Anda di halaman 1dari 4

VACUNA CONTRA HAEMOPHILUS INFLUENZAE TIPO B (Hib).

La vacuna contra Haemophilus Mfluenzae tipo b (Hib) en el menor de 5 años, se


administra a los niños que han presentado reacciones adversas a la aplicación de
la primera dosis de vacuna Pentavalente, se aplica en dos (02) dosis con
intervalos de 2 meses, cada dosis de 0.5 cc se administra por vía intramuscular"
con jeringa descartable y aguja retráctil de 1 cc y aguja 25 G x 1"

1. DESCRIPCION GENERAL:

La Haemophilus influenzae tipo b, conocida comúnmente como Hib, es una


bacteria que puede provocar infecciones graves, en particular en niños
pequeños. A pesar de su nombre, no está relacionada con el virus de la
influenza. La Hib se descubrió en un grupo de pacientes durante un brote
de influenza en 1892, antes de que los científicos descubrieran que la gripe
era ocasionada por un virus. Por lo tanto, se supuso que la Hib era la causa
de la influenza. Su nombre, ahora confuso, se mantuvo a pesar de su
asociación inicial, aunque incorrecta, con la gripe.

2. AGENTE

Haemophilus influenzae es un cocobacilo Gram negativo que puede ser


capsulado (tipable) y se puede clasificar en 6 serotipos antigénicamente
diferentes (tipos a-f) o no capsulado (no tipable).

3. RESERVORIO

El ser humano es el único reservorio de H. influenzae. Las tasas de


portador asintomático varían según los estudios de un 0-9%, siendo mucho
más altas en niños que en adultos.

4. FUENTE DE INFECCION

Sangre, líquido cefaloraquídeo, exudados faríngeos, líquido pleural, líquido


de articulaciones, líquido aspirado del oído medio.

5. SINTOMAS

Alguien que padezca la enfermedad por Haemophilus influenzae tipo B


presentará fiebre. Los demás problemas asociados a esta enfermedad
dependerán de la parte del organismo que se haya infectado. He aquí
varios ejemplos:
 Meningitis. Las personas con meningitis pueden tener dolor de
cabeza, rigidez de nuca y vómitos. La meningitis es una afección
grave que puede provocar lesiones cerebrales permanentes e
incluso la muerte.
 Neumonía (o pulmonía). Las personas con neumonía pueden tener
tos y dificultades para respirar.
 Epiglotitis. Esta grave infección de garganta cursa con dolor de
garganta, babeo excesivo e importantes problemas para respirar.
 Celulitis. Las personas con esta infección cutánea pueden presentar
enrojecimiento y sensibilidad al tacto en la piel afectada.
 Artritis. Se trata de una infección articular. La gente con una artritis
provocada por la bacteria Haemophilus influenzae tipo B puede notar
enrojecimiento, inflamación y dolor en algunas de sus articulaciones.
 Infecciones de oído provocadas por la bacteria Haemophilus
influenzae tipo B pueden cursar con un fuerte dolor de oído.

6. MODO DE TRANSMICION

Se piensa que se propaga por el aire, a través de gotitas emitidas por la


respiración de personas enfermas. Afortunadamente, se considera que en
la mayoría de los casos su capacidad de contagio es limitada, aunque el
contacto cercano con un paciente infectado puede producir brotes.

7. PERIODO DE InCUBACION

Desconocido, probablemente sea de dos a cuatro días.

8. PERIODO DE TRASMISIBILIDAD

Dura mientras los microorganismos están presentes en la nasofaringe, aun


sin secreciones nasales. Deja de ser transmisible en las 24 a 48 horas
siguientes al comienzo del tratamiento con antibióticos.

9. SUSCEPTIBILIDAD

Es universal. La inmunidad se adquiere después de padecer la infección, de


manera pasiva durante el embarazo al adquirir los anticuerpos maternos a
través de la placenta y por la vacunación.

10. INMUNIDAD

La inmunidad para H. influenzae, depende de la presencia de anticuerpos


circulantes bactericidas o encapsulares o de los tipos, adquiridos por vía
transplacentaria, infección previa inmunización.

