Anda di halaman 1dari 15

AN. VET. (MURCIA) 15: 43-58 (1999).

SISTEMA INMUNITARIO ASOCIADO AL INTESTINO EN LA CABRA: 43


DISTRIBUCIÓN Y EVOLUCIÓN DE LAS POBLACIONES LINFOCITARIAS.
SEVA J., PALLARÉS F.J., GÓMEZ M.A., BERNABÉ A., NAVARRO J.A.

SISTEMA INMUNITARIO ASOCIADO AL INTESTINO EN LA CABRA:


DISTRIBUCIÓN Y EVOLUCIÓN DE LAS POBLACIONES
LINFOCITARIAS

Intestinal-associate immune system in goat: distribution and development of


lymphocyte populations

Seva J., Pallarés F.J., Gómez M.A., Bernabé A., Navarro J.A.

Dirección de los autores/address of authors: Dr. J. Seva. U.D. Histología y Anatomía


Patológica. Facultad de Veterinaria. Universidad de Murcia. Aptdo 4021. MURCIA.

RESUMEN
En el presente artículo se revisa la distribución y evolución de las diferentes poblaciones linfocitarias
presentes en el sistema inmunitario asociado al intestino en la cabra, que incluye a nódulos linfáticos mesentéricos,
placas de Peyer yeyunales e ileocecales y tejido linfoide difuso y nodular de la mucosa.

SUMMARY
The present article is a review about the distribution and evolution of different limphocyte populations in
the intestinal-associate immune system in goats, which include mesenteric lymph nodes, jejunal and ileocaecal
Peyer’s patches and diffuse and nodular intestinal lymphoid tisssue.

INTRODUCCIÓN linfoides primarios son de origen


ectoendodérmico y constituyen el lugar más
El sistema inmunitario en pequeños ru- importante de linfopoyesis. El órgano primario
miantes está integrado por diferentes órganos de linfocitos T es en todas las especies el timo,
linfoides, que se dividen en primarios y secun- mientras que el de linfocitos B es la médula ósea,
darios (WEISS, 1972; KUBY, 1992), pero la bolsa de Fabricio en las aves, y las placas de
mientras que en la mayoría de los mamíferos Peyer en rumiantes. Los linfocitos B y T migran
los órganos linfoides primarios son timo y y colonizan con posterioridad los órganos
médula ósea, en pequeños ruminates algunos linfoides secundarios (VAN EWIJK, 1991;
autores incluyen las placas de Peyer LANDSVERK et al., 1991; ABERNETHY y
(LANDSVERK et al. 1991). Los organos HAY, 1992). Los órganos linfoides secundarios
44 AN. VET. (MURCIA) 15: 43-58 (1999). SISTEMA INMUNITARIO ASOCIADO AL INTESTINO EN LA CABRA:
DISTRIBUCIÓN Y EVOLUCIÓN DE LAS POBLACIONES LINFOCITARIAS.
SEVA J., PALLARÉS F.J., GÓMEZ M.A., BERNABÉ A., NAVARRO J.A.

se originan más tarde que los primarios a par- cer en menores proporciones células IgG+ e
tir del mesodermo, persisten durante toda la IgE+ (VENKITARAMAN et al., 1991), obser-
vida del animal e incluyen nódulos linfáticos, vándose además en mucosas y placas de Peyer
bazo y tejido linfoide asociado a las mucosas. una proporción elevada de células IgA +
En los órganos secundarios los linfocitos (BRANDTZAEG y KORSRUD, 1984;
interaccionan entre sí y con los antígenos (Ag), HOGENESCH y FELSBURG, 1992). Los
extendiendo la respuesta inmunitaria linfocitos T son los responsables de la respues-
(TIZARD, 1995). ta inmunitaria celular, reaccionan
Los linfocitos (y otros leucocitos) expre- específicamente contra virus y desempeñan un
san gran número de moléculas diferentes so- papel auxiliar fundamental en la respuesta fren-
bre su superficie, que son denominadas mar- te a infecciones bacterianas (MARRACK y
cadores o Ag de diferenciación, necesarias en KAPLER, 1986). Se clasifican en dos gran-
el reconocimiento de las distintas poblaciones des grupos según que las cadenas
celulares. El sistema de nomenclatura para heterodímeras de su receptor de células T
denominar a estas moléculas es el de Ag CD (TCR) en la superficie de membrana sean a/b
(cluster of diferentiation). La aplicación de téc- (TCR-2) o g/d (TCR-1) (MACKAY et al.,
nicas con utilización de anticuerpos 1987; HEIN y MACKAY, 1991). Los linfocitos
monoclonales (AcMo) produjo un rápido pro- T a/b presentan en su superficie el receptor
greso en la definición y caracterización de los CD2, molécula que ha sido identificada me-
Ag de diferenciación leucocitarios en nume- diante AcMo en rumiantes (MACKAY et al.,
rosas especies. En los últimos años se ha pro- 1987; BALDWIN et al., 1988). Los linfocitos
ducido un gran número de AcMo específicos T a/b pueden ser de diferente clase, según ex-
frente a Ag de diferenciación bovinos y ovinos, presen el marcador de superficie CD4 o CD8.
algunos de los cuales han sido probados, reac- El porcentaje de células mononucleares de san-
cionando frente a linfocitos de sangre gre periférica que expresan el receptor CD4
periférica y de secciones de órganos linfoides es el 15-35% en bovino (EMERY et al., 1988)
en congelación en cabra (NAVARRO et al., y el 25-40% en ovino (HOPKINS, 1991). Se
1996; SEVA et al., 1998; PALLARÉS et al., han descrito dos poblaciones distintas de cé-
1999). Estos estudios han permitido recono- lulas T CD4 o cooperadores (T helper -Th-),
cer las diferentes poblaciones linfocitarias del Th1 y Th2 (MOSMANN et al., 1986;
sistema linfoide caprino, compuesto por ROMAGNINI et al., 1991). Las primeras pro-
linfocitos B y T. ducen IL-2 y g-IFN, que activan las funciones
Los linfocitos B son los responsables de efectoras citotóxicas de las células T y multi-
la respuesta inmunitaria humoral, origen de las plican la capacidad fagocítica de los
células plasmáticas que son capaces de produ- macrófagos respectivamente. Son capaces de
cir Ac dirigidos frente a Ag específicos, aun- responder de manera óptima al Ag presentado
que frente a determinados Ag las células B por macrófagos y desarrollan un importante
necesitan la ayuda de células T para que se papel en la vigilancia inmunológica frente a
produzca una respuesta frente a ellos patógenos intracelulares (MOSMANN y
(SZAKAL et al., 1989). Los linfocitos B ma- COFFMAN, 1989). La subpoblación Th2 pro-
duros expresan Ig en su superficie, aunque son duce IL-4, IL-5, IL-6, IL-10 e IL-13 que están
mayoritariamente IgM+ e IgD+ pueden apare- implicadas en la activación de las células B y
AN. VET. (MURCIA) 15: 43-58 (1999). SISTEMA INMUNITARIO ASOCIADO AL INTESTINO EN LA CABRA: 45
DISTRIBUCIÓN Y EVOLUCIÓN DE LAS POBLACIONES LINFOCITARIAS.
SEVA J., PALLARÉS F.J., GÓMEZ M.A., BERNABÉ A., NAVARRO J.A.

