Anda di halaman 1dari 6

INTRODUCCION

La toxicología ocupacional es una disciplina que aborda el estudio de los


efectos nocivos en la salud del trabajador, producidos por los contaminantes
del entorno en el que labora, ya que estos tóxicos pueden ser absorbidos de
distintas formas, como puede ser por inhalación, absorción e ingestión la cual
nos mostrara los síntomas y tratamientos que nos ayudara a actuar de una
manera inmediata.

La toxicología ocupacional puede también definir y ocuparse de programas para


vigilar a los trabajadores expuestos, y el entorno en que laboran. Se han elaborado
límites de regulación y directrices voluntarias para definir las concentraciones
ambientales seguras de aire respecto de muchas sustancias presentes en el sitio
de trabajo. El trabajador contemporáneo se encuentra sometido hoy, por concepto
de su actividad laboral diaria, a una amplia variedad de factores y procesos
potencialmente lesivos para su salud.

OBJETIVOS

Objetivo general:

 Conocer los principales daños y aspectos que se relacionan con la


toxicología ocupacional.
Objetivos específicos:

 Facilitar el desarrollo de las actividades orientadas a la prevención de los


daños tóxicos a las personas.
 Lograr la participación activa de la comunidad organizada e integrada a la
red de servicios de salud, en acciones de prevención hacia los agentes
dañinos.
 Determinar la de importancia toxicológica de cada una de las vías de
absorción.

MARCO TEORICO

Toxicología ocupacional

Esta especialidad se enfoca en las sustancias químicas presentes en el sitio de


trabajo.

Entre sus tareas más importantes figuran:

o Identificar los posibles agentes dañinos.


o Detectar las enfermedades agudas y crónicas que causan.
o Definir las circunstancias en las que se pueden usar en forma inocua.

La toxicología ocupacional puede también definir y ocuparse de programas para


vigilar a los trabajadores expuestos, y el entorno en que laboran. Se han elaborado
límites de regulación y directrices voluntarias para definir las concentraciones
ambientales seguras de aire respecto de muchas sustancias presentes en el sitio
de trabajo.

El trabajador contemporáneo se encuentra sometido hoy, por concepto de su


actividad laboral diaria, a una amplia variedad de factores y procesos
potencialmente lesivos para su salud. Estos factores y procesos de trabajo difieren
sustancialmente en cuanto a su naturaleza y magnitud, pudiéndose clasificar de la
manera general siguiente:

 Factores y procesos de naturaleza física


 Factores y procesos de naturaleza química
 Factores y procesos de naturaleza biológica
 Factores y procesos de naturaleza ergonómica
 Factores y procesos de naturaleza psicosocial

Todos estos factores y procesos concomitan e interactúan necesariamente sobre el


organismo del trabajador, teniendo en cuenta su permanencia en el entorno laboral
durante la jornada diaria y durante toda su vida de trabajo.

Vías de penetración y consecuencias en la salud


En la industria se utilizan habitualmente múltiples productos químicos. Los
productos químicos industriales se pueden describir de distintas maneras, por
ejemplo, por sus consecuencias en el trabajador (si el producto químico es
corrosivo o provoca dermatitis, etc.), o por su forma material (es decir, si se trata
de un polvo, un humo, un vapor, un gas, etc.).

Como ya se ha dicho en el módulo El cuerpo y el trabajo, los productos químicos pueden


penetrar en el organismo (vías de penetración) por:

 inhalación a través de los pulmones;


 absorción a través de la piel;
 ingestión a través de la boca.

Una vez que un producto químico penetra en el organismo, puede provocar


distintos efectos perniciosos, entre ellos efectos inmediatos (agudos) o a largo
plazo (crónicos), que pueden no aparecer hasta años después de la exposición. Los
productos químicos tóxicos también pueden provocar consecuencias locales y
sistémicas, según la naturaleza del producto y la vía de la exposición.

¿Qué tipos de efectos puede tener un producto tóxico?

Hay distintos factores que determinan el tipo de efecto tóxico que puede provocar un
producto químico:

 la composición química de la sustancia peligrosa (algunas sustancias son más


peligrosas que otras, por su estructura química);
 la forma material del producto químico (polvo, vapor, líquido, etc.);
 la vía de penetración del producto químico en el organismo (los productos químicos
tienen distintas vías de penetración. Algunos pueden entrar en el organismo por más
de una vía. Según la vía de penetración, se producen distintos efectos en la salud);
 los tejidos y órganos concretos en los que el producto químico se acumula o
localiza;
 la frecuencia, la concentración y la duración de la exposición; y
 la reacción de cada trabajador al producto químico, que puede variar mucho de una
persona a otra.

La clasificación se realiza entonces de la manera siguiente:

