el principio de igualdad en el proceso con
relación a las partes, pues existen dos partes que sostienen lo contrario;
deduciendo así que la jueza tiene un criterio parcializado porque resolvió a
favor de la parte actora o demandante.