por lo tanto en la inmunidad humoral linfoides de los nódulos linfáticos meséntericos


(MOSMANN et al., 1986). El receptor de su- y del resto del organismo se debe a la existen-
perficie CD8 se presenta en las células cia de una circulación linfoide independiente
mononucleares de sangre periférica en menor intestinal (REYNOLDS et al., 1988;
proporción que el receptor CD4 (EMERY et DOBRZANSKI y YANG, 1991).
al., 1988). Los linfocitos CD8+ constituyen en Durante el primer mes de vida, en
bovino el 14-19% y en ovino el 17% de las nódulos linfáticos de cabra, sólo aparecen
células mononucleares de sangre folículos primarios en la zona cortical, que
(MACHOGH y SOPP, 1991). El marcador de están ocupados fundamentalmente por células
superficie CD8 lo presentan las células T que B IgM+ y algunos linfocitos T CD2+ CD4+ (fi-
tienen funciones citotóxicas y supresoras gura 1) (SEVA et al., 1998). Los linfocitos B
(BIERER et al., 1989). El receptor de las cé- son células maduras que aun no han entrado
lulas T g/d (TCR-1) en rumiantes constituye en contacto con los Ag (ABNEY et al., 1978)
una gran subpoblación dentro de las células T, y proceden de los órganos primarios produc-
circulan continuamente entre la sangre, teji- tores de células B que llegan a través de las
dos linfoides, epitelio y linfa. El sistema vénulas post-capilares de paracorteza para co-
linfoide de ovejas, terneros y cerdos presenta lonizar los territorios foliculares
gran número de células T g/d en contraste con (ABERNETHY y HAY, 1992). A partir del
el sistema linfoide humano y de ratón. Su fun- mes aparecen folículos linfoides secundarios
ción parece estar relacionada con la protección que aumentan en número y tamaño con la edad
de superficies epiteliales, presentando un im- (SEVA et al., 1998). Los folículos secunda-
portante papel en la regulación del sistema rios presentan aspecto heterogéneo, distin-
inmunitario (HEIN y MACKAY, 1991). guiéndose un centro germinativo y una coro-
La distribución y evolución de las distin- na externa. El centro germinativo presenta dos
tas poblaciones linfocitarias en cabra no afec- zonas: una oscura, localizada en el polo opues-
ta por igual a todos los compartimentos de los to a la cápsula, formada por centroblastos Ig-
órganos linfoides asociados al intestino, así en que se encuentran en división y otra zona cla-
la presente revisión intentamos mostrar la pre- ra, de mayor amplitud, donde no hay división
sencia y evolución de las mismas en nódulos celular, que en su parte basal presenta
linfáticos mesentéricos, placas de Peyer y mu- centrocitos Ig+. La mayoría de ellos son posi-
cosa intestinal. El conocimiento de la compo- tivos al utilizar marcadores tanto frente a IgM
sición del sistema inmunitario caprino asocia- (figura 2) como IgA e IgG (PALLARÉS et al.,
do al intestino es importante para futuros estu- 1999), debido probablemente a la existencia
dios inmunopatológicos de determinadas en- de abundantes reacciones cruzadas entre los
fermedades intestinales que afectan a peque- diferentes marcadores, aunque en otras espe-
ños rumiantes. cies predominan las células IgM + e IgD +
(FEND et al., 1991; KROESE et al., 1992).
NÓDULOS LINFÁTICOS La corona está densamente poblada por
MESENTÉRICOS linfocitos pequeños que son fundamentalmente
IgM+ (figura 2), aunque también aparecen IgD+
La diferente distribución y propiedades (KROESE et al., 1992; PALLARÉS et al.,
funcionales de las poblaciones de células 1999). En los folículos linfoides aparecen al-
46 AN. VET. (MURCIA) 15: 43-58 (1999). SISTEMA INMUNITARIO ASOCIADO AL INTESTINO EN LA CABRA:
DISTRIBUCIÓN Y EVOLUCIÓN DE LAS POBLACIONES LINFOCITARIAS.
SEVA J., PALLARÉS F.J., GÓMEZ M.A., BERNABÉ A., NAVARRO J.A.