 Irritantes: Los que ejercen acción inflamatoria en las mucosas de las vías
respiratorias por contacto directo.
 Irritantes primarios: Son los de acción local inmediata después de la
inhalación (amoníaco, clo-ruro de hidrógeno, halógenos, etc.).
 Irritantes secundarios: Los que, además de ejercer acción local, producen
acción sistémica (sul-furo de hidrógeno, fosfina, etc.).
 Asfixiantes: Los que impiden el aporte de oxígeno a los tejidos sin interferir con
el mecanismo de la ventilación pulmonar.
 Asfixiantes simples o mecánicos: Los que siendo fisiológicamente inertes,
impiden el aporte de oxígeno por desplazarlo o reducir su concentración
en el aire (acetileno, nitrógeno, metano, etc.).
 Asfixiantes bioquímicos: Los que provocan la asfixia por evitar el
transporte eficiente de oxíge-no en el torrente sanguíneo o por evitar su
utilización normal por los tejidos (monóxido de car-bono, cianuro de
hidrógeno, anilina, etc.).
 Anestésicos y narcóticos: Los que actúan como depresores del sistema nervioso
central (hidrocarbu-ros alifáticos, alcoholes, éteres, etc.).
 Tóxicos sistémicos: Aquellos que se distribuyen por el organismo y actúan en
más de un órgano y(o) tejido específico.
 Agentes hepatotóxicos (cloroformo, tetracloruro de carbono,
cloroacetaldehído, etc.).
 Agentes nefrotóxicos (hidrocarburos policíclicos, cadmio, cloroformo,
etc.).
 Agentes neurotóxicos (disulfuro de carbono, manganeso, mercurio, etc.).
 Agentes con acción a nivel sanguíneo o sistema hematopoyético
(benceno, nitritos, anilina, etc.).
 Neumoconióticos: Los que penetran y se depositan en los pulmones,
induciendo neumopatías fi-bróticas o por simple acumulación.
 Carcinógenos: Los que son capaces de inducir proliferación celular
desordenada (asbesto, com-puestos de cromo (VI), bencidina, etc.).
 Teratógenos: Aquellos que provocan malformaciones en la descendencia
(dioxinas, plomo, iperi-ta, etc.).
 Alergenos: Aquellos agentes que desencadenan reacciones
descontroladas de tipo antígeno-anticuerpo (isocianatos, fibras de
algodón, polvos de ciertas maderas, etc.).

De acuerdo con el estado de agregación de la sustancia presente en el aire del


medio laboral, y en función del tipo específico de muestras ambientales a tomar, las
sustancias tóxicas se subdividen en las clases siguientes:

 Sustancias gaseosas: Aquellas que se encuentran dispersas en el aire en estado


gaseoso.
 Gases: Los que en las condiciones ambientales de temperatura y presión su
estado de agregación fundamental es el gaseoso (dióxido de azufre, cloruro
de hidrógeno, amoníaco, etc.).
 Vapores: Los que, en cambio, su estado principal de agregación no es el
gaseoso, sino el líquido o el sólido (benceno, alcohol metílico, yodo, etc.).
 Aerosoles: Son sistemas dispersos de partículas sólidas o líquidas suspendidas
en el aire. Éstos se clasifican, a su vez, en dependencia de la naturaleza física
de las partículas, de su grado de dispersión por tamaños y formas y del
procedimiento de generación del aerosol, de la forma siguiente:
 Polvos: Los que se producen mecánicamente por choque, trituración,
desintegración o detona
 ción de diversos materiales y productos durante su producción, empleo,
manipulación, transpor-tación o almacenamiento, y cuyas partículas se
mantienen suspendidas por períodos más o me-nos prolongados en el aire
(polvos minerales que contienen dióxido de silicio libre, asbesto, etc.).
 Humos: Los que se generan por procesos tales como combustión incompleta,
destilación, calci-nación, sublimación, reacciones químicas y condensación
al estado sólido del gaseoso. Los lla-mados "smokes", en particular, son
aerosoles sólidos de este tipo, pero su fuente de generación es la combustión
incompleta de materiales carbonáceos tales como carbón, aceite, tabaco y
ma-dera, y sus diámetros de partículas son generalmente del orden de 0,3 a
0,5 mm. Los humos me-tálicos son también aerosoles sólidos formados
específicamente por partículas procedentes de la condensación del estado
gaseoso a partir de la volatilización o sublimación de metales, y se pre-sentan
generalmente en forma de óxidos.
 Nieblas: Éstas conforman un grupo importante de aerosoles líquidos, y se
generan por condensa-ción directa del estado gaseoso o mecánicamente
en procesos de rociado, salpicaduras, atomiza-ción, formación de
espuma, etc. (nieblas de ácido sulfúrico, de aceites minerales, etc.).
 Sustancias semivolátiles: Son sustancias que se encuentran presentes en el aire
en más de una forma de agregación, es decir, en forma de aerosoles (sólidos o
líquidos) y vapores (algunos pesticidas, etc.).

El lugar de trabajo debe ser seguro para todos los trabajadores

La estrategia del sindicato para proteger a los trabajadores frente a los riesgos
químicos debe consistir en tratar de crear un entorno laboral que sea seguro
para todos los trabajadores - el trabajador medio (hombre o mujer) e incluso los
trabajadores vulnerables - y que todos puedan trabajar sin que ello afecte a su
salud. El empleador no debe utilizar nunca los exámenes médicos periódicos para
eliminar a los trabajadores "vulnerables", por ejemplo, las mujeres en edad de
procrear.

La exposición a productos químicos tóxicos puede provocar accidentes

La exposición a productos químicos tóxicos puede provocar también tasas


mayores de accidentes laborales. Por ejemplo, los productos químicos como los
solventes y los asfixiantes pueden frenar las reacciones de un trabajador al afectar
a su sistema nervioso o reducir la cantidad de oxígeno que llega a sus pulmones.
La lentitud en reaccionar puede ser muy grave (e incluso fatal) si el trabajador se
encuentra en una situación peligrosa que exige una respuesta inmediata.
Lamentablemente, cuando sucede un accidente, a menudo la dirección echa la
culpa al trabajador, afirmando que no ha tenido cuidado. Esta tendencia a "echar
la culpa a la víctima" es otro motivo más para conocer los productos con los que
se trabaja, cuidar que se apliquen las adecuadas medidas de control y conocer los
derechos que el trabajador tiene.
CONCLUSIONES
-

RECOMENDACIONES

 Se recomienda utilizar medidas de protección personal. El uso de


máscaras, guantes, ropa apropiada, etc.
 Siempre que sea posible se deberán usar las sustancias menos tóxicas
ya que esto nos permitirá un menor daño a ciertas sustancias toxicas.