11. MEDIDAS PREVENTIVAS


 Inmunización sistemática a los niños con vacunas con conjugados de
proteínas y polisacáridos de acuerdo al esquema de vacunación
nacional.

 Vigilancia para detectar algún caso en los grupos de población


susceptible, como los de guarderías infantiles y grandes hogares
temporales de niños adoptivos.
 Orientar a los padres sobre el riesgo de que se produzcan casos
secundarios entre sus hijos de 4 años o menos, y la necesidad de
evaluación y tratamientos rápidos, si surgen fiebres o rigidez de
nuca.

12. ANALISIS DE LABORATORIO

Cultivo
Los cultivos bacterianos de H. influenzae se realizan en placas de agar, de
preferencia agar chocolate, con adición de X (Hematina) y V (NAD), a 37 °
C en un incubador con CO2-enriquecido. El crecimiento de agar sangre es
sólo un fenómeno satélite alrededor de otras bacterias. Las colonias de H.
influenzae aparecen como colonias convexas, lisas, pálidas, grises o
transparentes. La observación con tinción de Gram y microscópicos de un
espécimen de H. influenzae mostrará cocobacilos Gram-negativos, sin
acuerdo específico. El organismo cultivo puede caracterizarse aún más
mediante pruebas de catalasa y oxidasa, las cuales deben ser positivas. En
las pruebas serológicas es necesario distinguir el polisacárido capsular y
diferenciar entre la cepa b de H. influenzae y las cepas no encapsuladas.
Aunque muy específicos, los cultivos bacterianos de H. influenzae carecen
de la sensibilidad. El uso de antibióticos antes de la toma de la muestra
reduce en gran medida la tasa de aislamiento al matar las bacterias antes
de que la identificación sea posible.
Más allá de esto, H. influenzae es una bacteria muy sensible al protocolo de
cultivo, y cualquier modificación de este puede reducir las tasas de
aislamiento. La H. influenzae crece en la zona hemolítica
de Staphylococcus aureus en placas de agar sangre pues la hemólisis de
las células de S. aureus libera nutrientes vitales para su crecimiento.

Aglutinación de partículas de látex


La prueba de aglutinación de partículas de látex LAT por sus siglas en
inglés (latex particle agglutination test) es un método más sensible para la
detección de la H. infuenzae. Debido a que el método se basa en
antígenos en lugar de bacterias viables en un cultivo, los resultados no son
afectados por el uso previo de antibióticos. También tiene el beneficio
adicional de ser mucho más rápido que los métodos de cultivo. Sin
embargo, no se puede detectar la sensibilidad a antibióticos con LAT, por lo
que es necesario un cultivo en paralelo.

PCR
La reacción en cadena de polimerasa (PCR) ha demostrado ser más
sensible que cualquiera de las pruebas de LAT o el cultivo. Sin embargo,
PCR no es aún un método común en la práctica clínica.
La Inmunoelectroforesis, por contra, ha demostrado ser un método de
investigación de diagnóstico eficaz.

13. MEDIDAS DE CONTROL

Si en el hogar de una persona con una infección grave por Haemophilus


influenzae tipo b reside un niño menor de 4 años de edad no totalmente
inmunizado contra esta bacteria (Haemophilus influenzae), debe ser
vacunado. Además, todos los miembros de la familia, excepto las mujeres
embarazadas, deben recibir un antibiótico, como la rifampicina, por vía oral,
para evitar la infección.

Si dos o más niños de una guardería o centro de cuidado diurno sufren


infección por Haemophilus influenzae de tipo b en un periodo de tiempo
inferior a 60 días, a los adultos y a los niños que han estado en contacto
con ellos se les debe administrar un antibiótico.

14. MEDIO AMBIENTE

La bacteria de la Haemophilus influenzae tipo b no puede sobrevivir en la


superficie ni en el medio ambiente. El único reservorio conocido de la
bacteria está en los humanos, quienes la pueden portar sin estar enfermos.