Figura 1. Corteza de nódulos linfáticos mesentéricos de cabras de una semana inmunoteñidos


para linfocitos T CD2, B (IgM), T CD4 y T CD8. Los folículos linfoides primarios se encuen-
tran ocupados fundamentalmente por células IgM+, las células T CD2+ que aparecen son exclu-
sivamente T CD4+. El área interfolicular se encuentra ocupada fundamentalmente por linfocitos
T CD2+, pudiendo ser T CD4+ y T CD8+, las células IgM+ son escasas. Barra= 50 mm.

gunas células T que son fundamentalmente T (SAKO et al., 1986; TEW et al., 1990;
CD2 + CD4 + , son más numerosas en los KROESE et al., 1991).
folículos secundarios, tanto en corona como Desde la semana de vida el área
en centro (figura 2), lo que indica un aumento interfolicular está compuesta fundamentalmen-
en las funciones cooperadoras de los linfocitos te por células T CD2+ y constituye junto a la
T sobre los B en los folículos secundarios (NA- paracorteza, el área T de los nódulos linfáticos,
VARRO et al., 1996; SEVA et al., 1998). Ade- al igual que en otras especies (VAN EWIJK,
más en el centro geminativo y corona se pre- 1989). Los linfocitos T CD4+ aparecen en
sentan algunos macrófagos y un denso entra- mayores proporciones que los T CD8+ (figura
mado de células dendríticas foliculares, res- 2) por lo que la ratio CD4/CD8 es mayor de
ponsables de la presentación antigénica uno. Se han encontrado escasas células B en
AN. VET. (MURCIA) 15: 43-58 (1999). SISTEMA INMUNITARIO ASOCIADO AL INTESTINO EN LA CABRA: 47
DISTRIBUCIÓN Y EVOLUCIÓN DE LAS POBLACIONES LINFOCITARIAS.
SEVA J., PALLARÉS F.J., GÓMEZ M.A., BERNABÉ A., NAVARRO J.A.

Figura 2. Corteza de nódulos linfáticos mesentéricos de cabras de 7 meses inmunoteñidos para


linfocitos T CD2, B (IgM), T CD4 y T CD8. Los folículos linfoides secundarios presentan
linfocitos T CD2+, que aparecen diseminados en el centro germinativo y corona y son funda-
mentalmente T CD4+, aunque la población predominante es de células IgM+, ocupando princi-
palmente la zona clara (H). El área interfolicular se encuentra ocupada principalmente por
linfocitos T CD2+, pudiendo ser T CD4+ y T CD8+, las células IgM+ son escasas. Barra= 50 mm.

todas las edades, éstas son fundamentalmente población T CD2+ que se corresponde funda-
IgM+ y aparecen aisladas o en pequeños gru- mentalmente con un incremento en la
pos (figura 2) (SEVA et al., 1998; PALLARES subpoblación T CD4+ (SEVA et al., 1998), el
et al., 1999). cual indicaría una mayor interacción entre es-
En los animales de 1 a 3 meses las célu- tas células y los Ag del intestino que recirculan
las T CD2+ son abundantes en la paracorteza, por los vasos para llegar a la zona de vénulas
aunque en menor número que en el área post-capilares (ABERNETHY y HAY, 1992).
interfolicular, siendo más numerosos los Las células B, al igual que en el área
linfocitos T CD4+ que los T CD8+. A los 7 interfolicular, son escasas y fundamentalmen-
meses de edad se produce un aumento de la
48 AN. VET. (MURCIA) 15: 43-58 (1999). SISTEMA INMUNITARIO ASOCIADO AL INTESTINO EN LA CABRA:
DISTRIBUCIÓN Y EVOLUCIÓN DE LAS POBLACIONES LINFOCITARIAS.
SEVA J., PALLARÉS F.J., GÓMEZ M.A., BERNABÉ A., NAVARRO J.A.

te IgM+, su número disminuye ligeramente con deran a las placas de Peyer ileales de rumian-
la edad (PALLARÉS et al., 1999). tes como órgano linfoide primario (GERBER
En médula, desde el nacimiento, se ob- et al., 1986; LARSEN y LANDSVERK, 1986;
servan células T CD2+ en moderado número PARSONS et al., 1989), con un importante pa-
agrupadas o aisladas en los cordones y aisla- pel en el desarrollo de células B (MIYASAKA
das en los senos, existiendo una mayor pro- y MORRIS, 1988).
porción de linfocitos T CD8+ que T CD4+, por En ambas placas de Peyer de cabra los
lo que la ratio CD4/CD8 es menor de uno centros germinativos de los folículos están ocu-
(SEVA et al., 1998). El número de linfocitos pados desde el nacimiento fundamentalmente
B IgM+, también moderado, aumenta ligera- por linfocitos IgM+ (figura 3) e Ig G+ y en
mente con la edad, se encuentran aisladas en menor medida IgA+ (SEVA et al., 1997-98;
los senos o agrupadas en los cordones PALLARÉS et al., 1999), a diferencia de las
medulares (SEVA et al., 1998; PALLARÉS et observaciones de HOGENESCH y
al., 1999). La baja proporción de células T y FELSBURG (1992), para quienes las placas
B en médula indica su escasa relevancia en el de Peyer ileocecales contienen mayor número
desarrollo de la respuesta humoral y celular, de células IgM + que las placas de Peyer
constituyendo un territorio de paso para estas yeyunales, donde según MIYASAKA et al.
poblaciones linfocitarias. (1984) predominan las células IgA+. Tanto en
Las células T g/d representan un pobla- centros germinativos como en corona apare-
ción escasa en todos los compartimentos de cen algunos linfocitos T CD2+CD4+ (figura 3)
los nódulos linfáticos de cabra desde el naci- que aumentan con la edad, particularmente en
miento (SEVA et al., 1998). placas de Peyer ileocecales (SEVA et al., 1997-
98). La presencia de células T CD2+CD4+ en
los centros germinativos de los folículos des-
PLACAS DE PEYER de la semana de vida es indicativo de la exis-
tencia de una linfopoyesis antígeno dependien-
Según su localización se han clasificado te, en respuesta a los Ag que penetran vía di-
como placas de Peyer yeyunales e ileales o gestiva, que se hace más evidente a partir del
ileocecales que se diferencian en su morfolo- mes, al igual que en otros órganos linfoides
gía, función y poblaciones celulares existen- secundarios (BIANCHI et al., 1992).
tes (LARSEN y LANDSVERK, 1986; En corona, cúpula y área interfolicular
HOGENESCH y FELSBURG, 1992). La dis- de placas de Peyer de los animales de una se-
tribución y evolución de las distintas pobla- mana de vida, los linfocitos B son escasos,
ciones celulares desde la semana de vida reve- sobre todo en las yeyunales y se encuentran
la que la respuesta inmunitaria en placas de distribuidos de forma aislada, predominan los
Peyer yeyunales e ileocecales de cabra es IgM+ sobre IgG+ e IgA+, apareciendo estos úl-
antígeno dependiente, pudiendo considerarse timos en mayor proporción en áreas
ambas placas de Peyer como órganos linfoides interfoliculares (PALLARÉS et al., 1999). El
secundarios desde el nacimiento, al igual que menor número de células B, sobre todo en co-
en rata y ratón (CRAING y CEBRA, 1971; rona, de placas de Peyer yeyunales indicaría
HUSBANDS y GOWANS, 1978; SEVA et al., que la respuesta inmunitaria Ag específica se
1997-98). Sin embargo algunos autores consi- inicia con anterioridad en las placas de Peyer
AN. VET. (MURCIA) 15: 43-58 (1999). SISTEMA INMUNITARIO ASOCIADO AL INTESTINO EN LA CABRA: 49
DISTRIBUCIÓN Y EVOLUCIÓN DE LAS POBLACIONES LINFOCITARIAS.
SEVA J., PALLARÉS F.J., GÓMEZ M.A., BERNABÉ A., NAVARRO J.A.

Figura 3. (a). Placas de Peyer yeyunales de cabras de 3 meses inmunoteñidas para linfocitos T
CD2 y B (IgM). Los linfocitos T CD2+ son poco numerosos en los folículos y cúpula, los
linfocitos IgM+ ocupan la totalidad del centro de los folículos, aparecen dispersos en cúpula y
son escasos en áreas interfoliculares. (b). Placas de Peyer Ileocecales de cabras de 3 meses
inmunoteñidas para linfocitos T CD4 y T CD8. Los linfocitos T CD4+ aparecen en los folículos,
cúpula y áreas interfoliculares, mientras que los linfocitos T CD8+ sólo se observan en cúpla y
áreas interfoliculares. Barra= 100 mm.

ileocecales (SEVA et al., 1997-98), ya que las partir del mes de vida el número de células
células B tras la estimulación antigénica de los IgM+ se incrementa en corona, cúpula y área
centros germinativos pasan a ser células de me- interfolicular de placas de Peyer yeyunales,
moria y salen de estos hacia corona, cúpula y siendo similar al de las ileocecales en anima-
áreas interfoliculares, para dirigirse posterior- les de 7 meses (figura 3), lo que indicaría una
mente a otros territorios orgánicos, formando función similar en ambas placas de Peyer, exis-
parte del reservorio circulante del organismo tiendo una linfopoyesis más acentuada que en
integrado por diferentes órganos linfoides se- animales jóvenes como describen PARSONS
cundarios (ABERNETHY y HAY, 1992). A et al. (1989).
50 AN. VET. (MURCIA) 15: 43-58 (1999). SISTEMA INMUNITARIO ASOCIADO AL INTESTINO EN LA CABRA:
DISTRIBUCIÓN Y EVOLUCIÓN DE LAS POBLACIONES LINFOCITARIAS.
SEVA J., PALLARÉS F.J., GÓMEZ M.A., BERNABÉ A., NAVARRO J.A.

La elevada presencia de células T CD2+ cia en las primeras etapas de la vida del ani-
en las áreas interfoliculares las convierte en mal.
las áreas T de las placas de Peyer, apareciendo Los linfocitos T g/d son muy escasos en
los linfocitos CD4+ siempre en mayor propor- las placas de Peyer de todos los animales estu-
ción que los CD8+ (figura 3) por lo que la ratio diados y sólo se observan células aisladas en
CD4/CD8 es mayor de uno, como ocurre en cúpula y áreas interfoliculares. No existen di-
otros órganos linfoides (VAN EWIK, 1989; ferencias entre ambas placas de Peyer en con-
BIANCHI et al., 1992). Estas poblaciones traposición a la observaciones de PARSONS
linfoides junto a la elevada presencia de célu- et al. (1989) en bovino para quienes este tipo
las MHC II+, indicarían que éste sería un im- celular, es más abundante en placas de Peyer
portante lugar de interación entre células pre- yeyunales.
sentadoras de antígenos, linfocitos T CD4+ y
antígenos que llegan vía intestinal, adquirien-
do un papel fundamental en la respuesta MUCOSA INTESTINAL
inmunitaria de tipo celular (SEVA et al., 1997-
98). La mucosa intestinal constituye el soporte
En la cúpula de ambas placas de Peyer físico, metabólico e inmunológico de la pared
los linfocitos T CD2+ son abundantes en los intestinal y es la primera barrera defensiva fren-
animales de una semana de vida, pero dismi- te a los Ag que se introducen vía digestiva
nuyen de forma acentuada al mes, para mante- (BIANCHI et al., 1992). En ella, aparecen di-
nerse de manera constante hasta los 7 meses. ferentes poblaciones de células linfoides, que
En los animales de una semana el número de aparecen de forma difusa o nodular y donde el
linfocitos T CD4+ es ligeramente superior al tipo y número depende de la especie, edad, re-
de T CD8+, ambas subpoblaciones disminu- gión de intestino y genotipo (LILLEHOJ y
yen al mes, disminución que es más acentua- CHUNG, 1992).
da en la subpoblación de linfocitos T CD8+, En la cabra se observa que la
por lo que la ratio CD4/CD8 aumenta (SEVA subpoblación T CD2+ es la que predomina (fi-
et al., 1997-98). La disminución de células T gura 4) y la que demuestra mayores cambios
con la edad en la cúpula se debe fundamental- con la edad en las diferentes zonas de la mu-
mente al descenso en el número de linfocitos cosa intestinal. A la semana de vida los
T CD8+, a partir de la primera semana de vida. linfocitos TCD2+ son más abundantes en in-
Al situarse este área próxima a la luz intesti- testino delgado que en intestino grueso y apa-
nal y entrar rápidamente en contacto con los recen en mayor proporción en la región de la
antígenos que llegan vía digestiva, podría ser vellosidad que de las criptas. La mayoría de
el lugar donde los linfocitos T CD8+ actuarían las células linfoides aparecen aisladas en la
inhibiendo la respuesta inmunitaria frente a los lámina propia y ocasionalmente entre las cé-
Ag, ya que se le ha atribuido a esta lulas epiteliales, siendo los linfocitos T CD8+
subpoblación un papel preponderante en el más abundantes que los T CD4+ (NAVARRO
desarrollo de los fenómenos de tolerancia et al., 1997). Durante el primer mes de vida se
inmunitaria (BRANDTZAEG et al., 1989; produce un aumento de la población T CD2+,
DOE, 1989), que tendrían una mayor relevan- incremento que es mayor en la región de la
vellosidad del intestino delgado que en la re-
AN. VET. (MURCIA) 15: 43-58 (1999). SISTEMA INMUNITARIO ASOCIADO AL INTESTINO EN LA CABRA: 51
DISTRIBUCIÓN Y EVOLUCIÓN DE LAS POBLACIONES LINFOCITARIAS.
SEVA J., PALLARÉS F.J., GÓMEZ M.A., BERNABÉ A., NAVARRO J.A.

Figura 4. Intestino delgado de cabras de 3 meses inmunoteñido para linfocitos T CD2, B (IgM),
T CD4 y T CD8. Los linfocitos T CD2+ se disponen en la lámina propia agrupándose en el
centro de las vellosidades intestinales y entre las glándulas. Los linfocitos IgM+ en escaso nú-
mero se sitúan preferentemente en la lámina propia entre las glándulas y sólo ocasionalmente en
las vellosidades. Frecuentemente se observan células con reacción citoplasmática (Ù). Los
linfocitos T CD4+ aparecen agrupándose en el centro de las vellosidades intestinales y entre las
glándulas. Los linfocitos T CD8+ aparecen en posición intraepitelial y algunos diseminados en
lámina propia y bajo el epitelio. Barra= 50 mm.

gión de la cripta y del intestino grueso. Los (NAVARRO et al., 1997). El mayor incremen-
linfocitos aparecen aislados o formando gru- to de la subpoblación T CD2+ durante el pri-
pos en la lámina propia, que en los animales mer mes de vida, al igual que describe en cer-
de tres meses producen frecuentemente el en- do BIANCHI et al. (1992), sugiere, que es en
grosamiento de las vellosidades intestinales y este periodo donde hay una mayor interacción
ocasionalmente de la lámina propia entre las con los Ag de origen digestivo, de esta forma,
vellosidades, produciéndose un aumento de la se destaca que las variaciones en el número de
población CD2+ en la localización intraepitelial linfocitos pueden estar influenciadas por la ex-
52 AN. VET. (MURCIA) 15: 43-58 (1999). SISTEMA INMUNITARIO ASOCIADO AL INTESTINO EN LA CABRA:
DISTRIBUCIÓN Y EVOLUCIÓN DE LAS POBLACIONES LINFOCITARIAS.
SEVA J., PALLARÉS F.J., GÓMEZ M.A., BERNABÉ A., NAVARRO J.A.

posición a Ag del medio (LILLEHOJ Y Las células B son escasas en mucosa in-
CHUNG, 1992). testinal desde el nacimiento, predominando en
El aumento de los linfocitos T CD2+ que lámina propia las células con IgA de superfi-
se produce en intestino corresponde fundamen- cie frente a las que presentan IgM e IgG.
talmente a un aumento en la población CD4+ Ademas de estas células B, son abundantes las
durante los tres primeros meses de vida, mien- células plasmáticas que se caracterizan por
tras que apartir de aquí y hasta los 7 meses el presentar inmunorreacción intracitoplasmática,
mayor aumento se debe a la población T CD8+. predominando igualmente las células produc-
En todos los animales los linfocitos T CD4+ se toras de IgA sobre las de IgM e IgG (BIANCHI
localizan en la lámina propia, en el centro de et al. 1992; BACHMANN et al., 1994
la vellosidad (figura 4), con tendencia a agru- PALLARÉS et al., 1999), ya que a este nivel
parse con la edad. Durante el primer mes de la respuesta inmunitaria humoral depende de
vida la mayoría de los linfocitos T CD8+ apa- la producción local y del transporte selectivo
recen en las vellosidades y por debajo del epi- de las IgA (BRANDTZAEG et al., 1988), lo
telio. Es a partir de los 3 meses cuando empie- que explicaría el que tanto las células B como
zan a observarse localizados intraepite- las células plasmáticas se localizen preferen-
lialmente, donde son muy numerosos a los 7 temente en la región de la cripta de la lámina
meses (figura 4), quedando algunos entre los propia (figura 4) (NAVARRO et al., 1997;
grupos de linfocitos T CD4+ de la lámina pro- PALLARÉS et al., 1999).
pia (NAVARRO et al., 1997). La diferente dis- Los linfocitos T g/d han sido descritos
tribución de ambas poblaciones T CD4+ y T como una importante población del epitelio in-
CD8+ demuestra una especialización regional testinal en bovino (WATERS et al., 1995),
marcada de los mecanismos de inmunidad ce- oveja (MACKAY et al., 1991) y aves (BUCY
lular (BOLL et al., 1995). La presencia de et al., 1988). En cabra representan una pobla-
linfocitos T CD4+ en la lámina propia de ca- ción que aparece en proporciones escasas, lo-
bra, como ha sido descrita en otras especies calizada entre las células epiteliales o en la lá-
(BRANDTZAEG et al., 1988), proporciona un mina propia en todas las edades, diferencias
potencial local y directo en el reconocimiento que podrían explicarse por la existencia de dis-
de Ag en asociación a células presentadoras tintas subpoblaciones T g/d, siendo necesaria
de Ag MHC II que también aumentan al ha- la utilización de otros AcMo para su identifi-
cerlo la población T CD4+ (NAVARRO et al., cación (NAVARRO et al., 1996).
1997). La población T CD8+ en los primeros Al igual que se describe en otras espe-
momentos se localiza en lámina propia, cies, en la cabra se observan folículos linfoides
periféricamente a los linfocitos T CD4+, bajo aislados a lo largo del intestino (LIEBLER et
el epitelio y entre las células epiteliales como al., 1988; CROUSE et al., 1989;
en ratón (ERNST et al., 1986), cerdo KOLBJORNSEN et al., 1994), aunque locali-
(BIANCHI et al., 1992) y terneros (WATERS, zados preferentemente en la lámina propia del
1995), aunque al aumentar la edad en la cabra intestino grueso y a partir de los 3 meses de
constituyen una población importante de edad. Presentan características similares a un
linfocitos intraepiteliales (NAVARRO et al., folículo linfoide primario, ya que carecen de
1997). corona así como de un centro germinativo con
zonas diferenciadas. La constitución de sus dis-
AN. VET. (MURCIA) 15: 43-58 (1999). SISTEMA INMUNITARIO ASOCIADO AL INTESTINO EN LA CABRA: 53
DISTRIBUCIÓN Y EVOLUCIÓN DE LAS POBLACIONES LINFOCITARIAS.
SEVA J., PALLARÉS F.J., GÓMEZ M.A., BERNABÉ A., NAVARRO J.A.

tintas subpoblaciones, que se caracteriza por unido a sus características morfológicas y po-
un predominio de células B, algunas T CD4+ blaciones celulares existentes, indicarían que
y escasas T CD8+ (figura 5) (SEVA, 1996), son folículos desarrollados en vida del animal
coincide con las observaciones de para responder frente a Ag determinados pro-
KOLBJORNSEN et al. (1994), y hace supo- cedentes del exterior, no constituyendo estruc-
ner que actúen como órganos linfoides que turas que forman parte del tracto intestinal de
pueden desarrollar una respuesta inmunitaria la cabra de una forma constante desde el naci-
Ag-dependiente. El que se hayan observado miento (SEVA, 1996).
relativamente tarde en el desarrollo del animal,

Figura 5 Folículo linfoide aislado de intestino grueso de cabra de 3 meses inmunomarcado para
linfocitos T CD2, B (IgM), T CD4 y T CD8. El folículo está ocupado mayoritariamente por
células IgM+, entre las que aparecen células T CD2+ y T CD4+en proporciones similares, mien-
tras que los linfocitos T CD8+ son escasos. Periféricamente el tejido linfoide difuso está consti-
tuido por células T CD2+CD4+. Barra= 50 mm.
54 AN. VET. (MURCIA) 15: 43-58 (1999). SISTEMA INMUNITARIO ASOCIADO AL INTESTINO EN LA CABRA:
DISTRIBUCIÓN Y EVOLUCIÓN DE LAS POBLACIONES LINFOCITARIAS.
SEVA J., PALLARÉS F.J., GÓMEZ M.A., BERNABÉ A., NAVARRO J.A.

BIBLIOGRAFIA BOLL G., RUDOLPHI A., SPIEB S.,


REIMANN J. 1995. Regional
ABERNETHY N.J., HAY J.B. 1992. The specialization of intraepithelial T cells in
recirculation of lymphocytes from blood the murine small and large intestine.
to lymph: physiological considerations Scand. J. Immunol. 41: 103-113.
and molecular mechanisms. Lymphol. 25: BRANDTZAEG P., KORSRUD F.R. 1984.
1-30. Significance of different J chain profiles
ABNEY E.R., COOPER M.D., KEARNEY in human tissues: generation of IgA and
J.F., LAWTON A.R., PARKHOUSE IgM with binding site for secretory
R.M.E. 1978. Sequential expression of component is related to the J chain
immunoglobulin on developing mouse B expressing capacity of the total local
lymphocytes: a systematic survey that immunocyte population, including IgG
suggest a model for the generation of and IgD producing cells, and depends on
immunoglobulin isotype diversity. J. the clinical state of the tissue. Clin. Exp.
Immunol. 120: 2041-2160 Immunol. 58: 709-718.
BACHMANN M.F., KÜNDIG T.M., BRANDTZAEG P., SOLLID L.M.,
ODERMATT B., HENGARTNER H., THARANE P.S., KVALE D., BJERKE
ZINKERNAGEL R.M. 1994. Free K., KETT K., ROGNUM T.O. 1988.
recirculation of memory cells versus Lymphoepithelial interactions in the
antigen-dependent differentiation to mucosal immune system. Gut 29: 1116-
antibody-forming cells. J. Immunol. 153: 1130.
3386-3397. BRANDTZAEG P., BOSNES V.,
BALDWIN C.L., MACHUGH N.D., ELLIS HALSTENSEN T.S., SCOTT H.,
J.A., NAESSENS J.G., NEWSON J., SOLLID L.M., VALNES K.N. 1989. T
MORRISON W.I. 1988. Monoclonal lymphocytes in human gut epithelium
antibodies which react with bovine T- preferentially express the a/b antigen re-
lymphocyte antigens and induce ceptor and are often CD45/UCHL1-
blastogenesis: tissue distribution and positive. Scand. J. Immunol. 30: 123-128.
functional characteristics of the target BUCY R.P., CHEN C.L.H., CIHAK J.,
antigens. Immunol. 63: 439-446. LOSCH U., COOPER M.D. 1988. Avian
BIANCHI A.T.J., ZWART R.J., JEURISSEN T cells expressing g/d receptors localize
S.H.M., MOONEN-LEUSEN H.W.M. in the splenic sinusoids and the intesti-
1992. Development of the B- and T-cell nal epithelium. J. Immunol. 141: 2200-
compartments in porcine lymphoid 2205.
organs form birth to adult life: an CRAING S.W., CEBRA J.J. 1971. Peyer’s
immunohistological approach. Vet. patches: an enriched source of precursors
Immunol. Immunopathol. 33: 201-221. for IgA-producing immunocytes in the
BIERER B.E., SLECKMAN B.P., rabbit. J. Exp. Med. 134: 188-200.
RATNOFSKY S.E., BURAKOFF S.J. CROUSE D.A., PERRY G.A., MURPHY
1989. The biologic roles of CD2, CD4, B.O., SHARP J.G. 1989. Characteristics
CD8, in T-cell activation. Annu. Rev. of submucosal lymphoid tissue located
Immunol. 7: 579-599.
AN. VET. (MURCIA) 15: 43-58 (1999). SISTEMA INMUNITARIO ASOCIADO AL INTESTINO EN LA CABRA: 55
DISTRIBUCIÓN Y EVOLUCIÓN DE LAS POBLACIONES LINFOCITARIAS.
SEVA J., PALLARÉS F.J., GÓMEZ M.A., BERNABÉ A., NAVARRO J.A.

in the proximal colon of the rat. J. Anat. HOPKINS, J. 1991. Worshop studies on the
162: 53-65. ovine CD4 homologue. Vet. Immunol.
DOBRZANSKI M.J., YANG T.J. 1991. Size, Immunopathol. 27: 101-102.
CD4 and CD8 marker profiles and HUSBANDS A.J., GOWANS J.L. 1978. The
functions of lymphocyte subpopulations origen and antigen-dependent
in mucosal-associated lymph nodes. distribution of IgA-containing cells in the
Immunol. Invest. 20: 487-498. intestine. J. Exp. Med. 148: 1146-1160.
DOE W.F. 1989. The intestinal immune KOLBJORNSEN O., PRESS C. M., MOORE
system. Gut 30: 1679-1685. P.F., LANDSVERK T. 1994. Lymphoid
EMERY D.L., MACHUGH N.D., follicles in the gastric mucosa of dogs.
MORRISON W.I. 1988. Theileria par- Distributions and lymphocyte
va (Mugaga) infects bovine T phenotypes. Vet. Immunol.
lymphocytes in vivo and induces Immunopathol. 40: 299-312.
coexpresion of BoT4 and BoT8. Parasit. KROESE F.G.M., AMMERLAAN W.A.M.,
Immunol. 10: 379-391. DEENEN G.J. 1992. Location anf
ERNST P.B., CLARK D.A., ROSENTHAL function of B-cell lineages. Annu. New
K.L., BEFUS A.D., BIENENSTOCK J. York Acad. Sci. 651: 44-58.
1986. Detection and characterization of KUBY J. 1992. Cells and organs of the
cytotoxic T lymphocyte precursors in the immune system. pp. 39-71. WH Freeman
murine intestinal intraepithelial leukocyte and Co. New York.
population. J. Immunol. 136: 2121-2126. LANDSVERK T., HALLERAKER M.,
FEND F., NACHBAUR D., ALEKSANDERSEN M., McCLURE S.,
OBERWASSERLECHNER, F., HEIN W., NICANDER L. 1991. The in-
HUBER, H., MÜLLER-HERMELINK, testinal habitat for organized lymphoid
H.K. 1991. Phenotype and topography of tissues in ruminants; comparative aspects
human thymic B cells. Virch. Arch. B of structure, function and development.
Cell Pathol. 60: 381-388. Vet. Immunol. Immunophatol. 28: 1-16.
GERBER H.A., MORRIS B., TREVELLA W. LARSEN H.J., LANDSVERK T. 1986.
1986. The role of gut associated Distribution of T and B lymphocytes in
lymphoid tissues in the generation of jejunal and ileocaecal Peyer’s patches of
immunoglobulin-bearing lymphocytes in lambs. Res. Vet. Sci. 40: 105-111.
sheep. Aust. J. Exp. Biol. Med. Sci. 64: LIEBLER E.M., POHLENZ J.F., CHEVILLE
201-213. N.F. 1988. Gut-associated lymphoid
HEIN W.R., MACKAY C.R. 1991. tissue in the large intestine of calves. II.
Prominence of gamma delta T cells in the Electron microscopy. Vet. Pathol. 25:
ruminant immune system. Immunol. 509-515.
Today. 12: 30-34. LILLEHOJ H.S., CHUNG K.S. 1992.
HOGENESCH H., FELSBURG P.J. 1992. Postnatal development of T-lymphocyte
Isolation phenotypic and functional subpopulations in the intestinal
characterization of cells from Peyer’s intraepithelium and lamina propria in
patches in the dog. Vet. Immunol. chickens. Vet. Immunol. Immunopathol.
Immunophatol. 31: 1-10. 31: 347-360.
56 AN. VET. (MURCIA) 15: 43-58 (1999). SISTEMA INMUNITARIO ASOCIADO AL INTESTINO EN LA CABRA:
DISTRIBUCIÓN Y EVOLUCIÓN DE LAS POBLACIONES LINFOCITARIAS.
SEVA J., PALLARÉS F.J., GÓMEZ M.A., BERNABÉ A., NAVARRO J.A.

MACHOGH N.D., SOPP P. 1991. Bovine of lymphokine activities and secreted


CD8 (Bo CD8). Vet. Immunol. proteins. J. Immunol. 136: 2348-2357.
Immunopathol. 27: 65-69. NAVARRO J.A., CARO M.R., SEVA J.,
MACKAY C.R., MADDOX J.F., BRANDON ROSILLO M.C., GÓMEZ M.A., GA-
M.R. 1987. Lymphocyte antigens of LLEGO M.C. 1996. Study of lymphocyte
sheep: identification and characterization subpopulations in peripheral blood and
using a panel of monoclonal antibodies. secondary lymphoid organs in the goat
Vet. Immunol. Immunopathol. 17: 91- using monoclonal antibodies to surface
102. markers of bovine lymphocytes. Vet.
MACKAY, C.R., MARSTON, W.L., Immunol. Immunopathol. 51: 147-156.
DUDLER, L., HEIN, W.R. 1991. NAVARRO J.A., SEVA J., CARO M.R.,
Expression of the “T19” and “null cell” SÁNCHEZ J., GÓMEZ M.A.
markers on gd T cells of the sheep. Vet. BERNABÉ A. 1997. Postnatal
Immunol. Immunopathol. 27: 183-188. development of lymphocyte
MARRACK P., KAPPLER J. 1986. The subpopulations in the intestinal mucosa
antigen-specific, major in goat. Vet. Immunol. Immunopathol.
histocompatibility complex-restricted re- 55: 303-311.
ceptor on T cells. Adv. Immunol. 38: 1- PARSONS K.R., HOWARD C.J., JONES
23. B.V., SOOP P. 1989. Investigation of
MIYASAKA M., MORRIS B. 1988. The bovine gut associated lymphoid tissue
ontogeny of the lymphoid system and (GALT) using monoclonal antibodies
immune responsiveness in sheep. Prog. against bovine lymphocytes. Vet. Pathol.
Vet. Microbiol. Immunol. 4: 21-55. 26: 396-408.
MIYASAKA, M., DUDLER, L., PALLARÉS F.J., SEVA J., BERNABÉ A.,
BORDMANN, G., LEISERSON, W.M., GÓMEZ M.A., NAVARRO J.A. 1999.
GERBER, H.A., REYNOLDS, J., Characterization and distribution of B
TRNKA, Z. 1984. Differentiation in B cells in the lymphoid organs of goats.
lymphocytes in sheep. I. Phenotypic Anat. Histol. Embryol. 28: 171-176.
analysis of the ileal Peyer’s patch cells REYNOLDS J.D., CHIN W.,
and the demonstration of a precursor SHMOORKOFF J. 1988. T and B cells
population for sIg+ cells in the ileal have similar recirculation kinetics in
Peyer’s patches. Immunol. 53: 515-523. sheep. Eur. J. Immunol. 18: 835-840.
MOSMANN T.R., COFFMAN R.L. 1989. ROMAGNINI S. 1991. Human TH1 and TH2
Th1 and Th2 cells: different patterns of subsets: doubt no more. Immunol. Today.
lymphokine secretion lead to different 11: 256-265.
functional properties. Annu. Rev. SAKO H., NAKANE Y., OKINO K.,
Immunol. 7: 145-173. NISHIHARA K., KODOMA M.,
MOSMANN T.R., CHERWINSKI H., BOND KAWATA M., YAMADA H. 1986.
M.W., GIEDLIN M.A., COFFMAN R.L. Simultaneous detection of B-cells and T-
1986. Two types of murine helper T cell cells by a double immunohistochemical
clones. I. Definition according to profiles technique using immunogold-silver
AN. VET. (MURCIA) 15: 43-58 (1999). SISTEMA INMUNITARIO ASOCIADO AL INTESTINO EN LA CABRA: 57
DISTRIBUCIÓN Y EVOLUCIÓN DE LAS POBLACIONES LINFOCITARIAS.
SEVA J., PALLARÉS F.J., GÓMEZ M.A., BERNABÉ A., NAVARRO J.A.

staining and the avidin-biotin-peroxidase TIZARD I. 1995. Inmunología veterinaria.


complex method. Histochemistry 86: Interamericana McGraw-hill. México.
1-4. VAN EWIJK W. 1989. Immunohistology of
SEVA J. 1996. Desarrollo postnatal del siste- lymphoid organs. Curr. Op. Immunol. 1:
ma inmunitario asociado al intestino en 954-965.
la cabra. Tesis Doctoral, Universidad de VAN EWIJK W. 1991. T-cell differentiation
Murcia. is influenced by thymic
SEVA J., NAVARRO J.A., BERNABÉ A., microenvironments. Annu. Rev.
GÓMEZ M.A., SANCHEZ J., GÓMEZ Immunol. 9: 591-615.
S. 1998. Postnatal development of VENKITARAMAN A.R., WILLIAMS G.T.,
lymphocyte subpopulations in the intes- DARIAVACH P. NEUBERGER M.S.
tinal lymph nodes in goats. Anat. Histol. 1991. The B-cell antigen receptor of the
Embryol. 27: 345-349. five immunoglobulin classes. Nature 352:
SEVA J., NAVARRO J.A., BERNABÉ A., 777-781.
GÓMEZ M.A., SANCHEZ J., GÓMEZ WATERS W.R., HARP J.A., NONNECKE
S. 1997-98. Evolución postnatal de po- B.J. 1995. Phenotypic analysis of blood
blaciones linfocitarias en placas de Peyer lymphocytes and intestinal intra-
de cabra. An. Vet. (Murcia) 13-14: 45- epithelial lymphocytes in calves. Vet.
54. Immunol. Immunopathol. 48: 249-259.
SZAKAL A.K., KOSCO M.H., TEW J.G. WEISS L. 1972. Cells and tissues of the
1989. Microanatomy of lymphoid tissue immune system: structure, functions,
during humoral immune responses: interactions. Foundations of immunology
structure function relationships. Annu. series. Englewood Cliffs. Prentice-Hall.
Rev. Immunol. 7: 91-109. New Jersey.
TEW J.G., KOSCO M.H., BURTON G.F.,
SZAKAL A.K. 1990. Follicular dendritic
cells as accesory cells. Immunol. Rev.
117: 185-211.